Luis Coloma

Luis Coloma (1851-1915). © El Solitario, periódico ilustrado, n.º 9, 4 de octubre de 1897.

letra f

Elección

30 de Enero de 1908

Toma de Posesión

6 de Diciembre de 1908

Fallecimiento

10 de Junio de 1915

Luis Coloma

Académico de número

Jerez de la Frontera (Cádiz), 1851-Madrid, 1915

El 6 de diciembre de 1908 el padre Coloma tomó posesión de su plaza de académico con un discurso sobre el escritor jesuita José Francisco de Isla, El padre Isla, «uno de los escritores más excepcionales y perfectos que ha habido en España» (p. 33). Alejandro Pidal y Mon fue el encargado de darle la bienvenida a la corporación.

Luis Coloma nació en Jerez de la Frontera (Cádiz) el 9 de enero de 1851. Pronto entabló amistad con la escritora Cecilia Böhl de Faber y Ruiz de Larrea, que escribía bajo el seudónimo de Fernán Caballero. Fue ella la que le introdujo en los círculos literarios y la que impulsó su afición literaria; Fernán Caballero medió para que escribiera en los periódicos El Porvenir (Jerez) y El Tiempo (Madrid) y también prologó su primer libro, Solaces de un estudiante (1871).

Coloma es herido de bala en el pecho en 1872 y en 1874, tras licenciarse en Derecho en Sevilla, ingresa en la Compañía de Jesús y se traslada a Poyanne (Francia) para emprender el noviciado; «parece que su vocación religiosa fue consecuencia de un duelo, en el que fue gravemente herido en 1872» (La Real Academia Española, p. 266). En 1877 vuelve a España y combina la escritura con la enseñanza en los colegios de distintas provincias regentados por los jesuitas. En aquellos años le envía sus escritos al escritor y académico José María Pereda, quien le anima a volcarse en el relato.

Entre 1890 y 1891 escribe la novela Pequeñeces, que fue, al contrario del título, su obra más relevante, la que más popularidad le granjeó. En ella supo recrear, mediante diálogos ágiles e ingeniosos, la frivolidad de la sociedad aristocrática ­ —personificada en la protagonista, Currita de Albornoz— que él mismo había conocido antes de formar parte de los jesuitas.

Entre 1895 y 1896 se publica la primera parte de la novela Boy, que no tuvo la calurosa acogida de Pequeñeces. En 1898 publica La reina mártir, una biografía novelada sobre María Estuardo, y en marzo de 1903 Jeromín, una novela histórica sobre la infancia de don Juan de Austria, que fue, durante muchos años, lectura obligada en los colegios de enseñanza religiosa. En 1910 publica Recuerdos de Fernán Caballero, una biografía de su amiga y escritora Cecilia Böhl de Faber, y en 1914 publica Retratos de antaño. Su obra, conformada por cuarenta relatos cortos, seis biografías, dos libros de tema religioso y tres novelas, está muy alejada —estilísticamente— de la de autores como Pereda o Galdós.

Sin embargo, en lugar de dedicarse a «escribir vidas de santos —en palabras de su sucesor en la silla F de la RAE, Wenceslao Ramírez—, en sus novelas como en sus historias hallamos hombres flacos, con todas las dolencias espirituales que la humanidad padece, y mujeres que se arrepintieron en sazón, después de haber sido, como la Magdalena, pecadoras» (Wenceslao Ramírez, discurso de ingreso en la RAE, 1916, p. 14).

El padre Coloma murió en Madrid el 10 de junio de 1915, siete años después de haber sido elegido académico. Su vida y su obra suscitaron gran interés entre sus contemporáneos y fue recogida por Emilia Pardo Bazán en El P.  Luis Coloma. Biografía y estudio crítico (1891).

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas