9.ª Entrega (septiembre de 2020)
Versión del 30/09/2020
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
aulétrida s. (1845-)
aulétrida
Etim. Voz tomada del francés aulétride, atestiguada en esta lengua al menos desde 1823 como 'cortesana que, durante la comida, distraía a los comensales tocando el aulós'; y esta, a su vez, del griego auletris, idos (véase TLF, s. v.).

Se documenta por primera vez, en la acepción 'en la Antigüedad clásica, mujer que participa en banquetes y fiestas tocando la flauta o acompañando a los invitados', en 1845, en el Diccionario universal francés-español de Domínguez y posteriormente, en 1870, se registra en la traducción de C. Navarro de la Historia de la prostitución en todos los pueblos del mundo, de Pedro Dufour, donde se hace hincapié en el papel de cortesanas de estas flautistas, aspecto que también se señala en otros testimonios. Como 'persona que toca el aulós'' se atestigua en "Obras y cómicos", una reseña cultural publicada en La Mañana (Madrid), en 1912.

  1. ac. etim.
    s. f. Mús. En la Antigüedad clásica, mujer que participa en banquetes y fiestas tocando la flauta o acompañando a los invitados.
    docs. (1845-1930) 19 ejemplos:
    • 1845 Domínguez, R. J. DiccFrancés-Español, I Esp (BD)
      Aulétride, s. f. [...] Hist. ant. Auletrida; nombre que daban los griegos á unas mugeres que divertían á los convidados en los banquetes.
    • 1930 Bernácer, J. "Motivos helénicos" [19-07-1930] La Esfera (Madrid) Esp (HD)
      La flautista de Nauplia. Bucólico flautar, no dulicos cantos / anhela el corazón, divina aulétrida, / que en el encanto augusto de los campos / resuene el alma de la musa helénica.
    • 1845 Domínguez, R. J. DiccFrancés-Español, I Esp (BD)
      Aulétride, s. f. [...] Hist. ant. Auletrida; nombre que daban los griegos á unas mugeres que divertían á los convidados en los banquetes.
    • 1870 Navarro, C. TradHistoria prostitución, Dufour, I p. 427 Esp (BD)
      Filis se hizo luego cortesana y su talento de auletrida la distinguió entre las cantoras que se alquilaban para los festines; Horacio, bien que la llamara su último amor (meorum finis amorum) todavía le dió más de una rival preferida.
    • 1879 Blanco Asenjo, R. "Tragedia Aristófanes. Recuerdos Atenas" [01-05-1879] Revista Contemporánea (Madrid) Esp (HD)
      —¿Será verdad, exclamó el jóven ateniense, que las hermosas fenicias llegadas al puente esta mañana irán á morar contigo? —¿No he dicho que Venus descenderá esta noche sobre mi casa? Las jóvenes fenicias exigirán dádivas de Creso, pero habrá lesbianas más modestas y aulétridas hábiles, que con su flauta alegrarán el banquete. ¡Animaos! Antes que la cazadora Diana eleve sus cuernos de plata por encima de la diosa del Partenon, estarán para vosotros iluminadas las lámparas, y el pavimento cubierto de hierbas olorosas, y hasta los bordes llenas las copas de sabroso vino de Herea.
    • 1879 Más Prat, B. Rosas del tiempo p. 279 Colección Cuadros Andaluces Esp (BD)
      Nueve convidadas, con blancas vestes, rodeaban al anfitrion, que, á pesar de las promesas hechas a Ciceron y a Pompeyo, sus comensales, habia mandado preparar el salón de Apolo. Brillaban, pues, las lámparas, sostenidas por enormes quimeras, como si las hubiese animado el padre del día; relucía la vaijilla salpicada de piedras preciosas, rebosaban las ánforas de Biblos y Nacos, aunque no faltaba el Theos grato á Anacreonte, y las auletridas griegas soplaban en sus dobles flautas, mientras los ágiles efebos preparaban la sagrada libación.
    • 1883 Suárez Capalleja, V. "Amoríos de Horacio" [15-05-1883] La Ilustración Española y Americana (Madrid) Esp (HD)
      Pero Horacio á los cuarenta años tenía los ardores de un joven, y aunque juraba no hallarse prendado de Filis, no se le puede dar crédito. Esta consiguió la libertad y se enamoró de Telefo, antiguo rival de Horacio, aunque por poco tiempo, para pasar después á éste, el cual le dirigió una oda consoladora, invitándola á venir á celebrar con él, en una de sus casas de campo, los idus de Abril, mes consagrado á Venus Marina. Filis, ya cortesana, distinguíase por su talento de aulétrida entre las cantatrices que se alquilaban para los banquetes, y aunque Horacio la llame su último amor (meorum finis amorum), le dio aún más de alguna rival.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      Aulétrida. f. Nombre que los griegos daban á unas mujeres que acompañadas de otras que tocaban la cítara bailaban en las comidas solemnes y en las fiestas públicas.
    • 1900 Hurtado Pérez, P. Laodicea p. 10 Esp (BD)
      El escultor la invitó á que le diese más detalles de su vida y de la sus padres, y ella, en párrafos entrecortados por la masticación, le contó que su madre, dicteriade mientras conservó sus gracias juveniles, y aulétrida cuando el tiempo y los disgustos la desfloraron, había rodado en veinte pueblos de lupanar en lupanar, hasta que rendida por los dolores del cuerpo y los tormentos del alma, el destino se había apiadado de ella en una sentina de Orcomene, y la había llevado á descansar al tranquilo reino de las sombras.
    • 1905 Blasco Ibáñez, V. Horda [1905] Esp (BD)
      A la mañana siguiente, salió por la Puerta gris, aunque cabrillease el sol de los poetas en las aguas del Pireo, aunque brillasen con divina sonrisa los mármoles del Partenón y las aulétridas se pasaran el día soplando en sus dulces flautas. La miseria era un endriaga de invencible fealdad. No había arte en el mundo que pudiese embellecer su horripilante mascarón.
    • 1912 López, R. Con los ojos abiertos p. 51 Mx (BD)
      XIII La Aurora. De su lecho de reina de Saba, en que culmina / la llama de una púrpura violenta y voluptuosa, / envuelta en una tenue, flotante muselina, / la Aurora se levanta más fresca que una rosa. / En uno de sus hombros madrugadora trina / como la fiel aulétrida sagrada de la diosa / una festiva alondra. La estrella matutina / palpita en sus cabellos como una mariposa.
    • 1929 Bovio, J. "TradCristo fiesta Purim, Azzati" [04-04-1929] El Pueblo: Diario Republicano de Valencia (Valencia) Esp (HD)
      Legionario. 1.º. Los levitas cuentan siempre los años del mundo y Roma cuenta las regiones: no es la más cierta la que se hace ahí dentro. (Comienzan a entrar los congregados a la fiesta, con diversas vestiduras). Legionario 2.º. Aquí también pueden contar las regiones. Mira las faláforas de Lesbos con las cuales compiten los afeminados de Frigia, precedidas de las aulétridas jónicas: mira a Taranto, el lascivo pueblo al que fue Síbaris, gobernado por jóvenes de afeitado y perfumado rostro que disimula el sexo.
    • 1930 Bernácer, J. "Motivos helénicos" [19-07-1930] La Esfera (Madrid) Esp (HD)
      La flautista de Nauplia. Bucólico flautar, no dulicos cantos / anhela el corazón, divina aulétrida, / que en el encanto augusto de los campos / resuene el alma de la musa helénica.
    • 1845 Domínguez, R. J. DiccFrancés-Español, I Esp (BD)
      Aulétride, s. f. [...] Hist. ant. Auletrida; nombre que daban los griegos á unas mugeres que divertían á los convidados en los banquetes.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Aulétrida, s. f. ant. Mujer que tocaba la flauta en los festines o banquetes.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      Aulétrida: adj. s. f. Hist.: nombre que los Griegos daban a las mujeres que, en union de las que tocaban la cítara y de las bailarinas, formaban un cuerpo de cortesanas que divertían a los convidados durante la comida, y asistían a las fiestas, como las bayaderas de la India, y las almeas ejipcias.
    • 1864 Marty Caballero, L. DiccLengCast, I [1864] Esp (BD)
      Aulétrida, s. f. Mujer que tocaba la flauta en los festines.
    • 1870 Navarro, C. TradHistoria prostitución, Dufour, I p. 427 Esp (BD)
      Filis se hizo luego cortesana y su talento de auletrida la distinguió entre las cantoras que se alquilaban para los festines; Horacio, bien que la llamara su último amor (meorum finis amorum) todavía le dió más de una rival preferida.
    • 1870 Navarro, C. TradHistoria prostitución, Dufour, I p. 89 Esp (BD)
      Las cortesanas de Atenas, formaban muchas clases, de tal modo distintas entre sí, que las leyes de las costumbres que las regían debían igualmente variar, según las diferentes categorías de estas mujeres públicas. Había tres principales categorías, que se subdividian á su vez en otras muchas clases mas ó menos homogéneas: las dicteriadas, las auletridas y las hetarias. Las primeras eran en cierto modo las esclavas dél a prostitución; las segundas las auxiliares; las terceras las reinas.
    • 1879 Blanco Asenjo, R. "Tragedia Aristófanes. Recuerdos Atenas" [01-05-1879] Revista Contemporánea (Madrid) Esp (HD)
      —¿Será verdad, exclamó el jóven ateniense, que las hermosas fenicias llegadas al puente esta mañana irán á morar contigo? —¿No he dicho que Venus descenderá esta noche sobre mi casa? Las jóvenes fenicias exigirán dádivas de Creso, pero habrá lesbianas más modestas y aulétridas hábiles, que con su flauta alegrarán el banquete. ¡Animaos! Antes que la cazadora Diana eleve sus cuernos de plata por encima de la diosa del Partenon, estarán para vosotros iluminadas las lámparas, y el pavimento cubierto de hierbas olorosas, y hasta los bordes llenas las copas de sabroso vino de Herea.
    • 1879 Más Prat, B. Rosas del tiempo p. 279 Colección Cuadros Andaluces Esp (BD)
      Nueve convidadas, con blancas vestes, rodeaban al anfitrion, que, á pesar de las promesas hechas a Ciceron y a Pompeyo, sus comensales, habia mandado preparar el salón de Apolo. Brillaban, pues, las lámparas, sostenidas por enormes quimeras, como si las hubiese animado el padre del día; relucía la vaijilla salpicada de piedras preciosas, rebosaban las ánforas de Biblos y Nacos, aunque no faltaba el Theos grato á Anacreonte, y las auletridas griegas soplaban en sus dobles flautas, mientras los ágiles efebos preparaban la sagrada libación.
    • 1883 Suárez Capalleja, V. "Amoríos de Horacio" [15-05-1883] La Ilustración Española y Americana (Madrid) Esp (HD)
      Pero Horacio á los cuarenta años tenía los ardores de un joven, y aunque juraba no hallarse prendado de Filis, no se le puede dar crédito. Esta consiguió la libertad y se enamoró de Telefo, antiguo rival de Horacio, aunque por poco tiempo, para pasar después á éste, el cual le dirigió una oda consoladora, invitándola á venir á celebrar con él, en una de sus casas de campo, los idus de Abril, mes consagrado á Venus Marina. Filis, ya cortesana, distinguíase por su talento de aulétrida entre las cantatrices que se alquilaban para los banquetes, y aunque Horacio la llame su último amor (meorum finis amorum), le dio aún más de alguna rival.
    • 1890 Blasco Ibáñez, V. Flor de mayo p. 94 Esp (BD)
      Súnnica hizo un signo á su intendente, y á los pocos instantes sonaron en el peristilo regocijados sones de flautas. —¡Las aulétridas!— gritaron los convidados. Entraron en la sala del festín cuatro esbeltas muchachas, coronadas de violetas, con un xilón abierto desde el talle á los pies, que descubría á cada paso la pierna izquierda, y en la boca la doble flauta, sobre cuyos orificios corrían sus ágiles dedos.
    • 1895 Suárez Casañ, V. La prostitución p. 21 Esp (BD)
      Las aulétridas no consentían que se les diera el nombre de cortesanas, tenían el orgullo da poseer una profesión artística independiente con que ganarse el sustento y se hacían nombrar flautistas. Pero bajo el pretexto de su profesión cometían toda clase de depravaciones y estaban siempre dispuestas á satisfacer con su cuerpo las pasiones que incitaban con el voluptuoso sonido de sus instrumentos.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      Aulétrida. f. Nombre que los griegos daban á unas mujeres que acompañadas de otras que tocaban la cítara bailaban en las comidas solemnes y en las fiestas públicas.
    • 1900 Bautista Paternina, J. "Paralelo de civilizaciones" [25-11-1900] Noticiero Salmantino (Salamanca) Esp (HD)
      Venus y Milita tienen templos por doquier. En honor de Priapo se levantan estatuas, se inmolan víctimas, se ofrecen aromas, perfumes, esencias arábigas en áureos pebeteros. Las Hetarias, Dicteriadas, Aulétridas y Meretrices entonan himnos á su Dios. Las tocadoras de flauta y las tañedoras de lira animan los coros en su loor.
    • 1900 Hurtado Pérez, P. Laodicea p. 10 Esp (BD)
      El escultor la invitó á que le diese más detalles de su vida y de la sus padres, y ella, en párrafos entrecortados por la masticación, le contó que su madre, dicteriade mientras conservó sus gracias juveniles, y aulétrida cuando el tiempo y los disgustos la desfloraron, había rodado en veinte pueblos de lupanar en lupanar, hasta que rendida por los dolores del cuerpo y los tormentos del alma, el destino se había apiadado de ella en una sentina de Orcomene, y la había llevado á descansar al tranquilo reino de las sombras.
    • 1905 Blasco Ibáñez, V. Horda [1905] Esp (BD)
      A la mañana siguiente, salió por la Puerta gris, aunque cabrillease el sol de los poetas en las aguas del Pireo, aunque brillasen con divina sonrisa los mármoles del Partenón y las aulétridas se pasaran el día soplando en sus dulces flautas. La miseria era un endriaga de invencible fealdad. No había arte en el mundo que pudiese embellecer su horripilante mascarón.
    • 1912 López, R. Con los ojos abiertos p. 51 Mx (BD)
      XIII La Aurora. De su lecho de reina de Saba, en que culmina / la llama de una púrpura violenta y voluptuosa, / envuelta en una tenue, flotante muselina, / la Aurora se levanta más fresca que una rosa. / En uno de sus hombros madrugadora trina / como la fiel aulétrida sagrada de la diosa / una festiva alondra. La estrella matutina / palpita en sus cabellos como una mariposa.
    • 1920 Francés, J. La mujer de nadie p. 136 Esp (BD)
      Sus modelos eran los mismos para todo: mujercitas asexuales, altas, flacas, que representaban bien la figura ideal de una virgen y la ambigua de una aulétrida griega.
    • 1929 Bovio, J. "TradCristo fiesta Purim, Azzati" [04-04-1929] El Pueblo: Diario Republicano de Valencia (Valencia) Esp (HD)
      Legionario. 1.º. Los levitas cuentan siempre los años del mundo y Roma cuenta las regiones: no es la más cierta la que se hace ahí dentro. (Comienzan a entrar los congregados a la fiesta, con diversas vestiduras). Legionario 2.º. Aquí también pueden contar las regiones. Mira las faláforas de Lesbos con las cuales compiten los afeminados de Frigia, precedidas de las aulétridas jónicas: mira a Taranto, el lascivo pueblo al que fue Síbaris, gobernado por jóvenes de afeitado y perfumado rostro que disimula el sexo.
    • 1930 Bernácer, J. "Motivos helénicos" [19-07-1930] La Esfera (Madrid) Esp (HD)
      La flautista de Nauplia. Bucólico flautar, no dulicos cantos / anhela el corazón, divina aulétrida, / que en el encanto augusto de los campos / resuene el alma de la musa helénica.
      Acepción en desuso
    1. s. En ocasiones, en aposición.
      docs. (1870-1900) 2 ejemplos:
      • 1870 Navarro, C. TradHistoria prostitución, Dufour, I p. 125 Esp (BD)
        Mileto venia á ser el plantel ó criadero de las bailarinas, y flautistas aulétridas, que solemnizaban las fiestas de la Grecia; pero Lesbos y Fenicia enviaban sus hetarias que Corinto recibía en su seno como un inmenso gineceo, donde la prostitución tenia su escuela pública.
      • 1900 Valenzuela, A. "Ninfas y centauros" [01-07-1900] Revista Moderna (Ciudad de México) Mx (HD)
        Otra es también bravia: una rama de arbusto / tronchó y privó de hojas, y echando atrás el busto / el sendero florido á su paso golpea / y una lluvia de sangre de pétalos gotea. / Otra ninfa auletrida su doble flauta sopla / y su canción pudiera melopeyar la copla / más dulce de Anakreón, el viejo pico de oro / amador de los versos y del buen vino moro!
  2. s. m. y f. Persona que toca el aulós.
    Sinónimo: auleta
    docs. (1912-1998) 3 ejemplos:
    • 1912 Anónimo "Obras y cómicos" [26-03-1912] La Mañana (Madrid) Esp (HD)
      Los Sres, Ricardo Catarineu, Antonio Palomero, Rafael Marquina y Ambrosio Carriónhan traducido al castellano la mayor parte de los textos de que constan estas sesiones, según se detallará en los programas parciales. Para las mismas han pintado decoraciones exprofesas los Sres. Amorós y Blancas, de Madrid; Moragas y Alarma, Félix Urgellés, Brunet y Pous y N. Vidal, de Barcelona; ha confeccionado trajes la Casa Malatesta y construido el atrezzo los señores Palouzlé, también de Barcelona. La música, que en la representación de Las aves y en el ensayo de Las ranas se interpreta por los coros y el aulétrida, ha sido reconstruida por el maestro Cristiá.
    • 1918 Anónimo "Griegos músicas militares" [15-09-1918] Revista General (Madrid) Esp (HD)
      La música militar por excelencia es el "trueño del cañón". Pero sabido es que también las bandas desempeñan papel importante. ¿Se puede dar nombre de bandas a los aulétridas o flautistas que marcaban el ritmo a los griegos cuando iban a entrar en combate? Antes de lanzarse a la lucha, cuatro soldados entonaban el peán. Los cretenses, más armoniosos que los demás griegos marchaban al son de la lira. Los espartanos se acompañaban con un pífano denominado monaulos, y los de Sicilia, con un plectro de dos cuerdas.
    • 1998 Benítez, J. J. Caballo de Troya 5 p. 241 Esp (BD)
      Y aquella poesía, cantada y expresda como un "ballet", me relajó. Poncio, reclinada en el triclino presidencial, bostezó sin disimulo. Y como broche de oro al especial "regalo" a Procla, el virtuosismo del aulétrida. El músico del doble aulos se distanció de sus compañeros y, animado por la dulzura de la kithara, improvisó sencilla y genialmente. Y acordado en octavas inflamó los sentimientos de la mujer.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE