Real Academia Española

   

Andrés González Barcia

Andrés González Barcia

1673-1743
Silla D

Académico fundador, forma parte de la nómina inicial que el Diccionario de autoridades recoge en sus preliminares.

«Personalidad muy destacada en la vida administrativa», en palabras de Alonso Zamora Vicente en su Historia de la Real Academia Española (1999, 2015), Andrés González Barcia desempeñó diversos cargos en la corte. Desde 1706 estuvo «siempre al servicio de Felipe V», señala Víctor García de la Concha en su obra La Real Academia Española. Vida e historia (2014), bajo cuyo reinado fue ministro del Supremo Consejo y Cámara de Castilla, antes de pasar al de Guerra. También fue vocal de la Junta del Tabaco y de la Junta de Comercio y Moneda, y gobernador de la Sala de Alcaldes de Casa y Corte.

Primer ocupante de la silla D, González Barcia perteneció al grupo de los ocho primeros asistentes que, desde 1711, se reunían regularmente en las tertulias celebradas por el marqués de Villena en su palacio de las Descalzas Reales de Madrid, es decir, dos años antes de la creación de la Real Academia Española.

A juicio de García de la Concha, lo que «sin duda le abrió las puertas de la tertulia del marqués de Villena fue su condición de bibliófilo. Trabajaría toda su vida en preparar anotaciones a la Bibliotheca Hispana Vetus (1672) y Nova (1696) de Nicolás Antonio […], y la recién creada Biblioteca Nacional (1712) se enriqueció con la mayor parte de los fondos manuscritos e impresos de su biblioteca particular». Cabe destacar, además, la «dimensión americanista» de González Barcia en el campo de la bibliografía y la bibliofilia.

Como señala García de la Concha, «desde su Ensayo cronológico para la historia general de la Florida (1723) a las ediciones anotadas de los primeros historiadores de Indias —el Inca Garcilaso, Juan de Torquemada, Gregorio García o León Pinelo—, González Barcia estudió y difundió una gran cantidad de textos indispensables para el conocimiento de la historia de América, que fueron publicados después de su muerte con el título de Historiadores primitivos de las Indias occidentales (1749)».

Escribió también algunas comedias bajo seudónimo —García Aznar, don Ibón y Gabriel de Cárdenas— y tradujo, tal como recoge Francisco Andújar Castillo en el Diccionario biográfico español (2011), libros escritos en latín, francés e italiano, recopilando una ingente obra, parte de la cual vio la luz tras su fallecimiento.

En su vida académica, González Barcia jugó un papel importante en los preparativos del Diccionario de autoridades: elaboró una planta para regular su construcción que, más adelante, revisó y completó una comisión, en la que junto con él, figuraban los fundadores José Casani, Bartolomé Alcázar y Vincencio Squarzafigo. Esta planta la aprobó el Pleno académico con el título de «Planta ideada por los comisarios nombrados por la Academia, del método que se puede observar en la composición del nuevo Diccionario de la lengua española».

Barcia, académico durante treinta años, tuvo el privilegio, junto con Casani, de ser el único de los fundadores que vio publicados los seis tomos del Diccionario de autoridades (1726-1739).

Más información

Obras de Andrés González Barcia. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.

Consultas lingüísticas

El Departamento de «Español al día» resuelve aquí las dudas de los hablantes sobre el uso correcto del español.

Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda