5.ª Entrega (enero de 2018)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
gaitesco, a adj. (1843-1916)
gaitesco
Etim. Derivado de gaita y -esco,a.

Se documenta por primera vez, en la acepción de 'perteneciente o relativo al gaitero', en la estampa costumbrista titulada "El Gaitero gallego" que A. Neira publica en Los españoles pintados por sí mismos (1843). Como 'perteneciente o relativo a la gaita' se registra en 1892, en Un violoncelista de E. Bertrán Rubio. Un único testimonio ejemplifica también la acepción de 'semejante a la gaita por su timbre', atestiguada en 1916 en El tesoro de los lagos de Somiedo de M. Roso de Luna. No se consigna este adjetivo en ningún diccionario.

    Acepción en desuso
  1. adj. Perteneciente o relativo al gaitero.
    docs. (1843) Ejemplo:
    • 1843 Neira, A. "El gaitero gallego" p. 177 Españoles pintados, I Esp (BD)
      [...] no vendrá a contarme alguna gracia el atufado aragonés con su instrumento dispuesto ó el Gaitero zamorano á recordar los buenos pasos de la tierra entre brincos y meneos, ni merecerá tampoco un recuerdo de mi mano el Gaitero fable con la Magdalena en los labios, ó el Gaitero ciego que en Nuestra Señora del Puerto entusiasma á los enemigos del Meco con su mal tocada muyñeira. Despidiéndome del venerable Gaitero del Corpus de Santiago que acompaña á los gigantes y es señalado por el gaitesco traje, amen de su prolija valona, y blanco chapeo [...].
  2. Acepción en desuso
  3. adj. Perteneciente o relativo a la gaita.
    docs. (1892) Ejemplo:
    • 1892 Bertrán Rubio, E. Un violoncelista p. 14 Esp (BD)
      Mi padre se las campaneaba tal cual con su honrado oficio de gaitero, y era extremado en él, como oriundo de tierra de Zamora [...]. No sé si por haber crecido al arrullo, digámoslo así, de las tocatas gaitescas, ó si por natural disposición mía, ello es que desde chiquito comencé á dar muestra de una cierta aptitud musical, que á mi buen padre le parecía asombrosa, y á mi madre no le parecía nada, porque la pobre mujer jamás fué muy sensible á las excitaciones melódicas, pues era más que medianamente dura de oído.
  4. >gaita+–esco,a
    adj. Semejante a la gaita por su timbre.
    docs. (1916) Ejemplo:
    • 1916 Roso Luna, M. Tesoro lagos Somiedo p. 143 Esp (BD)
      -¡Ahora me toca a mí!- gritó Clodomiro, sacando de no sé dónde el más raro de los instrumentos musicales que en mi vida he visto: el célebre pandeiro asturiano, bastidor cuadrado y grande, con dos pieles de ovejas curtidas en Cangas, siglos hacía, y cosidas y tensas sobre el bastidor a guisa de extraña caja de resonancia para las vibraciones de tres a cuatro cuerdas de tripa tensas también como sobre una guitarra o lira de viejísimo cuño y de no menos extraña vibración, a la que se acercan un tanto las trepidaciones del moderno timbal de orquesta y las astrales gangosidades gaitescas del oboe.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE