3.ª Entrega (diciembre de 2015)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
escopetero, a s., adj. (1492-)
escopetero
También en esta página: escopetero (1863-)
Etim. Derivado de escopeta y -ero,a.

Se documenta por primera vez, en la acepción de 'soldado armado con una escopeta o con otra arma de fuego larga',  alrededor de 1492, en los Hechos del Maestre de Alcántara don Alonso de Monroy  de A. Maldonado. En 1517, en la Comedia Ymenea de Torres Naharro se registra por vez primera, como sustantivo femenino y empleado como insulto, con el valor de 'mujer promiscua', acepción restringida a esta centuria. En el siglo XIX se emplea escopetero como 'miembro de una compañía militar española que vigilaba la costa del Estrecho y los caminos para evitar el contrabando', germen de lo que será la futura Guardia Civil, que se documenta en un artículo publicado en 1820 en El Universal (Madrid). También comienza a emplearse con la acepción de 'persona armada con una escopeta' y, en particular, para referirse al 'hombre armado con una escopeta encargado de escoltar o custodiar algo', como muestra un artículo del Diario de Madrid de 1813. Como 'hombre que lleva las escopetas en las cacerías', se atestigua en 1905, en el ABC (Madrid). Con la acepción de 'cazador armado con una escopeta' se registra en 1924, en El Siglo Futuro (Madrid); aunque en el DRAE, desde 1925, se afirma que, en este sentido, escopetero es sinónimo de escopeta negra (es decir, de 'cazador profesional que recibe alguna remuneración por participar en una cacería'), los testimonios recogidos no permiten confirmar esa hipótesis. Como adjetivo relacional ('perteneciente o relativo a la escopeta') se documenta en 1908, en un artículo del ABC (Madrid). Como 'hombre mujeriego' se atestigua únicamente en 1972, en La saga/fuga de J. B. de G. Torrente Ballester, uso que se explica en el texto: "Aspiraba, ante todo, a la restauración de la Logia, a su escopetástasis. ¿De dónde sacó tía Celinda el vocablo?¿Formaba parte de la terminología críptica de Lilaila, como metempsicosis, como palingenesia? Tía Colinda, en sus cartas, lo usa constantemente, referido al pasado lo mismo que al futuro, pero con dos significaciones al menos. Unas veces quiere decir, un poco a la letra, restauración por la escopeta, revolución; pero otras significa claramente éxtasis por la escopeta. ¿Orgasmo? En el área lingüística de Castroforte no es difícil homologar las significaciones de escopeta y miembro viril. Al hombre mujeriego se le llama escopetero. Don Torcuato del Río fue, en sus tiempos, el escopetero máximo, ansia secreta de todas las mujeres que aún no había llevado a las tapias del cementerio". Por último, como 'jugador que destaca por su capacidad anotadora o goleadora', propia del deporte, se recoge en 1996, en un artículo de El Nacional (Caracas).  

En diversos repertorios lexicográficos se consignan las siguientes acepciones: 'fabricante o vendedor de escopetas' (Terreros y Pando, Diccionario castellano, 1787) y 'corredor ciclista de menor valía cuyas acciones a lo largo de una prueba no afectan al resultado final' (Rodríguez Díaz, Léxico del ciclismo, 1981).

  1. >escopeta+–ero,a
    s. m. Soldado armado con una escopeta o con otra arma de fuego larga.
    docs. (1492-2017) 180 ejemplos:
    • c1492 Maldonado, A. Hechos Maestre Alcántara Monroy [1935] Esp (CDH )
      Traía el Maestre ochenta escopeteros a caballo: éstos hacían mucho daño en los contrarios, que, como la obra era nueva, púsoles mucho temor, en especial a la gente de caballo portuguesa, que era la mejor.
    • 2017 Tasca, L. "Conmovedoras historias de «cascos azules»" [26-02-2017] El Líbero (Santiago de Chile): ellibero.cl Ve (HD)
      José Reynozo (37) es oriundo de Rancagua, cabo primero del Ejército de Chile y su período de misión fue de agosto de 2012 a febrero de 2013, también en Cabo Haitiano. Su trabajo era la de escopetero, es decir, uno de los que conformaba las patrullas que debían detectar posibles problemas antes de que la Policía Nacional de Haití lograra reconformarse después de la crisis social, económica y el fuerte terremoto de 2010.
    • c1492 Maldonado, A. Hechos Maestre Alcántara Monroy [1935] Esp (CDH )
      Traía el Maestre ochenta escopeteros a caballo: éstos hacían mucho daño en los contrarios, que, como la obra era nueva, púsoles mucho temor, en especial a la gente de caballo portuguesa, que era la mejor.
    • 1516 Quint, N. Carta de Quint a Gobernadores Docs Cisneros Esp (CDH )
      Y paresçeme que ha fecho todo al contrario, que ni ha traydo gente, ni la que ha venido no era para guerra, y asy el serviçio de Dios y de su Alteza no ha sydo fecho como fuera, si se hiziera con consejo de los que aqui estamos, y con gente abyle y suficiente para la guerra, y no mochachos labradores que se crehe que nunca tomaron armas; y por eso me tomó toda la gente de la ysla y de dozientos y çinquenta honbres muy buenos que tenia no han quedado syno quarenta; de manera que en lugar de socorrerme me ha desbaratado, con perderme tan buena gente como aqui tenia, que agora lo me queda ningun escopetero, ni vallestero para que yo pueda defender esta ysla.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      Los que entraron, que se hallaron sin caballos, son los siguientes: Juan de Porras, Gregorio de Sotelo, [...] Diego Gavilán, Contreras, Herrera (escopetero), Martín de Florencia, Antonio de Oviedo, Jorge Griego [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Y desque vimos de los navíos cosas tan nuevas, para saber qué podía ser, fue acordado por el general, con todos los demás soldados y capitanes, que echásemos dos bateles en el agua e que saltásemos en ellos todos los ballesteros y escopeteros y veinte soldados, y Francisco de Montejo fuese con nosotros, e que si viésemos que eran de guerra los que estaban con las banderas, que de presto se lo hiciésemos saber, o otra cualquier cosa que fuese.
    • a1640 Alva Ixtlilxochitl, F. HChichimeca [1985] 288 Mx (CDH )
      El segundo día de pascua de Espíritu Santo hizo Cortés salir a la plaza de la ciudad de Tetzcuco toda la gente que tenía de a pie y de a caballo, para ordenar y dar la gente que habían de llevar los capitanes, para tres guarniciones de gente que se habían de poner en tres ciudades que están en contorno de la de México y de la (primera) guarnición hizo general al capitán Pedro de Alvarado y le dio treinta de a caballo, dieciocho ballesteros y escopeteros, ciento cincuenta peones de espada y rodela y veinticinco mil hombres de guerra de los tlaxcaltecas y éstos habían de sentar su real en la ciudad de Tlacopan y por capitanes de su puesto a Jorge de Alvarado, hermano suyo, el capitán Pedro Dirsio y Gutiérrez de Badajoz, que fue su alférez, Juan Balante, Andrés de Monjaras, Vizcaíno, Alonso Ortiz de Zúñiga, que era el capitán de los ballesteros y Diego Valadez.
    • 1690 Fuentes Guzmán, F. A. HGuatemala [1882-1883] II, 156 Gu (CDH )
      [...] á Hernán Carrillo, alcalde ordinario, compañero en este oficio del mismo D. Pedro Portocarrero, dispuso su marcha en la forma que mejor ofreció el tiempo y número de la gente con que se hallaba, que por entonces era el de doscientos quince españoles escopeteros y ballesteros, ciento ocho de á caballo, y ciento veinte tlaxcaltecos y doscientos treinta mexicanos, con cuatro tiros de artillería, que todos formaban y hacían el número de setecientos cuarenta y cinco hombres [...].
    • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      ESCOPETERO. s. m. El Soldado que trahe y usa en la Milicia de la escopeta o arcabuz.
    • 1762 Anónimo Testimonio expediente prov Pampanga Docs HFilipinas Fi (CDH )

      [...] los otros como veinte escopeteros, siendo el número de todos estos hombres de estas armas, quinientos treinta y quatro de naturales y doscientos cinquenta y siete de mestizos, que uno y otro número componen el de setecientos y noventa y uno líquido, resueltos todos á salir á campaña [...].

    • 1780 Clavijero, F. J. HAntigua México [1991] Mx (CDH )
      Dio pronto aviso a Cortés y este general ordenó a Sandoval que con 18 escopeteros y ballesteros, 100 infantes de espada y rodela y un gran número de aliados, ocupase el sitio de Tepeyacac y desde allí embarazase los socorros que entraban a los enemigos.
    • 1837 Fdz Navarrete, M. Viajes Maluco Loaísa [1837] Esp (CDH )
      Por la tarde fueron quince castellanos escopeteros y ballesteros, con mucha gente de la isla, á caer de improviso sobre los portugueses que estaban comiendo y habia una barranca que los separaba de los castellanos; pero no obstante, estos mataron dos y á dos caballeros de los de Terrenate, é hirieron á tres ó cuatro, regresando sin daño á pesar de haberles disparado los portugueses muchos tiros de las fustas.
    • 1849 Anónimo "Toledo 17 de octubre" [20-10-1849] El Eco del Comercio (Madrid) Esp (HD)
      Así es que además de tener que sufrir una compañía de escopeteros que recorre los pueblos, continuamente se les presentan comisionados con diferentes pretestos y que en resumen no producen otro efecto que llevarse en pocas horas aquellas cantidades de gradúan por sus crecidas dietas [...].
    • 1855-1874 Fuente, V. HEclesiástica Esp, V [1874] Esp (CDH )
      (1) Eran 10.000 infantes armados de picas y coseletes: 8.000 escopeteros y ballesteros: 2.000 caballos, de ellos 500 hombres de armas y 200 escopeteros montados: y 200 gastadores: 4 cañones gruesos y 12 piezas menores. La escuadra se componía de 150 velas y 10 galeras. Las provisiones inmensas y para muchos meses; pero entre Navarro y el italiano Vianeli las robaron en poco tiempo.
    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )
      Pero Violante tenía un hermano nombrado don Sebastián, oficial de la escolta del virrey, el cual hermano se trataba íntimamente con el capitán de escopeteros Rui Díaz de Santillana;
    • 1852-1882 Alarcón, P. A. Relatos [1994] Esp (CDH )

      [...] los gañanes más diestros en el manejo de la honda subieron a la alcazaba morisca; los tiradores o escopeteros salieron de descubierta al camino de Guadix, y el Alcalde se colocó en un punto que dominaba todo el futuro campo de batalla [...].

    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      A su lado llevaba un alférez de la escolta la bandera de Aben-Abóo, de damasco turquesado con media luna en el asta, y unas letras que decían en arábigo: —No puedo desear más ni contentarme con menos— y seguían los escopeteros, puestos en orden a cinco por hilera.
    • 1965 Lopetegui, L. HIglesia América [1965] Esp (CDH )

      A Méjico, ejército compacto. Moctezuma.– El 30 de octubre de 1519 dejan los expedicionarios Cholula y avanzan hacia Méjico; forman ejército compacto: corredores de campo a caballo descubriendo la tierra, apoyados por peones ligeros; en el centro, la artillería, los escopeteros, ballesteros y los jinetes en grupos de tres en tres para acudir donde fuera preciso [...].

    • 1991 Chao Ebergenyl, G. Los Altos [1991] Mx (CDH )
      De este lado estaban los gachupines del general Félix María Calleja y don Manuel Flón, Conde de la Cadena, con más de 7 mil hombres de los batallones ligeros de San Luis y San Carlos, voluntarios de Celaya y Guanajuato y escopeteros de Río Verde, además de casi dos escuadrones de Dragones, todos ellos de caballería, y batallones de Puebla y Tlaxcala traídos por Flón.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] Mx (CDH )
      Enterraron a sus muertos y curaron a sus heridos; los escopeteros se pusieron a limpiar sus arcabuces; los ballesteros hacían nuevas flechas y engrasaban las cuerdas de sus ballestas; los peones cosían la ropa rasgada, afilaban las espadas y reparaban los abollados yelmos y escudos.
    • 1996 Olivas Weston, R. Cocina Virreinato Perú [1996] Pe (CDH )
      Allí se encontraba Pedro de Candia con ocho o nueve escopeteros y cuatro tiros de artillería.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. Soldado armado de escopeta.
    • 2017 Tasca, L. "Conmovedoras historias de «cascos azules»" [26-02-2017] El Líbero (Santiago de Chile): ellibero.cl Ve (HD)
      José Reynozo (37) es oriundo de Rancagua, cabo primero del Ejército de Chile y su período de misión fue de agosto de 2012 a febrero de 2013, también en Cabo Haitiano. Su trabajo era la de escopetero, es decir, uno de los que conformaba las patrullas que debían detectar posibles problemas antes de que la Policía Nacional de Haití lograra reconformarse después de la crisis social, económica y el fuerte terremoto de 2010.
    • c1492 Maldonado, A. Hechos Maestre Alcántara Monroy [1935] Esp (CDH )
      Traía el Maestre ochenta escopeteros a caballo: éstos hacían mucho daño en los contrarios, que, como la obra era nueva, púsoles mucho temor, en especial a la gente de caballo portuguesa, que era la mejor.
    • 1516 Quint, N. Carta de Quint a Gobernadores Docs Cisneros Esp (CDH )
      Y paresçeme que ha fecho todo al contrario, que ni ha traydo gente, ni la que ha venido no era para guerra, y asy el serviçio de Dios y de su Alteza no ha sydo fecho como fuera, si se hiziera con consejo de los que aqui estamos, y con gente abyle y suficiente para la guerra, y no mochachos labradores que se crehe que nunca tomaron armas; y por eso me tomó toda la gente de la ysla y de dozientos y çinquenta honbres muy buenos que tenia no han quedado syno quarenta; de manera que en lugar de socorrerme me ha desbaratado, con perderme tan buena gente como aqui tenia, que agora lo me queda ningun escopetero, ni vallestero para que yo pueda defender esta ysla.
    • 1491-1516 Sta Cruz, A. Crón Reyes Católicos [1951] II, 282 Crón Reyes Católicos Esp (CDH )
      Como quiera, que sea, el duque partió de Lisboa para Africa con muy gruesa armada, en que llevó más de seiscientos ginetes y ocho mil hombres de a pie, escopeteros y ballesteros, y con buena artillería.
    • 1516 Vera, D. Carta D. Vera y J. Río a Cisneros Docs Cisneros Esp (CDH )
      Agora, señor, en esta nueva ques venida de Argel que alli ay escopeteros y ballesteros y flecheros y será neçesario de mas armas.
    • 1524 Cortés, H. Instrucción civil y militar Docs HMéxico Mx (CDH )
      y porque por saberse la verdad desto y de lo demás que hay en la dicha costa, Dios Nuestro Señor y SS. MM. serán muy servidos, tomaréis veinte o veinte y cinco de los vecinos de la dicha villa y cincuenta o sesenta peones, que sean los más ballesteros y escopeteros, e con dos tiros de artillería que allá tenéis, para los cuales y para los ballesteros lleváis todo aparejo y munición; y con mucho concierto seguiréis el camino de la dicha costa abajo para saber el secreto de lo susodicho: e la orden que habéis de tener en este camino es lo siguiente.
    • a1544 Anónimo Cuarta relación Nuño Guzmán Nueva Galicia Docs HMéxico Mx (CDH )
      Esta mensajería supo a media noche, y luego se armó e mandó pregonar como presidente y capitán general que toda la gente se armase de pie y de caballo y saliese con él al campo a resistir al dicho D. Luis, y ansí salió con la gente sobredicha de caballo, escopeteros y ballesteros, y con la artillería.
    • c1550 Santa Cruz, A. Crón Carlos V [1920] Esp (CDH )
      Hacemos saber á vuestras mercedes que ayer martes, que se contaron ventiuno de Agosto, vino Antonio de Fonseca á esta villa muy de madrugada con 200 escopeteros y 800 lanzas, todos á punto de guerra, y estando á las puertas de la villa nos dijo que era Capitán General y que venía por la artillería, y como á nosotros no nos constase que él fuese Capitán General de Castilla, y fuésemos ciertos que él la quería para ir contra Segovia, pusímonos en defenderla.
    • c1550 Santa Cruz, A. Crón Carlos V [1920] Esp (CDH )
      Y en este tiempo aconteció en Hungría que el Gran Turco Solimán vino a Alba al principio del mes de Junio con cuatro Bajás, que fueron Solimán, Rosán, Mahomet y Ostrejo, los cuales traían diez mil caballos, y en guarda del Gran Turco venían doce mil caballos que llamaban espaitos, y son como nuestros hombres de armas, y doce mil escopeteros y cuarenta falconetes, que la mitad iban delante de él y la otra detrás.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      Los que entraron, que se hallaron sin caballos, son los siguientes: Juan de Porras, Gregorio de Sotelo, [...] Diego Gavilán, Contreras, Herrera (escopetero), Martín de Florencia, Antonio de Oviedo, Jorge Griego [...].
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      Los que entraron, que se hallaron sin caballos, son los siguientes: Juan de Porras, Gregorio de Sotelo, [...] Juan García de Santolalla, Juan García (escopetero), Pedro de Mendoza, Juan Pérez, Francisco Martín, Bartolomé Sánchez (marinero) [...].
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )
      e puso su real a cinco leguas del otro, e llevó treinta bocas de fuego e doscientos escopeteros e ballesteros, e novecientos hombres de pie e de caballo.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      La jente de a pie son buenos escopeteros y traen unas gentiles escopetas que acá son muy presçiadas y con rrazón, partesanas y sus zimitarras.
    • 1560 Cervantes Salazar, F. Crón Nueva España [1971] Esp (CDH )
      Los del esquife echaron en tierra dos escopeteros e dos ballesteros e un indio, los cuales caminaron derechos hacia las matas, pensando que los que estaban debaxo dellas eran sus compañeros.
    • c1527-1561 Casas, B. HIndias [1994] Esp (CDH )
      tres tiros de artillería que echaban la pelota de plomo * más gruesa que un güevo, cuarenta ballesteros, veinte y cinco escopeteros y de todas las demás armas que de allí pudieron haber muy bien guarnecidos, que cierto bastaban para hundir e destruir a toda la tierra firme.
    • 1574 Aguilar, P. Memorias cautivo Túnez [1875] 106 Esp (CDH )
      [...] Vase á juntar con el otro / Que Haydar Bajá regía, / Do están los turcos de Tripol, / Del Cayroan, tambien habia, / Xelves, Constantina y Bona / Sus turcos allí tenian, / Con seis mill escopeteros / Que el fuerte Argel mantenia, / Y otros tres mil que vinieron / De la armada de Turquía [...]. /
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Y desque vimos de los navíos cosas tan nuevas, para saber qué podía ser, fue acordado por el general, con todos los demás soldados y capitanes, que echásemos dos bateles en el agua e que saltásemos en ellos todos los ballesteros y escopeteros y veinte soldados, y Francisco de Montejo fuese con nosotros, e que si viésemos que eran de guerra los que estaban con las banderas, que de presto se lo hiciésemos saber, o otra cualquier cosa que fuese.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 49 Esp (CDH )
      De allí a tres días que estábamos en Cozumel mandó Cortés hacer alarde para ver qué tantos soldados llevaba [...] y eran treinta y dos ballesteros y trece escopeteros, que así se llamaban en aquel tiempo, e tiros de bronce e cuatro falconetes e mucha pólvora e pelotas [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 50 Esp (CDH )
      [...] luego mandó apercibir dos navíos, los de menos porte, que el uno era poco mayor que el bergantín, y con veinte ballesteros y escopeteros, y por capitán dellos a Diego de Ordás [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 57 Esp (CDH )
      Y cuando aquello vio Cortés mandó apercibir los bateles e navíos menores, e mandó poner en cada un batel tres tiros, y repartió en ellos los ballesteros y escopeteros; y teníamos memoria cuando lo de Grijalva, que iba un camino angosto desde los palmares al pueblo por unos arroyos e ciénegas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Otro día de mañana mandó Cortés a Pedro de Alvarado que saliese por capitán con cien soldados, y entre ellos quince ballesteros y escopeteros, y que fuese a ver la tierra adentro hasta andadura de dos leguas, y que llevase en su compañía a Melchorejo, la lengua de la punta de Cotoche [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Dejémosle ido con la mala ventura, y volvamos a nuestro cuento: que asimismo mandó Cortés que fuese otro capitán que se decía Francisco de Lugo por otra parte con otros cien soldados y doce ballesteros y escopeteros, y que no pasase de otras dos leguas, y que volviese en la noche a dormir en el real.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 60 Esp (CDH )
      [...] cuando aquesto vio, con gran concierto se venía ya retrayendo al real, e habían enviado adelante un indio de Cuba gran corredor e suelto, a dar mandado a Cortés para que le fuésemos a ayudar; e todavía el Francisco de Lugo, con gran concierto de sus ballesteros y escopeteros, unos armando e otros tirando, y algunas arremetidas que hacían, se sostenían con todos los escuadrones que sobre él estaban.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Luego Cortés supo que muy ciertamente nos venían a dar guerra, y mandó que con brevedad sacasen todos los caballos de los navíos en tierra, y que escopeteros y ballesteros e todos los soldados estuviésemos muy a punto con nuestras armas, e aunque estuviésemos heridos; y cuando hubieron sacados los caballos en tierra, estaban muy torpes y temerosos en el correr, como había muchos días que estaban en los navíos, y otro día estuvieron sueltos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      E mandó a Mesa el artillero que tuviese muy a punto su artillería, e mandó a Diego de Ordás que fuese por capitán de todos nosotros, y aun de los ballesteros y escopeteros, porque no era hombre de a caballo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] llevó cien soldados, y entre ellos quince ballesteros y seis escopeteros, y eran destos soldados más de la mitad de la parcialidad de Diego Velázquez, y quedamos con Cortés todos los de su bando, por temor no hubiese más ruido ni chirinola y se levantasen contra él, hasta asegurar más la cosa [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      He pensado que, para que crean que uno de nosotros basta para desbaratar aquellos indios guerreros que dicen que están en el pueblo de la fortaleza de sus enemigos, enviemos a Heredia "el viejo"; que era vizcaíno, y tenía mala catadura en la cara, y la barba grande, y la cara medio acuchillada, e un ojo tuerto, e cojo de una pierna, escopetero; el cual le mandó llamar [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 94 Esp (CDH )
      [...] habíamos de partir aquel mismo día con cuatrocientos soldados y catorce de a caballo y ballesteros y escopeteros, que estaban apercibidos; y ciertos soldados que eran de la parcialidad de Diego Velázquez dijeron que no querían ir, y que se fuese Cortés con los que quisiese; que ellos a Cuba se querían volver.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Ya me habrán oído decir en el capítulo antes deste que Cortés había de ir a un pueblo que se dice Cingapacinga, y había de llevar consigo cuatrocientos soldados y catorce de a caballo y ballesteros y escopeteros, y tenían puestos en la memoria para ir con nosotros a ciertos soldados de la parcialidad del Diego Velázquez; e yendo los cuadrilleros a apercibirlos que saliesen luego con sus armas y caballos los que los tenían, respondieron soberbiamente que no querían ir a ninguna entrada, sino volverse a sus estancias y haciendas que dejaron en Cuba; que bastaba lo que habían perdido por sacarlos Cortés de sus casas, y que les había prometido en el arenal que cualquiera persona que se quisiese ir que les daría licencia, navío y matalotaje; y a esta causa estaban siete soldados apercibidos para se volver a Cuba.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Como salimos de Castilblanco, y fuimos por nuestro camino, los corredores del campo siempre delante y muy apercibidos, en gran concierto los escopeteros y ballesteros, como convenía, y los de a caballo mucho mejor, y siempre nuestras armas vestidas, como lo teníamos de costumbre.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Por manera que con siete de a caballo y pocos ballesteros y escopeteros, y obra de doscientos soldados y con nuestros amigos, salimos y dejamos en el real buen recaudo, según nuestra posibilidad, y por las casas y pueblos por donde íbamos prendimos hasta veinte indios e indias sin hacerles ningún mal [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Otro día de mañana, que fueron 5 de septiembre de 1519 años, pusimos los caballos en concierto, que no quedó ninguno de los heridos que allí no saliesen para hacer cuerpo e ayudasen lo que pudiesen, y apercibidos los ballesteros que con gran concierto gastasen el almacén, unos armando y otros soltando, y los escopeteros por el consiguiente, y los de espada y rodela que la estocada o cuchillada que diésemos, que pasasen a las entrañas, porque no se osasen juntar tanto como la otra vez, y el artillería bien apercibida iba; y como ya tenían aviso los de a caballo que se ayudasen unos a otros, y las lanzas terciadas, sin pararse a alancear sino por las caras y ojos, entrando y saliendo a media rienda, y que ningún soldado saliese del escuadrón, y con nuestra bandera tendida, y cuatro compañeros guardando al alférez Corral.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] por manera que una noche al cuarto de la modorra madrugamos para ir a aquel pueblo con seis de a caballo de los mejores, y con los más sanos soldados y con diez ballesteros y ocho escopeteros, y Cortés por nuestro capitán, puesto que tenía calenturas o tercianas; dejamos el mejor recaudo que pudimos en el real.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Y demás desto, para los que quedaron en la Villa-Rica, que eran setenta vecinos, y para el caballo que se le murió y para la yegua de Juan Sedeño, que mataron en lo de Tlascala de una cuchillada; pues para el fraile de la Merced y el clérigo Juan Díaz y los capitanes y los que traían caballos, dobles partes; escopeteros y ballesteros por el consiguiente, e otras sacaliñas; de manera que quedaba muy poco de parte, y por ser tan poco muchos soldados hubo que no lo quisieron recibir; y con todo se quedaba Cortés, pues en aquel tiempo no podíamos hacer otra cosa sino callar, porque demandar justicia sobre ello era por demás; e otros soldados hubo que tomaron sus partes a cien pesos, y daban voces por lo demás; y Cortés secretamente daba a unos y a otros por vía que les hacía merced por contentarlos, y con buenas palabras que les decía, sufrían.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] el Diego Velázquez con aquel gran favor hizo una armada de diez y nueve navíos y con mil y cuatrocientos soldados, en que traían sobre veinte tiros y mucha pólvora y todo género de aparejos, de piedras y pelotas, y dos artilleros (que el capitán de la artillería se decía Rodrigo Martín) y traía ochenta de a caballo y noventa ballesteros y setenta escopeteros [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 243 Esp (CDH )
      [...] trajeron el maíz que he dicho, e muchas gallinas e otros bastimentos, los cuales enviamos al Pedro de Alvarado, e aun le hicimos unas defensas a manera de mamparos e fortaleza con sacre o falconete, e cuatro tiros gruesos e toda la pólvora que teníamos, e diez ballesteros e catorce escopeteros e siete caballos, puesto que sabíamos que los caballos no se podrían aprovechar dellos en el patio donde estaban los aposentos; e quedaron por todos los soldados contados, de a caballo y escopeteros e ballesteros, ochenta e tres.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 251 Esp (CDH )
      Pues venido el nuestro soldado Tovilla con las lanzas, eran muy extremadas de buenas; y allí, se daba orden y nos imponía el soldado e nos mostraba a jugar con ellas, y cómo nos habíamos de haber con los de a caballo, e ya teníamos hecho nuestro alarde y copia y memoria de todos los soldados y capitanes de nuestro ejército, y hallamos doscientos y seis, contados atambor e pífano, sin el fraile, y con cinco de a caballo y dos artilleros y pocos ballesteros y menos escopeteros; y a lo que tuvimos ojo, para pelear con Narváez eran las picas, y fueron muy buenas, como adelante verán.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 255 Esp (CDH )
      Y entre aquellas pláticas llegóse al oído de Narváez el fraile de la Merced, y le dijo, como su privado y consejero que ya se le había hecho: "Mande vuestra merced hacer alarde de toda su artillería y caballos y escopeteros y ballesteros y soldados, para que lo vea el Juan Velázquez de León y el mozo de espuelas Juan del Río, para que Cortés tema vuestro poder e gente, y se venga a vuestra merced aunque le pese"; y esto lo dijo el fraile como por vía de su muy gran servidor y amigo, y por hacerle que trabajasen todos los de a caballo y soldados en su real.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 258 Esp (CDH )
      Volvamos a Narváez, que luego mandó sacar toda su artillería y los de a caballo, escopeteros y ballesteros y soldados a un campo, obra de un cuarto de legua de Cempoal, para allí nos aguardar y no dejar ninguno de nosotros que no fuese muerto o preso [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 258 Esp (CDH )
      El nombre y apellido y señal secreta que dio cuando batallasen contra nosotros en su real había de ser "Santa María, Santa María"; y demás deste concierto que tenían hecho, mandó Narváez que en su aposento durmiesen muchos soldados, así escopeteros como ballesteros, y otros con partesanas, y otros tantos mandó que estuviesen en el aposento del veedor Salvatierra, y Gamarra, y del Juan Bono.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Y luego Cortés mandó hacer alarde de la gente que llevaba, y halló sobre mil y trescientos soldados, así de los nuestros como de los de Narváez, y sobre noventa y seis caballos y ochenta ballesteros y otros tantos escopeteros; con los cuales le pareció a Cortés que llevaba gente para poder entrar muy a su salvo en México; y demás desto, en Tlascala nos dieron los caciques dos mil hombres, indios de guerra; y luego fuimos a grandes jornadas hasta Tezcuco, que es una gran ciudad, y no se nos hizo honra ninguna en ella ni pareció ningún señor, sino todo muy remontado y de mal arte; y llegamos a México día de señor San Juan de junio de 1520 años, y no parecían por las calles caciques ni capitanes ni indios conocidos, sino todas las casas despobladas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 274 Esp (CDH )
      Pasemos adelante, y digamos que luego mandó a un capitán que se decía Diego de Ordás, que fuese con cuatrocientos soldados, y entre ellos, los más ballesteros y escopeteros y algunos de a caballo, e que mirase qué era aquello que decía el soldado que había venido herido y trajo las nuevas; e que si viese que sin guerra y ruido se pudiese apaciguar, lo pascificaie; y como fue el Diego de Ordás de la manera que le fue mandado, con sus cuatrocientos soldados, aun no hubo bien llegado a media calle por donde iba, cuando le salen tantos escuadrones mexicanos de guerra y otros muchos que estaban en las azoteas, y les dieron tan grandes combates, que le mataron a las primeras arremetidas ocho soldados, y a todos los más hirieron, y al mismo Diego de Ordás le dieron tres heridas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 276 Esp (CDH )
      Aquel día mataron diez o doce soldados, y todos volvimos bien heridos; y lo que pasó de la noche fue en concertar para que de ahí a dos días saliésemos todos los soldados cuantos sanos había en todo el real, y con cuatro ingenios a manera de torres, que se hicieron de madera bien recios, en que pudiesen ir debajo de cualquiera dellos veinte y cinco hombres; y llevaban sus ventanillas en ellos para ir los tiros, y también iban escopeteros y ballesteros; y junto con ellos habíamos de ir otros soldados escopeteros y ballesteros, y todos los demás de a caballo hacer algunas arremetidas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 289 Esp (CDH )
      Y tengan atención los curiosos lectores que esto leyeren, que quiero traer aquí a la memoria que cuando entramos al socorro de Pedro de Alvarado en México fuimos por todos sobre más de mil y trescientos soldados, con los de a caballo, que fueron noventa y siete, y ochenta ballesteros y otros tantos escopeteros, y más de dos mil tlascaltecas, y metimos mucha artillería; y fue nuestra entrada en México día de señor San Juan de junio de 1520 años, y fue nuestra salida huyendo a 10 del mes de julio del año siguiente, y fue esta nombrada batalla de Otumba a 14 del mes de julio.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 290 Esp (CDH )
      Y Cortés nos dijo que, pues éramos pocos, que no quedamos sino cuatrocientos y cuarenta, con veinte caballos y doce ballesteros y siete escopeteros, y no teníamos pólvora, y todos heridos y cojos y mancos, que mirásemos bien cómo nuestro señor Jesucristo fue servido escaparnos con las vidas [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 308 Esp (CDH )
      Y en aquella sazón también tuvo noticia Cortés que en un pueblo que estaba de allí seis leguas, que se decía Zocotlan, y le pusimos por nombre Castilblanco (como ya otras veces he dicho, dando la causa por qué se le puso este nombre), habían muerto nueve españoles, envió al mismo Gonzalo de Sandoval para que los castigase y los trajese de paz, y fue allá con treinta de a caballo y cien soldados, y ocho ballesteros y cinco escopeteros, y muchos tlascaltecas, que siempre se mostraron muy aficionados y eran buenos guerreros.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 308 Esp (CDH )
      Y cuando aquello oyó Sandoval, puesta muy en orden su gente cómo había de pelear, y los de a caballo y escopeteros y ballesteros, mandó a los tlascaltecas que no se metiesen en los enemigos al principio, porque no estorbasen a los caballos y porque no corriesen peligro, o hiriesen algunos dellos con las ballestas y escopetas o los atropellasen con los caballos, hasta haber rompido los escuadrones, y cuando los hubiesen desbaratado, que prendiesen a los mexicanos y siguiesen el alcance; y luego comenzó a caminar hacia el pueblo, y salen al camino y encuentro dos escuadrones de guerreros junto a unas fuerzas y barrancas, y allí estuvieron fuertes un rato; y con las ballestas y escopetas les hacían mucho mal, por manera que tuvo Sandoval lugar de pasar aquella fuerza e albarradas con los caballos; y aunque le hirieron nueve caballos, y uno murió, y también le hirieron cuatro soldados, como se vio fuera del mal paso e tuvo lugar por donde corriesen los caballos, y aunque no era buena tierra ni llano, que había muchas piedras, da tras los escuadrones, rompiendo por ellos, que los llevó hasta el mismo pueblo, adonde estaba un gran patio, y allí tenían otra fuerza y unos cues, adonde se tornaron a hacer fuertes; y puesto que peleaban muy bravosamente, todavía los venció, y mató hasta siete indios, porque estaban en malos pasos; y los tlascaltecas no habían menester mandarles que siguiesen el alcance, que con la ganancia, como eran guerreros, ellos tenían el cargo, especialmente como sus tierras no estaban lejos de aquel pueblo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] de allí adelante, era tierra de mexicanos, e íbamos más recatados, nuestra artillería puesta en mucho concierto, y ballesteros y escopeteros, y siempre cuatro corredores del campo a caballo, y otros cuatro soldados de espada y rodela muy sueltos, juntamente con los de a caballo para ver los pasos si estaban para pasar caballos, porque en el camino tuvimos aviso que estaba embarazado de aquel día un mal paso, y la sierra con árboles cortados [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 319 Esp (CDH )
      [...] mandó al Pedro de Alvarado y a Cristóbal de Olí e a otros soldados, y a mí con ellos, que subiésemos al gran cu, que era bien alto, y llevásemos hasta veinte escopeteros para nuestra guarda, y que mirásemos desde el alto cu la laguna y la ciudad, porque bien se parecía toda [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] y también porque estaban deseosos de guerrear con mexicanos, y se vengar por los muchos tlascaltecas que en las derrotas pasadas les habían muerto y sacrificado, acordó Cortés que él por capitán general, y con Pedro de Alvarado y Cristóbal de Olí, y con trece de a caballo y veinte ballesteros y seis escopeteros y doscientos y veinte soldados, y con nuestros amigos de Tlascala y con otros veinte principales de Tezcuco que nos dio don Hernando, cacique mayor de Tezcuco [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 323 Esp (CDH )
      [...] tantas cosas le dijeron a Cortés para que les fuese a socorrer, que luego apercibió veinte de a caballo y doscientos soldados y trece ballesteros y diez escopeteros, y llevó en su compañía a Pedro de Albarado y a Cristóbal de Olí [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 324 Esp (CDH )
      Pues viendo Cortés que para socorrer a unos pueblos de los que le demandaban socorro, e ir a ayudar a los de Chalco para que viniesen a nuestra amistad, no podía dar recaudo a unos ni a otros, porque allí en Tezcuco había menester "estar siempre la barba sobre el hombro "y muy alerta, lo que acordó fue, que todo se dejase atrás, y la primera cosa que se hiciese fuese ir a Chalco y Tamanalco, y para ello envió a Gonzalo Sandoval y a Francisco de Lugo, con quince de a caballo y doscientos soldados, y con escopeteros y ballesteros y nuestros amigos de Tlascala, e que procurase de romper y deshacer en todas maneras a las guarniciones mexicanas, y que se fuesen de Chalco y Tamanalco, porque estuviese el camino de Tlascala muy desembarazado y pudiesen ir y venir a la Villa-Rica sin tener contradicción de los guerreros mexicanos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 325 Esp (CDH )
      Y cuando los hubo puesto en huida, e vio que los cinco de a caballo que había dejado con los ballesteros y escopeteros en la retaguardia, eran dos de los ballesteros muertos, y estaban los demás heridos, ellos y sus caballos [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 327 Esp (CDH )
      Dejemos de hablar en los aderezos de guerra que en México se hacían, y digamos cómo volvieron otra vez muchos indios de los pueblos de Guatinchan o Guaxutlan descalabrados de los mexicanos porque habían tomado nuestra amistad, y por la contienda de los maizales que solían sembrar para los papas mexicanos en el tiempo que les servían, como otras veces he dicho en el capítulo que dello habla; y como estaban cerca de la laguna de México, cada semana les venían a dar guerra, y aun llevaron ciertos indios presos a México; y como aquello vio Cortés, acordó de ir otra vez por su persona y con cien soldados y veinte de a caballo y doce escopeteros y ballesteros; [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Como siempre estábamos en grande deseo de tener ya los bergantines acabados y vernos ya en el cerco de México, y no perder ningún tiempo en balde, mandó nuestro capitán Cortés que luego fuese Gonzalo de Sandoval por la madera, y que llevase consigo doscientos soldados y veinte escopeteros y ballesteros y quince de a caballo, y buena copia de tlascaltecas y veinte principales de Tezcuco, y llevase en su compañía a los mancebos de Chalco y a los viejos, y los pusiesen en salvo en sus pueblos; e antes que partiesen hizo amistades entre los tlascaltecas y los de Chalco; porque, como los de Chalco solían ser del bando y confederados de los mexicanos, y cuando iban a la guerra los mexicanos sobre Tlascala llevaban en su compañía a los de la provincia de Chalco para que les ayudasen, por estar en aquella comarca, desde entonces se tenían mala voluntad y se trataban como enemigos; mas como he dicho, Cortés los hizo amigos allí en Tezcuco, de manera que siempre entre ellos hubo gran amistad, y se favorecieron de allí adelante los unos de los otros.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 329 Esp (CDH )
      [...] luego mandó Sandoval repartir los de a caballo y ballesteros y escopeteros, que fuesen unos en la delantera y los demás en los lados [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] y a esta causa Cortés se apercibió para ir él en persona a aquella entrada, y mandó a doscientos y cincuenta soldados que fuesen en su compañía, y treinta de a caballo, y llevó consigo a Pedro de Alvarado y a Cristóbal de Olí y muchos ballesteros y escopeteros, y a todos los tlascaltecas, y una capitanía de hombres de guerra de Tezcuco, y los más dellos principales [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 332 Esp (CDH )
      [...] ningún mal les podían hacer los de a caballo, porque no podían correr ni pasar los esteros, que estaban todos llenos de agua, y el camino y calzada que solían tener, por donde entraban por tierra en el pueblo, de pocos días le habían deshecho y le abrieron a mano, y la ahondaron de manera que estaba hecho acequia y lleno de agua, y por esta causa los nuestros no podían en ninguna manera entrarles en el pueblo ni hacer daño ninguno; y puesto que los escopeteros y ballesteros tiraban a los que andaban en canoas, traíanlas tan bien armadas de talabardones de madera, e detrás de los talabardones, guardábanse bien [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 332 Esp (CDH )
      Y cuando nuestros soldados lo hubieron entendido, y por donde los indios les señalaron, se ponen en gran concierto los ballesteros y escopeteros, unos armando y otros soltando, y esto poco a poco, y no todos a la par, y el agua a vuelapié, y a otras partes a más de la cinta, pasan todos nuestros soldados, y muchos amigos siguiéndolos, y Cortés con los de a caballo aguardándolos en tierra firme, haciéndoles espaldas, porque temió no viniesen otra vez los escuadrones de México y diesen en la rezaga [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 334 Esp (CDH )
      [...] y con el mejor concierto que pudo, y no vueltas las espaldas, sino los rostros a los contrarios, pie contra pie, como quien hace represas, y los ballesteros y escopeteros unos armando y otros tirando, y los de a caballo haciendo algunas arremetidas, mas eran muy pocas, porque luego les herían los caballos; y desta manera se escapó Cortés aquella vez del poder de México, y cuando se vio en tierra firme dio muchas gracias a Dios.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 336 Esp (CDH )
      Volvamos a los de Chalco: que viendo nuestro Cortés que era cosa muy importante para nosotros que aquella provincia estuviese desembarazada de gentes de Culúa; porque, como he dicho otra vez, por allí habían de ir y venir a la Villa-Rica de la Veracruz e a Tlascala, y habíamos de mantener nuestro real de ella, porque es tierra de mucho maíz, luego mandó a Gonzalo de Sandoval, que era alguacil mayor, que se aparejase para otro día de mañana ir a Chalco, y le mandó dar veinte de a caballo y doscientos soldados, y doce ballesteros y diez escopeteros, y los tlascaltecas que había en nuestro real, que eran muy pocos, porque, como dicho habemos en este capítulo, todos los más se habían ido a su tierra cargados de despojos, y también llevó una capitanía de los de Tezcuco, y en su compañía al capitán Luis Marín, que era su muy íntimo amigo; y quedamos en guarda de aquella ciudad y bergantines Cortés e Pedro de Alvarado y Cristóbal de Olí con los demás soldados.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] mandó a Gonzalo de Sandoval que fuese allá con doscientos soldados y veinte de a caballo, e diez o doce ballesteros y otros tantos escopeteros, y nuestros amigos los de Tlascala y otra capitanía de los de Tezcuco, y llevó al capitán Luis Marín por compañero, porque era su muy grande amigo [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 338 Esp (CDH )
      [...] y como el Sandoval era muy avisado y de buen consejo, puso los escopeteros y ballesteros por delante, y los de a caballo mandó que de tres en tres se hermanasen, y cundo hubiesen gastado los ballesteros y escopeteros algunos tiros, que todos juntos los de a caballo rompiesen por ellos a media rienda y las lanzas terciadas, y que no curasen alancear, sino por los rostros, hasta ponerlos en huida, y que no se deshermanasen [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 338 Esp (CDH )
      [...] a esta causa les tornó a mandar Sandoval a todos los soldados que con buen concierto les entrasen, los ballesteros y escopeteros delante, y los rodeleros que les fuesen a los lados, y cuando viesen que les iban hiriendo y haciendo mala obra, y oyesen un tiro desta otra parte de la barranca, que sería señal que todos los de a caballo a una arremetiesen a les echar de aquel sitio, creyendo que les meterían en tierra llana que había allí cerca [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 341 Esp (CDH )
      Por manera que se apercibe el Sandoval de arte que él y todos sus soldados y escopeteros y ballesteros les comenzaron de entrar y subir; y puesto que recibieron en aquella subida muchas heridas, y al mismo capitán le descalabraron otra vez y le hirieron muchos de los amigos, todavía les entró en el pueblo, donde se les hizo mucho daño; y todos los que más daño les hicieron fueron los indios de Chalco y los demás amigos tlascaltecas; porque nuestros soldados, si no fue hasta romperlos y ponerlos en huída, no curaron de dar cuchilladas a ningún indio, porque les parecía crueldad; y en lo que más se empleaban era en buscar una buena india o haber algún despojo; y lo que comúnmente hacían era reñir a los amigos porque eran tan crueles y por quitarles algunos indios o indias porque no los matasen.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 344 Esp (CDH )
      Dejemos esto, y volvamos a decir que como Cortés vio los bergantines que estaban acabados de hacer, y la gran voluntad que todos los soldados teníamos de estar ya puestos en el cerco de México, y en aquella sazón volvieron los de Chalco a decir que los mexicanos venían sobre ellos, y que les enviasen socorro, y Cortés les envió a decir que él quería ir en persona a sus pueblos y tierra, y no se volver hasta que a todos los contrarios echase de aquellas comarcas; y mandó apercibir trescientos soldados y treinta a caballo, y todos los más escopeteros y ballesteros que había, y gente de Tezcuco; y fue en su compañía Pedro de Alvarado y Andrés de Tapia y Cristóbal de Olí, y asimismo fue el tesorero Julián de Alderete, y el fraile fray Pedro Melgarejo, que ya en aquella sazón había llegado a nuestro real; e yo fui entonces con el mismo Cortés, porque me mandó que fuese con él; y lo que pasamos en aquella entrada diré adelante.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 348 Esp (CDH )
      [...] se acordó para otro día que desde otro peñol que estaba cerca dél fuesen todos los ballesteros y escopeteros, y que subiesen en él, que había subida, aunque no buena: porque desde aquel alcanzarían las ballestas y escopetas el otro peñol fuerte y podíanle combatir [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 355 Esp (CDH )
      Pues otra cosa quiero traer a la memoria, y es, que ya nuestros escopeteros no tenían pólvora ni los ballesteros saetas; que el día antes se dieron tal priesa, que lo habían gastado; y aquella misma noche mandó Cortés a todos los ballesteros que alistasen todas las saetas que tuviesen y las emplumasen y pusiesen sus casquillos, porque siempre traíamos en las entradas muchas cargas de almacén de saetas, y sobre cinco cargas de casquillos hechos de cobre, y todo aparejo para donde quiera que llegásemos tener saetas; y toda la noche estuvieron emplumando y poniendo casquillos todos los ballesteros, y Pedro Barba, que era su capitán, no se quitaba de encima de la obra, y Cortés, que de cuando en cuando acudía.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 357 Esp (CDH )
      Y cuando aquello le oímos, todos a una le respondimos que, mediante Dios, que hombres éramos para defender nuestra hacienda y personas e la suya, y que sería gran poquedad si tal hiciésemos; y desque vio nuestra voluntad y respuesta, dijo que a la mano de Dios lo encomendaba; y luego se puso en concierto cómo habíamos de ir, el fardaje y los heridos en medio, y los de a caballo repartidos, la mitad dellos delante y la otra mitad en la retaguardia, y los ballesteros también con todos nuestros amigos, e allí poníamos más recaudo, porque siempre los mexicanos tenían por costumbre que daban en el fardaje; de los escopeteros no nos aprovechábamos, porque no tenían pólvora ninguna; y desta manera comenzamos a caminar.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Cómo se hizo alarde en la ciudad de Tezcuco en los patios mayores de aquella ciudad, y los de a caballo, ballesteros y escopeteros y soldados que se hallaron, y las ordenanzas que se pregonaron, y otras cosas que se hicieron
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 364 Esp (CDH )
      [...] e muchos de lanzas, e ciento y noventa y cuatro ballesteros y escopeteros; y destos se sacaron para los trece bergantines los que ahora diré: para cada bergantín doce ballesteros y escopeteros, estos no habían de remar; y demás desto, también se sacaron otros doce remeros para cada bergantín, a seis por banda, que son los doce que he dicho, y además desto, un capitán por cada bergantín.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 364 Esp (CDH )
      [...] para cada bergantín doce ballesteros y escopeteros, estos no habían de remar; y demás desto, también se sacaron otros doce remeros para cada bergantín, a seis por banda, que son los doce que he dicho, y además desto, un capitán por cada bergantín.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Lo sexto y último, que ningún soldado ni hombre de a caballo ni ballestero ni escopetero duerma sin estar con todas sus armas vestidas y con alpargates calzados, excepto si no fuese con gran necesidad de heridas o estar doliente, porque estuviésemos muy bien aparejados para cualquier tiempo que los mexicanos viniesen a nos dar guerra.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 365 Esp (CDH )
      [...] y desque Cortés les hubo mandado que anduviesen en los bergantines, y les repartió los ballesteros y escopeteros y pólvora y tiros e saetas y todo lo demás que era menester, y les mandó poner en cada bergantín las banderas reales y otras banderas del nombre que se decía ser el bergantín, y otras cosas que convenían [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 365 Esp (CDH )
      [...] e cuando los hubo nombrado, mandó a todos los ballesteros y escopeteros e a los demás soldados que habían de remar, que obedeciesen a los capitanes que les ponía y no saliesen de su mandado, so graves penas; y les dio las instrucciones que cada capitán había de hacer y en qué puesto habían de ir de las calzadas e con qué capitanes de los de tierra.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Cómo Cortés mandó que fuesen tres guarniciones de soldados y de a caballo y ballesteros y escopeteros por tierra a poner cerco a la gran ciudad de México, y los capitanes que nombró para cada guarnición, y los soldados y de a caballo y ballesteros y escopeteros que les repartió, y los sitios y ciudades donde habíamos de asentar nuestros reales
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 367 Esp (CDH )
      Mandó que Pedro de Alvarado fuese por capitán de ciento y cincuenta soldados de espada y rodela, y muchos llevaban lanzas, y les dio treinta de a caballo y diez y ocho escopeteros y ballesteros, y nombró que fuesen juntamente con él a Jorge de Alvarado, su hermano, y a Gutierre de Badajoz y a Andrés de Monjaraz, y estos mandó que fuesen capitanes de cada cincuenta soldados, y que repartiesen entre todos tres los escopeteros y ballesteros, tanto a una capitanía como a otra [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Dio a Cristóbal de Olí, que era maestre de campo, otros treinta de a caballo y ciento y setenta y cinco soldados y veinte escopeteros y ballesteros, y todos con sus armas según y de la manera que los dio a Pedro de Alvarado; y le nombró otros tres capitanes, que fueron Andrés de Tapia y Francisco Verdugo y Francisco de Lugo, y entre todos tres capitanes repartiesen los soldados y escopeteros y ballesteros; y que el Cristóbal de Olí fuese capitán general de las tres capitanías y de los de a caballo, y le dio otros ocho mil tlascaltecas, y le mandó que fuese a asentar su real en la ciudad de Cuyoacoan, que estará de Tacuba dos leguas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] y le nombró otros tres capitanes, que fueron Andrés de Tapia y Francisco Verdugo y Francisco de Lugo, y entre todos tres capitanes repartiesen los soldados y escopeteros y ballesteros; y que el Cristóbal de Olí fuese capitán general de las tres capitanías y de los de a caballo, y le dio otros ocho mil tlascaltecas, y le mandó que fuese a asentar su real en la ciudad de Cuyoacoan, que estará de Tacuba dos leguas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      De otra guarnición de soldados hizo capitán a Gonzalo de Sandoval, que era alguacil mayor, y le dio veinte y cuatro de a caballo y catorce escopeteros y ballesteros y ciento y cincuenta soldados de espada y rodela y lanza, y más de ocho mil indios de guerra de los de Chalco y Guaxocingo y de otros pueblos por donde el Sandoval había de ir, que eran nuestros amigos, y le dio por compañeros y capitanes a Luis Marín y a Pedro de Ircio, que eran amigos de Sandoval; y les mandó que entre los dos capitanes repartiesen los soldados y ballesteros y escopeteros, y que el Sandoval tuviese a su cargo los de a caballo y que fuese general de todos, y que sentase su real junto a Iztapalapa, e que le diese guerra y le hiciese todo el mal que pudiese hasta que otra cosa le fuese mandado; y no partió Sandoval de Tezcuco hasta que Cortés, que era capitán de los bergantines, estaba muy a punto para salir con los trece bergantines por la laguna; en los cuales llevaba trescientos soldados, con ballesteros y escopeteros, porque así estaba ordenado.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] y les mandó que entre los dos capitanes repartiesen los soldados y ballesteros y escopeteros, y que el Sandoval tuviese a su cargo los de a caballo y que fuese general de todos, y que sentase su real junto a Iztapalapa, e que le diese guerra y le hiciese todo el mal que pudiese hasta que otra cosa le fuese mandado; y no partió Sandoval de Tezcuco hasta que Cortés, que era capitán de los bergantines, estaba muy a punto para salir con los trece bergantines por la laguna; en los cuales llevaba trescientos soldados, con ballesteros y escopeteros, porque así estaba ordenado.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] en los cuales llevaba trescientos soldados, con ballesteros y escopeteros, porque así estaba ordenado.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 370 Esp (CDH )
      Y como aquello hubimos hecho, acordaron nuestros capitanes que luego fuésemos a dar una vista y entrar por la calzada de Tacuba y hacer lo que pudiésemos para les ganar una puente; y llegados que fuimos a la calzada, eran tantas las canoas que en la laguna estaban llenas de guerreros y en las mismas canoas e calzadas, que nos admirábamos dello; y tiraron tanta de vara y piedra con hondas que en la primera refriega hirieron treinta de nuestros soldados e murieron tres; y aunque nos hacían tanto daño, todavía les fuimos entrando por la calzada adelante hasta una puente, y a lo que yo entendí, ellos nos daban lugar a ello, por meternos de la parte de la puente; y como allí nos tuvieron, digo que cargaron tanta multitud de guerreros sobre nosotros que no nos podíamos valer; porque por la calzada dicha, que son ocho pasos de ancho, ¿qué podíamos hacer a tan gran poderío que estaban de la una parte y de la otra de la calzada y daban en nosotros como a terrero? Porque ya que nuestros escopeteros y ballesteros no hacían sino armar y tirar a las canoas, no les hacíamos daño, sino muy poco, porque las traían muy bien armadas de talabardones de madera.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 372 Esp (CDH )
      Dejemos a Cortés, que siempre tenía rebatos de mexicanos, hasta que se juntó en el real de Cristóbal de Olí, y en dos días que allí estuvo siempre le combatían muchos contrarios; y porque yo en aquella sazón estaba en lo de Tacuba con Pedro de Alvarado, diré lo que hicimos en nuestro real; y es que, como sentimos que Cortés andaba por la laguna, entramos por nuestra calzada adelante y con gran concierto, y no como la primera vez, y les llegamos a la puente, y los ballesteros y escopeteros con mucho concierto, tirando unos y armando otros, y a los de a caballo les mandó Pedro de Alvarado que no entrasen con nosotros sino que se quedasen en tierra firme haciendo espaldas por temor de los pueblos, por mí memorados, por donde vinimos, no nos diesen entre las calzadas; y desta manera estuvimos, unas veces peleando y otras poniendo resistencia no entrasen por tierra, porque cada día teníamos refriegas, y en ellas nos mataron tres soldados; y también entendíamos en adobar los malos pasos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 380 Esp (CDH )
      También quiero decir que nuestros escopeteros y ballesteros, muchas veces cuando sentíamos que se venían a trocar las velas, les tiraban a bulto, e piedras y saetas perdidas, y no les hacíamos mal, porque estaban en parte que, aunque de noche quisiéramos ir a ellos, no podíamos, con otra gran abertura de zanja bien honda que habían abierto a mano, e albarradas y mamparos que tenían; e también ellos nos tiraban a bulto mucha piedra e vara y flecha.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 380 Esp (CDH )
      [...] y cuando nos veíamos que no teníamos embarazo dellos, nos retraíamos al real, no vueltas las espaldas, sino haciéndoles rostro, unos ballesteros y escopeteros soltando y otros armando [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 384 Esp (CDH )
      Pues en el real de Cortés también les pusieron en grande aprieto e trabajo, e hubo muchos muertos y heridos, y en lo de Sandoval por el consiguiente, y desta manera vinieron dos noches arreo; y también en aquello reencuentros quedaron muchos mexicanos muertos y muchos heridos; y como Guatemuz y sus capitanes y papas vieron que no aprovechaba nada la guerra que dieron aquellas noches, acordaron que con todos sus poderes juntos viniesen al cuarto del alba y diesen en nuestro real, que se dice el de Tacuba; y vinieron tan bravosos, que nos cercaron por todas partes, y aun nos tenían medio desbaratados y atajados; y quiso Dios darnos esfuerzo, que nos tornamos a hacer un cuerpo y nos amparamos algo con los bergantines, y a buenas estocadas y cuchilladas, que andábamos pie con pie, los apartamos algo de nosotros, y los de a caballo no estaban holgando; pues los ballesteros y escopeteros hacían lo que podían, que harto tuvieron que romper en otros escuadrones que nos tenían tomadas las espaldas; y en aquella batalla mataron a ocho e hirieron a muchos de nuestros soldados, y a Pedro de Alvarado le descalabraron, y si nuestros amigos los tlascaltecas durmieran aquella noche en la calzada, corríamos gran riesgo con el embarazo que ellos nos pusieran, como eran muchos; mas la experiencia de lo pasado nos hacía que luego los echásemos fuera de la calzada y se fuesen a Tacuba, y quedábamos sin cuidado.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 385 Esp (CDH )
      Y como en tales pláticas y consejos suele acaecer, hubo en ellas muchos pareceres, porque los unos decían que no era buen consejo ni acuerdo meternos tan de hecho en el cuerpo de la ciudad, sino que nos estuviésemos como estábamos batallando y derrocando y abrasando casas; y las causas más evidentes que dimos los que éramos en este parecer fue, que si nos metíamos en el Taltelulco y dejábamos todas las calzadas y puentes sin guarda y desamparadas, que como los mexicanos son muchos y guerreros, y con las muchas canoas que tienen nos tornarían a abrir las puentes y calzadas, y no seríamos señores dellas, e que con sus grandes poderes nos darían guerra de noche y de día; e que, como siempre tienen hechas muchas estacadas, nuestros bergantines no nos podrían ayudar, y de aquella manera que Cortés decía, seríamos nosotros los cercados, y ellos tendrían por sí la tierra, campo y laguna; y le escribimos sobre el caso, para que no nos aconteciese como la pasada que dicen en el refrán de Mazagatos, cuando salimos huyendo de México; y cuando Cortés hubo visto el parecer de todos, y vio las buenas razones que sobre ello le dábamos, en lo que se resumió en todo lo platicado fue, que para otro día saliésemos de todos tres reales con toda la mayor pujanza, así los de a caballo como los ballesteros, escopeteros y soldados, e que los fuésemos ganando hasta la plaza mayor, que es el Taltelulco, aperibidos los tres reales y los tlascaltecas y de Tezcuco y los pueblos de la laguna que nuevamente habían dado la obediencia a su majestad, para que con todas sus canoas se viniesen a ayudar a todos nuestros bergantines.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 387 Esp (CDH )
      Dejemos de hablar de Cortés y de su desbarate, y volvamos a nuestro ejército, que es el de Pedro de Alvarado: como íbamos muy victoriosos, y cuando no nos catamos vimos venir contra nosotros tantos escuadrones de mexicanos, y con grandes gritas y hermosas divisas y penacho, y nos echaron delante de nosotros cinco cabezas que entonces habían cortado de los que habían tomado a Cortés, y venían corriendo sangre, y decían: "Así os mataremos, como hemos muerto a Malinche y a Sandoval y a los que consigo traían, y esas son sus cabezas; por eso conocedlas bien"; y diciéndonos estas palabras se venían a cerrar con nosotros hasta nos echar mano; que no aprovechaban cuchilladas ni estocadas, ni ballesteros ni escopeteros, y no hacían sino dar en nosotros como a terrero; y con todo eso, no perdíamos punto en nuestra ordenanza al retraer, porque luego mandamos a nuestros amigos los tlascaltecas que prestamente nos desembarazasen las calzadas y pasos malos; y en este tiempo ellos se lo tuvieron bien en cargo, que como vieron las cinco cabezas corriendo sangre, y decían que habían muerto a Malinche y a Sandoval y a todos los teules que consigo traían, e que así habían de hacer a nosotros, y a los tlascaltecas, temieron en gran manera, porque creyeron que era verdad; y por esto digo que desembarazaron la calzada muy de veras.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 389 Esp (CDH )
      [...] lo primero que hizo fue mandar salir de la calzada a los amigos tlascaltecas, que tenía muchos, y porque no les estorbasen al retraer; y con sus dos bergantines y sus ballesteros y escopeteros con mucho trabajo se retrajo a su estancia, y con toda su gente bien herida y aun desmayada, y dos soldados menos [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 391 Esp (CDH )
      En aquella sazón vinieron a la calzada muchas capitanías de mexicanos, y nos herían así a los de a caballo y a todos nosotros, y aun al Sandoval le dieron una buena pedrada en la cara; y entonces Pedro de Alvarado le socorrió con otros de a caballo, y como venían tantos escuadrones, e yo y otros soldados les hacíamos cara, Sandoval nos mandó que poco a poco nos retrajésemos porque no les matasen los caballos; e porque no nos retraíamos de presto como quisiera, dijo: "¿Queréis que por amor de vosotros me maten a mí y a todos aquestos caballeros? Por amor de Dios, hermanos, que os retraigáis"; y entonces le tornaron a herir a él y a su caballo; y en aquella sazón echamos a los amigos fuera de la calzada, y poco a poco, haciendo cara, y no vueltas las espaldas, como quien va haciendo represas, unos ballesteros y escopeteros tirando y otros armando y otros cebando sus escopetas, y no soltaban todos a la par; y los de a caballo que hacían algunas arremetidas, y el Pedro Moreno Medrano con sus tiros en armar y tirar; y por más mexicanos que llevaban las pelotas, no les podían apartar, sino que todavía nos iban siguiendo, con pensamiento que aquella noche nos habían de llevar a sacrificar.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 405 Esp (CDH )
      [...] de todos tres reales se juntaron hasta treinta de a caballo y cien soldados los más sueltos y guerreros que conocía Cortés, y envió llamar de todos tres reales mil tlascaltecas, y los metieron en unas casas grandes que habían sido de un señor de México, y esto fue muy de mañana, y Cortés iba entrando con los demás de a caballo que le quedaban y sus soldados y ballesteros y escopeteros por las calles y calzadas como solía [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 417 Esp (CDH )
      [...] y después que lo hubieron tanteado, dijeron que cabían los de a caballo a cien pesos, y a los ballesteros y escopeteros y rodeleros qué no se, me acuerda bien [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 420 Esp (CDH )
      No quiero poner aquí por memoria qué tantos de a caballo ni ballesteros, ni escopeteros, ni soldados, ni en cuántos días de tal mes despachó Cortés a los capitanes para que fuesen a poblar las provincias por mí arriba dichas, porque sería larga relación; basta que diga pocos días después de ganado México e preso Guatemuz, e de ahí a otros dos meses envió a otro capitán a otras provincias.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 424 Esp (CDH )
      [...] llevó todos los más soldados que pudo y hombres de a caballo y ballesteros y escopeteros, porque ya habían llegado a México muchas personas de las que el veedor Tapia traía consigo, y otros que allí estaban de los de Lucas Vázquez de Aillón, que habían ido con él a la Florida, y otros que habían venido de las islas en aquel tiempo [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 424 Esp (CDH )
      [...] y en aquella sazón no había herraje, sino muy poco, para los muchos caballos que llevaba, porque pasaban de ciento y treinta de a caballo y doscientos y cincuenta soldados, y contados entre ellos ballesteros y escopeteros y de a caballo, y también llevó diez mil mexicanos [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 425 Esp (CDH )
      [...] estuvo Cortés aguardando para ver si podría acabar con ellos que mudasen su mal propósito; y como no vinieron, mandó buscar todas las canoas que en el río pudo haber, y con ellas y unas barcas que se hicieron de madera de navíos viejos de los de Garay, y pasaron de noche de la otra parte del río ciento y cincuenta soldados, y los más dellos ballesteros y escopeteros, y cincuenta de a caballo [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 426 Esp (CDH )
      [...] y como fueron sentidos, no tuvieron lugar de hacer lo que querían; mas todavía salieron muy denodadamente y pelearon con los nuestros como valientes guerreros, y estuvieron más de media hora que los de a caballo y los escopeteros no les podían hacer retraer ni apartar de sí, y mataron dos caballos y hirieron otros siete, y también hirieron quince soldados y murieron tres de las heridas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 426 Esp (CDH )
      [...] entonces pobló Cortés una villa con ciento y treinta vecinos, y entre ellos dejó veinte y siete de a caballo y treinta y seis escopeteros y ballesteros, por manera que todos fueron los ciento y treinta; llamábase esta villa Sant-Esteban del Puerto, y está obra de una legua de Chila [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 434 Esp (CDH )
      Y cuando fue hecho envió a llamar de paz unos pueblos zapotecas, que es otra provincia que estará obra de diez leguas de aquel pueblo de Tustepeque, y no quisieron venir, y envió a ellos para los traer de paz a un capitán que se decía Briones (otras muchas veces ya lo he nombrado), que fue capitán de bergantines y había sido buen soldado en Italia, según él decía, y le dio sobre cien soldados, y entre ellos treinta ballesteros y escopeteros y más de cien amigos de los pueblos que habían venido de paz; e yendo que iba el Briones con sus soldados y con buen concierto, pareció ser los zapotecas supieron que iba a sus pueblos, y échanle una celada en el camino, que le hicieron volver más que de paso rodando unas cuestas y laderas abajo, y le hirieron más de la tercia parte de los soldados que llevaba, e murió uno de las heridas, porque aquellas sierras donde están poblados aquellos zapotecas son tan agrias y malas, que no pueden ir por ellas caballos, y los soldados habían de ir a pie por unas sendas muy angostas, por contadero uno a uno y siempre hay neblinas y rocíos y resbalaban en los caminos; y tienen por armas unas lanzas muy largas, mayores que las nuestras, con una braza de cuchilla de navajas de pedernal, que cortan más que nuestras espadas, e unas pavesinas, que se cubren con ellas todo el cuerpo, y mucha flecha y vara y piedra, y los naturales muy sueltos y cenceños a maravilla, y con un silbo o voz que dan entre aquellas sierras resuena y retumba la voz por un buen rato, digamos ahora como ecos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 438 Esp (CDH )
      Y digamos de lo que le acaeció a Villafuerte, el que fue a poblar a Zacatula, y a un Juan Alvarez Chico, que también fue a Colima; y al Villafuerte le dieron mucha guerra y le mataron ciertos soldados, y estaba la tierra levantada, que no les quería obedecer ni dar tributos, y al Juan Alvarez Chico ni más ni menos; y como lo supo Cortés, le pesó dello; y como Cristóbal de Olí había venido de lo de Michoacan, y venía rico y la había dejado de paz, y le pareció a Cortés que tenía buena mano para ir a asegurar y pacificar aquellas dos provincias de Zacatula y Colima, acordó de le enviar por capitán, y le dio quince de a caballo y treinta escopeteros y ballesteros; e yendo por su camino, ya que llegaba cabe Zacatula, le aguardaron los naturales de aquella provincia muy gentilmente a un mal paso, y le mataron dos soldados y le hirieron quince, e todavía les venció, y fue a la villa donde estaba Villafuerte con los vecinos que en ella estaban poblados, que no osaban ir a los pueblos que tenían en encomienda, porque no los acapillasen; y le habían muerto cuatro vecinos en sus mismos pueblos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 439 Esp (CDH )
      Pues como el Cristóbal de Olí hubo pacificado a Colima y le pareció que estaba de paz, como era casado con una portuguesa hermosa, que ya he dicho que se decía doña Felipa de Araujo, dio la vuelta para México, y no se hubo bien vuelto, cuando se tornó a levantar lo de Colima y Zacatula; y en aquel instante había llegado a México Gonzalo de Sandoval con la señora doña Catalina Xuárez "Marcaida" y con el Juan Xuárez y todas sus compañías, como ya otra vez dicho tengo en el capítulo que dello habla; acordó Cortés de enviarle por capitán para apaciguar aquellas provincias, y con muy pocos de a caballo que entonces le dio y obra de quince ballesteros y escopeteros, conquistadores viejos, fue a Colima y castigó a dos caciques, y tal maña se dio, que toda la tierra dejó muy de paz y nunca más se levantó, y se volvió por Zacatula e hizo lo mismo, y de presto se volvió a México.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] y le demandaron a Cortés con mucha importunación les diesen hombres de a caballo y escopeteros y ballesteros para ir contra sus enemigos; e Cortés les habló muy amorosamente, y les dijo que quería enviar con ellos al Tonatio, que así le llamaban al Pedro Alvarado [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 441 Esp (CDH )
      [...] e ya que el Alvarado quería partir para México tenían hecha ciertos soldados una conjuración, y los más dellos ballesteros y escopeteros, de matar otro día a Pedro de Alvarado y a sus hermanos porque les llevaban el oro sin dar partes, y aunque se las pedían muchas veces, no se lo quiso dar, y porque no les daba buenos repartimientos de indios [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 443 Esp (CDH )
      Y después de bien informado el mismo Garay del piloto Alaminos y de otros pilotos que se habían hallado juntamente con el Alaminos en el descubrimiento, acordó de enviar a un su mayordomo, que se decía Juan de Torralba, a la corte con cartas y dineros, a suplicar a los caballeros que en aquella sazón estaban por presidente e oidores de su majestad que le hiciesen merced de la gobernación del río de Pánuco, con todo lo demás que descubriese y estuviese por poblar; y como su majestad en aquella sazón estaba en Flandes, y estaba por presidente de Indias don Juan Rodríguez de Fonseca, obispo de Burgos e arzobispo de Rosano, que lo mandaba todo, y el licenciado Zapata y el licenciado Vargas y el secretario Lope de Conchillos, le trajeron provisiones que fuese adelantado y gobernador del río de San Pedro y San Pablo, con todo lo que descubriese; y con aquellas provisiones envió luego tres navíos con hasta doscientos y cuarenta soldados, con muchos caballos y escopeteros y ballesteros y bastimentos, y por capitán dellos a un Alonso Alvarez Pineda o Pinedo, otras veces por mí ya nombrado.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 443 Esp (CDH )
      Pues volviendo a nuestro propósito y relación; viendo el Francisco de Garay que ya había gastado muchos pesos de oro, e oyó decir de la buena ventura de Cortés, y de las grandes ciudades que había descubierto, y del mucho oro y joyas que había en la tierra, tuvo envidia y codicia, y le vino más la voluntad de venir él en persona y traer la mayor armada que pudiese; buscó once navíos y dos bergantines, que fueron trece velas, y allegó ciento y treinta y seis de a caballo, y ochocientos y cuarenta soldados, los más ballesteros y escopeteros, y bastecióles muy bien de todo lo que hubieron menester, que era pan cazabe e tocinos e tasajos de vacas, que ya había harto ganado vacuno; que, como era rico y lo tenía todo de su cosecha, no le dolía el gasto, y para ser hecha aquella armada en la isla de Jamaica, fue demasiada la gente y caballos que allegó.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 443 Esp (CDH )
      Y en el año de 1523 años salió de Jamaica con toda su armada por San Juan de junio, e vino a la isla de Cuba e a un puerto que se dice Xagua, y allí alcanzó a saber que Cortés tenía pacificada la provincia de Pánuco e poblada una villa, y había gastado en la pacificar más de sesenta mil pesos de oro, e que había enviado a suplicar a su majestad le hiciese merced de la gobernación della, juntamente con la Nueva-España; y como le decían de las cosas heroicas que Cortés y sus compañeros habíamos hecho, y como tuvo nueva que con doscientos y sesenta y seis soldados habíamos desbaratado a Pánfilo de Narváez, habiendo traído sobre mil y trescientos soldados, con ciento de a caballo y otros tantos escopeteros y ballesteros, y dieciocho tiros, temió la fortuna de Cortés; y en aquella sazón que estaba el Garay en aquel puerto de Xagua le vinieron a ver muchos vecinos de la isla de Cuba, y viniéronse en su compañía del Garay ocho o diez personas principales de aquella isla, y le vino a ver el licenciado Zuazo, que había venido a aquella isla a tomar residencia a Diego Velázquez por mandado de la real audiencia de Santo Domingo; y platicando el Garay con el licenciado sobre la ventura de Cortés, que temía que había de tener diferencias con él sobre la provincia de Pánuco, le rogó que se fuese con el Garay en aquel viaje, para ser intercesor entre él y Cortés; y el licenciado Zuazo respondió que no podía ir por entonces sin dar residencia, mas que presto sería allá en Pánuco.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 446 Esp (CDH )
      [...] vio Garay que los capitanes de Cortés traían mucha gente de a caballo y escopeteros, y de cada día le venían más, y supo que de sus navíos que había mandado venir costa a costa, se le habían perdido dos dellos con tormenta de nortes, que es travesía, y los demás navíos que estaban en la boca del puerto, y que el teniente Vallejo les envió a requerir que luego se entrasen dentro en el río, no les viniese algún desmán y tormenta como la pasada [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 450 Esp (CDH )
      Pues como el Sandoval era muy ardidoso, y cuando le mandaban cosa de importancia no dormía de noche, no se tardó mucho en el camino, que con gran concierto da orden cómo habían de entrar y salir los de a caballo en los contrarios, porque tuvo aviso que le estaban esperando en dos malos pasos todas las capitanías de los guerreros de aquellas provincias; y acordó enviar la mitad de todo su ejército al un mal paso, y él se estuvo con la otra mitad de su compañía a la otra parte; y mandó a los escopeteros y ballesteros no hiciesen sino armar unos y soltar otros, y dar con ellos y hasta ver si los podían hacer poner en huida; y los contrarios tiraban mucha vara y flecha y piedra, e hirieron a muchos soldados y de nuestros amigos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 451 Esp (CDH )
      Pues ya que les estuvo dando orden cómo habían de batallar, y vio a todos sus soldados y de a caballo juntos, se fue a dormir aquella noche a orilla de un río, y allí puso buenas velas y escuchas y corredores del campo, y mandó que toda la noche tuviesen los caballos ensillados, y asimismo ballesteros Y escopeteros y soldados muy apercibidos; mandó a los amigos tlascaltecas y mexicanos que estuviesen sus capitanías algo apartadas de los nuestros, porque ya tenía experiencia de lo México: porque si de noche viniesen los contrarios a dar en los reales, que no hubiese estorbo ninguno en los amigos; y esto fue porque el Sandoval temió que vendrían, porque vio muchas capitanías de contrarios que se juntaban muy cerca de sus reales, y tuvo por cierto que aquella noche les habían de venir a combatir, e oía muchos gritos y cornetas e tambores muy cerca de allí: e según entendían habíanle dicho nuestros amigos a Sandoval que decían los contrarios que para aquel día cuando amaneciese habían de matar a Sandoval y a toda su compañía; y los corredores del campo vinieron dos veces a dar aviso que sentían que se apellidaban de muchas partes y se juntaban.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 452 Esp (CDH )
      [...] Sandoval los abrazó a todos, y mandó a los mismos conquistadores, que bien los conocía, y aun eran sus amigos, en especial fulano Navarrete y Carrascosa, y un fulano de Alamilla y otros cinco, que todos eran de los de Cortés, que repartiesen entre ellos de los de a caballo y ballesteros y escopeteros que el Sandoval traía, e que por dos partes fuesen y enviasen maíz e bastimento, e hiciesen guerra e prendiesen todas las más gentes que pudiesen, en especial caciques [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] e diole al tal Alvarado para aquel viaje sobre trescientos soldados, y entre ellos ciento y veinte escopeteros y ballesteros; y más le dio ciento y treinta y cinco de a caballo, cuatro tiros y mucha pólvora, y un artillero que se decía fulano de Usagre, y sobre doscientos tlascaltecas y cholultecas, y cien mexicanos, que iban sobresalientes.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 457 Esp (CDH )
      [...] y luego estaba una mala subida de un puerto que dura legua y media, y con ballesteros y escopeteros y todos sus soldados puestos en gran concierto, lo comenzó a subir, y en la cumbre del puerto hallaron una india gorda que era hechicera, y un perro de los que ellos crían, que son buenos para comer, que no saben ladrar, sacrificados, ques es señal de guerra [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 457 Esp (CDH )
      [...] como eran los pasos malos y en sierra muy agria, los de a caballo no podían correr, ni revolver ni aprovecharse dellos; mas los ballesteros y escopeteros y soldados de espada y rodela tuvieron reciamente con ellos pie con pie, y fueron peleando las cuestas y puerto abajo, hasta llegar a unas barrancas, donde tuvo otra muy reñida escaramuza con otros muchos escuadrones de guerreros que allí en aquellas barrancas esperaban [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 460 Esp (CDH )
      Y el Pedro de Alvarado les envió a rogar que viniesen de paz y que serían muy bien tratados, y otras blandas palabras; y la respuesta que enviaron fue, que maltrataron los mensajeros, y viendo que no aprovechaban, tornó a enviar otros embajadores para les traer de paz, porque tres veces les envió a traer de paz, y todas tres les maltrataron de palabras; y fue Pedro de Alvarado en persona a ellos, y llevó sobre ciento y cuarenta soldados, y entre ellos veinte ballesteros y escopeteros y cuarenta de a caballo, y con dos mil guatemaltecos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 461 Esp (CDH )
      En fin de más razones, con estas palabras y amenazas luego vinieron de paz y trajeron un presente de oro, y se dieron por vasallos de su majestad, y luego el Pedro de Alvarado y su ejército se volvió a Guatemala; e estando algunos días sin hacer cosa más de lo por mí memorado, vinieron de paz todos los pueblos de la comarca, y otros de la costa del sur, que se llaman los pipiles; y muchos de aquellos pueblos que vinieron de paz se quejaron que en el camino por donde venía estaba una población que se dice Izcuintepeque, y que eran malos, y que no les dejaban pasar por su tierra y les iban a saquear sus pueblos, y dieron otras muchas quejas Bellos; y el Pedro de Alvarado los envió a llamar de paz, y no quisieron venir, antes enviaron a decir muy soberbias palabras; e acordó de ir a ellos con todos los más soldados que tenía, y de a caballo y escopeteros y ballesteros, y muchos amigos de Guatemala, y sin ser sentidos, da una mañana sobre ellos, en que se hizo mucho daño y presa.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] y porque para ir por tierra tan largo viaje era grande inconveniente y trabajo y gasto, acordó que fuese por la mar, porque no era tan grande estorbo y costa, y diole cinco navíos y un bergantín muy bien artillado, y con mucha pólvora y bien abastecidos, y diole trescientos y sesenta soldados, y en ellos cien ballesteros y escopeteros y veinte y dos caballos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 467 Esp (CDH )
      Volvamos a nuestro camino, que fuimos el río arriba hacia su ciudad, y era por cuaresma año de 1524, y esto de los años no me acuerdo bien; y antes de llegar a Chiapa se hizo alarde de todos los de a caballo, escopeteros y ballesteros que íbamos en aquella entrada; y no se pudo hacer hasta entonces, por causa que algunos de nuestra villa y otros forasteros aún no se habían recogido, que andaban en los pueblos de la sierra de Cachula demandando el tributo que les eran obligados a dar; y con el favor de venir capitán con la gente de guerra, como veníamos, se atrevían a ir a ellos, que de antes ni daban tributo ni se les daba nada de nosotros.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 467 Esp (CDH )
      Volvamos a nuestro alarde, que se hallaron veinte y siete de a caballo que podían pelear, y otros cinco que no eran para ello, y quince ballesteros y ocho escopeteros, y un tiro y mucha pólvora, y un soldado por artillero, que decía el mismo soldado que había estado en Italia; esto digo aquí porque no era para cosa ninguna, que era muy cobarde; y llevábamos sesenta soldados de espada y rodela y obra de ochenta mexicanos, y el cacique de Cachula con otros principales suyos; y estos indios de Cachula que he dicho, iban temblando de miedo, y por halagos los llevamos que nos ayudasen a abrir camino y llevar el fardaje.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 468 Esp (CDH )
      [...] como el capitán vio de la manera que andábamos, rompimos todos los de a caballo puestos en cuadrillas, según lo habíamos concertado; y los escopeteros y ballesteros y de espada y rodela hechos un cuerpo, porque no les desbaratasen, nos ayudaron muy bien [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 471 Esp (CDH )
      [...] puestos todos en gran concierto, así los ballesteros como escopeteros y los de a caballo, y los indios de los pueblezuelos nuestros amigos con sus canoas, y aunque nos daba el agua cerca de los pechos, todos hechos un tropel, para soportar el ímpetu y fuerza del agua, quiso Dios que pasamos cerca de la otra parte de tierra [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 471 Esp (CDH )
      [...] y como aquello vimos, salimos a tierra los de a caballo, y luego ballesteros, escopeteros y de espada y rodela, y los amigos mexicanos, y dámosles una tan buena mano, que se van huyendo, que no paró indio con indio [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 482 Esp (CDH )
      También le acusaron que, no embargante todo esto, que envió el Diego Velázquez a Pánfilo de Narváez por capitán de más de mil y trescientos soldados, con diez y ocho navíos y muchos caballos y escopeteros y ballesteros, y con cartas y provisiones de su majestad, y firmadas de su presidente de Indias, que era el obispo de Burgos e arzobispo de Rosano, para que le diesen gobernación de la Nueva-España, y no lo quiso obedecer; antes le dio guerra y desbarató, y mató su alférez y sus capitanes, y le quebró un ojo, y que le quemó cuanta hacienda tenía, y le prendió al mismo Narváez y a otros capitanes que tenía en su compañía.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 484 Esp (CDH )
      E que a lo que decían de Pánfilo de Narváez, que envió el Diego Velázquez con dieciocho navíos y mil trescientos soldados y cien caballos, y ochenta escopeteros e otros tantos ballesteros, e había hecho mucha costa [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 487 Esp (CDH )
      Y a la postre respondieron que, si fue Cortés contra el Narváez, y le desbarató y quebró el ojo, y le prendió a él y a sus capitanes, y se le quemó su aposento, que el Narváez fue causa dello por lo que dicho y alegado tienen, y por le castigar el gran desacato que tuvo de prender a un oidor de su majestad, y que como la justicia era por la parte de Cortés y sus compañeros, que en aquella batalla que hubo con Narváez fue nuestro señor servido dar victoria a Cortés, que con doscientos y sesenta y seis soldados, sin caballos e sin arcabuces ni ballestas, desbarató con buena maña y con dádivas de oro al Narváez, y le quebró el ojo, y prendió a él y sus capitanes, siendo contra Cortés mil trescientos soldados, y entre ellos ciento de a caballo y otros tantos escopeteros y ballesteros, y que si Narváez quedara por capitán, la Nueva-España se perdiera.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 494 Esp (CDH )
      Y era tan temido Cortés, que, aunque nos pesó, no osamos hacer otra cosa, como vimos sus provisiones, y fuimos con el Rangel sobre cien soldados, dellos a caballo y a pie, con obra de veinte y seis ballesteros y escopeteros [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 495 Esp (CDH )
      [...] entonces yo di voces a unos indios nuestros amigos, que venían un poco atrás de nosotros, para que viniesen de presto los ballesteros y escopeteros y peones, y que los de a caballo quedasen atrás, porque allí no podían correr ni aprovecharse dellos, y se los flecharían [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 495 Esp (CDH )
      [...] como vinieron los ballesteros y escopeteros, les hicimos desembarazar las albarradas, y se acogieron a unas grandes ciénagas que temblaban, y no había hombre que en ellas entrase, que pudiese salir sino a gatas o con grande ayuda.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 496 Esp (CDH )
      [...] yo iré con todos mis compañeros descubriendo ciénagas y montes, y con los ballesteros y escopeteros pasaremos hasta la cabecera de Cimatan, y mi caballo déle vuesamerced a otro caballero que sepa muy bien menear la lanza e tener ánimo para mandarle, que yo no puedo servirme de él yendo a lo que voy [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 496 Esp (CDH )
      [...] luego comenzamos a caminar puestos en gran concierto, los ballesteros y escopeteros junto conmigo, y los de a caballo atrás por amor de los montes y ciénagas, donde no podían correr caballos, hasta que llegamos a otro pueblo, que entonces lo despoblaron los naturales de él, y desde allí fuimos a la cabecera de Cimatan [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] también le dio relación de cómo había enviado un capitán que se decía Cristóbal de Olí a poblar unas provincias que se nombraron Honduras, y que le dio cinco navíos bien abastecidos, e gran copia de soldados y muchos caballos y tiros, y escopeteros y ballesteros, y todo género de armas, y que gastó muchos millares de pesos de oro en hacer la armada [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 514 Esp (CDH )
      Pues volviendo a nuestra plática, ya estábamos todos apercibidos con nuestras armas y caballos, que no le osábamos decir que no: e ya que alguno se lo decía, por fuerza le hacía ir; y éramos por todos, así los de Guazacualco como los de México, sobre doscientos y cincuenta soldados, y los ciento y treinta de a caballo, y los demás escopeteros y ballesteros, sin otros muchos soldados nuevamente venidos de Castilla.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 577 Esp (CDH )
      Y quiero volver al tesorero, que, como se vio tan favorecido de su majestad, e haber sido tantas veces gobernador, y ahora de nuevo le mandaba su majestad gobernar solo, y aun le hicieron creer al tesorero que habían informado al emperador nuestro señor que era hijo del rey católico, y estaba muy ufano, y tenía razón; e lo primero que hizo fue enviar a Chiapa por capitán a un su primo, que se decía Diego de Mazariegos, y mandó tomar residencia a don Juan Enríquez de Guzmán, el que había enviado por capitán Marcos de Aguilar, y más robos y quejas se halló que había hecho en aquella provincia que bienes; y también envió a conquistar e pacificar los pueblos de los zapotecas y minxes, y que fuesen por dos partes, para que mejor los pudiesen atraer de paz; que fue por la parte de la banda del norte, y envió a un fulano de Barrios, que decían que había sido capitán en Italia y que era muy esforzado, que nuevamente había venido de Castilla a México (no digo por Barrios el de Sevilla, el cuñado que fue de Cortés), y le dio sobre cien soldados, y entre ellos muchos escopeteros y ballesteros.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 577 Esp (CDH )
      Digamos ahora del otro capitán que fue por la parte de Guaxaca, que se decía Figueroa, natural de Cáceres, que también dijeron que había sido capitán en Castilla, y era muy amigo del tesorero Alonso de Estrada, y llevó otros cien soldados de los nuevamente venidos de Castilla a México, y muchos escopeteros y ballesteros y aun diez de a caballo; y como llegaron a las provincias de los zapotecas, envió a llamar a un Alonso de Herrera, que estaba en aquellos pueblos por capitán de treinta soldados, por mandado de Marcos de Aguilar en el tiempo que gobernaba, según lo tengo dicho en el capítulo que dello hace mención; y venido el Alonso de Herrera a su llamado, porque, según pareció, traía poder el Figueroa para que estuviese debajo de su mano, e sobre ciertas pláticas que tuvieron, o porque no quiso quedar en su compañía, vinieron a echar mano a las espadas, y el Herrera acuchilló al Figueroa y a otros tres de los soldados que traía, que le ayudaban.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      [...] como en aquella sazón todavía era presidente el Núño de Guzmán, allegó todos los más soldados que pudo, así de a caballo como escopeteros y ballesteros, para que fuesen con él a una provincia que se dice Xalisco [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 602 Esp (CDH )
      Quiero decir ahora cómo en el mes de mayo de 1532 años, después que Cortés vino de Castilla, envió desde el puerto de Acapulco otra armada con dos navíos bien abastecidos con todo género de bastimentos, y marineros, los que eran menester, y artillería y rescate, y ochenta soldados escopeteros y ballesteros, y envió por capitán general a un Diego Hurtado de Mendoza: y estos dos navíos envió a descubrir por la costa del sur a buscar islas y tierras nuevas; y la causa dello es, porque, como dicho tengo en el capítulo que dello habla, así lo tenía capitulado Cortés con los del real consejo de Indias cuando su majestad se fue a Flandes.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Pues partidos por tierra con muchos soldados de a caballo y escopeteros y ballesteros, había dejado por su teniente en lo de Xalisco a un hidalgo que se decía fulano de Oñate [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Como Cortés había dicho a los de Chalco que les había de ir a socorrer porque los mexicanos no viniesen y les diesen guerra (porque harto teníamos cada semana de ir y venir a les favorecer), mandó apercibir todos los soldados y ejército, que fueron trescientos soldados y treinta de a caballo, y veinte ballesteros y quince escopeteros, y el tesorero Julián de Alderete y Pedro de Alvarado y Andrés de Tapia y Cristóbal de Olí, y fue también el fraile fray Pedro Melgarejo, y a mí me mandó que fuese con él, y muchos tlascaltecas y amigos de Tezcuco; y dejó en guarda de Tezcuco y bergantines a Gonzalo de Sandoval con buena copia de soldados y de a caballo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 347 Esp (CDH )
      [...] estaba en esta fuerza mucha más gente que en el primero peñol, y aun era muy mas fuerte, según después vimos; y nuestros escopeteros y ballesteros les tiraban, mas estaban tan altos y tenían tantos mamparos, que no se les podía hacer mal ninguno [...].
    • 1576-1577 Sahagún, B. HGral Nueva España [1990] 977 Mx (CDH )
      En cada rencle iva delante un escopetero y luego un soldado con espada y rodela, y luego un alabardero; por esta orden ivan subiendo al cu.
    • 1599 Minsheu, J. DictSpanEng [1599] Esp (NTLLE)
      escopetero [...], a gunner, one that shooteth in a peece.
    • 1600 Mármol Carvajal, L. Rebelión moriscos [1852] 287 Esp (CDH )
      Destas gentes recogió Hernando el Habaquí cuatrocientos escopeteros debajo la conduta de un turco sedicioso y malo llamado Hoscein; y embarcándose con ellos en ocho fustas, donde metieron algunos particulares mucha cantidad de armas y municiones para vendérselas á los moros, vino con todo ello á la Alpujarra.
    • 1600 Mármol Carvajal, L. Rebelión moriscos [1852] Esp (CDH )
      Eran los enemigos tres mil hombres, los dos mil escopeteros acaudillados por el Melchi, y mostraban determinacion de morir ó defender la sierra; y siendo el duque de Arcos avisado dello, ordenó á Pedro de Mendoza que con seiscientos arcabuceros fuese á la boca del Rio Verde por el pié de la sierra, y á Lope Zapata, que con otros seiscientos caminase hácia Gaimon, á la parte de las viñas de Monda, yendo el uno del otro media legua, y con el resto de la gente comenzó á caminar por aquel espacio que quedaba entre ellos.
    • 1605 Haedo, D. Epítome reyes Argel [1927] 282 Esp (CDH )
      Por lo cual el Asán Aga, muy indignado, juntó cuatro mil turcos escopeteros, y de moros hasta seis mil a caballo, y cuatro mil a pie, y con ellos y con diez pieças de artillería encarretadas, salió de Argel en principio de verano camino de Tremecén.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      ESCOPETERO, lo mesmo que arcabuzero [...].
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      Y así para correr parejas con los españoles en armas ofensivas solamente les falta tener abundancia de pólvora, para poderse servir de las muchas escopetas, arcabuces y aún mosquetes que ganaron en el saco de las ciudades, y que se llevan los fugitivos cuando se pasan a ellos, y que también quedan en su poder cuando sucede en algunas ocasiones degollar españoles, como en la de la Imperial, de cuya pólvora que les hallan en los frascos, proveen a los traidores españoles para que les sirvan de escopeteros.
    • 1604-1618 Sandoval, P. HEmperador Carlos V [2003] Esp (CDH )
      El condestable envió diez escopeteros valientes y determinados, para que se metiesen como pudiesen en los alcázares.
    • c1619 Cabrera Córdoba, L. HFelipe II [1998] 269 Esp (CDH )
      Embistieron con tanta resolución y tiraron tanto los escopeteros y la artillería, que subieron encima del fuerte por dos partes y plantaron tres estandartes sin podellos derribar los cercados, aunque mataban muchos enemigos, porque los alféreces estaban amparados con unos cestones del mismo fuerte, y si los mataban los arbolaban otros, y procuraron ganar el estandarte del Rey.
    • a1640 Alva Ixtlilxochitl, F. HChichimeca [1985] 288 Mx (CDH )
      El segundo día de pascua de Espíritu Santo hizo Cortés salir a la plaza de la ciudad de Tetzcuco toda la gente que tenía de a pie y de a caballo, para ordenar y dar la gente que habían de llevar los capitanes, para tres guarniciones de gente que se habían de poner en tres ciudades que están en contorno de la de México y de la (primera) guarnición hizo general al capitán Pedro de Alvarado y le dio treinta de a caballo, dieciocho ballesteros y escopeteros, ciento cincuenta peones de espada y rodela y veinticinco mil hombres de guerra de los tlaxcaltecas y éstos habían de sentar su real en la ciudad de Tlacopan y por capitanes de su puesto a Jorge de Alvarado, hermano suyo, el capitán Pedro Dirsio y Gutiérrez de Badajoz, que fue su alférez, Juan Balante, Andrés de Monjaras, Vizcaíno, Alonso Ortiz de Zúñiga, que era el capitán de los ballesteros y Diego Valadez.
    • 1690 Fuentes Guzmán, F. A. HGuatemala [1882-1883] II, 156 Gu (CDH )
      [...] á Hernán Carrillo, alcalde ordinario, compañero en este oficio del mismo D. Pedro Portocarrero, dispuso su marcha en la forma que mejor ofreció el tiempo y número de la gente con que se hallaba, que por entonces era el de doscientos quince españoles escopeteros y ballesteros, ciento ocho de á caballo, y ciento veinte tlaxcaltecos y doscientos treinta mexicanos, con cuatro tiros de artillería, que todos formaban y hacían el número de setecientos cuarenta y cinco hombres [...].
    • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      ESCOPETERO. s. m. El Soldado que trahe y usa en la Milicia de la escopeta o arcabuz.
    • 1762 Anónimo Testimonio expediente prov Pampanga Docs HFilipinas Fi (CDH )

      [...] los otros como veinte escopeteros, siendo el número de todos estos hombres de estas armas, quinientos treinta y quatro de naturales y doscientos cinquenta y siete de mestizos, que uno y otro número componen el de setecientos y noventa y uno líquido, resueltos todos á salir á campaña [...].

    • 1780 Clavijero, F. J. HAntigua México [1991] Mx (CDH )
      Dio pronto aviso a Cortés y este general ordenó a Sandoval que con 18 escopeteros y ballesteros, 100 infantes de espada y rodela y un gran número de aliados, ocupase el sitio de Tepeyacac y desde allí embarazase los socorros que entraban a los enemigos.
    • 1837 Fdz Navarrete, M. Viajes Maluco Loaísa [1837] Esp (CDH )
      Por la tarde fueron quince castellanos escopeteros y ballesteros, con mucha gente de la isla, á caer de improviso sobre los portugueses que estaban comiendo y habia una barranca que los separaba de los castellanos; pero no obstante, estos mataron dos y á dos caballeros de los de Terrenate, é hirieron á tres ó cuatro, regresando sin daño á pesar de haberles disparado los portugueses muchos tiros de las fustas.
    • 1849 Anónimo "Toledo 17 de octubre" [20-10-1849] El Eco del Comercio (Madrid) Esp (HD)
      Así es que además de tener que sufrir una compañía de escopeteros que recorre los pueblos, continuamente se les presentan comisionados con diferentes pretestos y que en resumen no producen otro efecto que llevarse en pocas horas aquellas cantidades de gradúan por sus crecidas dietas [...].
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      ESCOPETERO [...] Mil. s. m. ant.: el soldado armado de escopeta o arcabuz.
    • 1855-1874 Fuente, V. HEclesiástica Esp, V [1874] Esp (CDH )
      (1) Eran 10.000 infantes armados de picas y coseletes: 8.000 escopeteros y ballesteros: 2.000 caballos, de ellos 500 hombres de armas y 200 escopeteros montados: y 200 gastadores: 4 cañones gruesos y 12 piezas menores. La escuadra se componía de 150 velas y 10 galeras. Las provisiones inmensas y para muchos meses; pero entre Navarro y el italiano Vianeli las robaron en poco tiempo.
    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )
      Pero Violante tenía un hermano nombrado don Sebastián, oficial de la escolta del virrey, el cual hermano se trataba íntimamente con el capitán de escopeteros Rui Díaz de Santillana;
    • 1876 Pz Galdós, B. De Oñate a Granja [2003] Esp (CDH )
      Los soldados se entretuvieron en arrojar al fondo del barranco el cadáver del jefe de los escopeteros, al cual llamaban Basurde, que es Jabalí en lengua eúskara.
    • 1852-1882 Alarcón, P. A. Relatos [1994] Esp (CDH )

      [...] los gañanes más diestros en el manejo de la honda subieron a la alcazaba morisca; los tiradores o escopeteros salieron de descubierta al camino de Guadix, y el Alcalde se colocó en un punto que dominaba todo el futuro campo de batalla [...].

    • 1886 Puiggarí Llobet, J. Iconografía traje [2002] Esp (CDH )
      Mejorada la coronelía por el Gran Capitán, dividiose por mitad en coseletes o piqueros, y en espingarderos o escopeteros, después arcabuceros de rueda, suprimida la ballesta por la fecha de 1520.
    • 1898 Pz Galdós, B. Zumalacárregui [2002] 105 Esp (CDH )
      Los escopeteros tirotearon como a un cuarto de legua más abajo, conforme Fago les había advertido: todo iba bien, admirablemente combinado por la previsión suya, ayudada del acaso.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Salieron, pues, aquel mismo día para los Padules, donde Don Juan estaba acampado, el Habaquí y los caballeros comisarios, con trescientos escopeteros moros que aquél traía por escolta.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      A su lado llevaba un alférez de la escolta la bandera de Aben-Abóo, de damasco turquesado con media luna en el asta, y unas letras que decían en arábigo: —No puedo desear más ni contentarme con menos— y seguían los escopeteros, puestos en orden a cinco por hilera.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Entraba el izquierdo igualmente en el mar, formado por noventa y tres galeras, a las órdenes de Aluch-Alí el Tiñoso, y en la mitad del centro, formado por noventa y cinco galeras, adelantábase la de Alí-Pachá, enorme, altísima de puntal, con cinco grandes farolas doradas en la popa y muy pertrechada de artillería, de jenízaros que pasaban de quinientos y de turcos epacos, bravísimos flecheros y escopeteros que formaban la flor de su gente.
    • 1910 Garrido Atienza, M. Capitulaciones Granada [1910] Esp (CDH )
      Un historiador granadino, Luis del Mármol Carvajal, afirma, que el que acudió en socorro de Boabdil fué el adelantado don Pedro Henríquez, con el mayor número de caballos y peones que pudo juntar, y peleando con los moros que le salieron al encuentro, metió quinientos escopeteros cristianos en el Albaicín.
    • 1911 Pz Galdós, B. Primera República [2002] Esp (CDH )
      Borrero llevaba veinticinco caballos y dos compañías de cazadores de Ciudad Rodrigo; Estévanez treinta y siete escopeteros.
    • 1911 Pz Galdós, B. Primera República [2002] Esp (CDH )
      La militar arenga que Virgilio Llanos, subido en una roca, pronunció ante los aburridos y fatigados escopeteros.
    • 1927 Anónimo "Asalto frustrado a un tren de mercancías" [30-03-1927] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Málaga 29 [...] Al pasar un tren de mercancías por la estación de Pizarra, fué asaltado por seis desconocidos, con objeto de robarlo. Un escopetero llamado Francisco Poce, les hizo frente, logrando poner en fuga a cinco.
    • 1951 Pz Bustamante, C. HImperio español [1951] 120 Esp (CDH )
      Separóse de la obediencia de Velázquez, que había revocado los poderes que le confió, y, por fin, emprendió el viaje (18 de febrero de 1519) con una flota de 11 naves que llevaban 518 soldados, 32 ballesteros, 12 escopeteros, 16 jinetes y 110 marineros, con una servidumbre de 200 indios y algunos negros, transportando también 16 caballos, 10 cañones de bronce, cuatro falconetes y gran cantidad de quincallería (espejos, agujas, alfileres, tijeras, hebillas, etc.) y ropas para cambiar con los indios.
    • 1965 Lopetegui, L. HIglesia América [1965] Esp (CDH )

      A Méjico, ejército compacto. Moctezuma.– El 30 de octubre de 1519 dejan los expedicionarios Cholula y avanzan hacia Méjico; forman ejército compacto: corredores de campo a caballo descubriendo la tierra, apoyados por peones ligeros; en el centro, la artillería, los escopeteros, ballesteros y los jinetes en grupos de tres en tres para acudir donde fuera preciso [...].

    • 1991 Chao Ebergenyl, G. Los Altos [1991] Mx (CDH )
      De este lado estaban los gachupines del general Félix María Calleja y don Manuel Flón, Conde de la Cadena, con más de 7 mil hombres de los batallones ligeros de San Luis y San Carlos, voluntarios de Celaya y Guanajuato y escopeteros de Río Verde, además de casi dos escuadrones de Dragones, todos ellos de caballería, y batallones de Puebla y Tlaxcala traídos por Flón.
    • 1992 Tapia Bolívar, D. HToreo I [1993] 105 Esp (CDH )
      En 1816, los hombres del campo, cortijeros, guardas, arrieros y trajinantes dieron en hablar de otro bandido agregado a la partida de los anteriores, como del más feroz de todos ellos. Se le llamaba el Gitano y sus fechorías superaban en mucho a las de sus compañeros, que, al parecer, habían de contenerlo para que no asolara tan descomunal y bárbaramente. Enviadas varias partidas de escopeteros, en alianza con la tropa, en persecución de Los siete niños de Écija, lograron la captura de casi todos ellos en 1817.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] Mx (CDH )
      Cortés proveyó a los mercaderes con sendas cartas para los esclavos blancos, allególes cuentas de colores, figuritas de vidrio y camisas para su rescate, les dijo que a su regreso les daría más, y con dos navíos pequeños envió a Diego de Ordaz a Punta Catoche por ellos, con unos veinte ballesteros y escopeteros.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] Mx (CDH )
      Escopeteros y arcabuceros permanecían tensos y con los ojos fijos, como figuras de cera.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] Mx (CDH )
      Enterraron a sus muertos y curaron a sus heridos; los escopeteros se pusieron a limpiar sus arcabuces; los ballesteros hacían nuevas flechas y engrasaban las cuerdas de sus ballestas; los peones cosían la ropa rasgada, afilaban las espadas y reparaban los abollados yelmos y escudos.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] 117 Mx (CDH )
      Cortés ideó y puso en construcción tres armatostes de madera: especie de carromatos cubiertos con tablones y tirados por indios tlaxcaltecas, de cuyo interior disparaban a diestra y siniestra ballesteros y escopeteros con muy buenos resultados.
    • 1996 Olivas Weston, R. Cocina Virreinato Perú [1996] Pe (CDH )
      Allí se encontraba Pedro de Candia con ocho o nueve escopeteros y cuatro tiros de artillería.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. Soldado armado de escopeta.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. Soldado armado de escopeta.
    • 2017 Tasca, L. "Conmovedoras historias de «cascos azules»" [26-02-2017] El Líbero (Santiago de Chile): ellibero.cl Ve (HD)
      José Reynozo (37) es oriundo de Rancagua, cabo primero del Ejército de Chile y su período de misión fue de agosto de 2012 a febrero de 2013, también en Cabo Haitiano. Su trabajo era la de escopetero, es decir, uno de los que conformaba las patrullas que debían detectar posibles problemas antes de que la Policía Nacional de Haití lograra reconformarse después de la crisis social, económica y el fuerte terremoto de 2010.
  2. Acepción en desuso
  3. s. f. desp. Mujer promiscua.
    docs. (1517-1535) 3 ejemplos:
    • 1517 Torres Naharro, B. Ymenea [1994] Propaladia Esp (CDH )
      MARQUÉS Pues yo te diré qué sea: / vámosnos ora a dormir / lo que queda hasta el día. / Quédese con Dios Phebea, / mañana podré venir / a tentar su fantasía. / Dame un poco ese laúd, / iré tañendo quequiera. / Forsa aquella escopetera / que querrá hazer virtud.
    • 1517 Torres Naharro, B. Ymenea [1994] Propaladia Esp (CDH )
      TURPEDIO Pues si alcançarte pudiera, / por eso que agora dizes / te cortara las narizes, / ¡doña puerca escopetera!
    • 1535 Huete, J. Comedia Viridiana [2002] Esp (CDH )
      .Hola, di, / ¿por tu vida passó assí? / ¡Dios me libre de mugeres!Carmento .Por Dios no sacó de mí / una blanca de alfileres.Secreto .¿Quiesme oír?Carmento .Di lo que quieres dezir.Secreto . No sabes tú la manera / de cómo te has de regir / con aquessa escopetera.
  4. 1⟶restricción significado
    s. m. y f. Miembro de una compañía militar española encargada de vigilar la costa del Estrecho y los caminos para evitar el contrabando.
    Holónimo: compañía
    docs. (1820-1996) 9 ejemplos:
    • 1820 Anónimo "Noticias nacionales" [23-11-1820] El Universal (Madrid) Esp (HD)
      En esta operacion se echaron de menos tres dependientes de la ronda montada de la comandancia, á quienes no se habia dado licencia; y con tal motivo se previno á los presentes que al anochecer del mismo dia 12 se reuniesen sin armas los de cada ronda en casa de su cabo respectivo. La de escopeteros que se componia de diez hombres, lejos de cumplir con lo que se la mandaba, marchó aquella misma tarde sin gefe alguno con direccion á la sierra de Badaya [...].
    • 1996 Márquez Reviriego, V. "De etimología incierta" [31-10-1996] ABC (Madrid) Esp (HD)
      El papel unificador de la Benemérita en el siglo XIX lo explica con mucho documento el hoy político de Izquierda Unida López Garrido («La Guardia Civil y los orígenes del Estado centralista»). Con la creación y desarrollo del nuevo cuerpo fueron desapareciendo otros que había, y en número tan grande que abastecerían a todas las autonomías de hoy, y algunas más que se crearan (¿o la cantidad es inmutable?). Copio algunos nombres para dar ideas de refundación: Escopeteros, Rondas Públicas, Migueletes, Miñones, Celadores, Salvaguardas, Faletis, Rurales, Santa hermanda, Caudillatos, Milicia Honrada, Compañía Suelta...
    • 1820 Anónimo "Noticias nacionales" [23-11-1820] El Universal (Madrid) Esp (HD)
      En esta operacion se echaron de menos tres dependientes de la ronda montada de la comandancia, á quienes no se habia dado licencia; y con tal motivo se previno á los presentes que al anochecer del mismo dia 12 se reuniesen sin armas los de cada ronda en casa de su cabo respectivo. La de escopeteros que se componia de diez hombres, lejos de cumplir con lo que se la mandaba, marchó aquella misma tarde sin gefe alguno con direccion á la sierra de Badaya [...].
    • 1834 Anónimo "Circular a los capitanes generales" [28-03-1834] La Revista Española (Madrid) Esp (HD)
      En aquellas provincias donde hay escopeteros, celadores ó miñones ú otra fuerza de esta clase podrá convenir aumentarla, sobre lo cual V. R. y los demas capitanes generales tomarán desde luego la resolucion conveniente, dando cuenta.
    • 1845 Anónimo "Presupuesto de guerra" [30-04-1845] El Boletín del Ejército (Madrid) Esp (HD)
      Por otra parte, la Guardia civil no solo no aumenta el presupuesto de guerra, sino que no debe aumentar realmente ninguno, porque si luego que esté completamente organizada suprime el gobierno como es regular todas las compañías de escopeteros, miñones, miqueletes ó como quiera que se llamen, alguna de las cuales son bien inútiles por cierto, no será mucha la diferencia entre lo que pagan las provincias para el sostenimiento de esas compañías y lo que cueste la Guardia civil.
    • 1850 Anónimo "Sección política" [18-01-1850] El Clamor Público (Madrid) Esp (HD)
      Por el contrario, la teoría absoluta y exagerada del gobierno caro se funda en que ningun hombre pueda moverse sin adquirir una carta de seguridad, ó eso que se llama pasaporte [...]; es tener un resguardo de puertas municipal, otro fiscal, otro marítimo y otro terrestre; es disfrutar á la vez de muchos soldados, muchos escopeteros, muchos miñones, muchos salvaguardias, muchos guardias civiles, muchos serenos y muchas rondas de capa [...].
    • 1858 Jiménez Sandoval, C. Instituciones de Seguridad p. 142 Esp (BD)
      A semejanza de las compañías de otras provincias, se creó tambien posteriormente en la de Alava otra suelta, llamada de Migueletes, con iguales fines; y algunas mas imitaron su ejemplo, bien como fuerza armada temporalmente, bien con carácter de mayor permanencia, y ya organizadas como compañías ó como simples partidas, llamadas de escopeteros.
    • 1906 Ismer, C. "Ejército español primera mitad del siglo XIX" [19-03-1906] La Correspondencia Militar (Madrid) Esp (HD)
      La fuerza sedentaria, en fin, de 1843, se componía de dos compañías de guardias Alabarderos, reorganizados en Agosto de 1841, con nueve jefes y oficiales y 224 individuos de tropa, cuya fecha se suprimió el cuerpo de guardias de la real persona, creándose en su lugar la guardia real exterior, que fué suprimida en Diciembre siguiente; 11 compañías de veteranos, la de los presidios menores, las antiguas de fusileros de Aragón y Valencia, la de Caballería de lanzas de Ceuta, las dos de escopeteros de Andalucía y las escuadras de Cataluña.
    • 1914 Anónimo (Ladera) "La Guardia Civil" [08-06-1914] La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
      Terminada la guerra dinástica, sostenida en los años 1833 al 40, asolaban al país los malhechores que, ya aislados, ya en partidas, impedían el libre tránsito por los caminos, secuestraban á los vecinos de los pueblos, sacándolos de sus propias casa, y cometían todo género de tropelías, no obstante la tenaz persecución por los mozos de escuadra, miñones, escopeteros y aun por fuerzas del Ejército, que, á pesar de estar en constante movimiento, nada conseguían.
    • 1996 Márquez Reviriego, V. "De etimología incierta" [31-10-1996] ABC (Madrid) Esp (HD)
      El papel unificador de la Benemérita en el siglo XIX lo explica con mucho documento el hoy político de Izquierda Unida López Garrido («La Guardia Civil y los orígenes del Estado centralista»). Con la creación y desarrollo del nuevo cuerpo fueron desapareciendo otros que había, y en número tan grande que abastecerían a todas las autonomías de hoy, y algunas más que se crearan (¿o la cantidad es inmutable?). Copio algunos nombres para dar ideas de refundación: Escopeteros, Rondas Públicas, Migueletes, Miñones, Celadores, Salvaguardas, Faletis, Rurales, Santa hermanda, Caudillatos, Milicia Honrada, Compañía Suelta...
    • 1820 Anónimo "Noticias nacionales" [23-11-1820] El Universal (Madrid) Esp (HD)
      En esta operacion se echaron de menos tres dependientes de la ronda montada de la comandancia, á quienes no se habia dado licencia; y con tal motivo se previno á los presentes que al anochecer del mismo dia 12 se reuniesen sin armas los de cada ronda en casa de su cabo respectivo. La de escopeteros que se componia de diez hombres, lejos de cumplir con lo que se la mandaba, marchó aquella misma tarde sin gefe alguno con direccion á la sierra de Badaya [...].
    • 1834 Anónimo "Circular a los capitanes generales" [28-03-1834] La Revista Española (Madrid) Esp (HD)
      En aquellas provincias donde hay escopeteros, celadores ó miñones ú otra fuerza de esta clase podrá convenir aumentarla, sobre lo cual V. R. y los demas capitanes generales tomarán desde luego la resolucion conveniente, dando cuenta.
    • 1841 Anónimo "Caminos. Seguridad pública" [24-08-1841] El Espectador (Madrid) Esp (HD)
      En uno de nuestros números anteriores reconocimos la necesidad de organizar una fuerza pública, dedicada á proteger al ciudadano pacífico en sus diferentes ocupaciones sociales, en medio de los pueblos ó bien en los caminos; y tambien que tuviera á su cuidado perseguir y entregar al brazo de la ley los criminales que por ardides ó a viva fuerza despojan al hombre del fruto de sus sudores y de su trabajo. […] Hasta la época presente no hay nada determinado ni fijo en este asunto. Nuestros gobiernos anteriores reconocieron la misma necesidad y crearon fuerzas con igual objeto, que en una época fue la santa hermandad de Toledo, en otras lo eran los alguaciles de corte, y viniendo á las mas inmediatas, las compañias de miñones, mozos de escuadra, fusileros, escopeteros, y salvaguardias […].
    • 1845 Anónimo "Presupuesto de guerra" [30-04-1845] El Boletín del Ejército (Madrid) Esp (HD)
      Por otra parte, la Guardia civil no solo no aumenta el presupuesto de guerra, sino que no debe aumentar realmente ninguno, porque si luego que esté completamente organizada suprime el gobierno como es regular todas las compañías de escopeteros, miñones, miqueletes ó como quiera que se llamen, alguna de las cuales son bien inútiles por cierto, no será mucha la diferencia entre lo que pagan las provincias para el sostenimiento de esas compañías y lo que cueste la Guardia civil.
    • 1850 Anónimo "Sección política" [18-01-1850] El Clamor Público (Madrid) Esp (HD)
      Por el contrario, la teoría absoluta y exagerada del gobierno caro se funda en que ningun hombre pueda moverse sin adquirir una carta de seguridad, ó eso que se llama pasaporte [...]; es tener un resguardo de puertas municipal, otro fiscal, otro marítimo y otro terrestre; es disfrutar á la vez de muchos soldados, muchos escopeteros, muchos miñones, muchos salvaguardias, muchos guardias civiles, muchos serenos y muchas rondas de capa [...].
    • 1858 Jiménez Sandoval, C. Instituciones de Seguridad p. 142 Esp (BD)
      A semejanza de las compañías de otras provincias, se creó tambien posteriormente en la de Alava otra suelta, llamada de Migueletes, con iguales fines; y algunas mas imitaron su ejemplo, bien como fuerza armada temporalmente, bien con carácter de mayor permanencia, y ya organizadas como compañías ó como simples partidas, llamadas de escopeteros.
    • 1906 Ismer, C. "Ejército español primera mitad del siglo XIX" [19-03-1906] La Correspondencia Militar (Madrid) Esp (HD)
      La fuerza sedentaria, en fin, de 1843, se componía de dos compañías de guardias Alabarderos, reorganizados en Agosto de 1841, con nueve jefes y oficiales y 224 individuos de tropa, cuya fecha se suprimió el cuerpo de guardias de la real persona, creándose en su lugar la guardia real exterior, que fué suprimida en Diciembre siguiente; 11 compañías de veteranos, la de los presidios menores, las antiguas de fusileros de Aragón y Valencia, la de Caballería de lanzas de Ceuta, las dos de escopeteros de Andalucía y las escuadras de Cataluña.
    • 1914 Anónimo (Ladera) "La Guardia Civil" [08-06-1914] La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
      Terminada la guerra dinástica, sostenida en los años 1833 al 40, asolaban al país los malhechores que, ya aislados, ya en partidas, impedían el libre tránsito por los caminos, secuestraban á los vecinos de los pueblos, sacándolos de sus propias casa, y cometían todo género de tropelías, no obstante la tenaz persecución por los mozos de escuadra, miñones, escopeteros y aun por fuerzas del Ejército, que, á pesar de estar en constante movimiento, nada conseguían.
    • 1996 Márquez Reviriego, V. "De etimología incierta" [31-10-1996] ABC (Madrid) Esp (HD)
      El papel unificador de la Benemérita en el siglo XIX lo explica con mucho documento el hoy político de Izquierda Unida López Garrido («La Guardia Civil y los orígenes del Estado centralista»). Con la creación y desarrollo del nuevo cuerpo fueron desapareciendo otros que había, y en número tan grande que abastecerían a todas las autonomías de hoy, y algunas más que se crearan (¿o la cantidad es inmutable?). Copio algunos nombres para dar ideas de refundación: Escopeteros, Rondas Públicas, Migueletes, Miñones, Celadores, Salvaguardas, Faletis, Rurales, Santa hermanda, Caudillatos, Milicia Honrada, Compañía Suelta...
  5. >escopeta+–ero,a
    s. m. y f. Persona armada con una escopeta.
    docs. (1813-2017) 11 ejemplos:
    • 1899 Zapata, M. "La Capitana del Siglo" [11-10-1899] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Aparecen gentes del pueblo, Palafox empuñando una bandera con la imagen de la Virgen del Pilar y el escudo de las armas de Aragón, seguido del presbítero Sas, del famoso tío Jorge Ibor [...], del alcalde, regidores y algunos jefes militares, y por último, de un pilotón de fusileros y de un grupo de jóvenes escopeteras, comandadas por la célebre condesa de Bureta.
    • 2017 Anónimo "Séptimo concurso de tiro a la hélice" [31-08-2017] El Liberal Digital (Santiago del Estero) Ar (HD)
      Como siempre, la Comisión Directiva invita a sumarse a los socios del club, así como también a los escopeteros de las cuidades de Clodomira, La Banda, Añatuya, Frías, y de la vecina provincia de Tucumán, quienes son los verdaderos protagonista cada fin de semana.
    • 1899 Zapata, M. "La Capitana del Siglo" [11-10-1899] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Aparecen gentes del pueblo, Palafox empuñando una bandera con la imagen de la Virgen del Pilar y el escudo de las armas de Aragón, seguido del presbítero Sas, del famoso tío Jorge Ibor [...], del alcalde, regidores y algunos jefes militares, y por último, de un pilotón de fusileros y de un grupo de jóvenes escopeteras, comandadas por la célebre condesa de Bureta.
    • 1908 Melantuche, A. "Dos hombres y dos obras" [15-02-1908] El País. Diario Republicano-Progresista (Madrid) Esp (HD)
      El hambre ha puesto sitio á la ciudad. -Si eso es cierto, será porque Dios quiere que así sea. -También quiso que fueran los sitios de 1808 y 1809; pero los hombres de aquella centuria, Palafox, el Tío Jorge, el padre Boggiero, Cerezo, Agustina, Casta, la condesa de Bareta, las escopeteras del Arrabal, cuya memoria vamos á honrar, cumplieron el cristiano y patriótico deber de rechazar á los sitiadores con sus pechos generosos y sus escopetas.
    • 1935 Anónimo "Patrocinio y el guardia" [11-06-1935] La Libertad (Madrid) Esp (HD)
      Todo esto que bien aliñado produciría un buen sainete y mejores ingresos a un comediógrafo, en la realidad toda cariz muy serio: insulto de obra a mano armada, Consejo de guerra y petición de severísima pena para la joven escopetera.
    • 1981 Caballero Bonald, J. M. Toda la noche [1988] Esp (CDH )

      Pero mientras se propagaba el humo de la barbarie por toda aquella comarca y los encomenderos vigilaban las hijuelas para garantizar el desalojo, se vio a una cuadrilla de hasta cinco hombres y dos muchachas, armados de escopetas algunos de ellos, recorriendo la tierra calcinada en son de desafío. Nunca se supo, empero, si aquella partida de vengadores ilusos tenía relación con las poco claras propuestas de Felipe Anafre o, por el contrario, se trataba de una última escaramuza de los menos propensos a la sumisión.

      Quien primero descubrió a los escopeteros fue un guarda, el cual mandó aviso a Lorenzo y éste a su vez al mayor de los Verdura.

    • 2001 Martínez, D. / Pagola, J. "Proetarras planean reventar las fiestas de Irún" [23-06-2001] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Sin embargo, representantes del Alarde tradicional, en el que figuran numerosas mujeres, aseguran que «el conflicto nada tiene que ver con un problema de discriminación de la mujer, sino que se trata de un intento de HB, escudándose en la supuesta defensa de la igualdad de sexos, de utilizar y aprovecharse de las fiestas. El Alarde es una tradición que pese al protagonismo del hombre como escopetero, no menosprecia a la mujer».
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. Hombre que sin ser soldado va armado con escopeta.
    • 2017 Anónimo "Séptimo concurso de tiro a la hélice" [31-08-2017] El Liberal Digital (Santiago del Estero) Ar (HD)
      Como siempre, la Comisión Directiva invita a sumarse a los socios del club, así como también a los escopeteros de las cuidades de Clodomira, La Banda, Añatuya, Frías, y de la vecina provincia de Tucumán, quienes son los verdaderos protagonista cada fin de semana.
    • 1899 Zapata, M. "La Capitana del Siglo" [11-10-1899] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Aparecen gentes del pueblo, Palafox empuñando una bandera con la imagen de la Virgen del Pilar y el escudo de las armas de Aragón, seguido del presbítero Sas, del famoso tío Jorge Ibor [...], del alcalde, regidores y algunos jefes militares, y por último, de un pilotón de fusileros y de un grupo de jóvenes escopeteras, comandadas por la célebre condesa de Bureta.
    • 1908 Melantuche, A. "Dos hombres y dos obras" [15-02-1908] El País. Diario Republicano-Progresista (Madrid) Esp (HD)
      El hambre ha puesto sitio á la ciudad. -Si eso es cierto, será porque Dios quiere que así sea. -También quiso que fueran los sitios de 1808 y 1809; pero los hombres de aquella centuria, Palafox, el Tío Jorge, el padre Boggiero, Cerezo, Agustina, Casta, la condesa de Bareta, las escopeteras del Arrabal, cuya memoria vamos á honrar, cumplieron el cristiano y patriótico deber de rechazar á los sitiadores con sus pechos generosos y sus escopetas.
    • 1919 Anónimo (A. S.) "Vista de las actas protestadas ante el supremo" [19-06-1919] El Imparcial (Madrid) Esp (HD)
      En determinadas localidades se coaccionó al Cuerpo electoral por las autoridades y utilizando grupos de escopeteros.
    • 1935 Anónimo "Patrocinio y el guardia" [11-06-1935] La Libertad (Madrid) Esp (HD)
      Todo esto que bien aliñado produciría un buen sainete y mejores ingresos a un comediógrafo, en la realidad toda cariz muy serio: insulto de obra a mano armada, Consejo de guerra y petición de severísima pena para la joven escopetera.
    • 1936 Anónimo "La organización de milicias" [30-08-1936] El Sol (Madrid) Esp (HD)
      Se nos interesa la publicación de la siguiente nota: «Está organizado el primer grupo de milicianos, que de un momento a otro saldrá para incorporarse a la columna del heroico Mangada [...]. Deseamos formar un grupo de escopeteros, y a tal fin requerimos a todos los castellanos que posean escopetas se inscriban en dicho grupo o que entreguen estas armas al Comité organizador, Pontejos, 2 [...]».
    • 1965 García Pavón, F. Liberales [1965] Esp (CDH )
      Como los nuevos milicianos o «escopeteros» no tenían costumbre de manejar armas ni de tomar aquellas posturas forzadas, les solían ocurrir chascos pintorescos y a veces sangrientos.
    • 1981 Caballero Bonald, J. M. Toda la noche [1988] Esp (CDH )

      Pero mientras se propagaba el humo de la barbarie por toda aquella comarca y los encomenderos vigilaban las hijuelas para garantizar el desalojo, se vio a una cuadrilla de hasta cinco hombres y dos muchachas, armados de escopetas algunos de ellos, recorriendo la tierra calcinada en son de desafío. Nunca se supo, empero, si aquella partida de vengadores ilusos tenía relación con las poco claras propuestas de Felipe Anafre o, por el contrario, se trataba de una última escaramuza de los menos propensos a la sumisión.

      Quien primero descubrió a los escopeteros fue un guarda, el cual mandó aviso a Lorenzo y éste a su vez al mayor de los Verdura.

    • 2001 Martínez, D. / Pagola, J. "Proetarras planean reventar las fiestas de Irún" [23-06-2001] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Sin embargo, representantes del Alarde tradicional, en el que figuran numerosas mujeres, aseguran que «el conflicto nada tiene que ver con un problema de discriminación de la mujer, sino que se trata de un intento de HB, escudándose en la supuesta defensa de la igualdad de sexos, de utilizar y aprovecharse de las fiestas. El Alarde es una tradición que pese al protagonismo del hombre como escopetero, no menosprecia a la mujer».
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] Hombre que sin ser soldado va armado con escopeta.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. Hombre que sin ser soldado va armado con escopeta.
    • 2017 Anónimo "Séptimo concurso de tiro a la hélice" [31-08-2017] El Liberal Digital (Santiago del Estero) Ar (HD)
      Como siempre, la Comisión Directiva invita a sumarse a los socios del club, así como también a los escopeteros de las cuidades de Clodomira, La Banda, Añatuya, Frías, y de la vecina provincia de Tucumán, quienes son los verdaderos protagonista cada fin de semana.
    1. s. m. En particular, hombre armado con una escopeta encargado de escoltar o custodiar algo.
      docs. (1813-1928) 12 ejemplos:
      • 1813 Anónimo "Noticias particulares de Madrid" [10-08-1813] Diario de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Dos escopeteros que han venido auxiliando á un caballero de Andalucía, se regresan á ella. Si hubiese persona que necesitase de su compañía, servicio y auxilio para la seguridad en el mismo camino, le prestarán, y darán razon en la fontana de oro […].
      • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
        Escopetero, s. m. [...] Se aplica generalmente á ciertos hombres que, mediante un sueldo estipulado, estan destinados á escoltar armados de escopeta los carruajes como diligencias, sillas de posta, convoyes etc. cuando tienen que transitar por un punto peligroso amenazado de ladrones
      • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] Esp (CDH )
        Al decir esto don Opando, se abrió la puerta, y sorbiéndose Tenebrarios por su puertecilla como caracol o galápago que se esconde, se presentó en la sala, todo manchado de lodo, con su bombacho de vivos encarnados, sus botas vaquerizas, su calañés, su manta y su carabina, un guarda de campo o escopetero.
      • 1874 Alarcón, P. A. Alpujarra [2003] Esp (CDH )
        El equipaje y las provisiones, custodiados por cuatro escopeteros, iban, en fin, a las inmediatas órdenes de una venerable ama de llaves y directora de cocina, encaramada en lo alto de la carga más voluminosa...
      • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] 161 Co (CDH )
        Verdad que la hoguera, sostenida por turno, como en la mina, y el vigilar del guardián escopetero, preservan, durante la noche, las cuatro bestias y las cuarenta personas, si no de los genios del monte, de tigres y ladrones, por lo menos.
      • 1813 Anónimo "Noticias particulares de Madrid" [10-08-1813] Diario de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Dos escopeteros que han venido auxiliando á un caballero de Andalucía, se regresan á ella. Si hubiese persona que necesitase de su compañía, servicio y auxilio para la seguridad en el mismo camino, le prestarán, y darán razon en la fontana de oro […].
      • 1837 Anónimo "Transportes" [17-01-1837] Diario de Avisos (Madrid) Esp (HD)
        Del despacho de los señores Ferrer de Cadiz […] saldrá un convoy con escolta de escopeteros el 19 de madrugada para Córdoba, Ecija, Sevilla y Cádiz: se admiten viajeros y cargamento […].
      • 1841 Anónimo "Aviso interesante a los viajeros" [25-06-1841] Diario de Avisos (Madrid) Esp (HD)
        Por último, se ha atendido a procurar toda la comodidad posible en el viage, adquiriendo carruages de estensas dimensiones, y no se ha omitido el mirar por la seguridad, valiéndose al efecto de guardas ó escopeteros.
      • 1844 Anónimo "Citaciones y emplazamientos" [23-01-1844] Diario de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Ignorándose la habitacion que ocupa en esta corte Antonio Sanz, escopetero que es ó ha sido en la empresa de diligencias Peninsulares de la misma, por la presente se le cita y llama para que […] comparezca en la audiencia del señor don José María Montemayor, juez de primera instancia […].
      • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
        Escopetero, s. m. [...] Se aplica generalmente á ciertos hombres que, mediante un sueldo estipulado, estan destinados á escoltar armados de escopeta los carruajes como diligencias, sillas de posta, convoyes etc. cuando tienen que transitar por un punto peligroso amenazado de ladrones
      • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] Esp (CDH )
        Al decir esto don Opando, se abrió la puerta, y sorbiéndose Tenebrarios por su puertecilla como caracol o galápago que se esconde, se presentó en la sala, todo manchado de lodo, con su bombacho de vivos encarnados, sus botas vaquerizas, su calañés, su manta y su carabina, un guarda de campo o escopetero.
      • 1851 Bordin, C. "Dirección general de aduanas y aranceles" [28-09-1851] La España (Madrid) Esp (HD)
        De conformidad con lo propuesto por V. S., esta direccion general ha declarado el comiso y multa de las ocho piezas de agreman detenidas al escopetero de la silla-correo de Bayona que llegó á esta córte la mañana del 14 del corriente, como género prohibido á comercio en concepto de pasamanería de algodón.
      • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
        ESCOPETERO: adj. s.: el que armado por lo comun de escopeta tiene por oficio escoltar personas, carruajes o convoyes en ciertos puntos peligrosos.
      • 1869 RAE DRAE 11.ª ed. (NTLLE)
        ESCOPETERO [...] El que sin ser soldado, armado con escopeta, acompaña á los que viajan dándoles escolta.
      • 1874 Alarcón, P. A. Alpujarra [2003] Esp (CDH )
        El equipaje y las provisiones, custodiados por cuatro escopeteros, iban, en fin, a las inmediatas órdenes de una venerable ama de llaves y directora de cocina, encaramada en lo alto de la carga más voluminosa...
      • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] 297 Esp (CDH )

        Ahora, este alcalde ha dispuesto que los domingos los escopeteros del pueblo cierren todas las entradas y salidas, para que nadie pueda irse sin haber cumplido antes sus deberes religiosos.

      • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] 161 Co (CDH )
        Verdad que la hoguera, sostenida por turno, como en la mina, y el vigilar del guardián escopetero, preservan, durante la noche, las cuatro bestias y las cuarenta personas, si no de los genios del monte, de tigres y ladrones, por lo menos.
  6. >escopeta+–ero,a
    s. m. Hombre que lleva las escopetas en las cacerías.
    docs. (1905-2014) 13 ejemplos:
    • 1905 Anónimo "Cacería en la Casa de Campo" [02-11-1905] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      El rey D. Alfonso XIII en un puesto del cazadero de la Casa de Campo, acompañado de su escopetero.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. Encargado de llevar las escopetas en las cacerías.
    • 1905 Anónimo "Cacería en la Casa de Campo" [02-11-1905] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      El rey D. Alfonso XIII en un puesto del cazadero de la Casa de Campo, acompañado de su escopetero.
    • 1913 Anónimo (Gedeón) "Domingos de Gedeón" [24-08-1913] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Si hace pocos años había que ver á Don Tancredo subido en su pedestal, te digo que ahora hay que ver á Romanones sobre una caballería, tocándose, como se dice ahora, la cabeza con un flexible que le cae como una maldición de Brocas, al dirigirse al monte, seguido del escopetero.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] Esp (CDH )
      Fue este don Esmeraldino vizconde, por lo que de él oí contar a un su criado de librea y escopetero, el hombre más hermoso de Portugal en su tiempo, muy lucido de lunares y con una mirada tan triste en los grandes y negros ojos, que parecía, dicen, que cuando demoradamente os miraba era como si una niebla de oscuras caricias saliese, para envolveros, por entre la aleteante seda de las largas pestañas.
    • 1970 RAE DRAE 19.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] El que lleva las escopetas en las cacerías.
    • 1981 Anónimo (El marqués de Valdueza) "Teba" [17-06-1981] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Fue siempre su cacería predilecta la del pato, y para ella navegó en piragua en compañía de su fiel escopetero y ayudante Pedro Paredes "El Panadero", unidos por la misma afición [...].
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] Encargado de llevar las escopetas en las cacerías.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. Encargado de llevar las escopetas en las cacerías.
    • 1905 Anónimo "Cacería en la Casa de Campo" [02-11-1905] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      El rey D. Alfonso XIII en un puesto del cazadero de la Casa de Campo, acompañado de su escopetero.
    • 1906 Anónimo (Betegón) "La cacería de Lachar" [08-11-1906] La Época (Madrid) Esp (HD)
      Con S. M. estaba su escopetero Manolo Martin, llegado de Madrid con el conde de San Román.
    • 1907 Anónimo "De palacio" [25-04-1907] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Entre los reclutas que anteayer juraron las banderas, figuraba el escopetero de S. M. el Rey, Manuel Martín, que desde hace más de seis años viene prestando sus servicios al lado de D. Alfonso en todas las excursiones cinegéticas regias.
    • 1913 Anónimo (M.) "El Rey en Lachar" [21-01-1913] La Época (Madrid) Esp (HD)
      Al regresar al castillo en el coche que conducía á varios criados, hizo en una vuelta del camino un brusco movimiento, saliendo despedido el escopetero del marqués de Viana, Antonio Pérez, que quedó con la pierna derecha debajo del vehículo.
    • 1913 Anónimo (Gedeón) "Domingos de Gedeón" [24-08-1913] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Si hace pocos años había que ver á Don Tancredo subido en su pedestal, te digo que ahora hay que ver á Romanones sobre una caballería, tocándose, como se dice ahora, la cabeza con un flexible que le cae como una maldición de Brocas, al dirigirse al monte, seguido del escopetero.
    • 1927 Anónimo "Regreso del Rey" [21-11-1927] La Voz (Madrid) Esp (HD)
      Ayer, a las ocho de la noche, regresó a Madrid el Rey, procedente de Quintanilla (Toledo). Lo acompañaba su escopetero mayor duque de Maceda.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] Esp (CDH )
      Fue este don Esmeraldino vizconde, por lo que de él oí contar a un su criado de librea y escopetero, el hombre más hermoso de Portugal en su tiempo, muy lucido de lunares y con una mirada tan triste en los grandes y negros ojos, que parecía, dicen, que cuando demoradamente os miraba era como si una niebla de oscuras caricias saliese, para envolveros, por entre la aleteante seda de las largas pestañas.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] 143 Esp (CDH )
      El penitenciario adelantó un mes el sermón para poner muy aparente el pago que aguarda a los fanáticos del libre fornicio, y puede decirse, me aseguraba el criado de librea y escopetero de don Esmeraldino, que Portugal quedó triste, escasearon las serenatas, y amustiáronse las mujeres.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] 144 Esp (CDH )
      Acordó la familia ofrecer don Esmeraldino al Apóstol, y así fue como un día aparecieron en Termar el señor Jerónimo en su mula, el criado de librea y escopetero en un alazán muy nervioso, y en una litera la jaula, y aún venían, amén de los pajes de litera, dos criados de repuesto, y para dar testimonio de lo acontecido en la peregrinación venía el don Fiscal Eclesiástico de Braga por escribano puesto: nunca vi hombre tan alto en mula tan pequeña, tal que mientras la cabalgaba podía jugar a la pelota con las piedras del camino.
    • 1970 RAE DRAE 19.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] El que lleva las escopetas en las cacerías.
    • 1981 Anónimo (El marqués de Valdueza) "Teba" [17-06-1981] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Fue siempre su cacería predilecta la del pato, y para ella navegó en piragua en compañía de su fiel escopetero y ayudante Pedro Paredes "El Panadero", unidos por la misma afición [...].
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] Encargado de llevar las escopetas en las cacerías.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. Encargado de llevar las escopetas en las cacerías.
  7. >escopeta+–ero,a
    adj. Perteneciente o relativo a la escopeta.
    docs. (1908-1935) 4 ejemplos:
    • 1908 Anónimo "El viaje del Rey" [03-12-1908] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Un ebanista de Granada, Sr. Muñoz y Jerez, ha regalado á D. Alfonso un magnífico estante escopetero, estilo Renacimiento, con tallados primorosamente hechos. Tiene departamentos para los cuchillos de monte y cartucheras, vitrinas para las escopetas y otros muchos detalles de arte.
    • 1932 Anónimo "Unas líneas que no podían faltar" (Anuncio) [15-04-1932] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Esta ha sido, en verdad, la característica de este hombre ejemplar y lleno de iniciativas. Que a él debe la industria escopetera la mayor parte de su progreso.
    • 1934 Anónimo "El alcalde de Eibar" [25-07-1934] El Sol (Madrid) Esp (HD)
      Esta circunstancia es esencial para la resolución de la crisis que actualmente aqueja a la industria escopetera.
    • 1935 Anónimo "Los armeros eibarreses" [24-08-1935] El Heraldo de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      Ayer visitó al ministro de Guerra una Comisión de armeros eibarreses. Se trató en primer lugar de la cuestión escopetera, y los comisionados hicieron ver al ministro los perjuicios originados a la industria con la exigencia de presentar licencia de caza para la adquisición de escopetas [...].
  8. >escopeta+–ero,a
    s. m. y f. Cazador armado con una escopeta.
    Sinónimo: escopeta
    docs. (1924-2014) 11 ejemplos:
    • 1924 Anónimo "El rey y los demás invitados en Moratalla" [21-01-1924] El Siglo Futuro (Madrid) Esp (HD)
      Los cazadores ocuparon sus puestos, y ojeadores y escopeteros dieron varias batidas. Poco tiempo después se cobraron veinte liebres y más de cien perdices.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. escopeta negra.
    • 1924 Anónimo "El rey y los demás invitados en Moratalla" [21-01-1924] El Siglo Futuro (Madrid) Esp (HD)
      Los cazadores ocuparon sus puestos, y ojeadores y escopeteros dieron varias batidas. Poco tiempo después se cobraron veinte liebres y más de cien perdices.
    • 1935-1936 Carrasquilla, T. Hace tiempos [1951] Co (CDH )
      Nos juntamos como siete cazadores: los mejores escopeteros d'esos laos.
    • 1951 Soriano, E. Caza [1992] Esp (CDH )

      Se eligió para el primer ojeo una mancha entre dos lomas, donde la abundante trocha indicaba la frecuentación de los conejos. Y comenzó la distribución de puestos a los escopeteros: en este día no se hacía por sorteo, sino al criterio de Andrés, que dirigía la expedición con la misma suficiencia y el mismo serio entusiasmo que un general estratega.

    • 1963 Cayon, M. "Extinción de alimañas en la provincia" [06-03-1963] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Otros cazadores han dado muerte a otros muchos animales dañinos, como cuervos, gatos monteses, reptiles, etc. En Fabero, Manuel García Fernández, gran escopetero, consiguió días pasados un gran trofeo: con perdigón del 6 mató un enorme lobo de 72 kilos.
    • 2013 Zaldúa, J. Á. "Entrevista a Zaldúa: la caza de Euskadi" [13-09-2013] Mundo Deportivo (Barcelona) Esp (HD)
      Otro de sus cometidos es cuidar la imagen de la caza, que a veces es criticada desde algunos ámbitos. "Lo venimos haciendo con el sistema que hay actualmente instaurado, como el de las becadas, que se hacen mediante tarjetas [...] Es decir, está todo regulado. No es como muchos creen, que salen los escopeteros y tiran" [...].
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. escopeta negra.
    • 1924 Anónimo "El rey y los demás invitados en Moratalla" [21-01-1924] El Siglo Futuro (Madrid) Esp (HD)
      Los cazadores ocuparon sus puestos, y ojeadores y escopeteros dieron varias batidas. Poco tiempo después se cobraron veinte liebres y más de cien perdices.
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      ESCOPETERO [...] Escopeta negra.
    • 1934 Agencia Febus "Regresan los escopeteros y ojeadores" [29-01-1934] La Voz (Madrid) Esp (HD)
      Regresan los escopeteros y ojeadores que salieron para dar una batida en la Sierra. […] A las tres de la tarde comenzaron a regresar los escopeteros que salieron a la caza del lobo.
    • 1935-1936 Carrasquilla, T. Hace tiempos [1951] Co (CDH )
      Nos juntamos como siete cazadores: los mejores escopeteros d'esos laos.
    • 1951 Soriano, E. Caza [1992] Esp (CDH )

      Se eligió para el primer ojeo una mancha entre dos lomas, donde la abundante trocha indicaba la frecuentación de los conejos. Y comenzó la distribución de puestos a los escopeteros: en este día no se hacía por sorteo, sino al criterio de Andrés, que dirigía la expedición con la misma suficiencia y el mismo serio entusiasmo que un general estratega.

    • 1963 Cayon, M. "Extinción de alimañas en la provincia" [06-03-1963] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Otros cazadores han dado muerte a otros muchos animales dañinos, como cuervos, gatos monteses, reptiles, etc. En Fabero, Manuel García Fernández, gran escopetero, consiguió días pasados un gran trofeo: con perdigón del 6 mató un enorme lobo de 72 kilos.
    • 1969 Linazasoro, I. Otra Guipúzcoa [1969] Esp (CDH )
      El escritor, repetidas veces definido enemigo público «número dos» (el «uno» le corresponde a José de Arteche) de las armas de fuego y hasta de un simple tiragomas, admite esperanzado el hartazgo de la legión de escopeteros, que a trueque de destrozar platos, respete el vuelo del petirrojo indefenso.
    • 1992 Alberto, E. Eternidad lunes [1994] 296 Cu (CDH )
      Los escopeteros que se habían atrincherado por la retaguardia fueron desafiados por un ejército de conejos.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] escopeta negra.
    • 2013 Zaldúa, J. Á. "Entrevista a Zaldúa: la caza de Euskadi" [13-09-2013] Mundo Deportivo (Barcelona) Esp (HD)
      Otro de sus cometidos es cuidar la imagen de la caza, que a veces es criticada desde algunos ámbitos. "Lo venimos haciendo con el sistema que hay actualmente instaurado, como el de las becadas, que se hacen mediante tarjetas [...] Es decir, está todo regulado. No es como muchos creen, que salen los escopeteros y tiran" [...].
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. escopeta negra.
  9. s. m. Hombre mujeriego.
    docs. (1972) 2 ejemplos:
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 167 Esp (CDH )
      Al hombre mujeriego se le llama escopetero.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 167 Esp (CDH )
      Don Torcuato del Río fue, en sus tiempos, el escopetero máximo, ansia secreta de todas las mujeres que aún no había llevado a las tapias del cementerio.
  10. 1⟶metáfora
    s. m. y f. Dep. Jugador que destaca por su capacidad anotadora o goleadora.
    Sinónimo: bombardero, a
    docs. (1996-2012) 2 ejemplos:
    • 1996 Prensa El Nacional, 01/07/1996 [1996] Ve (CDH )
      Una variación, sin embargo, que presentó el conjunto zuliano fue un esquema zonal cuando le correspondían saques laterales a los escopeteros de los orientales.
    • 2012 Zorrozua, P. "A remachar el clavo de la Copa" [30-12-2012] Mundo Deportivo (Barcelona) Esp (HD)
      Finalmente otro escopetero de lujo, Toppert, en su tercera campaña en el CAI, no solo mete puntos, también disfruta de las tareas defensivas y colabora en la captura de rebotes en ambas canastas.
  11. Acepción lexicográfica
  12. s. m. "Fabricante o vendedor de escopetas" (RAE, DRAE 22.ª ed.-2001).
    docs. (1787-2014) 9 ejemplos:
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      Escopetero, el que hace escopetas, ó arcabuces, V. Arcabucero.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] m. Fabricante o vendedor de escopetas.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      Escopetero, el que hace escopetas, ó arcabuces, V. Arcabucero.
    • 1791 RAE DRAE 3.ª ed. (NTLLE)
      ESCOPETERO. s. m. [...] El que fabrica escopetas, y tambien el que las vende, ó maneja.
    • 1828 Moretti, F. DiccMilitarEspFr Esp (BD)
      Escopetero. Armurier. El que fabrica ó vende escopetas.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      ESCOPETERO [...] El que fabrica o vende escopetas.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Escopetero [...] El que fabrica escopetas.
    • 1963 Anónimo VocOcupaciones (FG)
      escopetero. El que fabrica escopetas.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] m. Fabricante o vendedor de escopetas.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      Escopetero, el que hace escopetas, ó arcabuces, V. Arcabucero.
    • 1791 RAE DRAE 3.ª ed. (NTLLE)
      ESCOPETERO. s. m. [...] El que fabrica escopetas, y tambien el que las vende, ó maneja.
    • 1828 Moretti, F. DiccMilitarEspFr Esp (BD)
      Escopetero. Armurier. El que fabrica ó vende escopetas.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      ESCOPETERO [...] El que fabrica o vende escopetas.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Escopetero [...] El que fabrica escopetas.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Escopetero [...] El que las vende.
    • 1963 Anónimo VocOcupaciones (FG)
      escopetero. El que fabrica escopetas.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] Fabricante o vendedor de escopetas.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] m. Fabricante o vendedor de escopetas.
  13. Acepción lexicográfica
  14. s. m. y f. Cicl. "Corredor ciclista de menor valía cuyas acciones a lo largo de una prueba no afectan al resultado final" (Rdz Díaz, Léxico ciclismo-1981).
    docs. (1981) Ejemplo:
    • 1981 Rdz Díaz, B. LéxCiclismo Esp (FG)
      escopetero. s. m. rar. Corredor ciclista de menor valía cuyas acciones a lo largo de una prueba no afectan al resultado final.
planta escopetera
  • s. f. Bot. Planta herbácea de la familia de las cucurbitáceas. Nombre científico: Ecballium Elaterium Rich.
3.ª Entrega (diciembre de 2015)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
escopetero s. (1863-)
escopetero
También en esta página: escopetero, a (1492-)
Etim. De escopetero, a.

Se documenta por primera vez, en la acepción de 'escarabajo que, como mecanismo de defensa contra sus depredadores, expulsa por el ano una sustancia que explota al contacto con el aire', en 1863, en el programa de un curso de Historia natural para los institutos de segunda enseñanza de J. Monlau. Es sinónimo de bombardero, vocablo registrado desde 1818 en el Paseo por el gabinete de Historia natural de Madrid de J. Mieg y bombardeador, atestiguado únicamente en un artículo de Caras y Caretas (Buenos Aires) de 1936.

  1. s. m. Escarabajo que, como mecanismo de defensa contra sus depredadores, expulsa por el ano una sustancia que explota al contacto con el aire. Nombre científico: Brachinus explodens ; Brachinus crepitans .
    docs. (1863-2014) 8 ejemplos:
    • 1863 Monlau, J. ProgramCurso HNatural p. 83 Esp (BD)
      El órden 1.ª ó los coleópteros son mascadores [...]. Sus especies más notables son los escopeteros así llamados porque varias glándulas abdominales volatilizan con explosion el líquido que segregan [...].
    • 1909 Bolívar Urrutia, I. / Calderón, I. HNatural, III: Zoología (2.ª ed.) [1909] Esp (CDH )
      El Brachinus Web., con los élitros truncados y el cuerpo amarillo rojizo puede lanzar por el ano substancias que, en contacto con el aire, se volatilizan ocasionando una detonación, por lo que se les llama vulgarmente escopeteros.
    • 1926 Bolívar Pieltain, C. Pseudortópteros HNatural Esp (CDH )
      Otro grupo interesante de esta familia es el de los escopeteros (Brachinus) cuyas especies están dotadas de un curiosísimo procedimiento defensivo, que consiste en emitir por su abertura anal una substancia que al ponerse en contacto con el aire se volatiliza súbitamente, produciendo una pequeña explosión, a veces de bastante intensidad, y observándose simultáneamente un vapor o humo blanquecino.
    • 1936 Cabrera Latorre, Á. "Los precursores de la guerra química" [18-07-1936] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      En Europa y en Asia viven unos insectos del grupo de los coleópteros que han recibido el nombre de escopeteros o bombardeadores por la propiedad que tienen, cuando se ven en peligro, de expeler bruscamente por la abertura posterior del cuerpo una substancia que sale con una ligera detonación y se volatiliza al contacto del aire, convirtiéndose en un gas verdoso o azulado, de olor desagradable.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. Coleóptero zoófago, de cuerpo rojizo y élitros azulados, que vive debajo de piedras, y que al ser molestado lanza por el ano una sustancia que se volatiliza en contacto con el aire y produce una pequeña detonación.
    • 1863 Monlau, J. ProgramCurso HNatural p. 83 Esp (BD)
      El órden 1.ª ó los coleópteros son mascadores [...]. Sus especies más notables son los escopeteros así llamados porque varias glándulas abdominales volatilizan con explosion el líquido que segregan [...].
    • 1909 Bolívar Urrutia, I. / Calderón, I. HNatural, III: Zoología (2.ª ed.) [1909] Esp (CDH )
      El Brachinus Web., con los élitros truncados y el cuerpo amarillo rojizo puede lanzar por el ano substancias que, en contacto con el aire, se volatilizan ocasionando una detonación, por lo que se les llama vulgarmente escopeteros.
    • 1926 Bolívar Pieltain, C. Pseudortópteros HNatural Esp (CDH )
      Otro grupo interesante de esta familia es el de los escopeteros (Brachinus) cuyas especies están dotadas de un curiosísimo procedimiento defensivo, que consiste en emitir por su abertura anal una substancia que al ponerse en contacto con el aire se volatiliza súbitamente, produciendo una pequeña explosión, a veces de bastante intensidad, y observándose simultáneamente un vapor o humo blanquecino.
    • 1936 Cabrera Latorre, Á. "Los precursores de la guerra química" [18-07-1936] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      En Europa y en Asia viven unos insectos del grupo de los coleópteros que han recibido el nombre de escopeteros o bombardeadores por la propiedad que tienen, cuando se ven en peligro, de expeler bruscamente por la abertura posterior del cuerpo una substancia que sale con una ligera detonación y se volatiliza al contacto del aire, convirtiéndose en un gas verdoso o azulado, de olor desagradable.
    • 1956 RAE DRAE 18.ª ed. (NTLLE)
      ESCOPETERO. m. [...] Coleóptero zoófago, de cuerpo rojizo y élitros azulados, que viene debajo de piedras, y que al ser molestado lanza por el ano una substancia que se volatiliza en contacto del aire y produce una pequeña detonación.
    • 1987 Gavidia Catalán, V. Medio ambiente y adaptaciones p. 162 Esp (BD)
      Algunos artrópodos producen secreciones repugnantes. El escopetero o escarabajo bombardero (Brachinus crepitans), posee unas glándulas que vierten sustancias que reaccionan en el exterior visiblemente y con elevación de la temperatura. Muchas hormigas pueden proyectar sustancias irritantes que contienen ácido fórmico.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escopetero. m. [...] Coleóptero zoófago, de cuerpo rojizo y élitros azulados, que vive debajo de piedras, y que al ser molestado lanza por el ano una sustancia que se volatiliza en contacto con el aire y produce una pequeña detonación.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopetero [...] m. Coleóptero zoófago, de cuerpo rojizo y élitros azulados, que vive debajo de piedras, y que al ser molestado lanza por el ano una sustancia que se volatiliza en contacto con el aire y produce una pequeña detonación.
    1. adj. En ocasiones, en aposición a escarabajo.
      docs. (1908-1994) 2 ejemplos:
      • 1908 Anónimo "Insecto" [30-12-1908] Alrededor del Mundo (Madrid) Esp (HD)
        De estos distintos bichejos, ninguno tan curioso como el que los naturalistas llaman "braquino", y que vulgarmente recibe el nombre de escarabajo escopetero ó bombardero.
      • 1994 Valledor Lozoya, A. Envenenamientos animales p. 205 Esp (BD)
        Muchísimos escarabajos segregan líquidos tóxicos o, cuanto menos, repugnantes. Es el caso de los meloidos y estafilínidos, poseedores en sus fluidos de cantaridina y pederina, dos sustancias muy tóxicas por ingestión y muy irritantes para la piel humana, en la que causan por contacto vesículas dolorosas y persistentes. Los escarabajos escopeteros (Brachinus explodens y Brachinus crepitans) expulsan por el ano una nube de quinonas que produce una reacción explosiva al contacto con el aire.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE