Real Academia Española

   

José Echegaray

José Echegaray reratado por Joaquín Sorolla (1905). Colección Banco de España.

José Echegaray retratado por Joaquín Sorolla (1905).

José Echegaray

Madrid, 19 de abril de 1832-14 de septiembre de 1916
Silla e

Tomó posesión el 20 de mayo de 1894 con el discurso titulado De la legalidad común en materias literarias. Le respondió, en nombre de la corporación, Emilio Castelar.

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1904.

El político, matemático y dramaturgo José Echegaray, hermano del también dramaturgo y académico Miguel Echegaray (1848-1927), pasó su infancia en Murcia «en un ambiente familiar regido por las ideas liberales y los principios ilustrados», señala Javier Fornieles Alcaraz en el Diccionario biográfico español (2011, DBE). En 1848 ingresó en la Escuela de Caminos de Madrid, en la que se licenció, como número uno de su promoción, en 1853, y en la que permaneció durante varios años como profesor de diversas materias.

En esta misma escuela se empezó a interesar por los estudios de Economía, a los que «se dedicó con verdadero entusiasmo», en palabras de Alonso Zamora Vicente en su Historia de la Real Academia Española (1999, 2015). Con las ideas descubiertas en los libros del economista francés Frédéric Bastiat y con su rigurosa formación moral y académica, Echegaray, según relata Fornieles Alcaraz, «colaboró en la tarea de elaborar un discurso propio en el que los derechos individuales, el cumplimiento del deber, la movilidad social y el establecimiento de una nueva jerarquía fundada en la capacidad y en los méritos personales se esgrimían como nuevos valores frente a la estructura clasista de la sociedad isabelina y frente a las corruptelas de la política o las finanzas».

Al mismo tiempo, Echegaray continuó publicando estudios de matemáticas y de física, por los que ingresó en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales el 11 de marzo de 1866, entidad de la que fue presidente (1894-1896; 1902-1916). En las Cortes de 1869 fue designado director general de Obras Públicas. Ese mismo año fue nombrado ministro de Fomento, cargo que ocupó hasta 1871 y al que regresó en 1872, antes de ocupar el ministerio de Hacienda en diversos períodos.

Al margen de la política, Echegaray participó activamente en la vida cultural de la época. Figuró entre los socios fundadores de la Institución Libre de Enseñanza, a la cual apoyó económicamente y en la que participó con la lectura de distintas conferencias. Presidió entre 1898 y 1899 el Ateneo de Madrid, la Real Sociedad Española de Física y Química en 1903, y la Asociación de Escritores y Artistas Españoles entre 1903 y 1908.

No obstante, «el teatro fue la ocupación que marcó decisivamente la biografía de Echegaray tras el estreno de su primer drama, El libro talonario, el 18 de febrero de 1874». Como indica Fornieles Alcaraz, «desde esa fecha y durante más de treinta años, Echegaray ocupó con éxito los escenarios con obras como El gran Galeoto (1881), En el puño de la espada (1875), Cómo empieza y cómo acaba (1876), O locura o santidad (1877), Conflicto entre dos deberes (1882), Un crítico incipiente (1891), Dos fanatismos (1887), El hijo de don Juan (1892), Mariana (1892) o Mancha que limpia (1895)».

Traducido y divulgado su teatro por Europa, en 1904 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura, compartido aquel año con el poeta provenzal Frédéric Mistral. La entrega del galardón «provocó un diluvio de elogios, artículos, banquetes, ceremonias oficiales e incluso un homenaje nacional», según relata Zamora Vicente. Sin embargo, «ya no iban acordes las opiniones. La juventud del 98 —Baroja, Azorín, Valle-Inclán, etcétera— protestó por esos homenajes, declarándose también españoles, también literatos, y que no compartían los supuestos artísticos de Echegaray».

Aun así, estas polémicas, como señala Javier Fornieles en el DBE, proporcionaron mayor resonancia a los actos organizados en honor del dramaturgo. En 1905, liberado ya de las tareas gubernamentales, Echegaray «volvió a sus ocupaciones vocacionales: las clases de doctorado sobre Física Matemática en la Central, las tertulias en el Ateneo y los trabajos relacionados con la dirección de la Academia de Ciencias y la creación de la Real Sociedad Matemática Española».

José Echegaray falleció en Madrid a los ochenta y cuatro años de edad. A su muerte, se entregó su biblioteca y la medalla del Nobel a la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

La Biblioteca Nacional de España dedicó a José Echegaray, con motivo del centenario de su muerte, una exposición conmemorativa del 21 de marzo al 4 de mayo de 2016.

El 27 de septiembre de 2016, José Manuel Sánchez Ron, historiador de la ciencia y vicedirector de la RAE, presentó su libro José Echegaray (1832-1916). El hombre polifacético. Técnica, ciencia, política y teatro en España, obra editada por la Fundación Juanelo Turriano. Sánchez Ron también dedicó a Echegaray la conferencia que pronunció, el 24 de noviembre de 2016, en el Día de la Fundación pro-RAE.

Más información


«José Echegaray, el científico». Artículo de José Manuel Sánchez Ron. El Cultural, 2 de septiembre de 2016.

«El Ateneo de Madrid conmemora el centenario de la muerte de José Echegaray». Agencia EFE, 7 de junio de 2016.

«La Biblioteca Nacional recuerda a José Echegaray en el centenario de su muerte»ABC, 21 de marzo de 2016.

«Con ciencia» [vídeo]. RTVE, enero de 2014.

«Historia de las matemáticas puras en nuestra España». Discurso de ingreso en la Academia de Ciencias, 11 de marzo de 1866.

Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.

Consultas lingüísticas

El Departamento de «Español al día» resuelve aquí las dudas de los hablantes sobre el uso correcto del español.

Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda