Real Academia Española

   

José de Solís y Gante

José de Solís y Gante

Salamanca, 19 de abril de 1683-Madrid, 25 de junio de 1763
Silla J

Académico fundador, forma parte de la nómina que el Diccionario de autoridades recoge en sus preliminares.

Duque de Montellano, conde de Saldueña, caballero de la Orden de Calatrava y marqués de Castelnovo y Pons, José de Solís y Gante y Sarmiento, primer ocupante de la silla J, «fue llamado a pertenecer al grupo de académicos inmediatamente posterior al de los ocho fundadores de la RAE» en julio de 1713, como señala Francisco M. Carriscondo Esquivel en el Diccionario biográfico español (2011).

En las primeras reuniones en casa del marqués de Villena —fundador y primer director— «surgió la convicción de que eran muy pocas ocho personas para la tarea proyectada [la elaboración de un diccionario de la lengua castellana]», indica Alonso Zamora Vicente en su Historia de la Real Academia Española (1999), de ahí que «se invitó a alguno más, que ya figura en la sesión de 3 de agosto de 1713», primera de las que la Academia recogió en el libro de actas de la corporación. Se acordó llamar a Francisco Pizarro, José de Solís y Vicencio Squarzafigo. Estos tres, junto con los otros ocho, son considerados los fundadores y primeros miembros de número de la RAE.

Según comenta Zamora Vicente, parece que una de las labores principales que llevó a cabo en la Academia José de Solís fue el diseño del emblema de la institución: un crisol en el fuego con la leyenda Limpia, fija y da esplendor, elegido por votación de entre veintiséis propuestas, el 11 de abril de 1714.

Víctor García de la Concha incluye en su obra La Real Academia Española. Vida e historia (2014) el Real Decreto de 4 de mayo de 1714 que recoge el informe sobre la «Empresa y sello de la Academia. La empresa elegida para el sello de la Academia Española es un crisol al fuego con esta letra: limpia, fija y da esplendor. En la parte inferior del cuerpo del sello se dejará un espacio para poner el año de 1714, y en la circunferencia de él estas palabras: ‘Academia Española, protegida del rey don Felipe V’. El crisol, que es un instrumento que sirve para purificar, fijar y dar lustre a los metales por medio de la actividad del fuego, significa la Academia que por medio del estudioso ejercicio purga el precioso metal de la lengua castellana de las escorias de las palabras y frases extrañas, desusadas o mal formadas que se le han introducido; fija la ligereza de las mudanzas continuadas que en ella introduce el tiempo o el capricho con la constancia de las reglas, y esclarece el orín que la oscurece con la cultura, y le procura el lucimiento que merece entre las naciones extranjeras, con que parece se llena el intento de mostrar con esta empresa el asunto, el medio y los fines de la Academia».

Además de esta labor, Carriscondo Esquivel destaca en el Diccionario biográfico español que el 11 de octubre de 1714 José de Solís fue elegido —junto con el director, Adrián Connink y Vicencio Squarzafigo— «miembro representante de la Academia para agradecer al monarca [Felipe V] la firma, el 3 de octubre, de la Real Cédula de Aprobación por la que se constituía la Corporación, pero finalmente fue sustituido por Vicente Bacallar y Sanna».

Dos años más tarde, el 8 de octubre de 1716, la Academia escribió a de Solís «para recordarle la importancia de asistir a las juntas. El día 22 […] respondió que estaba obligado a retirarse por razones de salud y ocupaciones domésticas».

José de Solís colaboró en el Diccionario de Autoridades con la redacción de las combinaciones af y at, aunque sus materiales «tuvieron que ser corregidos por Squarzafigo. Además, realizó el vaciado de la obra de Juan de Jáuregui a fin de extraer textos que sirvieran para autorizar los usos de las voces [incluidas en el Diccionario]» y aportó el vocabulario de la esgrima.

Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.

Consultas lingüísticas

El Departamento de «Español al día» resuelve aquí las dudas de los hablantes sobre el uso correcto del español.

Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda