Real Academia Española

   

Mercurio Antonio López Pacheco

Mercurio Antonio López Pacheco

Escalona (Toledo), 1679-Madrid, 1738
Silla Q

Retrato de Mercurio Antonio López Pacheco conservado en la RAE.

Hijo del fundador, Juan Manuel Fernández Pacheco, y heredero de todos sus títulos, fue el segundo director de la Academia —a la que pertenecía como miembro de número desde el 15 de abril de 1714— y ocupó el cargo desde el 29 de junio de 1725 hasta su muerte, el 7 de junio de 1738.

Según señala Francisco M. Carriscondo Esquivel en el Diccionario biográfico español (2011), Mercurio era «un gran conocedor de las lenguas clásicas y modernas, las letras y las ciencias».

Mercurio Antonio López Pacheco ―noveno marqués de Villena, duque de Escalona, grande de España y caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro― fue embajador en la Corte de París y Turín, virrey y capitán general del reino de Aragón y mayordomo mayor del rey Felipe V.

Bajo su dirección, las reuniones de la corporación continuaron celebrándose en el palacio de los Villena, ubicado en un solar de la madrileña plaza de las Descalzas Reales ocupado actualmente por la Fundación Caja Madrid. Durante su mandato se publicaron cinco de los seis volúmenes del Diccionario de la lengua castellana, conocido como Diccionario de autoridades (1726-1739), proyecto iniciado por su padre. Con tal motivo «entregó varios memoriales a Felipe V para informarle de la marcha de la obra y formó parte de la comisión académica creada para entregar personalmente al Monarca los tomos que fueron apareciendo, hasta el quinto. Su quehacer en la obra fue, según Antonio Ferrer del Río, la redacción de los artículos correspondientes a las voces de la caza, la cetrería y la pesca, y según Emilio Cotarelo y Mori, el léxico de la equitación», escribe Carriscondo Esquivel en el Diccionario biográfico español».

Otras misiones que tuvo asignadas —«el encargo de la redacción de la combinación be»— no pudo cumplirlas, añade Carriscondo, «debido a sus múltiples obligaciones». Víctor García de la Concha recuerda en La Real Academia. Vida e historia (2014) que Mercurio Antonio «tardó tres años en comenzar la tarea que se le había encomendado y terminó solicitando que le dispensaran, originando un retraso de diez años en la redacción de Ba».

Mercurio López Pacheco logró ciertas retribuciones destinadas a los académicos, «para que los [...] que trabajan y han trabajado tan gloriosamente y con tanta fatiga en la formación del Diccionario de la lengua española tengan alguna especie de premio y con cortesana emulación se animen a dar la última perfección a esta obra», según se recoge en el acta del 12 de agosto de 1728.

En consonancia con este acuerdo, «Mercurio López Pacheco, que, aunque a diferencia de su padre no solía asistir a los plenos, era eficaz en la gestión, decidió extender a todos los académicos el reparto de los gajes económicos concedidos por el rey a la corporación. Regiría el reparto un doble criterio: la antigüedad y el cumplimiento de los deberes académicos», afirma García de la Concha en la citada obra.

A Mercurio le sucedió en la dirección de la RAE su hijo Andrés-Luis Fernández Pacheco.

Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.

Consultas lingüísticas

El Departamento de «Español al día» resuelve aquí las dudas de los hablantes sobre el uso correcto del español.

Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda