Real Academia Española

   

Juan Interián de Ayala

Juan Interián de Ayala

Madrid, mayo de 1656 - 20 de octubre de 1730
Silla E

Académico fundador, forma parte de la nómina que el Diccionario de autoridades recoge en sus preliminares.

El mercedario fray Juan Interián, primer ocupante de la silla E, se doctoró en Artes y Teología en la Universidad de Salamanca, de uno de cuyos colegios fue rector. Ocupó, en esa misma universidad, las cátedras de Artes, Elocuencia y Lenguas Sagradas. Fue predicador y teólogo del rey de la Junta de la Inmaculada Concepción.

Perteneció al grupo de los ocho primeros asistentes que, desde 1711, se reunían semanalmente en las tertulias celebradas por el marqués de Villena en su palacio de las Descalzas Reales de Madrid, es decir, dos años antes de la creación de la Real Academia Española. Víctor García de la Concha observa en su obra La Real Academia Española. Vida e historia (2014) que Interián fue «desde el principio uno de los contertulios más próximos al marqués».

Una vez fundada la Academia, Interián empezó a colaborar en la elaboración del Diccionario de autoridades, redactando la letra K —que no pudo completar antes de morir, indica Alonso Zamora Vicente en su Historia de la Real Academia Española (1999, 2005)—. Anteriormente sí había redactado «con éxito porciones [de las letras] A y B». También recopiló léxico musical y, por ser especialista en lenguas clásicas, se ocupó de buscar las equivalencias latinas de las palabras.

Fray Juan Interián fue, asimismo, «escritor fecundo». Detalla Zamora Vicente que redactó numerosas oraciones fúnebres —de Luis I (1725); de María Luisa de Saboya (1715); de Francisco Farnesio, de Parma, padre de la reina Isabel (1728), y del marqués de Villena (1725), cuyos funerales se celebraron el 13 de agosto, y donde Interián destacó «muy acusadamente los varios perfiles» del saber del fundador de la Academia—.

Escribió, según señala Luis Vázquez Fernández en el Diccionario biográfico español (2011), «versos latinos muy elaborados». Interián publicó su creación literaria en lenguas clásicas en 1729 bajo el título de Humaniores atque amoeniores ad Musas excursus. Al año siguiente apareció Pictor christianus —traducido al español en 1782 por Luis Durán como El pintor cristiano y erudito—.

Zamora Vicente destaca la «constante actividad editorial» de Interián: aparece como censor del tomo II de los discursos del padre Feijoo y tradujo el Catecismo histórico de Claudio Fleury (1768). También se le conoce «alguna escapada a los territorios de la poesía» —Opuscula poetica, editado en 1729— y publicó un tomo de Varios sermones predicados en diversas ocasiones y con diversos asuntos (1722) y Examen diligente de la verdad. Demostración histórica del Estado Religioso de San Pedro Pascual, de Valencia (1721).

Retirado al convento de la Corte, falleció el 20 de octubre de 1730, y fue sepultado en el convento madrileño de la Merced. Como indica Vázquez Fernández, «el elogio fúnebre salmantino corrió a cargo del agustino padre Manuel Vidal, destacando en él al religioso modélico y serio cultivador de las letras y la ciencia».

Más información

Russell P. Sebold: «Interián de Ayala en el neoclasicismo español». Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.

Consultas lingüísticas

El Departamento de «Español al día» resuelve aquí las dudas de los hablantes sobre el uso correcto del español.

Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda