Juan Eugenio Hartzenbusch

Hartzenbusch

letra l

Elección

18 de Marzo de 1847

Toma de Posesión

7 de Noviembre de 1847

Fallecimiento

2 de Agosto de 1880

Cargo

Primer vocal adjunto

Juan Eugenio Hartzenbusch

Académico de número

Madrid, 1806-1880

El 7 de noviembre de 1847 era nombrado académico el primer ocupante de la silla l, el dramaturgo y crítico literario Juan Eugenio Hartzenbusch, que leyó el discurso titulado Carácter con que se distinguen las obras de D. Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza. El entonces director Francisco Martínez de la Rosa fue el encargado de darle la bienvenida a la RAE. En esa misma sesión leyeron sus discursos de ingreso Oliván (silla j) y Pastor Díaz (silla k), cuyas respuestas también corrieron a cargo de Martínez de la Rosa.  

De madre conquense y de padre alemán y ebanista, Hartzenbusch nació en Madrid el 6 de septiembre de 1806. Estudió Filosofía en el colegio jesuita de San Isidro, pero a partir de 1823 tuvo que ponerse a trabajar después de que a su padre le fueran confiscados todos los bienes por su actitud liberal durante el Trienio (1820-1823). Hartzenbusch trabajó como ebanista en talleres ajenos y siguió formándose de manera autodidacta gracias a los libros que fue adquiriendo. Apasionado desde joven por el teatro, perteneció al círculo del empresario francés Juan Grimaldi, reformador de los teatros madrileños, y tradujo al español numerosas obras dramáticas francesas.

Pronto destacó por sus dotes literarias que le consolidarían, con el tiempo, como un eminente dramaturgo. Aunque dedicó gran parte de su carrera a la actividad literaria, también ocupó distintos puestos en la administración y en algunas instituciones culturales; en 1837 trabajó como taquígrafo del Diario de Sesiones del Congreso y fue nombrado socio del Ateneo madrileño. Dos años después, en 1849, fue nombrado secretario de la Junta Consultiva de Teatros. En 1855 fue elegido director de la Escuela Normal Central y en 1862 fue nombrado director de la Biblioteca Nacional, dieciocho años después de que fuera nombrado oficial mayor, en 1844.

Hartzenbusch destacó, principalmente, como dramaturgo. Su fama se consagró tras el estreno de la exitosa obra Los amantes de Teruel (1837), el 19 de enero de 1837. La obra fue encomiada y consagrada por Larra, que le dedicó un elogioso artículo. Además de Los amantes de Teruel, Hartzenbusch escribió otros muchos títulos; Vida por honra (1858), Doña Mencía o La boda en la Inquisición (1838), Alfonso el Casto (1841) La jura en Santa Gadea (1844), sobre el Cid y Jimena; etc. Hizo también varias adaptaciones de los clásicos y escribió y estrenó las comedias populares La redoma encantada (1839), Los polvos de la madre Celestina (1840), etc.

Fue también autor de ensayos y trabajos de crítica literaria, y un gran fabulista. En 1848 publicó sus exitosas Fábulas en verso castellano, que fueron muy leídas a lo largo del siglo XIX; sin embargo, muchas de sus fábulas y ensayos  fueron sepultados con el tiempo por el  peso del teatro en su trayectoria literaria. Como editor, elaboró la edición de las obras de Tirso de Molina, Calderón y Lope, que formaron parte de la colección de los editores Rivadeneyra Biblioteca de Autores Españoles (1846-1880, 71 vols.).

En la RAE, Hartzenbusch fue un miembro muy activo. Además de dar la bienvenida a los académicos Olózaga, Monlau y Ferrer del Río, entre otros, fue el primer vocal adjunto a la Junta de Gobierno, elegido en 6 de octubre de 1859.  Tal y como cuenta el académico Alonso Zamora en su libro Real Academia Española (1999), «siempre ha sido motivo de broma académica (y antiacadémica)» y tradición interna de la casa, el chascarrillo de que «la enorme mesa oval del salón de plenos de la RAE fue hecha por Hartzenbusch, quien aprendió el oficio de ebanista en el taller paterno» (p. 39).

Juan Eugenio Hartzenbusch, el dramaturgo autodidacta y supuesto hacedor de la mesa oval del salón de plenos de la RAE, murió en Madrid el 2 agosto de 1880.

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas