Real Academia Española

   

El humanismo y las humanidades, ayer y hoy

Aurora Egido diserta sobre las Humanidades y el Humanismo en Zaragoza.

Aurora Egido diserta sobre las Humanidades y el Humanismo en Zaragoza.

De izquierda a derecha: María Pilar Cuartero, Aurora Egido y José Enrique Laplana.

Aurora Egido junto a María Pilar Cuartero y José Enrique Laplana.

Algunos de los participantes en el congreso.

Algunos de los participantes en el congreso.

6.11.2018

El humanismo y las humanidades, ayer y hoy

• Aurora Egido ha dirigido unas jornadas en Zaragoza

La secretaria de la Real Academia Española (RAE), Aurora Egido, ha coordinado, junto con el doctor José Enrique Laplana, unas jornadas sobre «El humanismo y las humanidades. Ayer y hoy», que han servido de homenaje a la profesora M.ª del Pilar Cuartero Sancho, en su jubilación académica del Departamento de Filología Clásica de la Universidad de Zaragoza (UNIZAR). 

Estas jornadas, que tienen lugar los días 5 y 6 de noviembre, están impulsadas por la Cátedra Baltasar Gracián —dirigida por Aurora Egido— de la Institución Fernando el Católico, de la Diputación de Zaragoza.

La secretaria de la RAE ha participado hoy en este encuentro con una conferencia centrada en resaltar la dignidad de las Humanidades como parte de la dignidad del hombre en el Renacimiento. «Hablar de las Humanidades —ha comenzado señalando Egido— significa retrotraernos a un movimiento que se inició en Italia a mediados del siglo xiv y que en poco más de siglo y medio se extendió por toda Europa». 


STUDIA HUMANITATIS

El calificativo humanismo —que entró en el Diccionario de la Academia en 1939—, se convirtió, como ha señalado Egido, «en un sustantivo que equivalía a la devoción por los valores de la cultura grecorromana rescatados en el Renacimiento gracias a los Studia Humanitatis, es decir, las Humanidades o Buenas Letras».

La secretaria de la RAE ha continuado explicando que el humanismo «representó el redescubrimiento de los clásicos grecolatinos y la interpretación de sus obras: la asimilación de las ideas y los valores que estas contenían [...]. Ello suponía la vuelta a la tradición clásica que había permanecido soterrada durante la Edad Media». 

El humanismo fue, especialmente, «un ambicioso programa educativo que, además de basarse en la recuperación, interpretación e imitación de los clásicos, consistía en formar almas para una vida de servicio activo a la comunidad civil». 


LEER EN EL PASADO

Aurora Egido ha destacado asimismo que «desde los estudios bíblicos, afrontados con las armas de la filología, a los de la política, el humanismo se basó sobre todo en tratar de restituir los textos a su forma original». Las Humanidades, ha añadido Egido, «se difundieron verbalmente o a través de copias manuscritas, pero especialmente gracias a la imprenta, que permitió la uniformidad y la multiplicación de los saberes». 

Para concluir, la secretaria de la RAE ha planteado qué han supuesto y qué suponen las Humanidades en los programas docentes en la actualidad y la necesidad de su vigencia para la mejora educativa.

El estudio de los clásicos, ha dicho Aurora Egido, consiste «en un modo de leer en el pasado de la historia para vivir mejor el presente y prevenir el futuro». 

Más información


Programa de las jornadas.

Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.
Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda