6.ª Entrega (febrero de 2019)
Versión del 15/02/2019
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
dufflecoat s. (1955-)
duffle coat, duffle-coat, dufflecoat
Etim. Préstamo de duffle coat (variante de inglés duffel coat), voz atestiguada en esta lengua al menos desde 1684 como 'abrigo grueso realizado con tela duffel o similar; especialmente abrigo con capucha que se abrocha con botones'; y esta, a su vez, de duffle y coat (véase OED, s. v. duffel coat).

Se documenta por primera vez, con la acepción 'prenda de abrigo con capucha que cubre el cuerpo y las extremidades hasta las rodillas, con botones alargados y presillas en lugar de ojales' en 1955, en un anuncio publicado en el diario La Vanguardia (Barcelona). Tanto en esta como en las siguientes documentaciones se presenta como una prenda característica de la indumentaria de los artistas e intelectuales de la época. Poco a poco el uso del término va decayendo y en los años siguientes se registra de manera esporádica en revistas especializadas o en monográficos sobre moda.

  1. ac. etim.
    s. m. Prenda de abrigo con capucha que cubre el cuerpo y las extremidades hasta las rodillas, con botones alargados y presillas en lugar de ojales.
    docs. (1955-2017) 12 ejemplos:
    • 1955 Anónimo "Ready. Medida industrial" (Anuncio) [28-12-1955] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      Empiece bien el año...dé a su personalidad y a la de sus regalos el sello inconfundible de "la solución definitiva del problema del vestir masculino", en nuestro extenso stock de prendas elegantes y de gran calidad, hallarán trajes arábigos, americanas de sport y de ante, pantalones, chalecos fantasía, trincheras, "duffle-coats", lodens, etc. y todas ellas con la garantía de las prendas...
    • 2017 Riezu, M. D. "10 básicos para la oficina" [07-11-2017] Vanity Fair (Madrid): revistavanityfair.es Esp (HD)
      Si hay que hacer una sola inversión, que sea esta. Si se cuida bien, la ratio entre precio y años de uso siempre sale a cuenta. Duffle coats (para viajeros), parkas (para revivalistas), plumíferos (solo plumas de oca, por favor), peacoats (para atlánticos), chaquetas técnicas (como las de Arcteryx) o un abrigo académico como el que nos ocupa. Ni demasiado oversize, ni demasiado oscuro, ni demasiado serio.
    • 1955 Anónimo "Ready. Medida industrial" (Anuncio) [28-12-1955] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      Empiece bien el año...dé a su personalidad y a la de sus regalos el sello inconfundible de "la solución definitiva del problema del vestir masculino", en nuestro extenso stock de prendas elegantes y de gran calidad, hallarán trajes arábigos, americanas de sport y de ante, pantalones, chalecos fantasía, trincheras, "duffle-coats", lodens, etc. y todas ellas con la garantía de las prendas...
    • 1956 Anónimo "Influencia Dufflecoat" [29-07-1956] El Informador (Guadalajara) Mx (HD)
      "La influencia del Dufflecoat se deja ver en las modas británicas para jóvenes y niños" [...]. A juzgar por todos estos acontecimientos, la mayor influencia en la moda del abrigo la sigue ejerciendo el “duffle coat”, que se ofrece en versiones distintas.
    • 1956 Anónimo (J. M.) "Jean Cocteau, doctor en literatura" [19-08-1956] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Michael Hastings consiguió ser leído, que es lo difícil, publicando la primera de sus comedias en la revista Nimbus. La había escrito a los quince años, y el hecho de que siguiera cosiendo chalecos, porque así se empieza, demuestra su falta de fe. Ni se dejó crecer la barbita, ni se compró un duffle-coat y un par de sandalias para jugar al "Zurbarán", ni se fué a vivir a Chelsea. Seguia creyéndose sastre de toda la vida.
    • 1960 La Rosa, T. "Marcha contra armas nucleares" [20-04-1960] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      La mayor parte de los peregrinos era gente joven, perteneciente a la clase media baja. La abundancia de barbas y melenas anunciaba una crecida representación de artistas e intelectuales, y la profusión de jerseys y «duffles coats», muy a la moda parisiense de hace diez o doce años, daba al conjunto un pintoresco aire entre existencialista y estudiantil.
    • 1974 Anónimo "Salón moda masculina" [16-04-1974] ABC (Sevilla) Esp (HD)
      Buenos resultados, una vigorosa corriente de visitantes y una intensa actividad informativa de parte de los compradores, caracterizaron la versión de primavera del Salón Internacional de la Moda Masculina de Colonia. La demanda se concentró principalmente en artículos de moda para entrega a corto plazo destinados a la temporada de primavera-verano que se inicia. El comercio examinó detenidamente las nuevas colecciones para la temporada de otoño-invierno próxima. Se estima que tienen buenas posibilidades de venta los «duffle-coats» de paño tirolés, así como de dos caras con dibujo escocés, y los trajes estilo «norfolk».
    • 1981 Agencia AFP "Líneas moda" [06-12-1981] El Informador (Guadalajara) Mx (HD)
      Estilo clásico, pues, pero clásico que tiene sus propias características de 1981, con una neta tendencia “china”, una moda importada de Pekín especialmente por Christian Dior y Jean-Louis Scherrer, y un gusto acusado por el “british look”: trajes sastre-pantalón, blazers, kilts, sombreros de hombre y blusas de seda particularmente bien representados por Ives Saint-Laurent, que da igualmente sus letras de nobleza al buen “dufflecoat” (Montgomery como lo llaman los italianos).
    • 1999 Armiñán, J. La isla de los pájaros p.21 Esp (BD)
      Tenía la barba blanca y recortada, los ojos azules y brillantes, la nariz grande y las manos fuertes. Llevaba puesto lo que llamamos ahora una trenca y entonces un duffel coat, prenda que arranca de la marina, ignoro si inglesa o americana.
    • 2013 Rivière, M. Historia informal de la moda Esp (BD)
      ¿Qué decir de la cazadora de aviador que se puso de moda tras la Segunda Guerra Mundial? Hecha en cuero, provenía de la indumentaria de los pilotos británicos y americanos, y durante un tiempo se conoció como «chaqueta Eisenhower» ya que el entonces comandante de las fuerzas aliadas la lucía a todas horas. Algo parecido puede decirse del duffle coat o montgomery: abrigo grueso de lana, con capucha y abrochado con calzonetes de madera y tirillas de cuerda, lucido por los soldados británicos y, en especial, por su jefe el muy conocido general Montgomery. El duffle, que hoy ya es un clásico de la indumentaria para ambos sexos, fue una adaptación del ejército británico de una prenda popular antigua que tomó su nombre, en el siglo XVIII, de la ciudad belga de Duffel.
    • 2017 Borrás, D. "Blade Runner 2049" [04-10-2017] GQ (Madrid) Esp (HD)
      Entre tanto hormigón sucio, aire que se pudre a cada paso y esa sensación de que todo a tu alrededor es metálico y mojado, lo mejor era un abrigo a medio camino entre un modelo clásico y uno con estilo casi militar. De hecho, el abrigo masculino tal y como hoy se conoce tiene origen en el esplendor de los ejércitos a partir del siglo XVIII, un derivado de la levita militar que fue sofisticándose. El british warm, el duffle coat o el chesterfield son solo tres ejemplos de abrigos nacidos entonces. El que nos ocupa tiene un poco de cada uno. Vamos con los detalles.
    • 2017 Riezu, M. D. "10 básicos para la oficina" [07-11-2017] Vanity Fair (Madrid): revistavanityfair.es Esp (HD)
      Si hay que hacer una sola inversión, que sea esta. Si se cuida bien, la ratio entre precio y años de uso siempre sale a cuenta. Duffle coats (para viajeros), parkas (para revivalistas), plumíferos (solo plumas de oca, por favor), peacoats (para atlánticos), chaquetas técnicas (como las de Arcteryx) o un abrigo académico como el que nos ocupa. Ni demasiado oversize, ni demasiado oscuro, ni demasiado serio.
    • 1955 Anónimo "Ready. Medida industrial" (Anuncio) [28-12-1955] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      Empiece bien el año...dé a su personalidad y a la de sus regalos el sello inconfundible de "la solución definitiva del problema del vestir masculino", en nuestro extenso stock de prendas elegantes y de gran calidad, hallarán trajes arábigos, americanas de sport y de ante, pantalones, chalecos fantasía, trincheras, "duffle-coats", lodens, etc. y todas ellas con la garantía de las prendas...
    • 1956 Anónimo "Influencia Dufflecoat" [29-07-1956] El Informador (Guadalajara) Mx (HD)
      "La influencia del Dufflecoat se deja ver en las modas británicas para jóvenes y niños" [...]. A juzgar por todos estos acontecimientos, la mayor influencia en la moda del abrigo la sigue ejerciendo el “duffle coat”, que se ofrece en versiones distintas.
    • 1956 Anónimo (J. M.) "Jean Cocteau, doctor en literatura" [19-08-1956] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Michael Hastings consiguió ser leído, que es lo difícil, publicando la primera de sus comedias en la revista Nimbus. La había escrito a los quince años, y el hecho de que siguiera cosiendo chalecos, porque así se empieza, demuestra su falta de fe. Ni se dejó crecer la barbita, ni se compró un duffle-coat y un par de sandalias para jugar al "Zurbarán", ni se fué a vivir a Chelsea. Seguia creyéndose sastre de toda la vida.
    • 1957 Miquelarena, J. "Ser o no ser trompeta, esa es la cuestión" [03-05-1957] ABC (Sevilla) Esp (HD)
      Londres 28 (Crónica de nuestro corresponsal, enviada por correo). Se ha disputado en Leeds el segundo certamen o concurso o "match" de bandas de "jazz" de las Universidades inglesas. Vencía Cambridge, y, a muy poca distancia, Oxford: ganaban los centros escolares clásicos: los de la "costa simetría" y órganos, refectorios y celdas de origen monacal. Leeds, una Universidad "de ladrillo" —es decir, moderna, popular, espesa y becaria—, sólo alcanzaba el tercer premio. Con sus "duffle-coats" y sus barbitas de la Casa de Austria, fingiéndose "zurbaranes", los estrictos estudiantes tradicionales se americanizan más rápidamente que los humildes o "pardales", sin prejuicios.
    • 1957 Anónimo "Duffle coat para ir a clase" [16-11-1957] Blanco y Negro (Madrid) Esp (HD)
      El colegio plantea a las mamás que tienen una feliz disposición para la modistería la preocupación de equipar a sus hijos lo mejor posible. Creemos series útiles proponiendo a estas mamás un deportivo "duffle-coat", cómodo y de abrigo y que seguramente gustará tanto a los niños como a las niñas de cinco a siete años de edad (la doble fila de botones, en forma de aceituna, facilita, sin la menor complicación, el cierre de este gabán de derecha a izquierda y de izquierda a derecha).
    • 1960 La Rosa, T. "Marcha contra armas nucleares" [20-04-1960] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      La mayor parte de los peregrinos era gente joven, perteneciente a la clase media baja. La abundancia de barbas y melenas anunciaba una crecida representación de artistas e intelectuales, y la profusión de jerseys y «duffles coats», muy a la moda parisiense de hace diez o doce años, daba al conjunto un pintoresco aire entre existencialista y estudiantil.
    • 1974 Anónimo "Salón moda masculina" [16-04-1974] ABC (Sevilla) Esp (HD)
      Buenos resultados, una vigorosa corriente de visitantes y una intensa actividad informativa de parte de los compradores, caracterizaron la versión de primavera del Salón Internacional de la Moda Masculina de Colonia. La demanda se concentró principalmente en artículos de moda para entrega a corto plazo destinados a la temporada de primavera-verano que se inicia. El comercio examinó detenidamente las nuevas colecciones para la temporada de otoño-invierno próxima. Se estima que tienen buenas posibilidades de venta los «duffle-coats» de paño tirolés, así como de dos caras con dibujo escocés, y los trajes estilo «norfolk».
    • 1981 Agencia AFP "Líneas moda" [06-12-1981] El Informador (Guadalajara) Mx (HD)
      Estilo clásico, pues, pero clásico que tiene sus propias características de 1981, con una neta tendencia “china”, una moda importada de Pekín especialmente por Christian Dior y Jean-Louis Scherrer, y un gusto acusado por el “british look”: trajes sastre-pantalón, blazers, kilts, sombreros de hombre y blusas de seda particularmente bien representados por Ives Saint-Laurent, que da igualmente sus letras de nobleza al buen “dufflecoat” (Montgomery como lo llaman los italianos).
    • 1999 Armiñán, J. La isla de los pájaros p.21 Esp (BD)
      Tenía la barba blanca y recortada, los ojos azules y brillantes, la nariz grande y las manos fuertes. Llevaba puesto lo que llamamos ahora una trenca y entonces un duffel coat, prenda que arranca de la marina, ignoro si inglesa o americana.
    • 2013 Rivière, M. Historia informal de la moda Esp (BD)
      ¿Qué decir de la cazadora de aviador que se puso de moda tras la Segunda Guerra Mundial? Hecha en cuero, provenía de la indumentaria de los pilotos británicos y americanos, y durante un tiempo se conoció como «chaqueta Eisenhower» ya que el entonces comandante de las fuerzas aliadas la lucía a todas horas. Algo parecido puede decirse del duffle coat o montgomery: abrigo grueso de lana, con capucha y abrochado con calzonetes de madera y tirillas de cuerda, lucido por los soldados británicos y, en especial, por su jefe el muy conocido general Montgomery. El duffle, que hoy ya es un clásico de la indumentaria para ambos sexos, fue una adaptación del ejército británico de una prenda popular antigua que tomó su nombre, en el siglo XVIII, de la ciudad belga de Duffel.
    • 2017 Borrás, D. "Blade Runner 2049" [04-10-2017] GQ (Madrid) Esp (HD)
      Entre tanto hormigón sucio, aire que se pudre a cada paso y esa sensación de que todo a tu alrededor es metálico y mojado, lo mejor era un abrigo a medio camino entre un modelo clásico y uno con estilo casi militar. De hecho, el abrigo masculino tal y como hoy se conoce tiene origen en el esplendor de los ejércitos a partir del siglo XVIII, un derivado de la levita militar que fue sofisticándose. El british warm, el duffle coat o el chesterfield son solo tres ejemplos de abrigos nacidos entonces. El que nos ocupa tiene un poco de cada uno. Vamos con los detalles.
    • 2017 Riezu, M. D. "10 básicos para la oficina" [07-11-2017] Vanity Fair (Madrid): revistavanityfair.es Esp (HD)
      Si hay que hacer una sola inversión, que sea esta. Si se cuida bien, la ratio entre precio y años de uso siempre sale a cuenta. Duffle coats (para viajeros), parkas (para revivalistas), plumíferos (solo plumas de oca, por favor), peacoats (para atlánticos), chaquetas técnicas (como las de Arcteryx) o un abrigo académico como el que nos ocupa. Ni demasiado oversize, ni demasiado oscuro, ni demasiado serio.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE