11.ª Entrega (octubre de 2021)
Versión del
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
caseotuberculoso, a adj. (1882-1894)
caseotuberculoso, caseo-tuberculoso, cáseo-tuberculoso
Etim. Voz tomada probablemente del francés caséo-tuberculeux, -euse, atestiguada en esta lengua al menos desde 1867 como 'perteneciente o relativo a la caseotuberculosis' en la pieza "Discussion sur la tuberculose" de Chauffard, publicada en el Bulletin de l'Académie Nationale de Médecine en enero de 1867 (t. 33, p. 166: "Cette prolifération elle-même nous ne pouvons la concevoir, si elle n'est pas un effet sans cause, que sous l'incitation fécondante déterminée sur les éléments plasmatiques par l'approche des éléments caséo-tuberculeux").

Se documenta por primera vez, con la variante caseo-tuberculoso y la acepción 'perteneciente o relativo a la caseotuberculosis', en 1882, en el artículo "Anatomía de los centros nerviosos. (Continuación)" de M. A. Fargas y Roca, publicado en la Gaceta Médica Catalana (Barcelona).

    Acepción en desuso
  1. adj. Med. Perteneciente o relativo a la caseotuberculosis.
    docs. (1882-1894) 4 ejemplos:
    • 1882 Fargas Roca, M. A. "Anatomía centros nerviosos. (Continuación)" [15-10-1882] Gaceta Médica Catalana (Barcelona) Esp (HD)
      Tomaré un punto de partida para hacer más fácil la comprension y la demostracion más palpable: supondré una lesion de todo el espesor de la médula, debida á una compresion de este órgano, en la que quede destruida especialmente toda la sustancia blanca, como acontece en el mal de Pot, para citar el caso más comun, á consecuencia de la paquimeningitis caseo-tuberculosa consecutiva, según ha demostrado Michaud en sus investigaciones.
    • 1894 Góngora, L. / Góngora, J. Trad Trat patología Eichhorst, II p. 756 Esp (BD)
      La temperatura del cuerpo puede permanecer inalterada; en algunos casos hay exacerbaciones nocturnas: no son producidas por la enfermedad de Addison sino por focos caseotuberculosos. Al fin de la vida se han observado temperaturas inferiores á la normal. Frecuentemente la región renal está sensible á la presión en uno ó en los dos lados. No hay alteraciones características de la orina. Las que hasta el presente se conocen, son puramente fortuitas.
    • 1894 Góngora, L. / Góngora, J. Trad Trat patología Eichhorst, III p. 220 Esp (BD)
      Entre las alteraciones de la primera especie mencionaremos las neoplasias é inflamaciones, que se abren paso hasta el conducto medular á través de los agujeros intervertebrales. En dos casos de propia observación ocurrió el hecho á consecuencia de una pleuritis cáseo-tuberculosa. Seeligmüller ha observado que en un cáncer del riñón habían penetrado vegetaciones cancerosas en el conducto medular por los agujeros intervertebrales, y determinaron la compresión de la médula.
    • 1894 Góngora, L. / Góngora, J. Trad Trat patología Eichhorst, IV p. 598 Esp (BD)
      Muy frecuentemente la tuberculosis miliar general constituye la terminación de una tisis pulmonar. Pero no es menos frecuente esta enfermedad cuando la infección parte de un foco caseo-tuberculoso de otros órganos. Así se observa en muchos casos de caseificación tuberculosa de los ganglios linfáticos, especialmente de los ganglios tráqueo-bronquiales, como también á consecuencia de los abscesos tuberculosos del psoas y de las paratiflitis y paranefritis tuberculosas.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE