13.ª Entrega (diciembre de 2022)
Versión del 31/12/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
asaetear v. (1293-)
asaetear, assaetear
Etim. Derivado de saeta, con a- y -ea(r).

Se documenta por primera vez, con la acepción 'disparar saetas u otros proyectiles [a alguien o algo]', en 1293, en la obra titulada Castigos, en la que esta forma verbal aparece flexionada atendiendo a la estructura de la pasiva perifrástica. Desde sus primeras manifestaciones a finales del siglo XIII hasta la actualidad, se localiza en una amplia variedad de tradiciones discursivas, aunque, sobre todo, se registra en tres tipos de composiciones: históricas, literarias y hagiográficas en las que, además de presentar la variante gráfica assaetear, aparece en diferentes construcciones sintácticas. En los repertorios lexicográficos, se consigna por primera vez con este significado en 1495, en el Vocabulario español-latino de Nebrija. Posteriormente, otros diccionarios bilingües, como el Thesaurus utriusque linguae hispanae et latinae de Henríquez (1679) o A new Spanish and English Dictionary de Stevens (1706), darán cuenta de este valor semántico. Más adelante, la Real Academia Española dedicará una entrada a esta forma verbal en el Diccionario de autoridades (1726). A partir de la centuria decimonónica, el verbo asaetear, por influencia de la mitología grecolatina, adquiere un matiz semántico con el cual se hace referencia a las saetas que dispara el dios Cupido para despertar el amor en diferentes individuos. De este matiz semántico se deja constancia en el primer tomo de la obra lexicográfica de Domínguez, Diccionario nacional o Gran diccionario clásico de la lengua española (1846). Con la acepción 'herir o matar [a alguien] con saetas u otros proyectiles', se atestigua por primera vez, a finales del siglo XV, en la Crónica de Enrique IV de Castilla 1454-1474 (c1481-1482). Como en el caso de la primera acepción, el uso del verbo asaetear con este significado se circunscribe a narraciones de ambientación histórica y a obras tanto literarias como hagiográficas. En los repertorios lexicográficos, figura por primera vez en el Tesoro de la lengua castellana (1693-1729) de Ayala Manrique. No obstante, cabe señalar que, un siglo antes, en el Suplemento al Thesoro de la lengua castellana de Covarrubias (1611), aunque no se proporciona una definición sobre este verbo, sí se recoge un testimonio en el que la forma verbal asaetear presenta este significado. Por su parte, la Real Academia Española registrará este significado en su Diccionario de la lengua castellana de 1770. Tras experimentar un proceso metafórico, la voz asaetear adquiere el significado de 'agobiar o acosar [a alguien] [con acciones reiteradas, especialmente con preguntas o peticiones]'. Pese a que este valor semántico se documenta por primera vez en 1613, en una de la novelas ejemplares de M. Cervantes de Saavedra, La ilustre fregona, hasta la centuria decimonónica la forma verbal asaetear no se utiliza en este significado con una cierta frecuencia. Desde entonces, su empleo es recurrente en obras literarias. En los repertorios lexicográficos, se consigna por primera vez en 1852, en el Gran diccionario de la lengua española de Castro y Rossi. Unos años más tarde, la Real Academia Española dejará constancia de este significado en el DRAE de 1884. Con la acepción 'dirigir una mirada intensa o penetrante [a alguien o algo]', se atestigua por vez primera en 1850, en la obra de P. Riesgo titulada La gran artista y la gran señora. Con este valor, que la voz asaetear desarrolla a través de un proceso metafórico, se localiza en diferentes composiciones literarias. Se registra por vez primera con este significado en los repertorios lexicográficos en 1853, en el primer tomo del Diccionario enciclopédico de la lengua española de Gaspar y Roig. Con la acepción 'cantar saetas o cualquier otra composición folclórica', se documenta por primera vez en 1852, en la obra lexicográfica de Castro y Rossi, Gran diccionario de la lengua española. A partir de entonces se registra de manera esporádica en textos periodísticos dedicados a la canción y poesía tradicionales. Con el significado 'emitir [un astro] radiaciones luminosas [sobre alguien o algo]', se atestigua por primera vez en 1857, en La hermana de la caridad, una de las leyendas populares escritas por E. Castelar. Posteriormente, debido a su origen metafórico, se localiza en diferentes obras literarias. En los repertorios lexicográficos, se consigna por vez primera en 1984, en el Diccionario ejemplificado de chilenismos y otros usos diferenciados del español de Chile, redactado bajo la dirección de Morales Pettorino. Pese a que, por esta obra lexicográfica, se pueda adscribir dialectalmente este valor semántico al español de Chile, como revelan los testimonios acopiados, el uso de la forma verbal asaetear con este significado no se restringe a un área geográfica en concreto, sino que se extiende por diferentes países hispanohablantes. Con la acepción 'lanzar el balón con fuerza [a alguien o algo] para marcar un tanto', se documenta por primera vez en 1955, en una noticia deportiva titulada "Fuertes goleadas en el primer grupo, en el que el Zaragoza sigue con el mando" y publicada en Pueblo: Diario del Trabajo Nacional (Madrid). Desde entonces, su empleo con este valor se limita a textos periodísticos adscritos al ámbito del deporte.

En algunos repertorios lexicográficos especializados, como en el Diccionario de la comunicación de Mota Oreja (1988), la voz asaetear, pese a ser una forma verbal, se registra con la siguiente definición encabezada por un sustantivo 'ataques frecuentes contra una persona, entidad o ideología desde uno o más Medios y que responden a un plan preconcebido'. 

Vid. también asaetear (DH 1933-1936). 

  1. >saeta+a–…–ea(r)
    v. tr. Disparar saetas u otros proyectiles [a alguien o algo].
    Esquema sintáctico
    docs. (1293-2022) 77 ejemplos:
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Esp (CDH )

      Movieron de allí las galeas costeando. Heran ya venidos muy mucha gente a la costa de la mar, e yvan las galeas asaeteando en los moros. El capitán yva en un cópano pavesado, e con él dos ballesteros que armavan dos rezias ballestas, faziendo tiros muy devisados, firiendo cavallos e honbres.

    • 2022 Gil, D. B. Forjada tormenta - Esp (BD)
      Asaemon sonrió al tiempo que abría una de las llagas con los dedos. Era profunda. —No son heridas de asta, sino de flecha. Alguien tendió una emboscada a los doshin. Esperaron a que estuvieran cruzando la cornisa, sin espacio para hacer girar a sus monturas, y los asaetearon desde arriba. —Negó con gesto reprobatorio—. Los muy idiotas no quisieron dejar atrás a sus caballos, ni siquiera para acometer el ascenso. Si hubieran ido a pie, probablemente aún estarían vivos.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Esp (CDH )

      Movieron de allí las galeas costeando. Heran ya venidos muy mucha gente a la costa de la mar, e yvan las galeas asaeteando en los moros. El capitán yva en un cópano pavesado, e con él dos ballesteros que armavan dos rezias ballestas, faziendo tiros muy devisados, firiendo cavallos e honbres.

    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) - Esp (BD)
      E fuese tanta contagiosidad: / o pegamiento specialmente que fue en el escupimiento / de la sangre que non solamente / tardando: mas avn mirando vno rescibia / del otro en tanto grado que las gentes / se morian sin seruidores y se enterrauan syn / sacerdotes. El padre no visitaua al fijo ni / el fijo al padre. la caridad era muerta & la / esperança cayda. E nombro yo esta mortandad / grande porque todo el mundo: o quasi / ocupo. E començaua en oriente & assi asaeteando / passo el mundo por nos contra / ocidente. & fue assi grande. que apenas dexo / la quarta parte de las gentes. & no oyda / porque leymos aquella de la cibdad de crathon. / & palestina: & otras en el libro de las epidimias / en el tiempo de Ipocras.
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Assaetear. sagitto. as. sagitta figo.
    • 1516 Anónimo Carta a Cisneros Docs Cisneros Esp (CDH )

      Ylustrisimo y Reverendisimo señor: Yo vine aqui a Malaga desde Cartajena, donde quedo el capitan Diego de Vera a negoçiar e aparejar las cosas convinientes a la armada que vuestra Señoria mando fazer y [esta?] oy de la fecha desta dando la dicha orden con estos señores Regidores desta cibdad. Estando todos juntos llego vn mensagero que venia de vna estançia que tyene puesta av...(roto)...talle, cerca del Alcaçaba a grand priesa dando, mandado que los del Alcaçaba asaeteavan e tiravan a los de la estançia y peleaban con ellos [...].

    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] Esp (CDH )
      Y en esto munchas naciones hicieron a éstas ventaja, porque habían discurrido con la razón cerca de buscar a Dios y salido de aquellos primeros y más rudos tiempos en que a éstas hallamos. Pero éstas a aquéllas y a munchas otras la tuvieron en no cometer por su religión, poca o muncha que tenían, mil disparates y irracionabilidades y ofrecer sacrificios vanos, como algunas de las que arriba quedan declaradas. Y harto poco juicio era el de las que a los truenos y relámpagos amenazaban y con sus flechas asaeteaban y de los que cuando vían el sol, lo blasfemaban, como en el capítulo [119] fue declarado.
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )

      E quiso Nuestro Señor socorrerlos en tanta nescesidad y librarlos desta salvaje generación gigantea, porque muchas veces armaron los arcos y pusieron flechas en ellos, haciendo señales que los querían tirar y asaetearlos. Pasadas tres horas o más que en esto pasaban tiempo, vino un mancebo, que en su aspecto parescía muchacho, y con él otros veinte gigantes, los cuales traían sendos arcos y sus flechas, y cubiertos los estómagos con unos cueros blandos y peludos como de carneros muy finos, y con muy hermosos penachos blancos y colorados, de plumas de avestruces.

    • 1600 Mármol Carvajal, L. Rebelión moriscos [1852] Esp (CDH )

      Los moriscos del lugar de Alcudia y de Paterna se alzaron el primer dia de pascua de Navidad, y como los cristianos que allí moraban entendieron el alboroto que traian, y que se querian rebelar, formando sus mujeres y hijos consigo, se fueron á guarecer á la torre de la iglesia que era fuerte [...]. El beneficiado Arcos se escondió en casa de un moro que solia tener por amigo, llamado Agustin el viejo, el cual le pagó la amistad con entregarle luego á sus enemigos, y ellos le llevaron desnudo y descalzo á la iglesia, adonde estaban los otros captivos que tenian presos, y después los sacaron á matar. Los primeros fueron el beneficiado y Diego Lopez de Lugo, hombre muy rico, señor de la mayor parte del lugar. A estos los desnudaron en cueros, y dándoles muchas bofetadas y puñadas, porque se encomendaban á Dios y á su bendita Madre, los llevaron desde el lugar á una cruz que está en el camino que va á Iñiza, y atándolos al pié della, los asaetearon, y después les dieron muchas estocadas y cuchilladas, hasta que los acabaron de matar; y de la mesma manera á todos los otros cristianos que tenian presos: hubo algunos que tuvieron lugar de huir por las sierras antes que los prendiesen, y estos se salvaron.

    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] Esp (CDH )

      En el día de los Inocentes, los monfís de Farax en el lugar de Laroles untaron con aceite y pez las piernas de los beneficiados Beltrán de las Aves, Bartolomé de Herrera y Rodrigo de Molina, Alonso García, sacristán, y a dos hijos déi, y puestos sobre la brasa los atormentaron. Atáronlos en una traílla y los tiraron con arcabucesy despedaçaron con las espadas. En Mairena, al bachiller Xaurigui, después de haber hambreado cinco días atado y abofeteado, diciéndole, «Perro, ¿cómo no nos llamas a misa?», en forma de cruz puesto le dieron una lançada en el costado derecho, invocando él a Jesu Cristro, le asaetearon, le cortaron las piernas y tendido en el suelo le derramaron un frasco de pólvora en la boca y sobre la cabeça, y en el rostro le dieron fuego, arcabucearon, despedaçaron y le echaron a los perros.

    • 1727 Medrano, M. J. Historia España, II p. 194 Esp (BD)
      Que estos son los propinadores que dan á beber la ponçoña del Dragon en la Copa dorada de Babilonia, que segun la palabra prophetica estiran el arco, cosa amarga, para assaetear en lugares ocultos, á los que no hazen mal.
    • 1775 Ferreras, J. Synopsis historica España, XIV p. 273 Esp (BD)
      Luego dos Moriscos con agudas navajas le empezaron á hacer pedazos los brazos y pies desde los dedos hasta los principios del brazo y lo ultimo de los muslos, en cuyo martyrio dió su espíritu al Señor. Sacaron de la Iglesia el cuerpo arrastrando, haviendole echado un cordel al cuello, y tambien á su Sacristan Francisco Muñoz, al qual atandole al tronco de una oliva, le asaetearon y mataron, y echaron en una hoguera ambos cuerpos, que en breve se hicieron ceniza.
    • 1782 Lpz Ayala, I. Historia Gibraltar p. 276 Esp (BD)
      Acometieron con algazara á la iglesia capitaneados de dos Indios llamados Mapiritu i Amoco. Despues asaetearon al religioso lego, le hirieron de una puñalada mortal, i al fin le dieron tan fiero golpe en la cabeza con una macana que se la dividieron en dos partes.
    • 1788 Alcedo, A. Diccionario geográfico-histórico Indias, IV p. 336 Esp (BD)
      […] tenian sus naturales la bárbara costumbre en las fiestas de sus dioses de degollar dos Indias esclavas, y desollándolas se vestian con las pieles dos Indios que hacian mil ceremonias representando á sus dioses, en cuyo obsequio ponian en seis palos muy altos clavados en tierra otros tantos prisioneros de los que habian hecho en la guerra, aspados, y todos los asaeteaban, dexándolos caer luego desde lo alto antes de morir para sacarles los corazones, y degollándolos entregaban las cabezas á los Sacerdotes, y repartian el cuerpo para comérselo.
    • 1791 Isla, J. F. Trad Año christiano, Croiset p. 457 Esp (BD)
      Pero como desde aquel bárbaro suplicio insultase al Juez, diciéndole que le sirvió de recreacion aquel tormento; añaden otros, que atribuyendo el Gobernador el prodigio á arte mágica, siguiendo el concepto que tenían formado los Gentiles de los Christianos en la execucion de semejantes maravillas, para vengarse de aquel Héroe que se burlaba de sus falsos Dioses, y despreciaba sus castigos; providenció que amarrado á un leño, fuertemente le asaeteasen sus Ministros como lo hicieron con teson y acalorada porfia por todo el discurso de un dia, sin que lograsen herir en lo mas minimo el venerable cuerpo del Santo, defendido por sobrenatural virtud, cuyo maravilloso espectaculo fue causa para que abrazasen la Fe no pocos Gentiles.
    • 1800 Gmz, V. Trad Breve descripcion Jerusalen, Adricomio Delpho p. 179 Esp (BD)
      Por todo el camino hasta Jerusalen nos salían á cada paso quince ó veinte Alarabes con sus arcos y flechas, tan morenos del sol y tan mal vestidos, que parecian al diablo, dando mil gritos á nuestro Trucíman Atala que les diese el gafar, que es cierto portazgo que les pagan todos los que pasan por allí por via de paz porque estos Alarabes no estan sujetos al Gran Turco ni á otro Señor, y no tienen otra renta ni oficio sino es lo que roban: parecen quando salen á nosotros y nos ponen las flechas á los pechos, que nos han de asaetear, y con darles quatro ó seis reales por todos van contentos.
    • 1830 Lpz Soler, R. Bandos Castilla [2003] Esp (CDH )
      Muy crítica era entretanto la situación de Roldán y del caballero negro, y hubiéralo sido más aún si los flecheros de la barbacana no hubiesen asaeteado continuamente a los que se divisaban por las almenas del muro, impidiéndoles de esta suerte el aplicar todos sus esfuerzos contra los dos aislados campeones. Sin embargo, no dejaba de ser muy grande su peligro, e ir cada instante en aumento.
    • 1832 Quintana, M. J. Vidas Núñez Balboa Manuel José Esp (CDH )
      El poco oro recogido en los asaltos que de tarde en tarde hacían, se enviaba por ostentación a Panamá, y a servir también de incentivo que trajese más víctimas al matadero; y ellos en tanto, perdidos siempre entre manglares, sin más alimento que la fruta insípida de aquellos árboles tristes, o las raíces mal sanas de la tierra, cayéndoles continuamente los aguaceros encima, desnudos, hambrientos, enfermos, arrastraban penosamente la vida para estar martirizados mortalmente por los mosquitos, asaeteados por los indios, devorados por los caimanes.
    • 1862 Anónimo Biografía eclesiástica completa, XIV p. 1012 Esp (BD)
      Discurria por el teatro de la muerte el siervo de Dios, acudiendo á la parte donde el peligro era mayor, y poniéndoles el Santísimo Cristo delante á todos ayudaba á morir por morir con cada uno. El martirio se ejecutó en tres tormentos, primero los asaetearon de léjos, luego desde cerca les daban muchas estocadas, y últimamente con unos alfanjes retorcidos, que llaman crizos, les producian las últimas heridas y golpes; y de esta suerte acabó el hermano Fr. Redento, y subió con los demás á tomar su ilustre palma.
    • 1894 Anónimo "Boletín religioso" [20-01-1894] El Diario de Murcia (Murcia) Esp (HD)
      San Sebastián, martir, en Roma, en las Catacumbas. Siendo capitan de la guardia pretoria, en tiempo de Diocleciano, por confesar la fé de Jesucristo, le mandaron atar á un árbol en medio del campo, donde desnudo le asaetearon los soldados y despues le martirizaron con golpes de varas hasta que espiró en el tormento, en el año 288.
    • 1901 Anónimo "Nuestros grabados […] Santa Filomena" [05-08-1901] La Ilustración Artística (Barcelona) Esp (HD)
      Santa Filomena […]. Encerrada primero en una cárcel, hubo de sufrir luego los más terribles tormentos; traspasáronle con clavos pies y manos, arrojáronla al Tíber con una cuerda atada al cuello, claváronla en una cruz y puesta en ella la asaetearon y finalmente fue decapitada. Gregorio XVI la canonizó en 1837 y señaló el 11 de agosto para la celebración de su fiesta.
    • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] Esp (CDH )

      ESCUCHA,oh Dios, mi voz en mi oración: Guarda mi vida del miedo del enemigo.

      Escóndeme del secreto consejo de los malignos; De la conspiración de los que obran iniquidad:

      Que amolaron su lengua como cuchillo, Y armaron por su saeta palabra amarga;

      Para asaetear á escondidas al íntegro: De improviso lo asaetean, y no temen.

    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Guatemala (CDH )
      Los guerreros asaeteaban a las víctimas, cuidando de no herirlas de muerte para prolongar la fiesta y su agonía.

      El cacique tendió el arco y la flecha azul contra el más joven de los prisioneros, para burlarlo, para adorarlo. Los guerreros en seguida lo atravesaron con sus flechas, desde lejos, desde cerca, bailando al compás de los atabales.

    • 1984 Benítez, J. J. Caballo Troya I [1994] Esp (CDH )

      Conforme el «siroco»fue arreciando, los gritos de los «zelotas»—encarados al viento y casi desnudos— se hicieron más y más estentóreos. Las rachas habían empezado a ensañarse con sus cuerpos indefensos, asaeteándoles con millones de partículas de tierra, añadiendo así un nuevo e insoportable suplicio. Levanté la cabeza como pude y, entre las columnas de polvo, más que ver, escuché a uno de los guerrilleros, pidiendo entre aullidos que le rematasen.

    • 1993 Larrañaga, I. Sufrimiento paz [2004] p. 225 Esp (BD)
      Pero, en realidad, el desfigurado era Jesús mismo. Con flechas de todo calibre, disparadas por cazadores raquíticos, lo asaetearon sin compasión, dejándolo malherido y llorando. Pero era Jesús mismo zaherido por sus enemigos.
    • 2006 Dumois, F. "San Francisco Paula" Palabranueva.net. La Habana: palabranueva.net Cu (CORPES)
      El rey de Francia, Luis XI se moría en su castillo a los sesenta años. "Sálvame", clamaba a su médico a quien daba 10 mil escudos mensuales a cambio de una palabra esperanzadora. Cuarenta arqueros tenían orden de asaetear a todo el que se presentase sin previo aviso. Pero un día el rey pensó: "Dios puede más que los médicos". Y desde entonces empezó a hacer novenas, a multiplicar las devociones, a prometer exvotos, a favoreces a las iglesias, a rodearse de reliquias milagrosas, y a buscar hombres que obraban maravillas. Tuvo muchas promesas de curación pero todas fracasaron.
    • 2015 Roa, S. Caballero alba - Esp (BD)
      Como si nos hubieran oído, algunos moros de vanguardia, montados a caballo, abandonaron sus posiciones y bajaron al galope. Un vez llegaron a distancia de tiro, asaetearon a placer a nuestra primera línea y volvieron gruyas en su clásica maniobra de tornafuye. Una y otra vez cabalgaron los sarracenos, hostigando a nuestros compañeros mientras estos subían penosamente la ladera.
    • 2022 Gil, D. B. Forjada tormenta - Esp (BD)
      Asaemon sonrió al tiempo que abría una de las llagas con los dedos. Era profunda. —No son heridas de asta, sino de flecha. Alguien tendió una emboscada a los doshin. Esperaron a que estuvieran cruzando la cornisa, sin espacio para hacer girar a sus monturas, y los asaetearon desde arriba. —Negó con gesto reprobatorio—. Los muy idiotas no quisieron dejar atrás a sus caballos, ni siquiera para acometer el ascenso. Si hubieran ido a pie, probablemente aún estarían vivos.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Esp (CDH )

      Movieron de allí las galeas costeando. Heran ya venidos muy mucha gente a la costa de la mar, e yvan las galeas asaeteando en los moros. El capitán yva en un cópano pavesado, e con él dos ballesteros que armavan dos rezias ballestas, faziendo tiros muy devisados, firiendo cavallos e honbres.

    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) - Esp (BD)
      E fuese tanta contagiosidad: / o pegamiento specialmente que fue en el escupimiento / de la sangre que non solamente / tardando: mas avn mirando vno rescibia / del otro en tanto grado que las gentes / se morian sin seruidores y se enterrauan syn / sacerdotes. El padre no visitaua al fijo ni / el fijo al padre. la caridad era muerta & la / esperança cayda. E nombro yo esta mortandad / grande porque todo el mundo: o quasi / ocupo. E començaua en oriente & assi asaeteando / passo el mundo por nos contra / ocidente. & fue assi grande. que apenas dexo / la quarta parte de las gentes. & no oyda / porque leymos aquella de la cibdad de crathon. / & palestina: & otras en el libro de las epidimias / en el tiempo de Ipocras.
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Assaetear. sagitto. as. sagitta figo.
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Palo para assaetear o picota. palus. i.
    • 1516 Anónimo Carta a Cisneros Docs Cisneros Esp (CDH )

      Ylustrisimo y Reverendisimo señor: Yo vine aqui a Malaga desde Cartajena, donde quedo el capitan Diego de Vera a negoçiar e aparejar las cosas convinientes a la armada que vuestra Señoria mando fazer y [esta?] oy de la fecha desta dando la dicha orden con estos señores Regidores desta cibdad. Estando todos juntos llego vn mensagero que venia de vna estançia que tyene puesta av...(roto)...talle, cerca del Alcaçaba a grand priesa dando, mandado que los del Alcaçaba asaeteavan e tiravan a los de la estançia y peleaban con ellos [...].

    • 1519-1526 Cortés, H. Cartas relación [1988] Esp (CDH )

      Y crea vuestra majestad que era sin comparación el peligro en que nos veíamos todas las veces que les ganábamos estos puentes, porque para ganarlos era forzado echarse a nado los españoles y pasar a la otra parte, y esto no podía ni osaban hacer muchos porque a cuchilladas y a botes de lanza resistían los enemigos que no saliesen de la otra parte. Pero como ya por los lados no tenían azoteas de donde nos hiciesen daño, y de esta otra parte los asaeteábamos, porque estábamos los unos de los otros un tiro de herradura, y los españoles tomaban de cada día mucho más ánimo y determinaban de pasar, y también porque veían que mi determinación era aquélla, y que cayendo o levantando no se había de hacer otra cosa.

    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] Esp (CDH )
      Y en esto munchas naciones hicieron a éstas ventaja, porque habían discurrido con la razón cerca de buscar a Dios y salido de aquellos primeros y más rudos tiempos en que a éstas hallamos. Pero éstas a aquéllas y a munchas otras la tuvieron en no cometer por su religión, poca o muncha que tenían, mil disparates y irracionabilidades y ofrecer sacrificios vanos, como algunas de las que arriba quedan declaradas. Y harto poco juicio era el de las que a los truenos y relámpagos amenazaban y con sus flechas asaeteaban y de los que cuando vían el sol, lo blasfemaban, como en el capítulo [119] fue declarado.
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )

      E quiso Nuestro Señor socorrerlos en tanta nescesidad y librarlos desta salvaje generación gigantea, porque muchas veces armaron los arcos y pusieron flechas en ellos, haciendo señales que los querían tirar y asaetearlos. Pasadas tres horas o más que en esto pasaban tiempo, vino un mancebo, que en su aspecto parescía muchacho, y con él otros veinte gigantes, los cuales traían sendos arcos y sus flechas, y cubiertos los estómagos con unos cueros blandos y peludos como de carneros muy finos, y con muy hermosos penachos blancos y colorados, de plumas de avestruces.

    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )

      Era muy grande el peligro de los nuestros todas las veces el que aquellas puentes les ganaban a los contrarios, porque para ganarlas era forzado echarse a nado los españoles e pasar de la otra parte; y esto ni podían ni osaban hacerlo muchos, porque a cuchilladas e a botes de lanzas resistían los enemigos, defendiendo la salida de la otra parte; pero como ya por los lados no tenían azoteas desde donde hiciesen daño, e desta parte los asaeteaban, porque estaban los unos de los otros a cuarenta pasos o menos, en los españoles cada día se acrescentaba su ánimo e determinación de pasar, conosciendo que ésta era la voluntad del general [...].

    • c1527-1561 Casas, B. HIndias [1994] Esp (CDH )
      [...] y acaecía, no muy raras veces sino munchas [ sic ] y cada día, que por su pasatiempo [había quien] asaeteaba el indio para probar si lo pasaba con su ballesta; y hacían pasar un indio, para con su espada cortallo por medio; pasaba el cordero y dábale un revés y, porque no lo cortaba de un golpe, tornaba a hacer que pasase otro y otros, y así despedazaban cuantos se les antojaban, riendo.
    • c1527-1561 Casas, B. HIndias [1994] 891 Esp (CDH )
      Salieron munchas [ sic ] canoas de indios, con alegría, para los navíos. En un puerto salieron de guerra, queriendo impedir a los cristianos la entrada. Cómo lo hacían con razón y justicia. Cómo los cristianos asaetearon a ciertos indios, y cuán mal hecho fue, y cómo no se habían de ganar por esta vía. Cómo no se han de hacer males por algún fin bueno, aunque salgan dellos bienes.
    • 1600 Mármol Carvajal, L. Rebelión moriscos [1852] 200 Esp (CDH )

      [...] y tomando otro moro la cruz al revés, vueltos los brazos para abajo, fueron donde estaban los cristianos, y comenzaron á deshonrarlos diciéndoles: «Perros, veis aquí lo que vosotros adorais, ¿como no os ayuda agora en la necesidad en que estáis?»Y diciendo esto, escupían la cruz y á los cristianos en las caras. Y por mas escarnio asaetearon y acuchillaron las cruces y las imágines de bulto, y poniendo los pedazos de todo ello y de los retablos en medio la iglesia, le pegaron fuego y lo quemaron. Hecho esto, sacaron de allí el dia de los Inocentes á los sacerdotes, que eran tres clérigos beneficiados, llamados Bartolomé de Herrera, Beltran de las Aves y Rodrigo de Molina, y al sacristan Alonso Garcia, y á dos hijos suyos, y á otros muchos legos que tenian presos de aquel lugar y de los otros cercanos; y antes de matarlos untaron á los clérigos los piés con aceite y pez, y poniéndolos sobre un brasero ardiendo, les dieron cruelísimos tormentos.

    • 1600 Mármol Carvajal, L. Rebelión moriscos [1852] Esp (CDH )

      Los moriscos del lugar de Alcudia y de Paterna se alzaron el primer dia de pascua de Navidad, y como los cristianos que allí moraban entendieron el alboroto que traian, y que se querian rebelar, formando sus mujeres y hijos consigo, se fueron á guarecer á la torre de la iglesia que era fuerte [...]. El beneficiado Arcos se escondió en casa de un moro que solia tener por amigo, llamado Agustin el viejo, el cual le pagó la amistad con entregarle luego á sus enemigos, y ellos le llevaron desnudo y descalzo á la iglesia, adonde estaban los otros captivos que tenian presos, y después los sacaron á matar. Los primeros fueron el beneficiado y Diego Lopez de Lugo, hombre muy rico, señor de la mayor parte del lugar. A estos los desnudaron en cueros, y dándoles muchas bofetadas y puñadas, porque se encomendaban á Dios y á su bendita Madre, los llevaron desde el lugar á una cruz que está en el camino que va á Iñiza, y atándolos al pié della, los asaetearon, y después les dieron muchas estocadas y cuchilladas, hasta que los acabaron de matar; y de la mesma manera á todos los otros cristianos que tenian presos: hubo algunos que tuvieron lugar de huir por las sierras antes que los prendiesen, y estos se salvaron.

    • 1600 Mármol Carvajal, L. Rebelión moriscos [1852] 203 Esp (CDH )
      Y como les respondiese que tenian poca necesidad de darle tan mal consejo, porque él era cristiano sacerdote de Jesucristo, y que habia de morir por su santa fe católica, le hicieron asentar en el suelo delante dellos, y mandaron á los moros mancebos que le jugasen á la ballesta, y después de haberle asaeteado, le dieron muchas cuchilladas y lanzadas, y echándole una soga al pescuezo, le entregaron á los muchachos, que lo llevasen arrastrando hasta un barranco fuera del lugar.
    • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Perú (CDH )
      El governador y sus capitanes, aviendo sabido en el pueblo de Ossachile que la provincia de Apalache —de quien avían oído tantos loores y grandezas, así de la abundancia y fertilidad de la tierra como de los hechos en armas y bravosidades de la gente— estava ya çerca, con cuya ferozidad y valentía tantas amenazas les havían hecho los indios por el camino, diziéndoles que los de Apalache los avían de asaetear, descuartizar, quemar y destruir, desseando verla ya e invernar en ella, si fuesse tan fértil como dezían, no quisieron parar en Osachile más de dos días.
    • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Perú (CDH )
      Empero, viendo que no hazían efecto alguno porque los enemigos no querían llegar a golpe de espada sino asaetearlos de lexos con las flechas, y viendo que los christianos que ivan en las canoas recebían mucho daño por el poco reparo que llevavan, los recogieron a los vergantines dexando los cavallos con la poca defensa de los paveses y cubiertas que con pieles de animales les avían hecho.
    • 1607 Ángeles, J. Consideraciones Cantar [1917] Esp (CDH )
      «Ut sagittent in obscuro rectos corde» (Ps. 10, 3) [para asaetear á escondidas á los que son rectos de corazón]. Llámanse raposillas pequeñas porque, como los otros vicios sean vicios de cuerpo, que no se pueden disimular ni esconder, ellos por su sutileza apenas pueden ser conocidos por lo que son, y por esso tienen poco reparo, porque solos los varones perfectos, á los cuales es dado diferenciar los espíritus, pueden decir con el Apóstol (II Cor., II, 11): «Non ignoramus astutias Sathanae, neque cogitationes ejus».
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Quijote II Esp (CDH )
      Plega al cielo que los jueces que os quitaren el premio primero, Febo los asaetee y las musas jamás atraviesen los umbrales de sus casas. Decidme, señor, si sois servido, algunos versos mayores, que quiero tomar de todo en todo el pulso a vuestro admirable ingenio.
    • 1604-1618 Sandoval, P. HEmperador Carlos V [2003] Esp (CDH )
      [...] dijo que sin algún respeto, sino sólo atendiendo a la necesidad del caso, servicio de su príncipe y honra de su capitán general, le parecía que no sólo no se añadiese gente a la que se solía meter en el foso, sino que se sacasen todos, sin quedar más de veinte y cinco arcabuceros, que haciendo el efecto que al presente hacían todos, no hiciesen más que tirar de ordinario a los que estaban en las trincheas, y que en las casas matas se metiesen otros tantos para que cuando los franceses, creyendo que había mucha gente en el foso, le acometiesen, pudiesen desde ellas asaetearlos, sin algún peligro suyo [...].
    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] Esp (CDH )

      Huyeron de Orán un mulato esclavo y otro mal cristiano a los turcos, y dixeron a Hascén cómo un renegado, que conoció por las señas y nombre que refirieron, de noche daba aviso al Conde de lo que pasaba en su campo. Traído ante él le preguntó si era cristiano o moro, y dixo, «cristiano soy y moriré por la fe de Jesu Cristo». Hízole asaetear, y él tiró la primera flecha.

    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] 328 Esp (CDH )
      Hicieron mucho estrago en ellos los infantes y caballos que salieron de la parte del mar, y se derramaron sin camino de juntarse ni rehacerse en parte alguna, ni para volver a dar calor a los encerrados y perdidos, que dentro de la villa vieja, forçando y animándolos la necesidad, intentaron su remedio defendiéndose en vano; porque el Venegas no dexó salir a pelear con ellos, sino desde las torres y murallas que los cercaban, los asaeteaban con los tiros y minas con morteretes, hasta que desmayaron vista su perdición.
    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] 463 Esp (CDH )

      Abenhumeya mandó a Farax matasen los cristianos, profanasen y derribasen los templos, martiriazasen los sacerdotes los monfís para que no se entendiese su crueldad. A venticuatro de diciembre se alçaron muchos pueblos de la sierra, y en Pitres de Ferreira en la torre de la iglesia se recogieron los cristianos, y con seguro de la vida se entregaron todos a los moros [...].

      Y en Berja, lugar populoso, gran número de labradores ricos y algunos hidalgos ahorcaron, parte asaltaron y quemaron vivos, con los beneficiados y curas Luis de Carvajal, Pedro Venegas, Francisco Iñiguez, que después de açotados los pasaron sobre abrojos de hierro, echaron aceite hirviendo en las llagas y los alancearon; y a la hermana del beneficiado Carvajal dieron muerte a cuchilladas. Los de Alcudia y Paterna mataron los cristianos y al beneficiado Arcos desnudo, y a Diego López ataron y asaetearon al pie de una cruz, y los acabaron a cuchilladas.

    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] Esp (CDH )
      Rompieron las pilas de baptizar, retablos, sagrario, derramaron el olio santo, limpiaron en los corporales las armas de la sangre de los mártires teñidas, vistiéronse los ornamentos eclesiásticos, burlando dellos. Los de Alcudia y Paterna mataron los cristianos, y al beneficiado Arcos y a Diego López de Lugo, noble y rico, los llevaron abofeteando hasta una cruz, a cuyo pie atados los asaetearon y remataron a cuchilladas.
    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] Esp (CDH )

      En el día de los Inocentes, los monfís de Farax en el lugar de Laroles untaron con aceite y pez las piernas de los beneficiados Beltrán de las Aves, Bartolomé de Herrera y Rodrigo de Molina, Alonso García, sacristán, y a dos hijos déi, y puestos sobre la brasa los atormentaron. Atáronlos en una traílla y los tiraron con arcabucesy despedaçaron con las espadas. En Mairena, al bachiller Xaurigui, después de haber hambreado cinco días atado y abofeteado, diciéndole, «Perro, ¿cómo no nos llamas a misa?», en forma de cruz puesto le dieron una lançada en el costado derecho, invocando él a Jesu Cristro, le asaetearon, le cortaron las piernas y tendido en el suelo le derramaron un frasco de pólvora en la boca y sobre la cabeça, y en el rostro le dieron fuego, arcabucearon, despedaçaron y le echaron a los perros.

    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] Esp (CDH )

      Al bachiller Solís asaron entre tocinos. A Cristóbal, muchacho de catorce años, persuadieron con gran instancia, ruegos y amenazas para que fuese moro; y diciendo era fiel cristiano y moriría por serlo antes que renegar, le hirieron con palos y bofetadas, le crucificaron, dieron lançada en el coraçón y le sacaron y arrojaron. Tuvieron atento al martirio a su hermano Francisco, de doce años, porque atemorizado renegase; mas dixo con esfuerço superior a sus días, era cristiano y quería dar la vida como su hermano por Jesu Cristo, y assí le asaetearon y destroçaron a cuchilladas con grandes gritos y algazara, solenizando la satisfación de su tiranía.

    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] 718 Esp (CDH )
      El Peralta caminó en descubierto por su dique sin parar hasta la palizada, por donde era imposible pasar sin alas, habiendo en el fuerte trecientos tiradores sin las picas, y los navíos suyos sobre el costado derecho a tiro de piedra en el mismo canal, que batían de través la gente con artillería y mosquetería sin perder punto, y la arcabucería del fuerte vivamente con espesas ruciadas apresuradas, sin quitar del puesto los españoles, muy a su costa, porque murió Peralta y otros cuarenta como pronosticó, y fueron más de cincuenta los heridos, sin querer los demás retirarse, aunque los asaeteaban, ni poder venir a las manos con los del fuerte. Sancho de Ávila con la espada los retiró por fuerça, haciendo rostro a los rebeldes con la seguridad de ánimo que mostró siempre.
    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] 660 Esp (CDH )
      Para dividir los enemigos se había de acometer por dos partes en haciendo la señal, que eran fuegos. Trayendo Julián Romero el puente de barriles se atascó en un foso, donde en vano trabajaron los soldados para sacarle, y visto era imposible y que los asaeteaban de arcabuzazos de las murallas, por estar descubiertos en unos prados, determinaron echar en el foso otro de barriles más ligero, menos fuerte y ancho.
    • a1620 Quevedo y Villegas, Francisco de Entremés de Diego Moreno [1971] Esp (CDH )

      J usta .-Donayre tiene en quanto dize (o) y haçe el señor capitán. No sé qué tiene. ¿Y cómo es tan hechiçero?

      D octor .-Los demonios carguen con los güesos de la bieja. A todos nos asaetea callando.

      Liçenciado .-Es sanguijuela de bolsas. Mal fin ayáis, mala hembra.

      G utiérrez .-¿No lo dije yo? Lo mismo fuera que le hubieras pedido la cadena, çintillo y sortijas. Es vn Alexandro.

    • 1622 Quevedo Villegas, F. Entremés niño [1981] Esp (CDH )
      Juan : El pobre de Antonio-Alvillo, / fue galán de extraña tema, / asaeteado de dulces / de aposentos y comedias. / La nunca vista le saja, / astillas le hace la nueva, / si escribe Mira de Mosca, / si escribe Lope de Vergas. Antonio :Si vuelan los Antecristos, / con mi dinero se vuelan; / [p. 100] si baja Luisa de Robles, / mis pobres cuartos me cuesta. / No quiere subir Vallejo, / y por ver cómo se queda, / de miedo de las tramoyas / antecristo barbinegra, / pago aposento y confites / si la silban por las fiestas; / si hay hedor, pago el hedor, / que aun no aprovecha que hiedan.
    • 1631 Robles, J. Culto sevillano [1992] Esp (CDH )
      I declaro también que no solo serán vocablos sinples o puros los que son de una sola dicción, como hombre, tiempo, etc., sino también las Perífrasis o Circunloquios de las cosas que no han hallado vocablo sinple con que [Fol. 83r] dezirse, sino siempre se dizen con dos o más, como tirar dardos, i tejas, i ladrillos, que aunque ai verbos con que dezir flechar, i asaetear, i apedrear, i alancear, no hemos llegado a dezir adardear, ni atejear, ni aladrillear, aunque se van introduziendo algunos semejantes (i no malos) como discretear por dezir discreciones, i gallardear por hazer gallardías, i otros assí.
    • 1650-1660 Conde de Rebolledo Ocios [1997] Esp (CDH )
      * / Pues a fuer de Montesinos / quisiste catar a Francia, / adonde de tus bolsillos / habrán hecho cala y cata, / dime si con las trompetas / te dieron las noches malas, / y vinieron los tambores / a tocarte la alborada; / si las damuselas tienen / de invierno otra liña saca, / que a mí que pasé en verano / con flores me asaeteaban; / si ha topado Noguerol / las camareras ingratas, / o las supo convertir / como a las negras sin blanca; / si el visitador visita / religiosas o beatas, / de aquellas setenta y dos / intérpretas abogadas; / que de lo qu'es chocolate, / y más si fue de Guaxaca, / no ha de haber satisfacción / hasta volver a Batavia.
    • 1679 Henríquez, B. ThHispLat Esp (NTLLE)
      Asaetear, aliquem sagittis confodio, configo.
    • 1657-1698 Santos, F. Descripción Escorial Docs HArte español Esp (CDH )
      Está el santo desnudo en el suelo puesto, y asidos los brazos en el palo en que le ataron para asaetearle. La santa matrona, de rostro hermoso y lleno de piedad, tiene en la mano izquierda un vaso, y con la derecha, con grandísima propiedad y gracia, está sacando de él con los dedos el bálsamo o ungüento para ungirle y curarle.
    • 1706 Stevens, J. New Spanish English dictionary Esp (NTLLE)
      Asaetear, to shoot with Arrows. From Saéta, an Arrows.
    • 1726 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      Assaetear. v. a. Tirar saétas con el arco, ó ballesta contra alguno, para herirle y maltratarle.
    • 1727 Medrano, M. J. Historia España, II p. 194 Esp (BD)
      Que estos son los propinadores que dan á beber la ponçoña del Dragon en la Copa dorada de Babilonia, que segun la palabra prophetica estiran el arco, cosa amarga, para assaetear en lugares ocultos, á los que no hazen mal.
    • 1693-1729 Ayala Manrique, J. F. Tesoro LengCast Esp (NTLLE)
      Asaetear. Tirar saetas.
    • 1770 RAE DiccAutoridades 2.ª ed. (NTLLE)
      Asaetear. v. a. Tirar saetas á alguno para herirle ó matarle.
    • 1775 Ferreras, J. Synopsis historica España, XIV p. 273 Esp (BD)
      Luego dos Moriscos con agudas navajas le empezaron á hacer pedazos los brazos y pies desde los dedos hasta los principios del brazo y lo ultimo de los muslos, en cuyo martyrio dió su espíritu al Señor. Sacaron de la Iglesia el cuerpo arrastrando, haviendole echado un cordel al cuello, y tambien á su Sacristan Francisco Muñoz, al qual atandole al tronco de una oliva, le asaetearon y mataron, y echaron en una hoguera ambos cuerpos, que en breve se hicieron ceniza.
    • 1782 Lpz Ayala, I. Historia Gibraltar p. 276 Esp (BD)
      Acometieron con algazara á la iglesia capitaneados de dos Indios llamados Mapiritu i Amoco. Despues asaetearon al religioso lego, le hirieron de una puñalada mortal, i al fin le dieron tan fiero golpe en la cabeza con una macana que se la dividieron en dos partes.
    • 1788 Alcedo, A. Diccionario geográfico-histórico Indias, IV p. 336 Esp (BD)
      […] tenian sus naturales la bárbara costumbre en las fiestas de sus dioses de degollar dos Indias esclavas, y desollándolas se vestian con las pieles dos Indios que hacian mil ceremonias representando á sus dioses, en cuyo obsequio ponian en seis palos muy altos clavados en tierra otros tantos prisioneros de los que habian hecho en la guerra, aspados, y todos los asaeteaban, dexándolos caer luego desde lo alto antes de morir para sacarles los corazones, y degollándolos entregaban las cabezas á los Sacerdotes, y repartian el cuerpo para comérselo.
    • 1791 Isla, J. F. Trad Año christiano, Croiset p. 457 Esp (BD)
      Pero como desde aquel bárbaro suplicio insultase al Juez, diciéndole que le sirvió de recreacion aquel tormento; añaden otros, que atribuyendo el Gobernador el prodigio á arte mágica, siguiendo el concepto que tenían formado los Gentiles de los Christianos en la execucion de semejantes maravillas, para vengarse de aquel Héroe que se burlaba de sus falsos Dioses, y despreciaba sus castigos; providenció que amarrado á un leño, fuertemente le asaeteasen sus Ministros como lo hicieron con teson y acalorada porfia por todo el discurso de un dia, sin que lograsen herir en lo mas minimo el venerable cuerpo del Santo, defendido por sobrenatural virtud, cuyo maravilloso espectaculo fue causa para que abrazasen la Fe no pocos Gentiles.
    • 1800 Gmz, V. Trad Breve descripcion Jerusalen, Adricomio Delpho p. 179 Esp (BD)
      Por todo el camino hasta Jerusalen nos salían á cada paso quince ó veinte Alarabes con sus arcos y flechas, tan morenos del sol y tan mal vestidos, que parecian al diablo, dando mil gritos á nuestro Trucíman Atala que les diese el gafar, que es cierto portazgo que les pagan todos los que pasan por allí por via de paz porque estos Alarabes no estan sujetos al Gran Turco ni á otro Señor, y no tienen otra renta ni oficio sino es lo que roban: parecen quando salen á nosotros y nos ponen las flechas á los pechos, que nos han de asaetear, y con darles quatro ó seis reales por todos van contentos.
    • 1830 Lpz Soler, R. Bandos Castilla [2003] Esp (CDH )
      [...] más allá los flecheros descendiendo de las cumbres asaeteaban a los que revolvían para guarecerse al monte, y al mismo tiempo los demás criados llamaban a los perros por sus nombres ya para reprimir su ardor, ya para inspirarles audacia.
    • 1830 Lpz Soler, R. Bandos Castilla [2003] Esp (CDH )
      Muy crítica era entretanto la situación de Roldán y del caballero negro, y hubiéralo sido más aún si los flecheros de la barbacana no hubiesen asaeteado continuamente a los que se divisaban por las almenas del muro, impidiéndoles de esta suerte el aplicar todos sus esfuerzos contra los dos aislados campeones. Sin embargo, no dejaba de ser muy grande su peligro, e ir cada instante en aumento.
    • 1832 Quintana, M. J. Vidas Núñez Balboa Manuel José Esp (CDH )
      El poco oro recogido en los asaltos que de tarde en tarde hacían, se enviaba por ostentación a Panamá, y a servir también de incentivo que trajese más víctimas al matadero; y ellos en tanto, perdidos siempre entre manglares, sin más alimento que la fruta insípida de aquellos árboles tristes, o las raíces mal sanas de la tierra, cayéndoles continuamente los aguaceros encima, desnudos, hambrientos, enfermos, arrastraban penosamente la vida para estar martirizados mortalmente por los mosquitos, asaeteados por los indios, devorados por los caimanes.
    • 1852 Castro Rossi, A. GDiccLengEsp (NTLLE)
      Asaetear. v. a. Disparar saetas á alguno á fin de ocasionarle heridas y aun la muerte. Usabase en lo antiguo como castigo para los ladrones en despoblado.
    • 1862 Anónimo Biografía eclesiástica completa, XIV p. 1012 Esp (BD)
      Discurria por el teatro de la muerte el siervo de Dios, acudiendo á la parte donde el peligro era mayor, y poniéndoles el Santísimo Cristo delante á todos ayudaba á morir por morir con cada uno. El martirio se ejecutó en tres tormentos, primero los asaetearon de léjos, luego desde cerca les daban muchas estocadas, y últimamente con unos alfanjes retorcidos, que llaman crizos, les producian las últimas heridas y golpes; y de esta suerte acabó el hermano Fr. Redento, y subió con los demás á tomar su ilustre palma.
    • 1878 Santa Coloma, J. Fiestas reales toros [1878] Esp (CDH )
      Recibió de los de tanda, Marqueti y otros, diez chuzazos de castigo, por siete porrazos mayúsculos, y dos trotones asaeteados por los pitones de tan bravo cornúpeto. Tocaron á clavar rehiletes, y se presentaron dos modestos peones llamados «el Chato» Vega, el uno, y Rafael Ardura el otro. El primero colocó un par de sobaquillo, y el segundo par y medio cuarteando bien. La muerte de este toro tocó al antiguo espada Antonio José Suárez, que por más señas, vestia un buen traje azul celeste con bordados de plata, hecho de esprofeso para estas corridas.
    • 1894 Anónimo "Boletín religioso" [20-01-1894] El Diario de Murcia (Murcia) Esp (HD)
      San Sebastián, martir, en Roma, en las Catacumbas. Siendo capitan de la guardia pretoria, en tiempo de Diocleciano, por confesar la fé de Jesucristo, le mandaron atar á un árbol en medio del campo, donde desnudo le asaetearon los soldados y despues le martirizaron con golpes de varas hasta que espiró en el tormento, en el año 288.
    • 1901 Anónimo "Nuestros grabados […] Santa Filomena" [05-08-1901] La Ilustración Artística (Barcelona) Esp (HD)
      Santa Filomena […]. Encerrada primero en una cárcel, hubo de sufrir luego los más terribles tormentos; traspasáronle con clavos pies y manos, arrojáronla al Tíber con una cuerda atada al cuello, claváronla en una cruz y puesta en ella la asaetearon y finalmente fue decapitada. Gregorio XVI la canonizó en 1837 y señaló el 11 de agosto para la celebración de su fiesta.
    • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] Esp (CDH )

      ENJehová he confiado; ¿Cómo decís á mi alma: Escapa al monte cual ave?

      Porque he aquí, los malos flecharon el arco, Apercibieron sus saetas sobre la cuerda, Para asaetear en oculto á los rectos de corazón.
    • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] Esp (CDH )

      ESCUCHA,oh Dios, mi voz en mi oración: Guarda mi vida del miedo del enemigo.

      Escóndeme del secreto consejo de los malignos; De la conspiración de los que obran iniquidad:

      Que amolaron su lengua como cuchillo, Y armaron por su saeta palabra amarga;

      Para asaetear á escondidas al íntegro: De improviso lo asaetean, y no temen.

    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Venezuela (CDH )

      Era yo respecto a ella lo que es en nuestros días cualquier poeta respecto a cualquier campeón del foot-ball, de la natación o del boxeo: es decir, nada. Pero mi humilde superioridad aplastada y oscura tenía su encanto. Mis ensueños limpios de todo aplauso, asaeteados por Violeta y desbaratados por Evelyn, al igual de un arbusto después de una poda, reflorecían a escondidas con más abundancia y mayor intensidad.

    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Venezuela (CDH )

      Desde los muros de la ciudad, otro montón a caballo acomete arrebatadamente; la tierra se borra y viene a formar una turba convulsa y revuelta. Lanzas y patas de caballos asaetean el aire en todos los sentidos.

    • 1933-1944 García Gmz, E. Poetas musulmanes [1944] Esp (CDH )

      Conservada en Notices, 118. Tema trilladísimo.

      Es una morada para cuyos habitantes se sentaron las estrellas: / la voltaria suerte los asaeteó con tino. / De tan vieja que es, parece / la mansión del antiguo Imru-l-Qays en Asasa.
    • 1933-1944 García Gmz, E. Poetas musulmanes [1944] Esp (CDH )

      La segunda diversión resulta de identificación difícil a través de unos versos enigmáticos. Helos aquí:

      Alguien [ o algo ] viaja por el aire: pensarías / que trepa por una escala a lo más alto del cielo. / Aspira a oír furtivamente lo que allí se habla, cosa prohibida, / y por eso lo asaetean varas de madera. / Torbellinos de granizo le apedrean desde los astros de las lanzas: / si no hubiera osado acercarse a ellos, no le apedrearían
    • 1945 García Gmz, E. Disc recepción RAE [1945] Esp (CDH )
      Nadie se ocupó en adquirir conocimientos y las inteligencias se desnudaron de aquellas ricas vestiduras. Las buenas obras [literarias] asaeteaban sin tino los blancos de sus aspiraciones, y las maravillas [del ingenio] andaban errantes y descarriadas, sin que les alcanzasen las dádivas cuando fluían.
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Guatemala (CDH )
      Los guerreros bailaban en la plaza asaeteando a los prisioneros de guerra, adornados y atados a la faz de los árboles.

      Al paso del cacique, un sacrificador, vestido de negro, puso en sus manos una flecha azul.

    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Guatemala (CDH )
      Los pájaros asaeteaban el lago, disparando sus flechas desde el arco del bosque...
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Guatemala (CDH )
      Los guerreros asaeteaban a las víctimas, cuidando de no herirlas de muerte para prolongar la fiesta y su agonía.

      El cacique tendió el arco y la flecha azul contra el más joven de los prisioneros, para burlarlo, para adorarlo. Los guerreros en seguida lo atravesaron con sus flechas, desde lejos, desde cerca, bailando al compás de los atabales.

    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] 139 Esp (CDH )

      Hay que recordar la técnica de los buenos directores en el cine moderno: en la visión profética actualizada, cada estrofa representa una perspectiva estilística diferente: sí, nos recuerda ese cambio constante del punto de enfoque con el que el cinematógrafo asaetea por todas partes la realidad: ya de cerca, ya de lejos, con cien perspectivas.

    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] Cuba (CDH )
      Muchos de ellos, asaeteados por los indios, mondados por los machetes de los negros, eran traídos en parihuelas. Víctor llegó de último, tembloroso, arrastrando las piernas, con los brazos echados sobre los hombros de dos oficiales. Se dejó caer en una butaca, pidiendo mantas y más mantas para envolverse. Pero aun envuelto, arrebujado, metido en frazadas de lana, en ponchos de vicuña, seguía temblando. Sofía observó que tenía los ojos enrojecidos y purulentos. Tragaba saliva con dificultad, como si tuviese la garganta hinchada.
    • 1965 Elizondo, S. Farabeuf [2000] México (CDH )
      Todo esto lo sé porque a fuerza de pensar en ello pude transmitirte, sin desearlo en realidad, esa imagen que se grabó en tu mente y es por ello, también, que al dirigirte a la ventana te detuviste bruscamente asaeteada por el recuerdo de esa imagen incongruente y supusiste, por un momento, que ese signo trazado en el cristal de la ventana representaba, de una manera esquemática, ideográfica por así decirlo, un tigre que aguarda su presa junto al quicio de una puerta que conduce a un quirófano que es el sueño.
    • 1967 Zamora Vicente, A. Discurso recepción RAE, Luces Bohemia [1967] Esp (CDH )
      Con Luces de bohemia, Valle Inclán se incorpora, hijo pródigo, al quehacer de sus colegas de generación, asaeteados por la preocupación de España. Mirando atentamente la circunstancia y la sazón en que ese libro se produce, nos encontramos con un Ramón del Valle Inclán que, ya cansado de una literatura preciosista, ahito de princesas, salones, aristocracia, opulentismo, siente, como todo creador puro, la nostalgia de las visiones sencillas y elementales. Es, en cierto modo, el caso de Rubén Darío.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      Sin tiempo, acelerado por las sobras alcohólicas, me vestí a ciegas, besé la frente de Mary y acudí a la Merceditas para que me ilustrase en qué día vivíamos, asaeteado por el temor de haber dormido, no una y media, sino cuarenta y ocho horas.
    • 1984 Benítez, J. J. Caballo Troya I [1994] Esp (CDH )

      Conforme el «siroco»fue arreciando, los gritos de los «zelotas»—encarados al viento y casi desnudos— se hicieron más y más estentóreos. Las rachas habían empezado a ensañarse con sus cuerpos indefensos, asaeteándoles con millones de partículas de tierra, añadiendo así un nuevo e insoportable suplicio. Levanté la cabeza como pude y, entre las columnas de polvo, más que ver, escuché a uno de los guerrilleros, pidiendo entre aullidos que le rematasen.

    • 1986 Prensa El País, 01/08/1986 [1986] Esp (CDH )
      Por todo ello, las tres naciones latinoamericanas salen de ese período de asesinato de la convivencia con la convicción común de que no basta con restablecer los modos de la democracia, sino que para defenderla, con su corolario inevitable que es la soberanía, hay que fabricar futuro. Una América Latina dividida, rival en muchas de sus producciones, asaeteada de mezquinas querellas históricas, no rebasaría jamás el estatuto de Estado cliente de los poderosos, y hoy, en América, ésa es la receta para perecer en el subdesarrollo.
    • 1991 Quintero, E. Danza jaguar [1991] Venezuela (CDH )
      Pero nada comparable al vértigo de la caída. Me desprendía desde una altura imposible y rodaba por el aire sintiendo en la garganta, las axilas y la planta del pie un hormigueo exquisito que me dejaba sin respiración. Explotaban soles amarillos dentro de mi cabeza mientras mi cuerpo se estremecía como un árbol asaeteado por relámpagos. Luego, vaciado de todo peso, me quedaba tranquilo, flotando en una barca hecha de niebla, que me conducía hasta las orillas del despertar.
    • 1991 Satué, F. J. Carne [1991] 166 Esp (CDH )
      Las sacudidas de su goce resultaban las más violentas, mas no por ello se conformaba. Pedía con rabia la sumisión de Amelia y de Nuria; las insultaba, escupía, y sólo parecía feliz cuando era sometida bajo la fuerza, cuando la reducían a un objeto vibrante asaeteado por bruscas penetraciones, azotes y mordiscos, si no rogaba que la arañasen, abriendo su sexo con una irrefrenable ferocidad, provocando, riendo enajenada para despejar el camino.
    • 1993 Larrañaga, I. Sufrimiento paz [2004] p. 225 Esp (BD)
      Pero, en realidad, el desfigurado era Jesús mismo. Con flechas de todo calibre, disparadas por cazadores raquíticos, lo asaetearon sin compasión, dejándolo malherido y llorando. Pero era Jesús mismo zaherido por sus enemigos.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Perú (CDH )

      Bajó de un salto, y, aunque estaba oscuro, localizó de inmediato el gran charco de aguas pestilentes. La inmundicia líquida seguía manando de la cañería rota, y, además de barro y hediondez, había constelado la atmósfera de mosquitos que acudieron a asaetearlos.

    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      asaetear. tr. Disparar saetas contra alguien.
    • 2006 Dumois, F. "San Francisco Paula" Palabranueva.net. La Habana: palabranueva.net Cu (CORPES)
      El rey de Francia, Luis XI se moría en su castillo a los sesenta años. "Sálvame", clamaba a su médico a quien daba 10 mil escudos mensuales a cambio de una palabra esperanzadora. Cuarenta arqueros tenían orden de asaetear a todo el que se presentase sin previo aviso. Pero un día el rey pensó: "Dios puede más que los médicos". Y desde entonces empezó a hacer novenas, a multiplicar las devociones, a prometer exvotos, a favoreces a las iglesias, a rodearse de reliquias milagrosas, y a buscar hombres que obraban maravillas. Tuvo muchas promesas de curación pero todas fracasaron.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      asaetear. tr. Disparar saetas contra alguien.
    • 2015 Roa, S. Caballero alba - Esp (BD)
      Como si nos hubieran oído, algunos moros de vanguardia, montados a caballo, abandonaron sus posiciones y bajaron al galope. Un vez llegaron a distancia de tiro, asaetearon a placer a nuestra primera línea y volvieron gruyas en su clásica maniobra de tornafuye. Una y otra vez cabalgaron los sarracenos, hostigando a nuestros compañeros mientras estos subían penosamente la ladera.
    • 2022 Gil, D. B. Forjada tormenta - Esp (BD)
      Asaemon sonrió al tiempo que abría una de las llagas con los dedos. Era profunda. —No son heridas de asta, sino de flecha. Alguien tendió una emboscada a los doshin. Esperaron a que estuvieran cruzando la cornisa, sin espacio para hacer girar a sus monturas, y los asaetearon desde arriba. —Negó con gesto reprobatorio—. Los muy idiotas no quisieron dejar atrás a sus caballos, ni siquiera para acometer el ascenso. Si hubieran ido a pie, probablemente aún estarían vivos.
    1. v. En pasiva perifrástica.
      Esquema sintáctico
      docs. (1293-2018) 13 ejemplos:
      • 1293 Anónimo Castigos [1992] fol. 106v Esp (CDH )
        Por ende asi commo los dios amaua / amauan lo todas las gentes & los enperadores E / quando fue menester paresçio qual era en Resçebir tan fuerte / martirio & por la verdat dela fe fue todo asaeteado bien / commo erizo E esta virtud alaban mucho los filosofos / de commo los antiguos mas quesieron morir por dezir / verdat que biuir callando la verdat [...].
      • 2018 Alonso, R. "Masacre Fetterman" ABC. Madrid: abc.es Esp (CORPES)
        Una vez se dieron de bruces con los indios, ya era demasiado tarde para la retirada. Fueron cercados en unos barrancos y asaeteados con saña por los nativos. Grummond y sus hombres, que iban a la cabeza, trataron de dar la vuelta y encontrarse con la infantería de Fetterman, pero sus esfuerzos cayeron en saco roto. Se vieron obligados a luchar (y a morir) por separado. "Tan intensa era la lluvia de flechas que caía sobre ese pequeño grupo de azul que los indios corrían más riesgo de ser heridos por el fuego amigo que por las balas de los soldados", comenta Cozzens en su obra.
      • 1293 Anónimo Castigos [1992] fol. 106v Esp (CDH )
        Por ende asi commo los dios amaua / amauan lo todas las gentes & los enperadores E / quando fue menester paresçio qual era en Resçebir tan fuerte / martirio & por la verdat dela fe fue todo asaeteado bien / commo erizo E esta virtud alaban mucho los filosofos / de commo los antiguos mas quesieron morir por dezir / verdat que biuir callando la verdat [...].
      • c1400 Anónimo Biblia (Esc. I-j-4) Pentateuco [1953] Esp (CDH )
        Et aterminaras al pueblo al derredor, diziendo; guardese cada vno de vos de sobir enla sierra, nin que toque en parte della; qual quiera que llegare enla sierra, muerte morra. Et non toque ninguno enel monte; sy non, de piedra sera apedreado e de saetas sera asaeteado; asy bestia como varon non podra beuir; quando sintiere la bozina, suban ellos al monte.
      • c1439 Mena, J. Comentario Coronación [1989] 114 Esp (CDH )
        El noveno signo es nonbrado Sagitario e es atribuido a novienbre porque en él somos asaeteados de lluvias de gruesas gotas e de granizos e espesas nuves. El déçimo signo es dicho Capricornio, éste es atribuido a dezienbre e aquesto porque así como la cabra es animalia que se encarama e sube en paçiendo, bien así en el mes de dezienbre se comiença a sobir e a esconder quanto a la distançia de nuestro uso.
      • 1511 Anónimo Trad Tirante Martorell [1974] Esp (CDH )
        E ayúdame otra razón para confirmación de lo que yo creo, que como te vi desnudo sin camisa, mirando tu gentil y bien proporcionado cuerpo, semejante al de San Sabastián, que fue asaeteado, y el tuyo fue visto lleno de heridas, en las quales se muestra que el que te las dio no teníe mucha piedad de ti, ni creo que como las rescebiste tú dormías ni tus manos no devían estar uciosas.
      • 1583 Ribadeneira, P. Vida SIgnacio de Loyola [1965] Esp (CDH )
        Porque el hermano Pedro Correa y el hermano Juan de Sosa, portugueses de nación, yendo a predicar el Evangelio a los pueblos ibirrajaros, fueron asaeteados por los carijes, gente bárbara y feroz, degollados estando de rodillas en oración.
      • 1594 Villegas, A. Fructus sanctorum [1988] Esp (CDH )
        Aunque pudo tanto, favorecido de Dios, con los que le llevavan preso, que los libró de las cadenas de Satanás y los hizo cristianos, y por Cristo padecieron martirio. Él fue açotado con varas de yerro, abrasada su cabeça con planchas de yerro hechas fuego. Assentáronle en un escaño de metal, poniéndole fuego debaxo. Fue atado a un palo y asaeteado. Y como siempre se mostrasse constante, fue degollado.
      • 1675 Villaviciosa, S. Entremés poetas locos Vergel de entremeses Esp (CDH )
        Oy este villancico que hize en Flandes. / Glorioso San Sebastian, / Santo bienaventurado, / que fuisteis asaeteado / sin prenderos la Hermandad, / sois abogado de aqueste, / y de aquel, y de la peste, / que los Poetas lo son.
      • 1753 Flórez Setién, E. España sagrada, X p. 308 Esp (BD)
        Por ventura no fueron ensalzados nuestros antepassados por el culto de los Dioses, que hacen subsistir hasta los mismos elementos? Los Christianos al contrario, no han sido consumidos con mil miserias? No fueron unos crucificados; otros atados a troncos, y asaeteados, por haver despreciado el culto de los dioses? Tú sin dudas has errado por ignorancia; y en fuerza de esto he tenido por bien disculparte con clemencia, pues no es razon que pierdas la flor de tu famosa juventud, ni que se proceda contra la gloria de tu nobleza, como si fueras de linage vil y desconocido.
      • 1872 Fuentes Ponte, J. Murcia que se fue [1872] Esp (CDH )

        Los comediantes de Santa Catalina oí decir que cuando pasó San Sebastian del convento de San Agustin, tiráronle la siguiente jacarandilla á lo divino.

        Glorioso San Sebastian, / Santo bienaventurado, / que fuísteis asaeteado / sin prenderos la hermandad. / Sois abogado de aquel, / y de aqueste, / y de la peste, / pero no del neguijon. /
      • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] Esp (CDH )

        Y estén apercibidos para el día tercero, porque al tercer día Jehová descenderá, á ojos de todo el pueblo, sobre el monte de Sinaí.

        Y señalarás término al pueblo en derredor, diciendo: Guardaos, no subáis al monte, ni toquéis á su término: cualquiera que tocare el monte, de seguro morirá:

        No le tocará mano, mas será apedreado ó asaeteado; sea animal ó sea hombre, no vivirá. En habiendo sonado largamente la bocina, subirán al monte.

      • 1995 Prensa La Vanguardia, 16/01/1995 [1994] Esp (CDH )
        Además de traerse a un Miguel Bosé falsamente señalado como portador de sida, Milá moderó un virulento debate sobre la credibilidad de los periodistas en el que la prensa fue asaeteada. Programas después tuvo lugar un sonado episodio: "Yo he venido aquí a hablar de mi libro", bramó en directo Francisco Umbral, que se sintió engañado porque no se atacaba el tema para el que había sido invitado. La segunda etapa de "Queremos saber" (de septiembre a diciembre de 1993) pasó más inadvertida.
      • 1997 Calvo Serraller, F. HArte [1997] Esp (CDH )
        Se trata de una composición muy difícil y compleja por el apelotonamiento de las figuras en un primer plano, en torno a la elevada de San Sebastián, atado a un árbol mientras es asaeteado. Desde el punto de vista de la perspectiva, el cuadro está resuelto con brillantez, y son impresionantes todas y cada una de las figuras representadas en diversas posturas muy elaboradas.
      • 2018 Alonso, R. "Masacre Fetterman" ABC. Madrid: abc.es Esp (CORPES)
        Una vez se dieron de bruces con los indios, ya era demasiado tarde para la retirada. Fueron cercados en unos barrancos y asaeteados con saña por los nativos. Grummond y sus hombres, que iban a la cabeza, trataron de dar la vuelta y encontrarse con la infantería de Fetterman, pero sus esfuerzos cayeron en saco roto. Se vieron obligados a luchar (y a morir) por separado. "Tan intensa era la lluvia de flechas que caía sobre ese pequeño grupo de azul que los indios corrían más riesgo de ser heridos por el fuego amigo que por las balas de los soldados", comenta Cozzens en su obra.
    2. part-adj. Participio-adjetivo de asaetear.
      docs. (1449-2017) 31 ejemplos:
      • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] 380 Esp (CDH )
        E tantas heran, que los que tenían jaques o sobrevistas, heran tantas las frechas que paresçían asaeteados. La bandera, e el que la tenía, hera tan lleno de frechas, e tenía tantas alderredor de sí, como un toro quando anda en el coso corrido; sino que le manparavan las buenas armas que tenía, aunque en algunos lugares ya heran falsadas.
      • 2017 Loureiro, M. Veinte Esp (CORPES)
        Desde donde estaba podía divisar al menos diez cuerpos, todos cubiertos de sangre. Una mujer yacía colgada del pescante de una carreta, con la garganta abierta de par en par y el pelo apelmazado por su propia sangre reseca. En la mano aún sostenía una navaja de afeitar. Justo a su lado asomaba el pie de un niño pequeño, cuyo cuerpo estaba oculto en el interior de la carreta. Era una imagen tan espeluznante que Clío desvió la mirada y al hacerlo descubrió más alejado de la hoguera el cuerpo asaeteado de otra mujer, joven y con aspecto fornido. Tenía flechas clavadas en la espalda, en el pecho, y una más le atravesaba el ojo izquierdo. La explosión del globo ocular había dejado un rastro pastoso en sus mejillas que recordaba al glaseado de una tarta. Su boca estaba abierta en una expresión de sorpresa, como si no se pudiese creer que estaba muerta.
      • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] 380 Esp (CDH )
        E tantas heran, que los que tenían jaques o sobrevistas, heran tantas las frechas que paresçían asaeteados. La bandera, e el que la tenía, hera tan lleno de frechas, e tenía tantas alderredor de sí, como un toro quando anda en el coso corrido; sino que le manparavan las buenas armas que tenía, aunque en algunos lugares ya heran falsadas.
      • c1450 Anónimo Trad Teseida Boccaccio [1991] Esp (CDH )

        Al qual Palamón respondió: "Yo no sé Arçita de quál parte me hallo nueba mente asaeteado".

        Arçita dixo: "Así me a llagado a mí que el dolor me matara si de aquella deesa non soy ayudado".

      • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
        Assaeteado. sagitta confixus.
      • 1481-1496 Encina, J. Cancionero [1996] Esp (CDH )
        Aquí vi la triste Fedra, / que con sus manos fue muerta, / y al que se enhorcó a la puerta / de la que se tornó piedra; / aquí estava lastimada / la desamparada Dido, / Y a Pocris, assaeteada / con la mano desdichada / de Céfalo, su marido. /
      • 1516 Bernal, F. Floriseo [2003] Esp (CDH )
        E como allegasse cerca, vido cómo uno de sus compañeros hazía batalla con dos salvajes, e andava tan lleno de frechas como si estoviera asaeteado. E fue a todo correr e púsose tan cerca d'él un salvaje que le pudo herir de muy rezios golpes con su espada, e tanto le aquexó con ellos que del uno que le dio por el vientre le hizo caer con las tripas de fuera al suelo.
      • 1536-1541 Motolinía HIndios Nueva España [1970] México (CDH )

        Hacíase en este mismo día otra mayor y nunca oída crueldad, y era que aquellos seis palos que la víspera de la fiesta habían levantado, en lo alto ataban y aspaban seis hombres cautivos en la guerra, y estaban debajo a la redonda más de dos mil muchachos y hombres con sus arcos y flechas, y éstos, en bajándose los que habían subido a los atar a los cautivos, disparaban en ellos las saetas como lluvia; y asaeteados y medio muertos subían de presto a los desatar, y dejábanlos caer de aquella altura, y del gran golpe que daban se quebrantaban y molían los huesos todos del cuerpo [...].

      • 1589 Pineda, J. Diálogos Agricultura cristiana [1963-1964] Esp (CDH )
        Todos dicen que por haber querido forzar a la diosa Latona, madre del dios Apolo y de la diosa Diana, fué muerto de los hijos dichos asaeteado; sino que Higinio dice que Juno con celos de que Júpiter, su marido, se hobiese revuelto con Latona, puso a Ticio, valentísimo para cualquiera bellaquería, que la forzase, y él lo intentó, y Júpiter le alcanzó con un rayo y muerto le sumió en el infierno con esta pena, que siempre esté un buetre desgarrándole el hígado; mas, si mucho le come, mucho le renasce, y ansí nunca su pena desfallece.
      • 1592 Góngora Argote, L. Letrilla 43 Letrillas Esp (CDH )
        / ¡Ya no más, ceguezuelo hermano, / ya no más!] / Tan asaeteado estoy, / que me pueden defender / las que me tiraste ayer / de las que me tiras hoy; / si ya tu aljaba no soy, / bien a mal tus armas echas, / pues a ti te faltan flechas / y a mí donde quepan más.
      • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] 220 Perú (CDH )
        ¡Ah, Madre de Dios de Guadalupe, que me habéis traído a morir asaeteado en este desierto donde no sabrán de mí! A vos me encomiendo. Y diciendo esto, íbamos Miguel Juárez y yo apareados, que le dije no se quitase de mi lado; y embestimos con los indios, y permitiéndolo Dios dimos con dos indios muertos de dos estocadas, que los pasamos de parte a parte y herimos a otros, que los estoques eran buenos.
      • c1790 Rdz Arellano, V. Celoso D. Lesmes [2003] Esp (CDH )
        MARCELAEsperad: Señor, si acaso / os mereció mi belleza / alguna atención, os pido / que moderéis la sentencia.ANDRÉS Tu súplica mi furor / enciende más, pues es seña / el ardor con que intercedes / del amor que le profesas; / atadle a un árbol al punto, / y asaeteado muera. LESMES¿Pues soy yo San Sebastián?ROSASeñor, a vuestra clemencia / atended.TODOSPerdón, piedad.
      • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas VI [2003] Perú (CDH )
        Algunos, y eran los menos, mandaban pintar un San Lorenzo sobre parrillas, un San Sebastián asaeteado, un San Pedro crucificado boca abajo, un San Cristóbal con el niño a cuestas o cualquier otro santo de su devoción. Así varias calles quedaron bautizadas con el nombre del adefesio pintado.
      • 1919 Asín Palacios, M. Escatología musulmana Divina Comedia [1961] Esp (CDH )
        Empezamos a marchar y nos encontramos con unos hombres y mujeres que llevaban desgarradas las comisuras de sus labios. Dije: — «¿Quienes son éstos?» Respondióme: — «Éstos son los que dicen y no hacen». / Y marchamos después y nos encontramos con unos hombres y mujeres, cuyos ojos eran vaciados y sus orejas asaeteadas. Dije: — «¿Quiénes son éstos?» Respondióme: — «Éstos son aquellos cuyos ojos miran lo que no debieran ver y cuyas orejas oyen lo que no debieran oír». /
      • a1936 Nogales Méndez, R. Memorias [1991] Ve (CDH )

        En Rancho Tigre, se habían matado más de ochenta jaguares durante los dos primeros años de haberse iniciado su construcción. Los jaguares habitualmente permanecen en los pantanos rodeados de yerba hasta que cae la noche, cuando el hambre los hace moverse, roncando y rugiendo en busca de matanza. También cuando la yerba es incendiada por los indios. Entonces sus robustos cuerpos manchados caen abatidos, asaeteados por cientos de envenenadas flechas.

      • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 124 Cuba (CDH )
        En ese prodigioso Mar de las Islas, hasta los guijarros del Océano tenían estilo y duende; los había tan perfectamente redondos que parecían pulidos en tornos de lapidarios; otros eran abstractos en forma, pero danzantes en anhelo, levitados, espigados, asaeteados, por una suerte de impulso brotado de la materia misma.
      • 1955-1971 Valente, J. A. Punto cero [1972] Esp (CDH )
        Cómo han envejecido nuestros poemas / (como cartas de amor destinadas a nadie), / cómo han ido cayendo de sus dientes abajo, / acribillados, / asaeteados, / náufragos. / En el gran muro blanco / la ejecución de nuestros actos no es sangrienta. /
      • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] 109 Ecuador (CDH )
        El número de los que quedaron en el campo fue enorme. Con un gran botín de guerra regresó Atahualpa a Quito donde ejecutó sin demora al traidor Chapera, atormentó a Atoco hasta hacerle declarar cuanto necesitaba saber para defenderse mejor de Huáscar y, por último, lo mandó matar asaeteado. Ordenó luego a sus generales que se detuviesen, pues Atahualpa deseaba la paz y esperaba conocer la actitud de Huáscar después de esta derrota.
      • 2017 Loureiro, M. Veinte Esp (CORPES)
        Desde donde estaba podía divisar al menos diez cuerpos, todos cubiertos de sangre. Una mujer yacía colgada del pescante de una carreta, con la garganta abierta de par en par y el pelo apelmazado por su propia sangre reseca. En la mano aún sostenía una navaja de afeitar. Justo a su lado asomaba el pie de un niño pequeño, cuyo cuerpo estaba oculto en el interior de la carreta. Era una imagen tan espeluznante que Clío desvió la mirada y al hacerlo descubrió más alejado de la hoguera el cuerpo asaeteado de otra mujer, joven y con aspecto fornido. Tenía flechas clavadas en la espalda, en el pecho, y una más le atravesaba el ojo izquierdo. La explosión del globo ocular había dejado un rastro pastoso en sus mejillas que recordaba al glaseado de una tarta. Su boca estaba abierta en una expresión de sorpresa, como si no se pudiese creer que estaba muerta.
      • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] 380 Esp (CDH )
        E tantas heran, que los que tenían jaques o sobrevistas, heran tantas las frechas que paresçían asaeteados. La bandera, e el que la tenía, hera tan lleno de frechas, e tenía tantas alderredor de sí, como un toro quando anda en el coso corrido; sino que le manparavan las buenas armas que tenía, aunque en algunos lugares ya heran falsadas.
      • c1450 Anónimo Trad Teseida Boccaccio [1991] Esp (CDH )

        Al qual Palamón respondió: "Yo no sé Arçita de quál parte me hallo nueba mente asaeteado".

        Arçita dixo: "Así me a llagado a mí que el dolor me matara si de aquella deesa non soy ayudado".

      • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
        Assaeteado. sagitta confixus.
      • 1481-1496 Encina, J. Cancionero [1996] Esp (CDH )
        Aquí vi la triste Fedra, / que con sus manos fue muerta, / y al que se enhorcó a la puerta / de la que se tornó piedra; / aquí estava lastimada / la desamparada Dido, / Y a Pocris, assaeteada / con la mano desdichada / de Céfalo, su marido. /
      • 1516 Bernal, F. Floriseo [2003] Esp (CDH )
        E como allegasse cerca, vido cómo uno de sus compañeros hazía batalla con dos salvajes, e andava tan lleno de frechas como si estoviera asaeteado. E fue a todo correr e púsose tan cerca d'él un salvaje que le pudo herir de muy rezios golpes con su espada, e tanto le aquexó con ellos que del uno que le dio por el vientre le hizo caer con las tripas de fuera al suelo.
      • 1528 Osuna, F. Abecedario espiritual 1.ª parte [2004] Esp (CDH )
        [...] otros se doliessen dél solamente porque moría, como nos dolemos de un assaeteado, aunque sea culpado, si muere teniendo contrición, ca pues nos dolemos de un pollo que lleva el milano, también nos devemos naturalmente doler de qualquiera que lleva la muerte, este tal, por muchos que tuviesse que de la forma ya dicha se doliessen con él, en no tener consigo ninguno de los suyos que le conocían para que o muriesse con él o clamasse contra tal injusticia, podía dezir con verdad que no tenía quien le consolasse, pues todos los que con él se dolían estavan engañados en el conocimiento.
      • 1539 Anónimo Parayso Infierno [1913] 288 Esp (CDH )
        Burlas de mi cara triste? / hornezino, / cuerpo de rancio tocino, / cara de lobo hambriento, / desarrapado, mugriento, / descolorido, cetrino, / cara de mastin barzino, / assaeteado! / nunca comas buen bocado, / tu muger te lleue vn frayle, / y a tu hija Juan Perayle, / & tu estes desesperado!
      • 1536-1541 Motolinía HIndios Nueva España [1970] México (CDH )

        Hacíase en este mismo día otra mayor y nunca oída crueldad, y era que aquellos seis palos que la víspera de la fiesta habían levantado, en lo alto ataban y aspaban seis hombres cautivos en la guerra, y estaban debajo a la redonda más de dos mil muchachos y hombres con sus arcos y flechas, y éstos, en bajándose los que habían subido a los atar a los cautivos, disparaban en ellos las saetas como lluvia; y asaeteados y medio muertos subían de presto a los desatar, y dejábanlos caer de aquella altura, y del gran golpe que daban se quebrantaban y molían los huesos todos del cuerpo [...].

      • 1547 Fernández, J. Belanís [1997] II, 211 Esp (CDH )
        [...] donde según el desmayo que Perianeo tenía, la muerte no se le escusara, aunque de guisa que poco menos varato la comprara don Belianís si a esta ora, donde la batalla se hazía, no llegaran quatro caualleros a tal tie mpo que ya la mañana auía alumbrado la media parte del mu ndo, por los quales en la d euisa de sus armas que negras con vn coraçó n asaeteado, como vos diximos, hera n , fue conocido el príncipe de Persia y pesándoles de lo hallar en tanto aprieto cegándoles el sentido de la razón lo que como buenos caualleros heran obligados, en vn punto se apearon y poniendo mano a sus espadas se fuero n con tra el príncipe don Belianís [...].
      • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] Esp (CDH )

        Celebrábase aquel día otro sacrificio no menos que los dichos lamentable. En aquellos seis palos, que en la vigilia desta fiesta se habían empinado, ataban aspados seis captivos en guerra, estando abajo a la redonda más de dos mil hombres y muchachos, todos con sus arcos y flechas; los cuales, luego que se habían bajado los que los habían ido a atar, disparaban en ellos infinitas flechas, y así asaeteados, medio muertos, dejábanlos caer de aquella altura abajo y del gran golpe que daban, los huesos se quebrantaban y machucaban.

      • c1527-1561 Casas, B. HIndias [1994] Esp (CDH )

        Con todo esto se acercaban y peleaban con piedras *[[(no con hondas *tiradas, sino con las manos porque hondas nunca las usaron ni las alcanzaron)]] de que allí había *grande abundancia, con su grita, que ponían en el cielo, mostrando siempre grande gana de pelear y echar de su tierra [a] los que destruidores de su nación estimaban. No desmayaban porque vían [ sic ] caer munchos [ sic ] de sí mismos asaeteados; antes parecía que cobraban vigor.

      • 1589 Pineda, J. Diálogos Agricultura cristiana [1963-1964] Esp (CDH )
        Todos dicen que por haber querido forzar a la diosa Latona, madre del dios Apolo y de la diosa Diana, fué muerto de los hijos dichos asaeteado; sino que Higinio dice que Juno con celos de que Júpiter, su marido, se hobiese revuelto con Latona, puso a Ticio, valentísimo para cualquiera bellaquería, que la forzase, y él lo intentó, y Júpiter le alcanzó con un rayo y muerto le sumió en el infierno con esta pena, que siempre esté un buetre desgarrándole el hígado; mas, si mucho le come, mucho le renasce, y ansí nunca su pena desfallece.
      • 1592 Góngora Argote, L. Letrilla 43 Letrillas Esp (CDH )
        / ¡Ya no más, ceguezuelo hermano, / ya no más!] / Tan asaeteado estoy, / que me pueden defender / las que me tiraste ayer / de las que me tiras hoy; / si ya tu aljaba no soy, / bien a mal tus armas echas, / pues a ti te faltan flechas / y a mí donde quepan más.
      • a1596 Vega Carpio, L. Donaires Matico [1997] Esp (CDH )
        Matico No, muchacho. / Noble fui, mas un borracho / burlóme y dejóme ansí. / Sacóme de mi regalo; / ¡plegue a Dios que yo le vea, / como mi alma desea... / ¡asaeteado en un palo! BelardoMuy soberbio me pareces.MaticoMerece esta maldición, / que es un bellaco ladrón / que se ha casado dos veces.
      • a1598 Cabrera, A. Consideraciones Evangelios Epìfanía [1906] Esp (CDH )
        Oid á David en aquel salmo donde habla como uno que asaeteado desde el palo hablase con el cuadrillero pidiéndole se compadeciese de sus dolores. — Señor, no pase adelante vuestro furor ni me castiguéis con ira; basta que estoy aquí atravesado con mil saetas de dolores; ya habéis apesgado vuestra mano para mi tormento, sin que en mi cuerpo quede lugar sin herida delante vuestra ira.
      • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] 220 Perú (CDH )
        ¡Ah, Madre de Dios de Guadalupe, que me habéis traído a morir asaeteado en este desierto donde no sabrán de mí! A vos me encomiendo. Y diciendo esto, íbamos Miguel Juárez y yo apareados, que le dije no se quitase de mi lado; y embestimos con los indios, y permitiéndolo Dios dimos con dos indios muertos de dos estocadas, que los pasamos de parte a parte y herimos a otros, que los estoques eran buenos.
      • 1609 Eslava, A. Noches invierno [1986] 162 Esp (CDH )
        Hácele enemigo de placer y de compañía, y amigo de soledad, melancólico, lleno de sospiros y pasiones, rodeado de penas, atormentado de aflicción, martirizado de deseos, sustentado de esperanzas, instigado de desesperación, fatigado de pensamientos, congojado de crueldad, afligido de sospechas, asaeteado de celos, atribulado sin descanso, trabajado sin reposo, acompañado siempre de dolor y con mil respetos y desdenes que jamás le faltan al que ama
      • 1610 Quevedo Villegas, F. Sueño Muerte [1993] 220 Esp (CDH )
        [...] y es cierto que son diablos los Medicos, pues vnos y otros andan tras los malos y huien de los buenos, y todo su fin es que los buenos sean malos y que los malos no sean buenos jamas. Venian todos vestidos de Reçeptas y coronados de Erres asaeteadas con que empieçan las reçeptas, y considerè que los Dotores ablan a los Boticarios diçiendoles, Reçipe, que quiere deçir Reçiue. De la misma manera abla la madre a la hija, y la cudiçia al mal ministro. Deçir que en la receta ay otra cosa que erres asaeteadas por delinquentes, y luego Ana, Ana, Ana, que juntas haçen Anas para condenar vn justo!
      • 1618 Espinel, V. Marcos Obregón [1972] Esp (CDH )
        "Si es tan pesado como vos, el diablo podrá digerillo, que ya yo me acuerdo haberos visto a vos o a otro que se os parecía asaeteado en Sierra Morena". Riyóse Roque, y le dijo: "óyete, bestia, que el paje habla muy bien: y a vos os digo, gentilhombre, que os doy palabra, por mí y por mis compañeros, no solamente de no agraviaros, mas de favoreceros y ayudaros en todo lo posible". "Pues con esa confianza —respondió el paje— hablaré como con un pecho lleno de valor, misericordia y verdad".
      • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )

        Dorotea, Celia, Fernando, Julio.

        DOROTEALlama recio, si no te duele la mano.

        CELIASi ha rondado don Fernando, dormirá como se usa, haciendo noche lo mejor del día.

        FERNANDOMira, Julio, que nos quiebran la puerta.

        JULIOAlguno habrá rodado desde el cuarto de arriba, o es pobre y sordo. — ¿Quién está ahí?

        CELIAAbre, asaeteado.

        JULIOCelia, señor, Celia. Papelito tendremos.

        FERNANDO¿Desa manera lo dices, hombre sin alma?

        JULIO¿Dónde vas, que has quebrado la guitarra por salir de prisa?

        FERNANDOA recibir el arco embajador de los dioses, la aurora de mi sol, la primavera de mis años y el ruiseñor del día, a cuya dulce voz despiertan las flores, y como si tuviesen ojos, abren las hojas.

        CELIANo vengo sola.

        FERNANDO¿Quién viene contigo, que me has turbado? ¡Jesús! ¿Es Dorotea? — ¡Bien mío! ¿El manto sobre los ojos? Entra, entra. ¿Qué traes, que tropiezas? ¡Ni Celia alegre, ni tú descubierta! Cometa hay en el cielo: el príncipe Amor debe de estar enfermo. ¿Aún no hablas? Siéntate, mi señora, siéntate. La escalera te ha desalentado. — Un poco de agua, Julio.

        JULIO¿Trairé con ella otra cosa?

        FERNANDOPensé que habías venido. — Señora, ¿qué es esto? ¿Por qué me matas? ¿Hante dicho algo de mí? Tu madre me habrá levantado algún testimonio porque me dejes. Pues plega al Cielo que si he mirado, visto, ni oído ni imaginado otra cosa de cuantas él ha hecho, fuera de tu hermosura, que la mar que esta noche he soñado me anegue y me sepulte, y el oro que te daban te conquiste.

      • 1635 Quevedo Villegas, F. Hora de todo Fortuna seso [1975] Esp (CDH )
        Juntáronse legiones de arbitrianos * en el patio del palacio, empapeladas las pretinas y asaeteadas de legajos de discursos las aberturas de los sayos. Díjoles su necesidad, pidióles el remedio. Todos a un tiempo, echando mano a sus discursos y con cuadernos en ristre embistieron en turba multa y, ahogándose unos con otros sobre cual llegaría primero, nevaron cuatro bufetes de cartapeles.
      • c1790 Rdz Arellano, V. Celoso D. Lesmes [2003] Esp (CDH )
        MARCELAEsperad: Señor, si acaso / os mereció mi belleza / alguna atención, os pido / que moderéis la sentencia.ANDRÉS Tu súplica mi furor / enciende más, pues es seña / el ardor con que intercedes / del amor que le profesas; / atadle a un árbol al punto, / y asaeteado muera. LESMES¿Pues soy yo San Sebastián?ROSASeñor, a vuestra clemencia / atended.TODOSPerdón, piedad.
      • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas VI [2003] Perú (CDH )
        Algunos, y eran los menos, mandaban pintar un San Lorenzo sobre parrillas, un San Sebastián asaeteado, un San Pedro crucificado boca abajo, un San Cristóbal con el niño a cuestas o cualquier otro santo de su devoción. Así varias calles quedaron bautizadas con el nombre del adefesio pintado.
      • 1919 Asín Palacios, M. Escatología musulmana Divina Comedia [1961] Esp (CDH )
        Empezamos a marchar y nos encontramos con unos hombres y mujeres que llevaban desgarradas las comisuras de sus labios. Dije: — «¿Quienes son éstos?» Respondióme: — «Éstos son los que dicen y no hacen». / Y marchamos después y nos encontramos con unos hombres y mujeres, cuyos ojos eran vaciados y sus orejas asaeteadas. Dije: — «¿Quiénes son éstos?» Respondióme: — «Éstos son aquellos cuyos ojos miran lo que no debieran ver y cuyas orejas oyen lo que no debieran oír». /
      • a1936 Nogales Méndez, R. Memorias [1991] Ve (CDH )

        En Rancho Tigre, se habían matado más de ochenta jaguares durante los dos primeros años de haberse iniciado su construcción. Los jaguares habitualmente permanecen en los pantanos rodeados de yerba hasta que cae la noche, cuando el hambre los hace moverse, roncando y rugiendo en busca de matanza. También cuando la yerba es incendiada por los indios. Entonces sus robustos cuerpos manchados caen abatidos, asaeteados por cientos de envenenadas flechas.

      • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 317 Cuba (CDH )
        Fray Pedro de Henestrosa había tenido la suprema merced que el hombre puede otorgarse a sí mismo: la de salir al encuentro de su propia muerte, retarla y caer traspasado en lucha que sea, para el vencido, asaeteada victoria de Sebastián: confusión y derrota final de la muerte.
      • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 124 Cuba (CDH )
        En ese prodigioso Mar de las Islas, hasta los guijarros del Océano tenían estilo y duende; los había tan perfectamente redondos que parecían pulidos en tornos de lapidarios; otros eran abstractos en forma, pero danzantes en anhelo, levitados, espigados, asaeteados, por una suerte de impulso brotado de la materia misma.
      • 1955-1971 Valente, J. A. Punto cero [1972] Esp (CDH )
        Cómo han envejecido nuestros poemas / (como cartas de amor destinadas a nadie), / cómo han ido cayendo de sus dientes abajo, / acribillados, / asaeteados, / náufragos. / En el gran muro blanco / la ejecución de nuestros actos no es sangrienta. /
      • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] 109 Ecuador (CDH )
        El número de los que quedaron en el campo fue enorme. Con un gran botín de guerra regresó Atahualpa a Quito donde ejecutó sin demora al traidor Chapera, atormentó a Atoco hasta hacerle declarar cuanto necesitaba saber para defenderse mejor de Huáscar y, por último, lo mandó matar asaeteado. Ordenó luego a sus generales que se detuviesen, pues Atahualpa deseaba la paz y esperaba conocer la actitud de Huáscar después de esta derrota.
      • 1998 Prensa Galería Antiqvaria, 09/1998 [1998] Esp (CDH )

        El tema del martirio de Santa Úrsula y las Once mil Vírgenes se encuentra extraído en la "Leyenda Dorada". En ella se narra cómo Úrsula y sus compañeras de predicación que, provenientes de Colonia, sufrieron suplicio en Bretaña. En el caso de la Santa protagonista asaeteada, mientras que las demás, entre ellas estaban aparte el prometido de Úrsula y el Pontífice, de diversas formas.

      • 2017 Loureiro, M. Veinte Esp (CORPES)
        Desde donde estaba podía divisar al menos diez cuerpos, todos cubiertos de sangre. Una mujer yacía colgada del pescante de una carreta, con la garganta abierta de par en par y el pelo apelmazado por su propia sangre reseca. En la mano aún sostenía una navaja de afeitar. Justo a su lado asomaba el pie de un niño pequeño, cuyo cuerpo estaba oculto en el interior de la carreta. Era una imagen tan espeluznante que Clío desvió la mirada y al hacerlo descubrió más alejado de la hoguera el cuerpo asaeteado de otra mujer, joven y con aspecto fornido. Tenía flechas clavadas en la espalda, en el pecho, y una más le atravesaba el ojo izquierdo. La explosión del globo ocular había dejado un rastro pastoso en sus mejillas que recordaba al glaseado de una tarta. Su boca estaba abierta en una expresión de sorpresa, como si no se pudiese creer que estaba muerta.
    3. v. En construcción reflexiva o recíproca.
      Esquema sintáctico
      docs. (1953-1976) 2 ejemplos:
      • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [1950-1964] (FG)
        asaetear. ~: rec. Arrojarse mutuamente dardos o flechas.
      • 1976 Chacel, R. Barrio Maravillas [1991] 155 Esp (CDH )
        La idea... Las ideas se cernían en torno a las personas. Eran como algo exento, enorme, ajeno al amor humano aunque los humanos las amaban hasta morir... Y todavía más, las ideas, enormes, exentas, no luchaban entre sí a la altura de las nubes, como los nublados que se asaetean con sus chispas, en su orbe, sin complicar la vida a nadie. Las ideas, para vencer una a otra, buscaban, elegían a un hombre, y sólo con meterle una bala en la cabeza avanzaban, copaban a su enemigo por una buena temporada.
    4. v. En uso absoluto.
      Esquema sintáctico
      docs. (1962) Ejemplo:
      • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 231 Cuba (CDH )
        Decía De Sainte-Affrique que maravillosas montañas cubiertas de aguas se erguían en los trasfondos de estas tierras arduas. Pero sabía ella que no había caminos para alcanzarlos y las malezas estaban demasiado llenas de gentes hostiles, vueltas a sus estados primeros, que asaeteaban con certera mano. Sus pasos, llevados por un anhelo de acción, de vida útil y plena, la habían conducido a una reclusión entre árboles, en el más vano e ignorado lugar del planeta. Sólo oía hablar de negocios.
    1. v. tr. Disparar [Cupido] saetas cuya herida despierta, de manera inmediata y repentina, el amor [a alguien].
      Sinónimos: asaetar; saetear
      Esquema sintáctico
      docs. (1846-1934) 5 ejemplos:
      • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
        Asaetear. Fig. Herir el corazón con flechas de amor.
      • 1896 Larrubiera, A. "Amor aprisionado" [25-01-1896] Diario de Burgos (Burgos) Esp (HD)
        Pero, no era yo solo el que achacaba. Cupido, armado su mágico carcaj con una flecha de oro, esperaba el momento oportuno de asaetear el corazón de la princesa. Tendió el arco, se sonrió malicioso y… antes de que realizara su propósito, me abalanzé a él, le así bonitamente por el cuello y le encerré en un calabozo, el más seguro. Los novios, marcháronse cada cual por su lado.
      • 1904 Prieto, C. "Sinfonía" [10-09-1904] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
        Tu reinado de amores ¡oh gentil Primavera! Harto elocuentes de nuestra sangre anuncian los hervores, asaetea Eros a las gentes sin respetar edad en sus ardores, y hay quien casado ya de larga fecha al sentir el zumbido de la flecha que lleva á su alma el fuego que devora, siente impulsos vehementes de besar aunque sea a su señora.
      • 1925 Caramés, F. "Avilés" [28-08-1925] Región (Oviedo) Esp (HD)
        Y es tan grande el sentido progresivo de esta villa que, cuantas veces a ella vamos la encontramos variada, pero conservando en medio de su variedad el encanto inconfundible de sus mujercitas divinas, sus paseos nostálgicos y evocadores, sus magníficos teatros, sus manifestaciones de un arte personalísimo y sus espaciosas avenidas que le prestan un sello de cortesana distinción, además de su Parque en donde continuamente parece saltar el niño amor dispuesto a asaetear corazones nuevos.
      • 1934 Cuatretonda, J. A. "Folklore infantil" [04-05-1934] Las Provincias: Diario de Valencia (Valencia) Esp (HD)
        Apresurémonos a decir que los ejemplos de amoríos infantiles no son frecuentes ni con mucho; pero su misma escasez induce a sospechar si en el fondo de ellos habrá algo que no sea vanidad prematura o espíritu imitativo; ¿es acaso imposible que Cupido, harto de asaetear a la adolescencia y a la edad viril, dispare una que otra vez su arco contra la amable niñez.
  2. v. tr. Herir o matar [a alguien] con saetas u otros proyectiles.
    Sinónimos: asaetar; saetar; saetear
    Esquema sintáctico
    docs. (1482-2021) 64 ejemplos:
    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )
      E por diversas partes destos reynos començaron a robar, porque los pueblos conpelydos por nesçesidat ovieron de fazer general Hermandat en la mayor parte dellos, la qual se esfforço tanto que en cada parte donde los ladrones e robadores eran tomados luego los asaeteavan; e como estos de la Hermandat se vieron muy poderosos quisieron pasar los terminos del fin a que las Hermandades eran ordenadas, e resçibieron por ello algunos grandes males e daños e muertes.
    • 2021 López, C. "Río Sarria" [08-05-2021] La Voz de Galicia (La Coruña) Esp (HD)
      En la cultura grecorromana el ciprés era considerado un símbolo de la hospitalidad. Haciendo honor a su condición, dice la leyenda que en 1926 se mostró hospitalario con un enjambre de abejas. Al parecer, hubo quien no toleró el acto de generosidad y prendió fuego a las melíferas, a resultas de lo cual el tronco del árbol sufrió serios daños. Hoy la oquedad que dejó la herida aparece cubierta por una tupida lona, el parche en el ojo de un viejo capellán castrense. El senecto aparece listado en el Catálogo Galego de Árbores Senlleiras, y al cronista, observándolo con detenimiento, se le antoja que tiene forma de lanza de Longinos o de una de las flechas con las que asaetearon al santo Sebastián.
    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )

      E luego los de Segovia, con el grande enojo e turbaçion que tenian del caso pasado, buscaron con diligençia algunos de los del rey que andavan a robar e todos los asaetearon; e asi se fizo en todas las partes del reyno, donde no solamente asaetearon ladrones e robadores, mas derribaron muchas e muy grandes fortalezas, de tal manera, que pussieron grande espanto no solamente en los robadores e ladrones mas aun en muchos de los grandes, entre los quales el conde de Lemos, que era el mayor onbre de Galizia, resçibio de la Hermandad grandes daños e le derrivaron algunas fortalezas [...].

    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] II, 987 Esp (CDH )
      Otro género de sacrificio era que algunos hombres asaeteaban y otros dentro de los templos ahorcaban, mayormente los ladrones y malhechores, porque decían que con aquellos castigos la deidad de los dioses inmortales rescebía gran servicio. Cuando no había malhechores que mactar, los innocentes —según Julio César— sacrificaban y con ellos suplían aquel sacrificio.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 83r Perú (CDH )
      Rodrigo de Colmenares fue a Tiquiri con sesenta compañeros en quatro barcas, llevando por guía el indio que manifestó la conjuración. Llegó sin que allá lo sintiessen, saqueó el lugar, prendió muchas personas, ahorcó al que guardava las armas y bstimentos de un árbol que avía él mesmo plantado y hízolo assaetear con otros quatro principales.
    • 1574 Sta Cruz Dueñas, M. Floresta [1997] Esp (CDH )

      Prendió la Hermandad a un hombre porque forzó a una moza en el campo, y sentenciáronle a que le asaeteasen. Rogó la moza al juez que se le diese por marido y no le matasen. Acabóse con la justicia.

    • 1600 Mármol Carvajal, L. Rebelión moriscos [1852] Esp (CDH )

      Y á un mesmo tiempo, sin respetar á cosa divina ni humana, como enemigos de toda religion y caridad, llenos de rabia cruel y diabólica ira, robaron, quemaron y destruyeron las iglesias, despedazaron las venerables imágines, deshicieron los altares, y poniendo manos violentas en los sacerdotes de Jesucristo, que les enseñaban las cosas de la fe y administraban los sacramentos, los llevaron por las calles y plazas desnudos y descalzos, en público escarnio y afrenta. A unos asaetearon, á otros quemaron vivos, y á muchos hicieron padecer diversos géneros de martirios. La mesma crueldad usaron los cristianos legos que moraban en aquellos lugares, sin respetar vecino á vecino, compadre á compadre ni amigo á amigo; y aunque algunos lo quisieron hacer, no fueron parte para ello, porque era tanta la ira de los malos, que matando cuantos les venian á las manos, tampoco daban vida á quien se lo impedia.

    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] Esp (CDH )

      En el mismo día se alçó Jubiles, y metieron a los cristianos en la iglesia solamente para que se rescatasen. En Fondales martirizaron deciséis con el beneficiado Luis de Jorquera, Pedro Rodríguez de Arco, Diego Pérez Sacristán, Pedro Montañés y a su mujer con un niño en sus braços. Primero los predicaron para que renegasen, pero todos murieron con gran constancia y confesión a gritos de la Fe católica, dando exemplo de imitación [...]. Desnudaron a un viejo de más de sesenta años y le açotaron y escupieron, y atado a un árbol le asaetearon; y en Iñiza y Gueros al bachiller Biedma, beneficiado, porque no quiso ser moro.

    • 1733 Álvz Fuente, J. Diario histórico p. 321 Esp (BD)
      Viendo esto el tyrano mandó cortar los pechos a Victoria, de cuyas heridas salió leche en lugar de sangre; con que irritado el cruel Governador con tantos prodigios mandó degollar á San Ascisclo, y asaetear á Santa Victoria, en cuyo martyrio entregaron sus benditas almas al Criador, baxando del Cielo Angeles a publicar su gloria.
    • 1740 Echeverz, F. M. Platicas doctrinales, IV p. 145 Esp (BD)
      Por aquel fue martyrizado el P. Fr. Pedro de Perpiñán, Comendador de Granada, aviendo sufrido por Christo muchos tormentos. Año de 1430. el V. Fr. Juan Jober, Catalán, y el V. Fr. Pedro Escriva, Valenciano, viniendo de Tunez con 124. Christianos rescatados, los cautivaron cosarios, y atandolos á un palo los asaetearon, porque les reprehendian su impiedad.
    • 1772 Schz Feria Morales, B. Palestra sagrada, III p. 388 Esp (BD)
      Llegó la mañana siguiente: y ya no hay mas memoria de San Acisclo en orden á responder, ni decir cosa alguna. Ambos Santos volvieron de la Carcel al Pretorio: jussit eos ad eum adduci. Allí cortaron á Victoria la lengua en presencia de Dion, á quien escupió la lengua al rostro, y lo dexó ciego. Lleno de furor Dion la mandó asaetear, y al fin murió alli mismo, pues estaba en presencia de Dion irritado, y ciego.
    • 1780 Clavijero, F. J. HAntigua México [1991] 174 México (CDH )
      Los tlaxcaltecas en una de sus fiestas ataban un cautivo en una cruz alta y lo asaeteaban, y en otra función ataban al prisionero en otra cruz baja y le quitaban la vida a palos.
    • 1791 Larruga, E. Memorias políticas económicas, X p. 297 Esp (BD)
      La gente era inquieta; los vecinos buenos; vinieron á las manos; hubo heridos y muertos. Súpose en la ciudad revuelta: la nueva Hermandad despachó ministros; prendieron á algunos, y averiguada con brevedad la causa, los asaetearon. Así se consiguió minorar los robos, y hacer más temible la Justicia.
    • a1828 Fdz Moratín, L. Apuntaciones [1868] 184 Esp (CDH )
      Encuéntrase con ella un español, amante suyo y amigo de Colon, que se habia quedado en la isla; quiere llevársela; pero ella lo resiste y vuelve á meterse en su prision: llega el caso de que la van á asaetear; pero se oye ruido de batalla, los indios se asustan, y aparece Colon, vestido de galan, trayendo varios presentes de Europa, premiado del Rey y vencedor de sus enemigos; la sacerdotisa se casa con su amante español, y la india que se burlaba del médico, con el inglés.
    • 1832 Quintana, M. J. Vidas Núñez Balboa Manuel José Esp (CDH )

      Patente así todo, Balboa marchó por tierra con setenta hombres, y Colmenares por agua con otros tantos, a sorprender a sus enemigos. El primero no halló a Cemaco donde pensaba, y sí sólo un pariente suyo con otros pocos indios, que se trajo prisioneros al Darién. Colmenares fue más feliz, porque sorprendió a los salvajes en Tichirí, cogió allí al caudillo nombrado para la empresa, con otros indios principales y mucha gente inferior. Perdonó a la muchedumbre, pero a su vista hizo asaetear al General y ahorcar a los señores, quedando los indios tan escarmentados con este castigo, que no osaron en adelante levantar el pensamiento a la independencia.

    • 1834 Espronceda, J. Sancho Saldaña [2002] Esp (CDH )

      — En verdad, señor mío, que no sé cómo sabiendo tanto y teniendo tanta experiencia como vuestros años prometen os habéis metido en este oscuro encierro, que para mí creo que no hemos de hallar la salida.

      — Las determinaciones del sabio cree el ignorante que son locuras, porque nunca será capaz de entenderlas.

      — Lo que yo entiendo es que si se llega a averiguar nuestro enredo nos asaetean vivos, sin que nos valga toda la sabiduría de Salomón, y yo ya sabéis que soy hombre muerto antes que me maten en tales lances.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ecuador (CDH )

      — ¡Oh, no, por Dios! ¡ofréceles antes mi vida! Mira, hermano, llévame, vamos: hablaré con tu jefe; con él arreglaré lo que convenga y quedará satisfecho; le daré bellas armas, vestidos magníficos, abundantes herramientas; me constituiré su esclavo, y, por último, me resignaré a que se me asaetee; correrá mi sangre sobre el sepulcro de Yahuarmaqui; sobre él suspenderéis mi cabeza y mis huesos; ¡pero Carlos!... ¡pero Cumandá!... ¡Pobre hijo mío! ¡pobre tierna joven! ¡Ah, no, no consentiré que ninguno de ellos muera!...

    • 1883 Castelar, E. Revolucion religiosa, IV p. 262 Esp (BD)
      El primero, que los anales jesuíticos conmemoran, es el bienaventurado Padre Antonio, muerto á manos de salvajes en el cabo de Comorin, hácia la mitad de aquel siglo. No léjos de tal sitio, y en aquel mismo año, murió descabezado tambien el Padre Alonso Mendez. Los caribes del Brasil asaetearon á dos misioneros el año cincuenta y cuatro, y los moros de las Molucas, algun tiempo mas tarde, arrastraron á uno. Allá, en otro lustro, se vió morir á Gonzalo Silveira, con una soga al cuello y un crucifijo en las manos, ahorcado por el mismo rey bárbaro, á quien creia, en su candor sublime, haber para siempre convertido.
    • 1926 Anónimo (El Duende) "San Sebastián" [19-01-1926] La Rioja: Diario Político (Logroño) Esp (HD)
      El año 286, encendida una persecución en el mismo palacio regio, e informado el emperador de que Sebastián era cristiano, le hizo comparecer en su presencia y después de reprenderle la ingratitud con que había pagado sus beneficios, lo entregó en mano de algunos arqueros de Mauritania, los cuales amarrándolo, desnudo, a un árbol, le asaetearon bárbaramente, dejándolo por muerto.
    • 1927 Anónimo "Crónica religiosa" [06-04-1927] Heraldo Alavés (Vitoria) Esp (HD)
      Añade que, habiendo sido perseguidos con la crueldad que en aquella época se acostumbraba, luego que pusieron preso a nuestro Santo, fueron tantos los ardides de que los infieles se valieron para que Epifanio dejase la fé católica y abrazase su rito, que en estas controversias le hicieron pasar mayores penas y tormentos. Viendo los herejes su constancia y convencidos de que con su santidad y celo, no sólo los confundía, sino que, además, convertía a muchos con sus predicaciones, hallándole deseoso de padecer, le colgaron de una escarpia por las espaldas, mientras que a los santos compañeros los ataron y asaetearon.
    • 1993 Anónimo (Un monje de Cardeña) "Peregrinos" [05-04-1993] Diario de Burgos (Burgos) Esp (HD)
      Es curioso y humorista el dato que el señor Lacarra recoge en su colaboración con Vázquez de Parga “Peregrinaciones a Santiago” (t. II, p. 190), al decirnos que algunos extranjeros amedrentaban a los superiores de este hospital, mostrándoles una columna, ante la fachada de la casa, contra la cual, se dice, que en el XII asaetearon al Freire Mayor por haber envenenado a numerosos peregrinos; no fuera que se repitiese la anécdota…
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] Ecuador (CDH )

      Lleno de cólera por la traición de Chapera, Atahualpa resolvió escarmentar a los cáñaris por haber combatido a favor de Huáscar. Hizo asaetear a los principales jefes y exterminó a todos los que habían tomado armas contra él. También hizo víctimas de su venganza a las esposas de éstos y aun a sus hijos, y con feroz determinación, ordenó que se extrajesen los corazones de los muertos y se sembrasen en la llanuras cáñaris.

    • 1999 Escobar Velásquez, M. Caribe p. 149 Co (BD)
      —Le he puesto nombre a este sitio. Uno muy adecuado. —¿Cuál es? —Yo estaba contento de virar de tema. —San Sebastián, contestó. En memoria de las flechas. Quise entender, no pudiendo. Así se lo dije: —Lo asaetearon en el circo romano. Muchos cuadros hay de él. Virotes lo clavaron.
    • 2011 Anónimo "Tirana" [14-07-2011] El Boyaldía (Iquique) Ch (HD)
      La ñusta se convirtió finalmente y pocos días antes del cuarto plenilunio, los amantes se juntaron en un claro del bosque, junto a un manantial (se supone que en ese lugar está construido el pueblo de La Tirana). Allí Vasco de Almeida bautizó a su amante con el nombre de María. Los guerreros, sin embargo, espiaban toda la ceremonia y apenas había terminado esta y confirmada la traición de la ñusta, los asaetearon con cientos de flechas.
    • 2014 Fdz Herrera, T. "Ira dioses Prado" [27-01-2014] Periodistas en Español (Madrid): periodistasenespañol.com Esp (HD)
      ¿Cuál fue el crimen del gigante Ticio? Se dice que instigado por la vengativa Hera, intentó violar a una de las mujeres más amadas por Zeus, la titánide Leto, por ser la madre de sus hijos gemelos Apolo y Artemisa. Los gritos de Leto atrajeron a los jóvenes hermanos, que asaetearon a Ticio hasta la muerte.
    • 2021 López, C. "Río Sarria" [08-05-2021] La Voz de Galicia (La Coruña) Esp (HD)
      En la cultura grecorromana el ciprés era considerado un símbolo de la hospitalidad. Haciendo honor a su condición, dice la leyenda que en 1926 se mostró hospitalario con un enjambre de abejas. Al parecer, hubo quien no toleró el acto de generosidad y prendió fuego a las melíferas, a resultas de lo cual el tronco del árbol sufrió serios daños. Hoy la oquedad que dejó la herida aparece cubierta por una tupida lona, el parche en el ojo de un viejo capellán castrense. El senecto aparece listado en el Catálogo Galego de Árbores Senlleiras, y al cronista, observándolo con detenimiento, se le antoja que tiene forma de lanza de Longinos o de una de las flechas con las que asaetearon al santo Sebastián.
    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )
      E por diversas partes destos reynos començaron a robar, porque los pueblos conpelydos por nesçesidat ovieron de fazer general Hermandat en la mayor parte dellos, la qual se esfforço tanto que en cada parte donde los ladrones e robadores eran tomados luego los asaeteavan; e como estos de la Hermandat se vieron muy poderosos quisieron pasar los terminos del fin a que las Hermandades eran ordenadas, e resçibieron por ello algunos grandes males e daños e muertes.
    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )

      E luego los de Segovia, con el grande enojo e turbaçion que tenian del caso pasado, buscaron con diligençia algunos de los del rey que andavan a robar e todos los asaetearon; e asi se fizo en todas las partes del reyno, donde no solamente asaetearon ladrones e robadores, mas derribaron muchas e muy grandes fortalezas, de tal manera, que pussieron grande espanto no solamente en los robadores e ladrones mas aun en muchos de los grandes, entre los quales el conde de Lemos, que era el mayor onbre de Galizia, resçibio de la Hermandad grandes daños e le derrivaron algunas fortalezas [...].

    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )

      El mercador le enbio dezir que luego vernia a le pagar, e fuese para los alcaldes de la Hermandad e denunçioles el caso passado, los quales con grand gente fueron de subito a lo prender, y el fuyo e se metio en el monesterio de Sant Iohan; e como los frayles conosçiessen ser manifiesto robador e tenedor de caminos, no curaron de lo defender, ni çerraron las puertas, e la gente entro e sacaronlo, e asi de subito lo llevavan para asaetear.

    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] II, 987 Esp (CDH )
      Otro género de sacrificio era que algunos hombres asaeteaban y otros dentro de los templos ahorcaban, mayormente los ladrones y malhechores, porque decían que con aquellos castigos la deidad de los dioses inmortales rescebía gran servicio. Cuando no había malhechores que mactar, los innocentes —según Julio César— sacrificaban y con ellos suplían aquel sacrificio.
    • c1550 Santa Cruz, A. Crón Carlos V [1920] Esp (CDH )

      Otrosí: suplicaron á Su Majestad mandase que no asaeteasen á ningún condenado por la Hermandad sin que primero sea ahogado, pues se hacía con los herejes.

      Otrosí: suplicaron á Su Majestad no se metiesen en estos Reinos sábanas viejas del Reino de Francia ni de otras partes, porque se metían muchas de los hospitales de enfermedades contagiosas y las mercaban los mesoneros.

    • 1523-1551 Anónimo Repertorio premáticas [1999] Esp (CDH )

      TÍTULO XII.: DE LOS ALCALDES DE LA HERMANDAD

      Ley I.: Que no se asaetee ninguno bivo y se guarden las leyes

      Mandamos que de aquí adelante los condenados a muerte por los alcaldes de la Hermandad, que no puedan tirarles saetas algunas estando bivos sin que primero les ahoguen.

    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 83r Perú (CDH )
      Rodrigo de Colmenares fue a Tiquiri con sesenta compañeros en quatro barcas, llevando por guía el indio que manifestó la conjuración. Llegó sin que allá lo sintiessen, saqueó el lugar, prendió muchas personas, ahorcó al que guardava las armas y bstimentos de un árbol que avía él mesmo plantado y hízolo assaetear con otros quatro principales.
    • c1527-1561 Casas, B. HIndias [1994] 989 Esp (CDH )
      [...] mataron munchos [ sic ], asaetearon munchos [ sic ] con las ballestas, y con las * espadas desbarrigaron y cortaron brazos y piernas a hartos, y no fueron pocos los que prendieron por esclavos.
    • c1527-1561 Casas, B. HIndias [1994] 1943 Esp (CDH )
      Hizo luego asaetear al capitán general * y ahorcar a los * principales todos de sendos palos, delante todos los captivos [ sic ]; porque ésta fue y es regla general de todos los españoles en estas Indias observantísima: que nunca dan vida a ningún señor o cacique o principal que a las manos les venga, por quedar sin sospecha señores de la gente y de la tierra en los señoríos ajenos durmiendo a pierna tendida, como dicen.
    • c1527-1561 Casas, B. HIndias [1994] Esp (CDH )
      Pero los indios * vuelven sobre los cristianos con tanta priesa [ sic ] y disparan sus flechas tan espesas que, antes que se pudiesen unos a otros guarecer, mataron dellos ocho o diez —y algunos dixeron * que once— y otros munchos [ sic ] hirieron. Van luego a las barcas y, dentro en el agua, las cercan; * llegan con gran esfuerzo hasta tomar los remos dellas. [[Tomáronles una barca y]] asaetearon dentro * al que la guardaba * y muere; pero los cristianos con sus lanzas y espadas desbarrigan y matan [a] los más dellos, como no tuviesen otras armas defensivas sino los pellejos.
    • c1527-1561 Casas, B. HIndias [1994] Esp (CDH )

      Otro tirano, porque se enojó de un cacique *porque no le truxo *[[o no le dio]] lo que le demandaba, ahorcó doce indios de sus vasallos; y otro diez y ocho, todos en una casa. Otro asaeteó un indio con pregón diciendo que lo sentenciaba porque no se dio priesa [ sic ] en traelle una carta que le enviaban.

    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] Esp (CDH )
      Que estando en una ciudad de las principales de este reyno, y viniendo una tarde de fuera en compañía de ciertos gentiles hombres, vimos que en una cuesta fuera del camino estavan tres hombres poniendo un palo para uno que avían de asaetear el día adelante; y uno de los que venían en la compañía me dixo, señalando al uno dellos: «Aquél es el verdugo, y según me han certificado, es un mancebo muy buen gramático y de muy buenas gracias».
    • 1574 Sta Cruz Dueñas, M. Floresta [1997] Esp (CDH )

      Prendió la Hermandad a un hombre porque forzó a una moza en el campo, y sentenciáronle a que le asaeteasen. Rogó la moza al juez que se le diese por marido y no le matasen. Acabóse con la justicia.

    • 1576-1577 Sahagún, B. HGral Nueva España [1990] Esp (CDH )
      Y si alguna vez parecía un borracho o amancebado, o hazía otro delicto criminal, luego le matavan, o le davan garrote, o le asavan vivo, o le asaeteavan. Y quien hazía culpa venial, luego le punçavan las orejas y lados con puntas de maguey o punçón.
    • 1589 Pineda, J. Diálogos Agricultura cristiana [1963-1964] Esp (CDH )
      [...] y que salió tan cruel, que por su pasatiempo asaeteava a los hombres, y por le parecer poco mal no saber matar más de con hierro, se dio al conoscimiento de las hierbas ponzoñosas y a hacer hechizos mortales, cuya muerte dicen los derechos imperiales ser peor que la del hierro [...].
    • 1589-1594 Ercilla, A. Araucana III [1993] 900 Esp (CDH )
      Hecha la confesión, como lo escribo, / con más rigor y priesa que advertencia, / luego a empalar y asaetearle vivo / fue condenado en pública sentencia. / No la muerte y el término excesivo / causó en su gran semblante diferencia, / que nunca por mudanzas vez alguna / pudo mudarle el rostro la fortuna. /
    • 1594 Villegas, A. Fructus sanctorum [1988] [142r] Esp (CDH )
      Enojóse el padre de oír esto en tanto grado que se fue a Santa Cristina y le dio grandes bofetadas y puñadas, y cuando se sintió cansado, mandó a ciertos moços, criados suyos, que la desnudassen y en su presencia la açotassen. Hízola padecer otros gravíssimos tormentos, y al cabo, atada a un madero, assaetear. Y con este martirio la valerosa donzella dio su alma a Dios.
    • 1594 Villegas, A. Fructus sanctorum [1988] Esp (CDH )
      El tirano, más feroz que las serpientes, le hizo cortar ambos pechos y sacar la lengua, y assaetear su cuerpo, y con este martirio subió su bienaventurada alma a gozar de su Esposo, y a ser loada y reverenciada de ángeles, honrándola la Santíssima Trinidad, porque una donzella no pudo ser vencida de tres inicuos juezes para que cometiesse algún pecado.
    • 1594 Villegas, A. Fructus sanctorum [1988] Esp (CDH )
      También abrían un árbol gruesso y ponían dentro el cuerpo del santo, tornándose a juntar con increíble tormento suyo. En prensas los aprensavan, dexándolos sin vidas, y los cuerpos llanos, sin que huesso alguno quedasse entero. El arrastrarlos a colas de cavallos bravos, el ponerlos en horcas y palos, el cubrirlos bivos de tierra, el echarlos con pesas en los ríos y mar, el abrasarlos, el apedrearlos, asaetearlos, dessollarlos y degollarlos: todos estos martirios son fruto de los mártires, y muy agradable para Dios.
    • 1594 Villegas, A. Fructus sanctorum [1988] Esp (CDH )
      San Cristóval Mártir padecía graves tormentos por Dago, rey de Licia, y fue uno entre otros que le asaetearon. Y una de las saetas que tiravan al mártir rebolvió el golpe y hirió al rey en el ojo, y quebrósele. Mandóle degollar, y por averle el santo avisado dello, bañóse el ojo con su sangre y fue sano.
    • 1594 Villegas, A. Fructus sanctorum [1988] Esp (CDH )

      Mayor y más al descubierto fue la crueldad de Orco Artaxerxes, el cual enterró viva a Oca, hermana suya y su suegra, estando casado con su hija y sobrina propria. Y a un tío suyo, hermano de su padre, con cien hijos y nietos, en cierto campo abierto les hizo asaetear, no por delicto que uviessen cometido, sino porque tenían nombre entre los persas de valientes y virtuosos.

    • 1594 Villegas, A. Fructus sanctorum [1988] Esp (CDH )
      San Sebastián, en Roma fue mandado asaetear por orden de Diocleciano Emperador. Vino de noche Irene, muger cristiana, para dar a su cuerpo sepultura, y hallóle vivo. Llevóle a su casa y curóle, y desde a pocos días salió en público y reprehendió al emperador la crueldad que usava con los cristianos.
    • 1600 Mármol Carvajal, L. Rebelión moriscos [1852] Esp (CDH )

      Y á un mesmo tiempo, sin respetar á cosa divina ni humana, como enemigos de toda religion y caridad, llenos de rabia cruel y diabólica ira, robaron, quemaron y destruyeron las iglesias, despedazaron las venerables imágines, deshicieron los altares, y poniendo manos violentas en los sacerdotes de Jesucristo, que les enseñaban las cosas de la fe y administraban los sacramentos, los llevaron por las calles y plazas desnudos y descalzos, en público escarnio y afrenta. A unos asaetearon, á otros quemaron vivos, y á muchos hicieron padecer diversos géneros de martirios. La mesma crueldad usaron los cristianos legos que moraban en aquellos lugares, sin respetar vecino á vecino, compadre á compadre ni amigo á amigo; y aunque algunos lo quisieron hacer, no fueron parte para ello, porque era tanta la ira de los malos, que matando cuantos les venian á las manos, tampoco daban vida á quien se lo impedia.

    • 1600 Mármol Carvajal, L. Rebelión moriscos [1852] Esp (CDH )

      Y cuando hubieron llamado á todos, llegó un hereje á él con una navaja y le persignó con ella, hendiéndole el rostro de alto á bajo y por través, y luego le despedazó coyuntura por coyuntura y miembro á miembro, de la mesma manera que habian hecho á su beneficiado los de Canjáyar; y porque el sacerdote de Cristo glorificaba su santísimo nombre, le cortaron la lengua. Después los llevaron arrastrando fuera del lugar y los asaetearon juntos. Hecho esto, se recogieron todos á un cerro alto que está junto á Fílix, con sus mujeres y hijos y ganados, creyendo poderse defender allí por la disposicion del sitio, que es fuerte.

    • 1601 Herrera Tordesillas, A. HHechos castellanos [1934-1935] III, 298 Esp (CDH )

      Más obra hizo Colmenares, porque halló al Capitán General que había de gobernar el ejército y a otros principales señores, bien descuidados, con mucha gente, sin imaginar que los castellanos supiesen sus conflictos y artificios. Prendió a los más y halló el pueblo lleno de bastimentos, hizo luego asaetear al general y ahorcar a los principales delante de los presos, por más sosegar la otra gente y ponerla a temor. Esta prevención dió grande espanto a toda aquella provincia, viendo descubierto su secreto y roto su designio, que del todo perdieron la esperanza de poder prevalecer ni salir de sujeción.

    • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Perú (CDH )
      El marido pesquisava a cada uno dellos de por sí, invocando sobre él grandes maldiciones si le mintiesse y grandes bendiciones si le dixesse verdad, y aviendo hallado que la muger avía caído en aquella sospecha por los malos indicios que avía dado, la sacava al campo, cerca del pueblo, y la atava a un árbol, y, si no lo avía, a un palo que él hincava, y con su arco y flechas la asaeteava hasta que la matava.
    • c1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast (S) [2001] 213 Esp (CDH )

      Esta misma piedad se usa con los condenados a saetas, que solían asaetearlos vivos, hasta que el Emperador don Carlos en unas cortes que tubo en Burgos mandó que les diesen antes garrote.

    • p1611 Covarrubias, S. TesCast-S Esp (NTLLE)
      Saeta [...]. El severo y riguroso Tribunal de la santa Hermandad, que castiga los delitos hechos en el campo, solia asaetear los delinquentes viuos, hasta que el Emperador don Carlos en vnas Cortes que tuuo en Burgos, mandó que les diessen garrote antes de tirarles las saetas.
    • 1612 Díaz Guzmán, R. HRío Plata [2001] 25 Paraguay (CDH )
      [...] y puesta en ejecución la sentencia, ella la aceptó con gran valor, sufriendo el incendio, donde acabó su vida como verdadera cristiana, pidiendo a Nuestro Señor hubiese misericordia y perdonase sus grandes pecados; y al instante el bárbaro cruel mandó asaetear a Sebastián Hurtado, y así lo entregó a muchos mancebos, los cuales, atado de pies y manos, lo amarraron a un algarrobo y fue flechado de aquella bárbara gente, hasta que acabó su vida arpado todo el cuerpo y puestos los ojos en el cielo, suplicaba a Nuestro Señor le perdonase sus pecados [...].
    • 1613 Cervantes Saavedra, M. Ilustre fregona Novelas ejemplares Esp (CDH )

      — Mirad, Tomás: ponedme vos a pelear con dos gigantes, y en ocasión que me sea forzoso desquijarar por vuestro servicio media docena o una de leones, que yo lo haré con más facilidad que beber una taza de vino; pero que me pongáis en necesidad que me tome a brazo partido con la Argüello, no lo consentiré si me asaetean. ¡Mirad qué doncellas de Dinamarca nos había ofrecido la suerte esta noche! Ahora bien, amanecerá Dios y medraremos.

    • 1614 Fdz Avellaneda, A. Don Quijote [1972] Esp (CDH )
      ¿Quiere que después se sepa, y que luego salga tras nosotros la Santa Hermandad y nos ahorque y asaetee, y después eche a galeras por sietecientos años, de donde primero que salgamos ternemos canas en las pantorrillas? Señor don Quixote, ¿no sabe lo que dize el refrán?: que quien ama el peligro, mal que le pese, ha de caer en él.
    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] Esp (CDH )
      En Jugar al beneficiado de Laroles, después de abofeteado, quemaron, y a su ama y una sobrina enviaron a la prisión de Jubiles. Llevaron los de Narilla a Cebrián Sánchez, sacerdote, y a sus cristianos a Cuxorio, donde con los beneficiados Pedro Crespo y Montoya los asaetearon; y en Picena los que había con el doctor Bravo, clérigo; colgaron a éste de los braços en un moral tan baxo, que llegaba con las rodillas al suelo, y abofeteándole era persuadido fuese moro, más dixo, «quiero morir por Jesu Cristo»; apedreáronle, y a cuchilladas le mataron.
    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] Esp (CDH )

      En el mismo día se alçó Jubiles, y metieron a los cristianos en la iglesia solamente para que se rescatasen. En Fondales martirizaron deciséis con el beneficiado Luis de Jorquera, Pedro Rodríguez de Arco, Diego Pérez Sacristán, Pedro Montañés y a su mujer con un niño en sus braços. Primero los predicaron para que renegasen, pero todos murieron con gran constancia y confesión a gritos de la Fe católica, dando exemplo de imitación [...]. Desnudaron a un viejo de más de sesenta años y le açotaron y escupieron, y atado a un árbol le asaetearon; y en Iñiza y Gueros al bachiller Biedma, beneficiado, porque no quiso ser moro.

    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] 463 Esp (CDH )
      En Cobda, prosiguiendo sus maldades los alçados, tocando sus atabalejos, por mandado del Garí llevaron al campo muchos cristianos, y al beneficiado Juan Fernández y a sus hermanas y familia, y los arcabucearon y asaetearon con algunos de Guecíjar, que allí se recogieron huyendo la persecución; al beneficiado desnudo y atado pusieron en gran fuego, y con vocería le cortaron la lengua, porque llamaba a Jesu Cristo, le persinaron con navajas, cortaron las manos y los pies y llevándole arrastrando fuera del lugar las moras le sacaron los ojos con agujas y cuchillos, y le acabaron a pedradas, haciendo mucho más glorioso su martirio, y a Dios admirable en sus santos.
    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] Esp (CDH )
      Cobda, ciudad asiento del último rey moro, se alçó, y los monfís con el Gorri asaetearon los cristianos; al beneficiado, desnudo y ligado de pies y manos. pusieron sobre un brasero ardiendo en casa de Lauxi, y le asaron de las rodillas abaxo. Porque llamaba a Jesu Cristo le dieron muchos palos, diciendo, «Perro, di ahora misa; lo mismo habemos de hacer del arçobispo y del presidente, y enviar sus coronas a Berbería». Lleváronle arrastrando fuera del lugar, donde las moras con agujas y cuchillos le sacaron los ojos y le mataron a pedradas.
    • 1622 Valdivielso, J. Serrana de Plasencia 456 Actos sacramentales comedias Esp (CDH )
      Engaño¿Qué vozes son las que escucho?

      Hermandad, dentro.

      Hermandad¡Ballesteros, a tira[r]!, / que ya está puesta en el palo / la Serrana desleal. [112 v] / ¡Muera con ella el Engaño!Engaño ¡Pessar del cielo, y pessar / de mí! La Serrana es pressa / y querránla asaetear.
    • c1638 Rojas Zorrilla, F. Entre bobos [1995] Esp (CDH )

      Vanse. Salen don LUIS y CARRANZA, criado

      CARRANZA ¿No me dirás, don Luis, adónde vamos? / Ya en las ventas estamos / del muy noble señor Torrejoncillo, / o del otro segundo, Peralvillo, / pues aquí la hermandad mesonitante / asaetea a todo caminante. / Don Luis, habla, conmigo te aconseja. / ¿No me dirás qué tienes? LUISUna queja.CARRANZA¿A qué efecto has salido de la corte? / En estas ventas, di, ¿qué habrá que importe / para tu sentimiento? / Di, ¿qué tienes señor?LUISDesvalimiento.
    • 1641 Vázquez, P. Rel jornada Sandoval Acazitli [1866] Col docs HMéxico, II México (CDH )

      [...] y fueron a caer sus manos y sus carnes sobre la gente, y de ello se quedó sobre los árboles; y sobre la sierra grande en donde estaban ellos de asiento, ahorcaron diez y siete, y a otros diez y siete asaetearon, y a cinco apedrearon, y a otros seis ahorcaron en el puesto donde estaba el visorey; y encima de la dicha sierra se cortaron todos los árboles, y se desbarataron y asolaron todas sus cercas.

    • 1646 Remiro Navarra, B. Peligros Madrid [1996] Esp (CDH )

      Vivía con dos hermanas suyas, que en esto de hermanas hay más peligros que en todo. Con aquello de «viene por mi hermana o por mi prima»le tapan a un hombre la boca en las comedias. Por fición ya lo había disimulado tantas veces, aunque contra mi voluntad, mas querer que lo creamos en las veras no lo tengo de pasar, sino decir que con aquella hermandad asaetean; y, así, en esto y en despreciar a los reyes con aquello de la desigualdad y el honor, no remediándose, buscarán en mi lugar otro oyente.

    • 1693-1729 Ayala Manrique, J. F. Tesoro LengCast Esp (NTLLE)
      Asaetear. Tirar saetas, ó matar a saetazos.
    • 1733 Álvz Fuente, J. Diario histórico p. 321 Esp (BD)
      Viendo esto el tyrano mandó cortar los pechos a Victoria, de cuyas heridas salió leche en lugar de sangre; con que irritado el cruel Governador con tantos prodigios mandó degollar á San Ascisclo, y asaetear á Santa Victoria, en cuyo martyrio entregaron sus benditas almas al Criador, baxando del Cielo Angeles a publicar su gloria.
    • 1740 Echeverz, F. M. Platicas doctrinales, IV p. 145 Esp (BD)
      Por aquel fue martyrizado el P. Fr. Pedro de Perpiñán, Comendador de Granada, aviendo sufrido por Christo muchos tormentos. Año de 1430. el V. Fr. Juan Jober, Catalán, y el V. Fr. Pedro Escriva, Valenciano, viniendo de Tunez con 124. Christianos rescatados, los cautivaron cosarios, y atandolos á un palo los asaetearon, porque les reprehendian su impiedad.
    • 1770 RAE DiccAutoridades 2.ª ed. (NTLLE)
      Asaetear. v. a. Tirar saetas á alguno para herirle ó matarle.
    • 1772 Schz Feria Morales, B. Palestra sagrada, III p. 388 Esp (BD)
      Llegó la mañana siguiente: y ya no hay mas memoria de San Acisclo en orden á responder, ni decir cosa alguna. Ambos Santos volvieron de la Carcel al Pretorio: jussit eos ad eum adduci. Allí cortaron á Victoria la lengua en presencia de Dion, á quien escupió la lengua al rostro, y lo dexó ciego. Lleno de furor Dion la mandó asaetear, y al fin murió alli mismo, pues estaba en presencia de Dion irritado, y ciego.
    • 1780 Clavijero, F. J. HAntigua México [1991] 174 México (CDH )
      Los tlaxcaltecas en una de sus fiestas ataban un cautivo en una cruz alta y lo asaeteaban, y en otra función ataban al prisionero en otra cruz baja y le quitaban la vida a palos.
    • 1786 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      Asaetear, tirar, ó herir con saeta.
    • 1791 Larruga, E. Memorias políticas económicas, X p. 297 Esp (BD)
      La gente era inquieta; los vecinos buenos; vinieron á las manos; hubo heridos y muertos. Súpose en la ciudad revuelta: la nueva Hermandad despachó ministros; prendieron á algunos, y averiguada con brevedad la causa, los asaetearon. Así se consiguió minorar los robos, y hacer más temible la Justicia.
    • a1828 Fdz Moratín, L. Apuntaciones [1868] 184 Esp (CDH )
      Encuéntrase con ella un español, amante suyo y amigo de Colon, que se habia quedado en la isla; quiere llevársela; pero ella lo resiste y vuelve á meterse en su prision: llega el caso de que la van á asaetear; pero se oye ruido de batalla, los indios se asustan, y aparece Colon, vestido de galan, trayendo varios presentes de Europa, premiado del Rey y vencedor de sus enemigos; la sacerdotisa se casa con su amante español, y la india que se burlaba del médico, con el inglés.
    • 1832 Quintana, M. J. Vidas Núñez Balboa Manuel José Esp (CDH )

      Patente así todo, Balboa marchó por tierra con setenta hombres, y Colmenares por agua con otros tantos, a sorprender a sus enemigos. El primero no halló a Cemaco donde pensaba, y sí sólo un pariente suyo con otros pocos indios, que se trajo prisioneros al Darién. Colmenares fue más feliz, porque sorprendió a los salvajes en Tichirí, cogió allí al caudillo nombrado para la empresa, con otros indios principales y mucha gente inferior. Perdonó a la muchedumbre, pero a su vista hizo asaetear al General y ahorcar a los señores, quedando los indios tan escarmentados con este castigo, que no osaron en adelante levantar el pensamiento a la independencia.

    • 1832 Quintana, M. J. Vidas Núñez Balboa Manuel José Esp (CDH )

      Las mujeres vinieron de allí a pocos días, traídas en una canoa, que llegó a desembarcar al pié de la barraca misma en que el Licenciado habitaba. Venían en carnes, sin más velo que unas hojas con que traían cubierta la cintura; la una era de hasta cuarenta años, la otra de diez y ocho, y contaban que viniendo en otro tiempo con algunos castellanos por una ensenada, que después por este caso se llamó de Matanzas, los indios en cuyas canoas iban los mataron sobre seguro, anegando a unos en la mar, y a otros asaeteando en la playa.

    • 1834 Espronceda, J. Sancho Saldaña [2002] Esp (CDH )

      — En verdad, señor mío, que no sé cómo sabiendo tanto y teniendo tanta experiencia como vuestros años prometen os habéis metido en este oscuro encierro, que para mí creo que no hemos de hallar la salida.

      — Las determinaciones del sabio cree el ignorante que son locuras, porque nunca será capaz de entenderlas.

      — Lo que yo entiendo es que si se llega a averiguar nuestro enredo nos asaetean vivos, sin que nos valga toda la sabiduría de Salomón, y yo ya sabéis que soy hombre muerto antes que me maten en tales lances.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Asaetear. v. a. Herir ó matar á saetazos.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ecuador (CDH )

      — ¡Oh, no, por Dios! ¡ofréceles antes mi vida! Mira, hermano, llévame, vamos: hablaré con tu jefe; con él arreglaré lo que convenga y quedará satisfecho; le daré bellas armas, vestidos magníficos, abundantes herramientas; me constituiré su esclavo, y, por último, me resignaré a que se me asaetee; correrá mi sangre sobre el sepulcro de Yahuarmaqui; sobre él suspenderéis mi cabeza y mis huesos; ¡pero Carlos!... ¡pero Cumandá!... ¡Pobre hijo mío! ¡pobre tierna joven! ¡Ah, no, no consentiré que ninguno de ellos muera!...

    • 1883 Castelar, E. Revolucion religiosa, IV p. 262 Esp (BD)
      El primero, que los anales jesuíticos conmemoran, es el bienaventurado Padre Antonio, muerto á manos de salvajes en el cabo de Comorin, hácia la mitad de aquel siglo. No léjos de tal sitio, y en aquel mismo año, murió descabezado tambien el Padre Alonso Mendez. Los caribes del Brasil asaetearon á dos misioneros el año cincuenta y cuatro, y los moros de las Molucas, algun tiempo mas tarde, arrastraron á uno. Allá, en otro lustro, se vió morir á Gonzalo Silveira, con una soga al cuello y un crucifijo en las manos, ahorcado por el mismo rey bárbaro, á quien creia, en su candor sublime, haber para siempre convertido.
    • 1926 Anónimo (El Duende) "San Sebastián" [19-01-1926] La Rioja: Diario Político (Logroño) Esp (HD)
      El año 286, encendida una persecución en el mismo palacio regio, e informado el emperador de que Sebastián era cristiano, le hizo comparecer en su presencia y después de reprenderle la ingratitud con que había pagado sus beneficios, lo entregó en mano de algunos arqueros de Mauritania, los cuales amarrándolo, desnudo, a un árbol, le asaetearon bárbaramente, dejándolo por muerto.
    • 1927 Anónimo "Crónica religiosa" [06-04-1927] Heraldo Alavés (Vitoria) Esp (HD)
      Añade que, habiendo sido perseguidos con la crueldad que en aquella época se acostumbraba, luego que pusieron preso a nuestro Santo, fueron tantos los ardides de que los infieles se valieron para que Epifanio dejase la fé católica y abrazase su rito, que en estas controversias le hicieron pasar mayores penas y tormentos. Viendo los herejes su constancia y convencidos de que con su santidad y celo, no sólo los confundía, sino que, además, convertía a muchos con sus predicaciones, hallándole deseoso de padecer, le colgaron de una escarpia por las espaldas, mientras que a los santos compañeros los ataron y asaetearon.
    • 1993 Anónimo (Un monje de Cardeña) "Peregrinos" [05-04-1993] Diario de Burgos (Burgos) Esp (HD)
      Es curioso y humorista el dato que el señor Lacarra recoge en su colaboración con Vázquez de Parga “Peregrinaciones a Santiago” (t. II, p. 190), al decirnos que algunos extranjeros amedrentaban a los superiores de este hospital, mostrándoles una columna, ante la fachada de la casa, contra la cual, se dice, que en el XII asaetearon al Freire Mayor por haber envenenado a numerosos peregrinos; no fuera que se repitiese la anécdota…
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] Ecuador (CDH )

      Lleno de cólera por la traición de Chapera, Atahualpa resolvió escarmentar a los cáñaris por haber combatido a favor de Huáscar. Hizo asaetear a los principales jefes y exterminó a todos los que habían tomado armas contra él. También hizo víctimas de su venganza a las esposas de éstos y aun a sus hijos, y con feroz determinación, ordenó que se extrajesen los corazones de los muertos y se sembrasen en la llanuras cáñaris.

    • 1999 Escobar Velásquez, M. Caribe p. 149 Co (BD)
      —Le he puesto nombre a este sitio. Uno muy adecuado. —¿Cuál es? —Yo estaba contento de virar de tema. —San Sebastián, contestó. En memoria de las flechas. Quise entender, no pudiendo. Así se lo dije: —Lo asaetearon en el circo romano. Muchos cuadros hay de él. Virotes lo clavaron.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      asaetear. tr. Herir o matar con saetas.
    • 2011 Anónimo "Tirana" [14-07-2011] El Boyaldía (Iquique) Ch (HD)
      La ñusta se convirtió finalmente y pocos días antes del cuarto plenilunio, los amantes se juntaron en un claro del bosque, junto a un manantial (se supone que en ese lugar está construido el pueblo de La Tirana). Allí Vasco de Almeida bautizó a su amante con el nombre de María. Los guerreros, sin embargo, espiaban toda la ceremonia y apenas había terminado esta y confirmada la traición de la ñusta, los asaetearon con cientos de flechas.
    • 2014 Fdz Herrera, T. "Ira dioses Prado" [27-01-2014] Periodistas en Español (Madrid): periodistasenespañol.com Esp (HD)
      ¿Cuál fue el crimen del gigante Ticio? Se dice que instigado por la vengativa Hera, intentó violar a una de las mujeres más amadas por Zeus, la titánide Leto, por ser la madre de sus hijos gemelos Apolo y Artemisa. Los gritos de Leto atrajeron a los jóvenes hermanos, que asaetearon a Ticio hasta la muerte.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      asaetear. tr. Herir o matar con saetas.
    • 2021 López, C. "Río Sarria" [08-05-2021] La Voz de Galicia (La Coruña) Esp (HD)
      En la cultura grecorromana el ciprés era considerado un símbolo de la hospitalidad. Haciendo honor a su condición, dice la leyenda que en 1926 se mostró hospitalario con un enjambre de abejas. Al parecer, hubo quien no toleró el acto de generosidad y prendió fuego a las melíferas, a resultas de lo cual el tronco del árbol sufrió serios daños. Hoy la oquedad que dejó la herida aparece cubierta por una tupida lona, el parche en el ojo de un viejo capellán castrense. El senecto aparece listado en el Catálogo Galego de Árbores Senlleiras, y al cronista, observándolo con detenimiento, se le antoja que tiene forma de lanza de Longinos o de una de las flechas con las que asaetearon al santo Sebastián.
    1. v. En pasiva perifrástica.
      Esquema sintáctico
      docs. (1612-1962) 6 ejemplos:
      • 1600-1612 Ledesma, A. Conceptos espirituales I [1969] 325 Esp (CDH )
        Pues despues que nos huuo defendido / con el valor de su inuincible diestra, / nos da de su hermandad la pobre muestra, / dexandonos los bienes que ha tenido. / Vos Sebastian hermano à morir fuistes / por el hermano que murio inocente, / clauado en vna Cruz como culpado. / Y aunque sin culpa, qual se ve, moristes, / podran dezir que estays muy justamente / por la santa hermandad assaeteado.
      • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 196 Argentina (CDH )
        De manera que si cuando Beppo fue asaeteado por mi orden en el valle frondoso de Mugello sufrí por falta de experiencia propia, cuando Girolamo desapareció en la corriente del Tíber apenas experimenté algún arrepentimiento fugaz, ya que, a medida que transcurrían los años y me templaba y encallecía con tantos ejemplos antiguos y contemporáneos, vinculados a mi vieja y maltratada estirpe, iba perdiendo la noción de responsabilidad y valorando cada vez menos a la frágil vida de mis semejantes.
      • 1600-1612 Ledesma, A. Conceptos espirituales I [1969] 325 Esp (CDH )
        Pues despues que nos huuo defendido / con el valor de su inuincible diestra, / nos da de su hermandad la pobre muestra, / dexandonos los bienes que ha tenido. / Vos Sebastian hermano à morir fuistes / por el hermano que murio inocente, / clauado en vna Cruz como culpado. / Y aunque sin culpa, qual se ve, moristes, / podran dezir que estays muy justamente / por la santa hermandad assaeteado.
      • a1613 Murúa, M. HGral Perú [1961] Perú (CDH )
        [...] y se vido vn espetáculo, temeroso y horrendo, porque unos fueron asaeteados con tiraderas y baras tostadas; otros, muertos a macanazos; otros, abiertos por medio; otros, empalados con éstos, y otros mill géneros de muertes desesperadas, y todo esto mandaron hacer en esta nación porque el Cacique de los cañares, llamado Velco Colla, auía rebuelto a los dos hermanos, Atao Hualpa y Huascar Ynga, metiendo entre ellos cizaña, quizás para destruirlos a entrambos en guerras que entre sí se hiciessen, como ya diximos, pero bien lo pagó (rubricado).
      • 1855-1875 Fuente, V. HEclesiástica España I [1873] Esp (CDH )
        Victoria, despues de amputados los pechos y cortada la lengua, fué asaeteada: Acisclo fué degollado en el Circo. Una piadosa matrona, llamada Miniciana sepultó el cadáver de San Acisclo en su caso, y el de Santa Victoria junto á la puerta del rio. Quizá la habían dejado insepulta los arqueros en el campo de las ejecuciones. Una piadosa y poética tradicion añade, que en el campo donde fué enterrada, nacían el dia 17 de Noviembre unas fragantes rosas de milagroso orígen.
      • 1876-1880 Zugasti Sáenz, J. Bandolerismo [1983] Esp (CDH )
        Muy pronto pudo ver el rey y contemplar Sevilla el más saludable escarmiento en el terrible castigo de aquéllos, que durante largo tiempo habían sido el azote y terror de la ciudad, pues unos fueron desterrados, otros sufrieron enormes penas pecuniarias, no pocos fueron asaeteados, muchos perdieron la cabeza en el tajo, y la mayor parte de los malhechores perecieron en la horca; de suerte que entre presos y justiciados en diversas formas, ascendió a más de mil el número de castigados.
      • 1883-1884 Colmeiro, M. Introducción cortes León y Castilla [2003] Esp (CDH )

        Hallaron leve la pena correspondiente al delito de bigamia, y pidieron la capital, que resistió el Emperador; y pareciéndoles inhumano que los sentenciados por la Hermandad a la de saeta fuesen asaeteados vivos, rogaron que antes de llevarlos al suplicio los ahogasen.

      • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 196 Argentina (CDH )
        De manera que si cuando Beppo fue asaeteado por mi orden en el valle frondoso de Mugello sufrí por falta de experiencia propia, cuando Girolamo desapareció en la corriente del Tíber apenas experimenté algún arrepentimiento fugaz, ya que, a medida que transcurrían los años y me templaba y encallecía con tantos ejemplos antiguos y contemporáneos, vinculados a mi vieja y maltratada estirpe, iba perdiendo la noción de responsabilidad y valorando cada vez menos a la frágil vida de mis semejantes.
    2. Acepción en desuso
    3. part-adj. Participio-adjetivo de asaetear.
      docs. (1653) Ejemplo:
      • 1640-1653 Palafox Mendoza, J. Cartas pastorales [1968] México (CDH )
        El tercero, que así como a Caín no le sucedieron después de este pecado sino desdichas y maldiciones, andando perseguido de su sombra misma por el mundo, y con señal señalada de enemigo de Dios, hasta morir asaeteado por Lamech; así deberán temer triste fortuna todos aquellos que a Dios negaren este sagrado tributo, si no se enmendaren con pagarlo puntualmente, y con la debida atención, verdad y sinceridad.
  3. 1⟶metáfora
    v. tr. Agobiar o acosar [a alguien] [con acciones reiteradas, especialmente con preguntas o peticiones].
    Esquema sintáctico
    docs. (1613-2015) 49 ejemplos:
    • 1613 Cervantes Saavedra, M. Ilustre fregona Novelas ejemplares Esp (CDH )
      Lope, que se vio asaetear de tantas lenguas y con tantas voces, dio en callar, creyendo que en su mucho silencio se anegara tanta insolencia. Mas ni por ésas, pues mientras más callaba, más los muchachos gritaban; y así, probó a mudar su paciencia en cólera, y apeándose del asno dio a palos tras los muchachos, que fue afinar el polvorín y ponerle fuego, y fue otro cortar las cabezas de la serpiente, pues en lugar de una que quitaba, apaleando a algún muchacho, nacían en el mismo instante, no otras siete, sino setecientas, que con mayor ahínco y menudeo le pedían la cola.
    • 2015 Mactas, M. Mujer peligrosa Ar (CORPES)
      Me gustaba Elsie, quería a Elsie, era un ser deseable y suntuario, pero nunca conseguía estar en calma con ella: un hilo de crispación y noción solapada de que todo podía quebrarse de un momento a otro me asaeteaban sin detenerse. Ya llevaba el miedo a todas partes. Desagradable compañero de viaje. Un miedo oculto. Invisible para los demás o con la ayuda de una seguridad tan ganadora como falsificada, no por eso dejaba de tenerlo conmigo cada día. Es fácil decirlo ahora, con la guardia baja, cuando todavía anida entre las costillas pero sin que importe: ya gané, ya perdí.
    • 1613 Cervantes Saavedra, M. Ilustre fregona Novelas ejemplares Esp (CDH )
      Lope, que se vio asaetear de tantas lenguas y con tantas voces, dio en callar, creyendo que en su mucho silencio se anegara tanta insolencia. Mas ni por ésas, pues mientras más callaba, más los muchachos gritaban; y así, probó a mudar su paciencia en cólera, y apeándose del asno dio a palos tras los muchachos, que fue afinar el polvorín y ponerle fuego, y fue otro cortar las cabezas de la serpiente, pues en lugar de una que quitaba, apaleando a algún muchacho, nacían en el mismo instante, no otras siete, sino setecientas, que con mayor ahínco y menudeo le pedían la cola.
    • 1838 Anónimo (A. B.) Trad Gil Blas, Piccard p. 179 Esp (BD)
      Algunos lectores se acordarán quizás de un periodiquillo semanal que estuvo muy en auje en aquella época, y cuyo título era el Enano amarillo. Venia a ser un almacen de epígramas contra los cortesanos de toda catadura. Encerraba casi siempre mucho injenio, mal gusto algunas veces, y siempre una gran dosis de acíbar […]. ¡Cómo aquellos pasos habian podido llegar á noticia del periodista! Solamente los sabíamos Enrique y yo. De mí no podía sospechar el marqués, pues que había prorumpido á su presencia en especies muy parecidas á las suyas. Por consiguiente no podia ser otro que su hijo quien le traicionase. Uno de los mas aciagos resultados de los chistes de todo periódico, es que el hombre á quien asaetean queda espuesto á las chufletas de sus mismos partidarios.
    • 1876 Pz Galdós, B. 7 julio [2003] Esp (CDH )

      O el trato de ciertas personas, o lecturas revolucionarias, o quizás desaires que no creía merecer, lleváronle al partido exaltado. Grande de España, se sentó en la silla presidencial de La Fontana de Oro, desde la cual oyó apostrofar a los duques. Diputado en el Congreso de 1822, figuró en el grupo de Alcalá Galiano, de Rico, que había sido fraile y guerrillero; de Isturiz y otros. Este grupo no quería el orden, y a fuer de sostenedor de los libres, se ocupaba en asaetear constantemente al otro partidillo compuesto de Argüelles, Álava, Valdés, etc.

    • 1883 Pardo Bazán, E. Tribuna [1995] Esp (CDH )

      Pero algunas cigarreras, mejor informadas, se echaron a reír: ¿Dolor de muelas? ¡Ya baja! Era que su marido la solfeaba todas las noches, y ella, por tapar los tolondrones y cardenales, se empañicaba así; también una vez se había presentado arrastrando la pierna derecha y diciendo que tenía reuma, y el reuma era un lapo atroz del esposo. Cuando llevaron a la culpable al despacho del jefe, lo primero que hizo fue llorar sin responder; y al cabo, hostigada ya, asaeteada a preguntas, se resolvió a confesar que «su hombre»la abría a golpes si no le llevaba todos los días tres cigarros de a cuarto...

    • 1886 Valera, Juan Carta de 10 de diciembre de 1886 Epistolario de Valera y Menéndez y Pelayo Esp (CDH )

      Mi querido amigo Menéndez: Cuando alguien está enfermo, aburrido y melancólico, quiere consuelo y le busca en la conversación o correspondencia de los amigos, y cuando éstos no se la dan, los muelen y los asaetean pidiéndosela.

      Éste es mi caso con usted. Un siglo ha que no recibo cartas suyas, y las espero con ansia.

      Yo quisiera estar ahí y ahorcar los hábitos diplomáticos, que en Bruselas me pesan y ahogan como en parte alguna; pero la inopia me obliga a conservarlos aún.

    • 1897 Pardo Bazán, E. "Bicha" [04-09-1897] La Unión Republicana (Palma de Mallorca) Esp (HD)
      Comprenderán ustedes que no existe deber más penoso: ir á darle en público un bofetón á una mujer… ¡sea quien sea! Todos seguíamos con los ojos á la máscara sospechosa, y la indignación fermentaba. Abandonada desde el primer run run, por el socio que la introdujo y que se dió prisa á desaparecer; asaltada por unos cuantos mozalbetes, que la asaeteaban con insolentes pullas y dicharachos; aislada á la vez en un espacio libre —porque todas las demás mujeres se apartaban— la Culebra, apretando contra el rostro su antifaz, recogiendo los pliegues de su manto de beata, como para ocultarse, permanecía apoyada en una columna de las que sostienen los palcos, en actitud de fiera á quien acosan.
    • 1928 Coloma, J. R. Lucha Lecturas, 11/1928 Esp (CDH )
      Ella supuso que la llenarían de piropos, que la asaetearían con frases halagüeñas primero, un poco más atrevidas después, desconsideradas más tarde; y, en fin, quién sabe si se vería obligada a marcharse, roja de vergüenza y ciega de ira. ¡Son tan brutos los hombres!... ¡Son tan atrevidos y tan cínicos los muchachos!...
    • 1930 Fdz Flórez, W. Fantasmas [1969] 771 Esp (CDH )

      El señor Quintana, padre, obligado por su condición de ex ministro de Fomento, dedicó a los obreros un largo discurso encaminado a probar que el trabajador manual era tan importante en la sociedad, que bien podía ser considerado como un elemento indispensable. Fustigó duramente a los que pudieran sostener lo contrario, los asaeteó con sarcasmos, los anonadó con su desprecio, los descuartizó con tajantes palabras y esparció sus pedazos a los cuatro vientos.

    • 1961 Gironella, J. M. Muertos [1989] 168 Esp (CDH )
      Los niños falangistas eran llamados «flechas» y «pelayos» los niños requetés. Al sonido de la música el balcón se abarrotó de espectadores. ¡También catalanes, también carlistas, que aplaudían a rabiar! Eran fugitivos de la zona «roja», que habían madrugado más aún que «La Voz de Alerta». Éste entró en contacto con ellos y luego, en el hall del hotel, los asaeteó a preguntas.
    • 1989 Prensa ABC, 15/04/1989 [1989] Esp (CDH )
      A las ocho de la mañana de ayer Ricardo Gullón se hallaba, como cada mañana, en su despacho, trabajando en el diccionario literario que espera concluir en 1992, cuando la llamada de enhorabuena de un colega le informó de que había sido galardonado, con el premio Príncipe de Asturias de las Letras. Horas más tarde, rodeado de amigos e informadores, protagonizaba «un espectáculo "familiar", porque siempre he tenido a mi alrededor a unos cuantos estudiantes asaeteándome a preguntas». El crítico agradeció a Alberti la «generosidad de retirar su candidatura: si se hubiese presentado, hubiera ganado él, que merece el Nobel»
    • 1994 Fdz Cubas, C. Ágata [1994] 61 Esp (CDH )

      Pero ¿había desaparecido o la habían expulsado? Ahora era yo la que me calaba las gafas de la abadesa porque la letra era muy menuda y no entendía bien lo que allí se decía. Lo repetí varias veces. No llegaron a expulsarla, ni siquiera a reprenderla. Ella, sin decir nada, se fue primero. A los pocos días de su partida, sin embargo, se presentaron en el convento unos caballeros muy importantes, muy distinguidos, que se dieron a conocer como familiares de la desaparecida y se interesaron por su paradero. Y una semana después —nunca la comunidad había recibido tantas visitas en tan poco tiempo— se personaron otros asaeteándolas a preguntas sobre los primeros. Y estos últimos —que ya no parecían importantes, ni tampoco eran distinguidos, ni siquiera, en fin, se molestaron en dejar un sobre, una limosna, un óbolo— dijeron pertenecer a la Interpol. «Sí, Interpol», repetí. Y la superiora y yo nos miramos sorprendidas. Interpol, ¿qué quería decir exactamente Interpol? No sé lo que debió de pensar madre Angélica, pero a mí, desde el primer momento, aquella palabra no me gustó nada.

    • 2008 Lorca, A. "Lidia. Feria San Isidro" El País.com. Madrid: elpais.com Esp (CORPES)
      ¿Qué rondará en el cerebro de una chiquilla para acudir a la plaza con un mazo de apuntes? Y de química, para más señas. Mientras la hermana asaeteaba al padre con mil preguntas sobre el festejo, ella se afanaba con el sulfuro de mercurio, el arsénico férrico y el ácido clorhídrico. Sólo abandonó los folios cuando Gallo brindó al público su primer toro y mostró especial cuidado de que la montera cayera boca abajo para espantar supersticiones.
    • 2011 Tristante, J. Valle sombras Esp (CORPES)
      El sábado 14, a la tarde, Tornell y el señor Licerán terminaron de repasar la escritura de los empleados y guardias del campo: ninguna coincidía con la de la nota. ¿La habría escrito de verdad el asesino? A pesar de que aquel crimen era la principal preocupación de Alemán, había varias dudas que asaeteaban su mente, aunque la principal era: ¿por qué el asesino había intentado desviar la culpa hacia los anarquistas? Y sobre todo... ¿por qué a los comunistas les incomodaba tanto la fuga de éstos? Algo preparaban, ¿una fuga masiva? Debía de tratarse de algo grande.
    • 2012 Riera, C. Naturaleza muerta Esp (CORPES)
      Nada de eso sucedió, sólo alguna vacilación genérica por parte del inspector, que se sentía confuso ante una pareja tan espectacular, a la que pensaba asaetear a preguntas, aunque primero tuvo que contestar, para no ser descortés, las que ellas quisieron hacerle. Las madres intentaban averiguar si verdaderamente se ponían todos los medios para buscar a Laura y hasta qué punto había esperanzas de encontrarla pronto sana y salva. ¿Tenían alguna pista? ¿Qué habían hecho desde que Domenica había denunciado su desaparición? ¿Con qué recursos contaban? ¿Se habían dado otros casos parecidos?
    • 1613 Cervantes Saavedra, M. Ilustre fregona Novelas ejemplares Esp (CDH )
      Lope, que se vio asaetear de tantas lenguas y con tantas voces, dio en callar, creyendo que en su mucho silencio se anegara tanta insolencia. Mas ni por ésas, pues mientras más callaba, más los muchachos gritaban; y así, probó a mudar su paciencia en cólera, y apeándose del asno dio a palos tras los muchachos, que fue afinar el polvorín y ponerle fuego, y fue otro cortar las cabezas de la serpiente, pues en lugar de una que quitaba, apaleando a algún muchacho, nacían en el mismo instante, no otras siete, sino setecientas, que con mayor ahínco y menudeo le pedían la cola.
    • 1838 Anónimo (A. B.) Trad Gil Blas, Piccard p. 179 Esp (BD)
      Algunos lectores se acordarán quizás de un periodiquillo semanal que estuvo muy en auje en aquella época, y cuyo título era el Enano amarillo. Venia a ser un almacen de epígramas contra los cortesanos de toda catadura. Encerraba casi siempre mucho injenio, mal gusto algunas veces, y siempre una gran dosis de acíbar […]. ¡Cómo aquellos pasos habian podido llegar á noticia del periodista! Solamente los sabíamos Enrique y yo. De mí no podía sospechar el marqués, pues que había prorumpido á su presencia en especies muy parecidas á las suyas. Por consiguiente no podia ser otro que su hijo quien le traicionase. Uno de los mas aciagos resultados de los chistes de todo periódico, es que el hombre á quien asaetean queda espuesto á las chufletas de sus mismos partidarios.
    • 1852 Castro Rossi, A. GDiccLengEsp (NTLLE)
      Asaetear. v. a. Mortificar ó acribillar á uno con pullas.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      Asaetear. v. a. [...] Mortificar a uno con pullas.
    • 1876 Pz Galdós, B. 7 julio [2003] Esp (CDH )

      O el trato de ciertas personas, o lecturas revolucionarias, o quizás desaires que no creía merecer, lleváronle al partido exaltado. Grande de España, se sentó en la silla presidencial de La Fontana de Oro, desde la cual oyó apostrofar a los duques. Diputado en el Congreso de 1822, figuró en el grupo de Alcalá Galiano, de Rico, que había sido fraile y guerrillero; de Isturiz y otros. Este grupo no quería el orden, y a fuer de sostenedor de los libres, se ocupaba en asaetear constantemente al otro partidillo compuesto de Argüelles, Álava, Valdés, etc.

    • 1883 Pardo Bazán, E. Tribuna [1995] Esp (CDH )

      Pero algunas cigarreras, mejor informadas, se echaron a reír: ¿Dolor de muelas? ¡Ya baja! Era que su marido la solfeaba todas las noches, y ella, por tapar los tolondrones y cardenales, se empañicaba así; también una vez se había presentado arrastrando la pierna derecha y diciendo que tenía reuma, y el reuma era un lapo atroz del esposo. Cuando llevaron a la culpable al despacho del jefe, lo primero que hizo fue llorar sin responder; y al cabo, hostigada ya, asaeteada a preguntas, se resolvió a confesar que «su hombre»la abría a golpes si no le llevaba todos los días tres cigarros de a cuarto...

    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Asaetear. fig. Causar á uno repetidamente disgustos o molestias.
    • 1886 Valera, Juan Carta de 10 de diciembre de 1886 Epistolario de Valera y Menéndez y Pelayo Esp (CDH )

      Mi querido amigo Menéndez: Cuando alguien está enfermo, aburrido y melancólico, quiere consuelo y le busca en la conversación o correspondencia de los amigos, y cuando éstos no se la dan, los muelen y los asaetean pidiéndosela.

      Éste es mi caso con usted. Un siglo ha que no recibo cartas suyas, y las espero con ansia.

      Yo quisiera estar ahí y ahorcar los hábitos diplomáticos, que en Bruselas me pesan y ahogan como en parte alguna; pero la inopia me obliga a conservarlos aún.

    • 1897 Pardo Bazán, E. "Bicha" [04-09-1897] La Unión Republicana (Palma de Mallorca) Esp (HD)
      Comprenderán ustedes que no existe deber más penoso: ir á darle en público un bofetón á una mujer… ¡sea quien sea! Todos seguíamos con los ojos á la máscara sospechosa, y la indignación fermentaba. Abandonada desde el primer run run, por el socio que la introdujo y que se dió prisa á desaparecer; asaltada por unos cuantos mozalbetes, que la asaeteaban con insolentes pullas y dicharachos; aislada á la vez en un espacio libre —porque todas las demás mujeres se apartaban— la Culebra, apretando contra el rostro su antifaz, recogiendo los pliegues de su manto de beata, como para ocultarse, permanecía apoyada en una columna de las que sostienen los palcos, en actitud de fiera á quien acosan.
    • 1903 Valera, Juan Carta de VIII/1903 Epistolario de Valera y Menéndez y Pelayo Esp (CDH )

      Mi querido amigo Menéndez: Usted me contestará cuando quiera y pueda, pero ha de perdonarme que le asaetee a preguntas, persuadido, como estoy, de que todo lo sabe.

      Las notas de mi Florilegio, tienen que ser brevísimas. No pocos datos de los que tomo para escribir dichas notas no me valen luego, porque no cabe incluirlos en el pequeño espacio de que dispongo. Excitada, no obstante, mi curiosidad, deseo satisfacerla. La pregunta que hoy voy a hacerle acaso no tenga otro objeto.

    • 1905 Menéndez Pelayo, M. Orígenes novela [1905] CCLXI Esp (CDH )
      Su Segunda comedia de Celestina está á muchas leguas del inaccesible modelo, pero así y todo es la única obra de Silva que hoy puede leerse sin mucha fatiga por los que no hacen profesión de estas erudiciones. Pero entre sus contemporáneos le dieron más reputación y dineros sus libros de caballerías, predilecta lectura de los ociosos. En cambio le asaetearon con donosas é imperecederas burlas nuestros mayores ingenios.
    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] 206 Esp (CDH )

      La gente vive la pantalla: palcos, coches, trapos quizás, y lo que no tiene que ver con esto (mis pasteles, verbigracia) es un renglón extraordinario... Total, que me asaetean a prisas, por si subo. Total, que debo subir.

      No por eso espero mejorar mucho mi situación económica. He cobrado dos o tres retratos ya, he dado un tenpaciencia a los anticuarios y estoy con el agua al cuello.

    • 1906 Rdz Navas Carrasco, M. Dicc completo LEsp [1906] (BD)
      Asaetear. fig. Mortificar con indirectas.
    • 1922 Insúa, A. Negro alma blanca [1998] 118 Esp (CDH )
      ¿Pues no sentía dos lágrimas en los ojos? De júbilo, de agradecimiento. Creía tener a Madrid en una mano, como un juguete. Madrid no tenía la culpa de la crueldad de una de sus casas, y, sobre todo, de uno de sus hombres. ¡Ah! ¿Dónde estaría entonces Néstor de Arencibia, el blanco orgulloso y sin entrañas, el amo cruel? ¡Quién sabe si no era uno de esos elegantes de las plateas que se habían dignado aplaudirle y asaeteaban con sus gemelos a Ginette! ¡Ah, el odiado condesito! Peter crispó las manos sobre las barras del balcón, y empujando las vidrieras, vino a sentarse en un sofá. Ningún triunfo, ningún oro había logrado arrancarle del alma —porque los negros tenían alma— aquel odio que había sembrado en ella el condesito: el odio natural al blanco, exaltado por el odio personal a un hombre de naturaleza perversa: un odio fino, reflexivo, que esperaba, con paciencia islámica, la ocasión de manifestarse. Ahora mismo, para que su desquite fuese real, habría necesitado tener a sus pies al condesito, en lugar de Rolo, descalzándole.
    • 1928 Coloma, J. R. Lucha Lecturas, 11/1928 Esp (CDH )
      Ella supuso que la llenarían de piropos, que la asaetearían con frases halagüeñas primero, un poco más atrevidas después, desconsideradas más tarde; y, en fin, quién sabe si se vería obligada a marcharse, roja de vergüenza y ciega de ira. ¡Son tan brutos los hombres!... ¡Son tan atrevidos y tan cínicos los muchachos!...
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Venezuela (CDH )

      El trato con Vicente Cochocho nos iba instruyendo en filosofía y en ciencias naturales como ningún libro o profesor hubiera podido hacerlo. Su espíritu hermano por la sencillez, fuerte por la experiencia, estaba adornado de conocimientos amenos que corrían fácilmente de su inteligencia hacia las nuestras con la naturalidad de un arroyo regocijado y claro. Nosotras lo asaeteábamos a preguntas.

    • 1930 Fdz Flórez, W. Fantasmas [1969] 771 Esp (CDH )

      El señor Quintana, padre, obligado por su condición de ex ministro de Fomento, dedicó a los obreros un largo discurso encaminado a probar que el trabajador manual era tan importante en la sociedad, que bien podía ser considerado como un elemento indispensable. Fustigó duramente a los que pudieran sostener lo contrario, los asaeteó con sarcasmos, los anonadó con su desprecio, los descuartizó con tajantes palabras y esparció sus pedazos a los cuatro vientos.

    • c1933 Rodríguez, H. Burguesía [1979] Esp (CDH )
      No terminó de leerla, cuando ya asaeteaba a preguntas a su mujer:

      — ¡Cómo! ¿Quién había traído esto? ¿Cuándo? Ella apenas sabía responder:

      — Un auto muy grande. Un chófer muy elegante que había dado muchos saludos para don Luis. Estuvo a punto de atropellar a un niño. Pero no... no había pasado nada.

    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] Esp (CDH )
      En el siguiente soneto a una vieja, son doce las desaforadas hipérboles que asaetean al lector. Las de los cuartetos se basan, ya en frases proverbiales ("ser más viejo que el repelón", "ser del tiempo del rey que rabió"), ya en una expresión eclesiástica ("in saecula saeculorum", como designación de la eternidad), ya en la historia bíblica (Caín, su quijada fratricida, el diluvio, la serpiente del paraíso).
    • 1961 Gironella, J. M. Muertos [1989] 168 Esp (CDH )
      Los niños falangistas eran llamados «flechas» y «pelayos» los niños requetés. Al sonido de la música el balcón se abarrotó de espectadores. ¡También catalanes, también carlistas, que aplaudían a rabiar! Eran fugitivos de la zona «roja», que habían madrugado más aún que «La Voz de Alerta». Éste entró en contacto con ellos y luego, en el hall del hotel, los asaeteó a preguntas.
    • 1964 Guido, B. Incendio y vísperas [1998] 43 Argentina (CDH )

      Eran pocas cuadras hasta su casa. Baja por Plaza Francia, bordeando la Recoleta y el Asilo de Ancianos. Se aleja de los muros y, por primera vez desde que era niño, siente una sensación inexplicable que no se atreve a confesar: el miedo lo asaeteaba al pasar cerca de los muros del asilo.

    • 1970 Aguinis, M. Cruz invertida [1970] 269 Argentina (CDH )
      En la Asamblea, algunos católicos revolucionar os hablaron como abortitos de Hitler, haciendo tiritar los parlantes, sin el menor rastro de la evangélica y ovina mansedumbre que pretenden acaparar. Los comunistas, en cambio —¡oh sorpresa!— se opusieron a la manifestación. Les gritaron cabrones y se explicaron —hablando mucho, siempre hablan mucho— que esa manifestación no tendrá suficiente fuerza, que no integra un plan de rebelión orgánico y que puede fracasar. Propusieron organizar un frente. ¡Cabrones, cabrones! les asaetearon por delante y por atrás. Al final aceptaron obedecer a la mayoría.
    • 1977 Lezama Lima, J. Oppiano Licario [1989] Cuba (CDH )

      Los vecinos ya se asomaban por las persianas disimulando su presencia para no tener que ir a prestar ayuda. Como no podían precisar la índole del remolino formado en casa del doctor, desconfiaban y se resguardaban de la presencia policiaca. Cuando ya fueron sabiendo lo que había pasado, empezaron a asaetear a la señora Münster, que iba informando a la ringlera de la vecinería: Nuestro hijo herido, el doctor se ha sentido muy mal. Fingían preocupación y se retiraban con una lentitud y con el esperamos que no sea nada.

    • 1979 Longares, M. Novela corsé [1988] 251 Esp (CDH )

      [...] si es un parvenu; familias ancestralmente emparentadas siguiendo un tronco genealógico legendario, ya carcomido y resecado por los lazos consanguíneos progresivamente afines, ya astringente pero aún con savia indómita para proscribir a los engomados pollos pera que le rondan: pues qué se habrá creído, si no tiene dónde caerse muerto; familias inciensadas por la historia y la adulación babosa de sus leales criados a lo álvarezquintero; familias ufanas ante la mirada atrabiliaria del ganapán maloliente que impetra caridad al término de la función de ópera, que se esponjan con la envidia del quiero y no puedo que al lado del coche que las retira a casa y como punzante anhelo imposible asaetea su cansado retorno; familias abanicándose impávidas al hálito de acobardada repulsa que suscitan porque sí, porque vaya usted a saber lo que inventan los pobres, porque ya no puede darse un paso sin que la miseria le corteje a una, que las calles no están pobladas de transeúntes que van a lo que les interesa ir, sino invadidas por una población flotante de vagos y descuideros [...].

    • 1984 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, I Ch (NTLLE)
      Asaetear. Inquietar, conturbar, torturar.
    • 1984 Tomás García, J. L. Orilla droga [1985] Esp (CDH )
      Antonio permaneció en la misma posición, mientras los pensamientos le asaeteaban el cerebro. Consultó el reloj. Pasaba ya de las siete y media. Echó de menos el toque de cornetín que le despertaba cada mañana en la celda y las primeras conversaciones con el Gafe y el Bobadilla.
    • 1984 Tomás García, J. L. Orilla droga [1985] Esp (CDH )

      Antonio respetó el silencio de la mujer. Por lo demás, adivinaba que iba a durar poco. A Maica le quemaba la lengua y tenía que asaetearle, hurgar en la herida que más le dolía a ella.

      La mujer se incorporó y salió de la cama. Vestía un camisón corto y llevaba el pelo desgreñado.

      — Callas porque sabes que es verdad —estalló Maica, de improviso—. ¿Con cuántas fulanas has ido estos días? Porque tú eres muy hombre. No tienes más que levantar un dedo y todas las mujeres van detrás de ti —su voz adquirió tintes de sarcasmo—. Lo más gracioso es que no me imagino de qué se enamorarán. ¿Qué les das? Porque tú, fuera del caballo, no sirves para otra cosa. Eres una mierda, la gran mierda de este mundo.

    • 1985 Prensa El País, 02/02/1985 [1985] Esp (CDH )
      Algunas de las verdades hasta ahora vigentes, han perdido su valor. "Por ejemplo, se decía que un país con déficit en su balanza de pagos, debía esperar una inmediata depreciación de su moneda. Bien se ve que las reglas de juego han cambiado". McNamar asaeteó con ironía a quienes acusan al tremendo déficit público norteamericano de ser el causante del derroche de salud del dólar. Según él, durante la primera mitad de 1984, dicho déficit se frenó y sin embargo el dólar aumentó su cotización en un 10%. como media frente a las principales monedas de la OCDE.
    • 1986 Salom, J. Casas [1994] Esp (CDH )

      (Aparece Carlos V. El Emperador, interpretado por el mismo actor que interpretó al Rey Fernando el Católico. Trompetas solemnes.)

      EMPERADOR.—¿Dónde está ese fraile, que me asaetea con cartas y documentos durante todo mi reinado?

      BARTOLOMÉ.—Majestad.

      EMPERADOR.—Debéis tener callos en los dedos de tanto manejar la pluma y vuestra sangre debe ser ya del color de la tinta.

    • 1989 Prensa ABC, 15/04/1989 [1989] Esp (CDH )
      A las ocho de la mañana de ayer Ricardo Gullón se hallaba, como cada mañana, en su despacho, trabajando en el diccionario literario que espera concluir en 1992, cuando la llamada de enhorabuena de un colega le informó de que había sido galardonado, con el premio Príncipe de Asturias de las Letras. Horas más tarde, rodeado de amigos e informadores, protagonizaba «un espectáculo "familiar", porque siempre he tenido a mi alrededor a unos cuantos estudiantes asaeteándome a preguntas». El crítico agradeció a Alberti la «generosidad de retirar su candidatura: si se hubiese presentado, hubiera ganado él, que merece el Nobel»
    • 1990 Gallego Gallego, A. HGrabado España [1990] Esp (CDH )
      Arrancadas de las contratapas del manuscrito citado, y según Barcia anteriores a 1554, se conservan dos estampas que representan La rueda de las grandezas humanas (La rueda de la fortuna), y La muerte asaeteando al género humano (El árbol de la vida). Probablemente son de autor castellano, aunque no son composiciones originales: se encuentran en miniaturas medievales e incluso en estampas alemanas. Vetter las ha puesto en relación con un grabado del llamado Maestro de las Banderolas, pero lo cierto es que son ideas muy repetidas y que conocerán todavía innumerables variantes en el grabado popular español.
    • 1990 Salarrullana, P. Sectas [1993] Esp (CDH )
      Estas organizaciones, al ver en peligro su funcionamiento en una ciudad, en un país o en un continente, luchan con todas sus fuerzas y con todos los medios a su alcance (que son muchos y muy poderosos), mientras ven posibilidades de ganar. Cuando no las ven, se repliegan, se retiran y buscan otros lugares donde volver a empezar y a extenderse sin tantas complicaciones. Por eso son poco amigos de acudir a los tribunales. Por eso, ni una sola de las más de treinta querellas criminales que me han anunciado, ha sido puesta. Por eso, ya ni siquiera acuden cuando las emisoras de radio nos invitan a los programas de debate en los que me asaeteaban al principio.
    • 1991 Cerezales, A. Escaleras [1991] Esp (CDH )

      Por lo que recuerdo de mi carácter en aquella época, pusilánime, sin curtir por la experiencia, mi estado de ánimo debía de ser terrible, hasta cierto punto cómico. Cercado por el resto de las embajadas occidentales, que estudiaban todos mis movimientos con antipática fijeza, asaeteado a telegramas por nuestro iracundo ministro, creo que fue entonces cuando contraje una infección, de tanto morderme las uñas.

    • 1991 Quintero, E. Danza jaguar [1991] 54 Venezuela (CDH )
      Noble señor, despojado de sus poderes, paseante solitario en un erial. Desde mi mirador, plantado en vuestros dominios, yo os saludo señor. Y ahora me deslizo rumbo a los baños, ágil y silencioso, con mis andares de puma montañés. Cierro la puerta, cuento hasta quinientos, cinco minutos, a falta de reloj. Vuelvo al pasillo, oteo el horizonte, no hay moros en la costa, aquí voy yo. Asaeteado por el insomnio, en caída libre, de nuevo acosado por una idea demencial.
    • 1992 Che Guevara (Ernesto Guevara) / Granado, A. Viaje Sudamérica [1994] Ar (CDH )
      Después de pasar una noche de mil demonios, asaeteados por millones de zancudos, atracamos por la mañana en este puerto del Amazonas. Es una ciudad de unos 50.000 habitantes, que ha tenido sus años de esplendor en los momentos en que el caucho se necesitaba para la guerra. Ahora que su industria más floreciente ha decaído, la ciudad y sus habitantes se debaten en una semipobreza realmente infundada, pues el clima, el suelo feraz, todo está demostrando que hay miles de posibilidades para hacer de esta zona una de las más ricas del país. Falta, claro, la orientación gubernamental, con su consiguiente apoyo económico, para que eso cristalice.
    • 1994 Fdz Cubas, C. Ágata [1994] 61 Esp (CDH )

      Pero ¿había desaparecido o la habían expulsado? Ahora era yo la que me calaba las gafas de la abadesa porque la letra era muy menuda y no entendía bien lo que allí se decía. Lo repetí varias veces. No llegaron a expulsarla, ni siquiera a reprenderla. Ella, sin decir nada, se fue primero. A los pocos días de su partida, sin embargo, se presentaron en el convento unos caballeros muy importantes, muy distinguidos, que se dieron a conocer como familiares de la desaparecida y se interesaron por su paradero. Y una semana después —nunca la comunidad había recibido tantas visitas en tan poco tiempo— se personaron otros asaeteándolas a preguntas sobre los primeros. Y estos últimos —que ya no parecían importantes, ni tampoco eran distinguidos, ni siquiera, en fin, se molestaron en dejar un sobre, una limosna, un óbolo— dijeron pertenecer a la Interpol. «Sí, Interpol», repetí. Y la superiora y yo nos miramos sorprendidas. Interpol, ¿qué quería decir exactamente Interpol? No sé lo que debió de pensar madre Angélica, pero a mí, desde el primer momento, aquella palabra no me gustó nada.

    • 1994 García Cortázar, F. / Glz Vesga, J. M. Breve HEspaña [1994] Esp (CDH )
      Jovellanos y Cadalso, entre otros, asaetean con mordacidad a los hidalgos pobres cuyas ínfulas corren paralelas a su mengua en Asturias, León y las montañas cantábricas. Los 722.000 nobles castellanos de 1768 quedan mermados a 402.000, treinta años más tarde, mientras el desprestigio de la hidalguía hace manifiesta la sinonimia nobleza-alta aristocracia, en un clima de austeridad de nuevos títulos. Algunos de éstos fueron para los pioneros de las industrias, síntoma elocuente de los nuevos vientos contrarios a la nobleza.
    • 1994 Prensa El Mundo, 19/09/1994 [1994] Esp (CDH )

      Ahora que Valdano le ha hecho despertar de una pesadilla, con un futuro que a poco que tenga algo de suerte le va a permitir seguir siendo más importante que cualquier ministro casi hasta el fin de siglo, a Mendoza le trae al pairo que los catalanes le conviertan en símbolo enemigo. Si alguien le tira de la lengua, largará de nuevo.

      Está convencido de lo que dice y yo he visto como sonríe con rostro de pícaro cuando sus Ultrasur cantan eso de que quisieran ser tan altos como la luna para poner los cuernos a Cataluña. Es hábil, sabe guardarse las espaldas de mil y un puñales que están prestos para asaetearle y mientras el Real esté colocado como ganador en la Liga, le saldrá por una friolera calentar los ánimos de nacionalistas e independentistas catalanes. Los piratas simpáticos son así. Mendoza no va a cambiar. Lo veremos.

    • 1995 Márquez, J. Perico Galápago [1995] Esp (CDH )

      Sombra(Se acerca, se abraza a él y llora escandalosamente)¡Hijo! ¡Hijo de mi vida! ¡Nunca sabrás cuánto te quiero! ¡Nunca sabrás cuánto he sufrido por ti! (Y le asaetea a besos histéricos)

      Perico¡Papá!

      SombraYo mismo, hijo mío. Escúchame. Soy el alma de tu padre, condenada a andar errante hasta purgar y extinguir los torpes crímenes que en vida cometí, conque... no te quiero contar lo que me queda de alma en pena. Qué se le va a hacer. En fin, Perico: si alguna vez tuviste amor a tu padre, véngale de su infame y monstruoso asesinato.

    • 1996 Prensa El Mundo, 15/06/1996 [1996] Esp (CDH )

      Rodeados de una especie de compañía estable, tanto en el aspecto técnico (Barry Sonnenfeld fue el responsable de la fotografía hasta su debut tras la cámara, puesto que ahora ocupa Roger Deakins; Carter Burwell es el autor de sus bandas sonoras y la mujer de Ethan, Tricia Cooke, la montadora asociada) como en el artístico (John Turturro, John Goodman...), se reparten las labores de dirección (Joel) y producción (Ethan), actividades que afirman realizan siempre a medias y que, en un principio, pensaron intercambiar en los créditos de cada nueva película. Las preguntas con las que preveían les asaetearían por ello, les hicieron dejar las cosas como siguen. La pereza, el mayor de sus defectos según confesión propia, es también la que les impide, aunque Ethan ha publicado historias cortas y, muy ocasionalmente, Joel ha aparecido como actor en creaciones de su común amigo, Sam Reimi, dedicar sus esfuerzos a empresas en las que no participe el otro.

    • 1996 Prensa El Mundo, 10/05/1996 [1996] Esp (CDH )
      Se produjo aquella famosa sesión del Congreso en la que el diputado socialista Juan Pedro Hernández Moltó, transmutado de defensor a acusador implacable, asaeteó a un patético Mariano Rubio. Luego vino la cárcel para el ex gobernador del Banco de España y su amigo Manuel de la Concha y el destierro político de uno de los personajes más influyentes en la vida pública de los últimos años, Carlos Solchaga, el ministro que proclamó años antes aquella verdad luego confirmada como absoluta de que «España es el país en el que más dinero se puede ganar en menos tiempo», primer mandamiento de la «cultura del pelotazo».
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      asaetear. tr. Causar a alguien repetidamente disgustos o molestias.
    • 2002 Salvador Caja, G. Eje compás Esp (CORPES)
      Ildefonso y Nalia están contentos y optimistas. Dicen que es lo mejor que podía haber sucedido, que el doctor Cáceres es un cirujano cardiovascular de primera línea y que esas operaciones siempre salen bien, que era más peligrosa incluso la angiografía que le hicieron esta mañana. Pero ¿cuánto es más y cuánto es menos? De los peligros siempre me hablan después, y eso hace que no me fíe, en mi ignorancia de profana, y que la incertidumbre me lleve de la luz a la oscuridad, según momentos, y a pasar de la confianza al espanto con sólo sorprender una mirada subrepticia o entreoír una palabra que no entiendo. Le quitan hierro en seguida a todo, pero a mí me asaetea la duda.
    • 2008 Lorca, A. "Lidia. Feria San Isidro" El País.com. Madrid: elpais.com Esp (CORPES)
      ¿Qué rondará en el cerebro de una chiquilla para acudir a la plaza con un mazo de apuntes? Y de química, para más señas. Mientras la hermana asaeteaba al padre con mil preguntas sobre el festejo, ella se afanaba con el sulfuro de mercurio, el arsénico férrico y el ácido clorhídrico. Sólo abandonó los folios cuando Gallo brindó al público su primer toro y mostró especial cuidado de que la montera cayera boca abajo para espantar supersticiones.
    • 2010 Val, L. Estamos dentro [2010] Esp (CORPES)
      Mi hermano no parecía estar demasiado influido por los aspectos ornamentales, y se levantó de la mesa cuando llegué con una sonrisa que no hacía falta ser muy perspicaz para adivinar que era forzada. Como le conocía, y me constaba que era una torpeza asaetearlo a preguntas, aguardé a que pidiera la comanda por los dos, brindamos con un rioja del año y esperé a que comenzara su relato.
    • 2011 Tristante, J. Valle sombras Esp (CORPES)
      El sábado 14, a la tarde, Tornell y el señor Licerán terminaron de repasar la escritura de los empleados y guardias del campo: ninguna coincidía con la de la nota. ¿La habría escrito de verdad el asesino? A pesar de que aquel crimen era la principal preocupación de Alemán, había varias dudas que asaeteaban su mente, aunque la principal era: ¿por qué el asesino había intentado desviar la culpa hacia los anarquistas? Y sobre todo... ¿por qué a los comunistas les incomodaba tanto la fuga de éstos? Algo preparaban, ¿una fuga masiva? Debía de tratarse de algo grande.
    • 2012 Riera, C. Naturaleza muerta Esp (CORPES)
      Nada de eso sucedió, sólo alguna vacilación genérica por parte del inspector, que se sentía confuso ante una pareja tan espectacular, a la que pensaba asaetear a preguntas, aunque primero tuvo que contestar, para no ser descortés, las que ellas quisieron hacerle. Las madres intentaban averiguar si verdaderamente se ponían todos los medios para buscar a Laura y hasta qué punto había esperanzas de encontrarla pronto sana y salva. ¿Tenían alguna pista? ¿Qué habían hecho desde que Domenica había denunciado su desaparición? ¿Con qué recursos contaban? ¿Se habían dado otros casos parecidos?
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      asaetear. tr. Causar a alguien repetidamente disgustos o molestias.
    • 2015 Mactas, M. Mujer peligrosa Ar (CORPES)
      Me gustaba Elsie, quería a Elsie, era un ser deseable y suntuario, pero nunca conseguía estar en calma con ella: un hilo de crispación y noción solapada de que todo podía quebrarse de un momento a otro me asaeteaban sin detenerse. Ya llevaba el miedo a todas partes. Desagradable compañero de viaje. Un miedo oculto. Invisible para los demás o con la ayuda de una seguridad tan ganadora como falsificada, no por eso dejaba de tenerlo conmigo cada día. Es fácil decirlo ahora, con la guardia baja, cuando todavía anida entre las costillas pero sin que importe: ya gané, ya perdí.
  4. 1⟶metáfora
    v. tr. Dirigir una mirada intensa o penetrante [a alguien o algo].
    Sinónimos: asaetar; dardear; flechar; saetar
    Esquema sintáctico
    docs. (1850-2018) 22 ejemplos:
    • 1850 Riesgo, P. Gran artista p. 103 Esp (BD)
      Cantábamos, y mis ojos no podían dirigirse á la concurrencia: se hallaban clavados en el suelo, y mi rostro debia estar coloreado por la emocíon, en tanto que Mad. Cinti Damoreau asaeteaba con sus miradas á la brillante multitud.
    • 2018 Artacho, L. Fuegos pecados p. 196 Esp (BD)
      Me asaetearon unos ojos enigmáticos, eran oscuros como noches andinas, destacaban sobre su pellejo cetrino y cuarteado. Una maraña de pelo gris caía a ambos lados de su rostro, diferentes lanas de colores ataban a sus melenas plumas del pájaro Corequeque. El hechicero se quedó contemplándonos con fijeza, era un hombre de edad avanzada y pequeña estatura, su rostro estaba surcado por profundas arrugas.
    • 1850 Riesgo, P. Gran artista p. 103 Esp (BD)
      Cantábamos, y mis ojos no podían dirigirse á la concurrencia: se hallaban clavados en el suelo, y mi rostro debia estar coloreado por la emocíon, en tanto que Mad. Cinti Damoreau asaeteaba con sus miradas á la brillante multitud.
    • 1878 Fdz y Glz, M. Chato Benamejí, I p. 494 Esp (BD)
      La muchacha miraba con una fascinación creciente á Culebra. A pesar de que era feo como un diablo, le parecia un ángel. Tragacantos tragaba saliva, continuaba pálido y aparecia vivamente inquieto. Le rebosaba el miedo por todos los poros. Culebra le asaeteaba con su mirada siniestra. —¿Ha acabado usted ya, amigo? —le dijo el sacristan. —Sí, señor, —dijo este, —haciendo un esfuerzo, ¿quiere usted más? —De cosa de iglesia, no, —dijo Culebra,—ya se ha cumplido con el muerto, ahora faltan los vivos. —¿Y quiénes son los vivos? —Esta buena hembra y nosotros dos, que somos dos buenos mozos.
    • 1883 Echegaray, J. Tal culpa tal pena p. 39 Esp (BD)
      Doña Andrea, fingiendo siempre pena, porque dice á todo el mundo que su Fuensantita se le muere, mirándola con los ojos llenos de lágrimas, que no son lágrimas, sino que como va para vieja tiene los ojos tiernos. El tontaina de Paco entre suspiro y suspiro, mirándola con los ojos en blanco como los de una estatua de yeso. Y ella sin reparar en los ojos encarnados, ni en los amarillos, ni en los tiernos, ni en los blancos que la asaetean, mirando al mar con los ojos azules, por si llega al puerto el hombre de los ojos de fuego.
    • 1892 Ocantos, C. M. Entre dos luces p. 268 Ar (BD)
      Pero, si nos provocan, si hacen fraude, si sueltan un tiro, entónces, á ellos, compañeros! De los gritos hizo D. Zoilo tanto caso, como de las miradas poco benévolas que le asaeteaban ¡y qué facha estaba el demonio del hombre! con aquel chirlo sobre la ceja… Imperturbable, evolucionó al frente de sus milicianos, y se dirijió un, dos! un, dos! al atrio de la iglesia, donde colocó una guardia de seis hombres, y luego otra en cada esquina de la plaza y otra delante del club de la Orden.
    • 1894 Soriano, R. Moros p. 407 Esp (BD)
      La procesión de fantasmas blancos, sigue rodeándonos y miles de mujeriles ojos nos asaetean. En la Alcaicería, centro comercial dividido en varios Zocos, se admiran muchos objetos lujosos y gentes de buen porte y ricos trajes. Son moros aristocráticos.
    • 1904 Anónimo "Trad Novela viudo, Farina" [16-05-1904] La Ilustración Artística (Barcelona) Esp (HD)
      Volvi la cabeza: Laura y Leticia nos seguian riendo. —¿Qué hacemos?, preguntó Albruzzi. —Ir adelante, contestó Laura, no debe dejarse una galantería a medio hacer. Leticia dejó de pronto de reír y preguntó con seriedad: —¿Hay peligro? —¡Válgame Dios! ¡Si nos oyesen los abuelos de nuestros abuelos!, exclamó Laura. Y al decir esto, la hermosa dama me asaeteaba con una mirada de fuego.
    • 1922 Insúa, A. Negro alma blanca [1998] Esp (CDH )
      Habiendo comprendido la importancia de su triunfo, la misma noche del début decidió renunciar a toda veleidad alcohólica. Le hacía falta su lucidez completa para administrar el talento de su hija y ser el Argos * de su virtud. No quería que se la explotasen ni se la pervirtiesen. Afortunadamente, por temperamento y por su educación, su hija era honesta y entraba en aquella vida de tablado porque él, su padre, se lo exigía. Emma hubiera podido guardarse sola, pero no estaba de más que, junto a su belleza, acabada de florecer, estuviese la fealdad escrutadora y espantadiza de su padre. Muchos eran los hombres en el hotel, en los restaurants, en los teatros, que asaeteaban y desnudaban a su hija con los ojos. ¡Ah, ya sabía él que su Emma era un finísimo bocado! Pero para llevárselo a los dientes habrían de hacer falta la autorización del juez, la bendición del cura y el consentimiento sopesado y bien medido de don Mucio Cortadell. De lo contrario, ¡magras! Había querido hacer de Emma una actriz dramática, y le resultaba una danseuse de fox-trot.¡Caprichos de la suerte! Cómica o bailarina, pero no cocotte. Era Cortadell, a un tiempo, muy de su época y muy del teatro de Calderón. Dolíale, sí, allá en los entresijos de su alma, que Emma fuese la pareja de un bailarín de color, pero este orgullo, este prejuicio de raza, rechazábalo repitiendo la famosa frase de un torero que se arrimaba a los toros y no había leído a Darwin: "Más cornás da el hambre." En la áspera lucha por la vida ciertos escrúpulos equivalían a suicidios parciales. Los que opinaban que bailar con un negro era deshonroso, tenían que ser muy estúpidos o muy ricos.
    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] 125 Esp (CDH )
      El pensamiento de Fray Luis es una composición de elementos que le brindaba la tradición filosófica; pero él ha elegido las proporciones. Y ha metido en la empresa un palpitar de corazón humano, un huelgo de hombre. Detrás de la poesía de Garcilaso (pensemos en obras estéticamente centrales como la Égloga Primera o la Tercera), ¿qué imagen humana vemos, si no la del amante desgraciado? Detrás de la poesía de Fray Luis nos asaetean sus implacables y tristes pupilas verdes: hondas pupilas verdes en un rostro castellano.
    • 1965 Bergua, J. B. Trad Heliodoros p. 72 Novela bizantina Esp (BD)
      Entonces pensó que lo mejor era no presentarse por el instante como enemigo, sino esperar y, si en adelante podía encontrar el medio de castigarles, entonces portarse con ellos como enemigo. Tomada esta decisión fue hacia Teagenes y sus amigos a los que asaeteó con miradas feroces y rudas, pues los escondidos propósitos de su alma, incapaz era de ocultarlos en sus ojos.
    • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )

      Sentía el ramalazo húmedo en la cara de las ráfagas de lluvia que llegaban hasta la tribuna. Olía a tierra húmeda, escuchaba el rumor de las conversaciones y, al mismo tiempo, relámpagos de melancolía me oprimían súbitamente el corazón. Rodeado de bellas mujeres, anhelaba una para mí. Asaeteado por cientos de ojos femeninos añoraba una mirada exclusiva, profunda e íntima.

    • 2007 Bilbao, I. Asesinato spa Esp (CORPES)
      -¿Qué víctima? Que yo sepa... -el color de su rostro cambió repentinamente. -Me refiero a la señorita Roberta Cortés -guardé silenció mientras mis ojos le asaeteaban-. Para su información, murió envenenadita, la pobre -Still se acomodó en el asiento ante mi afirmación y Daniela emitió un breve grito de asombro-. Señores y señoras, el asesino de Roberta Cortés es... El saloncito inglés estaba en silencio total, todos esperaban que mi dedo acusador señalara al asesino y hasta los inocentes temían ser culpados. Terrones se aferró al apoyabrazos de su silla, sus rodillas temblaban y en su rostro apareció un halo de pánico.
    • 2008 Pecellín, M. "Poesía Auschwitz" Libre con libros Esp (CORPES)
      Parecía tener unos tres años, nadie sabía nada de él, no sabía hablar y no tenía nombre: aquel curioso nombre de Hurbinek se lo habíamos dado nosotros (...). Estaba paralítico de medio cuerpo y tenía las piernas atrofiadas, delgadas como hilos; pero los ojos, perdidos en la cara triangular y hundida, asaeteaban atrozmente a los vivos, llenos de preguntas, de afirmaciones, del deseo de desencadenarse, de romper la tumba de su mutismo.
    • 2018 Artacho, L. Fuegos pecados p. 196 Esp (BD)
      Me asaetearon unos ojos enigmáticos, eran oscuros como noches andinas, destacaban sobre su pellejo cetrino y cuarteado. Una maraña de pelo gris caía a ambos lados de su rostro, diferentes lanas de colores ataban a sus melenas plumas del pájaro Corequeque. El hechicero se quedó contemplándonos con fijeza, era un hombre de edad avanzada y pequeña estatura, su rostro estaba surcado por profundas arrugas.
    • 1850 Riesgo, P. Gran artista p. 103 Esp (BD)
      Cantábamos, y mis ojos no podían dirigirse á la concurrencia: se hallaban clavados en el suelo, y mi rostro debia estar coloreado por la emocíon, en tanto que Mad. Cinti Damoreau asaeteaba con sus miradas á la brillante multitud.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      Asaetear. —met.: mirar con intencion e insistencia para cautivar el ánimo de una persona de otro sexo.
    • 1878 Fdz y Glz, M. Chato Benamejí, I p. 494 Esp (BD)
      La muchacha miraba con una fascinación creciente á Culebra. A pesar de que era feo como un diablo, le parecia un ángel. Tragacantos tragaba saliva, continuaba pálido y aparecia vivamente inquieto. Le rebosaba el miedo por todos los poros. Culebra le asaeteaba con su mirada siniestra. —¿Ha acabado usted ya, amigo? —le dijo el sacristan. —Sí, señor, —dijo este, —haciendo un esfuerzo, ¿quiere usted más? —De cosa de iglesia, no, —dijo Culebra,—ya se ha cumplido con el muerto, ahora faltan los vivos. —¿Y quiénes son los vivos? —Esta buena hembra y nosotros dos, que somos dos buenos mozos.
    • 1883 Echegaray, J. Tal culpa tal pena p. 39 Esp (BD)
      Doña Andrea, fingiendo siempre pena, porque dice á todo el mundo que su Fuensantita se le muere, mirándola con los ojos llenos de lágrimas, que no son lágrimas, sino que como va para vieja tiene los ojos tiernos. El tontaina de Paco entre suspiro y suspiro, mirándola con los ojos en blanco como los de una estatua de yeso. Y ella sin reparar en los ojos encarnados, ni en los amarillos, ni en los tiernos, ni en los blancos que la asaetean, mirando al mar con los ojos azules, por si llega al puerto el hombre de los ojos de fuego.
    • 1892 Ocantos, C. M. Entre dos luces p. 268 Ar (BD)
      Pero, si nos provocan, si hacen fraude, si sueltan un tiro, entónces, á ellos, compañeros! De los gritos hizo D. Zoilo tanto caso, como de las miradas poco benévolas que le asaeteaban ¡y qué facha estaba el demonio del hombre! con aquel chirlo sobre la ceja… Imperturbable, evolucionó al frente de sus milicianos, y se dirijió un, dos! un, dos! al atrio de la iglesia, donde colocó una guardia de seis hombres, y luego otra en cada esquina de la plaza y otra delante del club de la Orden.
    • 1894 Soriano, R. Moros p. 407 Esp (BD)
      La procesión de fantasmas blancos, sigue rodeándonos y miles de mujeriles ojos nos asaetean. En la Alcaicería, centro comercial dividido en varios Zocos, se admiran muchos objetos lujosos y gentes de buen porte y ricos trajes. Son moros aristocráticos.
    • 1904 Anónimo "Trad Novela viudo, Farina" [16-05-1904] La Ilustración Artística (Barcelona) Esp (HD)
      Volvi la cabeza: Laura y Leticia nos seguian riendo. —¿Qué hacemos?, preguntó Albruzzi. —Ir adelante, contestó Laura, no debe dejarse una galantería a medio hacer. Leticia dejó de pronto de reír y preguntó con seriedad: —¿Hay peligro? —¡Válgame Dios! ¡Si nos oyesen los abuelos de nuestros abuelos!, exclamó Laura. Y al decir esto, la hermosa dama me asaeteaba con una mirada de fuego.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      El cielo azul, azul, azul, asaeteado de mis ojos en arrobamiento, se levanta, sobre los almendros cargados, a sus últimas glorias. Todo el campo, silencioso y ardiente, brilla. En el río, una velita blanca se eterniza, sin viento. Hacia los montes la compacta humareda de un incendio hincha sus redondas nubes negras.
    • 1922 Insúa, A. Negro alma blanca [1998] Esp (CDH )
      Habiendo comprendido la importancia de su triunfo, la misma noche del début decidió renunciar a toda veleidad alcohólica. Le hacía falta su lucidez completa para administrar el talento de su hija y ser el Argos * de su virtud. No quería que se la explotasen ni se la pervirtiesen. Afortunadamente, por temperamento y por su educación, su hija era honesta y entraba en aquella vida de tablado porque él, su padre, se lo exigía. Emma hubiera podido guardarse sola, pero no estaba de más que, junto a su belleza, acabada de florecer, estuviese la fealdad escrutadora y espantadiza de su padre. Muchos eran los hombres en el hotel, en los restaurants, en los teatros, que asaeteaban y desnudaban a su hija con los ojos. ¡Ah, ya sabía él que su Emma era un finísimo bocado! Pero para llevárselo a los dientes habrían de hacer falta la autorización del juez, la bendición del cura y el consentimiento sopesado y bien medido de don Mucio Cortadell. De lo contrario, ¡magras! Había querido hacer de Emma una actriz dramática, y le resultaba una danseuse de fox-trot.¡Caprichos de la suerte! Cómica o bailarina, pero no cocotte. Era Cortadell, a un tiempo, muy de su época y muy del teatro de Calderón. Dolíale, sí, allá en los entresijos de su alma, que Emma fuese la pareja de un bailarín de color, pero este orgullo, este prejuicio de raza, rechazábalo repitiendo la famosa frase de un torero que se arrimaba a los toros y no había leído a Darwin: "Más cornás da el hambre." En la áspera lucha por la vida ciertos escrúpulos equivalían a suicidios parciales. Los que opinaban que bailar con un negro era deshonroso, tenían que ser muy estúpidos o muy ricos.
    • 1922 Insúa, A. Negro alma blanca [1998] Esp (CDH )

      Peter seguía envolviéndola, como en una red de mallas invisibles, en su mirada amarilla y ardorosa. Y entre los labios morados sonreían agudos y blancos como pilones, todos sus dientes: dientes limpios de chacal.

      — No me conteste, hijita... Piénselo usted. Y si no puede ser... tant pis!... *lo dejaremos...

      — Eso —atajó don Mucio, asaeteando a la Cortadita con los ojos— habré de decidirlo yo. Desde el momento que usted entiende que ésta sirve para el baile, yo creo, en principio, que nada se pierde con probar. Usted dígame lo que se debe hacer...

    • 1932 Azuela, M. Luciérnaga [1991] México (CDH )

      Entonces, María Cristina (así, sin transición) saltó sobre una mesa, aérea, luminosa, provocativa, en una tempestad de risas, aplausos, manteles, ojos, cristales y cuchillos. En un deslumbramiento feérico de farolillos de papel crepé, poderosos reflectores, juegos voltaicos en el agua: asaeteada por millares de pupilas incandescentes, se mecía a los compases de una danza lúbrica; se esponjaba en el mar de olas de seda que desnudaban lo que deberían cubrir.

    • 1940 Pz Urbel, J. SPablo [1940] Esp (CDH )

      Tal vez no han llegado a comprender la intención de la primera parte de su discurso: antes del pacto de la circuncisión Dios puso sus ojos en Abraham sin mirar otra cosa que su fe. La fe, la obediencia y el amor, eso es lo que importa. La sangre no sirve para nada, y una confianza puramente material en el templo era sencillamente una idolatría. Es el argumento que más tarde desarrollará aquel joven oyente que ahora asaetea al diácono con miradas de odio.

    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] 125 Esp (CDH )
      El pensamiento de Fray Luis es una composición de elementos que le brindaba la tradición filosófica; pero él ha elegido las proporciones. Y ha metido en la empresa un palpitar de corazón humano, un huelgo de hombre. Detrás de la poesía de Garcilaso (pensemos en obras estéticamente centrales como la Égloga Primera o la Tercera), ¿qué imagen humana vemos, si no la del amante desgraciado? Detrás de la poesía de Fray Luis nos asaetean sus implacables y tristes pupilas verdes: hondas pupilas verdes en un rostro castellano.
    • 1965 Bergua, J. B. Trad Heliodoros p. 72 Novela bizantina Esp (BD)
      Entonces pensó que lo mejor era no presentarse por el instante como enemigo, sino esperar y, si en adelante podía encontrar el medio de castigarles, entonces portarse con ellos como enemigo. Tomada esta decisión fue hacia Teagenes y sus amigos a los que asaeteó con miradas feroces y rudas, pues los escondidos propósitos de su alma, incapaz era de ocultarlos en sus ojos.
    • 1984 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, I Ch (NTLLE)
      asaetear. Clavar la mirada.
    • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )

      Sentía el ramalazo húmedo en la cara de las ráfagas de lluvia que llegaban hasta la tribuna. Olía a tierra húmeda, escuchaba el rumor de las conversaciones y, al mismo tiempo, relámpagos de melancolía me oprimían súbitamente el corazón. Rodeado de bellas mujeres, anhelaba una para mí. Asaeteado por cientos de ojos femeninos añoraba una mirada exclusiva, profunda e íntima.

    • 2003 Sampedro, J. L. Mongoles Bagdad Esp (CORPES)
      El rostro del profesor, cuando al final levanto la mirada de mis cuartillas, se me muestra endurecido. Sus plegados párpados casi están cerrados, dejando sólo dos estrechas ranuras horizontales por las que me asaetean sus pupilas, como podría mirar un guerrero medieval por las viseras de su celada.
    • 2006 Vargas Llosa, M. Travesuras Pe (CORPES)
      Terminó de ponerse el camisón y se volvió a mirarme, con las manos en la cintura, una sonrisita burlona y una actitud de gallito peleador. Me habló con toda la ironía de que era capaz: -¿Me estás pidiendo en serio que me case contigo? -Bueno, creo que sí -intenté bromear-. Si tú quieres. Para resolverte los problemas legales, pues. No vaya a ser que cualquier día te expulsen de Francia por ilegal. -Yo sólo me caso por amor -dijo ella, asaeteándome con sus ojos y taconeando con el pie derecho adelantado-. No me casaría nunca con un patán que me hiciera una propuesta de matrimonio tan grosera como la que me acabas de hacer tú.
    • 2007 Bilbao, I. Asesinato spa Esp (CORPES)
      -¿Qué víctima? Que yo sepa... -el color de su rostro cambió repentinamente. -Me refiero a la señorita Roberta Cortés -guardé silenció mientras mis ojos le asaeteaban-. Para su información, murió envenenadita, la pobre -Still se acomodó en el asiento ante mi afirmación y Daniela emitió un breve grito de asombro-. Señores y señoras, el asesino de Roberta Cortés es... El saloncito inglés estaba en silencio total, todos esperaban que mi dedo acusador señalara al asesino y hasta los inocentes temían ser culpados. Terrones se aferró al apoyabrazos de su silla, sus rodillas temblaban y en su rostro apareció un halo de pánico.
    • 2008 Jiménez Lozano, J. Agua noria Esp (CORPES)
      Entonces, uno de aquellos hombres dijo: —Yo sí deseo declarar. Le asaetearon con la mirada los demás, Era un hombre de mediana edad, de piel muy blanca y rubio, con una barba corta y muy cuidada, y, como supuso el comisario, un nórdico, y luego supo enseguida que era, además, histólogo y una eminencia en tejido nervioso. Era alto y desgarbado, y, cuando se levantó del asiento y fue hacia donde estaba sentado el comisario, se balanceaba como un pingüino; y el jefe sonrió.
    • 2008 Pecellín, M. "Poesía Auschwitz" Libre con libros Esp (CORPES)
      Parecía tener unos tres años, nadie sabía nada de él, no sabía hablar y no tenía nombre: aquel curioso nombre de Hurbinek se lo habíamos dado nosotros (...). Estaba paralítico de medio cuerpo y tenía las piernas atrofiadas, delgadas como hilos; pero los ojos, perdidos en la cara triangular y hundida, asaeteaban atrozmente a los vivos, llenos de preguntas, de afirmaciones, del deseo de desencadenarse, de romper la tumba de su mutismo.
    • 2018 Artacho, L. Fuegos pecados p. 196 Esp (BD)
      Me asaetearon unos ojos enigmáticos, eran oscuros como noches andinas, destacaban sobre su pellejo cetrino y cuarteado. Una maraña de pelo gris caía a ambos lados de su rostro, diferentes lanas de colores ataban a sus melenas plumas del pájaro Corequeque. El hechicero se quedó contemplándonos con fijeza, era un hombre de edad avanzada y pequeña estatura, su rostro estaba surcado por profundas arrugas.
    1. v. En pasiva perifrástica.
      Esquema sintáctico
      docs. (2015) Ejemplo:
      • 2015 Montero, R. Peso corazón Esp (CORPES)
        Cuando al fin se organizó, tras diez minutos de empujones y discusiones, la formidable cola se perdía tras dar la vuelta a la esquina. Las Huskys y Deuil se quedaron esperando a un lado de la puerta, discretamente apartados pero siendo asaeteados por las miradas suspicaces y fieras de los que aguardaban y que quizá temieran que fueran a colarse. Por fin a eso de las 14:10 apareció una larga fila de camiones del ejército, grandes trastos blindados con ruedas de oruga. Eran diez. Exclamaciones de furor y desolación recorrieron la cola.
  5. v. tr. Cantar saetas o cualquier otra composición folclórica.
    Esquema sintáctico
    docs. (1852-2017) 4 ejemplos:
    • 1852 Castro Rossi, A. GDiccLengEsp (NTLLE)
      Asaetear. v. n. Cantar saetas.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      Asaetear. v. n. Cantar saetas.
    • 1962 Bonet, J. "Luna" [28-01-1962] Baleares (Palma de Mallorca) Esp (HD)
      Ese punto de locos, de locos de muchos colorines, que siempre se colgó a los poetas sin duda fue por su manía, casi tic, de lanzar endechas contra la Luna. La Luna “ajo de agónica plata” que dijera Federico, es un viejísimo descubrimiento de la poesía, que no dejó nunca de pensar en ella. Decadentes o modernos, y aún los poetas sociales para insultarla un poco, todos los copleros del mundo la asaetearon en todos los tonos.
    • 2017 Borrallo, P. "Arte Voz" [27-03-2017] El Correo de Andalucía (Sevilla) Esp (HD)
      Así, en el histórico y patrimonial barrio de Santa Catalina fue fundada por el conocido saetero Pepe Medina, allá por los años noventa del pasado siglo XX, una Escuela de Saetas en el seno de la hermandad de la Sagrada Cena, escuela que sería pionera en dicha modalidad y de la que saldrían reconocidas voces. Entre ellas, la de un Ángel con voz de ángel, que recoge en su arte la herencia de una cuidada formación, el saetero Ángel Díaz (Sevilla, 1978). Los comienzos de su precoz vocación se sitúan el viernes Santo del año 1986, cuando un niño de tan solo 9 años, subido en una silla de la Carrera Oficial a la altura de la Avenida de la Constitución, asaeteaba con su voz el drama tardobarroco del Gitano de la Cava ante la admiración de todos.
  6. 1⟶metáfora
    v. tr. Emitir [un astro] radiaciones luminosas [sobre alguien o algo].
    Sinónimos: asaetar; flechar; saetar; saetear
    Esquema sintáctico
    docs. (1857-2021) 19 ejemplos:
    • 1857 Castelar, E. Hermana Caridad p. 321 Leyendas populares Esp (BD)
      Los ejércitos europeos tenian un enemigo en el suelo que pisaban, en el impío cielo que los cubria, en el ardoroso y encendido sol que los asaeteaba; el ejército africano tenia un amigo, un defensor en la naturaleza, en la tierra, en el cielo, en el sol. Los elementos debilitaban a los europeos y encendían a los africanos.
    • 2021 Montaño, B. Billete vuelta Esp (BD)
      Esa mañana al amanecer fue limpio, sin bruma tropical, y todos pudimos contemplar, en silencio desde una ladera, el impresionante espectáculo visual que dibujan los caleidoscópicos rayos de sol al asaetear las copas cerradas del bosque húmedo y las lianas colgantes de su techo.
    • 1857 Castelar, E. Hermana Caridad p. 321 Leyendas populares Esp (BD)
      Los ejércitos europeos tenian un enemigo en el suelo que pisaban, en el impío cielo que los cubria, en el ardoroso y encendido sol que los asaeteaba; el ejército africano tenia un amigo, un defensor en la naturaleza, en la tierra, en el cielo, en el sol. Los elementos debilitaban a los europeos y encendían a los africanos.
    • 1863 Anónimo (J. C. P.) Trad Olderico, Bresciani p. 110 Esp (BD)
      Lo que mas nos atormenta en estas campañas calurosas es el sol y la sed. El sol de este cielo meridional nos asaetea con tanta fuerza, que sus rayos nos hacen hervir el cérebro dentro la cabeza, y es tal este ardor que nos acarrea un frenesí.
    • 1884 Ortega Munilla, J. Hambre p. 176 Esp (BD)
      Un día de bruma es aquí como un fantasma, cuyo ropaje asaetea con dardos de oro el sol. Pronto la niebla se desvanece; en jirones desgarrada flota. Son los velos negros de la tormenta, rasando el mundo y columpiándose en este cielo que hasta cuando se cubre de nubes es azul.
    • 1889 Llorente Olivares, T. Valencia, II p. 718 Esp (BD)
      El aspecto de Játiva es entonces animadísimo. Durante el día la asaetea el sol con sus dardos de fuego, lo cual no impide que hagan sus tratos al aire libre los curtidos labradores y ganaderos; pero al caer la tarde, el vecindario en masa y los muchísimos forasteros se esparcen por el Real de la feria, y gozan, bajo los árboles, de las músicas, las luminarias, el bullicio y la alegría propia de las fiestas.
    • 1890 Escuder, J. M. Plus Ultra [1890] p. 50 Esp (BD)
      ¡Qué hermoso sol y cómo sale del mar al rayar el alba, y tras enjugar sus rubias guedejas, súbese al cielo pausadamente asaeteando la isla, y luego declina para caer y recostarse otra vez en el muelle hecho horizontal! Allá en los confines en que el limpio cristal se junta con la resplandeciente bóveda, cielo y agua se tocan confundiendo sus contornos azules y al astro como onza de oro, sucede el reinado de la plateada luna con su cara apacible de duro isabelino […].
    • 1907 Lillo, B. Sub Sole [2001] Chile (CDH )

      Tres veces vio pasar el sol por encima de su cabeza. Cruzó sin detenerse, irreverente, con la excelsa majestad de un dios. Lo asaeteó con sus rayos y fundiendo las nieves desató, para que le salieran al paso con más ímpetu, los torrentes. Aquel reto del astro exacerbó su furor y amenazando con la diestra al flamígero viajero profirió:

      –¡Oh, tú, ascua errante, fuego fatuo, que un soplo de Raa enciende y apaga cada día, en breve te arrancaré las insolentes alas!

    • 1916 Anónimo (B. B.) "Quisiera haber vivido…" [01-01-1916] La Moda Elegante Ilustrada (Madrid) Esp (HD)
      En los días de fiesta, cuando el poeta, ceñido de lauros, era aclamado triunfador, cuando el sol asaeteaba con sus áureas flechas los mármoles de la Acrópolis, resonaban las liras —con acentos dulces como el susurro del aura— acompañando el ritmo de las danzas. Y el Arte se entronizaba en un ambiente de claridad deslumbradora.
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Guatemala (CDH )

      Al paso del cacique, un sacrificador, vestido de negro, puso en sus manos una flecha azul.

      El sol asaeteaba a la ciudad, disparando sus flechas desde el arco del lago...

      Los pájaros asaeteaban el lago, disparando sus flechas desde el arco del bosque...

      Los guerreros asaeteaban a las víctimas, cuidando de no herirlas de muerte para prolongar la fiesta y su agonía.

    • 1950 Cabrena, R. Trad Luz de Asia, Arnold p. 92 Ar (BD)
      Pero un pastor joven, al pasar por allí y ver a Siddartha tendido, con los párpados cerrados y los labios contraídos por un dolor indecible, mientras el tórrido sol del mediodía asaeteaba con sus rayos la cabeza del Príncipe, cortó unas ramas de manzana rosa, las unió en pila e hizo un boscaje para dar sombra a este rostro augusto.
    • 1992 Rubio, F. Sal chocolate [1992] Esp (CDH )
      Fuentes apoya la frente sobre el reverso de su mano y deja de mirar las hojas del poto «amor de hombre» asaeteado levemente por el goteo de luz a la hora en la que el abrir y el cerrarse de la puerta modifica la perspectiva del pasillo. Entorna los ojos, disimula, para que no sea compasión lo que inspire su hasta ayer importante persona: el mundo no es un caos trenzado por multitud de fuerzas que dejan de confabularse en el momento en que el ideólogo aplica su implacable punto de vista; el mundo trepador manda más que el viejo orden racional que Fuentes representa pues es capaz de defenestrar a la voz de la historia al primer intento de correctora ordenación.
    • 2008 Fdz Castro, J. "Canto fúnebre pájaros" Tres cuentos otoño Esp (CORPES)
      Después de los afanosos días de la vendimia, durante los cuales las viñas habían sido un hervidero de vida y afanes, el otoño parecía haberse adueñado del paisaje ahora desierto y lo moteaba de rojo aquí y allá fundamentalmente al atardecer, cuando los rayos casi horizontales del sol declinante asaetean primero los chopos y luego las parras iluminándolas como si alguien hubiese encendido una luz por detrás.
    • 2020 Rdz Arenas, F. Sol oriente p. 330 Esp (BD)
      Al llegar a las murallas se dirigió hacia la puerta de San Jorge y esperó. Cuando el Sol dejó de asaetear los cuerpos, y la creciente obscuridad se abrió camino, apareció Ali. Firuz se acercó a él despacio porque debía evitar una reacción violenta del bizantino, soslayó al criado que le esperaba y muy cerca le susurró dos palabras “tres” y “madrugada”. Fue tan rápido que cuando Ali quiso volver la cabeza para observar la cara del capitán que tanto se le había acercado, aquél había alargado su paso y se encontraba de espaldas y envuelto por las sombras.
    • 2021 Montaño, B. Billete vuelta Esp (BD)
      Esa mañana al amanecer fue limpio, sin bruma tropical, y todos pudimos contemplar, en silencio desde una ladera, el impresionante espectáculo visual que dibujan los caleidoscópicos rayos de sol al asaetear las copas cerradas del bosque húmedo y las lianas colgantes de su techo.
    • 1857 Castelar, E. Hermana Caridad p. 321 Leyendas populares Esp (BD)
      Los ejércitos europeos tenian un enemigo en el suelo que pisaban, en el impío cielo que los cubria, en el ardoroso y encendido sol que los asaeteaba; el ejército africano tenia un amigo, un defensor en la naturaleza, en la tierra, en el cielo, en el sol. Los elementos debilitaban a los europeos y encendían a los africanos.
    • 1863 Anónimo (J. C. P.) Trad Olderico, Bresciani p. 110 Esp (BD)
      Lo que mas nos atormenta en estas campañas calurosas es el sol y la sed. El sol de este cielo meridional nos asaetea con tanta fuerza, que sus rayos nos hacen hervir el cérebro dentro la cabeza, y es tal este ardor que nos acarrea un frenesí.
    • 1884 Ortega Munilla, J. Hambre p. 176 Esp (BD)
      Un día de bruma es aquí como un fantasma, cuyo ropaje asaetea con dardos de oro el sol. Pronto la niebla se desvanece; en jirones desgarrada flota. Son los velos negros de la tormenta, rasando el mundo y columpiándose en este cielo que hasta cuando se cubre de nubes es azul.
    • 1889 Llorente Olivares, T. Valencia, II p. 718 Esp (BD)
      El aspecto de Játiva es entonces animadísimo. Durante el día la asaetea el sol con sus dardos de fuego, lo cual no impide que hagan sus tratos al aire libre los curtidos labradores y ganaderos; pero al caer la tarde, el vecindario en masa y los muchísimos forasteros se esparcen por el Real de la feria, y gozan, bajo los árboles, de las músicas, las luminarias, el bullicio y la alegría propia de las fiestas.
    • 1890 Escuder, J. M. Plus Ultra [1890] p. 50 Esp (BD)
      ¡Qué hermoso sol y cómo sale del mar al rayar el alba, y tras enjugar sus rubias guedejas, súbese al cielo pausadamente asaeteando la isla, y luego declina para caer y recostarse otra vez en el muelle hecho horizontal! Allá en los confines en que el limpio cristal se junta con la resplandeciente bóveda, cielo y agua se tocan confundiendo sus contornos azules y al astro como onza de oro, sucede el reinado de la plateada luna con su cara apacible de duro isabelino […].
    • 1907 Lillo, B. Sub Sole [2001] Chile (CDH )

      Tres veces vio pasar el sol por encima de su cabeza. Cruzó sin detenerse, irreverente, con la excelsa majestad de un dios. Lo asaeteó con sus rayos y fundiendo las nieves desató, para que le salieran al paso con más ímpetu, los torrentes. Aquel reto del astro exacerbó su furor y amenazando con la diestra al flamígero viajero profirió:

      –¡Oh, tú, ascua errante, fuego fatuo, que un soplo de Raa enciende y apaga cada día, en breve te arrancaré las insolentes alas!

    • 1916 Anónimo (B. B.) "Quisiera haber vivido…" [01-01-1916] La Moda Elegante Ilustrada (Madrid) Esp (HD)
      En los días de fiesta, cuando el poeta, ceñido de lauros, era aclamado triunfador, cuando el sol asaeteaba con sus áureas flechas los mármoles de la Acrópolis, resonaban las liras —con acentos dulces como el susurro del aura— acompañando el ritmo de las danzas. Y el Arte se entronizaba en un ambiente de claridad deslumbradora.
    • 1928 Villalón, F. Toriada [1998] 193 Esp (CDH )
      ¡Oh valle moteado, / de toros negros fieros! / ¡Oh ribera en carrizos bigotada! / ¡Oh trebal * agobiado de rocío! / ¡Vega asaeteada, / por los dardos que Sol quebró en el río! / ¡Oh despertar de flores, / que su tallo empinando / hálito al calentado y amoroso, / del nuevo novio hermoso / que el oriente parió en siete colores; / sus corolas alzando / —del peso de la escarcha ya zafadas—, / hojas abren en polen perfumadas! /
    • 1942 Tous Maroto, J. M. "Corrida toros" [06-09-1942] La Almudaina (Palma de Mallorca) Esp (HD)
      Y llegaba por fin el ansiado día de la corrida! Aquí, lector amable, me permitirás que evocando lo vivido, intente hacerte un boceto de lo que eran aquellas corridas: Son las cuatro de una calurosísima tarde de Julio. El sol asaetea los gigantes plateros que aun por aquel entonces cobijaban el paseo de la Ramba, de ordinario silencioso y tristón y que, en aquel día y a la hora aquella, se veía invadido por un verdadero río humano que corría bullicioso a la plaza de toros […].
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Guatemala (CDH )

      Al paso del cacique, un sacrificador, vestido de negro, puso en sus manos una flecha azul.

      El sol asaeteaba a la ciudad, disparando sus flechas desde el arco del lago...

      Los pájaros asaeteaban el lago, disparando sus flechas desde el arco del bosque...

      Los guerreros asaeteaban a las víctimas, cuidando de no herirlas de muerte para prolongar la fiesta y su agonía.

    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Argentina (CDH )

      Te ves por fin en la isla de Madeira, un viejo cono de montaña que se yergue sobre las olas. Acabas de hacer un alto en la mitad de su descenso, y sentado a la sombra de un laurel muerdes un níspero gigante que se desangra en chorritos de zumo. Flores y frutas despliegan a tu alrededor un entusiasmo edénico: sobre la piedra caliente se tuestan verdosos lagartos; el sol asaetea la isla y el mar que la ciñe con su doble abrazo de espumas.

    • 1950 Cabrena, R. Trad Luz de Asia, Arnold p. 92 Ar (BD)
      Pero un pastor joven, al pasar por allí y ver a Siddartha tendido, con los párpados cerrados y los labios contraídos por un dolor indecible, mientras el tórrido sol del mediodía asaeteaba con sus rayos la cabeza del Príncipe, cortó unas ramas de manzana rosa, las unió en pila e hizo un boscaje para dar sombra a este rostro augusto.
    • 1984 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, I Ch (NTLLE)
      asaetear. tr. fig. cult. Dicho de la luz, herir algo con sus rayos. U. t. c. intr.
    • 1991 Satué, F. J. Carne [1991] 226 Esp (CDH )
      El cielo estaba ahíto de un color gris plomo que asaeteaban venas eléctricas amarillas y blancas. Conti se fijó en los vientres embarazados y a veces sangrientos de las nubes, y en los temblores que escoltaban las proclamas de los truenos y los relámpagos. Recordaba los incendios que sucedían a los bombardeos de artillería, en el frente, excepto por la quietud pesada de las nubes.
    • 1992 Rubio, F. Sal chocolate [1992] Esp (CDH )
      Fuentes apoya la frente sobre el reverso de su mano y deja de mirar las hojas del poto «amor de hombre» asaeteado levemente por el goteo de luz a la hora en la que el abrir y el cerrarse de la puerta modifica la perspectiva del pasillo. Entorna los ojos, disimula, para que no sea compasión lo que inspire su hasta ayer importante persona: el mundo no es un caos trenzado por multitud de fuerzas que dejan de confabularse en el momento en que el ideólogo aplica su implacable punto de vista; el mundo trepador manda más que el viejo orden racional que Fuentes representa pues es capaz de defenestrar a la voz de la historia al primer intento de correctora ordenación.
    • 2001 Aridjis, H. Zona Silencio [2005] Mx (CORPES)
      En torno se oyen las voces de la mañana, los amarillos tiernos de la imaginación vegetal. En la distancia, Cocotillo se despereza como una culebra asaeteada por los rayos solares. -Esta mañana va a ser de gran inspiración, estoy en el centro del instante. -También para mí -don Pedro saca de entre sus ropas un trapo negro y se tapa los ojos. Comienza a batir el tambor. Primero monótonamente, luego rápido, rápido, el corazón latiendo a su ritmo.
    • 2008 Fdz Castro, J. "Canto fúnebre pájaros" Tres cuentos otoño Esp (CORPES)
      Después de los afanosos días de la vendimia, durante los cuales las viñas habían sido un hervidero de vida y afanes, el otoño parecía haberse adueñado del paisaje ahora desierto y lo moteaba de rojo aquí y allá fundamentalmente al atardecer, cuando los rayos casi horizontales del sol declinante asaetean primero los chopos y luego las parras iluminándolas como si alguien hubiese encendido una luz por detrás.
    • 2020 Rdz Arenas, F. Sol oriente p. 330 Esp (BD)
      Al llegar a las murallas se dirigió hacia la puerta de San Jorge y esperó. Cuando el Sol dejó de asaetear los cuerpos, y la creciente obscuridad se abrió camino, apareció Ali. Firuz se acercó a él despacio porque debía evitar una reacción violenta del bizantino, soslayó al criado que le esperaba y muy cerca le susurró dos palabras “tres” y “madrugada”. Fue tan rápido que cuando Ali quiso volver la cabeza para observar la cara del capitán que tanto se le había acercado, aquél había alargado su paso y se encontraba de espaldas y envuelto por las sombras.
    • 2021 Montaño, B. Billete vuelta Esp (BD)
      Esa mañana al amanecer fue limpio, sin bruma tropical, y todos pudimos contemplar, en silencio desde una ladera, el impresionante espectáculo visual que dibujan los caleidoscópicos rayos de sol al asaetear las copas cerradas del bosque húmedo y las lianas colgantes de su techo.
    1. v. En uso absoluto.
      Esquema sintáctico
      docs. (1994) Ejemplo:
      • 1994 Torre Glz, N. Pozo p. 21 Mx (BD)
        No se puede explicar el infinito y tampoco el desierto. No sé qué es más doloroso, si el sol que asaetea desde el cielo o esos soles diminutos que ceden ante las pisadas y que están calientes, se clavan en la piel y en los ojos.
  7. 1⟶metáfora
    v. tr. Dep. Lanzar el balón con fuerza [a alguien o algo] para marcar un tanto.
    Esquema sintáctico
    docs. (1955-2022) 6 ejemplos:
    • 1955 Anónimo "Fuertes goleadas Zaragoza" [21-11-1955] Pueblo: Diario del Trabajo Nacional (Madrid) Esp (HD)
      Indauchu y Barcaldo asaetearon las metas enemigas de El Ferrol y Sabadell, encajando éstos un cinco que es tan desastroso como un vulgar siete en el traje recién estrenado. Ni sabadellenses ni ferrolanos han podido evitar la avalancha de las delanteras rivales, lanzadas hacia el marco enemigo como si fuese la carga de los jinetes indios. Y sólo queda por disputar de esta jornada el encuentro La Felguera-Eibar, que tendrá lugar el día 27 aprovechando la jornada en blanco que brinda al fútbol el encuentro ante Irlanda.
    • 2009 Cabello, A. "Pegada Keita tumba Valladolid" Público.es. Madrid: publico.es Esp (CORPES)
      El segundo tiempo tuvo el mismo perfil, aunque el cansancio restó cierta precisión en las decisiones. Al Valladolid ya le costó un poco más encontrar la meta a Aouate. Sí tuvo esa virtud el Mallorca. Los cambios fueron certeros. Keita acertó con la portería en un error defensivo para poner en ventaja a su equipo. Gracias a la velocidad de Castro volvió a asaetear a Asenjo con una buena maniobra.
    • 2018 Serrano, M. "Bale" [19-12-2018] Okdiario (Madrid): okdiario.com Esp (HD)
      Gareth Bale tiene una katana en la pierna izquierda. Muchas veces no la desenfunda, pero cuando lo hace –que suele coincidir con los partidos de mucho foco– destripa al más pintado. Con ella asaeteó al bullicioso Kashima japonés, que plantó cara al Real Madrid en los primeros 20 minutos y se rindió después. El galés selló el triunfo con un espectacular hat-trick y metió a los de Solari directos a la final del Mundial de Clubes donde le espera el Al Ain local.
    • 2022 Espina, J. A. "Bono" [30-09-2022] As (Madrid) Esp (HD)
      Yassine Bono ha pasado de lograr el Zamora en el equipo menos goleado la pasada campaña a acabar entre lágrimas el encuentro contra el Barcelona, impotente ante un equipo culé que le asaeteó y le endosó un contundente resultado (0-3) al que no estaba nada acostumbrado el portero marroquí bajo los palos del Sevilla. Pocos días más tarde, el 0-4 del Manchester City en Champions League suponía otra pesada losa para Bono, que también ha tenido problemas físicos que le han apartado de algún encuentro, como en el 1-1 de Villarreal justo antes de parón internacional.
    • 1955 Anónimo "Fuertes goleadas Zaragoza" [21-11-1955] Pueblo: Diario del Trabajo Nacional (Madrid) Esp (HD)
      Indauchu y Barcaldo asaetearon las metas enemigas de El Ferrol y Sabadell, encajando éstos un cinco que es tan desastroso como un vulgar siete en el traje recién estrenado. Ni sabadellenses ni ferrolanos han podido evitar la avalancha de las delanteras rivales, lanzadas hacia el marco enemigo como si fuese la carga de los jinetes indios. Y sólo queda por disputar de esta jornada el encuentro La Felguera-Eibar, que tendrá lugar el día 27 aprovechando la jornada en blanco que brinda al fútbol el encuentro ante Irlanda.
    • 2009 Cabello, A. "Pegada Keita tumba Valladolid" Público.es. Madrid: publico.es Esp (CORPES)
      El segundo tiempo tuvo el mismo perfil, aunque el cansancio restó cierta precisión en las decisiones. Al Valladolid ya le costó un poco más encontrar la meta a Aouate. Sí tuvo esa virtud el Mallorca. Los cambios fueron certeros. Keita acertó con la portería en un error defensivo para poner en ventaja a su equipo. Gracias a la velocidad de Castro volvió a asaetear a Asenjo con una buena maniobra.
    • 2014 Posada, A. "Escorpión" [08-07-2014] El Norte de Castilla (Valladolid) Esp (HD)
      Alfredo Stéfano Di Stéfano Laulhé (Barracas, Buenos Aires, 1926-Madrid, 2014) también sacó su aguijón ante un Real Valladolid al que asaeteó en múltiples ocasiones. Los enfrentamientos particulares entre el futbolista más completo que ha existido nunca y el equipo blanquivioleta quedan marcados por el fuego de la estadística: 13 goles anotados en 16 enfrentamientos de Liga acaecidos entre noviembre de 1953 y septiembre de 1963.
    • 2018 Serrano, M. "Bale" [19-12-2018] Okdiario (Madrid): okdiario.com Esp (HD)
      Gareth Bale tiene una katana en la pierna izquierda. Muchas veces no la desenfunda, pero cuando lo hace –que suele coincidir con los partidos de mucho foco– destripa al más pintado. Con ella asaeteó al bullicioso Kashima japonés, que plantó cara al Real Madrid en los primeros 20 minutos y se rindió después. El galés selló el triunfo con un espectacular hat-trick y metió a los de Solari directos a la final del Mundial de Clubes donde le espera el Al Ain local.
    • 2019 Romano, J. "Guerreras" [04-12-2019] Marca (Madrid) Esp (HD)
      La consecuencia inevitable fue una cascada de contraataques de las 'Guerreras' que asaetearon a la portera rival. Once de los 24 goles de esta segunda mitad de España vinieron por esa vía, sobre todo por su carril derecho, donde Marta López y Maitane Etxeberría encontraron una alfombra roja a sus pies (14 tantos entre ambas extremos zurdas).
    • 2022 Espina, J. A. "Bono" [30-09-2022] As (Madrid) Esp (HD)
      Yassine Bono ha pasado de lograr el Zamora en el equipo menos goleado la pasada campaña a acabar entre lágrimas el encuentro contra el Barcelona, impotente ante un equipo culé que le asaeteó y le endosó un contundente resultado (0-3) al que no estaba nada acostumbrado el portero marroquí bajo los palos del Sevilla. Pocos días más tarde, el 0-4 del Manchester City en Champions League suponía otra pesada losa para Bono, que también ha tenido problemas físicos que le han apartado de algún encuentro, como en el 1-1 de Villarreal justo antes de parón internacional.
  8. Acepción lexicográfica
  9. v. tr. C. comunic. "Ataques frecuentes contra una persona, entidad o ideología desde uno o más Medios y que responden a un plan preconcebido" (Mota Oreja, DiccComunicación-1988).
    docs. (1988) Ejemplo:
    • 1988 Mota Oreja, I. H. DiccComunicación (FG)
      Asaetear. Ataques frecuentes contra una persona, entidad o ideología desde uno o más Medios y que responden a un plan preconcebido.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE