11.ª Entrega (octubre de 2021)
Versión del 29/10/2021
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
enebro s. (1250-)
enebro, henebro
Etim. Del latín vulgar *jiniperus 'enebro' y esta, a su vez, del latín juniperus (DECH, s. v.).

Se documenta por primera vez, en la acepción 'arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 10 metros de altura, con el tronco ramoso, la copa estrecha y cónica, las hojas aciculares, cortas, punzantes y dispuestas en grupos de tres unidas en la base, y el fruto globoso, generalmente cubierto de una capa cerosa y con varias semillas oblongas y angulosas', en 1250, en Moamín. Libro de los animales que cazan, de A. de Toledo. Los testimonios acopiados muestran que la voz se combina con distintos modificadores y complementos para referirse a diversas especies del género Juniperus, sección juniperus (árboles o arbustos denominados enebros). Destaca, por ejemplo, el denominado, con frecuencia, enebro común (juniperus communis), cuya descripción se incluye en el Diccionario de Autoridades (1732). Como 'arbusto o árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 27 metros de altura, con el tronco tortuoso, de madera rojiza y aromática, la corteza fina, fibrosa y agrietada longitudinalmente, la copa densa, las hojas escamiformes, no punzantes, dispuestas en pares opuestos o en grupos de tres y no unidas en la base, y el fruto globoso, generalmente tóxico y cubierto de una capa cerosa, con varias semillas oblongas y angulosas en los extremos' se atestigua en 1799, en la Traducción del Curso completo ó Diccionario universal de agricultura teórica, práctica, económica, y de medicina rural y veterinaria escrito en francés por una sociedad de agrónomos, y ordenado por el Abate Rozier, t. V, realizada por J. Álvarez Guerra. El testimonio de la Traducción del Diccionario de Rozier da cuenta de que, tradicionalmente, muchas de las especies del Juniperus sección Sabina son conocidas como enebros. En este mismo sentido, puede verse la información aportada por A. Erice en Senderos de savia (2021), cuando afirma que "en la clasificación botánica del género Juniperus diferenciamos entre sabinas y enebros según el aspecto que tengan las hojas adultas de la planta en cuestión. [...] Aun así hay especies del 'Club sabina' que han sido llamadas enebros en algunas regiones, así que no hay que tomarlo muy, muy al pie de la letra (es el caso de especies como el español Juniperus thurifera que en muchos lugares se llama enebro o enebra, pese a que, según el criterio descrito, entraría en el saco de las sabinas)". Dentro de esta acepción general se organiza una nueva subclasificación que da cuenta de las características comunes del género Juniperus, sección Sabina, así como de las particularidades de diversas especies, todas conocidas como enebros. Así, se documentan en 1787, en la Traducción de la Parte práctica de Botánica el caballero Cárlos Linneo, t. VII, realizada por A. Palau y Verdera, enebro chino o de la China, enebro fenicio o licio o enebro de Fenicia o Liciaenebro virginiano o de Virginia, enebro de las Bermudas, el enebro sabina y el enebro de las Barbadas; y algo más tarde se documentan otras variedades de esta sección como son el enebro de Pfitzer, el enebro de Meyer o el enebro de las Rocosas. Como 'árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 25 metros de altura, originario del sur de África, con el tronco recto, la corteza fina, fibrosa, agrietada longitudinalmente y de color grisáceo, la copa piramidal y densa, las hojas jóvenes aciculares de color verde vivo y escamiformes de color verde oscuro las adultas, y el fruto globoso y de color marrón oscuro, con una banda de color rojizo' y con el complemento del Cabo, se atestigua en 1859, en el Manual completo de jardinería, t. I, de M. Colmeiro. Con la acepción 'árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 15 metros de altura, originario de Japón, con el tronco recto, la corteza fina, fibrosa, agrietada longitudinalmente y de color gris o marrón rojizo, la copa cónica, las hojas escamiformes de color verde intenso en el haz y con bandas blanquecinas en el envés, y el fruto globoso y de color marrón rojizo' y con el modificador japonés, se atestigua en 2001, en el artículo "Aprovechamientos forestales", de J. J. Lastra Fernández, publicado en el volumen colectivo Bosques naturales de Asturias. Por otro lado, tras un proceso de metonimia se registra como 'fruto del enebro', en torno a 1471, en la Traducción del Libro de recetas de Gilberto (manuscrito 3063 de la Biblioteca de Palacio); asimismo, se atestigua como 'madera de enebro' en 1485, en el Libro de Acuerdos del Concejo Madrileño, 1464-1485, y como 'extracto de enebro' se documenta en 1995, en Stop a la celulitis. Todas las soluciones, de J. L. Cidón Madrigal. 

La voz enebro coexiste históricamente con ginebro y nebroGinebro, que, a su vez, muestra diversas variantes (genebrochinebroginiebrojinebro, etc.), ya se atestigua en el primer tercio del siglo XIII, en La fazienda de Ultra Mar (c1200); este vocablo y sus variantes se localizan fundamentalmente en textos y documentos procedentes del área oriental de la península o con claros rasgos lingüísticos orientales (Vidal MayorViaje de Juan de Mandevilla, etc.). Por su parte, nebro, derivado de enebro por aféresis, comienza a documentarse a comienzos del siglo XVI: las primeras documentaciones corresponden al Tratado útil contra la pestilencia (1507) del Licenciado Flores y a la Obra de agricultura (redacción de 1513) de G. A. de Herrera. Con respecto a este tratado geopónico herreriano, cabe señalar lo significativo del hecho de que, durante las varias fases de su redacción y reelaboración, que dan lugar a la publicación de varias versiones (entre 1513 y 1539), se produzca la alternancia entre nebro y enebro. El empleo de enebro se documenta en la edición de 1524, en alternancia con la ocasional presencia de nebro, y no será el término canónico hasta la redacción definitiva (1539). De hecho, nebro -y los derivados nebrina y nebral (véanse estas voces junto a enebrina y enebral)-, ha de considerarse la voz primigenia en el tratado herreriano, pues se da la circunstancia de que, independientemente del empleo de enebro o nebro, no se rompe el orden expositivo del tratado, pero sí el alfabético en que se presentan y describen árboles, plantas, animales, etc. Esto es, ya sea como nebro o como enebro, aparece alfabetizado en la N: naranjosnebros (o enebros), nogales, etc.

  1. ac. etim.
    s. m. Arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 10 metros de altura, con el tronco ramoso, la copa estrecha y cónica, las hojas aciculares, cortas, punzantes y dispuestas en grupos de tres unidas en la base, y el fruto globoso, generalmente cubierto de una capa cerosa y con varias semillas oblongas y angulosas. Nombre científico: Juniperus (género); Juniperus (sección).
    docs. (1250-2021) 391 ejemplos:
    • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] España (CDH )
      O tomen buena pez, que sea de enebro, e mézclenla con uinagre, e bátanlo bien en uno fasta que·s faga espesso como miel, e tomen d'ello en una pénnola e destéllengelo en las narizes, e pónganles d'ello de fuera de las narizes.
    • 2021 Glz Casares, I. "Las enebrinas" [14-07-2021] El Diario Montañés (Santander) Esp (HD)
      Esa ginebra original era ya una versión muy parecida a la que se consume hoy en día: alcohol fermentado a base de cebada y centeno, aromatizado con bayas de enebro.
    • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] España (CDH )
      O tomen buena pez, que sea de enebro, e mézclenla con uinagre, e bátanlo bien en uno fasta que·s faga espesso como miel, e tomen d'ello en una pénnola e destéllengelo en las narizes, e pónganles d'ello de fuera de las narizes.
    • 1326 Juan Manuel LCaballero [1981] 101 Esp (CDH )
      Ay otros arboles que naçen en los montes et non se so crian en casa, asi commo pinnones et madronnos et texos et sauinas et enebros et estepas et vereços et azevos.
    • 1410 Velasco Taranto, A. Pestilencia [1997] fol. 44v España (CDH )
      Fagase pues el perfumar de mañana: / & mayormente para los ricos en / el tiempo frio: con ambar/ incienso: & / aloes/ storaques/ laudano/ açafran / mastec/ clauos de girofle/ & canela. lo / qual quando arde/ echa buen olor. E / algunas vezes con goma arabiga: & con / todas estas cosas/ o algunas dellas: & / si todas no se podieren hauer: fagase / el perfum con romero/ enebro/ sauina / & acoro. & estas leñas señaladamente / ardan en la casa/ o perfumese con ellas / pusiendolas sobre carbones encendidos. /
    • a1429 Chirino, A. Medicina (Esc. b.IV.34) [1987] fol. 178r España (CDH )
      Para tirar verrugas abran la / gayuva del enebro & fregen / enla verruga conella E / dixo quien lo prouo que para esto tomen / el junco que lo arranquen vno para cada / verruga & que la floten con aquella su / leche del junco & que tornen el junco de / punta por el logar donde le arranco / Para tirar verrugas tomen / agrimonja & del estiercol delas / cabras partes eguales moljdo / & masado con vinagre Rezjo & vnte / conello tres vezes al dia [...].
    • 1458 Manrique, G. Planto [2003] 372 Canc Gmz Manrique España (CDH )
      / No ninguno vy venado, / corços nin ligeros gamos, / non soto bien arbolado / do reposase cuytado / a la sonbra de sus ramos; / mas áspides ponçoñosos / de los sirtes arenosos / vsitauan las veredas; / sus mejores arboledas / enebros eran nudosos.
    • 1503 Anónimo Sentencia Juan Baró Col diplomática Sto Toribio Liébana España (CDH )
      Otrosy, mandamos que quando las bacas del dicho monesterio dormieren en la caseria de Arguebanes y estoviere nevado, que puedan demozar para la dicha cabanna para les echar rama e non cortar arzina nin enebro por el pie.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 137r Perú (CDH )

      El árbol de clavos es grande y gruesso, hoja de laurel, corteza de oliva. Echa los clavos en razimos, como yedra o espino y enebro. Son verdes al principio, y luego blancos y, en madurando, colorados, y secos parecen negros, como nos los traen. Mójanlos con agua de mar. Cógense dos vezes al año y guárdanlos en silos.

    • 1580 Herrera, F. Comentarios Garcilaso [1972] España (CDH )
      Está yerto el enebro, enerizados / los castaños están; por todo el suelo / los frutos de su árbol desgajados / están aquí y allí; promete el cielo / buen año; el monte, el valle, el soto y prados / ya ríen; mas si ya por desconsuelo / nuestro quisiese Alexis ausentarse, / veríamos los ríos agostarse.
    • 1624 Tirso de Molina Cigarrales [1996] 256 España (CDH )
      Esto iba diciendo, cuando se halló en una plaza pequeña, cercada toda de tarayes * y cipreses enanos, y en medio un túmulo adornado de las mismas ramas, con otras de pinos, sabinas * y enebros tendida en él una imagen de una mujer, al parecer difunta, que declaraba quién era un letrero a sus pies, diciendo: La voluntad de tu dama ; y las fúnebres andas, otro a la cabecera, en que leyó: Túmulo del olvido. En el tronco de un ciprés grande estaba grabada una Cruz, y a su pie escrito: Aquí mató la ausencia presumida una voluntad amante. Rueguen a Dios por ella .
    • 1690 Sigüenza Góngora, C. Libra astronómica filosófica [1984] México (CDH )
      Hipócrates, por tanto, para purificar el aire y liberarlo de todo humo pestífero, levantaba en las esquinas públicas de las plazas un hacinamiento de maderas y hojas de laurel, ciprés y enebro, a las que mezclaba azufre, pez y sal; sal, porque es un excelente remedio contra la exhalación de la corrupción pestífera; pez, porque hace adherirse a ella los miasmas del aire congelado; y azufre, para que, si quedó algo de los miasmas, los consuma totalmente.
    • 1724 Palomino Castro Velasco, A. Parnaso español [1936] España (CDH )
      Hay también aquí debaxo del arco, donde termina la bóveda otra ventana grande en el medio punto, con la luz del Mediodía, y así se determinó pintor a un lado aquel suceso de Elías, cuando fugitivo de Jezabel yacía rendido debaxo del enebro y reforzado con el pan y el agua que le suministró el Angel, caminó hasta la cumbre del Monte Oreb.
    • c1745 Sarmiento, M. Memorias HPoesía [1942] España (CDH )
      De esta clase son quando por atahona, que está en el Hebreo, traduce muela; y por retama traduce enebro, &c.
    • 1738-1752 Torres Villarroel, D. Anatomía visible e invisible [1794] 254 España (CDH )
      De las plantas domina en el Roble, el Enebro, Acero, Ruda, Agenjos, Mostaza y todo género de pimienta y pimiento, y los árboles de madera dura y bermeja.
    • 1783 Abad Lasierra, Í. Descripción costas California [1981] España (CDH )
      Hay también mirtos, enebros, olmos, abedules, sauces, y otras especies que dan bayas, que comen los naturales como también las raíces que se crían bajo de la nieve y son muy abundantes y buenas.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] España (CDH )
      Están estos cubiertos de pinos, carrascas, lentiscos, enebros, cornicabras, labiérnagos y otros arbustos.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] España (CDH )
      Tiene el Aceyte destilado de Enebro un color roxo, un olor semejante á la Trementina, y un sabor caliente aromático.
    • 1829 Hidalgo, F. M. Trad Églogas, Virgilio [1897] 75 España (CDH )
      / Haced vosotras hora / Aqueste mi cantar de Galo digno: / De Galo, cuyo amor en mí creciendo / Por horas va, cual junto á la ribera / El álamo frondoso en primavera, / Alcemos: por más tiempo / Aquí no nos conviene estar sentados, / Que la sombra es dañosa; / Y aunque de enebro sea, / Tambien es peligrosa: / Los sembrados las sombras aborrecen.
    • 1860 Bécquer, Gustavo Adolfo La cruz del diablo Leyendas España (CDH )
      Cuando el cercano día comenzó a blanquear las altas copas de los enebros, humeaban aún los calcinados escombros de las desplomadas torres; y a través de sus anchas brechas, chispeando al herirla la luz, y colgada de uno de los negros pilares de la sala del festín, era fácil divisar la armadura del temido jefe, cuyo cadáver, cubierto de sangre y de polvo, yacía entre los desgarrados tapices y las calientes cenizas, confundido con los de sus oscuros compañeros.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Oerstedt fué quien descubrió la relación existente entre la parásita de la hoja del Peral y los Teleutosporos del Juniperus Sabina y de otras especies de Enebro, tales como el Juniperus communis, el Juniperus oxycedrus, el Juniperus virginiana, el Juniperus phoenicea, y, por último, del Pinus halepensis.
    • 1895 Aragó, B. Tratado palomas [1895] España (CDH )
      Todas las maderas que se empleen en el interior del palomar han de ser de pino, enebro, ciprés ó abeto, porque el olor á resina que tales maderas exhalan aleja con frecuencia á los parásitos.
    • 1912 Nervo, A. Poemas 1912 [1935] 639 Amada México (CDH )
      / / Dicen que al fin de aquella ruta, / que bordan el ciprés y el enebro, / hay una reina muy enjuta / que mora en un castillo muy negro; / que guarda en fieros torreones / otras princesas como la mía, / y que es sorda a las rogaciones / del desamparo y la agonía.
    • 1938 Mistral, G. Tala [1996] Ch (CDH )
      / Y se te va la mirada que entrega, / cuando te mira, el enebro y el olmo.
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 224 España (CDH )
      El haya, el enebro y el tejo van menudeando a medida que se pronuncian las pendientes hasta que, siempre de forma súbita, un espeso seto y un bosque cerrado e impenetrable ocultan la vista del collado, interrumpen el camino y —con letrero o sin él— se empeñan en frustrar ese intento de ascensión.
    • 1984 Berlanga, A. Gaznápira [1990] 120 España (CDH )
      Verdegueaba el Hoyo, las lomas de Carrahinojosa seguían salpicadas de sabinotes y enebros, pero los chopos de las Acequillas habían desaparecido y el viejo aguadero del medio era una hoya de tierra cuarteada, sin manantial, ni juncos, ni verdín; ¿a dónde habrían ido a parar las ranas astutas, nietas de las nietas de aquellas ranas que tú atrapabas hace veinte años para jugar a solas con ellas durante horas y horas, vistiéndolas con enaguas, mandiles, braguitas y sayas de colores que tú misma —la desmanotada, la torpe, la negada...— cosías a escondidas? Al pie del Sabinar, el cascajar lo habían agrandado a dentelladas las máquinas que han ido sacando la piedra para ensanchar el firme de la carretera de Molina de los Condes.
    • 1993 Escuela de Supervivencia de Madrid Supervivencia deportiva [1993] España (CDH )
      Existen dos enebros, el enebro común (Juniperus communis), caracterizado por tener hojas en una sola línea blanca en el haz y gálbulos azules, y el enebro de miera u oxicedro (J. oxycedrus), que tiene hojas con dos líneas blancas en el haz y gálbulos marrón rojizos.
    • 2001 Fuentes Yagüe, J. L. Botánica Esp (CORPES)
      La semilla es el resultado de la transformación del óvulo después de la fecundación. Consta del embrión, rodeado de un tejido nutricio y envuelto todo ello por un tegumento. La semilla está protegida por unas escamas del cono seminífero, que en algunas especies se agrandan y lignifican, como ocurre en la piña del pino, mientras que en otras especies (enebro, tejo) la semilla queda rodeada por una estructura de consistencia carnosa.
    • 2012 Camacho, N. Corriente sagrada Co (CORPES)
      Pronto llegó al sitio descrito por Ittossai. Un enorme muro pigmentado de almagre, cubierto con teja, le impedía ver su interior; la luz tenue de la luna algo alcanzaba a disipar la espesa bruma que envolvía el entorno, dejando entrever la gama de visos verdosos de los setos de cipreses podados, enebros, sauces y eucaliptos, que protegían parte de la fachada.
    • 2021 Glz Casares, I. "Las enebrinas" [14-07-2021] El Diario Montañés (Santander) Esp (HD)
      Esa ginebra original era ya una versión muy parecida a la que se consume hoy en día: alcohol fermentado a base de cebada y centeno, aromatizado con bayas de enebro.
    • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] España (CDH )
      O tomen buena pez, que sea de enebro, e mézclenla con uinagre, e bátanlo bien en uno fasta que·s faga espesso como miel, e tomen d'ello en una pénnola e destéllengelo en las narizes, e pónganles d'ello de fuera de las narizes.
    • a1300 Anónimo Gerardus falconarius Esc V-II-19 [2004] España (CDH )
      Si ouiere malabtia quel fforade los pies tomen la corteza del medio del enebro non la primera nj la de caguera del ffuste mas la que es entre la vna & la otra & ssaquen la & mezclen la bien & den gela a comer en la carne quel dieren & den gela vn dia & otro non .
    • 1326 Juan Manuel LCaballero [1981] 101 Esp (CDH )
      Ay otros arboles que naçen en los montes et non se so crian en casa, asi commo pinnones et madronnos et texos et sauinas et enebros et estepas et vereços et azevos.
    • p1350 Anónimo Trad HJerusalem Vitriaco [2000] fol. 42r España (CDH )
      En aquellas partes luengamente duran los arboles, onde el ceedun & el hebeno creen que non se puedan podrir & el enebro tanto guarda el fuego que las sus brasas cubiertas fasta un anno non se amatan.
    • 1380-1385 Ferrer Sayol LPalladio (BNM 10211) [2004] fol. 18r España (CDH )
      E despues que las vigas sean puestas en las paredes deuelas hombre trauar con cabirones & tinjello o tochos de enebro o de oliuera o de box o de çipres que mete hombre sobre las vigas.
    • 1385-1407 Anónimo Tratado de plantar o enjerir árboles o de conservar el vino. BNM Ms. 10211 [2004] fol. 240r España (CDH )
      Si quieres guardar que el vjno non se corrompa luego njn en el tiempo que el mosto es dulçe faras la cañylla de la bota o cuba por do el vjno deue salljr de madero de enebro.
    • 1410 Velasco Taranto, A. Pestilencia [1997] fol. 44v España (CDH )
      Fagase pues el perfumar de mañana: / & mayormente para los ricos en / el tiempo frio: con ambar/ incienso: & / aloes/ storaques/ laudano/ açafran / mastec/ clauos de girofle/ & canela. lo / qual quando arde/ echa buen olor. E / algunas vezes con goma arabiga: & con / todas estas cosas/ o algunas dellas: & / si todas no se podieren hauer: fagase / el perfum con romero/ enebro/ sauina / & acoro. & estas leñas señaladamente / ardan en la casa/ o perfumese con ellas / pusiendolas sobre carbones encendidos. /
    • a1429 Chirino, A. Medicina (Esc. b.IV.34) [1987] fol. 178r España (CDH )
      Para tirar verrugas abran la / gayuva del enebro & fregen / enla verruga conella E / dixo quien lo prouo que para esto tomen / el junco que lo arranquen vno para cada / verruga & que la floten con aquella su / leche del junco & que tornen el junco de / punta por el logar donde le arranco / Para tirar verrugas tomen / agrimonja & del estiercol delas / cabras partes eguales moljdo / & masado con vinagre Rezjo & vnte / conello tres vezes al dia [...].
    • c1447 Anónimo Espéculo legos [1951] 238 España (CDH )
      Onde el enebro es llamado en latín junipero, asy commo engendrante fuego.
    • c1447 Anónimo Espéculo legos [1951] 238 España (CDH )
      E los tales son semejables al enebro que guarda el fuego fasta un anno sy fuere cubierto con su mesma çeniza, segund que lo dize Sant Ysidoro en el deçimo setimo libro de las Etimologías.
    • c1447 Anónimo Espéculo legos [1951] España (CDH )
      E de aquesto auemos enxienplo en el enebro, que guarda el fuego fasta un anno si fuere cubierto con su çeniza, segund lo dize Sant Ysidoro en el libro deçimo setimo de las Etimologías.
    • a1456 Cartagena, A. Oracional [1983] España (CDH )
      Commo fizo Jonas a la sonbra de la yedra e Elias so el enebro e en la vision de Nabucodonosor, que intrgretó Daniel, dize que so aquel grand arbol que vio en su sueño se recogian todos los grandes animales de la tierra.
    • 1458 Manrique, G. Planto [2003] 372 Canc Gmz Manrique España (CDH )
      / No ninguno vy venado, / corços nin ligeros gamos, / non soto bien arbolado / do reposase cuytado / a la sonbra de sus ramos; / mas áspides ponçoñosos / de los sirtes arenosos / vsitauan las veredas; / sus mejores arboledas / enebros eran nudosos.
    • c1471 Anónimo Trad Recetas Gilberto (BP 3063) [1997] fol. 42r España (CDH )
      / iten dize rrogerius que las fojas del enebro / molidas & beujdas con agua / & mjel fazen echar la criatura muerta / & si los beujere despues del parto / quedara purgada.
    • c1471 Anónimo Trad Recetas Gilberto (BP 3063) [1997] fol. 44r España (CDH )
      iten dize / gilbertus toma el çummo de los / cogonbros amargos de las rrayzes / & de la rruda fresca de las fojas / & de los cogollos & de la yedra & de / la simjente della & oliuetas de laurel / & de enebro & enforbio castor / enxundia de buytre & de ansare & / de abutarda & de rraposa & de oso / toma vn gato gordo desollado fuera / las tripas & sea lleno destas cosas / sobredichas & sea puesto en el espeto / & mansamente asado en el fuego & coxido / aquello que destellara asi commo / vnguento preçioso para toda gota esto / es cosa prouada.
    • 1490 Palencia, A. VocLatRomance [1967] Esp (NTLLE)
      rumpos, o rumphos, dixo Varrón ser manera de sostenedores o rodrigones delas vides, et puso quatro suertes de rodrigones delas vides, la vna de más de rezio palo que suele ser meior para la viña del roble o quexigo, et de enebro, et llama se ridica, et otro de varilla, el terçero de caña.
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] España (CDH )
      EL enebro es asi llamado porque es largo de abaxo & agudo por ençima como el fuego & porque guarda luengamen te en si el fuego en tanto que el carbon ardiente estoviere covierto de & ccedil;eniça dura un año sin se amortar; & desto lo llamaron enebro porque guarda el fuego que es en griego llamado pir.
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] España (CDH )
      Esta mirra creçe en muchas tierras & la peor creçe en India & la mejor en los montes de Arabia entre unas sombras llamadas trogoditas & el arbol no ha salvo & ccedil;inco codos de alto & ha las hojas semejantes a la oliva pero son mas crespas & mas puñientes & ha las ramas como el henebro & dos vezes en el año cortan las ramas deste arbol, pero antes que las corten salen las gotas por su curso como sudor & la tal es la mejor & es llamada mirra segund dizen Isidoro & Plinio a los .xvi. libros.
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] España (CDH )

      ELenebro es asi llamado porque es largo de abaxo & agudo por ençima como el fuego & porque guarda luengamen te en si el fuego en tanto que el carbon ardiente estoviere covierto de & ccedil;eniça dura un año sin se amortar; & desto lo llamaron enebro porque guarda el fuego que es en griego llamado pir. E hay dos maneras deste arbol: el uno es grande & el otro es pequeño segund dize Isidoro a los .xviii. libros. E todos dos son asperos & puñientes & llenos de hojas delgadas & agudas & de grano pequeño & redondo como pimienta que es verde al comienço e vermejo despues & despues negro. Este arbol es caliente & seco al terçero grado segund dize Diascoro.

    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] España (CDH )
      Cuyas hojas son semejantes a las hojas del enebro.
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Enebro mata espinosa. iuniperus. i.
    • 1495 Anónimo Trad LPronósticas Gordonio [1992] fol. 25r España (CDH )
      El trigo & ceuada que vsaren essos ombres de esse lugar sea cogido de tierra liuiana & gorda, nin sea arzollosa, & las carnes que vsaren sean criadas en montes & la leña que quemaren sea enebro & el vino que vsaren sea nascido en alturas donde el sol fiere todo el día.
    • 1499 Fdz Santaella, R. VocEcclesiasticum [1499] Esp (NTLLE)
      iuniperus, ri [...], vn árbol pequeño y espinoso, que llaman junípero, o ginebro, o enebro [...].
    • 1503 Anónimo Sentencia Juan Baró Col diplomática Sto Toribio Liébana España (CDH )
      Otrosy, mandamos que quando las bacas del dicho monesterio dormieren en la caseria de Arguebanes y estoviere nevado, que puedan demozar para la dicha cabanna para les echar rama e non cortar arzina nin enebro por el pie.
    • 1515 Rdz Tudela, A. Trad Compendio boticarios [1990] España (CDH )
      Del mes de deziembre coge la azeytuna del laurel y haz el azeyte laurino, y el azeyte del lentisco, y coge el fruto del enebro y la poma de la mandrágora.
    • 1524 Herrera, G. A. Libro agricultura fol. 82v Esp (BD)
      Los enebros son unos arboles monteses que en ninguna manera se pueden domesticar: los quales pongo aqui por sus virtudes y buenas propriedades.
    • 1538 Ciruelo, P. Reprobación supersticiones [2000] España (CDH )
      (Enebro.) El azeyte de enebro es muy bueno para beverlo y para untar con él las heridas ponçoñosas y en tiempo de pestilencia.
    • 1549 Urrea, J. Trad Orlando Ariosto [1988] 172 España (CDH )
      / Como en monte cazada o en cañada / de enebro o esparto, o en campana abierta, / es la medrosa liebre muy buscada, / por surcos, por moradas más incierta, / sin quedar mata que no sea mirada, / por si a dicha estuviese allí encubierta, / así buscaba el conde en confianza / su dama do lo lleva su esperanza.
    • 1549 Urrea, J. Trad Orlando Ariosto [1988] 706 España (CDH )
      / Sobre la celda, puesta hacia el Oriente / una pequeña iglesia está asentada; / debajo un bosque había, una clara fuente / de lauro, enebro y mirto rodeada / y de fructuosa palma y aplaciente.
    • 1549 Urrea, J. Trad Orlando Ariosto [1988] 83 España (CDH )
      / Ora a lascivos tordos liga tienden / y los enebros de ella van untando: / con red y anzuelos ponen en aprieto / a los peces, turbando su secreto.
    • 1549 Urrea, J. Trad Orlando Ariosto [1988] 690 España (CDH )
      * / La isla estaba ya deshabitada, / llena de enebro y mirtos retorcidos, / a dulce soledad aparejada, / con ciervos, gamos, corzos no seguidos.
    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] España (CDH )

      Los troyanos acostumbraron a sacrificar a sus dioses no inciencio ni otras cosas odoríferas, sino humo de cedro y de curo, que es árbol de madera más preciosa que el alarce, según dice Plinio, libro 13 en el principio. Otros, con humo de romero y de enebro.

    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] España (CDH )
      Porque si de los gentiles antiguos unos sacrificaban inciencio y no humo de enebro y de otros árboles, otros hacían el contrario; si unos flores, otros dellas no curaban; si unos sacrificaban bueyes, otros, otras aves; unos sacrificaban vacas; si unos vacas, otros novillos o terneras; si unos perros, otros ovejas y otros cabras, otros cabrones, otros puercos; unos, unas aves; otros otras aves; unos peces de la mar o de los ríos; otros, los abominaban; unos y muy pocos teniendo huego perpetuo por sacrificios, si no eran los romanos y otras gentes no munchas, donde había las vírgenes vestales; otros y los más de tener huego perpetuo no curaron.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 137r Perú (CDH )

      El árbol de clavos es grande y gruesso, hoja de laurel, corteza de oliva. Echa los clavos en razimos, como yedra o espino y enebro. Son verdes al principio, y luego blancos y, en madurando, colorados, y secos parecen negros, como nos los traen. Mójanlos con agua de mar. Cógense dos vezes al año y guárdanlos en silos.

    • 1557-1567 Jarava, J. Historia yerbas y plantas [1999] España (CDH )

      Iuniperus . Enebro.

      El enebro ama las montañas y lugares cercanos a la mar. Hase de coger el fructo en el otoño. Dize Dioscórides que, ansí el gran enebro como el pequeño, es agro. Calienta y haze orinar. Puestos entrambos en el fuego y encendidos, alançan las serpientes. Hállase el fruto algunas vezes grande como una hava, otras vezes como una avellana, el qual es colorado y oloroso.

    • 1557-1567 Jarava, J. Historia yerbas y plantas [1999] España (CDH )
      Dize Dioscórides que, ansí el gran enebro como el pequeño, es agro.
    • 1569 Pz Vargas, B. De re metallica [2000] España (CDH )

      El azeyte de tártaro, que son rasuras, el de salitre, del solimán y rejalgar, se haze por vía de calcinación y solución de las tales cosas en lugar húmido, por algunos días antes que se destilen. El de enebro, haya, lárice, lentisco, ciruelo y de todo árbol que haze goma, se haze por vía de un vaso agujereado como una olla, el qual se hinche de rajas del madero y se pone y assienta sobre otra olla y se embarra muy bien y entierran en un hoyo, que no queda sino quatro dedos de fuera de la olla horadada de encima, y se la da fuego encima, hasta que el azeyte o goma corre a la olla de abaxo por los agujeros. Las rajas de madera han de ser menudas mucho. Los vasos son d'esta hechura.

    • 1569 Pz Vargas, B. De re metallica [2000] España (CDH )
      También se escrive con oro o plata sacando çumo de hojas de enebro y echando dentro limadura de plata o oro.
    • 1580 Herrera, F. Comentarios Garcilaso [1972] España (CDH )
      Bernardo Tasso, poeta de felice y elegante ingenio; fue secretario del príncipe de Salerno, y después de Renata, duquesa de Ferrara; celebró la hermosura de Ginebra Malatesta de la suerte que Petrarca la de Madona Laura; porque la alabó con el nombre de Junípero, que es el enebro; y los italianos llaman Ginebro.
    • 1580 Herrera, F. Comentarios Garcilaso [1972] España (CDH )
      Está yerto el enebro, enerizados / los castaños están; por todo el suelo / los frutos de su árbol desgajados / están aquí y allí; promete el cielo / buen año; el monte, el valle, el soto y prados / ya ríen; mas si ya por desconsuelo / nuestro quisiese Alexis ausentarse, / veríamos los ríos agostarse.
    • c1550-1580 Luis de León Trad clásicas [1990] 334 Poesías España (CDH )
      / ¡Alto!, que el ya a la sombra estar sentado / daña, y de enebro más la sombra siendo; / y aun a las mieses son las sombras frías.
    • 1575-1580 Anónimo Relaciones hist-geogr-estadíst España: Toledo [1951-1963] I, 277 Esp (CDH )
      En cuanto a el decimo otavo capitulo dijeron es tierra de mucha leña, aunque al presente no hay tanta como solia por estar mucha parte de ella desmontada para sembrar, hay bastante leña y cerca como son encinas, robles, madroñeras, alcornoques, enebros y otros montes bajos, es tierra de alguna caza como son: perdices, liebres, conejos, aunque no en mucha cantidad, y algunas zorras, lobos y tejones.
    • 1575-1580 Anónimo Relaciones hist-geogr-estadíst España: Toledo [1951-1963] I, 279 Esp (CDH )
      En cuanto a el treinta capitulos dijeron que la suerte y labor de las casas de los vecinos de esta villa son por la mayor parte de tapias de tierra, y pocas casas de piedra, aunque hay mucha junto al lugar, y la madera es alguna de robre y enebro, y esto lo hay en la juridicion, y la madera de pino que se gasta la traen de las villas del Adrada y... que estan a ocho y cuatro leguas.
    • 1575-1580 Anónimo Relaciones hist-geogr-estadíst España: Toledo [1951-1963] II, 150 Esp (CDH )
      Al decimo octavo capitulo esta tierra tiene alguna leña de encinas y enebro e quexigo, hay poca caza, y la que hay son liebres e conexos y perdices, lobos y muchas zorras que hacen daño al ganado.
    • 1575-1580 Anónimo Relaciones topográficas: Madrid [1949] 100 España (CDH )
      18.– A la diez y ocho preguntas dixeron que esta villa se provee de leña de una dehesa que esta en el termino de ella, e que la leña que en ella hay es enebro e jara e romero y ladiernas y cornicabras e fresnos y quexigos, e que hay caza de venados e liebres, conejos, perdices, y mucha de ella zorra.
    • 1575-1580 Anónimo Relaciones topográficas: Madrid [1949] España (CDH )
      18-A los diez e ocho capitulos se responde que el dicho lugar esta en tierra que hay poca leña, y que se proveen de leña de los montes del real de Manzanares, que es leña de encinas e jara e romero y enebro e ladierna, la cual leña esta dos leguas de este dicho lugar, e que se crian en el termino e comarca del dicho lugar algunas perdices, liebres e conejos, e no otra caza.
    • 1575-1580 Anónimo Relaciones topográficas: Madrid [1949] España (CDH )
      18.– Iten cuanto al capitulo diez y ocho dixeron que el dicho lugar esta cerca de un monte de encina, que se dice la dehesa del Quexigar, dehesa vedada, y que es de la villa de Madrid e su tierra, pero que de los montes que el dicho lugar se provee de leña es del real de Manzanares, que esta la entrada tres leguas de este dicho lugar algo pequeñas, e la leña que del dicho monte se trae es ladierna e zarza y enebros y carrascos, e que en los dichos montes del real de Manzanares e la dehesa del Quexigar se crian muchos animales, liebres, conexos, venados, ciervos, corzos, gamos, y puercos xabalines, y zorros y lobos.
    • 1575-1580 Anónimo Relaciones topográficas: Madrid [1949] España (CDH )
      18.– Iten cuanto al capitulo diez y ocho dixeron que no es tierra montosa, sino antes es falta de leña, e que se proveen de leña de la tierra del real de Manzanares, porque aunque junto al dicho lugar hay una gran dehesa, dicen que es de la villa de Madrid y esta vedada, e de ella antiguamente se solian proveer de leña, e agora la dicha villa la tiene vedada, e ansi se proveen como dicho tienen de la tierra del real de Manzanares, e que los montes donde se proveen son de xara y romero y ladiernega y carrasco y enebro, e que en los dichos montes y en las dichas dehesas de Madrid se crian muchos ciervos, gamos, corzos y jabalines, e liebres, y conexos, y raposas, y lobos, e perdices e otras aves, que aun les hacen harto daño las dichas cazas.
    • 1582 Gálvez Montalvo, L. Pastor Fílida [1907] España (CDH )
      En esta forma: el rabel colgaba de un olmo; y adelante ocho pasos, el zurrón, de un salce; y otros ocho adelante, el espejo, de un mirto; y doce más el puñal, de un enebro.
    • 1582 Urrea, M. Trad Arquitectura Vitruvio [2000] 32v España (CDH )
      El cedro y enebro tienen las mesmas virtudes y provechos, más de la manera que del ciprés y del pino nace la resina, assí del cedro nace un azeyte que se dize cedrino, con el qual todas las demás cosas untadas, como son libros o cortezas de árboles, no se dañan de polilla ni de carcoma, y los árboles, d'esta manera, son semejantes al ciprés en la hoja, la madera es de veta derecha.
    • 1588 Malón Chaide, P. Conversión Magdalena [1930] I, 164 España (CDH )
      / No hay encendida brasa / ni algún carbón de enebro en fragua ardiente, / que al fuego en fuerza pasa, / que abrase así al doliente / leño, como la lengua maldiciente.
    • 1588 Malón Chaide, P. Conversión Magdalena [1930] España (CDH )

      Por la sentencia de este salmo se entenderá el mal que hace una mala lengua, que, como si a David le dijeran: «Por cierto, pues no son lanzadas ésas, que no son sino palabras, y siendo así, no hay porque mostrar tanto sentimiento, porque, ¿qué os puede dar ni quitar una mala lengua?»: responde en el cuarto verso: «¿Cómo decís que qué me puede hacer de mal? ¡Bueno es eso! ¿Y hay por ventura saeta tan aguda, despedida con tanta fuerza de algún robusto brazo del más valiente parto; hay por dicha carbón de enebro encendido, que es el que con mayor estrago y fuerza quema, que tanto daño haga como una lengua venenosa? Porque a media legua estaré seguro de la flecha y del fuego, por mucho que sea; pero de una mala boca no lo estaré en el cielo al lado de Dios, ni en el infierno entre su fuego, ni en las entrañas de la ballena sepultado en el abismo con Jonás; ni, al fin, habrá rincón tan escondido, ni círculo boreal tan helado ni zona tan abrasada, ni montañas tan cerradas y sin paso, a donde una mala lengua no llegue y no halle puerta para entrar».

    • 1589 Gmz Miedes, B. Gota [2000] fol. 63v España (CDH )
      Por esso dixo bien la otra regla medicinal y proverbial, Dum caput dolet cetera membra dolent, que doliendo la cabeça no pueden dexar de doler o enfermar los otros miembros del cuerpo, como se halla, por experiencia, de un árbol quando se seca, luego atribuymos la causa a algún gusano que le royó la raýz; como se verifica por el propheta Elías, a quien se le secó el enebro, con la sombra del qual se cubría, y dize la Escriputura Santa que lo causó un gusanillo que le royó la raýz.
    • 1589 Ribadeneira, P. Tratado Tribulación [1877] 117 España (CDH )
      Y aunque esté atado sobre el altar y debajo del cuchillo para ser sacrificado como otro Isaac, y en la cestilla de mimbres como estuvo Moisés, y aherrojado en la cárcel como Josef, y en el lago de los leones como Daniel, y en el horno de Babilonia como los tres mozos sus compañeros ; aunque esté en medio de los hombres armados con las piedras para arrojárselas, como estuvo la casta Susana, y en el desierto como David, perseguido y cercado de Saul, y en el vientre de la ballena como Jonas, y desmayado debajo del enebro como Elías, y cercado de los soldados del Rey de Siria como Eliseo, y sustentado con pan de tribulacion y agua de angustia como Miqueas, y medio sumido y anegado de las olas, como san Pedro y como san Pablo, en el abismo y profundidad de la mar, sepa cierto que volviéndose y llamando, con puro y fiel corazon á Dios, le socorrerá y le dará la mano, y le sacará á puerto de quietud y tranquilidad.
    • 1591 Percival, R. DSpanEnglLat Esp (NTLLE)
      Enebro, Juniper, Iuniperus.
    • a1597 Herrera, F. Versos [1985] Poesía España (CDH )
      / Tu bello mirto rinde al verde lauro / i a las menores hojas d'el enebro; / cuanto es mayor el lauro qu'el enebro, / tanto es al mirto inferior el lauro.
    • 1598 Pérez, A. Tratado peste (BNM R4276) [1997] fol. 16v España (CDH )
      Las casas donde / estos enfermaron se limpien/ y sahumen / bien con enebro/ romero / saluia/ espliego/ y otras yeruas/ y / no se habite hasta passar algunos / dias: y las ropas que parecieren auer / estado cerca de los tales/ principalmente / si mueren/ se quemen / o entierren / con los muertos en fossas / hondas/ fuera del lugar: y assi mismo / se entierren toda suerte de animales / y animalejos/ que por el lugar / murieren/ cada vezino en su / pertenencia: y tengan gran cuydado / aya limpieza en las calles, y plaças / y de noche se enciendan hogueras: / y si pudiesse ser auer danças / bayles / / de peste / bayles/ mascaras/ regozijos/ y entretenimientos / placenteros/ que prouocassen / a alegria/ y holgura/ importa / mucho.
    • 1598 Pérez, A. Tratado peste (BNM R4276) [1997] fol. 34r España (CDH )
      / baxa del rio/ y principalmente la / de los que mueren/ digo/ camisas/ y / sauanas/ y mantas/ si es possible/ y / sino que las mantas se limpien/ y se / cuelgen al sol/ sacudiendolas / y limpiandolas: / y primero que se torne / a usar dellas/ las sahumen con romero / enebro/ pues ay desto en abundancia.
    • 1598 Pérez, A. Tratado peste (BNM R4276) [1997] fol. 14r España (CDH )
      / Vsar buenos olores/ sahumerios / y en las habitaciones / casas/ calles/ plaças/ hagan fuegos / de leña/ que purifiquen el ayre/ como / romero/ enebro/ y otras leñas / y arboles/ arbustos, cantuesso/ salbia / espliego/ y otras cosas assi.
    • 1598 Pérez, A. Tratado peste (BNM R4276) [1997] fol. 35v España (CDH )
      / Para / Tratado / Para esto se prouea de enebro/ carbon / y leña en abundancia/ y que / las camas esten a largo vnas de otras / y en cada cama no aya mas de / vn enfermo/ y alli aya escrito camas / tantas/ y vna tablilla con su jarrillo / pordonde beua/ y que no beuan / todos por vn cantaro/ o jarro.
    • 1598 Pérez, A. Tratado peste (BNM R4276) [1997] fol. 35r España (CDH )
      Todo / se recoja/ y se eche en la dicha fossa / encima de lo qual se / eche vna espuerta de cal/ o quatro / de tierra cada dia: y en estando mas / que media se a cabe de hinchir de / tierra/ y se pise/ y se abra otra para / lo mismo/ demanera que todas las / casas/ y corrales/ esten muy limpios / y sahumados los aposentos/ y regados / y con vinagre ruciados/ y atrechos / ramos de enebro.
    • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 101r España (CDH )
      / TOma de zedoaria, de galanga, / de pimienta luenga, / de redonda, de clauos, / de gengibre, de bayas / de henebro, de cortezas / de ponzil, de cidra, / de naranja, de yerua buena, de bayas / de laurel, de hojas de sabina, de albahaca, / de genciana, de romero, de majorana, de / poleo, de calamintha, de flores de sahuco, / de rosas coloradas, de blancas, de espigasil, / de lignoaloes, de cubebas, de cardamomo, / de canela, de calamo aromatico, de canthiuesso, / de camedreos, de iua arthetica, / de melegueta, de macis, de encienso macho, / de aziuar hepatico, de simiente, y hojas / de matricaria, de simiente de artemisa, / de cada cosa destas vna dragma: de higos, / de passas, de pulpa de thamarindos, de / almendras dulces, de piñones, cada vna / on / Libro / onça: de miel escogida, seys onças: de açucar, / dos libras y siete onças: hecho poluo, / lo que se pueda hazer, y majado, lo demas / echalo en vn vaso de vidrio, o vidriado, y / sobre ello echaras siete libras, y siet onças / de agua ardiente finissima, que sea sacada / de vino potentissimo: cubrelo muy / bien, y dexalo doze horas.
    • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 30r España (CDH )
      / TOma de bayas de henebro, majadas / vn poco, y vnas nuezes de acipres, y / vnas hojuelas de arrayan, y rosas secas coloradas, / cuezelo todo en vino blanco.
    • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 67r España (CDH )
      / DE vino blanco muy bueno tomaras, y / echa en el ceniza de henebro, y haz / lexia.
    • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 87r España (CDH )
      / DE madero de henebro raspado, toma / doze libras: echalas a remojo en vn / cal / Libro / caldero grande de agua por tiempo de veynte / y quatro horas, despues ponlo al fuego / y cueza, hasta que aya menguado la tercera / parte.
    • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 16r España (CDH )
      / PRocuren en tiempo de pestilencia quemar, / assi en casa, como en las calles, / mucho romero, henebro, tomillo, laurel, / axedrea, y cipres, para que el ayre se rectifique / y purifique, y lo puedan inspirar repurgado.
    • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 23v España (CDH )
      / TOma rayzes de lirio cardeno, y de / aristholostria redonda cada dos onças, / de consuelda mayor, de camedreos, de / iua arthetica, y de iua muscada, de yerua paralisis, / de pimpinela, de ruda, y de seluia, de / cada qual vn manojo, de bayas de laurel, y / de henebro, cada seys dragmas: de flores / de canthiuesso, y de romero, cada vn puño / y medio: de galanga, de zedoaria, y de gingibre, / de clauos de gilofe, de nuezes de / espe / de Experimentos.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] España (CDH )
      Pero volviendo a nuestro Anfriso, os digo que en llegando al pie del altar venerable, hincó la rodilla en tierra, y besando la primera grada comenzó a decirle debidos loores y agradecimientos; con los cuales yo hago fin a sus discursos, colgando la rústica zampoña de estos enebros hasta que otra vez, queriendo el cielo, me oigáis cantar al son de instrumentos más graves, no tiernas pastoriles quejas, sino célebres famosas armas; no pensamientos de pastores groseros, sino empresas de capitanes ilustres.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 337 España (CDH )
      fingidos celos; / espinos, en cuyas flores / se me acordaba su aliento; / enebros, sin fruta armados, / como el cobarde con miedo; / almendros, que a mi esperanza / parecéis verdes y secos; / lentiscos, más intricados / que mis locos pensamientos; / hayas altas, que cortaba / para dulces, instrumentos; / álamos, a cuyas sombras / pasaron tales sucesos / (en los blancos mis venturas, / supuesto que en blanco fueron; / en los negros mis desdichas, / que siempre tienen agüeros): / montes, fresnos, robles, murtas, / sauces, espinos, enebros, / almendros, lentiscos, hayas, / álamos blancos y negros, / huid de mí, que si llorando ciego, / las lágrimas que veis también son fuego.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 388 España (CDH )
      El durazno y avellano, / álamo, ciruelo, higuera, / sauce, albérchigo y manzano, / el sauce que en la ribera / baña alegre el tronco llano; / el albarcoque, el serbal, / con el discreto moral, *el alto y derecho pino, / con el provechoso lino, / verde florido e igual / [...] y la pacífica oliva; / con el enebro pungente / el prisco, *que presto deja / lo que ofreció diligente, / la triste y débil lenteja / y la mostaza valiente; / por enero los castaños / y las robustas encinas, / y en rama y corteza extraños, / alcornoques y sabinas, / y el nogal firme cien años [...]. /
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 221 España (CDH )
      Y como sentado sobre una peña sospirase, no de otra suerte que el pájaro solitario en secos árboles, fue oído de un hombre rústico que de aquellas soledades era dueño, y desde sus tiernos años estudiando el arte mágica las habitaba; y como se admirase de que en lugar que jamás plantas humanas habían tocado hubiese voz humana, hizo fácil conjetura de lo que podía ser; y encendiendo una seca rama de un oloroso enebro, guió los pasos adonde la voz oía.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 251 España (CDH )
      Y viéndola sentar cabe una fresca fuente que de unos pardos riscos se despeñaba a un valle por unos jaspes, ligó a un espinoso enebro el sabio, que en la misma forma de Apuleyo * venía, y echóse así al descuido sobre unos arrayanes, de que todo aquel sitio estaba lleno.
    • 1598 Anónimo Trad Peste Ficino [1997] España (CDH )
      Creo que vsar la fructa del henebro con los murtones, sea muy vtil cosa, contra este veneno.
    • 1599 Huerta, J. Trad HAnimales Plinio [2004] fol. 197r España (CDH )
      La misma culebra, por aver estado en el invierno en las cavernas de la tierra, tiene escurecida la vista, y assí se friega y unta los ojos con la yerva merathro y queda sana; y quando las escamas se le entorpecen, rascándose con espinas del enebro las desencoge y desase.
    • 1599 Mercado, L. LPeste [1921] España (CDH )
      Pero en los cuerpos flacos, fríos y de poca virtud, conviene hacer la preservación Preservativos de todo género acreditados contra este espantoso mal. dándoles a las mismas horas, y por la misma orden, conserva de escordio, de cantueso, de adianto * de cardo benedicto, * de betónica, de cortezas de cidras, y añadiéndoles alguno de los polvos dichos, pero más principalmente los de la raíz de angélica hecha en conserva, de díctamo, de escabiosa, de raíz de tormentila, de genciana, de cedoaria, con mirra y canela, y, en algunos, se puede añadir polvos del fruto del laurel, del enebro y de cortezas de cidra, añadiendo polvos de piedra vezaar o esmeralda, hasta cinco granos, con unas gotas de vino, y beber unos tragos de agua de escordio o ruda, o capraria, * mezclando, por el calor del tiempo, alguna cosa aceda.
    • 1599 Mercado, L. LPeste [1921] 273 España (CDH )
      Asimismo se puede hacer otra de cosas calientes para cuerpos flemáticos, fríos o viejos, que lleve conserva de escordión y de cantueso, de cardo santo, de betónica y de culantrillo de pozo y cortezas de cidra con polvos de la raíz de angélica o de imperatoria, * escabiosa, tormentila, genciana y cedoaria, con un poco de mirra; hecho de todas estas cosas o algunas de ellas un cocimiento, y añadidos polvos de alquermes, mirra, simiente de cidras o fruto de laurel o enebro y canela, añadiendo algo de piedra vezaar y, principalmente, polvos de esmeralda, que en, este caso es admirable remedio, con unas gotas de vino.
    • 1599 Mercado, L. LPeste [1921] España (CDH )
      Pero si acaso fuere grande y de diferentes aposentos, por lo menos se debe mandar esté inhabitable por más de un año, habiéndola descortezado y desolado toda * y que cuatro meses antes que se entre a vivir se sahume con cosas aromáticas, en especial, con fuego y humo de enebro, aciprés, laurel, romero, espliego o con estoraque y pastillas o cosas de esta suerte.
    • 1599 Mercado, L. LPeste [1921] 362 España (CDH )

      El agua que puede hacerse para la gente pobre y dárseles barato lleva: raspaduras de aciprés, media libra; de enebro, dos onzas; hojas de pimpinela, escordio, carlina, cardosanto, cardiaca, de acederas, de cada uno tres manojos; ruda, cuatro cogollos; smirnio *un manojo; chamaedrys *dos manojos; de cada una de las dos lisimaquias, *un manojo; raíz de angélica, una onza; raíz de escorzonera, de pimpinela, de carlina, de cada una tres onzas; de las tres conservas cordiales, quitada la de violetas, de cada una dos onzas; de canela, de anís, corteza de cidra, de cada cosa una onza; grana en grano, medio quebrantada, dos onzas; raspadura de cuerno de ciervo y bolo arménico, de cada cosa una onza. Todo esto se infunda un día natural en tres azumbres de vino tinto y se destile como aguardiente, y se dé una onza, y menos, como fuere la edad y complexión.

    • 1599 Mercado, L. LPeste [1921] 372 España (CDH )
      Las cuales, en breve, son todos los sahumerios de cosas aromáticas, como del romero, enebro, aciprés, laurel, cortezas de cidras, el de pastillas olorosas, pomos, estoraque, canela, clavos y todas las demás de esta virtud y jaez.
    • 1599 Mercado, L. LPeste [1921] 249 España (CDH )
      El mismo beneficio hacen otras que llevan incienso, almástiga, simiente de enebro y laurel, clavos, lignaloes, * estoraque y láudano; los cuales sahumerios, así en los vestidos como en toda la casa y aposentos donde se duerme, han de hacer más frecuentemente los que sirven los apestados, a los cuales aconsejamos anden siempre vestidos de bocaci.
    • 1599 Zamudio Alfaro, A. Cura secas carbuncos (BNM R1879) [1997] fol. 24r España (CDH )
      / Traer en la mano lienços mojados / en aguas de olor, conforme al / tiempo, o pomas de plata, o de enebro / agujeradas, y dentro vnas esponjas / en Verano mojadas en agua / rosada, de murta, de nenufar, / que en algunas partes llaman higos / de rio, con algunas gotas de / vinagre, o sino poluos de rosas, / violetas, y de nenufar: de granos / de cidras, de limones, de sandalos / citrinos partes yguales: y todos / estos poluos mezclados, y con / babaças de alquitira desatados en vinagre / y agua rosada con vn poco de / Laudano hecha poma, que la hara qualquier / boticario, en el Inuierno se / mezclaran menjuy, estoraque, clauos, / canela, nuez de especia, y ambar, de almizcle / destas cosas, y sus semejantes, / conforme a la possibilidad de cada / vno / Remedios para / vno con La[u]dano se pueden hazer / pomas, y sahumar los aposentos(,)[.
    • c1600 Vega Carpio, L. Batuecas Duque Alba [2002] España (CDH )
      / ¿Sabes tú, endebre garzón, / que contra el mismo Sol pecas?, / ¿que soy en esta ocasión / del valle de las Batuecas / el más soberbio varón? / ¿Sabes que el más fuerte enebro / deshago, desgancho y quiebro, / que arranco un fresno de cuajo / y que un castaño desgajo, / si con él mis fuerzas puebro? / ¿Sabes que descuerno un toro, / que un jabalí desquijaro, / que por la prenda que adoro, / ciervos que en el curso paro / traigo en la choza en que moro? / ¿Sabes que, porque reservo / la fuerza, fugí veinte años / de mojer, que es mal protervo, / más que enebros, ni castaños, / jabalí, toro ni ciervo? / Mas ende, ¿por qué me canso?
    • c1600 Vega Carpio, L. Batuecas Duque Alba [2002] España (CDH )
      esta ocasión / del valle de las Batuecas / el más soberbio varón? / ¿Sabes que el más fuerte enebro / deshago, desgancho y quiebro, / que arranco un fresno de cuajo / y que un castaño desgajo, / si con él mis fuerzas puebro? / ¿Sabes que descuerno un toro, / que un jabalí desquijaro, / que por la prenda que adoro, / ciervos que en el curso paro / traigo en la choza en que moro? / ¿Sabes que, porque reservo / la fuerza, fugí veinte años / de mojer, que es mal protervo, / más que enebros, ni castaños, / jabalí, toro ni ciervo? / Mas ende, ¿por qué me canso?: / para morir te apercibe.
    • a1600 Anónimo LOlios [1997] fol. 6v España (CDH )
      E asi muchas vezes En esta gujsa / deçendera el olio por los foraqujllos mejor si desatapares / a menudo en la olla de yuso / E asi se faze le olio del madero del enebro & de qualqujer / madero que sea gomoso / E el olio de linaloe es el mejor que se puede fazer / E asi se faze el olio de fuste del çipres & del fresno / & de los otros maderos gomosos titulo .
    • a1600 Anónimo LOlios [1997] fol. 6r España (CDH )
      / E asi se faze el olio de las vayas del enebro / E asi se faze el olio de las vayas el lantisco & de qualesqujer / vayas que son oliginosas.
    • 1604 Persia, J. Relaciones [1946] España (CDH )

      Los turcos han procurado arruinar estas tierras, y ansí las han ocupado y entrádolas por cuatro diferentes partes, que les parecían a los proprios naturales imposibles de allanar, enviando a Armidia al Mar Mayor por el lado de los Albanos, y trayendo a Abdilquiray, príncipe de los tártaros, sobre el reino de Gerván, y por los otros dos estrechos caminando el ejército de los turcos; el uno de esta, parte del lago Esequia, donde está la ciudad de Basachiuch y otros pueblos subjectos al príncipe georgiano, que dijimos llamarse Basachiuch; y el otro estrecho es opuesto a éste, lleno de enebros y pinos, que es por donde dice Estrabon, lib. II, que es por la que pasó Pompeyo y Canidio.

    • 1604 Valdivielso, J. Vida patriarca [1854] 190 España (CDH )
      / Arde en la plaza la comun hoguera, / Donde se llega el haragan ocioso, / Y ante la choza poco lisonjera / El saludable enebro y cedro hojoso; / Cada cual huye de la furia fiera / Que escupe el cielo escuro y temeroso, / Y para estar seguros no hallan dónde, / Porque tras ellos donde van se esconde.
    • 1604 Vega Carpio, L. Loas Comedias [1997] España (CDH )
      / Y los truenos que sentimos, / los torbellinos que vemos, / las tempestades que oímos / y el ruido que tememos, * / el que se lleva volando / una encina y un enebro / y trabuca un edificio, / no es más que un soplo de viento.
    • 1604 Vega Carpio, F. L. Peregrino patria [1973] España (CDH )
      Las aves por los tiernos cogollos de aquellos algarrobos y enebros trinaban en los redobles de los quebrados cristales, y admirados de ver la dulzura con que los ruiseñores se quejaban, uno de los alemanes, que mostraba un gallardo natural adornado de buenas letras, comenzó a discurrir en los amores de Filomela, diciendo que todo el tiempo que después de haberle cortado la lengua Tereo estuvo muda, quería ahora desquitar con la parlería de su veloz garganta.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 631 España (CDH )
      / De noche entre los nísperos y enebros / de aquellas sierras ásperas bermejas / ataba su caballo, y con requiebros / enternecía mármoles y rejas; / vueltos los ojos caudalosos Ebros, / suspiros daba al aire, al cielo quejas, / y otras veces al son que le ayudaba, / de un instrumento alárabe cantaba.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 732 España (CDH )
      / Cuál padre hambriento, cuando el hijo pide, / por no le dar del hombre medio abierto, / su llanto acalla, su apetito impide / con una pluma o tafetán del muerto; / cuál vestido y calzado le divide, / de distinguir la carne y ropa incierto, / hace asador un verde enebro, y luego / temblando los pedazos pone al fuego.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 835 España (CDH )
      / El jabalí cerdoso, que se cura / con hiedra de jardín, cuyo cerebro / del áspid venenífero asegura, / cocido en sangre con punjente enebro; / como por Macedonia en la verdura, / que de ellos tiene más que arenas Ebro, / estaba allí tan fiero, como cuando / vio a Adonis muerto y al Amor llorando.
    • 1604 Vega Carpio, F. L. Rimas II [2003] 204 Rimas España (CDH )
      / Ya los árboles se ensalzan, / hayas, castaños y bojes, / fresnos, cipreses, alisos, / cedros, naranjos, limones, / la encina y hiedra lasciva, / mirra, cinamomo, aloes, / el pobo, el moral prudente, / sauce, espino, laurel, roble, / palma, pino, tejo, higuera, / lentisco, enebro, alcornoque, / olmo, serval, murta, mirto, / acebuches, ciclamores, / plátanos, acanas, lotos, / ébanos de duro corte, / caobas y terebintos, / saúcos de infame nombre, / nísperos y rododafnes, / cornicabras en los montes, / damascos, espinos, ornos, / almendros temiendo el norte, / bálsamos, abetos, citros, / almácigos, aceroles, / avellanos y granados, / perales, melocotones, / pinastros, pérsicos, guindos, / cabrahígos trepadores, / manzanos, loros, cerezos, / tarayes y cameropes, / membrillos, endrinos, peros, / azufaifos,
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] fol. 116v España (CDH )
      Es menester darle el remedio, con poner algunos hazes de esparto o otras cosas, o ramas de sabina o de enebro, que esto cierra mucho, por causa de tener la oja menuda, donde se avrá de remediar el daño.
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] fol. 158r España (CDH )
      Y poner achos de ramas de enebro debajo de las piedras, y es una cosa muy buena para detener el agua.
    • 1605 Anónimo Romancero general Madrigal II [1948] España (CDH )
      PENDIENTE dexa la lira, / con que suspe ndio los vie ntos / el sinventura ò vendido, / de las ramas de vn Enebro.
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
      Para hazer con sólo madera qualquier árbol, es bueno para tal effecto sabina, enebro, roble, olivo, castaño, enzina, nogal, con tal que se pongan verdes.
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
      Al descubierto, el fresno, el azebuche, el olivo, la sabina, el enebro.
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
      El madero cedro, el qual es una especie d'enebro, el qual haze la misma fructa, mas házela algo mayor.
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
      De modo que la enzina, y el roble, y el çero, y la isquia, y el albar o álamo, y el holmo, el pino, el láriçe, el box, y el cedro, el tejo, el taso, el salz, el vernio, el fresno, el ciprés, el acebuche, y el olivo, el castaño, la sabina, el enebro, el azebuche, el çuro o alcornoque, el moral, el azar, el chopo, el nogal, el serval, el cereso, el espino negral, la aya, el avete, d'estos árboles ay unos mejores que otros para diversas cosas, ansí como ellos son en sí de diversas naturalezas y efectos.
    • 1606 Alonso Ruyzes Fontecha, J. Diez Previlegios Esp (NTLLE)
      Arceotides, el fructo del enebro.
    • 1606 Alonso Ruyzes Fontecha, J. Diez Previlegios Esp (NTLLE)
      Iuniperus, el enebro y su fruto.
    • c1603-c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Pláticas Religiosos [2002] fol. 151v España (CDH )
      Sale huyendo de la reina Jezabel y vese en el camino y en la fuga tan acabado y tan cansado y desmayado, que se arroja a la sombra de un enebro et petivit animae suae ut moreretur; que le pidió a Dios que fuese servido de dar fin a sus trabajos.
    • 1607 Anónimo Otra (loa) Loas España (CDH )
      / Y los truenos que sentimos, / los torbellinos que vemos, / las tempestades que oímos / y el ruido que tenemos, / el que se lleva volando / una encina y un enebro / y trabuca un edificio, / no es más que un soplo de viento.
    • 1608 Balbuena, B. Siglo Oro selvas Erífile [1821] 41 España (CDH )
      Y preguntándole yo porqué en tal menester de su cayado no se valia, así con una nueva alegria me respondió: por cierto, valeroso pastor, yo un cayado tengo de los mejores y mas galanos de la sierra, no de otra cosa que de oloroso enebro, y tan artificiosamente labrado, que entre sus curiosos entalles, si ahora aquí le tuviera, pudieras con particular gusto ver al famoso Argos, pastor rico de cien ojos, á quien Juno solo como habrás oido osó fiar su vaquilla; y no muy apartado de una fuente, á cuyo márgen en aquel punto se habia sentado, estaba el mañoso Mercurio convidándole al peligroso sueño con la dulce armonía de su canto, y lo que á no poca lástima te moverá, si atento te pones á mirarlo, es el ya degollado pastor, puestas en eterna noche aquellas vivas lumbres, que como en el cielo las estrellas, así por su cuerpo estaban derramadas, donde siempre que con la imaginacion llego, verdaderamente juzgo la humana suerte por miserable; pues cien ojos sola una muerte los ocupa, con otras algunas curiosidades que para contarlas despacio es poco el tiempo, y mucho el frio que hace.
    • c1608 Castro, G. Comedia D Quijote [1926] España (CDH )
      / Entre matas y entre enebros / buscaré una cueva oscura, / do llore mi desventura, / hecho el propio Beltenebros.
    • c1610 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Estima [1999] España (CDH )
      ¿Qué significaba pedir Elías la muerte cuando petivit animae suae ut moreretur (3 Regum, 19) , y juntamente cuando hace esta petición se arroja a la sombra de un enebro de quien dicen los naturales conserva la vida y preserva de la muerte? Y después de tantas ansias y deseos como este propio propheta habíe tenido de verse ya fuera deste mundo, como en el propio capítulo él significa, y de ver el rostro de Dios, cuando Su Majestad se le quiere manifestar y descubrir en aquella marea delicada, se tapa el rostro con su capa: Quod cum audisset Elias, operuit vultum suum pallio; que se cubrió el rostro con la capa al tiempo que Dios lo habla.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      ENEBRO, arbol conocido, cuya madera es suauemente olorosa, y dura muchos años sin corromperse, su fruta llamamos nebrinas, quasi enebrinas. Echa el arbol cierta goma, semejante a la almaziga, y della, y del azeyte de la simiente del lino se haze el barniz liquido que usan los pintores para dar lustre a las pinturas, y los espaderos para barnizar las guarniciones de las espadas, y otros hierros: esta goma, por si es la que llamamos en Castilla grassa con que adereçan el papel, y el pergamino los que escriuen libros de mano, y materas.
    • 1606-1611 Méndez Nieto, J. Discursos medicinales [1989] España (CDH )
      Enebro se gasta en las cozinas del Rey y no otra leña, 1, 15.
    • 1606-1611 Méndez Nieto, J. Discursos medicinales [1989] España (CDH )
      Luego, otro día, caminamos adelante hasta que fuimos a dar en Cadahalso, adonde hallamos seis azémilas del Rey que estavan haziendo leña en un montezillo que allí está junto a las casas, que no tiene otra cosa sino enebros, porque aquélla y no otra leña nos dixeron que se gastava en las cozinas del Rey, y ansí lo dixo tanbién el mayordomo que yva conmigo.
    • 1612 Tirso de Molina Mujer Manda Casa [1985] 125 España (CDH )
      / Siéntese al pie de un enebro . / ¿Vuestra providencia suma / querrá, acaso, el plato hacerme / con volverme / mis maestresalas de pluma? / No presuma / mi hambrienta necesidad / a la crueldad / de Jezabel / dar hoy venganza cruel; / pues profeta / soy vuestro, sepan, protervos, / que aquí me alimentan cuervos / y allá una viuda en Sarepta.
    • 1612 Tirso de Molina Mujer Manda Casa [1985] 125 España (CDH )
      / ¡Ay! ¡Qué incierto / es el descanso / del mundo, céfiro manso, / pues me asombra / de una mujer el furor! / Recread Vos mi temor, / y déme este enebro sombra.
    • 1612 Vega Carpio, F. L. Pastores Belén [1991] 234 España (CDH )
      — "Yo solo y sin instrumento, dijo el pastor, pues aunque yo tuviera la fuerza de aquel filisteo, hermano de Goliat, que traía tan gruesa lanza en la batalla de Gacer * como el madero en que envuelven la tela los que tejen, o los veinticuatro dedos de aquél de Rafain en Geth, * que por cosa notable cuenta el libro primero del Paralipómenon. * Vengan dos o tres pastores conmigo, y traeremos algunas ramas de estos terebintos, enebros * y lentiscos."
    • c1612 Vega Carpio, Lope de El animal de Hungría [2002] España (CDH )
      MONTERO: Aquí, con dulce y agradable acento, / bastante a deshacer todos los daños / del cansancio y calor, refresca el viento / una fuente que hiciera mil engaños / a la hermosura loca de Narciso, / y guarnécenla enebros y castaños.
    • c1612 Vega Carpio, Lope de El animal de Hungría [2002] España (CDH )
      LAURO: ¡Ay, cielo! / ¿No escuchas una voz tierna / quejarse entre estos enebros?
    • a1613 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Diáls Dios y Alma [1995] España (CDH )
      Y si por una parte la reina lo busca para quitar la vida, al instante, en el descanso que toma debajo del enebro, como en símbolo y en figura, se la prometía yo en el árbor a cuya sombra se arrimaba, porque éste es un árbor que preserva de la muerte y es contra peste; dándole en eso a entender que le bastaba mi sombra en medio de todos sus trabajos para guardarle la vida y defenderlo de la muerte.
    • a1613 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Diáls Dios y Alma [1995] España (CDH )
      En ella lo tuvo Elías, 3 Regum 19, cuando, huyendo de la reina Jezabel lleno de ansias, fatigas y congojas, halló debajo de un enebro descanso, sosiego y sueño; y allí vino un ángel que lo dispierta y dice que coma de aquel pan del cielo; con cuya virtud se puso robusto y muy ligero para caminar hasta lo alto del monte de Dios Oreb.
    • 1616 Ricardo del Turia (Pedro Juan de Rejaule y Toledo) Bellígera española [1996] 24 España (CDH )
      / ¡Quién desgaja de un enebro / la rama fuerte y ñudosa, / y quién de un valiente pino / del mismo tronco destroncha!.
    • 1618 Villegas, E. M. Eróticas [1969] 244 España (CDH )
      Lícidas y Coridón, Coridón el amante de Filis, / pastor el uno de cabras, el otro de blancas ovejas, / ambos a dos tiernos, mozos ambos, árcades ambos, / viendo que los rayos del sol fatigaban al orbe / y que vibrando fuego feroz la canícula ladra, / al puro cristal que cría la fuente sonora, / llevados del son alegre de su blando susurro, / las plantas veloces mueven, los pasos animan / y al tronco de un verde enebro se sientan amigos.
    • 1620 Ríos, Gregorio de los Agricultura de jardines, 2ª parte [1991] 322 España (CDH )
      Para riberas alamos negros y blancos, y sauzes, y chopos, y fresnos, y taray, estos todos prenden de estaca, excepto el álamo negro, que éste es muy fuerte, assí en la madera, como en lo demás: los monteses son encinos, robles, pinos, enebros, éstos nacen de semilla en tierras altas, y los pinos mollares en baxas y areniscas.
    • 1624 Reyes, M. Curial del Parnaso [1909] España (CDH )
      Nubes pardas, si bien á la mitad de su curso, impedían á la universal lámpara la comunicación de su importante luz á los mortales, dando el teucro Acuario agua en abundancia, tanta, que los pequeños arroyuelos eran caudalosos Nilos, cuando una tropa de ministros de justicia, obligados con una particular comisión de Apolo, en razón de buscar los agresores de un robo famoso que en esta corte se hizo pocos días ha á un príncipe de ella, no desanimados de la incomodidad del tiempo riguroso, por entre breñales y escabrosos riscos, dieron en una inhabitable y espantosa gruta, fabricada por naturaleza y vestida por el tiempo de funestos cipreses y espinosos enebros, habitación más propia de dragones, grifos y basiliscos que de persona humana.
    • 1624 Tirso de Molina Cigarrales [1996] 256 España (CDH )
      Esto iba diciendo, cuando se halló en una plaza pequeña, cercada toda de tarayes * y cipreses enanos, y en medio un túmulo adornado de las mismas ramas, con otras de pinos, sabinas * y enebros tendida en él una imagen de una mujer, al parecer difunta, que declaraba quién era un letrero a sus pies, diciendo: La voluntad de tu dama ; y las fúnebres andas, otro a la cabecera, en que leyó: Túmulo del olvido. En el tronco de un ciprés grande estaba grabada una Cruz, y a su pie escrito: Aquí mató la ausencia presumida una voluntad amante. Rueguen a Dios por ella .
    • 1600-1625 Martín Plaza, L. Poesías [1995] España (CDH )
      Huyendo a Jezabel la ardiente saña, / la confusión penetra del desierto / el santo Elías, y con paso incierto / seguridad procura en la montaña, / donde un enebro, crespo la maraña, / de alto copete sirve a un risco yerto: / le oculta y halla su cansancio puerto / en blando sueño que sus ojos baña.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] España (CDH )

      Con todo, disimuladamente, llegamos a la puerta a pedir de bever; y al dárnoslo, un tasajo de vaca, un pulpo en carne momia, digo, una mugercilla enquadernada de rayzes de enebros, con un barredor de horno por bolante en el rostro, y solloços y lágrimas sin número, nos començó a preguntar si avíamos encontrado unos ladrones que, aquella noche, la avían dejado in puribus.

    • 1644 Mtz Espinar, A. Arte Ballestería [1946] 12 España (CDH )
      Hay otros montes espesos que no se levantan tanto y por lo bajo son todo rama; éstos son de muchos géneros: jara, estepa, madroño, piorno, ladierno, lantisco, orzaga, charneca, chaparra, coscoja, pimpollares de pino y roble, sabinas, enebros, tojos, aulagas, todos éstos son ramas, llamámoslos montes bajos; y a los que se han quemado y vuelven a tener mucha espesura, decimos verdugales.
    • c1650 Solís Valenzuela, P. Desierto prodigioso [1977-1985] I, 510 Colombia (CDH )
      / Hazen torres de viento / El alto cedro y el fragante enebro, / En cuyo firme y pertinaz celebro / Sólo ámbar de su voca el viento hypa.
    • c1650 Solís Valenzuela, P. Desierto prodigioso [1977-1985] II, 244 Colombia (CDH )
      / Alli se mira la soberbia encina, / A el sauze allá el chopo se termina; / Acullá, el haya con copiosos lazos; / Allí, la yedra que en lascivos brazos / Al olmo abraza, cuyo arrimo adora; / La mata del enebro alli, traydora, / El aljófar recibe del aurora; / Allí la liebre tímida haze cama; / Salta el ciervo acullá de rama en rama; / La corzilla veloz los vientos bebe; / Aquí ligera planta el pardo muebe; / Allá se muestra el javalí cerdoso; / Por aquellos peñascos trepa el osso; / La zorra allá, que en cauteloso trato / Da del mundo a los ojos vn retrato; / Sale de allí la culebra, a quien apodo / A vn alma distraýda / Que por oras de gusto, / En siglos de disgusto, / Anda siempre arrastrada y abatida; / La calandria acullá se ve vistosa; / Cantando allá la cardenilla hermosa / Y el ruiseñor, maestro de capilla; / Alli la siempre viuda tortolilla / Obsequias de su amor diffunto llora; / Vóreas corre siempre, en voz sonora, / Entre hermosos laureles, / La mirla, verderol y pajareles.
    • 1675 Zaragoza, J. Instrumentos matemáticos [2004] España (CDH )
      Las mejores son de sabina, o enebro algo tostadas al horno, y esta diligencia es más necessaria en otra madera menos fuerte, para que esté menos sujeta a la corrupción.
    • 1679 Abarca Bolea, A. F. Vigilia y octavario SJuan Baptista [1994] 154 España (CDH )
      Mucho les gustó a todos la propuesta y, así, fueron escogiendo Anfrisa, el jazmín; Mileno, la retama; Lisis, el clavel; Fileno, el tulipán; Fenisa, la azucena; Jacinto, la maravilla; Feniso, los alhelíes; Fausto, la albahaca; Anarda, el narciso; Clori, la rosa; Gerardo, el almoradux; Belarda, la violeta del bosque; Cintia, la mosqueta; Livia, la adormidera; Pascual, el enebro; Marica, el romero y Ginés, la encina.
    • 1679 Abarca Bolea, A. F. Vigilia y octavario SJuan Baptista [1994] España (CDH )
      CINTIA / Su desaliño no ignoro, / pero, si la miro atenta, / la mosqueta me contenta / con su color blanco y oro. / Pero pica en el enebro.
    • 1679 Abarca Bolea, A. F. Vigilia y octavario SJuan Baptista [1994] España (CDH )
      PASCUAL / Del enebro a la virtud / el fructuoso ganado, / si el contagio le ha agravado, / le agradece la salud.
    • 1690 Sigüenza Góngora, C. Libra astronómica filosófica [1984] México (CDH )
      Hipócrates, por tanto, para purificar el aire y liberarlo de todo humo pestífero, levantaba en las esquinas públicas de las plazas un hacinamiento de maderas y hojas de laurel, ciprés y enebro, a las que mezclaba azufre, pez y sal; sal, porque es un excelente remedio contra la exhalación de la corrupción pestífera; pez, porque hace adherirse a ella los miasmas del aire congelado; y azufre, para que, si quedó algo de los miasmas, los consuma totalmente.
    • 1724 Palomino Castro Velasco, A. Parnaso español [1936] España (CDH )
      Hay también aquí debaxo del arco, donde termina la bóveda otra ventana grande en el medio punto, con la luz del Mediodía, y así se determinó pintor a un lado aquel suceso de Elías, cuando fugitivo de Jezabel yacía rendido debaxo del enebro y reforzado con el pan y el agua que le suministró el Angel, caminó hasta la cumbre del Monte Oreb.
    • c1745 Sarmiento, M. Memorias HPoesía [1942] España (CDH )
      De esta clase son quando por atahona, que está en el Hebreo, traduce muela; y por retama traduce enebro, &c.
    • c1745 Sarmiento, M. Memorias HPoesía [1942] España (CDH )
      Esto se vé en que la voz Retamim, que el Castellano antiguo vierte Enebros él traduce Genistarum, que son hoy las retamas sylvestres; y el original Esob, que el antiguo traduxo Orégano vertió Arias Montano Hysopo .
    • 1738-1752 Torres Villarroel, D. Anatomía visible e invisible [1794] 254 España (CDH )
      De las plantas domina en el Roble, el Enebro, Acero, Ruda, Agenjos, Mostaza y todo género de pimienta y pimiento, y los árboles de madera dura y bermeja.
    • 1783 Abad Lasierra, Í. Descripción costas California [1981] España (CDH )
      Hay también mirtos, enebros, olmos, abedules, sauces, y otras especies que dan bayas, que comen los naturales como también las raíces que se crían bajo de la nieve y son muy abundantes y buenas.
    • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 286 Esp (BD)
      Finalmente se quema el fruto del Enebro, como preservativo de la corrupcion del ayre: le infunden con vinagre en tiempo de peste para lavar las cartas, los lienzos y baxillas. Hay pocas plantas en Europa que sean de mayor uso que el Enebro.
    • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 284 Esp (BD)
      El Enebro es un arbusto que produce muchas raices esparcidas por todos lados, y algunas introducidas profundamente en la tierra. El tronco regularmente no es muy alto, ni grueso; pero muy ramoso y achaparrado: vestido de corteza áspera, desigual, y algo roxa: el leño es sólido, y tambien algo roxo sobre todo despues de seco, y de olor agradable. Las hojas son estrechas, puntiagudas, llanas, de color verde azulado, y que hieren por la punta, siempre verdes, coordinadas casi siempre de tres en tres al rededor de cada nudo.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      ENEBRO, arbol cuyas hojas son pequeñas, estrechas, tiesas, punzantes, y siempre verdes, las flores no dán fruto, pues éste viene en la rama. [...] El enebro dá una goma, que sirve para el lustre de las pinturas: asimismo es este arbol de mucho uso en la Medicina, restablece el estomago, disipa la ventosidad, limpia los pulmones, y las entrañas, y abre las vias, &c.
    • 1791 RAE DRAE 3.ª ed. (NTLLE)
      ENEBRO. s. m. Arbol muy conocido, cuya madera es suavemente olorosa, dura muchos años sin carcomerse.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] España (CDH )
      En los eriales vegetan pinos, sabinas, enebros, lentiscos, madroños, xaras, tomillos y muchísimo romero: por todas partes se echa de ver la escasez de aguas; apénas tienen los vecinos la suficiente para subsistir, y la sacan de una fuentecilla pagando un ochavo por cada par de cántaros.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] 63 España (CDH )
      Todo aquel recinto está cubierto de árboles y arbustos; es bastante comun el labiérnago, madroño, enebro, romero y brezo; mas lo es la gayuva, y mucho mas aun la coscoxa, que es la delicia de las cabras.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] España (CDH )
      Casi por todas partes se ve erial el suelo y cubierto de pinos, enebros y sabinas: todo el monte es calizo, dispuesto en bancos mas ó ménos gruesos, y con poca inclinacion al horizonte: la piedra es dura, compacta, de fraccion tersa y de un color gris claro.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] España (CDH )
      Dista Adsaneta del rio Monleon obra de una hora, por un terreno llano y todo cultivado hasta las lomas inmediatas al rio, que están cubiertas de enebro, sabina, coscoxa y varias xaras.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] España (CDH )
      Pero aunque es muy grande la extension que estos ocupan, quedan todavía en el reyno mas de 200 leguas quadradas, que son los montes, incapaces de cultivo; los quales al principio del siglo estaban cubiertos de pinos, carrascas, enebros y varios arbustos, cuya espesura se penetraba con bastante dificultad.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] 83 España (CDH )
      Por todas partes crecen robustos pinos, que forman bosques dilatados; son ménos freqüentes las carrascas, y el monte baxo se compone de enebros, aliagas, labiérnagos, xaras y retamas.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] 57 España (CDH )
      Es feraz el suelo, pero regularmente inculto: los olivos y encinas de las llanuras, los viñedos é higueras de las faldas y cuestas, los madroños, labiérnagos, retamas, enebros y xaras en lo inculto crecen con lozanía, y se levantan á mayor altura que en otras partes.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] España (CDH )
      Están estos cubiertos de pinos, carrascas, lentiscos, enebros, cornicabras, labiérnagos y otros arbustos.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] 87 España (CDH )
      Cesan los pinos en las alturas, siendo humildes y raros los que siguen, acompañados de enebros, sabinas, brezos y otros arbustos: entónces se descubren verdes alfombras de gramas, matizadas con las xaras alpina y de grandes flores que figuró Scópoli: allí se ven la cariofilata alpina, el sisimbrio pirenayco, el erizo, la vulneraria, las potentilas casi derecha y de primavera, la escrofularia lucida, la peonía, la paxarilla y otras.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] España (CDH )
      Han querido los de Cortes beneficiar tierras incultas, aquellas principalmente donde no crecen encinas ni pinos de provecho, sino enebros, sabinas y monte baxo; pero halláron obstáculos en las órdenes del Comisario de Marina, sin poder jamas satisfacer sus deseos de trabajar; de modo que sin el recurso de las fábricas tal vez se hubiera despoblado este lugar, donde nuestra especie se distingue por la robustez y talla.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] 130 España (CDH )
      Este monte se extiende hácia el sur hasta Mariola, y por la parte septentrional se termina en los cerros y lomas de Benisoda y Agullént, bastante bien vestidos de humildes lomas, enebros, coscoxa, xaras y retamas.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Aquí empiezan nuevas cuestas para subir á las alturas; se atraviesan varios barrancos, y se pisa un suelo inculto por falta de brazos, porque el terreno es apto para higueras y viñas, y está lleno de pinos, alcornoques, y algunos mostellares, como tambien de romeros, brezos, enebros y xaras.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Hay muchos silvestres y nativos como encinas y pinos de los llamados albares; negrales y ródenos; mucho enebro, sabina y otros arbustos.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Todos aquellos montes son calizos, y muchos de mármol negruzco con venas blancas: vense por allí profundos barrancos, cuestas ásperas, picos que se desmoronan, y mucha maleza: los pinos, aunque en bastante número, se levantan á poca altura: el monte baxo se reduce á enebros, aliagas, sabinas y romero: el espliego, algunas especies de tomillo, y muchas mas de xaras crecen á cada paso.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] 75 España (CDH )
      Solamente ví inculto en el camino un monte de un quarto de legua cubierto de pinos, enebros, coscoxas, sabinas, romeros y aliagas: crece allí el hysopo oficinal, la salvia, el tomillo, el erigerón tuberoso, la inula con hojas de sauce, la atractílide baxa, con otras plantas conocidas.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Todo está inculto en la extension de cinco quartos de legua, donde crecen pinos, enormes sabinas, enebros, algunas encinas, romeros y aliagas: tambien se cria allí, principalmente en las cuestas hácia el rio Arcos, la eufrasia amarilla, la salvia, el espliego, varios tomillos, y la axedrea montana.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Crecen allí sabinas, madroños, enebros, muchísimo romero, y algun pino de poca altura, varias xaras como la fumana, racemosa, blanquecina y con hojas de romero, el tomillo vulgar y el cabezudo, el torbisco y bufalaga , los teucrios dorado, en cabezuela y con hojas de romero, mucho esparto, y algunas otras plantas.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] 162 España (CDH )
      En las quebradas contiguas que miran al norte ví la draba alpina, la iasione hojosa, la potentila blanca, la palomilla de nueve hojas, la escabiosa afelpada, la silene saxîfraga, la arenaria con hojas de enebro, el erino alpino, y otras plantas.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      No obstante crecen en aquellos montes pinos, alcornoques, encinas, enebros y un número prodigioso de arbustos y yerbas que tapizan el suelo hasta impedir el paso.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] 19 España (CDH )
      Los pinos hacen las masas principales, y entre ellos y en sus inmediaciones se ven fresnos, cornicabras, sabinas, enebros y una hiniesta parecida á la que Linneo llamó flórida, bien que diferente.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      En las quebradas y recortes que miran al norte ví los empeynes llamados pulmonarius y pyxidatus, la globularia de hojas tridentadas, la potentila blanca, el antirrino que tiene sus hojas de tres en tres, la escabiosa afelpada, y la estátice parecida al ajo: en la llanura superior las xaras blanquecina, cenicienta, amarilla, racemosa, numularia, con hojas de romero y de tomillo, el seseli rompepiedra, la ínula de monte, los teucrios dorado, camedrio, saxâtil y zamarrilla, el ilécebro en copa, la cúscuta oficinal, las arenarias roxa, con hojas de enebro y de tomillo, varios buplevros y tordilios: en las cuestas la gayuva, la herniaria fruticosa, la arenaria con hojas dispuestas en quatro órdenes, la rubia peregrina, varias campanillas, llantenes, cuajaleches y gramas, que sería largo describir.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Entre estos dos últimos está el recinto llamado de la Unde, como una manga del reyno que sale hácia poniente: suelo ingrato, reducido á montes por lo comun incapaces de cultivo, ó á terrenos floxos, poco útiles para granos; si bien abunda en árboles y arbustos, como carrascas, pinos, arces, enebros, romeros, ramnos y madroños, donde se oculta la caza que los aficionados vienen á buscar de muchas leguas.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Es bastante comun entre las peñas el hipericón parecido al brezo, la siempreviva menor, el doble escudo con hojas de estrellámar, el antirrino de hojas gruesas, la lechetrezna retusa y el enebro: en las lomas mas baxas se cria el esparto comun y el junquero, el afilantes, el torbisco, los geranios columbino y cicutario, la scherardia de campos y el litospermo, varios astragalos, centauras y gramas: en los sitios hondos é inmediatos al rio ví el homecillo, planta muy útil para la cerbeza.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Los vegetales que espontáneamente crecen en el recinto que vamos describiendo son pinos, enebros, romeros, coscoxa y aliagas en los sitios elevados y secos, donde se ven algunas xaras en corto número: en las cercanías de Cirát viven la blanquecina, la de Mompeller, y la que tiene sus hojas parecidas al romero.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Veia pinos, coscoxa, ramnos y enebros en lo inculto; viñas y barbechos en los campos cultivados, que se extendian por aquellas lomas.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] 98 España (CDH )
      Se aumenta el cultivo en el término de Montán, y en vez de pinos, coscoxa, enebros y maleza, se ven ya dilatados viñedos, alternando con sembrados, y en las lomas gran número de higueras.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      134 No son muy rápidas las faldas del monte Pina, principalmente las del norte, que presentan planos inclinados, sembrados de peñas y de escombros, bien vestidos de pinos, xaras y enebros.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      En media hora llegué á la cumbre, pisando un terreno inculto, donde crecen enebros, madroños, ramnos, brusco, adelfa, palmitos, yedra, pinos, romero y otros arbustos.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] España (CDH )
      Baxa el rio desde Chulilla atravesando montes calizos, y dexa á la derecha un desierto casi estéril de algunas leguas, que sigue luego por Castilla, en el qual obstan al cultivo los freqüentes riscos y las peñas sin tierra, donde crecen pinos, enebros, romeros, xaras y maleza, que sirve de guarida á corzos, lobos, cabras montesas y otra caza; y de pasto á gran número de ganados.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] España (CDH )
      El Aceyte volátil ó esencial se fixa tambien muchas veces en los frutos de algunas plantas como, en las cubebas, bayas de enebro y pimienta, y otras truchas mas en las semillas, como se observa en la mayor parte de las umbelíferas.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 175 España (CDH )
      El talento, luces, sana crítica y vastos conocimientos de la Terapeútica, de la Química, de la Botánica y de los demas ramos de la Medicina, que poseian los sábios é ilustrados Profesores, que por comision del Tribunal pleno del Proto-Medicato y con aprobacion de S. M. compusieron y formaron las dos primeras ediciones de nuestra Farmacopéa Española, se hallan bien demostrados en las muchas recetas sobrecargadas de remedios que descartaron de ella, y en el crecido número de composiciones que cuerda y prudentemente reformaron; pero en ninguna otra cosa manifestaron mas claramente su excelente tino mental y grande discernimiento que en la bella y utilisima reformacion de la Triaca, substituyendo sabiamente en su lugar el Electuario Teriacal, que compusieron en los términos siguientes: tómese de raiz de valeriana silvestre, de contrayerba Mexicana, de genciana, de hojas de Escordio, de flores de manzanilla, de canela escogida, de pimienta de Tabasco, de bayas de enebro, de cortezas de naranja, de simientes de anis y de mirra, de cada cosa una libra; de cortezas de quina selecta quatro libras; de azafran y de sulfate de hierro calcinado hasta la blancura de cada cosa una libra; de opio puro y duro dos libras; de miel de bayas de sauco seis libras; de miel buena quarenta y ocho libras: mézclese con diligencia el azafran y el sulfate de hierro pulverizado á la miel despumada ántes con la suficiente cantidad de vino generoso. y á la miel de bayas de sauco, estando estas un poco calientes, y despues añádase el opio disuelto en vino; y últimamente, mezclados y reducidos á polvos impalpables primeramente los demas simples, váyanse uniendo poco á poco con una continua agitacion hasta tanto que hayan formado una masa uniforme de consistencia de Electuario.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] España (CDH )
      Tiene el Aceyte destilado de Enebro un color roxo, un olor semejante á la Trementina, y un sabor caliente aromático.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] España (CDH )
      Aceyte destilado de Bayas de Enebro.
    • 1821-1822 Romero Alpuente, Juan Intervenciones en las Cortes Extraordinarias I, 476 Escritos España (CDH )
      Aunque la sierra de Albarracín, de la que soy hijo, aplicada ahora a la provincia de Teruel, si se aprueba la de Calatayud, no puede menos de interesar al Congreso por el gran papel que hizo siempre entre Aragón y Castilla, por haber sido la columna mayor del fuero de Sepúlveda, * por sus lanas las más finas de Aragón y casi iguales a las mermas de las cuatro sierras de las Castillas, su gran lavadero de Jea, sus fábricas de paños y de hierro, sus preciosas minas, sus pinares soberbios, sus pocas pero exquisitas frutas, y hasta su precioso y abundante aceite... aunque de enebro; Calatayud por todo el mundo se hace conocer con esos melocotones tan grandes y tan sabrosos, y por sus cáñamos, que son mejores aún que los de Castellón de la Plana en Valencia, que es cuanto puede decirse, pues aunque carecen de su hermosura, tienen más fortaleza.
    • 1829 Hidalgo, F. M. Trad Églogas, Virgilio [1897] 75 España (CDH )
      / Haced vosotras hora / Aqueste mi cantar de Galo digno: / De Galo, cuyo amor en mí creciendo / Por horas va, cual junto á la ribera / El álamo frondoso en primavera, / Alcemos: por más tiempo / Aquí no nos conviene estar sentados, / Que la sombra es dañosa; / Y aunque de enebro sea, / Tambien es peligrosa: / Los sembrados las sombras aborrecen.
    • 1834 Duque de Rivas Moro expósito [1982] II, 245 España (CDH )
      / A un lado y otro, en sendos braserillos, / humo apacible y delicioso aroma, / quemadas, esparcían por el aire / ramas de enebro y escogidas gomas.
    • 1837 Fdz Navarrete, M. Viajes Maluco Magallanes [1837] España (CDH )
      Los clavos nacen en el extremo de cada rama, brotando antes un vasillo, del cual sale fuera la flor que es como azahar; la punta del clavo está asida al extremo de la rama, y cada uno va creciendo hasta que queda en su perfeccion: estos clavos salen en racimos como yedra ó espino y enebro; al principio son verdes, luego blancos, en madurando encarnados, y estando secos con el calor del sol se vuelven negros, que es como los traen á Europa, y lo rocían con agua salada (para que no se muelan y mantengan su virtud): se cogen dos veces al año, y para conservarlos después de sazonados los guardan en silos hasta que los mercaderes los llevan á otras partes.
    • 1837-1840 Zorrilla, J. Poesías [1943] España (CDH )
      Sentado en una peña de este monte / tapizado de enebros y maleza; / estoy viendo en el cárdeno horizonte / reverberar el sol en su grandeza, / Y allá esconde su luz tras la colina, / y su cree que su sombra nos oculta / otra región luciente y cristalina / do airado el sol su púrpura sepulta.
    • 1852 Cánovas Castillo, A. Campana Huesca [2003] España (CDH )
      Luego se dirigió pausadamente hacia el matorral, y se sentó en lo más áspero de él, al pie de unos enebros de agrias y verdes hojas, en sitio desde donde bien podía distinguir la vuelta del almogávar.
    • 1852 Cánovas Castillo, A. Campana Huesca [2003] España (CDH )
      El barranco y la cuesta se distinguían muy bien a la luz de tres grandes hogueras encendidas al borde mismo del precipicio donde se consumían luciendo y chisporroteando altas piras de enebro recién cortado.
    • 1852 García Quevedo, J. H. Ira Dios, IV-VII Ira de Dios. Poema bíblico Venezuela (CDH )
      / Teas de pino y de enebro / Alumbran la hospitalaria / Mansion, y adobadas pieles / Cuya blanquísima lana / En suavidad y finura / A la matutina escarcha / Escede, cubren el piso / De aquella modesta estancia.
    • 1856 Sáez Montoya, C. Metalurgia [1856] España (CDH )
      El carbon de que se hace uso como cemento, es generalmente vegetal, debe ser duro (álamo blanco, enebro), pues se ha observado dan mejor efecto que los carbones flojos.
    • 1860 Bécquer, G. A. Cruz diablo 105 Leyendas España (CDH )
      En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal.
    • 1860 Bécquer, Gustavo Adolfo La cruz del diablo Leyendas España (CDH )
      Cuando el cercano día comenzó a blanquear las altas copas de los enebros, humeaban aún los calcinados escombros de las desplomadas torres; y a través de sus anchas brechas, chispeando al herirla la luz, y colgada de uno de los negros pilares de la sala del festín, era fácil divisar la armadura del temido jefe, cuyo cadáver, cubierto de sangre y de polvo, yacía entre los desgarrados tapices y las calientes cenizas, confundido con los de sus oscuros compañeros.
    • 1863 Bécquer, Gustavo Adolfo El gnomo Leyendas España (CDH )
      En el pórtico de la iglesia, y sentado al pie de un enebro, estaba el tío Gregorio.
    • 1865 Anónimo Tesoro cazador [1865] 79 España (CDH )
      Habitan en los bosques mas silenciosos, y en las montañas, en donde se alimentan en verano de zarzamoras, de bayas de mirtilo y de otros frutos pulposos, y en invierno de los retoños tiernos de los pinos y abetos, y de las bayas de enebro.
    • 1882 Puerta, G. Manual química orgánica [1882] España (CDH )
      Las esencias de trementina, de limon, naranja, bergamota, cidra, bayas de enebro, elemi, copaiba, cubeba, etc., están constituidas por carburos de hidrógeno.
    • 1882 Puerta, G. Manual química orgánica [1882] España (CDH )

      ESENCIAS HIDROCARBONADAS.

      Todas las esencias de este grupo son isoméricas ó poliméricas, siendo el tipo de ellas la esencia de trementina, cuya fórmula química es . Las principales son:

      Esencia de trementina.

      Esencia de limon.

      Esencia de naranja.

      Esencia de bergamota.

      Esencia de bayas de enebro.

      Esencia de sabina.

    • 1882 Puerta, G. Manual química orgánica [1882] España (CDH )
      La brea de enebro ó miera se obtiene como la brea de pino, quemando la leña de enebro.
    • 1888 Martín Santiago, J. Material telegráfico [1888] España (CDH )

      Hemos dicho que la sabina se encuentra con abundancia en la provincia de Soria: es un arbusto, especie de enebro, que no alcanza por consiguiente en su desarrollo, á lo menos en España, grandes dimensiones.

    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Las esporas producidas por estos Ecidios deben germinar sobre el Enebro. Sin embargo, no se ha visto aún los tubos germinativos de estas esporas penetrar en los tallos y las hojas del Enebro; pero Oerstedt vió penetrar en las hojas de las Pomáceas los filamentos germinativos de las Esporidias producidas por los Teleutosporos del Enebro.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Nosotros contestamos la clasificación y biología que preceden, llamando mucho la atención del remitente sobre el primer período del ciclo evolutivo de la parásita para que en los inmediatos montes á la capital Segovia, tan ricos y variados en Coníferas, viera de encontrar y destruir, como se aconseja con muy buen juicio en lo que dejamos trascrito, los Teleutospolos ó esporas de invierno en los Enebros y aun en el Pinus halepensis.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Mr. Sorauer observó dos casos en que un remedio más radical produjo la desaparición del Moho ó Herrumbre sobre el Peral, y este remedio fué la destrucción de los Enebros.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Además del arranque de las hojas del Peral habitadas por los Aecidiums, apenas podría encontrarse otro remedio para librar aquel frutal del Moho ó Herrumbre que tanto daño le causa, como no fuera el quitar los Teleutosporos, fácilmente visibles durante el mes de Abril sobre el Enebro.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Al abad Mr. Blais, modesto cura en Beaurain (Normandía) cabe el honor de haber sido el primero en dar á conocer á la Sociedad central de Horticultura de Francia el hecho de que el Moho de los Perales es debido á la proximidad de éstos á pies de Enebro atacados del Podisoma.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Al principiar el verano no quedan sobre la corteza del Enebro más que las cicatrices (fig. 48, letra n), marcando el lugar por donde se escaparon las esporas; por bajo de estas cicatrices se desarrollan á menudo yemas adventicias (véase en la fig. 48, letra a). / / / Figura 47.– Enebro invadido por el Podisoma. t, Teluetosporo. Figura 48.– Enebro mostrando las cicatrices, n, dejadas por la caída de los Teleutosporos. a, yemas adventicias.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Al principiar el verano no quedan sobre la corteza del Enebro más que las cicatrices (fig. 48, letra n), marcando el lugar por donde se escaparon las esporas; por bajo de estas cicatrices se desarrollan á menudo yemas adventicias (véase en la fig. 48, letra a). / / / Figura 47.– Enebro invadido por el Podisoma. t, Teluetosporo. Figura 48.– Enebro mostrando las cicatrices, n, dejadas por la caída de los Teleutosporos. a, yemas adventicias.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] 551 España (CDH )
      Sus Teleutosporos no se encuentran más que sobre las Coníferas, casi exclusivamente sobre el Enebro, mientras que sus Aecidiums, considerados antes como especies distintas y designados con el nombre de Roestelia, no viven más que sobre las Pomáceas.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Al principiar el verano no quedan sobre la corteza del Enebro más que las cicatrices (fig. 48, letra n), marcando el lugar por donde se escaparon las esporas; por bajo de estas cicatrices se desarrollan á menudo yemas adventicias (véase en la fig. 48, letra a). / / / Figura 47.– Enebro invadido por el Podisoma. t, Teluetosporo. Figura 48.– Enebro mostrando las cicatrices, n, dejadas por la caída de los Teleutosporos. a, yemas adventicias.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      Oerstedt fué quien descubrió la relación existente entre la parásita de la hoja del Peral y los Teleutosporos del Juniperus Sabina y de otras especies de Enebro, tales como el Juniperus communis, el Juniperus oxycedrus, el Juniperus virginiana, el Juniperus phoenicea, y, por último, del Pinus halepensis.
    • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] España (CDH )
      "Los Teleutosporos aparecen en la primavera sobre el Enebro bajo la forma de masas de color amarillo ó morenuzco, que se hinchan algunas veces si el tiempo es húmedo, formando masas mucilaginosas muy gruesas (fig. 47, letra t), y que se contraen de nuevo si el tiempo es seco.
    • 1891-1894 Muro, Á. Practicón [1982] España (CDH )
      Después los retiran fuera, los dejan enjugar y los ahuman con ramas de enebro, que abunda mucho en aquellos países.
    • 1891-1894 Muro, Á. Practicón [1982] 216 España (CDH )
      Se termina la operación ahumándolos con leña de roble, cubierta en parte, con serrín de madera de enebro.
    • 1891-1894 Muro, Á. Practicón [1982] España (CDH )
      Luego los enjugan, los untan después con heces de vino, y cuando están secos los cuelgan en la chimenea para ahumarlos con leña de enebro tres o cuatro veces al día por espacio de una hora y durante cinco o seis días.
    • 1891-1894 Muro, Á. Practicón [1982] España (CDH )
      A los cuarenta días se saca el jamón, se envuelve en una arpillera fuerte, se cose y recose bien, se moldea y contornea al coserlo para darle buena forma, y así se cuelga dentro de la campana de una chimenea en que se quema leña de enebro, pero bastante alto para que el calor no derrita la grasa y se seque la carne.
    • 1895 Aragó, B. Tratado palomas [1895] España (CDH )
      Todas las maderas que se empleen en el interior del palomar han de ser de pino, enebro, ciprés ó abeto, porque el olor á resina que tales maderas exhalan aleja con frecuencia á los parásitos.
    • 1895 Aragó, B. Tratado palomas [1895] España (CDH )
      Algunos, sin recurrir al cebamiento tal como queda expuesto, se contentan con suministrar á los pichones, para dar buen gusto á la carne, bayas de enebro, cinco ó seis el primer día y aumentando gradualmente la dosis hasta veinte, pero sin separar las crías del cuidado de los padres.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
      En general, las hojas son persistentes durante años siempre sentadas, pequeñas, lineales ó planas, estrechas, enteras y perpendiculares á las ramas (enebros, Araucaria), lineales y más ó menos aplicadas á las ramas (Sequoia), ó pequeñísimas, escamosas, aplicadas y soldadas casi hasta su ápice con las ramas en que se insertan (sabinas, Cupressus, Thyja, Biota, Callitris).
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )

      Arceutobium OxycedriBieb. (Viscum íd. DC.)–

      . De 5''-20'', sin hojas, siempre verde, con las ramas articuladas, irregularmente dicótomas; flores amarillentas y las blanquecinas con el ápice verdoso; bayas de 1'''-3''', verdosas ó algo azuladas. Fl. verano; sobre los enebros. Centro, E. y S.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
      Enebro. E., Centro, O. y S.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )

      22.ª Dioecia. – Lúpulo, Cáñamo, Palmera de dátiles, Higuera, Enebro, Araucarias.

    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
      Sobre los enebros casi siempre.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
      – Ecidios sobre las hojas del níspero común, Sorbus Aria y majuelos; teleutosporas sobre las ramas del enebro.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
      Teleutosporas sobre las ramas de los enebros; ecidios alargados, cilíndricos, en forma de cuerno y que se abren irregularmente en su cima, habiendo sido descritos como independientes bajo el nombre de Raestelia cornuta P. Verano.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
      – Ecidios sobre las hojas del peral; teleutosporas sobre las cortezas de los enebros, sabinas y otras crupresáceas; ecidiolos abriéndose por numerosas hendiduras longitudinales, que quedan cerradas en su cima, habiendo sido descritos como independientes bajo el nombre Raestelia cancellata Rabenth.
    • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] España (CDH )
      Y él se fué por el desierto un día de camino, y vino y sentóse debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Baste ya, oh Jehová, quita mi alma; que no soy yo mejor que mis padres.
    • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] España (CDH )
      Y echándose debajo del enebro, quedóse dormido: y he aquí luego un ángel que le tocó, y le dijo: Levántate, come.
    • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] España (CDH )
      Que cogían malvas entre los arbustos, Y raíces de enebro para calentarse.
    • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] España (CDH )
      Agudas saetas de valiente, Con brasas de enebro.
    • 1910 Rodó, J. E. Motivos Proteo [1985] 221 Uruguay (CDH )
      Sabéis * —dijo Nearco— que, desde que este episodio nos obligó a alterar por compasión el rumbo que llevábamos, me entró en el alma la duda de la inoportunidad de nuestra empresa; y oí una voz interior que me decía: — "Si hay tanto, y tan desamparado dolor, tanto abandono y tanta impiedad, cerca de nosotros, donde emplear el fuego de caridad que nos inflama, ¿por qué buscar objeto para él en climas extraños y remotos?"— Me dormí con este pensamiento en el alma; y soñé; y así como el apóstol vio en sueños la imagen del macedón que le llamaba, lo que él interpretó como un ruego de que fuera a redimir a los suyos, a mí se me apareció la imagen de este pastor, que, intentando yo continuar el viaje, me cerraba el camino; y lo aparté para avanzar; y entonces, en los enebros y las zarzas a cuyo lado le encontramos, sentí que se enredaban mis ropas y me detenían...
    • 1912 Nervo, A. Poemas 1912 [1935] 639 Amada México (CDH )
      / / Dicen que al fin de aquella ruta, / que bordan el ciprés y el enebro, / hay una reina muy enjuta / que mora en un castillo muy negro; / que guarda en fieros torreones / otras princesas como la mía, / y que es sorda a las rogaciones / del desamparo y la agonía.
    • 1913 Pardo Bazán, E. Cocina española [2003] España (CDH )
      Se puede hacer con vino blanco y vinagre muy fuerte a partes iguales, sal gorda, pimienta en grano, romero, menta, tomillo, estragón y bayas de enebro, habiendo antes quitado las pieles y nervios y mechado la pierna con tiras de tocino en correcta doble línea.
    • 1917 Miró, G. Figuras pasión II [1917] 100 España (CDH )
      En tanto, Poncio, Claudia y los forasteros, con la guardia privada del Procurador, subían por las márgenes briosas de cepas de enebros, hasta el tajo pantanoso, donde las aguas se despeñan blancas, gordas, tronando como los aludes de los puertos.
    • 1924 Azorín Discurso [1924] España (CDH )
      En el monte ratizo las retamas —con sus flores amarillas— los enebros, los lentiscos, los romeros, se extienden por los recuestos formando bosquecillos; entre esos árboles crecen y perfuman el aire el cantueso, el tomillo, el espliego, el orégano.
    • 1926 Bolívar Pieltain, C. Insectos pterigogeneos HNatural España (CDH )
      Viven los antaxius en matas bajas, como los enebros achaparrados del Guadarrama, o en plantas pinchudas, y cuando se pretende cogerlos se lanzan de un salto al interior de la mata, donde es muy difícil el encontrarlos.
    • 1926 Glz Fragoso, R. Talofitas [1926] España (CDH )
      La Platysma saepincola y la Platysma juniperinum suelen encontrarse en los troncos de enebros, más frecuente la primera en el Guadarrama, la segunda en otras regiones pirenaicas o subpirenaicas de España.
    • 1910-1926 Miró, G. Cerezas cementerio [1991] España (CDH )
      Pasará un leñador brumado por la carga de enebros * recién cortados del monte.
    • 1910-1926 Miró, G. Cerezas cementerio [1991] España (CDH )
      Las támaras * de enebros y de pino, hechas ascuas, conservadas en su * ceniza, rodeaban las lucientes cacerolas, estremecidas por su íntimo hervor.
    • 1933 Dantín Cereceda, J. Agricultura [1933] España (CDH )
      Thuia, enebros; Araucarias; de las abietáceas, abetos, cedro, alerce, Epicea, pinos; de las palmas, palmeras y palmitos; de las salicáceas, los diversos álamos o chopos; de las platanáceas, los falsos platanos; de las celtidáceas, el almez; de las ulmáceas, el olmo; de las eleagnáceas, el árbol del paraíso; de las simarubáceas, el ailanto o árbol del cielo; de las leguminosas, el árbol del amor, la acacia de tres espinas (Gleditschia), la falsa acacia (Robinia), las soforas (Sophora), los tres árboles muy frecuentes en los paseos de Madrid y de toda España, y la glicinia (Wistaria sinensis); de las hippocastanáceas, el castaño de Indias; de las aceráceas, los arces (Acer pseudoptatanus, A. platanoides, A. campestris, etcétera); el magnolio y otros muchos más.
    • 1936 Anónimo "Eliminar olor engrudo" [15-06-1936] El Nervión (Bilbao) Esp (HD)
      Para eliminar el olor del engrudo se coloca en la habitación recientemente empapelada un recipiente con carbones encendidos sobre los cuales se echan bayas de enebro y se cierra la habitación durante doce horas.
    • 1937 Cabrera, Á. Industrias alimentación [1937] 79 Argentina (CDH )
      Las coles, cortadas en rodajas horizontales, de modo que las hojas salgan picadas, se meten por capas, que alternan con otras de sal y bayas de enebro, en barriles que hayan tenido vino o aguardiente o que se hayan untado interiormente con levadura, con el fin de iniciar inmediatamente la fermentación.
    • 1938 Mistral, G. Tala [1996] Ch (CDH )
      / Y se te va la mirada que entrega, / cuando te mira, el enebro y el olmo.
    • 1939 Prensa Horizonte (Madrid), 10/1939 Horizonte, octubre de 1939 España (CDH )
      truchas en racimos, colgadas de un ramo de enebro; nueces y avellanas; flores y cerezas del Bierzo; cacharros curiosos de los alfareros de Jiménez de Jamuz.
    • 1940 Mestayer Echagüe, M. Enciclopedia culinaria [1998] España (CDH )
      bayas de enebro, 10 gr.; canela en polvo, 15 gr.; clavillos, 20 gr.; nuez moscada, 20 gr.; romero, 10 gr.; pimienta blanca, 10 gr.; hinojo, 10 gr.; azafrán, 10 gr.
    • 1940 Mestayer Echagüe, M. Enciclopedia culinaria [1998] España (CDH )
      Se añaden también 3 gr. de romero seco y 5 bayas de enebro.
    • 1940 Mestayer Echagüe, M. Enciclopedia culinaria [1998] España (CDH )

      Cantidades.– necesarias para salar dos lenguas de vaca o un trozo de carne ídem de 3 ó 4 kilos de peso2 litros de agua, un kilo de sal, 100 gr. de sal de nitro, 175 gr. de azúcar morena, un puñadito de pimienta en grano, 5 gramos de bayas de enebro, tomillo y laurel.

    • 1940 Mestayer Echagüe, M. Enciclopedia culinaria [1998] España (CDH )

      Cantidades.– 2 riñones de ternera, 80 gr. de mantequilla, medio decilitro de jugo de carne muy reducido, 2 cucharadas de Ginebra, 4 bayas de enebro, sal y pimienta.

    • 1940 Mestayer Echagüe, M. Enciclopedia culinaria [1998] España (CDH )
      Cinco minutos antes de cuando se vaya a servir enciéndanse las dos cucharadas de Ginebra y una vez apagada échese a los riñones; añádanse las bayas de enebro bien machacadas al mortero y amasadas con lo restante de la mantequilla; rocíese con el jugo de carne y sírvase en la misma cazuela.
    • 1940 Vivanco, L. F. Tiempo dolor [1940] España (CDH )
      / Yo no puedo continuar con mi fervor perdido por los cerros / de enebro y de piedra.
    • 1940 Vivanco, L. F. Tiempo dolor [1940] 95 España (CDH )
      / Mi alma está dispuesta para la ráfaga más brillante / del tiempo, / y guarda su ternura como el enebro de corazón benéfico.
    • 1941 Azorín Madrid [1941] 57 España (CDH )
      El enebro, las coscojas, el lentisco, dan motivo al aura para el pronunciado rumor.
    • 1942 Lapesa Melgar, R. HLengua española [1942] España (CDH )
      Tiene rasgos comunes con las zonas peninsulares no castellanas: faba, farina; g, j inicial conservada con valor palatal (chinebro 'enebro'); it en vez de ch (muito, dito); ll y no j (mullé, 'mujer', abella 'abeja'); restos de artículo lo (o fuego, lo fuego, do pallar).
    • 1943 Molina, V. Misal [1945] España (CDH )
      En aquel tiempo: Llegó Elías a Bersabé de Judá y dejando allí su criado continuó hasta el desierto, caminando durante un día. Llegado allí, sentóse bajo un enebro, pidió para sí la muerte, y dijo: Bástame, Señor, llévate esta mi alma, pues no soy yo mejor que mis padres. Echóse y quedó dormido a la sombra del enebro: y he aquí que un Ángel del Señor le tocó, y le dijo: Levántate, come; porque te queda un largo camino. Habiéndose él levantado, comió y bebió, y confortado con aquella comida, caminó cuarenta días y cuarenta noches, hasta llegar al monte de Dios, Horeb.
    • 1943 Molina, V. Misal [1945] España (CDH )
      En aquel tiempo: Llegó Elías a Bersabé de Judá y dejando allí su criado continuó hasta el desierto, caminando durante un día. Llegado allí, sentóse bajo un enebro, pidió para sí la muerte, y dijo: Bástame, Señor, llévate esta mi alma, pues no soy yo mejor que mis padres. Echóse y quedó dormido a la sombra del enebro: y he aquí que un Ángel del Señor le tocó, y le dijo: Levántate, come; porque te queda un largo camino. Habiéndose él levantado, comió y bebió, y confortado con aquella comida, caminó cuarenta días y cuarenta noches, hasta llegar al monte de Dios, Horeb.
    • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )
      La ruda, bretónica, lentisco, algunas sabinas y enebros y el brezo negro, hemos observado y se nos ha confirmado por los pastores que son rechazadas por toda clase de ganado, y las ramillas de pino son apetecidas, aunque poco, en invierno y primavera, menos por el ganado caballar; y cuando nos ocupemos de los pastizales españoles, trataremos de estas plantas y algunas otras que las comen unos animales y otros no y vegetan en nuestro país.
    • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )
      En un límite más inferior pueden ser plantas muy adecuadas, al menos en nuestro país, para formar los pastizales arbolados los fresnos,. pinos laricio o negral y algunos robles, y como auxiliares las especies antes indicadas y los enebros y sabinas.
    • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )

      Cuando convenga proteger una planta del frío, calor, vientos, etc., cubrir pronto el suelo, obtener productos antes del tiempo que los hubiera proporcionado la especie principal, etc., se pueden formar mezclas de especies, pudiéndose mezclar los robles con el haya y pinos que vegeten en su zona, el haya con el pinabete, fresno, olmo y arce; y estas dos últimas, el abedul, los chopos y los sauces se pueden citar como buenas especial protectoras, y entre las resinosas el pino silvestre, rodeno, laricio, carrasco, etcétera, y entre la vegetación arbustiva o arbórea de poca altura, además de los sauces, aulagas, retamas ya citados, pueden emplearse los enebros, sabinas, etcétera, y esta clase de bosquetes de especies mezcladas son muy útiles en los pastizales leñosos.

    • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )
      Zona pino albar, terreno fresco, protegido por anterior, pino y enebros, sujetando fuertemente el suelo.
    • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )
      1. Tanto en la zona del pino albar como en la del negral, se observan muy buenos pastizales, con preferencia en la de aquél, así como también dehesas arboladas o prados arbóreos con asociación de dichos pinos o del negral con los robles, espinos, enebros, sabinas, etc.
    • 1949 Urabayen, L. Tierra humanizada [1949] España (CDH )
      Las más corrientes son las sequoias, los cedros, los cipreses, las tuyas, los enebros, las sabinas, las araucarias, los abetos, los pinsapos y los pinos.
    • 1951 Chueca Goitia, F. Semblante Madrid [1951] 330 España (CDH )
      A todos les saludábamos por su nombre: Adiós, cinamomo, abedul, enebro... ¡Resulta tan cómodo que, gracias a un pequeño cartelito, todos nos hayan sido! Por eso nos hacemos tan pronto amigos suyos, mientras que en otras partes, paseos, jardines o parques, solemos pasar a veces años y años viéndoles y sin saber cómo se llaman.
    • 1951 Soriano, E. Caza [1992] España (CDH )
      ¿Eran aquellos desolados calvarios sucesivos las suaves lomas donde su padre hacía sus ensayos de repoblación y abundaban las pinadas jóvenes? ¿Y era aquel otro collado, al pie mismo de la colina mayor, la maraña de chaparros y enebros donde... ¡Dios!, donde él dio, un lejano día, cierto beso mortal? ¿Por qué estaba arrasado y quemado por completo, como un rastrojo al final del verano? ¿Y el gran bosque del nordeste? Del gran bosque antañón sólo quedaban mechones discontinuos en los rincones más abruptos, en los ramblazos del curso alto del río... ¡Y el molino destruido, y el puentecillo del álamo inexistente, y todo desfigurado por completo, pelado por una tijera loca, con enormes manchones de quema, como una piel enfermiza reseca y arrugada!... Al contrario que sucedía a un hombre, que al afeitarse rejuvenecía, aquella faz terrena había envejecido espantosamente: mostraba no sólo todas sus arrugas primitivas, sino otras profundas y en zigzag, completamente insólitas.
    • 1951 Soriano, E. Caza [1992] España (CDH )
      Los pequeños enebros, de apariencia tan suave y redondeada, cobijaron entre sus intrincadas ramillas monstruosos nidos de insectos, de gordas telas blanquinosas.
    • 1951 Soriano, E. Caza [1992] España (CDH )
      El ataúd parecía caminar solo, casi verticalmente, deslizándose sobre las pequeñas copas de los enebros y de las carrascas, trompicando en los altibajos repentinos, de una manera fantástica e impresionante, a la vista de la apretada multitud que le aguardaba en el mismo cruce de la carretera, al pie de la colina de la Casa Nueva.
    • 1951 Soriano, E. Caza [1992] España (CDH )
      Las agujas de los pinos y los enebros, las altas briznas de hierba, todavía llenas de rocío, multiplicaban hasta el deslumbramiento los rayos del sol naciente, como los falsos brillantes de una vedette en escena multiplican las luces de la batería.
    • 1951 Soriano, E. Caza [1992] España (CDH )
      Desde él se dominaba un vasto panorama: en primer término, el suave declive donde los lilos y las acacias se agrupaban profusamente, sin el menor orden decorativo, para luego ir cediendo puesto, sin solución de continuidad, de un modo discreto, a las carrascas, a los enebros, a las jaras y a los tomillos, que terminaban por dominar definitivamente, acolchando el descenso del terreno hasta la planicie.
    • 1951 Ximénez Embún Glz Arnao, J. Montes [1951] España (CDH )
      La madera de Enebros y Sabinas es muy apreciada, y se utiliza para rodrigones, en ebanistería, tornería y para lápices.
    • 1951 Ximénez Embún Glz Arnao, J. Montes [1951] España (CDH )
      El Lentisco tiene el inconveniente de deshojarse pronto, dejando en la casilla una molestísima capa que ahoga las plantas, y los Carrizos, Enebros, etc., se aplastan con la lluvia o nieves, pesando sobre la tierra como terribles losas impermeables al aire y al agua.
    • 1952 Sampedro, J. L. Congreso Estocolmo [1994] 200 España (CDH )
      Sobre estas últimas se extendió largamente Lao-Ting, subrayando ante su amiga lo exquisito del pincel al tratar la cresta de una ola, una rama de pino, la posición de un insecto o de un pájaro, la caída —de pronto reprimida por un brusco enebro— de la ladera de un monte.
    • 1956 Cela, C. J. Judíos moros cristianos [1989] España (CDH )
      La Matilla tiene un monte de enebro y otro de chaparro bajo, al que algunos llaman ébano sin serlo.
    • 1956 Cela, C. J. Judíos moros cristianos [1989] España (CDH )
      Cedros, sabinas y enebros / nos perfuman con su esencia, / embalsaman nuestros cuerpos, / encienden nuestros hogares, / edifican nuestros nidos / e inciensan nuestros altares.
    • 1956 Cela, C. J. Judíos moros cristianos [1989] España (CDH )
      El paisaje de la Vid es frondoso y amable, con árboles de añosa corpulencia, frescas aguas, cultivo de buen cuidado y bosquecillos de enebro y de encina.
    • 1956 Cela, C. J. Judíos moros cristianos [1989] España (CDH )
      En el monte que llaman de la Calabaza, que queda más allá del Arandilla, se distinguen hasta cinco verdes: el brillador verde de los prados, el verde ennegrecido del pino, el azulenco verde del enebro, el verde mortecino de las carrascas y el blancuzco y plateado verde de las sabinas, de las tímidas y cenicientas sabinas.
    • 1956 Cela, C. J. Judíos moros cristianos [1989] España (CDH )
      Y seis bosques de varia suerte: el del Montecillo, de encinar bajo; el de Torremilanos, de enebro; el de la Calabaza, con los cinco verdes que ya se contaron; los de Costaján y Montehermoso, de carrasca, y el del Pinar, que ya canta de qué.
    • 1956 Cela, C. J. Judíos moros cristianos [1989] España (CDH )
      Pedraza guarda una dehesa de enebro y buenos pastos a la que dicen Prado Monje.
    • 1956 Cela, C. J. Judíos moros cristianos [1989] España (CDH )
      Por la casa del collado Enebral, entre robles y algún enebro de recuerdo, vagan las sombras de Paco Blázquez Pirejo, alias Lobo; de Isidoro Blázquez —guarda mayor del coto, en tiempos idos—, manco de un petardo que le reventó en la mano mientras el rey cazaba, y de Jacinto González, su cuñado, el hombre que sabía fabricar el queso como nadie.
    • 1959 Ridruejo, D. Dentro del tiempo [1959] 35 España (CDH )
      Aquí arriba, en cambio, reinan los pinos impasibles, las encinas severas y los enebros y chaparros oscuros.
    • 1959 Ridruejo, D. Dentro del tiempo [1959] España (CDH )
      El enebro achaparrado, la retama mustia, el helecho corrompido ya, el musgo sombrío sobre el barrizal de las hojas muertas.
    • 1960 Pz Sáenz, T. Geogr agrícola Esp [1960] 268 España (CDH )
      A la encina se asocia el enebro arbóreo y el matorral de retamas, jaras (Cistus ladaníferus y C. laurifolius), cantueso, tomillo y romero, mientras al roble acompañan la retama de escobas y al pino la Genista cinerea y el piorno.
    • 1960 Pz Sáenz, T. Geogr agrícola Esp [1960] 288 España (CDH )
      Al enrarecerse las precipitaciones hacia el Sur y aparecer la aridez como signo dominante, el pino (laricio, negral o rodeno, silvestre, que alcanza hasta los 2.000 metros) es el predominante, junto con enebros y sabinas, característicos de esta región.
    • 1961 Mtz Llopis, M. Alimentos [1961] España (CDH )
      Es un aguardiente elaborado con cebada o centeno y rectificado con bayas de enebro.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      En la actualidad, los tratados de plantas medicinales vienen a reconocer al enebro y a sus nebrinas, los gálbulos maduros de color negro azulenco, las mismas o casi las mismas virtudes que en el siglo XVIII, y sus "secretos" ya entonces había quedado al descubierto poco menos que definitivamente.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )

      Un licor casero de menta se hace con raíz de angélica y nebrinas o gálbulos de enebro, 1 onza de angélica y 10 ó 12 nebrinas; y 3 onzas de hojas de menta frescas. Todo ello se pone en una botella de boca ancha, y se añade 0,33 l. de alcohol fuerte, de 90º ó 95º, y 0,66 l. de agua. Se tapa la botella de manera lo más perfecta posible, y colocándola boca abajo, se pone a sol y sereno durante cuarenta días con sus noches, transcurridos los cuales se retira a la bodega o a otro lugar fresco, y se filtra por papel pasados unos días. Se usa como la tisana o té de menta, un vasito después de las comidas principales, añadiendo el azúcar a gusto de cada uno.

    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      Hay quien recomienda las bayas de laurel, machacadas y puestas a macerar con vino tinto, junto con bayas de enebro.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      Pero la cada se distingue fácilmente del enebro porque en la haz de sus hojitas tiene dos bandas blancas separadas por una linea verde, en lugar de aquella sola banda que se muestra en las del enebro en todo tiempo, y así no es menester ver el gálbulo para decidir.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      La cada, llamada también enebro de la miera, se confunde con el verdadero enebro por las gentes poco conocedoras de las plantas; no por aquel Sovatger de los Puertos de Tortosa, que tampoco ignoraba las apetencias del verdadero enebro, aquerenciado a las alturas, en buena compañía con el pino silvestre en todo el país mediterráneo.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      Aunque no venga del todo a cuento en estos comentarios sobre plantas medicinales, nos es grato recordar que Ignacio de Asso, en la "Synopsis plantarum indigenarum Aragoniac", página 143 (1779), refiere que vio utilizar la resina de este enebro en la Ermita de Santa María, del Monte Herrera, en Aragón, a guisa de incienso, y observó que desprendía gratísimo aroma.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      En el capítulo 83 del Libro I, Dioscórides se expresa como sigue al tratar del enebro: "Hay dos especies de enebro, la una pequeña y la otra grande, pero entrambas son agudas al gusto. El enebro calienta, provoca la orina, y, perfumado, hace huir las serpientes. Su fructo, llamado también arceuthis , unas veces cresce tan grande como una nuez y otras como una avellana, el cual es redondo, oloroso, dulce al gusto y un tanto amargo. Calienta y restriñe mediocremente, y es amigo al estómago. Bebido, vale contra las pasiones del pecho, contra la tose, contra las ventosidades, contra los tortijones del vientre y contra las mordeduras de animales empozoñados. De más desto, hace orinar, y es útil a las rupturas y espasmos de nervios, y a la sufocación de la madre".
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      Hay enebros que sólo echan flores masculinas; y otros sólo las dan femeninas.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      La esencia de enebro contiene pineno , camfeno, cadineno, terpineol, juneno (un hidrocarburo terpénico, con olor que recuerda el de la esencia de bergamota), Probablemente, contiene asimismo un derivado del ciclopentano (del 5 al 15 %).
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      Según Freund (1937), los gálbulos de enebro contienen 24,5 % de agua, y 75,5 % de materia seca.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      La sandáraca de que nos habla Dioscórides en el capítulo 83 del Libro I es la obtenida del enebro, del cual trataremos en las páginas siguientes; es posible que Dioscórides no llegase a conocer la sandáraca de la tuya articulada, porque este árbol del noroeste africano no debió de entrar en los dominios de su saber.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      Los estambres tienen de 3 hasta 5 bolsitas de polen cada uno; y los gálbulos son blandos en la madurez, como en los enebros, o bien se endurecen y se vuelven leñosos, como en el ciprés.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      Estas flores caracterizan los antófitos de tipo más primitivo, por ejemplo, los enebros, pinos y abetos (págs. 82, 88 y 90).
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] LXXXV España (CDH )
      Del regaliz, la genciana y la valeriana, se usan las raíces; del helecho macho, el tallo subterráneo o rizoma; del abedul y la frángula, la corteza; los bulbos de los ajos, del cólquico y la escila; las hojas de la belladona, del estramonio y la menta; las sumidades floríferas del cáñamo índico, del espliego y del tomillo; las inflorescencias o cabezuelas florales de la manzanilla y el árnica; las flores o la corola de las borrajas, el gordolobo y las violetas; los estilos o los estigmas del maíz y del azafrán; los gálbulos del enebro; los frutos del anís, del hinojo y de la guindilla; las semillas del castaño de Indias, del almendro y del ricino... A veces, la localización es aún más estricta, porque en las guindillas lo picante se encuentra en aquellos cordones que discurren por sus paredes en los cuales se insieren las semillas.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      Cuando Sovatger me daba la fórmula de aquel aguardiente de beata-maría (pág. 902), el número de gálbulos de enebro no lo fijaba taxativamente, y decía, póngase cinco, siete, nueve..., a poder ser, nones.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
      En este licor entran los gálbulos del enebro, pero es preciso no confundirlo con los de la cada, insistía; que sean ginebrons vers, que no hallaremos sino en las cumbres, con el pi rojal ( Pinus silvestris ).
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )

      Uso. En nuestro país, como remedio auténticamente popular, se emplea en las montañas de Tortosa y Beceite, en el Maestrazgo, y en las tierras limítrofes de Aragón, Cataluña y Valencia para calmar los dolores de vientre del verano, los empachos, el mal asiento de las comidas, etc. Aquel extraordinario Sovatger, de Horta de Sant Joan, me refirió la gran estima en que, todavía en nuestro tiempo, es tenida esta planta en el país. Con ella preparan un licor que, tomándolo al pie de la letra, se prepara así:

      Aguardiente seco... 1 l. / Gálbulos de enebro (nebrinas)... 7, 9, 11... (si puede ser, en número impar) / Frenillo ( Dictamnus hispanicus )... Un brotecito / Canela en rama... Un trocito / Menta... Otra ramita / Beatamaría... Un trozo de la "raíz" de 4 dedos de largo [...].
    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] 258 España (CDH )
      Al límite superior del bosque sigue una faja de matitas de cien a doscientos metros de anchura formada por rododendros y enebros, y más arriba domina la pradera: plantas o hierbas de tallos cortos y colgantes, raíces largas, hojas abiertas y flores grandes y de vivo color.
    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] España (CDH )
      Los arbustos de montaña —piorno, enebro, boj, retama, jara— suelen proporcionar una leña que prende fácilmente pero de poca duración.
    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] España (CDH )

      Sabina

      Árbol conífero cuyo nombre científico es juniperus. Pese a su fortaleza, crece muy poco y le vemos con frecuencia en forma arbustiva. Es muy parecido al enebro.

    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] España (CDH )
      Enebro

      Los botánicos le llaman juníperus. Estos árboles y las sabinas pertenecen a las coníferas y pueden alcanzar, en un lento crecimiento, hasta siete metros de altura. Pero, por regla general, tienen aspecto arbustivo y algunas de sus especies se arrastran por el suelo (Juníperus nana). Sus hojas, en forma de agujas, son punzantes y su fruto, la enebrina, es una baya de un azul morado, de sabor áspero y propiedades estomacales. El alcohol que se destila de las enebrinas se utiliza para la obtención de la ginebra.

    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] 269 España (CDH )
      La leña de arbustos —piornos, retamas, enebros, brezo, boj, etc.— se enciende también fácilmente, pero no es útil para mantener el fuego, ya que se pasa con suma rapidez.
    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] 224 España (CDH )

      Enebro

      Los botánicos le llaman juníperus. Estos árboles y las sabinas pertenecen a las coníferas y pueden alcanzar, en un lento crecimiento, hasta siete metros de altura. Pero, por regla general, tienen aspecto arbustivo y algunas de sus especies se arrastran por el suelo (Juníperus nana). Sus hojas, en forma de agujas, son punzantes y su fruto, la enebrina, es una baya de un azul morado, de sabor áspero y propiedades estomacales. El alcohol que se destila de las enebrinas se utiliza para la obtención de la ginebra. El enebro en forma de matas es muy corriente en la región montañosa superior a los bosques.

    • 1936-1964 Cernuda, L. Realidad y deseo [1994] España (CDH )

      BAGATELA

      Como un pájaro de fuego / La luna está entre las ramas / Del enebro. / Negro es el cuerpo del árbol / Y gris el aire nocturno, / Oro el astro. / Dios por lo visto hace muestra / Que ha oído de alguna estampa / Japonesa.
    • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] España (CDH )
      Los juníperos o enebros son coníferas de formas muy variadas, cultivadísimos, entre otras razones, por ser rústicos y por crecer en climas y situaciones dispares.
    • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] España (CDH )
      Aparte de las especies, algunas muy originales, que veremos en el apartado de árboles enanos, hay algunos enebros que merecen ser destacados.
    • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] España (CDH )
      Otros árboles, sin tener la calidad de los conceptuados como nobles, deben ser aislados por sus formas originales; así sucede con los sauces llorones y, otras especies de ramas péndulas, y también con los enebros de crecimiento postrado (el de Pfitzer) o desigual (el de Meyer).
    • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] España (CDH )
      El Hetzii y el Squamata meyerii son otros dos estupendos enebros de porte irregular.
    • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] España (CDH )

      ¿Qué plantas elegir para la rocalla? Seamos ortodoxos y limitémonos a las que estén más cerca de las especies naturales y recuerden, en cierto modo, el aspecto de las que crecen en las montañas alpinas. Aun con esta limitación, su número es infinito y caben en la lista árboles, arbustos vivaces, plantas bulbosas e incluso plantas anuales.

      Arboles

      Casi todas las coníferas enanas y especialmente los enebros. El junípero o enebro de Meyer, con su crecimiento desigual y su vegetación plateada; o los de desarrollo horizontal, como el estupendo junípero de Pfitzer o la sabina

    • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] España (CDH )
      Si se emplean con acierto, pueden también emplearse tejos, Chamaecyparis y enebros de porte columnario y poca altura, que cubrirán nuestra rocalla con un aspecto agreste.
    • c1966 Cossío, J. M. Mejores toreros [1966] España (CDH )
      Tampoco son de despreciar las miniaturas que representan los prados de Manzanares, Chozas, Moralzarzal, El Escorial y Villalba, bajo la frondosidad de fresnos y saceras, o el paisaje colmenareño, más agreste, con profusión de peñotes graníticos y sufridos enebros.
    • c1966 Cossío, J. M. Mejores toreros [1966] España (CDH )
      Un buey se ha parado a rascarse en un enebro...
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] 106 España (CDH )
      Enebro, lentisco, romero, tomillo medran como pueden en el infecundo páramo.
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 224 España (CDH )
      El haya, el enebro y el tejo van menudeando a medida que se pronuncian las pendientes hasta que, siempre de forma súbita, un espeso seto y un bosque cerrado e impenetrable ocultan la vista del collado, interrumpen el camino y —con letrero o sin él— se empeñan en frustrar ese intento de ascensión.
    • 1968 Lhote, Henri La fauna de las pinturas rupestres del Sahara, testigo de las variaciones climáticas que ha sufrido Ibérica actualidad científica, 1968 España (CDH )
      Según los estudios del Dr. Quezel la evolución de la flora habría seguido la marcha siguiente: a) En los depósitos típicos del final del Paleolítico superior se reconocieron cedros, fresnos y olmos. b) Al principio del Neolítico la flora mantiene su carácter mediterráneo y las especies más comunes son el pino, los cipreses, el olivo y los enebros. c) En el neolítico medio, que correspondería al período de las pinturas bovidianas de Tassili, se observa una modificación bastante marcada en la flora, el pino desaparece pero el ciprés, los enebros y el olivo persisten. d) Al final del neolítico la flora típica con acacias y salvadora se adueña de las partes bajas y ocupa todo el Sahara.
    • 1968 Lhote, Henri La fauna de las pinturas rupestres del Sahara, testigo de las variaciones climáticas que ha sufrido Ibérica actualidad científica, 1968 España (CDH )
      Según los estudios del Dr. Quezel la evolución de la flora habría seguido la marcha siguiente: a) En los depósitos típicos del final del Paleolítico superior se reconocieron cedros, fresnos y olmos. b) Al principio del Neolítico la flora mantiene su carácter mediterráneo y las especies más comunes son el pino, los cipreses, el olivo y los enebros. c) En el neolítico medio, que correspondería al período de las pinturas bovidianas de Tassili, se observa una modificación bastante marcada en la flora, el pino desaparece pero el ciprés, los enebros y el olivo persisten. d) Al final del neolítico la flora típica con acacias y salvadora se adueña de las partes bajas y ocupa todo el Sahara.
    • 1975 Rigau, A. Arboricultura [1975] España (CDH )
      Solo para las Tuias y los Enebros podemos decir que se adaptan a soportar podas periódicas para formar setos y espalderas.
    • 1975 Rigau, A. Arboricultura [1975] España (CDH )
      Enebros (Gen. Juníperos, L)

      Sus especies se distribuyen en dos secciones de que son tipos respectivos la oxicedrusy la virginiana. La primera sección posee ramos angulosos y hojas vaciladas, aciculares. La segunda sección posee hojas opuestas e imbricadas y los brotes escamosos

    • 1975 Rigau, A. Arboricultura [1975] 134 España (CDH )
      Los suelos calizos, sanos, son los más preferidos por los enebros, que hasta en los áridos vegetan.
    • 1978 Tiscornia, J. Arbustos decorativos [1978] Argentina (CDH )

      Perteneciente a las Coníferas, este género comprende unas 60 especies originarias del hemisferio norte. Son árboles y raras veces arbustos, sumamente ramosos, con hojas opuestas, verticiladas o esparcidas, generalmente pequeñas, rígidas y con frecuencia empizarradas en series. Conos maduros carnosos o subcarnosos, con las escamas soldadas entre sí, formando una especie de baya. El nombre común con que se los conoce es el de Enebro.

    • 1978 Tiscornia, J. Arbustos decorativos [1978] Argentina (CDH )
      En Andalucía —según Fernán Caballero— el romero (así como el enebro en otras tradiciones) habría cobijado a la Virgen María durante su huida a Egipto.
    • 1980 Benet Goitia, J. Saúl [1994] 147 España (CDH )
      El fondo del valle se halla cubierto de ese pegajoso, denso y brillante jaramago —de hoja verde cerúlea, pardo en su proximidad, negro mate, con puntos brillantes como un bloque de antracita, en la lejanía— que plagado de insectos durante toda la estación seca parece ponerse en resonancia; una sombría mancha sin límites en la que no se distingue una sola vereda, sin calvas ni accidentes ni otra vegetación que el monte bajo, cuya topografía es denunciada por el brillo de los esquistos o el espectral aislamiento de algún añoso enebro, o un desordenado y mutilado pino, su copa reducida al astillado ramaje invadido de un decadente arañuelo tan salpicado de agujeros como las túnicas y velos de las momias.
    • 1980 Benet Goitia, J. Saúl [1994] 479 España (CDH )
      Todos tuvieron que sufrir el acoso de la aviación y en alguna vaguada, detrás de una cerca o en los despejados bosques de enebros, volvieron a empuñar sus armas.
    • 1980 Benet Goitia, J. Saúl [1994] 466 España (CDH )
      Aquel clima siempre venteado, aquel radiactivo monte de jara, romero, aislados pinos y añosos enebros, un silbante granito hendido por el hacha tectónica, moteado como una piel de serpiente y cubierto de requemado liquen, le transformaron en poco tiempo.
    • 1983 Otero, L. Temporada ángeles [1986] 79 Cuba (CDH )
      Fétido también era el palacio del Louvre donde su institutriz, madame de Montglat, debía quemar rojizas ramas de enebro para disipar el hedor que dejaban a su paso los desaseados cortesanos.
    • 1984 Ayerra, R. Lucha inútil [1984] España (CDH )

      Demetrio, metido hasta el pescuezo en la tarea que él mismo se fijaba, hacía sordos esfuerzos por contemplar con nitidez un panorama de perfiles bien borrosos, una vista difuminada en las neblinas del amanecer, un paisaje de fantasmas, y en el apogeo de su meditación, con un clamor de mil grillos desfilando al paso de la oca por los caminillos de su sesera, el marqués, que rumiaba con mucha contumacia el siguiente tramo hacia la elaboración de una teoría general sobre la milicia, y sobre el mundo, que de la parte se desplazaría al todo en aquella labor universal que le tenía hipotecadas todas las energías, repuso.

      «Malíciese la brigada que viere galopar por el bosquecillo de enebros a una punta de coraceros, que no cabalga quien quiere sino quien puede.»
    • 1984 Berlanga, A. Gaznápira [1990] 120 España (CDH )
      Verdegueaba el Hoyo, las lomas de Carrahinojosa seguían salpicadas de sabinotes y enebros, pero los chopos de las Acequillas habían desaparecido y el viejo aguadero del medio era una hoya de tierra cuarteada, sin manantial, ni juncos, ni verdín; ¿a dónde habrían ido a parar las ranas astutas, nietas de las nietas de aquellas ranas que tú atrapabas hace veinte años para jugar a solas con ellas durante horas y horas, vistiéndolas con enaguas, mandiles, braguitas y sayas de colores que tú misma —la desmanotada, la torpe, la negada...— cosías a escondidas? Al pie del Sabinar, el cascajar lo habían agrandado a dentelladas las máquinas que han ido sacando la piedra para ensanchar el firme de la carretera de Molina de los Condes.
    • 1984 Berlanga, A. Gaznápira [1990] España (CDH )
      Hasta que un hilillo de voz se va agrandando a medida que los ojeadores se acercan al enebro donde se había acurrucado Gabriela, los ojos saltones como una liebre encamada sorprendida de improviso; aterida, sana y salva.
    • 1984 Prensa El País, 01/06/1984 [1984] España (CDH )
      La orilla derecha, de empinadas laderas, está cubierta de un denso bosque de sabinas, enebros y encinas de incomparable belleza.
    • 1986 Cohen, M. Insomnio [1986] 147 Argentina (CDH )
      A orillas de las avenidas de polvo de ladrillo crecían acacias, castaños y encinas, tipas, enebros, chaguaramos vencedores del invierno de la Patagonia, y todos los nombres ella los sabía pronunciar porque eran enseñanza de su tío Andreas, el hermano menor de su madre, tan muerto como ella pero restituido al Botánico por las corrientes del duermevela.
    • 1986 Prensa ABC, 02/11/1986 [1986] España (CDH )
      Porque, como hemos visto de manera racional, el olvido y el perdón van tan unidos como el enebro a la encina, el calor al fuego o el oxígeno a la vida.
    • 1988 Salinas, R. Alimentos [1988] 188 Argentina (CDH )
      Se obtiene de muy diversas materias primas y, entre ellas, destilando los productos intermedios de la vinificación o mediante la fermentación expresa de otros mostos, una o dos veces, como en caso de la ginebra, donde después de obtenerla de una primera destilación a partir de cebada, avena, maíz y arroz, se hace una maceración con bayas de enebro y se procede a una segunda destilación, tomando el nombre también de gin.
    • 1989 Llobera Serra, F. / Valladares Ros, F. Litoral mediterráneo [1989] España (CDH )
      Las larvas se alimentan de las hojas de enebros, sabinas y cipreses.
    • 1989 Llobera Serra, F. / Valladares Ros, F. Litoral mediterráneo [1989] España (CDH )
      Sobre los enebros y sabinas se encuentran diferentes Nanodiscus como el abundante N. transversus, que realiza su puesta en los óvulos de estas coníferas; las larvas se desarrollan en el fruto carnoso del que los imagos emergen a principios del verano.
    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] Argentina (CDH )
      1 C de semillas o bayas de enebro
    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] Argentina (CDH )
      3 bayas de enebro
    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] Argentina (CDH )
      En el momento de llevar el jamón a la parrilla quemar bayas de enebro (esto si se está en nuestro país y no se contare con la madera de hickory).
    • 1990 Fdz Mtz, V. M. Teoría arqueología [1994] España (CDH )
      En lo que respecta a los árboles, se distinguen claramente tres ambientes: pinos y abedules que procedían de la zona montañosa cercana, los árboles «templados» (encinas, alisos, sauces) que debieron crecer a lo largo del río en el valle cercano, y las especies «calientes» (nogal, plátano, encina, boj, pistacho, enebro, pino marítimo, viña silvestre, etc.) que son las más abundantes y debieron situarse justo en los alrededores del yacimiento.
    • 1990 Vázquez Montalbán, M. Galíndez [1993] España (CDH )
      — Castaños... y al lado las hayas y junto al camino está lleno de avellanos, mezclados con los endrinos, los escaramujos, los enebros y los acebos.
    • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
      Tomaremos esta segunda, que pierde altura muy poco a poco en una larguísima media ladera, entre abundantes enebros y matorrales de todo tipo.
    • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
      Casi al final de la parte estrecha, destaca un enebro junto a la valla de la izquierda, dentro del camino (3h. 30 min.).
    • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
      Cruzar esta barranquera y avanzar por los restos de un sendero, que va ganando altura a media ladera entre espesa vegetación de piornos, retamas y enebros, mezclados con los pinos.
    • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
      A escasos metros a la izquierda hay un tejo, un enebro y un acebo, junto a unas rocas.
    • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
      Hay algunos enebros aislados por la ladera.
    • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
      En la ladera, algo más adelante, se divisa un rodal de enebros achaparrados, casi único en la ladera, en cuyas proximidades hay un pequeño manantial (1 h. 5 min.).
    • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
      Hay algunos enebros aislados por la ladera.
    • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
      Se ven algunos enebros de poco porte al borde del sendero.
    • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
      Iniciar la subida desde el mismo puerto hacia la izquierda, suroeste, para acometer la fuerte pendiente cubierta de pinar y matorrales de enebro y piornos.
    • 1993 Argüelles, F. Letanías [1993] España (CDH )
      Enebros y helechos se desperezaban rezumando nenúfares y humedades que rompían la indiferencia de los corazones indecisos.
    • 1993 Tejera Osuna, I. LPan [1993] 78 España (CDH )
      Aquel personaje de Azorín no debía conocer muy bien estas mínimas notas sobre el saber estar pues «cogió el pan, y con un cuchillo de cachas de asta, partió unas rebanadas. Con una en la mano dijo: "¡Cuántos nombres tiene el pan en España! ¡Y cómo en España es, más que en ningún otro país, el alimento fundamental...! hogaza, sea o no de dos libras, bodigo, doblado; telera, oblada... ¿Y todos los vocablos que pululan en torno al pan? En el cuartito donde en mi casa se amasaba, no todos los días, vi una pintadera. Y en unas fiestas vi panes pintados. Cuando se amasaba en mi casa, los panes se llevaban al horno en un tablero, llamados en el diccionario añacales, cubiertos los panes con mantitas de lana a fajas verdes, azules, rojas, amarillas. He visto también en los lexicones que el precio de la cochura en el horno se llama homaje. Y que la leña con que se calienta el horno lleva el nombre de hornuja. ¡Cuántas veces he visto yo a un viejecito, incapaz para otras cosas, traer del monte, monte comunal, a la ciudad una carga de hornuja, fagotes de pino, de sabina, de enebro, que iban dejando un reguero de olor sano y grato!"»
    • 1993 Escuela de Supervivencia de Madrid Supervivencia deportiva [1993] España (CDH )
      Existen dos enebros, el enebro común (Juniperus communis), caracterizado por tener hojas en una sola línea blanca en el haz y gálbulos azules, y el enebro de miera u oxicedro (J. oxycedrus), que tiene hojas con dos líneas blancas en el haz y gálbulos marrón rojizos.
    • 1993 Escuela de Supervivencia de Madrid Supervivencia deportiva [1993] España (CDH )
      Son árboles o arbustos de hojas aciculares (enebros) o escuamiforines (sabinas); sus gálbulos (fructificaciones carnosas en forma de baya) son ovoideos o globosos.
    • 1994 Muñoz Calvo, S. HFarmacia [1994] España (CDH )
      Las oscilaciones en precios, muy acusadas, varían entre un real la onza de bayas de enebro, etc., hasta dos reales la onza de conserva de melocotón, para llegar a los 30 reales que costaba la dracma de perlas preparadas.
    • 1994 Prensa El Mundo, 08/12/1994 [1995] España (CDH )
      Jefe de un cuerpo del Ejército, mariscal del Ebro, entre olores de pólvora y romero, cruzó con sus tropas «entre enebros, altos robles, grises piedras» hasta llegar a convertirse en un mito que se muere en un tiempo despojado de mitos; como temía Nietzsche, el hombre despojado del mito se yergue famélico sobre su propio pasado.
    • 1995 Cidón Madrigal, J. L. Stop celulitis [1995] 123 España (CDH )
      Polvos de valeriana, genciana, escordio, manzanilla, canela y pimienta de Ceilán, carne de culebra hervida, anís, fruto de enebro, corteza de naranja, mirra, azafrán, sulfato ferroso desecado, opio, quina de Loja, miel de saúco y vino de Cariñena.
    • 1995 Pozo, R. Noche tahúres [1995] España (CDH )
      «Allí vería —dije en mi informe— la mata de adelfas, rodeada de enebros y prunos, con espliego artificial en el césped de verde. Las adelfas siguen en el promontorio que hay entre el aparcamiento y el jardín. Faltan las hojas que Gela cogió para hacerse la infusión en la que se dejaría la vida.»
    • 1995 Prensa La Vanguardia, 16/11/1995 [1995] España (CDH )
      Los porteadores tibetanos encienden frente a la tumba bastoncillos de incienso y matas de enebro perfumado.
    • 1996 Gracia Monterde, C. Caza menor [1996] España (CDH )
      Me coloqué detrás de un enebro de no mucha altura y me dispuse a observar el movimiento de las tórtolas a lo largo del barranco.
    • 1996 Arjona, R. España punta a punta [1996] 146 España (CDH )
      En la empedrada plaza de doña Urraca, donde el Ayuntamiento ocupa lo que se supone fue palacio de Fernán González, y en la contigua y triangular plaza de doña Sancha, así como en las callejuelas que hacia ellas confluyen, se suceden las casas con característicos entramados de madera de enebro sobre pilares también de madera y con graciosas balconadas.
    • 1996 Arjona, R. España punta a punta [1996] España (CDH )
      Brezos y enebros dan paso a manchas de pinos y bosques de robles a medida que se desciende hacia Rascafría, uno de los cinco pueblos fundados por segovianos en el valle en el siglo XV.
    • 1997 Prensa El Mundo - Su Ordenador (Suplemento), 29/06/1997 [1997] España (CDH )
      La mejorana, el enebro, el romero, la salvia, el cardo mariano y el diente de león son sólo algunas de las especies curativas que se venden como rosquillas en los comercios especializados.
    • 1997 Seseña, N. Cacharrería [1997] España (CDH )

      El torno utilizado en Naval es el tradicional. En cuanto al horno, está dentro del obrador, a diferencia de otros hornos aragoneses que son exentos. Se calienta con enebro, romero y aliagas, y las piezas reciben una única cocción

    • 1997 Seseña, N. Cacharrería [1997] España (CDH )
      Cocían con pinochos y enebros.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 314 España (CDH )
      Estos datos hay que tomarlos con cierta prevención, pues las propias estadísticas oficiales ofrecen poca credibilidad ya que se producen variaciones brutales de un año a otro (que se recuperan en años posteriores), quizá por ser confundidas no pocas veces con enebros y sabinas.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Las formaciones de sabinas y enebros constituyen, si se piensa bien, uno de los bosques más originales de todo el occidente de Europa.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Poco más hay que añadir para reconocer en las formaciones de sabinas y de enebros uno de los bosques más genuinos de nuestra Península y de los más originales de esta parte del continente.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 311 España (CDH )
      En estado juvenil, las hojas no tienen forma de escamas, sino de pequeñas acículas, parecidas a las de los enebros, especies que aun perteneciendo al mismo género presentan un aspecto diferente.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Los individuos en los que el tronco se presenta despejado dejan ver una característica corteza estriada longitudinalmente, semejante a la de los enebros.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Fig. 10. Espectros corológicos donde se ponen de manifiesto los porcentajes con los que intervienen los distintos elementos geográficos en un pinar con rododendro y en un pinar con enebro y gayuba.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Otro hecho que da peculiaridad a estos sabinares es la escasez de enebros (Juniperus communis y sobre todo Juniperus oxycedrus), que contrasta con la abundancia de la ya mencionada sabina rastrera.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      A este parecido se debe, probablemente, el goteo de nuevas citas de sabina albar en la Península, particularmente en su zona centro, ya que han debido ser confundidas de lejos con enebros.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 342 España (CDH )
      Por un lado, al igual que ocurría a veces con la sabina albar, la eliminación de la encina o del quejigo por tala y sobrepastoreo determina la selección positiva del enebro como constituyente único del bosque.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 342 España (CDH )
      Por otro, los enebrales pueden aparecer como consecuencia de la consabida acomodación de las Cupresáceas a suelos esqueléticos, no aptos para el encinar, el quejigar e incluso el pinar, que, al evitarlos, favorecen la instalación o persistencia en ellos de densas masas de enebros.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Entre las especies acompañantes aparecen lentiscos, aladiernos, madroños, romeros, enebros, madreselvas, labiérnagos, bruscos, trepando por ellos zarzaparrillas y raspalenguas, todo ello salpicado por carrascas y coscojas.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      De forma somera se pueden destacar entre ellas el aumento de la superficie dedicada a cultivos agrarios (2.498.000 ha en los 20 primeros años, en su mayor parte provenientes de pastos), la apertura de nuevas vías de comunicación (ferrocarriles, caminos, que revalorizaron los bosques de áreas montañosas al facilitar el acceso y la extracción de sus recursos), la sustitución de combustible vegetal para uso doméstico por carbón y derivados del petróleo (con el consiguiente aumento de monte bajo y medio, así como el favorecimiento del desarrollo de especies heliófilas como pinos, enebros, sabinas, etcétera por acción antrópica indirecta, el abandono de áreas agrícolas marginales y su «matorralización» por sucesión ecológica, el Plan Nacional de Repoblación de 1940, que afectó a más de 4,5 millones de ha hasta 1984.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      En dicha obra hacían resaltar con gran agudeza las semejanzas ecológicas y los florísticas existentes entre los encinares y los alcornocales de la periferia, comparándolas con la pobreza de los carrascales del interior y destacando la importancia en estas comunidades del enebro, tanto sobre sustratos ácidos como básicos.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Sólo permanece un reducido número de arbustos resistentes a la continentalidad y sequía, como la coscoja, el enebro o el espino negro (Rhamnus Lycioides).
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Junto a él se presenta el enebro y muy frecuentemente el erizón.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 247 España (CDH )
      Al ir arruinándose el suelo, las genistas se acompañan ahora de enebro, espliego, junquillo florido (Aphyllanthes monspeliensis), Thymelaea ruizii y Globularia vulgaris.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      La mayor luminosidad y xericidad se manifiesta en la dominancia del enebro rastrero (Juniperus communis subsp. alpina) y la gayuba.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      La expansión de los bosques tras el último periodo glaciar se realiza gradualmente a lo largo de 7.000 años, de manera que se producen ligeros avances y retrocesos del bosque abierto, heliófilo, de abedules, pinos y Juniperus (enebros y sabinas, arborescentes y rastreros) hasta la consolidación generalizada de formaciones forestales en toda la Iberia atlántica.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Por el contrario, Juniperus alcanzó cierta importancia coincidiendo con épocas de transición climática, constituyendo formaciones abiertas de enebros y/o sabinas que antecedieron o sucedieron a Quercus según se trate de un periodo de regresión o recuperación climática.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 55 España (CDH )
      Pinos, enebros y sabinas ocupan preferentemente los relieves convexos, solanas, zonas arenosas o laderas pedregosas, mientras que las fagáceas dominan en los cóncavos, umbrías y zonas con suelos profundos.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Aparte de diversas rosas y zarzamoras, pueden encontrarse en ella morrioneras, enebros, majuelos, endrinos, avellanos o agracejos.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      2. Pinar de solana con enebro y gayuba
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      2. Pinares de solana con enebro y gayuba.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      El pinar con gayuba y enebro constituye un bosque poco denso, fisionómicamente muy uniforme, pero con una gran heterogeneidad florística consecuencia del origen geográfico de las plantas que lo componen.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Dinámicamente, la degradación del bosque conduce a la presencia de landas de gayuba y enebro a las que hay que añadir las otras especies leñosas comentadas, tan significativas como el erizón o el piorno en los distintos sectores pirenaicos.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      La etapa madura corresponde a un bosque abierto en cuyo sotobosque prospera una landa constituida mayoritariamente por gayuba, algún enebro y Cotoneaster integerrimus.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      El estrato arbustivo es similar al de la variante anterior, si bien hay cambios cuantitativos importantes, siendo muy abundantes los avellanos, enebros y madreselvas.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      Son especialmente llamativos en los meses de junio-julio por el color amarillo que impone en el paisaje la abundancia del piorno, su principal componente junto con el enebro.
    • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
      La gran mayoría de los arbustos y las matas del bosque es idéntica a los matorrales de sustitución (jaras, enebros, tomillos, etcétera), habida cuenta que tales arboledas son abiertas y dejan pasar la luz profusamente.
    • 1999 Garcés, M. Curso cocina [2000] España (CDH )
      El mejor resultado se obtiene empleando astillas o serrín de haya, de aliso o de roble, con aromas de laurel, tomillo, enebro, etc. (existen pastillas de madera de composición equilibrada).
    • 2001 Fuentes Yagüe, J. L. Botánica Esp (CORPES)
      La semilla es el resultado de la transformación del óvulo después de la fecundación. Consta del embrión, rodeado de un tejido nutricio y envuelto todo ello por un tegumento. La semilla está protegida por unas escamas del cono seminífero, que en algunas especies se agrandan y lignifican, como ocurre en la piña del pino, mientras que en otras especies (enebro, tejo) la semilla queda rodeada por una estructura de consistencia carnosa.
    • 2005 Santamaría Polo, T. / Tens Schz, B. Excursiones Valle Tiétar Esp (CORPES)
      Al principio este camino es llano para enseguida descender hacia un pequeño valle. Estamos rodeados de pinar adehesado de pino piñonero, con algunos enebros y chaparras de encina. Frente a nosotros despunta uno de los dos cerros ubicados al sur del municipio, es la "Cabeza Chica", también denominada en los mapas como "Cabeza del Saetero". No es difícil que a nuestro paso escapen, aunque no demasiado asustadas, algunas ardillas que plácidamente escudriñan las piñas o roen algunas bellotas.
    • 2007 Ceño Elie-Joseph, M. Desnuda Esp (CORPES)
      Ciprés. Tonifica la piel, capilares rotos, celulitis, mala circulación, retención de líquidos. Enebro. Detoxifica el cuerpo, acné, poros bloqueados, celulitis, pérdida de cabello, retención de líquidos, debilidad, jet lag, estrés. Eucalipto. Resfriados, dolores de cabeza, dolores musculares.
    • 2012 Camacho, N. Corriente sagrada Co (CORPES)
      Pronto llegó al sitio descrito por Ittossai. Un enorme muro pigmentado de almagre, cubierto con teja, le impedía ver su interior; la luz tenue de la luna algo alcanzaba a disipar la espesa bruma que envolvía el entorno, dejando entrever la gama de visos verdosos de los setos de cipreses podados, enebros, sauces y eucaliptos, que protegían parte de la fachada.
    • 2019 Gabás, L. Latido tierra Esp (CORPES)
      Para ella no había más mundo que esa casa grande y bonita, situada a medio kilómetro del bullicioso y divertido Aquilare, y esas tierras que recorría junto a su padre escuchando sus explicaciones. Carrascas, enebros, tomillos, sabinas, bojes y aliagas. Tierras secas que para ella eran un vergel. Viñedos, olivares, almendros y campos de cereales.
    • 2021 Glz Casares, I. "Las enebrinas" [14-07-2021] El Diario Montañés (Santander) Esp (HD)
      Esa ginebra original era ya una versión muy parecida a la que se consume hoy en día: alcohol fermentado a base de cebada y centeno, aromatizado con bayas de enebro.
      Acepción en desuso
    1. s. En ocasiones, en un complemento con de de resina.
      docs. (1250-1868) 4 ejemplos:
      • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] fol. 209r España (CDH )
        Si no, tomen del aluayalde, e de la resina del enebro, e de la resina del cuernocabra, e del seuo de las uacas, e de la manteca, e del ungüento del esquinant, tanto de lo uno como de lo ál, e mézclenlo todo en uno e caliéntenlo, e úntenles los logares de la sarna con ello.
      • c1300 Anónimo LAzores [1985] España (CDH )
        Quando el açor á mal en la boca, toma las nuezes molidas et la rressina del enebro, et atarl' as en un panno, et déxalo * tanto y estar ffasta que sea quemado, et después ffazlo polvos et buélvelos con la miel * et con la manteca et dárgelo as a comer, et échal' de los polvos en la boca et ssanará.
      • 1350-1400 Anónimo Tratado Cetrería [1993] fol. 26v España (CDH )
        [Q]uando el Açor A mal en / la boca toma las nuezes / mondadas & la rresyna del enebro / E Atar la As en vn panno / E dexalo tanto y estar fasta / que sea quemado E despues fas / lo poluos & bueluelos con la / miel & con la manteca E dar / gelo As Acomer E echal delos / poluos en la boca j sanara [...]. /
      • 1868 Xérica, R. "Teoría práctica resinación" [01-03-1868] Revista Forestal, Económica y Agrícola (Madrid) Esp (HD)
        Sandaraca. Resina de Enebro, Goma de Enebro ó Grasilla. Fluye de los Juniperus communis y phoenicea. L, ambos muy comunes en la península: el primero en la region montaña y subalpina del Norte y del centro, y la segunda en la montaña del centro у del Mediodía. La Sandaraca se encuentra en lágrimas alargadas é insípidas; la disuelve fácilmente el alcohol y la esencia de Trementina, y se emplea como incienso y en la preparacion de barnices.
    2. Acepción en desuso
    3. s. En ocasiones, en un complemento con de de goma o grasa.
      docs. (1385-2014) 13 ejemplos:
      • 1380-1385 Ferrer Sayol LPalladio (BNM 10211) [2004] fol. 34r España (CDH )
        & meten de dentro la nuez paja menuda & rrasina de espjno o grasa de enebro o sofre conujnjentmente & çierra bien todos los pequeñyos forados los quales fazen deyuso de tierra.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        graso, sa [...] f. Goma del enebro.
      • 1380-1385 Ferrer Sayol LPalladio (BNM 10211) [2004] fol. 34r España (CDH )
        & meten de dentro la nuez paja menuda & rrasina de espjno o grasa de enebro o sofre conujnjentmente & çierra bien todos los pequeñyos forados los quales fazen deyuso de tierra.
      • c1501 Álvarez, F. Regimiento peste [1993] España (CDH )
        Tengan en las casas romero, tomillos, laurel, ruda, lináloe y su humo, goma de enebro, grasa y estoraque; en general cualquier olor bueno, caliente y frío, es provechoso, así como el fuego en que haya llamas, en especial de buenas leñas; en cambio, es malo hacer hogueras en las que se quemen trapos, cueros, pajas, basuras y cosas de mal olor.
      • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 51r España (CDH )
        / TOma poluos de goma de henebro, y / dalos al enfermo con vn hueuo blando.
      • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
        Y después de molida, toma clara de huevos que sea muy bien batida, y toma azeyte de linoso y goma de enebro que sea muy bien desecha, y amasar el polvo de la piedra y con el aceyte y clara.
      • 1624 Anónimo Inventario y tasación de la botica del doctor Apolinario Velázquez Documentos procedentes del archivo provincial de Toledo (1580-1664) España (CDH )
        Grasa de enebro, una libra y quatro onzas en una caxa.
      • 1656 Anónimo Tasacion de la botica de Miguel Francisco Barea y Astorga y doña Dionisia de la Paz Documentos procedentes del archivo provincial de Toledo (1580-1664) España (CDH )
        Seis onças de goma de enebro, en tres rreales.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        graso, sa [...] f. Goma del enebro.
      • 1380-1385 Ferrer Sayol LPalladio (BNM 10211) [2004] fol. 34r España (CDH )
        & meten de dentro la nuez paja menuda & rrasina de espjno o grasa de enebro o sofre conujnjentmente & çierra bien todos los pequeñyos forados los quales fazen deyuso de tierra.
      • c1501 Álvarez, F. Regimiento peste [1993] España (CDH )
        Tengan en las casas romero, tomillos, laurel, ruda, lináloe y su humo, goma de enebro, grasa y estoraque; en general cualquier olor bueno, caliente y frío, es provechoso, así como el fuego en que haya llamas, en especial de buenas leñas; en cambio, es malo hacer hogueras en las que se quemen trapos, cueros, pajas, basuras y cosas de mal olor.
      • 1592 Collado, L. Artillería [2000] España (CDH )
        Házese en esta manera: toma de olio de linosa 4 libras y de glassa, que es la goma del enebro, una libra, mete el azeyte de linosa en una caldera y ponla sobre fuego lento de brasa y haz que yerva; estando assí, héchale dentro la glassa bien molida y menéalo con una paleta y déxalo hervir hasta tanto que, metiendo dentro una pluma de gallina, se pele, y será hecho el verniz, que es el mismo con que doran los guadamacileros sus cueros.
      • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 51r España (CDH )
        / TOma poluos de goma de henebro, y / dalos al enfermo con vn hueuo blando.
      • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 57v España (CDH )
        Otros tienen por / vsuales poluos de goma de henebro.
      • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 78r España (CDH )
        / DE cominos, de macis, de almastiga, de / goma de henebro, y de encienso, toma / cada vna dragma, o lo que ygualmente / querras.
      • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
        Y después de molida, toma clara de huevos que sea muy bien batida, y toma azeyte de linoso y goma de enebro que sea muy bien desecha, y amasar el polvo de la piedra y con el aceyte y clara.
      • 1606 Alonso Ruyzes Fontecha, J. Diez Previlegios Esp (NTLLE)
        Gummi iuniperi, grasa de enebro.
      • 1606 Alonso Ruyzes Fontecha, J. Diez Previlegios Esp (NTLLE)
        Sandarax, la goma del enebro, buena medizina.
      • 1606 Alonso Ruyzes Fontecha, J. Diez Previlegios Esp (NTLLE)
        Vernix, la grassa o goma de enebro, semejante a la almáziga, el sandaros de los árabes; v. junípero.
      • 1624 Anónimo Inventario y tasación de la botica del doctor Apolinario Velázquez Documentos procedentes del archivo provincial de Toledo (1580-1664) España (CDH )
        Grasa de enebro, una libra y quatro onzas en una caxa.
      • 1656 Anónimo Tasacion de la botica de Miguel Francisco Barea y Astorga y doña Dionisia de la Paz Documentos procedentes del archivo provincial de Toledo (1580-1664) España (CDH )
        Seis onças de goma de enebro, en tres rreales.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        graso, sa [...] f. Goma del enebro.
    4. s. En ocasiones, en un complemento con de de aceite.
      docs. (1471-1996) 29 ejemplos:
      • c1471 Anónimo Trad Recetas Gilberto (BP 3063) [1997] fol. 15v España (CDH )
        quando la lengua pierde / el fablar es dicha paraliaca & es / a saber priuada del poderio & para esto / hordenaron todos los naturales filosofos / coma castor & piretrun rrayzes / de peonja confaçionale [e]stas cosas / con atriaca mayor. & sean fechas pillulas / de la dicha confaçion & tenga el paçiente vna / o dos de yuso de la lengua & es muy / preçiosa cosa iten toma açeite comun açeite / de enebro castor marçiaton piretrun / mesclalo todo & vnta el paçiente detras / & delantre es muy preçiosa cosa ala perlesia / que viene de vmor frio este dizen los / naturales filosofos que si el nervio que / mueve la lengua fuere enbargado por / friedad o por otra manera toma pez / & cera açeite anejo
      • 1996 Barba, C. / Gallego, J. L. / Ramis, S. / Verdú, P. Ecología doméstica [1996] 122 España (CDH )
        Contra las picaduras de insectos suele ofrecer muy buenos resultados una mezcla elaborada a partes iguales con aceites esenciales de eucalipto, menta, enebro y clavo.
      • c1471 Anónimo Trad Recetas Gilberto (BP 3063) [1997] fol. 15v España (CDH )
        quando la lengua pierde / el fablar es dicha paraliaca & es / a saber priuada del poderio & para esto / hordenaron todos los naturales filosofos / coma castor & piretrun rrayzes / de peonja confaçionale [e]stas cosas / con atriaca mayor. & sean fechas pillulas / de la dicha confaçion & tenga el paçiente vna / o dos de yuso de la lengua & es muy / preçiosa cosa iten toma açeite comun açeite / de enebro castor marçiaton piretrun / mesclalo todo & vnta el paçiente detras / & delantre es muy preçiosa cosa ala perlesia / que viene de vmor frio este dizen los / naturales filosofos que si el nervio que / mueve la lengua fuere enbargado por / friedad o por otra manera toma pez / & cera açeite anejo
      • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 93v Esp (BD)
        E si se pone la tenta de la rayz / de achoro infusa prolongadamente en el azeyte / de enebro en el qual la scamonea fue disoluta / muy bien mundifica & sana & el vnguento / de los .iiij. maestros es especial en esto. el / qual se faze con la menta agrimonia. oculo / xprei. berbena quebrantados o majados con / la enxundia del puerco. & despues con los / vnguentos blancos dichos sean consoldadas.
      • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
        Miera azeyte de enebro.
      • 1515 Rdz Tudela, A. Trad Compendio boticarios [1990] fol. 5v España (CDH )
        Algunos se hazen por resolución, que es por virtud de calor, ansí como el azeyte de hueuos, el azeyte de trigo y de enebro, de donde el Messué pone sesenta y seys especies de azeytes.
      • 1538 Ciruelo, P. Reprobación supersticiones [2000] España (CDH )
        (Enebro.) El azeyte de enebro es muy bueno para beverlo y para untar con él las heridas ponçoñosas y en tiempo de pestilencia.
      • 1590 Álava Viamont, D. Perfecto capitán [2000] fol. 94v España (CDH )
        de pólvora de bombardas dos partes, de pez griega una parte de resina de naos una parte, todo junto bien molido en un mortero, después, en una caldera, échese termentina o azeite de linaza, o de enebro, la cantidad que bastare para incorporar toda esta mezcla y rebolver se a con un palo largo.
      • 1605 Rey Artieda, A. Discursos Artemidoro [1955] España (CDH )
        / Y mientras se repule y endominga / por Joana que lavó tripas en Ebro, / tomó Maricopete olio de enebro / y rellenó de almagra una xiringa.
      • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
        Y si caso que no tuvieres pez, se puede poner aceyte de enebro, que ará el mismo effecto.
      • 1799 Anónimo (M. P.) "Economía rural" [29-04-1799] Semanario de Zaragoza (Zaragoza) Esp (HD)
        Yo creía que ya estaba libre de estos malditos insectos, quando vi que los arboles tenían algunos de ellos: para arrojarlos me he valido del agua, como habia hecho el año anterior, y luego he puesto al pie de ellos el aceyte de henebro, y en otros simplemente un pedazo de piel de cabra que me digéron era un excelente medio de impedirles el paso, en efecto, he advertido que no pueden trepar por ella, impidiéndoselo el pelo que no es bastante fuerte para poderlas sostener.
      • 1859-1861 Junta Directiva Agricultura Productos Agric esp p. 1055 Esp (BD)
        ACEITE DE ENEBRO [...] Este aceite, mejor miera, que por su combustión de extrae del Juniperus Orycedrus, tiene algun valor porque se emplea en veterinaria.
      • 1929 Azorín (José Martínez Ruiz) Superrealismo [2001] España (CDH )
        Tal vez desde una de estas ventanas, en la parte posterior de la casa, se columbra el panorama de un monte cubierto de pinos; el silencio, la paz profunda de la cámara; el olor del aceite de enebro y de las plantas montaraces; el tiempo que transcurre insensiblemente.
      • 1951 Soriano, E. Caza [1992] 113 España (CDH )
        Y ella también le hizo tomar casi a la fuerza su tisana y le dio friegas en los costados con aceite de enebro.
      • 1996 Barba, C. / Gallego, J. L. / Ramis, S. / Verdú, P. Ecología doméstica [1996] 122 España (CDH )
        Contra las picaduras de insectos suele ofrecer muy buenos resultados una mezcla elaborada a partes iguales con aceites esenciales de eucalipto, menta, enebro y clavo.
      • c1471 Anónimo Trad Recetas Gilberto (BP 3063) [1997] fol. 15v España (CDH )
        quando la lengua pierde / el fablar es dicha paraliaca & es / a saber priuada del poderio & para esto / hordenaron todos los naturales filosofos / coma castor & piretrun rrayzes / de peonja confaçionale [e]stas cosas / con atriaca mayor. & sean fechas pillulas / de la dicha confaçion & tenga el paçiente vna / o dos de yuso de la lengua & es muy / preçiosa cosa iten toma açeite comun açeite / de enebro castor marçiaton piretrun / mesclalo todo & vnta el paçiente detras / & delantre es muy preçiosa cosa ala perlesia / que viene de vmor frio este dizen los / naturales filosofos que si el nervio que / mueve la lengua fuere enbargado por / friedad o por otra manera toma pez / & cera açeite anejo
      • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 118v Esp (BD)
        Quanto / a los locales en las rezientes son loadas las / fomentaciones con la agua tibia & alterar / el lugar con el çumo de la verdolaga & cogonbro / & muscilagen del perexil: & saliua del onbre / ayuno. en el .x. de los simples: & la agrura / del citri. & goma con el vinagre & mostaza / con el vinagre son muy buenas segund / el Auicena: y el azeite de trigo azeyte de los / hueuos: azeyte de culebras: azeyte de enebro / del Hebemesue son apropriados. & azeyte / de tartaro el pueblo comun tiene por / soberano.
      • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 93v Esp (BD)
        E si se pone la tenta de la rayz / de achoro infusa prolongadamente en el azeyte / de enebro en el qual la scamonea fue disoluta / muy bien mundifica & sana & el vnguento / de los .iiij. maestros es especial en esto. el / qual se faze con la menta agrimonia. oculo / xprei. berbena quebrantados o majados con / la enxundia del puerco. & despues con los / vnguentos blancos dichos sean consoldadas.
      • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
        Miera azeyte de enebro.
      • 1515 Rdz Tudela, A. Trad Compendio boticarios [1990] fol. 5v España (CDH )
        Algunos se hazen por resolución, que es por virtud de calor, ansí como el azeyte de hueuos, el azeyte de trigo y de enebro, de donde el Messué pone sesenta y seys especies de azeytes.
      • 1525-1529 Zúñiga, F. Crón burlesca [1989] 87 España (CDH )

        Y después de lo susodicho, Su Magestad mandó llamar los procuradores de cortes para dar orden en el bien de todas las çibdades y villas y lugares de sus reyno[s] y enbiaron las personas siguientes [...] de Granada, don Alonso Vanegas, buen cavallero, servidor de Su Magestad, aunque pareçió nalga de cavallo alobadado o cuero de azeyte de enebro, y Álvaro de Pisa, doctor en letras, hombre de buena fama y tal que Su Magestad se sirvió dél en muchas cosas; este liçençiado pareçió loba de chamelote viejo o albaçea del conde de Oropesa, don Françisco de Toledo, que oy bive.

      • 1538 Ciruelo, P. Reprobación supersticiones [2000] España (CDH )
        (Enebro.) El azeyte de enebro es muy bueno para beverlo y para untar con él las heridas ponçoñosas y en tiempo de pestilencia.
      • 1564 Reina, F. LAlbeitería [1999] España (CDH )
        Y también es bueno en el lugar de los sedales echar pajas o cañones debaxo de los sobacos y, si el dolor estuviere en los encuentros de las espaldas, es bien y muy necessario echar pajas en los encuentros y dar candelas de blanduras en las espaldas y, si con esto no huviere mejoría, lavarle las espaldas con vinagre caliente para limpiar la untura de los ungüentos (esto se entiende después de sacadas las pajas) y, cerradas las llagas, conviene dar unas sajas en las espaldas, muy menudas, tresquilando el pelo, y untarle con un potencial de inforbio y elébor y barraz y pimienta longa y un poco de solimán, poca cantidad, todas estas cosas hervidas en azeyte de comer o en azeyte de enebro, las cantidades como al maestro le parezca ser yguales.
      • 1564 Reina, F. LAlbeitería [1999] España (CDH )
        Todas estas cosas, bien molidas, sean echadas en libra y media de azeyte de comer, en una olla, y media libra de azeyte de enebro.
      • 1564 Reina, F. LAlbeitería [1999] España (CDH )
        Otros ungüentos se hazen para la sarna humorosa, de azeyte de enebro y de piedraçufre molida y de tajadas de cebolla albarrana, fritas en azeyte de enebro, y de la radamonte sin la hoja y la granadilla ansimesmo frita y media onça de inforbio.
      • 1564 Reina, F. LAlbeitería [1999] España (CDH )
        Otros ungüentos se hazen para la sarna humorosa, de azeyte de enebro y de piedraçufre molida y de tajadas de cebolla albarrana, fritas en azeyte de enebro, y de la radamonte sin la hoja y la granadilla ansimesmo frita y media onça de inforbio.
      • 1590 Álava Viamont, D. Perfecto capitán [2000] España (CDH )
        Y en lugar de balas echar se han unas pelotillas de algodón infuso en azeite de enebro, agua ardiente o azeite común, mezclado con berniz líquida y con un poco de azogue y metiéndole su estopín y cubriéndose quando se usare d'ella, pondrá gran miedo a los enemigos.
      • 1590 Álava Viamont, D. Perfecto capitán [2000] fol. 97r España (CDH )
        Tomar se han quatro libras de pólvora gruessa, una libra de pez española, seis onças de salitre, dos de açufre, tres de berniz en grano, seis de canfora, quatro de vidrio molido, tres de berniz molido, dos de resina magra, una onça de azogue, y quando se huviere de cargar la trompa, antes de echar esta munición, meter se a dentro una poca de pólvora gruessa y luego, sobre ella, un pedaço de la mistura muy apretada, poniendo encima un poco de algodón mojado con agua ardiente o azeyte de enebro, y sobre todo unos granos de azogue, y después d'ellos otro puño de pólvora y otra tanta mistura con las balillas de algodón y azogue, procediendo por este orden hasta acabar de henchir toda la trompa.
      • 1590 Álava Viamont, D. Perfecto capitán [2000] España (CDH )
        tomar se a de pólvora de bombardas quatro libras, de pez griega, española o naval, una libra, de canfora una onça, de vidrio molido quatro onças, todo mezclado y echar se a un puño de pólvora de bombardas en la trompa, después otro de la mistura dicha, y apretar se a todo, y encima se pondrá algodón mojado en azeite de enebro, oleo petróleo o en agua ardiente, después un poco de azogue, y por esta mesma orden se acabará de cargar y atar se a la boca, como está dicho, y pondráse la mecha por donde se le dé fuego.
      • 1590 Álava Viamont, D. Perfecto capitán [2000] fol. 94v España (CDH )
        de pólvora de bombardas dos partes, de pez griega una parte de resina de naos una parte, todo junto bien molido en un mortero, después, en una caldera, échese termentina o azeite de linaza, o de enebro, la cantidad que bastare para incorporar toda esta mezcla y rebolver se a con un palo largo.
      • 1595 Isla, L. Breve tratado Artillería [2000] fol. 84v España (CDH )
        La cantidad de las misturas que ha de llevar, y de qué suerte se han de mezclar, y en qué manera se conficionarán para que cada una d'ellas haga su operación, y de qué manera las han de encerrar para que quede del todo acabado para hazer su efeto: tomará tres libras de pólvora, arrobas, o quintales, o onças, según la cantidad que se uviere de hazer, y a las tres libras de pólvora echará tres onças de alquitrán y tres de piedra açufre, y tres de pez griega, y onça y media de resina, y una onça de azyete de enebro y otra de azeyte petrolín, y de termentina una y media y otro tanto de alcanfor.
      • 1595 Isla, L. Breve tratado Artillería [2000] fol. 94r España (CDH )
        Y para refinarlos hará en esta manera: sacará toda la massa que estuviere embuelta en los lienços y la molerá en un almirez o mortero de piedra; y a cada libra de la dicha massa echará dos onças de salitre y una de alcanfor; y se molerá todo junto, y, molido, tome, por cada libra, una onça de azeyte de linaza y otra de azeyte de enebro, y otra de azeyte de pretolín y otra de azeyte de alquitrán, y todos estos quatro azeytes se meterán en una olla vidriada; y vaya roziando la massa con la mitad de la cantidad d'estos azeytes, y después le dará otro rocío de agua ardiene buena, que quede la massa bien encorporada; y d'ella yrá haziendo las bombas, pelotas y granadas, por la orden que se hizieron al principio, y quedarán con su fuerça.
      • 1598 Soriano, J. LExperimentos médicos [1997] fol. 18v España (CDH )
        / DE azeyte de laurel, y de azeyte de nuezes / tomaras cada dos onças, de azeyte / de henebro tres onças, de ros de bota / onça y media, de vidriol Romano, y de sal / comun / de Experimentos.
      • 1605 Rey Artieda, A. Discursos Artemidoro [1955] España (CDH )
        / Y mientras se repule y endominga / por Joana que lavó tripas en Ebro, / tomó Maricopete olio de enebro / y rellenó de almagra una xiringa.
      • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
        Y si caso que no tuvieres pez, se puede poner aceyte de enebro, que ará el mismo effecto.
      • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] fol. 237v España (CDH )
        Catón dize que los maderos, depués que se an cortado, se deven untar con hezes de azeyte, o con azeyte d'enebro, o con pez, por causa que, haziéndole este remedio, que no se pulillan ni tampoco se carcomen de los gusanos.
      • 1644 Mtz Espinar, A. Arte Ballestería [1946] España (CDH )
        Asimismo untar el perro con aceite de enebro, y de comer, tres veces, y ponerle al sol, y quedará limpio.
      • 1799 Anónimo (M. P.) "Economía rural" [29-04-1799] Semanario de Zaragoza (Zaragoza) Esp (HD)
        Yo creía que ya estaba libre de estos malditos insectos, quando vi que los arboles tenían algunos de ellos: para arrojarlos me he valido del agua, como habia hecho el año anterior, y luego he puesto al pie de ellos el aceyte de henebro, y en otros simplemente un pedazo de piel de cabra que me digéron era un excelente medio de impedirles el paso, en efecto, he advertido que no pueden trepar por ella, impidiéndoselo el pelo que no es bastante fuerte para poderlas sostener.
      • 1859-1861 Junta Directiva Agricultura Productos Agric esp p. 1055 Esp (BD)
        ACEITE DE ENEBRO [...] Este aceite, mejor miera, que por su combustión de extrae del Juniperus Orycedrus, tiene algun valor porque se emplea en veterinaria.
      • 1929 Azorín (José Martínez Ruiz) Superrealismo [2001] España (CDH )
        Tal vez desde una de estas ventanas, en la parte posterior de la casa, se columbra el panorama de un monte cubierto de pinos; el silencio, la paz profunda de la cámara; el olor del aceite de enebro y de las plantas montaraces; el tiempo que transcurre insensiblemente.
      • 1951 Soriano, E. Caza [1992] 113 España (CDH )
        Y ella también le hizo tomar casi a la fuerza su tisana y le dio friegas en los costados con aceite de enebro.
      • 1951 Soriano, E. Caza [1992] España (CDH )

        Se multiplicaron al azar los remedios caseros: las dosis de azúcar tostada y de leche con coñac, las friegas con aceite de enebro y las aplicaciones de ladrillos calientes a los costados.

      • 1995 Cidón Madrigal, J. L. Stop celulitis [1995] España (CDH )
        Los aceites esenciales de limón y enebro tienen un efecto desintoxicante y ayudan a eliminar aquellas sustancias estacionadas en el tejido conjuntivo que han sobrepasado los límites adecuados.
      • 1996 Barba, C. / Gallego, J. L. / Ramis, S. / Verdú, P. Ecología doméstica [1996] 122 España (CDH )
        Contra las picaduras de insectos suele ofrecer muy buenos resultados una mezcla elaborada a partes iguales con aceites esenciales de eucalipto, menta, enebro y clavo.
    1. s. m. Arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 10 metros de altura, con la copa cónica, las hojas aciculares, rígidas, de color verde, con una banda blanquecina en el haz y dispuestas en grupos de tres, las flores pequeñas de color rojizo y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus communis.
      docs. (1732-2006) 13 ejemplos:
      • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        ENEBRO. s. m. Arbol mui conocido, cuya madéra es suavemente olorósa, y dura muchos años sin corromperse. El fruto que produce es redondo, azul, oloroso, del tamaño de una avellana; si bien algunas veces se halla como una nuez, y se llama Nebrina. Echa una goma semejante á la Almáciga, que en Castilla se llama Grassa, y de ella y del azéite de la simiente del lino, se hace el barniz liquido de que usan los Pintóres para dár lustre á las pintúras. [...] Las hastillas del Enebro son úiles para mondar los dientes.
      • 2006 Canut, J. et alii "Situación urogallo pirenaico" Urogallo en España Esp (CORPES)
        Zona 1. Poblaciones meridionales (dominio calcáreo). Dominio de pino silvestre (Pinus silvestris) sobre substrato calcáreo. Estrato arbustivo dominado por la gayuba (Arctostaphylos uva-ursii), boj (Buxus sempervirens) y enebro (Junniperus communis). Ocasionalmente con haya (Fagus sylvatica; Serra Mitjana y Aubenç) y pino negro (Pinus uncinata) con poca representatividad como zonas de cría de la especie en estos ambientes.
      • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        ENEBRO. s. m. Arbol mui conocido, cuya madéra es suavemente olorósa, y dura muchos años sin corromperse. El fruto que produce es redondo, azul, oloroso, del tamaño de una avellana; si bien algunas veces se halla como una nuez, y se llama Nebrina. Echa una goma semejante á la Almáciga, que en Castilla se llama Grassa, y de ella y del azéite de la simiente del lino, se hace el barniz liquido de que usan los Pintóres para dár lustre á las pintúras. [...] Las hastillas del Enebro son úiles para mondar los dientes.
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] España (CDH )
        Las Bayas del Enebro ó (Juniperus communis) tienen un color obscuro, un sabor agudo caliente con algo de dulzura, y un olor bastante subido.
      • 1904 Pagés, A. GDiccLengCastellana (NTLLE)
        ENEBRO [...] : m. Arbolito de la familia de las coníferas, de tres á cuatro metros de altura, con tronco ramoso, copa espesa, hojas lineales de tres en tres, rígidas, punzantes, blanquecinas por el haz y verdes por el margen y el envés; flores en amentos axilares, escamosas, de color pardo rojizo, y por frutos bayas elipsoidales ó esféricas de cinco á siete milímetros de eje, de color negro azulado, con tres semillas casi ovaladas, pero angulosos en sus extremos. La madera es rojiza, fuerte y olorosa.
      • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )

        J. communis. L. (arbusto). "Enebro". Algo apetecida del cabrío y lanar, tiempo de nieves. Abunda en algunos montes.

      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
        El enebro es un arbusto de 1 ó 2 m. de altura, pero cuando se le deja crecer a sus anchas, sin que el hacha haga mella en él, puede formarse un arbolito más alto, de varios metros.
      • 1979 Ferreyra, R. Flora peruana [1979] Perú (CDH )
        El "ENEBRO" de Europa y Asia, o Juniperus communis es una de las más útiles, tiene hojas aciculares, las flores masculinas son axilares; las femeninas se caracterizan porque sus carpelos se vuelven carnosos y su conjunto se parece a una baya.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        También el avellano encuentra aquí un lugar adecuado y otros muchos arbustos enriquecen este estrato, como madreselvas (Lonícera xylosteum), diversas especies del género Rosa, enebro (juniperus communis subsp. hemisphaerica), Viburnum lantana, etcétera.
      • 2001 Sánchez-Andrade, C. Bueyes Esp (CORPES)
        Sacudieron las cabezas, pero de debajo de las faldas sacaron unas botellas. —Eso no es vino -dijo-. Ahí dice aguardiente de bayas de enebro. Las monjitas se llevaron las puntas de los dedos a los labios y lanzaron varios besos al aire.
      • 2005 Anónimo Preparación bebidas cócteles Mx (CORPES)
        Gin: Aguardiente de bayas de enebro, hierbas aromáticas y corteza de limón.
      • 2006 Canut, J. et alii "Situación urogallo pirenaico" Urogallo en España Esp (CORPES)
        Zona 1. Poblaciones meridionales (dominio calcáreo). Dominio de pino silvestre (Pinus silvestris) sobre substrato calcáreo. Estrato arbustivo dominado por la gayuba (Arctostaphylos uva-ursii), boj (Buxus sempervirens) y enebro (Junniperus communis). Ocasionalmente con haya (Fagus sylvatica; Serra Mitjana y Aubenç) y pino negro (Pinus uncinata) con poca representatividad como zonas de cría de la especie en estos ambientes.
      • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        ENEBRO. s. m. Arbol mui conocido, cuya madéra es suavemente olorósa, y dura muchos años sin corromperse. El fruto que produce es redondo, azul, oloroso, del tamaño de una avellana; si bien algunas veces se halla como una nuez, y se llama Nebrina. Echa una goma semejante á la Almáciga, que en Castilla se llama Grassa, y de ella y del azéite de la simiente del lino, se hace el barniz liquido de que usan los Pintóres para dár lustre á las pintúras. [...] Las hastillas del Enebro son úiles para mondar los dientes.
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] España (CDH )
        Las Bayas del Enebro ó (Juniperus communis) tienen un color obscuro, un sabor agudo caliente con algo de dulzura, y un olor bastante subido.
      • 1904 Pagés, A. GDiccLengCastellana (NTLLE)
        ENEBRO [...] : m. Arbolito de la familia de las coníferas, de tres á cuatro metros de altura, con tronco ramoso, copa espesa, hojas lineales de tres en tres, rígidas, punzantes, blanquecinas por el haz y verdes por el margen y el envés; flores en amentos axilares, escamosas, de color pardo rojizo, y por frutos bayas elipsoidales ó esféricas de cinco á siete milímetros de eje, de color negro azulado, con tres semillas casi ovaladas, pero angulosos en sus extremos. La madera es rojiza, fuerte y olorosa.
      • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )

        J. communis. L. (arbusto). "Enebro". Algo apetecida del cabrío y lanar, tiempo de nieves. Abunda en algunos montes.

      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
        El enebro es un arbusto de 1 ó 2 m. de altura, pero cuando se le deja crecer a sus anchas, sin que el hacha haga mella en él, puede formarse un arbolito más alto, de varios metros.
      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
        La cada, llamada también enebro de la miera, se confunde con el verdadero enebro por las gentes poco conocedoras de las plantas; no por aquel Sovatger de los Puertos de Tortosa, que tampoco ignoraba las apetencias del verdadero enebro, aquerenciado a las alturas, en buena compañía con el pino silvestre en todo el país mediterráneo.
      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
        Pero la cada se distingue fácilmente del enebro porque en la haz de sus hojitas tiene dos bandas blancas separadas por una linea verde, en lugar de aquella sola banda que se muestra en las del enebro en todo tiempo, y así no es menester ver el gálbulo para decidir.
      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
        La sabina da nombre a un grupo de especies del género Juniperus que se caracteriza por tener las hojas cortísimas, a manera de escamas, imbricadas, de forma que más bien recuerdan las del ciprés que las de los enebros y cadas.
      • 1979 Ferreyra, R. Flora peruana [1979] Perú (CDH )
        El "ENEBRO" de Europa y Asia, o Juniperus communis es una de las más útiles, tiene hojas aciculares, las flores masculinas son axilares; las femeninas se caracterizan porque sus carpelos se vuelven carnosos y su conjunto se parece a una baya.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        También el avellano encuentra aquí un lugar adecuado y otros muchos arbustos enriquecen este estrato, como madreselvas (Lonícera xylosteum), diversas especies del género Rosa, enebro (juniperus communis subsp. hemisphaerica), Viburnum lantana, etcétera.
      • 2001 Sánchez-Andrade, C. Bueyes Esp (CORPES)
        Sacudieron las cabezas, pero de debajo de las faldas sacaron unas botellas. —Eso no es vino -dijo-. Ahí dice aguardiente de bayas de enebro. Las monjitas se llevaron las puntas de los dedos a los labios y lanzaron varios besos al aire.
      • 2005 Anónimo Preparación bebidas cócteles Mx (CORPES)
        Gin: Aguardiente de bayas de enebro, hierbas aromáticas y corteza de limón.
      • 2006 Canut, J. et alii "Situación urogallo pirenaico" Urogallo en España Esp (CORPES)
        Zona 1. Poblaciones meridionales (dominio calcáreo). Dominio de pino silvestre (Pinus silvestris) sobre substrato calcáreo. Estrato arbustivo dominado por la gayuba (Arctostaphylos uva-ursii), boj (Buxus sempervirens) y enebro (Junniperus communis). Ocasionalmente con haya (Fagus sylvatica; Serra Mitjana y Aubenç) y pino negro (Pinus uncinata) con poca representatividad como zonas de cría de la especie en estos ambientes.
    2. s. m. Arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 10 metros de altura, con el tronco recto, la copa tupida y de forma aovada o cónica, las hojas aciculares, rígidas, anchas, de color verde y con dos bandas blanquecinas en el haz, y dispuestas en grupos de tres, y el fruto globoso y de color rojizo. Nombre científico: Juniperus oxycedrus.
      Sinónimo: ginebro
      docs. (1784-2021) 21 ejemplos:
      • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 287 Esp (BD)
        JUNIPERUS major, bacca rufescente. T. Inst. R. H. 589. Juniperus (Oxycedrus) foliis ternatis patentibus mueronatis, bacca brevioribus. LIN. Sp. Plant. 1470. [...] Esta especie de Enebro se cria con abundancia en las Dehesas del Real Sitio de San Lorenzo del Escorial, en los terrenos del Lugar de Guadarrama, en los de Segovia, Alcarria, Aragon, Cataluña, y en otros de nuestra Península, &c. Se le atribuyen casi las mismas virtudes que al vulgar: de este mismo se saca un aceyte per descensum, que el vulgo llama de miera, que se usa para curar la sarna del ganado lanar, y matar las lombrices que se engendran en las heridas y úlceras.
      • 2021 Anónimo "Sabinar de Tamajón" [09-03-2021] Nueva Alcarria (Guadalajara) Esp (HD)
        La sabina albar (Juniperus thurifera) es un árbol bien adaptado a este lugar, duro y resistente, capaz de aguantar bien las bajas temperaturas y las heladas frecuentes. [...] En Tamajón, en algunas zonas, la sabina se encuentra mezclada con encinas (Quercus ilex supsp. ballota) y sus parientes cercanos: los enebros (Juniperus oxycedrus).
      • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 287 Esp (BD)
        JUNIPERUS major, bacca rufescente. T. Inst. R. H. 589. Juniperus (Oxycedrus) foliis ternatis patentibus mueronatis, bacca brevioribus. LIN. Sp. Plant. 1470. [...] Esta especie de Enebro se cria con abundancia en las Dehesas del Real Sitio de San Lorenzo del Escorial, en los terrenos del Lugar de Guadarrama, en los de Segovia, Alcarria, Aragon, Cataluña, y en otros de nuestra Península, &c. Se le atribuyen casi las mismas virtudes que al vulgar: de este mismo se saca un aceyte per descensum, que el vulgo llama de miera, que se usa para curar la sarna del ganado lanar, y matar las lombrices que se engendran en las heridas y úlceras.
      • 1859 Colmeiro, M. Manual jardinería, I p. 297 Esp (BD)
        J. Oxycedrus L.— Enebro de la miera, Alerce español de algunos. Arbusto indigena con ramos acutángulos, hojas ternadas, muy abiertas, punzantes, dos veces asurcadas por encima, aquilladas por debajo, y frutos globosos, bayos, mas largos que las hojas.
      • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
        Sus arbustos más característicos son ciertos abedules enanos, el acebo, los groselleros, los enebros de la sección Oxycedrus, los agracejos, endrinos, majuelos, etc. Abundan las matas leñosas, sobre todo las pequeñas, como el Empetrum nigrum, los arándanos, los brezos de la talla pequeña, el escajo, la gayuba, el guillomo y el mirto de Brabante.
      • 1951 Ximénez Embún Glz Arnao, J. Montes [1951] España (CDH )
        El O. oxycedrus (Enebro) corresponde a una "climax" de Encinar en suelo silíceo, y el J. communis, sobre suelo calizo.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        La especie arbórea por antonomasia de la dehesa es la encina de bellotas dulces (Quercus ilex subsp. ballota) y, en menor medida, el enebro (Juniperus oxycedrus), la coscoja (Quercus coccifera) y el alcornoque (Quercus suber), este último sobre todo en Extremadura y Portugal.
      • 2003 Anónimo "Visitando. Abanilla" [03-06-2003] Murcia enclave ambiental Esp (CORPES)
        Entre las gimnospermas se encuentran, además del pino carrasco, el enebro Juniperus oxicedrus; y la sabina común Juniperus phoenicea, que generalmente crece en fisuras rocosas; ambas son especies protegidas.
      • 2015 Tur, C. A. "Patrimonio arbóreo" [22-06-2015] Diario de Ibiza (Ibiza) Esp (HD)
        En Santa Eulària se catalogó, en el año 2001, un curioso conjunto de cinco sabinas y dos enebros (Juniperus oxycedrus) conocidos como las ginebres i savines de sa Rota. Y si las sabinas tienen un tamaño considerable, entre tres y cinco metros y medio, más sorprendente aún resulta la altura de los enebros, que miden entre dos metros y medio y cinco.
      • 2021 Anónimo "Sabinar de Tamajón" [09-03-2021] Nueva Alcarria (Guadalajara) Esp (HD)
        La sabina albar (Juniperus thurifera) es un árbol bien adaptado a este lugar, duro y resistente, capaz de aguantar bien las bajas temperaturas y las heladas frecuentes. [...] En Tamajón, en algunas zonas, la sabina se encuentra mezclada con encinas (Quercus ilex supsp. ballota) y sus parientes cercanos: los enebros (Juniperus oxycedrus).
      • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 287 Esp (BD)
        JUNIPERUS major, bacca rufescente. T. Inst. R. H. 589. Juniperus (Oxycedrus) foliis ternatis patentibus mueronatis, bacca brevioribus. LIN. Sp. Plant. 1470. [...] Esta especie de Enebro se cria con abundancia en las Dehesas del Real Sitio de San Lorenzo del Escorial, en los terrenos del Lugar de Guadarrama, en los de Segovia, Alcarria, Aragon, Cataluña, y en otros de nuestra Península, &c. Se le atribuyen casi las mismas virtudes que al vulgar: de este mismo se saca un aceyte per descensum, que el vulgo llama de miera, que se usa para curar la sarna del ganado lanar, y matar las lombrices que se engendran en las heridas y úlceras.
      • 1859 Colmeiro, M. Manual jardinería, I p. 297 Esp (BD)
        J. Oxycedrus L.— Enebro de la miera, Alerce español de algunos. Arbusto indigena con ramos acutángulos, hojas ternadas, muy abiertas, punzantes, dos veces asurcadas por encima, aquilladas por debajo, y frutos globosos, bayos, mas largos que las hojas.
      • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
        Sus arbustos más característicos son ciertos abedules enanos, el acebo, los groselleros, los enebros de la sección Oxycedrus, los agracejos, endrinos, majuelos, etc. Abundan las matas leñosas, sobre todo las pequeñas, como el Empetrum nigrum, los arándanos, los brezos de la talla pequeña, el escajo, la gayuba, el guillomo y el mirto de Brabante.
      • 1951 Ximénez Embún Glz Arnao, J. Montes [1951] España (CDH )
        El O. oxycedrus (Enebro) corresponde a una "climax" de Encinar en suelo silíceo, y el J. communis, sobre suelo calizo.
      • 1951 Ximénez Embún Glz Arnao, J. Montes [1951] España (CDH )
        – Especie propia de la mitad norte de nuestra Patria. Fig. 24.– Juniperus oxycedrus (Enebro): Hojas y fruto.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        Fig. 46. Enebro de la miera (Juniperus oxycedrus). A la derecha, Arceuthobium oxycedrii sobre una rama de enebro.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 378 España (CDH )
        Otras especies más xerofíticas, como por ejemplo los resistentes enebros y sabinas de las dunas (Juniperus oxycedrus subsp. macrocarpa y Juniperus phoenicea subsp. turbinata, respectivamente), constituyen los elementos más destacados del paisaje vegetal.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 342 España (CDH )
        Sin embargo, dos pueden ser los motivos que provoquen la aparición de bosquetes de enebro.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        Normalmente este enebro aparece salpicado por el encinar, ya se desarrolle éste sobre sustratos ácidos o sobre básicos, sin llegar a formar generalmente masas.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        A pesar de su adjetivo específico, dicha parásita no es exclusiva de este enebro, pues aparece también sobre enebro común (como en Valdenebro, Soria) o en sabina rastrera (sierra del Brezo, Palencia).
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        Cuando las subespecies litorales de estos Juniperus coinciden, el enebro tiende a colocarse en una posición más cercana a la línea de playa.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        No es raro que las ramas de este enebro aparezcan parasitadas por una lorantácea: Arceuthobium oxycedrii.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        El enebro, Juniperus oxycedrus, alcanza una gran importancia, hasta el punto de que a veces aparecen enebrales casi puros coincidiendo con las zonas donde el granito aflora en superficie (berrocales).
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        En su parte superior se hacen más abundantes los matorrales almohadillados, mientras que en el resto del territorio domina la orla espinosa característica de bordes o claros con agracejo (Berberis vulgaris subsp. australis), majuelo (Crataegus monogyna) / a veces con porte arbóreo y en muchos casos parasitado por un muérdago de frutos rojizos (Viscum cruciatuin), escaramujos (Rosa micrantha, R. canina, R. pouzinii), madreselva (Lonicera etrusca) o enebro (Juniperus oxycedrus). Menos comunes son Ononis reuter¡, endémica del sur de la Península y norte de África o el cerezo de Santa Lucía (Prunus mahaleb), que coloniza preferentemente terrenos rocosos.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )

        El estrato arbustivo está formado por numerosas especies de tamaño muy variado, lo que induce a diferenciar dos niveles o subestratos: un estrato arbustivo alto, de 2 a 5 o más m de altura, integrado por especies como el durillo (Viburnum tinus),el aladierno (Rhamnus alaternus),el agracejo (Phillyrea latifolia),el madroño (Arbutus unedo),la coscoja (Quercus coccifera),el enebro (Juniperus oxycedruse incluso Juniperus communisen algunos casos), el brezo (Erica arborea) o el lentisco (Pistacia lentiscus) entre los más comunes.

      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        El único enebro que puede llegar a formar comunidades que podríamos aceptar como bosques es Juniperus oxycedrus L., concretamente la subsp. badia (H. Gay) Debeaux.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        La especie arbórea por antonomasia de la dehesa es la encina de bellotas dulces (Quercus ilex subsp. ballota) y, en menor medida, el enebro (Juniperus oxycedrus), la coscoja (Quercus coccifera) y el alcornoque (Quercus suber), este último sobre todo en Extremadura y Portugal.
      • 2003 Anónimo "Visitando. Abanilla" [03-06-2003] Murcia enclave ambiental Esp (CORPES)
        Entre las gimnospermas se encuentran, además del pino carrasco, el enebro Juniperus oxicedrus; y la sabina común Juniperus phoenicea, que generalmente crece en fisuras rocosas; ambas son especies protegidas.
      • 2005 Santamaría Polo, T. / Tens Schz, B. Excursiones Valle Tiétar Esp (CORPES)
        El piso inferior o mesomediterráneo está aún más fuertemente influenciado por las actuaciones del hombre, encontrándose cultivado casi en su totalidad. Sin embargo todavía quedan restos del antiguo bosque mediterráneo con encinas (Quercus rotundifolia) y enebro (Juniperus oxycedrus). Los encinares aparecen en forma adehesada y son utilizados como áreas de pasto para el ganado.
      • 2015 Tur, C. A. "Patrimonio arbóreo" [22-06-2015] Diario de Ibiza (Ibiza) Esp (HD)
        En Santa Eulària se catalogó, en el año 2001, un curioso conjunto de cinco sabinas y dos enebros (Juniperus oxycedrus) conocidos como las ginebres i savines de sa Rota. Y si las sabinas tienen un tamaño considerable, entre tres y cinco metros y medio, más sorprendente aún resulta la altura de los enebros, que miden entre dos metros y medio y cinco.
      • 2021 Anónimo "Sabinar de Tamajón" [09-03-2021] Nueva Alcarria (Guadalajara) Esp (HD)
        La sabina albar (Juniperus thurifera) es un árbol bien adaptado a este lugar, duro y resistente, capaz de aguantar bien las bajas temperaturas y las heladas frecuentes. [...] En Tamajón, en algunas zonas, la sabina se encuentra mezclada con encinas (Quercus ilex supsp. ballota) y sus parientes cercanos: los enebros (Juniperus oxycedrus).
      1. s. En ocasiones, con oxicedro en aposición o con los modificadores albar, mayor, o rojo o el complemento de la miera.
        docs. (1784-2014) 31 ejemplos:
        • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 287 Esp (BD)
          JUNIPERUS major, bacca rufescente. T. Inst. R. H. 589. Juniperus (Oxycedrus) foliis ternatis patentibus mueronatis, bacca brevioribus. LIN. Sp. Plant. 1470. Officin. Juniperus bacca rufescente. Oxycedrus. Castell. ENEBRO MAYOR CON FRUTO ROXO.
        • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
          enebro de la miera m. enebro de tronco recto, hojas con dos líneas blanquecinas en el haz superior y frutos rojizos.
        • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 287 Esp (BD)
          JUNIPERUS major, bacca rufescente. T. Inst. R. H. 589. Juniperus (Oxycedrus) foliis ternatis patentibus mueronatis, bacca brevioribus. LIN. Sp. Plant. 1470. Officin. Juniperus bacca rufescente. Oxycedrus. Castell. ENEBRO MAYOR CON FRUTO ROXO.
        • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 442 Esp (BD)
          Cast. Enebro oxycedro. vulgo: Cada. Habita en la Francia Narbonense: en Aragon, Cataluña y en otras partes de España. Tiene las ramitas de tres caras: las hojas de tres en tres, ó de quatro en quatro, extendidas, sentadas y sin que estén pegadas del todo como las del Enebro comun, pero mayores: las bayas de color que tira á roxo, y de la magnitud de una avellana.
        • 1853 Oriol Ronquillo, J. DiccMaterial Mercantil, II Esp (BD)
          Enebro Oxicedro, Cada, Enebro de la Miera, Oxicedro (Juniperus Oxycedrus, L.). Con hojas de tres en rama, extendidas, terminadas en punta aguda, y mas cortas que la baya. Crece en Siberia, en el mediodía de Europa, en España, etc. El nombre de Oxicedro, que quiere decir pequeño cedro, lo ha recibido de la semejanza que se ha creido encontrarle con otro árbol de la misma familia, llamado Cedro (Pinus Cedrus L.), nombre que se ha extendido á muchos otros enebros, lo que lleva confusion en la nomenclatura.
        • 1868 Botella Hornos, F. Descrip geol-miner Murcia y Albacete [1868] España (CDH )
          Prospera tambien la vid, el maiz, el trigo, la cebada; en las partes bajas vegeta todavía la pita, la chumba, el palmito y como especies subordinadas las encinas achaparradas, la retama ( R. sphoerocarpa), el madroño ( arbutus unedo); diversas zarzas ( rosa canina), el romero ( rosmarinus officinalis), y el enebro de la miera ( Juniperus oxycedrus).
        • 1888 Colmeiro, M. Enumeración plantas, IV p. 725 Esp (BD)
          J. Oxycedrus L. […] Nombr. vulg. Cast. Cedro (A. Lus. G. de la Leña), Alerce español de algunos (Laguna), Enebro mayor con fruto rojo (Quer), Cada (Palau, Clem.), Cedro de España, Enebro menor (F. Nav.), Enebro albar (Xarne, Clem.), Enebro de la Miera (Ayuda, Clem.), Enebro, Ginebro (Pardo, Lóseos), Enebro negral (?), Broja en Burgos, Buto en la Serranía de Cuenca (M. Laguna).
        • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
          Enebro de la miera, Broja.
        • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )
          La sabina negral o suave y el enebro de miera viven desde la orilla del mar hasta los 1.000 metros; la sabina albar entre los 800 y 1.500 metros, término medio; la rastrera y el enebro común a rastrero entre los 1.500 a 2.500 metros, subiendo a veces este último en su variedad nana a los 3.000 metros (Pirineos y Sierra Nevada).
        • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )

          ( Juniperus oxycedrusL.)

          Sinonimia cast., cada(del griego kedros[] que en árabe dio átar, y en francés cadey cadier, como en catalán càdec), enebro de la miera, enebro mayor (juniperus major), brojaen Burgos, brutoen la serranía de Cuenca; port., cedro-de-espanha, oxicedro, zimbro-galego; cat., oxicedre, càdec, y en Baleares, por no haber sino éste, ginebró.

        • 1975 Rigau, A. Arboricultura [1975] España (CDH )
          Enebros / Primera sección: / Juniperus communis. Mata o arbolillo / J. oxicedrus. (Enebro de la miera). / Segunda sección: / J. sabina. Mata, arbusto o árbol de follaje verde-oscuro. / J. Thurífero. De ramas enderezadas. / J. virginiana. Gran árbol de ramas pendientes (fig. 30).
        • 1993 Escuela de Supervivencia de Madrid Supervivencia deportiva [1993] España (CDH )
          Existen dos enebros, el enebro común (Juniperus communis), caracterizado por tener hojas en una sola línea blanca en el haz y gálbulos azules, y el enebro de miera u oxicedro (J. oxycedrus), que tiene hojas con dos líneas blancas en el haz y gálbulos marrón rojizos.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          En el mismo estrato, pero alcanzando menor altura, se encuentran una serie de especies (mesofanerófitos) como el enebro común (Juniperus communis subsp. hemisphaerica), la sabina negral (Juniperus phoenicea) o el enebro de la miera (Juniperus oxycedrus).
        • 2008 Kroustallis, S. K. Dicc Materias y Técnicas I Esp (BD)
          Madera de enebro albar. Madera* de albura blanca y duramen de amarillo oscuro a rojizo. Presenta anillos de crecimiento marcados, de trazado regular en el corte transversal e irregular en el radial. El grano es fino y la textura homogénea y compacta. Es casi incorruptible. Ha sido empleada en carpintería (puertas, ventanas y techumbres), marquetería, talla y tornería gracias a su buen pulimento. El enebro albar (Juniperus oxycedrus) crece en toda la cuenca mediterránea.
        • 2012 Díaz-Fleischer, F. / Castrejón-Gómez, V. "Semioquímicos moscas de la fruta" p. 409 Ecología química insectos Mx (BD)
          McQuate & Peck (2001) evaluaron el α-ionol, un atrayente aislado de machos de Bactrocera latifrons como atrayentes de esta especie, sin embargo este olor por sí solo no fue tan atractivo para los machos como es el caso de otros atrayentes en otras especies de tefrítidos, y fue necesario el aceite de Cade obtenido del enebro rojo, Juniperus oxycedrus, para sinergizar el olor del macho y tener capturas tres veces más que con el α-ionol solo.
        • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
          enebro de la miera m. enebro de tronco recto, hojas con dos líneas blanquecinas en el haz superior y frutos rojizos.
        • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 287 Esp (BD)
          JUNIPERUS major, bacca rufescente. T. Inst. R. H. 589. Juniperus (Oxycedrus) foliis ternatis patentibus mueronatis, bacca brevioribus. LIN. Sp. Plant. 1470. Officin. Juniperus bacca rufescente. Oxycedrus. Castell. ENEBRO MAYOR CON FRUTO ROXO.
        • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 442 Esp (BD)
          Cast. Enebro oxycedro. vulgo: Cada. Habita en la Francia Narbonense: en Aragon, Cataluña y en otras partes de España. Tiene las ramitas de tres caras: las hojas de tres en tres, ó de quatro en quatro, extendidas, sentadas y sin que estén pegadas del todo como las del Enebro comun, pero mayores: las bayas de color que tira á roxo, y de la magnitud de una avellana.
        • 1853 Oriol Ronquillo, J. DiccMaterial Mercantil, II Esp (BD)
          Enebro Oxicedro, Cada, Enebro de la Miera, Oxicedro (Juniperus Oxycedrus, L.). Con hojas de tres en rama, extendidas, terminadas en punta aguda, y mas cortas que la baya. Crece en Siberia, en el mediodía de Europa, en España, etc. El nombre de Oxicedro, que quiere decir pequeño cedro, lo ha recibido de la semejanza que se ha creido encontrarle con otro árbol de la misma familia, llamado Cedro (Pinus Cedrus L.), nombre que se ha extendido á muchos otros enebros, lo que lleva confusion en la nomenclatura.
        • 1868 Botella Hornos, F. Descrip geol-miner Murcia y Albacete [1868] España (CDH )
          Prospera tambien la vid, el maiz, el trigo, la cebada; en las partes bajas vegeta todavía la pita, la chumba, el palmito y como especies subordinadas las encinas achaparradas, la retama ( R. sphoerocarpa), el madroño ( arbutus unedo); diversas zarzas ( rosa canina), el romero ( rosmarinus officinalis), y el enebro de la miera ( Juniperus oxycedrus).
        • 1888 Colmeiro, M. Enumeración plantas, IV p. 725 Esp (BD)
          J. Oxycedrus L. […] Nombr. vulg. Cast. Cedro (A. Lus. G. de la Leña), Alerce español de algunos (Laguna), Enebro mayor con fruto rojo (Quer), Cada (Palau, Clem.), Cedro de España, Enebro menor (F. Nav.), Enebro albar (Xarne, Clem.), Enebro de la Miera (Ayuda, Clem.), Enebro, Ginebro (Pardo, Lóseos), Enebro negral (?), Broja en Burgos, Buto en la Serranía de Cuenca (M. Laguna).
        • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )
          Enebro de la miera, Broja.
        • 1904 Pagés, A. GDiccLengCastellana (NTLLE)
          Enebro de la miera: El de tronco recto, hojas con dos líneas blanquecinas en el haz y frutos rojizos.
        • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )
          La sabina negral o suave y el enebro de miera viven desde la orilla del mar hasta los 1.000 metros; la sabina albar entre los 800 y 1.500 metros, término medio; la rastrera y el enebro común a rastrero entre los 1.500 a 2.500 metros, subiendo a veces este último en su variedad nana a los 3.000 metros (Pirineos y Sierra Nevada).
        • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )

          De la vegetación arbórea de poca altura y arbustiva, viven bien en los suelos no muy calizos el avellano, acebo, el romero, los citisos, sabinas y enebro rastrero y vegetan mal la aulaga y madroño; en los terrenos silíceos, por el contrario, vegetan bien el madroño, brezos, retamas, sabina negral, los enebros de miera, aulaga, etc.

        • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )

          ( Juniperus oxycedrusL.)

          Sinonimia cast., cada(del griego kedros[] que en árabe dio átar, y en francés cadey cadier, como en catalán càdec), enebro de la miera, enebro mayor (juniperus major), brojaen Burgos, brutoen la serranía de Cuenca; port., cedro-de-espanha, oxicedro, zimbro-galego; cat., oxicedre, càdec, y en Baleares, por no haber sino éste, ginebró.

        • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
          Sinonimia cast., cada (del griego kedros [] que en árabe dio átar, y en francés cade y cadier, como en catalán càdec), enebro de la miera, enebro mayor (juniperus major), broja en Burgos, bruto en la serranía de Cuenca; port., cedro-de-espanha, oxicedro, zimbro-galego; cat., oxicedre, càdec, y en Baleares, por no haber sino éste, ginebró.
        • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
          La cada, llamada también enebro de la miera, se confunde con el verdadero enebro por las gentes poco conocedoras de las plantas; no por aquel Sovatger de los Puertos de Tortosa, que tampoco ignoraba las apetencias del verdadero enebro, aquerenciado a las alturas, en buena compañía con el pino silvestre en todo el país mediterráneo.
        • 1975 Rigau, A. Arboricultura [1975] España (CDH )
          Enebros / Primera sección: / Juniperus communis. Mata o arbolillo / J. oxicedrus. (Enebro de la miera). / Segunda sección: / J. sabina. Mata, arbusto o árbol de follaje verde-oscuro. / J. Thurífero. De ramas enderezadas. / J. virginiana. Gran árbol de ramas pendientes (fig. 30).
        • 1993 Escuela de Supervivencia de Madrid Supervivencia deportiva [1993] España (CDH )
          Existen dos enebros, el enebro común (Juniperus communis), caracterizado por tener hojas en una sola línea blanca en el haz y gálbulos azules, y el enebro de miera u oxicedro (J. oxycedrus), que tiene hojas con dos líneas blancas en el haz y gálbulos marrón rojizos.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          Curiosamente, cuando es el encinar el que se acerca a la costa, es otra subespecie de Juniperus la que forma la orla leñosa costera: Juniperus oxycedrus subsp. macrocarpa, un enebro de miera también de gálbulos más gruesos que los de la subespecie típica.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          Son pinares aclarados, con un sotobosque termófilo y rico en especies arbustivas, entre las que cabe citar la coscoja, el enebro de miera, la sabina mora, el lentisco, el romero, abundantes caméfitos como la estepa blanca (Cistus albidus), la salvia (Salvia lavandulifolia), el tomillo morisco (Fumana thymifolia), el pinillo bastardo (Teucriuni pseudochamaepitys), un rabo de gato (Sideritis leucantha) y elementos gipsícolas como el asnallo (Ononis tridentata) y Helianthemuni squamatum. Como especies herbáceas cabe mencionar Brachypodium retusum, Stipa lagascae, Helictotricum filifolium, Urginea maritima y el esparto, que aparece esporádicamente en los bosques de mejor desarrollo, volviéndose muy abundante en las formaciones más degradadas.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          A un estrato de arbolillos y arbustos poco diverso (majuelo, enebro de miera, acebo, endrino, etc.) sigue otro, más rico, de hierbas que recubren el 90 o el 100% de la superficie:
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          En pleno dominio del encinar continental, el enebro de la micra puede llegar a ejercer un papel parecido al desempeñado por la sabina albar en la banda superior del encinar.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          El cortejo florístico está caracterizado por la presencia de la coscoja, el enebro de la miera, la jara blanca (Halimium atriplicifolium), el escobón prieto (Adenocarpus telonensis), junto a algunas especies endémicas características de este sustrato, como son Genista lanuginosa, Estaehelina baetica y Digitalis laciniata.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          Generalmente, en cotas bajas, en torno a los 800-l.l00 m, a las sabinas se unen con frecuencia las encinas y las especies más ligadas a encinares como el enebro de la miera, el aladierno, Carex hallerana. Se puede distinguir incluso una modalidad xerófila de este contacto, en la que se harían más frecuentes el romero, la sabina negral, la coscoja (Quercus coccifera), Ephedra nebrodensis, Teucrium gnaphalodes o Digitalis obscura.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          Fig. 49. A la salida de Arbancón (Guadalajara) puede observarse este curioso bosquete de sabina albar y enebro de la miera.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          En el mismo estrato, pero alcanzando menor altura, se encuentran una serie de especies (mesofanerófitos) como el enebro común (Juniperus communis subsp. hemisphaerica), la sabina negral (Juniperus phoenicea) o el enebro de la miera (Juniperus oxycedrus).
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          El sotobosque está caracterizado por la presencia de la bolaguilla (Thymelaea tartontaira, fig. 28), el cantueso, Thymus erianthus, el romero, el jaguarzo negro (Cistus monspeliensis), el enebro de la miera y las especies Cytisus malacitanus y Colutea arborescens, que confieren un cierto carácter mesofítico a la formación.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          En muchos casos el estrato arbustivo está dominado por el romero y abundan la sabina mora, el enebro de la miera, la cornicabra, el guillomo, la coscoja y el aladierno entre otras especies.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          Siguen siendo característicos los demás elementos ya mencionados, especialmente la sabina negral, el enebro de lamiera, el romero, la aulaga, el lentisco, la raspalengua, así como el durillo (Viburnum tinus), una madreselva (Lonicera implexa), la zarzaparrilla (Smilax aspera), etcétera.
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
          Es frecuente la presencia de ejemplares dispersos de sabina negral, enebro de la miera y sabina albar, y el estrato herbáceo está dominado por el fenal (Brachypodium retusum), apareciendo con cierta frecuencia la raspalengua (Rubia peregrina).
        • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 401 España (CDH )
          Por eso no se puede hablar de una flora característica de estos pinares, siendo la misma que la del matorral del límite altitudinal superior: enebro rastrero (Juniperus communis subsp. alpina), cambrión (Echinospartum barnadesii), Genista cinerea, junto a algunas especies xerófilas, como el enebro de la miera, el cantueso, la mejorana (Thymus mastichina), berceo (Stipa gigantea), Festuca elegans, que reflejan las condiciones de mayor sequedad de estas altas vertientes meridionales.
        • 2008 Kroustallis, S. K. Dicc Materias y Técnicas I Esp (BD)
          Madera de enebro albar. Madera* de albura blanca y duramen de amarillo oscuro a rojizo. Presenta anillos de crecimiento marcados, de trazado regular en el corte transversal e irregular en el radial. El grano es fino y la textura homogénea y compacta. Es casi incorruptible. Ha sido empleada en carpintería (puertas, ventanas y techumbres), marquetería, talla y tornería gracias a su buen pulimento. El enebro albar (Juniperus oxycedrus) crece en toda la cuenca mediterránea.
        • 2008 Kroustallis, S. K. Dicc Materias y Técnicas I Esp (BD)
          Buto Madera de enebro albar.
        • 2012 Díaz-Fleischer, F. / Castrejón-Gómez, V. "Semioquímicos moscas de la fruta" p. 409 Ecología química insectos Mx (BD)
          McQuate & Peck (2001) evaluaron el α-ionol, un atrayente aislado de machos de Bactrocera latifrons como atrayentes de esta especie, sin embargo este olor por sí solo no fue tan atractivo para los machos como es el caso de otros atrayentes en otras especies de tefrítidos, y fue necesario el aceite de Cade obtenido del enebro rojo, Juniperus oxycedrus, para sinergizar el olor del macho y tener capturas tres veces más que con el α-ionol solo.
        • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
          enebro de la miera m. enebro de tronco recto, hojas con dos líneas blanquecinas en el haz superior y frutos rojizos.
    3. s. m. Arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 5 metros de altura, propio de zonas costeras, con el tronco recto, la copa tupida y de forma cónica o aovada, las hojas aciculares, con dos bandas blanquecinas en el haz y dispuestas en grupos de tres, y el fruto globoso de tamaño mediano y color rojizo. Nombre científico: Juniperus oxycedrus macrocarpa.
      docs. (1807-2021) 3 ejemplos:
      • 1859-1861 Junta Directiva Agricultura Productos Agric esp p. 444 Esp (BD)
        J. macrocarpa SIBTH. Enebro. Real Patrimonio = Valencia: Dehesa de la Albufera. Parece que esta especie habita en las arenas y rocas del litoral mediterráneo: Grecia y Argel. Se de la Dehesa de la Albufera, por el infatigable sábio D. Mauricio Willkomm.
      • 2014 Bautista, M. "Pino Centenario" [23-08-2014] El Correo de Andalucía (Sevilla) Esp (HD)
        Debido a su adaptabilidad y a su apreciado fruto, el piñón, fue el protagonista de esas grandes reforestaciones. La vegetación originaria de estas costas consistía anteriormente en enebros (Juniperus oxycedrus subsp. macrocarpa), sabinas (Juniperus phoenicea subsp turbinata), aulagas, o las populares camarinas (Corema album), que aún se conservan en la zona aunque en menor medida.
      • 2021 Anónimo "Playa Los Enebrales" [06-07-2021] Huelva Información (Huelva) Esp (HD)
        Este paraje costero se extiende desde el casco urbano de Punta Umbría hasta la playa de La Bota y está considerado como un enclave de gran valor ecológico, ya que constituye uno de los pocos bosques mixtos de sabinas y enebros que se conservan en todo el litoral andaluz.
      1. s. Frecuentemente, con los modificadores costero, marino o marítimo o el complemento de la Albufera.
        docs. (1807-2021) 8 ejemplos:
        • 1807 Anónimo Trad Nueva geografía universal Guthrie, VIII p. 225 Esp (BD)
          El vino que alli se coge es un poco salobre. Contiguos al golfo de Tarento hay algunos distritos estériles y desiertos, donde no se cria mas que enebro marino de bayas roxas, y algunas otras especies de arbustos.
        • 2021 Anónimo "Restauración Las Peñuelas" [02-06-2021] Diario de Huelva (Huelva): diariodehuelva.es Esp (HD)
          El máximo representante de la Junta participó, hace año y medio, en una actividad de reforestación en esta zona en la que colaboraron alumnos del IES Odón Betanzos de Mazagón y que permitió sembrar cientos de ejemplares de pino piñonero, enebro marítimo, olivillas y mirtos.
        • 1807 Anónimo Trad Nueva geografía universal Guthrie, VIII p. 225 Esp (BD)
          El vino que alli se coge es un poco salobre. Contiguos al golfo de Tarento hay algunos distritos estériles y desiertos, donde no se cria mas que enebro marino de bayas roxas, y algunas otras especies de arbustos.
        • 1857 Anónimo "Catálogo Exposición agrícola" [15-06-1857] Boletín Oficial de Zamora (Zamora) Esp (HD)
          [Nombres científicos] Juniperus macrocarpa, SIBTH.— [Nombres vulgares] Enebro de la Albufera.— [Localidades] Cádiz y Valencia.
        • 1863 Bosch Juliá, M. Memoria Exposición Londres 1862 p. 13 Esp (BD)
          Juniperus macrocarpa, Sibth.— Enebro de la Albufera.
        • 2002 Lpz Glz, G. A. Guía árboles arbustos ibérica [2004] p. 214 Esp (BD)
          La más sólida de estas razas es la que se conoce como Juníperus oxýcedrus L. subsp. macrocárpa (Sm.) [= Juniperus oxycedrus macrocarpa Sm.]. (enebro marino, enebro marítimo, “enebro de fruto grande”) [...]. Mide 1-3 metros y tiene las arcéstidas más gruesas, ovoides, de 1,2-1,5 cm, al principio de color azulado (cubiertas cuando jóvenes de una capa blanco-azulada), y el madurar de un color pardo oscuro y con la superficie mate; las hojas son también más anchas, de 2-2,5 mm de anchura.
        • 2012 Anónimo "Eliminan enebrales Chiclana" [12-09-2012] Europa Press (Cádiz) Esp (HD)
          Este sistema dunar, considerado Hábitat Comunitario Prioritario por la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y por la Directiva Comunitaria relativa a la conservación de hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, alberga valiosas especies y comunidades vegetales amenazadas y protegidas como el enebro costero (Juniperus macrocarpa), camarina (Corema album), tomillo blanco (Thymus albicans) o la sabina costera (Juniperus phoenices ssp. Turbinata), a pesar de la pérdida de hábitat provocada por la urbanización.
        • 2021 Anónimo "Restauración Las Peñuelas" [02-06-2021] Diario de Huelva (Huelva): diariodehuelva.es Esp (HD)
          El máximo representante de la Junta participó, hace año y medio, en una actividad de reforestación en esta zona en la que colaboraron alumnos del IES Odón Betanzos de Mazagón y que permitió sembrar cientos de ejemplares de pino piñonero, enebro marítimo, olivillas y mirtos.
        • 1807 Anónimo Trad Nueva geografía universal Guthrie, VIII p. 225 Esp (BD)
          El vino que alli se coge es un poco salobre. Contiguos al golfo de Tarento hay algunos distritos estériles y desiertos, donde no se cria mas que enebro marino de bayas roxas, y algunas otras especies de arbustos.
        • 1857 Anónimo "Catálogo Exposición agrícola" [15-06-1857] Boletín Oficial de Zamora (Zamora) Esp (HD)
          [Nombres científicos] Juniperus macrocarpa, SIBTH.— [Nombres vulgares] Enebro de la Albufera.— [Localidades] Cádiz y Valencia.
        • 1863 Bosch Juliá, M. Memoria Exposición Londres 1862 p. 13 Esp (BD)
          Juniperus macrocarpa, Sibth.— Enebro de la Albufera.
        • 2002 Lpz Glz, G. A. Guía árboles arbustos ibérica [2004] p. 214 Esp (BD)
          La más sólida de estas razas es la que se conoce como Juníperus oxýcedrus L. subsp. macrocárpa (Sm.) [= Juniperus oxycedrus macrocarpa Sm.]. (enebro marino, enebro marítimo, “enebro de fruto grande”) [...]. Mide 1-3 metros y tiene las arcéstidas más gruesas, ovoides, de 1,2-1,5 cm, al principio de color azulado (cubiertas cuando jóvenes de una capa blanco-azulada), y el madurar de un color pardo oscuro y con la superficie mate; las hojas son también más anchas, de 2-2,5 mm de anchura.
        • 2008 Ecologistas en Acción Banderas negras Esp (CORPES)
          Playa de los Alemanes, en Tarifa. Obras de urbanización que han destruido un valioso bosque litoral con acebuches, sabinas y enebros marítimos.
        • 2012 Anónimo "Eliminan enebrales Chiclana" [12-09-2012] Europa Press (Cádiz) Esp (HD)
          Este sistema dunar, considerado Hábitat Comunitario Prioritario por la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y por la Directiva Comunitaria relativa a la conservación de hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, alberga valiosas especies y comunidades vegetales amenazadas y protegidas como el enebro costero (Juniperus macrocarpa), camarina (Corema album), tomillo blanco (Thymus albicans) o la sabina costera (Juniperus phoenices ssp. Turbinata), a pesar de la pérdida de hábitat provocada por la urbanización.
        • 2019 Santos, M. Sitiados Esp (BD)
          Rebuscando entre todo el desperdicio que llegaba sin parar a rebufo de las olas, mirando bien entre las dunas o los altillos llenos de lentisco y enebro marino ya en flor, y mientras el cielo empezaba a clarear, fueron las primeras en dar con un hombre que para entonces estaba muerto y bien muerto.
        • 2021 Anónimo "Restauración Las Peñuelas" [02-06-2021] Diario de Huelva (Huelva): diariodehuelva.es Esp (HD)
          El máximo representante de la Junta participó, hace año y medio, en una actividad de reforestación en esta zona en la que colaboraron alumnos del IES Odón Betanzos de Mazagón y que permitió sembrar cientos de ejemplares de pino piñonero, enebro marítimo, olivillas y mirtos.
    4. s. m. Con el modificador japonés o el complemento de Japón, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 50 centímetros de altura, originario de Japón, de ramificación rastrera y densa con los tallos de color marrón amarillento, las hojas aciculares y con una banda blanquecina en el haz, y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus communis nipponica.
      docs. (1830-1988) 2 ejemplos:
      • 1830 Anónimo Trad Tratado química, Thénard, IV p. 113 Esp (BD)
        Ácido péctico. Estado, etc. Este ácido entrevisto por Payen en la parte cortical de la raiz del enebro del Japon (Diar. de Farm., t. X, p. 385; y Diar. de quím. med., t. 1, p. 539), lo ha observado con mucha atencion Braconnot en 1824 y 1825, parece que está generalmente difundido en todos los vegetales, Braconnot le obtuvo al principio de los tubérculos del dália у del cotufo, despues lo halló en la raiz de los navos, de la zanahoria, de la escorzonera, etc.; en los tallos y hojas de las plantas herbáceas; en las capas corticales de todos los árboles despojados antes de la corteza coloreada esterior; y en todos los frutos y semilla.
      • 1988 Prensa El País, 02/10/1988 [1988] España (CDH )
        Alguna persona del entorno confidencial del presidente, cuya identidad he tenido la discreción de no inquirir, ha encarecido a mi directo informador la extraordinaria impresión que le produjo el grado, hasta entonces en él nunca conocido, de emocionada y hasta devota unción en que vio transfigurarse la mirada, la voz y la expresión del presidente, al describir de qué modo el anciano Tokuda Mashahiro, estando los dos a solas entre los bonsais, comenzó en cierto momento a recorrer lentamente con la yema del índice desde la punta de la hojita más saliente hasta donde el pie del tronco escondía la raíz bajo la tierra, la tortuosa rama de un diminuto enebro japonés (iuniperus nipponica Linnei), mientras con tenue pero límpida voz le susurraba aquel pasaje de Lao Tse que dice: "Donde reside la claridad secreta / lo fuerte se aviene con lo blando y débil; / mas, así como el pez debe permanecer oculto en las honduras, / así las armas más eficaces del Estado son las que nunca se muestran a la luz".
    5. s. m. Con los modificadores achaparrado, enano o rastrero, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 1 metro de altura, de ramificación rastrera, las hojas aciculares, de color verde azulado en el haz y con una banda blanquecina en el envés, y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus communis alpina.
      docs. (1861-2021) 18 ejemplos:
      • 1859-1861 Junta Directiva Agricultura Productos Agric esp p. 444 Esp (BD)
        J. nana WILLD. Jabino. [...] El enebro enano ó jabino puebla parte de las cumbres de las grandes cordilleras, cuya temperatura no admite otra vegetación leñosa, y á pesar de la extension que suele tener su área, rara vez sirve sino para el hogar, porque generalmente se cria rastrero y achaparrado.
      • 2021 Anónimo "Trad Jardines delanteros" [25-03-2021] La Gran Época (Nueva York): lagranepoca.com (HD)
        Agregamos dos jardineras con plantas ornamentales, que incluyen petunias, violas, romero, lavanda, azaleas, clemátides y un árbol Amelanchier (nevado Mespilus) o un árbol de enebro enano. Estos fueron elegidos por su facilidad de mantenimiento y familiaridad para la mayoría de las personas en el Reino Unido.
      • 1859-1861 Junta Directiva Agricultura Productos Agric esp p. 444 Esp (BD)
        J. nana WILLD. Jabino. [...] El enebro enano ó jabino puebla parte de las cumbres de las grandes cordilleras, cuya temperatura no admite otra vegetación leñosa, y á pesar de la extension que suele tener su área, rara vez sirve sino para el hogar, porque generalmente se cria rastrero y achaparrado.
      • 1884 Blanco Fdz, A. Arboricultura I p. 124 Esp (BD)
        Enebro enano ó Jabino (Juniperus nana, Willd., J. alpina, Clus.). —Se distingue del anterior, por sus hojas arrimadas á los ramos, mas cortas y que terminan bruscamente en punta corta, fuerte; los frutos son ovoideo-glubosos, tan largos como las hojas. Es un arbusto de 0m,50 — 1m,30, cuyas ramas se ven recostadas. Le hemos encontrado en las mas notables altitudes de la sierra de Segura. Vegeta tambien en otras localidades de España.
      • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )

        Juniperus nanaW.(J. communisL. v. alpina). – . Distínguese del enebro común por presentarse en la forma de mata tendida, por lo común redondeada, formando rodales de 1-2 metros de diámetro, con sus hojas cortas, de 1'''-2''' de anchura y menos pinchadas, y no extendidas como en éste, sino levantadas y casi cubriéndose unas á otras. Fl. en primavera. Enebro rastrero, Jabino, Sabina morisca. Montañas del N., E. S.

      • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )
        De la vegetación arbórea de poca altura y arbustiva, viven bien en los suelos no muy calizos el avellano, acebo, el romero, los citisos, sabinas y enebro rastrero y vegetan mal la aulaga y madroño;
      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
        En los tesos de las altas montañas, y, sobre todo en el Pirineo, se cría el enebro enano, que no es sino una variedad del enebro común (variedad montana Aiton).
      • 1991 Rubín, R. Rezagados [1991] 46 México (CDH )
        Tendían a desviarse hacia los peñascales del faldeo de la Sierra, donde sólo crecían matas de enebro enano y una que otra vara de sotol... Y a Tasicuaro le complacía que fuera así, pues originalmente debían ir en pos de un abrevadero y la sed que sin duda los atormentaba habría de rendirlos primero por agotamiento.
      • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
        Para esto, volver desde el collado hacia el Noroeste, perdiendo altura muy suavemente a media ladera, hasta encontrar un pequeño manantial que surge junto a unos rodales de enebros rastreros, bien visibles no solamente por su color verde oscuro, sino por ser casi los únicos que hay en esta zona (5 min. desde el collado).
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 401 España (CDH )
        Por eso no se puede hablar de una flora característica de estos pinares, siendo la misma que la del matorral del límite altitudinal superior: enebro rastrero (Juniperus communis subsp. alpina), cambrión (Echinospartum barnadesii), Genista cinerea, junto a algunas especies xerófilas, como el enebro de la miera, el cantueso, la mejorana (Thymus mastichina), berceo (Stipa gigantea), Festuca elegans, que reflejan las condiciones de mayor sequedad de estas altas vertientes meridionales.
      • 2005 Santamaría Polo, T. / Tens Schz, B. Excursiones Valle Tiétar Esp (CORPES)
        Las zonas más altas mantienen vegetación arbustiva con piornos serranos (Cytisus oromediterraneus), cambrones (Echinospartum barnadesii) y enebros rastreros (Juniperus communis ssp nana). Por encima de este piso de vegetación, en zonas de cumbres, aparecen prados naturales de Nardus stricta o Festuca gredensis.
      • 2012 Anónimo "Recuperan zonas Montseny" [28-03-2012] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Las quemas se han realizado de forma selectiva en las cimas pobladas por matorrales de enebro enano, los cuales forman un estrato arbustivo discontinuo. Por ello, los bomberos han quemado con antorchas los núcleos de enebro dispersos por esta área. La quema ha sido selectiva, dejando así algunos núcleos de estos arbustos sin eliminar, puesto que son refugio importante para varios grupos de fauna (especialmente para pájaros, reptiles y mamíferos).
      • 2021 Anónimo "Trad Jardines delanteros" [25-03-2021] La Gran Época (Nueva York): lagranepoca.com (HD)
        Agregamos dos jardineras con plantas ornamentales, que incluyen petunias, violas, romero, lavanda, azaleas, clemátides y un árbol Amelanchier (nevado Mespilus) o un árbol de enebro enano. Estos fueron elegidos por su facilidad de mantenimiento y familiaridad para la mayoría de las personas en el Reino Unido.
      • 1859-1861 Junta Directiva Agricultura Productos Agric esp p. 444 Esp (BD)
        J. nana WILLD. Jabino. [...] El enebro enano ó jabino puebla parte de las cumbres de las grandes cordilleras, cuya temperatura no admite otra vegetación leñosa, y á pesar de la extension que suele tener su área, rara vez sirve sino para el hogar, porque generalmente se cria rastrero y achaparrado.
      • 1884 Blanco Fdz, A. Arboricultura I p. 124 Esp (BD)
        Enebro enano ó Jabino (Juniperus nana, Willd., J. alpina, Clus.). —Se distingue del anterior, por sus hojas arrimadas á los ramos, mas cortas y que terminan bruscamente en punta corta, fuerte; los frutos son ovoideo-glubosos, tan largos como las hojas. Es un arbusto de 0m,50 — 1m,30, cuyas ramas se ven recostadas. Le hemos encontrado en las mas notables altitudes de la sierra de Segura. Vegeta tambien en otras localidades de España.
      • 1888 Colmeiro, M. Enumeración plantas, IV p. 727 Esp (BD)
        J. Nana Willd. […] Nombr. vulg. Cast. Enebro de peñas, Enebro de cuervos (F. Nav.), Enebro rastrero (M. Laguna), Enebro enano (Colm.), Enebro achaparrado (Colm. Willk.), Enebro de las montañas de León (Lag.), Sabina morisca (Boiss. Willk. Medina), Jabino en la Sierra de Guadarrama, Sabino, Sabina en Soria (M. Laguna). Port. Zimbro rasteiro (Pereira).
      • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )

        Juniperus nanaW.(J. communisL. v. alpina). – . Distínguese del enebro común por presentarse en la forma de mata tendida, por lo común redondeada, formando rodales de 1-2 metros de diámetro, con sus hojas cortas, de 1'''-2''' de anchura y menos pinchadas, y no extendidas como en éste, sino levantadas y casi cubriéndose unas á otras. Fl. en primavera. Enebro rastrero, Jabino, Sabina morisca. Montañas del N., E. S.

      • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )
        De la vegetación arbórea de poca altura y arbustiva, viven bien en los suelos no muy calizos el avellano, acebo, el romero, los citisos, sabinas y enebro rastrero y vegetan mal la aulaga y madroño;
      • 1921-1944 Glz Vázquez, E. Alimentación ganadería [1944] España (CDH )

        J. nana. Vill (mata). "Enebro rastrero, jabino". Desechada. Abunda a veces en la zona del pino albar.

      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] España (CDH )
        En los tesos de las altas montañas, y, sobre todo en el Pirineo, se cría el enebro enano, que no es sino una variedad del enebro común (variedad montana Aiton).
      • 1991 Rubín, R. Rezagados [1991] 46 México (CDH )
        Tendían a desviarse hacia los peñascales del faldeo de la Sierra, donde sólo crecían matas de enebro enano y una que otra vara de sotol... Y a Tasicuaro le complacía que fuera así, pues originalmente debían ir en pos de un abrevadero y la sed que sin duda los atormentaba habría de rendirlos primero por agotamiento.
      • 1992 Pliego, D. Excursiones Sierra I [1995] España (CDH )
        Para esto, volver desde el collado hacia el Noroeste, perdiendo altura muy suavemente a media ladera, hasta encontrar un pequeño manantial que surge junto a unos rodales de enebros rastreros, bien visibles no solamente por su color verde oscuro, sino por ser casi los únicos que hay en esta zona (5 min. desde el collado).
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 407 España (CDH )
        Fuera del ambiente culminal, la estructura del bosque se cierra y aumenta el número de especies arbustivas, como agracejos (Berberis vulgaris), algunas rosas (Rosa sicula, Rosa micrantha, etcétera), majuelos (Crataegus monogyna), grosellas (Ribes alpinum y Ribes uvacrispa), serbales (Sorbus aria y Sorbus aucuparia), acebos, enebros rastreros, etcétera.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        Esto es debido al aumento de la xericidad estival que se produce en las montañas más meridionales del Sistema Ibérico y en las montañas béticas, hecho que favorece al elemento submediterráneo-continental, Pinus nigra, frente al eurosiberiano, Pinus sylvestris. Así, en las fachadas meridionales de la sierra de Javalambre, Pinus nigra asciende hasta 1.700-1.800 m, constituyendo por sí solo un estrato arbóreo abierto disperso sobre un manto de fanerófitos reptantes, integrado por la sabina rastrera (Juniperus sabina), el enebro rastrero (Juniperus communis subsp. hemisphaerica), Astragalus granatensis.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        Se trata de las clásicas plantas de la alta montaña calcárea ibérica, muchas de ellas almohadilladas espinosas, como son la sabina rastrera, el enebro rastrero, el cojín de monja (Erinacea anthyllis), Prunus prostrata, Hormatophylla spinosa, Astragalus sempervirens subsp. nevadensis, etcétera.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 405 España (CDH )
        En las zonas de mayor altitud, estos pinares adquieren una estructura aclarada y aparecen acompañados por un denso estrato arbustivo dominado por los enebros rastreros y los piornos serranos (Cytisus purgans y Genista cinerea), que se extiende ampliamente por encima del límite forestal.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] 401 España (CDH )
        Por eso no se puede hablar de una flora característica de estos pinares, siendo la misma que la del matorral del límite altitudinal superior: enebro rastrero (Juniperus communis subsp. alpina), cambrión (Echinospartum barnadesii), Genista cinerea, junto a algunas especies xerófilas, como el enebro de la miera, el cantueso, la mejorana (Thymus mastichina), berceo (Stipa gigantea), Festuca elegans, que reflejan las condiciones de mayor sequedad de estas altas vertientes meridionales.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        En las sierras béticas, donde aumenta el carácter frío-estepario del clima altitudinal, los pinares de pino salgareño constituyen igualmente un estrato abierto sobre un denso tapiz de sabina rastrera, enebro rastrero, Erinacea anthyllis, Astragalus granatensis, piorno de crucecitas (Vella spinosa), agracejo (Berberis vulgaris subsp. australis), entre otras especies, alcanzando fácilmente los 2.000-2.200 m de altitud, donde llegan a definir el límite forestal altitudinal (sierra de Baza, de la Sagra, etcétera).
      • 2005 Santamaría Polo, T. / Tens Schz, B. Excursiones Valle Tiétar Esp (CORPES)
        Las zonas más altas mantienen vegetación arbustiva con piornos serranos (Cytisus oromediterraneus), cambrones (Echinospartum barnadesii) y enebros rastreros (Juniperus communis ssp nana). Por encima de este piso de vegetación, en zonas de cumbres, aparecen prados naturales de Nardus stricta o Festuca gredensis.
      • 2012 Anónimo "Recuperan zonas Montseny" [28-03-2012] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Las quemas se han realizado de forma selectiva en las cimas pobladas por matorrales de enebro enano, los cuales forman un estrato arbustivo discontinuo. Por ello, los bomberos han quemado con antorchas los núcleos de enebro dispersos por esta área. La quema ha sido selectiva, dejando así algunos núcleos de estos arbustos sin eliminar, puesto que son refugio importante para varios grupos de fauna (especialmente para pájaros, reptiles y mamíferos).
      • 2021 Anónimo "Trad Jardines delanteros" [25-03-2021] La Gran Época (Nueva York): lagranepoca.com (HD)
        Agregamos dos jardineras con plantas ornamentales, que incluyen petunias, violas, romero, lavanda, azaleas, clemátides y un árbol Amelanchier (nevado Mespilus) o un árbol de enebro enano. Estos fueron elegidos por su facilidad de mantenimiento y familiaridad para la mayoría de las personas en el Reino Unido.
    6. s. m. Con el complemento de Irlanda, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 5 metros de altura, con el tronco recto, la copa cónica, estrecha y densa, las ramas pegadas al tronco y las hojas aciculares, cortas y de color verde azulado o grisáceo. Nombre científico: Juniperus communis hibernica.
      docs. (1961-2020) 4 ejemplos:
      • 1961 Anónimo (Magda) "Mi jardín" [18-11-1961] Destino (Barcelona) Esp (HD)
        Mención destacada merecen las coníferas enanas o de poco desarrollo. [...] Otros crecen más, pero mantienen a una altura discreta, compatible con el jardín de reducidas dimensiones. Por ejemplo, el abeto albertiano, de forma cónica; el enebro de Irlanda de crecimiento vertical y vegetación oscura brillante, el conocido ciprés de Ellwood, de follaje azulado: el tejo de Irlanda, en forma de columna, ejemplar vigoroso. Cito sólo una mínima parte de lo que se nos ofrece en el catálogo.
      • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] España (CDH )
        Por ejemplo, el Hibernica o «enebro de Irlanda», de follaje plomizo, muy esbelto y compacto.
      • 2004 Anónimo Trad coníferas, Bloom p. 79 Esp (BD)
        Con su porte, el enebro de Irlanda es probablemente el más conocido de las variedades de J. comunis: forma una columna estrecha, de un verde grisáceo. La nieve y diversas causas tienden a hacerle perder su bella forma: hace falta entonces mantenerlo con sus ramas atadas con discreción.
      • 2020 Anónimo Árboles arbustos viveros españoles Esp (BD)
        Communis ‘Hibernica’ Enebro de Irlanda. Forma fastigada. Altura de 4 a 5 m (de 1,5 a 2 m a los 10 años). Diámetro: 0,8 m. Crecimiento lento. Estrecha columna gris-verde, follaje fino, que pincha mucho, y compacto. Rústico y nada exigente, soporta bien la caliza. Excelente para pequeños jardines.
    7. s. m. Con los modificadores común o rastrero, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 2,5 metros de altura, sin tronco preponderante, de ramificación vertical, las hojas aciculares de color verde en el haz y con una banda blanquecina en el envés, y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus communis hemisphaerica.
      Sinónimos: enebra; enebriza
      docs. (1998-2011) 2 ejemplos:
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )
        La omnipresente aliaga (Genista scorpius) y el tomillo salsero (Thymus vulgaris) no faltan entre los rodales de carrasca, siendo asimismo muy característico el enebro común (Juniperus communis subsp. hemisphaerica) que presenta portes intermedios entre las formas rastreras de alta montaña y las arbóreas centroeuropeas.
      • 2011 Gmz Mercado, F. "Vegetación Sierra Cazorla" [01-01-2011] p. 199 Guineana (Bilbao) Esp (HD)
        Bajo esta masa arbórea se desarrolla un segundo estrato arbustivo integrado fundamentalmente por sabinas (Juniperus sabina) y enebros rastreros o enebrizas (Juniperus communis subsp. hemisphaerica) que apenas superan los 60-80 cm, pero que en sustratos favorables alcanzan coberturas elevadas, en ocasiones de 80-100%. En los roquedos y sustratos donde el suelo es muy escaso aparecen formaciones de matorral espinoso almohadillado (piornales) y pequeños pastizales de gramíneas duras.
    8. s. m. Con el complemento de Suecia, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 6 metros de altura, con el tronco recto, la copa cónica y estrecha, las ramas pegadas al tronco y abiertas en los extremos, y las hojas aciculares cortas y de color verde azulado o grisáceo. Nombre científico: Juniperus communis suecica.
      docs. (2004-2020) 2 ejemplos:
      • 2004 Anónimo Trad coníferas, Bloom p. 79 Esp (BD)
        La variedad 'Suecica' o enebro de Suecia es más ancha y un poco más vigorosa, con un porte menos apretado y la extremidad de sus ramas inclinadas.
      • 2020 Anónimo Árboles arbustos viveros españoles Esp (BD)
        Communis ‘Suecica’ Enebro de Suecia. Menos extendido que el anterior, de porte más ancho y menos compacto. Altura: de 4 a 5 m (de 1,5 a 2 m a los 10 años). Diámetro: 1,5 m. Los ramos de la cima se inclinan ligeramente hacia el exterior.
    9. s. m. Con el modificador enano, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 2 metros de altura, propio de arenales costeros de Andalucía y Portugal, con la copa cónica y densa, las hojas aciculares, estrechas, planas y con dos bandas blanquecinas en el haz, y el fruto globoso y de color rojizo. Nombre científico: Juniperus oxycedrus transtagana.
      docs. (2020) Ejemplo:
      • 2020 Vera, P. "¿Vivir en un parque?" [04-10-2020] Diario de Cádiz (Cádiz) Ec (HD)
        Entre los espacios que actualmente limitan con el Parque Natural sin formar parte de él, la Dehesa de las Yeguas destaca como un área excepcional: se trata del bosque con mayor biodiversidad de la provincia, “con unas 500 especies de plantas registradas, lo que supone casi el 25% del total de la provincia de Cádiz”. Entre ellas, se encuentran el tomillo blanco (Thymus albicans), catalogada en peligro de extinción, o el enebro enano (Juniperus navicularis), descubierto por primera vez en España en este pinar
  2. 1⟶metonimia
    s. m. Fruto del enebro.
    docs. (1471-2021) 40 ejemplos:
    • c1471 Anónimo Trad Recetas Gilberto (BP 3063) [1997] fol. 54r España (CDH )
      iten dize diascorus que los granos / del enebro picados & puestos sobre / toda mordedura de serpiente / o de otra cosa venjnosa sana.
    • 2021 Pérez, M. F. "Gin argentino premiado" [08-07-2021] Clarín (Buenos Aires) Ar (HD)
      "Es un gin bastante amigable, quien tiene el paladar preparado hasta lo puede tomar solo. Tiene una gran presencia de enebro y también un perfil cítrico muy agradable. Es sedoso al paladar”, describe su creador. Alma gin se distribuye en vinotecas de Buenos Aires, Rosario, Mendoza, Mar del Plata y Córdoba. También se vende online y vale $ 1.700.
    • c1471 Anónimo Trad Recetas Gilberto (BP 3063) [1997] fol. 54r España (CDH )
      iten dize diascorus que los granos / del enebro picados & puestos sobre / toda mordedura de serpiente / o de otra cosa venjnosa sana.
    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 112v Esp (BD)
      Toma la raposa entera las entrañas lançadas. / & cueze en olla de tierra con agua salada / vino a azeite. ayuntados la saluia. roe / marino enebro oregano. aneto. & majorana / fasta la consumicion del agua & del vino / & que la raposa sea assi cocha que la carne / sea apartada de los huessos. & despues en / torno o largar sea expremida & sea colada / & sea fecho vnguento.
    • 1509 Anónimo Trad Cirugía Tedrico (BUG B11) [1997] fol. 168r España (CDH )
      E las çimajas tiernas / del juniperi con sus granos que es el enebro .iij. manojos [...]. /
    • 1580 Nuñez, F. LParto humano [1997] fol. 53v España (CDH )
      Item, tomense de la / yerua sabina cinco dracmas, de / ruda dracma y media, dos granos / de Enebro, de la Assafetida, / Ammoniaco, rubia de tintes, de / cada cosa dos dracmas: haganse / pildoras de todas estas cosas: las / quales dadas a la preñada en tiempo / del parto con cozimiento de / sabina / partos.
    • 1598 Anónimo Trad Peste Ficino [1997] fol. 46v España (CDH )
      Todos conciertan que para qualquiere otro veneno no ay cosa que yguale con la tierra sigilata, especialmente dan do la con vn poco de boloarmeno, y granillos de henebro, y vinagre aguado, conforme al orden de Galeno.
    • a1600 Anónimo LOlios [1997] fol. 10v España (CDH )
      E estas son las cosas que entran en el / Reçipe olio comun tras anejo .Lxxv. onças. aspalto / & apetalo & mirra & negujlla verde & espiquenardi .ana / .vj. onças. E fuste de balsamo & clauos de girofre & çipero & esqujnanto que es paja de meca & aristologia / luenga & enula canpana .ana. iij. onças. balsamo canela & calamo aromatico & folio & corpobalsamo & cardemonjo / .ana. ij onças & nuez de xarca & astorax & / calamjta & astoraque & casalinea & laudano & fuasario / & moradux. & almazaca. espica celtica. grano de enebro & de murta que es arayham. stiricias que es flor / de maluas .ana. onca E fazese desta gujsa [...]. /
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
      Se haze: tómase raýzes de olmo y raýzes de regaliza o de alcaçuç o de palo dulçe; tómase ciliandro, finogo, anito, granos de enebro de los negros, de los que huelen bien, y házense cozer todas estas simientes con las raýzes.
    • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 285 Esp (BD)
      La miel de Enebro no es otra cosa que la miel comun que se hace cocer con las bayas de este arbusto: es util para lavativas, y en la disenteria y tenesmo.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )

      Juniperus communisL.(fig. 206).– . Arbusto dioico, muy ramificado desde la base, con las ramas extendidas; hojas patentes, esparcidas, lineales, alesnadas, punzantes, canaliculadas por el envés; gálbulas casi globosas, negras, carnosas, cubiertas de eflorescencia pruinosa que persiste durante el invierno. Fl. Abril, Mayo, y fr. Agosto, Octubre. Enebro comúnó real, Junípero, Cada, Grojo. Toda la península.– Aplicaciones: Sus gálbulas entran en la Triaca, Extracto teriacal, Alcohol de enebro. Electuario teriacal, Fomento carminativo, y de ellos se hace uso para aromatizar la ginebra.

    • 1940 Mestayer Echagüe, M. Enciclopedia culinaria [1998] España (CDH )

      Para la salmuera: kilo y cuarto de sal gruesa, 150 gr. de azúcar moreno, 75 gr. de sal de nitro, 3 litros de agua, 10 gr. de pimienta negra, 8 granos de enebro, 2 ramas de perejil, una rama de tomillo, una hojita de laurel.

    • 1960 Cunqueiro, Á. Mocedades Ulises [1970] 207 España (CDH )
      ¡Oh, gran señor de recta nariz! ¡Ella, Ifigenia, sola en el campo con el león de Albania! El hinojo, cuando está destilado con miel y zumo de enebro, es turbador y somnífero como un pañuelo empapado en beleño.
    • 1978 Tiscornia, J. Arbustos decorativos [1978] Argentina (CDH )
      De esta especie se obtiene el aguardiente de enebro usado en la elaboración de la ginebra.
    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] Argentina (CDH )

      cebollitas en vinagre — distintas.

      (Enebro, Pimienta de Jamaica)

      Colocarla en un frasco kg de cebollitas pequeñas. Tienen el tamaño de una nuez. Por otro lado hervir: litro de vinagre blanco, con:

      1 cucharada de semillas de enebro

      1 cucharada de pimienta de Jamaica

      3 hojas de laurel

      1 cucharada de pimienta blanca (entera)

      1 cucharada de azúcar

      1 cucharada de semillas de mostaza

      4 clavos de olor

      1 manzana ácida cortada en cuatro (con cáscara y semilla).

      Cuando la mezcla suelta el hervor, volcar sobre las cebollitas. Repetir esta operación varios días hasta que las mismas se pongan transparentes. Por último agregar un puñado de hojas de melisa (enteras). Dejar tapadas en lugar fresco.

    • 1995 Schz-Ostiz, M. Infierno jardín [1995] España (CDH )
      Aquél fue el primer otoño que pudieron recoger moras para hacer mermelada, y enebro para las codornices y, también, por primera vez habían hecho dulce de higos con los de una higuera que ya estaba en la casa cuando llegaron.
    • 2003 Arias, D. / Vargas, C. Alimentación Esp (CORPES)
      Alimentos azules, añiles y púrpuras. Grosellas, ciruelas, uvas pasas, arándanos, moras, vainas de vainilla, algunas setas silvestres, olivas, bayas de enebro, pescados como el atún y la caballa, uvas, frutos del bosque, arándanos, ciruelas, mírtilos, patata «all blue», col morada, berenjenas, higos morados, cebollas moradas, tamarindo (semillas) , adormidera (especia), enebro (bayas), albahaca morada, coliflor morada, mangostán, jaboticaba, radichio violeta, remolacha, etc.
    • 2013 Millan Campoy, J. / Expósito Ocaña, B. / Martín Gamisans, M. Manual gin-tonic perfecto Esp (CORPES)
      –Distilled Gin: bebida espirituosa con sabor a enebro obtenida exclusivamente mediante redestilación de alcohol etílico de origen agrícola en alambiques tradicionalmente utilizados para ginebra.
    • 2021 Pérez, M. F. "Gin argentino premiado" [08-07-2021] Clarín (Buenos Aires) Ar (HD)
      "Es un gin bastante amigable, quien tiene el paladar preparado hasta lo puede tomar solo. Tiene una gran presencia de enebro y también un perfil cítrico muy agradable. Es sedoso al paladar”, describe su creador. Alma gin se distribuye en vinotecas de Buenos Aires, Rosario, Mendoza, Mar del Plata y Córdoba. También se vende online y vale $ 1.700.
    • c1471 Anónimo Trad Recetas Gilberto (BP 3063) [1997] fol. 54r España (CDH )
      iten dize diascorus que los granos / del enebro picados & puestos sobre / toda mordedura de serpiente / o de otra cosa venjnosa sana.
    • 1493 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BNP Inc 177) fol. 112v Esp (BD)
      Toma la raposa entera las entrañas lançadas. / & cueze en olla de tierra con agua salada / vino a azeite. ayuntados la saluia. roe / marino enebro oregano. aneto. & majorana / fasta la consumicion del agua & del vino / & que la raposa sea assi cocha que la carne / sea apartada de los huessos. & despues en / torno o largar sea expremida & sea colada / & sea fecho vnguento.
    • 1509 Anónimo Trad Cirugía Tedrico (BUG B11) [1997] fol. 168r España (CDH )
      E las çimajas tiernas / del juniperi con sus granos que es el enebro .iij. manojos [...]. /
    • 1580 Nuñez, F. LParto humano [1997] fol. 53v España (CDH )
      Item, tomense de la / yerua sabina cinco dracmas, de / ruda dracma y media, dos granos / de Enebro, de la Assafetida, / Ammoniaco, rubia de tintes, de / cada cosa dos dracmas: haganse / pildoras de todas estas cosas: las / quales dadas a la preñada en tiempo / del parto con cozimiento de / sabina / partos.
    • 1580 Nuñez, F. LParto humano [1997] fol. 58v España (CDH )
      Tambien aprouecharan / para esto poluos de los granos del / enebro, y del galbano dados a beuer / con vino templado.
    • 1580 Nuñez, F. LParto humano [1997] fol. 64r España (CDH )
      / Y para / tal efecto conuienen mucho todas / aquellas cosas que mueuen vrina / que se dize diureticas, porque / abren y hazen via para el fluxo / de sangre y de humores, y finalmente / aquellas cosas que mueuen / las materias hazia las partes inferiores, / como es la altamisa o artemisis, / la sabina, el azario, el poleo, / el perexil, el anis, el hinojo, / los granos del enebro, la ruda, / las vayas de laurel, la çamarcilla / la valeriana, la canela, la spicanardi, / el espliego, y otras cosas semejantes, / pues luego todas estas / cosas de essa misma manera incitan / la sangre mestrual, aunque / ningu / Libro de los / ninguna de las tales cosas se deuen / applicar sin consejo de docto / y experto phisico, porque acaso / queriendo la partera socorrer / por vna parte para la purgation / por otra parte no inflamme y haga / daño en otro miembro del cuerpo / que este aparejado a inflanmacion, / pero siempre la purgacion, que / la parida estornude muchas vezes / con cosas que se appliquen a / las narizes y que detenga el ressuello.
    • 1598 Anónimo Trad Peste Ficino [1997] fol. 26r España (CDH )
      Tomen granos de henebro dos dragmas y media, clauillos, mace, nuez noscada, gengibre, zedoaria de cada qual dos, dragmas, Aristologia larga y redonda, las barbas de la rayz de la genciana, tormentilla, barbas de la rayz de la yerba tunici ditamo de cada vno dragma y media, salbia, ruda, simiente de balsamita, yerba buena, peonia, poleo cerbino, de cada qual vna dragma: oliuillas de laurel, doronico romano, simiente de azederas, simiente de ponzil, y simiente de albahaca, mastec, encienso, bolarmeno, tierra sigillata spodio, huesso de coraçon de cieruo, raedura de marfil y de cuerno de vnicornio, perlas, zafires, esmeraldas, corales bermejos, ligno aloe, sandalos colorados, jacintos, topaciones, de cada qual media dragma, açucar rosado, diabofraginato, diabuglosato, dianenufarato, diacetofato, pulpa de tamarindos azedos, y atriaca de cada qual media dragma, de açucar tres libras hagan letuario, o tablillas con agua de escabiosa, con agua rosada algo canforada, con vino de membrillos y mezclen quarenta higas de oro.
    • 1598 Anónimo Trad Peste Ficino [1997] fol. 46v España (CDH )
      Todos conciertan que para qualquiere otro veneno no ay cosa que yguale con la tierra sigilata, especialmente dan do la con vn poco de boloarmeno, y granillos de henebro, y vinagre aguado, conforme al orden de Galeno.
    • 1599 Mercado, L. LPeste [1921] España (CDH )
      Asimismo se puede tomar cada mañana dos onzas de cocimiento de enebro o de ciprés en vino, o en agua, si el tiempo fuere muy caliente.
    • a1600 Anónimo LOlios [1997] fol. 10v España (CDH )
      E estas son las cosas que entran en el / Reçipe olio comun tras anejo .Lxxv. onças. aspalto / & apetalo & mirra & negujlla verde & espiquenardi .ana / .vj. onças. E fuste de balsamo & clauos de girofre & çipero & esqujnanto que es paja de meca & aristologia / luenga & enula canpana .ana. iij. onças. balsamo canela & calamo aromatico & folio & corpobalsamo & cardemonjo / .ana. ij onças & nuez de xarca & astorax & / calamjta & astoraque & casalinea & laudano & fuasario / & moradux. & almazaca. espica celtica. grano de enebro & de murta que es arayham. stiricias que es flor / de maluas .ana. onca E fazese desta gujsa [...]. /
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
      Se haze: tómase raýzes de olmo y raýzes de regaliza o de alcaçuç o de palo dulçe; tómase ciliandro, finogo, anito, granos de enebro de los negros, de los que huelen bien, y házense cozer todas estas simientes con las raýzes.
    • 1784 Quer Mtz, J. Continuación Flora Española, V p. 285 Esp (BD)
      La miel de Enebro no es otra cosa que la miel comun que se hace cocer con las bayas de este arbusto: es util para lavativas, y en la disenteria y tenesmo.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] España (CDH )

      Juniperus communisL.(fig. 206).– . Arbusto dioico, muy ramificado desde la base, con las ramas extendidas; hojas patentes, esparcidas, lineales, alesnadas, punzantes, canaliculadas por el envés; gálbulas casi globosas, negras, carnosas, cubiertas de eflorescencia pruinosa que persiste durante el invierno. Fl. Abril, Mayo, y fr. Agosto, Octubre. Enebro comúnó real, Junípero, Cada, Grojo. Toda la península.– Aplicaciones: Sus gálbulas entran en la Triaca, Extracto teriacal, Alcohol de enebro. Electuario teriacal, Fomento carminativo, y de ellos se hace uso para aromatizar la ginebra.

    • 1940 Mestayer Echagüe, M. Enciclopedia culinaria [1998] España (CDH )

      Para la salmuera: kilo y cuarto de sal gruesa, 150 gr. de azúcar moreno, 75 gr. de sal de nitro, 3 litros de agua, 10 gr. de pimienta negra, 8 granos de enebro, 2 ramas de perejil, una rama de tomillo, una hojita de laurel.

    • 1960 Cunqueiro, Á. Mocedades Ulises [1970] 207 España (CDH )
      ¡Oh, gran señor de recta nariz! ¡Ella, Ifigenia, sola en el campo con el león de Albania! El hinojo, cuando está destilado con miel y zumo de enebro, es turbador y somnífero como un pañuelo empapado en beleño.
    • 1978 Tiscornia, J. Arbustos decorativos [1978] Argentina (CDH )
      De esta especie se obtiene el aguardiente de enebro usado en la elaboración de la ginebra.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] 134 Colombia (CDH )
      En la tienda de especias, por el puro placer del olfato, estrujó hojas de salvia y orégano en las palmas de las manos, y compró un puñado de clavos de olor, otro de anís estrellado, y otros dos de jengibre y de enebro, y salió bañada en lágrimas de risa de tanto estornudar por los vapores de la pimienta de Cayena.
    • 1985 Lira, J. A. Medicina andina [1995] Perú (CDH )

      Tomar por varios días, mañana y tarde, un mate preparado con todo lo siguiente: enebro, pasas, cascarilla, genciana o phallcha,llantén,wakkamolle, arrayán, guías de paltáy, guías de chirimuya, un poquito de ajenjo blanco, kimsak'uchu,higos secos, ortiga blanca (sólo las guías) y albahaca.

    • 1986 Lpz Ramírez, A. Hongos comestibles [1986] México (CDH )

      Concentrado de hongos

      Ingredientes

      1/2 limón (cáscara)

      Clavos

      Canela

      Pimienta

      Laurel

      Sal al gusto

      3 varas de enebro

      Un kilo de hongos [...].

    • 1987 Brusco, O. J. Comer [1987] Argentina (CDH )

      Enebro: Recuerda al pino por su sabor dulce y aromático. Aconsejado en escabeches y salsas para aves silvestres (faisán, ganso, pato, codorniz) y animales de caza (venado, conejo, liebre), riñón e hígado salteados, puchero de vacuno o cordero, sopas (de carne y hortalizas) y en hortalizas (guiso de porotos, chucrut). Plato representativo: conejo silvestre a la alsaciana (Garenne à l'Alsacienne).

    • 1987 Prensa Clarín, 21/10/1987 [1987] Argentina (CDH )
      Cortar tiritas de lenguado y salmón y marinar a gusto con preponderancia de aceite de oliva, jugo de limón, pimienta negra molida, pimienta rosa, estragón, eneldo y enebro.
    • 1988 Salinas, R. Alimentos [1988] Argentina (CDH )

      Las especias constituyen un buen ejemplo de cómo se puede conseguir una adecuada conservación de alimentos, agregando sabores y aromas que los hacen más apetecibles. Utilizadas ya para favorecer la integridad de los cuerpos a momificar según exigía el ritual religioso del antiguo Egipto, fueron un aliciente para abrir nuevas rutas al comercio, que las trasportaba desde tierras entonces exóticas, hasta la Europa medieval.

      Actualmente su uso sigue siendo masivo y no se han descrito casos de intoxicación o hipersensibilidad provocados por ellas. A menudo han servido como aliciente para la búsqueda de extractos vegetales de plantas silvestres no explotadas comercialmente, para la creación de perfumes con esencias y virtudes que las especias señalaron como posibles. La química analítica, al desentrañar los misterios de la conformación molecular de esas sustancias, las ha imitado e incluso ha creado otras nuevas, no conocidas en la naturaleza, muchas de ellas, no ya para alimentos, sino para otras industrias, como la de la cosmética y perfumería.

      Entre las de origen floral, se encuentra el azafrán y el clavo de olor; de frutosse obtiene la vainilla, el coriandro, la pimienta, el enebro y el comino; de semillas, el cardomonio, la mostaza, la nuez moscada (del arilo que la envuelve se obtiene el macis) y el anís; de rizomasy raícesse obtiene el jenjibre, la cúrcuma y la angélica; de hojas, el tomillo, orégano y laurel, y de cortezas, la canela.

    • 1989 Urbina, J. A. Arte invitar [1996] 236 España (CDH )
      Almuerzo en honor de / Su Excelencia el Presidente Ecuatorial / y la Señora de Obiang Nguema Albasogo / Consomé de ave / con juliana de verduras / Medallones de bacalao / Salsa marinera / Suprema de gamo al enebro / Arroz al azafrán / Tarta pera "Williams" / Blanco Cune / Marqués de Villamagna 73 / Bristol Cream de Harveys / Palacio de la Moncloa / 17-Enero-1989
    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] Argentina (CDH )
      Preparar la siguiente mezcla: Una cantidad de vinagre blanco, lo suficiente como para cubrir los pepinos, hojas de laurel 4 ó 5, 1 cucharada de pimienta de Jamaica (entera), cuchara de enebro (entero), cucharada de coriandro en grano, 1 cucharada de azúcar, 10 clavitos de olor; llevar a punto de ebullición.
    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] 88 Argentina (CDH )
      1 cucharada de semillas de enebro
    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] Argentina (CDH )
      Agregar hojitas enteras de hierbabuena, hojas de laurel, semillas de coriandro, de enebro, de mostaza, unos clavos de olor, una ramita de canela.
    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] Argentina (CDH )

      Colocar en una botella, el vinagre que obtuvimos con sabor a alcaparras, luego agregar:

      cucharada de jengibre molido

      cucharada de pimienta blanca molida

      cucharada de pimienta de Jamaica

      1 manojo de albahaca o en su defecto

      1 cucharada de semillas de ésta.

      5 hojas de laurel

      cucharada de enebro entero

      Dejar macerar una semana y colar [...].

    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] Argentina (CDH )

      cebollitas en vinagre — distintas.

      (Enebro, Pimienta de Jamaica)

      Colocarla en un frasco kg de cebollitas pequeñas. Tienen el tamaño de una nuez. Por otro lado hervir: litro de vinagre blanco, con:

      1 cucharada de semillas de enebro

      1 cucharada de pimienta de Jamaica

      3 hojas de laurel

      1 cucharada de pimienta blanca (entera)

      1 cucharada de azúcar

      1 cucharada de semillas de mostaza

      4 clavos de olor

      1 manzana ácida cortada en cuatro (con cáscara y semilla).

      Cuando la mezcla suelta el hervor, volcar sobre las cebollitas. Repetir esta operación varios días hasta que las mismas se pongan transparentes. Por último agregar un puñado de hojas de melisa (enteras). Dejar tapadas en lugar fresco.

    • 1990 Bonfiglioli Wehberg, L. Sazonar [1990] 87 Argentina (CDH )

      pepinos agridulces con ajedrea y especias

      6 pepinos

      litro de vinagre blanco

      4 ó 5 hojas de laurel

      1 C de pimienta de Jamaica (entera)

      C de enebro entero

      C de coriandro en grano [...].

    • 1994 Imperio, C. Cocina [1994] Argentina (CDH )
      Procesar los porotos negros con el enebro y la salsa de soja, más una tercera parte del agar-agar disuelto.
    • 1994 Imperio, C. Cocina [1994] Argentina (CDH )

      CÓMO SE PREPARA

      Picar el enebro. Diluir el agar-agar con poca agua revolviendo sobre fuego.

      Pincelar un molde chico de budín inglés (descartable) con un poco de agar-agar y recubrir el fondo con papel de aluminio. Pincelarlo.

    • 1994 Imperio, C. Cocina [1994] Argentina (CDH )
      1 cucharadita de enebro
    • 1995 Pozo, R. Novia [1995] 74 España (CDH )
      El Capador era también brujo, practicante de yerbas, enseñaba a las preñadas a abortar con infusiones de azafrán, enebro, perejil, ruda y aceite de ricino.
    • 1995 Schz-Ostiz, M. Infierno jardín [1995] España (CDH )
      Aquél fue el primer otoño que pudieron recoger moras para hacer mermelada, y enebro para las codornices y, también, por primera vez habían hecho dulce de higos con los de una higuera que ya estaba en la casa cuando llegaron.
    • 1995 Schz-Ostiz, M. Infierno jardín [1995] España (CDH )
      Nadie parecía reparar en que estaba tronado a causa de las imponentes cantidades de estupefacientes, opiáceos, derivados de la cannabis, más ginebra de enebro nacional y blanco del Penedés helado para quitar las resacas, más vermouth con ginebra para entonar, etc., etc... que había consumido con fortuna a lo largo de su apaleada vida.
    • 2003 Arias, D. / Vargas, C. Alimentación Esp (CORPES)
      Alimentos azules, añiles y púrpuras. Grosellas, ciruelas, uvas pasas, arándanos, moras, vainas de vainilla, algunas setas silvestres, olivas, bayas de enebro, pescados como el atún y la caballa, uvas, frutos del bosque, arándanos, ciruelas, mírtilos, patata «all blue», col morada, berenjenas, higos morados, cebollas moradas, tamarindo (semillas) , adormidera (especia), enebro (bayas), albahaca morada, coliflor morada, mangostán, jaboticaba, radichio violeta, remolacha, etc.
    • 2004 Goncebat, R. "Olor flores salud" [05-07-2004] El Universal (Ciudad de México) Mx (CORPES)
      Para el acné se emplean extractos de alcanfor, bergamota, cedro, enebro, espliego, manzanilla, lavanda, limón, rosa, sándalo y cayeputi, mientras que para aliviar la ansiedad se recurre a los aceites de manzanilla, alcanfor, ciprés, geranio, jazmín, espliego, mejorana, melisa, azahar, pachuli, tomillo y rosa.
    • 2013 Millan Campoy, J. / Expósito Ocaña, B. / Martín Gamisans, M. Manual gin-tonic perfecto Esp (CORPES)
      –Distilled Gin: bebida espirituosa con sabor a enebro obtenida exclusivamente mediante redestilación de alcohol etílico de origen agrícola en alambiques tradicionalmente utilizados para ginebra.
    • 2016 Anónimo "Magia ginebra" [19-02-2016] Ocean Drive (Caracas) Ve (CORPES)
      A diferencia del vodka, formado únicamente por alcohol y agua insípida, los diferentes tipos de ginebras se diferencian en sabor a tal punto que lo que puede parecer gin para ti, puede no parecérselo a otro. Su ingrediente principal es el enebro, sin embargo, casi no hay límites para los cientos de componentes que pueden utilizarse en una botella. Para darte una idea, algunas pueden tener tan sólo tres o cuatro sabores botánicos, mientras que la ginebra botánica escocesa tiene 31. No hay dos ginebras iguales, en las tiendas de licor existe una multiplicidad de opciones con diferentes estilos que van desde los más clásicos con carácter inglés a los más nuevos que poseen de carácter americano.
    • 2021 Pérez, M. F. "Gin argentino premiado" [08-07-2021] Clarín (Buenos Aires) Ar (HD)
      "Es un gin bastante amigable, quien tiene el paladar preparado hasta lo puede tomar solo. Tiene una gran presencia de enebro y también un perfil cítrico muy agradable. Es sedoso al paladar”, describe su creador. Alma gin se distribuye en vinotecas de Buenos Aires, Rosario, Mendoza, Mar del Plata y Córdoba. También se vende online y vale $ 1.700.
    1. s. m. Con el modificador japonés, para referirse al fruto del enebro japonés.
      docs. (2021) Ejemplo:
      • 2021 Bellver, E. "Ginebras japonesas" [15-03-2021] Periodista Digital (Madrid): periodistadigital.com Esp (HD)
        Esta ginebra japonesa usa botánicos recogidos en el área alrededor del productor Nakano BC, ubicado en la prefectura de Wakayama. Esta opción muy interesante y particular incluye: pino paraguas japonés, piel de limón, Enebro japonés, cáscara de mandarina Unshu, pimienta Sansho. En nariz encontramos notas florales de pino, cítricos, yuzu, picante de sansho. Si te gustan las ginebras especiales, esto te hará sentir en medio de un bosque japonés.
  3. 1⟶metonimia
    s. m. Madera de enebro.
    Sinónimos: ginebro; nebro
    docs. (1485-2009) 22 ejemplos:
    • 1464-1485 Anónimo Libro Acuerdos [1932] España (CDH )

      Que dió el dicho Diego de Aguilar por mandado del dicho señor corregidor, a Joan Rebeco e Francisco de la Vaqueriza, por su çédula, quatro mill maravedís por que hazen el dicho camino, segund que lo tomaron a fazer de la dicha Villa... IIIIºM maravedís.

      Que dió más el dicho señor corregidor a Joan Rebeco, trezientos maravedís... CCC maravedís.

      Que costaron ochenta estacas de enebro que se conpraron en ocho de novienbre por çiento e sesenta maravedís... CLX maravedís.
    • 2009 Carías, M. El ángel Ho (CORPES)
      La buenadicha del zaguán o la maladicha de los desnudos helénicos de Helen. ¡Ahora es Cuando!, orquestaba con su bastón de enebro, empuñadura de plata, abuelita Maura y el zaguán al unísono respondía Vuelve Tu Rostro Señor Míranos con la S de Señor muy silibante, pero tal y como anda el mundo (de su cosecha práctica de Helen) mejor que ni nos mire, sus fieles y sus infieles mal apiñados, peor avenidos, mejor que ni nos mire.
    • 1464-1485 Anónimo Libro Acuerdos [1932] España (CDH )

      Que dió el dicho Diego de Aguilar por mandado del dicho señor corregidor, a Joan Rebeco e Francisco de la Vaqueriza, por su çédula, quatro mill maravedís por que hazen el dicho camino, segund que lo tomaron a fazer de la dicha Villa... IIIIºM maravedís.

      Que dió más el dicho señor corregidor a Joan Rebeco, trezientos maravedís... CCC maravedís.

      Que costaron ochenta estacas de enebro que se conpraron en ocho de novienbre por çiento e sesenta maravedís... CLX maravedís.
    • 1568 Anónimo Relaciones hist-geogr-estadíst España: Toledo [14-10-1568] p. 224 España (CDH )
      A los treinta capitulos dixeron que el edificio de las dichas casas de la dicha villa son baxas, humosas, sin chimeneas, edificadas de tapial de tierra, algunas con rafas de ladrillo las costanas y algunas paredes, y el maderamiento sobre que se arma, son postes de encinas, robles y cabrios de pino y de enebro y ripia, y en la dicha villa se saca la madera de encina de la dicha tierra, y el roble y ripia se trae de tierra de Castil de Bayuela, de una sierra que viene la dicha villa, que esta dos leguas grandes de la dicha villa, y el dicho pino se trae de las sierras de la Adrada y de Arenas y el Colmenar, que esta de instancia de a siete y ocho leguas, aunque por la mayor parte lo compren en un carril que viene al dicho vado de Atacon.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 313 España (CDH )
      Entendido por el pastor el repentino suceso, cogió agua en un vaso de enebro que en su zurrón traía; aunque cuando ya los dos llegaron estaba Belisarda, la mano en la mejilla, mirando la solicitud del vano remedio que a tan diferente fuego le aplicaban.
    • c1600 Anónimo Inventarios Reales Felipe II [1956-1959] España (CDH )
      4.243. Una bandurria de cuatro órdenes, la tapa de enebro y la barriga de una concha natural de tortuga; en su caja cubierta de cuero negro, forrada en tafetán carmesí.
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
      Plinio dize que el çedro tiene las mismas calidades que el enebro, mas que el cedro es muy más maçiço y sólido.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] España (CDH )
      Yo os presento, Niño mío, / y Dios, que es alto requiebro, / aquesta cuchar de enebro / para que sopas comáis; / Vos, que el mundo sustentáis, / que pondrá vinagre y yel / en ese dulce Clavel, / y recién abierta Rosa.
    • 1741 Herrera Jaspedós, H. "Carta Autores del Diario" [10-12-1741] Diario de los Literatos de España (Madrid) Esp (HD)
      Otro mas supersticioso que yo se huviera desanimado mucho, formando un mal agüero contra el Libro de esta natural casualidad; pero despreciandole yo generosamente, procuré remediar el daño, sahumandole con unos granos de incienso macho, y unas rajas de enebro, para que oliendo mejor, se pudiesse aplicar mas gratamente á la vista, y al olfato.
    • 1760 Anónimo "Evanista" [12-02-1760] Diario Noticioso, Curioso, Erudito y Comercial. Público y Económico (Madrid) Esp (HD)
      El Evanista que esta en la calle de las Carretas, immediato á la de Majadericos, tiene de venta un Cofre de charol de la China [...] una Mesa de juego, hecha a la moda rigurosa, embutida de nogal, y enebro, guarnecida de paño verde de Alcoy.
    • 1787 Isla, J. F. Descripción máscara [1787] 85 España (CDH )
      Los Profetas, Patriarcas / y los Martires guerreros, / á los quales los Gentiles / trataron como unos perros, / Vengan, vengan en mi ayuda / los inocentes corderos, / que degolló el fiero Herodes / con un cuchillo de acero. / Y, porque no se me olvide, / invoco aqui, luego, luego, / á la Gloriosa Cecilia, / con su organo de enebro. / Tambien San Pablo Hermitaño / con quien gran devocion tengo, / porque le vi un dia escrito / en la Cartilla del rezo.
    • 1917 Arniches, Carlos Los tiros Del Madrid castizo. Sainetes España (CDH )
      Yo, como es consiguiente, ante tanto esasbruto, * le mandé a la... Puerta del Sol, a vender palillos de enebro, que es su oficio; pero la Cipriana, conmovida por la retahíla, se echó a llorar, le dio la razón y juró que iba a sacar a las chicas del tiro.
    • 2004 Álvarez, Y. C. "Sabina" [20-01-2004] Diario de León (León) Esp (CORPES)
      Los tejados y fachadas de sus humildes casas están fabricados con gruesas vigas de enebro y entramado de madera de sabina recubierta con encestados de ramas con barro, adobe o ladrillo, junto a sus cónicas chimeneas pinariegas que dan cobijo a la habitación más importante, la cocina.
    • 2009 Carías, M. El ángel Ho (CORPES)
      La buenadicha del zaguán o la maladicha de los desnudos helénicos de Helen. ¡Ahora es Cuando!, orquestaba con su bastón de enebro, empuñadura de plata, abuelita Maura y el zaguán al unísono respondía Vuelve Tu Rostro Señor Míranos con la S de Señor muy silibante, pero tal y como anda el mundo (de su cosecha práctica de Helen) mejor que ni nos mire, sus fieles y sus infieles mal apiñados, peor avenidos, mejor que ni nos mire.
    • 1464-1485 Anónimo Libro Acuerdos [1932] España (CDH )

      Que dió el dicho Diego de Aguilar por mandado del dicho señor corregidor, a Joan Rebeco e Francisco de la Vaqueriza, por su çédula, quatro mill maravedís por que hazen el dicho camino, segund que lo tomaron a fazer de la dicha Villa... IIIIºM maravedís.

      Que dió más el dicho señor corregidor a Joan Rebeco, trezientos maravedís... CCC maravedís.

      Que costaron ochenta estacas de enebro que se conpraron en ocho de novienbre por çiento e sesenta maravedís... CLX maravedís.
    • 1568 Anónimo Relaciones hist-geogr-estadíst España: Toledo [14-10-1568] p. 224 España (CDH )
      A los treinta capitulos dixeron que el edificio de las dichas casas de la dicha villa son baxas, humosas, sin chimeneas, edificadas de tapial de tierra, algunas con rafas de ladrillo las costanas y algunas paredes, y el maderamiento sobre que se arma, son postes de encinas, robles y cabrios de pino y de enebro y ripia, y en la dicha villa se saca la madera de encina de la dicha tierra, y el roble y ripia se trae de tierra de Castil de Bayuela, de una sierra que viene la dicha villa, que esta dos leguas grandes de la dicha villa, y el dicho pino se trae de las sierras de la Adrada y de Arenas y el Colmenar, que esta de instancia de a siete y ocho leguas, aunque por la mayor parte lo compren en un carril que viene al dicho vado de Atacon.
    • 1582 Urrea, M. Trad Arquitectura Vitruvio [2000] España (CDH )

      Si alguno preguntare cómo se han de edificar las cámaras, digo que d'esta manera: las viguetas que se ponen derechas se dispongan entre sí de suerte que no tengan más espacio que de dos pies y éstas se dispongan entre sí; y sean principalmente de ciprés, porque de haya ligeramente se corrompen de carcoma y de vejez; y estas viguetas, quando fueren distribuydas a forma de compás, puestas cadenas espesamente, se enclaven con clavos de hierro a los sobrados o entresuelos o techos; y las cadenas también se hagan de materia, a la qual no pueda dañar carcoma, ni vejez, ni humor, como de box, enebro, oliva, robre o ciprés, y otras semejantes maderas fuera de enzina, porque torciéndose ésta, haze agujeros en las obras en que se pone; estas viguetas assí dispuestas, átense muy bien con tomiças hechas de esparto de España, que son sogas de esparto o con cañas griegas machacadas [...].

    • 1592 Liñán de Riaza, Pedro Romance de Riselo Poesías España (CDH )
      / Sacuden los altos pinos / de sus renuevos la escarcha, / murmuran los arroyuelos / que antes helados callaban / cuando estaba un pastorcillo / a la vista de Jarama, / cercado de su cabrío / a quien hace inútil guardia, / hincando estacas de enebro / a sombras de una carrasca / para levantar su choza / que a su ventura imitaba.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 313 España (CDH )
      Entendido por el pastor el repentino suceso, cogió agua en un vaso de enebro que en su zurrón traía; aunque cuando ya los dos llegaron estaba Belisarda, la mano en la mejilla, mirando la solicitud del vano remedio que a tan diferente fuego le aplicaban.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] España (CDH )
      Dieron a Menalca una cuchar de enebro, en cuyo remate estaba Narciso, como si la pala de la cuchar fuera la fuente, * mirándose con atención en ella.
    • c1600 Anónimo Inventarios Reales Felipe II [1956-1959] España (CDH )
      4.243. Una bandurria de cuatro órdenes, la tapa de enebro y la barriga de una concha natural de tortuga; en su caja cubierta de cuero negro, forrada en tafetán carmesí.
    • 1603 Rojas Villandrando, A. Viaje Entretenido [1977] II, 19 Esp (CDH )
      / Los mondadientes que se usan / son tan diversos y tantos / que unos los traen de biznaga, / tea, enebro y otros palos, / de nogal, salce, lentisco, / malvarisco, hinojo, y damos / en traer de plata y oro, / que esto es malo de ordinario; / y lo mejor que es de todo, / y que más fácil hallamos / y podríamos traer / es una pluma de ganso: / pues no tiene calidad / contraria, es recio y delgado, / y limpia entre diente y diente / mejor, y es mucho más sano / que los demás que aquí he dicho / y de que muchos usamos, / corta la toba mejor / y éste ha de ser romo y
    • a1605 Anónimo LIngeniosTurriano [2003] España (CDH )
      Plinio dize que el çedro tiene las mismas calidades que el enebro, mas que el cedro es muy más maçiço y sólido.
    • 1608 Balbuena, B. Siglo Oro selvas Erífile [1821] 189 España (CDH )
      Y habiendo cada uno en su pecho cumplido con los prometidos votos, y pedido en sus oraciones perdon de los pasados yerros, Vandalio, á quien todos para este ministerio señalamos, lavándose los ojos y oidos con agua de limpia y viva fuente, porque los divinos coloquios de los encubiertos dioses ó las invisibles sombras de los callados sepulcros, si por dicha alguna allí estaban detenidas, con espantosos visages no fueses impedimento á sus sacrificios, tomando dos nuevos vasos de incorruptible enebro, uno de tibia leche y otro de alegre vino, la cabellera suelta y la cintura tres veces ceñida, sin volver atrás los ojos los derramó en el sosegado altar, y en tono claro que todos lo pudiéramos oir y algunos entender, así dijo: O vosotras deidades, que en rústicas moradas, vestidas de estrechas cortezas de árboles, gobernando siempre las humanas vidas sabreis sin duda leer nuestros corazones, si las selvas os agradas, si de sus ganados algun particular cuidado os toca, y los sacrificios que dellos cada año os hacemos os son aceptos, ahora en nombre de todos devotamente os suplico guardeis nuestros humildes cortijos de las ciegas asechanzas que en la escuridad de la noche se fabrican, y del espanto que entonces sobre los poderoso aires vuela; y si á la vuestra deidad es permitido, para librarnos de semejantes cosas nos enseñeis los dorados caminos del dia y la casa donde la claridad reina, porque allí conociendo las cosas á ninguna demos mas valor que tiene, ni á vuestros divinos vultos por ignorancia ó descuido menos alabanzas que debemos, participando por igual de todas, así las que en las puertas del alba asistis como las que la sombra del mundo ó los senos de la tierra teneis por morada.
    • 1608 Balbuena, B. Siglo Oro selvas Erífile [1821] España (CDH )
      florenio . / Canta entre las encinas mil canciones / Con voz sonora y clara, / Donde su corazon claro se lea: / Publica sus pasiones, / O labra una cuchara / De incorruptible enebro ó roja tea, / Y guárdala escondida / Para la que es el alma de su vida.
    • 1618 Anónimo Inventario bienes C. Ugena Docs archivo prov Toledo (1580-1664) España (CDH )
      En ella veinte cuchares de enebro labradas, dos reales.
    • 1627 Carvajal Robles, R. Poema Antequera [1963] España (CDH )
      Después de todos, con valor constante, / gouernando vn bastón de duro enebro, / vestido de armas negras, y el semblante / bañado con el agua del celebro, / passó más condolido que triunfante / el Príncipe famoso que celebro, / y llegando a los muertos, con voz graue / mostró de su clemencia lo suaue.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] España (CDH )
      Yo os presento, Niño mío, / y Dios, que es alto requiebro, / aquesta cuchar de enebro / para que sopas comáis; / Vos, que el mundo sustentáis, / que pondrá vinagre y yel / en ese dulce Clavel, / y recién abierta Rosa.
    • 1634 Vega Carpio, L. Tomé Burguillos [1969] 1536 España (CDH )
      / 2.º Yo os presento, Niño mío, / y Dios, que es alto requiebro, / aquesta cuchar de enebro / para que sopas comáis / Vos, que el mundo sustentáis, / que pondrá vinagre y hiel / en ese dulce Clavel / y recién abierta Rosa.
    • 1741 Herrera Jaspedós, H. "Carta Autores del Diario" [10-12-1741] Diario de los Literatos de España (Madrid) Esp (HD)
      Otro mas supersticioso que yo se huviera desanimado mucho, formando un mal agüero contra el Libro de esta natural casualidad; pero despreciandole yo generosamente, procuré remediar el daño, sahumandole con unos granos de incienso macho, y unas rajas de enebro, para que oliendo mejor, se pudiesse aplicar mas gratamente á la vista, y al olfato.
    • 1760 Anónimo "Evanista" [12-02-1760] Diario Noticioso, Curioso, Erudito y Comercial. Público y Económico (Madrid) Esp (HD)
      El Evanista que esta en la calle de las Carretas, immediato á la de Majadericos, tiene de venta un Cofre de charol de la China [...] una Mesa de juego, hecha a la moda rigurosa, embutida de nogal, y enebro, guarnecida de paño verde de Alcoy.
    • 1787 Isla, J. F. Descripción máscara [1787] 85 España (CDH )
      Los Profetas, Patriarcas / y los Martires guerreros, / á los quales los Gentiles / trataron como unos perros, / Vengan, vengan en mi ayuda / los inocentes corderos, / que degolló el fiero Herodes / con un cuchillo de acero. / Y, porque no se me olvide, / invoco aqui, luego, luego, / á la Gloriosa Cecilia, / con su organo de enebro. / Tambien San Pablo Hermitaño / con quien gran devocion tengo, / porque le vi un dia escrito / en la Cartilla del rezo.
    • 1917 Arniches, Carlos Los tiros Del Madrid castizo. Sainetes España (CDH )
      Yo, como es consiguiente, ante tanto esasbruto, * le mandé a la... Puerta del Sol, a vender palillos de enebro, que es su oficio; pero la Cipriana, conmovida por la retahíla, se echó a llorar, le dio la razón y juró que iba a sacar a las chicas del tiro.
    • 1917 Miró, G. Figuras pasión II [1917] España (CDH )
      Las que trajeran a los artesanos fenicios dirigidos por Hirám «hijo de una mujer de Dan», «sabio en toda obra de oro, de plata, de piedra y de bronce, y en todo linaje de talla de cedro, de enebro y de olivo, y en el labrado y pureza de la escarlata, del lino, del jacinto y de la púrpura»; el cual modeló las maravillas de la casa del Señor.
    • 2004 Álvarez, Y. C. "Sabina" [20-01-2004] Diario de León (León) Esp (CORPES)
      Los tejados y fachadas de sus humildes casas están fabricados con gruesas vigas de enebro y entramado de madera de sabina recubierta con encestados de ramas con barro, adobe o ladrillo, junto a sus cónicas chimeneas pinariegas que dan cobijo a la habitación más importante, la cocina.
    • 2009 Carías, M. El ángel Ho (CORPES)
      La buenadicha del zaguán o la maladicha de los desnudos helénicos de Helen. ¡Ahora es Cuando!, orquestaba con su bastón de enebro, empuñadura de plata, abuelita Maura y el zaguán al unísono respondía Vuelve Tu Rostro Señor Míranos con la S de Señor muy silibante, pero tal y como anda el mundo (de su cosecha práctica de Helen) mejor que ni nos mire, sus fieles y sus infieles mal apiñados, peor avenidos, mejor que ni nos mire.
  4. s. m. Arbusto o árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 27 metros de altura, con el tronco tortuoso, de madera rojiza y aromática, la corteza fina, fibrosa y agrietada longitudinalmente, la copa densa, las hojas escamiformes, no punzantes, dispuestas en pares opuestos o en grupos de tres y no unidas en la base, y el fruto globoso, generalmente tóxico y cubierto de una capa cerosa, con varias semillas oblongas y angulosas en los extremos. Nombre científico: Juniperus (género); Sabina (sección).
    docs. (1787-2021) 5 ejemplos:
    • 1799 Álvz Guerra, J. Trad DiccAgricultura Rozier, V p. 341 Esp (BD)
      En América, Asia у Africa hay tambien un número considerable de enebros: el que produce el incienso, el enebro ó cedro de las Bermudas , el de la China, el de Virginia &c., cuyas descripciones se pueden ver en el gran Diccionario de Miller, y en el suplemento de la Enciclopedia.
    • 1858 Bosch Juliá, M. Manual Botánica p. 156 Esp (BD)
      Sabina (Juniperus Sabina L.). El llamado vulgarmente enebro pequeño y otros se consideran como variedades de este arbolito, ramoso desde su base.
    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] 224 España (CDH )
      En Virginia (EE. UU.) el enebro alcanza hasta treinta metros de altura y se le da el nombre de cedro de Virginia.
    • 1975 Rigau, A. Arboricultura [1975] España (CDH )
      Enebros / [...] Segunda sección: / J. sabina. Mata, arbusto o árbol de follaje verde-oscuro. / J. Thurífero. De ramas enderezadas. / J. virginiana. Gran árbol de ramas pendientes [...].
    • 2021 Erice, A. S. Senderos Esp (BD)
      En la clasificación botánica del género Juniperus diferenciamos entre sabinas y enebros según el aspecto que tengan las hojas adultas de la planta en cuestión. [...] Aun así hay especies del “Club sabina” que han sido llamadas enebros en algunas regiones, así que no hay que tomarlo muy, muy al pie de la letra (es el caso de especies como el español Juniperus thurifera que en muchos lugares se llama enebro o enebra, pese a que, según el criterio descrito, entraría en el saco de las sabinas).
      Acepción en desuso
    1. s. m. Con los complementos de la Barbada o de las Barbadas, para referirse a un árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 20 metros de altura, originario de Las Bahamas, Cuba, Haití y Santa Lucía, con el tronco recto, la copa cónica, las hojas escamiformes, olorosas y de color verde, y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus barbadensis.
      docs. (1787-1883) 3 ejemplos:
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] Esp (BD)
        [Juniperus] Barbadensis. Enebro de la Barbada con hojas como las del Ciprés; y ramitas quadradas. Cast. Enebro de la Barbada.
      • 1859 Colmeiro, M. Manual jardinería, I p. 298 Esp (BD)
        J. barbadensis L. J. bermudiana Hort. non L.— Enebro de las Barbadas. Arbol americano con hojas ternadas, aproximadas, lineares puntiagudas, y flores de color rojo purpúreo. Suele llamarse Cedro de las Bermudas, aunque este es propiamente el J. Bermudiana L., que se ve raras veces.
      • 1883 García Ortega, J. Elementos Botánica Agrícola p. 364 Esp (BD)
        Las especies barbadensis (Enebro de las Barbadas) y phoenicea (Enebro de Fenicia), dan una excelente madera estimada en las artes.
    2. Acepción en desuso
    3. s. m. Con sabina en aposición, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 1 metro de altura, con el tronco tortuoso, la corteza fibrosa y de color pardo rojizo, de ramificación rastrera y densa, las hojas escamiformes, coriáceas y con una glándula resinosa en el dorso, y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus sabina.
      Sinónimo: enebriza
      docs. (1787-1853) 3 ejemplos:
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 440 Esp (BD)
        [Juniperus] Sabina. Cast. Enebro Sabina. Habita en Portugal, Italia, Siberia y Oriente; en los montes Olimpo y Ararat: en Cataluña, Aragon, en ambas Castillas y en otras partes de España. PROPIED. La yerba es algo amarga y de olor pesado: excelente emenagoga, diuretica, antelmintica y exantematica: se usa en el dolor de muelas, en la tiña, en la sarna y en la gangrena.
      • 1799 Álvz Guerra, J. Trad DiccAgricultura Rozier, VI p. 341 Esp (BD)
        ENEBRO SABINA, SABINA COMUN. Es el juniperus sabina de Linneo, y sabina folio cupressi de Tournefort. Sus hojas son muy pequeñas, derechas, agudas, de un verde hermoso, opuestas y semejantes a las del cipres.
      • 1853 Oriol Ronquillo, J. DiccMaterial Mercantil, II Esp (BD)
        Enebro Sabina, Sabina, Sabina (Juniperus Sabina, L.). Este crece en las montañas áridas del mediodía de Europa, en la Provenza, en España, y sobre todo en su Italia, en el país de los Sabinos, de donde tomado su nombre; se cultiva en algunos jardines. Es uno de los vejetales considerados, en el tiempo de ignorancia, como propios para preservar de los sortilegios, y del que los pretendidos adivinos hacian gran caso. Si debiéramos dar crédito à Bulliard, sus emanaciones serian perjudiciales, causarian cefalálgias, etc.
    4. Acepción en desuso
    5. s. m. Con los complementos de la Bermuda o de las Bermudas, para referirse a un árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 15 metros de altura, endémico de las Islas Bermudas, con el tronco recto, las hojas escamiformes de color verde azulado y dispuestas en pares opuestos, y el fruto globoso y de color violáceo. Nombre científico: Juniperus bermudiana.
      docs. (1787-1892) 3 ejemplos:
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] Esp (BD)
        [Juniperus] Bermudiana. Enebro con las hojas inferiores de tres en tres, las superiores de dos en dos, escurridas, alesnadas, extendidas y agudas. Cast. Enebro de la Bermuda. Habita en la America.
      • 1853 Oriol Ronquillo, J. DiccMaterial Mercantil, II Esp (BD)
        Enebro de la Bermuda (Juniperus bermudiana, L.). Con las hojas inferiores de tres en tres, las superiores de dos en dos, escurridas, desnudas, extendidas y agudas. Con las hojas de esta especie, que crece en las islas Bermudas, se prepara un jarabe reputado útil en las enfermedades del pulmon, segun el viajero botánico Michaux padre.
      • 1892 Colmeiro, M. Arboles arbustos origen americano p. 30 Esp (BD)
        Enebro de Virginia y el de las Bermudas. Consérvanse en el Jardín Botánico de Madrid diez enebros de la especie virginiana (Juniperus virginiana L.) que presenta algunas variedades, y entre ellas la cenicienta (cinerascens), asi denominada por el color de las hojas. El Enebro de las Bermudas (Juniperus bermudiana L.) está representado por una sola planta.
    6. s. m. Con el modificador chino o el complemento de la China, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 20 metros de altura, originario de China, Corea y Japón, con la copa generalmente piramidal, las hojas jóvenes aciculares y escamiformes las adultas, y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus chinensis.
      docs. (1787-2020) 5 ejemplos:
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 439 Esp (BD)
        [Juniperus] Chinensis. Enebro con hojas escurridas, entre apiñadas y extendidas y amontonadas, las del tallo de tres en tres y las de las ramas de quatro en quatro. Cast. Enebro de la China. Habita en la China. Lleva las hojas extendidas, verdes en ambas partes y mas amontonadas que en las restantes especies, pegadas por su base, y que apenas punzan. Es muy distinta esta especie por la densidad de sus hojas.
      • 2004 Anónimo Trad coníferas, Bloom p. 76 Esp (BD)
        Juniperus chinensis 'Aurea' M. 1 m. T. A. 4-5 m. Esta variedad cultivada del enebro de China tiene la misma forma que la especie tipo, pero en lugar de su colorido verde grisáceo, posee un color amarillo oro brillante, cuyo brillo varía según la naturaleza del follaje, juvenil o adulto, y la estación.
      • 2014 Ferro Veiga, J. M. Ruido Ruido Ruido p. 228 Esp (BD)
        Añadiendo al paisaje un curioso tono gris azulado, el enebro de las montañas rocosas y el enebro chino crean efectivas barreras de sonido debido a que superan los 30 pies (9 m) de altura y se extienden hasta alcanzar los 15 pies (5 m) de ancho.
      • 2020 Anónimo "El laberinto más grande" [15-08-2020] Clarín (Buenos Aires) Ar (HD)
        Yancheng Dafeng Dream Maze está ubicado en la ciudad de Yancheng, en el este de China. El espacio, de 35.596,74 metros cuadrados, fue inaugurado en septiembre de 2017. De acuerdo a Guinness World Records, cuenta con un camino de 9,45 kilómetros. La figura principal del laberinto, un ciervo canadiense que parece caminar por un bosque, está hecha con setos de enebro de la China (Juniperus chinensis).
      • 2020 Montes, M.ª I. "Árbol de Navidad" [06-12-2020] Diario de Cuyo (San Juan) Ar (HD)
        Algunas de las coníferas más usadas en paisajismo son: [...] Cupressaceae: Juniperus virginiana (enebro de Virginia), J. chinensis (enebro de la China) y otros representantes del género. Thujopsis dolabrata (hiba), Thuja orientalis (tuya oriental), Chamaecyparis lawsoniana (cedro de Oregón), C. obtusa (falso ciprés hinoki), Cryptomeria japonica (cedro japonés), Cedrus deodara (cedro de la India), Cupressus macrocarpa (ciprés de Monterrey).
    7. s. m. Con el modificador virginiano o el complemento de Virginia, para referirse a un árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 27 metros de altura, originario de Norteamérica, con el tronco de color pardo rojizo, las hojas jóvenes aciculares y escamiformes las adultas, y el fruto globoso y de color azul violáceo. Nombre científico: Juniperus virginiana.
      docs. (1787-2021) 10 ejemplos:
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 441 Esp (BD)
        [Juniperus] Virginiana. Enebro muy grande, con hoja de Ciprés, muy pequeña; y corteza exterior que se extiende en hojas ó telillas delgadas que se revuelven en espiras. Cast. Enebro de la Virginia. Habita en la Virginia y en la Carolina
      • 2021 Teixidó, A. "Perfumes favoritos celebrities" [07-07-2021] Glamour (Madrid) Esp (HD)
        El perfume favorito de Emma Watson - Trésor Midnight Rose de Lancôme. ESTE PERFUME HUELE A: El juego del amor. NOTAS DE SALIDA: Jazmín, peonía, grosella negra y pimienta rosa. NOTAS DE CORAZÓN: Absoluto de rosa y frambuesa. NOTAS DE BASE: Esencia de enebro de Virginia, vainilla y almizcle. ELLA LO AMA PORQUE... Es como enamorarse por las calles de París.
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 441 Esp (BD)
        [Juniperus] Virginiana. Enebro muy grande, con hoja de Ciprés, muy pequeña; y corteza exterior que se extiende en hojas ó telillas delgadas que se revuelven en espiras. Cast. Enebro de la Virginia. Habita en la Virginia y en la Carolina
      • 1853 Oriol Ronquillo, J. DiccMaterial Mercantil, II Esp (BD)
        Enebro de Virginia (Juniperus virginiana, L.). Es un árbol de un grandor considerable, lo que le hizo llamar Cedro de Virginia, y que parece tener todas las propiedades de la sabina, asemejándosele por sus hojas, de manera en los Estados-Unidos se usan en lugar de las mismas. Estas hojas frescas, cocidas con el doble de su peso de grasa, a la que se añade un poco de cera, forman una pomada epispástica empleada en dicho país. Las mismas hojas son estimulantes, emenagogas, diuréticas y diáforéticas, y se usan contra el reumatismo; la hidropesía, etc. La madera de este árbol muy rústico, que crece tambien Francia, es dura y de una larga duracion; en los Estados Unidos sirve en las construcciones civiles y navales, y en Francia se emplea para encerrar los lápices de plombagina.
      • 1858 Rdz Vega, J. Manual Carpintero I p. 66 Esp (BD)
        La sabina, que es una variedad del enebro está veteada mas caprichosamente. Tanto esta como el enebro adquieren dimensiones regulares en muy pocos paises. Algunos llaman enebro de Virginia, al que nosotros indicamos bajo el nombre de cedro rojo de Virginia.
      • 1859 Colmeiro, M. Manual jardinería, I Esp (BD)
        El J. gossaintheana Lodding no difiere esencialmente del anterior, y cultívanse igualmente otras especies, multiplicándose todas por medio de semillas tan pronto como estén maduras, y por estaquillas, á la sombra ó bajo campana, además de poderse ingertar sobre el enebro virginiano.
      • 1892 Colmeiro, M. Arboles arbustos origen americano p. 30 Esp (BD)
        Enebro de Virginia y el de las Bermudas. Consérvanse en el Jardín Botánico de Madrid diez enebros de la especie virginiana (Juniperus virginiana L.) que presenta algunas variedades, y entre ellas la cenicienta (cinerascens), asi denominada por el color de las hojas. El Enebro de las Bermudas (Juniperus bermudiana L.) está representado por una sola planta.
      • 1900 Anónimo (J. P. y A.) Plantas Monte p. 58 Pequeña enciclopedia de agricultura Esp (BD)
        Junípero de Oriente (Juniperus excelsa).— Árbol grande y piramidal, originario de las orillas del mar Caspio, donde crece, según Willdenon, en terrenos áridos y pedregosos. Se injerta sobre el enebro de Virginia, y como esta especie es naturalmente pequeña, no se consigue que se pueda formar árbol corpulento.
      • 1975 Rigau, A. Arboricultura [1975] España (CDH )
        Fig. 30.– Enebro de Virginia. 1) Ramita; 2) ramita de un año; 3) ramita con las hojas agrandadas; 4) fruto; 5) semilla.
      • 2009 Guillot Ortiz, D. / Mateo Sanz, G. / Rosselló Picornell, J. A. Flora Ornamental Valencia p. 11 Esp (BD)
        Hojas la mayoría escuamiformes, en cuatro niveles, ovado-rómbicas a lanceoladas; hojas aciculares presentes en los ejemplares viejos, de hasta 10 mm de longitud, acuminadas, con margen blanco, verde en el envés, opuestas. J. virginiana L. (enebro de Virginia) N-Amer. 1 ́5-30 m.
      • 2020 Montes, M.ª I. "Árbol de Navidad" [06-12-2020] Diario de Cuyo (San Juan) Ar (HD)
        Algunas de las coníferas más usadas en paisajismo son: [...] Cupressaceae: Juniperus virginiana (enebro de Virginia), J. chinensis (enebro de la China) y otros representantes del género. Thujopsis dolabrata (hiba), Thuja orientalis (tuya oriental), Chamaecyparis lawsoniana (cedro de Oregón), C. obtusa (falso ciprés hinoki), Cryptomeria japonica (cedro japonés), Cedrus deodara (cedro de la India), Cupressus macrocarpa (ciprés de Monterrey).
      • 2021 Teixidó, A. "Perfumes favoritos celebrities" [07-07-2021] Glamour (Madrid) Esp (HD)
        El perfume favorito de Emma Watson - Trésor Midnight Rose de Lancôme. ESTE PERFUME HUELE A: El juego del amor. NOTAS DE SALIDA: Jazmín, peonía, grosella negra y pimienta rosa. NOTAS DE CORAZÓN: Absoluto de rosa y frambuesa. NOTAS DE BASE: Esencia de enebro de Virginia, vainilla y almizcle. ELLA LO AMA PORQUE... Es como enamorarse por las calles de París.
    8. s. m. Con los modificadores fenicio o licio o los complementos de Fenicia o de Licia, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 8 metros de altura, originario del litoral mediterráneo y de las Islas Canarias, con el tronco recto, la copa ovoide y densa, las ramas de color pardo rojizo, las hojas escamiformes de color verde intenso, y el fruto globoso y de color rojo oscuro. Nombre científico: Juniperus phoenicea.
      docs. (1787-1996) 7 ejemplos:
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 442 Esp (BD)
        [Juniperus] Phoenicea. Cast. Enebro Pheniceo. Habita en la Europa austral y en Oriente. Rayo exot. 90. juzga que esta especie apenas es diversa del Enebro Lycia. Posee las hojas aovadas, convexas, obtusas y muy menudas.
      • 1996 Morales, R. / Macía, M. J. / García Villaraco, A. Flora Ibérica Nombres vulgares p. 72 Esp (BD)
        Juniperus phoenicea L.: cedro de España (48, 49, 61), enebro licio (39), gallifos (gálbula) (41) [...].
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 442 Esp (BD)
        [Juniperus] Phoenicea. Cast. Enebro Pheniceo. Habita en la Europa austral y en Oriente. Rayo exot. 90. juzga que esta especie apenas es diversa del Enebro Lycia. Posee las hojas aovadas, convexas, obtusas y muy menudas.
      • 1853 Oriol Ronquillo, J. DiccMaterial Mercantil, II Esp (BD)
        Enebro de Licia, Abircuajar, Arbusto del Incienso (Juniperus Lycia, L). Linneo habia atribuido á esta especie, con hojas de tres en tres, apiñadas por todas partes, aovodas y obtusas, que es una variedad del Enebro de Fenicia (Juniperus phoenicea, L.), y que crece en Africa y en España, el Incienso dicho de Africa. Su conjetura no ha sido confirmada, puesto que en nuestro país no da ningun indicio de esta sustancia tan suave.
      • 1883 García Ortega, J. Elementos Botánica Agrícola p. 364 Esp (BD)
        Las especies barbadensis (Enebro de las Barbadas) y phoenicea (Enebro de Fenicia), dan una excelente madera estimada en las artes.
      • 1884 Blanco Fdz, A. Arboricultura I p. 124 Esp (BD)
        ENEBRO DE FENICIA (J. Phoenicea, L.).— Las hojas son de dos clases: unas, mas raras, aciculares y pinchosas; las otras, en forma de escamas recargadas, ovales, casi obtusas, no articuladas, escurridas, y sin nerviosidades pronunciadas, tienen en el envés su correspondiente glándula resinifera; tambien en esta superficie se ve un surco. Los frutos, provistos de pedúnculo corto, son globosos, desde la magnitud de un guisante hasta la de una cereza pequeña, relucientes y encargados, despues de madurar.
      • 1993 Valderas, J. M.ª "Gimnospermas Renacimiento Belon" [01-12-1993] Collectanea Botanica (Barcelona) Esp (HD)
        El enebro de Fenicia, u «oxycedrus» , no posee flor, ni rudimento floral; tan solo un vestigio seminal escamoso. Las semillas, trigonales. Es fácil caer en la cuenta de que Belon funde rasgos de nuestro Juniperus phoenicea con los de J. communis y con la cada (J. oxycedrus). La descripción de la hoja, por ejemplo, es propia de la cada más que de J. phoenicea. En general podríamos asimilar sin forzar demasiado el «oxycedrus» de Belon con J. oxycedrus, y su «iuniperus» con J. communis.
      • 1996 Morales, R. / Macía, M. J. / García Villaraco, A. Flora Ibérica Nombres vulgares p. 72 Esp (BD)
        Juniperus phoenicea L.: cedro de España (48, 49, 61), enebro licio (39), gallifos (gálbula) (41) [...].
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 442 Esp (BD)
        [Juniperus] Phoenicea. Cast. Enebro Pheniceo. Habita en la Europa austral y en Oriente. Rayo exot. 90. juzga que esta especie apenas es diversa del Enebro Lycia. Posee las hojas aovadas, convexas, obtusas y muy menudas.
      • 1787 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, VII [1787] p. 443 Esp (BD)
        Cast. Enebro de Lycia. Habita en Francia y en la Siberia: en Africa y en la Arabia, PROPIED. La resina que destila este arbol, llamada Olibanum ó Thus en las oficinas, y vulgarmente Incienso en granitos, de color que tira á amarillo-roxo, trasparente y algo amarga, es vulneraria y astringente: se usa en el dolor pleuritico epidemico, en la optalmia y en el catarro.
      • 1853 Oriol Ronquillo, J. DiccMaterial Mercantil, II Esp (BD)
        Enebro de Licia, Abircuajar, Arbusto del Incienso (Juniperus Lycia, L). Linneo habia atribuido á esta especie, con hojas de tres en tres, apiñadas por todas partes, aovodas y obtusas, que es una variedad del Enebro de Fenicia (Juniperus phoenicea, L.), y que crece en Africa y en España, el Incienso dicho de Africa. Su conjetura no ha sido confirmada, puesto que en nuestro país no da ningun indicio de esta sustancia tan suave.
      • 1883 García Ortega, J. Elementos Botánica Agrícola p. 364 Esp (BD)
        Las especies barbadensis (Enebro de las Barbadas) y phoenicea (Enebro de Fenicia), dan una excelente madera estimada en las artes.
      • 1884 Blanco Fdz, A. Arboricultura I p. 124 Esp (BD)
        ENEBRO DE FENICIA (J. Phoenicea, L.).— Las hojas son de dos clases: unas, mas raras, aciculares y pinchosas; las otras, en forma de escamas recargadas, ovales, casi obtusas, no articuladas, escurridas, y sin nerviosidades pronunciadas, tienen en el envés su correspondiente glándula resinifera; tambien en esta superficie se ve un surco. Los frutos, provistos de pedúnculo corto, son globosos, desde la magnitud de un guisante hasta la de una cereza pequeña, relucientes y encargados, despues de madurar.
      • 1993 Valderas, J. M.ª "Gimnospermas Renacimiento Belon" [01-12-1993] Collectanea Botanica (Barcelona) Esp (HD)
        El enebro de Fenicia, u «oxycedrus» , no posee flor, ni rudimento floral; tan solo un vestigio seminal escamoso. Las semillas, trigonales. Es fácil caer en la cuenta de que Belon funde rasgos de nuestro Juniperus phoenicea con los de J. communis y con la cada (J. oxycedrus). La descripción de la hoja, por ejemplo, es propia de la cada más que de J. phoenicea. En general podríamos asimilar sin forzar demasiado el «oxycedrus» de Belon con J. oxycedrus, y su «iuniperus» con J. communis.
      • 1996 Morales, R. / Macía, M. J. / García Villaraco, A. Flora Ibérica Nombres vulgares p. 72 Esp (BD)
        Juniperus phoenicea L.: cedro de España (48, 49, 61), enebro licio (39), gallifos (gálbula) (41) [...].
    9. s. m. Árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 25 metros de altura, con el tronco de forma variable, recto o tortuoso, y generalmente ramificado a baja altura, la corteza de color ceniza claro, la copa ovalada y densa, las hojas escamiformes de forma romboidal y adheridas al tallo, y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus thurifera.
      Sinónimos: enebra; ginebra
      docs. (1799-2021) 5 ejemplos:
      • 1799 Álvz Guerra, J. Trad DiccAgricultura Rozier, V p. 341 Esp (BD)
        En América, Asia у Africa hay tambien un número considerable de enebros: el que produce el incienso, el enebro ó cedro de las Bermudas, el de la China, el de Virginia &c., cuyas descripciones se pueden ver en el gran Diccionario de Miller, y en el suplemento de la Enciclopedia.
      • 1818 Real Sociedad Económica Matritense Agricultura general Gabriel Alonso de Herrera, II p. 316 Esp (BD)
        En este presente capítulo confunde el autor en mi modo de ver á lo menos tres especies de enebro, á saber: el Juniperus communis, llamado comunmente enebro; el Juniperus alpina, que tambien llaman enebro en las montañas de Leon; el Juniperus thurifera, que llaman en unas partes enebro, en otras cedro, y en otras sabina y sabino, y acaso comprenderá tambien el Juniperus oxicedrus, que suelen llamar igualmente enebro en los paises en que se cria. Tambien conoció nuestro autor la afinidad que tiene con todos estos la sabina (Juniperus sabina), pues dice que es una tercera generacion de enebro.
      • 1998 Costa, M. / Morla, C. / Sainz, H., ed. Bosques ibéricos [1998] España (CDH )

        Los sabinares albares son bosques más o menos abiertos de Juniperus thuriferaL. que se pueden encontrar por el interior de la Península, desde León a Zaragoza o desde Soria a Murcia o Albacete. Siendo su distribución tan extensa, también lo son los nombres que recibe a lo largo de las diferentes comarcas españolas: sabina albar, enebro en muchas zonas de Castilla y León, sabina vera en Aragón, sabina blanca, ratiza, cedro e incluso tejo. Para muestra de la extrema disparidad en la denominación popular sirvan estos antiguos ejemplos: «... penetrando en Aragón desde Valencia, se ven bosques enteros de cedro hispánico o alerce, y algunos tan gruesos que tienen 4 pies de diámetro, muy sólidos y de olor semejante al de la sabina, como los que hay donde nace el Tajo...»(BOWLES, 1789). O, como refiere Sandalio de Alas, en comentario a las narraciones de ALONSO DE HERRERA(siglo xvi): «Hállanse montes enteros de gran extensión de J. thuriferaLineo, o sea el enebro que da el incienso, desde Teruel a Alpuente, donde dan al ganado su hoja y gayuba o frutillo para alimento en invierno y la conocen con el nombre de trabino o trabina...».

      • 2013 Villar Sais, L. / Sanz Elorza, M. "Toponimia sabinas enebros España" [01-01-2013] t. I Ecología Mediterránea (Aviñón) Esp (HD)
        [Nombre cientítfico] J. thurifera L. s. l. [Nombres vulgares en la Península y Baleares (Individual)] Español: Cedro de España, enebro, sabina, sabina albar, sabina albarra, sabina áspera, sabina blanca, tarabina, trabina. Castilla y León: bardera, enebro de la bardera (localidades de Sg), enebro, nebredo (general), enebro de incienso (diversas localidades y zonas de P, Bu, So, Sg y Le), neblu, nebro, nebru escenseru (diversas localidades del norte y oeste de Le), nebriu (Montaña de Luna Le), sabina (algunas localidades del sureste de So). Los ejemplares de gran tamaño o venerables se llaman enebras (general). [Nombres vulgares en la Península y Baleares (Colectivo)] Sabinar, enebral, enebrada, nebreda. [Principales usos] Industrial y artesanal. Alimentación animal. Medicinal y veterinario. Tóxica.
      • 2021 Erice, A. S. Senderos Esp (BD)
        En la clasificación botánica del género Juniperus diferenciamos entre sabinas y enebros según el aspecto que tengan las hojas adultas de la planta en cuestión. [...] Aun así hay especies del “Club sabina” que han sido llamadas enebros en algunas regiones, así que no hay que tomarlo muy, muy al pie de la letra (es el caso de especies como el español Juniperus thurifera que en muchos lugares se llama enebro o enebra, pese a que, según el criterio descrito, entraría en el saco de las sabinas).
    10. Acepción en desuso
    11. s. m. Árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 20 metros de altura, con el tronco grueso, la copa cónica y redondeada, las hojas jóvenes aciculares y escamiformes las adultas, y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus excelsa Bieberst.
      docs. (1859-1876) Ejemplo:
      • 1876 Giner, B. Trad Cuadros Naturaleza, Humboldt p. 437 Esp (BD)
        Ya en el nuevo continente, habian extrañado los compañeros de Colon esta mezcla de pineta y palmeta, como lo refiere el contemporáneo y amigo del almirante, Pedro Martyr Anghiera. Tambien yo he tenido ocasion de ver tales asociaciones. Y recuerdo que me chocaron por primera vez en el camino de Acapulco á Chilpanzingo. A la par de los Pinos y Cedros brotan en el Himalaya, como en la meseta de Méjico, Cipreses tambien (Cupressus torulosa Don.), Tejos (Taxus wallichiana Zuccar.), Podocarpos (Podocarpus nereifolia R. Brown), y Enebros (Juniperus squamata Don. y J. excelsa Bieberst). Hállase igualmente esta especie última en Schikpe, en el TIbet, en el Asia Menor, en Siria, y en las islas de Grecia.
        Acepción en desuso
      1. s. En ocasiones, con el complemento de Oriente.
        docs. (1859) Ejemplo:
        • 1859 Colmeiro, M. Manual jardinería, I p. 299 Esp (BD)
          J. excelsa Bieberst.— Cedro oriental, Enebro de Oriente. Arbol del Archipiélago y de Himalaya, con ramos abiertos, horizontalmente, hojas de color verdemar, pequeñas, aplicadas á los ramos, con una linea saliente en el dorso, y empizarradas en cuatro hileras.
    12. s. m. Con el complemento de Pfitzer, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 1 metro de altura, de ramificación rastrera y densa, las hojas escamiformes de color amarillo intenso en verano y verdoso en invierno, y el fruto globoso y de color negro azulado. Nombre científico: Juniperus chinensis Pfitzeriana Aurea.
      docs. (1964-2004) 3 ejemplos:
      • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] España (CDH )
        El enebro de Pfitzer, de crecimiento horizontal y aire despeinado, una de las coníferas enanas más interesantes, especialmente en su variedad dorada.
      • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] 279 España (CDH )
        El enebro de Pfitzer, tanto el de hoja verde como el dorado, es una estupenda conífera de crecimiento postrado, aunque con los años su desarrollo sea tal vez excesivo.
      • 2004 Anónimo Trad coníferas, Bloom p. 84 Esp (BD)
        Extendido y vigoroso, el enebro de Pfitzer es muy utilizado en el arte paisajístico. Los ejemplares de edad varían considerablemente en el porte, existiendo formas extendidas, postradas con arborescencias. Las ramas principales llevan ramos cuya extremidad recae graciosamente y que están guarnecidas de hojas verde brillante, casi todas adultas. Es muy resistente y prospera en la mayoría de los suelos y situaciones; resiste mejor a la sombra que los otros enebros.
    13. s. m. Con el complemento de Meyer, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 2,5 metros de altura, originario de zonas montañosas de Afganistán, China y Taiwán, de ramificación rastrera, las hojas escamiformes de color azul o verde grisáceo, y el fruto globoso y de color negro violáceo. Nombre científico: Juniperus squamata Meyeri.
      docs. (1964) Ejemplo:
      • 1964 Ródenas, M. ABC plantas [1968] España (CDH )
        El junípero o enebro de Meyer, con su crecimiento desigual y su vegetación plateada; o los de desarrollo horizontal, como el estupendo junípero de Pfitzer o la sabina.
    14. s. m. Con los complementos de las montañas Rocosas o de las Rocosas, para referirse a un arbusto de la familia de las cupresáceas de hasta 6 metros de altura, originario del oeste de Norteamérica, con el tronco delgado, las ramas finas, las hojas jóvenes aciculares y escamiformes las adultas, dispuestas en pares opuestos, y el fruto globoso y de color azul oscuro. Nombre científico: Juniperus scopulorum.
      docs. (2009-2014) 2 ejemplos:
      • 2009 Guillot Ortiz, D. / Mateo Sanz, G. / Rosselló Picornell, J. A. Flora Ornamental Valencia p. 11 Esp (BD)
        Juniperus [...] Formas estrechamente columnares, de hasta 40 cm de anchura. Juniperus scopulorum Sarg. (Enebro de las Rocosas). N-Amer. 1-4 m.
      • 2014 Ferro Veiga, J. M. Ruido Ruido Ruido p. 228 Esp (BD)
        Añadiendo al paisaje un curioso tono gris azulado, el enebro de las montañas rocosas y el enebro chino crean efectivas barreras de sonido debido a que superan los 30 pies (9 m) de altura y se extienden hasta alcanzar los 15 pies (5 m) de ancho.
  5. Acepción en desuso
  6. s. m. Árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 25 metros de altura, originario del sur de África, con el tronco recto, la corteza fina, fibrosa, agrietada longitudinalmente y de color grisáceo, la copa piramidal y densa, las hojas jóvenes aciculares de color verde vivo y escamiformes de color verde oscuro las adultas, y el fruto globoso y de color marrón oscuro, con una banda de color rojizo. Con el complemento del Cabo. Nombre científico: Widdringtonia nodiflora.
    docs. (1859) Ejemplo:
    • 1859 Colmeiro, M. Manual jardinería, I p. 299 Esp (BD)
      J. capensis Lam.— Enebro del Cabo. Arbol del Cabo de Buena Esperanza con ramos cortos, aproximados, hojas de los extremos ternadas, lineares, puntiagudas, las demás empizarradas. Multiplícase por medio de estaquillas, y se ingerta sobre el enebro ó cedro de Virginia.
  7. s. m. Extracto de enebro.
    Sinónimo: enebrina
    docs. (1995) Ejemplo:
    • 1995 Cidón Madrigal, J. L. Stop celulitis [1995] 102 España (CDH )
      Después de llenar la bañera se vierten entre cinco y diez gotas de una mezcla de esencias que contenga limón, ciprés, romero, enebro y geranio, que hay que agitar para que se disuelva en el agua.
  8. s. m. Árbol de la familia de las cupresáceas de hasta 15 metros de altura, originario de Japón, con el tronco recto, la corteza fina, fibrosa, agrietada longitudinalmente y de color gris o marrón rojizo, la copa cónica, las hojas escamiformes de color verde intenso en el haz y con bandas blanquecinas en el envés, y el fruto globoso y de color marrón rojizo. Con el modificador japonés. Nombre científico: Thujopsis dolabrata.
    docs. (2001) Ejemplo:
    • 2001 Lastra Fdz, J. J. "Aprovechamientos" p. 90 Bosques naturales Asturias Esp (BD)
      Otras especies de coníferas que son muy plantadas en Asturias como seto, son: el árbol de la vida (Thuja occidentalis L. y Thuja plicata Donn ex D. Don ), la biota (Platycladus orientalis (L.) Franco ) , el enebro japonés (Thujopsis dolabrata (L. f.) Sieb. et Zucc.) y sobre todo el ciprés de Lawson (Chamaecyparis Iawsoniana (A. Murr.) Parl.), a este último, por se de rápido crecimiento, se le suele cultiva como especie maderera de montaña.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE