12.ª Entrega (julio de 2022)
Versión del 15/07/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
culebroso, a adj. (1540-)
culebroso
Etim. Derivado de culebra y -oso, a.

Se documenta por primera vez, con la acepción 'que tiene culebras', en 1540, en la Traducción de La Historia que escriuio en latin el poeta Lucano, de M. Laso de Oropesa. Como 'semejante a la culebra por su forma, movimiento o conducta', se atestigua desde 1627, en Tiempo de regocijo y Carnestolendas de Madrid, de A. Castillo Solórzano. Como 'típico o característico de la culebra', se encuentra en 1927, en el artículo "El ruso", de R. Gómez de la Serna, en Nuevo Mundo (Madrid). 

Vid. también culebroso, a (Inéd. 1933-1936).

    Acepción en desuso
  1. >culebra+–oso,a
    adj. Que tiene culebras.
    docs. (1540) Ejemplo:
    • 1540 Lasso Oropesa, M. Trad Historia, Lucano p. 197 Esp (BD)
      [...] que por no ver á Medusa estaua buelto mirando la en lo luziente del escudo. y desta manera le aparto el culebroso cuello delos hombros.
  2. >culebra+–oso,a
    adj. Semejante a la culebra por su forma, movimiento o conducta.
    docs. (1627-2008) 5 ejemplos:
    • 1627 Castillo Solórzano, A. Tiempo y Carnestolendas [1907] p. 354 Colección novelas españolas, VII Esp (BD)
      Aquel de quien es mono el arcabuz, / en lo veloz, activo y criminal, impulso que con ruido de atabal, / de cualquiera metal es avestruz. / Tú, culebrosa, tú, atrevida luz, / causando ruinas su rigor fatal / privilegia la suela á Fregenal / cuando al dueño le rompe su testuz.
    • 1884-1885 Pz Galdós, B. Lo prohibido p. 262 (BD)
      ¡Cómo esquivaba el tema la muy pícara, cómo se escapaba, culebrosa y resbaladiza, cuando ya la creía tener bien cogida! Por fin se mostró conforme con mis ideas, y penetrada del buen sentido de las cosas.
    • 1929 Anónimo "Comentarios. J. Fox" [29-07-1929] Diario de la Marina (La Habana) Cu (HD)
      Para este mozalbete todos los lanzadores son iguales, no tiene ninguna diferencia en batearle al salivero Red Faber, o las culebrosas curvas de Herb Pennock, o las locas contorsiones de Ted Lyons cuando dispara sus bolas de nudillos.
    • 1932 Danvila, A. "Luchas fratricidas. Archiduque" [04-03-1932] Las Provincias: Diario de Valencia (Valencia) Esp (HD)
      Unidos por un solo sentimiento y una sola ansiedad, la de hacer patentes al mundo entero sus opiniones borbónicas, confundíanse en el llano todas las clases, fraternizando e identificándose por algunos momentos la concurrencia, donde, si ya comenzaban a echarse de menos las tradicionales tapadas, excluídas casi del tinglado del mundo cortesano por las variaciones de los tiempos, no faltaban busconas ni hembras de rompe y rasga que avanzaran los culebrosos cuerpos por las apretujas de las masas, siempre capaces de resistir intromisiones de tal género, ni personas de hábito que sabían hacerse lugar dirigiendo [...].
    • 2008 Sada, D. Casi nunca Mx (CORPES)
      Fue un afán de buscar apreturas que jamás, porque, veamos: la mujer gordinflona no procuró siquiera tocarle un brazo. Entonces: besos en la boca ¡ni de chiste! Aunque, viéndolo bien, ¿a qué sabría aquel embutido de labios pelotones (retepintados) y lengua culebrosa y (tal vez) con escamas? Además la mujer no se cansaba de apurarlo.
  3. >culebra+–oso,a
    adj. Típico o característico de la culebra.
    docs. (1927-1939) 3 ejemplos:
    • 1927 Gmz Serna, R "Ruso" [24-06-1927] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      —¿Cómo?— dijo ella respondiendo con un respingo culebroso al ataque de estas palabras.
    • 1927-1931 Valle-Inclán, R. M. Corte milagros [1997] Esp (CDH )
      La Tía Melona, protegía la alcuza bajo un pico del mandilote, y motejándole la cicatería, alzaba los brazos con gracia culebrosa la Carifancho.
    • 1939 Anónimo "Crónica G. Valenti" [26-11-1939] Libertad: Diario Nacional-Sindicalista (Valladolid) Esp (HD)
      ¡Si tu cuerpo pudiera incorporarse!... ¡Si pudieras tomar ahora el pulso a esta España de Franco y tuya!... Mi silencio no puede estar nunca ―menos ahora― al servicio de la abnegación cobarde y culebrosa. Y tú, José Atonio, que verdad fuiste y verdad eres, me arrojarías de tu lado, me echarías a un lado del camino en desprecio de honor y me repudiarías si moviese mis labios o mi pluma para grabar lo contrario a esa suprema verdad, por la que sufrimos la dura e imborrable lección de tu muerte.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE