2.ª Entrega (marzo de 2014)
Versión del 31/08/2019
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
daga s., adj. (1385-)
daga, daguilla, dagaza
También en esta página: daga2 (1540-1859)
Etim. Voz de origen desconocido (DECH, s. v. daga I).

Se documenta por primera vez, como 'arma blanca corta, de hoja ancha y puntiaguda, generalmente de dos filos, con guarnición para proteger el puño y gavilanes para los quites, parecida a una espada de pequeñas dimensiones', en el Cuaderno de leyes de las cortes de Valladolid (1385) y, a partir de ese momento, se atestigua hasta nuestros días. Los repertorios lexicográficos consignan el vocablo desde los Glosarios latino-romances del siglo XIV. En 1781, en la Traducción de la Escuela a Caballo de B. Izurzun, se registra por vez primera con el valor de 'remolino de pelo en los laterales del cuello del caballo caracterizado por su forma parecida a la de una daga', si bien su documentación es fundamentalmente lexicográfica.

En distintos repertorios lexicográficos y atlas lingüísticos se consignan, además, las siguientes acepciones geográficamente restringidas: 'machete corto usado en tareas agrícolas' (registrada por primera vez en 1925, en el Diccionario de americanismos de Malaret y cuyo uso se circunscribe, según el Diccionario de americanismos de la ASALE, a Panamá, República Dominicana, Puerto Rico y Bolivia); 'galga del carro' (1961, propia de Andalucía, según el ALEA);  'arma blanca semejante al puñal de unos setenta centímetros que los gauchos hacían de bayonetas o espadas' (atestiguada únicamente en 1966, en el Diccionario manual de americanismos de Morínigo, donde se marca como argentinismo); 'pene' (adscrita al área centroamericana y a Puerto Rico, y consignada por vez primera en el Vocabulario puertorriqueño, 1965-1980, de Rosario); y 'utensilio puntiagudo de hierro, en forma de L, que se emplea en cestería para hacer el entretejido del pírgano' (consignada en 1996 en el Diccionario diferencial de Canarias de Corrales et alii). Por último, el Diccionario del pensamiento popular hondureño (2006) recoge daga como 'homosexual'.

En 1729 (en el Discurso apologético de T. Cortijo Herráiz) se documenta la locución verbal llegar a las dagas, con la acepción de 'llegar [alguien] a un momento crítico donde se ve obligado a actuar con determinación', que se consigna por primera vez en el DRAE en 1817, y está exiguamente atestiguada fuera de los repertorios lexicográficos.

En los diccionarios se registra el empleo, en distintas zonas de América, de otras tres formas complejas: en el Vocabulario español de Texas (1953) se consigna sacar la daga con alguna cosa con el valor de 'dar impresión de lujo con alguna prenda nueva de vestir', mientras que  en el Diccionario de americanismos (2010) de la ASALE se registran meter la daga y pegar daga, la primera usada en Guatemala con el valor de 'perjudicar a alguien o fastidiarlo' y la segunda, en Puerto Rico, con el valor de 'practicar el coito'.

  1. s. f. Arma blanca corta, de hoja ancha y puntiaguda, generalmente de dos filos, con guarnición para proteger el puño y gavilanes para los quites, parecida a una espada de pequeñas dimensiones.
    docs. (1385-2017) 450 ejemplos:
    • 1385 Anónimo Cuaderno leyes Valladolid [1863] Esp (CDH )
      Todos los ommes que ouieren quantia cada vno de veynte mill mr. o dende arriba, que sean tenudos de tener cada vno hun arnes conplido en que aya cota o ffojas o pieza con ssu faldon, e con cada vno destos, quixotes e canelleras e abanbraços e luas, e baçinete con su camal, o capellina con su gorguera, o yelmo e glaue e estoque o facha e daga; pero quelos del Andaluzia, que ouieren la dicha quantia, que ssean tenudos de tener armas ala gineta, las que conpliren para armar hun omme de cauallo ala gineta.
    • 2017 Fdz, J. A. "Relicarios y dagas nazaríes" [31-01-2017] El País (Madrid) Esp (HD)
      Entre sus piezas figura armamento musulmán, como una daga de orejas, denominada así por la forma de su empuñadura que figuraba entre las armas e indumentaria que al parecer llevaba Muhammad XII, conocido como Boabdil, al ser capturado en 1483. También hay una buena colección de armaduras reales, como las que Carlos V y Felipe II lucen en los retratos de Tiziano.
    • 1385 Anónimo Cuaderno leyes Valladolid [1863] Esp (CDH )
      Todos los ommes que ouieren quantia cada vno de veynte mill mr. o dende arriba, que sean tenudos de tener cada vno hun arnes conplido en que aya cota o ffojas o pieza con ssu faldon, e con cada vno destos, quixotes e canelleras e abanbraços e luas, e baçinete con su camal, o capellina con su gorguera, o yelmo e glaue e estoque o facha e daga; pero quelos del Andaluzia, que ouieren la dicha quantia, que ssean tenudos de tener armas ala gineta, las que conpliren para armar hun omme de cauallo ala gineta.
    • 1396 Anónimo Ordinaciones Barbastro Ordinaciones y paramientos Barbastro Esp (CDH )
      Por el bien auenir de la cosa publica de la dita ciudat et por tal que los iurados de la dita ciudat puedan sienes periglo dellyos et sus bienes exseguir et executar iusticia por la qual el bien publico yes conservado Statuimos et ordenamos que qui quiere que dentro de la dita ciudat o terminos de aquellya ferra a otro si ya no era en deffension suya con cuytiellyo spada daga lança dardo sayeta piedra tocho o con qualquiere otra arma.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Esp (CDH )
      Allí podría honbre ver a unos saltar las corazas de los baçinetes, e desguarneçer braçales e musequines; e a otros caer las espadas e las hachas de las manos, e venir a los braços, e a las dagas: allí caýan unos; e a otros levantar, e correr mucha sangre por muchos lugares.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E el rey don Pero luego lo conoçió en la palabra e dixo altas vozes esforçadamente, aunque beía su muerte, "yo só, yo só" dos vezes e fuese abraçar con él con su daga en la mano e cayeron anvos en tierra.
    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )
      Y estando un dia el conde muy atento en la fabla del cardenal, le fue puesta una daga por los pechos, de tal manera que subitamente murio.
    • 1511 Anónimo Palmerín de Olivia [1966] Esp (CDH )
      E mientre qu'él esto fazía, Amarán, que no tenía perdido los sentidos, ferióle muy malamente en el muslo de la pierna con una daga que traýa.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 212v Pe (CDH )
      Tras esto, como replicava el fator en desculpa de aquellas cosas, diole dos puñaladas con una daga, bozeando: "Mátenle, mátenle".
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Digo, pues, que así como Luscinda me vio me dijo: "Cardenio, de boda estoy vestida; ya me están aguardando en la sala don Fernando el traidor y mi padre el codicioso, con otros testigos, que antes lo serán de mi muerte que de mi desposorio. No te turbes, amigo, sino procura hallarte presente a este sacrificio, el cual si no pudiere ser estorbado de mis razones, una daga llevo escondida que podrá estorbar más determinadas fuerzas, dando fin a mi vida y principio a que conozcas la voluntad que te he tenido y tengo".
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      Cerrada ya bien la noche el don Pedro Bravo envió a Hernán Bravo a que reconociese donde se había alojado, el cual fue disfrazado en traje de indio y lo reconoció todo, volvió al hermano y le dio cuenta, y díjole: toma esta daga, entra en el aposento donde está y dadle de puñaladas que yo y Pedro de Hungría os haremos espaldas.
    • a1688 Espinosa Medrano, J. Amar muerte [1972] Pe (CDH )
      / Tras que tu Jael me envía / los favores que te alcanzo; / tras que en tinajas me lanzo / de miedo ¿sacas la daga? / No es bien que bravo te haga / quien al marido hizo manso.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      [...] y luego el Ahkimppol se fue al capitán Mirones, que estava amarrado a vno de los horcones de la Iglesia (que son los pilares de la cubierta de paja) al lado de la epístola y, quitándole vna daga o cuchillo que tenía en la cinta, le dio con ella tan horrible y grande puñalada sobre el pecho que abrió boca muy capaz por donde metió la mano y le arrancó el coraçón; y de la misma forma fue executada esta bárbara y cruelíssima impiedad con los demás soldados.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 222 Ve (CDH )

      [...] y sin explicarle el tyrano otra palabra se entró para vn aposento, donde estaba vna hija suya que avía traído de el Perú, acompañada de otra muger, natural de Molina de Aragón, a quien llamaban la Torralva, y posseído de el demonio, queriendo cerrar el número de sus crueldades con la más atroz que pudo caber en la extolidez de vna fiera, calada la cuerda a su arcabuz, la dixo se encomendasse a Dios, porque la quería matar, para librarla de la afrenta de que la llamassen después hija de vn traydor; y aunque la Torralva, asyda del arcabuz, pretendió con ruegos disuadirlo de maldad tan execrable, inflexible en la resolución de tan infame propósito soltó de la mano el arcabuz y sacando la daga de la cinta la quitó la vida a puñaladas.

    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 199 Pe (CDH )
      Y así tomó para su morada una casa, calle en medio de la Iglesia mayor, donde vivió con mucho recato; traía una cota vestida debajo del sayo y su espada y daga ceñida, aunque contra su profesión.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 21 Ec (CDH )
      El P. José Acosta, investigador exacto de las cosas de la América, dice que averiguó cómo algunos de los soldados que se retiraron con Aguirre, se vieron precisados, para salir al Perú, á pasar por el canal del Pongo (de que hablaremos después) contra las rapidísimas corrientes, y que no pudiendo vencer este violento remolino de aguas, subieron trepando por las peñas, clavando las dagas y asiéndose fuertemente de raíces con un afán terrible y peligro grandísimo de perecer.
    • 1799 Anónimo Moderna educación [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      / Se lleva un mondadientes / en vez de espada y daga, / y en vez de manto honesto / una mantilla clara.
    • a1803 Olavide y Jáuregui, Pablo de Laura o el Sol de Sevilla [2003] Pe (CDH )
      Laura se sorprende de esta accion; pero se espanta mas cuando ve que saca su daga, y que acercándose á ella, la dice: preparaos, señora, porque la órden que tengo es de daros la muerte.
    • c1840 Echeverría, E. Matadero [1995] Ar (CDH )
      Matasiete se tiró al punto del caballo, cortóle el garrón de una cuchillada y gambeteando * en torno de él con su enorme daga en mano, se la hundió al cabo hasta el puño en la garganta, mostrándola enseguida humeante y roja a los espectadores.
    • p1846 Gmz Avellaneda, G. Anécdota Cortés [1981] Novelas Cu (CDH )
      El negro fantasma se iba visiblemente acercando, y de improviso hizo relucir —en la semioscuridad de la estancia y entre el lúgubre ropaje que lo envolvía— el bruñido acero de una daga.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Desnuda la daga, practicó con rapidez una incisión en el cuello de su víctima, que alzó del apéndice una vez que se hubo desangrado, contemplándola con ojos alegres.
    • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )

      Entraron en el dormitorio, y Juanico, loco de rabia, comenzó a buscar a tientas en los vasares del fondo de la alacena algunas herramientas de zapatero que él recordaba haber puesto allí; tropezó al fin con una cuchilla larga y tan fina por la punta que parecía una daga; y la empuñó con fuerza, salió con sigilo de su escondite y se acercó andando muy quedo a la puerta de la alcoba [...].

    • 1902 Herrera Reissig, J. Maitines noche [1942] Ur (CDH )
      Aguza la vista, imbécil: Brilla el crimen en las dagas, / frente a ti; / Las emboscadas se erizan en el bosque.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Y como el duque prosiguiese sus razones con el fin de sosegarle, lanzose de nuevo el príncipe de un salto, a traición esta vez, con ánimo de hundirle la daga en el pecho.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Blandían las dagas y golpeaban las rodelas, tajeándose y reconciliándose.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Me acordé de las cosas que había oído en la infancia y que había considerado siempre como fantasías de mi abuela y de mi madre, y estuve presto a sacar de su vaina una daga que siempre me acompañaba en mis salidas al monte.
    • 2002 García, M. J. "Mil armas blancas" [31-07-2002] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Entre las 262 armas intervenidas por la Benemérita cabe destacar más de 200 navajas y 33 cuchillos. El resto lo forman tres pistolas y un revólver de aire comprimido, tirachinas perfeccionados, dagas, hachas, defensas y nunchacos.
    • 2017 Fdz, J. A. "Relicarios y dagas nazaríes" [31-01-2017] El País (Madrid) Esp (HD)
      Entre sus piezas figura armamento musulmán, como una daga de orejas, denominada así por la forma de su empuñadura que figuraba entre las armas e indumentaria que al parecer llevaba Muhammad XII, conocido como Boabdil, al ser capturado en 1483. También hay una buena colección de armaduras reales, como las que Carlos V y Felipe II lucen en los retratos de Tiziano.
    • 1385 Anónimo Cuaderno leyes Valladolid [1863] Esp (CDH )
      Todos los ommes que ouieren quantia cada vno de veynte mill mr. o dende arriba, que sean tenudos de tener cada vno hun arnes conplido en que aya cota o ffojas o pieza con ssu faldon, e con cada vno destos, quixotes e canelleras e abanbraços e luas, e baçinete con su camal, o capellina con su gorguera, o yelmo e glaue e estoque o facha e daga; pero quelos del Andaluzia, que ouieren la dicha quantia, que ssean tenudos de tener armas ala gineta, las que conpliren para armar hun omme de cauallo ala gineta.
    • 1396 Anónimo Ordinaciones Barbastro Ordinaciones y paramientos Barbastro Esp (CDH )
      Por el bien auenir de la cosa publica de la dita ciudat et por tal que los iurados de la dita ciudat puedan sienes periglo dellyos et sus bienes exseguir et executar iusticia por la qual el bien publico yes conservado Statuimos et ordenamos que qui quiere que dentro de la dita ciudat o terminos de aquellya ferra a otro si ya no era en deffension suya con cuytiellyo spada daga lança dardo sayeta piedra tocho o con qualquiere otra arma.
    • 1396 Anónimo Ordinaciones Barbastro Ordinaciones y paramientos Barbastro Esp (CDH )
      Et si alguno sacara cuytiellyo espada daga o lança dardo sayeta tocho o piedra o cualquiere otra arma (contra) alguno encara que no lo naffre que por cada vegada pague de pena trenta sueldos diuididera segunt de susso.
    • 1396 Anónimo Ordinaciones Barbastro Ordinaciones y paramientos Barbastro Esp (CDH )
      Muytas de uegadas por dar auso temerario et permissio que dentro la Ciudat las gentes vayan con armas se ha seguido en los tiempos passados bregas feridas scandalos et encara muertes Por esto querientes prouedir et remediar en los sobredito por euitar scandalos e males Statuyoron e ordenoron que los jurados de la dita Ciudat en cada un anyo en principio de su officio por voz de crida pública feyta por la dita Ciudat por los lugares acostumbrados vieden e prohibescan que neguna persona de qualquiere ley stado o condición sia no sia tan osado de portar armas algunas por la dita Ciudat sino tan solament punyal o daga de mida dius pena de perder las ditas armas prohibidas e vedadas las quales armas así perdidas sian adquiridas á los ditos jurados Excebioron empero que cualquiere Cauallero que sera en la dita Ciudat pueda leuar su spada.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Crón Pedro y Enrique [1994-1997] II, 178 Esp (CDH )
      E tan rrezio se juntaron los vnos con los otros que a los de la vna parte e de la otra, cayeron las lanças en tierra e juntaronsse cuerpos con cuerpos, e luego se començaron de ferir de las espadas e hachas e dagas llamando los de la parte del rrey don Pedro e del prinçipe de Gales por su apellido: "¡Gujana! ¡San Jorge!", e los de la partida del rrey don Enrrique: "¡Castilla! ¡Santiago!".
    • c1400 Lpz Ayala, P. Crón Pedro y Enrique [1994-1997] Esp (CDH )
      E dizen que dixo el rrey don Pedro: "¡Yo so! ¡Yo so!" E estonçes el rrey don Enrrique conosçiolo e feriolo con vna daga por la cara.
    • 1409 Anónimo Sentencia Laredo Doc medieval Laredo Esp (CDH )
      Tomaron a Bernalt /11 Pelegrin, el moço, una toca e un baçinete apreçiados en ochoçientos maravedis, mas tomaron un escudo e una daga apreçiados en quarenta e çinco maravedis.
    • a1425 Caltraviesa, P. Poesías [1993] 791 Supl Canc Baena Esp (CDH )
      / 13 Cavanos de Çacatena, * / cofias, * dagas e frontal, / sillas fuertes con cadena, / graves estoques, puñal; / esta guarniçión atal / usaron los castellano / e vençieron por sus manos / mucha batalla campal.
    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba II [1920-1922] Esp (CDH )

      Sean confusos e auergonçados los que buscan la mi anima; tornaran a çaga e quedaran en verguença los que mi mal quieren tornaran, tornados sean a daga con verguença los que dizen por mi: gozo, gozo.

    • 1433 Villena, E. Arte Trovar [1994] Esp (CDH )
      Cuando la g con vocal se junta, así como a e u, tiene son suave, como quien dize plaga, dragón, daga.
    • 1414-a1435 Manuel Lando, F. Poesías [1993] Canc Baena Esp (CDH )
      * / 2 Juro a Dios, fidalgo franco, / si con saña me desflemo * / o del todo me apostemo, * / que vos pique bien el çanco * / o vos arme tal escanco * / que resuene el contrapunto; * / ca, señor, segunt barrunto, / si la mi daga despunto, / reniego, si non vos unto, / o vos lançe en un barranco.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Esp (CDH )
      En las dagas e espadas sabía mucho: él dava en ellas otras faziones, e conosçíalas mejor que otro honbre.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Esp (CDH )
      Allí podría honbre ver a unos saltar las corazas de los baçinetes, e desguarneçer braçales e musequines; e a otros caer las espadas e las hachas de las manos, e venir a los braços, e a las dagas: allí caýan unos; e a otros levantar, e correr mucha sangre por muchos lugares.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Esp (CDH )
      Él pasó en aquella ora tanto peligro e travajo que cavallero del mundo non pudo más pasar en tanto espaçio, ca le asían por las piernas, tirando por él, e lleváronle la bayna del espada e la daga.
    • c1453 Anónimo Crón Álvaro Luna [1940] Esp (CDH )

      E devisó el Condestable las armas con que se avían de matar, que fuesen éstas: cotas e çeladas sin bavera, e quixotes sin canilleras, e dagas e espadas de armas.

    • c1453 Anónimo Crón Álvaro Luna [1940] Esp (CDH )
      E como en aquel tienpo se usaban unas ropas cortas françesas, él se acostunbraba a vestir de aquellas, e traya otrosí en su çinta, en lugar de daga o puñal, una de aquellas que por estonçe mucho se usaban llamadas capagorjas, e nin traya espada nin otras armas algunas, salvo solamente aquella capagorja.
    • c1453 Anónimo Crón Álvaro Luna [1940] Esp (CDH )
      El Gonçalo Chacón salió a la calle armado de unas platas, o de unos guardabraços, e un almete, e una daga en la çinta; e desque conosçió qué gente era, trabajóse por meter en la posada a aquellos tres criados del Maestre su señor, e finalmente los metió, e desque fueron entrados, él quedósse por de dentro de la casa junto con el postigo.
    • a1454 Carrillo Huete, P. Crónica halconero [1946] Esp (CDH )
      E luego los padrinos sacaron a los caualleros de las tiendas, e lleuáronlos al patín, donde se abían de conuatir a pie; los quales abían de fazer cinquenta golpes de dagas.
    • 1443-1454 Mtz Toledo, A. Atalaya (BL 287) [1985] fol. 81r Esp (CDH )
      E fueron contra el oso con armas & con lanças / & dagas & abraçaronse con el & dandole golpes / fasta que el oso non curo mal saluo del que le / auia primero abraçado & con la furia de la muerte / apreto al Rey tanto & mordiole tanto que / a la fin lo mato alli luego
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] fol. 322r Esp (CDH )
      E tan de rezio se juntaron los unos con los otros que cayeron las lanças en tierra e juntáronse cuerpos con cuerpos e luego se començaron de ferir con las espadas e fachas e dagas.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E el rey don Pero luego lo conoçió en la palabra e dixo altas vozes esforçadamente, aunque beía su muerte, "yo só, yo só" dos vezes e fuese abraçar con él con su daga en la mano e cayeron anvos en tierra.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E el rey don Enrique cayó devaxo e el rey don Pero sobre él, ca era mucho valiente e esforçado; e yoguiendo devaxo, diole el rey don Enrique por el rostro con la daga un golpe e, quando los françeses e castellanos vieron qu'el rey don Pero andava buscando con la daga por dónde diese con ella al rey don Enrique, que estava todo armado e con bacinete e visera, trabáronle de las piernas e volviérongelo devaxo.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E el rey don Enrique cayó devaxo e el rey don Pero sobre él, ca era mucho valiente e esforçado; e yoguiendo devaxo, diole el rey don Enrique por el rostro con la daga un golpe e, quando los françeses e castellanos vieron qu'el rey don Pero andava buscando con la daga por dónde diese con ella al rey don Enrique, que estava todo armado e con bacinete e visera, trabáronle de las piernas e volviérongelo devaxo.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E con la graçia de Dios yo mataré * con esta lança çinco e con esta espada otros çinco e con esta daga otros çinco e a dientes yo despedaçaré otros çinco; e por ende vayamos a ellos e faga cada uno de vos así.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E llegados en Villasana, entraron a comer e, sentándose, quitáronle la espada y la daga y el manto para que se asentase a comer; e sentados, comieron e, comido, quitaron los cochillos todos de la tabla e salieron diez omes de la cámara armados e prendiéronlo, e aquel su fijo con él.
    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )
      En este mesmo tienpo que tan graves cossas en los reynos de Castilla e de Leon se fazian, fue muerto a trayçion el duque Françisco Esforça de Milan, estando seguro oyendo bisperas en la mayor yglesia de aquella çibdat, por un mal onbre syn saberse la verdadera cabssa por que lo fizo, llegandose al duque diziendo que le queria fablar le pusso una daga por el cuerpo, de guisa que subitamente murio.
    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )
      Y estando un dia el conde muy atento en la fabla del cardenal, le fue puesta una daga por los pechos, de tal manera que subitamente murio.
    • 1486 Anónimo Ordenanzas Docs AHM Lequeitio Esp (CDH )
      Iten, defendemos que ningund nuestro vezino nin estranno non sea osado de traer espada nin cuchillo costanero nin daga nin loriga nin fojas nin casquete nin otra guarniçion nin armas defensadas, saluo sy ouiese reguardo en su cuerpo con ome estranno, faziendolo saber a los alcaldes e con su mandado; e qualquier que en otra manera truxiere peche çinquenta maravedis por cada vez para los jurados, e jaga quatro dias en la cadena; pero que pueda traer cuchillo de coto, que es vn codobusquer con sus cachas, pero en escojençia del estranno sea de perder o de dexar el cuchillo o de pagar la calunna.
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Daga arma secreta. sica / Daga pequeña. sicula.
    • 1400-1499 Anónimo Vocablos Cast [1951] Esp (NTLLE)
      sica, daga (E 1901).
    • 1511 Anónimo Palmerín de Olivia [1966] Esp (CDH )
      E mientre qu'él esto fazía, Amarán, que no tenía perdido los sentidos, ferióle muy malamente en el muslo de la pierna con una daga que traýa.
    • 1511 Anónimo Trad Tirante Martorell [1974] Esp (CDH )
      Y combatiéronse muy bravamente y veniéronse a abraçar, y por fuerça el uno y el otro ovieron de dexar caer las hachas y echaron mano a las dagas, porque de las espadas no se podían aprovechar, tan asidos estavan, y cortáronse las cuerdas de seda con que los capacetes estavan asidos.
    • 1521 Piamonte, N. HEmperador Carlomagno [1995] Esp (CDH )
      Y Roldán sacó una daga que tenía y gela metió por debaxo del arnés y la falda y le firió en el ombligo.
    • a1524 Torres Naharro, B. Aquilana [1994] Propaladia Esp (CDH )
      AQUILANO Es mi mal / una herida mortal / que yo mesmo me la di, / y una ponçoña real / que por los ojos beví, / y una pena / que la tengo por tan buena / como el mal del paraíso, / y un morir que Dios me ordena, / qual mi ventura lo quiso; / y una llaga / que me dio Amor con su daga / siendo a los braços comigo, / y un fuego que no se apaga / y una passión sin abrigo; / y una hiel / tan dulce como la miel / sacada de los panales, / y un bien que no ay sino aquel / y un mal que es rey de los males, / y una suerte / juntamente flaca y fuerte, / y un plazer sin alegría, / una manera de muerte / que qualquier se la querría; / y un pesar / ligero de comportar / y un pensamiento ravioso, / y un querer para matar / y un daño muy provechoso; / y una amiga / cuyo
    • a1527 Fdz Madrid, A. Trad Enquiridión Erasmo [1932] 149 Esp (CDH )
      Mas, pues, tú assí lo quieres, quiero yo, por serte obediente, fabricarte este Enquiridion, que quiere dezir arma pequeña y muy manual, como una daga o puñal, para que nunca le dexes de la cinta, y le tengas tan a mano que ni en la mesa ni en la cama le quites de a par de ti; y para que si alguna vez te fuere forçado andar algún largo camino, entendiendo en algunas cosas desta vida, y se te hiziere de mal llevar todas tus armas, que sería cosa pesada, a lo menos porque en tal caso no te acaezca jamás que el enemigo venga a trayción y te halle ni un momento desarmado, no te pese siquiera de traer contigo este puñalico pequeño, que es muy proprio para esto, porque ni es cargado para traerle ni sin provecho para defenderte.
    • 1520-1535 Anónimo Crón Adramón [1992] Esp (CDH )
      Tomó la daga y sacó su estoque; el uno se vyno contra el otro; dávanse muchas estocadas y algunas cuchilladas; andavan floreándose.
    • 1540-c1550 Mejía, P. Silva [1989-1990] II, 498 Esp (CDH )
      El compañero Francisco de Pacis apretó luego con él; y con tanto ímpetu y gana le començó a herir, que, por dar al Julián, se metió una vez a sí propio la daga por la pantorrilla y se dio una grave herida.
    • 1540-c1550 Mejía, P. Silva [1989-1990] Esp (CDH )
      El Bernardo Bandino súbitamente sacó una daga, y metiósela por el pecho a Julián de Médicis con tanta fuerça, que le apuntó a las espaldas; de la qual herida, desde a muy poco espacio, cayó en tierra.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 212v Pe (CDH )
      Tras esto, como replicava el fator en desculpa de aquellas cosas, diole dos puñaladas con una daga, bozeando: "Mátenle, mátenle".
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] 362 Esp (CDH )
      Dize: «Pues paresçes prudente hágote saver que éste tu amo Baxá y su hermano Rustán Baxá son dos tiranos los más malos que ha hauido y dependen d'esta señora, la qual si muriese éstos no serían más hombres. Yo soi aquí espía del emperador: si tú le das alguna cosa con que la mates, yo te esconderé en mi casa y te daré 400 escudos con que te vayas, y te porné seguramente en tierra de christianos, y darte he una carta para el Emperador, que te haga grandes merçedes por la proheza que has hecho.» Fue tan grande la confusión y furor que de rrepente me cayó, que me paresçía estar borracho, y si tubiera una daga yo arremetía con él.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      Espadas muy galanas de tauxía, con sus bolsas y talabartes de la mesma guarniçión, y dagas, çinco escudos cuestan, que sola la daga se lo vale acá.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      Espadas muy galanas de tauxía, con sus bolsas y talabartes de la mesma guarniçión, y dagas, çinco escudos cuestan, que sola la daga se lo vale acá.
    • 1559 Montemayor, J. Diana [1996] 115 Esp (CDH )
      El mi don Felis traía calzas de terciopelo blanco recamadas, aforradas en tela de oro azul, el jubón era de raso blanco recamado de oro de cañutillo, y una cuera de terciopelo de las mismas colores y recamo; una ropilla suelta de terciopelo negro, bordada de oro y aforrada en raso azul raspado; espada, daga y talabarte de oro, una gorra muy bien aderezada de unas estrellas de oro y en medio de cada una engastado un grano de aljófar grueso; las plumas eran azules, amarillas y blancas; en todo el vestido traía sembrados muchos botones de perlas.
    • 1542-1565 Rueda, L. Eufemia [2001] Las cuatro comedias Esp (CDH )
      Señor Grimaldo, tomad vuestra daga y vos mismo abrid aqueste pecho y sacadme el coraçón y abrilde por medio y hallaréis en él escrito el nombre de vuestro padre, Luis de Grimaldo.
    • 1562-1566 Teresa de Jesús (Teresa de Cepeda y Ahumada) LVida [1986] Esp (CDH )
      Vime estando en oración, en un gran campo a solas, en rededor de mí mucha gente de diferentes maneras que me tenían rodeada; todas me parece tenían armas en las manos para ofenderme: unas, lanzas; otras, espadas; otras, dagas, y otras, estoques muy largos.
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 153 Esp (CDH )
      / Y en aquella sazón Purén, su hermano, / que estaba cerca dél, en el siniestro / lado le abrió con daga una herida / por do la muerte entró y salió la vida.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 305 Esp (CDH )
      Volvamos a nuestro cuento: y entonces el Miguel Díaz de Auz, desque hubo hablado lo que quiso, tendió la capa en el suelo y puso la daga sobre el pecho, estando tendido en ella de espaldas, e dijo, vuestra alteza me mande degollar con esta daga, si no es verdad lo que digo; e si es verdad haced recta justicia.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 305 Esp (CDH )
      Volvamos a nuestro cuento: y entonces el Miguel Díaz de Auz, desque hubo hablado lo que quiso, tendió la capa en el suelo y puso la daga sobre el pecho, estando tendido en ella de espaldas, e dijo, vuestra alteza me mande degollar con esta daga, si no es verdad lo que digo; e si es verdad haced recta justicia.
    • 1581 Cueva, J. Infamador [1992] Esp (CDH )
      Visto por Leucino que ninguna cosa aprovechaba con ella, quiso por fuerza gozar de la doncella Eliodora, la cual, viéndose asida de un criado de Leucino llamado Hortelio, le sacó la daga y lo mató.
    • 1581 Cueva, J. Infamador [1992] Esp (CDH )
      Bien claro dice qu'ella le dio muerte, / y la sangrienta daga lo declara.
    • 1588 Malón Chaide, P. Conversión Magdalena [1930] I, 227 Esp (CDH )
      ¿Pues qué esperará el que va rico delante del juez pobre? ¿El que se pone de galán para oír sentencia del corregidor, roto, * desarapado, sabiendo que porque abomina las galas anda él tan sin ellas? ¡Oh locos, vanos, sin seso! decidme: ¿no sería desatino que, habiendo el juez ahorcado a uno por sólo que le topó con espada de noche, topásedes otro con espada y daga y con una cota?— Señor, dónde váis a tal hora, hecho un San Jorge?— Voy a rogar al corregidor, que saque a fulano de la cárcel, que le tiene allí por una muerte—.
    • 1588 Malón Chaide, P. Conversión Magdalena [1930] Esp (CDH )
      Fué tan buena la ventura * de Gobrias que pudo coger a su enemigo debajo; mas el mago, viéndose en peligro de muerte, apretó de tal suerte a Gobrias que no le dió lugar de aprovecharse de la daga.
    • 1594 Vega Carpio, F. L. Maestro danzar [1995] Esp (CDH )
      ¿Quién se había de llegar / hacer lo que tú pretendes? / Que traía el ladroncillo / una dagaza de ganchos / con unos filos más anchos / que una espada del perrillo.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 379 Esp (CDH )
      / Atraviéseme una espada / por dar al que está conmigo; / que no hay muerte más cruel / que por ajeno delito; / una pica de un valón, / una lanza de un morisco, / un arcabuz catalán, / un dardo de un vizcaíno; / un tiro de una galera, / un rayo del cielo mismo, / la pólvora de un barril, / el alquitrán de un navío; / una pistola francesa, / una daga de tres filos, / un cuchillo de Malinas * / por unos brazos malinos.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 379 Esp (CDH )
      / Espadas, picas y lanzas, / arcabuces, dardos, tiros, / rayos, pólvora, alquitrán, / pistolas, dagas, cuchillos, / si os he ofendido, / todos me maten, y en ausencia olvido.
    • 1599 Alemán, M. Guzmán Alfarache I [1992] Esp (CDH )
      Y apenas podía tenerse sobre sí, cuando preveniéndose, para guía, de un moro lengua, * que a los reyes de Granada sirvió mucho tiempo de espía, joyas y dineros para el viaje, en un buen caballo morcillo, * un arcabuz en el arzón de la silla, su espada y daga ceñida, en traje andaluz, salieron de la ciudad una noche, atrochando * por fuera de camino, como los que sabían bien la tierra.
    • 1599 Alemán, M. Guzmán Alfarache I [1992] Esp (CDH )
      Cogióme en medio, de que recebí un mal golpe, y sucediera peor porque se me cayó la daga desnuda de la cinta y, dando con el pomo en el suelo, quedó arriba la punta y se hincó por un brazo de la silla, que fue milagro no matarme, y concluyendo comigo dejara pagados mis acreedores.
    • 1599 Alemán, M. Guzmán Alfarache I [1992] Esp (CDH )
      Toquéle con la rodilla en el hocico; alzó la cabeza, dándome con ella en los míos una gran cabezada y fuese huyendo, que si allí se quedara no fuera mucho con el dolor meterle una daga en las entrañas.
    • 1602 Vega Carpio, F. L. Rimas [2003] 23 Rimas Esp (CDH )
      El tierno niño, el nuevo Isaac cristiano, / en el arena de Tarifa mira / el mejor padre con piadosa ira, / la lealtad y el amor luchando en vano; / alta la daga en la temida mano, / glorioso vence, intrépido la tira, / ciega el sol, nace Roma, amor suspira, / triunfa España, enmudece el africano.
    • 1604 Jiménez Patón, B. Elocuencia [1604] Esp (CDH )
      / Compran viseras, dagas plateadas, / piden las golas, traen brazaletes, / ballestas trazan, chuzos mil guarnecen, / puñales hacen, armas fortalecen.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 645 Esp (CDH )
      / Ya le cura y regala entre sus brazos, / ya con la daga en la corteza escribe / sus dulces nombres y amorosos lazos, / que crece el alma que en los olmos vive.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 649 Esp (CDH )
      / «Aquí verás que sobra a Evadnes prisa, / a Lucrecia la espada, a Porcia el fuego, / sangre a Julia, cenizas a Artemisa, / daga a Sofronia, y de su esposo el ruego, / que espada y fuego y sangre todo es risa: / para quedar en inmortal sosiego / basta el dolor, que el alma en él asida / saldrá con él» y así acabó la vida.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 847 Esp (CDH )
      / »Desde aquesta ciudad, que eternamente / la bella Santa Fe será llamada, / ha de tener la vencedora gente / a la vencida nuestra retirada, / tanto que algún cristiano diligente / en su puerta mayor verá Granada, / que escrita de su ley cristiana el Ave, / el pergamino con la daga clave.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 951 Esp (CDH )
      / Abrió la arena con la daga, y viose / cómo de amor es la locura el centro, / porque viviendo en el sepulcro echose, / cubriéndole de flores fuera y dentro; / como es imagen del morir, durmiose, / (yo nunca, triste, con el sueño encuentro); / y estando así de lágrimas cubierta, / dicen que vio, señor, su esposa muerta.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Digo, pues, que así como Luscinda me vio me dijo: "Cardenio, de boda estoy vestida; ya me están aguardando en la sala don Fernando el traidor y mi padre el codicioso, con otros testigos, que antes lo serán de mi muerte que de mi desposorio. No te turbes, amigo, sino procura hallarte presente a este sacrificio, el cual si no pudiere ser estorbado de mis razones, una daga llevo escondida que podrá estorbar más determinadas fuerzas, dando fin a mi vida y principio a que conozcas la voluntad que te he tenido y tengo".
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Yo le respondí turbado y apriesa, temeroso no me faltase lugar para responderla: "Hagan, señora, tus obras verdaderas tus palabras; que si tú llevas daga para acreditarte, aquí llevo yo espada para defenderte con ella o para matarme si la suerte nos fuere contraria".
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Estaba esperando el cura la respuesta de Luscinda, que se detuvo un buen espacio en darla, y cuando yo pensé que sacaba la daga para acreditarse o desataba la lengua para decir alguna verdad o desengaño que en mi provecho redundase, oigo que dijo con voz desmayada y flaca «Sí quiero», y lo mesmo dijo don Fernando; y, dándole el anillo, quedaron en disoluble nudo ligados.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] 361 Esp (CDH )
      En resolución, tales razones dijo que contenía el papel, que daba a entender que ella había tenido intención de matarse en acabándose de desposar, y daba allí las razones por que se había quitado la vida; todo lo cual dicen que confirmó una daga que le hallaron no sé en qué parte de sus vestidos.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] 361 Esp (CDH )
      Todo lo cual visto por don Fernando, pareciéndole que Luscinda le había burlado y escarnecido y tenido en poco, arremetió a ella antes que de su desmayo volviese, y con la misma daga que le hallaron la quiso dar de puñaladas, y lo hiciera si sus padres y los que se hallaron presentes no se lo estorbaran.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      ¿No sería mejor que antes que llegase a poner en ejecución lo que no quiero que sepas, porque no procures estorbarlo, que tomases la daga de Anselmo que te he pedido y pasases con ella este infame pecho mío? Pero no hagas tal, que no será razón que yo lleve la pena de la ajena culpa.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      ¿Y qué es lo que quieres hacer con esta daga? ¿Quieres por ventura quitarte la vida o quitársela a Lotario? Que cualquiera destas cosas que quieras ha de redundar en pérdida de tu crédito y fama.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      — Ya voy a llamarle, señora mía —dijo Leonela—, mas hasme de dar primero esa daga, porque no hagas cosa, en tanto que falto, que dejes con ella que llorar toda la vida a todos los que bien te quieren.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Y diciendo esto se paseaba por la sala con la daga desenvainada, dando tan desconcertados y desaforados pasos y haciendo tales ademanes, que no parecía sino que le faltaba el juicio y que no era mujer delicada, sino un rufián desesperado.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Y estando ya para manifestarse y salir, para abrazar y desengañar a su esposa, se detuvo porque vio que Leonela volvía con Lotario de la mano; y así como Camila le vio, haciendo con la daga en el suelo una gran raya delante della, le dijo:
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      si a dicha te atrevieres a pasar desta raya que ves, ni aun llegar a ella, en el punto que viere que lo intentas, en ese mismo me pasaré el pecho con esta daga que en las manos tengo.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Y, diciendo estas razones, con una increíble fuerza y ligereza arremetió a Lotario con la daga desenvainada, con tales muestras de querer enclavársela en el pecho, que casi él estuvo en duda si aquellas demostraciones eran falsas o verdaderas, porque le fue forzoso valerse de su industria y de su fuerza para estorbar que Camila no le diese.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Y haciendo fuerza para soltar la mano de la daga, que Lotario la tenía asida, la sacó y, guiando su punta por parte que pudiese herir no profundamente, se la entró y escondió por más arriba de la islilla del lado izquierdo, junto al hombro, y luego se dejó caer en el suelo, como desmayada.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Acudió Lotario con mucha presteza, despavorido y sin aliento, a sacar la daga, y en ver la pequeña herida salió del temor que hasta entonces tenía y de nuevo se admiró de la sagacidad, prudencia y mucha discreción de la hermosa Camila; y, por acudir con lo que a él le tocaba, comenzó a hacer una larga y triste lamentación sobre el cuerpo de Camila, como si estuviera difunta, echándose muchas maldiciones, no sólo a él, sino al que había sido causa de habelle puesto en aquel término.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      »No lo quiso creer Anselmo, antes, ciego de enojo, sacó la daga y quiso herir a Leonela, diciéndole que le dijese la verdad; si no, que la mataría.
    • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Pe (CDH )
      El indio embaxador, que, como dezíamos, sacava sus flechas una a una del aljava, casi en las últimas sacó una que tenía una casquilla de pedernal hecho como punta y cuchilla de daga de una sesma * en largo, con la cual, viendo que los castellanos estavan descuidados y embevecidos en mirar sus flechas, se hirió en la garganta de tal suerte que se degolló y cayó luego muerto.
    • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Pe (CDH )
      El casquillo de la una dellas era de una punta de cuerna de venado labrada en cuatro esquinas; la otra flecha tenía por casquillo una punta de pedernal, de la misma forma y tamaño de una daga ordinaria.
    • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Pe (CDH )
      En las flechas que hallaron con puntas de pedernal notaron que también se diferenciavan los casquillos unos de otros, que unos avía en forma de harpón, otros de escoplillo, otros redondos como punçón, otros con dos filos como punta de daga.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] II, 712 Esp (CDH )
      Uno destos me acuerdo pasó una vez, entre otras, por mi puerta, y antes de hacer su acostumbrada salva, comenzó a hilar y torcer los bigotes, metiendo el uno en la boca, mientras el otro se hilaba, y, torcidos ambos, dio un soplo que sirvió de goma para entiesarlos; tras esto, recorrió espada y daga y, finalmente, dando un rodeón al chapeo, alzó los ojos y dijo [...].
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      Eso es no saber que Cupido jamás ciñó espada ni daga, ni embrazó adarga ni escudo, ni empuñó lanza ni chuzo, ni jugó montante ni alabarda.
    • c1605 Vega Carpio, F. L. Peribáñez [1997] Esp (CDH )
      Entra una compañía de labradores, armados graciosamente, y detrás PERIBÁÑEZ con espada y daga.
    • c1605 Vega Carpio, F. L. Peribáñez [1997] Esp (CDH )
      PERIBÁÑEZ Es hijo del rey don Juan / el Primero, y así es nieto / del segundo don Enrique, / el que mató al Rey don Pedro, / que fue Guzmán por la madre / y valiente caballero, / aunque más lo fue el hermano; / pero cayendo en el suelo, / valióse de la Fortuna, / y de los brazos asiendo / a Enrique, le dio la daga, / que agora se ha vuelto cetro.
    • c1605 Vega Carpio, F. L. Peribáñez [1997] 153 Esp (CDH )
      / Dio voces, llegué, saqué / la misma daga y espada / que ceñí para servirte, / no para tan triste hazaña; / paséle el pecho, y entonces / dejó la cordera blanca, / porque yo, como pastor, / supe del lobo quitarla.
    • 1606 Góngora Argote, L. Poesías 1606 [2000] 248 Poesías Esp (CDH )
      / Una casa de brocado / de tres altos tiene Dido, / y en cada cual, bien servido, / un Eneas hospedado; / tómales muy bien tomado, / no el puñal, sino el dinero, / que ella ya no toma acero, / y una bolsa es buena daga / cuando a la vela se haga / el troyano forastero.
    • 1608 Quevedo Villegas, F. Sueño infierno [2003] 309 Sueños y discursos Esp (CDH )
      En las palabras también, pues jamás a estos les falta cosa que les pidan aunque no la tengan, como vean dinero, pues dan por aceite de Matiolo aceite de ballena y no compra sino las palabras el que compra, y su nombre no había de ser boticario sino armeros, ni sus tiendas no se habían de llamar boticas sino armerías de los doctores, donde el médico toma la daga de los lamedores, el montante de los jarabes y el mosquete de la purga maldita, demasiada, recetada a mala sazón y sin tiempo.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      Daga, arma corta, y assi se puede traer secreta, por lo qual es vedada trayendose sola. En Latin se llama sica, quasi seca, a secando: y de alli se llamaron Sicarios los que con dagas y a trayción matauan los hombres [...]. Esta arma con razon es defendida quando no se trae con espada, porque siendo secreta se puede meter en las comunidades y ayuntamientos donde se veda entrar con armas: y muchas muertes han sucedido, que se han hecho con dagas, o puñales, que todo viene a ser vna cosa: como fue la muerte de Iulio Cesar y otras muchas. Con la espada se permite juntamente la daga.
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      Rogóle favoreciesse una silla, y al obedecella él y sentarse, cayósele la daga de la baina, y si no acudiera al remedio con promptitud estuvo cerca de enclavarse *;
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      — Qualquier daño que me sucediera justamente lo merecía, pues ya que esta noche tuve antojo de ponerme un adereço de espada y daga de los muchos que tiene el desposado, escogí éste, que se le dio el mal acondicionado viejo de su tío a mi amo * día de San Pedro, este verano passado en una jornada que hizo a La Montaña; que bastava ser don de manos tan avarientas para recelar dél qualquiera mal sucesso.
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      ¡Quítese esa daga luego, que por lo menos no quiero que * esta noche la traiga consigo!
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] 58 Esp (CDH )
      Pero viéndose de mí cada día peor acogido y que los ruegos eran de poco efeto, aconsejado de una esclava berberisca que era de mi madre, que vivía entonces, a quien él avía ofrecido libertad, fue a cierta huerta donde yo las mañanas del verano solía, como quien tenía el ánimo limpio de sospechas, sola y sin más compañía, yr con ella de la mano a recrearme y, aviéndose encerrado en los aposentos del casero y guarda que la assistía, a quien con cierta industria embió al lugar, no quedando allí sino un muchacho de edad de onze a doze años, aguardó a que yo estuviesse dentro, y quitándole las llaves, quando le pareció ocasión, se hizo dueño de las puertas, donde con una daga que me puso a los pechos alcançó con villana fuerça lo que no avía podido con blanda cortesía, para cuyo efeto, quando me vio rendida, dexó caer la daga en el suelo.
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] 58 Esp (CDH )
      Yo alce la daga y, guardándola, esforçé el ánimo para que en el rostro no se conociesse, por la alteración, que estava disgustada.
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      Y para que V. m. vea el instrumento de la trayción y conozca en él mi verdad, ésta es la daga que me puso al pecho.
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      El venerable viejo, que avía oydo atento y que desde * el principio le pareció el caso fiel, quando vio la daga y la conoció dio en su ánimo entero crédito, donde hizo este discurso [...].
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )

      Alborotóse el cochero y más Montúfar, a quien Elena hizo quitar del estrivo; *y poniéndose en él para el remedio de tanta turbación vio que ya venía don Sancho, que llegava con la daga desnuda con intento de herir con ella a quien hallasse más cerca [...].

    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      Y como si él conociera a Elena por persona abonada * desde el día de su nacimiento y no fuera possible en este mundo que muger de tan buen talle fuera ladrona, como verdaderamente lo era, arrojando la daga y desnudando la espada dio tras ellos diziendo [...].
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] 106 Esp (CDH )
      Y guiándolas por un monte espesso, parte adonde él sabía que nadie jamás llegava ya que estuvo en lo más escondido y retirado de aquella desconversable soledad, despojando una daga de la bayna, a quien siempre ellas miravan con mucha reverencia y devoción, tanta que hazían por ella qualquier * cosa que les pidiesse aunque tuviesse muchas espinas de dificultad, las dixo que le entregassen luego todo el oro y joyas que llevavan so pena de la vida.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Rufián dichoso [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Escóndese Antonia. Entra Lugo en cuerpo, pendiente a las espaldas el broquel y la daga, y trae el rosario en la mano.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Rufián dichoso [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Entra a este instante Lugo, puesta la mano en la daga y el broquel; viene con él Lagartija y Lobillo.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Rufián dichoso [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / Esto de valentón le vuelve loco: / aquí riñe, allí hiere, allí se arroja, / y es en el trato airado el rey y el coco; / con una daga que le sirve de hoja, / y un broquel que pendiente tray al lado, / sale con lo que quiere o se le antoja.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Gran Sultana [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Éntranse las dos. / Sale el Gran Turco, y trae asido del cuello a Lamberto, con una daga desenvainada; sale con el Cadí y Mamí.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Entretenida [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Torrrente ¿Es daga aquese garrote, / señor Ocaña?
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Vase a dar Reinaldos con la daga; sale Malgesí en su mesma figura y detiénele el brazo, diciendo:
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] 188 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / Con una soga a la garganta y una daga desenvainada en la mano, sale la Desesperación, como diré.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] 216 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / Será de azada esta daga, / que abrirá la estrecha fuesa, / y daráse en ello priesa, / porque ha de hacer otra llaga.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] 217 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / Otra sepultura esquiva / abriréis, daga, en mi pecho, / con que daréis fin a un hecho / que por luengos siglos viva.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 156 Esp (CDH )
      / Perdió el aliento el engañado moro, / juzgando ya su muerte en el engaño, / que el brazo de Guzmán fué cuerda al toro / que humilde la cerviz sospecha el daño; / hasta la corta cruz bañada en oro / la daga le escondió, suceso extraño, / que dijo el moro, dándose otra herida: / "Todo lo ha menester tan grande vida.
    • c1618 Castro, G. Mocedades Cid [1996] Esp (CDH )
      Dale su daga.
    • 1621 Vega Carpio, F. L. Filomena [2003] Esp (CDH )
      Llegó, pues, a tanto extremo que Celio con la daga le dio dos puñaladas de que quedó muerto.
    • 1623 Almansa Mendoza, A. Relaciones 1623 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )
      Su majestad presentó al príncipe, y el marqués de Flores de Ávila, su primer caballerizo y gentilhombre de su cámara, en su nombre, dieciocho caballos españoles, seis moriscos, seis yeguas de vientre, y veinte potros encubertados con mantas de terciopelo carmesí, guarnecidas y largueadas de pasamanos de oro y escudos de sus armas, y el uno de ellos con silla de borrenes, y los demás aderezos bordados de perlas riquísimas, tan digna de su majestad como de su alteza, y dos garañones con las hembras, y una pistola y espada y daga, y aderezo de ellas de diamantes de gran estimación, ochenta escopetas, igual número de ballestas con que había servido el duque de Medinasidonia, y la espada y pistola el de Osuna, a su majestad, y cien espadas escogidas entre todas las de la corte; y el príncipe dio al marqués de Flores una excelente joya de diamantes.
    • 1624 Vega Carpio, F. L. Circe [2003] Esp (CDH )

      A las que daban las criadas entró Marcelo, que cuidadoso esperaba el suceso; y con la misma daga que le quitó de las manos le dio tantas, ayudado asimismo de Fabio y de los demás criados, que sin que pudiese decir quién le había mandado matar a Laura rindió el feroz espíritu.

    • 1624 Vega Carpio, F. L. Circe [2003] 365 Esp (CDH )
      / Como de polvo tronador al vuelo / cayó perdiz sobre la hierba, y como / tórtola blanca desde el nido al suelo, / herida de los átomos de plomo, / entre los pechos de nevado hielo / descubre apenas el dorado pomo, / de la daga de Pirro, Policena, / en rojas aras, víctima azucena.
    • 1624 Vega Carpio, F. L. Circe [2003] 472 Esp (CDH )
      / La daga larga entre la rosa de oro, / puños y brazos descubriendo apenas, / la capa vuelta al hombro con decoro, / la tela entrega al agua y las arenas; / y cual si fuera Manzanares toro, / a vista de sus cándidas sirenas, / levanta el brazo, y con galán donaire / arremete a la orilla y mata el aire.
    • 1624 Vega Carpio, F. L. Circe [2003] 624 Esp (CDH )
      / Mató Guzmán el Bueno la serpiente, / que es timbre de sus armas, sin veneno, / si la envidia de entrambos lo consiente; / y cuando por la daga el tronco ameno / no fuera el nombre antiguo propagando, / se llamara por él Guzmán el Bueno.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] I, 177 Esp (CDH )
      Dispúsose a abrir puerta, o ya desladrillando el suelo con la daga, o ya rompiendo las paredes con ella; y aunque lo uno y lo otro tenía mil impossibles, su intrépido furor facilitó la obra; si bien, antes de empeçarla quiso ver por menudo lo que encerrava en si el ataúd.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] II, 52 Esp (CDH )

      Avía, según ya tengo dicho, dos ladrillos quitados, y un suelo destos es como media calça, en faltándola un punto toda se vapor él, en faltando un ladrillo todos se pueden arrancar; valíme de la daga y quité quatro o cinco, y por el consiguiente la tierra, hasta igualar las bovedillas.

    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      Encarniçóse la turbamulta en ellos, y aquel estorvo los hizo que afloxassen conmigo; y assí, hallando lugar, escabullí, corrí y bolé por aquellas calles, hasta que cerca de la plaça, viendo que de una casa grande salían algunas luzes, guié hazia ellas; mas tan desatinado, que primero atropellé dos hombres que me pudiesse detener; y al fin, quando lo hize, fue cayendo entre los pies del uno, que luego al punto se arrojó sobre mí y, pidiendo a los demás ayuda, en vez de dármela y ampararme en su casa, me asió muy fuertemente y me dexó sin espada ni daga.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      Aquí, cortando con la daga unas cuerdas con que venía apretada la cadena al alvarda, la desasimos y pusimos nuestro preso en el suelo, y a pocos golpes con dos lindos guijarros también le hizimos que prestasse el candado, saltó la chapa, y hallando el ramal solo, quedaron los pies libres sin arropea ni eslavón.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      Finalmente, según lo concertado, don Carlos, huyéndose a su gente, bolvió a la ora advertida, y puniéndose al lado una daga emponçoñada y trayendo consigo cierto veneno fuerte, dispuesto para el caso, echa la seña, baxó Lucrecia a abrirle.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] II, 220 Esp (CDH )
      Con este mortal afligimiento, llorando amargamente, sólo le suplicava le dixesse la causa; mas él, sordo a sus vozes, con el sangriento pomo de la daga, porque no hablasse, la hizo pedaços los dientes de la boca.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      — U toma este veneno, con que se acaben tus miserables días, o espera que mi daga, con un largo martirio, te haga pedaços el coraçón y el pecho.
    • 1626 Quevedo Villegas, F. Buscón [1980] 29 Esp (CDH )
      Vino la justicia, comenzó a hacer información, prendió a berceras y muchachos, mirando a todos qué armas tenían y quitándoselas, porque habían sacado algunos dagas de las que traían por gala, y otros espadas pequeñas.
    • 1626 Quevedo Villegas, F. Buscón [1980] Esp (CDH )
      Yo entonces le dije, tornándole a apartar: — "Señor, perderse ha v. m. si hace eso, porque antes importa que todos vs. ms. entren sin espadas, y uno a uno, que ellos están en los aposentos y traen pistoletes, y en viendo entrar con espadas, como saben que no la puede traer sino la justicia, dispararán. Con dagas es mejor, y cogerlos por detrás los brazos, que demasiados vamos".
    • 1626 Quevedo Villegas, F. Buscón [1980] Esp (CDH )
      No lo había acabado de decir, cuando de, un aposento salió un mulatazo mostrando las presas, con un sombrero enjerto en guardasol, y un coleto de ante debajo de una ropilla suelta y llena de cintas, zambo de piernas a lo águila imperial, la cara con un per signum crucis de inimicis suis, la barba de ganchos, con unos bigotes de guardamano, y una daga con más rejas que un locutorio de monjas.
    • 1626 Quevedo Villegas, F. Buscón [1980] 106 Esp (CDH )
      Y entonces, el maestro sacó la daga, y dijo: — "Yo no sé quién es Angulo ni Obtuso, ni en mi vida oí decir tales hombres; pero, con ésta en la mano, le haré yo pedazos".
    • 1626 Quevedo Villegas, F. Buscón [1980] Esp (CDH )
      Prestóme una daga, que en lo ancho era alfanje, y, en lo largo, de comedimiento suyo no se llamaba espada, que bien podía.
    • 1626 Quevedo Villegas, F. Buscón [1980] Esp (CDH )
      un par de herrerías enteras por guarniciones de dagas y espadas; las conteras, en conversación con el calcañar derecho; los ojos derribados, la vista fuerte; bigotes buidos a lo cuerno, y barbas turcas, como caballos.
    • 1626 Quevedo Villegas, F. Buscón [1980] 278 Esp (CDH )
      Levantóse entre ellos alarido disforme, y desnudando las dagas, lo juraron; poniendo las manos cada uno en un borde de la artesa, y echándose sobre ella de hocicos, dijeron: — "Así como bebemos este vino, hemos de beberle la sangre a todo acechador".
    • c1630 Rojas Zorrilla, F. Obligados [1963] 35 Esp (CDH )
      / Cencerrea la guitarra, / va a jugar zaino y cruel / espada, daga y broquel, / después a tirar la barra.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )
      Pero restituida o despreciada (que así lo suelen ser después de haber gastado lo florido de la edad), la corregí de la lozanía con que se había criado en la tierna mía, y consultando mi amor y mi obligación, la vuelvo a la ilustrísima casa de los Guzmanes, por quien la perdí entonces: donde si viniere de buen semblante, será en ella alguno de los armiños de sus generosas armas; y si vieja y fea, la opuesta sierpe a la insigne daga del coronado blasón de su glorioso timbre.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )
      Quita de allí aquella daga, que el trato es demonio, la costumbre infierno, el amor locura, y todos me dicen que me mate con ella.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] 733 Esp (CDH )
      Y como había conocido mi voz, traía la daga en la mano, y tirándome una puñada de las que llaman de resolución, por encoger el cuerpo o por mi buena fortuna, me clavó por las cuchilladas de una cuera blanca que traía suelta a la misma puerta que me abría, cerrándola de golpe.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )
      Finalmente determiné de quitarme la ocasión de tantas penas, porque ya no me servía de consuelo, sino de desesperación, y sacando la daga...
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )
      ¿Qué dudas de darme la mano? Dámela, y te perdonaré un bofetón que un día me diste con ella porque alabé un caballero mozo, tan bizarro en la plaza como valiente con los toros, que no fue el de Teágenes a Clariquea sin conocerla: agravio que tú lloraste mucho tiempo, y que la misma noche me dabas tu daga para que yo me vengase de la agresora de tan injusto delito.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] 781 Esp (CDH )
      Corrido, confuso y arrepentido me pusiera a tus pies y te diera esta daga para que me pasaras mil veces el pecho, si no estuviéramos en la calle.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )
      Y porque creas que esto es verdad, mira el cuadro alto de tu ventana, en que hallarás tu nombre; que con un yeso que quité de la pared con la daga pude escribirle.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] 608 Esp (CDH )
      / Las partes que en tu rostro se desean / ¿qué lunar pudo haber que las deshaga?: / que tal vez los defectos hermosean, / mas, cuando a la objeción no satisfaga / basta que en el matar iguales sean, / como quien riñe con espada y daga.
    • 1633-1635 Quiñones Benavente, L. Puente Segoviana II [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Matos Este lagar y esta cuba / por espada y daga os ciño.
    • 1633-1635 Quiñones Benavente, L. Puente Segoviana I [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Matos Estas dos hermosas puentes / por espada y daga os ciño, / para que de sed mate al más amigo.
    • c1630-1636 Calderón Barca, P. Vida es sueño [2003] Esp (CDH )
      Al ir a sacar la daga se la tiene Clotaldo, y se arrodilla.
    • c1630-1636 Calderón Barca, P. Vida es sueño [2003] Esp (CDH )
      Sale Rosaura con baquero, espada y daga.
    • 1636 González, S. Carta Cartas Compañía Jesús I Esp (CDH )
      Volvió el estudiante al dia siguiente; fueron á su casa, y en entrando en ella sacó una daguilla que llevaba, y díjole: "¡pícaro! á personas como á vos, desta suerte se os há de tratar:" y dióle dos puñaladas que no fueron de consideracion por tener él un coleto de ante.
    • 1636-1637 Quiñones Benavente, L. Manos [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Sale Juanico, hijo de Bernardo, de valiente. Saca una daga.
    • 1636-1637 Quiñones Benavente, L. Manos [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Riñen con las dagas, muy lejos uno de otro.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      Cerrada ya bien la noche el don Pedro Bravo envió a Hernán Bravo a que reconociese donde se había alojado, el cual fue disfrazado en traje de indio y lo reconoció todo, volvió al hermano y le dio cuenta, y díjole: toma esta daga, entra en el aposento donde está y dadle de puñaladas que yo y Pedro de Hungría os haremos espaldas.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      Con esto tomó la daga, fuese al aposento donde dormía el Jorge Voto, hallólo dormido, y en lugar de matarle le tiró recio del dedo pulgar del pie.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] 103 Co (CDH )
      El escribano Cava, cuñado de don Pedro que estaba bien enterado que él había sido el que había dado muerte al Jorge Voto, para ver si podía escapar al cuñado y ponerlo en salvo, mandó ensillar un caballo suyo de regalo, que el don Pedro tenía en caballería, arrimóle una lanza y una daga y echó en una bolsa de la silla quinientos pesos de oro y fue en busca del don Pedro, porque no sabía lo que pasaba en la iglesia.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      El sacristán Pedro de Hungría, que desde el altar había oído la música de los grillos en el coro, en viendo que salió el cura de la sacristía, salió tras él y dejándolo hablando con el corregidor, y la gente ocupada con las razones que pasaban, se salió y fuese derecho a casa del don Pedro Bravo adonde halló el caballo ensillado, y sin hacer caso de lanza y daga, subió en él y salió de Tunja, entre las nueve o diez del día el proprio sábado; el domingo (que fue al otro día) a las proprias horas, poco más o menos, llegó a las orillas del Río Grande de la Magdalena, al paso de la canoa del capitán Bocanegra.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] 176 Co (CDH )
      Fue tanta la importunidad del herido, que sacó la daga el Bolaños y le cortó el pedazo que le colgaba y se lo dio, con lo cual prosiguió su viaje apesarado con el mal suceso del alguacil.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      Llevó consigo a un indio que le servía, que lo había traído del Perú, al cual traía tan bien tratado que lo había vestido de seda y con espada y daga.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] 267 Co (CDH )
      Llevaba el Quiñones su espada y por daga una pistola, el Leyva no llevaba espada por hacer mejor su hecho y descuidarle.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      No estaba en el aposento más que la niña que la acompañaba, a la cual con la daga en las manos amenazó que la mataría si hablaba o gritaba.
    • c1638 Rojas Zorrilla, F. Entre bobos [1995] Esp (CDH )
      CABELLERA ¿Quién es? / Es el mejor caballero, / más bizarro y más galán / que alabar puede el exceso; / y a no ser pobre, pudiera / competir con los primeros; / juega la espada y la daga / poco menos que el Pacheco / Narváez, que tiene ajustada / la punta con el objeto; / si torea, es Cantillana; / es un Lope si hacer versos; / es agradable, cortés, / es entendido, es atento, / es galán sin presunción, / valiente sin querer serlo, / queriendo serlo bienquisto, / liberal tan sin estruendo / que da y no dice que ha dado, / que hay muy pocos que hagan esto.
    • c1638 Rojas Zorrilla, F. Entre bobos [1995] Esp (CDH )
      CABELLERA Pon la daga en la otra mano / y dame ese candelero; / que yo he de morir contigo.
    • 1640 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1640 [2002] 90 Avisos Esp (CDH )
      Quiso Dios le errase, clavando la daga en las almoadas.
    • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] Avisos Esp (CDH )

      En la Comedia de Palacio, el Sábado, tuvo vn Encuentro el Señor Marqués de Cerralvo, sobre tratarle de Merced Don Jorge Manuel, Portugués, que llaman Vacallao; llegaron a empuñar las Dagas.

    • 1641 Vélez Guevara, L. Diablo [1999] Esp (CDH )
      Y saliéndose al ejercicio de la noche pasada, aunque las calles de Sevilla en la mayor parte son hijas del laberinto de Creta, como el Cojuelo era el Teseo de todas, sin el ovillo de Ariadna llegaron al Barrio del Duque, que es una plaza más ancha que las demás, ilustrada de las ostentosas casas de los duques de Sidonia, como lo muestra sobre sus armas y coronel un niño con una daga en la mano, segundo Isac en el hecho —como esotro en la obediencia— el dicho, que murió sacrificado a la lealtad de su padre, don Alonso Pérez de Guzmán «el Bueno», Alcaide de Tarifa, aposento siempre de los asistentes de Sevilla y hoy del que con tanta aprobación lo es, el Conde de Salvatierra, gentilhombre de la cámara del señor Infante Fernando y segundo Licurgo del gobierno.
    • 1642 Pacheco Narváez, L. Advertencias armas [1898] Esp (CDH )
      N. Y tal vez se le hecha á rodar al contrario con él, tenga en la mano izquierda cualquiera arma que acompañe á la espada, daga, broquel, rodela, capa ú dos espadas; y la primera vez que lo descubrí á hombre, hasta que dichosamente lo supo el Rey nuestro señor, padre de V. A. bueno será que el tal maestro lo sepa, que lo contrario sería sensible defecto.
    • 1643 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1643 [2002] Avisos Esp (CDH )
      El Señor Almirante de Aragón estando jugando las Armas con vn Cavallero Camarada suyo llamado Don Tomás de Aguiar, quisieron platicar vna Treta de Daga.
    • 1643 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1643 [2002] Avisos Esp (CDH )
      Y, no haviendo Dagas negras, la jugaron con las Blancas.
    • 1643 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1643 [2002] Avisos Esp (CDH )
      Fue Don Tomás estrechando al Señor Almirante hasta la Pared, donde, llegando a executar la Suerte, metió la daga i le cortó la muñeca, hiriéndole desgraciadamente, de que el Señor Almirante está tan malo, que se tomará por partido el quedar manco, por haver cortado Nervios i Arterias.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] 363 Esp (CDH )
      Saca la daga.
    • 1644 Enríquez Gmz, A. Siglo pitagórico [1991] 165 Esp (CDH )
      Con un pellejo de ante traía vestido el suyo, y sobre él, una daga tan ancha como su conciencia y más larga que su vida.
    • 1644 Enríquez Gmz, A. Siglo pitagórico [1991] Esp (CDH )
      — Eso será si yo quisiere —replicó él, echando mano a la daga.
    • 1644 Enríquez Gmz, A. Siglo pitagórico [1991] Esp (CDH )
      Tomé la espada y daga de mi criado y con más cólera que atrevimiento me fui a su casa.
    • 1644 Enríquez Gmz, A. Siglo pitagórico [1991] Esp (CDH )
      pero como le faltaba abanico, llegué con el de encina que traía en la mano y dile una docena de palos, salvo error de cuenta, tales que bastaron a tendelle en el suelo, y sacando la daga le di un chirlo * de cosa de diez puntos cirujanos, tan malos que ninguno se los quitara por el tanto. *
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] III, 73 Esp (CDH )
      / ¡Qué capitán pierde Flandes, / qué Maladros las busconas! / ¡Qué don Lázaro las dueñas, / qué Lelio Dati las tontas, / qué marido las doncellas, / y qué paje las fregonas, / qué bribón las irlandesas, / qué licenciado las monjas, / qué atribulado las flacas, / qué glotonazo las gordas! / ¡Grande trabajo es traer / lo más del cuerpo a la sombra! / Más quiero daga que moño; / más quiero casco que cofia.
    • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] 686 Esp (CDH )
      Si yo hubiera usado de receta, como de daga, no estuviera aquí, aunque hubiera asasinado a cuantos me ven.
    • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] 714 Esp (CDH )
      En mal punto la dijeron, que el español, arrancando la daga y arremetiendo al amolador, le obligó a soltar el carretoncillo, el cual, con el golpe, empezó a rodar por aquellas peñas abajo, haciéndose andrajos.
    • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] 714 Esp (CDH )
      De miedo de la daga, tiraban los gabachos desde lejos.
    • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] Esp (CDH )
      Y mezclando a Neptuno con Baco, se sorbió los dos dioses a tragos y chupones y agarrando de Pan, empezó a sacar dél rebanadas y trinchar con la daga sus ganados, engulléndose los rebaños hechos jigote a hurgonazos.
    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )
      y dando un ¡ay! que estremeció las ruinas del Anfiteatro o Coliseo romano, fue a sacar la daga para enviarme con cartas al otro mundo.
    • 1648 Carvajal, J. Rel río Apure [1985] 156 Ve (CDH )
      Acrecentaba la bizarría suya un arrojadizo dardo que lo gateado y terso de él le hacía vistoso, rematando la superficie punta una española daga con dos brazos al uso antiguo, empatada con un menudo cordoncillo, formado éste de un prolongado como recio y fuerte herbaje, de que usan para acciones tales, y entre las vueltas, plumas versicolóreas, cuyos cambiantes tornasolados arrebataban los ojos de todos; pendientes del empate a trechos borlas de las mismas plumas, que asimilaban a las que antiguamente usaban los capitanes de infantería en las ginetas suyas para más adorno de ellas y representación de las plazas que en la milicia ocupaban; la madeja de cabellos muy crecidos, tirantes a color castaño, que hermoseaba la robusta espalda de este valeroso como sin igual cacique, indicaba el serlo de muy crecido número de indios lo uno, y lo otro ser señor de muchedumbre de cautivos que les sirven en sus labranzas y rozas, como entre nosotros lo hacen las etiópicas naciones, a fuer de esclavos de quien los compra, como vemos y la experiencia nos dice.
    • 1647-1649 Zayas Sotomayor, M. Desengaños amorosos [1950] Esp (CDH )
      Y habiendo entendido todo el caso, y viendo a don Manuel muerto, se arrojó sobre él llorando, y con el dolor de haberle perdido, le quitó la daga que tenía en la cinta, y antes que nadie pudiese, con la turbación que todas tenían, prevenir su riesgo, se la escondió en el corazón, cayendo muerta sobre el infeliz mozo.
    • c1650 Solís Valenzuela, P. Desierto prodigioso [1977-1985] Co (CDH )
      Pues no quede por tinta, respondió Antonio, y echando mano a la daga, picó repetidamente vn árbol que conocía entre aquellos a cuya sombra estavan sentados.
    • 1654 Moreto, A. Desdén [1978] Esp (CDH )
      Pónele la daga a la cara.
    • 1654 Moreto, A. Desdén [1978] Esp (CDH )
      Pasan por delante dellas, llevándole Polilla la daga junto a la cara, por que no vuelva.
    • 1654 Moreto, A. Desdén [1978] Esp (CDH )
      polilla / ¿Cómo no? ¡Vive Cristo que has de hacello, / o te tengo de dar con esta daga / que traigo para eso, que esta llaga / se ha de curar con escozor.
    • 1654 Moreto, A. Desdén [1978] Esp (CDH )
      polilla¿Qué llamas no? ¡Vive Cristo / que has de meterte la daga / si vuelves!
    • 1654 Moreto, A. Desdén [1978] Esp (CDH )
      polilla / ¡Ten, por Cristo, / que te herirás con la daga!
    • 1655 León Marchante, M. Entremés Paseo [1984] Esp (CDH )
      Renacuajo, / ¿tu daguilla para mí?
    • 1654-1658 Barrionuevo, J. Avisos I, II, III y IV [1892-1893] Esp (CDH )
      Ayer mandó quitarle hasta el cuchillo de la mesa, y una daguilla que tenía un mozo que le sirve: pidiéronle los guardas socorro.
    • 1665 Santos, F. Tarascas Madrid [1976] Esp (CDH )
      «Pregunto, señor cofrade, ¿con tantas puntas y tanta dagaza, va vuesa merced a la campaña?»
    • 1667 Combés, F. HMindanao y Joló [1897] Fi (CDH )
      La que por las Ciudades traen los naturales, es vna daga culebreada, que llaman cris, cuya hoja lleua por labor sus canales, y aguas, que la hazen muy vistosa.
    • 1673 Núñez Pineda Bascuñán, F. Cautiverio feliz [1863] Ch (CDH )

      Llevóme el capitan a su casa, habiendo aguardado a que se desnudase el sacerdote, que juntamente fué con nosotros y los demas reformados y soldados del presidio; entróme a su aposento nuestro cabo, adonde troqué las vestiduras viles que llevaba, y salí mudado en quien solia con un vestido nuevo bien obrado, un coleto de ante guarnecido, espada y daga en la cinta, y lo demas que era necesario para adorno y lucimiento de un cautivo libertado.

    • 1684 Rodríguez, M. Marañón y Amazonas [1990] 73 Ec (CDH )
      Al buscar por ellas salida al Perú los soldados que se retiraron del tirano Aguirre, averiguó el padre Acosta que algunos se vieron obligados a salir forçosamente por aquella canal rápida y estrecha, que tiene el río muy arriba, en que aun al baxar con Orsúa se ahogaron algunos y, siéndoles impossible subir por el agua, que corre violenta como herido de molino, subieron por las peñas, clavando dagas y assiéndose de malezas, con terrible afán y peligro; y assí hasta esta parte tan alta experimentaron las confusiones del Marañón.
    • 1687 Anónimo Constituciones sinodales Venezuela [1986] Ve (CDH )
      [...] mandamos, que ningun clérigo traiga de dia ni de noche, espada, daga, carabina ni otro genero de arma que sea ofensiva ni defensiva, pública ni secretamente, pena que si con ellas fueren comprendidos, ademas de haber perdido las armas, estén diez dias en la cárcel; y siendo con alguna nota ó escándalo, serán castigados conforme la gravedad del delito, por acusacion del fiscal.
    • a1688 Espinosa Medrano, J. Amar muerte [1972] Pe (CDH )
      / Tras que tu Jael me envía / los favores que te alcanzo; / tras que en tinajas me lanzo / de miedo ¿sacas la daga? / No es bien que bravo te haga / quien al marido hizo manso.
    • 1698 San Agustín, G. Conquistas Filipinas [1975] Esp (CDH )
      Sucedió que tuvo un indio una disensión con un soldado sobre el rescate de una pieza de ropa, en que el indio, como más bárbaro, no se ajustaba a la razón y, asidos de palabras pesadas, ocasionó a que el soldado colérico le diese (sin advertir el inconveniente que se podía seguir) una bofetada, de que el indio afrentado, se apartó de allí para buscar desde entonces su venganza; y en seguimiento de ella, estándose un día paseando por la playa el tal soldado, que se llamaba Bustos, en compañía de Francisco de Alvarado, Alguacil Mayor de la Armada, el indio, que estaba cerca emboscado, le tiró una lanza de través y, errando el tiro, atravesó un muslo a Francisco de Alvarado; lo cual visto por el indio, ciego de coraje de no haber logrado su tiro, salió y arremetiendo al soldado Bustos, con su daga misma le mató a puñaladas.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      [...] y luego el Ahkimppol se fue al capitán Mirones, que estava amarrado a vno de los horcones de la Iglesia (que son los pilares de la cubierta de paja) al lado de la epístola y, quitándole vna daga o cuchillo que tenía en la cinta, le dio con ella tan horrible y grande puñalada sobre el pecho que abrió boca muy capaz por donde metió la mano y le arrancó el coraçón; y de la misma forma fue executada esta bárbara y cruelíssima impiedad con los demás soldados.
    • 1709 Anónimo Testamento Carlaso Docs Bolivia Bo (CDH )
      Ytten dejo mi adereso de espada y daga, y las alajas de mi vestiry y ttodo lo perteneciente a esto se le den a Augustín de la Rossa Carlasso con lo demás que en la otra claúsula le dejo.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 168 Ve (CDH )
      [...] pero corrióle la suerte muy contraria, porque viendo que Juan Jorge partía tras de él a rienda suelta, hizo alto en la ladera, bolviendo el rostro a esperarlo, y al tiempo que iba a executar el golpe lo asió con tanta fuerça por la lança que, reconociendo Juan Jorge que se la quitaba de la mano sin remedio, por no passar por el desayre de perderla, se arrojó tras ella de el cavallo, cayendo abrazado con el bárbaro, y sacando vna daga, que llevaba pendiente a la cintura, le quitó la vida a puñaladas, dexándolo a sus pies muerto, pero no rendido.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 222 Ve (CDH )

      [...] y sin explicarle el tyrano otra palabra se entró para vn aposento, donde estaba vna hija suya que avía traído de el Perú, acompañada de otra muger, natural de Molina de Aragón, a quien llamaban la Torralva, y posseído de el demonio, queriendo cerrar el número de sus crueldades con la más atroz que pudo caber en la extolidez de vna fiera, calada la cuerda a su arcabuz, la dixo se encomendasse a Dios, porque la quería matar, para librarla de la afrenta de que la llamassen después hija de vn traydor; y aunque la Torralva, asyda del arcabuz, pretendió con ruegos disuadirlo de maldad tan execrable, inflexible en la resolución de tan infame propósito soltó de la mano el arcabuz y sacando la daga de la cinta la quitó la vida a puñaladas.

    • 1727-1728 Torres Villarroel, D. Visiones [1991] 278 Esp (CDH )

      Cortóle el paso un mozalbete de los que convidan a fruta y a sopapos; *enfaldado de persona, rollizo de gambas, *con dos corcovas por pantorrillas, acedo de semblante, derribado de cejas, turbio de ojos, y el rostro amusco y salpicado con grasa de cisco; su sombrero atusado de alas, como bacinilla de demandante; *casaca de dos faldones a lo sambenito, capa esclavina que le besaba los ijares; y debajo del sobaco traía abrigada la chica y la grande *que así llama a la espada y la daga el calepino de los pícaros.

    • c1730 Pita, S. Príncipe [1951] Cu (CDH )
      (Saca una daga.)
    • c1730 Pita, S. Príncipe [1951] Cu (CDH )
      ¿Ves esta daga bruñida? / Haz cuenta que te he agraviado, / y con saña, rabia e ira, / ábreme este amante pecho; / mas primero advierte y mira / no injuries de Aurora bella / la imagen que en él habita.
    • c1730 Pita, S. Príncipe [1951] 58 Cu (CDH )
      Señor mío, ¿cómo va esto? / Pues venga la daga aprisa.
    • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      DAGA. s. f. Arma blanca, corta y con filos a ambas partes, por lo menos hácia la punta, que tiene agúda. Háilas tambien quadradas y de un filo. Tiene guarnición menor que la espada, con que cubre el puño, y gavilanes para los quites. Aldrete dice es uno de los nombres que nos quedaron de los Godos, en cuya propria Lengua se llamaba Dage, o Dagon.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 199 Pe (CDH )
      Y así tomó para su morada una casa, calle en medio de la Iglesia mayor, donde vivió con mucho recato; traía una cota vestida debajo del sayo y su espada y daga ceñida, aunque contra su profesión.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 235 Pe (CDH )
      A los primeros lances, el Pedro Núñez, que era hombre de grandísimas fuerzas, rebatió la espada de su contrario, y cerrando con él lo derribó en el suelo, y puesto caballero sobre él le echaba puñados de tierra sobre los ojos y en los pechos por no matarlo con la daga.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 235 Pe (CDH )
      Pero Hernán Mejía temía llegar a Egas de Guzmán, porque era de más fuerza; mas entreteníalo con la destreza de la espada y ligereza del cuerpo (en que le hacía ventaja a Guzmán), y viendo no podía ver a su enemigo, tomó la espada por la guarnición y de punta se la tiró a Mejía a la cara, al cual, por separarse de la espada, no miró a su contrario Egas de Guzmán; tan presto como le tiró la espada, cerró con él llevando la daga en la mano, y con ella le dió una puñalada en la frente, y metiéndosela más de dos dedos se la quebró dentro.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 236 Pe (CDH )
      Hernando Mejía murió de la herida de la cabeza, porque no se la pudo sacar la punta de la daga.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 239 Pe (CDH )
      El valeroso vizcaíno, ardiendo en ira por verse tratado tan mal de las palabras del Capitán Baeza, arremetió furioso con el puño cerrado a descargar el golpe en su rostro; el capitán lo reparó en el brazo izquierdo, aunque no fuese tan bueno el reparo, pues le alcanzó en la mejilla con los extremos de los dedos; lo cual sentido por Baeza, rabioso como una fiera, sacó la daga, y antes que se moviese un solo paso el Orduña, le dió dos crueles puñaladas en el pescuezo y al momento cayó muerto a los pies del indignado andaluz.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 239 Pe (CDH )
      Quedó herido el capitán Baeza en el brazo, y no contento con haber muerto aquellos tres vascongados, sacando su espada y tomándola debajo del brazo izquierdo, con mucha presteza y furia fué al cuerpo de Ibarchával, sacó su daga que había quedado clavada en su pecho, y como un desesperado, diciendo a voces: mueran los vizcaínos y los castellanos y cuantos son de su parte, arremetió con más de 20 hombres que ya estaban sobre él con sus espadas.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 252 Pe (CDH )
      Llegaron los soldados en breves horas, y sabiendo Guzmán lo que había pasado y el orden que se le daba, llamó a otros soldados que prevenidos tenía, y con los mensajeros, sin tomar otras armas más que sus espadas, dagas y capas, se fueron a las casas de Gómez de Solís y de Martín de Almendras, que eran Alcaldes Ordinarios por su Majestad, y los prendieron con toda facilidad; y llevándolos a las casas de Cabildo, les echaron grillos y cadenas y metieron en un aposento con guardas.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 393 Pe (CDH )
      [...] pues, como afirma el autor Pedro Méndez, valía entonces una vara de paño de Castilla 50 ps., y el mismo dice lo siguiente: En cierta ocasión vine a esta Villa del asiento de Berenguela, y traje ocho mil pesos que allí busqué con harta fatiga mía, a comprar algunos géneros para vestirme; y lo primero que compré fué una espada, daga y puñal en mil pesos.
    • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] 243 Py (CDH )
      Por esta razon, cuando van á la guerra, lleva cada chiquito seis ú ocho flechas de estas, ungidas sus puntas con la ponzoña y envueltas en un puño para que, no inficionen, y de ellas se valen en el último aprieto, disparándolas solamente cuando sea infalible el acierto, por haber llegado como dicen á las dagas.
    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] Esp (CDH )
      Y, no pudiéndome contener, esgrimí la maquera y allá van provisionalmente esos cuantos espaldarazos, reservándome el derecho de meterle la daga tinteral hasta la guarnición, si alguna vez se me antoja tomar este asunto de propósito; porque, créeme, el hombre necesita de cura radical.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Las armas de que usan, son bolas y lazo, y también dagas y sables, que adquieren de los indios pampas de Buenos Aires, o los fabrican ellos de cualquiera pedazo de fierro que se les da, y estiman mucho por esto, o del que recorren por las playas, despojos de embarcaciones perdidas.
    • 1782-1783 Villarino, B. Reconocimiento río Negro Patagonia [2002] Ar (CDH )
      Se quedó la lenguaraza, porque dijo que tenía que hablarme en secreto, por lo cual supe el lance de Chulilaquin con Guchumpilqui, y fue, que, habiendo este venido con yeguas, ponchos y otras cosas, a rescatar una hija que tenía Chulilaquin que no ha mucho le había cautivado, ya el ajuste hecho y entregado el rescate al cacique Chulilaquin, un hijo de este, porque Guchumpilqui no le había dado nada, sacó la daga y le dio dos puñaladas, estando sentado, y luego mataron a un indio que había traído consigo.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 21 Ec (CDH )
      El P. José Acosta, investigador exacto de las cosas de la América, dice que averiguó cómo algunos de los soldados que se retiraron con Aguirre, se vieron precisados, para salir al Perú, á pasar por el canal del Pongo (de que hablaremos después) contra las rapidísimas corrientes, y que no pudiendo vencer este violento remolino de aguas, subieron trepando por las peñas, clavando las dagas y asiéndose fuertemente de raíces con un afán terrible y peligro grandísimo de perecer.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] 240 Esp (CDH )
      y aunque era colérico, faltábale el esfuerzo y coraje para haberlas con el resoluto y adelantado Silio, el cual, aunque reo y casi cogido en el cuerpo del delito, sacando más irritado aliento de su aturdida sorpresa, corre a tomar la daga que había dejado, y, empuñándola, se presenta con ella al desvalido Omfis que, a tal vista, oprimido más del dolor y de la rabia de su ignominia que del temor de la muerte, déjase caer sobre la cama, abandonándose a los amargos sollozos con que regaba aquel mismo lecho que antes creyó el altar de su dicha.
    • 1798 Fdz Moratín, L. Trad Hamlet Shakespeare [1825] Esp (CDH )
      Pues, señor, el rey ha apostado contra él seis caballos bárbaros, y él ha impuesto por su parte, (segun he sabido) seis espadas francesas con sus dagas y guarniciones correspondientes, como cinturon, colgantes, y así á este tenor... Tres de estas cureñas particularmente son la cosa mas bien hecha que puede darse.
    • 1799 Anónimo Moderna educación [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      / Se lleva un mondadientes / en vez de espada y daga, / y en vez de manto honesto / una mantilla clara.
    • a1803 Olavide y Jáuregui, Pablo de Laura o el Sol de Sevilla [2003] Pe (CDH )
      Laura se sorprende de esta accion; pero se espanta mas cuando ve que saca su daga, y que acercándose á ella, la dice: preparaos, señora, porque la órden que tengo es de daros la muerte.
    • 1830 Lpz Soler, R. Bandos Castilla [2003] Esp (CDH )
      — Ríndete, Mauricio de Monfort, dijo el incógnito inclinándose sobre él y apuntándole la daga por el hueco que dejaba la coraza; ríndete, vuelvo a decir, socorrido o no socorrido.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )

      — Si pudiese tan sólo con su pensamiento empañar la más pequeña porción de mi honor, no necesitaría castigar a ningún caballero; dagas tengo aún; la última gota de su sangre, la última, no sería bastante indemnización de tan insolente ultraje.

    • 1834 Mtz Rosa, F. Conjuración Venecia [1993] Esp (CDH )
      (Poniéndole una daga al pecho.)
    • c1840 Echeverría, E. Matadero [1995] Ar (CDH )
      Matasiete se tiró al punto del caballo, cortóle el garrón de una cuchillada y gambeteando * en torno de él con su enorme daga en mano, se la hundió al cabo hasta el puño en la garganta, mostrándola enseguida humeante y roja a los espectadores.
    • c1840 Echeverría, E. Matadero [1995] 110 Ar (CDH )
      Matasiete, dando un salto le salió al encuentro, y con fornido brazo asiéndolo de la corbata lo tendió en el suelo tirando al mismo tiempo la daga de la cintura y llevándola a su garganta.
    • c1840 Echeverría, E. Matadero [1995] Ar (CDH )
      — Probemos —dijo Matasiete, y empezó sonriendo a pasar el filo de su daga por la garganta del caído, mientras con la rodilla izquierda le comprimía el pecho y con la siniestra mano le sujetaba por los cabellos.
    • 1844 Foz, B. Vida P. Saputo [1986] Esp (CDH )
      Fue a examinarlos y eran dos alfanges, dos espadas, tres cuchillos, una daga, un peto, un morrión, y por allí esparcidos algunos pedernales, trozos de acero, dos o tres limas, dos pares de tenazas cortas, tres botellas de vidrio, algunos tarros, una alcuza y otros utensilios; un salero, dos o tres cucharas de plata, otras tantas de palo, reliquias de pan o al menos que lo parecía, carbón y un hogar con ceniza, huesos y otras cosas que no se conocía lo que eran, todo en un rincón o ángulo que formaba la peña.
    • p1846 Gmz Avellaneda, G. Anécdota Cortés [1981] Novelas Cu (CDH )
      El negro fantasma se iba visiblemente acercando, y de improviso hizo relucir —en la semioscuridad de la estancia y entre el lúgubre ropaje que lo envolvía— el bruñido acero de una daga.
    • p1846 Gmz Avellaneda, G. Anécdota Cortés [1981] Novelas Cu (CDH )
      Cortés, horrorizado, rechazó a su dama, haciéndola caer en tierra; y arrancándose la venda que le cubría la herida frente, mostró la daga todavía ensangrentada, diciendo solamente estas palabras:
    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] 234 Esp (CDH )
      Y esto causará poca extrañeza si se contempla la agilidad y destreza que era propia de aquella silla, las entradas y salidas, revueltas y rebatos que el jinete podía ejecutar, secundado por el instinto y calidades de nuestros caballos, la ventaja que ofrecía el manco de la lanza, ya terciándola, ya empuñándola por el medio, ya tomándola por el cuento para darla mayor alcance; ora afirmándola en el brazo para herir más poderosamente, ora deslizándola por la mano y reduciéndola casi al manejo de la daga o cualquier otra arma corta, ora, en fin, dándola mil vueltas rápidas y engañosas que deslumbraban al contrario, haciéndole llevar el golpe cuando más pensaba haberse reparado.
    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )
      Mas si por alguno de aquellos extremos me hubiese tomado el diablo (dado caso de que yo fuera un genio) escogía a no dudarlo el de la zamarra pastoril, y desde ahora para entonces renunciaba a los goces de la sanguinosa daga o del buido puñal.
    • 1825-a1853 Caro, J. E. Poesías [1973] Co (CDH )
      / Y empero ¡en cuánto aturdidor bullicio / Mi vida ha estada desde entonce envuelta! / Fusil al hombro, y sable y daga al cinto, / De mi infancia he dejado las riberas: / Y negros bosques, y anchurosos ríos, / Y verdes llanos y azuladas sierras / He visto, y luégo el mar inmenso he visto, / Y vi su soledad y su grandeza: / Y en lid campal, entre humo, y polvo y ruido, / Y entre hombres, caballos y banderas, / Los valientes caer, de muerte heridos, / He visto a mi derecha y a mi izquierda.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      Se hizo el reconocimiento facultativo del cadáver, y encontraron en él dos heridas hechas con cuchillo o daga.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Oyóse un solo grito prolongado que hizo estremecer la tierra, y convergiendo las dos alas de la línea que teníamos al frente, formando rápidamente un círculo, dentro del cual quedamos encerrados, viendo brillar las dagas relucientes de las largas lanzas adornadas de pintados penachos, como cuando amenazan una carga a fondo.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Era una daga acerada de dos filos, con cruz y cabo de plata; y en un vaivén llegó a ponerse casi sobre mí.
    • 1884 Cané, M. Juvenilia [1999] Ur (CDH )
      No brilló en manos del vencedor la daga de misericordia, pero sí sonó, uno solo, soberbio bofetón.
    • 1884 Cané, M. Juvenilia [1999] Ur (CDH )
      Los dos combatientes eran hombres del pueblo y estaban armados, uno de una daga formidable mientras el otro manejaba con suma habilidad un pequeño cuchillo que apenas conseguíamos ver: tal era el movimiento vertiginoso que le imprimía.
    • 1884 Cané, M. Juvenilia [1999] Ur (CDH )
      Duró poco tiempo, porque la habilidad triunfó de la fuerza y el hombre de la daga, dando un grito desgarrador, cayó al suelo con el vientre abierto de un enorme tajo.
    • 1884 Ortega Munilla, J. Cleopatra [1993] Cu (CDH )

      Sintió doña Ernesta que el corazón se le encogía y luego ensanchaba, ensanchaba como si fuera a estallar: una oleada caliente subió a su rostro; sus labios temblaron buscando una palabra que hiriese, que injuriase, aguda como una daga y envenenada como el diente del crótalo.

    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Quintanar manejaba el florete, la espada española, la daga.
    • 1885 Martí, J. Lucía Jerez [1994] Cu (CDH )
      Poeta genuino, que sacaba de los espectáculos que veía en sí mismo, y de los dolores y sorpresas de su espíritu, unos versos extraños, adoloridos y profundos, que parecían dagas arrancadas de su propio pecho, padecía de esa necesidad de la belleza que, como un marchamo ardiente, señala a los escogidos del canto.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )

      Sobre una camisa de lienzo, llevaba el jinete un poncho de género sencillo, a listas, colorante, recogido sobre el hombro izquierdo; un pañuelo de seda al cuello, anudado con desaliño; sobre el cintoque sujetaba los extremos de un chiripá de lanilla azul, enrolladas a su cintura, las boleadorasde piedras, forradas con piel de carpincho; una daga de mango de metal detrás, bien al alcance de la diestra, y una pistola de pedernal cerca del arzón con la culata hacia adentro, sujeta al apero, sin funda ni cargas de repuesto.

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Desnuda la daga, practicó con rapidez una incisión en el cuello de su víctima, que alzó del apéndice una vez que se hubo desangrado, contemplándola con ojos alegres.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Concluida esta tarea con extrema celeridad, limpió la daga en la yerba hasta dejarla resplandeciente, volvióla a su vaina de cuero con anillos de bronce, y ató con calma imperturbable el sabroso desdentado en la delantera del lomillo, con un tiento de piel de yegua.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Ismael intentó echar mano a la daga cuyo mango asomaba a su costado, sin volverse, aprovechando aquel minuto de tregua a su fuerte zozobra; pero hubo de reprimirse en el instante mismo, porque el yaguareté, aproximándose de nuevo, tornó a asirle del cinto, sacudiéndole en el aire, para dejarle caer con lentitud y posar la zarpa en su dorso.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      En ese instante en que se resolvía a echar de nuevo mano a la daga, la fiera dio un pequeño salto, apartóse regular trecho, y púsose de nuevo a escuchar los ruidos de afuera.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Ismael detuvo en su semblante sus ojos pardos, esta vez muy abiertos, y colgando el rebenque en el mango de la daga, respondió con la mayor calma:
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Traía daga cruzada por delante, pantalón y bota de baqueta.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Los dos hombres echaron veloces pie a tierra, y las dagas relumbraron.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Y sin hablar más, temiendo se les escapara la fuerza con la voz, se fueron al encuentro encorvados a largos pasos de felino, hasta que, acortada la distancia y caídos en guardia a su manera, torcido el cuerpo y cambadas las piernas, miráronse un momento en las pupilas, como si en ellas estuvieran las puntas de las dagas.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Las dagas se cruzaron despidiendo chispas en el choque, para separarse, ondular, recogerse y alargarse de nuevo como víboras rabiosas.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Chorreaban sudor los rostros, los pies armados de espuelas con sus calcañares en ángulo tropezaban a intervalos, y las dagas huían con frecuencia de las manos ateridas hasta tocar el suelo en el furor de la brega.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Al sentirse lastimado, Torgués levantó la daga, barbotando con ronca voz:
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Su brazo volteóse con la fuerza de un barrote de hierro, y la daga cayó abriendo ancha herida en el robusto cuello de su enemigo, que abandonó el acero ensartado en el brazo de Fernando, para rodar por tierra a la manera del potro que recibe un golpe de garrote en el testuz.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      El vencedor al arrancarse la daga de la herida y al arrojarla lejos, enrojecida con su sangre, dijo con su acento fiero [...].
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      La daga había ofendido venas y arterias, sucediéndose una hemorragia mortal.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )

      Almagro fuese; descalzóse detrás del rancholas espuelas que dejó allí tiradas, y encaminóse derecho a la tahona, probando primero si el filo de su daga estaba al pelo.

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Su afilada daga, tendida en guardia baja, oscilante como un péndulo en el crispado puño, despedía blancos reflejos.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Ismael dio un segundo bote ciego de rabia, y melláronse las dagas echando chispas al chocar en la sombra.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Ismael se reunió a su compañero, limpiándose la sangre que le había empapado el brazo y palpándose en seguida una pequeña herida de punta en el hombro izquierdo, en la que la daga de Almagro llegó a tocar el hueso.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )

      Antes de que pudiese reincorporarse, casi asfixiada por la opresión de la trenza y la argolla, tuvo en el pescuezo la bota de potro de Aldama; quién, con sin igual destreza, apretando allí en esa forma, y con la rodilla derecha en el vientre de la res, desenvainó la daga, que introdujo veloz en la garganta y revolvió en la herida, hasta cortar la arteria.

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Aldama limpió la daga, pasóla por la caña de la bota, tentóla con el pulgar hasta levantarse la piel, e inclinándose, dio un gran tajo en el costillar de la vaquillona rozando la paletilla, del lomo al vientre, y otros tres, en direcciones respectivamente paralelas.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Tragó saliva, echóse más atrás el sombrero, pasó y repasó nuevamente la daga en el pelo de la ternera, y volviéndose hacia Ismael, que desnudaba a su vez la suya, dijo con aire concienzudo [...].
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Ismael cogió la res de una trasera y otra delantera, mientras sujetaba la daga con los dientes, y la volvió de lado haciendo palanca de la rodilla.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Perico invitó seguidamente a yantar a la concurrencia, que hizo círculo en torno de los asadores, cuchillos y dagas en mano, en tanto él decía con voz bronca y alegre, refiriéndose al muleque [...].
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Pedro José Viera se paseaba contento, ya clareadas por el cansancio las filas del pericón, escarbándose con la punta de la daga los dientes.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Revelábase también cierta impaciencia en sus gestos y ademanes, al observar la cachaza y la flema de Ismael, quien, concluido su almuerzo, se había dejado estar en cuclillas, dándose golpecitos de plano con su daga en la bota.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )

      La columna negra no se había aún movido: las lanzas en alto se agitaban nerviosas en pintoresca confusión de moharras, medias-lunas, tijeras, clavos y banderolas; los trabucos enmohecidos, las tercerolas inservibles, las pistolas sin baquetas, los sables viejos, las dagas de canales, las bolas retobadascon piel de lagarto de los zambos, los picas toscas de los «tapes», todo se movía y levantaba con los brazos robustos para jurar la guerra al opresor.

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Jovial, quiebra, comadrero, entraba a un pericón con los brazos abiertos, la cabeza echada atrás, el vientre en giro de peonza y las piernas encogidas, embrollando o aturdiendo a las criollas, que concluían por aficionársele y dar lugar a alguna gresca de sable y daga.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Ismael se precipitó daga en mano sobre uno de los heridos que se había levantado, sepultándosela dos y tres veces en el cuerpo hasta rendirlo sin vida; y cayendo en el acto sobre el otro, sin darle tiempo a incorporarse, le cortó el pescuezo como a un carnero.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Casimiro tira el fragmento de la trompa que quedaba en su mano, desnuda la daga, y con la sola espuela que tenía en el pie desnudo aguijonea su caballo, que se abalanza despavorido en la humareda.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Devolvió en silencio el mate a Gertrudis, y en seguida se puso a picar con la daga un trozo de tabaco negro, deshaciendo los fragmentos en la palma de la mano.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )

      Almagro sujetó a dos puños su tordillo; y al verle pintada en su cara de tigre una mueca feroz, y llevar con ademánbrusco la diestra a la daga —tal vez para afirmarla en el «cinto», y no con otro móvil— ella abandonó las riendas, encogióse en la montura y refregándose una con otra sus manos, gritó entre medrosa e irritada [...].

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Almagro prorrumpió en un grito terrible y viendo al mastín que allí cerca alargaba la cabeza hacia el cadáver, desnudó iracundo la daga, y le tiró con toda la fuerza del brazo una puñalada para abrir en canal.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Ismael se secaba las botas acercando las piernas al fogón, a la vez que con el lomo de la daga les escurría el lodo del camino.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Pasóle también Ismael a lo largo el lomo de su daga, como para exprimirlo; sacóse el sombrero cuyas alas había abatido la lluvia, y aproximólo al fuego; en tanto se alisaba la melena, sacudiendo los bucles sobre los hombros.
    • 1890 Acevedo Díaz, E. Nativa [2002] 147 Ur (CDH )
      La pistola, el trabuco, la tercerola de piedra de chispa, la daga o facón y el sable-corvo complementaban el arreo ofensivo, produciendo el conjunto en la marcha con las calderas viejas, una que otra olla de cocinar puchero, el roce de las guascas, el trinar de las «lloronas», el ludimiento de las vainas de metal, el resoplido de los redomones, el tascar de las coscojas y el chapoteo de mil cascos en el suelo barrioso un ruido tan singular, siniestro y bravío, que sólo podría compararse con el que hicieran muchas garras en un gran pellejo lleno de viento, clavos y cadenillas de hierro que rodara como una peonza sobre lecho de guijarros.
    • 1890 Acevedo Díaz, E. Nativa [2002] Ur (CDH )
      Este último y el «matrero» levaban las dagas cruzadas por delante, en los cintos; Berón y Esteban, los sables desnudos en la mano izquierda.
    • 1890 Medina, J. T. HInquisición Chile [2003] 380 Ch (CDH )
      Pero para que se entienda ser esto moción de Dios y para ejemplar de todos los fieles, sucedió que don Salvador Velásquez, indio principal, sargento mayor de la milicia de los naturales, entró en el Santo Oficio a la misma hora que los republicanos, de gala, con espada y daga plateada, y pidió que le honrasen a él, dándole una estatua de las que habían de salir en el auto, que a eso sólo iba, y visto su afecto, se le concedió lo que pedia, y a otro compañero suyo.
    • 1891 Palma, R. Tradiciones peruanas VIII [1969] Pe (CDH )
      Y desenvainando la daga se la clavó en el pecho.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Ur (CDH )
      Llegóse á la puerta del despacho de bebidas, desenvainó una daga de tres cuartas y entró apretándose el sombrero con la mano izquierda y haciendo relumbrar la acerada hoja del arma que esgrimía en la diestra.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Ur (CDH )
      Vidita se arrimó al mostrador, pegó en él dos ó tres golpes con la daga gritando [...].
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] 8 Ur (CDH )
      Despues salió con aire de gladiador triunfante, envainando su virgen daga, no sin antes enjugarla en la manga del saco.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Ur (CDH )
      "La 2.ª remitió á los individuos Pancho Rodriguez Vidita y Nicanor Gimenez Capucha, por haber producido un batuque en el Café de la rosa. El primero de estos indivíduos pasará al Hospital en calidad de preso, á asistirse de una herida leve que se ocasionó él mismo en una pierna, con una daga que tenía en el momento del hecho."
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Ur (CDH )
      Pasear poco, discutir mucho, beber mas, armar una farra, y pasar el resto de la noche en un calabozo, desvelado por el dolor de una herida de su propia daga
    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )
      [...] os cruzaréis en guerrera panoplia sobre la partesana, cincelada como una joya, vosotras, espadas árabes de policromas empuñaduras, con las tersas hojas de complicados gavilanes y retorcidas contraguardas que templaron en las aguas del Tajo los maestros toledanos del siglo XVI y las árabes moharras y peligrosas franciscas con las finas dagas damasquinadas de oro [...].
    • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )

      Entraron en el dormitorio, y Juanico, loco de rabia, comenzó a buscar a tientas en los vasares del fondo de la alacena algunas herramientas de zapatero que él recordaba haber puesto allí; tropezó al fin con una cuchilla larga y tan fina por la punta que parecía una daga; y la empuñó con fuerza, salió con sigilo de su escondite y se acercó andando muy quedo a la puerta de la alcoba [...].

    • 1902 Herrera Reissig, J. Maitines noche [1942] Ur (CDH )
      Aguza la vista, imbécil: Brilla el crimen en las dagas, / frente a ti; / Las emboscadas se erizan en el bosque.
    • 1904 Blest Gana, A. Transplantados [1904] Ch (CDH )
      La tupida masa de sus negros cabellos, reunidos de prisa sobre la cabeza en un gran moño atravesado por una daga con mango de brillantes, completaba ese traje de tocador.
    • 1903-1905 Echeverría, A. J. Romances [1953] 30 Concherías CR (CDH )
      / Tiene quince años la niña; / mas ya las mieles amargas, / esas que nos dan la vida / y que siendo vida matan, / han herido el albo seno / con la ponzoñosa daga, / y la joven sueña mucho, / aunque despierta se pasa.
    • 1905 Rubén Darío Cantos vida [1995] 345 Ni (CDH )
      / Abominad la boca que predice desgracias eternas, / Abominad los ojos que ven sólo zodiacos funestos, / Abominad las manos que apedrean las ruinas ilustres, / O que la tea empuñan o la daga suicida.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Advirtioselo su gentilhombre don Diego de Acuña, queriendo apartarle, y contestole Don Carlos con un bofetón en pleno rostro, lo cual agravió tanto al caballero, que a duras penas contuvo el impulso de hundirle en el corazón la daga, y fuese derecho al rey para hacer renuncia de su cargo.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Mas el príncipe, ciego de ira, sacó la daga y lanzose al duque, gritando [...].
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Y como el duque prosiguiese sus razones con el fin de sosegarle, lanzose de nuevo el príncipe de un salto, a traición esta vez, con ánimo de hundirle la daga en el pecho.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Abrieron asustados la puerta, y apareció Don Juan echando lumbre por los ojos, teniendo a raya con su espada al príncipe, que con la suya y una daga pretendía atacarle, lívido de furor.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      En una de estas ocasiones, estando presente el estandarte real y presenciando el caso Don Juan desde una altura, osó un caballero florentino sacar la daga y herir a traición a un capitán italiano.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Mostrábanse los moros entre azorados y curiosos, y no osaron franquear la puerta sin descalzarse antes y soltar en el suelo sus armas, que eran alfanjes moriscos anchos y cortos, dagas y algunas lanzas de a cuarenta y cinco palmos.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      De repente saltó Cervelloni de su asiento echando mano a la daga, y otro tanto hicieron Don Juan y Soto.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      La oleada de ira y de vergüenza que subió al rostro de Don Juan cortole la palabra, y llevose maquinalmente la mano a la daga; por lo cual, dicen Van der Hammen y Porreño, al referir este hecho de Don Juan, «que no pudiendo sufrir este golpe, que tocaba a lo vivo de su fidelidad, sacó su daga y le hirió con notable indignación».
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      La oleada de ira y de vergüenza que subió al rostro de Don Juan cortole la palabra, y llevose maquinalmente la mano a la daga; por lo cual, dicen Van der Hammen y Porreño, al referir este hecho de Don Juan, «que no pudiendo sufrir este golpe, que tocaba a lo vivo de su fidelidad, sacó su daga y le hirió con notable indignación».
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      A los demás repartioles dagas, y pistoletes a los que nos los tenían, que los más de ellos llevábanlos, como los malhechores de aquel tiempo, ocultos en los gregüescos.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Iba Insausti con la espada desenvainada bajo la capa y un pistolete montado en la mano izquierda; Miguel Bosque llevaba preparada la daga y otro pistolete.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Era su intento clavarle entonces en el pecho una daga emponzoñada que llevaba dispuesta, dejar dentro de la herida el arma y huir al punto por el bosque próximo donde tenía los caballos preparados.
    • 1907 Lillo, B. Sub Sole [2001] Ch (CDH )
      Aquella mano enorme y musculosa oprimía en sus rígidos dedos la empuñadura de una daga de hoja ancha y corta terminada en punta muy aguda.
    • 1910 Agustini, D. Cantos mañana [1993] 186 Poesías Ur (CDH )
      En el regazo de la tarde triste / Yo invoqué tu dolor... Sentirlo era / Sentirte el corazón! Palideciste / Hasta la voz, tus párpados de cera, / Bajaron... y callaste... Pareciste / Oír pasar la Muerte... Yo que abriera / Tu herida mordí en ella —¿me sentiste?— / Como en el oro de un panal mordiera! / Y exprimí más, traidora, dulcemente / Tu corazón herido mortalmente, / Por la cruel daga rara y exquisita / De un mal sin nombre, hasta sangrarlo en llanto! / Y las mil bocas de mi sed maldita / Tendí a esa fuente abierta en tu quebranto.
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )
      Como oyera en la tienda la voz de Mon Cáceres, a quien hubo de conocer la noche antes en el Club, preguntó: «¿qué hace ahí ese joven Cáceres?», y en el acto, vio a Mon enfrentársele, en la diestra un revólver y en la siniestra una daga.
    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] 130 Esp (CDH )
      Guzmán, sin dejar de clamar a Dios, hizo de tripas corazón, y echó manos de su daga.
    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] 130 Esp (CDH )
      Era una daga inglesana, una de esas dagas de cruz.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Pero hay veces que quieren hablar ronco y golpeado... y uno es lebroncito de por sí... y no le cuadra que nadie le pele los ojos... Y, sí señor; sale la daga, sale la pistola...
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      En la medianía del cuerpo / una daga me metió, / sin saber porqué / ni por qué sé yo... / El sí lo sabía, / pero yo no... / Y de aquella herida mortal / mucha sangre me salió, / sin saber por qué / ni por qué sé yo... / El sí lo sabía, / pero yo no...
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      En la medianía del cuerpo / una daga me metió, / sin saber por qué / ni por qué sé yo...
    • 1916 Lynch, B. Caranchos [1984] Ar (CDH )
      Decía él que experimentaba voluptuosidades, enfermizas si se quiere pero exquisitas, en presencia de la hoja desnuda de una daga, y que era capaz de pasarse horas enteras ante un escaparate, contemplando amorosamente una de esas armas complicadas con que los artífices del daño vienen persiguiendo desde hace siglos quién sabe qué inconcebibles perfecciones.
    • 1916 Lynch, B. Caranchos [1984] 134 Ar (CDH )
      Al pasar un arroyo angosto y pantanoso, un arroyo que festonan los juncos y que relumbra bajo el sol como una daga desnuda, Marcelina habla al chicuelo [...].
    • 1918 Vallejo, C. Heraldos [1985] Pe (CDH )
      / Soga sin fin, / como una / voluta / descendente / de / mal... / soga sanguínea y zurda / formada de / mil dagas en puntal.
    • 1926 Andrenio (Eduardo Gómez de Barquero) De Gallardo a Unamuno [1926] Esp (CDH )
      Se le suponía un espíritu maquiavélico, muy distinto de la realidad; era el hombre de la daga florentina, y siempre se le atribuían segundas o terceras intenciones, lo cual influyó mucho en el curso de su vida política.
    • 1926 Andrenio (Eduardo Gómez de Barquero) De Gallardo a Unamuno [1926] Esp (CDH )
      En uno y otro caso, Romero y Cánovas, soliviantados, vieron asomar la daga.
    • 1926 Andrenio (Eduardo Gómez de Barquero) De Gallardo a Unamuno [1926] Esp (CDH )
      En las censuras a la conducta del conde-duque de Olivares con los catalanes se veían disfrazados ataques a Cánovas que acaso no pensó Silvela; pero no en balde se tiene la fama de poseer y usar una daga florentina.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      El fogón clásico, el fogón gaucho, el fogón de las patriadas y las cocinas cimarronas, consolador de tantos achaques y penurias, animador de tantas almas sombrías, amigo fiel del paisano como el caballo y la daga, flameaba alegremente comunicándoles a los troperos íntimo goce, que les hacía cosquillas por dentro y daba gana de hablar y reír.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Todos ambicionaban tener estribos de campana, cintos con broches de plata y oro, frenos con punteras y virolas de los mismos metales, fina daga.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Barranca seguía avanzando, ahora con la daga entre los dientes.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      «Angelitos», pensó cuando estuvo próximo, incorporándose y saltando sobre los hombres le puso a uno el tremendo pie en el cuello y al otro la punta de la daga en las espaldas.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      — Aura marchen al tranquito y de güen modo, de no... —y les hizo correr la punta de la daga a lo largo del espinazo.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Yo me pregunto pa' qué quedrá en la cosina espuelas, boleadoras y daga.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Los detuvieron las untas de las dagas.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Florido permaneció quieto; los otros, sin ver otra cosa que el globo de fuego, retrocedieron y se dispersaron echando mano a las dagas.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      — Mía ha de ser a las güenas o las malas —rugió el pardo, y sin más en un abrir y cerrar los ojos, sacó la daga y le tiró una feroz puñalada.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      — A ve la daga.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Pancha se persignó, le hizo la señal de la cruz a la daga y lavóla en agua caliente.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      La afirmación que a punto seguido había hecho el rubio: «Barrito colorau, no má; todos las tenemos lo mesmo», lo tranquilizó unos instantes hasta que se dijo: «La daga en alguna parte entró. Sentí la resistencia; ¿oí un suspiro o jué la tranca? Y las gotitas de sangre en el mango, ¿de ande las saqué?»
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      De súbito tornó a encorvarse y le sacó el cinto, la daga y los dos relojes.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      ¡Pucha digo! En las noches oscuras no salgo de aquí pa' mi cueva si no de daga en la mano.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Entonces pensé en los duendes y le mostré el mango de la daga, disiendo medio juertesito: «Crus, diablo.» Pues, amigos, han de crer, pegó un salto pa' atrás, se hiso chiquito y disparesió.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      De un repente, no sé qué me dio, y le saqué ligerito no sólo el sinto sino la daga y la cadena con los dos reló.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] 100 Ur (CDH )
      Yo le había entregau la daga al pulpero,sigún ordena la ley, y bebía mi vasito de caña.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Lucero se escarbaba los dientes con la punta de la daga.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      — Viendo que la cosa se estaba poniendo fierasa, pelé la daga debajo del poncho y me aserqué pa dentrar a las obligadas, mientras ño Froilán remolinaba por allí como gallo entorau, y vide, cuando quisieron haser armas, que Ramón, Casilda y Micaela los asujetaban por detrás y que el patrón, casandolés la mano derecha a los dos, les levantó los brasos y se los torsió hasta haserlos gritar, ¡juersa de hombre!, al tiempo que les desiba:
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      «Hermanito, perdonamé, vos sabes que te herí sin queré, que nunca pensé quedarme con las priendas», le digo, y él se rí y me muestra los reló, la daga y el sinto.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Lucero tan pronto echaba mano a la daga como se tapaba la boca para que no se le escapase un sollozo.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Lindo pa' los ladrones, pero más linda es la justicia —y de un manotón la aplastó, e incorporándose y acercándose por detrás al lagarto, que se preparaba a llevarle otro ataque al camoatí, sacó la daga y de un revés le voleó la cabeza.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      A medianoche cambió de caballo, lo ató a soga, maneó la yegua madrina y tendiendo el recado, con la daga debajo del basto, se durmió.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Al verlo Mangacha, que se dirigía a la pipa con la caldera en la mano, asustada, sin reconocerlo, lanzó un grito y quiso huir, pero él la volteó de una pechada, le puso el pie en el cuello, como hacía para cortarle la cola a los borregos, y sacó la daga.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Tenía el revólver en una mano, la daga en la otra.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Dende aura seré matrero sin má ley qu'ésta —y se tanteó la daga—.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )

      — A güenasa no tenés quién se te aparé, toreasita; a linda tampoco —y la miró con una ternura difícil de sospechar en aquel gaucho que acababa de vengarse tan cruelmente y que estaba dispuesto a levantar en la daga cuanto se le pusiera por delante.

    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] 150 Ur (CDH )
      Gregorio casó el asador y yo la cuchilla grande, Micaela la chica, Saldivia y Barranca pelaron las dagas.
    • 1935 Loynaz, D. M. Jardín [1992] Cu (CDH )
      Confundidas en un rincón, yacían armas anticuadas, pistolas finamente fundidas en acero y plata, espadas que no se habían enmohecido, con empuñaduras de oro pálido, estoques damasquinados, dagas en cuyas vainas se embutían almendras de cristal, y otras muchas de formas desusadas [...].
    • 1937 Palés Matos, L. Tuntún [1978] 160 PR (CDH )
      / Ogún Badagrí en la sombra / afila su negra daga... / —Mañana tendrá el amito / la mejor de las corbatas— / Dessalines grita: ¡Sangre! / L'Overture ruge: ¡Venganza! / mientras remoto, escondido, / por la profunda maraña, / Macandal bate su gongo / en la torva noche haitiana.
    • 1938 Mistral, G. Tala [1996] Ch (CDH )
      Me lo robaron en día / o en noche bien clara; / soplado me lo aventaron / los genios sin cara; / desapareció lo mismo / que como llegara: / tener daga, tener lazo, / por nada contara.
    • 1938 Mistral, G. Tala [1996] 128 Ch (CDH )
      / El cielo agudo punza / lo mismo que la daga / y aguija a los dormidos / la tensa Vía Láctea.
    • 1938 Villaurrutia, X. Nostalgia [1966] Poesías Mx (CDH )
      Abría las alas / profundas el sueño / y voces delgadas / corrientes de aire / entraban / Del barco del cielo / del papel pautado / caía la escala / por donde mi cuerpo / bajaba / El cielo en el suelo / como en un espejo / la calle azogada / dobló mis palabras / Me robó mi sombra / la sombra cerrada / Quieto de silencio / oí que mis pasos / pasaban / El frío de acero / a mi mano ciega / armó con su daga / Para darme muerte / la muerte esperaba / Y al doblar la.
    • 1924-1945 Mistral, G. Ternura [1996] Ch (CDH )
      Allega y no tengas miedo / de la piña con espadas... / Por vivir en el plantío / su madre la crió armada... / Suena el cuchillo cortando / la amazona degollada / que pierde todo el poder / en el manojo de dagas.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )
      ¡Quién te ve a pie y quién te vio a caballo, Mixto Melindres, agua dulce para la daga, mamplor y traicionero!...
    • 1947 Yáñez, A. Filo Agua [1992] Mx (CDH )
      ¿Quién pudo ser, sino un repatriado, el que mató de diecisiete puñaladas a la infeliz que hallaron hecha picadillo en el arroyo del Cahuixtle? Tenía metida en la boca una mascada de las que traen aquéllos y también la daga era gringa.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      Pero después del mucho sonar de la pólvora en las islas sublevadas, el epílogo sentimental de la revolución promovida por Venizelos fué el suicidio de una descendiente del poeta Byron, que se clavó en el corazón una daga florentina.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Ar (CDH )
      Ayer, en los bailongos de patio, a la hora en que la noche parece brotar de la misma caja de las guitarras, el brillo de tus ojos y el ondular de tus caderas hacían que la pasión, el celo y la bravura se desnudasen lentamente, como dagas prontas al desafío.
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] 153 Ar (CDH )
      En mi cinto estaba la daga con empuñadura de plata; la desnudé y le atravesé la garganta.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] 89 Gu (CDH )
      El tercer círculo, el más alejado, no es el menos iracundo, parece jarrilla hirviendo, y está formado por incontable número de rondas de izotales, de dagas ensangrentadas por un gran incendio.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] 90 Gu (CDH )
      Manos de tiniebla esgrimiendo dagas lo obligarán a suicidarse.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] 90 Gu (CDH )
      Los izotales, en cerrado movimiento, agitarán sus dagas rojas de incendio hasta las cachas. *
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Los izotales, dagas ensangrentadas.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Pon, pon, pon, pon... Y se quedaron silenciosos, mirando * el resultado, entre las dagas mortales de los izotales y las manos de las llamas, manos de misas milperas. *
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Machetes, dagas, colipavos.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] Ar (CDH )

      Tuvimos el mar de los árboles, las florestas de alcornoques y los pinares de Bitinia; el pabellón de caza, con sus galerías iluminadas en las que el niño, abandonándose al ambiente de su país natal, se despojaba al azar de sus flechas, su daga, su cinturón de oro, y se revolcaba con los perros sobre los divanes de cuero.

    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] 167 Ar (CDH )
      Un capricho nació en mí, que no había sentido desde los tiempos de niño cuando grababa mi nombre en la corteza de los castaños, en un dominio español; el emperador que se negaba a hacer inscribir sus nombres y sus títulos en los monumentos que había erigido, desenvainó su daga y rasguñó en la dura piedra algunas letras griegas, una forma abreviada y familiar de su nombre: ... Era, una vez más, luchar contra el tiempo: un hombre, una suma de vida cuyos elementos innumerables nadie computaría, una marca dejada por un hombre perdido en esa sucesión de siglos.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] Ar (CDH )
      Sentándome en el lecho me calzaba los borceguíes, buscaba a tientas mi túnica, mi cinturón y mi daga; salía luego a respirar el aire nocturno.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] Ar (CDH )
      No había previsto esas noches en que arrollaría mi tahalí en mi daga para obligarme a pensar dos veces antes de servirme de ella.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] 225 Ar (CDH )
      Ya no me siento con fuerzas para hundir la daga en el lugar exacto, marcado antaño con tinta roja bajo la tetilla izquierda; al mal presente no hubiera hecho más que agregar una repugnante mezcla de vendajes, esponjas ensangrentadas y cirujanos discutiendo al pie del lecho.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Ar (CDH )
      Desde un rincón, el viejo gaucho extático, en el que Dahlmann vio una cifra del Sur (del Sur que era suyo), le tiró una daga desnuda que vino a caer a sus pies.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Ar (CDH )
      Dahlmann se inclinó a recoger la daga y sintió dos cosas.
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] Mx (CDH )
      — Orilla del sueño permanente, sueño de sucesión de soles, ala luminosa, daga brillante, y orilla del maíz roñoso y los cuerpos encogidos y el agua seca /
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] Mx (CDH )
      Aquí, en el llano, las piernas se hundían en el lodo de hierba; allá, a partir de la pendiente, la carne comenzaría a rasgarse más, a punzar la sangre las dagas del bosque.
    • 1962 Cortázar, J. Cronopios [2003] 21 Ar (CDH )
      Pero también hay lentas dagas de marfil, pajes que se consumen de tedio en largas galerías, y un diálogo sinuoso entre la lepra y las alabardas.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Blandían las dagas y golpeaban las rodelas, tajeándose y reconciliándose.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Encendimos una palmatoria, desenvainamos las dagas y nos asomamos a la negrura.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Me incorporé, saqué la daga y me defendí.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Allí fui a buscarlo, temblándome en la diestra la daga desnuda, y allí lo encontré.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 311 Ar (CDH )
      Me vestí, desenvainé la daga, caminé hacia la habitación de Silvio, pero antes de llegar las fuerzas me abandonaron.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Esa noche se habían metido en su cámara simultáneamente, y si no se tajearon, habiendo desenvainado las dagas, fue porque el muchacho escapó desnudo, con la espada en la diestra, y consiguió eludirlos en el parque.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Mi espada y mi daga habían quedado en la vecina habitación.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 454 Ar (CDH )
      Pero yo, de un empellón, la volví a arrojar en la cuja donde la había poseído mi hermano, y ahí, ferozmente, sin despojarme de la daga y del estoque que se enredaban en sus piernas y le arañaban la cintura, ensangrentándola, conseguí lo que no había conseguido hasta entonces.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 458 Ar (CDH )
      La blanca silueta de mi abuela, empinada, acechante, en momentos en que Girolamo nos miraba con horror desde las aguas del Tíber que tironeaban de su jubón ensangrentado; la de Girolamo, de pie junto a mí, desnudo, clavándome en la oreja una larga aguja, como una daga; la de mi padre, rechazándome, exilándome a Florencia sin atender a mis balbuceos; la de Maerbale, enlazado a mi mujer; besándola, mordiéndola, se confundieron en mi memoria.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 466 Ar (CDH )
      Esa acrobacia permanente me irritaba un poco, porque era superior a mí y a mis conocimientos, a pesar de que mis nuevos amigos invocaban a cada instante mis ensayos líricos, parangonándolos con los de Petrarca, pero en el fondo la atmósfera de inteligencia y de respeto me halagaba, y me parecía que con aquellas presencias doctas y petulantes yo le tributaba a Bomarzo un homenaje que hasta entonces no había recibido, pues ahora, por primera vez en su historia, quienes departían en sus salas, en torno de las rojas chimeneas, o se asomaban, friolentos, arropados con pieles que a veces debía prestarles, a otear el taciturno paisaje invernal que blanqueaba la nieve y azotaba la lluvia, no eran unos soldados y unos cazadores, vehementes, brutales, que golpeaban con las dagas las mesas para llamar a los criados, y estremecían al castillo con sus palabrotas, inquietos únicamente por despedazar al jabalí que se asaba frente al fuego, o por averiguar si les convenía más luchar a las órdenes de Venecia, de Milán, de Nápoles o del papa, sino unos hombres frágiles, melindrosos [...].
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      De noche oía crujir sus dientes y, si se movían en los lechos, sus dagas chocaban contra las cujas.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 562 Ar (CDH )
      Las lagartijas escapaban por la hierba, buscando las dagas del sol caídas entre las hojas; las arañas añadían su tejido transparente a la gran red forestal; y un mundo incalculable de alimañas se afanaba alrededor.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Con un movimiento brusco desenvainé la daga, sin concederle tiempo para usar la suya, y apoyé la punta sobre su vientre.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Con la punta de la daga lo guié hasta el gabinete de mi padre.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      A Djem lo degolló el propio Segismundo, que lo adoraba, con su daga española.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 632 Ar (CDH )
      [...] y el esclavo judío, robusto y silencioso, que cerraba la marcha con el aparato imponente de las dagas cruzadas en el abdomen— y la gente se volvía a miramos, no bien nos internábamos por las callejas del puerto de Trajano, en pos de las tabernas y de las casas de las prostitutas.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Me moví un poco y fue como si me hubieran hundido una daga en el hombro izquierdo.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 644 Ar (CDH )
      A su vera, ¿qué significaba yo? ¿Acaso se acordaban de mí? ¿Acaso me veían? ¿Acaso veían al viejo duque que se mojaba el índice en los labios para volver las páginas de Garcilaso de la Vega y que, perdida la mirada en las olas, repasaba la legión de sus espectros? Se miraban el uno al otro; cambiaban sus cascos, sus corazas, sus dagas, sus rodelas con relieves de Venus, de Marte, de Hércules, de Júpiter.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      En un momento, arrancaron la insignia del Profeta, en la galera de Alí y fue tan evidente la derrota que el pachá, para evitar que lo prendiesen, se hincó la daga en la garganta.
    • 1965 Elizondo, S. Farabeuf [2000] Mx (CDH )
      A cada nueva etapa de la intervención, su mirada se iba aguzando como la punta de una daga.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Me acordé de las cosas que había oído en la infancia y que había considerado siempre como fantasías de mi abuela y de mi madre, y estuve presto a sacar de su vaina una daga que siempre me acompañaba en mis salidas al monte.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      En las habitaciones desmanteladas dormían en catres; sus lujos eran el caballo, el apero, la daga de hoja corta, el atuendo rumboso de los sábados y el alcohol pendenciero.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      A los quince días la escena se repitió; esta segunda vez arrearon con Ferrari también, que tenía una daga en el cinto.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] 194 Ar (CDH )
      Le pregunté si entre las armas no figuraba la daga de Moreira, en aquel tiempo el arquetipo del gaucho, como después lo fueron Martín Fierro y Don Segundo Sombra.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      — Una de las dagas tenía el gavilán en forma de U.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      Dagas como ésas hubo dos que se hicieron famosas: la de Moreira y la de Juan Almada, por Tapalquén.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      Mandada por el odio, por la locura, y tal vez, quién sabe, por el amor, se había escurrido por la puerta que mira al sur, había atravesado en la alta noche las calles y las calles, había dado al fin con la casa y, con esas grandes manos huesudas, había hundido la daga.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      La daga era Muraña, era el muerto que ella seguía adorando.
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] Esp (CDH )
      [...] los colmillos del animal relucen como dagas de acero pulido y, bruscamente, los clava en tu cuerpo con enérgica exactitud [...].
    • 1972 Puig, M. Boquitas [1994] 40 Ar (CDH )
      [...] al fondo muchachas y muchachos en actitud de esparcimiento, sentados en el pasto junto al mantel una muchacha de pelo negro corto y ondulado que se adhiere al rostro de óvalo perfecto, grandes ojos negros sombreados, expresión ausente, nariz pequeña, boca pequeña, busto comprimido por el vestido de gasa floreada, y un muchacho de pelo castaño claro, camisa abierta por donde asoma el vello del pecho, amenazando con un tenedor empuñado como daga al plato de milanesas [...].
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 371 Esp (CDH )
      El ejemplo conmovió a las damas, que iban dejando anillos y collares, pulseras y pendientes; y al brazo militar, cuya contribución fue en dinero, salvo un caballero pobre que regaló su daga de puño de diamantes.
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] 170 Ar (CDH )
      Y le muestra una daga envenenada, y la pone sobre la mesa, y le dice que si ella lo denuncia a él, al brujo, con esa daga lo va a matar al muchacho.
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] 170 Ar (CDH )
      Y en eso llega el muchacho y por la ventana los ve juntos y ella ya medio desvestida, y la primera esposa entonces le dice al muchacho que lo abandona y que se va con el brujo, y el muchacho se ciega de furia, ve la daga y se la clava a la mujer, en un arrebato de locura.
    • 1977 Hnz Norman, I. Novela criolla [1977] PR (CDH )
      Precipitóse Guaroa a recobrar su espada, y habiéndose adelantado a impedírselo un español, el contrariado guerrero sacó la daga que llevaba pendiente de la cintura, y después de haber hecho ademán de herir con ella al que estorbaba su acción, viéndose cercado por todas partes, se la hundió repentinamente en su propio seno. ¡Muero libre! dijo; y cayó en tierra exhalando un momento después el último suspiro. (Pág. 61.)
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] Cu (CDH )
      Después saltan en un solo pie, se patean la espalda, sueltan alaridos, se arrancan los ojos con las uñas, se taladran el corazón con una daga casi invisible que esconden entre los dedos
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] 302 Cu (CDH )
      El fraile y el poeta miraron otra vez la vasta procesión que entraba lentamente en el templo donde el sacerdote ya los esperaba con la daga en alto.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] 107 Ar (CDH )
      Guardó la daga e hizo algo insólito: en lugar de devolverme a la mesita, me puso en su anular izquierdo, el mismo al que me destinaba Cayo Helvio Cinna, y salió conmigo, cerrando la puerta cuidadosamente.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] 109 Ar (CDH )
      Se arropó en la toga, despachó a los servidores, recuperó la daga, que metió dentro de la caja estrecha en la cual guardaba sus estiletes de metal y de hueso y demás útiles de escritura, y salimos.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] 112 Ar (CDH )
      Porque Domicio Mamerco, el grave, el majestuoso, el senadorísimo, el traidor profesional, estaba allí con los demás, esgrimiendo la débil daga.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] 181 Ar (CDH )
      El padre, que con un solo ojo dormía, abrió el otro, asió una daga y ambos hombres se enfrentaron junto al carro y empezaron a asestarse unas cuchilladas sañudas, a la par que los restantes morochos acudían, semidormidos, semidesnudos y soliviantados por la grita de la adolescente.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )
      Chispeó como un pedernal la daga de Livio, y alrededor relumbraron las de sus compinches.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )
      Desaparecieron las otras dagas, y los mancebos linajudos desaparecieron también, parodiando y desafinando, con femeninas voces agudas, la historia popular de Ginevra degli Almieri.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] 273 Ar (CDH )
      Dos saltos más y un chillido le bastaron al Gato, que olía a vino y a transpiración, para lanzarse sobre él, y clavarle varias veces en el pecho la daga filosa.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      [...] ella era diferente —pese al acto de doblez que cometió conmigo siguió siendo distinta a su familia), en su cuarto primero, a veces en el nuestro jugando algún juego de salón, de cuarto, damas chinas, damasquina daga amorosa, pretextos para proximidades.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] 273 Cu (CDH )
      Siento una enorme alegría por entre el placer que Julieta sabe darme con sus movimientos rítmicos, iguales a veces, otras encontrados, hundiéndose en mí para dejar que yo flote en ella, haciendo la cama muelle, ella ingrávida o desalando la gravedad con su cuerpo, volviendo al trampolín iluminado desde el agua luminosa como la bañista, grávida de Jansen, levitando —y de pronto se está quejando, como herida por una daga suave, gime ahora, grita ahora, aúlla ahora y por entre los alaridos me dice muy bajo al oído, acezando, susurrando, gimoteando: «¡Acude! ¡Acude ahora! ¡Acude!», y yo no sé lo que quiere, qué cosa me pide, que me maten si sé a qué cita tengo que acudir, pero le digo sí (que es mi más corto asentimiento) y le repito sí y vuelvo sí y es entonces que ella reclama: «¡Acúdela toda!», y por fin comprendo: lo que ella quiere es mi eyaculación y yo de inexperto en su vocabulario se la he negado, pero en un momento puedo eyacular, precoz que soy (en realidad podía haber eyaculado antes, pero instintivamente me reprimí para demorar el placer que Julieta me regalaba: lecciones de mi mano cuando masturbatoria), estoy eyaculando, eyaculo y a pesar de mí mismo me salen de la boca gemidos semejantes a los de Julieta, sólo que más roncos, y estamos atrapados en un mismo amarre, los dos uno solo, girando sobre nosotros mismos sin dar vueltas, pero rotando universales.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      Un poco más y dice una daga y hace de la narración una tragedia renacentista.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      Quizás ella temía que había una daga destinada al corazón de su compañero, venida desde el fondo de la memoria para hacerse realidad en la herida.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      Pero tal vez no se refirieran a ella, porque Margarita me cogió del brazo firme y se apresuró a cruzar la calle, temerosa de que fuera un piropo, de mi reacción a ese atrevimiento procaz, provocador y pensando en mi reacción seria ofendida, imaginando una discusión, seguida de una riña y al final brillaría en la noche una daga desnuda buscando como yo ahora una herida inmortal.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] 458 Cu (CDH )
      La daga dura se hace un íntimo cuchillo.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] 489 Cu (CDH )
      Cuando quitó mi mano de sobre su seno creí que iba a protestar, a decirme algo, que su mano viajaría veloz de mi rodilla a mi cara, que me clavaría las uñas, alfileres, dagas, que armaría un escándalo, que hasta llamaría al acomodador ausente, al portero formidable, aun al taquillero sin sexo.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      Esa daga a un caudillo árabe, de los que vinieron con Almanzor, se la quitó un don Benito Priaranza, ya ven el mérito de la guarnición y los gavilanes, que son de plata pura.
    • 1986 Skármeta, A. Cartero Neruda [1996] Ch (CDH )
      Se la extendió sobre la mesa, filuda como una daga.
    • 1987 Edwards, J. Anfitrión [1987] Ch (CDH )
      Faustino deja la frase en suspenso, y se acuerda otra vez, no sabe por qué, de la uña negra y puntiaguda de su compañero de excursión, uña que el otro casi siempre esconde, y que de pronto enarbola como una daga, un emblema, un espolón de gallo.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Esp (CDH )
      Cuando retornó al salón, la joven contemplaba un viejo óleo oscurecido por los años, colgado de la pared entre antiguas espadas y dagas herrumbrosas.
    • 1990 Uslar Pietri, A. Visita tiempo [1993] Ve (CDH )
      Hubo un día en que fuera de sí se abalanzó sobre su amigo con una daga en la mano.
    • 1990 Uslar Pietri, A. Visita tiempo [1993] 196 Ve (CDH )
      Un soldado cristiano avanzó hasta el caído, con la daga separó la cabeza del tronco y la clavó en una pica.
    • 1990 Uslar Pietri, A. Visita tiempo [1993] Ve (CDH )
      Salieron espadas y dagas.
    • 1990 Vázquez Montalbán, M. Galíndez [1993] 167 Esp (CDH )
      Los salones de sociedad me asfixian, con sus abrazos y aplausos mentirosos que untan la daga con vaselinas de lisonjas.
    • 1972-a1992 Atahualpa Yupanqui Payador [1996] 34 Ar (CDH )
      / Salteño, con daga en mano.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] 152 Ar (CDH )
      Muchas veces, cuando ya sube doña Eufrosia con el tazón de chocolate que es mi único desayuno, no desarma y debo esconderlo como puedo, como hace el asesino con la daga de sus crímenes.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )
      Tomé mi daga, ya que Acevedo no veía y el lazarillo yacía tendido entre las patas de la mesa como un galgo soñoliento.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )
      Era la daga del abuelo Vera, con un pasado de inconfesadas muertes.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )
      La daga es como un extraordinario remedio esperando su trabajo de purificación.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )
      Siendo así debo decir que sentí una profunda sensación de ridiculez al ver la daga entre estos papeles destinados más bien a la recordación.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )
      La daga y la cruz.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )
      La daga es corta y retacona, es romana (así eran las espadas de los romanos y hasta el cuerpo de la tropa común: corto, robusto).
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )
      Los españoles en la selva del Paraguay, eran sólo la daga.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )
      Cambié la daga por la espada que, aunque un poco herrumbrada en la empuñadura, conserva la noble flexibilidad de su acero.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )
      Estremecido de vergüenza, le conté, como para desahogarme, que durante noches había seguido a Omar con una daga al flanco.
    • 1993 Ferré, R. Batalla vírgenes [1993] PR (CDH )
      Llevaba en la mano algo que brillaba, una daga o un puñal, no estaba segura.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cu (CDH )

      Claro está, ésta tenía además un dispositivo interior que funcionaba al cerrarse la joya en la muñeca, y que soltaba dos navajitas de afeitar muy afiladas contra la parte interior del puño. Sí, las arterias abiertas, tal y como piensan. Es cierto: G. había terminado su parábola, cumplido su ciclo. De mirón a sádico. Quien posee por la mirada posee por la daga.

    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] Pa (CDH )
      Tuvimos que establecer alianzas con antiguos enemigos y no dudaba que una vez conseguidos los objetivos, no titubearían en clavarnos la daga en la espalda.
    • 1995 Giardinelli, M. Imposible equilibrio [1995] Ar (CDH )
      Hay mucho vinal a los costados del camino y por momentos pareciera que las espinas, larguísimas y duras, como temibles dagas de hasta diez o doce centímetros de largo, fueran a entrar en el coche.
    • 1996 Pitol, S. Arte fuga [1997] 192 Mx (CDH )
      Alguien ha sustraído el papel que Otelo deberá leer ante el cuerpo postrado de Desdémona, sustituyéndolo con la carta donde Lesbia lo ridiculiza para tranquilizar a Juan de Mañara; y ese mismo alguien ha sustituido la daga de guardarropía por un puñal verdadero.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] CR (CDH )
      El amo aprovechó ese instante para tomar una daga y abrirle el cuello partiéndole la aorta.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] CR (CDH )
      Se acercan más con sus dagas al conde de Machecoul quien sigue gritando.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      daga [...] Arma blanca, de hoja corta y con guarnición para cubrir el puño, y gavilanes para los quites, que solía tener dos cortes y a veces uno, tres o cuatro filos.
    • 2002 García, M. J. "Mil armas blancas" [31-07-2002] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Entre las 262 armas intervenidas por la Benemérita cabe destacar más de 200 navajas y 33 cuchillos. El resto lo forman tres pistolas y un revólver de aire comprimido, tirachinas perfeccionados, dagas, hachas, defensas y nunchacos.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      daga [...] Arma blanca, de hoja corta y con guarnición para cubrir el puño, y gavilanes para los quites, que solía tener dos cortes y a veces uno, tres o cuatro filos.
    • 2017 Fdz, J. A. "Relicarios y dagas nazaríes" [31-01-2017] El País (Madrid) Esp (HD)
      Entre sus piezas figura armamento musulmán, como una daga de orejas, denominada así por la forma de su empuñadura que figuraba entre las armas e indumentaria que al parecer llevaba Muhammad XII, conocido como Boabdil, al ser capturado en 1483. También hay una buena colección de armaduras reales, como las que Carlos V y Felipe II lucen en los retratos de Tiziano.
    1. s. f. germ. Con el complemento de ganchos, para referirse a una daga de grandes dimensiones, con los gavilanes en forma de S, propia de los rufianes.
      docs. (1609-2003) 8 ejemplos:
      • 1609 Anónimo Romances germanía [1945] Esp (CDH )
        / Y como ve, que se tarda, / haziendo en vn broquelete / son con la daga de ganchos / cantaua de aquesta suerte.
      • 1613 Cervantes Saavedra, M. Ilustre fregona 751 Novelas ejemplares Esp (CDH )
        Pero destas cosas no dice nada el autor desta novela, porque, así como dejó puesto a caballo a Pedro Alonso, volvió a contar de lo que les sucedió a Avendaño y a Carriazo a la entrada de Illescas, diciendo que al entrar de la puerta de la villa encontraron dos mozos de mulas, al parecer andaluces, en calzones de lienzo anchos, jubones acuchillados de anjeo, sus coletos de ante, dagas de ganchos y espadas sin tiros; al parecer, el uno venía de Sevilla y el otro iba a ella.
      • 1615 Cervantes Saavedra, M. Rufián dichoso [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
        Salen Lugo, envainando una daga de ganchos, y el Lobillo y Ganchoso, rufianes. Lugo viene como estudiante, con una media sotana, un broquel en la cinta y una daga de ganchos; que no ha de traer espada.
      • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Pe (CDH )
        Vara en mano, daga de ganchos al cinto y espadín de gavilanes, embozose en su capa de tercianela azul, que el verano y sus calores eran recios para otro abrigo, y seguido del escribano Cucurucho y de sus alguaciles Pituitas y Espantaperros, que eran dos mocetones de los que el diablo empeñó y no sacó, colose de golpe y zumbido en la vivienda del negro, que a la sazón había ido en busca del desayuno.
      • 2003 Pz-Reverte, A. Caballero Jubón p. 12 Esp (BD)
        Acometía a herir a lo bravo, en golpes cortos, retirándose como para tajo o revés, buscando el momento de meter el pie izquierdo y trabar la espada enemiga por la guarnición con su daga de ganchos.
      • 1609 Anónimo Romances germanía [1945] Esp (CDH )
        / Y como ve, que se tarda, / haziendo en vn broquelete / son con la daga de ganchos / cantaua de aquesta suerte.
      • 1613 Cervantes Saavedra, M. Ilustre fregona 751 Novelas ejemplares Esp (CDH )
        Pero destas cosas no dice nada el autor desta novela, porque, así como dejó puesto a caballo a Pedro Alonso, volvió a contar de lo que les sucedió a Avendaño y a Carriazo a la entrada de Illescas, diciendo que al entrar de la puerta de la villa encontraron dos mozos de mulas, al parecer andaluces, en calzones de lienzo anchos, jubones acuchillados de anjeo, sus coletos de ante, dagas de ganchos y espadas sin tiros; al parecer, el uno venía de Sevilla y el otro iba a ella.
      • 1615 Cervantes Saavedra, M. Rufián dichoso [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
        Salen Lugo, envainando una daga de ganchos, y el Lobillo y Ganchoso, rufianes. Lugo viene como estudiante, con una media sotana, un broquel en la cinta y una daga de ganchos; que no ha de traer espada.
      • 1615 Cervantes Saavedra, M. Rufián dichoso [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
        Éntrase Tello. Salen dos músicos con guitarras, y Cristóbal con su broquel y daga de ganchos.
      • 1611-1617 Anónimo Entremés mirones [1987] 83 Esp (CDH )
        Llevaba un calzón y jubón de raso azul acuchillado y forrado en tafetán carmesí porque dijese con las medias, con tres pasamanos anchos de oro, falso, a lo que yo imagino; un coletazo de ante con los mismos franjones de oro, espada y daga de ganchos plateada, un sombrero de ala con cairel y cordón de plata, y un ferreruelo de mezcla con tres fajas de raso azul.
      • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )

        Hice el venidero lo mismo, y lo que hubo de menos en la lavadura de los pañales hubo de más en los mandados de casa y fuera della; y al tercero, al tiempo que me había dado mi amo una libranza para ir a cobrar seis ducados a la judería, entró en la tienda un valiente, cuyos mostachos unas veces le servían de daga de ganchos y otras de puntales de los ojos, y siempre de esponjas de vino.

      • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Pe (CDH )
        Vara en mano, daga de ganchos al cinto y espadín de gavilanes, embozose en su capa de tercianela azul, que el verano y sus calores eran recios para otro abrigo, y seguido del escribano Cucurucho y de sus alguaciles Pituitas y Espantaperros, que eran dos mocetones de los que el diablo empeñó y no sacó, colose de golpe y zumbido en la vivienda del negro, que a la sazón había ido en busca del desayuno.
      • 2003 Pz-Reverte, A. Caballero Jubón p. 12 Esp (BD)
        Acometía a herir a lo bravo, en golpes cortos, retirándose como para tajo o revés, buscando el momento de meter el pie izquierdo y trabar la espada enemiga por la guarnición con su daga de ganchos.
  2. Acepción en desuso
  3. 1⟶metáfora
    s. f. Vet. Remolino de pelo en los laterales del cuello del caballo parecido, por su forma, a una daga.
    docs. (1786-1945) 4 ejemplos:
    • 1786 Izurzun, B. Trad Escuela Caballo I p. 118 Esp (BD)
      Espada Romana, es un remolino largo á manera de una pluma que se nota á muchos Caballos cerca de las crines: es señal bastante rara y muy estimada de los inteligentes. Quando este remolino está solo al lado izquierdo le llaman Espada Romana, y quando está en el lado derecho Daga. Si se hallan estos remolinos en ambos lados, esto es, uno en frente de otro se dicen entónces Espada Romana con Daga, y son las mejores de todas las señales, y capaces, segun algunos, de corregir qualquiera otro mal indicio que pueda tener el Caballo.
    • 1791 Izurzun, B. / Sanz, G. Trad Enciclopedia metódica: Artes académicas p. 119 Esp (BD)
      DAGA. Remolino, como á manera de una pluma, que se nota á muchos caballos cerca de las crines y en el lado derecha de la tabla. Vease espada romana con daga.
    • 1830 Risueño, C. DiccVeterinaria, II Esp (BD)
      DAGA. Se dá este nombre á un remolino de pelo que tiene el caballo en una de las partes laterales del cuello cerca de la cerviz.
    • 1945 Duque de Regla DiccEcuestre Mx (FG)
      DAGA. Remolino a manera de una pluma, que se nota a muchos caballos cerca de las crines, en el lado derecho de la tabla. Véase Espada, Romana y Daga.
  4. Acepción lexicográfica
  5. s. f. Pa Ár. antill. Bo "Machete corto usado en tareas agrícolas" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (1925-2010) 7 ejemplos:
    • 1925 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      Daga. f. P. Rico. Machete.
    • 1942 F.J. Santamaría. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      DAGA [...] En Puerto Rico, machete.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      daga [...]. Pa, RD, PR, Bo:E. Machete corto usado en tareas agrícolas. rur.
    • 1925 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      Daga. f. P. Rico. Machete.
    • 1931 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      Daga. f. P. Rico. Machete.
    • 1942 F.J. Santamaría. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      DAGA [...] En Puerto Rico, machete.
    • 1946 Malaret, A. DiccAmericanismos (NTLLE)
      DAGA [...] PRico. Machete.
    • 1955 Malaret, A. VocEsp PRico PR (NTLLE)
      DAGA. f. Machete. "Metimos mano a la daga -Y en un bendito alabao -Nos tiramos al batey." Dr. Alonso (1849) p. 127. "el lecho dejo con premura; -llevo mi daga a la cintura, -y con orgullo de cacique -poso mi planta en el batey." Virgilio Dávila: Aromas del terruño (1916) p. 49.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      daga [...]. Pa, RD, PR, Bo:E. Machete corto usado en tareas agrícolas. rur.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      [daga] cañera. PR. daga, machete. rur.
  6. Acepción lexicográfica
  7. s. f. Esp: Merid (And) "Galga del carro; freno de cubo" (Alvar, ALEA I-1961).
    docs. (1961) Ejemplo:
    • 1961 Alvar, M. (dir.) ALEA, I Esp (FG)
      Daga. 'Galga del carro; freno de cubo' [lámina 166, mapa 171].
  8. Acepción lexicográfica
  9. s. f. Ar "Arma blanca semejante al puñal de unos setenta centímetros que los gauchos hacían de bayonetas o espadas" (Morínigo, DiccAmericanismos-1966).
    docs. (1966) Ejemplo:
    • 1966 Morínigo, M. A. DiccAmericanismos (NTLLE)
      DAGA. f. Arg. Arma blanca semejante al puñal de unos setenta centímetros que los gauchos hacían de bayonetas o espadas.
  10. Acepción lexicográfica
  11. s. f. Mx Ho Ni PR vulg. "Pene" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (1980-2010) 4 ejemplos:
    • 1965-1980 Rosario, R. VocPuertorriqueño, 3.ª ed. PR (NTLLE)
      Daga, s.- pene. Es palabra tabú [...].
    • 1990 Álvz Nazario, M. HablaCampesina PRico (FG)
      daga 'pene'.
    • 2006 Saravia, J. R. DiccPensamiento PopHond Ho (BD)
      Daga* f. [...] 2. fest. mals. El pene.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      daga [...] Ho:E, Ni, PR; Mx, p. u. vulg; hiperb. Pene.
  12. Acepción lexicográfica
  13. s. f. Esp: Merid (Can) "Utensilio puntiagudo de hierro, en forma de L, que se emplea en cestería para hacer el entretejido del pírgano" (Corrales Zumbado / Corbella Díaz / Álvz Mtz, DiccDiferencial Canarias-1996).
    docs. (1996) Ejemplo:
    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. DiccDiferencial Canarias Esp (NTLLE)
      daga. f. GC. Utensilio puntiagudo de hierro, en forma de L, que se emplea en cestería para hacer el entretejido del pírgano.
  14. Acepción lexicográfica
  15. adj. Ho malson. desp. "Homosexual" (Saravia, DiccPensamientoPopHond-2006).
    docs. (2006) Ejemplo:
    • 2006 Saravia, J. R. DiccPensamiento PopHond Ho (BD)
      Daga* [...]1. adj. fest. mals. ofens. Homosexual.
llegar a las dagas
    Acepción en desuso
  1. loc. verb. Llegar [alguien] a un momento crítico donde se siente obligado a actuar con determinación.
    docs. (1729-2001) 4 ejemplos:
    • 1729 Cortijo Herráiz, T. Disc apologetico p. 95 (BD)
      40 Ya hemos llegado á las Dagas; porque el mismo curso de la Pluma, me ha puesto en el estrecho de apurar lo mas dificultoso de la conclusion: y es, que me dirán Vms. Señor mio; nos hallamos en una enfermedad aguda, quae celeriter movetur, y me han llamado esta mañana [...].
    • 1817 RAE DRAE 5.ª ed. (NTLLE)
      LLEGAR A LAS DAGAS. f. con que se explica que algun negocio ha llegado al lance de mayor aprieto.
    • 1892 Sobaquillo (Mariano de Cavia) "Un presbítero" [23-05-1892] La Lidia (Madrid) Esp (HD)
      Varios, semejantes á éste en la sencillez, salieron á entretener el resto de la tarde, donde los aficionados noveles, á costa de algunos sustillos, hicieron de las suyas en varias suertes de capa, que se les vinieron rodadas, y alguna tan á pelo, que el que fuese así se tuvo por fortuna; bien se conoció que venian de paz, y que era guerra galana, pues solo se atendieron escaramuzas, sin llegar ni de pensamiento á las dagas, y pues si tuvieron algún tropiecillo, fué un motus primus primo, dejándolos disculpados el ser preter intentionen...
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      llegar un negocio a las [daga]s [...] loc. verb. coloq. Llegar al lance de mayor aprieto.
meter la daga
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. Gu "Perjudicar a alguien o fastidiarlo" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      meter la [daga] [...] Gu. meter el nabo. pop. [|| Gu. Perjudicar a alguien o fastidiarlo. pop.]
pegar daga
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. PR "Practicar el coito" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      pegar [daga]. loc. verb. PR. Practicar el coito. tabú; pop + cult → espon.
sacar la daga con alguna cosa
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. Ár. estadounid. "Dar impresión de lujo con alguna prenda nueva de vestir" (Cerda / Cabaza / Farias, VocEspTexas-1953).
    docs. (1953) Ejemplo:
    • 1953 Cerda, G. / Cabaza, B. / Farias, J. VocEspTexas (NTLLE)
      Sacar la daga con alguna cosa. Dar impresión de lujo con alguna prenda nueva de vestir.
2.ª Entrega (marzo de 2014)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
daga2 s. (1540-1859)
daga
También en esta página: daga (1385-)
Etim. Voz tomada del árabe ṭáqa 'capa, estrato' y esta, a su vez, de ṭáq 'capa, estrato' (Corriente, DAAL, s. v. daga).

Se documenta por primera vez, con la acepción de 'fila o capa de ladrillos dispuestos en el horno para su cocción', en 1540, fecha en la que se registra la voz en las Ordenanzas de Granada; se consigna por vez primera en el Diccionario de Autoridades (1732) y sus testimonios, escasos, se concentran en obras especializadas en construcción y en repertorios lexicográficos.

En el ALEA, en 1965, se atestiguan otras dos acepciones, restringidas al dominio andaluz (y, en concreto, a Sevilla): 'arquillos del horno' y 'parte superior del horno'.

    Acepción en desuso
  1. ac. etim.
    s. f. Constr. Fila o capa de ladrillos dispuesta en el horno para su cocción.
    docs. (1540-2014) 10 ejemplos:
    • 1540 Anónimo Ordenanzas Granada [21-05-1540] fol. 235r Esp (BD)
      Item que dicha teja e ladrillo vaya muy bien e perfetamente cozido e que las tres dagas de encima del horno que sale colorado si estuuiere bien cozido que puedan darse en cada carga diez ladrillos dellos, de manera que ha de tener cada carga quarenta ladrillos blancos e verdes e rosados e diez colorados e assí al respecto mas o menos e que no echen mas, so pena de seys cientos maravedies por cada cosa delas suso dichas que assi no lo hizieren e guardaren.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      daga2.[...] f. Cada una de las tongas o hileras horizontales de ladrillos que se forman en el horno para cocerlos.
    • 1540 Anónimo Ordenanzas Granada [21-05-1540] fol. 235r Esp (BD)
      Item que dicha teja e ladrillo vaya muy bien e perfetamente cozido e que las tres dagas de encima del horno que sale colorado si estuuiere bien cozido que puedan darse en cada carga diez ladrillos dellos, de manera que ha de tener cada carga quarenta ladrillos blancos e verdes e rosados e diez colorados e assí al respecto mas o menos e que no echen mas, so pena de seys cientos maravedies por cada cosa delas suso dichas que assi no lo hizieren e guardaren.
    • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      DAGA. Llaman los que hacen ladrillo a la tonga o hilera horizontal de ladrillos que forman en el horno para darle fuego y cocerlos.
    • 1786 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      DAGA, llaman los Albañiles, que los usan, y Ladrilleros, que los hacen, á cada número de filas de ladrillo, que vá de un mismo modo, y con una misma colocacion: v. g. hai diez filas de canto ácia un lado, y otras diez ácia otro, cada diez de las filas componen una daga.
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      DAGA, s. f. [...] Cada hilera horizontal de ladrillos que se forman en el horno para cocerlos.
    • 1832 RAE DRAE 7.ª ed. (NTLLE)
      DAGA. f. [...] Cada tonga ó hilera horizontal de ladrillos que se forman en el horno para cocerlos.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Daga, s. f. [...] Cada una de las caras orizontales de ladrillos que se colócan en el horno, para cocerlas.
    • 1859 Espinosa, P. C. Manual construcciones (BD)
      En España suelen llamar hormigueros á las pilas, y dagas á las capas del ladrillo.
    • 1901 Toro Gmz, M. NDiccEnciclLengCast (NTLLE)
      Daga. f. [...] Tonga ó hilera de ladrillos dispuestos en el horno para cocerlos.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      daga2.[...] f. Cada una de las tongas o hileras horizontales de ladrillos que se forman en el horno para cocerlos.
    • 1540 Anónimo Ordenanzas Granada [21-05-1540] fol. 235r Esp (BD)
      Item que dicha teja e ladrillo vaya muy bien e perfetamente cozido e que las tres dagas de encima del horno que sale colorado si estuuiere bien cozido que puedan darse en cada carga diez ladrillos dellos, de manera que ha de tener cada carga quarenta ladrillos blancos e verdes e rosados e diez colorados e assí al respecto mas o menos e que no echen mas, so pena de seys cientos maravedies por cada cosa delas suso dichas que assi no lo hizieren e guardaren.
    • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      DAGA. Llaman los que hacen ladrillo a la tonga o hilera horizontal de ladrillos que forman en el horno para darle fuego y cocerlos.
    • 1786 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      DAGA, llaman los Albañiles, que los usan, y Ladrilleros, que los hacen, á cada número de filas de ladrillo, que vá de un mismo modo, y con una misma colocacion: v. g. hai diez filas de canto ácia un lado, y otras diez ácia otro, cada diez de las filas componen una daga.
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      DAGA, s. f. [...] Cada hilera horizontal de ladrillos que se forman en el horno para cocerlos.
    • 1832 RAE DRAE 7.ª ed. (NTLLE)
      DAGA. f. [...] Cada tonga ó hilera horizontal de ladrillos que se forman en el horno para cocerlos.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Daga, s. f. [...] Cada una de las caras orizontales de ladrillos que se colócan en el horno, para cocerlas.
    • 1859 Espinosa, P. C. Manual construcciones (BD)
      En España suelen llamar hormigueros á las pilas, y dagas á las capas del ladrillo.
    • 1901 Toro Gmz, M. NDiccEnciclLengCast (NTLLE)
      Daga. f. [...] Tonga ó hilera de ladrillos dispuestos en el horno para cocerlos.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      daga2.[...] f. Cada una de las tongas o hileras horizontales de ladrillos que se forman en el horno para cocerlos.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      daga2.[...] f. Cada una de las tongas o hileras horizontales de ladrillos que se forman en el horno para cocerlos.
  2. Acepción lexicográfica
  3. s. f. Esp: Merid (And) "Parte superior del horno" (Alvar, ALEA IV-1965).
    docs. (1965) Ejemplo:
    • 1965 Alvar, M. (dir.) ALEA, IV Esp (FG)
      Daga. 'parte superior del horno' [lámina 961, mapa 961]
  4. Acepción lexicográfica
  5. s. f. Esp: Merid (And) "Arquillos del horno" (Alvar, ALEA IV-1965).
    docs. (1965) Ejemplo:
    • 1965 Alvar, M. (dir.) ALEA, IV Esp (FG)
      Daga. 'arquillos del horno' [lámina 962, mapa 962]

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE