3.ª Entrega (diciembre de 2015)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
catarroso, a adj., s. (1463-)
catarroso, catarrhoso, catharroso
Etim. Voz tomada probablemente del latín tardío catarrhosus, atestiguada en el s. IV por el médico Teodoro Prisciano (E. Marcovecchio, Dizionario etimologico storico dei termini medici, s. v. catarro).

Se documenta por primera vez, con la acepción de '[persona] que tiene catarro (| flujo patológico de los humores del cuerpo)', en 1463, en el Diálogo de Vita beata de J. de Lucena, y solo supera la siguiente centuria por el testimonio lexicográfico de Palet, que ofrece esta voz como equivalente del francés enrumé. También presenta escaso recorrido en su valor de 'perteneciente o relativo al catarro (| flujo patológico de los humores del cuerpo)', pues se debe al único testimonio de B. Gómez Miedes en su Enchiridion o manual instrumento de salud contra el morbo articular que llaman gota, de 1589; en ella se atribuye al humor catharroso la causa de ciertas enfermedades, entre ellas la gota. Pocos años después empieza a registrarse la palabra con el significado poco frecuente de 'que tiene catarro (| conjunto de síntomas que afectan al aparato respiratorio, como el estornudo, la secreción de moco o la tos, que se manifiestan en algunas enfermedades o alergias)', por vez primera en el Tesoro de las tres lenguas francesa, italiana y española, de Vittori (1609). Con la acepción de 'persona que tiene catarro  (| conjunto de síntomas que afectan al aparato respiratorio)', se documenta al menos desde 1759, en la Historia natural y médica de el Principado de Asturias, de G. Casal, y compite con acatarrado. Como 'perteneciente o relativo al catarro' la palabra empieza a atestiguarse poco después, en 1784, en el Memorial literario, instructivo y curioso de la Corte de Madrid, pero no tarda en ceder, en este valor, ante su sinónimo catarral.

Vid. también catarroso (DH 1933-1936).

    Acepción en desuso
  1. adj. [Persona] Que tiene catarro.
    docs. (1463-1604) 3 ejemplos:
    • 1463 Lucena, J. Diálogo Vida Beata [1892] (FG)
      Viejo, catarroso, podagroso y tullido, sy no lo mueven se falla donde se dexa. El ánimo fuerte, y el cuerpo débil, le fazen carcomesçer. Allí donde está, sola una hora nuna fuelga. Quando en audiençia, quando en consistorio, quando en signatura, y la péñola nunca dexa: quando solo o escrive lo que estudia, o estudia quanto escrive. Un día nubuloso, la gota lo visitó fasta las uñas de las manos..
    • 1594 Cornejo, J. Discurso enfermedades [1997] fol. 17r Esp (CDH )
      / Y aunque esta proposicion de los caluos, / es en si bien aspera y cuydadosa para muchos, / y tan dura, que parece Paradoxa, y cosa / nueua, y fuera de la opinion comun, es / tan cierta y maxima, verdadera, y tan vniuersal, / que comprehende las mugeres caluas / en su tanto, frentudas, sequerosas, y de / fuerças varoniles, que son con euidencia / catarrosas, y padecen como los hombres caluos / las mismas passiones y sugecion.
    • 1604 Palet, J. DiccLengEspFranc Esp (NTLLE)
      Catarroso Enrumé, rhumatic
  2. Acepción en desuso
  3. adj. Med. Perteneciente o relativo al catarro. ⇨ En la medicina hipocrático-galénica, flujo patológico...
    Sinónimo: catarral
    docs. (1589) Ejemplo:
    • 1589 Gmz Miedes, B. Gota [2000] fol. 2v Esp (CDH )

      Por lo semejante, se puede creer procede del mismo el mal de la fiebre quartana y de las otras fiebres, en las quales se opila el baço o el hígado. No menos se descubre la fuerça y crueldad del mesmo en el morbo que llaman apoplexía, que se engendra de evaporaciones crudíssimas que suben del estómago a la cabeça y se convierten en dicho humor frigidíssimo. El mismo es causa del morbo que llaman paralítico y, finalmente, del dolor de la cólica; pues el mal de la hijada, no hay duda sino que algún ramo d'este humor le cabe. Y en fin, que sea éste el humor catharroso y mortífero que se halla en todo género de muertes, mayormente repentinas, siéntelo assí el vulgo de Italia, pues siempre que muere alguno luego da por causa: " É morto d'un catharro". Por donde se puede bien creer, y aún por las mismas causas afirmar, (como lo apuntó Hypócrates en el libro de Glandulis) ser este mismo humor bastante y suficiente causa de todos los sobredichos males y, por consiguiente, del dicho morbo y dolencia llamada gota articular, de la qual es nuestro principal propósito hablar de presente. Por tanto, antes que lleguemos a tratar de la cura d'este mal, no parecerá superfluo descubrir sus varios y desconcertados discursos, sus estratagemas estraños, con que, los tocados de aquél, desparan unas vezes en gracias, otras en cóleras, otras en dichos y sentencias, que dan de sí no menos ocasión para reýr que para admirar, porque en los siglos passados, de tantos que padecieron este mal, no huviesse quien descubriesse la verdadera cura y remedio d'él al mundo, teniéndole cada uno puesto en sus propias manos.

  4. adj. Que tiene catarro.
    docs. (1609-2014) 19 ejemplos:
    • 1609 Vittori, G. Tesoro FrancItalEsp Esp (NTLLE)
      Catarróso, catarrheux, rheumatic, cataroso, che ha la tosse.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      catarroso, sa. [...] adj. Que padece catarro, normalmente ligero.
    • 1609 Vittori, G. Tesoro FrancItalEsp Esp (NTLLE)
      Catarróso, catarrheux, rheumatic, cataroso, che ha la tosse.
    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      CATARROSO, SA. adj. p. us. que se aplica á la persona que padece catarro.
    • 1845 Moreno Hnz, J. "Estracto memoria enfermedades del ejército" [10-11-1845] Gaceta Médica (Madrid) Esp (HD)
      El invierno penetra en la morada de los reyes mismos, y la influencia de las estaciones hiere lo mismo al niño de pecho que al viejo cercano al sepulcro. El frio es sumamente contrario á los individuos linfáticos, inertes y catarrosos.
    • 1885-1887 Pz Galdós, B. Fortunata [1993] Esp (CDH )
      El más calificado era un viejo catarroso, andaluz, gran narrador de anécdotas, mal hablado, y en el fondo buena persona.
    • 1891 Pardo Bazán, E. Piedra angular [2002] Esp (CDH )

      Antes de entrar en ella, detúvose el hombre, sobrecogido por la vista del ropero donde cuelgan los letrados sus ropas y birretes. A la dudosa claridad, y en semejante sitio, las flácidas togas, con sus pliegues sepulcrales, parecían negros espectros de ahorcados. El birrete, distante de la toga, deja un claro que semeja el rostro, y el vuelillo representa la mano. Dominando el primer movimiento instintivo, siguió adelante. El portero abrió la Sala; aplicó un fósforo a la boquilla de un brazo de gas, y la viva luz azul y dorada relampagueó, iluminando la estancia plenamente.

      — ¿Es por aquello? —silabeó el portero, que era un viejecito catarroso y temblón—. Pues mejor será que se lo traiga aquí. Allá no se ve nada, y con tanto trasto, ni se revuelve uno... Vaya, voy por todo. Aguarde.

    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )
      "Sí, muy feliz", piensa; "viviría en esa casa grande, en una callada vegetabilidad voluptuosa, en medio de este pueblo artístico y silencioso... Llegaría á ser un hombre metódico, que tose con pertinacia, que se levanta temprano, que come á horas fijas, que tiene todas sus cosas arregladas, que sufre de un modo horrible si una silla la colocan un poco más separada de la pared que de ordinario, que se queja arrullando como las palomas cuando tiene una neuralgia, que llega á la estación con una hora de anticipo cuando hace un viaje, que lee los discursos políticos, que se escandaliza de las láminas pornográficas, que sabe el precio de la carne y de los garbanzos, que usa, en fin, un bastón de vuelta con una chapa de plata que hace un ruido sordo al caminar... Esta vida, ¿no puede ser tan intensa como la de Hernán Cortés ó Cisneros? La imagen lo es todo, decía el maestro. La realidad no importa; lo que importa es nuestro ensueño. Y yo viviría feliz siendo, aquí en Toledo, un hombre metódico y catarroso... con esta niñita apetitosa, de erguidos senos é incitantes pudores..."
    • 1927-1931 Valle-Inclán, R. M. Corte milagros [1997] Esp (CDH )
      Los burlones asomaban en las esquinas, solazándose con la furia de los viejos catarrosos, que atravesaban la plaza, aspados los brazos, negros y grotescos.
    • 1948 García Gmz, E. NEscenas andaluzas [1978] Esp (CDH )
      Ya viejo, nos lo imaginamos, catarroso, junto a la estufa, dictando a sus amanuenses, poniendo apodos a todo bicho conocido y registrando con mano senil preciosas antiguallas bibliográficas o monedillas árabes.
    • 1951 Barea, A. Forja rebelde [1958] Esp (CDH )
      Había un núcleo de viejos escribientes que ya no tenían donde ir y que se agarraban allí a su vieja mesa, reumáticos y catarrosos.
    • 1975 Umbral, F. Mortal y rosa [1995] Esp (CDH )

      El pudridero literario está lleno de ellos. Locos fijos, envidiosos perfumados, enanos con miopía, toda clase de tipos, las innumerables formas de la frustración, porque la frustración puede tomar incluso la forma de un triunfo mate, voluntarioso y feo. Tullidos intelectuales, catarrosos de alma, neurasténicos, homosexuales de la sabiduría, tontos. Hay de todo. Y viene uno cualquiera, desvalido y pretencioso, y me deja sobre la mesa su charco de erudición y baba, y se va hacia la noche de los tiempos, fuera de mi luz, lejos de mi luz, en la que se ha quemado las alas un momento, sus sucias alas de volar en las bodegas.

    • 1992 RAE DRAE 21.ª ed. (NTLLE)
      catarroso, sa. adj. [...] Que padece catarro, normalmente ligero.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      catarroso, sa. [...] adj. Que padece catarro, normalmente ligero.
    • 1609 Vittori, G. Tesoro FrancItalEsp Esp (NTLLE)
      Catarróso, catarrheux, rheumatic, cataroso, che ha la tosse.
    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      CATARROSO, SA. adj. p. us. que se aplica á la persona que padece catarro.
    • 1845 Moreno Hnz, J. "Estracto memoria enfermedades del ejército" [10-11-1845] Gaceta Médica (Madrid) Esp (HD)
      El invierno penetra en la morada de los reyes mismos, y la influencia de las estaciones hiere lo mismo al niño de pecho que al viejo cercano al sepulcro. El frio es sumamente contrario á los individuos linfáticos, inertes y catarrosos.
    • 1885-1887 Pz Galdós, B. Fortunata [1993] Esp (CDH )
      El más calificado era un viejo catarroso, andaluz, gran narrador de anécdotas, mal hablado, y en el fondo buena persona.
    • 1891 Pardo Bazán, E. Piedra angular [2002] Esp (CDH )

      Antes de entrar en ella, detúvose el hombre, sobrecogido por la vista del ropero donde cuelgan los letrados sus ropas y birretes. A la dudosa claridad, y en semejante sitio, las flácidas togas, con sus pliegues sepulcrales, parecían negros espectros de ahorcados. El birrete, distante de la toga, deja un claro que semeja el rostro, y el vuelillo representa la mano. Dominando el primer movimiento instintivo, siguió adelante. El portero abrió la Sala; aplicó un fósforo a la boquilla de un brazo de gas, y la viva luz azul y dorada relampagueó, iluminando la estancia plenamente.

      — ¿Es por aquello? —silabeó el portero, que era un viejecito catarroso y temblón—. Pues mejor será que se lo traiga aquí. Allá no se ve nada, y con tanto trasto, ni se revuelve uno... Vaya, voy por todo. Aguarde.

    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )
      "Sí, muy feliz", piensa; "viviría en esa casa grande, en una callada vegetabilidad voluptuosa, en medio de este pueblo artístico y silencioso... Llegaría á ser un hombre metódico, que tose con pertinacia, que se levanta temprano, que come á horas fijas, que tiene todas sus cosas arregladas, que sufre de un modo horrible si una silla la colocan un poco más separada de la pared que de ordinario, que se queja arrullando como las palomas cuando tiene una neuralgia, que llega á la estación con una hora de anticipo cuando hace un viaje, que lee los discursos políticos, que se escandaliza de las láminas pornográficas, que sabe el precio de la carne y de los garbanzos, que usa, en fin, un bastón de vuelta con una chapa de plata que hace un ruido sordo al caminar... Esta vida, ¿no puede ser tan intensa como la de Hernán Cortés ó Cisneros? La imagen lo es todo, decía el maestro. La realidad no importa; lo que importa es nuestro ensueño. Y yo viviría feliz siendo, aquí en Toledo, un hombre metódico y catarroso... con esta niñita apetitosa, de erguidos senos é incitantes pudores..."
    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )

      Encuentro de buen gusto no hacer aspavientos antes de poner por obra una determinación como esa; y me es simpático que Clara huya de las Órdenes modernas, no quiera ser de las monjas correnderas, que pisan con zapatos gordos, a las cuales nos encontramos en el tranvía y en el ferrocarril, y sabemos que cuidan a los viejos catarrosos o se dedican a moralizar a las criadas de servir, lo cual será muy santo, pero es pedestre. No; la pálida Ayamonte necesita el ambiente contemplativo, el misterio de las monjas reclusas, de huerto y coro. Su poesía lírica reclama este fondo, en que tanto hay de arte. He de ir a Ávila sólo para mirar las tapias y las rejas del convento, donde probablemente por mi causa vive dichosa una mujer.

    • 1908 Pz Galdós, B. España trágica [2002] Esp (CDH )
      Cuatro bultos se veían aquí y allá: eran viejas baldadas y catarrosas, que respiraban con siniestros carraspeos.
    • 1920-1924 Valle-Inclán, R. M. Luces Bohemia [1995] Esp (CDH )
      Suena el timbre del teléfono. Don Filiberto, el periodista calvo y catarroso, el hombre lógico y mítico de todas las redacciones, pide comunicación con el Ministerio de Gobernación, Secretaría Particular. Hay un silencio. Luego murmullos, leves risas, algún chiste en voz baja. Dorio de Gadex se sienta en el sillón del Director, pone sobre la mesa sus botas rotas y lanza un suspiro.
    • 1927-1931 Valle-Inclán, R. M. Corte milagros [1997] Esp (CDH )
      Los burlones asomaban en las esquinas, solazándose con la furia de los viejos catarrosos, que atravesaban la plaza, aspados los brazos, negros y grotescos.
    • 1948 García Gmz, E. NEscenas andaluzas [1978] Esp (CDH )
      Ya viejo, nos lo imaginamos, catarroso, junto a la estufa, dictando a sus amanuenses, poniendo apodos a todo bicho conocido y registrando con mano senil preciosas antiguallas bibliográficas o monedillas árabes.
    • 1951 Barea, A. Forja rebelde [1958] Esp (CDH )
      Había un núcleo de viejos escribientes que ya no tenían donde ir y que se agarraban allí a su vieja mesa, reumáticos y catarrosos.
    • 1966 Lezama Lima, J. Paradiso [1988] 68 Cu (CDH )

      Entre los dos había una gran diferencia de años, pero apenas se notaba, pues tu padre era siempre el fuerte, y tu madre, la delicada. Ella tenía diecisiete años y él treinta y siete, había esa diferencia de años que separa al padre de los hijos. Pero a pesar de eso, mi hija Eloísa parecía más cerca de la muerte, y él abrevando a chorretadas el agua de la vida. Pero el Central estaba en una hondonada y muy pronto ella se fue sintiendo catarrosa y debilitada, y añoraba los pinares y la tierra purificada por debajo del mar, en una tierra que forma después gruta para los ríos.

    • 1975 Umbral, F. Mortal y rosa [1995] Esp (CDH )

      El pudridero literario está lleno de ellos. Locos fijos, envidiosos perfumados, enanos con miopía, toda clase de tipos, las innumerables formas de la frustración, porque la frustración puede tomar incluso la forma de un triunfo mate, voluntarioso y feo. Tullidos intelectuales, catarrosos de alma, neurasténicos, homosexuales de la sabiduría, tontos. Hay de todo. Y viene uno cualquiera, desvalido y pretencioso, y me deja sobre la mesa su charco de erudición y baba, y se va hacia la noche de los tiempos, fuera de mi luz, lejos de mi luz, en la que se ha quemado las alas un momento, sus sucias alas de volar en las bodegas.

    • 1992 RAE DRAE 21.ª ed. (NTLLE)
      catarroso, sa. adj. [...] Que padece catarro, normalmente ligero.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      catarroso, sa. [...] adj. Que padece catarro, normalmente ligero.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      catarroso, sa. [...] adj. Que habitualmente padece catarro. U. t. c. s.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      catarroso, sa. [...] adj. Que habitualmente padece catarro. U. t. c. s.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      catarroso, sa. [...] adj. Que padece catarro, normalmente ligero.
    1. adj. [Voz o parte del cuerpo] Afectada por el catarro.
      docs. (1869-2010) 7 ejemplos:
      • 1869 Anónimo "Crónica parlamentaria" [12-12-1869] La Discusión (Madrid) (HD)
        Despues de la voz áspera y catarrosa del Sr. Becerra, producia un admirable efecto la voz simpática y dulce del orador republicano; despues del vacío discurso del uno no podia ménos de impresionar profundamente el nutrido discurso del otro [...].
      • 2010 Palacios, C. J. "Amigo olvidado de Lorca y Dalí" [17-06-2010] 20 Minutos (Madrid) Esp (HD)
        Los eucaliptos se plantaron profusamente en las ciudades a comienzos del siglo XX, en la creencia de que, al igual que limpiaban los pulmones catarrosos, sus balsámicas hojas ayudarían a purificar los aires de los humos provocados por los primeros automóviles y las calefacciones de carbón.
      • 1869 Anónimo "Crónica parlamentaria" [12-12-1869] La Discusión (Madrid) (HD)
        Despues de la voz áspera y catarrosa del Sr. Becerra, producia un admirable efecto la voz simpática y dulce del orador republicano; despues del vacío discurso del uno no podia ménos de impresionar profundamente el nutrido discurso del otro [...].
      • 1903 Bobadilla, E. Fuego [2003] Cu (CDH )

        En torno de la mesa del baccarat, empujándose sobre los que jugaban sentados, se revolvía febril una muchedumbre cosmopolita: generales sur-americanos, viejos con la Legión de Honor y otras condecoraciones, banqueros, cómicos, literatos, corredores de bolsa, duques entretenusy vagos que vivían del sable. El tipo judaico predominaba.

        — Un louis tombe!—voceaba uno.

        — Quart au billet—decía otro.

        — Cent louis à cheval —decía una voz catarrosa.

        Y el croupierrepetía las posturas. Luego agregaba gangosamente:

        — Lés jéux sont faits? Faités vos jéux, messieurs, faites vos jeux! Les jeux sont faits? Rien ne va plus!

        Y con la raqueta, semejante a un lenguado de ébano, pasaba de las manos del banquero a las del punto los naipes.

      • 1909 Pz Galdós, B. Caballero encantado [1977] Esp (CDH )

        Bajo la curva del toldo dejáronse ver, agachándose, las dos mujeres desgreñadas y pitañosas. La una, que no era joven ni bonita, y aún conservaba en sus mejillas fláccidas manchurrones del almagre y blanquete de la noche anterior, metió para adentro a la mona que allí estaba tomando el fresco, y soltó la catarrosa voz a estos bárbaros improperios:

        — Oiga, joven, ¿va usted a esa Mataliebreso Matachinches? Diga de mi parte al reladronazo del alcalde que me voy con las ganas de pasearme por encima de sus tripas y de machacarle las ternillas... Y a ese judío del cura dígale que me chincho en su corona, y que se vaya a descomulgar a la perra de su madre.

      • 1921 Pz Ayala, R. Belarmino [1996] 201 Esp (CDH )

        Cuando la voz catarrosa e incorpórea dijo, con la frialdad de una sentencia fatídica: «El sapo no factura la beligerancia, la inquisición, el pongo y quito de los comensales. El sapo rocía con capullos los globos y zapadas de los comensales. El sapo prohija el tetraedro. El sapo desnuda el tetraedro», Belarmino se oprimió las sienes con las manos, echó hacia atrás la cabeza, sacudiéndola con insensato, y contenido entusiasmo, y murmuró entre dientes, mordiendo las palabras: «¡Qué razón tiene! ¡Qué razón tiene!»

      • 1926 Pz Ayala, R. Tigre Juan [1991] Esp (CDH )
        ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ejem! ¡Ejem! ¡Ejem! —barbotó, entre intermitencias catarrosas, don Sincerato, retorciéndose de hilaridad y armonizando un trío de ruidos áridos con su tos, su risa y el roce de sus rechinantes coyunturas.
      • 1996 Prensa El Mundo, 20/04/1996 [1996] Esp (CDH )
        Con la llegada de la primavera, cuando la gente anda estornudando, sonándose o llevándose a los ojos catarrosos el pañuelo, debido a la polinización y a los amores vegetales, las «Wendys» que crecieron preferirían esfumarse y volar a la isla de Nunca Jamás, a tener que revolucionar la casa, para la cacería anual de los parásitos domésticos que viven tan ricamente, zampándose alfombras, cortinas, papel y la madera de los muebles.
      • 1869 Anónimo "Crónica parlamentaria" [12-12-1869] La Discusión (Madrid) (HD)
        Despues de la voz áspera y catarrosa del Sr. Becerra, producia un admirable efecto la voz simpática y dulce del orador republicano; despues del vacío discurso del uno no podia ménos de impresionar profundamente el nutrido discurso del otro [...].
      • 1903 Bobadilla, E. Fuego [2003] Cu (CDH )

        En torno de la mesa del baccarat, empujándose sobre los que jugaban sentados, se revolvía febril una muchedumbre cosmopolita: generales sur-americanos, viejos con la Legión de Honor y otras condecoraciones, banqueros, cómicos, literatos, corredores de bolsa, duques entretenusy vagos que vivían del sable. El tipo judaico predominaba.

        — Un louis tombe!—voceaba uno.

        — Quart au billet—decía otro.

        — Cent louis à cheval —decía una voz catarrosa.

        Y el croupierrepetía las posturas. Luego agregaba gangosamente:

        — Lés jéux sont faits? Faités vos jéux, messieurs, faites vos jeux! Les jeux sont faits? Rien ne va plus!

        Y con la raqueta, semejante a un lenguado de ébano, pasaba de las manos del banquero a las del punto los naipes.

      • 1909 Pz Galdós, B. Caballero encantado [1977] Esp (CDH )

        Bajo la curva del toldo dejáronse ver, agachándose, las dos mujeres desgreñadas y pitañosas. La una, que no era joven ni bonita, y aún conservaba en sus mejillas fláccidas manchurrones del almagre y blanquete de la noche anterior, metió para adentro a la mona que allí estaba tomando el fresco, y soltó la catarrosa voz a estos bárbaros improperios:

        — Oiga, joven, ¿va usted a esa Mataliebreso Matachinches? Diga de mi parte al reladronazo del alcalde que me voy con las ganas de pasearme por encima de sus tripas y de machacarle las ternillas... Y a ese judío del cura dígale que me chincho en su corona, y que se vaya a descomulgar a la perra de su madre.

      • 1921 Pz Ayala, R. Belarmino [1996] 201 Esp (CDH )

        Cuando la voz catarrosa e incorpórea dijo, con la frialdad de una sentencia fatídica: «El sapo no factura la beligerancia, la inquisición, el pongo y quito de los comensales. El sapo rocía con capullos los globos y zapadas de los comensales. El sapo prohija el tetraedro. El sapo desnuda el tetraedro», Belarmino se oprimió las sienes con las manos, echó hacia atrás la cabeza, sacudiéndola con insensato, y contenido entusiasmo, y murmuró entre dientes, mordiendo las palabras: «¡Qué razón tiene! ¡Qué razón tiene!»

      • 1926 Pz Ayala, R. Tigre Juan [1991] Esp (CDH )
        ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ejem! ¡Ejem! ¡Ejem! —barbotó, entre intermitencias catarrosas, don Sincerato, retorciéndose de hilaridad y armonizando un trío de ruidos áridos con su tos, su risa y el roce de sus rechinantes coyunturas.
      • 1996 Prensa El Mundo, 20/04/1996 [1996] Esp (CDH )
        Con la llegada de la primavera, cuando la gente anda estornudando, sonándose o llevándose a los ojos catarrosos el pañuelo, debido a la polinización y a los amores vegetales, las «Wendys» que crecieron preferirían esfumarse y volar a la isla de Nunca Jamás, a tener que revolucionar la casa, para la cacería anual de los parásitos domésticos que viven tan ricamente, zampándose alfombras, cortinas, papel y la madera de los muebles.
      • 2010 Palacios, C. J. "Amigo olvidado de Lorca y Dalí" [17-06-2010] 20 Minutos (Madrid) Esp (HD)
        Los eucaliptos se plantaron profusamente en las ciudades a comienzos del siglo XX, en la creencia de que, al igual que limpiaban los pulmones catarrosos, sus balsámicas hojas ayudarían a purificar los aires de los humos provocados por los primeros automóviles y las calefacciones de carbón.
  5. 3⟶conversión
    s. m. y f. Persona que tiene catarro.
    docs. (1759-1985) 9 ejemplos:
    • a1759 Casal Julián, G. HNatural Asturias [1762] p. 144 Esp (BD)
      En los catarrhosos, de cuyas cabezas descendian copiosos sueros acres, disponia cocimientos de los mas oportunos anti-catarrhales [...].
    • 1985 Sampedro, J. L. Sonrisa etrusca [1995] Esp (CDH )
      La directora acude a apaciguarles y, en el sofá, la risa del trío se interrumpe también de golpe cuando el catarroso deja caer ambas manos sobre los muslos femeninos inmediatos a él.
    • a1759 Casal Julián, G. HNatural Asturias [1762] p. 144 Esp (BD)
      En los catarrhosos, de cuyas cabezas descendian copiosos sueros acres, disponia cocimientos de los mas oportunos anti-catarrhales [...].
    • 1837 Anónimo (Un injénuo del llano) "Una reunión preparatoria" [04-10-1837] El Constitucional (Barcelona) Esp (HD)
      El teatro representa una sala grande sobre unos arcos... una mesa, recado de escribir, y unos sesenta padres concristos convidados de antemano por lo ediles curules del cuartel... Son las diez de la mañana. Los que fuman apagan los cigarros, tosen los viejos y catarrosos, esputan los tisicos, y toma la palabra don BULLE-BULLE en los siguientes términos.
    • 1884 Rdz Pinilla, H. "Trad Historia terapéutica, Dr. Martiny" [15-11-1884] Revista Hahnemanniana (Madrid) Esp (HD)
      Sin embargo, nuestro error no fué de mucha duracion: nos ha bastado un poco de observacion para convencernos de la verdad de esa gran ley de la repercusion: unas veces un asmático ó un catarroso, que ve sus molestias desaparecer despues de la aparicion de un ligero brote de eczema á la piel; otras veces es un dispéptico, que come y digiere perfectamente, ó un melancólico que ve la vida de color de rosa algunos dias despues de aparecer una pequeña tumefaccion gotosa en el dedo grueso del pié, etc.
    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] Esp (CDH )
      En lo bajo había un establecimiento de burras de leche, con borriquitas pintadas en la muestra, y dentro vivían, sin aire ni luz, las pacíficas nodrizas de tísicos, encanijados y catarrosos.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      Esta leche que saca el ciego a su burra es para los catarrosos.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      El enfisema pulmonar o dilatación de los alvéolos pulmonares por pérdida de su elasticidad y, al fin, por su rotura y fusión, transformándose en bolsas incontráctiles de aire, se diagnostica con suma facilidad, sobre todo el habitual, bilateral, difuso, de los catarrosos crónicos.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 79 Cu (CDH )
      Mientras los catarrosos y enfermos buscaban el amparo de los aleros y muros resguardados de la garúa, armaban su vivaque los más, pasándose el aguardiente, los arenques y el pan de munición.
    • 1985 Sampedro, J. L. Sonrisa etrusca [1995] Esp (CDH )
      La directora acude a apaciguarles y, en el sofá, la risa del trío se interrumpe también de golpe cuando el catarroso deja caer ambas manos sobre los muslos femeninos inmediatos a él.
    • a1759 Casal Julián, G. HNatural Asturias [1762] p. 144 Esp (BD)
      En los catarrhosos, de cuyas cabezas descendian copiosos sueros acres, disponia cocimientos de los mas oportunos anti-catarrhales [...].
    • 1837 Anónimo (Un injénuo del llano) "Una reunión preparatoria" [04-10-1837] El Constitucional (Barcelona) Esp (HD)
      El teatro representa una sala grande sobre unos arcos... una mesa, recado de escribir, y unos sesenta padres concristos convidados de antemano por lo ediles curules del cuartel... Son las diez de la mañana. Los que fuman apagan los cigarros, tosen los viejos y catarrosos, esputan los tisicos, y toma la palabra don BULLE-BULLE en los siguientes términos.
    • 1884 Rdz Pinilla, H. "Trad Historia terapéutica, Dr. Martiny" [15-11-1884] Revista Hahnemanniana (Madrid) Esp (HD)
      Sin embargo, nuestro error no fué de mucha duracion: nos ha bastado un poco de observacion para convencernos de la verdad de esa gran ley de la repercusion: unas veces un asmático ó un catarroso, que ve sus molestias desaparecer despues de la aparicion de un ligero brote de eczema á la piel; otras veces es un dispéptico, que come y digiere perfectamente, ó un melancólico que ve la vida de color de rosa algunos dias despues de aparecer una pequeña tumefaccion gotosa en el dedo grueso del pié, etc.
    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] Esp (CDH )
      En lo bajo había un establecimiento de burras de leche, con borriquitas pintadas en la muestra, y dentro vivían, sin aire ni luz, las pacíficas nodrizas de tísicos, encanijados y catarrosos.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      Esta leche que saca el ciego a su burra es para los catarrosos.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      El enfisema pulmonar o dilatación de los alvéolos pulmonares por pérdida de su elasticidad y, al fin, por su rotura y fusión, transformándose en bolsas incontráctiles de aire, se diagnostica con suma facilidad, sobre todo el habitual, bilateral, difuso, de los catarrosos crónicos.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 79 Cu (CDH )
      Mientras los catarrosos y enfermos buscaban el amparo de los aleros y muros resguardados de la garúa, armaban su vivaque los más, pasándose el aguardiente, los arenques y el pan de munición.
    • 1985 Sampedro, J. L. Sonrisa etrusca [1995] Esp (CDH )
      Ellas unen entonces sus carcajadas a las del catarroso, que guiña aparatosamente un ojo hacia los recién llegados.
    • 1985 Sampedro, J. L. Sonrisa etrusca [1995] Esp (CDH )
      La directora acude a apaciguarles y, en el sofá, la risa del trío se interrumpe también de golpe cuando el catarroso deja caer ambas manos sobre los muslos femeninos inmediatos a él.
  6. adj. Perteneciente o relativo al catarro. ⇨ Conjunto de síntomas que afectan al...
    Sinónimo: catarral
    docs. (1784-2001) 6 ejemplos:
    • 1784 Anónimo "Observaciones médicas" [01-04-1784] Memorial Literario Instructivo y Curioso de la Corte de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      Los afectos catarrosos con ronquera, y sin ella han sido bastantes; en algunos han sido precisas las sangrias, por la dureza de pulsos y esputos de sangre.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 219 Esp (CDH )
      Sin embargo de todo esto, no puede omitirse, que Boerhaave ha alabado las raices de la viniebla en cocimiento en la diarrea, disenteria, ardor de la orina, gonorrea, tos, convulsiones, hemorragias, afectos catarrales y esputo sanguinolento; que Rayo la ha recomendado tanto interior como exteriormente en las escrofulas; que Scopoli la ha dado con fruto á los disentéricos en forma de extracto; y que Fuller ha alabado su zumo en forma de Xarabe en los afectos catarrosos.
    • 1888 Anónimo "Ecos del día" [24-02-1888] La Época (Madrid) Esp (HD)
      No hay nada de esto afortunadamente; antes al contrario, pasa como cosa corriente que de las personas designadas para entrar en el Gabinete ninguna lo ha pretendido ni lo desea, habiéndose acercado todos al Sr. Sagasta, aun á riesgo de cortarle el sudor, que tanto há menester en su estado catarroso, para declinar, modesta pero resueltamente, el honor que se trata de dispensarles.
    • 1912 Anónimo (Clavell Roig) "Los sermones de ayer" [06-04-1912] El Globo (Madrid) Esp (HD)
      Toma la palabra, quince minutos después de la hora anunciada, D. Eduardo Ortiz, un señor que ayer tosía mucho, no sé si por afección catarrosa ó por martingala para recordar los párrafos del sermón de Mandalo [...].
    • 1784 Anónimo "Observaciones médicas" [01-04-1784] Memorial Literario Instructivo y Curioso de la Corte de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      Los afectos catarrosos con ronquera, y sin ella han sido bastantes; en algunos han sido precisas las sangrias, por la dureza de pulsos y esputos de sangre.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 219 Esp (CDH )
      Sin embargo de todo esto, no puede omitirse, que Boerhaave ha alabado las raices de la viniebla en cocimiento en la diarrea, disenteria, ardor de la orina, gonorrea, tos, convulsiones, hemorragias, afectos catarrales y esputo sanguinolento; que Rayo la ha recomendado tanto interior como exteriormente en las escrofulas; que Scopoli la ha dado con fruto á los disentéricos en forma de extracto; y que Fuller ha alabado su zumo en forma de Xarabe en los afectos catarrosos.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 297 Esp (CDH )
      Murray y Boerhaave tienen á la Almáciga por un poderoso sialogogo, que promueve abundantemente la saliva por lo que encargan se masque en las afecciones catarrosas, en la apoplegia serosa, en el dolor de los dientes y muelas, y demas enfermedades en que pueda ser util promover esta evacuacion, teniéndola en la boca.
    • 1888 Anónimo "Ecos del día" [24-02-1888] La Época (Madrid) Esp (HD)
      No hay nada de esto afortunadamente; antes al contrario, pasa como cosa corriente que de las personas designadas para entrar en el Gabinete ninguna lo ha pretendido ni lo desea, habiéndose acercado todos al Sr. Sagasta, aun á riesgo de cortarle el sudor, que tanto há menester en su estado catarroso, para declinar, modesta pero resueltamente, el honor que se trata de dispensarles.
    • 1912 Anónimo (Clavell Roig) "Los sermones de ayer" [06-04-1912] El Globo (Madrid) Esp (HD)
      Toma la palabra, quince minutos después de la hora anunciada, D. Eduardo Ortiz, un señor que ayer tosía mucho, no sé si por afección catarrosa ó por martingala para recordar los párrafos del sermón de Mandalo [...].
    • 2001 Martínez, Á. "Villalba sin dominó" [15-10-2001] ABC (Madrid) Esp (HD)
      En realidad, nada invitaba a ello, pues ni la jornada (nublada y algo fresca) ni la hora (el mitin comenzaba a las nueve de la noche) ni el estado catarroso en que el que llegó la lacerada caravana del PP (sitiada por la gripe) apartaban al pueblo y a sus gentes de lo que es un sábado normal [...]

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE