Marcial Antonio López

Detalle del retrato de Marcial Antonio López Quílez, barón de La Joyosa, por Luis Ferrant, 1852. N. º Inv.: 207. © Real Academia de la Historia

letra S

Toma de Posesión

1 de Enero de 1836

Fallecimiento

30 de Abril de 1857

Cargo

Tesorero

Marcial Antonio López

Académico de número

Daroca (Zaragoza), 1788-Madrid, 1857

En 1836 ocupaba el sillón S de la RAE el abogado, político e historiador Marcial Antonio López, que llevaba tres años en la Academia, primero como académico honorario en 1833 y después como supernumerario, en 1834. Además, fue tesorero de la institución durante trece años, desde 1844 hasta su muerte, en 1857.

Nacido en Daroca (Zaragoza) el 30 de junio de 1788, Marcial Antonio López, barón de Lajoyosa, fue un hombre de «indudable personalidad y abundantes méritos» (La Real Academia Española, 1999, p. 208). De formación ilustrada, compartió numerosas tertulias literarias y políticas, entre otros, con los académicos Meléndez Valdés o Manuel José QuintanaLicenciado en Derecho en la Universidad de Alcalá de Henares en 1816, el barón de Lajoyosa fue abogado de los Reales Consejos y participó con frecuencia en las actividades de las Reales Sociedades Económicas como socio de pleno derecho de la aragonesa desde 1815, a la que representaba desde Madrid.

Al iniciarse el Trienio Liberal (1820-1823) López fue elegido secretario de las Cortes y diputado por Aragón en 1820, donde destacó por sus firmes convicciones y se ocupó, principalmente, de las cuestiones relacionadas con su región y con la enseñanza primaria. Durante aquellos años como político, López tradujo del francés la obra Curso de política constitucional, de Benjamin Constant —el teórico del liberalismo francés más célebre de la época—, y contribuyó de manera notable a la formación de los primeros liberales en España. Asimismo, en 1821 tradujo, también del francés, un manual de Instituciones de derecho natural y de gentes, que publicó para uso de la juventud española.

Con el fin del Trienio Liberal y la restauración del absolutismo en 1823, López se vio obligado a exiliarse en Francia, aunque volvió a España pocos años después. En 1827, la Real Sociedad Económica de Valencia premió su obra Elogio de Don Gregorio Mayans y Siscar y, a partir de 1829, vivió un tiempo retirado de la política en Villanueva de Jiloca (Zaragoza), donde residía la familia de su mujer.

Con la llegada al trono de Isabel II en 1833, el barón de Lajoyosa formó parte de la élite política e intelectual de Madrid. Fue miembro del Consejo Real de España e Indias y secretario de la reina María Cristina. Trabajó, también, como catedrático de la Universidad Complutense e impulsó, como director de estudios, su traslado a Madrid desde Alcalá de Henares en 1836. Además de a la Española, de la que fue tesorero hasta su muerte, López fue director de la Real Academia de la Historia (1845-1846) y secretario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (1834-1855).

Entre su producción destacan obras como Sistema de educación pública general (1820); Lo que espera España de sus representantes en el próximo Congreso Nacional (1820) o su premiado a Elogio de Gregorio Mayans y Siscar (1827). En 1832 publicó la obra Descripción de los más célebres Establecimientos Penales de Europa y los Estados Unidos, en la que recogió las teorías de los principales reformadores del sistema penitenciario de finales del siglo XVIII y principios del XIX, así como los nuevos modelos arquitectónicos y organizativos de las prisiones con el fin de aliviar las duras condiciones de vida de los presos, mejorar su vigilancia y abaratar los gastos de su confinamiento. Su trabajo serviría, a largo plazo, de guía para abordar la transformación de las prisiones en España.

Marcial Antonio López, barón de Lajoyosa, murió en Madrid siendo tesorero de la RAE, el 30 de abril de 1857.

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas