Real Academia Española

   

Lectura de La Regenta de Leopoldo Alas, «Clarín»

Lectura de Gutiérrez Caba: «Ana se entregaba al amor...». Foto: Daniel Alonso, CDT.

Lectura de Gutiérrez Caba: «Ana se entregaba al amor para sentir...». Foto: Daniel Alonso, CDT.

Carme Riera y Emilio Gutiérrez Caba durante la función. Foto: Daniel Alonso, CDT.

Carme Riera y Emilio Gutiérrez Caba durante la función. Foto: Daniel Alonso, CDT.

Emilio Gutiérrez Caba durante la lectura de «La Regenta». Foto: Daniel Alonso, CDT.

Emilio Gutiérrez Caba en otro momento de la función. Foto: Daniel Alonso, CDT.

12.5.2014

Lectura de La Regenta de Leopoldo Alas, «Clarín»

El viento de Vetusta ha recorrido esta noche el escenario del Teatro Pavón, en donde una académica y un actor han dado vida a La Regenta, la gran novela de Leopoldo Alas «Clarín» (1852-1901). La de hoy ha sido la penúltima sesión del ciclo de lecturas dramatizadas del proyecto teatral «Cómicos de la lengua», dirigido por el académico, actor y director teatral José Luis Gómez.

El actor Emilio Gutiérrez Caba ha puesto en escena una cuidada selección de fragmentos de la novela, elegida para representar al siglo xix español. Su interpretación ha estado acompañada por los comentarios de la académica Carme Riera, quien ha enmarcado en su contexto histórico y literario la obra, publicada en dos tomos entre 1884 y 1885.

La académica ha comenzado hablando de la que para algunos es la verdadera protagonista de la novela: «Oviedo, enmascarado tras el nombre de Vetusta, ya que supone bastante más que ser el espacio primordial en el que transcurre la acción. Constituye un amplio friso poblado por un sin fin de personajes de todas las clases sociales. Desde el inicio ese protagonismo de la ciudad queda patente, igual que la ironía del autor, unas veces perentoria, otras más soterrada, cuya novela comienza con estas palabras: “La heroica ciudad dormía la siesta”, frase que muestra ya de entrada a Vetusta en actitud poco apropiada para su condición heroica».

Carme Riera se ha referido después a una carta del propio «Clarín», dirigida a Benito Pérez Galdós Galdós —prologuista de La Regenta—, en la que Leopoldo Alas se muestra muy autocrítico con su nueva condición de novelista: «No me reconozco más condiciones que un poco de juicio y alguna observación para cierta clase de fenómenos sociales y psicológicos, algún que otro rasgo pasable en lo cómico, un poco de escrúpulo en la gramática... y nada más. Me veo pesado, frío, desabrido... y en fin ha sido una tontería meterme a escribir novelas.»

A juicio de Carme Riera, «todos esos rasgos se dan sin duda en La Regenta que es, en efecto, una novela realista o naturalista, como fue clasificada por sus contemporáneos y por algunos críticos, aunque por el uso del monólogo interior y por el estilo indirecto libre, va más allá de las corrientes realistas. Sin embargo, también podría ser considerada psicológica, en especial por el tratamiento del personaje de Ana Ozores, cuyo tono a menudo irónico no rehúye lo caricaturesco —pensemos en el personaje de Víctor Quintanar— y escrita sí, con corrección gramatical». 

Tras la lectura de algunos pasajes de la obra, interpretados por Emilio Gutiérrez Caba, la escritora ha hablado sobre la condición de la mujer y el tradicionalismo casticista en la sociedad de la Restauración, que «Clarín» denuncia y ridiculiza en su novela. «Mientras nos preguntamos si Ana se conformará con su vida frustrada, con el platonismo amoroso que le ofrece otro personaje desgraciado, Fermín de Pas, vemos desfilar por la ciudad a una infinidad de personajes» que dan vida a la «crónica de una Vetusta dominada por la hipocresía —no deja de ser curioso el uso de la palabra pseudo— la mezquindad y los convencionalismos».

Según Carme Riera, «tal vez La Regenta, como sugiere Vargas Llosa, pueda, en efecto, ser considerada la mejor novela española de todos los tiempos después del Quijote… Igual que el libro cervantino plantea la escisión entre la realidad y el deseo, la realidad y la imaginación».

Durante diez semanas seguidas, cómicos y académicos están compartiendo los escenarios de algunos de los teatros más representativos de la ciudad de Madrid —Teatro EspañolTeatro María GuerreroTeatro de La Abadía y Teatro Pavón—, a los que hay que sumar el salón de actos de la RAE. El ciclo forma parte de las conmemoraciones del III Centenario de la Academia, en la que, además de la primera función, se celebrará la última, dedicada a Visión estelar de un momento de guerra, de Valle Inclán, el próximo 19 de mayo.

FESTIVAL DE ALMAGRO

La andadura de «Cómicos de la lengua» seguirá este verano fuera de Madrid. Cinco de las obras que forman parte del proyecto se representarán en el 37.º Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, que se celebrará en esta ciudad manchega del 3 al 27 de julio de 2014. Se pondrán en escena Escrito por Teresa de Ávila y la Celestina, el día 4; el Cantar de Mio Cid y Duelo de plumas: Góngora y Quevedo, el día 5; y Don Quijote de la Mancha, el día 6.

Más información

«La Regenta de Leopoldo Alas, "Clarín"». Comentario de la académica Carme Riera.

Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.
Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda