5.ª Entrega (enero de 2018)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
ballenera s. (1843-)
ballenera
Etim. Derivado de ballena y -era.

Se documenta por primera vez, en la acepción 'embarcación de pequeño tamaño', en 1843, en El Heraldo (Madrid), y se consigna lexicográficamente en el diccionario de Zerolo en 1895, como voz rioplatense. Con dos valores más específicos se atestigua con frecuencia desde mediados del siglo XIX hasta principios del siglo XXI, especialmente en América: como 'embarcación de pequeño tamaño, empleada como bote auxiliar especialmente por los balleneros' se documenta por primera vez en 1847, en la "Traducción de Misiones de la Oceanía, de P. Chauvain", publicada en la Revista Católica (Barcelona), y se consigna en el diccionario de Alemany Bolufer, en 1917, como 'bote ligero, de tingladillo y dos proas, que se usa por los buques balleneros', en tanto que en el DRAE de 2001 se define como 'bote auxiliar que suelen llevar los barcos balleneros'. Esta definición se completa en 2014 con la indicación 'para arponear las ballenas'. Como 'embarcación de pequeño tamaño, empleada para el embarque y desembarque de pasajeros y, en ocasiones, para el tráfico de contrabando', se registra por primera vez en la novela Amalia de J. Mármol (1851-1855). Ya en el siglo XXI se documenta la acepción 'planta de procesamiento de ballenas y de extracción de aceite y otros productos derivados de su caza', localizada por primera vez en 2004, en El Mercurio. Vivienda y Decoración (Santiago de Chile)

Además, se consigna una acepción lexicográfica, 'juego de muchachos', en las Voces alavesas de López de Guereñu, en 1958.

Notas filológicas

En la obra Adán Buenosayres, de L. Marechal (1948), en la que se atestigua la voz ballenera con el significado 'embarcación de pequeño tamaño, empleada para el embarque y desembarque de pasajeros y, en ocasiones, también para el tráfico de contrabando', se documenta también ballenero con el mismo valor: "Cien veces crucé la pampa en mi carreta, y cien veces el río en mi ballenero de contrabandista", en lo que parece un error tipográfico o un uso extremadamente aislado de dicha voz.

  1. >ballena+–era
    s. f. Embarcación de pequeño tamaño.
    docs. (1843-2015) 4 ejemplos:
    • 1843 Anónimo "Buenos Aires" [18-02-1843] El Heraldo (Madrid) Esp (HD)
      La escuadra de este estado acabó por consunción: los dos buques que quedan están de venta al mejor postor. La de Buenos Aires continúa armada: consiste en una barca, tres bergantines, cuatro goletas y varias balleneras y lanchones.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      ballenera. f. Amér. Riop. Lancha, embarcación.
    • a1928 Payró, R. J. Veinte cuentos p. 51 Ar (FG)
      Se vislumbraba, allá abajo, el agua cenagosa del Riachuelo, dorada por el sol y rizada por la brisa, meciendo balleneras y lanchones.
    • 1992 Prensa El Tiempo, 16/10/1992 [1992] Co (CDH )
      La fiesta se trasladará a la Bahía de Cartagena, donde el oleaje y el sol radiante servirán de marco para el desfile de balleneras el 14 de noviembre, con participación de más de setenta embarcaciones de todos los tamaños y colores.
    1. s. f. Embarcación de pequeño tamaño, empleada como bote auxiliar especialmente por los balleneros.
      docs. (1847-2015) 17 ejemplos:
      • 1847 Anónimo "Trad Misiones Oceanía" [01-05-1847] Revista Católica (Barcelona) Esp (HD)
        Mr. Blemy, teniente del buque, al frente de cuatro remeros se encargó de conducir el Prelado a donde quisiese: saltamos en una ballenera y marchamos. Los marineros que nos acompañaban llevaban sus sables y fusiles, y nosotros no teníamos más defensa que nuestra confianza en Dios. Todo aquel dia y el siguiente lo empleamos en visitar la ensenada y una parte de la isla de San Jorge. Según el resultado de nues­tras investigaciones nos inclinábamos á creer que la isla Isa­bela era fértil y tenia agua dulce; pero que carecía de lla­nuras y pastos como la de San Cristóbal. Los misioneros que habían quedado en el buque también dieron cuenta a su turno de lo que habian visto durante nuestra ausencia.
      • 2015 Anónimo "Episodio" [29-11-2015] La Razón (Ciudad de México) Mx (HD)
        Cuando el vigía del ballenero Dauphin identificó una ballenera meciéndose a las olas y su responsable, el capitán Zimri Coffin, decidió rescatar esa embarcación a la deriva, jamás podían augurar el espectáculo que descubrirían. Según cuenta Philbrick, primero vieron huesos –huesos humanos– esparcidos por los bancos remeros y el empanado, como si la ballenera fuese la guarida de una feroz bestia que comiese carne humana.
      • 1847 Anónimo "Trad Misiones Oceanía" [01-05-1847] Revista Católica (Barcelona) Esp (HD)
        Mr. Blemy, teniente del buque, al frente de cuatro remeros se encargó de conducir el Prelado a donde quisiese: saltamos en una ballenera y marchamos. Los marineros que nos acompañaban llevaban sus sables y fusiles, y nosotros no teníamos más defensa que nuestra confianza en Dios. Todo aquel dia y el siguiente lo empleamos en visitar la ensenada y una parte de la isla de San Jorge. Según el resultado de nues­tras investigaciones nos inclinábamos á creer que la isla Isa­bela era fértil y tenia agua dulce; pero que carecía de lla­nuras y pastos como la de San Cristóbal. Los misioneros que habían quedado en el buque también dieron cuenta a su turno de lo que habian visto durante nuestra ausencia.
      • 1864 Lorenzo, J. / Murga, G. / Ferreiro, M. DiccMarítimo [1864] Esp (BD)
        ballenera. s.f. Bote ligero de tingladillo y de dos proas, usado en muchas partes, pero especialmente por los barcos balleneros
      • 1883 Anónimo "Cartas" [18-10-1883] La Discusión (Madrid) Esp (HD)
        En nuestro mar Cantábrico daría utilísimos resultados la explotación de las pesca de la ballena, que en grandes masas se presenta en los meses del estío, arribando a las ensenadas de Gascuña, Machichaco y otras inmediatas; y hoy, con los grandes elementos que se conocen para hacer esta clase de pesca, sería poco costoso el preparar un par de barcos con sus balleneras correspondientes y lanzarlos sobre el mar en busca de ese tesoro que todos los años se nos presenta en mayor o menor escala a pocas millas de la costa.
      • 1893 Riera, A. "Trad Polo Norte" [21-08-1893] La Ilustración Artística (Barcelona) Esp (HD)
        Los detalles del armamento no habían sido menos cuidados que el casco y arboladura. La Estrella Po­lar poseía, además de los dos cañones de diez centí­metros colocados sobre el puente, los cañones revólvers Hotckiss, cuatro fusiles-arpones y dos obuses lanzacabos. Contaba tres balleneras, cinco canoas para navegar entre hielos, enteramente revestidas de escamas de cobre, y cuyas quillas podían en caso de necesidad adaptarse sobre patines o ejes para el arrastre.
      • 1918 Blasco Ibáñez, V. Mare nostrum [1998] Esp (CDH )
        Mientras el piloto, al frente de unos negros, pretendía dominar el fuego, el capitán y los tripulantes alemanes escaparon del buque en dos balleneras preparadas.
      • 1960 Anónimo "Escuadra Dartmouth" [29-10-1960] Falange: Diario de la tarde (Las Palmas de Gran Canaria) Esp (HD)
        Estas unidades de guerra son fragatas antisubmarinas rápidas, con desplazamiento de 2400 toneladas. Eran anteriormente destructores. Las naves están equipadas con armas antisubmarinas modernas y también llevan artillería en montaje doble. Entre otros equipos de que disponen para su cometido tienen botes adicionales —incluyendo modernas balleneras a motor— que pueden navegar a vela, remo o con un motor diesel.
      • 1970 Anónimo "Factorías flotantes" [10-04-1970] El Eco de Canarias (Las Palmas de Gran Canaria) Esp (HD)
        Hasta principios de la actual centuria, los balleneros eran barcos de casco de madera y propulsión a vela, llevando a bordo una serie de pequeñas embarcaciones (balleneras) que se lanzaban a la mar en cuanto se avistaba al cetáceo y re­mando, procedían a su persecución y captura. Realizada es­ta, la ballena era remolcada hasta el costado del barco en cuyo lugar se procedía al descuartizado e izado a bordo de los trozos y allí, sobre cubierta, se fundían para obtener los aceites.
      • 2009 Campos, A. "Cinco estrellas" [12-09-2009] El País (Madrid) Esp (CORPES)
        Recordatorio también de aquellos tiempos de abastanza piscatoria es el escudo de la ciudad, donde puede verse, sobre ondas de plata y azur, una ballenera tripulada y con arpones, al alcance de una ballena con su ballenato, y una leyenda que, entre otras cosas, dice: "Horrenda cetter subjecit". O sea: "A los horrendos cetáceos sometió".
      • 2015 Anónimo "Episodio" [29-11-2015] La Razón (Ciudad de México) Mx (HD)
        Cuando el vigía del ballenero Dauphin identificó una ballenera meciéndose a las olas y su responsable, el capitán Zimri Coffin, decidió rescatar esa embarcación a la deriva, jamás podían augurar el espectáculo que descubrirían. Según cuenta Philbrick, primero vieron huesos –huesos humanos– esparcidos por los bancos remeros y el empanado, como si la ballenera fuese la guarida de una feroz bestia que comiese carne humana.
      • 1847 Anónimo "Trad Misiones Oceanía" [01-05-1847] Revista Católica (Barcelona) Esp (HD)
        Mr. Blemy, teniente del buque, al frente de cuatro remeros se encargó de conducir el Prelado a donde quisiese: saltamos en una ballenera y marchamos. Los marineros que nos acompañaban llevaban sus sables y fusiles, y nosotros no teníamos más defensa que nuestra confianza en Dios. Todo aquel dia y el siguiente lo empleamos en visitar la ensenada y una parte de la isla de San Jorge. Según el resultado de nues­tras investigaciones nos inclinábamos á creer que la isla Isa­bela era fértil y tenia agua dulce; pero que carecía de lla­nuras y pastos como la de San Cristóbal. Los misioneros que habían quedado en el buque también dieron cuenta a su turno de lo que habian visto durante nuestra ausencia.
      • 1864 Lorenzo, J. / Murga, G. / Ferreiro, M. DiccMarítimo [1864] Esp (BD)
        ballenera. s.f. Bote ligero de tingladillo y de dos proas, usado en muchas partes, pero especialmente por los barcos balleneros
      • 1883 Anónimo "Cartas" [18-10-1883] La Discusión (Madrid) Esp (HD)
        En nuestro mar Cantábrico daría utilísimos resultados la explotación de las pesca de la ballena, que en grandes masas se presenta en los meses del estío, arribando a las ensenadas de Gascuña, Machichaco y otras inmediatas; y hoy, con los grandes elementos que se conocen para hacer esta clase de pesca, sería poco costoso el preparar un par de barcos con sus balleneras correspondientes y lanzarlos sobre el mar en busca de ese tesoro que todos los años se nos presenta en mayor o menor escala a pocas millas de la costa.
      • 1893 Riera, A. "Trad Polo Norte" [21-08-1893] La Ilustración Artística (Barcelona) Esp (HD)
        Los detalles del armamento no habían sido menos cuidados que el casco y arboladura. La Estrella Po­lar poseía, además de los dos cañones de diez centí­metros colocados sobre el puente, los cañones revólvers Hotckiss, cuatro fusiles-arpones y dos obuses lanzacabos. Contaba tres balleneras, cinco canoas para navegar entre hielos, enteramente revestidas de escamas de cobre, y cuyas quillas podían en caso de necesidad adaptarse sobre patines o ejes para el arrastre.
      • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
        ballenera. f. Bote ligero, de tingladillo y dos proas, que se usa por los buques balleneros.
      • 1918 Blasco Ibáñez, V. Mare nostrum [1998] Esp (CDH )
        Mientras el piloto, al frente de unos negros, pretendía dominar el fuego, el capitán y los tripulantes alemanes escaparon del buque en dos balleneras preparadas.
      • 1938 Serpa, E. Contrabando [1973] Cu (CDH )
        Llevaba a un costado la ballenera oscura del práctico del puerto cual un pez-pega un tiburón.
      • 1942 F.J. Santamaría. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
        ballenera. f. Barca o bote propios para la pesca de ballenas, o especialmente destinados a este ejercicio.
      • 1960 Anónimo "Escuadra Dartmouth" [29-10-1960] Falange: Diario de la tarde (Las Palmas de Gran Canaria) Esp (HD)
        Estas unidades de guerra son fragatas antisubmarinas rápidas, con desplazamiento de 2400 toneladas. Eran anteriormente destructores. Las naves están equipadas con armas antisubmarinas modernas y también llevan artillería en montaje doble. Entre otros equipos de que disponen para su cometido tienen botes adicionales —incluyendo modernas balleneras a motor— que pueden navegar a vela, remo o con un motor diesel.
      • 1966 Morínigo, M. A. DiccAmericanismos (NTLLE)
        ballenera. f. Amér. Barco ballenero.
      • 1970 Anónimo "Factorías flotantes" [10-04-1970] El Eco de Canarias (Las Palmas de Gran Canaria) Esp (HD)
        Hasta principios de la actual centuria, los balleneros eran barcos de casco de madera y propulsión a vela, llevando a bordo una serie de pequeñas embarcaciones (balleneras) que se lanzaban a la mar en cuanto se avistaba al cetáceo y re­mando, procedían a su persecución y captura. Realizada es­ta, la ballena era remolcada hasta el costado del barco en cuyo lugar se procedía al descuartizado e izado a bordo de los trozos y allí, sobre cubierta, se fundían para obtener los aceites.
      • 1984 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, I Ch (NTLLE)
        ballenera. f. pesq. Embarcación que se utiliza en la caza de ballenas.
      • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
        Renunció a ser pastor en Australia para enrolarse de grumete en una ballenera, aspiró luego a ser mercenario en África y misionero en Oriente, fue futuro criador de chinchillas, cazador de alimañas, contrabandista, policía, especulador de bolsa y violinista de cabaret.
      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        ballenera. f. Bote o lancha auxiliar que suelen llevar los barcos balleneros.
      • 2009 Campos, A. "Cinco estrellas" [12-09-2009] El País (Madrid) Esp (CORPES)
        Recordatorio también de aquellos tiempos de abastanza piscatoria es el escudo de la ciudad, donde puede verse, sobre ondas de plata y azur, una ballenera tripulada y con arpones, al alcance de una ballena con su ballenato, y una leyenda que, entre otras cosas, dice: "Horrenda cetter subjecit". O sea: "A los horrendos cetáceos sometió".
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        ballenero, ra. f. Bote o lancha auxiliar que suelen llevar los barcos balleneros para arponear las ballenas.
      • 2015 Anónimo "Episodio" [29-11-2015] La Razón (Ciudad de México) Mx (HD)
        Cuando el vigía del ballenero Dauphin identificó una ballenera meciéndose a las olas y su responsable, el capitán Zimri Coffin, decidió rescatar esa embarcación a la deriva, jamás podían augurar el espectáculo que descubrirían. Según cuenta Philbrick, primero vieron huesos –huesos humanos– esparcidos por los bancos remeros y el empanado, como si la ballenera fuese la guarida de una feroz bestia que comiese carne humana.
    2. s. f. Embarcación de pequeño tamaño, empleada para el embarque y desembarque de pasajeros y, en ocasiones, para el tráfico de contrabando.
      docs. (1855-2005) 64 ejemplos:
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — ¿Está usted seguro del paraje de la costa en que habremos de encontrar la ballenera? —preguntole el joven.
      • 2005 Contreras, L. Rascacielos porteños (CORPES)
        Al cumplir los trece años se había embarcado como grumete, llegando en 1867 a Montevideo. Posteriormente participó de la Guerra del Paraguay, dedicándose a hacer operaciones de compraventa en el Alto Paraná. Terminó instalándose en Buenos Aires, dónde comenzó una amistad con Giovanni Battista Lavarello, quien se ocupaba del transporte de pasajeros con balleneras.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Los buques de guerra distinguieron pronto que era una ballenera de Buenos Aires; embarcaciones que hacían diariamente el contrabando durante el bloqueo francés sobre aquel puerto.
      • 1864 Pillado, A. Dicc Buenos Aires p. 66 Ar (BD)
        Las balleneras abordan todos los buques que arriban a nuestro puerto, y permanecen fondeadas frente a las escaleras del muelle de pasajeros, dispuestas de este modo para el embarque y desembarque.
      • 1885 Anónimo "Ballenera Roncador" [22-01-1885] La Ilustración Española y Americana (Madrid) Esp (HD)
        El joven comandante de la lancha de guerra Caridad, D. Emiliano Enríquez y Loño, alférez de navío, al recibir aviso del pes­cador D. Jorge Reitor indicándole que la ballenera navegaba por aguas de las Coloradas, salió de Manzanillo en el acto y or­denó al maquinista D. José Cereceda de los Ríos que levantara vapor con toda la brevedad que ese caso requería, y al práctico don Juan Bautista Ruzafa que tomase el rumbo necesario para cortar la retirada a la embarcación sospechosa; y fueron tan oportunas y tan bien secundadas estas dos órdenes, que pocas horas después, en el día 3 de Diciembre último, la lancha Caridad divisó a la ballenera Roncador en dirección al banco de Buena Esperan­za, con un andar prodigioso y viento favorable.
      • 1898 Anónimo "Noticias Herald" [12-06-1898] El Heraldo de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Ei desembarco se efectuó por medio de balleneras, remolcadas por botes de vapor. Los marinos, mandados por el coronel Huntigton, ganaron rápidamente las altu­ras próximas, y escogiendo sitio a propó­sito para acampar. Comenzaron a construir trincheras, izando en seguida la bandera americana, en medio de entusiastas hurras.
      • 1903 Obligado, P. S. Tradiciones argentinas [1903] Ar (CDH )
        Y cuentan que uno, dos y tres días concurrió Quiroga, desde el amanecer, al embarcadero, sin encontrar ballenera que bajo el temporal deshecho le transportara á bordo del bergantín francés L'Herminie.
      • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] 18 Ar (CDH )
        ¡Qué lindo era, entre todos, aquel episodio de la sangre! El abuelo Sebastián ha sido apresado por la Mazorca: heridos están sus hombres, incendiada su ballenera de contrabandista.
      • 1959 Doce, E. "Recuerdos Bata" [15-04-1959] La Guinea española: periódico quincenal defensor y promotor de los intereses de la colonia (Santa Isabel) (HD)
        Por los años de 1922 se comenzó en frente de la Aduana un espigón, para facilitar la descarga de las balleneras, habiendo sigo alargado y prolongado en años sucesivos. Esa playa se hizo famosa, porque el baño que recibían los pasajeros al desembarcar de los hombros de braceros, era segurísimo, por ser una playa muy revuelta y mala. Con el espigón se consiguió poder desembarcar con algo más de seguridad.
      • 1987 Zaefferer Goyeneche, A. M. Navegación Río Plata [1987] Ar (CDH )
        Suben a una carreta que los acerca a la ballenera que los conducirá hasta el vapor "Asunción".
      • 2005 Contreras, L. Rascacielos porteños (CORPES)
        Al cumplir los trece años se había embarcado como grumete, llegando en 1867 a Montevideo. Posteriormente participó de la Guerra del Paraguay, dedicándose a hacer operaciones de compraventa en el Alto Paraná. Terminó instalándose en Buenos Aires, dónde comenzó una amistad con Giovanni Battista Lavarello, quien se ocupaba del transporte de pasajeros con balleneras.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — ¿Está usted seguro del paraje de la costa en que habremos de encontrar la ballenera? —preguntole el joven.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Es necesario que vayamos a las ventanas del comedor, a esperar la señal de la ballenera, que no debe tardar.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Los más notables personajes de la emigración activa fueron salvados de Buenos Aires en las balleneras contrabandistas; y la juventud casi toda no salió de otro modo que como salió Paz, Agrelo, etc; es decir, bajo la protección de hombres como Mr. Douglas.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        En la primera hora, la ballenera corrió al largo con su proa al oeste cuarta al norte, con su vela englobada, ligera y graciosa como una creación de la noche posada en el ala de la brisa, mientras que el joven oficial, envuelto en su capa, y tendido sobre el banco de popa, con esa indolencia característica del marino, sólo bajaba su vista de rato en rato, a ver una pequeña carta abierta a sus pies, y alumbrado por una linterna a cuya luz echaba una mirada de vez en cuando a una rosa náutica que sujetaba el pequeño plano, mostrando luego con la mano, y sin hablar una palabra, la dirección que debía dar a la ballenera el patrón que dirigía el timón.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 730 Ar (CDH )
        En la primera hora, la ballenera corrió al largo con su proa al oeste cuarta al norte, con su vela englobada, ligera y graciosa como una creación de la noche posada en el ala de la brisa, mientras que el joven oficial, envuelto en su capa, y tendido sobre el banco de popa, con esa indolencia característica del marino, sólo bajaba su vista de rato en rato, a ver una pequeña carta abierta a sus pies, y alumbrado por una linterna a cuya luz echaba una mirada de vez en cuando a una rosa náutica que sujetaba el pequeño plano, mostrando luego con la mano, y sin hablar una palabra, la dirección que debía dar a la ballenera el patrón que dirigía el timón.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 730 Ar (CDH )
        Y a la luz también de esa linterna colocada en el fondo de la ballenera, se distinguían los fusiles de los marineros, colocados de babor a estribor.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — Es por aquí donde la ballenera debe atracar.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        y apenas, hacia la izquierda, se percibía la forma de la costa indefinible y negra, y que aparecía más y más elevada a medida que la ballenera avanzaba con más rapidez al impulso de los remos que antes a la fuerza del paño.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Al cabo, el oficial dijo una palabra al timonero, y la ballenera viró un tercio más hacia la costa; y, a otra palabra del patrón, los marineros empezaron a tocar apenas con la punta del remo la superficie del agua, y la embarcación perdió más de la mitad de su marcha.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        A esta acción los marineros dieron, por una sola vez, una impulsión inversa a los remos, y la ballenera quedó como clavada sobre las aguas en medio del silencio y de las sombras.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        En efecto, a pocos minutos de marcha, la ballenera pasó por frente a un pequeño cabo, y como a dos cuadras de su anterior estación, volvió a funcionar el telégrafo entre las manos del oficial.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — Allí está —exclamaron todos los de la ballenera, pero con una voz apenas perceptible de ellos mismos.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        era ya la hora, y la ballenera no venía.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — ¿Puede atracar una ballenera con facilidad?
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — ¿Se ve de tierra la ballenera?
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        En pocos minutos llegaron a la orilla del río donde la ballenera estaba atracada y contenida por dos robustos marineros que habían saltado a tierra con ese objeto.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — Vamos —dijo al fin Daniel, y tomando a su Florencia de la mano la separó de Luisa que lloraba también, y alzándola por su cintura de sílfide, la puso de un salto en la ballenera, donde ya estaba madama Dupasquier al lado del oficial.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        y a una voz del oficial, la ballenera se desprendió de tierra, viró luego hacia el sud, y enfiló la costa, con su vela tiriana desplegada, y sin las precauciones con que se había acercado un cuarto de hora antes.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Ocho minutos habrían pasado apenas, cuando una súbita claridad y la detonación de una descarga de mosquetería, en la costa y hacia el lado en que navegaba la ballenera, vino a herir de súbito, y como un golpe eléctrico, el corazón de Amalia, de Eduardo y de la tierna Luisa.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — No, esa última es de la ballenera, que les contesta —repuso Eduardo, dejando ver sus dientes de alabastro en una sonrisa, mezcla de contentamiento y de rabia.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        lo que es imposible es que haya llegado una bala de tercerola, ni a cincuenta varas de la ballenera.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        lo que hay es que acaba de pasar una patrulla por bajo la barranca, y que será probablemente la misma que ha hecho fuego sobre la ballenera.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        He creído que podían haber salido de esta casa algunos de los que se han embarcado hace poco por esta costa, pues acabo de batirme con una ballenera enemiga muy cerca de aquí, y como no hay más casa que ésta...
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — El viento ha sido malo, señor Mandeville —observó Eduardo—, y recién a las cinco de la tarde se ha recibido la noticia por una ballenera.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Pero hay un puertito que llaman el Sauce, que, aunque haya poca agua, puede entrar una ballenera y esconderse entre las toscas, sin peligro ninguno.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Como al cabo de una hora el oficial vio su reloj, e hizo enseguida un examen más detenido de la aguja, del plano, y de la dirección de la ballenera; y mandó luego arriar la vela, y seguir a remo en la dirección que indicó después de colocar bajo un banco de popa la linterna.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        mi ballenera, cuatro hombres que saben hacer fuego y remar, y yo que valgo por los cuatro.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        es decir, la aproximación a la costa de alguna ballenera francesa que sondeaba el río, o venía a reconocer algún lugar convenido, donde debía atracar bajo la oscuridad de la noche para recibir emigrados.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 146 Ar (CDH )
        Que con este motivo, Oliden le hizo muchas preguntas, acabando por convencerse que realmente quería fugar el declarante, comunicándole entonces el pensamiento que él y cuatro amigos más tenían de emigrar, pero que no conocían ninguno de los hombres dueños de las balleneras que conducían emigrados; que entonces se le ofreció el declarante a arreglar la fuga de todos, mediante la cantidad de ocho mil pesos, a lo que se convino aquél inmediatamente; que fingió muchas idas y venidas, acabando por citarlos para el día 4 a las diez de la noche; debiendo ir, el mismo día 4 a las seis de la tarde, a saber de Oliden el paraje o la casa en que se habían de reunir todos a la hora indicada.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        El agua está a una cuadra de ella, y a su orilla hay en este momento dos balleneras prontas para recibirnos.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 317 Ar (CDH )
        Una vez en las balleneras, los que quieran volver a la ciudad tienen algunas leguas de costa donde poder desembarcarse, y los que quieran emigrar, tienen las costas orientales a pocas horas de viaje.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Los buques de guerra distinguieron pronto que era una ballenera de Buenos Aires; embarcaciones que hacían diariamente el contrabando durante el bloqueo francés sobre aquel puerto.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Acabo de mandar llamar un agente mío para remitir con él una carta al comandante de un buque bloqueador, previniéndole y pidiéndole una ballenera armada, porque el único peligro sería encontrar alguna de las embarcaciones de la capitanía que suelen correr la costa.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Envuelto en su capa, reclinado en la popa de la ballenera, Daniel ya no fijaba sus ojos impacientes en la joven ciudad de la orilla septentrional del Plata, como lo había hecho veinticuatro horas antes: los tenía fijos en la bóveda azul del firmamento, sin ver, sin embargo, los vívidos diamantes que la tachonaban, abstraído su espíritu en las recordaciones de su corta pero aprovechada residencia en Montevideo.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        y después de esa exclamación, continuó, en el silencio de su pensamiento, reclinada su cabeza en la popa de la ballenera, y fijos sus ojos en la bóveda espléndida del cielo—: Dios, que es la sabiduría y la unidad del universo.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — Y especialmente, si para ir a Constantinopla fuera necesario hacer el viaje en una ballenera —dijo Amalia.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — Sin embargo, si yo fuera ministro inglés, si fuera Mandeville, y usted Juan Manuel Rosas, lo que yo haría sería tener una ballenera a todas horas a la orilla del bajo de la casa en que viviera, para cuando mi amigo Rosas llegase a ella, poder embarcarlo con facilidad.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — Tengo mucho honor en creerlo así, Excelentísimo Señor, y yo no olvidaré lo que Vuecelencia haría en mi lugar si yo estuviera en lugar de Vuecelencia —dijo el ministro marcando sus palabras para recordar a Rosas que tenía presente su proyecto de la ballenera.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        A las diez de la noche, la ballenera de Mr. Douglas partía como una flecha, o más bien se deslizaba como un pájaro acuático sobre las olas de la hermosa bahía de Montevideo; y a las once se había perdido a la vista de los buques más lejanos del puerto, sumergida allá entre el horizonte lejano del gran río, alumbrado por los rayos de plata que vertía de su tranquila frente la huérfana viajera de la noche.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        De esas balleneras, sin embargo, ninguna fue echada a pique por las tres grandes baterías de la costa; y los artilleros de Rosas se contentaban con ver los estragos que hacían los proyectiles en las agitadas olas del gran río.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        La ballenera entretanto arrió de repente su vela tiriana, a doscientas varas de la orilla del agua, y quedó a la capa con sus remos.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Y parado sobre esa especie de isla, el punto más cercano a la ballenera, llamó de improviso la atención de todos un hombre vestido con un largo levitón blanco, con su sombrero en la mano, una caña de la India en la otra; y que indudablemente había atravesado a pie cuarenta varas de agua, sin que nadie lo echase de ver, pues que sólo por el agua se podía llegar a la peña.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        El oficial de la ballenera paseaba su anteojo por aquella multitud de más de mil personas que había sobre el muelle, y todas las miradas se dividían entre él y don Cándido, cuando el estallido del cañón dio sobre los nervios ese golpe eléctrico que acompaña siempre a la impresión del sonido violento, y cuatro pirámides sucesivas de agua, que se elevaron a pocas varas de la embarcación, arrebataron la mirada de todos, que prorrumpieron luego en un estrepitoso aplauso al tiro de la fortaleza.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        En ese momento la ballenera izó su vela, y, como para tomar el viento sur necesitó dirigirse un momento hacia el oeste, todos creyeron que se venía sobre el muelle, y el primero que participó de esta preocupación fue, desgraciadamente, nuestro don Cándido.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Pero no bien acababa de poner sus pies en ese improvisado baño, cuando la ballenera viró de bordo y tomó al este, volando más bien que navegando con la brisa del sur.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — ¿Pero usted iba a alcanzar la ballenera? —le interrogó otro.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        quería acercarme solamente, lo más posible, para ver si la ballenera traía gente de desembarco en el fondo, para volver a avisarlo a los heroicos defensores de la Federación e incitarlos a triunfar o morir por el padre de cuantos hijos tiene Buenos Aires, y por el señor don Felipe y su respetable familia.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Y he aquí que condujeron en triunfo hasta la alameda al impertérrito secretario de Su Excelencia, que se había arrojado al agua para observar el fondo de la ballenera francesa.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        Me consta que la mayor parte se embarca por la costa de San Isidro en balleneras francesas que van a buscarlos; y me parece que ese punto es el que debe ser más vigilado.
      • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
        — Toma —dijo don Cándido—, son los dos documentos de importancia, y que se han encontrado en una ballenera tomada anoche.
      • 1864 Pillado, A. Dicc Buenos Aires p. 66 Ar (BD)
        Las balleneras abordan todos los buques que arriban a nuestro puerto, y permanecen fondeadas frente a las escaleras del muelle de pasajeros, dispuestas de este modo para el embarque y desembarque.
      • 1885 Anónimo "Ballenera Roncador" [22-01-1885] La Ilustración Española y Americana (Madrid) Esp (HD)
        El joven comandante de la lancha de guerra Caridad, D. Emiliano Enríquez y Loño, alférez de navío, al recibir aviso del pes­cador D. Jorge Reitor indicándole que la ballenera navegaba por aguas de las Coloradas, salió de Manzanillo en el acto y or­denó al maquinista D. José Cereceda de los Ríos que levantara vapor con toda la brevedad que ese caso requería, y al práctico don Juan Bautista Ruzafa que tomase el rumbo necesario para cortar la retirada a la embarcación sospechosa; y fueron tan oportunas y tan bien secundadas estas dos órdenes, que pocas horas después, en el día 3 de Diciembre último, la lancha Caridad divisó a la ballenera Roncador en dirección al banco de Buena Esperan­za, con un andar prodigioso y viento favorable.
      • 1898 Anónimo "Noticias Herald" [12-06-1898] El Heraldo de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Ei desembarco se efectuó por medio de balleneras, remolcadas por botes de vapor. Los marinos, mandados por el coronel Huntigton, ganaron rápidamente las altu­ras próximas, y escogiendo sitio a propó­sito para acampar. Comenzaron a construir trincheras, izando en seguida la bandera americana, en medio de entusiastas hurras.
      • 1903 Obligado, P. S. Tradiciones argentinas [1903] Ar (CDH )
        Y cuentan que uno, dos y tres días concurrió Quiroga, desde el amanecer, al embarcadero, sin encontrar ballenera que bajo el temporal deshecho le transportara á bordo del bergantín francés L'Herminie.
      • 1911 Baroja, P. Inquietudes Shanti Andía [1994] 250 Esp (CDH )
        Salieron de la bodega en grupos de treinta, con su hatillo, entraban en la ballenera y los llevábamos hasta un arenal de la playa, y cuando había una braza de fondo o algo menos, echábamos toda la chinería al agua.
      • 1921 Anónimo "Naufragio" [30-10-1921] El Sol (Madrid) (HD)
        En una ballenera han llegado a este puerto cinco hombres de la dotación del balandro "Juio", de la matrícula de La Coruña, que, hallándose a siete u ocho millas de Cabo Mayor, se le abrió una vía de agua y se anegó la bodega.
      • 1939 Busaniche, J. L. Trad Viaje provs args Mac Cann [2002] Ar (CDH )
        Una vez todo listo, remolcaba la balsa siete balleneras y fueron desembarcados los animales en la costa entrerriana.
      • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] 18 Ar (CDH )
        ¡Qué lindo era, entre todos, aquel episodio de la sangre! El abuelo Sebastián ha sido apresado por la Mazorca: heridos están sus hombres, incendiada su ballenera de contrabandista.
      • 1959 Doce, E. "Recuerdos Bata" [15-04-1959] La Guinea española: periódico quincenal defensor y promotor de los intereses de la colonia (Santa Isabel) (HD)
        Por los años de 1922 se comenzó en frente de la Aduana un espigón, para facilitar la descarga de las balleneras, habiendo sigo alargado y prolongado en años sucesivos. Esa playa se hizo famosa, porque el baño que recibían los pasajeros al desembarcar de los hombros de braceros, era segurísimo, por ser una playa muy revuelta y mala. Con el espigón se consiguió poder desembarcar con algo más de seguridad.
      • 1987 Zaefferer Goyeneche, A. M. Navegación Río Plata [1987] Ar (CDH )
        De allí desembarcaban carga y pasajeros en chalupas, balleneras o barcos de alije, los que a su vez los transportaban a carretas tiradas por bueyes o caballos.
      • 1987 Zaefferer Goyeneche, A. M. Navegación Río Plata [1987] Ar (CDH )
        Suben a una carreta que los acerca a la ballenera que los conducirá hasta el vapor "Asunción".
      • 1987 Zaefferer Goyeneche, A. M. Navegación Río Plata [1987] Ar (CDH )
        En cuanto comenzaba la creciente, ordenaba a sus hombres salir con sus balleneras en el mayor de los sigilos para realizar el transbordo y, enviando como auxiliar a sus remolcadores, se adelantaba a todos sus competidores, a los que sacaba enorme ventaja.
      • 1999 Guzmán, Y. País estancias [1999] Ar (CDH )
        El coronel Rico, con el grueso de las fuerzas salvadas inició la marcha hacia el Rincón del Tuyú, donde logró llegar y embarcarse con su gente en la ballenera Sol de Mayo allí anclada, y en las naves francesas que merodeaban por la costa, salvándose así muchas vidas, que fueron transportadas a Entre Ríos para incorporarse a los efectivos del general Lavalle.
      • 2005 Contreras, L. Rascacielos porteños (CORPES)
        Al cumplir los trece años se había embarcado como grumete, llegando en 1867 a Montevideo. Posteriormente participó de la Guerra del Paraguay, dedicándose a hacer operaciones de compraventa en el Alto Paraná. Terminó instalándose en Buenos Aires, dónde comenzó una amistad con Giovanni Battista Lavarello, quien se ocupaba del transporte de pasajeros con balleneras.
  2. >ballena+–era
    s. f. Planta de procesamiento de ballenas y de extracción de aceite y otros productos derivados de su caza.
    docs. (2004-2015) 4 ejemplos:
    • 2004 Anónimo "Fotos" [31-01-2004] El Mercurio. Vivienda y Decoración (Santiago de Chile) Ch (CORPES)
      Apenas conoció Quintay, la peruana Patricia Hintze se enamoró del lugar. Y decidió, junto a su marido, construir su casa de veraneo acá, un lugar que les parece poco explotado y muy acorde con su modo de ser. El sitio que escogieron, en el pueblo, muy cerca de la caleta, cuenta con una magnífica vista al mar y los cerros. Desde las terrazas del segundo piso se ve la ballenera. Y desde la que está a la salida del living, las olas contra las rocas.
    • 2007 Anónimo "Chayanne" [08-02-2007] El Nuevo Día (San Juan) PR (CORPES)
      Con tres días de preproducción, más de doce horas de filmación, un equipo técnico de 50 personas y 30 extras, la producción se grabó en 35 mm en dos diferentes locaciones. La primera parte tomó lugar en una vieja ballenera abandonada desde principios de siglo a orillas del Océano Pacífico y rodeada de montañas.
    • 2008 Ecologistas en Acción Banderas negras Esp (CORPES)
      La zona de la ballenera, de donde parte lo proyectado espigón del puerto y necesaria para los servicios en tierra, está integrada en el espacio natural protegido por la Xunta con el nombre de "Barra-Cabo Home". La Cofradía de Pescadores San Xosé de Cangas tiene presentados dos contenciosos ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, por desatender el informe negativo de Pesca y por intentar ocupar los terrenos sin mediar trámite de declaración de utilidad pública y expropiación.
    • 2015 Yáñez, C. "Ex ballenera Quintay" [20-09-2015] La Tercera (Santiago de Chile) Ch (HD)
      A comienzos de la década del 40, en la entonces Caleta de Quintay (Región de Valparaíso), se comenzó a construir la más grande planta faenadora de ballenas del país. Los cetáceos eran cazados con arpones impulsados por un cañón y se podían capturar hasta 16 de éstos al día. La ballenera funcionó hasta 1967, pero en los últimos tres años fue administrada por una compañía japonesa, por lo que ya no sólo se producía aceite, jabón, detergente, peinetas y carne para consumo doméstico, sino que también llegaban barcos frigoríficos para llevarse la carne a Japón.
  3. Acepción lexicográfica
  4. s. f. Esp: Or "Juego de muchachos" (Lpz Guereñu, Voces alavesas-1958).
    docs. (1958) Ejemplo:
    • 1958 Lpz Guereñu, G. Voces alavesas Esp (NTLLE)
      ballenera (a la...). Juego de muchachos (Apellániz).

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE