8.ª Entrega (marzo de 2020)
Versión del 31 de marzo de 2020
Familia Ver familia de palabras
escaupil s. (1543-)
escaupil, escapuil, escaulpil, escaupal, escopil, escupil, escuypil
Etim. Voz tomada del nahua ichcahuipillli 'escaupil', y esta, a su vez, de ichcatl 'algodón' y huipilli 'camisa' (véase C. Macazaga Ordoño, Los nahuatlismos de la Academia: textos y enmiendas, México D. F., Innovación, 1987 y E. Hernández, "La acomodación fonética de los nahuatlismos al español", Nueva Revista de Filología Hispánica, 46, 1, 1998, pp. 1-22).

Se documenta por primera vez, con la acepción 'prenda acolchada de algodón, propia de los pueblos prehispánicos de América, empleada para proteger el torso de los soldados de las flechas', en 1543, en un documento de Panamá. A partir de este momento, se registra en crónicas de Indias donde se da cuenta de la eficacia de esta prenda, propia de los soldados precolombinos, para evitar el daño de las flechas. En los testimonios suele incluirse una explicación sobre el significado del vocablo y sobre su etimología. La voz comienza su declive en el siglo XVIII, momento a partir del cual empieza a aparecer en repertorios lexicográficos o en escritos o estudios que narran la conquista de América. En los repertorios lexicográficos se registra por primera vez en A new Spanish and English Dictionary (1706) de J. Stevens. Cabe destacar que Santamaría recoge, en la edición de 1959 de su Diccionario de mejicanismos, diferentes testimonios  de cronistas de Indias en los que el término parece presentar su forma nahua. 

Esta voz presenta una acepción lexicográfica, circunscrita a Costa Rica: como 'morral de cazador' se consigna primera vez en el Vocabulario de mexicanismos (a1894) de García Icazbalceta y se recoge en distintos repertorios hasta la cuarta edición del Diccionario manual e ilustrado (1989) de la RAE. 

  1. ac. etim.
    s. m. Prenda acolchada de algodón, propia de los pueblos prehispánicos de América, empleada para proteger el torso de los soldados de las flechas.
    docs. (1543-2017) 64 ejemplos:
    • 1543 Anónimo Documento Panamá Pa (Boyd-Bowman)
      traían cotas y coraças e escaupales e ballestas e arcabuzes e lanças y espadas
    • 2017 Anónimo "El arma más cruel de los conquistadores españoles" [23-04-2017] Debate (Culiacán) Mx (HD)
      En las distintas expediciones españolas, se adapto rápidamente a los canes protegidos con escaupiles y carlancas con púas al cuello, que se adentraban en América continental o a través del Caribe. Cada cuadrilla o tropa conquistadoras contaron con perros dispuestos a matar en Puerto Rico al lado de Juan Ponce de León, también en Florida acompañando a Hernando de Soto y las campañas de conquista en Colombia, Venezuela, Tucumán y Chile, en la tropa de Hernán Cortés en México, en Nicaragua, bajo el mando de Pedro Arias Dávila con fines puramente lúdicos, mientras.
    • 1543 Anónimo Documento Panamá Pa (Boyd-Bowman)
      traían cotas y coraças e escaupales e ballestas e arcabuzes e lanças y espadas
    • 1580-1590 Sarmiento Gamboa, P. Viajes Magallanes [1988] Es (CDH )
      Llevaba cada navío dos piezas de artillería medianas y cuarenta arcabuces entre ambos navíos, y pólvora, plomo, mecha, picas, morriones de cuero, algodón y mantas para escaupiles, que son unos petos estofados que se hacen para armaduras del cuerpo, todo esto de la casa de munición de Vuestra Majestad.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] 169 Ch (CDH )
      Porque aunque las tierras fuertes son más aptas para ser defendidas que ganadas, no fueran jamás parte para defendernos la conquista de su tierra, considerado que sus comunes originales armas con que solo podían ofender, eran de muy poco efecto; porque teniendo las lanzas, como dije, las puntas tostadas por carecer de hierros, aunque algunos las traían de cobre, las resistía, así como a las flechas, cualquiera coleto de ante o escapuil (que es un capote colchado de algodón) y así reconociendo su flaqueza las han ido como astutos mejorando de manera, que en lugar de las puntas tostadas, ya no traen en general sino limpios, resplandecientes y acerados hierros, y estiman en tanto grado estas lanzas y picas, que no privan ya, lo que solían entre ellos, las flechas, como arma de poca ofensa por ser muy raros los que matan con ellas, aunque dando en el rostro en las peleas, hieren, turban y desatinan.
    • 1627 Simón, P. Noticias historiales Indias I [1992] II, 172 Ve (CDH )
      Y levantándose de la hamaca para tomar su espada y rodela que tenía allí cerca, entraron de tropel los demás y le hirieron todos juntos, de suerte que cayó luego muerto, sin poder hablar más palabra que decir: ¡Confesión! ¡Confesión! ¡Miserere mei Deus! Hecho esto y saliendo todos fuera del bohío, alzó la voz uno de ellos y dijo: ¡Libertad! ¡Libertad! ¡Viva el Rey! ¡Muerto es el tirano! Oyó estas voces el teniente don Juan de Vargas, que no tenía lejos su casa, y sin entender con distinción lo que fuese, lo más presto que pudo se echó su escaupil o sayo de armas, y con su espada, rodela y vara en la mano guió hacia la casa del gobernador, donde había oído las voces.
    • 1684 Solís, A. HConquista México [1684] p. 53 Es (BD)
      Ibase acercando la noche, que en tierra no conocida, trae sobre los Soldados segunda obscuridad; y assi determinó hazer alto, para esperar el dia: y dando al mayor acierto de la faccion, aquel tiempo, que la dilatava, dispuso, que se truxesse la Artilleria de los Baxeles mayores, y que se armasse toda la gente con aquellos Escaupiles, ó Capotes de algodon, que resistian á las flechas: y dió las demás ordenes, que tuvo por necessarias, sin encarecer el riesgo, ni desestimarle.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Es (CDH )
      Y hizieron armas para todos, lanças, arcos y flechas, rodelas, escaupiles o cotas, todo a costa de sus pueblos.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Ve (CDH )
      pero como los indios eran muchos y repetían sin cessar el continuo disparo de sus flechas, no pudieron mantener por largo tiempo el combate, porque cubiertos de saetas los escudos y escaulpiles, sin que tuviessen parte desembarazada que pudiesse servir de blanco a nuevos tiros, les fue preciso retirarse al abrigo de vn peñón que estaba en el camino, para a su sombra assegurar siquiera las espaldas, donde, aunque los indios bolvieron a embestirles, pudieron con algún desahogo defenderse, peleando con valor, hasta que dio treguas la noche; [...].
    • 1780 Clavijero, F. J. HAntigua México [1991] Mx (CDH )
      El nombre de ichcahuepilli, que daban los mexicanos a esta especie de corazas, mudaron los españoles en escaupil.
    • a1790 Alvear, D. Rel provincia Misiones [2003] Es (CDH )
      No pudieron los indios concluir un cerco o palizada que construían para su defensa, y el día de San Francisco Xavier, 3 de diciembre de 1637, se dejaron venir sobre la población, a bandera desplegada, caja tañida y orden militar, 140 paulistas, con 1.500 Tupís, todos bien provistos de armas de fuego y blancas, y vestidos de ciertos trajes colchados de algodón, a manera de dalmáticas, que llaman escaupiles, y sirven de escudo contra las flechas.
    • 1798 Escóiquiz Morata, J. México conquistada. Poema heroico p. 97 Es (BD)
      Pasa el broquel de triplicado cuero / Y un escaupil, y sale ensangrentada / Por la espalda del mísero guerrero. / El otro al ver su suerte desgraciada / Queda parado: por la espalda el fiero / Ordaz le da tal golpe con la espada, / Que en el suelo le tiende, y ya rendido / Le preguntan quien es, y á que ha venido.
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      ESCAUPIL, s. m. Sayo de armas que usaban los antiguos megicanos.
    • 1850 Escosura Morrogh, P. Conjuración México, I p. 22 Es (BD)
      D. Fernando se dirigia ya á lo interior de la casa cuando le atajó los pasos Millan saliéndole al encuentro con una especie de jaqueta ó casaca de algodon acolchado; llamábanla los indios Ichachuepilli, y los primeros conquistadores Escaupil, y por burla, albardilla, sin embargo de que les fue utilísima como arma defensiva contra las de filo y punta, asi como contra las flechas.
    • 1892 Anónimo Memorial artillería p. 227 Es (BD)
      Objetos de los conquistadores y sucesivos pobladores. 3136 Escudo de presidiales de frontera en Méjico en 1757. Es de cuero y tiene pintadas las armas de España y el rótulo Sirvo á D. Santiago Abreu y Nao. 3137 Escaupil o gabán de guerra que usaban los soldados presidiales en 1757 para defenderse de las flechas de los indios, al modo de los escaupiles que adoptó Hernán Cortés con el mismo intento.
    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (NTLLE)
      Escaupil. (De las voces mejicanas, ichcatl, algodón, y uipilli, camisa). m. Sayo de armas, acolchado con algodón, que usaban los antiguos mejicanos para defenderse de las flechas.
    • 1917 Medina, J. T. Voces chilenas reinos animal y vegetal p. 10 Ch (BD)
      Después de esto, se impone el tratar de los que en ese orden de nuestro país han escrito, y pues se ha nombrado a Hurtado de Mendoza, luego ocurre a los puntos de la pluma el nombre de don Alonso de Ercilla, que estuvo en Chile cerca de tres años y que aquí escribió gran parte de su Araucana, según de todos es sabido, en la cual es de creer que se hallaran algunas noticias de los objetos naturales de esta tierra. ¡Desilusión profunda! [...] Esa obra, salvo unas cuantas voces americanas, como son, apó, bejuco, cacique, canoa, chaquira, escaupil, inca, llauto, mangle, palla, vicuña, en todo lo demás bien manifiesta que , en ese orden, bien pudo ser escrita por alguien que no hubiese salido de Madrid.
    • 1942 Santamaría, F. J. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      ESCAUPIL. [...] m. Jubón o chaqueta de algodón basteado que usaban a manera de armadura defensiva los antiguos mejicanos. Usáronla también en Colombia, y aun los españoles.
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 203 Cu (CDH )
      «Luego —arguye Montsalvatje—, hay un macizo central que desconocemos, un laboratorio de alquimia telúrica, en el inmenso escalonamiento de montañas de formas extrañas, todas empavesadas de cascadas, que cubren esta zona —la menos explorada del planeta—, en cuyos umbrales nos hallamos. Hay lo que Walter Raleigh llamara "la veta madre", madre de las vetas, paridora de la inacabable grava de material precioso arrojada a centenares de ríos.» El nombre de aquel a quien los españoles llamaban Serguaterale lleva al Herborizador, de inmediato, a invocar los testimonios de prodigiosos aventureros que surgen de las sombras, llamados por sus nombres, para calentar sus cotas y escaupiles a las llamas de nuestro fuego.
    • 1993 Bonfil Batalla, G. Simbiosis culturas [1993] Mx (CDH )
      Resultó innecesario también, y estorboso, el caparazón de hierro que protegía al caballo del conquistador y que fue sustituido por barda y cubierta de cuero e incluso de algodón: el escaupil.
    • 2004 Rosset, E. La conquista del Amazonas p. 48 Es (BD)
      Los españoles marchaban con dificultad. El sendero era una ciénaga en la que los caballos se hundían hasta las corvas. Les resultaba sucio y fatigoso, llevando, como llevaban, arcabuces unos, ballestas y aljabas otros, espada y daga, todos. Portaban yelmo y, aunque en su equipaje tenían una coraza de acero, una gola y otras piezas metálicas para los combates duros, preferían viajar con escaupil, un sayo acolchado con algodón para preservarse de las armas de los indios; usaban el mismo material para protegerse las piernas y se cubrían los pies con calzados fabricados con cuero engrasado de llama peruana, cuya desventaja era que, si no se curtía bien, hirviéndolo en lardo o aceite, para suavizarlo, se endurecía cuando se mojaba; se usaba el mismo cuero para las riendas y las cinchas; mientras que los nervios del mismo animal eran buenos para fijar el arco de la ballesta en su caja de madera.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escaupil [...] m. Sayo de armas acolchado con algodón, que usaban los antiguos mexicanos y que los conquistadores adoptaron para defenderse de las flechas.
    • 2017 Anónimo "El arma más cruel de los conquistadores españoles" [23-04-2017] Debate (Culiacán) Mx (HD)
      En las distintas expediciones españolas, se adapto rápidamente a los canes protegidos con escaupiles y carlancas con púas al cuello, que se adentraban en América continental o a través del Caribe. Cada cuadrilla o tropa conquistadoras contaron con perros dispuestos a matar en Puerto Rico al lado de Juan Ponce de León, también en Florida acompañando a Hernando de Soto y las campañas de conquista en Colombia, Venezuela, Tucumán y Chile, en la tropa de Hernán Cortés en México, en Nicaragua, bajo el mando de Pedro Arias Dávila con fines puramente lúdicos, mientras.
    • 1543 Anónimo Documento Panamá Pa (Boyd-Bowman)
      traían cotas y coraças e escaupales e ballestas e arcabuzes e lanças y espadas
    • 1560 Cervantes Salazar, F. Crón Nueva España [1971] Es (CDH )
      Haciéndose el alarde, vieron que no eran más de docientos y cincuenta hombres y que no parescía el exército grande de indios taxcaltecas, que los de Narváez creyeron estar en guarda y defensa de los cortesianos, y los vieron con solas sesenta picas, sin coseletes, sin caballos, con muy pocas cotas, pocas lanzas, pocas ballestas, las espadas maltractadas, solamente armados de unos escaupiles a manera de sayos.
    • 1560 Cervantes Salazar, F. Crón Nueva España [1971] I, 259 Es (CDH )
      Vio bien, como los prisioneros le habían dicho, la señal del General, y esto fue, como habían prometido el día antes, cuando amanescía; era gente muy lucida y bien armada a su uso y costumbre, aunque por venir pintados con bixa y xaguas, parescían demonios; traían grandes penachos que campeaban a maravilla; traían hondas, varas con aminto que pasaban una puerta, era el arma que más temían los nuestros; lanzas, espadas de pedernal, arcos y flechas sin hierba, que no poco aprovechó; traían asimismo porras, macanas, caxcos, brazaletes y grebas de madera, doradas o cubiertas de pluma y cuero; las corazas eran de algodón, tan gruesas como el dedo: llámanse escaupiles; las rodelas y broqueles, muy galanos y para ellos bien fuertes, ca eran de palo y cuero y con latón y pluma; otras texidas de caña con algodón, y son las mejores, porque no hienden; destas se aprovecharon después los nuestros, porque las suyas perescieron presto por los muchos y grandes golpes que en ellas rescebían de los enemigos.
    • 1560 Cervantes Salazar, F. Crón Nueva España [1971] Es (CDH )
      Aquí todos pararon un poco a vestirse los escaupiles, por entrar más descansados, e a la pasada de un riachuelo, como Ojeda dice, dexaron en goarda de un español tres o cuatro caballos que llevaban.
    • 1560 Cervantes Salazar, F. Crón Nueva España [1971] Es (CDH )
      Ya que todos estuvieron armados de los escaupiles y otras armas que de nuevo tomaron, como leones hambrientos, deseosos de la presa, viendo lo mucho que importaba el vencer, en buen paso y concierto, sin bullicio alguno para que no fuesen sentidos, se fueron acercando a las casas del pueblo, donde Joan Velázquez de León, viendo una lumbre alta, dixo a Cortés:
    • 1560 Cervantes Salazar, F. Crón Nueva España [1971] Es (CDH )
      hizo muchas picas y muchos escaupiles, mandó adereszar las escopetas y ballestas; mandaba hacer, así a los suyos como a los tlaxcaltecas, que cada día se exercitasen en las armas que cada uno había de usar.
    • 1560 Cervantes Salazar, F. Crón Nueva España [1971] Es (CDH )
      No es digno de pasar en silencio, pues de semejantes cosas se adornan y ennoblescen las historias, el hecho de una mujer española y de nobre linaje, llamada Beatriz Bermúdez de Velasco, mujer de Francisco de Olmos, conquistador, ca estando los mexicanos, por los españoles, que por mar y tierra les daban recio combate, como desesperados y que les parescía que para vencer o morir de presto no les quedaba otro remedio sino como perros rabiosos meterse de tropel con los españoles, hiriendo y matando cuantos pudiesen, lo cual hicieron de común consentimiento, y así revolvieron con tanta furia sobre dos o tres capitanías, que les hicieron afrentosamente volver las espaldas, e ya que, más que retrayéndose, volvían hacía su real, Beatriz Bermúdez, que estonces acababa de llegar de otro real, viendo así españoles como indios amigos todos revueltos, que venían huyendo, saliendo a ellos en medio de la calzada con una rodela de indios e una espada española e con una celada en la cabeza, armada el cuerpo con un escaupil, les dixo: "¡Vergüenza, vergüenza, españoles, empacho, empacho! ¿Qué es esto que vengáis huyendo de una gente tan vil, a quien tantas veces habéis vencido? Volved, volved a ayudar y socorrer a vuestros compañeros que quedan peleando, haciendo lo que deben; y si no, por Dios os prometo que no dexar pasar a hombre de vosotros que no le mate; que los que de tan ruin gente vienen huyendo, merescen que mueran a manos de una flaca mujer como yo." Avergonzáronse tanto con estas tan avergonzantes palabras los nuestros, que volviendo sobre sí como quien despierta de un sueño, dieron la vuelta sobre los enemigos ya victoriosos, que en breve se trabó una brava batalla; los mexicanos, por no volver artás, y los españoles por ir adelante e volver por su honra, que de tanto por tanto fue la más sangrienta y reñida de jamás hasta estonces se había visto.
    • 1574 Anónimo Documento Cartago Colección de documentos para la historia de Costa Rica CR (DH Costa Rica)
      entregó a Martín de Bujedo una camisa vieja traída, e dos almaradas y un cuchillo y un escaupil.
    • 1578 Ercilla, A. Araucana II [1993] 613 Es (CDH )
      / Por el lado derecho encaminado / hizo el agudo hierro gran herida, / pasando el escaupil doble estofado / y una cota de malla muy tejida.
    • 1581 Ribadeneyra, J. Carta 365 Docs Argentina Ar (CDH )
      La ley de dios. se pueda predicar y açiendolo honbres de expiriençia no se burlan. con Ellos los yndios. y açen las cosas con gran façilidad y para que se aga en todas Estas partes. buenas. puede mucho tener la governaçion de Tucuman por veçina. pa de Ella proveerse de muchas cosas muy neçesarias. como son. vizcocho. arina. tozinos. zeçinas. bacas. cabras. carneros cavallos. armas de caballos Escaupiles. Sayales. vayetas. paños. Lienzos. de algodon. y de lino cordovanes.
    • 1581 Anónimo Documento Río de la Plata (Boyd-Bowman)
      escaupiles, sayales, vayetas, paños
    • 1589 Castellanos, J. Elegías varones [1847] 484 Co (CDH )
      / Mandan fortalecer los escaupiles, / Celadas y cualquiera cobertura; / Hiciéronse cuarenta y seis astiles / De veinte y cuatro palmos de largura, / Con hierros tan tajantes y sutiles, / Que pudieran romper cosa mas dura / Que desarmados y desnudos pechos, / Segun el temple con que fueron hechos.
    • 1589 Castellanos, J. Elegías varones [1847] 202 Co (CDH )
      / Apréstase la lanza y el espada, / El escopil, celada y la rodela, / Esperando la hora señalada, / Que por ninguno dellos se recela; / Y ordenaron salir con el armada / A la costa del Cabo de la Vela, / Con determinación y con intento / De proseguir aquel descubrimiento.
    • 1589 Castellanos, J. Elegías varones [1847] 227 Co (CDH )
      / No sabiendo la gente qué se haga / Para poder salir del angostura, / Húbose de apear el Arteaga, / Y fué subiendo por aquel altura, / Vestido de escopil, espada y daga, / Cubierto con el monte y espesura, / Hasta tomar el alto de la frente / Que tenia gran parte desta gente.
    • 1589 Anónimo Documento Río de la Plata (Boyd-Bowman)
      con espuelas y lanza y un arcabuz (...) y un escupil o cueza y una celada
    • 1589 Anónimo Documento Guadalajara Mx (Boyd-Bowman)
      un escuypil entero y 3 pedaços de hizadas de ñudillo y unas escarçelas viejas de malla
    • 1580-1590 Sarmiento Gamboa, P. Viajes Magallanes [1988] Es (CDH )
      Llevaba cada navío dos piezas de artillería medianas y cuarenta arcabuces entre ambos navíos, y pólvora, plomo, mecha, picas, morriones de cuero, algodón y mantas para escaupiles, que son unos petos estofados que se hacen para armaduras del cuerpo, todo esto de la casa de munición de Vuestra Majestad.
    • 1596 Oña, P. Arauco [1917] 382 Ch (CDH )
      / La furibunda y bélica Belona, / En carro ardiente, rápido y ligero, / Y de lucientes láminas de acero / Armada su fortísima persona, / Con la sangrienta lanza no perdona / La malla, el escaupil ni doble cuero; * / Airada va la Némesis con ella, / Que contra el más soberbio se descuella.
    • 1601 Herrera Tordesillas, A. HHechos castellanos [1934-1935] III, 424 Es (CDH )
      Mandáronse apercibir diez y siete navíos para el pasaje y que se enviase a Málaga por artillería, pólvora y recado para labrarla y se proveyesen aljubas de lienzo, estofadas de algodón (que ahora llaman escaupiles), espingardas, ballestas, espadas, lanzas, picas, rodeles de Nápoles, que se tenían por las mejores; tablachinas de Canarias para las flechas de los caribes, plomo, cuerda, hierro para dardo; azadas, picos y almadanas, marineros y gente de servicio para los navíos y la vitualla, así para el viaje como para llevar de respeto al Darién, en que entretener la gente.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 561 Ch (CDH )
      Contra estas armas Chiriguanas usan los nuestros cotas y encima escaupiles sueltos en vanda, porque en el algodon se entrape la flecha.
    • 1608 Anónimo Descrip villa Santiago de la Frontera de Tomina Descrip lugares Indias Bo (CDH )
      En el asiento del Villar hay diez y nueve arcabuces, doce espadas, nueve dagas, cinco cotas, un morrion, un escaupil, dos celadas, dos jubones fuertes, una rodela, tres alabardas, seis lanzas y tres adargas.
    • 1608 Anónimo Descrip villa Santiago de la Frontera de Tomina Descrip lugares Indias Bo (CDH )
      En la villa de San Juan de Rodas hay diez y nueve caballos, veinte y siete arcabuces, quince espadas, seis dagas, quince cotas, dos cueras fuertes, un escaupil.
    • a1613 Murúa, M. HGral Perú [1961] Pe (CDH )
      OTRO día, que fué martes, salieron treze soldados sobresalientes delos que ordinario yban tomando los altos desde la puente de Chuqui Chaca, y con ellos fué don Francisco Chilche, curaca de Yucay, General delos cañaris, y llegaron a Macho Pucara, donde Manco Inga desbarató a Gonçalo Pizarro, Villacastín y al capitán Orgoño y otros, y siguiendo a estos sobresalientes el campo se hizo allí alto, y los enemigos en número vinieron a dar vn arma al campo y fué con tanta bocería y alaridos que causó al principio alguna turbación, y a don Hierónimo de Figueroa, sobrino del virrey don Francisco de Toledo, le quemó vn criado suyo vn escaupil que llebaba vestido, que si no se echara en vn arroyo que por allí çerca corría, sin duda se abrasara sin podello remediar.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] 169 Ch (CDH )
      Porque aunque las tierras fuertes son más aptas para ser defendidas que ganadas, no fueran jamás parte para defendernos la conquista de su tierra, considerado que sus comunes originales armas con que solo podían ofender, eran de muy poco efecto; porque teniendo las lanzas, como dije, las puntas tostadas por carecer de hierros, aunque algunos las traían de cobre, las resistía, así como a las flechas, cualquiera coleto de ante o escapuil (que es un capote colchado de algodón) y así reconociendo su flaqueza las han ido como astutos mejorando de manera, que en lugar de las puntas tostadas, ya no traen en general sino limpios, resplandecientes y acerados hierros, y estiman en tanto grado estas lanzas y picas, que no privan ya, lo que solían entre ellos, las flechas, como arma de poca ofensa por ser muy raros los que matan con ellas, aunque dando en el rostro en las peleas, hieren, turban y desatinan.
    • 1627 Simón, P. Noticias historiales Indias I [1992] II, 172 Ve (CDH )
      Y levantándose de la hamaca para tomar su espada y rodela que tenía allí cerca, entraron de tropel los demás y le hirieron todos juntos, de suerte que cayó luego muerto, sin poder hablar más palabra que decir: ¡Confesión! ¡Confesión! ¡Miserere mei Deus! Hecho esto y saliendo todos fuera del bohío, alzó la voz uno de ellos y dijo: ¡Libertad! ¡Libertad! ¡Viva el Rey! ¡Muerto es el tirano! Oyó estas voces el teniente don Juan de Vargas, que no tenía lejos su casa, y sin entender con distinción lo que fuese, lo más presto que pudo se echó su escaupil o sayo de armas, y con su espada, rodela y vara en la mano guió hacia la casa del gobernador, donde había oído las voces.
    • 1627 Simón, P. Noticias historiales Indias I [1992] Ve (CDH )
      Los cuales, viendo que ya los de a caballo les iban a los alcances, volviendo contra ellos a hacerles rostro, despidieron con tanta destreza sus lanzas, que pasándoles a ambos a dos capitanes los escaupiles a una y en un mismo lugar entre las costillas debajo el brazo derecho, les dieron unas muy malas heridas.
    • 1627 Simón, P. Noticias historiales Indias I [1992] Ve (CDH )
      Y aun reforzaron sus armas y hicieron otros sayos o escaupiles de nuevo, por haber entendido se estaban todavía avispados los indios de la nueva población, y con los mismos bríos y aun mayores por la victoria que presumían haber tenido, en haber hecho despoblar la ciudad de Trujillo y que saliesen los españoles de su tierra, teniendo intentos de no dejarles volver a reedificar en ella.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Es (CDH )
      Para passar a los demas lugares desta gouernacion y Obispado, es forçoso passar por entre estos barbaros, yendo escoltas de soldados armados con sayos de algodon hasta la rodilla, que llaman escaupiles, por las flechas de yerua que tiran; son 24. leguas de atrauesia hasta el pueblo de Caroa de la jurisdicion de Barquisimeto, que dista de Valencia treinta y nueue leguas.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] 170 Es (CDH )
      514. En las sierras de los Zapotecas de este Obispado nace el Rio de Aluarado, que sale muy caudaloso al mar del norte entre San Joan de Vlúa, que diuide los terminos de este Obispado, y el de Guasacoalco. entre muchas lenguas maternas que tienen estos indios auia, y, ay treze lenguas diferentes vnas de otras, aunque la Mexicana es general en todas ellas, por la introducion que hizieron [de ella] los Reyes Mexicanos para su buen gouierno, despues que las sujetaron deuajo de su imperio, Vestian los Mistecos mantas de algodon, [y todo el trage] como los Mexicanos, y traian sandalias, y quando iban a la Guerra se vestian escaupiles de algodon muy gruesos, y colchados, que son mas fuertes que cotas, o coletos deante, iban muy empenachados de plumages. traian sarsillos, y caracurias de oro, y peleaban con gran grita, como hazen todas las naciones de aquellas partes, eran de todo muy abundantes, en el pueblo de Cuahuitlan de este prouincia se cria gran suma de la purga Mechoacan; y en esta misma prouincia en el pueblo de Totomachiapa ay vna Cueua de notable grandeza, que tiene la voca a la parte del sur, ay muchas minas de oro, y plata, plomo, alcaparrosa y vna rais del tamaño de vna seuolla que sirue de xabon a los indios, haze mucha espuma quando laban con ella, y haze la ropa muy blanca.
    • 1648 Carvajal, J. Rel río Apure [1985] Ve (CDH )
      solicitó cantidad crecida de municiones, pólvora, balas, cuerda, sayos de algodón, escaupiles, alpargates, plomo en pella y algodón torcido y en copos en cantidad muy grande, veinte y tres cargas de vizcocho, cazabe, cecinas, carne salada, siendo las petacas del vizcocho quintaleñas, cantidad de petacas de cazabe, sal tanta que se volvió sobrada mucha, aunque se le repartía a los indios que nos salían de paz en adorotes de cuatro y cinco almudes cada uno, abundancia de quesos, mochilas de harina de trigo y de maíz, regalos de dulces varios, cacao molido en masa mucho y mochilas de él en grano, con cantidad de azúcar, dos petacas de machetes grandes de Fregenal, cuchillos carniceros, cuchillería ordinaria, botijas de vinagre de Castilla, botijuelas de aceite, vino, rolletes de cera [...].
    • 1648 Carvajal, J. Rel río Apure [1985] Ve (CDH )
      a unos escopetas y mosquetes, a otros lanzas, espadas y rodelas, y finalmente a todos las municiones de balas, cuerda, pólvora, postas y su sayo de armas o escaupil a cada uno, como también sus garnieles o bolsas de cordobán, nuevas y bordadas con primorosos romanos de seda, para que cada soldado guarde sus balas y conservase las cargas de pólvora; diligencias y prevenciones todas que debe prevenir un buen capitán y advertido, como lo insinúa don Bernardo de Vargas y Machuca en su Milicia indiana.
    • 1648 Carvajal, J. Rel río Apure [1985] Ve (CDH )
      Prevenidas canoas y bogas, embarcada la petaquería de matalotajes, dispuestas las armas, repartidas municiones y cuerda, con crecido número de balas a cada soldado y bolsas para la guarda de ellas, con los pares de alpargates que cada uno quiso, y reconociendo sus sayos de armas y escaupiles, prestas sus lanzas, a punto las espadas y rodelas, todo lo cual dispuesto y muy a punto, previne a todos se preparasen para confesarse los que tuvieran devoción de hacerlo antes de embarcarse, porque mediante el divino favor habíamos de dar principio a nuestra jornada Apure abajo el siguiente día que era el de Carnestolendas, martes, día en el cual rezábamos de nuestro padre Santo Domingo, y 5 de marzo de 1847, con que, dando fin a la jornada presente, me dispondré yo para la que hemos de hacer, como mi pluma a la que se sigue.
    • 1662 Anónimo Documento Talamanca Colección de documentos para la historia de Costa Rica CR (DH Costa Rica)
      la pólvora blanca, balas y arcabuses, venga con particular cuidado todos cuantos hubiere: escaupiles, lanzas, rodelas y espadas de corte.
    • 1684 Solís, A. HConquista México [1684] p. 53 Es (BD)
      Ibase acercando la noche, que en tierra no conocida, trae sobre los Soldados segunda obscuridad; y assi determinó hazer alto, para esperar el dia: y dando al mayor acierto de la faccion, aquel tiempo, que la dilatava, dispuso, que se truxesse la Artilleria de los Baxeles mayores, y que se armasse toda la gente con aquellos Escaupiles, ó Capotes de algodon, que resistian á las flechas: y dió las demás ordenes, que tuvo por necessarias, sin encarecer el riesgo, ni desestimarle.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Es (CDH )
      Y hizieron armas para todos, lanças, arcos y flechas, rodelas, escaupiles o cotas, todo a costa de sus pueblos.
    • 1706 Stevens, J. New Spanish English dictionary Es (NTLLE)
      Escaupíl, a sort of Armour made of Cotton, us´d formerly in the West indies against the Indian Arrows. The Name Indian.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Ve (CDH )
      [...] hasta el número de ochenta, los más de los que avían entrado con Paredes, tomó la buelta de los cuicas, penetrando su provincia hasta el valle de Boconó, donde hizo alto, con fin de componer las armas y labrar escaupiles, por aver reconocido la inquietud que su entrada avía causado en los indios y la altivez con que se hallaban después que obligaron a Paredes a despoblar a Truxillo.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Ve (CDH )
      pero como los indios eran muchos y repetían sin cessar el continuo disparo de sus flechas, no pudieron mantener por largo tiempo el combate, porque cubiertos de saetas los escudos y escaulpiles, sin que tuviessen parte desembarazada que pudiesse servir de blanco a nuevos tiros, les fue preciso retirarse al abrigo de vn peñón que estaba en el camino, para a su sombra assegurar siquiera las espaldas, donde, aunque los indios bolvieron a embestirles, pudieron con algún desahogo defenderse, peleando con valor, hasta que dio treguas la noche; [...].
    • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      ESCAUPIL. s. m. Sayo de armas grande con sus faldas, hecho de tela de algodón, estofado del mismo algodón en rama y colchado, que sirve de defensa contra las flechas, porque en topando con el algodón de la estófa, hila la punta de la flecha yatóra [sic]. Es voz indiana [...]
    • a1777 Fdz Moratín, N. "Las naves de Cortés destruidas" p. 16 Es (BD)
      Aquellos de escaupiles acolchados / Siguen al Alcarreño Xaramillo: / Mas le siguen tus ojos inflamados, / Si ¡ó Cacica! permítesme el decillo: / Aquel que allí esquadrona los soldados / Es el fiel Bernal Diaz del Castillo, / Que sirve en esta célebre jornada / Qual César, con la pluma y con la espada.
    • 1780 Clavijero, F. J. HAntigua México [1991] Mx (CDH )
      El nombre de ichcahuepilli, que daban los mexicanos a esta especie de corazas, mudaron los españoles en escaupil.
    • 1780 Clavijero, F. J. HAntigua México [1991] Mx (CDH )
      En una de las primeras refriegas se dejó ver un membrudo y animoso tlaltelolca en traje de otomí, con un escaupil o cota de algodón y sin más armas que una rodela y tres guijarros; adelantóse a los suyos y dando una veloz carrera hacia los contrarios, arrojó sucesivamente los tres guijarros con tal tino y con tanta fuerza, que con cada uno derribó en tierra un español; hazaña que excitó la cólera de los españoles y el temor y la admiración de los confederados.
    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      ESCAUPIL. s. m. Sayo de armas grande con sus faldas, hecho de tela de algodon, estofado del mismo algodon en rama y colchado, que sirve de defensa contra las flechas, porque en topando con el algodon de la estofa, hila la punta de la flecha y atora.
    • a1790 Alvear, D. Rel provincia Misiones [2003] Es (CDH )
      No pudieron los indios concluir un cerco o palizada que construían para su defensa, y el día de San Francisco Xavier, 3 de diciembre de 1637, se dejaron venir sobre la población, a bandera desplegada, caja tañida y orden militar, 140 paulistas, con 1.500 Tupís, todos bien provistos de armas de fuego y blancas, y vestidos de ciertos trajes colchados de algodón, a manera de dalmáticas, que llaman escaupiles, y sirven de escudo contra las flechas.
    • 1791 RAE DRAE 3.ª ed. (NTLLE)
      ESCAUPIL. s. m. Sayo de armas que usaban los antiguos Mexicanos, hecho de tela de algodon acolchada para defenderse de las flechas. Sagum gossipio fartum, munitum.
    • 1798 Escóiquiz Morata, J. México conquistada. Poema heroico p. 97 Es (BD)
      Pasa el broquel de triplicado cuero / Y un escaupil, y sale ensangrentada / Por la espalda del mísero guerrero. / El otro al ver su suerte desgraciada / Queda parado: por la espalda el fiero / Ordaz le da tal golpe con la espada, / Que en el suelo le tiende, y ya rendido / Le preguntan quien es, y á que ha venido.
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      ESCAUPIL, s. m. Sayo de armas que usaban los antiguos megicanos.
    • 1828 Moretti, F. DiccMilitarEspFr Es (BD)
      ESCAUPIL. s. m. Sayo de armas que se ponia por debajo de la camisa de malla: era de algodon ó cuero acolchado con clines &c., llegaba hasta sobre los muslos, y servia para romper el esfuerzo de las lanzas y demas armas arrojadizas; pues aunque no penetrasen la camisa de malla, magullarian el cuerpo, hundiendo en él las mallas de hierro, de que se componia esta. El escaupil. le usaban tambien los antiguos mejicanos.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Es (BD)
      Escaupil, s. m. Hist. Especie de sayo de armas que usában los antiguos mejicanos, hecho de tela de algodon acolchada, para defenderse de las flechas, mejor tal vez que pudiéran con una coraza ó peto, donde se embotásen las aguzadas puntas. Un resguardo parecido á este solían llevar en muchas ocasiones los caballeros de la edad media, y aun los simples soldados, debajo de la cota de malla, á fin de que los botes de lanza y espaldarazos recibidos en alguna refriega, no asendereásen tanto su ya bastante asendereado y molido cuerpo.
    • 1846 Salvá, V. NDiccLengCast (NTLLE)
      ESCAUPIL. m. Sayo de armas que usaban los antiguos mejicanos, hecho de tela de algodon acolchada para defenderse de las flechas. [Tambien se halla aplicada esta palabra por los antiguos historiadores al sayo de armas que con igual objeto usaban los indios de la América meridional]. Sagum gossypio fartum.
    • 1850 Escosura Morrogh, P. Conjuración México, I p. 22 Es (BD)
      D. Fernando se dirigia ya á lo interior de la casa cuando le atajó los pasos Millan saliéndole al encuentro con una especie de jaqueta ó casaca de algodon acolchado; llamábanla los indios Ichachuepilli, y los primeros conquistadores Escaupil, y por burla, albardilla, sin embargo de que les fue utilísima como arma defensiva contra las de filo y punta, asi como contra las flechas.
    • 1892 Anónimo Memorial artillería p. 227 Es (BD)
      Objetos de los conquistadores y sucesivos pobladores. 3136 Escudo de presidiales de frontera en Méjico en 1757. Es de cuero y tiene pintadas las armas de España y el rótulo Sirvo á D. Santiago Abreu y Nao. 3137 Escaupil o gabán de guerra que usaban los soldados presidiales en 1757 para defenderse de las flechas de los indios, al modo de los escaupiles que adoptó Hernán Cortés con el mismo intento.
    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (NTLLE)
      Escaupil. (De las voces mejicanas, ichcatl, algodón, y uipilli, camisa). m. Sayo de armas, acolchado con algodón, que usaban los antiguos mejicanos para defenderse de las flechas.
    • 1917 Medina, J. T. Voces chilenas reinos animal y vegetal p. 10 Ch (BD)
      Después de esto, se impone el tratar de los que en ese orden de nuestro país han escrito, y pues se ha nombrado a Hurtado de Mendoza, luego ocurre a los puntos de la pluma el nombre de don Alonso de Ercilla, que estuvo en Chile cerca de tres años y que aquí escribió gran parte de su Araucana, según de todos es sabido, en la cual es de creer que se hallaran algunas noticias de los objetos naturales de esta tierra. ¡Desilusión profunda! [...] Esa obra, salvo unas cuantas voces americanas, como son, apó, bejuco, cacique, canoa, chaquira, escaupil, inca, llauto, mangle, palla, vicuña, en todo lo demás bien manifiesta que , en ese orden, bien pudo ser escrita por alguien que no hubiese salido de Madrid.
    • 1942 Santamaría, F. J. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      ESCAUPIL. [...] m. Jubón o chaqueta de algodón basteado que usaban a manera de armadura defensiva los antiguos mejicanos. Usáronla también en Colombia, y aun los españoles.
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 203 Cu (CDH )
      «Luego —arguye Montsalvatje—, hay un macizo central que desconocemos, un laboratorio de alquimia telúrica, en el inmenso escalonamiento de montañas de formas extrañas, todas empavesadas de cascadas, que cubren esta zona —la menos explorada del planeta—, en cuyos umbrales nos hallamos. Hay lo que Walter Raleigh llamara "la veta madre", madre de las vetas, paridora de la inacabable grava de material precioso arrojada a centenares de ríos.» El nombre de aquel a quien los españoles llamaban Serguaterale lleva al Herborizador, de inmediato, a invocar los testimonios de prodigiosos aventureros que surgen de las sombras, llamados por sus nombres, para calentar sus cotas y escaupiles a las llamas de nuestro fuego.
    • 1959 Santamaría, F. J. DiccMejicanismos Mx (NTLLE)
      Escaupil. [...] m. Especie de jubón o chaqueta de algodón acolchado y basteado, que usaban los indios como arma defensiva, y que los españoles adoptaron. "Unas jaquetillas de ñudillos que les cubrían el cuerpo, que ellos llamaban ichcahuipilli" (J. B. POMAR, Rel. de Tezcoco, página 49). — "Ichcaupiles que son unas armas de algodón" (Des. de Justlavaca, 1580, MS.) — "Usaban de rodelas, hiscaguapiles, que son arneses hecho de lienzo de algodón acolchados" (Descr. de Iztapalapa, 1580, MS.) [...].
    • 1980 Mejías, H. A. Préstamos lenguas indígenas Mx (BD)
      ESCAUPIL.— De "ichca-huipilli". Coraza de algodón que los indios usaban para protegerse de las flechas de los enemigos [...].
    • 1986 Bruhn Hoffmeyer, A. "Armas conquistadores" [01-01-1986] p. 15 Gladius (Madrid) Es (HD)
      Los españoles tuvieron que cambiar sus mejores o peores armaduras de acero, sus coseletes y cuirosses de hierro y cuero con los escaupiles de los indígenas, de canvas u otra tela, estofados de algodón, y a proteger sus caballos y hasta sus perros con escaupiles de este material como protección contra la lluvia de flechas de los aztecas y contra los dardos y tiraderas lanzadas por sus características estólicas. El escaupil, de varios tipos y tamaños, según las culturas respectivas de los aztecas, mayas e incas, fue para los españoles la mejor protección contra las armas ofensivas de los indígenas. En realidad, el escaupil no era muy diferente al gambax de canvas, cuero u otro material acolchado con algodón, usado por los caballeros medievales de los siglos XIII y XIV en la Península Ibérica y para la infantería española durante las mismas épocas.
    • 1993 Bonfil Batalla, G. Simbiosis culturas [1993] Mx (CDH )
      Resultó innecesario también, y estorboso, el caparazón de hierro que protegía al caballo del conquistador y que fue sustituido por barda y cubierta de cuero e incluso de algodón: el escaupil.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escaupil [....] m. Sayo de armas acolchado con algodón, que usaban los antiguos mexicanos y que los conquistadores adoptaron para defenderse de las flechas.
    • 2004 Rosset, E. La conquista del Amazonas p. 48 Es (BD)
      Los españoles marchaban con dificultad. El sendero era una ciénaga en la que los caballos se hundían hasta las corvas. Les resultaba sucio y fatigoso, llevando, como llevaban, arcabuces unos, ballestas y aljabas otros, espada y daga, todos. Portaban yelmo y, aunque en su equipaje tenían una coraza de acero, una gola y otras piezas metálicas para los combates duros, preferían viajar con escaupil, un sayo acolchado con algodón para preservarse de las armas de los indios; usaban el mismo material para protegerse las piernas y se cubrían los pies con calzados fabricados con cuero engrasado de llama peruana, cuya desventaja era que, si no se curtía bien, hirviéndolo en lardo o aceite, para suavizarlo, se endurecía cuando se mojaba; se usaba el mismo cuero para las riendas y las cinchas; mientras que los nervios del mismo animal eran buenos para fijar el arco de la ballesta en su caja de madera.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escaupil [...] m. Sayo de armas acolchado con algodón, que usaban los antiguos mexicanos y que los conquistadores adoptaron para defenderse de las flechas.
    • 2017 Anónimo "El arma más cruel de los conquistadores españoles" [23-04-2017] Debate (Culiacán) Mx (HD)
      En las distintas expediciones españolas, se adapto rápidamente a los canes protegidos con escaupiles y carlancas con púas al cuello, que se adentraban en América continental o a través del Caribe. Cada cuadrilla o tropa conquistadoras contaron con perros dispuestos a matar en Puerto Rico al lado de Juan Ponce de León, también en Florida acompañando a Hernando de Soto y las campañas de conquista en Colombia, Venezuela, Tucumán y Chile, en la tropa de Hernán Cortés en México, en Nicaragua, bajo el mando de Pedro Arias Dávila con fines puramente lúdicos, mientras.
  2. Acepción lexicográfica
  3. s. m. CR "Morral de cazador" (RAE, DMLE 4.ª ed.-1989).
    docs. (1894-1989) 7 ejemplos:
    • a1894 García Icazbalceta, J. VocMexicanismos [1899] Mx (BD)
      Escaupil [...] En Costa Rica significa mochila ó morral de cazador.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      ESCAUPIL [...] || Amér. En Costa Rica, mochila, morral.
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      ESCAUPIL [...] || 2. C. Rica. Morral de cazador.
    • 1942 Santamaría, F. J. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      ESCAUPIL. [...] En Costa Rica, morral o mochila de cazador.
    • 1989 RAE DMILE 4.ª ed. (NTLLE)
      escaupil. [...] C. Rica. Morral de cazador.
    • a1894 García Icazbalceta, J. VocMexicanismos [1899] Mx (BD)
      Escaupil [...] En Costa Rica significa mochila ó morral de cazador.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      ESCAUPIL [...] || Amér. En Costa Rica, mochila, morral.
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      ESCAUPIL [...] || 2. C. Rica. Morral de cazador.
    • 1931 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      Escaupil. [...] 2. C. Rica. Mochilla, morral.
    • 1942 Santamaría, F. J. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      ESCAUPIL. [...] En Costa Rica, morral o mochila de cazador.
    • 1966 Morínigo, M. A. DiccAmericanismos (NTLLE)
      ESCAUPIL.[...] C. Rica. Mochila, morral.
    • 1989 RAE DMILE 4.ª ed. (NTLLE)
      escaupil. [...] C. Rica. Morral de cazador.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE