Eugenio de Guzmán

Imagen Eugenio de Guzmán

letra B

Toma de Posesión

1 de Enero de 1833

Fallecimiento

4 de Julio de 1834

Eugenio de Guzmán

Académico de número

Madrid, 1773-1834

En la sesión del 7 de noviembre 1833, un año antes de morir, ocupaba su asiento en la RAE el noble y militar Eugenio Eulalio Guzmán Palafox Portocarrero, conde de Teba, que llevaba casi cuarenta años en la institución; primero como honorario en 1794 y meses después como  supernumerario.  En la  sesión de 1833 también fueron nombrados académicos Alberto ListaJuan Nicasio GallegoJosé del Castillo Ayensa.

Nacido en Madrid el 12 de febrero de 1773, el conde de Teba —muy aficionado a alterar y disponer de sus apellidos con facilidad: Guzmán, Palafox, Portocarrero, Zúñiga, Fernández de Córdoba, marqués de Ardales, etc.fue un joven culto y libertino, acérrimo enemigo de Godoy y uno de los promotores del motín de Aranjuez de 1808.

Tío de Eugenia de Montijo, que fue emperatriz de Francia de 1852 a 1870, Guzmán encarnó la figura del famoso tío Pedro del motín de Aranjuez, que fue recordado por Galdós en el Episodio Nacional El 19 de marzo y el 2 de mayo. Todos los testimonios contemporáneos sobre el conde de Teba coinciden en sus contradicciones y en su falta de seriedad política.  Exaltado partidario de los valores nobiliarios, leyó su Discurso sobre la autoridad de los ricos hombres sobre el Rey en mayo de 1794 en la Real Academia de la Historia y, dado el elevado rango en que situaba a la aristocracia, fue considerado sedicioso por el monarca y desterrado a Ávila ese mismo año. Pero su madre, la carismática condesa de Montijo, consiguió que fuera perdonado y regresara a España.

Durante su carrera militar, Guzmán se declaró primero absolutista en Granada, donde era capitán general en 1820. En aquellos años persiguió y denunció a los liberales a quienes, convertido después a ese mismo liberalismo, no dejó de atacar y perseguir, haciendo gala de su contradictorio carácter.

Al morir su madre en 1808, el conde de Teba se designó ya siempre, o casi siempre, como conde de Montijo. Fruto de su poliédrica figura y de su perpetua intranquilidad conspiradora contra Godoy, contra los franceses en 1808 o contra los diputados liberales en 1814, Guzmán fue considerado por alguno de sus contemporáneos —como Pedro Agustín Girón, marqués de las Amarillas, en su libro Recuerdos (1778-1837) (1978)—, como «uno de los hombres más revoltosos y malos... engañador, desorganizador, calumniador y enredador» (p. 177).

A pesar de sus más de cuarenta años en las filas de la RAE, la mayoría como supernumerario, la presencia del conde de Montijo apenas dejó huella en la Academia. Eugenio Eulalio Guzmán Palafox Portocarrero —«el torbellino de contradicciones» (La Real Academia Española, p. 119)— murió en Madrid un año después de haber ocupado el tan ansiado sillón académico, el 14 de julio de 1834.

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE