José Munárriz

Imagen José Munárriz

letra H

Fallecimiento

18 de Julio de 1830

José Munárriz

Académico de número

Estella, Navarra, 26 de agosto de 1762-¿Madrid?, 18 de julio de 1830

El vacío de Bernardo de Iriarte fue ocupado en la silla H por José Munárriz. Este pasó todos los escalones de la Real Academia Española en el mismo año (1814): fue nombrado honorario en abril, supernumerario en octubre y numerario en noviembre.

Hijo de Juan Antonio Munárriz y Rosa Iraizoz, reconocidos como nobles por los Tribunales de Navarra, José Munárriz llevó a cabo sus estudios literarios en Salamanca, donde permaneció hasta 1796 con el objetivo de completarlos. Ese mismo año terminó residiendo en la capital española.

A lo largo de su trayectoria profesional, Munárriz se desempeñó en diversos cargos, como el de miembro y académico de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (1795), donde se centró en actividades como el diseño de planes de estudios para la mejora de la enseñanza (basados en la experiencia de las Academias de Milán, Bolonia y Viena), en la planificación de nuevas escuelas de dibujo, en el examen de diversas obras reunidas por la institución, así como en las labores documentalistas dirigidas a la elaboración de un manual de reales órdenes en materia de Bellas Artes; secretario de la misma corporación, en sustitución de Bosarte (1807); consiliario de la Junta de la Dirección y Gobierno de los Reales Hospitales (Galicia); secretario de la Compañía de Filipinas, de la que era accionista y, finalmente, en 1815, director; miembro de la Sociedad Patriótica de Pamplona (1820); miembro de la Junta Protectora de Libertad de Imprenta (1821), presidida por Manuel Quintana, y durante el bienio de 1821 a 1823 integrante de la Dirección General de Estudios.

Finalmente, se inició también en la actividad parlamentaria. En 1820 fue designado diputado suplente en las Cortes por la provincia de Navarra, aunque no llegó a tomar asiento en el Congreso hasta la legislatura de 1822. Formuló, entre otros, la necesidad de llevar a cabo un reglamento de elecciones que no dejasen duda sobre la validez en el ejercicio del poder de los diputados electos, así como de otro para la policía. Además, consideró necesaria la aceleración en la reorganización de la Milicia Voluntaria de Pamplona (decretada el 26 de marzo de 1822 por la Cortes), de concretar las funciones de las autoridades de las Sociedades Patrióticas y de hacer extensiva la resolución sobre la deuda pública aplicada a Guipúzcoa a las provincias de Álava, Vizcaya y Navarra.

En cuanto a su faceta de escritor, muy pronto destacó, como persona preocupada por los cambios sociales y culturales, con su traducción, del inglés, de la Retórica de Hugo Blair, con el título Lecciones sobre la Retórica y las Bellas Letras, impresa en Madrid en 1798-1799, en cuatro volúmenes y reeditada en 1804. «Gozó de prestigio la traducción, que se utilizó en la enseñanza hasta 1827, en que fue sustituida por el Arte de hablar, de Gómez Hermosilla. (El libro figura en el retrato que le hizo Goya)», cuenta Zamora Vicente en La Real Academia Española. También tradujo a Addison, Essai sur les plaisirs de l’imagination (1804), y, en 1820, publicó su Suplemento al Correo Nacional de Literatura y Política, o Refutación de sus números 1 y 2 en lo relativo a la Compañía de Filipinas.

Munárriz, amigo de Goya, con el que mantuvo relación personal durante su mandato de secretario en la Academia de Bellas Artes, legó el retrato que le hizo Goya (firmado y fechado en 1815) a esta academia, en cuyo museo hoy puede contemplarse.

Defensor de la Constitución como una «obligación de todos» e integrante de aquella elite política, económica y cultural navarra del siglo xviii, José Munárriz falleció, prácticamente en el olvido, el 18 de julio de 1830.

Entre sus publicaciones, aparte de las ya citadas anteriormente, cabe destacar Distribución de los premios concedidos por el Rey […] a los discípulos de las tres nobles artes, hecha por la Real Academia de San Fernando en la Junta Pública de 24 de Julio de 1802 (1802); Sitio y destrucción de San Sebastián (1813); Compendio de las lecciones sobre la retórica y bellas artes de Hugo Blair (1815), y Observaciones varias sobre las artes en Salamanca.

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas