13.ª Entrega (diciembre de 2022)
Versión del 31/12/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
alcoholismo s. (1851)
alcoholismo
También en esta página: alcoholismo2 (1853-)
Etim. Calco del francés alcoolisme1, voz atestiguada en esta lengua al menos desde 1842 como 'afición excesiva al consumo de bebidas alcohólicas' 1842 en Essai sur la théologie morale, considérée dans ses rapports avec la physiologie et la médecine. Ouvrage spécialement destiné au clergé, de J. C. Debreyne (Paris, Librairie de Poussielgue-Rusand, p. 26: "Ainsi il y a, chez les lymphatiques, deux vices capitaux inmenses à combattre ou à prévenir, savoir, l'onanisme dans la jeunesse, et l' alcoolisme ou la passion de la boisson dans l'age viril");; y esta, a su vez, del francés alcool voz atestiguada en esta lengua al menos desde 1586 como 'polvo de antimonio por trituración y sublimación' 1586 ; y como 'esencia o espíritu del vino' (1594) (del latín medieval alcohol, is voz atestiguada en esta lengua como 'polvo de antimonio'); y, esta a su vez, del andalusí [árabe hispánico] kuḥúl voz atestiguada en esta lengua como 'antimonio'; y, en última instancia, del árabe kuḥl voz atestiguada en esta lengua como 'polvo de antimonio' (véase DHLF, s. v. alcool).

Se documenta por primera y única vez, con la acepción 'afición excesiva al consumo de bebidas alcohólicas', en 1851, en la traducción del Ensayo sobre la teología moral considerada en sus relaciones con la fisiología y la medicina, de Debreyne, realizada por P. Parcet y J. Cascante.

Vid. también alcoholismo (DH 1933-1936 y DHLE 1960-1996).

    Acepción en desuso
  1. ac. etim.
    s. m. Afición excesiva al consumo de bebidas alcohólicas.
    docs. (1851) Ejemplo:
    • 1851 Parcet, P. / Cascante, J. Trad Teología moral, Debreyne p. 19 Esp (BD)
      Su pasion dominante es la pereza. Es preciso pues combatirles este vicio sin descanso, ó mas bien prevenírselo teniéndolos sin cesar ocupados por medio de una vida activa, empleando útilmente todos sus momentos. Lo esencial es, pues, procurar que eviten la ociosidad y la holgazaneria, porque del contrario les vereis desde luego entregados y abandonados al vicio, á la pereza, á la glotonería, á la bebida y muy probablemente al onanismo; porque su carácter tímido é indolente les conducirá mas bien á los desórdenes solitarios á que están siempre dispuestos á entregarse. El principio de este detestable vicio no les provendrá de un esceso de sensibilidad como sucede á gran número de otros sugetos mas ó menos nerviosos, sino tan solo de la holgazanería unida á la buena mesa y á los licores. Así, en los linfáticos se deben combatir ó prevenir dos vicios capitales inmensos, á saber, el onanismo cuando jóvenes, y el alcoholismo ó la pasion á la bebida en la edad viril.
13.ª Entrega (diciembre de 2022)
Versión del 31/12/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
alcoholismo2 s. (1853-)
alcoholismo, alcolismo
También en esta página: alcoholismo (1851)
Etim. Calco del francés alcoolisme2, voz atestiguada en esta lengua al menos desde 1852 como 'se dice del abuso de las bebidas alcohólicas y de sus patologías'; y esta, a su vez, del latín científico alcoholismus (véase DHLF, s. v. alcool), voz atestiguada en 1849, en Alcoholismus chronicus, eller chronisk alkoholssjukdom (Stockholm, Beckman), obra del médico y profesor sueco M. Huss.

Se documenta por primera vez, con la acepción 'enfermedad causada por la ingestión excesiva y prolongada de bebidas alcohólicas y caracterizada por la degeneración del hígado y otros órganos, un estado de dependencia física y psíquica y el síndrome de abstinencia', en 1853, en "Revista practica. Del alcoholismo cronico", artículo publicado en El Porvenir Médico (Madrid). Con esta acepción se consigna por primera vez en un repertorio lexicográfico en 1884, en el DRAE. Con la acepción 'estado de alteración de las capacidades físicas o mentales provocado por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas' se atestigua en 1861, en "Patologia interna. La ictericia por los alcohólicos", en La España Médica, Iberia Médica y Crónica de los Hospitales (Madrid). Con este significado se consigna por vez primera en el Diccionario enciclopédico de la lengua castellana (1895), de Zerolo, en el que la voz se documenta con el modificador agudo, como ocurre frecuentemente al tratarse de esta acepción. Por último, como 'ingestión de bebidas alcohólicas, generalmente en exceso', se documenta 1867, en "Noticias generales. Cuando se piensa en las consecuencias", articulo publicado en La Época (Madrid). y se consigna por vez primera en Diccionario argentino (1910), de Garzón.

Vid. también alcoholismo (DH 1933-1936 y DHLE 1960-1996).

  1. ac. etim.
    s. m. Enfermedad causada por la ingestión excesiva y prolongada de bebidas alcohólicas y caracterizada por la degeneración del hígado y otros órganos, un estado de dependencia física y psíquica y el síndrome de abstinencia.
    docs. (1853-2022) 21 ejemplos:
    • 1862 Anónimo "Alcoholismo Senado" [01-01-1862] t. 5, p. 9 El Monitor de la Salud de las Familias y de la Salubridad de los Pueblos (Madrid) (HD)
      El alcohol de por sí, segun nadie ignora, es ya funesto, pues engendra una enfermedad conocida con el nombre de alcoholismo, ú otra subsecuente, denominada delirium tremens (delirio tembloroso), que casi siempre trae en definitiva la perlesía, la apoplejía y la muerte.
    • 2022 Cancela, L. "Marta casado, hepatóloga" [04-10-2022] La Voz de Galicia (La Coruña) Esp (HD)
      —Digamos que una persona consume alcohol pero no se le diagnostica alcoholismo, aunque tiene un consumo elevado. ¿Qué cambios se producen a medida que pasan los días en su organismo? —Es indudable que dejar de consumir alcohol es tremendamente ventajoso tanto para nuestra vida como para nuestra salud. Los beneficios de dejar de consumir cantidades elevadas de alcohol son inmediatos y se traducen en una mayor capacidad de concentración, un mejor rendimiento laboral, una mejoría de las relaciones personales y familiares, así como una desaparición de los síntomas relacionados con problemas digestivos o trastornos del sueño.
    • 1862 Anónimo "Alcoholismo Senado" [01-01-1862] t. 5, p. 9 El Monitor de la Salud de las Familias y de la Salubridad de los Pueblos (Madrid) (HD)
      El alcohol de por sí, segun nadie ignora, es ya funesto, pues engendra una enfermedad conocida con el nombre de alcoholismo, ú otra subsecuente, denominada delirium tremens (delirio tembloroso), que casi siempre trae en definitiva la perlesía, la apoplejía y la muerte.
    • 1869 Nieto Serrano, M. Patología general [1869] p. 113 Esp (BD)
      El temblor es una convulsion, que revela, más bien que fuerza, debilidad; una mezcla de contraccion anormal y de paralisis: se le observa en la hidrargiria, en el alcoholismo, y es propio de la decrepitud.
    • 1872 Baldivieso, M. Trad Elementos medicina operatoria, Roser p. 164 Esp (BD)
      Cuando la operacion ha de ser por estraccion, es inútil imponer al enfermo un tratamiento preparativo; pero se puede y se le debe purgar anticipadamente, á fin de que en los primeros dias no haga esfuerzos que puedan ocasionar la rotura de la cicatriz. Las contraindicaciones generales que pueden oponerse al éxito de la operacion, son la diabetes, la albuminuria, la sífilis, el catarro crónico, el alcoholismo, etc.
    • 1875 Robert, B. Tratamiento pulmonía [1875] p. 24 Esp (BD)
      Así es que el cerebro de los enfermos que han sucumbido á consecuencia del alcoholismo crónico, presenta un aspecto que puede compararse exactamente al del hígado cirrótico: en vez de las circumvoluciones y anfractuosidades que dan la forma especial al cerebro, se ven sinuosidades profundas, como grandes escotaduras y fruncimientos del tegido, desde la periferie al centro; sucede lo mismo que en la cirrósis hepática, que se caracteriza por perder el hígado la lisura de su superficie ofreciendo grandes anfractuosidades: pero además se presentan alteraciones en el mismo tejido nervioso de carácter grasiento, ni más ni ménos que lo que ocurre en el tejido corpuscular de aquella glándula, Por consiguiente, la degeneracion grasienta de la misma pulpa cerebral es el carácter anatómico que caracteriza los alcoholismos llevados al último grado.
    • 1897 Ganivet, Á. Conquista reino Maya por conquistador Pío Cid p. 275 Esp (BD)
      No ora, sin embargo, probable que tales perniciosas consecuencias se presentaran, porque los sociólogos que yo había leído se referían en particular á la raza blanca, en la que es cierto que el alcoholismo suele terminar por la locura, el idiotismo, las deformaciones orgánicas y demás signos de degeneración. La raza negra es más robusta, y no sólo podría resistir mejor la acción de ese agente deletéreo, sino que acaso encontraría en él un estímulo para espiritualizarse; de suerte que, si el alcohol engendra el idiotismo en los seres civilizados, vendría á producir el desarrollo intelectual en estas razas primitivas, que ya poseen el idiotismo por naturaleza.
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] 280 Esp (CDH )
      Estos labriegos son sencillos, ingenuos, confiados; pero yo no he visto hombres más brutales, más grandiosamente brutales, cuando se les llega á exasperar; son como un muelle que va cediendo, cediendo, cediendo suavemente, hasta que de pronto se distiende en un violento arranque incontrastable. Hoy el labriego está ya muy cansado: la fe le contiene aún en la resignación. Dentro de algunos años —los que sean—, cuando la propaganda irreligiosa haya matado en él la fe, el labriego afilará su hoz y entrará en las ciudades. Y las ciudades, debilitadas por el alcoholismo, por la sífilis y por la ociosidad, sucumbirán ante la formidable irrupción de los nuevos bárbaros...
    • 1911 Baroja, P. Árbol ciencia [1996] Esp (CDH )

      Hurtado decía primeramente que las heridas de la cabeza eran tan superficiales que no estaban hechas por un brazo fuerte, sino por una mano débil y convulsa; que los cardenales del cuello procedían de contusiones anteriores al día de la muerte, y que respecto a las manchas de sangre en los pulmones y en el cerebro no eran producidas por un principio de asfixia, sino por el alcoholismo inveterado de la interfecta. Con estos datos Hurtado aseguraba que la mujer, en un estado alcohólico, evidenciado por el aguardiente encontrado en su estómago, y presa de manía suicida, había comenzado a herirse ella misma con la badila en la cabeza, lo que explicaba la superficialidad de las heridas, que apenas interesaban el cuero cabelludo, y después, en vista del resultado negativo para producirse la muerte, había abierto la ventana y se había tirado de cabeza a la calle.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      I. Sordomudez congénita [...].

      B) En un 6 a 8 por 100 de los casos sólo hallamos, como antecedentes de la sordomudez, la consanguinidad. Cuando en la familia de uno de los dos padres hay otoesclerosis familiar, sífilis, alcoholismo, enfermedades mentales, la probabilidad de la sordomudez se acrecienta.

    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )

      — Lo comprendo. Ignoraba vuestro pacto. Pero lo ignoraba sólo por necedad. ¿Qué podía complicar más las cosas?

      — No comprende, excepto lo de su necedad —expliqué a Julia, que, satisfecha, se arrebujaba entre los dos—. Julia y yo simplificaremos todo, antes de que yo enferme de...

      — De alcoholismo. Resultará catastrófico para Julia el pacto.

      — Se me ocurrió después de comer —dije.

    • 1996 Barriguete Castellón, A. Alcoholismo [1996] Mx (CDH )

      La primera observación es que por ser los franceses tan escrupulosos en sus investigaciones, seguramente los datos numéricos que proporcionan están respaldados con documentación clínica, es decir, corresponden a personas estudiadas en las que verificaron los hábitos respecto a la ingestión de bebidas alcohólicas. Como el alcoholismo es una enfermedad cuyos síntomas cardinales son la negación y el ocultamiento, no sería muy aventurado pensar que el número de afectados es mucho mayor. En México el médico, el psiquiatra, el psicoterapeuta o el analista, se sorprenden al enterarse, por comunicaciones circunstanciales o accidentales, de que el paciente a quien se dio o se da asistencia física o psicológica resulta alcohólico, pero que uno, en su oficina, nunca se percató de que la enfermedad ya había hecho presa de él.

    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Ar (CDH )

      Yo estaba como la mierda. En serio. Como ninguna de las variedades de mierda alguna vez cagadas sobre la superficie del planeta. Nada que ver con la mierda de ave, rica en fosfatos. O con la mierda de elefante, ideal para el abono de jardines. O con la mierda de tigre a la que los taiwaneses le atribuyen propiedades milagrosas para curar el alcoholismo. O con la mierda de pollo que un profesor de Estados Unidos con el más que apropiado apellido de Sheth intenta, desde hace años, traducir a gas metano. O con la mierda de camello que los beduinos de Qatar utilizan para limpiar las nalgas de los bebés y que los hindúes prefieren moler y vender como combustible. O con la siempre a mano mierda humana lista para ser convertida en bioenergía que posibilitará el funcionamiento de millones de cocinas eléctricas.

    • 2015 Díez Nicolás, J. / Morenos Páez, M.ª Soledad España Esp (CORPES)
      En muchos casos, la ausencia de vivir en sociedad (sentir momentos de felicidad, hablar, comunicar, compartir con los demás), alimentada por los sentimientos individuales negativos, desemboca en sensaciones depresivas de pérdida del sentido de la vida, lo que puede llegar a provocar que se caiga en otras enfermedades como el alcoholismo o la drogadicción para intentar refugiarse de ese problema, o en situaciones aún peores para el ser humano como la violencia doméstica conyugal o familiar, e incluso el suicidio en los casos más extremos.
    • 2022 Cancela, L. "Marta casado, hepatóloga" [04-10-2022] La Voz de Galicia (La Coruña) Esp (HD)
      —Digamos que una persona consume alcohol pero no se le diagnostica alcoholismo, aunque tiene un consumo elevado. ¿Qué cambios se producen a medida que pasan los días en su organismo? —Es indudable que dejar de consumir alcohol es tremendamente ventajoso tanto para nuestra vida como para nuestra salud. Los beneficios de dejar de consumir cantidades elevadas de alcohol son inmediatos y se traducen en una mayor capacidad de concentración, un mejor rendimiento laboral, una mejoría de las relaciones personales y familiares, así como una desaparición de los síntomas relacionados con problemas digestivos o trastornos del sueño.
    • 1862 Anónimo "Alcoholismo Senado" [01-01-1862] t. 5, p. 9 El Monitor de la Salud de las Familias y de la Salubridad de los Pueblos (Madrid) (HD)
      El alcohol de por sí, segun nadie ignora, es ya funesto, pues engendra una enfermedad conocida con el nombre de alcoholismo, ú otra subsecuente, denominada delirium tremens (delirio tembloroso), que casi siempre trae en definitiva la perlesía, la apoplejía y la muerte.
    • 1869 Nieto Serrano, M. Patología general [1869] p. 113 Esp (BD)
      El temblor es una convulsion, que revela, más bien que fuerza, debilidad; una mezcla de contraccion anormal y de paralisis: se le observa en la hidrargiria, en el alcoholismo, y es propio de la decrepitud.
    • 1872 Baldivieso, M. Trad Elementos medicina operatoria, Roser p. 164 Esp (BD)
      Cuando la operacion ha de ser por estraccion, es inútil imponer al enfermo un tratamiento preparativo; pero se puede y se le debe purgar anticipadamente, á fin de que en los primeros dias no haga esfuerzos que puedan ocasionar la rotura de la cicatriz. Las contraindicaciones generales que pueden oponerse al éxito de la operacion, son la diabetes, la albuminuria, la sífilis, el catarro crónico, el alcoholismo, etc.
    • 1875 Robert, B. Tratamiento pulmonía [1875] p. 24 Esp (BD)
      Así es que el cerebro de los enfermos que han sucumbido á consecuencia del alcoholismo crónico, presenta un aspecto que puede compararse exactamente al del hígado cirrótico: en vez de las circumvoluciones y anfractuosidades que dan la forma especial al cerebro, se ven sinuosidades profundas, como grandes escotaduras y fruncimientos del tegido, desde la periferie al centro; sucede lo mismo que en la cirrósis hepática, que se caracteriza por perder el hígado la lisura de su superficie ofreciendo grandes anfractuosidades: pero además se presentan alteraciones en el mismo tejido nervioso de carácter grasiento, ni más ni ménos que lo que ocurre en el tejido corpuscular de aquella glándula, Por consiguiente, la degeneracion grasienta de la misma pulpa cerebral es el carácter anatómico que caracteriza los alcoholismos llevados al último grado.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Alcoholismo. m. Enfermedad, ordinariamente crónica, ocasionada por el abuso de las bebidas alcohólicas.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      * ALCOHOLISMO. m. Enfermedad, ordinariamente crónica, ocasionada por el abuso de las bebidas alcohólicas.
    • 1897 Ganivet, Á. Conquista reino Maya por conquistador Pío Cid p. 275 Esp (BD)
      No ora, sin embargo, probable que tales perniciosas consecuencias se presentaran, porque los sociólogos que yo había leído se referían en particular á la raza blanca, en la que es cierto que el alcoholismo suele terminar por la locura, el idiotismo, las deformaciones orgánicas y demás signos de degeneración. La raza negra es más robusta, y no sólo podría resistir mejor la acción de ese agente deletéreo, sino que acaso encontraría en él un estímulo para espiritualizarse; de suerte que, si el alcohol engendra el idiotismo en los seres civilizados, vendría á producir el desarrollo intelectual en estas razas primitivas, que ya poseen el idiotismo por naturaleza.
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] 280 Esp (CDH )
      Estos labriegos son sencillos, ingenuos, confiados; pero yo no he visto hombres más brutales, más grandiosamente brutales, cuando se les llega á exasperar; son como un muelle que va cediendo, cediendo, cediendo suavemente, hasta que de pronto se distiende en un violento arranque incontrastable. Hoy el labriego está ya muy cansado: la fe le contiene aún en la resignación. Dentro de algunos años —los que sean—, cuando la propaganda irreligiosa haya matado en él la fe, el labriego afilará su hoz y entrará en las ciudades. Y las ciudades, debilitadas por el alcoholismo, por la sífilis y por la ociosidad, sucumbirán ante la formidable irrupción de los nuevos bárbaros...
    • 1911 Baroja, P. Árbol ciencia [1996] Esp (CDH )

      Hurtado decía primeramente que las heridas de la cabeza eran tan superficiales que no estaban hechas por un brazo fuerte, sino por una mano débil y convulsa; que los cardenales del cuello procedían de contusiones anteriores al día de la muerte, y que respecto a las manchas de sangre en los pulmones y en el cerebro no eran producidas por un principio de asfixia, sino por el alcoholismo inveterado de la interfecta. Con estos datos Hurtado aseguraba que la mujer, en un estado alcohólico, evidenciado por el aguardiente encontrado en su estómago, y presa de manía suicida, había comenzado a herirse ella misma con la badila en la cabeza, lo que explicaba la superficialidad de las heridas, que apenas interesaban el cuero cabelludo, y después, en vista del resultado negativo para producirse la muerte, había abierto la ventana y se había tirado de cabeza a la calle.

    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      ALCOHOLISMO. [...] m. Pat. y Terap. Conjunto de trastornos anatómicos y funcionales, producido por el abuso de bebidas alcohólicas.
    • c1890-1924 Oca, E. "Cédula académica" Esp (FG)
      alcolismo: m. Alcoholismo. (Familiar.) Síncopa frecuentísima.
    • 1936 RAE DRAE 16.ª ed. (NTLLE)
      Alcoholismo. [...] Enfermedad ocasionada por tal abuso, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica; esta última produce trastornos graves y suele transmitir por herencia otras enfermedades, especialmente del sistema nervioso.
    • 1941 Gmz Serna, R. Retratos [1944] Esp (FG)
      Él no podía comprender la alegría locuaz y seria del español, su actitud pensativa y sin epilepsia ni alcoholismo.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      I. Sordomudez congénita [...].

      B) En un 6 a 8 por 100 de los casos sólo hallamos, como antecedentes de la sordomudez, la consanguinidad. Cuando en la familia de uno de los dos padres hay otoesclerosis familiar, sífilis, alcoholismo, enfermedades mentales, la probabilidad de la sordomudez se acrecienta.

    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )

      — Lo comprendo. Ignoraba vuestro pacto. Pero lo ignoraba sólo por necedad. ¿Qué podía complicar más las cosas?

      — No comprende, excepto lo de su necedad —expliqué a Julia, que, satisfecha, se arrebujaba entre los dos—. Julia y yo simplificaremos todo, antes de que yo enferme de...

      — De alcoholismo. Resultará catastrófico para Julia el pacto.

      — Se me ocurrió después de comer —dije.

    • 1996 Barriguete Castellón, A. Alcoholismo [1996] Mx (CDH )

      La primera observación es que por ser los franceses tan escrupulosos en sus investigaciones, seguramente los datos numéricos que proporcionan están respaldados con documentación clínica, es decir, corresponden a personas estudiadas en las que verificaron los hábitos respecto a la ingestión de bebidas alcohólicas. Como el alcoholismo es una enfermedad cuyos síntomas cardinales son la negación y el ocultamiento, no sería muy aventurado pensar que el número de afectados es mucho mayor. En México el médico, el psiquiatra, el psicoterapeuta o el analista, se sorprenden al enterarse, por comunicaciones circunstanciales o accidentales, de que el paciente a quien se dio o se da asistencia física o psicológica resulta alcohólico, pero que uno, en su oficina, nunca se percató de que la enfermedad ya había hecho presa de él.

    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      alcoholismo. [...] m. Enfermedad ocasionada por tal abuso, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica. Esta última produce trastornos graves y suele transmitir por herencia otras enfermedades, especialmente del sistema nervioso.
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Ar (CDH )

      Yo estaba como la mierda. En serio. Como ninguna de las variedades de mierda alguna vez cagadas sobre la superficie del planeta. Nada que ver con la mierda de ave, rica en fosfatos. O con la mierda de elefante, ideal para el abono de jardines. O con la mierda de tigre a la que los taiwaneses le atribuyen propiedades milagrosas para curar el alcoholismo. O con la mierda de pollo que un profesor de Estados Unidos con el más que apropiado apellido de Sheth intenta, desde hace años, traducir a gas metano. O con la mierda de camello que los beduinos de Qatar utilizan para limpiar las nalgas de los bebés y que los hindúes prefieren moler y vender como combustible. O con la siempre a mano mierda humana lista para ser convertida en bioenergía que posibilitará el funcionamiento de millones de cocinas eléctricas.

    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      alcoholismo [...]. m. Enfermedad ocasionada por el abuso de bebidas alcohólicas, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica.
    • 2015 Díez Nicolás, J. / Morenos Páez, M.ª Soledad España Esp (CORPES)
      En muchos casos, la ausencia de vivir en sociedad (sentir momentos de felicidad, hablar, comunicar, compartir con los demás), alimentada por los sentimientos individuales negativos, desemboca en sensaciones depresivas de pérdida del sentido de la vida, lo que puede llegar a provocar que se caiga en otras enfermedades como el alcoholismo o la drogadicción para intentar refugiarse de ese problema, o en situaciones aún peores para el ser humano como la violencia doméstica conyugal o familiar, e incluso el suicidio en los casos más extremos.
    • 2022 Cancela, L. "Marta casado, hepatóloga" [04-10-2022] La Voz de Galicia (La Coruña) Esp (HD)
      —Digamos que una persona consume alcohol pero no se le diagnostica alcoholismo, aunque tiene un consumo elevado. ¿Qué cambios se producen a medida que pasan los días en su organismo? —Es indudable que dejar de consumir alcohol es tremendamente ventajoso tanto para nuestra vida como para nuestra salud. Los beneficios de dejar de consumir cantidades elevadas de alcohol son inmediatos y se traducen en una mayor capacidad de concentración, un mejor rendimiento laboral, una mejoría de las relaciones personales y familiares, así como una desaparición de los síntomas relacionados con problemas digestivos o trastornos del sueño.
      Acepción en desuso
    1. s. Frecuentemente, con el modificador crónico.
      docs. (1853-2012) 7 ejemplos:
      • 1853 Anónimo "Revista practica. Alcoholismo crónico" [25-05-1853] El Porvenir Médico (Madrid) (HD)
        Del alcoholismo crónico. [...] El Dr. Magnus Huss, reuniendo en un grupo los fenómenos que ofrecen los ebrios, hizo una entidad nueva, que designa con el nombre de alcoholismus chronicus, al mismo tiempo que da el de alcoolismus urutus á los síntomas proximos é inmediatos que se producen en el sistema nervioso á consecuencia de la embriaguez, y que hasta entonces han sido designados con la denominacion de delirium tremens. (Annales médico psychologiques).
      • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
        alcoholismo [...] s.m. = alcoholismo crónico [| Enfermedad ocasionada por un consumo excesivo y prolongado de bebidas alcohólicas que origina un estado de dependencia psíquica y física del alcohol por el que el individuo pierde la capacidad de abstenerse o de interrumpir su ingestión, pese a ser consciente del daño que le origina, y sufre síntomas físicos o psíquicos de abstinencia cuando deja de beber].
      • 1853 Anónimo "Revista practica. Alcoholismo crónico" [25-05-1853] El Porvenir Médico (Madrid) (HD)
        Del alcoholismo crónico. [...] El Dr. Magnus Huss, reuniendo en un grupo los fenómenos que ofrecen los ebrios, hizo una entidad nueva, que designa con el nombre de alcoholismus chronicus, al mismo tiempo que da el de alcoolismus urutus á los síntomas proximos é inmediatos que se producen en el sistema nervioso á consecuencia de la embriaguez, y que hasta entonces han sido designados con la denominacion de delirium tremens. (Annales médico psychologiques).
      • 1861 Hontañón Cabeza, P. Discurso investidura doctor p. 7 Esp (BD)
        [...] la multitud acumulada vive, quizá, entre las orjías, los vicios, las pasiones, y sobre todo, la miseria, por el desnivel inevitable de los productos con los consumidores, todo esto no puede menos de engendrar una generación débil y enfermiza, en la que, el alcoholismo crónico, la enagenacion mental, la clórosis, la anemia, el reumatismo, el cretinismo, la gastritis crónica de Suecia, el cáncer, la sífilis, la raquitis y las escrófulas, han impreso su repugnante huella [...].
      • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] Esp (CDH )

        De dos modos se presenta la teoría química: la primera dice que el oxígeno se gasta en carbono del alcohol, y por consiguiente la sangre negra no se convierte en roja, ésta es la de la carbonizacion: la segunda dice, que el oxígeno no se combina, porque es despedido por los vapores del alcohol. Parece que la más cierta es la físico-química, ó las dos reunidas, pues los que mueren de embriaguez, mueren por asfixia. El medio de tratarla es, nó con calmantes, sino con excitantes: el café y el amoniaco son remedios heroicos, y el oxígeno lo sería aún mas.

        Los efectos del alcohol sin embriaguez son el alcoholismo crónico y áun el delirium tremens.
      • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )

        En efecto, llegaron al zaquizamí desnudo y frío en que yacía aquella víctima del alcoholismo crónico los enviados de San Vicente de Paúl, que eran doña Petronila, o sea el Gran Constantino, y el beneficiado don Custodio; la hija de Barinaga, la beata paliducha y seca, los recibió abajo, en la tienda vacía, lloriqueando. Hablaron los tres en voz baja; don Custodio decía las palabras, llenas de silbidos suaves —imitación del Magistral—, al oído de su hija de penitencia; la consolaba, y ella levantando los ojos llenos de lágrimas los fijaba como quien se acomoda en sitio conocido y frecuentado, en los del clérigo de almíbar.

      • 1889 Podestá, M. T. Irresponsable [2003] Ar (CDH )

        Era un famoso ebrio consuetudinario; andaba siempre tambaleando y gruñendo por una futileza cualquiera, el alcoholismo crónico que lo había degradado, hasta hacerle perder sus facciones de figura humana, no le impedía manosear todo aquello como si se tratara de la cosa más sencilla.

      • 1930 Vizuete Picón, P. (dir.) DiccTecnológico Hispano-Americano, I Esp (BD)
        ALCOHOLISMO [...]: m. Patol. Conjunto de alteraciones morbosas producidas en el hombre por el abuso de las bebidas alcohólicas. Es una intoxicación que puede tener carácter agudo o crónico. [...] — crónico. Estado producido por el continuo abuso de bebidas espirituosas. Se caracteriza por decaimiento gradual de la constitución y por accidentes nerviosos.
      • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
        alcoholismo [...] s.m. = alcoholismo crónico [| Enfermedad ocasionada por un consumo excesivo y prolongado de bebidas alcohólicas que origina un estado de dependencia psíquica y física del alcohol por el que el individuo pierde la capacidad de abstenerse o de interrumpir su ingestión, pese a ser consciente del daño que le origina, y sufre síntomas físicos o psíquicos de abstinencia cuando deja de beber].
  2. s. m. Estado de alteración de las capacidades físicas o mentales provocado por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas.
    docs. (1861-2014) 13 ejemplos:
    • 1893 Pz Galdós, B. Torquemada [2002] Esp (CDH )

      Acudieron todos allá, y después de ponerla entre sábanas, le aplicaron botellas de agua caliente a los pies, y prepararon no sé qué bebida para aplacar su sed. D. Francisco no hacía más que estorbar, metiéndose en todo, disponiendo las cosas más absurdas y diciendo a cada momento: «¿Y para esto, ¡Cristo, re-Cristo!, me he casado yo?»

      Donoso se lo llevó al despacho, obligándole a echarse hasta que se le pasaran los efectos del alcoholismo; pero no hubo medio de retenerle en el sofá más que algunos minutos, y allá fue otra vez a dar matraca a su hermana política, que examinaba la habitación en que quería instalar a Rafael.

    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      alcoholismo [...]. m. Enfermedad ocasionada por el abuso de bebidas alcohólicas, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica.
    • 1893 Pz Galdós, B. Torquemada [2002] Esp (CDH )

      Acudieron todos allá, y después de ponerla entre sábanas, le aplicaron botellas de agua caliente a los pies, y prepararon no sé qué bebida para aplacar su sed. D. Francisco no hacía más que estorbar, metiéndose en todo, disponiendo las cosas más absurdas y diciendo a cada momento: «¿Y para esto, ¡Cristo, re-Cristo!, me he casado yo?»

      Donoso se lo llevó al despacho, obligándole a echarse hasta que se le pasaran los efectos del alcoholismo; pero no hubo medio de retenerle en el sofá más que algunos minutos, y allá fue otra vez a dar matraca a su hermana política, que examinaba la habitación en que quería instalar a Rafael.

    • 1914 Sarmiento Lasuén, J. Paidología [1914] Esp (CDH )

      Alcoholismoconsiste en la intoxicación producida por las bebidas alcohólicas, siendo más raro este envenenamiento en los niños que en los adultos, sin embargo en las ciudades populosas vemos niños de distintas edades con tendencias a fomentar la afición a ese terrible vicio. En esta intoxicación se observa el enflaquecimiento, la diarrea, los trastornos del sistema nervioso, las pesadillas, la inseguridad de la marcha y el temblor de la lengua, así como delirios y convulsiones epilépticas.

    • 1927 Valle-Inclán, R. M. Tirano [1993] Esp (CDH )

      — Conteste a la pregunta. ¿En qué crápula se halló con el Coronel de la Gándara, y qué confidencias tuvieron en este presunto lugar? Licenciadito, usted conocía la orden de arresto, y con alguna palabra pronunciada durante la embriaguez puso en sospecha al fugado.

      — ¿Mi lealtad de tantos años no me acredita?

      — Pudo ser un acto irreflexivo, pero el estado de alcoholismo no es atenuante en el Tribunal de Santos Banderas. Usted es un briago que se pasa las noches de farra en los lenocinios. Sepa que todos sus pasos los conoce Santos Banderas. Le antepongo que solamente con la verdad podrá desenojarme.

    • 1919-1936 Marañón, G. Climaterio [1990] 174 Esp (CDH )
      Después de dos meses de observación y de intentar todos los tratamientos, adquiero la sospecha, y la convicción después, de que es una alcohólica, por su temblor, sus síntomas psíquicos y por otros indicios de índole doméstica. Interrogada con habilidad, acaba por confesar que desde hace algún tiempo bebe, sin que sepa por qué empezó a hacerlo, llegando a tomar al día —siempre fuera de las comidas, para ocultarse de su familia— dos o tres botellas de vino blanco. Una vieja criada la sirve de cómplice. No tuvo nunca accesos agudos de alcoholismo. Tres meses más adelante comienzan los trastornos menopáusicos. Diez años después está bien, pero con tendencia a la bebida. El marido y uno de sus hijos son también alcohólicos.
    • 1986 Valbuena Briones, A. Toxicomanías [1993] Esp (CDH )

      El tratamiento con disulfiram puede conseguir largos períodos de abstinencia, que, de otra manera, serían difíciles de conseguir. Sin embargo, como todo tratamiento farmacológico, no está exento de efectos secundarios [...]. En líneas generales no debe contemplarse su utilización en una persona mayor de 60 años y en personas que viven solas o muy inestables, que pueden tener episodios agudos de alcoholismo de forma incontrolada.

    • 1996 Barriguete Castellón, A. Alcoholismo [1996] 216 Mx (CDH )

      Las tendencias autodestructivas, motivadas generalmente por sentimientos de culpa arrastrados desde la infancia y reforzados por los actos de mal juicio durante la actividad alcohólica, y los resentimientos irracionales, que también producen culpas cuando no son bien conocidos, son responsables de nuevos actos de mal juicio durante el principio de la recuperación. Igual que sucede con la tendencia a la dependencia, la autodestrucción se va desplazando hacia actos cada vez menos dañinos hasta lograr reducirlos a su mínima expresión, pero esto tarda todavía un rato: recientemente Eulalio se resbaló en una gasolinera y se volvió a fracturar una pierna; no se explica cómo pudo suceder este nuevo accidente.

      Aquella vieja polémica entre Gustav le Bon y Sigmund Freud nos da cuenta de la regresión que sufre el hombre bajo los efectos del alcoholismo. Le Bon propone que el gregarismo es instintivo en el hombre y Freud pretende demostrar que es adquirido gradualmente conforme el principio de la realidad se va imponiendo al principio del placer, principio que reducido a su última expresión es más orgánico que mental.

    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] CR (CDH )
      Un río no muy grande transitaba el lecho con un ronroneo pacífico haciendo que de vez en cuando se levantaran burbujeos anaranjados que reflejaban la colina. El fluir de aguas azules con parches de fuego aquí y allá hacían del Gauguin una repentina impresión sol naciente donde los colores se habían regado por accidente voluntario, por deseo de hacer, por vocación y profundo alcoholismo de colores. El Tirso abandonó su temor inicial y quitándose el zapato metió un pie en el agua fresca que era como meterlo en gelatina recién hecha; era arrecostarse en una copa de helados y dejar que el olor a vainilla nos suba lentamente por el cuello mientras el frío nos pone la piel de gallina.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      alcoholismo. [...] m. Enfermedad ocasionada por tal abuso, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica. Esta última produce trastornos graves y suele transmitir por herencia otras enfermedades, especialmente del sistema nervioso.
    • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
      alcoholismo [...] s.m. = intoxicación alcohólica aguda [| Síndrome ocasionado por el consumo excesivo de bebidas alcohólicas durante un período breve. Tiene una fase inicial de excitación psicológica, pérdida de la autocrítica y descoordinación motora progresiva, y una segunda de depresión neurológica que puede llegar al coma etílico. El grado de intoxicación se correlaciona estrechamente con la concentración de alcohol en la sangre].
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      alcoholismo [...]. m. Enfermedad ocasionada por el abuso de bebidas alcohólicas, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica.
    • 1893 Pz Galdós, B. Torquemada [2002] Esp (CDH )

      Acudieron todos allá, y después de ponerla entre sábanas, le aplicaron botellas de agua caliente a los pies, y prepararon no sé qué bebida para aplacar su sed. D. Francisco no hacía más que estorbar, metiéndose en todo, disponiendo las cosas más absurdas y diciendo a cada momento: «¿Y para esto, ¡Cristo, re-Cristo!, me he casado yo?»

      Donoso se lo llevó al despacho, obligándole a echarse hasta que se le pasaran los efectos del alcoholismo; pero no hubo medio de retenerle en el sofá más que algunos minutos, y allá fue otra vez a dar matraca a su hermana política, que examinaba la habitación en que quería instalar a Rafael.

    • 1906 Bernaldo Quirós, C. VAntropología Esp (FG)
      alcoholismo: intoxicación aguda o crónica determinada por el alcohol. El primer caso es de la simple embriaguez; en el segundo se comprenden todos los fenómenos degenerativos durables, psíquicos o físicos, que derivan del abuso habitual del alcohol.
    • 1911 Lpz Núñez, Á. Voc Social [1911] Esp (FG)
      Alcoholismo. [...] Estado de degeneración física y moral producido por el abuso de las bebidas alcohólicas.
    • 1914 Sarmiento Lasuén, J. Paidología [1914] Esp (CDH )

      Alcoholismoconsiste en la intoxicación producida por las bebidas alcohólicas, siendo más raro este envenenamiento en los niños que en los adultos, sin embargo en las ciudades populosas vemos niños de distintas edades con tendencias a fomentar la afición a ese terrible vicio. En esta intoxicación se observa el enflaquecimiento, la diarrea, los trastornos del sistema nervioso, las pesadillas, la inseguridad de la marcha y el temblor de la lengua, así como delirios y convulsiones epilépticas.

    • 1927 Valle-Inclán, R. M. Tirano [1993] Esp (CDH )

      — Conteste a la pregunta. ¿En qué crápula se halló con el Coronel de la Gándara, y qué confidencias tuvieron en este presunto lugar? Licenciadito, usted conocía la orden de arresto, y con alguna palabra pronunciada durante la embriaguez puso en sospecha al fugado.

      — ¿Mi lealtad de tantos años no me acredita?

      — Pudo ser un acto irreflexivo, pero el estado de alcoholismo no es atenuante en el Tribunal de Santos Banderas. Usted es un briago que se pasa las noches de farra en los lenocinios. Sepa que todos sus pasos los conoce Santos Banderas. Le antepongo que solamente con la verdad podrá desenojarme.

    • 1919-1936 Marañón, G. Climaterio [1990] 174 Esp (CDH )
      Después de dos meses de observación y de intentar todos los tratamientos, adquiero la sospecha, y la convicción después, de que es una alcohólica, por su temblor, sus síntomas psíquicos y por otros indicios de índole doméstica. Interrogada con habilidad, acaba por confesar que desde hace algún tiempo bebe, sin que sepa por qué empezó a hacerlo, llegando a tomar al día —siempre fuera de las comidas, para ocultarse de su familia— dos o tres botellas de vino blanco. Una vieja criada la sirve de cómplice. No tuvo nunca accesos agudos de alcoholismo. Tres meses más adelante comienzan los trastornos menopáusicos. Diez años después está bien, pero con tendencia a la bebida. El marido y uno de sus hijos son también alcohólicos.
    • 1936 RAE DRAE 16.ª ed. (NTLLE)
      Alcoholismo. [...] Enfermedad ocasionada por tal abuso, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica; esta última produce trastornos graves y suele transmitir por herencia otras enfermedades, especialmente del sistema nervioso.
    • 1986 Valbuena Briones, A. Toxicomanías [1993] Esp (CDH )

      El tratamiento con disulfiram puede conseguir largos períodos de abstinencia, que, de otra manera, serían difíciles de conseguir. Sin embargo, como todo tratamiento farmacológico, no está exento de efectos secundarios [...]. En líneas generales no debe contemplarse su utilización en una persona mayor de 60 años y en personas que viven solas o muy inestables, que pueden tener episodios agudos de alcoholismo de forma incontrolada.

    • 1996 Barriguete Castellón, A. Alcoholismo [1996] 216 Mx (CDH )

      Las tendencias autodestructivas, motivadas generalmente por sentimientos de culpa arrastrados desde la infancia y reforzados por los actos de mal juicio durante la actividad alcohólica, y los resentimientos irracionales, que también producen culpas cuando no son bien conocidos, son responsables de nuevos actos de mal juicio durante el principio de la recuperación. Igual que sucede con la tendencia a la dependencia, la autodestrucción se va desplazando hacia actos cada vez menos dañinos hasta lograr reducirlos a su mínima expresión, pero esto tarda todavía un rato: recientemente Eulalio se resbaló en una gasolinera y se volvió a fracturar una pierna; no se explica cómo pudo suceder este nuevo accidente.

      Aquella vieja polémica entre Gustav le Bon y Sigmund Freud nos da cuenta de la regresión que sufre el hombre bajo los efectos del alcoholismo. Le Bon propone que el gregarismo es instintivo en el hombre y Freud pretende demostrar que es adquirido gradualmente conforme el principio de la realidad se va imponiendo al principio del placer, principio que reducido a su última expresión es más orgánico que mental.

    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] CR (CDH )
      Un río no muy grande transitaba el lecho con un ronroneo pacífico haciendo que de vez en cuando se levantaran burbujeos anaranjados que reflejaban la colina. El fluir de aguas azules con parches de fuego aquí y allá hacían del Gauguin una repentina impresión sol naciente donde los colores se habían regado por accidente voluntario, por deseo de hacer, por vocación y profundo alcoholismo de colores. El Tirso abandonó su temor inicial y quitándose el zapato metió un pie en el agua fresca que era como meterlo en gelatina recién hecha; era arrecostarse en una copa de helados y dejar que el olor a vainilla nos suba lentamente por el cuello mientras el frío nos pone la piel de gallina.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      alcoholismo. [...] m. Enfermedad ocasionada por tal abuso, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica. Esta última produce trastornos graves y suele transmitir por herencia otras enfermedades, especialmente del sistema nervioso.
    • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
      alcoholismo [...] s.m. = intoxicación alcohólica aguda [| Síndrome ocasionado por el consumo excesivo de bebidas alcohólicas durante un período breve. Tiene una fase inicial de excitación psicológica, pérdida de la autocrítica y descoordinación motora progresiva, y una segunda de depresión neurológica que puede llegar al coma etílico. El grado de intoxicación se correlaciona estrechamente con la concentración de alcohol en la sangre].
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      alcoholismo [...]. m. Enfermedad ocasionada por el abuso de bebidas alcohólicas, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica.
    1. s. Frecuentemente, con el modificador agudo.
      docs. (1861-2014) 15 ejemplos:
      • 1861 Anónimo "Ictericia alcohólicos" [03-01-1861] La España Médica, Iberia Médica y Crónica de los Hospitales (Madrid) (HD)
        El diario de conocimientos médicos y farmacéuticos de Mr. Caffe, hace un ligero análisis de la tésis presentada sobre este punto por el Dr. Leudet, profesor de clínica médica en la escuela de Rouen [...]. La estadística demuestra que en Francia, Rouen es uno de los principales teatros donde el observador puede estudiar todas las diversas formas de alcoholismo agudo y crónico, en atencion al gran consumo que en ella se hace de semejantes bebidas.
      • 2014 León León, M. A. "Necesidad de preservación social" Cuadernos de Historia (Santiago de Chile) Ch (CORPES)
        Las referencias al medio social y a la carga hereditaria viciosa se entrelazaron al momento de diagnosticar a quienes eran apresados por la justicia. Más aún si sus acciones delictivas eran graves y sin una lógica o motivación clara. En 1890, el minero Antolín Manzano, con antecedentes de alcoholismo agudo, tuvo un incidente en los tribunales de Santiago hiriendo a una persona y dando muerte a otra. Su caso, analizado en detalle por Víctor Brangier, muestra la concurrencia de distintas opiniones médicas y legales en torno al tema de la responsabilidad criminal, aparte de otras visiones "profanas" sobre el mismo; y que en general permiten apreciar cómo la construcción de este nuevo sujeto peligroso, social o mentalmente hablando, era tributario de opiniones de diversa naturaleza.
      • 1861 Anónimo "Ictericia alcohólicos" [03-01-1861] La España Médica, Iberia Médica y Crónica de los Hospitales (Madrid) (HD)
        El diario de conocimientos médicos y farmacéuticos de Mr. Caffe, hace un ligero análisis de la tésis presentada sobre este punto por el Dr. Leudet, profesor de clínica médica en la escuela de Rouen [...]. La estadística demuestra que en Francia, Rouen es uno de los principales teatros donde el observador puede estudiar todas las diversas formas de alcoholismo agudo y crónico, en atencion al gran consumo que en ella se hace de semejantes bebidas.
      • 1864 Anónimo "Variedades. Accion alcohólica" [16-09-1864] La Discusión (Madrid) (HD)
        He observado mas de ciento cincuenta bebedores de absinthia, y de ellos, para apoyar la tésis que sostengo, he elegido las seis observaciones siguientes de bebedores de absinthia, entre las diferentes clases de la sociedad. Primera. La absinthia, en dósis iguales y al mismo grado de concentracion alcohólica que el aguardiente, produce efectos funestos mas pronunciados sobre la economía animal. Segunda. En dósis iguales, la absinthía produce la embriaguez mucho mas pronto que el aguardiente, y bajo su influencia se desenvuelven mas facilmente los fenómenos que he descrito bajo la calificacion del alcoholismo agudo y alcoholismo crónico.
      • 1868 Ronquillo, J. O. Almotacén p. 181 Esp (BD)
        En una memoria presentada á la Academia de las Ciencias de Paris, E. Decaisne ha resumido la accion del ajenjo sobre la economía de la manera siguiente: "1.º á dosis igual, y al mismo grado de concentracion alcohólica que el aguardiente, el ajenjo produce efectos mas funestos y mas pronunciados; 2.º á dosis igual, el ajenjo produce la embriaguez mucho mas rápidamente que el aguardiente, y desarrolla tambien mas fácilmente las afecciones del alcoholismo agudo y del alcoholismo crónico [...].
      • 1872 Suñer Capdevila, F. Tisis p. 164 Esp (BD)
        El alcohol es una de las más terribles pestes de la humanidad. Ocasiona más víctimas el alcohol que la sífilis, que el cólera, que la tísis juntas. Los horribles efectos del alcoholismo agudo son bien poca cosa comparados con los efectos ocultos y no sospechados, lentos y no acriminados de la costumbre ordinaria y general del vino.
      • 1900 Bonafonte Nogués, M. Degeneración, Locura p. 72 Esp (BD)
        [...] las condiciones ó estado morboso de los padres en el momento del coito fecundante, tienen gran influencia; sabido es que gran número de idiotas han sido engendrados durante un estado de alcolismo agudo de los progenitores, conozco casos auténticos de ello; los disgustos, contrariedades, estados emocionales deprimentes, etc., etc. durante el acto del coito ocasional de la concepción del hijo, pueden influir en el resultado desastroso de transmitir la degeneración al nuevo ser.
      • 1920 Baroja, P. Sensualidad pervertida [1954] p. 335 Esp (BD)
        Después de la cura, la Esther quedó tranquila, con el pie vendado. De pronto, a uno de los pintores le dió un ataque de alcoholismo agudo, y empezó a gritar y a arrastrarse por el suelo. Hubo que sujetarle para que no se rompiera la cabeza. —Y yo que no me puedo emborrachar —me dijo un jovencito pálido. —¿Y para qué quiere usted emborracharse? —Tengo ese capricho. El joven cogió una botella de licor y se puso a beber de ella a chorro. —Deje usted; no sea usted bárbaro. El jovencito no consiguió mas que ponerse pálido y abatido.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        C) Ataxia aguda en las intoxicaciones.– La más común es la ataxia, de tipo cerebelar, del alcoholismo agudo. Es parecida a ésta la de la intoxicación por el veronal. Se cita también la ataxia en algunas intoxicaciones profesionales(manganeso, aluminio), en forma aguda o crónica; así como en intoxicaciones fortuitas, como la del gas del alumbrado, estufas de petróleo, etc.

      • 1969 Mascaró Porcar, J. M. Médico aconseja [1969] Esp (CDH )

        Sulfuro de carbono. La intoxicación por inhalación de este gas se observa en los que trabajan en industrias que fabrican fibras artificiales o en locales en los que se empleó esta sustancia como insecticida. El veneno penetra en el organismo por dos vías: respiratoria y transcutánea (a través de la piel).

        Los síntomas agudos se dan sólo cuando se produce la rotura de un depósito o tubería de conducción y consisten en dolor de cabeza, somnolencia, astenia y, a continuación, excitación psíquica, como en el alcoholismo agudo.

        El tratamiento consiste en la respiración artificial, inhalaciones de oxígeno, administración de tónicos cardiovasculares, sedantes nerviosos, tipo luminal, vitaminas del complejo B y vitamina C.

      • 1980 Castilla Pino, C. Introd Psiquiatría II [1992] Esp (CDH )

        303.2 Adicción al alcohol

        Alcoholismo crónico Dipsomanía Etilismo crónico

        303.9 Otras formas de alcoholismo y las no especificadas

        Alcoholismo (agudo) SAI Etilismo (agudo) SAI [...].
      • 1988 Osmar Ciró, R. Primeros auxilios [1988] Ar (CDH )

        No olvidar las tres fases del alcoholismo agudo, primero la del mono, con mímicas y desenvolvimiento más o menos alegre, luego la del león, pendenciero, que busca peleas, y por último la del cerdo. Posteriormente el individuo se observa vultuoso, semiinconsciente y queda en la posición en que se lo ubica. Tiene las pupilas dilatadas, respiración profunda y a veces colapso cardiovascular. Si aún mantiene la conciencia se lo debe abrigar, darle café concentrado, y si es posible hacerlo vomitar. Si está excitado tratar de calmarlo y llevarlo al médico. Evitar que se golpee y no dejarlo conducir automotores.

      • 2014 León León, M. A. "Necesidad de preservación social" Cuadernos de Historia (Santiago de Chile) Ch (CORPES)
        Las referencias al medio social y a la carga hereditaria viciosa se entrelazaron al momento de diagnosticar a quienes eran apresados por la justicia. Más aún si sus acciones delictivas eran graves y sin una lógica o motivación clara. En 1890, el minero Antolín Manzano, con antecedentes de alcoholismo agudo, tuvo un incidente en los tribunales de Santiago hiriendo a una persona y dando muerte a otra. Su caso, analizado en detalle por Víctor Brangier, muestra la concurrencia de distintas opiniones médicas y legales en torno al tema de la responsabilidad criminal, aparte de otras visiones "profanas" sobre el mismo; y que en general permiten apreciar cómo la construcción de este nuevo sujeto peligroso, social o mentalmente hablando, era tributario de opiniones de diversa naturaleza.
      • 1861 Anónimo "Ictericia alcohólicos" [03-01-1861] La España Médica, Iberia Médica y Crónica de los Hospitales (Madrid) (HD)
        El diario de conocimientos médicos y farmacéuticos de Mr. Caffe, hace un ligero análisis de la tésis presentada sobre este punto por el Dr. Leudet, profesor de clínica médica en la escuela de Rouen [...]. La estadística demuestra que en Francia, Rouen es uno de los principales teatros donde el observador puede estudiar todas las diversas formas de alcoholismo agudo y crónico, en atencion al gran consumo que en ella se hace de semejantes bebidas.
      • 1864 Anónimo "Variedades. Accion alcohólica" [16-09-1864] La Discusión (Madrid) (HD)
        He observado mas de ciento cincuenta bebedores de absinthia, y de ellos, para apoyar la tésis que sostengo, he elegido las seis observaciones siguientes de bebedores de absinthia, entre las diferentes clases de la sociedad. Primera. La absinthia, en dósis iguales y al mismo grado de concentracion alcohólica que el aguardiente, produce efectos funestos mas pronunciados sobre la economía animal. Segunda. En dósis iguales, la absinthía produce la embriaguez mucho mas pronto que el aguardiente, y bajo su influencia se desenvuelven mas facilmente los fenómenos que he descrito bajo la calificacion del alcoholismo agudo y alcoholismo crónico.
      • 1868 Ronquillo, J. O. Almotacén p. 181 Esp (BD)
        En una memoria presentada á la Academia de las Ciencias de Paris, E. Decaisne ha resumido la accion del ajenjo sobre la economía de la manera siguiente: "1.º á dosis igual, y al mismo grado de concentracion alcohólica que el aguardiente, el ajenjo produce efectos mas funestos y mas pronunciados; 2.º á dosis igual, el ajenjo produce la embriaguez mucho mas rápidamente que el aguardiente, y desarrolla tambien mas fácilmente las afecciones del alcoholismo agudo y del alcoholismo crónico [...].
      • 1872 Suñer Capdevila, F. Tisis p. 164 Esp (BD)
        El alcohol es una de las más terribles pestes de la humanidad. Ocasiona más víctimas el alcohol que la sífilis, que el cólera, que la tísis juntas. Los horribles efectos del alcoholismo agudo son bien poca cosa comparados con los efectos ocultos y no sospechados, lentos y no acriminados de la costumbre ordinaria y general del vino.
      • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
        * ALCOHOLISMO. m. [...] El *alcoholismo agudo es frecuentemente una manifestación de la locura furiosa.
      • 1900 Bonafonte Nogués, M. Degeneración, Locura p. 72 Esp (BD)
        [...] las condiciones ó estado morboso de los padres en el momento del coito fecundante, tienen gran influencia; sabido es que gran número de idiotas han sido engendrados durante un estado de alcolismo agudo de los progenitores, conozco casos auténticos de ello; los disgustos, contrariedades, estados emocionales deprimentes, etc., etc. durante el acto del coito ocasional de la concepción del hijo, pueden influir en el resultado desastroso de transmitir la degeneración al nuevo ser.
      • 1920 Baroja, P. Sensualidad pervertida [1954] p. 335 Esp (BD)
        Después de la cura, la Esther quedó tranquila, con el pie vendado. De pronto, a uno de los pintores le dió un ataque de alcoholismo agudo, y empezó a gritar y a arrastrarse por el suelo. Hubo que sujetarle para que no se rompiera la cabeza. —Y yo que no me puedo emborrachar —me dijo un jovencito pálido. —¿Y para qué quiere usted emborracharse? —Tengo ese capricho. El joven cogió una botella de licor y se puso a beber de ella a chorro. —Deje usted; no sea usted bárbaro. El jovencito no consiguió mas que ponerse pálido y abatido.
      • 1930 Vizuete Picón, P. (dir.) DiccTecnológico Hispano-Americano, I Esp (BD)
        ALCOHOLISMO [...]: m. Patol. Conjunto de alteraciones morbosas producidas en el hombre por el abuso de las bebidas alcohólicas. Es una intoxicación que puede tener carácter agudo o crónico. [...] — agudo. Trastorno pasajero originado por el abuso del alcohol.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        C) Ataxia aguda en las intoxicaciones.– La más común es la ataxia, de tipo cerebelar, del alcoholismo agudo. Es parecida a ésta la de la intoxicación por el veronal. Se cita también la ataxia en algunas intoxicaciones profesionales(manganeso, aluminio), en forma aguda o crónica; así como en intoxicaciones fortuitas, como la del gas del alumbrado, estufas de petróleo, etc.

      • 1969 Mascaró Porcar, J. M. Médico aconseja [1969] Esp (CDH )

        Sulfuro de carbono. La intoxicación por inhalación de este gas se observa en los que trabajan en industrias que fabrican fibras artificiales o en locales en los que se empleó esta sustancia como insecticida. El veneno penetra en el organismo por dos vías: respiratoria y transcutánea (a través de la piel).

        Los síntomas agudos se dan sólo cuando se produce la rotura de un depósito o tubería de conducción y consisten en dolor de cabeza, somnolencia, astenia y, a continuación, excitación psíquica, como en el alcoholismo agudo.

        El tratamiento consiste en la respiración artificial, inhalaciones de oxígeno, administración de tónicos cardiovasculares, sedantes nerviosos, tipo luminal, vitaminas del complejo B y vitamina C.

      • 1969 Mascaró Porcar, J. M. Médico aconseja [1969] Esp (CDH )

        El alcohol etílico, o sea el obtenido por fermentación (vino, cerveza, sidra) o destilación (whisky, vodka, ginebra, aguardiente), se absorbe con suma rapidez por el estómago e intestino, pasa a la sangre, se fija en los tejidos (sobre todo en la grasa) y produce síntomas de intoxicación cuando la cantidad ingerida es abundante o repetida y continuada, aunque sea pequeña. En el primer caso se habla de alcoholismo agudo y en el segundo de alcoholismo crónico.

        La intoxicación aguda, o embriaguez, se caracteriza por sensación de bienestar inicial o euforia, excitación, dificultad en la marcha y en la emisión de la palabra, síntomas que pueden aumentar de intensidad y abocar en un estado de coma o borrachera.

      • 1980 Castilla Pino, C. Introd Psiquiatría II [1992] Esp (CDH )

        303.2 Adicción al alcohol

        Alcoholismo crónico Dipsomanía Etilismo crónico

        303.9 Otras formas de alcoholismo y las no especificadas

        Alcoholismo (agudo) SAI Etilismo (agudo) SAI [...].
      • 1988 Osmar Ciró, R. Primeros auxilios [1988] Ar (CDH )

        No olvidar las tres fases del alcoholismo agudo, primero la del mono, con mímicas y desenvolvimiento más o menos alegre, luego la del león, pendenciero, que busca peleas, y por último la del cerdo. Posteriormente el individuo se observa vultuoso, semiinconsciente y queda en la posición en que se lo ubica. Tiene las pupilas dilatadas, respiración profunda y a veces colapso cardiovascular. Si aún mantiene la conciencia se lo debe abrigar, darle café concentrado, y si es posible hacerlo vomitar. Si está excitado tratar de calmarlo y llevarlo al médico. Evitar que se golpee y no dejarlo conducir automotores.

      • 1989 Madrid, J. Flores [1989] Esp (CDH )

        No fue fácil encontrar la chabola de la amiga de Viki. Hacía dos años que la casucha de latas y ladrillos mal ensamblados, que había sido de Viki y de su madre —muerta de alcoholismo agudo—, había sido derruida y convertida en un bloque de pisos.

        En la comisaría de Vallecas no pudieron decirle demasiado sobre Viki y su amiga Susi. En aquella zona había muchas como ellas que, además, utilizaban apodos y crecían tanto que un año eran niñas y al otro mujeres cargadas con hijos.

      • 2014 León León, M. A. "Necesidad de preservación social" Cuadernos de Historia (Santiago de Chile) Ch (CORPES)
        Las referencias al medio social y a la carga hereditaria viciosa se entrelazaron al momento de diagnosticar a quienes eran apresados por la justicia. Más aún si sus acciones delictivas eran graves y sin una lógica o motivación clara. En 1890, el minero Antolín Manzano, con antecedentes de alcoholismo agudo, tuvo un incidente en los tribunales de Santiago hiriendo a una persona y dando muerte a otra. Su caso, analizado en detalle por Víctor Brangier, muestra la concurrencia de distintas opiniones médicas y legales en torno al tema de la responsabilidad criminal, aparte de otras visiones "profanas" sobre el mismo; y que en general permiten apreciar cómo la construcción de este nuevo sujeto peligroso, social o mentalmente hablando, era tributario de opiniones de diversa naturaleza.
  3. s. m. Ingestión de bebidas alcohólicas, generalmente en exceso.
    docs. (1867-2021) 34 ejemplos:
    • 1867 Anónimo "Noticias. Consecuencias" [17-12-1867] La Época (Madrid) (HD)
      Cuando se piensa en las consecuencias del alcoholismo, ó sea del abuso de las bebidas alcohólicas, retrocede uno horrorizado. ¡Estadísticas suficientemente comprobadas, demuestran que el número de víctimas que sucumbe cada año á consecuencia de los estragos del alcohol, asciende en Inglaterra á 50,000 y en Rusia á 100,000! Pero esto desgraciados pagan á su triste pasion, antes de morir, un tributo de sufrimientos que atormentan su miserable vida, y hacen de esta una muerte anticipada.
    • 2021 Jaldín, G. "Dieta mediterránea" Los Tiempos (Cochabamba) Bo (CORPES)
      Para Somoza, lo ideal es incentivar, desde muy temprana edad, a tener una alimentación equilibrada, ya que al "acudir a derivaciones de dietas se puede ocasionar un desorden metabólico". Asimismo, indica que en la dieta mediterránea es común tomar vino, a pesar de que algunas personas no deberían consumir alcohol, por ejemplo, si la persona es propensa al alcoholismo, está embarazada, tiene riesgo de desarrollar cáncer de mama u otras afecciones que el alcohol podría empeorar, puntualiza la nutricionista.
    • 1882-1883 Pardo Bazán, E. Cuestión palpitante [1989] Esp (CDH )
      Herida esta familia en su mismo tronco por la neurosis, se va comunicando la lesión a todas las ramas del árbol, y adoptando diversas formas, ya se presenta como locura furiosa y homicida, ya como imbecilidad, ya como vicio de alcoholismo, ya como genio artístico; y el novelista, habiendo trazado en persona el árbol genealógico de la estirpe de Rougon, * con sus mezclas, fusiones y saltos atrás, reseña las metamorfosis del terrible mal hereditario, estudiando en cada una de sus novelas un caso de enfermedad tan misteriosa.
    • 1885-1887 Pz Galdós, B. Fortunata [1993] Esp (CDH )

      Severiana explicó minuciosamente a la señora cuanto había que hacer, advirtiéndole que la llamase si ocurría algo extraordinario. Otra vecina se quedaba también, en calidad de ayudante. A las doce, Fortunata se retiró a su casa con su marido, que fue a buscarla. Cogiditos del brazo recorrieron el trayecto más tortuoso que largo que les separaba de su domicilio, hablando de alcoholismo y de beneficencia domiciliaria, y poniendo muy en duda que doña Lupe resistiese toda la noche sin dormirse, pues era persona que en dando las diez ya estaba haciendo cortesías aunque se encontrase en visita.

    • 1892 Rubén Darío ¿Por qué? [1950] 175 Cuentos Ni (CDH )
      El infeliz sufre la lluvia de plagas; el rico goza. La prensa, siempre venal y corrompida, no canta sino el invariable salmo del oro. Los escritores son los violines que tocan los grandes potentados. Al pueblo no se le hace caso. Y el pueblo está enfangado y pudriéndose por culpa de los de arriba: en el hombre el crimen y el alcoholismo; en la mujer, así la madre, así la hija y así la manta que las cobija. ¡Conque calcule usted! El centavo que se logra ¿para qué debe ser sino para el aguardiente?
    • 1900 Pardo Bazán, E. Cuarenta días en la exposición p. 121 Esp (BD)
      Por obra del clima, esos pueblos hiperbóreos se dejaban dominar del vicio más grosero, la embriaguez. En la sección sueca, donde todo está dispuesto para que el deseoso de aprender se entere á gusto, puede consultarse un libro de información completísimo, con muchos grabados, titulado Suecia, su población é industria, y en este volumen, publicado por el Gobierno, hallo datos acerca del desarrollo y represión del alcoholismo, que merecen notarse.
    • 1900-1902 Sierra, J. Evolución política [1985] Mx (CDH )

      Las contribuciones nuevas venían una en pos de otra, pero la masa social era improductiva; producía trabajo para el dueño, que por medio del régimen rural "de la tienda, del vale, de la moneda propia de cada negociación agrícola", y a veces del alcoholismo practicado como sistema, mantenía en el embrutecimiento y en la servidumbre por deudas al peón del campo, es decir, a más de la mitad de la población, que con todo esto pagaba indirectamente la contribución señalada a su amo; y si era libre, si tenía su pequeña negociación de qué vivir, pagaba el peaje y la alcabala, que devoraban las dos terceras partes de su ganancia y le hacían ver el contrabando como una emancipación natural.

    • 1926 Maeztu, R. Quijote [1981] Esp (CDH )
      Si es abominable no es por falta de universalidad, sino sencillamente porque nuestra intuición moral ha rechazado, aun antes de analizarlos, los argumentos de los utilitarios con sólo decirnos que una cosa es el placer y otra distinta el bien, y porque los hombres no somos meramente lo que hay en nosotros de individuo, sino el espíritu moral que llevamos dentro, y como este espíritu moral suele prevalecer en nuestras asambleas, existen sociedades y gobiernos que protegen la cultura y persiguen el alcoholismo y la trata de blancas. Si no fuera por ello, la moral de Celestina habría triunfado en absoluto y las sociedades humanas se hubieran extinguido, faltas de fuerza, de verdad y de amor, y hasta de madres y soldados que se sacrificasen para perpetuarlas y mantenerlas.
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] 161 Pa (CDH )

      ¡Yo no era ése!... Pues, en ella realmente tenía toda la facha de un criminal... Cualquiera, al verla, lo habría pensado así... Lo confirmaba, además, toda la crónica del crimen, en la que se narraba lindamente la existencia del Mack... Yo era la escoria social, la pestilencia, el fumador de canyac, el fruto torpe de la prostitución y del vicio, el alcoholismo en acción, el chulo, el vago... ¡y pare usted de contar!... Yo era el auténtico criminal lombrosiano, según dijo el Fiscal... ¡Ni más ni menos!...

    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] 164 Esp (CDH )
      José María, generosamente dispuesto a tener en cuenta mi presencia, dijo que nada más cruel que hurtarme ginebra. Rió enloquecidamente Sagrario Tamburini, pensando yo si no sería mi obligación tambalearme por el bar o, con mayor sencillez, vomitar sobre la mesa. Bert matizó lo que llamó mi alcoholismo y Mary dijo que, la verdad ante todo, yo beber, bebía en exceso. Admitido con tales prendas en la buena sociedad, José Luis Tamburini me puso de largo, al preguntarme si había asistido yo a la Universidad por las calendas del racionamiento, porque, a pesar de ser poco fisonomista, creía recordar. Asentí.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Pe (CDH )

      Para entonces, el Presidente había decidido que el nuevo líder parlamentario, encargado de hacer girar discretamente al Congreso hacia posiciones más aceptables a Estados Unidos y la comunidad occidental, fuera, no Agustín Cabral, sino el senador Henry Chirinos. Él hubiera preferido a Cerebrito, cuya sobriedad de costumbres coincidía con su manera de ser, en tanto que el alcoholismo del Constitucionalista Beodo le repugnaba. Pero eligió a éste porque rehabilitar de golpe a alguien caído en desgracia por decisión reciente de Su Excelencia, podía irritar a gentes del cogollo trujillista, a las que aún necesitaba.

    • 2002 Lucena Marotta, F. Qué significa estar sano Esp (CORPES)
      En cuanto a las drogas, también se han considerado anteriormente como causa de muerte en vida, como un cáncer que corroe y deteriora la propia vida, marcándola más allá de aspectos físicos y psíquicos. Obviamente, no hay ningún truco ni secreto para estar sano compatible con el tabaco, el alcoholismo o con las drogas.
    • 2011 Serra Vázquez, L. H. Pobreza Nicaragua Ni (CORPES)
      Como factores contribuyentes a la reproducción de la pobreza, y también como efectos de la misma, se han señalado algunas prácticas culturales, como el alcoholismo, la drogadicción y el juego. Ya hemos señalado que estas representaciones y prácticas no son compartidas por la mayoría de las personas pobres entrevistadas, aunque se mantenga su reproducción social a través de agentes que operan en el ámbito familiar, comunitario, eclesial, escolar y mediático.
    • 2021 Jaldín, G. "Dieta mediterránea" Los Tiempos (Cochabamba) Bo (CORPES)
      Para Somoza, lo ideal es incentivar, desde muy temprana edad, a tener una alimentación equilibrada, ya que al "acudir a derivaciones de dietas se puede ocasionar un desorden metabólico". Asimismo, indica que en la dieta mediterránea es común tomar vino, a pesar de que algunas personas no deberían consumir alcohol, por ejemplo, si la persona es propensa al alcoholismo, está embarazada, tiene riesgo de desarrollar cáncer de mama u otras afecciones que el alcohol podría empeorar, puntualiza la nutricionista.
    • 1867 Anónimo "Noticias. Consecuencias" [17-12-1867] La Época (Madrid) (HD)
      Cuando se piensa en las consecuencias del alcoholismo, ó sea del abuso de las bebidas alcohólicas, retrocede uno horrorizado. ¡Estadísticas suficientemente comprobadas, demuestran que el número de víctimas que sucumbe cada año á consecuencia de los estragos del alcohol, asciende en Inglaterra á 50,000 y en Rusia á 100,000! Pero esto desgraciados pagan á su triste pasion, antes de morir, un tributo de sufrimientos que atormentan su miserable vida, y hacen de esta una muerte anticipada.
    • 1868 Monlau, P. F. Estudios Higiene Pública y Epidemiología p. 8 Esp (BD)
      Registrad el Monitor Oficial ó el Bulletin des Lois del vecino imperio francés, y no encontraréis más que leyes, decretos y reglamentos higiénicos: [...] órden prohibiendo experimentar la sifilizacion en los establecimientos públicos; luminosas discusiones, en el Senado, sobre el alcoholismo, sobre la prostitucion y el lujo, sobre la prohibicion de las corridas de toros de muerte, sobre los enterramientos prematuros, sobre las vivisecciones...
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] II, 118 Pe (CDH )

      Baltasar, desde los tiempos en que vivió asilado en San Francisco, se había entregado con pasión al culto de Baco, y es fama que labró sus mejores efigies en completo estado de embriaguez.

      Hace poco leí un magnífico artículo sobre Edgardo Poe y Alfredo de Musset, titulado El alcoholismo en literatura. Baltasar puede dar tema para otro escrito que titularíamos El alcoholismo en las bellas artes.

      El alcohol retemblaba el espíritu y el cuerpo de nuestro artista; era su ninfa Egeria, por decirlo así. Idea y fuerza, sentimiento y verdad, todo lo hallaba Baltasar en el fondo de una copa.

      Para celebrar el buen término de la obra que le encomendaron los agustinos, fuése Baltasar con sus amigos a la casa de bochas, y se tomó una turca soberana. Agarrándose de las paredes pudo, a las diez de la noche, volver a su taller, cogió pedernal, eslabón y pajuela, y encendiendo una vela de sebo se arrojó vestido sobre la cama.

      A medianoche despertó. La mortecina luz despedía un extraño reflejo sobre el esqueleto colocado a los pies del lecho. La guadaña de la Parca parecía levantada sobre Baltasar.

      Espantado, y bajo la influencia embrutecedora del alcohol, desconoció la obra de sus manos. Dió horribles gritos, y acudiendo los vecinos, comprendieron, por la incoherencia de sus palabras, la alucinación de que era víctima.

      El gran escultor peruano murió loco el mismo día en que terminó el esqueleto, de cuyo mérito artístico hablan aún con mucho aprecio las personas que, en los primeros años de la Independencia, asistieron a la procesión de Jueves Santo.

    • 1882-1883 Pardo Bazán, E. Cuestión palpitante [1989] Esp (CDH )
      Herida esta familia en su mismo tronco por la neurosis, se va comunicando la lesión a todas las ramas del árbol, y adoptando diversas formas, ya se presenta como locura furiosa y homicida, ya como imbecilidad, ya como vicio de alcoholismo, ya como genio artístico; y el novelista, habiendo trazado en persona el árbol genealógico de la estirpe de Rougon, * con sus mezclas, fusiones y saltos atrás, reseña las metamorfosis del terrible mal hereditario, estudiando en cada una de sus novelas un caso de enfermedad tan misteriosa.
    • 1885-1887 Pz Galdós, B. Fortunata [1993] Esp (CDH )

      Severiana explicó minuciosamente a la señora cuanto había que hacer, advirtiéndole que la llamase si ocurría algo extraordinario. Otra vecina se quedaba también, en calidad de ayudante. A las doce, Fortunata se retiró a su casa con su marido, que fue a buscarla. Cogiditos del brazo recorrieron el trayecto más tortuoso que largo que les separaba de su domicilio, hablando de alcoholismo y de beneficencia domiciliaria, y poniendo muy en duda que doña Lupe resistiese toda la noche sin dormirse, pues era persona que en dando las diez ya estaba haciendo cortesías aunque se encontrase en visita.

    • 1892 Rubén Darío ¿Por qué? [1950] 175 Cuentos Ni (CDH )
      El infeliz sufre la lluvia de plagas; el rico goza. La prensa, siempre venal y corrompida, no canta sino el invariable salmo del oro. Los escritores son los violines que tocan los grandes potentados. Al pueblo no se le hace caso. Y el pueblo está enfangado y pudriéndose por culpa de los de arriba: en el hombre el crimen y el alcoholismo; en la mujer, así la madre, así la hija y así la manta que las cobija. ¡Conque calcule usted! El centavo que se logra ¿para qué debe ser sino para el aguardiente?
    • 1898 Ganivet, Á. Cartas finlandesas [1999] Esp (BD)
      Será curioso trazar un mapamundi de la embriaguez, uniendo con líneas ondulantes los puntos del globo iguales en intensidad alcohólica; tendríamos acaso líneas muy semejantes a las isotérmicas, porque a primera vista se nota que el alcoholismo va aumentando conforme va descendiendo la temperatura; y sería más curioso aún estudiar las formas exteriores con que se muestra la borrachera humana para conocer el carácter de los diversos territorios. El Norte nos daría el borracho constitucional (y no se crea que me refiero a ninguna constitución: hablo del temperamento), intensivo, metódico y práctico: Inglaterra, el borracho más resistente y el que da menos chispas; un borracho subjetivo, que bebe hasta caer desplomado, como un cuerpo sometido a las leyes del inglés Newton; Alemania, el borracho humorístico y pedagógico.
    • 1900 Pardo Bazán, E. Cuarenta días en la exposición p. 121 Esp (BD)
      Por obra del clima, esos pueblos hiperbóreos se dejaban dominar del vicio más grosero, la embriaguez. En la sección sueca, donde todo está dispuesto para que el deseoso de aprender se entere á gusto, puede consultarse un libro de información completísimo, con muchos grabados, titulado Suecia, su población é industria, y en este volumen, publicado por el Gobierno, hallo datos acerca del desarrollo y represión del alcoholismo, que merecen notarse.
    • 1900-1902 Sierra, J. Evolución política [1985] Mx (CDH )

      Las contribuciones nuevas venían una en pos de otra, pero la masa social era improductiva; producía trabajo para el dueño, que por medio del régimen rural "de la tienda, del vale, de la moneda propia de cada negociación agrícola", y a veces del alcoholismo practicado como sistema, mantenía en el embrutecimiento y en la servidumbre por deudas al peón del campo, es decir, a más de la mitad de la población, que con todo esto pagaba indirectamente la contribución señalada a su amo; y si era libre, si tenía su pequeña negociación de qué vivir, pagaba el peaje y la alcabala, que devoraban las dos terceras partes de su ganancia y le hacían ver el contrabando como una emancipación natural.

    • 1910 Garzón, T. DiccArgentino [1910] Ar (BD)
      ALCOHOLISMO. s. m. Arg. Abuso de las bebidas alcohólicas.
    • 1911 Lpz Núñez, Á. Voc Social [1911] Esp (FG)
      Alcoholismo. Abuso de las bebidas alcohólicas.
    • 1919 Enrique Gómez Carrillo (Enrique Gómez Tible) París [1919] Gu (CDH )

      Yo ignoraba que el ajenjo fuese un licor que nadie, ni aun los bohemios podían tomar después de la comida. No veía, en verdad, la razón de aquella ley, ni se me ocurrió tampoco preguntarme cuáles eran las horas de cada bebida. Luego, más de una vez, notando que en París un hombre que toma una copa de cognac antes de almorzar o de cenar, resulta tan absurdo como el que apura un Pernod por la noche, he querido conocer la filosofía higiénica del alcoholismo, pero nunca lo he conseguido. Los más sabios borrachos me han contestado:

      — C'est comme ça...

    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      ALCOHOLISMO. m. Abuso de bebidas alcohólicas.
    • 1926 Maeztu, R. Quijote [1981] Esp (CDH )
      Si es abominable no es por falta de universalidad, sino sencillamente porque nuestra intuición moral ha rechazado, aun antes de analizarlos, los argumentos de los utilitarios con sólo decirnos que una cosa es el placer y otra distinta el bien, y porque los hombres no somos meramente lo que hay en nosotros de individuo, sino el espíritu moral que llevamos dentro, y como este espíritu moral suele prevalecer en nuestras asambleas, existen sociedades y gobiernos que protegen la cultura y persiguen el alcoholismo y la trata de blancas. Si no fuera por ello, la moral de Celestina habría triunfado en absoluto y las sociedades humanas se hubieran extinguido, faltas de fuerza, de verdad y de amor, y hasta de madres y soldados que se sacrificasen para perpetuarlas y mantenerlas.
    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] 92 Ar (CDH )
      Horribles o hermosas, adolescentes o ancianas, significan lo mismo en ese comercio desesperado del placer: mujeres. El hombre no les exige que sean otra cosa. Su instinto de perdurar, de no ser segado de raíz se manifiesta en ansias insaciables de perpetuar su persona. La soledad lo espolea y se lanza sin freno al deleite; el miedo a la muerte total y anónima lo empuja a ese acto simbólico de la vida. El frenesí sexual es la fiebre de las llanuras áridas y frías. Otra fiebre de ese clima es el alcoholismo, bálsamo contra la soledad. El alcohol ofrece un modo de evadirse del aislamiento, de saltar al mundo, como el apetito sexual es el modo de entrar a él, de poseerlo, de quedarse. Ese hombre que con todas sus fuerzas animales desea procrear, con todas sus fuerzas humanas desea morir. Por ambas embriagueces arrebata su persona a una realidad que anhela destruir y la sumerge en la dirección desesperada del futuro y de la vida.
    • 1942 Santamaría, F. J. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      ALCOHOLISMO. m. Vicio que consiste en el abuso de las bebidas alcohólicas o embriagantes.
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] 161 Pa (CDH )

      ¡Yo no era ése!... Pues, en ella realmente tenía toda la facha de un criminal... Cualquiera, al verla, lo habría pensado así... Lo confirmaba, además, toda la crónica del crimen, en la que se narraba lindamente la existencia del Mack... Yo era la escoria social, la pestilencia, el fumador de canyac, el fruto torpe de la prostitución y del vicio, el alcoholismo en acción, el chulo, el vago... ¡y pare usted de contar!... Yo era el auténtico criminal lombrosiano, según dijo el Fiscal... ¡Ni más ni menos!...

    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 156 Cu (CDH )
      A falta de otro confidente, se franqueó con Hauguard, hombre acostumbrado a vérselas con gentes de muy distinta lana, que iba de sus ollas a sus negras sin desvelarse por políticas. Por él supo que si Collot d'Herbois había sido objeto de un desprecio general, a causa de su alcoholismo, de sus sollozos de histrión fracasado, de sus cobardías postreras, Billaud se sentía rodeado de un odio que, lejos de intimidarlo, tenía el poder de estimular un orgullo que asombraba a los mismos que, por indirecta u olvidada orden suya, sufrían los rigores de la deportación.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] 164 Esp (CDH )
      José María, generosamente dispuesto a tener en cuenta mi presencia, dijo que nada más cruel que hurtarme ginebra. Rió enloquecidamente Sagrario Tamburini, pensando yo si no sería mi obligación tambalearme por el bar o, con mayor sencillez, vomitar sobre la mesa. Bert matizó lo que llamó mi alcoholismo y Mary dijo que, la verdad ante todo, yo beber, bebía en exceso. Admitido con tales prendas en la buena sociedad, José Luis Tamburini me puso de largo, al preguntarme si había asistido yo a la Universidad por las calendas del racionamiento, porque, a pesar de ser poco fisonomista, creía recordar. Asentí.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )

      Manejando cubiertos, anunció que, a su juicio, padecía yo de nervios destrozados. Probablemente, a consecuencia del alcohol.

      (— Claro, de la cocaína no puede ser —mereció que le hubiese contestado.)

      El alcohol —por si yo lo ignoraba, se esforzó en enumerarlo— produce ansiedad, relajamiento del mecanismo volitivo, autodesprecio, dislocación emotiva.

      (— Y jaquecas —habría añadido, de no tener a mi ángel de la guarda tapándome la boca.)

      Los peligros del alcoholismo quizá sólo se eludiesen en un hospital para alcohólicos. Ella confiaba moderadamente en los tratamientos particulares.

      Me estaba dando sed.

    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )

      — Gra, eres un genio. Con la edad, hay gente que se separa y hay gente, como éste y yo, que se asemeja. Siempre tuvimos de común la pereza, el alcoholismo, el amor por los cuerpos, la fanfarronería y un penchant melodramático por las pasiones embarulladas. Al envejecer, todas estas virtudes se ponen más de manifiesto. A mí, en cambio, nunca me ha aliviado tanto el dinero como a éste, ni me ha gustado la vida de oficina, ni Balzac, ni la soledad o sus placeres, ni Tub.

    • a1973 Neruda, P. Confieso [1993] Ch (CDH )

      Rojas Giménez nos impuso pequeñas modas en el traje, en la manera de fumar, en la caligrafía. Burlándose de mí, con infinita delicadeza, me ayudó a despojarme de mi tono sombrío. Nunca me contagió con su apariencia escéptica, ni con su torrencial alcoholismo, pero hasta ahora recuerdo con intensa emoción su figura que lo iluminaba todo, que hacía volar la belleza de todas partes, como si animara a una mariposa escondida.

    • 1976 Revilla, B. Guatemala: Terremoto pobres [1976] Gu (CDH )

      En La Unión, departamento de Zapaca, una plaga de murciélagos invadió un campamento de damnificados mordiendo a catorce personas, algunas de ellas menores. El peligro de los perros fue prontamente solucionado mediante una campaña de envenenamiento.

      De ninguna manera revela una situación generalizada, mases sumamente expresivo. El hecho se ha detectado en algunas zonas de la ciudad capital, la 3 y la 6 concretamente y ha sido referido por la prensa. En el posterremoto, ha venido a añadir más miseria a estas áreas misérrimas el acrecentamiento de la delincuencia.

      El alcoholismo, la prostitución, la toxicomanía... «A nuestro paso por estas colonias —escribe un reportero de El Gráfico— la miseria queda a la vista. No hay viviendas en pie. Todo por los suelos.

    • 1977 Vargas Llosa, M. Tía Julia [1996] 349 Pe (CDH )

      Una vez que estuvo enfermo (la cirrosis, discreta, fatídica, iba mineralizando el hígado del hombre de los Estadios y comenzaba a provocarle crisis periódicas) lo atendió sin moverse de su lado, la semana que permaneció en el Hospital Carrión y Joaquín la vio, una noche, derramar algunas lágrimas ¿por él? Todo esto lo envalentonaba y cada día le proponía, con argumentos renovados, matrimonio. Era inútil. Sarita Huanca Salaverría asistía a todos los partidos que él interpretaba (los cronistas comparaban sus arbitrajes al manejo de una sinfonía), lo acompañaba al extranjero y hasta se había mudado a la Pensión Colonial donde Joaquín vivía con su hermana pianista y sus ancianos padres. Pero se negaba a que esa fraternidad dejara de ser casta y se convirtiera en refocilo. La incertidumbre, margarita cuyos pétalos no se termina jamás de deshojar, fue agravando el alcoholismo de Joaquín Hinostroza Bellmont, a quien acabó por verse más borracho que sobrio.

      El alcohol fue el talón de Aquiles de su vida profesional, el lastre que, decían los entendidos, le impidió arbitrar en Europa. ¿Cómo se explica, de otra parte, que un hombre que bebía tanto hubiera podido ejercer una profesión de tantos rigores físicos?

    • 1981 Bryce Echenique, A. Martín Romaña [1995] Pe (CDH )

      Madame Labru era mala como son espantosamente malos tantos solitarios parisinos. Alcoholismo, perrito, o gatito, son sus vicios más conocidos, a los que hay que agregar, más como perversión del alma que como enfermedad, una buena dosis de locura totalmente desprovista de sufrimiento, salvo que sea por su bichito, una buena dosis de locura sin demencia, con buen sueño, y en la que cada hora del día es aprovechada para concebir alguna maldad aplicable al vecino más débil.

    • 1987 Muñoz Molina, A. Invierno Lisboa [1995] Esp (CDH )
      A pesar de las grandes cristaleras del fondo, en La Gaviota había una opacidad de encuentros clandestinos, de whisky a deshoras y prudente alcoholismo. Las puertas automáticas se abrieron silenciosamente ante Biralbo. Vio mesas limpias y desiertas con manteles a cuadros, y una barra muy larga en la que no había nadie. Al otro lado de las cristaleras estaba la isla coronada por el faro, y tras ella la lejanía gris de los acantilados y el mar, el verde oscuro de las colinas sesgadas por la niebla. Serenamente, como si fuera otro, recordó una canción: Stormy weather. Eso le hizo acordarse de Lucrecia.
    • 2000 Monsiváis, C. Aires familia [2006] Mx (CDH )

      La religión católica es omnímoda, los otros credos son minoritarios en extremo y la hostilidad antiprotestante se vierte en campañas de odio con gran costo de vidas y propiedades. Pero desde 1960 se produce una transformación inesperada. Por causas que van de la gana de pertenecer a una comunidad compacta al abandono del alcoholismo, millones de personas se convierten en América Latina a las religiones evangélicas, en especial el pentecostalismo, y los credos paraprotestantes (Mormones, Testigos de Jehová).

    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Pe (CDH )

      Para entonces, el Presidente había decidido que el nuevo líder parlamentario, encargado de hacer girar discretamente al Congreso hacia posiciones más aceptables a Estados Unidos y la comunidad occidental, fuera, no Agustín Cabral, sino el senador Henry Chirinos. Él hubiera preferido a Cerebrito, cuya sobriedad de costumbres coincidía con su manera de ser, en tanto que el alcoholismo del Constitucionalista Beodo le repugnaba. Pero eligió a éste porque rehabilitar de golpe a alguien caído en desgracia por decisión reciente de Su Excelencia, podía irritar a gentes del cogollo trujillista, a las que aún necesitaba.

    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      alcoholismo. [...] m. Abuso habitual y compulsivo de bebidas alcohólicas.
    • 2002 Lucena Marotta, F. Qué significa estar sano Esp (CORPES)
      En cuanto a las drogas, también se han considerado anteriormente como causa de muerte en vida, como un cáncer que corroe y deteriora la propia vida, marcándola más allá de aspectos físicos y psíquicos. Obviamente, no hay ningún truco ni secreto para estar sano compatible con el tabaco, el alcoholismo o con las drogas.
    • 2011 Serra Vázquez, L. H. Pobreza Nicaragua Ni (CORPES)
      Como factores contribuyentes a la reproducción de la pobreza, y también como efectos de la misma, se han señalado algunas prácticas culturales, como el alcoholismo, la drogadicción y el juego. Ya hemos señalado que estas representaciones y prácticas no son compartidas por la mayoría de las personas pobres entrevistadas, aunque se mantenga su reproducción social a través de agentes que operan en el ámbito familiar, comunitario, eclesial, escolar y mediático.
    • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
      alcoholismo [...] s.m. Habituación, adicción o dependencia de las bebidas alcohólicas, junto con las consecuencias patológicas, somáticas, psíquicas y sociales de la intoxicación etílica.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      alcoholismo [...]. m. Abuso en el consumo de bebidas alcohólicas. Muchos accidentes de tráfico se deben al alcoholismo.
    • 2021 Jaldín, G. "Dieta mediterránea" Los Tiempos (Cochabamba) Bo (CORPES)
      Para Somoza, lo ideal es incentivar, desde muy temprana edad, a tener una alimentación equilibrada, ya que al "acudir a derivaciones de dietas se puede ocasionar un desorden metabólico". Asimismo, indica que en la dieta mediterránea es común tomar vino, a pesar de que algunas personas no deberían consumir alcohol, por ejemplo, si la persona es propensa al alcoholismo, está embarazada, tiene riesgo de desarrollar cáncer de mama u otras afecciones que el alcohol podría empeorar, puntualiza la nutricionista.
      Acepción en desuso
    1. s. En ocasiones, con el modificador crónico.
      docs. (1885-2012) 2 ejemplos:
      • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )

        — Se morirá de borracho —contestaba Ripamilán.

        — No señor, ¡se muere de hambre...!

        — Se muere de aguardiente.

        — ¡De hambre...!

        Y llegaba don Robustiano al corro y hablaba la ciencia:

        — Yo no acuso a nadie, la ciencia no acusa a nadie; otra es su misión. Yo no niego que el alcoholismo crónico tenga parte en la enfermedad de Barinaga, pero sus efectos, sin duda, hubieran podido cohonestarse—así decía— con una buena alimentación. Además, hoy día el pobre don Santos ya no tiene dinero ni para emborracharse, ya no puede beber de pura miseria... Y aunque ustedes no comprendan esto, la ciencia declara que la privación del alcohol precipita la muerte de ese hombre, enfermo por abuso del alcohol...

      • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
        alcoholismo crónico [...] = alcoholismo [| Habituación, adicción o dependencia de las bebidas alcohólicas, junto con las consecuencias patológicas, somáticas, psíquicas y sociales de la intoxicación etílica].

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas