5.ª Entrega (enero de 2018)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
citaredo, a s. (1521-)
citaredo, citharedo
Etim. Del latín citharoedus, 'citaredo' y este, a su vez, del griego kitharodos 'citaredo' (Forcellini, E. et al., Lexicon, s. v. citharoedus).

Se documenta por vez primera en 1521, en Los doce triunfos de los doze apóstoles de J. de Padilla y, poco después, en los Coloquios de Palatino y Pinciano (c1550), de J. de Arce de Otálora. Frecuentemente, con esta denominación se designa por antonomasia a personajes caracterizados por su capacidad lírica y que recitan su poesía acompañándose de ese instrumento de cuerda, como el rey David o el dios griego Apolo; de ahí que el vocablo figure en ocasiones en aposición a otros términos como rey o poeta. La voz se localiza mayoritariamente en textos de inspiración bíblica, en obras de ambientación grecolatina o traducciones de obras clásicas y, por último, en composiciones poéticas. En los repertorios lexicográficos, se menciona por vez primera en el diccionario de Covarrubias (1611), aunque no presenta definición, pues aparece bajo las voces cigarra y Filomelo, quizás porque se vincula con una realidad existente únicamente en el período clásico. Habrá que esperar al DRAE de 1780 para encontrar la definición, en virtud de la cual se presenta como sinónimo de citarista, tendencia que se mantiene hasta la actualidad.

  1. ac. etim.
    s. m. Persona que canta acompañada de la cítara.
    docs. (1521-2014) 26 ejemplos:
    • 1521 Padilla, J. Los doce triunfos de los doze apóstoles p. 10 Esp (BD)
      Y vimos en pronto la gran Palestina, / la qual debelada Judea llamaron / los nietos de Lia, que el monte poblaron, / que santo le llama la casa divina; / y vimos de como de alli se declina / Ebron y Samaria, do tubo su cetro / el gran Citaredo, que puso por metro / lo que nos canta la Madre benina, / que tiene por chantre la regla de Petro.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      citaredo. m. desus. citarista
    • 1521 Padilla, J. Los doce triunfos de los doze apóstoles p. 10 Esp (BD)
      Y vimos en pronto la gran Palestina, / la qual debelada Judea llamaron / los nietos de Lia, que el monte poblaron, / que santo le llama la casa divina; / y vimos de como de alli se declina / Ebron y Samaria, do tubo su cetro / el gran Citaredo, que puso por metro / lo que nos canta la Madre benina, / que tiene por chantre la regla de Petro.
    • c1550 Arce Otárola, J. Coloquios Palatino y Pinciano [1995] Esp (CDH )
      Y cierto, es cosa de llorar que busque un grande y un señor un caballerizo escogido que le haga un caballo y un cazador que le críe un pájaro y un cocinero que le ayude a morir presto y gastar lo que tiene, y que para sus hijos, que son y han de ser tesoro de sí mesmos, salud y esperanza de la república, se contenten con cualquier ayo y con el que más barato les saliere, habiendo de buscar para esto los más escogidos hombres y pagarles no como quiera, sino hacer con ellos el concierto que dice Aristótiles que se hizo con el Citaredo, que como taniese, así le pagarían.
    • 1563 Denis, M. Trad Pintura antigua Holanda [1921] Esp (CDH )

      Y aquí cerca sentirá la Música y números para conocer la verdadera armonía y consonancia suavísima del perfil, de la sombra, de los sentidos, de la diminución, del colorir, del recursar, del realzo; altísimas proporciones de nueva música, mucho mayores que las del tañer y cantar a la manera de los citaredos.

    • 1596 Bartolomé, J. Trad Vida doce césares, Suetonio p. 198 Esp (BD)
      En medio del campo Marcio, juntada toda la frequencia de los Sacerdotes publicos, sacrifico en memoria de Neron. Y haziendo un combite solemne, a un Citaredo que el queria mucho, le mando delante de todos, que cantasse algo de Neron, y començando de cantar canciones Neronianas, fue el primero, que con mucho regozijo, alabo los versos que cantaua.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      CIGARRA [...]. La cigarra sobre las cuerdas de un laud sinifica la musica, y atendiendo a la historia, o por dezir mejor a la fabula que representa, vale tanto como el ayuda de Dios al que en la necessidad ocurre a el con viva fee. El cuento es este. Eunomo Locrense citaredo en los certamines Pythios, compitiendo con Aristones Regionense, auiendo invocado al dios Apolo Delphico, para que le fuesse propicio, tocando su instrumento se le quebró una cuerda del, en cuyo lugar puso una cigarra y suplio la falta.
    • 1632 Vera, D. A la Santidad de Nuestro Santísimo Padre Urbano VIII p. 15 Esp (BD)
      Dispare resplandores inmortales / En Vara de Moyses tu fiel Cayado. / Índice de las sendas celestiales. / Y el braço, que sacrilego ha tocado / El Ara figurada en el Hebreo, / Quede con plagas de terror plagado. / Citaredo David, no vario Orfeo, / Saca de los abismos a tu Esposa, / De aquel Tyrano, en latrocinios reo. / Y afectos de mi Musa belicosa, / Iusto Dominador broten severo, / A la Vision de Paz, ya portentosa.
    • 1643 Vitrián, J. Trad Memorias Comines II [1643] p. 137 Esp (BD)
      Este Conde de Richemonda (preso en Bretaña, dado por Dios enemigo al Rey Ricardo) era descendiente de la Casa de Alencastro (de la qual algunos salieron para el cetro, y otros muchos para el guchillo) pero no era hijo de los que se gallearon, o ciñeron las sienes con la Corona de Inglaterra, a la qual (segun nuestro Autor) el mejor derecho que tenia, era aver mucho padecido; por quanto suele Dios recompensarlo bien; y a esto lo cantó un musico y citaredo, el mejor de todos los Reyes (aunque entre ellos Neron) con aquel versito, Et bene patientes erunt, ut annuntient.
    • 1773 Gússeme, T. A. DiccNumismático, I p. 268 Esp (BD)
      ARION. Noble Citaredo, natural de Metimna en Lesbos. Volviendo de Italia á su patria con las muchas riquezas, que habia adquirido con su habilidad, conoció que los marineros de la nave en que iba intentaban darle muerte, y robarle; en cuyo conflicto se arrojó al mar con su cítara, cantando tan dulcemente, que un delfin, atraído de la suavidad, se acercó a él, le recibió sobre su espalda, y le sacó á salvamento; [...].
    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      CITAREDO. s. m. ant. Lo mismo que CITARISTA.
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      CITAREDO, s. m. ant. V CITARISTA
    • 1833 Villanueva Astengo, J. L. Poesías escogidas p. 286 Esp (BD)
      Verás andar gaiteros, / Arpistas, bajonistas, / Flautistas, citaredos; / Y otros con atambores, / Cuyo fragór y estruendo / No deja que se oigan / Querellas ni lamentos.
    • 1893 Ferreiroa, U. El primer perseguidor de los cristianos p. 273 Esp (BD)
      Las gentes encargadas de aplaudir, alabarderos, diríamos hoy, divididos en tres clases que él había inventado, y los caballeros Augustales, le seguían gritando que el triunfo de Nerón era mayor que el de Augusto [...]. El Senado le decretó fiestas más numerosas que los días del año en virtud del gran triunfo, y él se retrató de citaredo y mando acuñar monedas y medallas con este traje.
    • 1894 Pedrell, F. DiccTécnicoMúsica (1ª ed.) Esp (BD)
      Citaredo. Tocador de cítara que tañía acompañando á la voz. Los citaredos se disputaban las coronas en varios juegos públicos, especialmente en los Pitios y Délficos.
    • 1912 Sicardi, F. A. La inquietud humana p. 16 Ar (BD)
      Oraban de rodillas en el éter / de la mañana cristalina, bajo / el ciprés funerario. Parecía / de los sepulcros emanar un salmo / de piedad reverente y los espíritus / llamados de los muertos acudieran / entre el tañer de ocultos citaredos / por el alma á rogar de Rafael Sanzio.
    • 1914 Anónimo "Teatro de Menandro" [01-02-1914] La España Moderna (Madrid) Esp (HD)
      Xarisios se enfría en su afecto a Panfilia, frecuenta el trato de la citareda Habrótonon, y acaba por instalarla en su propia casa. Habrótonon es una cortesana de buenos sentimientos, y compadeciendo a Panfilia, quiere salvarla y se declara madre del niño, mostrando a Xarisios el anillo.
    • 1988 Montero Honorato, Mª P. "Homero y la música" p. 204 Memorias de Historia Antigua (Oviedo) Esp (BD)
      A este respecto el empleo estereotipado de algunos epítetos, unido a ciertos sustantivos, nos hace pensar en posibles lugares comunes del lenguaje, sin tener que suponer por ello una precisión concreta en la denominación de los instrumentos. [...] Sin embargo, esta distinción entre citaredos o tañedores de cítara que acompañan el canto y citaristas, considerados como instrumentistas autónomos, no parece hacerse ostensible hasta después de Aristóteles.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      citaredo. [...] citarista.
    • 2008 Gimeno Pascual, H. "Paisajes epigráficos" p. 288 La romanización en el territorio de Castilla-La Mancha Esp (BD)
      Destaca, sin embargo, en cuanto a las representaciones del difunto, una pieza de calidad excepcional, una estela de caliza local, de dos metros de altura, dividida en dos campos: en el inferior, el epigráfico con los datos de la difunta Iucunda, quizá una joven citareda, de dieciséis años, que murió de un tumor, según cuenta el carmen en dieciséis líneas que sigue; en el superior, una hornacina de cabecera semicircular flanqueada por volutas contiene su retrato de cuerpo entero, sentada, vestida con una túnica y tocando la cítara.
    • 1521 Padilla, J. Los doce triunfos de los doze apóstoles p. 10 Esp (BD)
      Y vimos en pronto la gran Palestina, / la qual debelada Judea llamaron / los nietos de Lia, que el monte poblaron, / que santo le llama la casa divina; / y vimos de como de alli se declina / Ebron y Samaria, do tubo su cetro / el gran Citaredo, que puso por metro / lo que nos canta la Madre benina, / que tiene por chantre la regla de Petro.
    • c1550 Arce Otárola, J. Coloquios Palatino y Pinciano [1995] Esp (CDH )
      Y cierto, es cosa de llorar que busque un grande y un señor un caballerizo escogido que le haga un caballo y un cazador que le críe un pájaro y un cocinero que le ayude a morir presto y gastar lo que tiene, y que para sus hijos, que son y han de ser tesoro de sí mesmos, salud y esperanza de la república, se contenten con cualquier ayo y con el que más barato les saliere, habiendo de buscar para esto los más escogidos hombres y pagarles no como quiera, sino hacer con ellos el concierto que dice Aristótiles que se hizo con el Citaredo, que como taniese, así le pagarían.
    • 1563 Denis, M. Trad Pintura antigua Holanda [1921] Esp (CDH )

      Y aquí cerca sentirá la Música y números para conocer la verdadera armonía y consonancia suavísima del perfil, de la sombra, de los sentidos, de la diminución, del colorir, del recursar, del realzo; altísimas proporciones de nueva música, mucho mayores que las del tañer y cantar a la manera de los citaredos.

    • 1578-1584 Juan de la Cruz Cántico [1998] 188 Esp (CDH )
      Voz de muchos citaredos que citariçauan en sus cítaras; lo qual fue en espíritu y no de cítaras materiales, sino cierto conocimiento de las alabanças de los bienauenturados que cada vno, en su manera de gloria, hace a Dios continuamente; lo qual es como música, porque, así como cada vno posee differentemente sus dones, así cada vno canta su alabança differentemente y todos en vna concordancia de amor, bien así como música.
    • 1596 Bartolomé, J. Trad Vida doce césares, Suetonio p. 198 Esp (BD)
      En medio del campo Marcio, juntada toda la frequencia de los Sacerdotes publicos, sacrifico en memoria de Neron. Y haziendo un combite solemne, a un Citaredo que el queria mucho, le mando delante de todos, que cantasse algo de Neron, y començando de cantar canciones Neronianas, fue el primero, que con mucho regozijo, alabo los versos que cantaua.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      CIGARRA [...]. La cigarra sobre las cuerdas de un laud sinifica la musica, y atendiendo a la historia, o por dezir mejor a la fabula que representa, vale tanto como el ayuda de Dios al que en la necessidad ocurre a el con viva fee. El cuento es este. Eunomo Locrense citaredo en los certamines Pythios, compitiendo con Aristones Regionense, auiendo invocado al dios Apolo Delphico, para que le fuesse propicio, tocando su instrumento se le quebró una cuerda del, en cuyo lugar puso una cigarra y suplio la falta.
    • p1611 Covarrubias, S. TesCast-S Esp (NTLLE)
      *FILOMELO. Philomelus. Un Citharedo o musico de Vigüela, que por su arte se hiço muy rico.
    • 1592-a1631 Argensola, B. L. Rimas [1951] Esp (CDH )
      No temes tú mis versos, Citaredo; / finges temer, para que assí propicio / el vulgo, entre el clamor de su bullicio, / te señale por sabio con el dedo.
    • 1632 Vera, D. A la Santidad de Nuestro Santísimo Padre Urbano VIII p. 15 Esp (BD)
      Dispare resplandores inmortales / En Vara de Moyses tu fiel Cayado. / Índice de las sendas celestiales. / Y el braço, que sacrilego ha tocado / El Ara figurada en el Hebreo, / Quede con plagas de terror plagado. / Citaredo David, no vario Orfeo, / Saca de los abismos a tu Esposa, / De aquel Tyrano, en latrocinios reo. / Y afectos de mi Musa belicosa, / Iusto Dominador broten severo, / A la Vision de Paz, ya portentosa.
    • 1643 Vitrián, J. Trad Memorias Comines II [1643] p. 137 Esp (BD)
      Este Conde de Richemonda (preso en Bretaña, dado por Dios enemigo al Rey Ricardo) era descendiente de la Casa de Alencastro (de la qual algunos salieron para el cetro, y otros muchos para el guchillo) pero no era hijo de los que se gallearon, o ciñeron las sienes con la Corona de Inglaterra, a la qual (segun nuestro Autor) el mejor derecho que tenia, era aver mucho padecido; por quanto suele Dios recompensarlo bien; y a esto lo cantó un musico y citaredo, el mejor de todos los Reyes (aunque entre ellos Neron) con aquel versito, Et bene patientes erunt, ut annuntient.
    • 1773 Gússeme, T. A. DiccNumismático, I p. 268 Esp (BD)
      ARION. Noble Citaredo, natural de Metimna en Lesbos. Volviendo de Italia á su patria con las muchas riquezas, que habia adquirido con su habilidad, conoció que los marineros de la nave en que iba intentaban darle muerte, y robarle; en cuyo conflicto se arrojó al mar con su cítara, cantando tan dulcemente, que un delfin, atraído de la suavidad, se acercó a él, le recibió sobre su espalda, y le sacó á salvamento; [...].
    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      CITAREDO. s. m. ant. Lo mismo que CITARISTA.
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      CITAREDO, s. m. ant. V CITARISTA
    • 1833 Villanueva Astengo, J. L. Poesías escogidas p. 286 Esp (BD)
      Verás andar gaiteros, / Arpistas, bajonistas, / Flautistas, citaredos; / Y otros con atambores, / Cuyo fragór y estruendo / No deja que se oigan / Querellas ni lamentos.
    • 1893 Ferreiroa, U. El primer perseguidor de los cristianos p. 273 Esp (BD)
      Las gentes encargadas de aplaudir, alabarderos, diríamos hoy, divididos en tres clases que él había inventado, y los caballeros Augustales, le seguían gritando que el triunfo de Nerón era mayor que el de Augusto [...]. El Senado le decretó fiestas más numerosas que los días del año en virtud del gran triunfo, y él se retrató de citaredo y mando acuñar monedas y medallas con este traje.
    • 1894 Pedrell, F. DiccTécnicoMúsica (1ª ed.) Esp (BD)
      Citaredo. Tocador de cítara que tañía acompañando á la voz. Los citaredos se disputaban las coronas en varios juegos públicos, especialmente en los Pitios y Délficos.
    • 1912 Sicardi, F. A. La inquietud humana p. 16 Ar (BD)
      Oraban de rodillas en el éter / de la mañana cristalina, bajo / el ciprés funerario. Parecía / de los sepulcros emanar un salmo / de piedad reverente y los espíritus / llamados de los muertos acudieran / entre el tañer de ocultos citaredos / por el alma á rogar de Rafael Sanzio.
    • 1913 Anónimo (E. M.) "Bodas populares en Grecia" [01-08-1913] p. 176 La España Moderna (Madrid) (HD)
      A favor de estos regocijos, los hombres eligen las jóvenes que desean para esposas. [...] Algún pastor enamorado se recoge sin duda antes de improvisar; ansiosas, con la boca jadeante, con los ojos ardientes, las mujeres se oprimen alrededor suyo. Luego, tras un silencio, el aedo bucólico improvisa cantando [...]. Vamos, jóvenes, proseguid vuestra danza y decidnos una canción. Alabad sobre todo al citaredo, que es hermoso.
    • 1914 Anónimo "Teatro de Menandro" [01-02-1914] La España Moderna (Madrid) Esp (HD)
      Xarisios se enfría en su afecto a Panfilia, frecuenta el trato de la citareda Habrótonon, y acaba por instalarla en su propia casa. Habrótonon es una cortesana de buenos sentimientos, y compadeciendo a Panfilia, quiere salvarla y se declara madre del niño, mostrando a Xarisios el anillo.
    • 1931 Bonet, C. M. "Ernesto Herrera y su literatura" p. 7 Su majestad el hambre (Cuentos brutales) Ur (BD)
      Dentro de algunos años, cuando se estudie la literatura rioplatense de nuestra época con suficiente perspectiva, van a encontrarse dos tipos antagónicos de escritor: el uno surgido de la Universidad, el otro de la bohemia periodística. Al primer tipo pertenecen abogados, médicos, algún ingeniero, que no tomaron a pecho su profesión y que brindaron a las letras lo mejor de su espíritu. [...] En esta tropa que se distingue exteriormente por su empaque académico, por su aire de suficiencia doctoral, hay cultores de todos los géneros literarios: hay citaredos, noveladores, dramaturgos y, sobre todo, críticos.
    • 1988 Montero Honorato, Mª P. "Homero y la música" p. 204 Memorias de Historia Antigua (Oviedo) Esp (BD)
      A este respecto el empleo estereotipado de algunos epítetos, unido a ciertos sustantivos, nos hace pensar en posibles lugares comunes del lenguaje, sin tener que suponer por ello una precisión concreta en la denominación de los instrumentos. [...] Sin embargo, esta distinción entre citaredos o tañedores de cítara que acompañan el canto y citaristas, considerados como instrumentistas autónomos, no parece hacerse ostensible hasta después de Aristóteles.
    • 1995 Cuevas, C. "Reseña Lírica Edad Media" [01-12-1995] ABC Cultural (Madrid) Esp (HD)
      Para Dronke, el canto y danza medieval proceden de dos fuentes capitales, romana y germánica. En Roma, Séneca y Quintiliano son testigos de la pujanza de una poesía vigorosamente popular, que, asociada a la vida cotidiana, cantan por todo el Imperio citaredos y flautistas. En la Edad Media, el repertorio poético-musical cristiano prolonga la tradición pagana, asimilándola sin olvidar sus rasgos originales. En cuanto a los germanos, Tácito nos habla de su rica tradición lírica, hecha de cantos cosmogónicos, heroicos, mágicos, amorosos o epitalámicos.
    • 1999 Moyssén, X La crítica de arte en México, 1896-1921, I p. 383 Mx (BD)
      Como un ejemplo bastante a confirmar esta apreciación, bastará citar los cuadros de Fuster: Música del pasado y Diafanidad. En el primero, una citareda lude la lira y la escuchan atentamente cuatro mujeres y jóvenes, tres en pie y una sentada; del otro lado hay un grupo de efectos que también escuchan embelesados, y en primer término una joven humildemente sentada en tierra [...].
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      citaredo. [...] citarista.
    • 2008 Gimeno Pascual, H. "Paisajes epigráficos" p. 288 La romanización en el territorio de Castilla-La Mancha Esp (BD)
      Destaca, sin embargo, en cuanto a las representaciones del difunto, una pieza de calidad excepcional, una estela de caliza local, de dos metros de altura, dividida en dos campos: en el inferior, el epigráfico con los datos de la difunta Iucunda, quizá una joven citareda, de dieciséis años, que murió de un tumor, según cuenta el carmen en dieciséis líneas que sigue; en el superior, una hornacina de cabecera semicircular flanqueada por volutas contiene su retrato de cuerpo entero, sentada, vestida con una túnica y tocando la cítara.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      citaredo. m. desus. citarista
    1. s. En ocasiones, en aposición a otros sustantivos.
      docs. (1926-2010) 3 ejemplos:
      • 1926 Roque Guinart (Lorenzo Riber) "Montserrat" [04-12-1926] El Sol (Madrid) Esp (HD)
        Seis son las Cántigas cuyo tema literario y musical estudio D. Gregorio María Suñol. Son otros tantos milagros de los que con oído ávido captaba el rey castellano —rey Citaredo como el propio rey David— de algún romero que venía de aquella banda o recogía de la boca, consagrada con juramento, de algún ome de boa vida, para luego metrificarlos y que los cantaran los juglares.
      • 1955 Riber, L. "Alfonso el Sabio, cantor de Santa María" [10-05-1955] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Contemporáneamente, hacia la segunda mitad del siglo XIII, por la faz de la espaciosa España, tres poetas cantaban las alabanzas de Nuestra Señora Santa María, en las tres lenguas peninsulares. Cantaban repuestos y escondidos, cada cual a su placer, como tres ruiseñores distantes. Cantaba en la fabla galaico-portuguesa, el poeta citaredo y coronado como David, don Alfonso X el Sabio, Rey de León y de Castilla. [...] De los tres poetas, cantores de Santa María, Raimundo Lulio era el más patético, arrebatado y ardiente. Era también el más joven.
      • 2010 Villena, L. A. Malditos [2013] Esp (BD)
        Era evidente, por cierto, que mis cercanías y coqueteos con Eugenio (de él más que míos, yo recibía la lluvia benéfica) se habían incrementado todo ese tiempo —unas semanas— mientras seguían nuestros vagabundeos con Emilio, drogados y etílicos, y naturalmente nuestros ya casi naturales apartes, a menudo tomados de la mano. Es curioso, porque aún noto, tanto años después, el contacto algo áspero, entre delicado y rudo, de aquellos dedos largos y de uñas largas (pintadas alguna vez, al estilo de Emilio) que parecían, al tiempo, tactos de pastor muchachón y de ángel citaredo.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE