11.ª Entrega (octubre de 2021)
Versión del 29/10/2021
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
azotemia s. (1887-)
azotemia
Etim. Voz tomada del francés azotémie, atestiguada en esta lengua al menos desde 1876 como 'existencia de un exceso de sustancias nitrogenadas en la sangre', en la traducción de Le Diabète sucré et son traitement diabétique, de A. Cantani, traducida del italiano por H. Chavret (Paris, V. Adrien Delahaye et Cie, p. 205: "La non-combustion du sucre amenant un accroissement dans la combustión des albuminates, l’excès de sucre dans le sang est accompagné d’un excès des produits de combustion des albuminates, c’est-à-dire d’azotémie. C’est ainsi qu’avec le sucre non brûlé, on truve dans les urines une grande quantité d’urée"); y como 'existencia de un exceso de urea en la sangre' en 1892, en "Artérites chroniques et artério-sclérose (Suite.)", de H. Huchard, artículo publicado en la Gazette hebdomadaire de médicine et de chirugie del 2 de julio de ese año (p. 316: "Mais, cette plus forte proportion d'urée dans le sang, ou azotémie, ne coïncide pas avec une élimination plus grande de ce produit par les urines"). Azotémie, a su vez, procede del italiano azotemia, atestiguada en 1875, en Patologia e terapia del ricambio materiale, de A. Cantani (Milano, Francesco Vallardi, t. 1, p. 226).

Se documenta por primera vez, con la acepción 'exceso de sustancias nitrogenadas en la sangre', en 1887, en el Diccionario enciclopédico hispano-americano de literatura, ciencias y arte dirigido por Pagés, en el cuerpo del artículo dedicado a la voz azoturia. Con este significado se registra con los modificadores prerrenal, renal y posrenal o postrenal para referirse a los distintos tipos de azotemia en función del órgano en que se localiza la afección que la causa. El Diccionario de raíces griegas y latinas y de otros orígenes del idioma español, de Sandoval, consigna esta voz en el año 1930 y la define por remisión al sustantivo sinónimo azoemia (véase). Con la acepción 'exceso de urea en la sangre' se atestigua en 1914, en un artículo publicado en El Salmantino (Salamanca). Como 'concentración de sustancias nitrogenadas en la sangre' se documenta, en 1923, en un artículo de E. Marín Vilar publicado en la Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid). Por último, como 'concentración de urea en la sangre' se registra en 1924, en un artículo de F. Rueda Magro publicado en La Farmacia (Ciudad de México). Con este significado también se documenta en el Manual de diagnóstico etiológico de G. Marañón, obra en la que el autor hace referencia al significado equívoco de esta palabra y explica que "al nitrógeno de la urea en la sangre le llaman los franceses azotemia, nombre, como se ve, impropio, pues azotemia o nitrogenemia significa el nitrógeno de la sangre, y la urea es sólo una parte de él, si bien la mayor parte de la fracción no proteica". Esta confusión puede deberse en parte al uso que se hizo en el pasado de la constante de Ambard para evaluar la función renal. Esta fórmula, creada por el médico francés Léo Ambard, ponía en relación la excreción renal de urea con su concentración sanguínea. 

  1. ac. etim.
    s. f. Med. Vet. Exceso de sustancias nitrogenadas en la sangre.
    docs. (1887-2019) 16 ejemplos:
    • 1887 Pagés, A. (dir.) DiccEnciclopHispanoamericano, II s. v. azoturia Esp (BD)
      Lecroché y Cantani creen que una influencia nerviosa anormal procedente de los centros nerviosos, determina un aumento en la combustión exagerada se debe la azotemia, y á esta última la azoturia diabética.
    • 2019 Fdz-Caballero, J. "Alabama rot" [22-06-2019] Revista Jara y Sedal (Madrid) Esp (HD)
      La Asociación Británica de Veterinaria publicó un informe exhaustivo sobre la enfermedad en 2015 concluyendo que se trata de una enfermedad de causa desconocida que tiene un mal pronóstico cuando se desarrolla la azotemia (niveles anormalmente altos de compuestos nitrogenados en la sangre).
    • 1887 Pagés, A. (dir.) DiccEnciclopHispanoamericano, II s. v. azoturia Esp (BD)
      Lecroché y Cantani creen que una influencia nerviosa anormal procedente de los centros nerviosos, determina un aumento en la combustión exagerada se debe la azotemia, y á esta última la azoturia diabética.
    • 1908 Oliver Mulet, G. "Trad Régimen alimenticio, Gouget" [31-01-1908] Revista Balear de Ciencias Médicas (Palma de Mallorca) Esp (HD)
      Según Widal y Javal, entre los fenómenos urémicos, la anorexia y la gordura serán más bien debidas á la azotemia, pero la cefalea, el quebrantamiento del cuerpo, el coma, algunos vómitos etc.
    • 1934 Guija Morales, E. "Saturnismo" [01-05-1934] Clínica Extremeña (Cáceres) Esp (HD)
      El metabolismo de los hidratos de carbono, estudiado únicamente en Cipriano, nos proporcionó enseñanzas muy interesantes, si bien estaban deformadas por la azotemia.
    • 1958 Froimovich Schejter, J. Lipotropismo p. 162 Ch (BD)
      Un cuarto paciente presentó un equilibrio negativo de 2.8grs. mediante la administración de 10 grs. de hidrolizado. No se observaron azotemia ni hiperaminoacidemia.
    • 1978 Anónimo "Gripe" [26-11-1978] ABC (Sevilla) Esp (HD)
      La vacunación es recomendable a los individuos con alto riesgo de complicaciones por infecciones del tracto respiratorio bajo, tales como enfermedades cardíacas asociadas con alteraciones de la dinámica circulatoria (estenosis mitral, insuficiencia cardíaca congestiva circulatoria vascular pulmonar), [...] enfermedad renal crónica con azotemia o síndrome nefrótico, anemias crónicas graves, etcétera.
    • 1995 Cervera Enguix, S. / Quintanilla Madero, B. Anorexia [1995] España (CDH )
      También se ha señalado la presencia de azotemia , consecuencia de la deshidratación y reducción del filtrado glomerular ; cifras elevadas de creatinina plasmática ; hiperaldosteronismo secundario a la depleción de líquidos y electrolitos ( Drossman y cols. , 1979 ) .
    • 2003 Miyahira Arakaki, J. M. "Insuficiencia renal" [01-01-2003] vol. 14, n.º 1 Revista Médica Herediana (Lima) Pe (HD)
      La característica fundamental es la elevación brusca de las sustancias nitrogenadas en la sangre (azotemia).
    • 2013 Anónimo Fibrosis Ec (CORPES)
      Pérdida de audición, vértigo, tinnitus, parálisis muscular, apnea, elevación de creatinina sérica, albuminuria, presencia en orina de: cilindros, leucocitos y eritrocitos; azotemia, oliguria, aumento o disminución de micción, sed, pérdida de apetito.
    • 2019 Fdz-Caballero, J. "Alabama rot" [22-06-2019] Revista Jara y Sedal (Madrid) Esp (HD)
      La Asociación Británica de Veterinaria publicó un informe exhaustivo sobre la enfermedad en 2015 concluyendo que se trata de una enfermedad de causa desconocida que tiene un mal pronóstico cuando se desarrolla la azotemia (niveles anormalmente altos de compuestos nitrogenados en la sangre).
    • 1887 Pagés, A. (dir.) DiccEnciclopHispanoamericano, II s. v. azoturia Esp (BD)
      Lecroché y Cantani creen que una influencia nerviosa anormal procedente de los centros nerviosos, determina un aumento en la combustión exagerada se debe la azotemia, y á esta última la azoturia diabética.
    • 1908 Oliver Mulet, G. "Trad Régimen alimenticio, Gouget" [31-01-1908] Revista Balear de Ciencias Médicas (Palma de Mallorca) Esp (HD)
      Según Widal y Javal, entre los fenómenos urémicos, la anorexia y la gordura serán más bien debidas á la azotemia, pero la cefalea, el quebrantamiento del cuerpo, el coma, algunos vómitos etc.
    • 1913 Anónimo "Trad Investigaciones hemorragias oculares, Onfray" [01-09-1913] Anales de Oftalmología (Ciudad de México) Mx (HD)
      Pero en dos de estos enfermos, debido al tratamiento de cura hidro-mineral, la tensión se levantó, la viscosidad bajó lo mismo que el coeficiente estigmo-renal y grandes hemorragias del vitreo y de la retina coincidieron con esta alteración renal sin azotemia.
    • 1922 Anónimo (J. M:) "Trad Hipertensos, Vaquez" [11-03-1922] Archivos de Medicina, Cirugía y Especialidades (Madrid) Esp (HD)
      Las formas en que predominan la cefalea, las epixtasis, los episodios afásicos o paréticos, evolucionan generalmente hacia accidentes cerebrales; aquéllas en que los fenómenos de insuficiencia renal son los predominantes terminan bastante rápidamente en la uremia comatosa convulsiva o en la azotemia.
    • 1930 Sandoval, L. DiccRaíces I Gu (BD)
      AZOTEMIA. f. [...] Azoemia [|| Acumulación en la sangre de excrecencias azoadas, como urea, uratos, etc.].
    • 1934 Guija Morales, E. "Saturnismo" [01-05-1934] Clínica Extremeña (Cáceres) Esp (HD)
      El metabolismo de los hidratos de carbono, estudiado únicamente en Cipriano, nos proporcionó enseñanzas muy interesantes, si bien estaban deformadas por la azotemia.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )

      En la escuela francesa, muy difundida en este punto, se prefiere, en clínica, el estudio de la urea (ureoemia, impropiamente azotemia).

    • 1958 Froimovich Schejter, J. Lipotropismo p. 162 Ch (BD)
      Un cuarto paciente presentó un equilibrio negativo de 2.8grs. mediante la administración de 10 grs. de hidrolizado. No se observaron azotemia ni hiperaminoacidemia.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      No siempre grave, aunque en ocasiones puede originar gravísima insuficiencia renal, se traduce por oliguria, presencia de leucocitos, células epiteliales y cilindros en el sedimento urinario y azotemia.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      De tal modo, en un grupo de estos enfermos, especialmente en cirróticos con ascitis, puede aparecer en el estadio terminal un cuadro de fracaso renal, caracterizado por intensa y progresiva oliguria, acompañada con frecuencia de azotemia y, lo que es de más interés, de intensa hiponatremia, a la vez que la kaliemia está también disminuida.
    • 1978 Anónimo "Gripe" [26-11-1978] ABC (Sevilla) Esp (HD)
      La vacunación es recomendable a los individuos con alto riesgo de complicaciones por infecciones del tracto respiratorio bajo, tales como enfermedades cardíacas asociadas con alteraciones de la dinámica circulatoria (estenosis mitral, insuficiencia cardíaca congestiva circulatoria vascular pulmonar), [...] enfermedad renal crónica con azotemia o síndrome nefrótico, anemias crónicas graves, etcétera.
    • 1986 Rubio Sáez, C. "Náuseas" [07-12-1986] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Los vómitos repetidos desembocan a la larga en un desperdicio importante de agua y sales minerales (cloro y potasio) con producción de azotemia.
    • 1995 Cervera Enguix, S. / Quintanilla Madero, B. Anorexia [1995] España (CDH )
      También se ha señalado la presencia de azotemia , consecuencia de la deshidratación y reducción del filtrado glomerular ; cifras elevadas de creatinina plasmática ; hiperaldosteronismo secundario a la depleción de líquidos y electrolitos ( Drossman y cols. , 1979 ) .
    • 2003 Miyahira Arakaki, J. M. "Insuficiencia renal" [01-01-2003] vol. 14, n.º 1 Revista Médica Herediana (Lima) Pe (HD)
      La característica fundamental es la elevación brusca de las sustancias nitrogenadas en la sangre (azotemia).
    • 2013 Anónimo Fibrosis Ec (CORPES)
      Pérdida de audición, vértigo, tinnitus, parálisis muscular, apnea, elevación de creatinina sérica, albuminuria, presencia en orina de: cilindros, leucocitos y eritrocitos; azotemia, oliguria, aumento o disminución de micción, sed, pérdida de apetito.
    • 2019 Fdz-Caballero, J. "Alabama rot" [22-06-2019] Revista Jara y Sedal (Madrid) Esp (HD)
      La Asociación Británica de Veterinaria publicó un informe exhaustivo sobre la enfermedad en 2015 concluyendo que se trata de una enfermedad de causa desconocida que tiene un mal pronóstico cuando se desarrolla la azotemia (niveles anormalmente altos de compuestos nitrogenados en la sangre).
    1. s. Con el modificador prerrenal, para referirse a la azoemia causada por una disminución del flujo de sangre que recibe el riñón.
      docs. (1999-2019) 3 ejemplos:
      • 1999 Arias, J. et alii Fisiopatología quirúrgica [1999] p. 167 Esp (BD)
        La azotemia prerrenal cursa con aumento sérico de creatinina, concentración de la orina [...] y sedimento en la orina con cilindros hialinos transparentes formados por la precipitación de la proteína de Tamm-Horsfall en la orina concentrada.
      • 2008 Anónimo Trad Patología, Kumar et alii p. 556 Esp (BD)
        Se encuentra azotemia prerrenal cuando hay hipoperfusión de los riñones, que disminuye el FG cuando no hay lesión parenquimatosa.
      • 2019 Pz-Accino, J. "Distensión" p. 90 Medicina interna en pequeños animales Esp (BD)
        En cuanto a la bioquímica sérica, la urea y la creatinina pueden verse elevadas en caso de azotemia prerrenal (deshidratación, hipovolemia, fallo cardíaco o hipotensión), azotemia renal (neoplasia o basceso) o azotemia posrenal (uroabdomen u osbtrucción urinaria).
    2. s. Con el modificador renal, para referirse a la azoemia causada por enfermedades del riñón.
      docs. (1999-2019) 2 ejemplos:
      • 1999 Arias, J. et alii Fisiopatología quirúrgica [1999] p. 166 Esp (BD)
        Se consideran tres tipos de ARF: 1) Prerrenal (70%) que es la respuesta renal a la hipoperfusión en la cual se preserva la integridad del tejido renal. 2) Renal o azotemia renal intrínseca (25%) que es causada por enfermedades del parénquima renal [...].
      • 2019 Pz-Accino, J. "Distensión" p. 90 Medicina interna en pequeños animales Esp (BD)
        En cuanto a la bioquímica sérica, la urea y la creatinina pueden verse elevadas en caso de azotemia prerrenal (deshidratación, hipovolemia, fallo cardíaco o hipotensión), azotemia renal (neoplasia o absceso) o azotemia posrenal (uroabdomen u obstrucción urinaria).
    3. s. Con el modificador posrenal o postrenal, para referirse a la azoemia causada por una obstrucción de los uréteres o de la uretra.
      docs. (1999-2015) 3 ejemplos:
      • 1999 Arias, J. et alii Fisiopatología quirúrgica [1999] p. 168 Esp (BD)
        La azotemia postrenal es infrecuente en el politraumatizado. La obstrucción del tracto urinario puede estar localizada en la uretra, el cuello de la vejiga urinaria y, con menor frecuencia, afecta a ambos uréteres.
      • 2003 Ruiz Gopegui, R. / Espada, I. / Peñalba, B. Medicina interna p. 45 Esp (BD)
        La diuresis posobstructiva es una situación más frecuente en los gatos por la alta incidencia de ureterocistitis y litiasis. Cursa con azotemia posrenal y lesión tubular reversible.
      • 2015 Lloret Roca, A. et alii Enfermedades gato Esp (BD)
        Esto se traduce en la presencia de azotemia posrenal (o con un componente renal en los casos muy graves), hiperpotasemia, acidosis metabólica, hiperfosfatemia, hipocalcemia (calcio ionizado) e hiponatremia.
  2. ac. etim.
    s. f. Med. Exceso de urea en la sangre.
    docs. (1914-1922) 3 ejemplos:
    • 1914 Amalac "Facultad de Medicina" [11-07-1914] El Salmantino (Salamanca) Esp (HD)
      Como la vida científica del doctor Coca le desliza en su laboratorio, salpica su disertación con curiosísimos datos de su escogida y provechosa práctica. Deja la cloruremia, de la que ha dicho muchísimo y de sustancia y pasa a descubrir la azotemia, o sea acúmulo en la sangre de un producto de excreción extraño a sus componentes, que se llama urea y que a consecuencia de falta de permeabilidad del riñón, por donde tenía que ser eliminado se va a formar parte de aquel líquido orgánico.
    • 1917 Barragán Bonet, M. "Tuberculosis renal" [28-07-1917] Murcia Médica (Murcia) Esp (HD)
      6.º Insuficiencia renal úrica (azotemia) y constante de Ambard.- Cuando la urea eliminada por la orina es menor de 20 o 25 gramos día, cifra normal en los sujetos sanos, existe una insuficiencia renal úrica.
    • 1922 Negrete, C. "Nefrectomía" [01-01-1922] Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
      La cantidad de urea en la sangre oscila normalmente de 25 a 50 centígramos por litro; por encima de esta cifra puede decirse que hay azotemia [...].
  3. s. f. Med. Concentración de sustancias nitrogenadas en la sangre.
    Sinónimo: azoemia
    docs. (1923-1943) 39 ejemplos:
    • 1923 Marín Vilar, E. "Riñón cardiaco" [01-01-1923] Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
      Como Josué y Parturier han demostrado, la influencia de este doblegamiento del miocardio es tal, que en un cardíaco en el que los riñones están indemnes, la asistolia puede, por efecto de una oliguria prolongada, constituir una azotemia de cerca de un gramo.
    • 1930 Anónimo "La espina bífida" (Reseña) [15-01-1930] España Médica (Madrid) Esp (HD)
      Veinticico años; hasta los diez, enuresis [sic] nocturna, con intervalos sin ella; desde hace tres meses, fiebre y abatimiento, albúmina en su orina, retención, y un riñón, el derecho, aumentado y sensible, con una azotemia de 1,20 [...].
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Aun hay que añadir dos consideraciones terminológicas: la primera, que, aun aceptándola, debe decirse, en patología, hiperazotemia y no azotemia, pues la azotemia es un fenómeno normal; es impropio, pues, el reservar el término de hiperazotemia, como hacen muchos, a los casos con cifras altísimas.
    • 1923 Marín Vilar, E. "Riñón cardiaco" [01-01-1923] Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
      Como Josué y Parturier han demostrado, la influencia de este doblegamiento del miocardio es tal, que en un cardíaco en el que los riñones están indemnes, la asistolia puede, por efecto de una oliguria prolongada, constituir una azotemia de cerca de un gramo.
    • 1930 Anónimo "La espina bífida" (Reseña) [15-01-1930] España Médica (Madrid) Esp (HD)
      Veinticico años; hasta los diez, enuresis [sic] nocturna, con intervalos sin ella; desde hace tres meses, fiebre y abatimiento, albúmina en su orina, retención, y un riñón, el derecho, aumentado y sensible, con una azotemia de 1,20 [...].
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Durante mucho tiempo, los síntomas urinarios son levísimos y la orina está poco alterada: poliuria discreta, moderada hipodensuria, escasísima o nula albúmina, pocos cilindros; pruebas funcionales del riñón, aproximadamente normales; azotemia normal o ligeramente elevada.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      La investigación renal (azotemia, etcétera) es, pues, una de las investigaciones útiles en casos de disfagia inexplicada.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 335 España (CDH )
      Los vómitos muy reiterados y la acumulación de líquidos en el tramo intestinal distendido que precede al obstáculo determinan una rápida pérdida del plasma: deshidratación (v. pág. 532), con acidosis o alcalosis, disminución de los cloruros de la sangre y aumento de la azotemia (v. pág. 511).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      En las fases avanzadas de las nefritis crónicas, esclerosis renales, tuberculosis renal, riñón poliquístico, calculosis grave, etc., se produce una acidosis de intensidad generalmente proporcionada a la azotemia.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      I. Azotemia.– No insistimos sobre el significado equívoco de esta palabra.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Aun hay que añadir dos consideraciones terminológicas: la primera, que, aun aceptándola, debe decirse, en patología, hiperazotemia y no azotemia, pues la azotemia es un fenómeno normal; es impropio, pues, el reservar el término de hiperazotemia, como hacen muchos, a los casos con cifras altísimas.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      La segunda es que en castellano debiera decirse azoemia; pero la voz azotemia está consagrada por el uso y por su mayor eufonía, las dos, razones poderosas.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Las lesiones renales repercuten en seguida sobre esta eliminación, dificultándola y haciendo aumentar la azotemia; de donde la principal aplicación clínica de su investigación como síntoma de la insuficiencia renal.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Las variaciones principales de la azotemia son las siguientes:
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      En la época de restricción de carne en Europa (1940-1943) la azotemia normal, media, ha disminuído; en algunas poblaciones, a 0,30 ó menos.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      1. Las cifras más altas de azotemia se encuentran en las nefritis crónicas con hipertensión y tendencia urémica; sin embargo, no hay relación entre la cifra de azotemia y la hipertensión; ni entre aquélla y la tendencia urémica; es decir, que fuertes hipertensiones pueden coincidir con hiperazotemias discretas, y que la uremia final puede sobrevenir con cifras de hiperazotemia moderada; en tanto que otros enfermos exhiben cifras azótemicas altísimas sin el menor síntoma urémico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      [...] sin embargo, no hay relación entre la cifra de azotemia y la hipertensión; ni entre aquélla y la tendencia urémica; es decir, que fuertes hipertensiones pueden coincidir con hiperazotemias discretas, y que la uremia final puede sobrevenir con cifras de hiperazotemia moderada; en tanto que otros enfermos exhiben cifras azótemicas altísimas sin el menor síntoma urémico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      3. Un interés especial tiene la hiperazotemia de los prostáticos graves, ya que en gran parte el pronóstico de la lesión y del tratamiento quirúrgico se fundan en el grado de azotemia.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Depende de las lesiones renales concomitantes; pero sorprende a veces la precocidad de su aparición y la intensidad de las cifras de azotemia, en relación con la levedad de los síntomas renales (v. pág. 1043).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      8. En la atrepsia (v. pág. 508) puede haber azotemia alta, con lesiones renales mínimas o nulas.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Esta constante crecería a medida que el riñón es menos eficaz, denunciando casos de lesión renal que no se acusan por el simple estudio de la azotemia; por ejemplo, enfermos con 0,70 de azotemia pueden mostrar una constante de 0,90 ó 0,95 ó 1, que indican, con seguridad, la lesión renal.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Cuando la azotemia es superior a 1 g., la investigación de la constante tiene menos valor.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      La determinación del nitrógeno residual, según los alemanes, o nitrógeno no proteico de los sajones (urea + los otros cuerpos nitrogenados no proteicos), o del nitrógeno residual de los franceses (cuerpos nitrogenados no proteicos, con exclusión de la urea), tiene aproximadamente el mismo valor clínico que la azotemia.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Los que prefieren su determinación a la de la azotemia se basan en que, en las afecciones renales, las elevaciones del nitrógeno residual preceden a las de la urea; además, así como ésta es inofensiva, algunos de los cuerpos que forman la fracción residual, como el indoxilo, son muy tóxicos.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Salvo esta precocidad y su posible mayor significación patológica, las variaciones del nitrógeno residual son las mismas que para la azotemia que acabamos de exponer.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      La sospecha diagnóstica se confirmará por los análisis, que demuestran la disminución de los cloruros de la sangre y, generalmente, el aumento de los cloruros en la orina (hipercloruria), más un dato que acompaña, con frecuencia, no siempre, a la hipocloremia: el aumento de la azotemia (hiperazotemia por hipocloremia: véase pág. 511).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Sobre el significado de estas sustancias, véase el capítulo de la azotemia (v. pág. 509).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 1004 España (CDH )
      A veces hay ascitis quilática (v. pág. 205) y quiluria; azotemia normal o poco elevada, aunque, a la larga, es frecuente que evolucionen hacia la nefritis hiperazotémica; cloruremia normal; ausencia de hematuria y cilindruria.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Como siempre, pues, hay que justipreciar esta prueba, en relación estrecha con el estado general, con la determinación de la azotemia, pruebas de concentración y dilución, etc.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      El análisis de la orina de veinticuatro horas con cuidadoso estudio del sedimento; con la observación, durante varios días, de la diuresis espontánea; y la determinación de la azotemia y, quizá, la indoxilemia; y, en casos dudosos, alguna otra prueba funcional, permiten formar una idea bastante exacta de la función renal, dentro de la relativa grosería de todos estos métodos.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 1048 España (CDH )
      La azotemia, el análisis de orina y el cuadro clínico orientan suficientemente en un grupo importante de casos.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Establecida la sospecha de uremia, los análisis nos demostrarán: la orina poliúrica, hipodensa, ligeramente albuminúrica, con cilindruria; y en la sangre, el aumento, quizá discreto (entre 0,50 y 0,70) de la azotemia y los otros métodos para la exploración de la función renal (v. página 1046).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      En la práctica suele bastar la determinación de la azotemia o del nitrógeno residual.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      En individuos con grandes pérdidas de cloruros, por vómitos prolongados (como en las estenosis del píloro) o por diarreas intensísimas, la pérdida de cloruro se acompaña de un aumento de la azotemia y disminución de la cloruremia con un síndrome vago, seudourémico (v. págs. 511 y 525).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Es interesante, ante todo, por su gran valor pronóstico, más importante que el de la azotemia y que los mismos síntomas clínicos; sin embargo, en las glomérulonefritis agudas, este valor pronóstico es menor.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Se ha discutido mucho la responsabilidad de la acidosis en la sintomatología final, precomatosa y comatosa, de las nefritis; las manifestaciones principales de origen acidósico son la respiración de Kussmaul, el muguet y el hipo; quizá también algunos trastornos digestivos y nerviosos, aun cuando éstos dependen, en mayor medida, de la azotemia.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      AZOTEMIA. NITRÓGENO RESIDUAL. NITRÓGENO NO PROTEÍNICO (N. P. N.).– El nitrógeno de la sangre se divide en nitrógeno proteico, formando por la seroalbúmina, seroglobulina y fibrinógeno (v. pág. 578), y nitrógeno no proteico, formado por la urea, ácido úrico, creatina, creatinina, aminoácidos, polipéptidos, indoxilo y nitrógeno indeterminado (nitrógeno del amoníaco y otras sustancias no proteínicas desconocidas).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Además, las cifras que se obtienen generalmente como de urea en sangre o azotemia, suelen obtenerse con el método del hipobromito, que nos da no sólo el nitrógeno ureico, sino otros; la verdadera ureoemia se obtiene por el método del xantidrol.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Aun hay que añadir dos consideraciones terminológicas: la primera, que, aun aceptándola, debe decirse, en patología, hiperazotemia y no azotemia, pues la azotemia es un fenómeno normal; es impropio, pues, el reservar el término de hiperazotemia, como hacen muchos, a los casos con cifras altísimas.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      La azotemia normal es de 0,30 a 0,50 g. por 1.000.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Es clásica la regla de Widal: nefritis crónica con azotemia entre 0,60 y 1 g.; pronóstico tranquilizador; entre 1 y 2 g., muerte hacia el año; entre 2 y 3 g., muerte en unos meses.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 1043 España (CDH )
      Ayudan a él, la cistoscopia (principalmente el abultamiento del cuello vesical y otros detalles, que interpretará el especialista) y la radiografía con lipiodol, que demuestra el alargamiento de la uretra prostática, la elevación de la base de la vejiga por la masa tumoral subyacente, etc. Es casi constante, a veces precoz, y siempre de gran valor para el operador, el aumento de la azotemia (v. pág 510).
  4. s. f. Med. Concentración de urea en la sangre.
    docs. (1924-1971) 3 ejemplos:
    • 1924 Rueda Magro, F. "Constante de Ambard" [01-10-1924] La Farmacia (Ciudad de México) Mx (HD)
      En líneas generales diremos cómo se llegó a ella: K, representa la constante; Ur, la cantidad de urea existente en un litro de sangre; C, es la cantidad de urea en un litro de orina o concentración uréica [...]. Como se ve por la fórmula de la constante, hay que conocer los valores de D (debit uréico), con relación al de C (concentración uréica) y al de Ur azotemia; o lo que es lo mismo, tenemos que averiguar el valor de estos factores o elementos, el uno con respecto de los otros.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Al nitrógeno de la urea en la sangre le llaman los franceses azotemia, nombre, como se ve, impropio, pues azotemia o nitrogenemia significa el nitrógeno de la sangre, y la urea es sólo una parte de él, si bien la mayor parte de la fracción no proteica.
    • 1971 Anónimo "Trad Demasiada urea, Soubiran" [06-03-1971] Blanco y Negro (Madrid) Esp (HD)
      Sin embargo, hay que puntualizar que la proporción de urea en sangre, o azotemia, sólo puede interpretarla el médico [...].

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE