6.ª Entrega (febrero de 2019)
Versión del 15/02/2019
Familia Ver familia de palabras
chulengueador, a s. (1929-)
chulengueador, chulenguiador
Etim. Voz derivada probablemente de chulenguear y -dor; no obstante, el verbo no se ha conseguido atestiguar hasta 1982.

Se documenta por primera vez, con la acepción 'hombre que caza chulengos', en 1929, en el artículo titulado "Hablemos del guanaco" de Á. Cabrera, publicado en la revista Caras y Caretas (Buenos Aires). Es una voz propia de Argentina que se atestigua hasta la actualidad en prensa y en obras científicas de corte antropológico.

Por otra parte, se consigna en el Nuevo diccionario de argentinismos de Haensch y Werner (1993) como 'hombre que vivía de la caza del chulengo'.

  1. s. m. Ar Hombre que caza chulengos.
    Sinónimo: chulenguero, a
    docs. (1929-2016) 13 ejemplos:
    • 1929 Cabrera Latorre, Á. "Hablemos del guanaco" [22-06-1929] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      En la época en que nacen los guanaquitos, el cazador, llamémoslo así, monta a caballo y persigue a las madres hasta conseguir que los recién nacidos se queden atrás. Los inocentes animalitos, al verse solos, arrímanse instintivamente al mancarrón, y el chulengueador no tiene más que tumbar a la víctima de un talerazo en la nuca. El procedimiento no tiene peligro ni requiere gran destreza, pero es de resultados seguros. Y esto es, precisamente, lo que acabará con los guanacos.
    • 2016 Bertonatti, C. C. "Biodiversidad" p. 37 Conservación patrimonio natural y cultural Ar (BD)
      La oferta de esos recursos ha generado hasta oficios tradicionales (varios extintos y otros amenazados), como el de los mariscadores, tigreros, pumeros o leoneros, hacheros, nutrieros, iguaneros, junqueros, sabaleros, tareferos, loberos, balleneros, pingüineros, guanaquero, chulengueador, vicuñero, pulperos, pajareros, yunguero o vendedor de yuyos...
    • 1929 Cabrera Latorre, Á. "Hablemos del guanaco" [22-06-1929] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      En la época en que nacen los guanaquitos, el cazador, llamémoslo así, monta a caballo y persigue a las madres hasta conseguir que los recién nacidos se queden atrás. Los inocentes animalitos, al verse solos, arrímanse instintivamente al mancarrón, y el chulengueador no tiene más que tumbar a la víctima de un talerazo en la nuca. El procedimiento no tiene peligro ni requiere gran destreza, pero es de resultados seguros. Y esto es, precisamente, lo que acabará con los guanacos.
    • 1979 Gradín, C. J. / Aschero, C. A. / Aguerre, A. M. "Arqueología área Río Pinturas" [01-01-1979] p. 187 Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología (Buenos Aires) Ar (HD)
      Durante el invierno los guanacos ocupan los campos de escasa altitud, en especial los cañadones donde se refugian en caso de temporales de nieve. Al llegar la primavera se trasladan a las pampas intermedias donde encuentran pastos abundantes y cumplen su ciclo de reproducción. Es allí donde son perseguidos por los "chulengueadores" o cazadores de crías pequeñas, cuyos cueros tienen valor comercial.
    • 1990 Bertonatti, C. C. "Avistajes de Lama guanicoe (guanaco)" [01-01-1990] p. 14 Boletín Científico APRONA (Buenos Aires) Ar (HD)
      Del total de 2 "chulengos", 5 se encontraron cuereados, evidenciando el accionar de algún "chulengueador" (cazador de "chulengos") en dos localidades distintas (Lago Cardiel y Meseta La Siberia). Según los comentarios de los puesteros, esta cruel actividad está decreciendo por la escasa demanda de sus pieles, el bajo precio que se paga por ellas en la actualidad [...] y, finalmente, el deterioro físico que se le ocasiona a los caballos [...].
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] 32 Ar (CDH )
      En Patagonia aún medran los "zorreros" con sus trampas-cepo buscando la piel del zorro gris chico y el colorado y los "guanaqueadores" o "chulengueadores" que sistemáticamente persiguen las tropillas de guanacos y capturan a sus crías o "chulengos" para confeccionar con sus pieles los populares "quillangos" pagatónicos.
    • 2003 Belardi, J. B. Paisajes arqueológicos p. 207 Ar (BD)
      Tres estructuras de piedra orientadas E-O. Se sondeó una de ellas. Posiblemente relacionadas con chulengueadores modernos y no con ocupación cazadora recolectora.
    • 2009 Abeijón, A. Memorias de un carrero patagónico pp. 20-21 Ar (BD)
      Este sigue en forma desesperada sus tretas tendientes a atraer sobre sí el cazador. Se desvía y cuando ve que el hombre, sin ocuparse de él, sigue persiguiendo a la cuadrilla, vuelve a gran velocidad, cruza por delante del chulenguiador a menos de cinco metros de distancia y, en ese preciso instante, finge un tropiezo y de inmediato una simulada renquera que, por supuesto, no tiene éxito.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      chulengueador. m. Ar:S. Cazador de chulengos.
    • 2016 Bertonatti, C. C. "Biodiversidad" p. 37 Conservación patrimonio natural y cultural Ar (BD)
      La oferta de esos recursos ha generado hasta oficios tradicionales (varios extintos y otros amenazados), como el de los mariscadores, tigreros, pumeros o leoneros, hacheros, nutrieros, iguaneros, junqueros, sabaleros, tareferos, loberos, balleneros, pingüineros, guanaquero, chulengueador, vicuñero, pulperos, pajareros, yunguero o vendedor de yuyos...
    • 1929 Cabrera Latorre, Á. "Hablemos del guanaco" [22-06-1929] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      En la época en que nacen los guanaquitos, el cazador, llamémoslo así, monta a caballo y persigue a las madres hasta conseguir que los recién nacidos se queden atrás. Los inocentes animalitos, al verse solos, arrímanse instintivamente al mancarrón, y el chulengueador no tiene más que tumbar a la víctima de un talerazo en la nuca. El procedimiento no tiene peligro ni requiere gran destreza, pero es de resultados seguros. Y esto es, precisamente, lo que acabará con los guanacos.
    • 1979 Gradín, C. J. / Aschero, C. A. / Aguerre, A. M. "Arqueología área Río Pinturas" [01-01-1979] p. 187 Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología (Buenos Aires) Ar (HD)
      Durante el invierno los guanacos ocupan los campos de escasa altitud, en especial los cañadones donde se refugian en caso de temporales de nieve. Al llegar la primavera se trasladan a las pampas intermedias donde encuentran pastos abundantes y cumplen su ciclo de reproducción. Es allí donde son perseguidos por los "chulengueadores" o cazadores de crías pequeñas, cuyos cueros tienen valor comercial.
    • 1982 Lamo, D. / Garrido, J. L. / Kovacs, Z. "Población y parámetros reproductivos guanaco" p. 5 Publicaciones Centro Nacional Patagónico Ar (BD)
      En condiciones normales de chulengueo sobreviven el 33-35 % de los nacidos. En esto último influye notablemente la eficiencia del chulengueador. En el año en que no se chulengueó para extraer pieles, y que se procedió al marcado de animales, la mortalidad por aguachamiento de éstos fué casi tan alta como la provocada por el chulengueo (20 % menos).
    • 1990 Bertonatti, C. C. "Avistajes de Lama guanicoe (guanaco)" [01-01-1990] p. 14 Boletín Científico APRONA (Buenos Aires) Ar (HD)
      Del total de 2 "chulengos", 5 se encontraron cuereados, evidenciando el accionar de algún "chulengueador" (cazador de "chulengos") en dos localidades distintas (Lago Cardiel y Meseta La Siberia). Según los comentarios de los puesteros, esta cruel actividad está decreciendo por la escasa demanda de sus pieles, el bajo precio que se paga por ellas en la actualidad [...] y, finalmente, el deterioro físico que se le ocasiona a los caballos [...].
    • 1993 Haensch, G. / Werner, R. (dirs.) NDiccArgentinismos Ar (NTLLE)
      chulengueador. [...] SArg. Hombre aficionado a cazar chulengos.
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] 32 Ar (CDH )
      En Patagonia aún medran los "zorreros" con sus trampas-cepo buscando la piel del zorro gris chico y el colorado y los "guanaqueadores" o "chulengueadores" que sistemáticamente persiguen las tropillas de guanacos y capturan a sus crías o "chulengos" para confeccionar con sus pieles los populares "quillangos" pagatónicos.
    • 2003 Belardi, J. B. Paisajes arqueológicos p. 207 Ar (BD)
      Tres estructuras de piedra orientadas E-O. Se sondeó una de ellas. Posiblemente relacionadas con chulengueadores modernos y no con ocupación cazadora recolectora.
    • 2009 Abeijón, A. Memorias de un carrero patagónico pp. 20-21 Ar (BD)
      Este sigue en forma desesperada sus tretas tendientes a atraer sobre sí el cazador. Se desvía y cuando ve que el hombre, sin ocuparse de él, sigue persiguiendo a la cuadrilla, vuelve a gran velocidad, cruza por delante del chulenguiador a menos de cinco metros de distancia y, en ese preciso instante, finge un tropiezo y de inmediato una simulada renquera que, por supuesto, no tiene éxito.
    • 2009 Abeijón, A. Memorias de un carrero patagónico p. 22 Ar (BD)
      Casi de entre las patas del veloz caballo remonta asustado y ruidoso vuelo en varias direcciones una bandada de martinetas, que intercalan silbidos en su vuelo y hacen dar una espantada al caballo que casi despide de su lomo al chulenguiador, quien se enoja e insulta.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      chulengueador. m. Ar:S. Cazador de chulengos.
    • 2010 Goñi, R. Cambio climático y poblamiento humano pp. 157-158 Ar (BD)
      El emplazamiento del alero es estratégico, ya que el ambiente que domina, una quebrada en estepa de cota altimétrica superior a la de los lagos, es una franja de tránsito de diferentes las tropillas de guanacos y de algunos huemules hacia la Meseta del Águila en época de parición (desde comienzos del verano), según la información local suministrada por los propios "chulengueadores" o cazadores actuales de estas especies. Reafirma esta característica la cercanía de los únicos parapetos registrados en el PNPM, en el contiguo Cerro Colorado.
    • 2011-2012 Goñi, R. / Cassiodoro, G. / Rindel, D. "Poblamiento de mesetas" [01-01-2011] pp. 24-25 Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (Buenos Aires) Ar (HD)
      En el sector D se realizaron recolecciones de 1 m por 1 m y del total de artefactos formatizados. La segunda agrupación consta de cinco parapetos que corresponde a CP 2C (denominado parapetos subactuales por su reutilización por parte de chulengueadores modernos), en donde se realizó la recolección del material en una superficie de 1 m por 0,5 m en la estructura 3. De estas dieciocho estructuras de parapetos fueron excavadas tres de ellas.
    • 2016 Bertonatti, C. C. "Biodiversidad" p. 37 Conservación patrimonio natural y cultural Ar (BD)
      La oferta de esos recursos ha generado hasta oficios tradicionales (varios extintos y otros amenazados), como el de los mariscadores, tigreros, pumeros o leoneros, hacheros, nutrieros, iguaneros, junqueros, sabaleros, tareferos, loberos, balleneros, pingüineros, guanaquero, chulengueador, vicuñero, pulperos, pajareros, yunguero o vendedor de yuyos...
  2. Acepción lexicográfica
  3. s. m. Ar "Hombre que vivía de la caza del chulengo" (Haensch / Werner (dirs.), NDiccArgentinismos-1993).
    docs. (1993) Ejemplo:
    • 1993 Haensch, G. / Werner, R. (dirs.) NDiccArgentinismos Ar (NTLLE)
      chulengueador. m. SArg. hist. Hombre que vivía de la caza del chulengo.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE