13.ª Entrega (diciembre de 2022)
Versión del 31/12/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
faca s. (1611-)
faca
También en esta página: faca2 (1786-1887)
Etim. Voz tomada del andalusí fárxah, y esta, a su vez, del árabe clásico farxah 'animal joven' y 'punta de lanza' (Corriente, DAAL, s. v. faca). Cf., no obstante, el portugués faca, voz atestiguada en esta lengua al menos desde 1535 como 'cuchillo' (DECH, s. v.).

Se documenta por primera vez, en la acepción 'cuchillo corvo', en 1611, en el Tesoro de la lengua castellana o española de Covarrubias, y con este significado solo se documenta más adelante en diccionarios. Como 'instrumento cortante grande de hoja recta, puntiaguda y con mango, que también se utiliza como arma blanca', se atestigua en 1853, en Paulino Lucero, de H. Ascasubi, y se consigna en el Diccionario enciclopédico de la lengua castellana (1895), de Zerolo. Entre estas facas se encuentra la que se utiliza en el sur de España para la matanza, tal y como muestra el ALEA (1963) y ejemplos léxicos del Manual de la matanza (1982) de J. V. Sueiro et alii. En el léxico marinero, se registran varios casos para referirse a un 'instrumento cortante de hoja rectangular y ancha, especialmente en la punta, con mango de madera y que también se utiliza como arma blanca', desde el Diccionario marítimo español (1864) de Lorenzo, Murga y Ferreiro. Este tipo de navaja se conoce también por el nombre de faca marinera o faca de marinero. Con la acepción 'instrumento cortante de hoja curva, afilada y puntiaguda que se pliega y se guarda dentro de un mango alargado y orientado hacia abajo, generalmente de madera o hueso, y que también se utiliza como arma blanca', se documenta desde 1871 y se conoce hasta la actualidad, especialmente en España y, más concretamente, en la zona meridional. El primer caso se documenta en Los secuestradores de Andalucia. Drama en cuatro actos y un prologo, de P. Alba. En tauromaquia, se localizan varios casos de faca como sinónimo de estoque, un 'arma blanca de hoja larga levemente curvada en su último tercio, con punta aguda, usada por los toreros para matar a los toros', desde 1900, en el "Juicio crítico de la décimacuarta corrida de abono efectuada en la plaza de Madrid el 7 de Octubre de 1900, á las tres y media de la tarde", artículo de P. Millán para Sol y Sombra: Semanario Taurino Ilustrado (Madrid).  Se consigna así en el Léxico español de los toros: contribución a su estudio (1989), de Torres.

En diversos repertorios lexicográficos se consignan varias acepciones, frecuentemente referidas a armas: 'cuchilla' se recoge en 1915 en Vocabulario. En El dialecto vulgar salmantino, de Lamano, mientras que en América también se localiza como 'cuchilla grande y filosa, cortabuche o alfajor, finyinga', según se consigna por primera vez en el Glosario lunfardo (1978) de Chiappara. Por otra parte, en Perú faca es voz que significa 'el machete, indispensable en la selva', según el Vocabulario del oriente peruano (1947) de Tovar. Otras acepciones exclusivamente lexicográficas son 'mujer mala', definida así en el Vocabulario Andaluz (1933) de Alcalá Venceslada, y 'juego en el que se lanzan monedas hacia una faca clavada en el suelo', también adscrita a Andalucía y consignada en el ALEA (1972).

  1. s. f. Instrumento cortante grande de hoja recta, puntiaguda y con mango, que también se utiliza como arma blanca.
    docs. (1853-2022) 21 ejemplos:
    • 1853 Ascasubi, H. Paulino Lucero [1955] 155 Argentina (CDH )
      Banda Oriental; / y eso, que de Portugal / (dicen), y muy bien pudiera, / que de miedo ¡ah, cosa fiera! / lo palanquean, y tal... / porque puede cada cual / tener el miedo que quiera. / Y como se ha titulao / el héroe del Continente, / ¿quién sabe, allá cierta gente / si de esto no se ha asustao? / y a la cuenta han opinao / que al continente de allá / la mashorca le entrará, / y ésta al diablo lo acobarda, / aunque ande con espingarda / y con faca. ¿No es verdad? / Con todo eso, Estanislada, / y como te iba diciendo, / la custión se va poniendo / para Rosas muy ñublada. / Y mirá que destapada / acá mesmo me ha hecho el cura, / que no es lerdo, y se asigura / que antes de entrar el otoño, / si el Ilustre no alza moño le dan en la matadura... /
    • 2022 Anónimo "Condena extorsionar" [30-09-2022] El Tiempo de Pergamino (Pergamino) (HD)
      El relato de la víctima continuó: "Son todos de la misma junta, si los veo los reconozco, son un grupo de jóvenes que se siguen juntando en horas de la madrugada ahí en el barrio. No sabemos por qué motivo hicieron eso, nosotros nunca tuvimos problemas con ninguno de ellos, pero eso lo hacen en todo el barrio, tanto a vecinos, como en negocios. En ese momento llamamos a la Policía, y salimos para que no nos sigan rompiendo las cosas y pongan fin a esos actos, en ese momento el menor sacó un facón y una faca más pequeña con punta y los otros con piedras y palos en sus manos, el sujeto menor de edad agredió a mi hijo provocándole un corte superficial, por eso me acerqué yo también y llegó la Policía y se fueron todos corriendo, luego nos llevaron a hacer la denuncia.
    • 1853 Ascasubi, H. Paulino Lucero [1955] 155 Argentina (CDH )
      Banda Oriental; / y eso, que de Portugal / (dicen), y muy bien pudiera, / que de miedo ¡ah, cosa fiera! / lo palanquean, y tal... / porque puede cada cual / tener el miedo que quiera. / Y como se ha titulao / el héroe del Continente, / ¿quién sabe, allá cierta gente / si de esto no se ha asustao? / y a la cuenta han opinao / que al continente de allá / la mashorca le entrará, / y ésta al diablo lo acobarda, / aunque ande con espingarda / y con faca. ¿No es verdad? / Con todo eso, Estanislada, / y como te iba diciendo, / la custión se va poniendo / para Rosas muy ñublada. / Y mirá que destapada / acá mesmo me ha hecho el cura, / que no es lerdo, y se asigura / que antes de entrar el otoño, / si el Ilustre no alza moño le dan en la matadura... /
    • 1880 Barreras, A. Espadachín [2002] Esp (CDH )

      A estar Reinoso en el pleno uso de la palabra, habría podido preguntar de qué clase de suavidad se le hablaba; porque era lo cierto que se le había posado en el pescuezo la mano de Lozano, y así la encontraba de suave como la cuerda de la horca.

      La progresiva asfixia que experimentaba inspiró al trompetero un arranque desesperado. Soltó el freno, desenvainó la faca, y asestó un golpe de punta al pecho del caballero.

      Felicísimo, sin embargo, expiaba todos los movimientos del trompetero, y le separó oportunamente el brazo con la mano izquierda.

      — ¡Oh, gran gaznápiro! —profirió: — ¡De ese modo me pagas la atención de no haber empleado contigo ni el hierro ni el fuego!

    • 1876-1880 Zugasti Sáenz, J. Bandolerismo [1983] Esp (CDH )
      Para conseguirlo, dicté un bando, por el cual se prohibía el uso de puñales, navajones y facas, que así llaman a ciertos enormes cuchillos, de cuyas armas, que no pueden usarse, sino contra el prójimo, siempre va provista aquella gente, que antes consentirá andar desnuda y sin el preciso sustento, que carecer de tan feroces adminículos, con los cuales, por un quítame allá esas pajas, despanzurran a un cristiano.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Uruguay (CDH )

      Las mozas cuchicheaban asomadas a la puerta y al ventanillo de la pieza principal en que se habían reunido, como las vizcachas en las entradas de sus cuevas, y callaban de improviso, así que sentían los pasos o la voz bronca de Perico el bailarín.

      El bizarro capataz, lo era y de veras. Su presencia infundía respeto.

      Pasada media noche, algunas de las que aún se conservaban curiosas e inquietas en el ventanillo, le vieron con gran asombro atravesar con su gran faca cruzada por detrás, botas, poncho, sombrero de paja y un trabuco en la diestra.

      Él volvióse de mal talante, y dio un grito.

    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] 323 Esp (CDH )

      Venían también familias labradoras; los padres y los mozos con las piernas hórridas de cieno, como patas de bueyes de arrozales, de andar por la labor calando esclusas, recogiendo y apartando de la riada los aperos y cosechas. No eran los huertanos de otras fiestas, limpios y majos, con su clavellina en la sien y la vihuela de moña *descansando en el pomo de la faca; traían las ropas astrosas, los sombreros chorreantes, y en la frente el agobio del cielo, un cielo agarrado a los horizontes como un fango que reventaba en mangas de una foscor lívida. Se paraban los corros en los portales de la parroquia contándose las últimas nuevas, callándose para atender la sirena que se ahondaba en toda la ciudad. Se volvían esperándola; la aborrecían y la llamaban; y el alguacil pasaba rebotando de cantón en cantón, encarnando el mal.

    • 1932-1952 Amorim, E. Carreta [1988] Uruguay (CDH )

      Los pantaneros enmudecieron. No tenían valor de discutir con Chiquiño. Recordaban la noche del crimen, que había dado tanto que hablar. Pensaron en Pedro Alfaro, cuyos huesos fueron roídos por los cerdos. Todo por «una pavada», por la quitandera Leopoldina, que ahora estaba «pudriéndose bajo tierra», nada menos que con el puñal de Alfaro entre las manos, como ella lo pidiese al morir.

      Chiquiño volvió a su cueva. Nada sabía del capricho de su china al morir; pero una noche, Rita, la Mandamás, se lo sopló:

      —La «faca»del finau Alfaro la enterraron con la Leopoldina... La finadita así lo pidió... Parece que lo quería hasta dispués de muerta.

    • 1956 Schz Mazas, R. Vida Pedrito Andía [1995] Esp (CDH )
      Me ilusionaba leer ese libro frente al paredón. En mi cuarto, a la noche, leía la Vida de Guynemer, el «as», que me la dio mi padre. El Pirala trae muchas láminas en colores de lo más divertidas. Son de las que vienen con el papel de seda un poco pegado y salen como calcomanías. Allí se ve a doña María de las Nieves muy guapa de húsar, que están así muy bien las mujeres, y luego escenas de lo más dramáticas, como la rendición de Berga y el asesinato del alcalde de Alcoy, don Agustín Albors, él medio desnudo en el suelo. Le meten por la boca una faca y una bayoneta por las tripas. Los tomos de la Primera Guerra son todavía mejores.
    • 1958 Buero Vallejo, A. Soñador para un pueblo [1994] Esp (CDH )

      Crisanto .—Sin ofender... (Las risas cesan.)Atención, que ahí viene otro. Y muy tranquilo. (En efecto: por la primera izquierda entra otro Embozado de andares despaciosos y petulantes. Mira con descaro al Alguacil 1.º, después a los otros y, contoneándose, da unos pasos hacia el centro de la escena.)Alto, paisano. ¿No leyó el bando?

      Embozado 3.º.—(En jaque.)¡Velay!

      Crisanto .—¿Velay? ¿Y qué es velay?

      Embozado 3.º.—¡Qué sí! ¡Que lo he leído!

      Crisanto .—¿Y por qué no lo cumple?

      Embozado 3 .º.—¡Porque no me da la gana!

      Roque .—¡Bocazas! (Va hacia él. El Alguacil 1.º se adelanta también. El Embozado retrocede rápido y saca una mano armada de temible facón. Doña María asoma a su balcón y sigue el incidente con expresivos gestos de simpatía por el embozado.)

      Embozado 3.º.—¡Quietos! ¡Al que se acerque, lo ensarto!

      Roque .—(Mientras desenvaina.)¡Vas a probar ésta, bergante!

      Crisanto .—(Se acerca.)¡Rodéalo! (El Alguacil 1.° lo rodea.)¡No resista, que le costará caro! (Desenvaina.)

      Embozado 3.º.—¡A ver quién es el guapo! (El Alguacil 1.° lo sujeta par detrás. Los otros dos caen sobre él.)

      Crisanto .—¡Suelta eso!

      Roque .—¡Gran bestia!

      Embozado 3.º.—¡Atrás! (Su mano dibuja con la faca temibles molinetes.)

      Alguacil 1.º.—¡Ah!... (Gime. Le han herido. El Alguacil 2.º aparece en el portal.)

    • 1965 García Pavón, F. Liberales [1965] 32 Esp (CDH )
      Él mirándola dormida, / primero se persignó / e inclinándose, lloroso, / en la boca la besó. / Y la besaba con fuerza / no fuese a oírse su voz, / mientras que por el costado / dos veces le hundió el facón. / Tuvo su boca en la boca / hasta que ella no alentó. / El último aliento de ella / llorando se lo tragó. / Después la tendió a su lado / y una mano la cogió, / y con la otra, la faca / él se hundió en el corazón. /
    • 2007 Escoto, J. Génesis en Santa Cariba Ho (CORPES)
      Ferretería disímil empuñaba esa hueste alterada: picas, mosquetes, hachas, tridentes y cuchillos de raspar lechones, facas de salteadores y sondalezas de las macizas empleadas para atar caimanes, arpones y machetes, previsión esa sugerida por las múltiples visitaciones que durante la noche habían poblado los sueños ingrávidos de los alzados y que recomendaban armarse con algo más que añoranza, no sucediera, como la vez anterior, parasitar con soberbia al orgullo.
    • 2011 Echeto, R. "Satisfacción" Máquina clásica Ve (CORPES)
      En medio de la refriega, Whaale y Downing se escabulleron y se subieron a los obenques. Su objetivo consistía en largar la sobremesana, al tiempo que el herido señor Clerk y sus hombres cortaban la amarra de popa. En lo alto, más arriba de la cofa, Whaale y Downing debieron enfrentarse a los españoles que resultaron ser tan duchos en el arte de caminar por la jarcia como en el manejo de la faca y del puñal.
    • 2022 Anónimo "Condena extorsionar" [30-09-2022] El Tiempo de Pergamino (Pergamino) (HD)
      El relato de la víctima continuó: "Son todos de la misma junta, si los veo los reconozco, son un grupo de jóvenes que se siguen juntando en horas de la madrugada ahí en el barrio. No sabemos por qué motivo hicieron eso, nosotros nunca tuvimos problemas con ninguno de ellos, pero eso lo hacen en todo el barrio, tanto a vecinos, como en negocios. En ese momento llamamos a la Policía, y salimos para que no nos sigan rompiendo las cosas y pongan fin a esos actos, en ese momento el menor sacó un facón y una faca más pequeña con punta y los otros con piedras y palos en sus manos, el sujeto menor de edad agredió a mi hijo provocándole un corte superficial, por eso me acerqué yo también y llegó la Policía y se fueron todos corriendo, luego nos llevaron a hacer la denuncia.
    • 1853 Ascasubi, H. Paulino Lucero [1955] 155 Argentina (CDH )
      Banda Oriental; / y eso, que de Portugal / (dicen), y muy bien pudiera, / que de miedo ¡ah, cosa fiera! / lo palanquean, y tal... / porque puede cada cual / tener el miedo que quiera. / Y como se ha titulao / el héroe del Continente, / ¿quién sabe, allá cierta gente / si de esto no se ha asustao? / y a la cuenta han opinao / que al continente de allá / la mashorca le entrará, / y ésta al diablo lo acobarda, / aunque ande con espingarda / y con faca. ¿No es verdad? / Con todo eso, Estanislada, / y como te iba diciendo, / la custión se va poniendo / para Rosas muy ñublada. / Y mirá que destapada / acá mesmo me ha hecho el cura, / que no es lerdo, y se asigura / que antes de entrar el otoño, / si el Ilustre no alza moño le dan en la matadura... /
    • 1880 Barreras, A. Espadachín [2002] Esp (CDH )

      A estar Reinoso en el pleno uso de la palabra, habría podido preguntar de qué clase de suavidad se le hablaba; porque era lo cierto que se le había posado en el pescuezo la mano de Lozano, y así la encontraba de suave como la cuerda de la horca.

      La progresiva asfixia que experimentaba inspiró al trompetero un arranque desesperado. Soltó el freno, desenvainó la faca, y asestó un golpe de punta al pecho del caballero.

      Felicísimo, sin embargo, expiaba todos los movimientos del trompetero, y le separó oportunamente el brazo con la mano izquierda.

      — ¡Oh, gran gaznápiro! —profirió: — ¡De ese modo me pagas la atención de no haber empleado contigo ni el hierro ni el fuego!

    • 1876-1880 Zugasti Sáenz, J. Bandolerismo [1983] Esp (CDH )
      Para conseguirlo, dicté un bando, por el cual se prohibía el uso de puñales, navajones y facas, que así llaman a ciertos enormes cuchillos, de cuyas armas, que no pueden usarse, sino contra el prójimo, siempre va provista aquella gente, que antes consentirá andar desnuda y sin el preciso sustento, que carecer de tan feroces adminículos, con los cuales, por un quítame allá esas pajas, despanzurran a un cristiano.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Uruguay (CDH )

      Las mozas cuchicheaban asomadas a la puerta y al ventanillo de la pieza principal en que se habían reunido, como las vizcachas en las entradas de sus cuevas, y callaban de improviso, así que sentían los pasos o la voz bronca de Perico el bailarín.

      El bizarro capataz, lo era y de veras. Su presencia infundía respeto.

      Pasada media noche, algunas de las que aún se conservaban curiosas e inquietas en el ventanillo, le vieron con gran asombro atravesar con su gran faca cruzada por detrás, botas, poncho, sombrero de paja y un trabuco en la diestra.

      Él volvióse de mal talante, y dio un grito.

    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      * FACA. [...] f. [...] La faca, arma muy usada en Andalucía, es un cuchillo recto y muy cortante, con vaina de cuero.
    • 1914 RAE DRAE 14.ª ed. (NTLLE)
      Faca. [...] f. [...] Cualquier cuchillo de grandes dimensiones y con punta, que suele llevarse envainado en una funda de cuero.
    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] Esp (CDH )

      No era manjar predilecto de don Magín, y lo aceptaba contagiado de la complacencia que los del arrabal sentían comiéndolos; y había de comerlos allí, entre la plebe aborrachada por el sol de su sangre y de las peñas. Se adormecía mirando la primorosa destreza de aquellos dedos para tomar el chumbo y hundirle la faca en el erizo y dárselo sin tocarlo en la carne. *

      Don Magín recogióse las haldas hasta mostrar toda su pierna ceñido de media morada, el único eclesiástico, no siendo Su Ilustrísima, que en Oleza la traía con el lujo del calzón corto abrochado al cenojil. *Ladeóse para que no le gotease las ropas el suco del chumbo, y lo fue mordiendo y exprimiendo de la granuja.

    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] 323 Esp (CDH )

      Venían también familias labradoras; los padres y los mozos con las piernas hórridas de cieno, como patas de bueyes de arrozales, de andar por la labor calando esclusas, recogiendo y apartando de la riada los aperos y cosechas. No eran los huertanos de otras fiestas, limpios y majos, con su clavellina en la sien y la vihuela de moña *descansando en el pomo de la faca; traían las ropas astrosas, los sombreros chorreantes, y en la frente el agobio del cielo, un cielo agarrado a los horizontes como un fango que reventaba en mangas de una foscor lívida. Se paraban los corros en los portales de la parroquia contándose las últimas nuevas, callándose para atender la sirena que se ahondaba en toda la ciudad. Se volvían esperándola; la aborrecían y la llamaban; y el alguacil pasaba rebotando de cantón en cantón, encarnando el mal.

    • 1932-1952 Amorim, E. Carreta [1988] Uruguay (CDH )

      Los pantaneros enmudecieron. No tenían valor de discutir con Chiquiño. Recordaban la noche del crimen, que había dado tanto que hablar. Pensaron en Pedro Alfaro, cuyos huesos fueron roídos por los cerdos. Todo por «una pavada», por la quitandera Leopoldina, que ahora estaba «pudriéndose bajo tierra», nada menos que con el puñal de Alfaro entre las manos, como ella lo pidiese al morir.

      Chiquiño volvió a su cueva. Nada sabía del capricho de su china al morir; pero una noche, Rita, la Mandamás, se lo sopló:

      —La «faca»del finau Alfaro la enterraron con la Leopoldina... La finadita así lo pidió... Parece que lo quería hasta dispués de muerta.

    • 1956 Schz Mazas, R. Vida Pedrito Andía [1995] Esp (CDH )
      Me ilusionaba leer ese libro frente al paredón. En mi cuarto, a la noche, leía la Vida de Guynemer, el «as», que me la dio mi padre. El Pirala trae muchas láminas en colores de lo más divertidas. Son de las que vienen con el papel de seda un poco pegado y salen como calcomanías. Allí se ve a doña María de las Nieves muy guapa de húsar, que están así muy bien las mujeres, y luego escenas de lo más dramáticas, como la rendición de Berga y el asesinato del alcalde de Alcoy, don Agustín Albors, él medio desnudo en el suelo. Le meten por la boca una faca y una bayoneta por las tripas. Los tomos de la Primera Guerra son todavía mejores.
    • 1958 Buero Vallejo, A. Soñador para un pueblo [1994] Esp (CDH )

      Crisanto .—Sin ofender... (Las risas cesan.)Atención, que ahí viene otro. Y muy tranquilo. (En efecto: por la primera izquierda entra otro Embozado de andares despaciosos y petulantes. Mira con descaro al Alguacil 1.º, después a los otros y, contoneándose, da unos pasos hacia el centro de la escena.)Alto, paisano. ¿No leyó el bando?

      Embozado 3.º.—(En jaque.)¡Velay!

      Crisanto .—¿Velay? ¿Y qué es velay?

      Embozado 3.º.—¡Qué sí! ¡Que lo he leído!

      Crisanto .—¿Y por qué no lo cumple?

      Embozado 3 .º.—¡Porque no me da la gana!

      Roque .—¡Bocazas! (Va hacia él. El Alguacil 1.º se adelanta también. El Embozado retrocede rápido y saca una mano armada de temible facón. Doña María asoma a su balcón y sigue el incidente con expresivos gestos de simpatía por el embozado.)

      Embozado 3.º.—¡Quietos! ¡Al que se acerque, lo ensarto!

      Roque .—(Mientras desenvaina.)¡Vas a probar ésta, bergante!

      Crisanto .—(Se acerca.)¡Rodéalo! (El Alguacil 1.° lo rodea.)¡No resista, que le costará caro! (Desenvaina.)

      Embozado 3.º.—¡A ver quién es el guapo! (El Alguacil 1.° lo sujeta par detrás. Los otros dos caen sobre él.)

      Crisanto .—¡Suelta eso!

      Roque .—¡Gran bestia!

      Embozado 3.º.—¡Atrás! (Su mano dibuja con la faca temibles molinetes.)

      Alguacil 1.º.—¡Ah!... (Gime. Le han herido. El Alguacil 2.º aparece en el portal.)

    • 1965 García Pavón, F. Liberales [1965] 32 Esp (CDH )
      Él mirándola dormida, / primero se persignó / e inclinándose, lloroso, / en la boca la besó. / Y la besaba con fuerza / no fuese a oírse su voz, / mientras que por el costado / dos veces le hundió el facón. / Tuvo su boca en la boca / hasta que ella no alentó. / El último aliento de ella / llorando se lo tragó. / Después la tendió a su lado / y una mano la cogió, / y con la otra, la faca / él se hundió en el corazón. /
    • 1982 Gmz Ojea, C. Cantiga agüero [1982] Esp (CDH )

      Candelario Santos subió al tablado y miró con frialdad a los acusados empavorecidos, que no osaron ofrecer resistencia ni rebelarse ante los insultos y el hostil griterío de los espectadores. Isol Mármol, trágicamente solemne y enmudecida, entregó al santón un largo pliego, que Candelario desdobló en el aire cual faca para la reyerta.

      Su voz sonó, sin embargo, dulce y apesadumbrada.

    • 1991 Najenson, J. L. Memorias erotómano [1991] Argentina (CDH )

      Embebido en su contemplación, no vio la figura que se acercaba a su lado pidiendo con voz suave, pero firme: «otra caña, aparcero, y una doble aquí, para el amigo Saravia». Volviéndose como si estuviera en peligro llevó la mano a su faca y sostuvo la mirada del forastero, sin pronunciar palabra. El otro, sonriendo casi amablemente, volvió a repetir su nombre: «Saravia», dijo, «Aldo Saravia, ¿o prefiere que lo llame Fishl Kipp?...»Al oír su antiguo apellido el guapo se quedó frío y el cuchillo retornó lentamente a su vaina, tras la faja.

    • 1991 Najenson, J. L. Memorias erotómano [1991] Argentina (CDH )

      Gayo había soltado los remos y parecía como que rezara.

      — No es sólo una plegaria —dijo— sino algo mucho más eficaz, supongo, que aprendí de mis antepasados. Mi bisabuelo dormía con el Libro del Esplendorbajo la almohada, hasta que tuvo que aprender a usar, también, la faca criolla.

      — Lo sé —respondió Borges— Cábala: esa ciencia secreta de la palabra sin límites, o esa fe sin límites en la Palabra secreta.

    • 1998 Schz Miguel, J. M. DiccHablaToledana Esp (NTLLE)
      faca. f. Cuchillo grande. (Yuncos).
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      faca. [...] f. Cuchillo de grandes dimensiones y con punta, que suele llevarse envainado en una funda de cuero.
    • 2007 Escoto, J. Génesis en Santa Cariba Ho (CORPES)
      Ferretería disímil empuñaba esa hueste alterada: picas, mosquetes, hachas, tridentes y cuchillos de raspar lechones, facas de salteadores y sondalezas de las macizas empleadas para atar caimanes, arpones y machetes, previsión esa sugerida por las múltiples visitaciones que durante la noche habían poblado los sueños ingrávidos de los alzados y que recomendaban armarse con algo más que añoranza, no sucediera, como la vez anterior, parasitar con soberbia al orgullo.
    • 2011 Echeto, R. "Satisfacción" Máquina clásica Ve (CORPES)
      En medio de la refriega, Whaale y Downing se escabulleron y se subieron a los obenques. Su objetivo consistía en largar la sobremesana, al tiempo que el herido señor Clerk y sus hombres cortaban la amarra de popa. En lo alto, más arriba de la cofa, Whaale y Downing debieron enfrentarse a los españoles que resultaron ser tan duchos en el arte de caminar por la jarcia como en el manejo de la faca y del puñal.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      faca [...]. f. Cuchillo de grandes dimensiones y con punta, que suele llevarse envainado en una funda de cuero.
    • 2022 Anónimo "Condena extorsionar" [30-09-2022] El Tiempo de Pergamino (Pergamino) (HD)
      El relato de la víctima continuó: "Son todos de la misma junta, si los veo los reconozco, son un grupo de jóvenes que se siguen juntando en horas de la madrugada ahí en el barrio. No sabemos por qué motivo hicieron eso, nosotros nunca tuvimos problemas con ninguno de ellos, pero eso lo hacen en todo el barrio, tanto a vecinos, como en negocios. En ese momento llamamos a la Policía, y salimos para que no nos sigan rompiendo las cosas y pongan fin a esos actos, en ese momento el menor sacó un facón y una faca más pequeña con punta y los otros con piedras y palos en sus manos, el sujeto menor de edad agredió a mi hijo provocándole un corte superficial, por eso me acerqué yo también y llegó la Policía y se fueron todos corriendo, luego nos llevaron a hacer la denuncia.
    1. s. f. Esp: Merid En particular, la faca que se emplea para degollar al cerdo en la matanza.
      docs. (1963-1982) 4 ejemplos:
      • 1963 Alvar, M. (dir.) ALEA, II [01-01-1963] Esp (FG)
        FACA 'cuchillo empleado en la matanza' (lám. 529, mapa 562).
      • 1982 Sueiro, J. V. et alii Manual matanza [1982] 280 Esp (CDH )

        Unos días antes de la matanza, las mujeres se encargaban de «dar un repaso»de limpieza a la cocina y «doblao»donde habían de llevarse a cabo las labores de la matanza: blanqueo, fregado de la lancha de la cocina donde ardería el fuego, inspección de las vigas y alcayatas de colgar, etc. Igualmente se revisaban los utensilios: [...]. barreños, baños (de porcelana blanca o de barro «alvedriao»por dentro, que vendían periódicamente los cacharreros de Arroyo de la Luz; también se usaban y eran apreciados más que los antiguos de cinz, que se usaban menos por ser metálicos y más difíciles de limpiar) morteros, cuchillos (raspadores, manteadores, faca, puñal, de golpe, etc. aunque estos los traía el mismo matachín en su cesta) y tijeras, (cuidando que estuviesen bien afilados por el afilador, generalmente gallego, que recorría las calles con su caramillo, apenas pasado el verano) [...].

      • 1982 Sueiro, J. V. et alii Manual matanza [1982] 284 Esp (CDH )
        Hincaba el matachín el puñal o faca en el garguero del animal con precisión y destreza, llegando a la yugular sin alcanzar el corazón para que fluyera la sangre que, recogida en el barreño colocado debajo, removía la vieja experta matancera con el palo, dando vueltas siempre en el mismo sentido para que no se cortara. El matachín retiraba el cuchillo y, subido de rodillas sobre el animal, hacía escurrir la sangre y taponaba el agujero con unas hojas de berza.
      • 1982 Sueiro, J. V. et alii Manual matanza [1982] 287 Esp (CDH )

        Cuando llegaba él a la matanza con la del alba, entre dos luces, con el mandil y la cesta de los utensilios diversos, como el acero o piedra para afilar, el gancho, los cuchillos: el de matar, que en la Vera se le denomina «faca»o «puñal», el «manteador»para separar las mantas choriceras, o el «de golpe»para los huesos... se podía decir que comenzaba la matanza.

  2. s. f. Mar. Instrumento cortante de hoja rectangular y ancha, especialmente en la punta, con mango de madera y que también se utiliza como arma blanca.
    docs. (1864-1943) 3 ejemplos:
    • 1864 Lorenzo, J. / Murga, G. / Ferreiro, M. DiccMarítimo [1864] Esp (BD)
      FACA, s. f. Nav. Cuchillo ancho hácia la punta y con cachas de madera, que usan muchos marineros y lo llevan á la cintura metido en una vaina de cuero.= Ing. Sheath-knife.
    • 1906 Rdz Navas Carrasco, M. Dicc completo LEsp [1906] (BD)
      Faca f. Especie de cuchillo ó puñal muy en uso entre los marineros.
    • 1924 Anónimo Enc univ europeo-americana, XXIII p. 40 Esp (BD)
      Faca. Mar. Cuchillo de hoja ancha y rectangular que usa reglamentariamente la marinería de los barcos de guerra. Con objeto de que no pueda caerse y producir una desgracia, sobre todo cuando un marinero está en la arboladura, va amarrado á un cabito, llamado rabiza, que el marinero pasa por su cuello; la longitud de ésta es lo suficiente para que pueda usarse la faca sin despasar la rabiza. La faca, con su vaina, va en la cintura del marinero.
    1. s. Frecuentemente, con el modificador marinera o con el complemento de marinero.
      docs. (1886-1943) 2 ejemplos:
      • 1886 Lpz-Valdemoro Quesada, J. G. "Niña Araceli" Docena fraile Esp (FG)
        Su huésped se aprestó a la lucha... empuñando con la diestra la faca marinera.
      • 1943 Dieste, R. Invenciones Félix Muriel [1974] Esp (CDH )

        ¿Usted ha comprendido ya, Muriel? ¿Qué hubiera usted hecho? Estoy diciendo tonterías. ¡Cualquiera sabe lo que hubiera usted hecho! Ni yo sabía lo que iba a hacer. Le dije al compañero que sí, que aquello era realmente cómico y, desde luego, un poco impresionante, y seguí mi camino y él el suyo. Yo no acostumbro a llevar armas. Aquélla pertenecía en cierto modo al oficio. Una faca de marinero. No pensaba usarla, pero me dio por abrirla en el bolsillo. No está de más en ciertos casos, al menos para dar un susto si hace falta. Como no pensé nada, no puedo decir que me llevasen hasta allí mis pensamientos ni intención alguna. Me estremecí un poco de sorpresa cuando sonó la campanilla. Sonaba igual que antes. Y la puerta tenía un pequeño tropezón, un pequeño embarazo en los goznes, una subida y una caidita, igual que antes. Y lo que había dicho el compañero de a bordo era cierto en todos sus pormenores.

  3. s. f. Instrumento cortante de hoja curva, afilada y puntiagudaque se pliega y se guarda dentro de un mango alargado y orientado hacia abajo, generalmente de madera o hueso, y que también se utiliza como arma blanca.
    docs. (1871-2021) 27 ejemplos:
    • 1871 Alba, P. Secuestradores Andalucia p. 24 Esp (BD)
      CANIN. Que me voy á quear con los reaños de ese charran. MALA. ¿Se quié usté callar? Pampli, guarda la faca. Tú, Canino, esconde la navaja: están los municipales en el puente. CANIN. Lo mismo le "doy comía" á los municipales que asté y que á ese jindamon. MALA. Vamos á verlo. (Dándo un empujon á Pampli y derribándole, le quita la navaja, y pónese á pelear con Canino.)
    • 2021 Anónimo "Pillan 7 personas robando" [15-07-2021] Antena 3 Noticias (Madrid): antena3.com (HD)
      Los policías locales recuperaron varias bolsas con dinero y joyas robadas, además de una palanca de grandes dimensiones, unos guantes de látex y un spray repelente para perros, el cual usaron sobre un perro de raza pastor alemán que se encontraba claramente afectado y arrinconado en la parte exterior de la vivienda. En el cacheo preventivo de seguridad que se les practicó, los policías locales intervinieron, entre otros objetos, una navaja, tipo faca.
    • 1871 Alba, P. Secuestradores Andalucia p. 24 Esp (BD)
      CANIN. Que me voy á quear con los reaños de ese charran. MALA. ¿Se quié usté callar? Pampli, guarda la faca. Tú, Canino, esconde la navaja: están los municipales en el puente. CANIN. Lo mismo le "doy comía" á los municipales que asté y que á ese jindamon. MALA. Vamos á verlo. (Dándo un empujon á Pampli y derribándole, le quita la navaja, y pónese á pelear con Canino.)
    • 1881 Pardo Bazán, E. Viaje novios [2002] Esp (CDH )

      . Los ojos inyectados del marido recorrieron la estancia, hasta tropezar con el cadáver, que conservaba ante aquella escena su vaga sonrisa fúnebre. Sardiola, entretanto, metiendo la mano en el bolsillo de su chaleco, sacó una mediana faca, de picar tabaco sin duda, y la arrojó a los pies de su adversario.

      — Tome usted —dijo con ese garbo caballeresco que tan frecuentemente se halla en la plebe española... a mí me ha dado Dios buenos puños.

      Quedose Miranda indeciso un punto, y volviendo a aullar, derramó a borbotones su ira, exclamando:

      — Mire usted que la cogeré... la cogeré... Váyase usted, no me tiente la paciencia...

      — Cójala usted —replicó Sardiola risueño de puro desdeñoso... a ver cómo se lucen esos ánimos... porque pensar que he de irme yo... a no ser que la misma señorita me lo mandase...

      — Vete, Sardiola —dijo una débil voz desde el sofá; y Lucía abrió los ojos, y clavó su mirada en el camarero, con reconocimiento y autoridad.

      — Pero señorita, eso de irme, y...

      — Vete, digo. —Y Lucía se incorporó, tranquila en apariencia: Miranda oprimía en la diestra la faca. Sardiola, arrojándose a él, se la arrebató, y tomando desesperada resolución, salió al pasillo gritando: «Socorro, socorro; se ha puesto mala la señorita». Diose de manos a boca con dos personas que subían la escalera, y que al oírle se precipitaron en la estancia mortuoria.

    • 1894 Lpz Silva, J. Barrios bajos p. 175 Esp (BD)
      —¡Un crimen! —¡Sí, porque tú ya comprendes / que hay que vengarse cortando / cuellos, y si no se puede / en Madriz, se va uno al Africa / con una faca de muelles / y un costal, y se lo trae / á España lleno de nueces / de rifleños...
    • 1895 Pardo Bazán, E. "Viaje España" [01-11-1895] t. 83, p. 97 La España Moderna (Madrid) Esp (HD)
      El viajero que recorra estas comarcas privilegiadas con la antigua idea de la España tradicional, fantaseando nuestra representación alegórica en un gitano que duerme cara al sol, rodeado de cáscaras de naranja y al lado la guitarra y la faca entreabierta, ¡qué sorpresa experimentará al ver esa España joven, musculosa, sudorosa, de blusa azul, ennegrecido el rostro por el humo y la escoria de las forjas ardientes!
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 42 Esp (CDH )
      Al entrar por la noche en la barraca, encontraba instrumentos de labranza al lado de los aparatos de pesca. Un día tropezó con un arado que Tono había traído de tierra firme para recomponerlo durante la velada, y le produjo el mismo efecto que un dragón monstruoso tendido en medio de la barraca. Todas estas láminas de acero le causaban frío y rabia. Le bastaba ver una hoz caída á unos cuantos pasos de sus redes, para que al momento creyese que la curva hoja iba á marchar por sí sola á cortarle los aparejos, y reñía á su nuera por descuidada, ordenando á gritos que arrojase lejos, muy lejos, aquellas herramientas de... «labrador». Por todas partes objetos que le recordaban el cultivo de la tierra. ¡Y esto en la barraca de los Palomas, donde no se había conocido más acero que el de las facas para abrir el pescado!...
    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Argentina (CDH )
      La última que hizo fue la de un cabo. Estaba ya con la captura recomendada. Lo "cacharon" una noche con otros muchos de la vida en un cafetín que había antes de llegar a San Eduardo. Lo registraron y no llevaba armas. Un cabo le pone la cadena y se lo lleva. Antes de llegar a Bogotá, en lo oscuro, Arévalo saca una faca que tenía escondida en el pecho bajo la camiseta y envuelta en papel de seda, y se la enterró hasta el mango en el corazón. El otro cayó seco, y Arévalo rajó: fue a esconderse en la casa de una hermana que era planchadora, Pero al otro día lo "cacharon".
    • 1930 Chacel, R. Estación [1996] 98 Esp (CDH )
      Y el día que llegó a nuestra esquina el sandiero, que era novio de Anita, la casa se llenó de su nombre. Por el patio no se oía una cosa sin un Anita en medio. Es que era toda ella su nombre, y aquellas blusas que llevaba, que la dejaban transparentar las puntillas de la camisa y los pechos, mal sujetos. Todas las noches veíamos poner en el vértice de la pirámide, bajo la tienda de lona con su lucecita vacilante, la sandía que tenía el corazón fuera, dejándosele ver a todos para que nadie dudase de sus óptimas entrañas. ¡Aquel sandiero era tan gitano! Tenía como pocos el arte de la puñalada; y cuando llegaban los melones yo creo que no los calaba porque es de matarife la actitud de echar las tripas a un rincón. En cambio, en la sandía se hunde limpiamente la hoja de la faca, y el sandiero la aprieta entre sus manos, antes de ponerla en las del comprador, mirando su fondo rojo, que contrasta tan bien con las pepitas negras, como si en la lucha con su asesino se les desgranase dentro de la herida el collar de azabache.
    • 1948 Glz. Anaya, S. Costumbristas malagueños [1948] Esp (CDH )

      Un libro de él era, en mi espíritu, día de sol en los Percheles. De lejos parecíame que mi tierra era así, y que, asi, percheleros y trinitarios andaban por las calles donde ocurrían los incidentes concebidos como en las novelas de Arturo; y que así placticaban de amor y celos Lola la Clavellinay el Cantimplora; y así, faca en puño, se despachaban los mocitos de nuestros barrios, con espumarajos retóricos de sus locuelas peculiares. No, no era así; pero, yo ingenuo y por seducción de su pluma, me los figuraba evidentes.

    • 1995 Leguineche, M. Camino corto [1996] Esp (CDH )

      Una ley de 1959 abolió el suplicio del chadri.Pero salvo algunas estudiantes o funcionarias de Kabul, que visten a la europea, el resto de las mujeres afganas prefieren no desafiar las leyes estrictas de los mullahs.En Herat hacemos acopio de melones —se dan 43 variedades— y uvas.

      — Se abre el rancho —dice Lord Jim mientras se pone a rajar melones con una faca de muelle.

      Lanzamos las mondaduras al desierto y vemos cómo los nómadas se las disputan.

    • 2010 Mosquera Müller, J. L. "Leales" [11-12-2010] Hoy (Badajoz): hoy.es Esp (HD)
      Otra peculiaridad del medrador autóctono es su capacidad para embaucar. Pillado uno de estos in fraganti, con la faca albaceteña ensangrentada en la mano, tendrá la capacidad de convencer a la Policía de que la víctima le pidió, por caridad, morir acuchillada.
    • 2018 Garrido Fdz, F. J. Cruz Jaguar p. 116 Esp (BD)
      Según aquel hombre, el engaño con la capa era usado también por los bandoleros y maleantes de los pueblos y serranías de Andalucía, que en sus peleas y disputas que solían sustanciar con grandes y afiladas navajas, portaban el engaño en uno de sus brazos, para ocultar a la vista del contrario en qué posición tenía la mano que portaba la mortal faca.
    • 2021 Anónimo "Pillan 7 personas robando" [15-07-2021] Antena 3 Noticias (Madrid): antena3.com (HD)
      Los policías locales recuperaron varias bolsas con dinero y joyas robadas, además de una palanca de grandes dimensiones, unos guantes de látex y un spray repelente para perros, el cual usaron sobre un perro de raza pastor alemán que se encontraba claramente afectado y arrinconado en la parte exterior de la vivienda. En el cacheo preventivo de seguridad que se les practicó, los policías locales intervinieron, entre otros objetos, una navaja, tipo faca.
    • 1871 Alba, P. Secuestradores Andalucia p. 24 Esp (BD)
      CANIN. Que me voy á quear con los reaños de ese charran. MALA. ¿Se quié usté callar? Pampli, guarda la faca. Tú, Canino, esconde la navaja: están los municipales en el puente. CANIN. Lo mismo le "doy comía" á los municipales que asté y que á ese jindamon. MALA. Vamos á verlo. (Dándo un empujon á Pampli y derribándole, le quita la navaja, y pónese á pelear con Canino.)
    • 1881 Pardo Bazán, E. Viaje novios [2002] Esp (CDH )

      . Los ojos inyectados del marido recorrieron la estancia, hasta tropezar con el cadáver, que conservaba ante aquella escena su vaga sonrisa fúnebre. Sardiola, entretanto, metiendo la mano en el bolsillo de su chaleco, sacó una mediana faca, de picar tabaco sin duda, y la arrojó a los pies de su adversario.

      — Tome usted —dijo con ese garbo caballeresco que tan frecuentemente se halla en la plebe española... a mí me ha dado Dios buenos puños.

      Quedose Miranda indeciso un punto, y volviendo a aullar, derramó a borbotones su ira, exclamando:

      — Mire usted que la cogeré... la cogeré... Váyase usted, no me tiente la paciencia...

      — Cójala usted —replicó Sardiola risueño de puro desdeñoso... a ver cómo se lucen esos ánimos... porque pensar que he de irme yo... a no ser que la misma señorita me lo mandase...

      — Vete, Sardiola —dijo una débil voz desde el sofá; y Lucía abrió los ojos, y clavó su mirada en el camarero, con reconocimiento y autoridad.

      — Pero señorita, eso de irme, y...

      — Vete, digo. —Y Lucía se incorporó, tranquila en apariencia: Miranda oprimía en la diestra la faca. Sardiola, arrojándose a él, se la arrebató, y tomando desesperada resolución, salió al pasillo gritando: «Socorro, socorro; se ha puesto mala la señorita». Diose de manos a boca con dos personas que subían la escalera, y que al oírle se precipitaron en la estancia mortuoria.

    • 1894 Lpz Silva, J. Barrios bajos p. 175 Esp (BD)
      —¡Un crimen! —¡Sí, porque tú ya comprendes / que hay que vengarse cortando / cuellos, y si no se puede / en Madriz, se va uno al Africa / con una faca de muelles / y un costal, y se lo trae / á España lleno de nueces / de rifleños...
    • 1895 Pardo Bazán, E. "Viaje España" [01-11-1895] t. 83, p. 97 La España Moderna (Madrid) Esp (HD)
      El viajero que recorra estas comarcas privilegiadas con la antigua idea de la España tradicional, fantaseando nuestra representación alegórica en un gitano que duerme cara al sol, rodeado de cáscaras de naranja y al lado la guitarra y la faca entreabierta, ¡qué sorpresa experimentará al ver esa España joven, musculosa, sudorosa, de blusa azul, ennegrecido el rostro por el humo y la escoria de las forjas ardientes!
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 42 Esp (CDH )
      Al entrar por la noche en la barraca, encontraba instrumentos de labranza al lado de los aparatos de pesca. Un día tropezó con un arado que Tono había traído de tierra firme para recomponerlo durante la velada, y le produjo el mismo efecto que un dragón monstruoso tendido en medio de la barraca. Todas estas láminas de acero le causaban frío y rabia. Le bastaba ver una hoz caída á unos cuantos pasos de sus redes, para que al momento creyese que la curva hoja iba á marchar por sí sola á cortarle los aparejos, y reñía á su nuera por descuidada, ordenando á gritos que arrojase lejos, muy lejos, aquellas herramientas de... «labrador». Por todas partes objetos que le recordaban el cultivo de la tierra. ¡Y esto en la barraca de los Palomas, donde no se había conocido más acero que el de las facas para abrir el pescado!...
    • 1915 Lamano Beneite, J. VocDialecSalmantino Esp (NTLLE)
      Faca, f. [...] Navaja de tamaño grande.
    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Argentina (CDH )
      La última que hizo fue la de un cabo. Estaba ya con la captura recomendada. Lo "cacharon" una noche con otros muchos de la vida en un cafetín que había antes de llegar a San Eduardo. Lo registraron y no llevaba armas. Un cabo le pone la cadena y se lo lleva. Antes de llegar a Bogotá, en lo oscuro, Arévalo saca una faca que tenía escondida en el pecho bajo la camiseta y envuelta en papel de seda, y se la enterró hasta el mango en el corazón. El otro cayó seco, y Arévalo rajó: fue a esconderse en la casa de una hermana que era planchadora, Pero al otro día lo "cacharon".
    • 1926 Villalón, F. Andalucía la Baja [1998] 134 Esp (CDH )
      Jooor, joor / El afiladoooor / Al dintel de la venta, la ventera dormita... / El esposo fue al pueblo por vino rejalgar... / Y al rufián de la rueda su morbidez incita... / — Joven... ¿tendría tixeras que afilar o amolar? / Cuchillos, tixeras, / navajas barberas, / hocinos, punzones, / facas y limetones... / Jooor, joor. / El afiladoooor. / La venta está sola y el campo desierto. / Sol de nuestra tierra, turra al vagabundo... / La moza repara en sus ojos profundos... / y el pecho apolíneo que enseña entreabierto. /
    • 1930 Chacel, R. Estación [1996] 98 Esp (CDH )
      Y el día que llegó a nuestra esquina el sandiero, que era novio de Anita, la casa se llenó de su nombre. Por el patio no se oía una cosa sin un Anita en medio. Es que era toda ella su nombre, y aquellas blusas que llevaba, que la dejaban transparentar las puntillas de la camisa y los pechos, mal sujetos. Todas las noches veíamos poner en el vértice de la pirámide, bajo la tienda de lona con su lucecita vacilante, la sandía que tenía el corazón fuera, dejándosele ver a todos para que nadie dudase de sus óptimas entrañas. ¡Aquel sandiero era tan gitano! Tenía como pocos el arte de la puñalada; y cuando llegaban los melones yo creo que no los calaba porque es de matarife la actitud de echar las tripas a un rincón. En cambio, en la sandía se hunde limpiamente la hoja de la faca, y el sandiero la aprieta entre sus manos, antes de ponerla en las del comprador, mirando su fondo rojo, que contrasta tan bien con las pepitas negras, como si en la lucha con su asesino se les desgranase dentro de la herida el collar de azabache.
    • 1948 Glz. Anaya, S. Costumbristas malagueños [1948] Esp (CDH )

      Un libro de él era, en mi espíritu, día de sol en los Percheles. De lejos parecíame que mi tierra era así, y que, asi, percheleros y trinitarios andaban por las calles donde ocurrían los incidentes concebidos como en las novelas de Arturo; y que así placticaban de amor y celos Lola la Clavellinay el Cantimplora; y así, faca en puño, se despachaban los mocitos de nuestros barrios, con espumarajos retóricos de sus locuelas peculiares. No, no era así; pero, yo ingenuo y por seducción de su pluma, me los figuraba evidentes.

    • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [1950-1964] (FG)
      faca: [...] Navaja grande.
    • 1972 Zamora Vicente, A. Traque barraque [1972] 205 Esp (CDH )
      La Petro se peinaba, se miraba los dientes, se vigilaba las arrugas y se entristecía, pobrecilla, a ver, toda la vida en la calle, las castañas en la esquina de Price, en el otoño de Madrid, ¿sabe?, el otoño de Madrid tiene ramalazos de muy mal café, a ver.... Eso es muy malo para la piel. Pues, sí, se lo vengo diciendo, la Petro se peinaba canturreando. Reverte en medio, o Una faca albaceteña se la sepulté en el pecho... La Petro cantaba muy bien, muy entonada, con mucho sentimiento.
    • 1987 Azúa, F. Hombre humillado [1991] Esp (CDH )
      No es el respeto a la vida, es la vileza lo que me paraliza la mano, pensaba yo, y me imaginaba con una faca de resorte enfrentado a los chulos. Y si fuera pistola, tampoco dispararía, pero no por bondad de corazón, sino por falta de ganas, como el pobre Babel con el cosaco destripado a sus pies. Me di tal rabia que regresé a el Raval y bebí atolondradamente en Establecimientos Casa Ginés, local también conocido por El Mengele. Aquello era envenenarse, pero necesitaba ese veneno como triaca del otro. El otro era, claro, el deseo de regresar al almacén de bebidas, con esa violencia que hace de nosotros, los cobardes, fácilmente chulos.
    • 1987 Oliver, J. M. DiccArgot (2.ª ed.) Esp (FG)
      FACA: navaja.
    • 1995 Fdz-Santos, Á. Poda Olivo Cuentos fútbol Esp (CDH )
      Seguía oyendo por dentro la voz ronca de su padre y recordó que aquel cuarto donde le ordenó esconderse era la troje del prostíbulo de la vieja pista de ganado de Olivenza y que la única puta que había abajo, sentada en la puerta de la casilla de camineros convertida en tugurio, era la portuguesa rubia que se tumbó desnuda encima de él cuando empezaba a dormirse. La echó a empellones y luego, mientras oía maldecir a la mujer, se masturbó para dormirse antes y prevenir una erección si al día siguiente el partido derivaba en bronca. Quiso sonreír, pero no supo hacerlo. La última amarra del sueño se había roto, su cabeza se vaciaba y las corvas le pedían estirarse. Había dormido vestido, dentro de unos gastados pantalones vaqueros y una camisa blanca, ahora empapada. Saltó de la cama, sacó una navaja faca del bolsillo y agarró su macuto de cuero negro. Fuera, la cigarra se exaltaba. «Anoche había olivos ahí detrás», dijo sin voz.
    • 1995 Fdz-Santos, Á. Poda Olivo Cuentos fútbol Esp (CDH )

      Cuando el muchacho era niño no entendía el empeño de su padre en torturarle obligándole a ramonear olivos hasta la extenuación. Salían de madrugada de Talavera en busca de colinas, entre Alberche y Sotocochinos, se perdían sedientos y hambrientos en los olivares de Sanchón y allí el Cacique ordenaba a su hijo pelar todos los ramones que brotaban de todos los troncos. El niño era zurdo y no entendió hasta que fue muchacho por qué forzaba su naturaleza en aquellas extenuantes podas con su mano blanda, que era la derecha. Debía talar cada ramón de arriba abajo, con la hoz de la faca apoyada en las ásperas verrugas del olivo, posición que contradecía la mitad derecha de su cuerpo y que engendró a lo largo de los años entramados duros como piedras en el muslo, el hombro, el torso y los riñones de ese lado.

    • 1995 Fdz-Santos, Á. Poda Olivo Cuentos fútbol Esp (CDH )
      No quedaban ya olivos sin podar y cargó su macuto al hombro mientras limpiaba la faca en la pernera.
    • 1995 Fdz-Santos, Á. Poda Olivo Cuentos fútbol Esp (CDH )
      El viejo le miró con ojos sin párpados y dejó caer la mano enguantada junto a la cadera y allí curvo, en signo crispado y cómplice, los dedos negros en garra de navaja de faca. «¡No, míster, eso no!», gritó el muchacho. «¡Es un niño!», pero no se oyó a sí mismo, ni su voz existía en el sueño.
    • 1995 Fdz-Santos, Á. Poda Olivo 177 Cuentos fútbol Esp (CDH )
      El estrujado billete de cinco mil pesetas destinado a hacerle hombre seguía allí, en el hueco de la mano que lo agarró y que ahora, curvada y crispada, remedaba una faca de podar ramas tiernas de olivo.
    • 1995 Leguineche, M. Camino corto [1996] Esp (CDH )

      Una ley de 1959 abolió el suplicio del chadri.Pero salvo algunas estudiantes o funcionarias de Kabul, que visten a la europea, el resto de las mujeres afganas prefieren no desafiar las leyes estrictas de los mullahs.En Herat hacemos acopio de melones —se dan 43 variedades— y uvas.

      — Se abre el rancho —dice Lord Jim mientras se pone a rajar melones con una faca de muelle.

      Lanzamos las mondaduras al desierto y vemos cómo los nómadas se las disputan.

    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. Tesoro LexicogrCanarias Esp (NTLLE)
      faca (V. faco). f. Navaja (BARRIOS: GUANCHA).
    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. DiccDiferencial Canarias Esp (NTLLE)
      faca. f. Tf. Navaja. Sin.: cuchillo canario, faco, faime, faneco, hierro, naife, poleo, puntilla y saltona.
    • 2005 Ueda, H. et alii (coord.) Variación léxica español (BD)
      faca Cuchillo cuya hoja puede plegarse para guardar el filo dentro del mango. JACKKNIKE ES,
    • 2010 Mosquera Müller, J. L. "Leales" [11-12-2010] Hoy (Badajoz): hoy.es Esp (HD)
      Otra peculiaridad del medrador autóctono es su capacidad para embaucar. Pillado uno de estos in fraganti, con la faca albaceteña ensangrentada en la mano, tendrá la capacidad de convencer a la Policía de que la víctima le pidió, por caridad, morir acuchillada.
    • 2017 González, I. "Navaja libros" [02-05-2017] El Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Que los libros deberían cortar, y no solo con el canto de una hoja, resulta una idea peregrina en estos tiempos de autoayuda y Mr. Wonderful. Que el lenguaje fabrique herramientas de apertura y de expansión de los límites es necesario. Hacen falta libros-tijera, libros-sacacorchos, libros-destornillador. Y a ello se lanza La Navaja Suiza, la nueva editorial madrileña compuesta por Agustín Márquez, Bárbara Pérez de Espinosa y Pedro Garrido, que arranca con el buen filo de En el corazón del corazón del país, de William H. Gass [...]. P. Ahora que lo pienso, esto de navaja suiza suena poco 'patriótico', ¿por qué no una faca albaceteña? ¿Van a publicar autores españoles? R. Vamos a publicar textos que nos gusten. Si los han escrito españoles, los publicaremos sin ninguna duda.
    • 2018 Garrido Fdz, F. J. Cruz Jaguar p. 116 Esp (BD)
      Según aquel hombre, el engaño con la capa era usado también por los bandoleros y maleantes de los pueblos y serranías de Andalucía, que en sus peleas y disputas que solían sustanciar con grandes y afiladas navajas, portaban el engaño en uno de sus brazos, para ocultar a la vista del contrario en qué posición tenía la mano que portaba la mortal faca.
    • 2021 Anónimo "Pillan 7 personas robando" [15-07-2021] Antena 3 Noticias (Madrid): antena3.com (HD)
      Los policías locales recuperaron varias bolsas con dinero y joyas robadas, además de una palanca de grandes dimensiones, unos guantes de látex y un spray repelente para perros, el cual usaron sobre un perro de raza pastor alemán que se encontraba claramente afectado y arrinconado en la parte exterior de la vivienda. En el cacheo preventivo de seguridad que se les practicó, los policías locales intervinieron, entre otros objetos, una navaja, tipo faca.
  4. s. f. Taurom. jerg. Arma blanca de hoja larga levemente curvada en su último tercio, con punta aguda, usada por los toreros para matar a los toros.
    docs. (1900-1989) 3 ejemplos:
    • 1900 Millán, P. "Juicio décimacuarta corrida" [11-10-1900] Sol y Sombra: Semanario Taurino Ilustrado (Madrid) Esp (HD)
      Tuvieron, en general, poca cabeza, y si algunos no salen manejando las facas con tanto acierto, Jarete echa un buen día. El único toro fué el quinto, Pandereto, un bicho fino, ojinegro, astiverde, que salió bravo, recargó, arremetió de lejos y no perdió la codicia ni un momento en el primer tercio. Si en los otros se quedó un poco, culpa fué de la lidia horripilante que le dieron.
    • 1987 Prensa El País, 01/06/1987 [1987] Esp (CDH )
      Ayer, ese doble peto sólo abarcaba el frente y parte del lateral del peto. Hoy, ya se verá dónde llega. La absoluta falta de autoridad de los presidentes de las corridas para impedir estas corruptelas, abre un ilimitado horizonte de innovaciones en el tercio de varas y sucesivos, que llegarán según se les ocurra. La fiesta de toros es un melonar sin amo. Al doble peto seguirá el triple peto. Del triple peto y el manguito gigantesco a la plancha metálica hay un paso: plancha metálica erizada de púas dentro del peto para que si el toro derrota allí, se descuerne; faca el picador al cinto para acabar de asearlo después de pulverizarlo el espinazo a puyazo limpio. Los presidentes de las corridas están para sacar el pañuelo y para tareas de orden público, pero en lo que importa de la corrida son figuras decorativas. El empresario, los picadores, el contratista de caballos mandan más.
    • 1989 Torres, J. C. Léx esp toros p. 43 Esp (BD)
      FACA. "Tuvieron, en general, poca cabeza y si algunos no salen manejando las facas con tanto acierto, Jareta [sic] [el contratista de caballos] echa un buen día" (S y S., 1900, 187, 4). Academia: "Cuchillo corvo", de donde es fácil la figuración análoga a la de alfanje. Jerga.
  5. Acepción lexicográfica
  6. s. f. "Cuchillo corvo" (RAE, DLE 23.ª ed.-2014).
    docs. (1611-2014) 5 ejemplos:
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      FACA, este nombre tiene dos sinificaciones, la vna es del lenguage Portugues, y sinifica cierta forma de cuchillo para cortar en la mesa: y deuiose de dar al principio a los cuchillos que por ello mo hazen vn poco de arco, y retraen algo la forma de la hoz, como yo he visto algunos, y tengo vno de monte damasquino falcado en esta forma. Deuieron los llamar falcas, y como la l. es letra liquida derritiose, y quedó en faca.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Faca. [...] f. Cuchillo corvo.
    • 1914 Pagés, A. GDiccLengCastellana (NTLLE)
      FACA [...]: f. Cuchillo corvo.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      faca. [...] f. Cuchillo corvo.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      faca [...]. f. Cuchillo corvo.
  7. Acepción lexicográfica
  8. s. f. Esp: Cent coloq. "Cuchilla" (Lamano Beneite, VocDialecSalmantino-1915).
    docs. (1915) Ejemplo:
    • 1915 Lamano Beneite, J. VocDialecSalmantino Esp (NTLLE)
      Faca, f. Cuchilla.
  9. Acepción lexicográfica
  10. s. f. Esp: Merid (And) "Mujer mala" (Alcalá Venceslada, VocAndaluz-1933).
    docs. (1933) Ejemplo:
    • 1933 Alcalá Venceslada, A. VocabAndaluz Esp (BD)
      faca.— f. Mujer mala. "Su mujer le resultó una faca y entonces él marchó a la Argentina."
  11. Acepción lexicográfica
  12. s. f. Pe "El machete, indispensable en la selva" (Tovar, VocOrientePeruano-1947).
    docs. (1947) Ejemplo:
    • 1947 Tovar Ramírez, E. D. VocOrientePeruano [1966] Pe (NTLLE)
      Faca.— El machete, indispensable en la selva.
  13. Acepción lexicográfica
  14. s. f. Esp: Merid (And) "Juego en el que se lanzan monedas hacia una faca clavada en el suelo" (Alvar, ALEA V-1972).
    docs. (1972) Ejemplo:
    • 1972 Alvar, M. (dir.) ALEA, V [01-01-1972] Esp (FG)
      FACA 'juego en el que se lanzan monedas hacia una faca clavada en el suelo' (lám. 1320, mapa 1430).
  15. Acepción lexicográfica
  16. s. f. Am "Cuchilla grande y filosa, corta-buche o alfajor, finyinga" (Chiappara, GlosLunfardo-1978).
    docs. (1978-1996) 2 ejemplos:
    • 1978 Chiappara, E. GlosLunfardo Ur (FG)
      Faca: cuchilla grande y filosa, corta-buche o alfajor, finyinga.
    • 1996 Freitas, C. A. Vocabulario criollo oriental Ur (BD)
      faca: f. bra. Cuchilla grande. - Z.: 1-2-4-5.
13.ª Entrega (diciembre de 2022)
Versión del 31/12/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
faca2 s. (1786-1887)
faca, phaca
También en esta página: faca (1611-)
Etim. Voz tomada del latín científico Phaca, atestiguada al menos desde 1737 como 'género de leguminosas', en la Critica Botanica In qua nomina plantarum generica, specifica & variantia examini subjiciuntur, selectiora confirmantur, indigna rejiciuntur; Simulque doctrina circa denominationem plantarum traditur, de C. Linneo (Lugduni Batavorum, Conradum Wishoff, p. 109: "Nomina Generica Patrum Botanices, Graeca vel Latina, si bona sint, retineri debent, ut etiam usitatissima & officinalia. [...] Galiopsis. Tridax. Iphium. Daphne. Phaca. Lirium. Cyprus. Aira. Thermis").

Se documenta por primera vez, con la variante phaca y la acepción 'género de plantas herbáceas de la familia de las leguminosas de tallo recto o inclinado, hojas imparipinnadas y flores amarillas, rojas, blancas o azules dispuestas en racimos, espigas o cabezuelas', en 1786, en la traducción de la Parte práctica de Botánica del caballero Cárlos Linneo, por A. Palau y Verdera, y se consigna por vez primera en la traducción del Diccionario de Medicina, Cirugía, Farmacia, Medicina legal, Física, Química, Botánica, Mineralogía, Zoología y Veterinaria (1848), por J. Castells. De este género, que lleva por nombre científico Phaca, se localizan ejemplos especialmente en diccionarios durante el siglo XIX.

    Acepción en desuso
  1. s. f. Bot. Género de plantas herbáceas de la familia de las leguminosas de tallo recto o inclinado, hojas imparipinnadas y flores amarillas, rojas, blancas o azules dispuestas en racimos, espigas o cabezuelas. Nombre científico: Phaca.
    docs. (1786-1887) 6 ejemplos:
    • 1786 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, V p. 639 Esp (BD)
      ESPECIES. I. PHACA caulescens erecta pilosa, leguminibus tereti-cimbiformibus. Phaca que arroja tallos, derecha, pelosa, con legumbres rollizas y en forma de navecilla.
    • 1846 Gay, C. HChile. Botánica, II p. 91 Ch (BD)
      XIV. FACA.— PHACA. [...] Vulgarmente Tembladerilla ó Yerba loca. Plantas herbáceas y vivaces, á veces sufrutescentes, con el tallo derecho ó tendido, y con hojas pinadas con impar, provistas en su base de dos estípulas distintas del peciolo. Las flores son axilares, colocadas en racimos, espigas ó cabecillas, y acompañadas de brácteas; su color es amarillo ó purpúreo, blanco ó azulado. El cáliz es tuboso ó acampanillado, con cinco dientes, cuyos dos superiores mas separados. La corola es amariposada, con el estandarte á lo menos tan largo como las alas, y la carena obtusa. Diez estambres diadelfos. Estilo ascendente, y estigma en cabezuela. Legumbre ya comprimida lateralmente, ya mas ó menos inflada y escamosa, unilocular y polisperma; las semillas son reniformes y están unidas á la sutura superior, que con frecuencia es algo saliente.
    • 1848 Castells, J. Trad Dicc Medicina, Nysten, II Esp (BD)
      Faca, s. f. phaca. Encuéntrase esta denominacion griega en Dioscórides que se atribuye á la lenteja. Linneo la impuso á un género de plantas de su diadelfia decandria, que ahora pertenecen á la familia de las Leguminosas, tribu de las Lóteas, subtribu de las Astragáleas. Todas son plantas herbáceas, anuas ó viváces, de hojas alternas impariginadas, con estípulas separadas del peciolo y flores dispuestas en espigas axilares y terminales. Se conocen quince especies, la mayor parte propias del antiguo continente, la Phaca baetica L. se llama vulgarmente Garbanzera ó Garbancillo, y se dice que su pasto daña al ganado.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      FACA: s. f. ant. [...] Bot.: género de plantas de la familia de las leguminosas papilionáceas. Son yerbas vivaces a veces sub-frutescentes, de tallos rectos o inclinados, hojas impari-pinadas, flores en racimos, espigas o cabezuelas, rojas, blancas, azules o amarillentas. Se hallan estas plantas en todas las rejiones frias y templadas.
    • 1887 Ramón, L. P. Dicc popular, IV Esp (BD)
      Faca: s. f. [...] Bot. Género de plantas leguminosas, lóteas, vivaces, con hojas imperipennadas, y flores rojas, blancas, azules ó amarillentas, dispuestas en racimos, espigas ó cabezuelas, que se encuentran en los paises frios y templados.
    • 1786 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, V p. 639 Esp (BD)
      ESPECIES. I. PHACA caulescens erecta pilosa, leguminibus tereti-cimbiformibus. Phaca que arroja tallos, derecha, pelosa, con legumbres rollizas y en forma de navecilla.
    • 1846 Gay, C. HChile. Botánica, II p. 91 Ch (BD)
      XIV. FACA.— PHACA. [...] Vulgarmente Tembladerilla ó Yerba loca. Plantas herbáceas y vivaces, á veces sufrutescentes, con el tallo derecho ó tendido, y con hojas pinadas con impar, provistas en su base de dos estípulas distintas del peciolo. Las flores son axilares, colocadas en racimos, espigas ó cabecillas, y acompañadas de brácteas; su color es amarillo ó purpúreo, blanco ó azulado. El cáliz es tuboso ó acampanillado, con cinco dientes, cuyos dos superiores mas separados. La corola es amariposada, con el estandarte á lo menos tan largo como las alas, y la carena obtusa. Diez estambres diadelfos. Estilo ascendente, y estigma en cabezuela. Legumbre ya comprimida lateralmente, ya mas ó menos inflada y escamosa, unilocular y polisperma; las semillas son reniformes y están unidas á la sutura superior, que con frecuencia es algo saliente.
    • 1846 Gay, C. HChile. Botánica, II p. 106 Ch (BD)
      19. Phaca tricolor. [...] Esta Faca se cria á la orilla del mar, en las provincias de Coquimbo y Aconcagua. Florece por setiembre.
    • 1848 Castells, J. Trad Dicc Medicina, Nysten, II Esp (BD)
      Faca, s. f. phaca. Encuéntrase esta denominacion griega en Dioscórides que se atribuye á la lenteja. Linneo la impuso á un género de plantas de su diadelfia decandria, que ahora pertenecen á la familia de las Leguminosas, tribu de las Lóteas, subtribu de las Astragáleas. Todas son plantas herbáceas, anuas ó viváces, de hojas alternas impariginadas, con estípulas separadas del peciolo y flores dispuestas en espigas axilares y terminales. Se conocen quince especies, la mayor parte propias del antiguo continente, la Phaca baetica L. se llama vulgarmente Garbanzera ó Garbancillo, y se dice que su pasto daña al ganado.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      FACA: s. f. ant. [...] Bot.: género de plantas de la familia de las leguminosas papilionáceas. Son yerbas vivaces a veces sub-frutescentes, de tallos rectos o inclinados, hojas impari-pinadas, flores en racimos, espigas o cabezuelas, rojas, blancas, azules o amarillentas. Se hallan estas plantas en todas las rejiones frias y templadas.
    • 1887 Ramón, L. P. Dicc popular, IV Esp (BD)
      Faca: s. f. [...] Bot. Género de plantas leguminosas, lóteas, vivaces, con hojas imperipennadas, y flores rojas, blancas, azules ó amarillentas, dispuestas en racimos, espigas ó cabezuelas, que se encuentran en los paises frios y templados.
      Acepción en desuso
    1. s. En ocasiones, en aposición a género.
      docs. (1786-1872) 2 ejemplos:
      • 1786 Palau Verdera, A. Trad Parte práctica Botánica Linneo, V p. 638 Esp (BD)
        1065. Género PHACA. * Astragaloides. [...] En ciertas especies de Astragalo no se halla el disepimento de la legumbre fixado á la sutura inferior, aunque está muy acercado á ella; por lo qual se manifiesta la grande afinidad que tiene el género Phaca con el Astragalo.
      • 1872 Anónimo DiccEnciclopédico II - Esp (BD)
        Garbanzera: s. f. Bot. prov. Andalucía: Especie de plantas del género faca, cuyo pasto daña al ganado.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE