Real Academia Española

   

Francisco Rodríguez Marín

Francisco Rodríguez Marín

Osuna (Sevilla), 1855-Madrid, 1943
Retrato de Rodríguez Marín conservado en la RAE.
Silla g

Vigésimo director. Fue elegido el 5 de diciembre de 1940 en sustitución de José María Pemán. Ocupó el cargo hasta su muerte, el 9 de junio de 1943.

Tomó posesión como académico de número el 27 de octubre de 1907 con el discurso titulado Vida de Mateo Alemán. Le respondió, en nombre de la institución, Marcelino Menéndez y Pelayo.

Licenciado en Derecho Civil y Canónico, Francisco Rodríguez Marín centró su trabajo en la literatura popular tradicional, en los estudios cervantinos y en la literatura andaluza del Siglo de Oro. Su obra tiene especial importancia para la fraseología española. También trabajó como periodista con el seudónimo de Bachiller Francisco de Osuna.

Desempeñó los cargos de consejero de Instrucción Pública, concejal del Ayuntamiento de Sevilla, presidente del Ateneo de Sevilla, jefe superior del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, director de la Biblioteca Nacional de Madrid, presidente honorario del Patronato Menéndez Pelayo y director del CSIC.

Fue académico de las reales academias de la Historia y de la Sevillana de Buenas Letras, así como miembro honorario de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, de la American Association of Teachers of Spanish y de la Hispanic Society of America. Recibió, entre otras distinciones, la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso XII, la del Mérito Naval y la de la Orden de la Corona de Italia. Además, fue hijo predilecto del Ayuntamiento de Osuna e hijo adoptivo de la ciudad de Sevilla.

Escribió algunas obras en verso —madrigales y sonetos— y publicó colecciones de cuentos, cantos, coplas y refranes españoles, como Sonetos y sonetillos (1893), Madrigales (1896), los cinco volúmenes de Cantos populares españoles (1882-1883), Cincuenta cuentos anecdóticos (1919) y Más de 21000 refranes castellanos no contenidos en la copiosa colección del maestro Gonzalo Correas (1926), entre otras.

Publicó tres ediciones del Quijote. Se dedicó a estudiar la vida y la obra del poeta Pedro Espinosa, cuyos resultados se detallan en la obra Pedro Espinosa: estudio biográfico, bibliográfico y crítico (1907); asimismo, editó las Obras de Pedro Espinosa (1909). También fue biógrafo de Luis Barahona de Soto y de Mateo Alemán. En 1923 Rodríguez Marín preparó el séptimo volumen de las obras cervantinas Los tratos de Argel, La Numancia y Poesías.

En el terreno lexicográfico se puede mencionar su obra Dos mil quinientas voces castizas y bien autorizadas que piden lugar en nuestro léxico (1922).

Su biblioteca y parte de su archivo fueron donados al CSIC. También legó al archivo de la Real Academia Española un conjunto importante de documentación que en la actualidad (2016) está en proceso de estudio.

Más información
Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.

Consultas lingüísticas

El Departamento de «Español al día» resuelve aquí las dudas de los hablantes sobre el uso correcto del español.

Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda