11.ª Entrega (octubre de 2021)
Versión del 29/10/2021
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
empiema s. (1493-)
empiema, empima, empimata, empimate, empina, enpima, impima
Etim. Voz tomada del latín científico empyema 'acumulación de pus' y esta, a su vez, del griego empýēma, matos 'absceso interno', derivado de pýon, os 'pus' (véase DLE, s. v.).

Se documenta por primera vez, con la acepción 'acumulación de pus en una cavidad del cuerpo y, en particular, en la del tórax', en 1493, en la Traducción del Tratado de cirugía de Guido de Cauliaco. Lisboa, BNP I177, donde se atestiguan las variantes empimate y empimata (además de epitimate); desde ese momento la voz se registra hasta la actualidad, generalmente en textos del ámbito de la medicina. En 1495, en la Traducción del Lilio de Medicina de Gordonio se atestiguan las variantes empima e impima y empiema figura, en 1618, en Proposicion chirurgica de E. Vaca de Alfaro. En 1787 se consigna en el Diccionario castellano de Terreros y Pando (quien opta por la siguiente definición: "cierta balsa de podre en el pecho"). En los testimonios acopiados se puede comprobar que el vocablo se emplea ocasionalmente como sustantivo de género femenino (ya en la traducción citada de Gordonio, donde se habla de las "causas de la empina"). Como 'operación quirúrgica practicada para evacuar pus, sangre u otro líquido acumulado de manera anormal en la cavidad torácica' se atestigua en la Traducción de Principios de cirugia de Jorge de la Faye (1761), de J. Galisteo y Xiorro; no obstante, ya en 1722, en Medicina sceptica y Cirugia moderna, con un tratado de operaciones chirurgicas de M. Martínez, se menciona la operación del empiema ("Esta operacion se hace quando ay pus derramado en la cavidad del pecho, lo qual se conoce por el peso que el enfermo siente respirando, y la fluctuacion que experimenta quando se rebuelve de vn lado á otro"). En 1845, en el segundo tomo del Diccionario universal francés-español de Domínguez, se define el empiema como la "operación quirúrgica practicada con el objeto de evacuar tan fatales depósitos de podre, de humores estancados". Ambas acepciones se consignan por primera vez en el DRAE en 1884.

  1. ac. etim.
    s. m. Acumulación de pus en una cavidad del cuerpo y, en particular, en la del tórax.
    docs. (1493-2021) 113 ejemplos:
    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 173r Esp (BD)
      Enel epitimate es avn fecho algunas vezes abrimiento con el ensal cutelar entre las costillas para saccar la podre.
    • 2021 Fdz Vecilla, D. et alii "Shock séptico" [05-07-2021] Revista Española de Quimioterapia (Madrid) Esp (HD)
      En nuestra institución (Hospital Universitario de Basurto) se recopilaron los cultivos positivos por este microorganismo desde el año 2005. En 19 de 30 cultivos (63.3%) la muestra provenía de infecciones de piel y partes blandas, en 6 ocasiones creció en los hemocultivos (20%) y 5 fueron muestras respiratorias (16.7%). En éstas se incluye el líquido pleural del paciente del caso presentado, que nos sugiere lo poco frecuente que es ver P. multocida como causa de empiema.
    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 51r Esp (BD)
      E tan bien las llagas penetrantes alas partes intrinsecas delos miembros tan bien se juzgan mortales por las vezes dado. por tanto porque el ayre que se entra a ellos sin alteracion ofende los miembros de dentro et assi mesmo por que por ellos se inspira el spiritu et ofendese et enflaquecesse se la virtud. Et con esto no se pueden bien mundificar et finalmente paren fistola et empimata con las quales mueren.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      Pues largo modo fablando toda materia o venino allegado en la concavidad del pecho llámase empima e propiamente se llama quando viene del pulmón.
    • 1495 Anónimo Trad Cirugía Mayor Lanfranco [1987] fol. 224v España (CDH )
      E asý, algunas vezes son fechos en el pecho las cultilares entre costilla & costilla, por la enpima, e son fechos los cauterios puntuales en el espinazo por la gibosidat & por los dolores antiguos.
    • 1498 Lpz Villalobos, F. Sumario medicina [1997] fol. 8v España (CDH )
      / La empima es vn escupo podrido / que sale del pecho o pulmon porque ay llaga / o algun apostema que ya esta rompido / o humores podridos que alli an descendido / de alguna esquinançia que ya se deshaga / si fuere apostema sangrar & purgar / despues madurar & tanbien resoluer / tras esto a la llaga es de mundificar / despues la virtud restaurar confortar / y buen regimiento en el cibo tener / Fen vndecima de las disposiciones / y passiones del coraçon y primero / pone aquellas cosas de quien / se toma noticia de la conplexion / del coraçon.
    • c1400-1500 Anónimo Trad Salud Ketham (BNM I51) [1997] fol. 37v España (CDH )
      / Empima es scopinajo embuelto / con sangre & podre: que esta en el concauo / de los pechos o del pulmon.
    • 1566 Arias Benavides, P. Secretos [1995] fol. 32v Esp (CDH )
      El dosis / es vna honça dello, esto toman / alla los que tienen las enfermedades / siguientes, ansi como asma, / empima, y peripleumonia, / que todas son enfermedades de / los pulmones, algunas de ellas / por algun corrimiento de reumas / del celebro.
    • 1618 Vaca Alfaro, E. Proposicion chirurgica fol. 45v Esp (BD)
      Tercero. Si se abre algun gueso en las heridas de cabeça, por temor de las materias caydas; porque no se hara lo mismo en otros guesos fractos? No aviendo quien en la costilla quebrada corte la carne, i descubra el gueso, aun aviendo temor, de que lo supurado penetre a lo interior del pecho, i engendre Empiema: ni tampoco en el gueso de la Cia se manifiesta la materia. Luego ni tampoco se deve hazer en la cabeça.
    • 1628 Lpz León, P. Pratica apostemas fol. 137r Esp (BD)
      [...] y assi no á lugar el texto de Avicena, pues habla del empiema, que es llaga, con materia que requiere desecacion, y estovar la fluxion. Aqui tratamos de la llaga fresca, y de deshazer los grumos que hizieren en la cavidad del pecho, y esto se ha de hazer con medicinas liquidas abridoras, para que deshagan los grumos [...].
    • 1680 Ramírez Arellanio, J. B. Cirugia p. 152 Esp (BD)
      [...] porque hablando mas á lo Medico, que á lo Cirugico, el nombre que yo le diera al sangre extravenado, era empiema impropio, que es coleccion de materia, ó de la sangre in cabitate toracis, y que por ser esta coleccion de sangre en la cabidad del pecho, se debe llamar empiema improprio, y que las empiemas se curan por esputo, ayudadas de los medicamentos pectorales, y abstergentes, asi por de dentro, como por de fuera [...].
    • 1699 Mtz Zalduendo, J. Baños Arnedillo p. 48 Esp (BD)
      M. Pues digo resolutivamente, que á la tenbrosidad de los ojos se sigue epilepsia, ó apoplexia, si el cuerpo esté lleno de mucha sangre; [...] de el dolor de costado no purgado, la peripneumonia, la empiema [...].
    • 1710 Montenegro, P. Materia médica [1942-1944] Argentina (CDH )

      La Carqueja cojida verde sin machacarla, media onza de sus ojas, y puestas á cocer en un cuartillo de agua, y que dé dos hervores, dejada enfriar y colada, y su cocimiento volviendolo á calentar, infundiendo cuatro ojas de borraja, y medio puño de Amanbaí miri, volviendo á colar esta segunda infusion, y poniendole seis onzas de azucar blanca, ó almibar clarificado es el mejor lamedor de cuanto he experimentado para curar llagas del pecho, y sacar la materia por la boca: ahora, sean las causas externas de golpes, ó por empiema, ó pericumonia, ó por haber quedado de alguna penetrante herida sangre estravasa, ó por llaga del pulmon, porque tengo reconocido en esta yerba lo que dicen del escordio, que prreserbala corrupcion, de suerte, que la carne muerta que se envolviere entre la carqueja no se corrompe, ni agusana.

    • 1728 Martínez, M. Anatomía completa p. 134 Esp (BD)
      Adviertese tambien, que algunas vezes en la parte superior, y giba del Higado, por donde está atado al Diaphragma, se haze vna inflamacion, que viene á supurarse, y abrirse, y el Pus haze vn empiema, pues con su corrosion penetra el Diaphragma, y la Pleura, y algunas vezes sale por esputo, y principalmente en los que el Pulmon está pegado al Diaphragma.
    • 1730 Belmonte Segura, M. F. Examen phisico p. 162 Esp (BD)
      Y assi sucede el empyema de el derramen de la sangre en la cavidad vital, no porque se suppure la sangre, si solo porque detenida se corrompe, y porque las partes vlceradas no consolidandose, derraman el pús á lo interno.
    • 1734 Torres Villarroel, D. Medico bolsillo p. 12 Esp (BD)
      FEBRERO [...] Los regulares afectos de esta lunacion serán las empiemas, y hemoptisis, dolores de muelas, y sabañones. El empiema no es otra cosa, que una rebalsa de materia purulenta, y estancada en la cavidad del pecho.
    • 1755-1779 Caulín, A. HNueva Andalucía I [1966] Venezuela (CDH )
      Es tambien excelente remedio para la caqueccia de los humores, como en el escorbuto, y hidropesía; para limpiar afirmar, y sanar los riñones, uretes, y vegiga de los materiales crasos, viscidos, y arenosos, que los relaxan, obstruyen, y ulceran; para limpiar los pulmones de las muscosidades, como en el empiema, asma, y thisis.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] España (CDH )
      La virtud incindente y aperitiva del Marrubio blanco, su eficacia particular para disipar las toses catarrales en el asma húmedo y para resolver é incindir las congestiones de los pulmones, y su qualidad admirable de promover la expectoracion en la tisis ulcerosa y en el empiema, no solo se hallan alabadas y conocidas por los antiguos, sino tambien comprobadas por los modernos, como se deduce claramente de los escritos de Dioscórides, Rhasis, Lösecke, Langé, Alexandro Tralliano, Celso, Celio Aureliano, Murria y otros varios.
    • 1811 Sanz Muñoz, A. Compendio Medicina, II p. 84 Esp (BD)
      El empiema es una coleccion de podre en la cavidad del pecho, sea en la pleura, mediastino ó pericardio, ó bien (como sucede por lo regular) en la cavidad del pecho, en cuyo caso la misma gravedad del pus exístente sobre el diafragma ofende la respiracion, y produce parte de los fenómenos que acompañan el empiema. El carácter de esta enfermedad es, dificultad en la respiracion, que se aumenta poniendo el pecho perpendicular, tos, calentura héctica, extenuacion é imposibilidad para echarse del lado opuesto al derrame.
    • 1832 Aguayo Trillo, J. M. Trad Anatomía Béclard [1832] p. 393 Esp (BD)
      Este perro sucumbió de resultas de un empiema que se le formó en la cavidad izquierda del pecho.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] España (CDH )

      20.ª Las causas de la malignidad son de tres órdenes: exterioresó sean aquellas que como los miasmas, los efluvios y algunos vírus, envenenan el organismo de un modo específico: interioresó sean aquellos agentes que se desenvuelven en el cuerpo del hombre enfermo, como en los abscesos abiertos, los empiemas, los productos contenidos en el estómago é intestinos, que han sufrido una perturbacion por mala elaboracion, y los productos linfáticos en la erisipela profunda sin flictenas, los de la enterítis, la mesenterítis y todos aquellos que importan materiales exagerados del sistema linfático inflamado; en todos estos casos, hay intoxicacion autonómica, cuyo resultado definitivo es análogo al de las causas anteriormente expuestas, que es envenenar la fibra general y provocar reacciones deformes [...].

    • 1896 Anónimo (M. G. F.) "Estadística médica" [15-12-1896] Revista de Sanidad Militar (Ciudad de México) Esp (HD)
      Observamos que en 33 operados de empiema no hubo mas que un muerto; por otra parte, la pleuresía purulenta ha causado 22 muertos y 35 inútiles; pero no consta el número total de pleuresías purulentas.
    • 1902 Alonso, A. F. "Resumen Complicaciones sinusitis Lapersonne" [01-01-1902] t. 5, p. 16 Anales de Oftalmología (Ciudad de México) Mx (HD)
      Los abscesos agudos de la órbita son raros y coinciden generalmente con la evolución ó convalecencia de alguna infección como la gripa, erisipela, etc. El más común es el absceso crónico con fístula. Según estadística de Germann, en 18 casos de abscesos orbitarios pertenecerían 7 al empiema maxilar.
    • 1939 Argüelles Lpz, R. "Heridas rodilla arma fuego" [01-03-1939] p. 205 Revista Española de Medicina y Cirugía de Guerra (Madrid) Esp (HD)
      Payr distingue dos formas de infección articular supurada: el empiema y el flemón capsular. Se caracteriza el empiema por la falta de enrojecimiento y tumefacción de la piel y partes blandas, derrame fácilmente comprobable, fiebre alta, sin gran repercusión sobre el estado general, falta de dolor espontáneo y posibilidad de poder realizar movimientos pasivos sin grandes dolores. [...] Como hace notar Franz, en heridas de guerra no se ven estos dos cuadros clínicos, sino que el empiema se observa sólo en artritis metastásicas.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      No obstante, los antecedentes pueden ser vagos y los signos de exploración equívocos; por ejemplo, no es raro que el absceso subfrénico se manifieste sólo por leves signos dispépticos (también frecuentes en muchos pleuríticos) y, en cambio, por signos pleurales claros (debidos a la frecuente propagación de la infección a través del diafragma) y por larga fiebre y mal estado general; todo lo cual induce a pensar en un empiema; hasta el punto de que el error sólo se deshace, en ocasiones, al operar.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] 1074 España (CDH )
      En cambio, cuando el empiema, con mucha menor cuantía de pus, tiene lugar en una vesícula retraída y con pared gruesa y fibrosa, adherida al lecho de la vesícula, las manifestaciones locales pueden ser mínimas, aunque nunca falta el dolor local a la exploración.
    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] Argentina (CDH )
      En sus antecedentes personales, congestión pulmonar a los 13 años, difteria a los 23 y empiema izquierdo a los 24 años.
    • 2003 Delgado Delgado, A. L. et alii "Pleuresía inflamatoria" [01-01-2003] Revista Cubana de Pediatría (La Habana) Cu (CORPES)
      Por otro lado, algunos especialistas consideran necesario realizar una toracostomía cuando el pH del líquido es menor de 7,20 y la glucosa menor de 50 mg/dL. Autores como Porcel y Rodríguez plantean realizar una punción pleural evacuadora de entrada y colocar un tubo de drenaje pleural cuando el líquido sea purulento de entrada o sino en caso de líquido no purulento de entrada que vuelva a aumentar el derrame y que el líquido inicial tenga pH < 7,20, glucosa < 40 mg/dL y un gram positivo. Otros encontraron que el 10 % de 720 pacientes con empiemas secundarios necesitaron por la mala evolución de sus empiemas un tratamiento quirúrgico como el lavado pleural, liberación de adherencias y decorticación.
    • 2013 Porcel, J. M. / García-Gil, D. "Urgencias enfermedades pleura" [01-01-2013] vol. 213, n.º 2, p. 243 Revista Clínica Española (Madrid) Esp (HD)
      Las enfermedades de la pleura representan alrededor del 10% de todos los ingresos hospitalarios en un servicio de medicina interna o neumología. Deben constituir siempre una consideración en el diagnóstico diferencial de todos los pacientes atendidos de urgencia por disnea o dolor torácico. Algunas de estas enfermedades requieren un diagnóstico inmediato dada la necesidad de aplicar un tratamiento urgente y específico. Son ejemplos paradigmáticos el derrame pleural paraneumónico complicado (DPPC) y el empiema, el hemotórax y el neumotórax.
    • 2021 Fdz Vecilla, D. et alii "Shock séptico" [05-07-2021] Revista Española de Quimioterapia (Madrid) Esp (HD)
      En nuestra institución (Hospital Universitario de Basurto) se recopilaron los cultivos positivos por este microorganismo desde el año 2005. En 19 de 30 cultivos (63.3%) la muestra provenía de infecciones de piel y partes blandas, en 6 ocasiones creció en los hemocultivos (20%) y 5 fueron muestras respiratorias (16.7%). En éstas se incluye el líquido pleural del paciente del caso presentado, que nos sugiere lo poco frecuente que es ver P. multocida como causa de empiema.
    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 173r Esp (BD)
      Enel epitimate es avn fecho algunas vezes abrimiento con el ensal cutelar entre las costillas para saccar la podre.
    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 73r Esp (BD)
      assi como sobre el .iiij. del Auicena dize el dino pueden atraher la apostema. nin aquella del Henrique. que ellos pueden curar todas las llagas sin podre notable porque en las grandes contussiones podre notable conuiene auenir. enel .iiij. de la therapeutica. ni aquello que allegan de la natura poderosa por que este se entiende de poca materia. porque enla grande: o mucha conuiene contra abrir. assi / como en el empimate debaxo dela .iiij. costilla como debaxo sera dicho.
    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 78v Esp (BD)
      Esto mesmo es prouado por el Auicena en el .iij. canon de empimate. assi deziente. mas como tu pensares: o estimares en el pleuresi materia / mucha & no mundificada por .xl. dias ni mas pocos mas fizo caher en ptisim: o ptisica. entonçes necessario sera el cauterio ser fecho con el cauterio caliente con el qual sea foradado el pecho en el lugar de la podre porque sea sacada la materia et sea sacada / poco a poco et sea lauada con la agua de miel et sea ayudado para la atracion: o sacamiento a las partes de fuera.
    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 51r Esp (BD)
      E tan bien las llagas penetrantes alas partes intrinsecas delos miembros tan bien se juzgan mortales por las vezes dado. por tanto porque el ayre que se entra a ellos sin alteracion ofende los miembros de dentro et assi mesmo por que por ellos se inspira el spiritu et ofendese et enflaquecesse se la virtud. Et con esto no se pueden bien mundificar et finalmente paren fistola et empimata con las quales mueren.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] 22 España (CDH )
      E viene esso mismo por vicios del fígado e del coraçón e del pulmón e del pecho, assí como en los thísicos e en la empima.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      E ay otras enfermedades regionales, assí como thísica e impima en los movimientos e fluxo del vientre e idropesía.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      E si fuere la causa dolor del costado o periplemonía o empima, la cura se dirá en sus lugares.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      Aquesto supósito, porque algunas vezes viene por causa de empima, e muchos se engañan en ello, salvo que el olor deve ser más grave assí como assadura de carne, quando viene del pulmón.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      Empima quiere dezir esputo sanioso en la concavidad de los pechos estante o del pulmón.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      E por esso después que avemos dicho de la passión emorróica devemos agora dezir de la empima.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      Las causas de la empina es catarro que desciende de la cabeça a la concavidad del pecho, e como non se lança, nin por tos se mundifica en alguna manera se digere e múdase en sanies, e tal allegamiento de materia se llama empima.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      Pues largo modo fablando toda materia o venino allegado en la concavidad del pecho llámase empima e propiamente se llama quando viene del pulmón.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      Conviene a saber, ronquedad e tosse de causa húmida e empima, por lo qual buscar devedes las medicinas de lo uno en lo otro.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      Pues si la empima fuere de roptura de las apostemas, las señales son que una parte es veninosa e otra sanguinolenta.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      E si se fiziere questión de rompimiento e de venino e de tosse e de muchos tales acidentes recorrámosnos al capítulo de la tosse e de la asma e de la empima e de la ptísica, e aí fallarás finchimiento de mundificación, por lo qual por estas cosas non conviene alongar la obra.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      E aquesta apostema algunas vegadas se termina por vía de resudación, e algunas vegadas se amansa e se dissuelve, e algunas vegadas se deriva la materia al celebro, algunas vegadas a exituras de parte de fuera, e algunas vezes a dolor del costado, pero pocas vezes, algunas vezes a los nervios, algunas vezes a empima.
    • 1495 Anónimo Trad Cirugía Mayor Lanfranco [1987] fol. 224v España (CDH )
      E asý, algunas vezes son fechos en el pecho las cultilares entre costilla & costilla, por la enpima, e son fechos los cauterios puntuales en el espinazo por la gibosidat & por los dolores antiguos.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] España (CDH )
      Las causas de la empina es catarro que desciende de la cabeça a la concavidad del pecho, e como non se lança, nin por tos se mundifica en alguna manera se digere e múdase en sanies, e tal allegamiento de materia se llama empima.
    • 1498 Lpz Villalobos, F. Sumario medicina [1997] fol. 8v España (CDH )
      / La empima es vn escupo podrido / que sale del pecho o pulmon porque ay llaga / o algun apostema que ya esta rompido / o humores podridos que alli an descendido / de alguna esquinançia que ya se deshaga / si fuere apostema sangrar & purgar / despues madurar & tanbien resoluer / tras esto a la llaga es de mundificar / despues la virtud restaurar confortar / y buen regimiento en el cibo tener / Fen vndecima de las disposiciones / y passiones del coraçon y primero / pone aquellas cosas de quien / se toma noticia de la conplexion / del coraçon.
    • 1498 Lpz Villalobos, F. Sumario medicina [1997] fol. 8v España (CDH )
      / Sangrando & purgando al principio si viere / que ay necessidad y virtud nel paciente / y deue ser poco el manjar que comiere / & muy nutritiuo que assi se requiere / a estomago flaco en muy seco doliente / xarabes y emplastros & gran diligencia / haran desecar a la llaga si sana / en fiebre ni en tos no es de echar negligencia / son muy singulares en esta dolencia / la leche aguamiel y la buena ptisana / De empima.
    • c1400-1500 Anónimo Trad Salud Ketham (BNM I51) [1997] fol. 37v España (CDH )
      / Empima es scopinajo embuelto / con sangre & podre: que esta en el concauo / de los pechos o del pulmon.
    • 1566 Arias Benavides, P. Secretos [1995] fol. 32v Esp (CDH )
      El dosis / es vna honça dello, esto toman / alla los que tienen las enfermedades / siguientes, ansi como asma, / empima, y peripleumonia, / que todas son enfermedades de / los pulmones, algunas de ellas / por algun corrimiento de reumas / del celebro.
    • 1618 Vaca Alfaro, E. Proposicion chirurgica fol. 45v Esp (BD)
      Tercero. Si se abre algun gueso en las heridas de cabeça, por temor de las materias caydas; porque no se hara lo mismo en otros guesos fractos? No aviendo quien en la costilla quebrada corte la carne, i descubra el gueso, aun aviendo temor, de que lo supurado penetre a lo interior del pecho, i engendre Empiema: ni tampoco en el gueso de la Cia se manifiesta la materia. Luego ni tampoco se deve hazer en la cabeça.
    • 1628 Lpz León, P. Pratica apostemas fol. 137r Esp (BD)
      [...] y assi no á lugar el texto de Avicena, pues habla del empiema, que es llaga, con materia que requiere desecacion, y estovar la fluxion. Aqui tratamos de la llaga fresca, y de deshazer los grumos que hizieren en la cavidad del pecho, y esto se ha de hazer con medicinas liquidas abridoras, para que deshagan los grumos [...].
    • 1676 Glz Godoy, P. Trad Crisol cirugia, Aqua p. 272 Esp (BD)
      La empyema, es vna coleccion, ó junta de materia purulenta en la cavidad del pecho, la qual no dá lugar á que se levante el pecho, ni dexa exercer bien la respiracion. Esta enfermedad se cura algunas vezes con operacion de cirugia, pero no la vsamos, sino es quando la materia no se evacuare por otras partes, y ay peligro de que se ahogue el enfermo: y por ser tanta la copia de materia, no se pueden dilatar para respirar los pulmones, y el diaphragma.
    • 1676 Glz Godoy, P. Trad Crisol cirugia, Aqua p. 42 Esp (BD)
      A lo qual se á de responder que en los hixares, ó muslos, no se supuran los oedemas, por estar muy apartadas estas partes de la fuente del calor; los oedemas del vientre se supuran, segun Hipocrates, el qual text. 31. añade que se supuran despues de passados sesenta dias, y a mi parecer, dize muy bien, porque da por assentado sucede en el oedema largo lo que en el empiema, y en las fluxiones flematicas, que distilan al pecho [...].
    • 1680 Ramírez Arellanio, J. B. Cirugia p. 152 Esp (BD)
      [...] porque hablando mas á lo Medico, que á lo Cirugico, el nombre que yo le diera al sangre extravenado, era empiema impropio, que es coleccion de materia, ó de la sangre in cabitate toracis, y que por ser esta coleccion de sangre en la cabidad del pecho, se debe llamar empiema improprio, y que las empiemas se curan por esputo, ayudadas de los medicamentos pectorales, y abstergentes, asi por de dentro, como por de fuera [...].
    • 1699 Mtz Zalduendo, J. Baños Arnedillo p. 48 Esp (BD)
      M. Pues digo resolutivamente, que á la tenbrosidad de los ojos se sigue epilepsia, ó apoplexia, si el cuerpo esté lleno de mucha sangre; [...] de el dolor de costado no purgado, la peripneumonia, la empiema [...].
    • 1709 Suárez Ribera, F. Cirugia chymica, II p. 402 Esp (BD)
      [...] es selectissimo dicho espiritu en la tós vehemente, en el asma, en la ptisica, y empiema, y en otras enfermedades diuturnas del pecho [...].
    • 1710 Montenegro, P. Materia médica [1942-1944] Argentina (CDH )

      La Carqueja cojida verde sin machacarla, media onza de sus ojas, y puestas á cocer en un cuartillo de agua, y que dé dos hervores, dejada enfriar y colada, y su cocimiento volviendolo á calentar, infundiendo cuatro ojas de borraja, y medio puño de Amanbaí miri, volviendo á colar esta segunda infusion, y poniendole seis onzas de azucar blanca, ó almibar clarificado es el mejor lamedor de cuanto he experimentado para curar llagas del pecho, y sacar la materia por la boca: ahora, sean las causas externas de golpes, ó por empiema, ó pericumonia, ó por haber quedado de alguna penetrante herida sangre estravasa, ó por llaga del pulmon, porque tengo reconocido en esta yerba lo que dicen del escordio, que prreserbala corrupcion, de suerte, que la carne muerta que se envolviere entre la carqueja no se corrompe, ni agusana.

    • 1710 Montenegro, P. Materia médica [1942-1944] Argentina (CDH )
      Tomadas como cuatro ó seis gotas en un huevo frezco y sorbible, bien caliente y rebuelto todas las noches al acostarse, es único remedio á los que arrancan sangre y materia del pecho, ahora sea por golpe ó contucion antigua, de caída, ó rodadura, ó magullamiento, ó por herida penetrante del pecho, ó por fluxiones de humor, que llegando á hacer inflamacion abceso, viene por escarro con tóz, como en los asmaticos, pericumonia empiema, y semejantes abcesos, asi del pecho como del higado, estomago, riñones y vejiga.
    • 1728 Martínez, M. Anatomía completa p. 134 Esp (BD)
      Adviertese tambien, que algunas vezes en la parte superior, y giba del Higado, por donde está atado al Diaphragma, se haze vna inflamacion, que viene á supurarse, y abrirse, y el Pus haze vn empiema, pues con su corrosion penetra el Diaphragma, y la Pleura, y algunas vezes sale por esputo, y principalmente en los que el Pulmon está pegado al Diaphragma.
    • 1730 Belmonte Segura, M. F. Examen phisico p. 162 Esp (BD)
      Y assi sucede el empyema de el derramen de la sangre en la cavidad vital, no porque se suppure la sangre, si solo porque detenida se corrompe, y porque las partes vlceradas no consolidandose, derraman el pús á lo interno.
    • 1734 Torres Villarroel, D. Medico bolsillo p. 12 Esp (BD)
      FEBRERO [...] Los regulares afectos de esta lunacion serán las empiemas, y hemoptisis, dolores de muelas, y sabañones. El empiema no es otra cosa, que una rebalsa de materia purulenta, y estancada en la cavidad del pecho.
    • 1737 Virrey Mange, P. F. Tirocinio practico medico-chimico-galenico p. 162 Esp (BD)
      Aqui se nota, que el Empiema, puede significar qualquiera supuracion, en qualquier parte del cuerpo, y esta será su lata, y exensa, aunque impropia significacion. Pero en el presente tratado, el nombre Empiema, solo significa colección, ó supuracion del material en la cabidad del pecho [...].
    • 1765 Anónimo Compendio arte partear Esp (BD)
      p. Y si la criatura tuviere una empyema? R. Es muy raro que nazcan con esta enfermedad; no obstante quando occurriere, se le echará (antes de sacarla) el agua baxo de condicion, pues aunque salga á luz viva, muere al momento por falta de respiracion.
    • 1777 Amar Arguedas, J. Pulmonías [1777] p. 179 Esp (BD)
      Pasando á empiema haremos algunas prevenciones conducentes á la práctica, siendo una de ellas, que para no equivocarlo con la hydropesía de pecho, con quien se confunde por el ruido del licor contenido, que en ambos afectos se advierte, haciendo mover á los enfermos de uno á otro lado, pone Pison por señal patognomónica de la hydropesía el que la dificultad de respirar acomete de repente al tomar el primer sueño; y despues viniendo el dia va cesando quando en el empiema es la dificultad continua, no tan grande, ni tiene exacerbaciones de este modo [...].
    • 1755-1779 Caulín, A. HNueva Andalucía I [1966] Venezuela (CDH )
      Es tambien excelente remedio para la caqueccia de los humores, como en el escorbuto, y hidropesía; para limpiar afirmar, y sanar los riñones, uretes, y vegiga de los materiales crasos, viscidos, y arenosos, que los relaxan, obstruyen, y ulceran; para limpiar los pulmones de las muscosidades, como en el empiema, asma, y thisis.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      EMPIEMA, en la Medicina, cierta balsa de podre en el pecho. Fr. Empyeme. Lat. Suppurátio, colléctio puris, y otros empiema; pero es voz bárbara. It. Empiema.
    • 1788 Villaverde, F. Operaciones cirugía, II t. II, p. 44 Esp (BD)
      Se llama propiamente empiema qualquier coleccion de pus en la cavidad del pecho entre el pulmon, y la pleura. En la Cirugía tiene esta voz mas amplia significacion, porque comprehende qualquier líquido contenido en esta cavidad. Mas como puede gravitar sobre el diaphragma, ó estar encerrado en una bolsa, ó Kiste, por lo mismo entendemos generalmente por empiema el derramamiento de qualquier líquido sobre el diaphragma, para distinguirlo de las vómicas, ó abscesos del pecho. Esta coleccion puede ocupar un solo lado, y se llama empiema simple, ó ambos, y se llama doble: la materia puede ser pus, sangre, suero, chílo, ó alimentos líquidos: las causas pueden ser internas, ó externas.
    • 1795 Corbella, A. Tratado enfermedades agudas pecho p. 169 Esp (BD)
      Nadie ignora que rara vez las inflamaciones de las partes membranosas suelen terminar por supuracion, y no obstante en la Pleurecia, y Paraphrenitis, sucede algunas veces formanse abscesos más, ó menos grandes, en la Pleura, y Diaphracma, que marcándose entre las últimas costillas se acostumbran abrir por sí solos, y derramándose la materia dentro de la cavidad, y forma la Enfermedad que se llama Empiema [...].
    • c1793-p1801 Ruiz, H. Rel viaje Perú y Chile [1952] España (CDH )

      Los empiemas ó principios de escorbuto en la boca se observan con frecuencia.

    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 122 España (CDH )

      La Yedra terrestre, Glecoma hederareade Linneo, es una planta de la clase de las verticiladas ó de rodaja, que ha sido muy alabada como aperitiva, detergente, diurética, vulneraria y expectorante, pero que en el dia ha perdido mucho del grande concepto que gozaba, pues hasta los Ingleses que tenían formada una grande opinion de ella y de sus virtudes, hacen en el dia tan poco aprecio de esta planta, que hasta el Colegio de Médicos de Lóndres la ha omitido en el Catálogo de su Materia Médica. Cullen cree no se hallan bien fundadas las virtudes de la Yedra terrestre, y añade que la ha visto usar en muchos casos , sin que se haya presentado prueba alguna clara de, sus efectos pectorales ó diuréticos; y Lieutaud, á pesar de que no ha sido escaso en prodigar virtudes á las plantas, dice que las de esta han sido celebradas mas de lo justo. Sin embargo de esto la Farmacopéa de España en todas sus ediciones la concede un distinguido lugar, fundandose sin duda en la autoridad de Lewis, Bergio, Murray, Charteusser, Simon Pauli, Wilis, Morton, Etmulero, Lindano, Seardona, Sauvages. Mead, Senerto, Platnero, Reusnero y otros, cuyas observaciones manifiestan su utilidad y eficacia en la tos grave y rebelde, en la tisis seguida á la hemoptisis, en el empiema y vómica de los pulmones y en el cálculo de los riñones al tiempo que la presentan como un medicamento activo, fortificante y detersivo.

    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] España (CDH )
      La virtud incindente y aperitiva del Marrubio blanco, su eficacia particular para disipar las toses catarrales en el asma húmedo y para resolver é incindir las congestiones de los pulmones, y su qualidad admirable de promover la expectoracion en la tisis ulcerosa y en el empiema, no solo se hallan alabadas y conocidas por los antiguos, sino tambien comprobadas por los modernos, como se deduce claramente de los escritos de Dioscórides, Rhasis, Lösecke, Langé, Alexandro Tralliano, Celso, Celio Aureliano, Murria y otros varios.
    • 1811 Sanz Muñoz, A. Compendio Medicina, II p. 84 Esp (BD)
      El empiema es una coleccion de podre en la cavidad del pecho, sea en la pleura, mediastino ó pericardio, ó bien (como sucede por lo regular) en la cavidad del pecho, en cuyo caso la misma gravedad del pus exístente sobre el diafragma ofende la respiracion, y produce parte de los fenómenos que acompañan el empiema. El carácter de esta enfermedad es, dificultad en la respiracion, que se aumenta poniendo el pecho perpendicular, tos, calentura héctica, extenuacion é imposibilidad para echarse del lado opuesto al derrame.
    • 1817 Ballano, A. Dicc Medicina y Cirugía, III p. 353 Esp (BD)
      EMPIEMA. (Cir.) Esta voz tiene dos significados: en el uno es una enfermedad, en el otro una operacion. En el primer sentido es generalmente un amontonamiento o coleccion de pus en alguna cavidad del cuerpo, en la cabeza, en el vientre ó en otra parte. Pero como este amontonamiento es mas freqüente en el pecho que en ninguna otra cavidad, se ha dado particularmente el nombre de empiema á la coleccion de pus en la cavidad del pecho. El segundo sentido de esta voz, ó la operacion del empiema, es una abertura que se hace entre dos costillas para dar salida á las materias derramadas en el pecho. [...] La operacion del empiema no debe hacerse sino quando hay señales ciertas de un derrame en el pecho.
    • 1826 González, J. M. / Recio, A. Trad Semeyótica Landré-Beauvais p. 80 Esp (BD)
      En las pleuresías los enfermos se echan por lo comun del lado opuesto al afecto. Cuando estas inflamaciones terminan por supuracion, estos empiemas estan constantemente acompañados de la postura del cuerpo sobre el lado en que se ha formado la coleccion purulenta.
    • 1832 Aguayo Trillo, J. M. Trad Anatomía Béclard [1832] p. 393 Esp (BD)
      Este perro sucumbió de resultas de un empiema que se le formó en la cavidad izquierda del pecho.
    • 1841 Chinchilla, A. Operaciones quirúrgicas, I [1841] p. 90 Esp (BD)
      Será regla general para conocer los empiemas, el que la fiebre sea continua, moderada entre el dia y con exacerbacion por la noche, huntándose á todo esto los sudores, la tos, el cosquilleo en la tráquea sin espectoracion notable. Los ojos aparecen undidos, las megillas encarnadas, las uñas de las manos retorcidas, los dedos calientes particularmente en la estremidad; se hinchan los pies, se pierde el apetito y sobrevivienen flictenas en todo el cuerpo. Siempre que hay un empiema crónico, se manifiestan estas señales, y se puede sin titubear crear en él.
    • 1845 Domínguez, R. J. DiccFrancés-Español, II Esp (BD)
      Empyème, s. m. [...] Med. Empiema: depósito, masa, acumulacion de sangre pus ú otros humores y materias que se van aglomerando en alguna cavidad del cuerpo, especialmente en el pecho.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Empiema, s. f. Med. Coleccion de pus, formada interiormente y encerrada en una cavidad.
    • 1858 Darder, J. Trad Enfermedades grandes rumiantes, Lafore p. 126 Esp (BD)
      En algunos casos hay realmente aumento del volúmen del globo, con ó sin enturbiamiento de los humores del ojo. Pues sucede que, cuando se acumula en las cámaras del órgano una materia puru-sanguinolenta (empiema del ojo), los humores pierden su trasparencia [...].
    • 1866 Santero Moreno, T. Clínica médica, I [1866] p. 372 Esp (BD)
      Raras veces hay ocasion de ver entre nosotros derrames considerables ó empiemas consecutivos, que constituyen un nuevo estado patológico, de curso más ó ménos largo y de éxito por lo regular funesto.
    • 1866 Santero Moreno, T. Clínica médica, I [1866] p. 363 Esp (BD)
      La pleuresía no es enfermedad que suele comprometer la vida de los pacientes; durando por lo comun un septenario, y terminando á veces por sudor y expectoracion abundante. Sin embargo, si por su intensidad ó descuido en el tratamiento llega hasta la supuracion constituyendo el pyothórax ó empiema, entónces las consecuencias son ya peligrosas. El decúbito forazado del lado afecto, su abultamiento, la fijeza de las costillas, la insonoridad de la parte y la falta de todo ruido respiratorio, indican con bastante claridad este resultado de la dolencia; y, si el humor del derrame no tiene salida conveniente, en caso de no morir el enfermo por tan grave trastorno, va comprimendo el órgano pulmonal, dificultando la respiracion y el círculo, y ocasionando estancaciones del humor sanguíneo con extravasacion de serosidad, por lo comun en las extremidades del lado afecto, hasta producir lentamente la hectiquez, la asfixia, y hasta el síncope ó la apoplegía serosa, que ponen término á la vida del enfermo.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] 282 España (CDH )
      Algunos abscesos muy extensos, los por congestion en que entra el aire, los empiemas en que hay fermentaciones pútridas en contacto directo con la trama orgánica, pueden desenvolver el tifismo por absorcion.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] España (CDH )

      20.ª Las causas de la malignidad son de tres órdenes: exterioresó sean aquellas que como los miasmas, los efluvios y algunos vírus, envenenan el organismo de un modo específico: interioresó sean aquellos agentes que se desenvuelven en el cuerpo del hombre enfermo, como en los abscesos abiertos, los empiemas, los productos contenidos en el estómago é intestinos, que han sufrido una perturbacion por mala elaboracion, y los productos linfáticos en la erisipela profunda sin flictenas, los de la enterítis, la mesenterítis y todos aquellos que importan materiales exagerados del sistema linfático inflamado; en todos estos casos, hay intoxicacion autonómica, cuyo resultado definitivo es análogo al de las causas anteriormente expuestas, que es envenenar la fibra general y provocar reacciones deformes [...].

    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Empiema. [...] m. Med. Acumulación serosa, sanguínea ó purulenta en la cavidad de las pleuras.
    • 1886 Lastarria, T. "Reseccion costillas" [01-05-1886] n.º 11, p. 501 Revista Médica de Chile (Santiago de Chile) Ch (HD)
      Chasaignac a quien la cirujía moderna debe el descubrimiento del drenaje, ha aplicado su método al tratamiento del empiema: consiste en agujerear por un trócart curvo las paredes del tórax y pasar un tubo de drenaje por el que se hace inyecciones repetidas. [...] La objecion mayor que se puede hacer a los procedimientos enumerados, ese que no son suficientes para facilitar un libre derrame al pus [...], i aun mas, Wagner ha dicho con mucha razon: "el empiema es un abceso i debe ser tratado como tal".
    • 1896 Anónimo (M. G. F.) "Estadística médica" [15-12-1896] Revista de Sanidad Militar (Ciudad de México) Esp (HD)
      Observamos que en 33 operados de empiema no hubo mas que un muerto; por otra parte, la pleuresía purulenta ha causado 22 muertos y 35 inútiles; pero no consta el número total de pleuresías purulentas.
    • 1902 Alonso, A. F. "Resumen Complicaciones sinusitis Lapersonne" [01-01-1902] t. 5, p. 16 Anales de Oftalmología (Ciudad de México) Mx (HD)
      Los abscesos agudos de la órbita son raros y coinciden generalmente con la evolución ó convalecencia de alguna infección como la gripa, erisipela, etc. El más común es el absceso crónico con fístula. Según estadística de Germann, en 18 casos de abscesos orbitarios pertenecerían 7 al empiema maxilar.
    • 1912 Anónimo "Tratamiento calculosis biliar" [01-10-1912] p. 471 Revista de Ciencias Médicas de Barcelona (Barcelona) Esp (HD)
      El tratamiento interno está indicado: 1) en colecistitis agudas y colangitis, exceptuando las de forma gangrenosa, seropurulenta, perofrante y séptica [...]; pero no en colangitis y empiemas crónicos, ni en la llamada obstrucción crónica del conducto biliar.
    • 1921 Anónimo "Dificultades tratamiento empiema" [01-04-1921] España Médica (Madrid) Esp (HD)
      La reciente y extensa literatura sobre el empiema, revela una tendencia a abandonar los métodos en gran uso durante la guerra. [...] El valor de la solución de Dakin, esterilizando y obliterando la cavidad del empiema, es grande, tanto como los conseguidos con la decorticación pulmonar.
    • 1936 RAE DRAE 16.ª ed. (NTLLE)
      Empiema. [...] m. Med. Acumulación de pus en la pleura. Antiguamente se designaban también así los derrames serosos o sanguíneos.
    • 1939 Argüelles Lpz, R. "Heridas rodilla arma fuego" [01-03-1939] p. 205 Revista Española de Medicina y Cirugía de Guerra (Madrid) Esp (HD)
      Payr distingue dos formas de infección articular supurada: el empiema y el flemón capsular. Se caracteriza el empiema por la falta de enrojecimiento y tumefacción de la piel y partes blandas, derrame fácilmente comprobable, fiebre alta, sin gran repercusión sobre el estado general, falta de dolor espontáneo y posibilidad de poder realizar movimientos pasivos sin grandes dolores. [...] Como hace notar Franz, en heridas de guerra no se ven estos dos cuadros clínicos, sino que el empiema se observa sólo en artritis metastásicas.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )

      En todos estos procesos pulmonares crónicos puede haber paroxismos de disnea y cianosis, debidos: a neumotórax espontáneo, en los tuberculosos; vómicas, en los portadores de empiemas, abscesos pulmonares o quistes hidatídicos supurados.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      2. Por perforación en el pericardio de una caverna pulmonar, de un empiema con gases o un absceso subfrénico (caso mortal) o de un cáncer esofágico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )

      II. El absceso que aparece en la piel puede proceder de un proceso inflamatorio visceral: por ejemplo, los abscesos periprostáticos, perirrectales, etc., pueden surgir en el periné; los perirrenales, en la región lumbar; abscesos de apéndiceo ciego, en la fosa ilíaca derecha; abscesos peritoníticos(sobre todo neumocócicos, en los niños), en la pared anterior del vientre; raramente, empiemas, en la pared torácica, etc.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Las tuberculosis cavitarias, abscesos del pulmón, empiemas abiertos y bronquiectasias producen una fetidez especial, que se hace insoportable y característica en las formas pútridas de todas estas supuraciones (v. pág. 939).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      La degeneración amiloidea aparece en raros casos de supuraciones crónicas (tuberculosis cavitarias o de los huesos, osteomielitis, sinusitis grave, empiemas, bronquiectasias, etc.).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 401 España (CDH )

      Es la leucocitosis con neutrofilia, signo típico de las infecciones locales: abscesosen los órganos superficiales o internos, ántrax, mastoiditis, osteítisdiversas, empiemas, peritonitis, pionefritis, salpingitis, apendicitis, anginas, etc.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )

      A) Dedos hipocráticos de causa pulmonar. (Osteoartropatía hipertrofiante néumica, Marie).– Se presenta este síntoma en todas las afecciones supuradas del pulmón. Su aparición es precoz y tiene verdadero valor diagnóstico. Indicará, pues: bronquiectasia, abscesos, tuberculosis cavitaria(los presentaba, por tuberculosa, la Emperatriz Isabel de España), empiema, bronconeumonía crónica [...].

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      No obstante, los antecedentes pueden ser vagos y los signos de exploración equívocos; por ejemplo, no es raro que el absceso subfrénico se manifieste sólo por leves signos dispépticos (también frecuentes en muchos pleuríticos) y, en cambio, por signos pleurales claros (debidos a la frecuente propagación de la infección a través del diafragma) y por larga fiebre y mal estado general; todo lo cual induce a pensar en un empiema; hasta el punto de que el error sólo se deshace, en ocasiones, al operar.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )

      IV. Olor del esputo.– El típico el olor fétido, nauseabundo, de las supuraciones pulmonarescon insuficiente evacuación bronquial: ciertas bronquiectasias, abscesos pulmonares, empiemasabiertos.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      1. En el curso de infecciones generales, singularmente en las estreptococias (septicemias, erisipela, etc.), y en la gripe con bronconeumonía, sobre todo cuando se asocia con empiema; hay, entonces, un cuadro de infección general, con fiebre alta de tipo supurado, al que se suman los síntomas mediastínicos.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      IV. Un empiema puede ser el punto de partida de la lesión de la pleura visceral, produciendo el neumotórax de fuera adentro; habrá, pues, vómica seguida de neumotórax o, mejor dicho, de pioneumotórax.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 921 España (CDH )
      Puede iniciarse como una pleuresía serosa, haciéndose después purulenta; esto último es lo habitual (empiema postneumónico).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 921 España (CDH )
      El líquido contiene neumococos en la postneumónica y gran cantidad de estreptococos en la postbronconeumónica; pueden asociarse otros gérmenes, sobre todo anaerobios, dando lugar a empiemas pútridos.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )

      C) Pleuresías mediastínicas.– Se trata también casi siempre de empiemas postneumónicos; otras veces, son colecciones serosas tuberculosas.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      F) Las descargas de pus, permanentes o accesionales, son muchas veces indicio de sinusitis crónica (empiema sinusal), ya maxilar, ya frontal o etmoidal. Otros síntomas: dolor local, espontáneo y a la presión en el seno infectado; opacidad a la transiluminación; estado general por lo común deficiente (intoxicación focal: véase pág. 997).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      I. Los síntomas locales son los de la cavidad pulmonar (v. pág. 888) cuando se trata de colecciones purulentas abiertas, como abscesos pulmonares, empiemas cisurales, quistes hidatídicos supurados, etc.; antes de abrirse todos estos procesos dan lugar a los síntomas del absceso pulmonar cerrado o del empiema.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )

      I. Los síntomas localesson los de la cavidad pulmonar (v. pág. 888) cuando se trata de colecciones purulentas abiertas, como abscesos pulmonares, empiemas cisurales, quistes hidatídicos supurados, etc.; antes de abrirse todos estos procesos dan lugar a los síntomas del absceso pulmonar cerradoo del empiema.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      I. La causa más frecuente de la vómica es la apertura, en los bronquios, de una colección purulenta pleural, ya un empiema total (la vómica, es entonces, abundantísima, a no ser que se haga muy fraccionada), ya una pleuresía localizada, casi siempre cisural (v. pág. 922).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] España (CDH )
      Con mucha más frecuencia, el quiste había supurado y el enfermo expele, simplemente, gran cantidad de pus, como el de un absceso o un empiema, pero generalmente inodoro y con hollejos de uva que permiten hacer en firme el diagnóstico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 1027 España (CDH )
      b) Puede aparecer también, aparte de toda lesión intestinal, en casos de supuraciones crónicas con gran autolisis albuminoidea por destrucción leucocitaria (empiemas, gangrena pulmonar, abscesos).
    • 1956 Pacheco, C. et alii "Fístula broncopleural" [01-11-1956] t. 86, n.º 6, p. 432 Gaceta Médica de México (Ciudad de México) Mx (HD)
      [...] y finalmente el caso 15: J. M. que muere por proceso meníngeo con fístula y empiema torácico que seguramente fué el punto de partida de la meningitis.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Más rara vez, incluso puede situarse debajo del diafragma y conducir a la aparición de un empiema en la cavidad pleural derecha.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Otras veces puede conducir, por el mismo motivo, a la aparición de un absceso subdiafragmático, y a partir de éste, cuando la colección de pus es grande y no se interviene a un empiema en la cavidad pleural derecha.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      En general es una complicación del abceso hepático, bien como empiema o bien simulando cuadros bronquiectásicos o procesos pulmonares tuberculosos o neumónicos.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Sin embargo, como tal sucede en casos limitados, puede afirmarse que en el mayor número de ellos la inflamación colecistítica aguda es aséptica. Pero aun en estos casos es la infección secundaria la que da gravedad al cuadro, al producirse merced a ella el empiema, las formas flegmonosas y probablemente la gangrena de la vesícula.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Ahora bien: la evolución a la malignidad, expresada en la supuración, en el empiema y en la gangrena de la vesícula, es siempre consecuencia de ella, y la última en colaboración con los trastornos nutricios derivados de la interferencia de la circulación, con la anoxia y la isquemia consiguientes.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Tales alteraciones, características de las colecistitis agudas no complicadas, se adicionan de otras más graves cuando evolucionan a la rotura, al empiema o la gangrena.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Tales manifestaciones complicativas tienen la base anatómica del empiema, de la gangrena de la vesícula y de la perforación aguda.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )

      Empiema de la vesícula biliar.– Aunque a veces se forma éste agudamente, como consecuencia de una colecistitis aguda, dentro de la evolución crónica, se produce otras de modo lento y progresivo cuando la obstrucción del cístico es prolongada, bien por cálculo, inflamación o edema. En tales casos la infección puede invadir la vesícula, llegando las bacterias a ella ascendentemente por la vía intracanalicular, pero más frecuentemente por vía hematógena. Su consecuencia es que el contenido de aquélla se vuelve purulento, originándose el empiema.

    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Cuando, como en el primer caso, la vesícula se distendió, originando el clásico empiema, éste puede seguirse, si la virulencia de la infección es grande, de la aparición de la gangrena de la vesícula.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Una gangrena o un empiema precede con frecuencia a la perforación, pero en otras ocasiones puede fraguarse de modo en apariencia lento, debido a ulceración por decúbito producida por un gran colelito.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] 1074 España (CDH )
      En cambio, cuando el empiema, con mucha menor cuantía de pus, tiene lugar en una vesícula retraída y con pared gruesa y fibrosa, adherida al lecho de la vesícula, las manifestaciones locales pueden ser mínimas, aunque nunca falta el dolor local a la exploración.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Puede deberse a traumas exploratorios o quirúrgicos, a una imperfecta ligadura del cístico, tras la colecistectomía, circunstancias todas ellas muy infrecuentes, o seguir a un empiema o gangrena de la vesícula biliar.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      La existencia de defensa muscular local, y más aún sí a la vez se aprecia un plastrón local, fijo, es expresivo tanto de colecistitis aguda como de empiema, ya sea consecuencia de ésta o no.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] 1090 España (CDH )
      Cuando el empiema tiene lugar en una vesícula fibrosa y con paredes muy gruesas, la leucocitosis puede ser moderada, e incluso no existir.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
      Tal la peritonitis biliar, la perforación con fístulas internas, el íleo biliar, etc. Tal medida será asimismo tomada en caso de empiema, y es siempre aconsejable en la hidropesía de la vesícula biliar.
    • 1974 Frisancho Pineda, D. Patología Altura [1974] Perú (CDH )
      Agenesia... 2 casos / Litiasis... 64 casos / Empiema... 7 casos (2 perforaciones) / Carcinoma... 1 caso
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] España (CDH )
      La presencia de empiema concomitante brinda la oportunidad de establecer el diagnóstico etiológico de la neumonía por punción, examen y cultivo del exudado pleural.
    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] Argentina (CDH )
      En sus antecedentes personales, congestión pulmonar a los 13 años, difteria a los 23 y empiema izquierdo a los 24 años.
    • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] 61 España (CDH )
      A diferencia del empiema, esta colección mucosa es estéril; es decir, no se encuentra sobreinfectada por bacterias.
    • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] 61 España (CDH )
      La extirpación quirúrgica de la vesícula o colecistectomía (véanse pp. 92-94) está indicada cuando se diagnóstica un hidrops o mucocele vesicular, ya que puede acabar desarrollándose un empiema, una perforación o una gangrena de la vesícula.
    • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] España (CDH )
      Las situaciones que favorecen el desarrollo de una gangrena son una marcada distensión de la vesícula a causa de un cálculo que obstruye el conducto cístico, la diabetes, el empiema (véase p. 60) y la torsión u oclusión de la arteria que irriga la vesícula.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      empiema. [...] m. Med. Acumulación de pus en la pleura.
    • 2003 Delgado Delgado, A. L. et alii "Pleuresía inflamatoria" [01-01-2003] Revista Cubana de Pediatría (La Habana) Cu (CORPES)
      Por otro lado, algunos especialistas consideran necesario realizar una toracostomía cuando el pH del líquido es menor de 7,20 y la glucosa menor de 50 mg/dL. Autores como Porcel y Rodríguez plantean realizar una punción pleural evacuadora de entrada y colocar un tubo de drenaje pleural cuando el líquido sea purulento de entrada o sino en caso de líquido no purulento de entrada que vuelva a aumentar el derrame y que el líquido inicial tenga pH < 7,20, glucosa < 40 mg/dL y un gram positivo. Otros encontraron que el 10 % de 720 pacientes con empiemas secundarios necesitaron por la mala evolución de sus empiemas un tratamiento quirúrgico como el lavado pleural, liberación de adherencias y decorticación.
    • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
      empiema [...] s. m. Acumulación de pus en una cavidad orgánica.
    • 2013 Porcel, J. M. / García-Gil, D. "Urgencias enfermedades pleura" [01-01-2013] vol. 213, n.º 2, p. 243 Revista Clínica Española (Madrid) Esp (HD)
      Las enfermedades de la pleura representan alrededor del 10% de todos los ingresos hospitalarios en un servicio de medicina interna o neumología. Deben constituir siempre una consideración en el diagnóstico diferencial de todos los pacientes atendidos de urgencia por disnea o dolor torácico. Algunas de estas enfermedades requieren un diagnóstico inmediato dada la necesidad de aplicar un tratamiento urgente y específico. Son ejemplos paradigmáticos el derrame pleural paraneumónico complicado (DPPC) y el empiema, el hemotórax y el neumotórax.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      empiema. [...] m. Med. Acumulación de pus en la pleura.
    • 2018 Agencia Efe "Indemnización preso mal diagnosticado" [15-02-2018] Diario Sur (Málaga) Esp (HD)
      El Tribunal Supremo ha concedido una indemnización de 500.000 euros a un preso por entender que si el diagnóstico de su enfermedad que hicieron los servicios médicos de la Prisión de Alhaurín de la Torre hubiera sido mejor, se hubiera evitado o al menos minorado su invalidez. El preso quedó en situación de gran invalidez tras sufrir una grave infección (empiema epidural T3-T9 con compresión severa medular).
    • 2021 Fdz Vecilla, D. et alii "Shock séptico" [05-07-2021] Revista Española de Quimioterapia (Madrid) Esp (HD)
      En nuestra institución (Hospital Universitario de Basurto) se recopilaron los cultivos positivos por este microorganismo desde el año 2005. En 19 de 30 cultivos (63.3%) la muestra provenía de infecciones de piel y partes blandas, en 6 ocasiones creció en los hemocultivos (20%) y 5 fueron muestras respiratorias (16.7%). En éstas se incluye el líquido pleural del paciente del caso presentado, que nos sugiere lo poco frecuente que es ver P. multocida como causa de empiema.
    1. s. Con el modificador pleural o el complemento de la pleura, para referirse al empiema que se produce en la pleura o en la cavidad pleural.
      Sinónimo: piotórax
      docs. (1815-2020) 16 ejemplos:
      • 1815 Ballano, A. Dicc Medicina, I p. 248 Esp (BD)
        Empiema de la pleura. En la diseccion de los cadáveres de los que han muerto de pleuresia se ha encontrado alguna vez cierta cantidad de pus entre la pleura y las costillas, sin que hubiese derrame en la cavidad del pecho.
      • 2020 Núñez Suárez, E. / Tancara Vargas, W. "Empiema pleural" [01-12-2020] vo. 26, n.º 2, p. 40 Revista Médica (La Paz) Bo (HD)
        El curso del "Empiema pleural" se divide en tres fases. En la primera fase (fase exudativa), las formas de líquido pleural son una consecuencia de la mayor permeabilidad de los capilares de la pleura visceral, con una fuga de líquido intersticial pulmonar en respuesta a la inflamación parenquimatosa subyacente.
      • 1815 Ballano, A. Dicc Medicina, I p. 248 Esp (BD)
        Empiema de la pleura. En la diseccion de los cadáveres de los que han muerto de pleuresia se ha encontrado alguna vez cierta cantidad de pus entre la pleura y las costillas, sin que hubiese derrame en la cavidad del pecho.
      • 1873 Anónimo "Caso curioso" [06-07-1873] El Siglo Médico (Madrid) Esp (HD)
        En el Dublin medical Journal da cuenta el Dr. Joot de un empiema de la pleura izquierda que abierto en el músculo psoas penetró en el conducto vertebral, produciendo una paralísis. El derrame se hallaba situado en la cara externa de la dura madre.
      • 1890 Anónimo "Resección pared torácica" [01-01-1890] t. 27, p. 51 Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        El Dr. Tilmanns: Se trata de un hombre que hacía dos años y medio tenía un empiema de la pleura izquierda, habiéndose hecho dos veces inútilmente la reseccion de las costillas.
      • 1910 Cifuentes, P. "Tratamiento quistes hidatídicos" [01-09-1910] p. 175 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Este método de Beck, que ha sido utilizado en trayectos fistulosos de naturaleza tuberculosa, fístulas de ano, abscesos fríos, fístulas consecutivas á empiemas pleurales, etc. [...], no le hemos encontrado citado en el tratamiento de fístulas consecutivas á quistes hidátídicos.
      • 1916 Rueda, F. "Cirugía cráneo-encefálica" [01-11-1916] p. 365 Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
        Esta meningitis serosa no es de difícil interpretación, si se compara el caso con lo que sucede en el organismo en la vecindad de una colección séptica, donde vemos que la periferia y las proximidades, en relación vascular y linfática, experimentan una dilatación vascular puralítica con la trasudación serosa consiguiente, que constituye un edema. No de otra suerte se comprende el edema de la úvula al comenzar la formación de un absceso amigdaliano, el edema de las paredes torácicas en algún empiema pleural, el edema de las paredes abdominales en la proximidad de un foco supurado intraabdominal [...].
      • 1934 Anónimo (M. M. S.) "Tratamiento del empiema pleural" [15-07-1934] Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        El Dr. A. Rütz (Klin. Woch. Septiembre 1933) discute los factores fisiológicos sobre los cuales se basa el tratamiento moderno del empiema pleural. El sostiene que las tres prinicipales indicaciones terapéuticas son: remoción del pus, obliteración de la cavidad patológica intratorácica, sin trastornos del corazón o los pulmones, y reexpansión del pulmón en retorno a su estado fisiológico.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        El absceso subfrénico puede resolverse con el tratamiento médico o el quirúrgico, puede abrirse a la cavidad abdominal o en alguna de las vísceras abdominales o emigrar hacia el tórax y hasta resolverse por una vómica o motivar un empiema pleural o una pericarditis.
      • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] España (CDH )
        Pueden tener limitación a la ventilación enfermos sometidos a cirugía cardíaca o abdominal, o aquellos cuyo foco infeccioso esté próximo a la musculatura respiratoria, como ocurre en las peritonitis y/o empiemas pleurales.
      • 2001 Lacort Fdz, M. et alii "Empiema pleural masivo" [01-01-2001] vol. 18, n.º 3, p. 147 Anales de Medicina Interna (Madrid) Esp (HD)
        El empiema pleural es una patología asociada habitualmente a procesos primarios pulmonares, no ofreciendo dificultades en cuanto a su manejo ya sea diagnóstico o terapéutico. Sin embargo, en ocasiones, la patogénesis del mismo puede pasar desapercibida, bien por lo infrecuente de la misma o porque el cuadro subyacente es subclínico, lo que ofrece dificultades añadidas que serán fácilmente resueltas si son incluidas en el diagnóstico diferencial y utilizamos las técnicas de imagen que hoy tenemos en nuestros hospitales.
      • 2012 Aibar-Arregui, M. Á. et alii "Empiemas pleurales" [01-01-2012] vol. 140, p. 1547 Revista Médica de Chile (Santiago de Chile) Ch (HD)
        En nuestra opinión, el empiema pleural por Gemella spp, si bien es poco habitual, no debe considerarse algo excepcional y no debe cometerse el error de asumir como una contaminación el aisla-miento de este germen en muestras biológicas, sino realizar un estudio microbiológico completo y un tratamiento adecuado de la infección que garantiza, en la mayoría de los casos, la curación del enfermo.
      • 2020 Núñez Suárez, E. / Tancara Vargas, W. "Empiema pleural" [01-12-2020] vo. 26, n.º 2, p. 40 Revista Médica (La Paz) Bo (HD)
        El curso del "Empiema pleural" se divide en tres fases. En la primera fase (fase exudativa), las formas de líquido pleural son una consecuencia de la mayor permeabilidad de los capilares de la pleura visceral, con una fuga de líquido intersticial pulmonar en respuesta a la inflamación parenquimatosa subyacente.
      • 1815 Ballano, A. Dicc Medicina, I p. 248 Esp (BD)
        Empiema de la pleura. En la diseccion de los cadáveres de los que han muerto de pleuresia se ha encontrado alguna vez cierta cantidad de pus entre la pleura y las costillas, sin que hubiese derrame en la cavidad del pecho.
      • 1873 Anónimo "Caso curioso" [06-07-1873] El Siglo Médico (Madrid) Esp (HD)
        En el Dublin medical Journal da cuenta el Dr. Joot de un empiema de la pleura izquierda que abierto en el músculo psoas penetró en el conducto vertebral, produciendo una paralísis. El derrame se hallaba situado en la cara externa de la dura madre.
      • 1890 Anónimo "Resección pared torácica" [01-01-1890] t. 27, p. 51 Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        El Dr. Tilmanns: Se trata de un hombre que hacía dos años y medio tenía un empiema de la pleura izquierda, habiéndose hecho dos veces inútilmente la reseccion de las costillas.
      • 1910 Cifuentes, P. "Tratamiento quistes hidatídicos" [01-09-1910] p. 175 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Este método de Beck, que ha sido utilizado en trayectos fistulosos de naturaleza tuberculosa, fístulas de ano, abscesos fríos, fístulas consecutivas á empiemas pleurales, etc. [...], no le hemos encontrado citado en el tratamiento de fístulas consecutivas á quistes hidátídicos.
      • 1916 Rueda, F. "Cirugía cráneo-encefálica" [01-11-1916] p. 365 Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
        Esta meningitis serosa no es de difícil interpretación, si se compara el caso con lo que sucede en el organismo en la vecindad de una colección séptica, donde vemos que la periferia y las proximidades, en relación vascular y linfática, experimentan una dilatación vascular puralítica con la trasudación serosa consiguiente, que constituye un edema. No de otra suerte se comprende el edema de la úvula al comenzar la formación de un absceso amigdaliano, el edema de las paredes torácicas en algún empiema pleural, el edema de las paredes abdominales en la proximidad de un foco supurado intraabdominal [...].
      • 1934 Anónimo (M. M. S.) "Tratamiento del empiema pleural" [15-07-1934] Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        El Dr. A. Rütz (Klin. Woch. Septiembre 1933) discute los factores fisiológicos sobre los cuales se basa el tratamiento moderno del empiema pleural. El sostiene que las tres prinicipales indicaciones terapéuticas son: remoción del pus, obliteración de la cavidad patológica intratorácica, sin trastornos del corazón o los pulmones, y reexpansión del pulmón en retorno a su estado fisiológico.
      • 1945 Loscertales, F. / Abril, F. "Cirugía urgencias campaña" [01-09-1945] p. 470 Revista Española de Medicina y Cirugía de Guerra (Madrid) Esp (HD)
        Nosotros tenemos un caso curado así, en Granja de Torrehermosa (Badajoz), a pesar de que también tuvo un empiema pleural, porque la misma herida era penetrante de tórax.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        El absceso subfrénico puede resolverse con el tratamiento médico o el quirúrgico, puede abrirse a la cavidad abdominal o en alguna de las vísceras abdominales o emigrar hacia el tórax y hasta resolverse por una vómica o motivar un empiema pleural o una pericarditis.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        Grupo ya menos frecuente lo constituyen los abscesos hepáticos secundarios a hemorroides infectadas, diverticulitis, úlceras y tumores digestivos, siendo excepcionales los casos consecutivos a empiema pleural con invasión secundaria del hígado a través del diafragma.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        El absceso hepático puede abrirse en las celdas subfrénicas, motivando un absceso subfrénico; puede penetrar a través del diafragma, motivando complicaciones pleuropulmonares (empiema pleural, absceso de pulmón).
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        Sus consecuencias en el primer caso son: la aparición de una mediastinitis supurada, absceso mediastínico, empiema pleural, pioneumotorax, absceso de pulmón y pericarditis entre otras.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        Entre los primeros está la producción de abscesos, de localización varia, como son los abscesos perinefríticos, subdiafragmáticos y de localización abdominal izquierda, e incluso la de empiemas pleurales (Gambill y Gross).
      • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] España (CDH )
        Pueden tener limitación a la ventilación enfermos sometidos a cirugía cardíaca o abdominal, o aquellos cuyo foco infeccioso esté próximo a la musculatura respiratoria, como ocurre en las peritonitis y/o empiemas pleurales.
      • 2001 Lacort Fdz, M. et alii "Empiema pleural masivo" [01-01-2001] vol. 18, n.º 3, p. 147 Anales de Medicina Interna (Madrid) Esp (HD)
        El empiema pleural es una patología asociada habitualmente a procesos primarios pulmonares, no ofreciendo dificultades en cuanto a su manejo ya sea diagnóstico o terapéutico. Sin embargo, en ocasiones, la patogénesis del mismo puede pasar desapercibida, bien por lo infrecuente de la misma o porque el cuadro subyacente es subclínico, lo que ofrece dificultades añadidas que serán fácilmente resueltas si son incluidas en el diagnóstico diferencial y utilizamos las técnicas de imagen que hoy tenemos en nuestros hospitales.
      • 2012 Aibar-Arregui, M. Á. et alii "Empiemas pleurales" [01-01-2012] vol. 140, p. 1547 Revista Médica de Chile (Santiago de Chile) Ch (HD)
        En nuestra opinión, el empiema pleural por Gemella spp, si bien es poco habitual, no debe considerarse algo excepcional y no debe cometerse el error de asumir como una contaminación el aisla-miento de este germen en muestras biológicas, sino realizar un estudio microbiológico completo y un tratamiento adecuado de la infección que garantiza, en la mayoría de los casos, la curación del enfermo.
      • 2020 Núñez Suárez, E. / Tancara Vargas, W. "Empiema pleural" [01-12-2020] vo. 26, n.º 2, p. 40 Revista Médica (La Paz) Bo (HD)
        El curso del "Empiema pleural" se divide en tres fases. En la primera fase (fase exudativa), las formas de líquido pleural son una consecuencia de la mayor permeabilidad de los capilares de la pleura visceral, con una fuga de líquido intersticial pulmonar en respuesta a la inflamación parenquimatosa subyacente.
    2. s. Con el modificador vesicular o los complementos de la vejiga biliar o de la vesícula biliar, para referirse al empiema que se produce en la vesícula biliar.
      docs. (1889-2019) 24 ejemplos:
      • 1889 Busto, J. B. "Estado actual cirujía" [01-08-1889] t. 12, n.º 8, p. 281 Anales del Círculo Médico Argentino (Buenos Aires) Ar (HD)
        Hay toda una serie de operaciones que se practican en la vesícula biliar. La colecistitis calculosa obliga á abrirla para extraer cálculos voluminosos que obstruyen ó no el conducto cístico. La oclusion definitiva de este conducto con sus consecuencias, el hidrops ó el empiema de la vesícula biliar, y la degeneracion neoplásica de ésta, indican la colecistectomía, la estirpacion del saco biliar, que Langenbuch hizo por primera vez.
      • 2019 Gil Fortuño, M. et alii "Microbiota biliar" [01-09-2019] vol. 35, n.º 5 Revista Española de Quimioterapia (Madrid) Esp (HD)
        La colecistitis aguda aparece, en el 90-95% de los casos, tras la obstrucción completa y prolongada del cuello de la vesícula o del conducto cístico por cálculos (colelitiasis), pero también tras isquemia, trastornos de la motilidad, infecciones o colagenopatías [...]. Si no se instaura tratamiento precoz puede aparecer infección secundaria a la colestasis y complicaciones como empiema vesicular, colecistitis gangrenosa, absceso abdominal o hepático, perforación de la vesícula con peritonitis e incluso sepsis.
      • 1889 Busto, J. B. "Estado actual cirujía" [01-08-1889] t. 12, n.º 8, p. 281 Anales del Círculo Médico Argentino (Buenos Aires) Ar (HD)
        Hay toda una serie de operaciones que se practican en la vesícula biliar. La colecistitis calculosa obliga á abrirla para extraer cálculos voluminosos que obstruyen ó no el conducto cístico. La oclusion definitiva de este conducto con sus consecuencias, el hidrops ó el empiema de la vesícula biliar, y la degeneracion neoplásica de ésta, indican la colecistectomía, la estirpacion del saco biliar, que Langenbuch hizo por primera vez.
      • 1893 Anónimo "Cirugía vesícula biliar" [31-01-1893] p. 65 La Crónica Médica (Lima) Pe (HD)
        El profesor Czerni discurrió sobre este tema en el Congreso de los cirujanos alemanes, y resumió su disertación en las siguientes conclusiones: [...] 2.ª El empiema de la vejiga biliar exige la operación siempre; la hidropesía la pide cuando provoca molestias.
      • 1910 Luis Yagüe, R. "Estado vesícula" [01-03-1910] p. 212 Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
        La obstrucción cística ocasiona modificaciones muy diferentes de la vesícula biliar, debidas menos á la naturaleza del obstáculo que á su estado anterior. La primera consecuencia es la reabsorción de la bilis contenida en la vesícula, que es distendida por líquido mucoso. Si la cavidad vesicular es séptica, el líquido se hace purulento; es el empiema vesicular.
      • 1923 Urrutia, L. "Litiasis biliar" [29-09-1923] p. 578 Archivos de Medicina, Cirugía y Especialidades (Madrid) Esp (HD)
        Cuando la vesícula obstruída se infecta se produce un empiema vesicular, entre el cual y la hidropesía hay una serie de transiciones, siendo un diagnóstico no siempre fácil. En el empiema, el tumor es menos limitado, más difuso, menos movible y hay un dolor espontáneo y provocado; este último, de ordinario vivísimo.
      • 1953 Céspedes, R. "Ascaridiósis hepática" [01-01-1953] vol. 1, n.º 2, p. 205 Revista de Biología Tropical (San José) CR (HD)
        Las lesiones más importantes encontradas fueron: [...] Empiema de la vesícula biliar: se presentó en los casos uno y dos.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        Como antes señalamos, en caso de colecistitis aguda, puede apreciarse defensa muscular local, con gran sensibilidad, incluso superficial, pero sólo en tal condición patológica, y en el empiema de la vesícula.
      • 1988 Moëne B., K. / Mühlhausen M., G. / Aldunate N., G. "Hidrops vesicular" [01-01-1988] vol. 59, n.º 1, p. 59 Revista Chilena de Pediatría (Santiago de Chile) Esp (HD)
        La exploración quirúrgica en el HV debería estar reservada sólo para casos con evidencias de empiema vesicular (fiebre, aumento de la sensibilidad abdominal, leucocitosis, desviación a la izquierda y modificación del aspecto del contenido líquido vesicular en la sonografía), debiendo el cirujano, en la operación, considerar la necesidad de extirpar la vesícula o efectuar colesistostomía.
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] España (CDH )
        El empiema vesicular se caracteriza por la aparición de una acumulación de pus dentro de la vesícula.
      • 2011 Suárez Olivares, A. T. / Vera Vidal, V. "Uso ciprofloxacino" [01-01-2011] vol. 15, n.º 3, p. 386 Medisan (Santiago de Cuba): medisan.sld.cu Cu (HD)
        Infecciones en las vías biliares [...] Empiema de la vesícula biliar.
      • 2013 Valdez Vargas, Á. D. Manejo postoperatorio colecistostomía p. 9 Gu (BD)
        La colecistectomia de Urgencia se realiza cuando el estado y las condiciones generales del paciente lo permita y cuando el paciente esta evolucionando con complicaciones o se le han agregado: Peritonitis biliar, empiema de la vesícula, Estado tóxico del paciente, Incremento del dolor, Fiebre por arriba de 39ºC.
      • 2019 Gil Fortuño, M. et alii "Microbiota biliar" [01-09-2019] vol. 35, n.º 5 Revista Española de Quimioterapia (Madrid) Esp (HD)
        La colecistitis aguda aparece, en el 90-95% de los casos, tras la obstrucción completa y prolongada del cuello de la vesícula o del conducto cístico por cálculos (colelitiasis), pero también tras isquemia, trastornos de la motilidad, infecciones o colagenopatías [...]. Si no se instaura tratamiento precoz puede aparecer infección secundaria a la colestasis y complicaciones como empiema vesicular, colecistitis gangrenosa, absceso abdominal o hepático, perforación de la vesícula con peritonitis e incluso sepsis.
      • 1889 Busto, J. B. "Estado actual cirujía" [01-08-1889] t. 12, n.º 8, p. 281 Anales del Círculo Médico Argentino (Buenos Aires) Ar (HD)
        Hay toda una serie de operaciones que se practican en la vesícula biliar. La colecistitis calculosa obliga á abrirla para extraer cálculos voluminosos que obstruyen ó no el conducto cístico. La oclusion definitiva de este conducto con sus consecuencias, el hidrops ó el empiema de la vesícula biliar, y la degeneracion neoplásica de ésta, indican la colecistectomía, la estirpacion del saco biliar, que Langenbuch hizo por primera vez.
      • 1893 Anónimo "Cirugía vesícula biliar" [31-01-1893] p. 65 La Crónica Médica (Lima) Pe (HD)
        El profesor Czerni discurrió sobre este tema en el Congreso de los cirujanos alemanes, y resumió su disertación en las siguientes conclusiones: [...] 2.ª El empiema de la vejiga biliar exige la operación siempre; la hidropesía la pide cuando provoca molestias.
      • 1910 Luis Yagüe, R. "Estado vesícula" [01-03-1910] p. 212 Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
        La obstrucción cística ocasiona modificaciones muy diferentes de la vesícula biliar, debidas menos á la naturaleza del obstáculo que á su estado anterior. La primera consecuencia es la reabsorción de la bilis contenida en la vesícula, que es distendida por líquido mucoso. Si la cavidad vesicular es séptica, el líquido se hace purulento; es el empiema vesicular.
      • 1914 Luis Yagüe, R. "Tratamiento de las cirrosis hepáticas" [01-06-1914] p. 383 Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
        La colecistitis supurada, ó empiema vesicular, no tiene más tratamiento útil que la intervención operatoria, por lo que en cuanto se establezca y haga firme su diagnóstico, debe ser sometida á ella.
      • 1920 Minguillón, J. "Oportunidad operatoria" [15-01-1920] Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        De un modo generl se puede decir: que deberán operarse los enfermos que sufran repetidos o graves ataques de cólico biliar calculoso, las ictericias llamadas mecánicas (cálculo en el colédoco), la hidropesía de vejiga biliar (cálculo en el cístico), bien comprobada por la palpación; el empiema de la vejiga biliar, manifiesto por la tumoración palpable de este órgano, acompañada de fiebre y de sensibilidad dolorosa del mismo a la presión; la perforación de la vejiga por cálculo y peritonitis subsiguiente [...]
      • 1923 Urrutia, L. "Litiasis biliar" [29-09-1923] p. 578 Archivos de Medicina, Cirugía y Especialidades (Madrid) Esp (HD)
        Cuando la vesícula obstruída se infecta se produce un empiema vesicular, entre el cual y la hidropesía hay una serie de transiciones, siendo un diagnóstico no siempre fácil. En el empiema, el tumor es menos limitado, más difuso, menos movible y hay un dolor espontáneo y provocado; este último, de ordinario vivísimo.
      • 1953 Céspedes, R. "Ascaridiósis hepática" [01-01-1953] vol. 1, n.º 2, p. 205 Revista de Biología Tropical (San José) CR (HD)
        Las lesiones más importantes encontradas fueron: [...] Empiema de la vesícula biliar: se presentó en los casos uno y dos.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        Como antes señalamos, en caso de colecistitis aguda, puede apreciarse defensa muscular local, con gran sensibilidad, incluso superficial, pero sólo en tal condición patológica, y en el empiema de la vesícula.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        Cuando la diverticulitis reside en el colon ascendente, el diagnóstico puede ser el de un empiema de la vesícula e incluso en ocasiones, si el proceso es crónico y la hiperplasia inflamatoria acusada, interpretase como una neoplasia de ese sector del colon.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        Entre tales cambios están los que corresponden a un brote de colecistitis aguda, la hidropesía y el empiema de la vesícula.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] España (CDH )
        Empiema de la vesícula biliar.– Aunque a veces se forma éste agudamente, como consecuencia de una colecistitis aguda, dentro de la evolución crónica, se produce otras de modo lento y progresivo cuando la obstrucción del cístico es prolongada, bien por cálculo, inflamación o edema.
      • 1988 Moëne B., K. / Mühlhausen M., G. / Aldunate N., G. "Hidrops vesicular" [01-01-1988] vol. 59, n.º 1, p. 59 Revista Chilena de Pediatría (Santiago de Chile) Esp (HD)
        La exploración quirúrgica en el HV debería estar reservada sólo para casos con evidencias de empiema vesicular (fiebre, aumento de la sensibilidad abdominal, leucocitosis, desviación a la izquierda y modificación del aspecto del contenido líquido vesicular en la sonografía), debiendo el cirujano, en la operación, considerar la necesidad de extirpar la vesícula o efectuar colesistostomía.
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] España (CDH )
        El empiema vesicular se caracteriza por la aparición de una acumulación de pus dentro de la vesícula.
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] España (CDH )
        La bilis estancada acaba siendo sobreinfectada por gérmenes bacterianos formadores de pus, con lo que finalmente se forma el empiema vesicular.
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] España (CDH )
        El empiema vesicular supone un alto riesgo de sepsis (diseminación generalizada del cuadro infeccioso) y de perforación de la vesícula.
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] España (CDH )
        La sospecha diagnóstica de empiema de la vesícula biliar por parte del médico implica que el enfermo debe recibir tratamiento quirúrgico de inmediato.
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] 77 España (CDH )
        Resulta de menor utilidad en otras complicaciones, como la colecistitis, el hidrops o el empiema vesicular (véanse, para todas ellas, pp. 56-61).
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] España (CDH )
        Ésta, a su vez, puede sufrir diversas complicaciones secundarias, como el empiema e hidrops vesicular, el íleo biliar, la aparición y perforación de fístulas biliares, y el desarrollo de una colecistitis crónica (el significado de todas estas complicaciones se explica en las páginas siguientes).
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] España (CDH )
        En ocasiones, esta infección puede llevar a la acumulación de gran cantidad de pus dentro de la vesícula (el llamado empiema vesicular), circunstancia en que el riesgo de perforación y de sepsis (infección generalizada muy grave) es muy elevado.
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] 57 España (CDH )
        Si el crecimiento bacteriano es incontrolado, puede producirse una colecistitis supurada —también llamada empiema vesicular—, susceptible de perforarse y formar un absceso.
      • 1991 Pineda, J. A. Piedras biliares [1991] España (CDH )
        Cuadro 5 / Complicaciones de la litiasis biliar / – Colecistitis aguda / – Empiema vesicular / – Hidrops vesicular / – Perforación y gangrena vesicular / – Fistulización e íleo biliar / – Vesícula de porcelana / – Vesícula en lechada de cal / – Cáncer de vesícula / – Coledocolitiasis
      • 2011 Suárez Olivares, A. T. / Vera Vidal, V. "Uso ciprofloxacino" [01-01-2011] vol. 15, n.º 3, p. 386 Medisan (Santiago de Cuba): medisan.sld.cu Cu (HD)
        Infecciones en las vías biliares [...] Empiema de la vesícula biliar.
      • 2013 Valdez Vargas, Á. D. Manejo postoperatorio colecistostomía p. 9 Gu (BD)
        La colecistectomia de Urgencia se realiza cuando el estado y las condiciones generales del paciente lo permita y cuando el paciente esta evolucionando con complicaciones o se le han agregado: Peritonitis biliar, empiema de la vesícula, Estado tóxico del paciente, Incremento del dolor, Fiebre por arriba de 39ºC.
      • 2019 Gil Fortuño, M. et alii "Microbiota biliar" [01-09-2019] vol. 35, n.º 5 Revista Española de Quimioterapia (Madrid) Esp (HD)
        La colecistitis aguda aparece, en el 90-95% de los casos, tras la obstrucción completa y prolongada del cuello de la vesícula o del conducto cístico por cálculos (colelitiasis), pero también tras isquemia, trastornos de la motilidad, infecciones o colagenopatías [...]. Si no se instaura tratamiento precoz puede aparecer infección secundaria a la colestasis y complicaciones como empiema vesicular, colecistitis gangrenosa, absceso abdominal o hepático, perforación de la vesícula con peritonitis e incluso sepsis.
    3. s. Con el modificador subdural, para referirse al empiema que se produce entre la duramadre y la aracnoides.
      docs. (1990-2019) 5 ejemplos:
      • 1990 Schlager C., G. "Alteraciones tamaño lactante" [01-01-1990] vol. 61, n.º 3, p. 164 Revista Chilena de Pediatría (Santiago de Chile) Ch (HD)
        Las colecciones mayores y muy crónicas pueden requerir de punciones subdurales repetidas y los empiemas subdurales de vaciamiento quirúrgico.
      • 1997 Torrado Mtz, D. et alii "Bacteriemia Streptococcus intermedius" [01-01-1997] vol. 47, n.º 1, p. 72 Anales Españoles de Pediatría (Madrid) Esp (HD)
        Llama la atención como, a pesar del imporatnte volumen alcanzado por la colección purulenta, la paciente permaneció sin signos de meningismo y el LCR fue normal. [...] Más tarde aparecerían varios empiemas subdurales.
      • 1998 Caputi, R. "Infecciones nosocomiales" [01-03-1998] vol. 8, n.º 1, p. 112 Oncología (Guayaquil) Ec (HD)
        Empiema subdural Es la colección de pus en el espacio entre la duramadre y la aracnoides. La infección puede progresar rápidamente, ya que existe una pequeña barrera anatómica en este espacio. La mayoría de los empiemas subdurales se relacionan con sinusitis, otitis, trauma y procedimientos neuroquirúrgicos. Un empiema subdural puede presentarse junto con osteomielitis o absceso epidural en el 50% de los casos.
      • 2010 Restrepo, A. et alii "Infección intracraneal" [01-07-2010] Infectio (Bogotá) Co (CORPES)
        La rinosinusitis es una afección que puede presentar complicaciones intracraneales como empiema subdural y absceso cerebral, con una mortalidad elevada e importantes secuelas neurológicas. La falta de una sospecha clínica temprana retarda el diagnóstico y el tratamiento. Estos pacientes requieren un manejo interdisciplinario, médico-quirúrgico, agresivo y oportuno.
      • 2019 Feo Lee, Ó. / Patiño-Ladino, S. I. "Craniectomía descompresiva" [01-01-2019] vol. 60, n.º 1 Universitas Médica (Bogotá) Co (HD)
        Se define el empiema cerebral como una infección piogénica que se da en un espacio anatómico sin alteraciones previas. Si se habla de empiema subdural, se encuentra entre la duramadre y la aracnoides [...].
  2. 1⟶metonimia
    s. m. Operación quirúrgica practicada para evacuar pus, sangre u otro líquido acumulado de manera anormal en la cavidad torácica.
    docs. (1722-2001) 15 ejemplos:
    • 1761 Galisteo Xiorro, J. Trad Principios de cirugia p. 281 Esp (BD)
      Quando las sangrias no impiden el derramamiento, ó quando este empezó en el instante que se hizo la herida, y esta se halla en la parte superior del pecho, se pone el enfermo en una situacion, que pueda facilitar la salida de los liquidos derramados: si esta situacion no es suficiente, se hace en la parte inferior del pecho una abertura, que se llama empiema, y que dá salida á los liquidos derramados.
    • 1953 [01-01-1953] (FG)
      empiema [...] Operación que se hace para evacuar el pus de un empiema por punción con un trocar o por incisión en un espacio intercostal.
    • 1761 Galisteo Xiorro, J. Trad Principios de cirugia p. 281 Esp (BD)
      Quando las sangrias no impiden el derramamiento, ó quando este empezó en el instante que se hizo la herida, y esta se halla en la parte superior del pecho, se pone el enfermo en una situacion, que pueda facilitar la salida de los liquidos derramados: si esta situacion no es suficiente, se hace en la parte inferior del pecho una abertura, que se llama empiema, y que dá salida á los liquidos derramados.
    • 1784 Galisteo y Xiorro, F. Trad Tratado operaciones cirugía, Ledran p. 349 Esp (BD)
      El Empiema se puede curar por la naturaleza, y por el arte. [...] En quanto á los empiemas de sangre, de pus, ú de chilo, no se les puede curar sino por una operacion chirugica que se llama empiema, como la enfermedad. [...] Esta operacion consiste en hacer en el pecho una abertura que pueda dar salida á lo que está derramado sobre el diafragma, y permitir la entrada á los remedios convenientes.
    • 1822 Anónimo Trad Nosografía Richerand p. 189 Esp (BD)
      Estos derrames puriformes son el resultado de la inflamacion aguda de la pleura, é indican su formacion, la preexistencia de ese afecto, la cesacion de la fiebre aguda, del dolor de costado y la tos seca que la manifiestan; los calofrios irregulares, la calentura lenta que se sigue á estos síntomas, y la respiracion que se hace trabajosa, adquiriendo mas amplitud uno de los lados etc. Es muy raro que la naturaleza pueda evacularos por la vía de la absorcion, y esperando esta crisis favorable se espondria el enfermo á perecer de una fiebre éctica: y el cirujano viene al socorro de la medicina y practica el empiema. Esta operacion útil en los derrames de todo género, formados en los sacos de las pleuras, se ejecuta del modo siguiente. Se sentará el enfermo en el borde de su cama del lado enfermo, sostenido en esta postura por algunos ayudantes y se inclinará del lado contrario para hacer mas prominente el lado atacado. Entonces el cirujano armado con un bisturí lijeramente convexo por su filo le aplica en el intervalo que separa la sétima costilla de la octava, si se opera en el lado derecho, y en el que existe entre la octava y la novena, cuando se opera á izquierda [...].
    • 1839 Gardoqui, J. Enfermedades aparato respiratorio, II p. 196 Esp (BD)
      Aun cuando no haya estas adherencias, terminada la evacuacion del líquido por la operacion, es imposible oponerse á la entrada del aire; éste irrita la pleura, se renueva la flegmasía de esta membrana y el enfermo que tal vez se hubiera curado ó á lo menos hubiera durado muchos dias, muere al poco tiempo de haberse practicado el empiema.
    • 1846 Chinchilla, A. Compendio cirujia, II p. 299 Esp (BD)
      La diferencia mas importante consiste en el estado morboso ó no del encéfalo. Cuando con la compresion no coincide ninguna lesion íntima del encéfalo ó de sus membranas, la afeccion es simple; pero si existiese alguna inflamacion, contusion ó fuerte sacudimiento del cerebro, el caso es complicado: entonces el cirujano no debe sorprenderse de ver malograda la operacion del trépano. Esta operacion por sí misma no es de las mas peligrosas; lo es por la misma razon que la del empiema. Esta última produciria muchas veces un buen resultado si solo hubiera que evacuar un derrame ó que eliminar un cuerpo compresor de los pulmones; pero las mas veces existe alguna lesion de los parénquimas, cuya circunstancia hace tan frecuentes los peligros y mal éxito del empiema.
    • 1871 Mtz Molina, R. Trad Elementos Cirugía operatoria, Guerrin p. 429 Esp (BD)
      El empiema es una operacion que tiene por objeto evacuar un derrame de sangre, de pus ó de serosidad, que se ha verificado en la cavidad de las pleuras. [...] Considerando que el punto de mas declive del pecho se halla al nivel del noveno espacio intercostal, algunos cirujanos quieren que se practique en él el empiema; pero no atienden á que cuando el aire dilata los pulmones, los líquidos derramados en la cavidad torácica salen menos por razon de su peso que por la expansion pulmonar que los arroja á la abertura que les debe dar salida.
    • 1884 Gmz Florio, M. "Caso pleurotomía antiséptica" [10-11-1884] La Gaceta de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
      Si se tiene en cuenta la abundancia del derrame (dos litros), el enorme trabajo de cicatrizacion necesario para deternimar la oclusion de toda la cavidad pleurítica, el estado general del niño profundamente alterado en el momento en que se practicó el empiema, no parecerán muchos dias los 35 que tardó la curacion definitiva.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Empiema. [...] m. Med. Operación del empiema.
    • 1895 Codina Castellví, J. "Trepanación costal" [01-01-1895] t. 36, p. 117 Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
      El Dr. Rey prefiere la trepanación al empiema y á la resección costal; pero el Dr. Minchant cree que el empiema es preferible, porque permite fijar tubos de desagüe voluminosos y cambiarlos fácilmente; además, la trepanación no permite obrar directamente sobre la superficie pleuro-pulmonar.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      EMPIEMA. m. [...] Cir. Nombre de la operación quirúrgica empleada para extraer dicho humor.
    • 1918 Rdz Navas Carrasco, M. DiccGralTécnHispanoamericano (NTLLE)
      Empiema, m. Med. [...] Nombre de la operación quirúrgica empleada para extaer dicho humor; se llama también parecentesis del tórax.
    • 1953 [01-01-1953] (FG)
      empiema [...] Operación que se hace para evacuar el pus de un empiema por punción con un trocar o por incisión en un espacio intercostal.
    • 1761 Galisteo Xiorro, J. Trad Principios de cirugia p. 281 Esp (BD)
      Quando las sangrias no impiden el derramamiento, ó quando este empezó en el instante que se hizo la herida, y esta se halla en la parte superior del pecho, se pone el enfermo en una situacion, que pueda facilitar la salida de los liquidos derramados: si esta situacion no es suficiente, se hace en la parte inferior del pecho una abertura, que se llama empiema, y que dá salida á los liquidos derramados.
    • 1784 Galisteo y Xiorro, F. Trad Tratado operaciones cirugía, Ledran p. 349 Esp (BD)
      El Empiema se puede curar por la naturaleza, y por el arte. [...] En quanto á los empiemas de sangre, de pus, ú de chilo, no se les puede curar sino por una operacion chirugica que se llama empiema, como la enfermedad. [...] Esta operacion consiste en hacer en el pecho una abertura que pueda dar salida á lo que está derramado sobre el diafragma, y permitir la entrada á los remedios convenientes.
    • 1822 Anónimo Trad Nosografía Richerand p. 189 Esp (BD)
      Estos derrames puriformes son el resultado de la inflamacion aguda de la pleura, é indican su formacion, la preexistencia de ese afecto, la cesacion de la fiebre aguda, del dolor de costado y la tos seca que la manifiestan; los calofrios irregulares, la calentura lenta que se sigue á estos síntomas, y la respiracion que se hace trabajosa, adquiriendo mas amplitud uno de los lados etc. Es muy raro que la naturaleza pueda evacularos por la vía de la absorcion, y esperando esta crisis favorable se espondria el enfermo á perecer de una fiebre éctica: y el cirujano viene al socorro de la medicina y practica el empiema. Esta operacion útil en los derrames de todo género, formados en los sacos de las pleuras, se ejecuta del modo siguiente. Se sentará el enfermo en el borde de su cama del lado enfermo, sostenido en esta postura por algunos ayudantes y se inclinará del lado contrario para hacer mas prominente el lado atacado. Entonces el cirujano armado con un bisturí lijeramente convexo por su filo le aplica en el intervalo que separa la sétima costilla de la octava, si se opera en el lado derecho, y en el que existe entre la octava y la novena, cuando se opera á izquierda [...].
    • 1830 Avilés, J. G. / Martínez, B. Trad Manual Cirugía, Tavernier, III p. 347 Esp (BD)
      Reconocida la existencia de un líquido seroso ó purulento en la cavidad de las pleuras, y no pudiendo producir la reabsorcion por los medios que comunmente se emplean en la pleuresia crónica, es necesario estraer el líquido por medio de la paracentesis del torax, y no aguardar á que el enfermo se demacre. Sin embargo podrá diferirse la operacion, si se advirtiese que se va á verificar la evacuacion del líquido, bien por la expectoracion ó bien por un absceso interior. Esta puncion, á que se da el nombre de empiema, ofrecerá mayores esperanzas cuanto el enfermo sea mas jóven, fuerte, de carácter alegre, no tenga ninguna afeccion orgánica del pulmon, cuanto mejor se verifique en él la nutricion, sea mas reciente el derrame, y por consecuencia el líquido que le forma esté menos alterado, y el pulmon comprimido por menos tiempo pueda dilatarse mas fácilmente.
    • 1839 Gardoqui, J. Enfermedades aparato respiratorio, II p. 196 Esp (BD)
      Aun cuando no haya estas adherencias, terminada la evacuacion del líquido por la operacion, es imposible oponerse á la entrada del aire; éste irrita la pleura, se renueva la flegmasía de esta membrana y el enfermo que tal vez se hubiera curado ó á lo menos hubiera durado muchos dias, muere al poco tiempo de haberse practicado el empiema.
    • 1845 Domínguez, R. J. DiccFrancés-Español, II Esp (BD)
      Empyème, s. m. [...] Cir. Empiema, operación quirúrgica practicada con el objeto de evacuar tan fatales depósitos de podre, de humores estancados.
    • 1846 Chinchilla, A. Compendio cirujia, II p. 299 Esp (BD)
      La diferencia mas importante consiste en el estado morboso ó no del encéfalo. Cuando con la compresion no coincide ninguna lesion íntima del encéfalo ó de sus membranas, la afeccion es simple; pero si existiese alguna inflamacion, contusion ó fuerte sacudimiento del cerebro, el caso es complicado: entonces el cirujano no debe sorprenderse de ver malograda la operacion del trépano. Esta operacion por sí misma no es de las mas peligrosas; lo es por la misma razon que la del empiema. Esta última produciria muchas veces un buen resultado si solo hubiera que evacuar un derrame ó que eliminar un cuerpo compresor de los pulmones; pero las mas veces existe alguna lesion de los parénquimas, cuya circunstancia hace tan frecuentes los peligros y mal éxito del empiema.
    • 1871 Mtz Molina, R. Trad Elementos Cirugía operatoria, Guerrin p. 429 Esp (BD)
      El empiema es una operacion que tiene por objeto evacuar un derrame de sangre, de pus ó de serosidad, que se ha verificado en la cavidad de las pleuras. [...] Considerando que el punto de mas declive del pecho se halla al nivel del noveno espacio intercostal, algunos cirujanos quieren que se practique en él el empiema; pero no atienden á que cuando el aire dilata los pulmones, los líquidos derramados en la cavidad torácica salen menos por razon de su peso que por la expansion pulmonar que los arroja á la abertura que les debe dar salida.
    • 1884 Gmz Florio, M. "Caso pleurotomía antiséptica" [10-11-1884] La Gaceta de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
      Si se tiene en cuenta la abundancia del derrame (dos litros), el enorme trabajo de cicatrizacion necesario para deternimar la oclusion de toda la cavidad pleurítica, el estado general del niño profundamente alterado en el momento en que se practicó el empiema, no parecerán muchos dias los 35 que tardó la curacion definitiva.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Empiema. [...] m. Med. Operación del empiema.
    • 1895 Codina Castellví, J. "Trepanación costal" [01-01-1895] t. 36, p. 117 Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
      El Dr. Rey prefiere la trepanación al empiema y á la resección costal; pero el Dr. Minchant cree que el empiema es preferible, porque permite fijar tubos de desagüe voluminosos y cambiarlos fácilmente; además, la trepanación no permite obrar directamente sobre la superficie pleuro-pulmonar.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      EMPIEMA. m. f. [...] Med. Operación del empiema.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      EMPIEMA. m. [...] Cir. Nombre de la operación quirúrgica empleada para extraer dicho humor.
    • 1918 Rdz Navas Carrasco, M. DiccGralTécnHispanoamericano (NTLLE)
      Empiema, m. Med. [...] Nombre de la operación quirúrgica empleada para extaer dicho humor; se llama también parecentesis del tórax.
    • 1953 [01-01-1953] (FG)
      empiema [...] Operación que se hace para evacuar el pus de un empiema por punción con un trocar o por incisión en un espacio intercostal.
    1. s. Frecuentemente, en un complemento con de de operación.
      docs. (1722-2001) 18 ejemplos:
      • 1722 Martínez, M. Medicina sceptica p. 278 Esp (BD)
        OPERACION DEL EMPIEMA. Esta operacion se hace quando ay pus derramado en la cavidad del pecho, lo qual se conoce por e peso que el enfermo siente respirando, y la fluctuacion que experimenta quando se rebuelve de vn lado á otro.
      • 2001 Cervera-Andrade, A. "Historia Hospital O'Horán" [01-01-2001] vol. 12, p. 68 Revista Biomédica (Yucatán) Mx (HD)
        Fue cuando comenzaron a hacerse en el Hospital la talla hipogástrica, la canalización de las cavidades supurantes con tubos de caucho y oclusión completa, la curación radical de las hernias la uretrotomía interna como acto preliminar para la dilatación de la uretra con las Bujías Beniqué, la uretrotomía externa y el cateterismo retrógrado en los casos de ruptura traumática de la uretra, la prostatectomía por el método de Freyer, la toracoplastía, la operación del empiema, la operación del abceso hepático, la nefrostomía, la nefrectomía, la sutura metálica de la rótula fracturada, la trepanación del cráneo, la apendicectomía, los injertos cutáneos por el método de Ollier, las síntesis oseas.
      • 1722 Martínez, M. Medicina sceptica p. 278 Esp (BD)
        OPERACION DEL EMPIEMA. Esta operacion se hace quando ay pus derramado en la cavidad del pecho, lo qual se conoce por e peso que el enfermo siente respirando, y la fluctuacion que experimenta quando se rebuelve de vn lado á otro.
      • 1728 Beaumont Verdier, B. Exercitaciones anatomicas p. 258 Esp (BD)
        P. La otra mediana qual es su hechura, y de que sirve? R. La mediana (F) es derecha con su ala circular, y dos agujeros, por donde se passa vna cinta: sirve para la cavidad del pecho, despues de hecha la operacion del empiema.
      • 1753 Puig, F. Principios de cirugia p. 131 Esp (BD)
        P. Qué es menester observar en quanto al tiempo? R. Es preciso distinguir un tiempo de necessidad, y otro de eleccion, el tiempo de necessidad, es el que nos fuerza hacer la operacion al instante sin que pueda diferirse, por estar el enfermo en un evidente peligro, v. g. la operacion del trepano, y empiema [...].
      • 1763 Canivell, F. Vendages y apositos p. 116 Esp (BD)
        Para la operacion de la Empiema. El vendolete que se introduce dentro del pecho con la sonda de este nombra por la abertura practicada en la operacion G. la sonda H.
      • 1777 Amar Arguedas, J. Pulmonías [1777] p. 88 Esp (BD)
        Cada costilla en su cuerpo huesoso tiene abaxo, y arriba dos márgenes, y en medio un sulco, por donde pasan la arteria, vena, y nervios intercostales; advertencia digna de hacerse, porque allí tambien se puede formar la inflamacion, y los Cirujanos deben tenerla presente para la operacion del empiema, y otras que pueden ocurrir en el pecho.
      • 1808 Garcia, S. Trad Elementos patologia externa, II p. 31 Esp (BD)
        Operacion del empiema. En el dia se saca la sangre por medio de esta operacion del empiema. Quando la herida está declive, se puede dar salidad al líquido derramado. Esta operacion se hace entre el apéndice xifoyde y la espina del dorso, entre la segunda y tercera costilla en el lado izquierdo, y entre la tercera y quarta en el derecho, contando siempre de abaxo arriba: se opera por detras.
      • 1817 Ballano, A. Dicc Medicina y Cirugía, III p. 353 Esp (BD)
        La operacion del empiema no debe hacerse sino quando hay señales ciertas de un derrame en el pecho.
      • 1841 Chinchilla, A. Operaciones quirúrgicas, I [1841] p. 129 Esp (BD)
        H. F. Bourdelin no solo recomendó eficazmente la operacion del empiema en el hidrotorax, sino que fue el primero en manifestar su utilidad siempre que el quilo se hubiese derramado en el pecho á consecuencia de la ruptura del canal toracico: en semejante caso cortaba horizontalmente un pliegue longitudinal de la piel entre la cuarta y quinta costilla, para dividir luego los musculos intercostales y la pleura á su inmediacion del borde superior de la costilla inferior.
      • 1872 Baldivieso, M. Trad Patología quirúrgica especial Roser p. 344 Esp (BD)
        Operacion del empiema. El fin que se propone en la operacion del empiema, puede ser: 1.º la evacuacion completa ó incompleta de la exudacion; 2.º el establecimiento de una fístula torácica estrecha para que permita el esceso de líquido exudado salir; 3.º el establecimiento de una abertura mayor para dar libre salida al pus, para estraer los cuerpos estraños, los coágulos sanguíneos, para lavar la cavidad purulenta, etc., etc.
      • 1892 Toledo, F. "Procedimiento toracoplastia" [01-01-1892] t. 30, p. 390 Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        El Dr. Dujardin-Beaumetz, manifestó que la operación del empiema, es recurso de la medicina y que los médicos la practican mejor que los cirujanos. Los médicos creen que en cuanto hay pus debe hacerse una incisión ámplia.
      • 1921 García Real, E. Trad Introducción HMedicina Garrison, I p. 217 Esp (BD)
        En 1562 llevó a cabo con éxito una operación del empiema en D. Carlos de Aragón, y también fué feliz el resultado en otros dos casos de la misma intervención, y en la excisión de la mama cancerosa. Aunque despreciativo y cruel en sus ataques contra la superstición, Vesalio ostentaba el ligero escepticismo de un hombre de mundo al tratar aquellos puntos teológicos tan del gusto de los teólogos medievales
      • 2001 Cervera-Andrade, A. "Historia Hospital O'Horán" [01-01-2001] vol. 12, p. 68 Revista Biomédica (Yucatán) Mx (HD)
        Fue cuando comenzaron a hacerse en el Hospital la talla hipogástrica, la canalización de las cavidades supurantes con tubos de caucho y oclusión completa, la curación radical de las hernias la uretrotomía interna como acto preliminar para la dilatación de la uretra con las Bujías Beniqué, la uretrotomía externa y el cateterismo retrógrado en los casos de ruptura traumática de la uretra, la prostatectomía por el método de Freyer, la toracoplastía, la operación del empiema, la operación del abceso hepático, la nefrostomía, la nefrectomía, la sutura metálica de la rótula fracturada, la trepanación del cráneo, la apendicectomía, los injertos cutáneos por el método de Ollier, las síntesis oseas.
      • 1722 Martínez, M. Medicina sceptica p. 278 Esp (BD)
        OPERACION DEL EMPIEMA. Esta operacion se hace quando ay pus derramado en la cavidad del pecho, lo qual se conoce por e peso que el enfermo siente respirando, y la fluctuacion que experimenta quando se rebuelve de vn lado á otro.
      • 1728 Beaumont Verdier, B. Exercitaciones anatomicas p. 258 Esp (BD)
        P. La otra mediana qual es su hechura, y de que sirve? R. La mediana (F) es derecha con su ala circular, y dos agujeros, por donde se passa vna cinta: sirve para la cavidad del pecho, despues de hecha la operacion del empiema.
      • 1753 Puig, F. Principios de cirugia p. 131 Esp (BD)
        P. Qué es menester observar en quanto al tiempo? R. Es preciso distinguir un tiempo de necessidad, y otro de eleccion, el tiempo de necessidad, es el que nos fuerza hacer la operacion al instante sin que pueda diferirse, por estar el enfermo en un evidente peligro, v. g. la operacion del trepano, y empiema [...].
      • 1763 Canivell, F. Vendages y apositos p. 116 Esp (BD)
        Para la operacion de la Empiema. El vendolete que se introduce dentro del pecho con la sonda de este nombra por la abertura practicada en la operacion G. la sonda H.
      • 1774 Galisteo Xiorro, F. Trad Heridas armas Ledran p. 153 Esp (BD)
        Si el derrame de sangre ó materia, suponiendo que se haga, no puede vaciarse por la herida aunque se haya dilatado, será preciso hacer una contra abertura segun Arte: esto es lo que se llama operacion del empiema. No hablo del modo de hacerla, porque es una operacion conocida [...].
      • 1777 Amar Arguedas, J. Pulmonías [1777] p. 88 Esp (BD)
        Cada costilla en su cuerpo huesoso tiene abaxo, y arriba dos márgenes, y en medio un sulco, por donde pasan la arteria, vena, y nervios intercostales; advertencia digna de hacerse, porque allí tambien se puede formar la inflamacion, y los Cirujanos deben tenerla presente para la operacion del empiema, y otras que pueden ocurrir en el pecho.
      • 1808 Garcia, S. Trad Elementos patologia externa, II p. 31 Esp (BD)
        Operacion del empiema. En el dia se saca la sangre por medio de esta operacion del empiema. Quando la herida está declive, se puede dar salidad al líquido derramado. Esta operacion se hace entre el apéndice xifoyde y la espina del dorso, entre la segunda y tercera costilla en el lado izquierdo, y entre la tercera y quarta en el derecho, contando siempre de abaxo arriba: se opera por detras.
      • 1817 Ballano, A. Dicc Medicina y Cirugía, III p. 353 Esp (BD)
        La operacion del empiema no debe hacerse sino quando hay señales ciertas de un derrame en el pecho.
      • 1827 Frau, R. Trad Cirugía Begin, I p. 25 Esp (BD)
        Las operaciones del empiema rara vez tienen buen éxito, principalmente cuando se practican en los casos de derrames de pus ó de hidrotorax.
      • 1834 Risueño, C. Patología veterinaria, II p. 149 Esp (BD)
        Esta enfermedad por lo regular produce la muerte: lo único que se logra en algunos casos es prolongar la vida dando salida al líquido por la operacion del empiema.
      • 1841 Chinchilla, A. Operaciones quirúrgicas, I [1841] p. 129 Esp (BD)
        H. F. Bourdelin no solo recomendó eficazmente la operacion del empiema en el hidrotorax, sino que fue el primero en manifestar su utilidad siempre que el quilo se hubiese derramado en el pecho á consecuencia de la ruptura del canal toracico: en semejante caso cortaba horizontalmente un pliegue longitudinal de la piel entre la cuarta y quinta costilla, para dividir luego los musculos intercostales y la pleura á su inmediacion del borde superior de la costilla inferior.
      • 1857 Durio Fassa, M. Trad Anatomía topográfica Blandin, I p. 259 Esp (BD)
        La region costal es el punto del pecho que se atraviesa en la operacion del empiema; así, esta paracentesis puede practicarse en casi todos los espacios intercostales, porque no es dado siempre al cirujano escojer el sitio en que se debe operar; sin embargo, en el mayor número de casos, se hace esta operacion en el sitio de eleccion, sitio que además es variable; así, Verduc, Desault y Boyer aconsejan elejir los espacioes intercostales inferiores; y M. Laennec prefiere, por el contrario, el espacio intercostal central, fundándose en que este punto de la region costal corresponde á la parte mas declive de la pleura, cuando el enfermo se halla acostado sobre el lado.
      • 1866 Glz Hidalgo, J. Trad Enfermedades niños, Rilliet y Barthez, I p. 531 Esp (BD)
        Operacion de la toracocentesis.— En estos últimos años ha vuelto á estar muy en bofa la operacion del empiema. Ya nos habiamos pronunciado de una manera afirmativa en nuestra primera edicion sobre la oportunidad de la operacion, y los nuevos hechos que hemos observado ó consultado no han hecho mas que confirmarnos en nuestra opinion. Diferentes circunstancias dan á priori á la operacion del empiema en los niños, mas probabilidades de buen éxito que en el adulto.
      • 1872 Baldivieso, M. Trad Patología quirúrgica especial Roser p. 344 Esp (BD)
        Operacion del empiema. El fin que se propone en la operacion del empiema, puede ser: 1.º la evacuacion completa ó incompleta de la exudacion; 2.º el establecimiento de una fístula torácica estrecha para que permita el esceso de líquido exudado salir; 3.º el establecimiento de una abertura mayor para dar libre salida al pus, para estraer los cuerpos estraños, los coágulos sanguíneos, para lavar la cavidad purulenta, etc., etc.
      • 1884 Gmz Florio, M. "Caso pleurotomía antiséptica" [10-11-1884] p. 668 La Gaceta de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        Uno de los resultados más importantes del método antiséptico es, segun M. Moizard, la posibilidad de no tener que practicar grandes lavatorios en la pleura, usados ordinariamente despues de la operacion del empiema [...].
      • 1892 Toledo, F. "Procedimiento toracoplastia" [01-01-1892] t. 30, p. 390 Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        El Dr. Dujardin-Beaumetz, manifestó que la operación del empiema, es recurso de la medicina y que los médicos la practican mejor que los cirujanos. Los médicos creen que en cuanto hay pus debe hacerse una incisión ámplia.
      • 1921 García Real, E. Trad Introducción HMedicina Garrison, I p. 217 Esp (BD)
        En 1562 llevó a cabo con éxito una operación del empiema en D. Carlos de Aragón, y también fué feliz el resultado en otros dos casos de la misma intervención, y en la excisión de la mama cancerosa. Aunque despreciativo y cruel en sus ataques contra la superstición, Vesalio ostentaba el ligero escepticismo de un hombre de mundo al tratar aquellos puntos teológicos tan del gusto de los teólogos medievales
      • 2001 Cervera-Andrade, A. "Historia Hospital O'Horán" [01-01-2001] vol. 12, p. 68 Revista Biomédica (Yucatán) Mx (HD)
        Fue cuando comenzaron a hacerse en el Hospital la talla hipogástrica, la canalización de las cavidades supurantes con tubos de caucho y oclusión completa, la curación radical de las hernias la uretrotomía interna como acto preliminar para la dilatación de la uretra con las Bujías Beniqué, la uretrotomía externa y el cateterismo retrógrado en los casos de ruptura traumática de la uretra, la prostatectomía por el método de Freyer, la toracoplastía, la operación del empiema, la operación del abceso hepático, la nefrostomía, la nefrectomía, la sutura metálica de la rótula fracturada, la trepanación del cráneo, la apendicectomía, los injertos cutáneos por el método de Ollier, las síntesis oseas.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE