13.ª Entrega (diciembre de 2022)
Versión del 31/12/2022
Equipo Universidad de Salamanca
Familia Ver familia de palabras
garganta s. (1223-)
garganta, gaganta, galganta, gargánta, gargante, guarganta, gargantilla
Etim. Voz de etimología dudosa, acaso derivada de gargajo, como 'mucosidad pegajosa procedente de las vías respiratorias'; y este, a su vez, de la onomatopeya garg; o de la primitiva forma gargante, participio activo del verbo latino *gargare, que tomó género femenino por influjo de los sinónimos latinos gula o gurges (véase DECH, s.v. gargajo).

Se documenta por primera vez, en la acepción 'parte más estrecha de un accidente geográfico', en 1223, en Semejanza del mundo. BNM ms. 3369, de autoría anónima. Poco después, se atestigua con el significado de uso más frecuente, sinónimo de gaznate, gorguera y gorja, como 'parte interior del cuello que va desde el velo del paladar hasta el principio del esófago y de la tráquea', en Los signos del juicio final, de G. de Berceo, obra fechada entre 1236 y 1246. Tanto la primera como la segunda acepción de garganta, que se han mantenido vigentes hasta la actualidad, se consignan por vez primera, en el Vocabulario español-latino, de Nebrija, en 1495. Se incorporan a los diccionarios académicos, en 1734, en el Diccionario de autoridades, de la Real Academia Española. Como 'sonido producido por la vibración de las cuerdas vocales durante el canto o la fonación', que establece sinonimia con voz, se atestigua en 1250, en el Libro de los buenos proverbios , de autoría anónima. En la misma época, y tras experimentar un proceso de sinécdoque, garganta se documenta como 'parte del cuerpo que une la cabeza con el tronco', en el Libro de Alexandre, obra de autoría anónima, fechada entre 1240 y 1250. Con este significado, de uso prolífico, se registra por primera vez en un repertorio lexicográfico, en 1611, en el Tesoro de la lengua castellana o española, de Covarrubias. Como 'órgano del aparato respiratorio de los vertebrados superiores, tubular y cartilaginoso, que se sitúa en la cavidad glótica y en el que se produce la fonación', se atestigua, entre 1252 y 1270, en el Setenario, de Alfonso X. Posteriormente, también por sinécdoque, garganta adquiere el valor de  'cavidad del tubo digestivo, situada en la cabeza y limitada por los labios y el istmo de las fauces, en la cual se sitúan la lengua y los dientes'. Con este valor, se registra por primera vez en 1275, en la primera parte de la General Estoria, de Alfonso X. Un cuarto de siglo más tarde, se atestigua con el valor de 'parte interior del cuello que va desde el velo del paladar hasta el principio del esófago', en 1300, en un manuscrito de autoría anónima, titulado Gerardus falconarius. Con este significado se consigna, por primera y única vez, en el Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes [...], de Terreros Pando, en 1787. Como 'articulación situada en la parte superior del pie, que une el tobillo con la pierna', se localiza por primera vez en un repertorio lexicográfico, en 1492, en Lexicon hoc est dictionarium ex sermone latino in hispaniensem, de Nebrija. A principios del siglo XIV, garganta ingresa en el vocabulario técnico cuando se registra como 'parte más estrecha del fuste de un balaustre, de una columna o de otra pieza semejante', en 1526, en Medidas del romano, de D. de Sagredo. Con este valor, se consigna por primera vez, en 1884, en el Diccionario de la lengua castellana de la Real Academia Española. Poco después, se atestigua, en 1550, como  'caudal de agua que fluye por un cauce', en Coloquios de Palatino y Pinciano, de J. Arce de Otárola.  Con este significado, se registra por primera vez, en el repertorio lexicográfico titulado Origen y etymología de todos los vocablos originales de la lengua castellana, de Rosal, en 1611. Un siglo más tarde, se documenta por primera y única vez en un diccionario académico, en 1734, en el Diccionario de autoridades, de la Real Academia Española. Tras un proceso metonímico relacionado con la cuarta acepción, garganta se atestigua como 'prenda de adorno confeccionada a partir de metales y piedras preciosas que se pone alrededor del cuello', en 1617, en el Memorial doña Francisca de Bustamante, un documento legal de autoría anónima. Casi un par de décadas después, se registra como 'plumaje que rodea la parte anterior del cuello de las aves', en 1632, en Fiestas que celebró la Ciudad de los Reyes del Pirú, al nacimiento del sereníssimo Príncipe Don Baltasar Carlos de Austria nuestro señor, de R. Carvajal Robles. Posteriormente, garganta ingresa al vocabulario del ejército como 'parte más estrecha de la caja del fusil, que se sitúa entre el guardamonte y el nacimiento de la culata', en 1768, en el tomo segundo de las Ordenanzas de S. M. para el régimen, disciplina, subordinación, y servicio de sus exércitos, obra de carácter legislativo. Por otra parte, se incorpora al campo léxico de la construcción, como 'parte de la chimenea que se sitúa entre el hogar y la cámara de humos', en 1783, en la primera parte del tomo décimo de Elementos de matemática, de B. Bails. Como 'parte del perianto de las flores gamopétalas o gamosépalas, que se sitúa entre el tubo y el limbo del cáliz o de la corola', se documenta en 1784, en Fragmentos al doctor Eloy Valenzuela, de J. C. Mutis. Unos años más tarde, se registra como 'pieza del arado, generalmente de hierro o madera curvada, que sirve para engastar por un extremo el dental, la esteva y la reja y por el otro, el timón', en 1798, en el tomo tercero de la traducción del Curso completo ó Diccionario universal de agricultura [...], de Guerra. En los repertorios lexicográficos, se consigna por primera vez, en 1803, en el Diccionario de la lengua castellana, de la Real Academia Española. A principios del siglo XIX, garganta se incorpora al vocabulario de la fortificación militar, cuando se atestigua como 'abertura menor de la cañonera que se abre en las fortificaciones para el uso de la artillería', en 1828, en el Diccionario militar español-francés, de Moretti. En diversos repertorios lexicográficos se consignan las siguientes acepciones: 'parte más delgada y estrecha de una cosa', en 1787, en el Diccionario castellano con las voces de ciencias [...], de Terreros Pando; 'moldura cóncava á manera de caveto, parecida á la copada, de la que solo se diferencia en que si en una y otra hay un miembro vertical con otro horizontal, en la copada este se halla debajo y en la garganta encima', en 1788, en Prontuario artístico, ó Diccionario manual de las Bellas Artes [...], de Martínez, con la marca de arquitectura. En el vocabulario marítimo, se registran dos acepciones lexicográficas consignadas por primera vez, en 1831, en el Diccionario marítimo español, de O'Scanlan:  'el sitio o parte en que se halla la garganteadura o ligadura de la gaza de un motón' y 'lo más estrecho de un canal, de la entrada de un puerto'.  Posteriormente, se registra con el significado de 'parte más angosta del peldaño en una escalera compensada', en 1860, en el tomo tercero de la traducción del Novísimo manual completo de arquitectura [...], por  M. Toussaint Sens, de autoría anónima. En la primera mitad del siglo XX, se atestigua con el valor de 'ángulo que forma la camba con el dental', en 1914, en el tomo tercero del Gran diccionario de la lengua castellana [...], de Pagés. Más adelante, se consignan diversos usos pertenecientes a la subárea andaluza del español peninsular: 'centro del yugo', 'hembrilla' y 'conjunto del arado, excepto el timón'. Estas tres acepciones se registran por primera vez en el tomo primero del Atlas lingüístico y etnográfico de Andalucía, de Alvar. Unos años más tarde, en 1965, en el tomo cuarto del mismo atlas, se documenta garganta como 'cofa, parte alta del palo mayor' y 'vaguada'; y se consigna por primera vez como 'eje del torno del alfarero', atestiguado principalmente en Mérida (Extremadura, España). Como 'en una soldadura de ángulo es la altura del máximo triángulo isósceles que puede inscribirse en la sección transversal de la soldadura y cuyos flancos están contenidos en las superficies de las dos piezas a unir', se consigna por primera y única vez, en el Vocabulario de construcción naval español-inglés [...], de Crespo Rodríguez, en 1975. Un año más tarde, se atestigua en el campo léxico de la imprenta, como 'en un tipo de imprenta, distancia que va desde el ojo (superficie que imprime) hasta el hombro (superficie que no imprime, dentro de la cara superior del tipo)', en el Diccionario del periodismo, de López Zuazo Algar, en 1976. Por otra parte, se registra con el significado de 'parte más estrecha de una bocina, o una guía de ondas de placas paralelas ensanchadas, inmediatamente adyacente y conectada al recorrido principal de la guía de ondas', en el Diccionario de radio y televisión bases de una delimitación terminológica, de Cebrián Herreros, en 1981.  En el ámbito léxico de la carpintería, se consigna como 'escopleadura hecha para escasear una pieza', en Léxico de alarifes de los Siglos de Oro, de García Salinero, en 1968, y como 'en una sierra, la cavidad redonda en la que se acumula aserrín para ser secado del corte', en el Glosario práctico de términos forestales, de Padilla García, en 1987. Así mismo, en la subárea canaria se consignan varios usos relacionados con el vocabulario marítimo: como 'parte central del remo', en 1985, en el tomo segundo del Léxico de los marineros peninsulares, de Alvar; como 'centro de la red comprendido entre el copo y los brazos' y 'seno del anzuelo', en 1989, en el tomo tercero de la misma obra; y como 'parte de las redes de arrastre de fondo situada entre la espalda y la manga', en el Diccionario diferencial del español de Canarias, de Corrales Zumbado, en 1996. En lo que respecta al español americano, garganta se registra en Bolivia como 'persona que tiene facilidad de palabra', en 1964, en el Diccionario de bolivianismos, de Fernández Naranjo y Gómez Fernández. En esta misma zona se consignan 'persona que no cumple con sus compromisos o promesas' y 'persona que exagera cuando habla de su valor, poder o riqueza', en 2010, en el Diccionario de americanismos, publicado por la ASALE. Con el significado de 'amígdalas', se consigna en Léxico del cuerpo humano en Colombiade Flórez, en 1969, en Colombia. 

Por otra parte, garganta se integra en diferentes unidades pluriverbales. Así, se consigna la locución adjetiva garganta de lata o de lija, como 'capacidad notable que tiene una persona para ingerir cualquier clase de bebida alcohólica, aunque sea de muy alta graduación o de pésima calidad', en 1958, en el tomo segundo del Diccionario ejemplificado de chilenismos y de otros usos diferenciales del español de Chile, de Morales Pettorino, Quiroz Mejías y Peña Álvarez. En los repertorios lexicográficos se atestigua también la locución verbal hacer [alguien] de garganta, con la acepción 'cantar bien, con adornos de la voz', en 1550, en la Silva de varia lección, de P. Mejía. Más adelante, se registra tener [alguien] buena garganta, como 'ejecutar mucho con la voz en el canto', en 1611, en el Tesoro de la lengua castellana o española, de Covarrubias. La locución verbal tener a alguien atravesado en la garganta, con el valor de 'no poder tragar', se consigna, en 1936, en el suplemento al Diccionario de la lengua española, publicado por la Real Academia Española. Así mismo, la locución verbal tener el agua (o la soga) a la garganta, con el significado de 'estar amenazado de algun riesgo grave', se atestigua, en el Diccionario de autoridades, de la Real Academia Española, en 1734. En la subárea canaria del español meridional, se consigna tener la garganta cosida, como 'hablar con esfuerzo y con voz débil y aflautada', en 1996, en el Tesoro lexicográfico del español de Canarias, de Corrales Zumbado, Corbella Díaz y Álvarez Martínez.

  1. s. f. Parte más estrecha de un accidente geográfico.
    Sinónimo: fauces
    docs. (1223-2020) 134 ejemplos:
    • c1223 Anónimo Semejanza mundo (BNM 3369) [1995] fol. 163v Esp (CDH )
      [...] / e yaze en[e]lla / non de otras partes e otrosi fauzes / son dichos en latin aquellos / lugares que son entr[a]das entrechas / e angostas enlos montes / e suelen los omes llamar / gargantas estrechas a tales / lugares lustra son dichas en / latin aquellos logares que nos / dezimos coujles que son / lugares enlos montes do / yazen ascondidas muchas / vestias malas e desierto dezimos / los lugares en que njnguna / cosa non senbran njn / cogen son como desanparados / asi como son vnas montanas [...]. /
    • 2020 Fdz Tolosa, S. España bicicleta Esp (CORPES)
      De nuevo en marcha, el asfalto caracolea por la sierra del Pinar. A la izquierda se alzan los peñascales del pico del Águila y el Torreón, que con 1648 m es la cumbre más elevada de Cádiz. A la derecha, las aguas del río Boyar han labrado una garganta y fluyen hacia poniente.
    • c1223 Anónimo Semejanza mundo (BNM 3369) [1995] fol. 163v Esp (CDH )
      [...] / e yaze en[e]lla / non de otras partes e otrosi fauzes / son dichos en latin aquellos / lugares que son entr[a]das entrechas / e angostas enlos montes / e suelen los omes llamar / gargantas estrechas a tales / lugares lustra son dichas en / latin aquellos logares que nos / dezimos coujles que son / lugares enlos montes do / yazen ascondidas muchas / vestias malas e desierto dezimos / los lugares en que njnguna / cosa non senbran njn / cogen son como desanparados / asi como son vnas montanas [...]. /
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] fol. 152r Esp (CDH )
      Et que maguer que a la çibdat de costantinopla & la ysla calçedonja que yaze commo viene el abrego parte la mar con vn estrecho muy angosto por que corre y la mar. Et aquel de ally es el mar que dizen proponto & va por vna garganta angosta fasta que rresçibe el mar enxjno & se faze ancho de ally adelante.
    • a1325 Anónimo Crón veinte reyes (Esc Y-I-12) [1995] fol. 193v Esp (CDH )
      / Este dia fue preso el ferral / E so el castillo del ferral / auie vnas gargantas & vnos / valles malos fuertes de muy / fuertes montañas & de grandes / angosturas & los moros tenjen / muy bien guardados todos los / pasos en tal manera que los / xpistianos non podien pasar njn / podien a menos de muy grand / daño.
    • a1467 Anónimo Trad Mapa Mundi [2000] Esp (CDH )
      [...] e tales lugares como estos suelen llamar los omes estrechas gargantas; e lustra llama la escriptura a aquellos lugares que nos dezimos coviles, e son unos lugares en los montes a do se asconden los lobos e las otras bestias fieras.
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Garganta de monte. faux, cis.
    • 1520 Anónimo Copia venta Montes Toledo Esp (CODEA)
      [...] e con todas las tenencias que él tenié e con todo aquello que él vendió a mí sobredicho 15 rey e con todos los términos que en las cartas del arçobispo dizen, de mojón a mojón e de linde a linde e de garganta a garganta e de sierra a sierra, así como es señalado e amojonado en las cartas que el sobredicho arçobispo ovo de donadíos de míos antecesores e de mí [...]
    • a1598 Cabrera, A. Consideraciones Evangelios Cuaresma [1906] 73 Esp (CDH )
      ¿Habéis acaso andado solo por la cumbre de alguna sierra, y visto á media ladera, sobre tarde, una paloma sobre una peña sentada, y veis salir agachado por la garganta de un arroyo un raposo tan grande como un podenco, agachándose muy pasito entre las matas, y sacar no más que el hocico y un ojo, columbrando?
    • 1600 Sigüenza, J. HOrden SJerónimo II [1907] Esp (CDH )
      Por otra parte los castaños, nogales, almendros, higueras, oliuos, parras, cipreses, olmos, y chopos, vnos rompen por medio de las peñas, y se leuantan hasta el cielo, otros arrimados a las gargantas y arroyuelos que se derriban por entre los riscos de lo alto de aquel monte, crian vna variedad de gran hermosura a los ojos.
    • 1684 Rodríguez, M. Marañón y Amazonas [1990] Ec (CDH )
      Acá equibocan algunos al Nuevo Reino con la Nueva España, siendo reinos tan distintos como distantes, que no tienen comunicación por tierra, aunque la ay continente de uno a otro reino mediante aquella garganta estrecha que ay de Portovelo a Panamá, entre los dos mares del Sur y del Norte.
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      GARGANTA. Analogicamente significa qualquier estrechura de montes, ó rios ú otros paráges.
    • 1745-1746 Sarmiento, M. Viaje Galicia [1975] Esp (CDH )
      Vao o Vado del Grove, es una arenal larguísimo y de mar vivo y es como garganta de los Groves, San Vicenzo y San Martín, que hacen península.
    • 1748 Ulloa, A. Viaje Perú [1990] I, 178 Pe (CDH )
      No será facil encontrar la razon physica concluyente de un phenomeno tan particular y digno de notarse como este, y assi solo puedo decir que aquel isthmo ó estrecha garganta de tierra que hace la separacion de los dos mares, teniendo divididas sus aguas, es instrumento para que, ceñidas á sus margenes, reconozcan distintas leyes de uno y otro mar.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      GARGANTA, estrecho de un rio, fuente, monte, camino, &c.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] Esp (CDH )
      Ofendenle sobremanera los leveches ó vientos de sueste, que entran con violencia por la garganta estrecha del pantano, sobre cuyas aguas siguen entre yesares como media legua, y atacan los árboles helándolos y destruyéndolos alguna vez: otras veces se anticipan á la estacion en que deben madurar algunos frutos, y les causan daños considerables.
    • 1806 Fdz Moratín, L. Cartas 1806 [1973] Epistolario Esp (CDH )
      Luego que se quita el sol, ya hay frescura y vientecillos, que vienen de las gargantas de estos cerros; desde que pasé de Alcalá no he vuelto a sentir en mis narizes ni en mi tráquea aquel polvo abrasador que oculta la puerta de Alcalá y el Prado.
    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Baronesa Joux [1981] Novelas Cu (CDH )
      Hállase precisamente en una de las principales gargantas del Jura, dominando los valles de la Cluse, y el río Doubs, cuyas rápidas corrientes llegan a quebrantarse a sus pies.
    • 1857 Gmz Avellaneda, G. Velada helecho [1981] Novelas Cu (CDH )
      De repente se le ocurrió que mientras perdía el tiempo en cobardes vacilaciones, acaso estaba a punto de sonar la hora solemne de la media noche... Inexplicable vértigo se apoderó entonces de su turbada cabeza; pensó que llegaban hasta su oído palabras que la vieja Margarita había dirigido un siglo antes a otro amante tan desesperado como él: — Tened valor!— Y desatentado, loco, con el cabello erizado y las trémulas manos extendidas, se precipitó entre las tinieblas por la angosta garganta del precipicio.
    • 1874 Alarcón, P. A. Alpujarra [2003] Esp (CDH )
      El terreno se angostó al poco rato, formando una profunda garganta, y minutos después pasamos el imponente y sombrío Puente de Tablate, cuyo único, brevísimo ojo, tiene nada menos que ciento cincuenta pies de profundidad.
    • 1899 Beltrán Rózpide, R. Geografía 1898 [1899] Esp (CDH )

      Plano del curso del Alto Bagoe: el río nace en el macizo montañoso del Noolu, de donde sale por una estrecha garganta, cerca de la aldea de Diogo; aquí cambia bruscamente de dirección, corre á lo largo de dicho macizo, pasa por Tombugu, puesto francés, y se dirige en seguida hacia el N. para ir á verter sus aguas en el Niger.

    • 1903 Azorín Antonio Azorín [1992] Esp (CDH )

      El primero es una fotografía que lleva por título: Guadalajara; vista de la carretera por las entrepeñas del Tajo . El río se desliza ahocinado por su hondo cauce; resbala el sol por los altos peñascos y besa las aguas en viva luminaria; y la carretera, a la izquierda, se pierde a lo lejos, en rápido culebreo blanco, por la estrecha garganta.

    • 1926 Azaña, M. Carta Cartas de Manuel Azaña y Cipriano de Rivas Cherif Esp (CDH )
      La antigua abadía de los benedictinos y el pueblecito, viejísimo, tiznado de humedad, yacen en lo hondo de una estrecha garganta, al parecer sin salida.
    • 1946 Gambetta Bonatti, N. DiccMilitar Pe (FG)
      Garganta. —El paraje abierto y estrechado por las alturas que forman los montes de ambos lados.
    • a1972 More, E. Trad Viaje Perú Gerstäcker [1972] Pe (CDH )
      No se encontraba la colonia, como lo aprecié luego, en un extenso llano, en el cual los colonos hubiesen tenido espacio suficiente para extender sus cultivos y sus prados en todas direcciones sino en una estrecha quebrada o garganta en muchos sitios de la cual la escarpada orilla caía justo sobre el agua, y se inclinaba con gran pendiente sobre el río, haciendo que fuese imposible establecerse allí. Sólo donde el codo del río empuja hacia la otra parte, había en ese otro lado sitios cortos, pero en muy limitados lugares. En éstos, situados en fila a lo largo de la corriente, estaba ubicada la colonia, interrumpida de trecho en trecho por el lomo de las colinas, serpenteando algo así como media legua distante de la orilla.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] 339 Ec (CDH )
      Ganaron, pues, rápidamente, varias gargantas que los ocultaron de la vigilancia enemiga, alerta sin duda en la ciudad, y hacia las ocho de la mañana Sucre ordenó un breve descanso, que aprovechó para que sus tropas almorzaran anticipadamente, por lo que pudiere ocurrir.
    • 2002 Paz Soldán. E. Materia deseo [2002] Bo (CDH )
      Pasamos por el Puente de los Suicidas, estrecho, de bajas y oxidadas barandas de hierro, sobre la garganta profunda del río y con los balsámicos eucaliptos en los bordes; se me ocurrió que ese lugar legendario había inspirado a papá el rol fatídico de los puentes en Berkeley: el lugar de paso de una vida a otra, el preferido para que el poder, en sus múltiples encarnaciones, se deshiciera de sus enemigos, en sus múltiples encarnaciones.
    • 2012 Chinchilla Mazariegos, O. Cotzumalguapa Ciudades Mesoamericanas Gu (CORPES)
      En ambos lados de la garganta del río se han conservado partes de los muros que servían para sostener el puente, el cual debió ser de material perecedero.
    • 2020 Fdz Tolosa, S. España bicicleta Esp (CORPES)
      De nuevo en marcha, el asfalto caracolea por la sierra del Pinar. A la izquierda se alzan los peñascales del pico del Águila y el Torreón, que con 1648 m es la cumbre más elevada de Cádiz. A la derecha, las aguas del río Boyar han labrado una garganta y fluyen hacia poniente.
    • c1223 Anónimo Semejanza mundo (BNM 3369) [1995] fol. 163v Esp (CDH )
      [...] / e yaze en[e]lla / non de otras partes e otrosi fauzes / son dichos en latin aquellos / lugares que son entr[a]das entrechas / e angostas enlos montes / e suelen los omes llamar / gargantas estrechas a tales / lugares lustra son dichas en / latin aquellos logares que nos / dezimos coujles que son / lugares enlos montes do / yazen ascondidas muchas / vestias malas e desierto dezimos / los lugares en que njnguna / cosa non senbran njn / cogen son como desanparados / asi como son vnas montanas [...]. /
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] fol. 152r Esp (CDH )
      Et que maguer que a la çibdat de costantinopla & la ysla calçedonja que yaze commo viene el abrego parte la mar con vn estrecho muy angosto por que corre y la mar. Et aquel de ally es el mar que dizen proponto & va por vna garganta angosta fasta que rresçibe el mar enxjno & se faze ancho de ally adelante.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] fol. 23r Esp (CDH )
      Et faziase ally en la rribera de la mar vn logar de vnas pennas que se cogie en sy commo arco. Et tiende sse sobre la mar vn pico de aquella penna commo lengua delgada. Et esta destaja & ençierra ally las aguas del mar que llaman adriatico & pero que el mar entraua ally por aquellas gargantas angostas non era puerto. Synon por que la ysla non desujase con las pennas los vientos coros muy fuertes & rresçibiese las aguas.
    • a1325 Anónimo Crón veinte reyes (Esc Y-I-12) [1995] fol. 193v Esp (CDH )
      / Este dia fue preso el ferral / E so el castillo del ferral / auie vnas gargantas & vnos / valles malos fuertes de muy / fuertes montañas & de grandes / angosturas & los moros tenjen / muy bien guardados todos los / pasos en tal manera que los / xpistianos non podien pasar njn / podien a menos de muy grand / daño.
    • a1467 Anónimo Trad Mapa Mundi [2000] Esp (CDH )
      [...] e tales lugares como estos suelen llamar los omes estrechas gargantas; e lustra llama la escriptura a aquellos lugares que nos dezimos coviles, e son unos lugares en los montes a do se asconden los lobos e las otras bestias fieras.
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] Esp (CDH )
      EL fondon del agua en latin es llamado gurges porque es la garganta del agua, segund dize Isidoro, ca ende entra & se enbeve el agua corriente & dende sale como volando e a causa de su profundidad se mueve como alrededor & los que nadan en semejante lugar son en grand peligro de ser anegados. En tal lugar se asconden los peçes & los que ende son a grand pena los pueden tomar.
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Garganta de monte. faux, cis.
    • 1520 Anónimo Copia venta Montes Toledo Esp (CODEA)
      [...] e con todas las tenencias que él tenié e con todo aquello que él vendió a mí sobredicho 15 rey e con todos los términos que en las cartas del arçobispo dizen, de mojón a mojón e de linde a linde e de garganta a garganta e de sierra a sierra, así como es señalado e amojonado en las cartas que el sobredicho arçobispo ovo de donadíos de míos antecesores e de mí [...]
    • a1598 Cabrera, A. Consideraciones Evangelios Cuaresma [1906] 73 Esp (CDH )
      ¿Habéis acaso andado solo por la cumbre de alguna sierra, y visto á media ladera, sobre tarde, una paloma sobre una peña sentada, y veis salir agachado por la garganta de un arroyo un raposo tan grande como un podenco, agachándose muy pasito entre las matas, y sacar no más que el hocico y un ojo, columbrando?
    • 1600 Sigüenza, J. HOrden SJerónimo II [1907] Esp (CDH )
      Por otra parte los castaños, nogales, almendros, higueras, oliuos, parras, cipreses, olmos, y chopos, vnos rompen por medio de las peñas, y se leuantan hasta el cielo, otros arrimados a las gargantas y arroyuelos que se derriban por entre los riscos de lo alto de aquel monte, crian vna variedad de gran hermosura a los ojos.
    • c1605 Quevedo Villegas, F. Sueño Juicio [2003] Sueños y discursos Esp (CDH )
      Llegueme por ver lo que había y vi en una cueva honda (garganta del infierno) penar muchos, y entre otros un letrado revolviendo no tanto leyes como caldos; un escribano comiendo solo letras que no había querido solo leer en esta vida; todos ajuares del infierno, las ropas y tocados de los condenados, estaban prendidos, en vez de clavos y alfileres, con alguaciles; un avariento contando más duelos que dineros; un médico penando en un orinal y un boticario en una melecina.
    • 1609 Vittori, G. Tesoro FrancItalEsp Esp (NTLLE)
      gargánta de mónte, emboucheure ou entree estroite de montaignes, intrata stretta di due montagne.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      Gargantas de montes son aquellas partes por donde dan alguna angosta salida.
    • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] 967 Esp (CDH )
      Abrióse en su cima una estendida y profunda garganta por donde respiró llamas que al principio parecieron penachos hermosos de centellas o fuegos artificiales de regocijo, pero a pocas horas fueron funestos prodigios.
    • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] Esp (CDH )
      En este paraje que es garganta de las dos Indias asisten tarascas con hambre peligrosa de flotas y naves, dando que pensar a Lima y Potosí, por afirmar la geografía que pueden, paso entre paso, sin mojarse los pies, ir a rondar aquellos cerros, cuando, enfadados de navegar, no quieran resbalarse por el Río de la Plata o irse, en forma de cáncer, mordiendo la costa por Buenos Aires y fortificarse, trampantojos del pasaje.
    • 1684 Rodríguez, M. Marañón y Amazonas [1990] Ec (CDH )
      Acá equibocan algunos al Nuevo Reino con la Nueva España, siendo reinos tan distintos como distantes, que no tienen comunicación por tierra, aunque la ay continente de uno a otro reino mediante aquella garganta estrecha que ay de Portovelo a Panamá, entre los dos mares del Sur y del Norte.
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      GARGANTA. Analogicamente significa qualquier estrechura de montes, ó rios ú otros paráges.
    • 1745-1746 Sarmiento, M. Viaje Galicia [1975] Esp (CDH )
      Vao o Vado del Grove, es una arenal larguísimo y de mar vivo y es como garganta de los Groves, San Vicenzo y San Martín, que hacen península.
    • 1745-1746 Sarmiento, M. Viaje Galicia [1975] Esp (CDH )
      [...] y a la derecha va un golpe de ría, que va a Noalla, va a Santo Tomé do Mar, pero yo vine rodeando la ría por la garganta y arenal del Grove.
    • 1745-1746 Sarmiento, M. Viaje Galicia [1975] Esp (CDH )
      Es un monte alto y largo de norte a sur, y se junta con la villa por una garganta muy baja de tierra y que tenía casas; y se demolieron para despejar, y para la defensa; y es cortisima la distancia del golfo a la ría, y con facilidad se juntarían.
    • 1748 Ulloa, A. Viaje Perú [1990] I, 178 Pe (CDH )
      No será facil encontrar la razon physica concluyente de un phenomeno tan particular y digno de notarse como este, y assi solo puedo decir que aquel isthmo ó estrecha garganta de tierra que hace la separacion de los dos mares, teniendo divididas sus aguas, es instrumento para que, ceñidas á sus margenes, reconozcan distintas leyes de uno y otro mar.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Es éste cierto paraje en que, quebrada la cordillera de los montes, hace una abertura que llaman los naturales Boca de Dragón ó Abra, y viene á formar una dilatada garganta entre los montes que se estrechan juntándose casi y abrazándose las puntas toscas de las peñas que sobresalen de uno y otro monte.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Reconoció desde el árbol y observó despacio y á su gusto el sitio de la garganta de los montes, certificóse bien de todo el contorno, hízose cargo de la carrera que llevaba el río, dónde iba derecho y dónde torcía, y dibujó exactamente aquella parte por donde era más fácil la subida á la montaña.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      GARGANTA, estrecho de un rio, fuente, monte, camino, &c.
    • 1788 Viedma Narváez, F. Descripción StaCruz Sierra [2002] Bo (CDH )
      238. El paraje de esta población presenta las mayores ventajas a sus vecinos para su fomento y prosperidad, por estar en la garganta y paso preciso a la capital de la Plata, Cochabamba y ciudad de Santa Cruz de la Sierra, donde expenden sus frutos con estimación; particularmente en la provincia de la Plata, proveyéndola de harinas y ganado vacuno al abasto de aquella ciudad.
    • 1791 Jovellanos, G. M. Diario 1791 [1994] Diario Esp (CDH )

      Continuación del viaje con bello tiempo; montes elevadísimos a la derechas, y más adelante a una y otra mano; abajo el río que llaman de Piloña, cuyo concejo entra en el arroyo de , más acá de Ceceda; garganta donde pasa el río por el punto en que está señalada la antigua unión de los montes. Llegada al Infiesto, donde, después de recogidos, arribaron el conde de Peñalba con su primogénito.

    • 1791 Jovellanos, G. M. Diario 1791 [1994] Diario Esp (CDH )
      Desde las dos leguas de Bilbao la tierra empieza a ser más abierta y llana, y se sale de la garganta que empieza con la ría, corriendo principalmente casi norte-poniente.
    • 1792 Jovellanos, G. M. Diario 1792 [1994] Diario Esp (CDH )
      A fuerza de subir y dar vueltas, se dobla la Peña de Parada, y sigue buen camino hasta encontrar el de Teverga, que se une en la garganta misma que hacen las alturas, y en una bajada (que acaso tomó el nombre de Ventana) acaba Asturias.
    • 1792 Jovellanos, G. M. Diario 1792 [1994] Diario Esp (CDH )
      A la derecha Truébano, hijuela de Villasecino; a la izquierda la cañada por donde vienen las aguas de Asturias, formando una vega, que dejamos ayer a la derecha, y entrándose por una garganta abierta entre dos peñas, hasta volver a correr norte-sur por la vega principal, que dura algunas leguas.
    • 1792 Jovellanos, G. M. Diario 1792 [1994] VI, 423 Diario Esp (CDH )
      La garganta por donde corre el río es estrecha, y su vega por consiguiente, pero fértil y muy frondosas y plantadas las altas laderas, en parte muy cultivadas hasta en lo alto.
    • 1793 Jovellanos, G. M. Diario 1793 [1994] Diario Esp (CDH )
      A la derecha se descubre la garganta del puerto de La Cubilla, cuyas dos cimas levantan a lo lejos su cresta.
    • 1793 Jovellanos, G. M. Diario 1793 [1994] VI, 488 Diario Esp (CDH )
      Se ve desde la posada la garganta que sube al puerto de La Cubilla, y por la cual baja el río, que entra en el principal a la salida de este lugar.
    • 1794 Jovellanos, G. M. Diario 1794 [1994] Diario Esp (CDH )
      [...] y, al contrario, supuesta la extensión del mar por lo que hoy es playa arenosa, hubiera dominado toda la concha, y más la antigua entrada de la ría, cuya boca, estrechada ya por las arenas, no ha dejado más paso que la garganta arrimada a las peñas del castillo de San Juan, que está a la parte de oriente.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] Esp (CDH )
      No pudiéron estas vencer los que presentaba el monte entero, y atacando las partes ménos fuertes se abriéron paso por una estrecha y tortuosa garganta de mas de mil toesas, cuyos muros casi perpendiculares resistiéron al ímpetu y fuerzas de las corrientes, y en partes tendrán 200 pies de altura.
    • 1795 Cavanilles, A. J. HNatural Valencia [1795] Esp (CDH )
      Los montes de Corvera al norte y la continuacion del Toro al mediodia dexan una estrecha garganta en la parte occidental del valle; á corto espacio se apartan, y luego vuelven á acercarse en el boquete llamado Portichól de Valldigna: tienen á sus faldas varios cerros separados por arroyadas y barrancos, que reunidos corren hácia Alcira, y entran en el Xucar; abundan de vegetales y pastos para 3000 cabezas.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] 269 Esp (CDH )
      A las frondosas huertas de los pueblos que acabamos de ver, se siguen cerros áridos de tierra blanquecina, lomas y gargantas sin cultivo, sin árboles y casi sin arbustos por mas de una legua hasta Carrús.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] Esp (CDH )
      Ofendenle sobremanera los leveches ó vientos de sueste, que entran con violencia por la garganta estrecha del pantano, sobre cuyas aguas siguen entre yesares como media legua, y atacan los árboles helándolos y destruyéndolos alguna vez: otras veces se anticipan á la estacion en que deben madurar algunos frutos, y les causan daños considerables.
    • 1797 Cavanilles, A. J. Observaciones Valencia, II [1797] Esp (CDH )
      Apénas se sale de esta garganta estrecha se descubre la rica huerta de Callosa, y muy presto se llega á la villa de este nombre, la qual al principio del siglo pasaba muy poco de 300 vecinos, y hoy tiene 850, todos labradores, excepto los ocupados en 25 telares de lienzo, en 5 calderas de xabon, y como 200 en hacer alpargates.
    • 1793-1797 Fdz Moratín, L. Viaje Italia [1991] Esp (CDH )

      Casas de madera, tierra pobrísima, gente infeliz; pero a mitad de jornada, ni casas ni gente; montes horribles; el río, que se rompe entre los peñascos; arroyos que se precipitan con estruendo de *las alturas; cuestas, camino malísimo; una garganta estrecha, donde está el que llaman Puente del Diablo [...].

    • 1800 Austria, J. D. Memoria camino carretero [1985] Mermorias Veracruz Mx (CDH )
      6.º– Pero en verdad que de todos los dominios españoles en ninguno más que en los de Nueva España es tan extraña la falta de camino real que abrace desde la precisa y única garganta por donde le entra el inmenso alimento de frutos y efectos europeos y americanos que consume por valor de 14 millones de pesos anuales, hasta la capital del imperio donde se acuñan en oro y plata de 25 a 26 millones de pesos que como fruto mexicano lo extrae el erario, y el comercio español con más los otros frutos de la agricultura, que rayan entre el valor de 5 a 6 millones de pesos.
    • 1806 Fdz Moratín, L. Cartas 1806 [1973] Epistolario Esp (CDH )
      Luego que se quita el sol, ya hay frescura y vientecillos, que vienen de las gargantas de estos cerros; desde que pasé de Alcalá no he vuelto a sentir en mis narizes ni en mi tráquea aquel polvo abrasador que oculta la puerta de Alcalá y el Prado.
    • c1806 Jovellanos, G. M. Descripción castillo Bellver [1970] Esp (CDH )
      Una garganta, que forman con ellos estos últimos, se abre para dar paso a la copiosa fuente de la Villa, que naciendo al pie de la bella quinta de la Granja, la más celebrada de la isla, después de honrarse allí con el santo título de Fuente de Dios, esconde luego sus aguas y su nombre; corre el espacio de media legua por las entrañas de la tierra, y renace en el sitio de Canet, cuyo nombre toma y conserva.
    • c1806 Jovellanos, G. M. Descripción castillo Bellver [1970] Esp (CDH )
      Desde aquella garganta los montes vuelven su curso al este levantando ya más atrevidamente sus cumbres.
    • 1807 Quirós, J. M. Memoria fomento agrícola [1985] Memorias Veracruz Mx (CDH )
      [...] y la ventajosa circunstancia de que sea su capital el único, el principal, y más frecuentado puerto de esta América septentrional, garganta de sus riquezas, depósito de los interesantes cargamentos que vienen de la matriz, y el emporio del comercio recíproco con España, con lo interior del reino y con otras colonias subalternas, son alicientes poderosos para que progresase en ella la agricultura con más actividad, más seguridad y más lucro que ninguna otra de cuantas se comprenden en este vasto continente; pero por una lamentable desgracia es la menos pingüe, la más erial y la más despoblada.
    • 1812 Quirós, J. M. Memoria negocio puertos [1985] Memorias Veracruz Mx (CDH )
      Concedo: aunque en todo sistema político se reprueba que una parte de la nación, aspire a engrandecerse con perjuicio de las demás; pero esto no obstante, es inconcuso que algunos individuos de primer orden hace tiempo que han pretendido que sea La Habana la garganta por donde se surta esta América.
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      GARGANTA, [...] Cualquier estrechura de montes ó rios ú otros parages.
    • 1828 Moretti, F. DiccMilitarEspFr Esp (BD)
      GARGANTA. s. f. [...] Paso estrecho y malo en los montes, sierras, bosques, ríos &c. [sic], en que los soldados tienen que desfilar lentamente y con pequeñísimo frente.
    • a1837 Anónimo Expedición descubrimiento de la Bahía sin Fondo Colección de viajes y expediciones Ar (CDH )
      Al SSO de dicho Puerto de San José, se descubrió otro de igual o mayor grandeza, formando la tierra entremedia de ambos una península, cuya garganta en su parte más angosta no llega a tener una legua de ancho; pero su entrada es de mayor grandeza que la de San José, y aún no se ha podido examinar con precisión.
    • 1842 Lafuente, M. Viajes fray Gerundio [1842] I, 20 Esp (CDH )
      Pero dejemos á este desgraciado, que bien cara pagó su temeridad importuna, y coloquémonos con Tirabeque entre las dos peñas feroces que forman la estrecha garganta, á cuyo pie está la antigua villa de Pancorbo.
    • 1844 Duque de Rivas Viaje Pesto [2003] Esp (CDH )
      Ni se concibe cómo un pueblo pequeño, capaz apenas de siete mil habitantes, colocado en la estrecha garganta de un pequeño valle, donde escasamente hay espacio para su actual caserío, rodeado de escarpados y altos montes con una reducidísima cala, sin fondo ni abrigo, abierta a los ponientes y a los sures, vientos violentísimos en estos mares, haya podido ser una ciudad de 60.000 almas, el almacén de las riquezas del mundo, y uno de los puertos más famosos y más concurridos de la antigüedad.
    • 1844 Duque de Rivas Viaje Pesto [2003] Esp (CDH )
      Tomando a la derecha una calzada magnífica, construida a media ladera de los escarpados montes que forman la costa, y muy semejante a la que conduce de Caleya a Barcelona, llegamos a Nimuri, pueblecito de la misma fisonomía que el anterior, colocado también en las gargantas de un risueño valle.
    • 1844 Gil Carrasco, E. Señor Bembibre [1989] Esp (CDH )
      El torreón edificado en un peñasco saliente, forma una especie de rombo de pocos pies cuadrados, y comunica con el resto de la fortaleza por una estrecha garganta flanqueada por dos terribles despeñaderos. * En este tan reducido espacio, sin embargo, iba a decidirse la suerte de dos personas igualmente ilustres por su prosapia, sus riquezas y su valor, pero de todo punto diferentes a más no poder por prendas morales y sentimientos caballerescos.
    • 1844 Gil Carrasco, E. Señor Bembibre [1989] 139 Esp (CDH )
      Difícilmente se puede imaginar mudanza más repentina que la que experimenta el viajero entrando en esta profunda garganta: la naturaleza de este sitio es áspera y montaraz, y el castillo mismo cuyas murallas se recortan sobre el fondo del cielo parece una estrecha atalaya entre los enormes peñascos que le cercan y al lado de los cerros que le dominan. Aunque el foso se ha cegado y los aposentos interiores se han desplomado con el peso de los años, el esqueleto del castillo todavía se mantiene en pie y ofrece el mismo espectáculo que entonces ofrecía visto de lejos. *
    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Baronesa Joux [1981] Novelas Cu (CDH )
      Hállase precisamente en una de las principales gargantas del Jura, dominando los valles de la Cluse, y el río Doubs, cuyas rápidas corrientes llegan a quebrantarse a sus pies.
    • 1846 Domínguez, Ramón Joaquín Diccionario nacional o Gran diccionario clásico de la lengua española. Tomo I Esp (BD)
      Garganta, [...] Denominacion genérica que se da á la parte mas estrecha de una montaña, de un rio, etc.
    • 1848 Matallana, M. Voc Arquitectura civil Esp (BD)
      GARGANTA. —La estrechura de montes, rios ú otros parages.
    • 1855 Prim, J. Memoria viaje oriente [1855] Esp (CDH )
      Corre al principio estrechado por rocas hasta Petrich, donde ensancha el valle cerrándose luego para atravesar por una estrecha garganta la cordillera de Tchenguel-Dagh, saliendo de estos montes para bañar á Serés e inundar las llanuras de sus inmediaciones. Atraviesa el E. de la Macedonia y desemboca en el Archipiélago por el golfo de Orfano, formando antes el lago de Takinos.
    • 1855 Prim, J. Memoria viaje oriente [1855] Esp (CDH )
      Tiene 5,000 habitantes, y además de las defensas naturales que le proporciona la estrecha garganta en que se encierra, está fortificado con atrincheramientos y obras destacadas que lo hacen susceptible de una prolongada y firme resistencia.
    • 1857 Gmz Avellaneda, G. Velada helecho [1981] Novelas Cu (CDH )
      De repente se le ocurrió que mientras perdía el tiempo en cobardes vacilaciones, acaso estaba a punto de sonar la hora solemne de la media noche... Inexplicable vértigo se apoderó entonces de su turbada cabeza; pensó que llegaban hasta su oído palabras que la vieja Margarita había dirigido un siglo antes a otro amante tan desesperado como él: — Tened valor!— Y desatentado, loco, con el cabello erizado y las trémulas manos extendidas, se precipitó entre las tinieblas por la angosta garganta del precipicio.
    • a1860 Gmz Avellaneda, G. Ondina [1981] Novelas Cu (CDH )
      [...] contemplando desde su cima piramidal —en variados términos y perspectivas— los vergeles magníficos de Luz, las ásperas gargantas de Barèges, las colinas del Bearne, los pintorescos campos del Garona, y porción de ciudades —que se presentan como puntos blanquecinos—, y cadenas de picachos vestidos de deslumbrante nieve...; pero aún nos faltaba conocer otra de las más raras curiosidades de aquel suelo privilegiado.
    • a1860 Gmz Avellaneda, G. Ondina [1981] 189 Novelas Cu (CDH )
      [...] y como yo caminase, además, muy despacio —por ir preocupado de mi misión y coordinando los mejores medios de llevarla a cabo felizmente—, sucedió que antes de llegar al término de mi marcha se me echaron encima las sombras, sorprendiéndome precisamente en lo más estrecho y triste de la áspera garganta que atravesaba.
    • 1861 Alarcón, P. A. De Madrid a Nápoles [1861] Esp (CDH )
      Poco después de Mayland, y en una estrecha garganta, formada por altísimos peñascos verticales, nos esperaba otra sorpresa; y era un río ¡todo un río!, que brotaba por la hendidura de una roca, como si Moisés la hubiese tocado con su milagrosa vara. El sabio Saussure, que conocía los Alpes como nadie, opina que este río es una filtración del lago de Flaine, que se encuentra allá en la altura, a cuatro mil cuatrocientos pies sobre el nivel del mar, como si un genio lo hubiera subido allí para mirarse a solas en sus ignoradas aguas.
    • 1861 Alarcón, P. A. De Madrid a Nápoles [1861] Esp (CDH )
      El ferrocarril de Pisa a Luca faldea primero los Montes Pisanos, cubiertos de frondosa arboleda y célebres por su mármoles riquísimos así como por sus aguas termales, y penetra enseguida en una estrecha garganta, queda paso a otro valle cruzado por el caudaloso Serchio.
    • 1868 Pirala, A. HGuerra Civil, I [1984] Esp (CDH )
      Entraba entonces precisamente la vanguardia de Carondelet en la estrecha garganta que forma el río con las rocas, tan prevenido como seguro de que por el momento no podía estar inmediato el enemigo, toda vez que la compañía flanqueadora que mandó en descubierta no daba señal, cuando le sorprende una descarga a quemarropa.
    • 1874 Alarcón, P. A. Alpujarra [2003] Esp (CDH )
      El terreno se angostó al poco rato, formando una profunda garganta, y minutos después pasamos el imponente y sombrío Puente de Tablate, cuyo único, brevísimo ojo, tiene nada menos que ciento cincuenta pies de profundidad.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )

      [...] un parque de veinte y seis piezas de artillería queda en la ciudad con depósitos abundantes de municionesy fornituras; diez y seis mil caballos escogidos van a pacer en la quebrada de Uaco, que es un inmenso valle cerrado por una estrecha garganta.

    • 1882 Pz Rosales, V. Recuerdos (1814-1860) [1993] Ch (CDH )
      En el centro del costado norte de esta imponente garganta profunda y correntosa, que tiene como una legua de largo, se estaban echando los primeros cimientos de la ciudad que lleva el nombre de Benicia para honrar el de la esposa del coronel Vallejo. El aspecto del puerto y el de los contornos del presunto pueblo no eran, por cierto, halagadores. Sus terrenos apenas se elevan sobre la superficie de las altas mareas; las alta vegetación escasea, y los endiablados zancudos ejercen en aquella región el más sangriento de todos los poderes. Estaba allí al ancla un buque de guerra, y en tierra firme se alzaba un palo de bandera en cuyo alrededor parecía agitarse y moverse mucha gente.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Garganta. [...] fig. Cualquier estrechura de montes, ríos ú otros parajes.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )

      Estaban en Roca Tajada; a la derecha, a pico, se elevaba el monte Areo partido por aquel desfiladero; estrecha garganta por donde sólo cabían la angosta carretera y el río Abroño que se cruzaban en mitad de la hoz pasando el camino, perpendicular al río, por un puente de piedra blanca.

    • 1885 Martí, J. Lucía Jerez [1994] Cu (CDH )
      Porque allá al fondo era un bosque de cocoteros, o una hilera de palmas lejanas que iba a dar en la garganta de dos montes; ya era, al borde mismo del camino, una pendiente llena de flores azules y amarillas que remataba en un río de espumas blancas [...].
    • 1890 Acevedo Díaz, E. Nativa [2002] Ur (CDH )

      En la forma en que empleamos este vocablo no ha de entenderse ninguna de sus múltiples acepciones, según el diccionario de la lengua: ni el espacio comprendido entre dos montes o alturas poco distantes entre sí, o sea una garganta, ni la tierra señalada para que los ganados merinos o trashumantes pasen de sierra a extremos, ni cierta medida de vino usada en algunas provincias de España, ni toda la caña o tuétano de un hueso de animal vacuno; sino una pequeña corriente de agua que tiene comúnmente su origen en los arroyos y esteros, y cuya extensión es tan limitada como los vallecicos y terrenos hendidos que recorre merced a cuencas reducidas trabajadas por las aguas pluviales en el suelo blando.

    • 1891 Pardo Bazán, E. Piedra angular [2002] Esp (CDH )
      En la zona agreste y desierta que Marineda prolonga hacia el Océano —ancha península de bordes ondulados y caprichosos como la fimbria de una falda de seda—, la costa, después de señalar con suave escotadura la negra línea de peñascos que orlan el cementerio, de pronto dibuja una ensenada que, penetrando profundamente en la orilla, se cierra casi, a la parte del mar, por estrecha garganta, forma debida a la prolongación y ensanche del arrecife sobre el cual se yergue el castillo.
    • 1895 Pereda, J. M. Peñas [1995] 259 Esp (CDH )
      Al Oeste y asombrándolo todo con sus moles, Peña Sagra y los Picos de Europa separados por el Deva, cuya profunda y maravillosa garganta se distinguía fácilmente en muchos de sus caprichosos escarceos entre los peñascos inaccesibles y fantásticos de una y otra ribera; y más allá del Deva, en sus valles bajos, según iba informándome don Sabas, con el laconismo y el modo con que señala el maestro de escuela con una caña en un cartel las sílabas a sus educandos, una buena parte de la provincia de Asturias.
    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )
      Es un sitio inaccesible donde no llegan turistas, una garganta salvaje de monte, llena del ruido de un torrente que se vuelve niebla al rodar entre enormes pedregones negros y sombreado por pinos y castaños altísimos.
    • 1899 Beltrán Rózpide, R. Geografía 1898 [1899] Esp (CDH )

      Plano del curso del Alto Bagoe: el río nace en el macizo montañoso del Noolu, de donde sale por una estrecha garganta, cerca de la aldea de Diogo; aquí cambia bruscamente de dirección, corre á lo largo de dicho macizo, pasa por Tombugu, puesto francés, y se dirige en seguida hacia el N. para ir á verter sus aguas en el Niger.

    • 1895-1902 Unamuno, M. Casticismo [1991] Esp (CDH )

      Por cualquier costa que se penetre en la península española, empieza el terreno a mostrarse al poco trecho accidentado; se entra luego en el intrincamiento de valles, gargantas, hoces y encañadas, y se llega, por fin, subiendo más o menos, a la meseta central, cruzada por peladas sierras que forman las grandes cuencas de sus grandes ríos.

    • 1903 Azorín Antonio Azorín [1992] Esp (CDH )

      El primero es una fotografía que lleva por título: Guadalajara; vista de la carretera por las entrepeñas del Tajo . El río se desliza ahocinado por su hondo cauce; resbala el sol por los altos peñascos y besa las aguas en viva luminaria; y la carretera, a la izquierda, se pierde a lo lejos, en rápido culebreo blanco, por la estrecha garganta.

    • 1906 Lugones, L. Milagro [1988] Cuentos Ar (CDH )
      Los caballeros cruzaron al trote de sus cabalgaduras, como cuatro sombras en rumor de hierro, la garganta estéril que une a Jerusalén con Sikem y Neápolis; el torrente donde David tomó las cinco piedras para combatir al gigante; el valle del Terebinto, el de Jeremías, dolorosa entrada de los montes de Judea poblados de jabalíes; los arrabales de Arimatea, los de Lydia, sembrados de aquellas palmas idumeas bajo las cuales curó Pedro al paralítico; * / y al llegar al Pozo de la Virgen, la llanura de Sarón, cubierta de alelíes y tulipanes, se desplegó ante ellos desde Gaza hasta el Carmelo, y desde los montes de Judea hasta los de Samaria, denunciándose en la oscuridad con el aroma de sus flores.
    • 1907 Agustini, D. LBlanco [1993] 138 Poesías Ur (CDH )
      Reino feliz donde los sueños tienen / Lagos de luz para bañar sus alas, / Donde hay estrellas de fulgores negros, / Donde hay abismos de gargantas blancas! /
    • 1908 Ramírez F. Fontecha, A. A. Arbitraje Honduras Guatemala [1908] 160 Ho (CDH )
      [...] y cambiando al Norte, diecinueve grados, cuatro minutos, veinte segundos Este, desciende con tres mil nueve metros á la garganta en donde tienen origen la quebrada hondureña del "Aguila" y el río de "Solonli" que fluye hacia Jalapa.
    • 1924 Suárez, M. F. Sueños Luciano Pulgar, V [1941] Co (FG)
      Hice ese viaje, que se continuó por los nueve "portachuelos" de Sabanalarga, tierra ardiente y pedregosa, y nombre que corresponde a lo que en España llaman puertos, que son las gargantas por donde se pasan los montes.
    • 1926 Azaña, M. Carta Cartas de Manuel Azaña y Cipriano de Rivas Cherif Esp (CDH )
      La antigua abadía de los benedictinos y el pueblecito, viejísimo, tiznado de humedad, yacen en lo hondo de una estrecha garganta, al parecer sin salida.
    • 1926 Maeztu, R. Quijote [1981] 16 Esp (CDH )
      Pero si abro uno cualquiera de sus libros, por ejemplo, El Rojo y el Negro, me encuentro con que en las cuatro primeras páginas, al descubrir la pequeña villa de Verrières, en el Franco-Condado, nos hallamos en un ambiente de avaricia, porque las gentes no se cuidan sino de sus pequeños intereses pecuniarios; de sordidez, que se conoce en la prisa que se dan los propietarios en construirse altas tapias que se inspiren respeto mutuamente; de vanidad, porque para aumentar sus propiedades son hasta capaces de pagarlas más de lo que valen, y de rutina, por el orgullo que ponen en no aceptar ninguno de los planos de los constructores italianos que todas las primaveras solían, hace un siglo, pasar por las gargantas del Jura para ir a París.
    • 1924-1932 Pablo Neruda Veinte poemas [1995] Ch (CDH )
      / Voy, duro de pasiones, montado en mi ola única, / lunar, solar, ardiente y frío, repentino, / dormido en la garganta de las afortunadas / islas * blancas y dulces como caderas frescas.
    • 1933 Arrocha Graell, C. HIndependencia Panamá [1973] Pa (CDH )
      Al fin parecía que iba a cumplirse el designio secular de esta importante garganta de tierra.
    • 1933 Blanco Fombona, R. Camino Imperfección [1991] Ve (CDH )
      Los cerros de lamas grises se estrechan y forman gargantas lóbregas, sin una gota de agua, sin una brizna de hierba, sin el canto de un gallo, sin el mugir de una vaca, sin el balar de un carnero, sin la voz de un hombre, sin la risa de una mujer.
    • 1933 Blanco Fombona, R. Camino Imperfección [1991] Ve (CDH )
      Gustavo Doré, para sus ilustraciones de Infierno se inspiró en las gargantas de Pancorvo.
    • 1935 Gallegos, R. Canaima [1935] Ve (CDH )
      Bramaban éstas empenachándose de espuma en las angostas gargantas de las chorreras, se encrespaban embravecidas contra los riscos del raudal, se encurvaban transparentes o se retorcían en blancos torbellinos estruendosos al despeñarse por los saltos, se arremansaban un momento al pie de ellos, recuperando * la intensa colocación azul, se lanzaban otra vez por los rápidos, giraban rugientes en los pailones y de chorrera en chorrera y catarata en catarata estremecían el vasto silencio de las soledades circundantes con el clamor rabioso de sus enormes potencias perdidas.
    • 1935 Gallegos, R. Canaima [1935] Ve (CDH )
      ¡Raudales del Cuyuní, * que por algo significa diablo en dialecto macusi, * laberintos de corrientes y contracorrientes estrepitosas por entre gargantas de granito sembradas de escollos! Ya Marcos Vargas iba aprendiendo a correrlos, desvaneciéndosele en niebla de embriaguez sobrehumana el instinto de conservación.
    • 1937 Pellicer, C. Horas [2002] 103 Antología Mx (CDH )
      / Áridas, las montañas militares / alertan sus gargantas desastrosas.
    • 1937 Pellicer, C. Tilatongo [2002] Antología Mx (CDH )
      / Yo que de Tabasco vengo / con ríos en la garganta, / no al collar luceros caen / crecidos de una mirada, / no lunas vistas con ámbares / ni lunas vistas con nada, / es sólo el sol que desguinda / las gigantescas guirnaldas / que entre pájaros y víboras / arriesgan flores y danzas.
    • 1941 Mallea, E. Todo verdor perecerá [1969] Ar (CDH )
      Ágata se paró allí y miró, hacia abajo, la garganta negra del valle.
    • 1941 Pellicer, C. Exágono [2002] 119 Antología Mx (CDH )
      La fidelidad / del lago en la garganta del volcán.
    • 1946 Gambetta Bonatti, N. DiccMilitar Pe (FG)
      Garganta. —El paraje abierto y estrechado por las alturas que forman los montes de ambos lados.
    • 1946 Pellicer, C. Morelos [2002] 220 Antología Mx (CDH )
      / Si las palabras vinieran para decir: Morelos, / vendrían ocultas en esos nubarrones de piedra / que a unos cuantos kilómetros nos miran: / La tempestad de rocas de Tepoztlán, vecina, / el huracán de piedra de Tepoztlán, que avanza, / esas gargantas que vociferan árboles, / esos peldaños a pájaros y lluvias / cuando pasa la noche de resonantes piedras / y el sol sacude el sueño de la luz, allá arriba.
    • 1950 Fdz-Flórez, D. Lola [1950] 38 Esp (CDH )
      Y cuando en San Pedro de Alcántara comenzamos a trepar riscos y gargantas, fué preciso espabilar el caletre para no echar los bofes en cualquier cuneta de aquella condenada carretera.
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] 13 Ch (CDH )
      / Cómo podías, Colombia oral, / saber que tus piedras descalzas / ocultaban una tormenta / de oro iracundo, / cómo, patria / de la esmeralda, ibas a ver / que la alhaja de muerte y mar, / el fulgor en su escalofrío, / escalaría las gargantas / de los dinastas invasores? / Eras pura noción de piedra, / rosa educada por la sal, / maligna lágrima enterrada, / sirena de arterias dormidas, / belladona, serpiente negra.
    • 1951 Barea, A. Forja rebelde [1958] Esp (CDH )
      Después nos llegó una explosión, apagada por otra detrás de las murallas. El eco de las dos explosiones retumbó entre la roca desnuda de la garganta estrecha que cruza el puente de Alcántara.
    • 1951 Terán, M. Introd Geopolítica [1951] Esp (CDH )

      Corre primero por los Alpes de Tseu-Chuan; luego atraviesa la Cuenca Roja, de la que sale por una estrecha garganta para pasar a una gran llanura y formar un gran delta.

    • 1951 Terán, M. Introd Geopolítica [1951] 66 Esp (CDH )
      Desde aquí el río es completamente alemán, hasta la entrada en suelo de Holanda. El Rin es el cuarto río de Europa por su caudal. Su alto curso tiene un régimen alpino, con el máximo de aguas en junio, al ocurrir la fusión de las nieves. En su curso inferior sufre otra crecida en invierno. En su parte media atraviesa un macizo montañoso profundamente encajado. Es la sección más pintoresca del río, con sus gargantas dominadas por viejos castillos medievales. Más que frontera, el Rin ha sido vía de paso y camino desde el Mar del Norte hacia el corazón de los Alpes y el Mediterráneo. Sus principales afluentes son el Mosela, por la izquierda, y Main y Neckar, por la derecha.
    • 1951 Ximénez Embún Glz Arnao, J. Montes [1951] 258 Esp (CDH )
      Los materiales allí obtenidos, piedras, tierra, rocas, son transportados en una u otra forma agua abajo por las gargantas y canales, depositándose en las partes bajas, donde se desparraman en los lechos de deyección.
    • 1956 Cela, C. J. Judíos moros cristianos [1989] 257 Esp (CDH )
      El vagabundo advierte, de pasada, que las manos —derecha o izquierda— que usa al hablar de las aguas en movimiento, no son las suyas —que, humanas e indecisas, tanto pueden ir para arriba como para abajo—sino las del río, arroyuelo o garganta de que venga hablando y que, más constantes y leales, corren siempre en la misma dirección.
    • 1934-1961 Icaza, J. Huasipungo [1994] Ec (CDH )
      Llovió con furia al parecer incansable, y, en rapidez de treinta o cuarenta minutos —un siglo para los empapados mingueros—, el agua flagelante se hinchó sobre la tierra, filtrándose por las gargantas del cerro, por las rajaduras de las peñas, por los sinuosos lechos de las quebradas, por las aristas de las rocas, mezclando su bullente algazara de camino —correr, trenzarse, desbordarse— con los gritos, con las quejas y con los lamentos que volvieron a escucharse hacia lo largo y hacia lo ancho del campo:
    • 1934-1961 Icaza, J. Huasipungo [1994] Ec (CDH )
      A esas horas, por la garganta que mira al valle, corría un viento helado, un viento de atardecer de estación lluviosa, un viento que barría el penacho de humo de las chozas que se alcanzaban a distinguir esparcidas por las laderas.
    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] Esp (CDH )
      En la época actual, el umbral, si ha sido debidamente excavado por las aguas, forma una garganta y, si el agua no ha podido con él, se ha convertido en el muro natural de contención de un lago.
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 139 Esp (CDH )
      Estuve en Iberguren con el Cuerpo de Sanidad, y de allí escapé no sé cómo, cruzando las montañas en un estado de delirante angustia que no me permitía distinguir los llanos y las gargantas del Rif de las profundidades del estrecho, que no sé si crucé a nado, a pie o por los aires.
    • a1972 More, E. Trad Viaje Perú Gerstäcker [1972] Pe (CDH )
      No se encontraba la colonia, como lo aprecié luego, en un extenso llano, en el cual los colonos hubiesen tenido espacio suficiente para extender sus cultivos y sus prados en todas direcciones sino en una estrecha quebrada o garganta en muchos sitios de la cual la escarpada orilla caía justo sobre el agua, y se inclinaba con gran pendiente sobre el río, haciendo que fuese imposible establecerse allí. Sólo donde el codo del río empuja hacia la otra parte, había en ese otro lado sitios cortos, pero en muy limitados lugares. En éstos, situados en fila a lo largo de la corriente, estaba ubicada la colonia, interrumpida de trecho en trecho por el lomo de las colinas, serpenteando algo así como media legua distante de la orilla.
    • a1972 More, E. Trad Viaje Perú Gerstäcker [1972] Pe (CDH )
      El bosque era bastante denso en este lugar, aunque en cierto sitio, donde apareció una peña puntiaguda, se abrió de manera que se pudo obtener una mayor perspectiva, mostrándose por todas partes una quebrada estrecha y profunda, en cuya apretada garganta corría un torrente salvaje. Aquí es donde llegué al Pozuzu, cuyas amarillas ondas, hinchadas por las lluvias, se dejaban ver de trecho en trecho. Al anochecer cruzamos algunos arroyos, que también habían crecido con las últimas lluvias, siendo mojados hasta los zapatos porque las aguas alcanzaban una altura poco habitual, aunque no había por qué asustarse.
    • a1972 More, E. Trad Viaje Perú Gerstäcker [1972] Pe (CDH )
      Ahora va serpenteando la senda rumbo al río, y allí donde las aguas pudieron humedecer el suelo, y donde la profunda garganta protege de los crudos vientos de los nevados, brotaba ufanamente el verde, cada vez más alto, de tal manera que en corto tiempo las ramas de los sauces rozaban el sombrero, mostrando troncos más fuertes y más llenos.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Pronto, como había predicho el tío Burillas, la carretera se tornó angosta y se adentró en gargantas cavadas por el río en la peña viva. La carretera discurría por una cornisa, a gran altura sobre las aguas negras y turbulentas, describiendo curvas de trazado irregular, muy peligrosas, efectivamente.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] 60 Ve (CDH )
      Un panorama neblinoso de colinas, riscos, gargantas y ríos torrentosos.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] RD (CDH )
      Remigio el gagá entorpecería aún más los designios de Sombra Castañeda, que no contaba con otras sombras cuando arribó solo, y con un fajo de proyectos debajo de su palabra, a las agrietadas y filosas gargantas de la sierra de Martín García.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] 36 Esp (CDH )
      El Capudre, con sus simas y murmullos, acrecentaba ese fragor de la enorme garganta, de la lengua avara que rastrea como una serpiente entre los bocoyes y los pellejos.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      Por aquella garganta vamos a meternos en el Monte de los Faisanes, y para el mediodía podremos estar en la Cueva del Raposo.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      Discurría el manantial en la honda y estrecha garganta, bajo el secreto de los abedules, y confluían sus tres brotes, por distintos brazos, hacia un modesto arroyo que, en los remansos de su caída, llegaba a formar algunos pequeños y límpidos pozos, en los que el agua exhalaba con mayor proliferación sus termales vapores.
    • 1988 Scorza, M. Tumba relámpago [1988] Pe (CDH )
      Para evitar ser descubiertos decidieron marchar por la garganta del río Garagar.
    • 1989 Hernández, F. Naturaleza [1989] Esp (CDH )
      Hacia el mediodía se internaron en una garganta húmeda y angosta, donde el aire parecía más nítido y cada elemento destacaba con un relieve minucioso. No recordaba haber pasado por allí nunca —si bien las perspectivas podían ser engañosas— y aun así había algo que le sonaba.
    • 1989 Hernández, F. Naturaleza [1989] Esp (CDH )
      Esa tarde, impulsado por un pánico religioso, se había adentrado al fin en la garganta del río, con el convencimiento de que estaba siendo engullido por una difusa bestia mítica. Las secas aristas de roca blanca, a medida que se dejaba arrastrar por la embriaguez, se habían ido cubriendo de brezos y aulagas, hasta que, ya en la profundidad del valle, se le había mostrado brutalmente el sangrante estómago de helechos rojos y los intestinos tapizados de sphagnum, hongos y erióforas. La turbera lo había absorbido bruscamente, envolviéndolo en un tenso silencio que comenzaba ya a rajarse sobre su cabeza y hormiguearle bajo los pies.
    • 1990 Vázquez Montalbán, M. Galíndez [1993] 31 Esp (CDH )
      Debajo de la peña, protegida contra los rayos del sol, día a día la fuimos haciendo, buceando para arrancar las piedras del remanso y apilarlas en la garganta del torrente, y el agua fue subiendo lentamente, hasta cubrirnos.
    • 1992 Alberto, E. Eternidad lunes [1994] Cu (CDH )
      Una luna redonda, a lo Fellini, resplandecía en la punta del cielo y su luz de carburo facilitaba la marcha a través de la garganta de los acantilados. La noche había caído sobre ellos después de haber dejado los naranjales de Miranda de los Pasajeros. Al pie de un molino de viento donde dieron de beber a los animales, los gemelos preguntaron qué rumbo debían seguir.
    • 1992 Che Guevara (Ernesto Guevara) / Granado, A. Viaje Sudamérica [1994] Ar (CDH )
      La primera parte fue fácil, pero luego el arroyo por cuya garganta descendíamos empezó a convertirse en un torrente de paredes lisas y piedras resbaladizas que hacían difícil el caminar sobre ellas.
    • 1993 Torbado, J. Peregrino [1994] Esp (CDH )
      A lo lejos vieron la retorcida garganta del río por la que habían escalado en la noche de lluvia, bosques enmarañados y negros y el alto horizonte bajo el cual se tendían las ondulaciones de El Bierzo arbolado y fértil.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] 339 Ec (CDH )
      Ganaron, pues, rápidamente, varias gargantas que los ocultaron de la vigilancia enemiga, alerta sin duda en la ciudad, y hacia las ocho de la mañana Sucre ordenó un breve descanso, que aprovechó para que sus tropas almorzaran anticipadamente, por lo que pudiere ocurrir.
    • 1995 Torre, F. Transportación acuática [1995] Mx (CDH )
      Fa Hsien, un monje budista de la India, refirió hacia el año 412 a. de C., que había visto un puente de 92 m, hecho de cuerdas, que atravesaba una profunda garganta. Es importante mencionar que esa primitiva versión del puente colgante se utilizó desde hace varios siglos en América del Sur, Sudeste Asiático, China e India y en África Central. Las lianas de la jungla se utilizaron a manera de cables para elaborar muchos de esos puentes; se hicieron, también, puentes colgantes con tiras de bambú trenzadas. Los incas del Perú seguían construyendo puentes colgantes aún durante el periodo colonial, los cuales servían para unir calzadas de montaña sobre precipicios.
    • 1996 Prensa Caretas, 03/10/1996 [1996] Pe (CDH )
      Es un obstáculo descomunal y peligroso, ya que tiene una extensión de 5 kilómetros y una garganta en la que el río Marañón alcanza una velocidad de 25 nudos y una profundidad de 40 metros.
    • 1996 Arjona, R. España punta a punta [1996] Esp (CDH )
      Unos 6 km antes de llegar sale al paso el llamado Ventano del Diablo, que es una perforación en la roca sobre la profunda garganta del río. La Ciudad Encantada es un lugar apacible donde la erosión ha modelado en las rocas, de diferente pureza caicárea, caprichosas formas y figuras.
    • 1996 Arjona, R. España punta a punta [1996] Esp (CDH )
      Una pasarela con barandal permite escudriñar los recovecos de la garganta y asomarse a la profunda sima, sobrevolada por aves de presa.
    • 1998 Prensa Turismo rural, nº 11, 09/1998 [1998] Esp (CDH )
      El río ha arañado el terreno, excavando profundas gargantas en la tierra. Alisedas, fresnedas y saucedas adornan la ribera del cauce, junto a una maraña de hiedras y madreselvas a cuya sombra se cobijan las aves ribereñas. En las orillas más aclaradas abrevan corzos, gamos y jabalíes, y en los paredones rocosos crían el alimoche y el águila real.
    • 1998 Souza, P. Mentira fauno [1998] 19 Pe (CDH )
      Sofian camina hasta llegar a un terraplén donde la ruta parece cerrare en una angosta garganta de tierra devorada por un denso follaje.
    • 2002 Paz Soldán. E. Materia deseo [2002] Bo (CDH )
      Pasamos por el Puente de los Suicidas, estrecho, de bajas y oxidadas barandas de hierro, sobre la garganta profunda del río y con los balsámicos eucaliptos en los bordes; se me ocurrió que ese lugar legendario había inspirado a papá el rol fatídico de los puentes en Berkeley: el lugar de paso de una vida a otra, el preferido para que el poder, en sus múltiples encarnaciones, se deshiciera de sus enemigos, en sus múltiples encarnaciones.
    • 2006 Lara Ramos, L. F. Diccionario español en México Mx (BD)
      garganta [...] Espacio estrecho y profundo entre dos montañas.
    • 2007 Baena, R. Tanta sangre vista Co (CORPES)
      Dispuestas de ese modo las cosas, continuamos el descenso a paso muy lento, con los corazones a punto de salírsenos por las orejas, pues de ellas dependían nuestras vidas. A una garganta de la montaña seguía otra y otra, y tras cada corte yo esperaba divisar el llano que nos salvaría de la emboscada, pero pasaron tres días antes de que aquel inmenso mar de pasto que se pierde en el horizonte se insinuara detrás de la siempre presente niebla.
    • 2012 Chinchilla Mazariegos, O. Cotzumalguapa Ciudades Mesoamericanas Gu (CORPES)
      En ambos lados de la garganta del río se han conservado partes de los muros que servían para sostener el puente, el cual debió ser de material perecedero.
    • 2020 Fdz Tolosa, S. España bicicleta Esp (CORPES)
      De nuevo en marcha, el asfalto caracolea por la sierra del Pinar. A la izquierda se alzan los peñascales del pico del Águila y el Torreón, que con 1648 m es la cumbre más elevada de Cádiz. A la derecha, las aguas del río Boyar han labrado una garganta y fluyen hacia poniente.
  2. s. f. Parte interior del cuello que va desde el velo del paladar hasta el principio del esófago y de la tráquea.
    docs. (1246-2021) 387 ejemplos:
    • p1236-1246 Berceo, G. Signos [1992] 1053 Esp (CDH )
      / Dar les han malas cenas e peores yantares, / grand fumo a los ojos, grand fedor a las nares, / vinagre a los labros, fiel a los paladares, / fuego a las gargantas, torzón a los hijares.
    • 2021 García, I. "Salud, felicidad" [22-01-2021] Femenina Gu (CORPES)
      Evita el tabaco: no se trata solo del riesgo de cáncer, se trata de la salud de tu corazón, huesos, fertilidad, pulmones, circulación, estómago, piel, boca y garganta.
    • p1236-1246 Berceo, G. Signos [1992] 1053 Esp (CDH )
      / Dar les han malas cenas e peores yantares, / grand fumo a los ojos, grand fedor a las nares, / vinagre a los labros, fiel a los paladares, / fuego a las gargantas, torzón a los hijares.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] Esp (CDH )

      Et asy commo los crueles tigres nunca dexan la sanna njn fuelgan en los montes de yrcanja do se crian de matar ganados & bestias & comer & destroyr andando çerca los coujles de sus madres. Et esta mesma gujsa dura a ty magno ponpeo la sed & la costunbre de la mar el fierro de silla segujendo las sus costunbres. Et njnguna sangre pues que vna vez gosta della la boca non dexa a la suzia garganta tornar a mansedunbre.

    • 1325 Cuéllar, P. Catecismo [1987] Esp (CDH )
      E en esto puede el clérigo aparejar su garganta con letuarios e con otras melezinas porque más claramente pronunçie la palabra de Dios; pero si lo faze por gloriarse e tomar loor del mundo peca muy gravemente.
    • 1402 Lpz Ayala, P. Caída príncipes [1995] fol. 20r Esp (CDH )
      [...] & sospiros que despues / me Recresçieron & vna cosa / sola Remenbrare mj desaventura / es a saber aver comjdo / la carne de mjs hijos & con / sedjenta gargante aver beujdo / la sangre por que veas & / entiendas si puedes hallar / en este mundo omne mas desaventurado [...]. /
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      E para guardar la garganta, faga gargarismo muchas vezes con vino de moras e agua de cevada caliente.
    • 1513 Herrera, G. A. Agricultura [1995] Esp (CDH )
      Es bueno hazer dello gargarismos para las enfermedades de la garganta que proceden de flema, y avn en las de sangre como son las esquinancias y sequillas que suelen nascer enla garganta. beuido mata las lombrizes o comiendo sopas mojadas en ello.
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] 784 Esp (CDH )
      Esto dize Dioscórides; y Plinio también affirma que se quitan los dolores de los pies gotosos untándolos con la enxundia de la bívora, y Galeno, en el libro sexto de las virtudes de los medicamentos, affirma que si se ahogare una bívora con una cuerda de sirgo colorado, y después se pusiere al cuello del que padesciere alguna passión o ahogamiento de garganta, le será admirable remedio.
    • 1609 Inca Garcilaso Comentarios Reales Incas [1985] Pe (CDH )
      [...] que unas sílabas se pronuncian en los labios, otras en el paladar, otras en lo interior de la garganta, como adelante daremos los ejemplos donde se ofrecieren.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Pedro Urdemalas [1995] 853 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / ¡Ea, pues, mujer gigante, / mujer fuerte, mujer buena; / nada se os ponga delante / para no aliviar la pena / de toda ánima penante! / Desechad de la garganta / ese nudo que os quebranta, / y decid con voz serena: / "Haré, señor, cuanto ordena / tu voz sonorosa y santa".
    • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] Avisos Esp (CDH )
      En Palacio murió cassi de repente vna Hija del Secretario Gerónimo de Canencia, del Abito de Santiago, que era de la Cámara, i han sacado dél, enferma de la Garganta, a la Señora Condesa de Paredes.
    • 1710 Montenegro, P. Materia médica [1942-1944] Ar (CDH )
      Tomando de sus polvos dos dragmas en vino de mañana, su cocimiento gargaricandose á menudo reprime y cura las llagas de la garganta, y boca.– Cocidas sus ojas y aplicadas á forma de emplasto mitiga las hinchazones, y inflamaciones antiguas, y las llagas que bán cundiendo, y mundifica las muy sucias.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 156 Ve (CDH )
      [...] pero en medio de tantas conveniencias padece vn desafecto grande esta ciudad, que algunos atribuyen a sus aguas, y yo soy de essa opinión, y es criarse en las gargantas de sus habitadores, principalmente en las mugeres, inchazones o paperas, con tanta generalidad, que es rara la persona que se ve sin ellas, y algunas tan crecidas y deformes, que causa horror el mirarlas.
    • 1740 Cañizares, J. Anillo Giges [1983] Esp (CDH )
      Giges / ¿De qué te asustas, villano? / Voz que de una piedra helada / te articula el insensible / órgano de su garganta.
    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] Esp (CDH )
      »¡Ay de mí! No sé qué siento en el alma; parece que ésta se me arranca o forceja por salirse del cuerpo. El corazón quiere seguirla; la garganta se me anuda; la voz no acierta con los labios. A no suplir un precepto la falta del espíritu, no sería posible hablar. Los suspiros se atropellan en la boca y, al salir de tropel, mezclándose con las lágrimas, turban la vista, sin dejarla percibir más que objetos melancólicos y tristes.
    • a1799 Blanco White, J. M. Otra anacreóntica [1994] 64 Poesías Esp (CDH )
      / 'La pena, hermanos míos, / Entorpece los dedos / Y añuda a la garganta / La voz, pues no hay remedio.
    • 1813 Fdz Moratín, L. Cartas 1813 [1973] Epistolario Esp (CDH )
      [...] me duele la garganta y se me quiere ir hinchando un carrillo; pero he querido escrivir a vms. para que no piensen que ya me he muerto, y se atropellen a mandarme decir misas
    • 1821 Olmedo, J. J. Al Gral Sucre [1960] Epistolario Ec (CDH )
      Como Vd. no me habla de su restablecimiento en sus posteriores a la del 6, estoy todavía con el cuidado de la calenturilla que Vd. sufrió y del dolor de garganta.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Garganta, s. f. Nombre dado generalmente á la parte anterior é interna del cuello, correspondiente á la camara posterior de la boca, y que comprende la laringe y la faringe.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Necesita tener una gran memoria, una garganta de privilegio y muchísima calma y paciencia.
    • 1890 Rubén Darío Uno de tantos [1950] 150 Cuentos Ni (CDH )
      Pero yo no dejaba de frecuentar ni las cantinas ni ciertas casas... ¿me entiende usted? Vicioso, humillado, una mañana, tras varias noches de placer abyecto, sentí un dolorcito en la garganta; y luego, señor, y luego vino esta espantosa enfermedad que me taladró los huesos y me emponzoñó la sangre.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Y su voz era ronca, con un temblor de angustia, como si la emoción le apretase la garganta.
    • 1930 Arconada, C. Turbina [1975] Esp (CDH )
      «¡Ya, ya, basta, ya está bien!» —dice como un médico que hubiese mirado la garganta a un enfermo.
    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] Esp (CDH )
      También al poeta, al ir a concluir su obra, cargado de dolor (cargado por la fluencia misma de todo el poema), se le hace como un nudo en la garganta.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )
      ¿Y los de ámbar no preservan de los dolores de garganta y de los sortilegios? Aunque no... para eso, para contrarrestar los hechizos, estamos los escarabajos, sin diferencias materiales; también los de turquesa, los de cornalina; los de cuarzo, los de basalto, los de obsidiana, los de rojo y sardónice y cristal y marfil y cerámica, todos, todos los escarabajos, patrocinados por Ptah, dios de los artesanos, y por Hathor, diosa de los orfebres y de los mineros, y superando a la escarabea estirpe, el Escarabajo de lapislázuli, el egregio, azul como el famoso mar.
    • 1995 Donoso, J. Morir elefantes [1995] Ch (CDH )
      La emoción trepó con un górgoro por la garganta de Gustavo: lo conmovía considerar las posibles aventuras de la Ruby y su tetera.
    • 2003 Skármeta, A. Baile Victoria [2003] Ch (CDH )
      Hoy pesa en mí una súbita mudez, como la de quien se viera atragantado por una piedra en la garganta.
    • 2010 Sabadell, M. Á. "Narices, mocos" [07-07-2010] masabadell.wordpress.com Esp (CORPES)
      Quienes ven en semejante plato gastronómico algo bastante asqueroso no deben olvidar que, en promedio, un ser humano traga algo menos de un litro de moco durante el día: recordemos que nariz y garganta está [sic] bien conectadas...
    • 2021 García, I. "Salud, felicidad" [22-01-2021] Femenina Gu (CORPES)
      Evita el tabaco: no se trata solo del riesgo de cáncer, se trata de la salud de tu corazón, huesos, fertilidad, pulmones, circulación, estómago, piel, boca y garganta.
    • p1236-1246 Berceo, G. Signos [1992] 1053 Esp (CDH )
      / Dar les han malas cenas e peores yantares, / grand fumo a los ojos, grand fedor a las nares, / vinagre a los labros, fiel a los paladares, / fuego a las gargantas, torzón a los hijares.
    • c1250 Alfonso X Lapidario [2003] fol. 10v Esp (CDH )
      Et faze mas que si sollaren del poluo della en la garganta de qual animal quier que tenga sangusuela; matala luego & fazela echar.
    • c1250 Alfonso X Lapidario [2003] Esp (CDH )
      [...] & lo echaren a la biuora o a la culuebra en la garganta; afogase luego & muere.
    • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] fol. 25v Esp (CDH )
      E por esto conuiene que las esquiuen, e otrosí a las que touieren uerrugas en las palmas, ca son muy graues de sanar, e conuiene que las prueuen en otra manera, e mayormient a las aues menores: que les paren mientes a los paladares, ca por auentura fallaren ý abertura que se faze cançre, o les pareçrá en las gargantas blancura e son pustiellas, e de lieu nunqua sanan bien, d'estas dos enfermedades, si non pensaren bien d'ellas con las melezinas que son dichas en este libro.
    • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] Esp (CDH )
      E conuiene que las metan en casas lóbregas e uazías, e que les pongan dentro uasos llenos d'agua por tal que beuan d'ello; e si no quisieren beuer, échenles del agua en las gargantas con un poco de bolo arménico o una poca de canfora.
    • 1251 Anónimo Calila [1984] Esp (CDH )
      Et olvidó de cómmo tenía los pies sobre las culebras, et que non sabía quando se le ensañarían, nin se le menbró de los dos mures que pensavan de tajar las ramas, et quando las oviesen tajadas que caería en la garganta de la serpienta.
    • 1251 Anónimo Calila [1984] Esp (CDH )
      Et seyendo así, descuidado et negligente, acabaron los mures de tajar las ramas et cayó en la garganta del dragón et pereçió.
    • 1246-1252 Berceo, G. Milagros Nuestra Señora [1971] 104 Esp (CDH )
      / Nomne tan adonado e de vertut atanta, / qe a los enemigos seguda e espanta, / non nos deve doler nin lengua nin garganta / qe non digamos todos "Salve Regina Sancta".
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )

      No es ninguno iusto, no ha hy entendient, nonha hy quien requiera a Dios. Todas desuiaron en uno e son tornados sinpro. No ha hy qui faga bien, ni sol uno. La garganta dellos sepulcro abierto es. Engannosamientre trayen sus lenguas, uenino de sierpe so los labros dellos. La boca de los quales llena es de maldicion e de amargura, ligeres los pies dellos pora esparzir sangre.

    • c1270 Alfonso X Estoria Espanna [2002] fol. 43r Esp (CDH )
      Del miguar dize otro si que mingo mucho ell Jmperio de Roma quando mataron a Marco crasso en torquia echandol por la garganta ell oro retido. e diziendol. doro as set e oro beue.
    • c1270 Anónimo Romanos (Esc. I-j-2) [1957] Esp (CDH )
      Non ponemos sin achaque a los judios e a los judios, ca todos son en peccado, assi como es escripto, «non es ninguno justo, non ay entendiente, non ay quien quiera a Dios. Todos desuiaron en uno e son tornados sin pro. Non ay quien faga bien, non sol vno. La garganta dellos sepulcro abierto es. Engannosamientre traen sus lenguas. Venino de sierpes so los labros dellos. La boca de los quales llena es de maldicion e de amargura. Ligeros los pies dellos para esparzer sangre, et quebranto e mala uentura en las carreras dellos. Et non connoscieron la carrera de paz. Non es el temor de Dios ante los ojos dellos».
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] fol. 38v Esp (CDH )
      E en esta figura porque dizen que assí como aquella ave á luengo el cuello, en que prueva las cosas que come e siente allí cual será sana e cual enferma, e lo sano passa al cuerpo e lo ál con que se non falla bien e entiende quel nuzrá retiénelo en el cuello, que á luengo, e a las vezes de medio de la garganta a las vezes bien de fondón d'ella lo envía fuera.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 45r Esp (CDH )
      Et diz ell Autor que pues que fue tan sannuda. como quando mas solie en algunna sazon; uino le la poçon a las uenas de la garganta & començaron le a ynchar essas uenas con ella.
    • 1276 Alfonso X Ochava esphera [2003] Esp (CDH )
      [...] & dizenle otrossi ellehet, que quier dezir la vuiella de la garganta.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] fol. 19r Esp (CDH )
      & ante la pressura del hicgeumon que es muy ligero ys le mete priuado en la garganta & rompegela & matal luego.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] fol. 77r Esp (CDH )
      Vey las tus carreras en ell ual. Sabe que as fecho. corredor ligero. librant sus carreras. Ezebra acostumbrada en el desierto con desseo de su alma. Tira a si el liento de so amor. ninguno no la torna. Todos los qui la quieren non fallesçran en las suziedades della. vieda to pie de desnuyedat. & tu gaganta de set. & dixist desespere & non lo fare. & non es marauilla. ca ame los agenos & andit empos ellos. como es cofondido el Ladron quando es preso. assi son cofondudos los de la casa de israhel. ellos & sos Reys. & sos principes. & sos obispos. & los prophetas qui dizien al madero. mio padre eres tu.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] Esp (CDH )

      Et asy commo los crueles tigres nunca dexan la sanna njn fuelgan en los montes de yrcanja do se crian de matar ganados & bestias & comer & destroyr andando çerca los coujles de sus madres. Et esta mesma gujsa dura a ty magno ponpeo la sed & la costunbre de la mar el fierro de silla segujendo las sus costunbres. Et njnguna sangre pues que vna vez gosta della la boca non dexa a la suzia garganta tornar a mansedunbre.

    • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 236r Esp (CDH )
      [4] Lazre clamando / secosse mi garganta/ canssaron mios oios / sospirando contra mio dios.
    • 1325 Cuéllar, P. Catecismo [1987] Esp (CDH )
      E en esto puede el clérigo aparejar su garganta con letuarios e con otras melezinas porque más claramente pronunçie la palabra de Dios; pero si lo faze por gloriarse e tomar loor del mundo peca muy gravemente.
    • p1350 Anónimo Trad HJerusalem Vitriaco [2000] fol. 50r Esp (CDH )
      [...] Bacho, porque fue inventor de la beudez, dezides ser Dios de la garganta & asi esta sobre el garguero del onbre como si estudiese sobre una çeldia llena de vino; [...].
    • 1380-1385 Ferrer Sayol LPalladio (BNM 10211) [2004] fol. 56v Esp (CDH )
      [...] E sepas que aquella mjel do avran estado aquellas nuezes. sy hombre faze xarope o otro beurajo que purga & aljmpia todo dolor que sea en las arterias o puagre & en las venas o junturas. E avn toda esqujnençia o mal que sea en la garganta. enxerir nogal en el mes de febrero deue hombre enxerir la noguera [...].
    • c1400 Anónimo LGatos [1984] Esp (CDH )
      El lobo atravesosele hun hueso en la garganta, e queriase afogar.
    • c1400 Anónimo LGatos [1984] Esp (CDH )
      E fueronla a buscar, e fallaronla, e desque la ovieron falado dixeronla: — «Amiga, nuestro sennor el lobo tiene un huesso atravesado en la garganta, rrogamoste alla llegar».
    • 1402 Lpz Ayala, P. Caída príncipes [1995] fol. 20r Esp (CDH )
      [...] & sospiros que despues / me Recresçieron & vna cosa / sola Remenbrare mj desaventura / es a saber aver comjdo / la carne de mjs hijos & con / sedjenta gargante aver beujdo / la sangre por que veas & / entiendas si puedes hallar / en este mundo omne mas desaventurado [...]. /
    • c1381-1418 Anónimo Sevillana Medicina [1995] fol. 40r Esp (CDH )
      / RAuanos son calientes en el segundo & son de / poco nudrimiento & malos de moler: & malos / para el estomago & para la garganta & para los dientes / f iiij / Seuillana.
    • a1429 Chirino, A. Medicina (Esc. b.IV.34) [1987] fol. 16v Esp (CDH )
      [...] las / meiores son las pasas & almendras dulçes / & alfosticos & para el dia de pescado / las pocas nuezes conujene ençima de comer / & mayor mente con mjel & las nuezes / son malas para qual quier decendimjento / & apesgan la lengua para fablar & / fazen mal de gargante & dizen por ellas / que tres dellas con tres figos secos & con poca / de Ruda en cada vno que prouecha mucho / para ante de comer cosa ponçoñosa / & para despues de comida [...]. /
    • a1429 Chirino, A. Medicina (Esc. b.IV.34) [1987] fol. 27r Esp (CDH )
      Si es landre enla yngle & el cuerpo / toujere las dichas señales / o Redigunbre / o parte dellas & non con flaqueza de coraçon / bien es tirar sangre dela vena de toujllo / dela parte de dentro del pie onde esta el mal / & si fuer moço jasen le enlas piernas & esso / mesmo a qual quier otro que toujere sennales / de esfuerço & lo toujere y sobaco / o garganta / o tras el oreja & echen le las ventosas / ençima dela jasa delas piernas al que vieren / que esta fuera de su sesso [...].
    • a1435 Baena, J. A. Poesías [1993] 770 Supl Canc Baena Esp (CDH )
      / 171 El almiva * consolante / que ab landa * la garganta / es la Reina * buena, santa, / vuestra hermana emperante; / e la muy linda Infante * / que relumbra como estrella, / es razón de ser con ella / muy fino diagargante.
    • 1438 Mtz Toledo, A. Corbacho [1990] Esp (CDH )
      «Como claro sepulcro son sus gargantas; con sus malvadas e mintrosas luengas * en engaños fablan; venino como de aquella syrpiente espide * de yuso de sus lenguas trayentes.» *
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] Esp (CDH )
      Vemos que los orientales todas las palabras e las bozes e las lenguas conprimen en las gargantas, asý como los ebreos e los caldeos e yndianos e syrios e todas aquellas contractas; e vemos que todos los mediterráneos refieren las palabras en la lengua e en los paladares, asý como los asyanos, frigianos e griegos; e todas las gentes oçidentales quebrantan las palabras en los dientes, asý como los ytalianos, los galos e los españoles.
    • p1450 Anónimo Trad Etimologías [1983] Esp (CDH )
      Brancos es afogamiento de los carrillos de fría humor, ca los Griegos por la garganta dizen brancos, çerca la qual son los carrillos, los que nos corruptamente dezimos 'branças'.
    • p1450 Anónimo Trad Etimologías [1983] Esp (CDH )
      Arteriaca son así llamadas porque sean convenibles al passamiento de la garganta e porque amansen los fichamientos de los carrillos e de aquellos logares que se llaman arterias.
    • 1459 Palencia, A. Trad Triunfo militar [1996] Esp (CDH )
      Pero acompañará a la tal fabla el lloro; y mientra fablare no se partirá de mi garganta un nudo de amargura.
    • 1459 Palencia, A. Trad Triunfo militar [1996] Esp (CDH )
      Mi garganta padesçe ronquedad.
    • 1457-a1475 Manrique, G. Debate Mena [2003] Canc Gmz Manrique Esp (CDH )
      »Tú me prueuas no dañar / lo qu'entra por la garganta / con escritura tan santa / que no puedo reprouar; / pero si le quieres dar / el derecho seso suyo, / muncho lueñe va del tuyo / al sabor del paladar.
    • c1480-c1485 Manrique, G. Consolatoria [2003] 455 Canc Gmz Manrique Esp (CDH )
      ¿Quién hablará con el ñudo / que se haze en la garganta? / ¿Quién con dolor tan agudo, / quién con tormento tan crudo / que a los agenos espanta? / ¿Quién con tanto sospirar / y con tan fuerte gemir / podrá nada descreuir / ni sus ansias encubrir / nin a otrie consolar? /
    • 1482-1492 San Pedro, D. Cárcel [1995] Esp (CDH )
      [...] pues vista su determinada voluntad, pareciéndome que de mi trabajo sacava pena para mí y no remedio para Leriano, despedíme della con más lágrimas que palabras, y después de besalle las manos salíme de palacio con un nudo en la garganta, que pensé ahogarme por encobrir la pasión que sacava [...].
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Garguero, lo que garganta o gargavero
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Garganta de animal, guttur, ris, faux, cis.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      E en algunos lugares ay unos árboles que tienen un fructo que qualquier que lo comiere, engendra paperas en la garganta.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      E para guardar la garganta, faga gargarismo muchas vezes con vino de moras e agua de cevada caliente.
    • 1481-1496 Encina, J. Cancionero [1996] 414 Esp (CDH )
      / El gusto, que ayune la boca y garganta, / sufriendo de çibos a su tienpo mengua, / y guarde no menos silencio la lengua, / si no se ocupare en oraçión santa.
    • 1481-1496 Encina, J. Cancionero [1996] Esp (CDH )
      / Viendo acá tierra tan santa / a Dios se dé gloria tanta, / tanta que en nuestra garganta / sienpre sus glorias estén.
    • a1500 Anónimo Trat médico patología [1997] fol. 54v Esp (CDH )
      / Si el stomago fuere de complexion / seca: ha set muchas vezes: tiene / aspera la lengua/ & la garganta: & al / tragar las viandas/ siente aquella mesma / aspereza.
    • a1507 Mendoza, Í. Cancionero [1968] 247 Esp (CDH )
      / Esta tiene de dulçores / llenos todos mis sentidos: / las narizes, de olores; / la garganta, de sabores; / de música los oídos; / el ver, de joyas preciosas / muy diversas, muy gentiles; / las manos sienpre viciosas, / apalpando grandes cosas.
    • 1513 Herrera, G. A. Agricultura [1995] Esp (CDH )
      Es bueno hazer dello gargarismos para las enfermedades de la garganta que proceden de flema, y avn en las de sangre como son las esquinancias y sequillas que suelen nascer enla garganta. beuido mata las lombrizes o comiendo sopas mojadas en ello.
    • 1521 Piamonte, N. HEmperador Carlomagno [1995] Esp (CDH )
      E Roldán, con un ñudo a la garganta que no le dexava fablar, la levantó del suelo.
    • 1521 Piamonte, N. HEmperador Carlomagno [1995] Esp (CDH )
      E queriéndose despidir Roldán de su primo Guy de Borgoña, se le puso un ñudo en la garganta que una sola palabra no le dexó fablar.
    • a1527 Fdz Madrid, A. Trad Enquiridión Erasmo [1932] Esp (CDH )
      Sepulchro abierto y hediondo es su garganta (dezía David por los tales) y con sus lenguas nos engañavan.
    • a1527 Fdz Madrid, A. Trad Enquiridión Erasmo [1932] Esp (CDH )
      De manera que encaxa en ellos muy bien aquella declaración que hazen los grammáticos, diziendo que este vocablo o palabra Soma, que es griego, y quiere dezir cuerpo, está muy cercano de Sima, que quiere dezir hoya o sepultura, porque el pecho donde está el coraçón y donde están los pensamientos es un sepulchro, y la boca y garganta son los resquicios y aberturas por donde sale el mal olor dél.
    • 1534 Boscán, J. Trad Cortesano [1994] 283 Esp (CDH )
      Y preguntándole uno de aquellos sus compañeros qué manera de música le había allí más contentado, respondió: "Todas eran buenas; pero entre las otras yo vi tañer una cierta trompeta de estraña arte, que el que la tañía no hacía sino cada vez meterse más de dos palmos della por la garganta, y luego después la sacaba y luego la tornaba a meter y a sacar, tanto que yo estaba pasmado, que nunca vistes otra tan gran maravilla."»
    • 1534 Boscán, J. Trad Cortesano [1994] Esp (CDH )
      Riéronse entonces todos viendo la necedad de este cuitado, que hubiese pensado de aquel tañedor que se metiese por la garganta aquella parte del sacabuche que entra y sale.
    • c1540 Villalón, C. Scholástico [1997] Esp (CDH )
      »Todo esto es dirigido para engendrar en los estómagos la sed y por ençender las gargantas al beber.
    • 1540-c1550 Mejía, P. Silva [1989-1990] I, 551 Esp (CDH )
      El Lisímaco animosamente lo esperó, y metiéndole el braço por la boca con las armaduras, no pudo ser herido de sus dientes, y con la mano le afferró fortíssimamente de la raýz de la lengua en tal manera, que, aunque el león le dio con sus uñas muy crueles heridas, de que depués estuvo a punto de muerte, él jamás soltó la presa que avía trecho hasta que el león fue ahogado de tener el braço metido por la garganta con las puntas y armaduras que en él llevava.
    • a1554 Anónimo Lazarillo [1994] 43 Esp (CDH )
      Hiciéronnos amigos la mesonera y los que allí estaban, y, con el vino que para beber le había traído, laváronme la cara y la garganta.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 94 Esp (CDH )
      Era la enfermedad un género de postema naçida en las ingles, sobacos o garganta, a la cual llamaban landre.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] 220 Esp (CDH )
      Y si alguno se lo trae a la memoria, luego dize, ¡o señor!, que es una jente de mala garganta, en quien no cabe hazer ningún bien, que todo lo hecha a mal; mill vezes lo he probado y no aprobecha.
    • c1545-c1565 Rueda, L. Pasos [1981] Esp (CDH )
      Y después echarme han a galeras..., y más que yo soy algo ahogadizo de la garganta..., y aun por averiguado tengo, señor, que si me ahorcassen, se me quitaría la gana del comer...
    • 1562-1566 Teresa de Jesús (Teresa de Cepeda y Ahumada) LVida [1986] 235 Esp (CDH )
      El gusto y suavidad y deleite es más sin comparación que lo pasado; es que da el agua a la garganta a esta alma —de la gracia— que no puede ya ir adelante, ni sabe cómo, ni tornar atrás; querría gozar de grandísima gloria.
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] 784 Esp (CDH )
      Esto dize Dioscórides; y Plinio también affirma que se quitan los dolores de los pies gotosos untándolos con la enxundia de la bívora, y Galeno, en el libro sexto de las virtudes de los medicamentos, affirma que si se ahogare una bívora con una cuerda de sirgo colorado, y después se pusiere al cuello del que padesciere alguna passión o ahogamiento de garganta, le será admirable remedio.
    • 1573-1582 Teresa de Jesús (Teresa de Cepeda y Ahumada) LFundaciones [1991] Esp (CDH )
      Y así, ya que estaba tan apretada, que duró poco y con dolores muy excesivos y una postema que le dio dentro de la garganta, que no la dejaba tragar, estaban allí algunas de las hermanas, y dijo a la priora —como la debía consolar y animar a llevar tanto mal— que ninguna pena tenía, ni se trocaría por ninguna de las hermanas que estaban muy buenas.
    • 1573-1582 Teresa de Jesús (Teresa de Cepeda y Ahumada) LFundaciones [1991] Esp (CDH )
      Yo iba con un mal de garganta bien apretado, que me dio camino en llegando a Valladolid, y sin quitárseme calentura.
    • 1585 Pz Moya, J. Philosofía [1995] Esp (CDH )
      La una destas cantaba de garganta; la otra tañía una cítara; la otra, con flauta.
    • 1575-1588 Huarte San Juan, J. Examen ingenios [1989] Esp (CDH )
      De los cantores cuenta el mesmo Galeno que, sabiendo por experiencia la gran correspondencia que tienen testículos con la garganta, y que tratar con mujeres les echaba a perder la voz, se hacían continentes por fuerza, por no perder el comer y salario que por su música les daban; y con esto (dice Galeno) tenían los instrumentos de la generación tan pequeños, fríos y rugosos, como si fueron viejos.
    • 1593 Gracián Dantisco, L. Galateo [1968] Esp (CDH )
      Sólo diré que el recato que las mugeres solían tener en los pies, después que usan verdugados, se les ha subido a la garganta, y juegan al trocado con el uso.
    • 1596 Lpz Pinciano, A. Philosofía [1953] Esp (CDH )
      Son instrumentos suyos los neruios que en la lengua, paladar y garganta están derramados por la carne, que, siendo espongiosa y húmida, el sabor de la cosa se mezcla a ella y la mezcla produze aquella calidad, cuyas especies van al sentido común, adonde se perfeciona la noticia de todos los sentidos.
    • 1596 Lpz Pinciano, A. Philosofía [1953] Esp (CDH )
      De lo que auemos dicho se colige que ni el objeto duro y seco, si no se molifica en cierta forma y humedece, puede hazer gusto, ni tampoco el instrumento seco y duro, digo, la lengua, paladar y garganta; menester es humidad para que el sabor se perciba necessariamente.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 135 Esp (CDH )
      Conoció en esto Anfriso que Belisarda sabía ya su destierro, y con amarga voz que por momentos a la garganta se le anudaba, le dijo así: "Agravio hubieras hecho a mi alma, hermosa y desdichada pastora, si en tu pecho la trajeras tan al descuido que ya no supieras de ella la triste ocasión de mi muerte y el amargo desconsuelo de tu vida.
    • 1599 Alemán, M. Guzmán Alfarache I [1992] Esp (CDH )
      »Ozmín alzó la cabeza, viendo su regalada y dulce prenda, y, anudada la lengua en la garganta sin poder formar palabra ni siendo poderoso a responderle con ella, lo hicieron los ojos, regando la tierra con abundancia de agua que salía dellos, cual si de dos represas alzaran las compuertas: con que los dos queridos amantes quedaron conocidos.
    • 1599 Alemán, M. Guzmán Alfarache I [1992] Esp (CDH )
      Estos ladridos a mejores perros tocan: rómpanse las gargantas, descubran los ladrones.
    • 1603 Rojas Villandrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )

      — Fiero monstruo que despedazas y consumes mis entrañas, ¿qué contradicciones son éstas que en mí veo? ¡Que muera cruel y rabiosa muerte, y, teniendo delante el remedio para mi vida, me hagas huir y volver el rostro atrás como el mordido y herido de rabia huye del agua, medicina que piensa ser de su vida! ¿Quién me ha de remediar si yo mismo huyo de mi remedio? ¡Qué se quejen otros de no poder dar un alcance a la medicina y al médico, y qué pueda yo quejarme de que por tenerlos delante se me dobla el dolor! ¿Quién ata mi lengua? ¿Quién cierra mi boca? ¿Quién da mil nudos a mi garganta? ¿La vergüenza? No. Porque quien no pretende cosa contra la honra de mi cruel homicida no tiene de qué tenerla.

    • 1604 Jiménez Patón, B. Elocuencia española [1604] Esp (CDH )
      Halláronselo al fin, y al punto manda / que del pie lo colgasen de una entena; / bajósele la sangre a la garganta, / y quedó castigado sin la vida.
    • 1604 Palet, J. DiccLengEspFranc Esp (NTLLE)
      garganta, La gorge
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 651 Esp (CDH )
      / Pero ya que formar acento pudo, / y la trémula voz ánimo toma, / dando lugar de la garganta el nudo, / como el aire que entró por la redoma; / aunque inarticulada, como rudo / novillo que el arado oprime y doma, / gimió del grave peso compelido, / que el pesar de un dolor carga el sentido.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      No sé qué se fue, que en acabando de decirme esto se le llenaron los ojos de lágrimas y un nudo se le atravesó en la garganta, que no le dejaba hablar palabra de otras muchas que me pareció que procuraba decirme.
    • c1605 Vega Carpio, F. L. Peribáñez [1997] 105 Esp (CDH )
      / Yo ¿qué moros he vencido, / para castillos y bandas? / Fuera de que sólo quiero / que haya imágines pintadas: / la Anunciación, la Asunción, / San Francisco con sus llagas, / San Pedro Mártir, San Blas / contra el mal de la garganta, / San Sebastián y San Roque, / y otras pinturas sagradas; / que retratos, es tener / en las paredes fantasmas.
    • 1609 Inca Garcilaso Comentarios Reales Incas [1985] Pe (CDH )
      [...] que unas sílabas se pronuncian en los labios, otras en el paladar, otras en lo interior de la garganta, como adelante daremos los ejemplos donde se ofrecieren.
    • 1609 Inca Garcilaso Comentarios Reales Incas [1985] Pe (CDH )
      Esta misma dicción huaca, pronunciada la última sílaba en lo más interior de la garganta, se hace verbo: quiere decir llorar.
    • 1609 Vittori, G. Tesoro FrancItalEsp Esp (NTLLE)
      gargánta, gorge, gosier, gauion, le chiflet, golla, gozzo, goffo, strozza.
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      Agradeció Sebastián, que assi se llamava, la liberalidad de la mano hermosa y dio buenas esperanças a su garganta para la primera ocasión.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Pedro Urdemalas [1995] 853 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / ¡Ea, pues, mujer gigante, / mujer fuerte, mujer buena; / nada se os ponga delante / para no aliviar la pena / de toda ánima penante! / Desechad de la garganta / ese nudo que os quebranta, / y decid con voz serena: / "Haré, señor, cuanto ordena / tu voz sonorosa y santa".
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      ¡Con qué dulces, ciegos nudos / me añudaste la garganta; / la voluntad decir quiero, / y el alma que te entregué!
    • 1617 Minsheu, J. VocHispLatAngl Esp (NTLLE)
      Garganta, garguero. L. guttur. A. the throat.
    • c1618 Castro, G. Mocedades Cid [1996] 84 Esp (CDH )
      JIMENA Tengo un lazo en la garganta / y en el alma muchos hay.
    • 1621 Vega Carpio, F. L. Filomena [2003] Esp (CDH )
      Celio, conociendo que con el primer papel se le había dado a Diana, atravesada la garganta de un fuerte nudo, apenas pudo ni supo responderle; y más cuando añadió el piloto que si en Sevilla se lo hubiera dicho, no tenía para qué buscar a Diana, porque él sabía infaliblemente que no iba en la armada.
    • 1626 Caro, R. Días geniales [1978] Esp (CDH )
      Tenga también la gula su pago en el juego que suelen hacer los muchachos arrojando por alto la fruta y recogiéndola con la boca abierta, pues no le costó menos que la vida a Druso, hijo del emperador Claudio, que recogiendo de esta manera una pera o cermeña, de manera se le atravesó en la garganta que lo ahogó.
    • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] Avisos Esp (CDH )
      En Palacio murió cassi de repente vna Hija del Secretario Gerónimo de Canencia, del Abito de Santiago, que era de la Cámara, i han sacado dél, enferma de la Garganta, a la Señora Condesa de Paredes.
    • 1644 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1644 [2002] Avisos Esp (CDH )
      Sangráronla de los Braços, con que se atajó la Evacuación, i el mal subió a la Cabeça i se la erisipuló la Cara i llegó a la Garganta, de modo que parecía garrotillo.
    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )
      —Estebanillo, si quieres vivir no bebas (que era lo mismo que decirme: caite muerto), y el vino que hasta aquí has despeñado por los condutos de la garganta es menester que salga alambicado por todo el cuerpo, en agua convertido.
    • 1611-p1650 Anónimo LMedicinas caseras [1984] Fi (CDH )
      Viriguelas, para que no salgan en boca o galganta enyuagar la boca muchas veces con dicho cocimiento.
    • a1678 Sánchez, V. Lira poética Lira poética VS Esp (CDH )
      2 La galganta eztá bisarra, / que no centimo el catarra, / zolo eztolnudá zentimo, / diga pol zu vira, plimo, / ¿qué ez bueno pala eztolmuro? / ¡Hachú!
    • 1710 Montenegro, P. Materia médica [1942-1944] Ar (CDH )
      Tomando de sus polvos dos dragmas en vino de mañana, su cocimiento gargaricandose á menudo reprime y cura las llagas de la garganta, y boca.– Cocidas sus ojas y aplicadas á forma de emplasto mitiga las hinchazones, y inflamaciones antiguas, y las llagas que bán cundiendo, y mundifica las muy sucias.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 156 Ve (CDH )
      [...] pero en medio de tantas conveniencias padece vn desafecto grande esta ciudad, que algunos atribuyen a sus aguas, y yo soy de essa opinión, y es criarse en las gargantas de sus habitadores, principalmente en las mugeres, inchazones o paperas, con tanta generalidad, que es rara la persona que se ve sin ellas, y algunas tan crecidas y deformes, que causa horror el mirarlas.
    • 1726 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, I [1998] Esp (CDH )
      Semejante solfa pide en la garganta vna destreza, y volubilidad prodigiosa, y en la mano vna agilidad, y tino admirable: y assí, en caso de componerse assí, avía de ser solamente para vno, y otro executor singularíssimo, que huviesse en esta, o aquella Corte; pero no darse a la Imprenta para que ande rodando por las Provincias: porque el mismo Cantor, que con vna solfa natural, y fácil agrada a los oyentes, los descalabra con essas composiciones difíciles: y en las mismas manos, en que vna sonata de fácil execución, suena con suavidad, y dulçura, la que es de arduo manejo solo parece gregueria.
    • 1726 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, I [1998] Esp (CDH )
      Fue el caso, que añudada la garganta de la congoxa, fue preciso dexar la Oración imperfecta: y quanto estaba prevenido en eloquentes cláusulas, se derritió en lágrimas tiernas: vozes proprias de el dolor, cuyos ecos reciprocó el numeroso concurso en sus gemidos.
    • 1727-1728 Torres Villarroel, D. Visiones [1991] Esp (CDH )
      Lo que es más extraño es que no vivan acariciados de esta golosina, que al fin la gula se ha enseñoreado del caudal de nuestros sentidos; sino es ¿quién ha sido poderoso de arrempujar una sed tan vehemente a nuestros guargueros e introducir un frío tan helado en los estómagos, que no hay garganta que no se empine, ni hígado que no se revuelva al oír el nombre sólo de estos licores?
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      GARGANTA. s. f. Rigurosamente significa la parte interior del cuello, que desde lo mas profundo de la boca contiene el principio del Esóphago de la trachiarteria, y el Epiglotis, que tambien se llama fáuces [...]
    • 1740 Cañizares, J. Anillo Giges [1983] Esp (CDH )
      Giges / ¿De qué te asustas, villano? / Voz que de una piedra helada / te articula el insensible / órgano de su garganta.
    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] Esp (CDH )
      Y diciendo y haciendo, se subió sobre una silla o taburete (que en esto hay variedad de leyendas y no están concordes los autores), igualó las dos puntas delanteras de la capilla, metió los dos dedos de la mano derecha por entre ella y la nuez de la garganta como para desahogarse, miró hacia todas partes con desdén y majestad, sacó después un pañuelo de seda y se sonó con autoridad, metióle en la manga izquierda y de la derecha sacó otro pañuelo blanco, con el cual hizo como que se limpiaba los ojos, entonó el Alabado sea, etc., con voz grave, ahuecada y sonorosa, persignóse magistralmente con la mano muy extendida y tanto que, al llegar al palo de la cruz que se forma desde la punta de la nariz hasta la barba, parecía que hacía la mamola.
    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] Esp (CDH )
      »¡Ay de mí! No sé qué siento en el alma; parece que ésta se me arranca o forceja por salirse del cuerpo. El corazón quiere seguirla; la garganta se me anuda; la voz no acierta con los labios. A no suplir un precepto la falta del espíritu, no sería posible hablar. Los suspiros se atropellan en la boca y, al salir de tropel, mezclándose con las lágrimas, turban la vista, sin dejarla percibir más que objetos melancólicos y tristes.
    • c1771-1777 Fdz Moratín, N. Arte putear [1995] Esp (CDH )
      / Y así son menester astucias nuevas, / si a la Marcela o chusca Sinforosa / de tu amor quieres dar líquidas pruebas, / o a la Isidra que ostenta vanidosa / por su cotilla aquel gran mar de tetas / donde la vista en su extensión se pierde / y mueve tempestad en las braguetas; / o si echar a perder un trigo verde / quieres con la Torre, santificada / con el miembro del clérigo que espera / fruto de bendición, encarcelado / por esto y por hallarse lo guardado; / o si a la Coca o Paca la Cochera / con tu virilidad atragantarlas / la garganta de abajo boca arriba; / o bien si de la Cándida muy seria / te quieres arrastrar por la barriga.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] 274 Esp (CDH )
      Parábasele la comida en la garganta; ni las bebidas repetidas sin sed podían humedecerle la seca aspereza que sentía, y no pudiendo al fin resistir a la rabia y escarbamiento * de sus celos ni al dolor de su desventura, se levanta de la mesa para ir a desahogarlos en secreto.
    • 1787 Cruz, R. Castañeras [1990] Esp (CDH )
      Ceferina / Ea, muchachos, echad / el doble de las gargantas.
    • 1791 Anónimo Mágica blanca [1792] 9 Esp (CDH )
      Este pedazo puesto verticalmente sobre el fondo movible de la botella, puede fácilmente mover el fuelle, y ser movido por las cigüeñas que están detras del tapiz, quando el compañero tira de los hilos, de alambre, ocultos en los pies de la mesa: por este medio se hace mover el fuelle para apagar la luz, y hacer creer al espectador que los sonidos realmente se forman en la garganta del páxaro por el ayre que sale de su pico.
    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] 266 Mx (CDH )
      Esforzando tu voz con los ojos arrasados en lágrimas les daréis la última despedida, y ya no podréis articular más palabras porque la copia del llanto y lo crecido del sentimiento echarán nudos a tu garganta.
    • c1788-c1796 Forner, J. P. Exequias Leng cast [2000] 345 Esp (CDH )
      / »¿Por qué tu patria te consiente, ocioso, / propagar la barbarie a costa mía / y ese trato de sus letras pernicioso? / »¿A tanto llega la paciencia fría / de su sorda Política que aguanta / que haya oficio de bárbara osadía? / »Y en tanto, órgano haciendo tu garganta / de quejas y lamentos maldicientes / (¡tanto es tu propio amor; su furia tanta!), / »Tratarás los ministros de indolentes / y que olvidan la ciencia, porque olvidan / compensar faramallas indecentes / »De estos insectos, por desgracia, anidan / muchos aquí, que en necios papelones / méritos fundan con que ardientes pidan.
    • a1799 Blanco White, J. M. Otra anacreóntica [1994] 64 Poesías Esp (CDH )
      / 'La pena, hermanos míos, / Entorpece los dedos / Y añuda a la garganta / La voz, pues no hay remedio.
    • a1800 Anónimo Maja sin patria [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      " / Ella siguió su paseo, / y viéndola uno de capa, / que se conocía que era / usía de los de marca, / componiéndose el rebozo / y limpiando la garganta / con una flema que escupe / para que vuelva la cara.
    • c1798-1809 Álvz Cienfuegos, N. Poesías [1980] 71 Esp (CDH )
      Mil y mil lágrimas tristes / la vi ocultar con sus palmas; / y escuché mil sordos ayes / expirar en su garganta. /
    • 1813 Fdz Moratín, L. Cartas 1813 [1973] Epistolario Esp (CDH )
      [...] me duele la garganta y se me quiere ir hinchando un carrillo; pero he querido escrivir a vms. para que no piensen que ya me he muerto, y se atropellen a mandarme decir misas
    • 1821 Olmedo, J. J. Al Gral Sucre [1960] Epistolario Ec (CDH )
      Como Vd. no me habla de su restablecimiento en sus posteriores a la del 6, estoy todavía con el cuidado de la calenturilla que Vd. sufrió y del dolor de garganta.
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      GARGANTA, s. f. Parte interior del cuello.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Los cabellos se me erizaron, la sangre se me enfrió, el corazón me palpitaba reciamente, la lengua se me anudó en la garganta, mi frente se cubrió de un sudor mortal, y perdida la elasticidad de mis nervios, iba a caer del caballo abajo en fuerza de la congoja de mi espíritu.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Diles que tenemos dos cañones en la garganta llamados esófago y laringe.
    • 1844 Foz, B. Vida P. Saputo [1986] Esp (CDH )
      [...] y tomando un hierro que estaba caldeando en la fragua se lo metió por la boca y la garganta, expirando la infeliz en brevísimo rato
    • 1844 Foz, B. Vida P. Saputo [1986] Esp (CDH )
      — ¿Cómo os llamáis? — Las gentes me llaman Pedro Saputo... Calló un poco el caballero, miró de nuevo a Pedro Saputo, y tosiendo y escombrando la garganta, dijo sosegado y en voz natural, aunque reprimiendo el afecto de la expresión:
    • 1844 Gil Carrasco, E. Señor Bembibre [1989] 71 Esp (CDH )
      Cuando me recobré a la verdad, no sabía cómo darle las gracias, porque se me puso un nudo en la garganta y no podía hablar; pero él que lo conoció se sonrió y me dijo: "vamos, hombre, bien está: todo ello no vale nada: sosiégate, y calla lo que ha pasado, porque sino, puede que te tengan por mal jinete".
    • 1844 Gil Carrasco, E. Señor Bembibre [1989] 110 Esp (CDH )
      La doncella como pudo se desasió suavemente de ellos, y subiendo en su hacanea * blanca con ayuda del enternecido Mendo, salió del palacio extendiendo las manos hacia sus vasallos y sin hablar palabra, porque desde el principio se le había puesto un nudo en la garganta.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Garganta, s. f. Nombre dado generalmente á la parte anterior é interna del cuello, correspondiente á la camara posterior de la boca, y que comprende la laringe y la faringe.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      — ¿Qué quiere usted, don Federico? —contestó ésta—, se me anuda la garganta para decirle a un hombre que le quiero.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )

      — Ahora te toca a ti, Ramón del diablo. ¿Te ha embotado el licor la garganta? Estás más soso que una ensalada de tomates.

    • 1861 Castelar, E. Disc Ateneo [1861] 325 Discursos Esp (CDH )
      [...] va al circo á escitar al gladiador con su sonrisa, al campamento á entusiasmar á los soldados, al teatro á refrigerar con vino de Falerno la cansada garganta, del farsante; abandona la antigua severidad, se acostumbra al divorcio y al concubinato; rompe, la conferreacion por una ceremonia fúnebre, y la coemption por una nueva venta [...].
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      Yo no pude responderle, lloraba y se me anudaba la garganta.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      [...] pero no pudo, la sangre se heló en sus venas, su garganta estaba seca, era el momento terrible... se oyó una descarga, se levantó una ligera humareda que fue a perderse en los anchos abanicos de las palmas, y todo concluyó.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Necesita tener una gran memoria, una garganta de privilegio y muchísima calma y paciencia.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Hablaba por los codos, prolongaba la última sílaba de la palabra final, como si su garganta fuera un instrumento de viento, y tenía el arte de hacer de una razón quince razones.
    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] Esp (CDH )
      — A usted, sí, señ... —respondió Antón sin poder pasar de la ñ, porque la emoción le atascó, como un tarugo, la garganta.
    • 1872 Hernández, J. Martín Fierro [1994] 78 Ar (CDH )
      / Si me atribulo o me encojo, / siguro que no me escapo; / siempre he sido medio guapo / pero en aquella ocasión / me hacía buya el corazón / como la garganta al sapo.
    • 1863-1873 Hostos, E. M. Peregrinación [1939] Cu (CDH )
      [...] al ir a pronunciarla, sentía que el corazón se me cerraba, que la palabra, convertida en cuerpo, me apretaba la garganta y se negaba a pasar.
    • 1863-1873 Hostos, E. M. Peregrinación [1939] Cu (CDH )
      Yo creo que el corazón da saltos, porque en aquel momento de alegría repentina, sentí un cuerpo que lanzado del corazón chocó con la garganta, y me dio unas ganas de reír, violentas.
    • 1873 Pz Galdós, B. Trafalgar [1995] Esp (CDH )
      La voz se ahogaba en mi garganta y no tenía valor para decir la fatal noticia.
    • 1874 Alarcón, P. A. Sombrero [1993] Esp (CDH )
      Fijó la vista en aquellas ropas, y lanzó un rugido tan intenso, * que se le quedó atravesado en la garganta, convertido en sollozo mudo y sofocante.
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Pe (CDH )
      Restablecida la calma, tosió Judas para limpiarse los arrabales de la garganta, y dijo: [...].
    • 1879 Selgas Carrasco, J. Hechos [1889] Esp (CDH )
      No la busquéis con las lágrimas en los ojos y los sollozos en la garganta, porque no la encontraréis.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] 65 Ec (CDH )
      Julio César, pálido, trémulo, perdido, no sabe lo que se haga: viénensele á tierra sus papeles: los dedos, en crispatura irreducible, se le encogen, se le abren: gruesas gotas de sudor inundan su frente: el corazon acelera sus latidos; y el orador, tronando, relampagueando, arrullando, llorando con la garganta, poniendo las pasiones en música encantada, consuma su obra: al fin del discurso, su cliente queda absuelto.
    • 1884 Cané, M. Juvenilia [1999] Ur (CDH )

      "¡M. Jacques ha muerto!" La impresión fue indescriptible; se nos hizo un nudo en la garganta y nos miramos unos a otros con los rostros blancos, lívidos, como en el momento de una desventura terrible.

    • 1884 Ortega Munilla, J. Cleopatra [1993] Cu (CDH )
      Valentín sintió que se le hacía un nudo en la garganta; no supo qué contestar.
    • 1884 Pz Galdós, B. Bringas [1994] Esp (CDH )
      — Diez días nada más —decía ella, con el pagaré atravesado en la garganta.
    • 1884 Pz Galdós, B. Bringas [1994] Esp (CDH )
      Se le atravesaba algo en la garganta... Callaron todos, atendiendo a los ruidos que en los pasillos de la ciudad sonaban y en el patio.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Garganta. [...] Espacio interno comprendido entre el velo del paladar y la entrada del esófago y de la laringe.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      [...] tanta papelería exhalaba un olor a humedad, a rancio, que cosquilleaba en la garganta desagradablemente.
    • 1887 Cambaceres, E. Sangre [2003] Ar (CDH )
      [...] por grabar en su memoria lo que había intentado comprender la víspera, repitiendo en voz alta la lección del día, diez, cien, mil veces, seca la garganta, mareada la cabeza, invadido más y más por un confuso aturdimiento, por una inconsciencia vaga en el ritmo automático de su incesante marcha a lo largo de la pieza.
    • 1887 Rabasa, E. Gran ciencia [1948] Mx (CDH )
      Parecía que la levita evitaba, alejándose, el contacto de aquel corpachón; la corbata caía relajada sobre el pecho, y el cuello de la camisa permitía a la pletórica garganta más holgura de la que demandaba el buen parecer.
    • 1887 Rabasa, E. Gran ciencia [1948] Mx (CDH )
      Sin darme cuenta de ello un nudo me apretaba la garganta, y sentía yo necesidad de llorar, de gritar o de cometer un desatino cualquiera con el primer transeúnte que encontrara al paso; respiraba yo con toda la fuerza de mis pulmones; andaba aprisa y agitaba los brazos más de lo natural; medidas todas a que se acude por instinto cuando se quiere reprimir una pasión próxima a desahogarse en lágrimas o de. otro modo cualquiera.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      El capitán Pacheco se compuso la garganta, y restregóse las manos, diciendo:

      — Mal sesgo ve tomar a las cosas el reverendo padre, y juro que si no las sueña, ojea muy lejos de un modo asustador.

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      [...] y cuando Felisa quiso decir algo, que se quedó atravesado como un nudo en su garganta, ya era tarde... El gaucho vigoroso que domaba potros, era en aquel instante lo que el clima y la soledad lo habían hecho: un instinto en carnadura ardiente, una naturaleza llena de sensualismos irresistibles y arranque grosero.
    • 1885-1888 Pereda, J. M. Sotileza [1991] Esp (CDH )
      ¡Encarecerle la ocurrencia de Cleto, y los merecimientos de Cleto, y hasta el agradecimiento de Sotileza, cuando lo tenía todo junto, hecho un bodoque, * atravesado en la garganta algunas horas hacía! Pero ¿cómo había de sospechar el honradote matrimonio, aunque hubiera sabido lo de la arboleda de Ambojo y lo que a esto se siguió en la bodega, que un mozo de las condiciones aparentes de Andrés podía dar en la manía de no sufrir con paciencia ni que las moscas, sin permiso de él, se enredaran en las ondas del pelo de Sotileza? Algo mejor lo sabía ésta; y por saberlo, con una ojeada rápida leyó en la cara de Andrés el mal efecto que le estaban causando las alabanzas a la galantería del pobre Cleto.
    • 1889 Rubén Darío Matuschka [1950] Cuentos Ni (CDH )
      Desde mi lecho de paja yo veía aquella escena desgarradora y tenía como un nudo en la garganta.
    • 1890 Rubén Darío Uno de tantos [1950] 150 Cuentos Ni (CDH )
      Pero yo no dejaba de frecuentar ni las cantinas ni ciertas casas... ¿me entiende usted? Vicioso, humillado, una mañana, tras varias noches de placer abyecto, sentí un dolorcito en la garganta; y luego, señor, y luego vino esta espantosa enfermedad que me taladró los huesos y me emponzoñó la sangre.
    • 1890 Rubén Darío Betún [1950] Cuentos Ni (CDH )
      El chico, entonces, sintió amargura, espanto, un nudo en la garganta, y se alejó buscando el campamento.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Ur (CDH )
      El resto de esa su cancioncilla favorita, se perdía en un largo gruñido que salía carraspeado de la garganta.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Ur (CDH )
      Él le cambió el temple, se compuso con calma la garganta y despues de probar por última vez el acompañamiento de prima y cuarta pellizcando, cantó estos versos: [...].
    • 1894 Icaza, F. A. Examen críticos [1894] Mx (CDH )
      [...] yo creo en esa relación íntima de que antes hablé, entre la melodía de las ideas y la música de las palabras, y que el valor musical de éstas, como materia poética puede llegar hasta las mismas letras, que hay algo así como guturales que gimen en la garganta, y labiales que besan en la boca [...].
    • 1894 Rubén Darío Filomela [1950] Cuentos Ni (CDH )

      Y en el coro del monasterio estaba de fiesta el órgano; porque sus notas iban a acompañar la música argentina de la garganta de la monja...

    • 1894 Zeno Gandía, M. Charca [2002] PR (CDH )
      El ron me quema la garganta, me produce ganas atroces de saltar y de morder.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Esp (CDH )
      ¡con cuánto entusiasmo!, al verse estrechado en aquellos brazos con amorosa fuerza, sintió como un nudo en la garganta, iba a sollozar.
    • 1896 Magón Empleo [1947] 26 Cuentos CR (CDH )
      Allá en un oscuro rincón de la sala y detrás de una espesa cortina, limpia y modestamente ataviado, dando vueltas con nerviosa inquietud entre sus manos frías a su sombrero de pita, con un nudo en la garganta y una lágrima pugnando por saltar a la bronceada mejilla, un hombre de cuarenta años, de enérgica mirada, de espaciosa frente, de barba rala y bien cuidada, tenía clavados en mí sus ojos de lince con una expresión de ternura indefinible; sobre mi pecho brillaban cinco medallas de primera clase, como en el de Béeche, como en el de Obando, como en el de Gallegos.
    • 1896 Magón Empleo [1947] 26 Cuentos CR (CDH )
      El Rector, Dr. Castro, se había dirigido a nosotros y con frase que la emoción hacía temblar en su garganta, nos daba las gracias en nombre de Costa Rica, "hoy risueñas esperanzas, mañana firmes columnas del templo sagrado de la República", decía el bondadoso Rector, abrazándonos con la mirada como si fuéramos sus hijos; el Sr. Obispo nos alentó a seguir por la hermosa senda que el porvenir nos tenía abierta, sin descuidar por eso el cultivo de las virtudes de nuestros padres y llevando siempre como égida las saludables máximas de nuestra Santa Fe; el Presidente nos abrazó con fraternal cariño.
    • 1896 Magón Novios [1947] Cuentos CR (CDH )
      El clarinete rompió el silencio con las picantes notas del torito, el violín hacía segunda y en la guitarra vibraban las sonoras cuerdas con un rasgueo endemoniado que hacía saltar el corazón y anudaba el gozo a la garganta.
    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )
      Sólo comprendía que había muerto la viejecita, lo único que me quedaba de familia verdadera sobre la Tierra y sentía como un peso que me oprimiera el pecho, como un nudo en la garganta y como una negrura en el alma, pero los detalles de la muerte los ignoraba, como si no los hubiera leído.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] 180 Esp (CDH )
      Y al tener de repente la visión clara de su desgracia, al pensar en el pobre Pascualet, que a tales horas estaba aplastado por una masa de tierra húmeda y hedionda, rozando su blanca envoltura con la corrupción de otros cuerpos, acechado por el gusano inmundo, él, tan hermoso, con aquella piel fina por la que resbalaba su callosa mano, con sus pelos rubios que tantas veces había acariciado, sintió como una oleada de plomo que subía y subía desde el estómago a su garganta.
    • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )

      Raudo venía deseoso de anunciar a la asamblea la noticia que traía, y en cuanto nos saludó se bebió sin ceremonia un monumental vaso de vino para dejar expedita la garganta, y con aire misterioso dijo:

      — Señores, mañana les va a sorprender a ustedes algo que leerán en el periódico, algo de que se hablará pronto en toda España.

    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      En Maraure oían misa, visitaban a algunos conocidos, compraban en las pulperías lo que necesitaban durante la semana, y con la tarde, cuando ya el sol se ponía, regresaban al conuco, pero no sin echarse Felipe en la garganta alguno que otro golpe de aguardiente.
    • 1900 Magón Episodios [1947] Cuentos CR (CDH )
      Un nudo de acero me apretaba la garganta; veía oscuro y triste el porvenir de mi familia, muerta la risa en los labios de mi madre y pensé en morir con honor al día siguiente como mi tío Chepe González.
    • 1901 Díaz Mirón, S. Claudia [1947] 247 Lascas Mx (CDH )
      / ¡Admirable amazona la doncella! / Pide un corcel y en el sillín se planta, / nerviosa y ágil, cimbradora y bella; / y parte con un nudo en la garganta, / y compele y fustiga y atropella... / ¡y a su cruel torcedor no se adelanta! / Porta en alto su nombre, como el lirio / su estambre, la palmera su verdura, / su airón el casco, su fulgor el cirio, / la fe su emblema y el volcán su albura; / y a veces los antojos de un delirio / infiernan a la extraña criatura.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Y su voz era ronca, con un temblor de angustia, como si la emoción le apretase la garganta.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )

      Se alejó la serenata, como desmayada; en vano hacía escalas la dulzaina de Dimòni, pues los cantores, viendo seco el pellejo, sentían obstruida su garganta.

    • 1902 Valle-Inclán, R. M. Sonata otoño [1996] 41 Esp (CDH )
      ¡Qué pálida estaba! Sentí en la garganta el nudo de la angustia.
    • 1904 Blest Gana, A. Transplantados [1904] I, 231 Ch (CDH )
      ¡Y dicen que soy aprensivo! Lo cierto es que desde ese momento me sentí la carraspera en la garganta, y aquí me tienen ustedes quince días encerrado.
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] 88 Pe (CDH )
      / Y cuando á él la pavorosa corte / se acerca y le pregunta, en ira ciego, / salta, pónese en pie, como un resorte; / y quiere hablar, pero se le hace un nudo / en la garganta... y, retemblando luego, / se desploma otra vez ¡porque está mudo!
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] Pe (CDH )
      Contra el Imperio un día su espíritu levanta; / afila en los peñascos su espada y su rencor; / el nudo de un sollozo retuerce en la garganta; / y jura, en un gran charco de sangre hundir su amor.
    • 1906 Lugones, L. Lluvia [1988] Cuentos Ar (CDH )
      Desperté bañado en sudor, los ojos turbios, la garganta reseca.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Desagradole, sin embargo, al emperador aquel alarde; molestábale la garganta el olor de la canela y mandó quitar el brasero y pagar al cambista el gasto del hospedaje, para humillar su vanidad aparatosa.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      El gran corazón del mayordomo pareció subirle hasta la garganta al verle, y aun llegaron a humedecerse los ojos del viejo soldado... Con grande amor y caridad acercose al espantado niño y arrastrole suavemente fuera de la cámara, suplicándole con ternura que parecía empapada en lágrimas, que volviese a Cuacos al lado de doña Magdalena... Obedeció el muchacho sin replicar palabra, con la cabeza baja y los bracitos caídos, lanzando al salir una mirada ansiosa a la cámara en que agonizaba su héroe... No vio nada: caían a plano las negras cortinas, y por la entreabierta juntura divisábanse tan sólo los pies del enorme lecho, y encima el bulto de unas piernas agarrotadas casi, inmóviles bajo un ligero tafetán negro.
    • 1907 Lillo, B. Sub Sole [2001] Ch (CDH )
      Un no sé qué de angustia y de dolor, de ternura y de arrepentimiento subía de lo más hondo de mi ser y formaba un nudo en mi garganta.
    • 1889-1909 Echeverría, A. J. Poesías [1953] Concherías CR (CDH )
      Un hada amable puso en tu cuerpo / todas las gracias, / fuego en tus ojos, miel en tus labios, / y en tu garganta / el suave arrullo de las palomas / y el rico arpegio de las calandrias.
    • 1910 Magón Propia [1947] Cuentos CR (CDH )
      Y la infeliz mujer masca sus celos junta con sus rezos, haciendo promesas al Santo Patrono del pueblo, que en pintarrajeado camarín de hoja de lata brilla entre clavelones en el testero de la sala, o ya cuando el retorcido corazón se le sube a la garganta y allí se le anuda y va a deshacerse, en copioso llanto, se levanta presurosa con el pretexto de encandilar el fogón de la cocina y allí desahoga a solas sus angustias y a su regreso se queja en alta voz del humo corrosivo de los tizones que enchila los ojos.
    • a1914 Agustini, D. Inéditos [1993] 340 Poesías Ur (CDH )
      Las gargantas metálicas / Son pífanos alegres agudos de muchos gnomos ágiles / Confusas sensaciones, rumores indecibles / Brisas que besan hojas, hojas que besan brisas / Insectos negros rojos, otros, como diamantes / Parece que se sienten en el aire suspensas / Como finos collares espirituales risas. /
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )
      Y sentándose el uno en el catre y el otro en el mecedor, Arturo Aybar después de carraspear para limpiarse la garganta, y de estirarse los puños de la camisa, comienza su peroración:
    • 1914 Unamuno, M. Niebla [1995] Esp (CDH )
      Una vez, para suplir la falta de hijos, que al fin y al cabo ni en mí había muerto el sentimiento de la paternidad ni menos el de la maternidad en ella, adoptamos, o si quieres prohijamos, un perro; pero al verle un día morir a nuestra vista, porque se le atravesó un hueso en la garganta, y ver aquellos ojos húmedos que parecían suplicarnos vida, nos entró una pena y un horror tal que no quisimos más perros ni cosa viva.
    • 1914 Unamuno, M. Niebla [1995] Esp (CDH )
      Y yo he soñado que se nos moría una mañana con un hueso atravesado en la garganta...
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Camila sintió que de su pecho algo se levantaba, algo que llegaba hasta su garganta y en su garganta se anudaba.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      Y estas pilas llevan un acompañamiento de inclinaciones de cabeza, de manotadas ponderativas, de vacilaciones chochas, de quejumbres de garganta y salivas en el pañuelo, que no hay más que pedir.
    • 1916 Lynch, B. Caranchos [1984] 173 Ar (CDH )
      Y como siente que la garganta se le estrecha, concluye al cabo por callarse.
    • 1920 Carmen Lyra Cuentos Tía Panchita [2003] CR (CDH )
      Por supuesto, que al oírla a los infelices se les atrevesó en la garganta un gran torozón.
    • 1921 Pz Ayala, R. Belarmino [1996] 148 Esp (CDH )
      La nuez le sobresalía de modo pavoroso, como si los consonantes, contenidos y atragantados, le hicieran bulto desde dentro de la garganta y le fueran a estrangular.
    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Ar (CDH )
      Trabajábamos instigados de cierta jovialidad dolorosa, un nudo de ansiedad detenido en la garganta y con la presteza de los transformistas en las tablas, riéndonos sin motivo, temblando por nada.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      Aquí de las guitarras alicantinas, de las dulzainas negreras, de la garganta del Mandinga y de la musa de Marcos Montoya:
    • 1929 Espina, A. Luna copas [1929] Esp (CDH )
      Por eso, apenas empezaba a hablar de Aurelio, la emoción le sobrecogía con extraño garrote, como si un licor de fuego le abrasase la garganta.
    • 1929 Mejía Nieto, A. Relatos nativos [1929] Ho (CDH )
      De día, de noche, por la mañana, siempre miraba el horizonte con un suspiro que se le ahogaba en la garganta... Por el tiempo en que Luisa cumplió sus 17 años llegó a captarse el desfavor y hasta odio de las hermanas Plaza: María y Enriqueta.
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] 344 Ve (CDH )
      Violeta, exaltada, en su trono de ignominia, se restregaba los ojos con las dos manos cerradas, las lágrimas rodaban abundantes y una boca inmensa en la cual hubiera podido caber todo el dolor del mundo, se abría, arrojando gritos ensordecedores y mostrando sin amor propio y sin pudor hasta lo más hondo de la garganta.
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] 387 Ve (CDH )
      Así, engañada ella, presenciaba él, impotente, el robo inicuo de aquella leche que iba cayendo en el balde, en lugar de caer en su garganta.
    • 1930 Arconada, C. Turbina [1975] Esp (CDH )
      «¡Ya, ya, basta, ya está bien!» —dice como un médico que hubiese mirado la garganta a un enfermo.
    • 1930 Chacel, R. Estación [1996] Esp (CDH )
      Tocando su aspereza, rechinando el yeso, borrando con el trapo seco igualmente, que me llenaba la garganta y los ojos del polvillo.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] 257 Ve (CDH )
      Se mordía el borde del traje, se acariciaba las manos, los ojos le ardían como si fuera a llorar, sentía un grueso nudo atravesado en la garganta.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )

      — Pa' mí, la suya, mal aconsejada por la vieja, qu'es muy logrera, le anda jugando susio. Ansina también lo cré tuito el mundo en la estansia. Ai'stá compadre, lo que teniba en la garganta. No quería desírselo por no disgustarlo. Si l'ofendo, perdone, lo hago por servirlo —y sus miradas pedían realmente perdón.

    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] Ar (CDH )
      La radio les lleva sonidos desarticulados de la garganta de las urbes cosmopolitas; y el vestido que encargan les sienta como a las madres los de antaño; admiran lo detestable e ignoran el resto.
    • 1934 Bombal, M. L. Última niebla [1997] Ch (CDH )
      Al entrar en el dormitorio, suelta la lámpara y vuelve rápidamente la cabeza a la par que una especie de ronquido que no alcanza a reprimir le desgarra la garganta.
    • 1935 Loynaz, D. M. Jardín [1992] Cu (CDH )
      El llanto ahogado, retenido largamente, le enronquece la voz y le hincha la garganta; luego, le sale deshecho, cuajado, entrecortado por prolongados hipos de asfixia.
    • 1937 Palés Matos, L. Tuntún [1978] PR (CDH )
      La noche es un criadero de tambores / que croan en la selva, / con sus roncas gargantas de pellejo / cuando alguna fogata los despierta.
    • 1938 Gorostiza, J. Muerte [1988] Mx (CDH )
      En la red de cristal que la estrangula, / allí, como en el agua de un espejo, / se reconoce; / atada allí, gota con gota, / marchito el tropo de espuma en la garganta / ¡qué desnudez de agua tan intensa, / qué agua tan agua, / está en su orbe tornasol soñando, / cantando ya una sed de hielo justo! /
    • 1938 Gorostiza, J. Muerte [1988] 82 Mx (CDH )
      Porque el tambor rotundo / y las ricas bengalas que los címbalos / tremolan en la altura de los cantos, / se anegan, ay, en un sabor de tierra amarga, / cuando el hombre descubre en sus silencios / que su hermoso lenguaje se le agosta, / se le quema —confuso— en la garganta, / exhausto de sentido; [...]. /
    • 1938 Villaurrutia, X. Nostalgia [1966] 52 Poesías Mx (CDH )
      [...] porque acaso la voz tampoco vive / sino como un recuerdo en la garganta / y no es la noche sino la ceguera / lo que llena de sombra nuestros ojos [...]. /
    • 1940 Cabral, M. Compadre Mon [2003] RD (CDH )
      / El trueno no lo sabe, / pero tú estás en al garganta ronca / de los tambores que enloquecieron / de tanto hablar de ti..., de los rugidos / del paso de tu sangre.
    • 1940 Cabral, M. Compadre Mon [2003] RD (CDH )
      Pedazo de sol chismoso, / erudito de garganta, / como no puede pensar, / canta.
    • 1940 Jardiel Poncela, E. Eloísa [1997] Esp (CDH )
      Yo esperaré con un nudo en la garganta.
    • 1943 Fdz Flórez, W. Bosque animado [1997] Esp (CDH )
      Y su ley es ciega, sorda e inútil, como un ídolo de piedra si no tiene a su lado una garganta que la recuerde y un arma que obligue al respeto.
    • 1943 Pellicer, C. Cedro [2002] Antología Mx (CDH )
      / Por mi garganta / verdelimones gotas adulan / sabor dorado que tiene estrías.
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] Pa (CDH )
      Mira al Mack irritada, pero no logra hablar, se le hace un nudo en la garganta; y su iracundia se disuelve en sollozos.
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] Pa (CDH )
      Se me oprimía la garganta quitándome el respiro y produciéndome un loco anhelo de gritar.
    • 1944 Casona, A. Dama [1996] Esp (CDH )
      Flotaba un humo ácido y espeso, que hacía daño en la garganta.
    • 1944 Casona, A. Dama [1996] Esp (CDH )
      ¿Qué es esto que me hincha la garganta y me retumba cristales en la boca?... *
    • 1945 Laforet, C. Nada [1997] Esp (CDH )
      Yo me sentía oprimida como bajo un cielo pesado de tormenta, pero al parecer no era la única que sentía en la garganta el sabor a polvo que da la tensión nerviosa.
    • 1945 Laforet, C. Nada [1997] Esp (CDH )
      Me apretaba a mí también un desconsuelo la garganta, como una soga áspera.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )
      El estudiante habló por decir algo, por despegarse un bocado de angustia que sentía en la garganta.
    • 1947 Pellicer, C. Canto [2002] 310 Antología Mx (CDH )
      Mirando el río de aquellas tardes / junté las manos para beberlo. / Por mi garganta pasaba un ave, / pasaba el cielo. /
    • 1947 Yáñez, A. Filo Agua [1992] Mx (CDH )
      [...] y hay un olor suyo, inconfundible, olor sudoroso, sabor salino, en los rincones de los confesonarios, en las capillas oscurecidas, en la pila bautismal, en las pilas del agua bendita, en los atardeceres, en las calles a toda hora del día, en la honda, pausa del mediodía, por todo el pueblo, a todas horas, un sabor a sal, un olor a humedad, una invisible presencia terrosa, angustiosa, que nunca estalla, que nunca mata, que oprime la garganta del forastero y sea quizá placer del vecindario, ronco placer de penitencia.
    • 1947 Yáñez, A. Filo Agua [1992] Mx (CDH )
      Los cuatro jinetes de las Postrimerías, gendarmes municipales, rondan sin descanso las calles, las casas y las conciencias. De profundis para lenguas y gargantas.
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Gu (CDH )
      ...Un sollozo, como estrella, la titilaba en la garganta.
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Gu (CDH )
      Cuando se es viejo, las arrugas de la tos de los años, que son peor que la sed, cierran la garganta, por eso es que los viejos hacemos como que chupamos, como que mamamos...
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] 803 Esp (CDH )
      Entretanto le pido el favor de que piense en los derechos de nuestras gargantas sedientas.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )

      Tragamos una saliva de acero, una saliva que nos dijo al pasar por la garganta: "Hay que ser valientes y saber ser hombres."

    • 1948 Sábato, E. Túnel [1986] Ar (CDH )
      Excepto la palabra María, pronunciada repetidamente, no atiné a decir nada, ni tampoco me habría sido posible: mi garganta estaba contraída de tal modo que no podía hablar distintamente.
    • 1948 Sábato, E. Túnel [1986] Ar (CDH )
      Lo miré por última vez, sentí que la garganta se me contraía dolorosamente, pero no vacilé: a través de mis lágrimas vi confusamente cómo caía en pedazos aquella playa, aquella remota mujer ansiosa, aquella espera.
    • 1949 Ayala, F. Cabeza cordero [1993] Esp (CDH )
      Recientemente lo ha hecho, ciñéndose a España, Ricardo Gullón (revista Realidad, de Buenos Aires, número 12, noviembre-diciembre 1948); y yo mismo, con particular referencia a la situación de los escritores emigrados, en Cuadernos Americanos, de México (número 1 de 1949); al tiempo que en la reciente Historia de la literatura española, de Ángel del Río, puede leerse también un último capítulo, «La Guerra Civil y sus consecuencias», que aprieta la garganta de pena, y más aún por el derroche de la buena voluntad que su autor ha puesto al redactarlo.
    • 1949 Ayala, F. Cabeza cordero [1993] Esp (CDH )
      Meto la llave en la cerradura (¡violación de secreto, señores!), abro, y ¡nada! Parecerá un chiste de mal gusto, una broma pesada: no había cosa alguna dentro del pupitre, nada en los cajoncillos laterales, nada en los compartimientos... ¡lo que se dice nada! * Debo confesar que me sorprendí a mí mismo todo agitado, con el corazón en un hilo y apretada la garganta.
    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] Esp (CDH )
      También al poeta, al ir a concluir su obra, cargado de dolor (cargado por la fluencia misma de todo el poema), se le hace como un nudo en la garganta.
    • 1952 Casaccia, G. Babosa [1991] Py (CDH )
      La caña estaba tibia por el calor y le producía escozor en la garganta.
    • 1952 Casaccia, G. Babosa [1991] Py (CDH )
      Quería decir algo, pero el miedo le hacía un nudo en la garganta.
    • 1929-1952 Cuadra, P. A. Tierra prometida [1952] 17 Ni (CDH )
      / Sin embargo, pocos metros después se abrieron los árboles en ronda / Y fuimos bañados por una mano de cal desmaterializada / Mientras aleteaba en mi garganta un miedo insufrible.
    • 1929-1952 Cuadra, P. A. Tierra prometida [1952] Ni (CDH )
      La Apaladial, ungüento de la garganta. / Buena para el amor.¡Muchacha: / cómprame la A! con su oración / mayor a Santa Clara, con el alba / y su azucena de olán. /
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      En medio del horror y del miedo que le anudaban la garganta.
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Durmiendo sobre las duras cañas de su tapesco imaginaba declaraciones pletóricas de fiebre amorosa, pero al contemplar a la muchacha venía el nudo aquel en su garganta, la congelación de su sangre, el temblor frenético de las manos y la mudez de tapia, la estúpida mudez de siempre.
    • 1947-1952 Mutis, Á. Primeros poemas [1992] Maqroll Co (CDH )
      [...] los grandes tubos por donde respira el océano, las playas en donde mueren los ríos que van a ninguna parte, los bosques en donde nace la madera de que está hecha la garganta de los grillos, el sitio en donde van a morir las mariposas oscuras de grandes alas lanudas con el color acre de la hierba seca del pecado.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] 108 Gu (CDH )
      El bejuco color café que ayudará a que el enfermo no se engusane de las heridas por ser camino de tabaco; el bejuco pinto que no permitirá que se le revienten los cordones con las fuerzas que ha de hacer cuando el dolor lo tenga estrangulado; el bejuco húmedo, de verde telaraña vegetal, para que no se le vaya a ir la lengua por la garganta; y el bejuco del ombligo de su madre.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] 136 Gu (CDH )
      Tatacuatzín tomó, encendida la piel de la cara, relumbrosos los ojos, electrizado el pelo al pasarle el licor por la garganta, que más que licor fue para sus adentros un escalofrío, un espeluzno que le llegó a la punta de los pies que conservaba tamaludos, como cuando era ciego y pedía limosna bajo el amate de Pisigüilito.
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] Cu (CDH )
      Un doloroso amargor se hinchó en mi garganta al evocar, a través del idioma de mi infancia, demasiadas cosas juntas.
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 128 Cu (CDH )
      Un olor a salmuera de abadejo se me atravesó en la garganta.
    • 1953 Mutis, Á. Elementos desastre [1992] Maqroll Co (CDH )
      En sus rosadas gargantas reposa el grito definitivo y certero.
    • 1954 Salarrué Trasmallo [1954] ES (CDH )
      Don Gabriel se acerca, chascándole las espuelas de fierro, y se empina el trago con práctico ademán; se aclara la garganta y se chupa el jocote de la "boca".
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] 149 Ar (CDH )
      Pero cuando vi surgir de la profundidad aquel cuerpo estriado de rojo, la cabellera apelmazada por un lodo pegajoso, el rostro salpicado de manchas que estaba vedado lavar y que debían borrarse por sí mismas, sentí que el asco me ganaba la garganta, y con él el horror de aquellos ambiguos cultos subterráneos.
    • 1956 Schz Ferlosio, R. Jarama [1994] Esp (CDH )
      Empinó la botella de vino y se dejó caer en la garganta un chorro largo y profundo.
    • 1956 Schz Ferlosio, R. Jarama [1994] Esp (CDH )
      Fernando se echaba el vino a la garganta, con un reflejo de sol en el cristal y en los brazos alzados.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      Yo levanté el vaso con ambas manos y, tras dos o tres pausas, vacié toda la chicha en mi garganta.
    • 1958 Martín Gaite, C. Visillos [1958] Esp (CDH )
      Siempre aquella cosa en la garganta, como un latido apresurado que entorpecía las primeras palabras.
    • 1958 Martín Gaite, C. Visillos [1958] 229 Esp (CDH )
      Tenía un nudo en la garganta mirando a papá que se comía en silencio las patatas. Luego se puso a hablar de un señor que va al Casino y decía que no sabe jugar al mus, que le toman el pelo todos en la partida. Tenía un humor neutro, no nos miraba a ninguna para hablar. Me lo sentía más lejos que nunca y me parecía imposible poder hablarle, pero estaba segura de que me iba a atrever. En la sobremesa hizo un solitario y yo estaba enfrente, callada. Luego cogió el periódico y dió las buenas noches.
    • 1960 Benedetti, M. Tregua [2001] Ur (CDH )
      Llegué a casa despeinado, con la garganta ardiendo y los ojos llenos de tierra.
    • 1960 Benedetti, M. Tregua [2001] Ur (CDH )
      La verdad: tenía un nudo en la garganta.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Un suspiro se le rompió en la garganta.
    • 1961 Benedetti, M. Poemas Hoyporhoy [1990] Ur (CDH )
      No es ninguna molestia / explicarle qué pienso / del infinito / el infinito es / sencillamente / un agrio viento frío / que eriza las mucosas / la piel / y las metáforas / le pone a uno en los ojos / lágrimas de rutina / y en la garganta un nudo / de sortilegio / seguramente usted ya se dio cuenta / en el fondo no creo / que exista el infinito.
    • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] 151 Esp (CDH )
      ¿Y por qué ahorcados los que de tal guisa penden? ¿Y con qué ahorcados? ¿Acaso con el cordón vivificante por donde sangre venosa aerificada y sangre arterial carbonificada burbujeantemente se deslizan? ¿Puede ser ahorcado por el ombligo el tierno que todavía no utiliza la garganta para sus funciones aéreas del gritar, respirar, toser, llorar, sino para lentas ingestiones apenas si descubribles del mismo líquido sobre el que la vida flota? Oscilantes, tres y tres, los murciélagos descienden a posarse sobre los mismos cuernos que son motivo de fascinación.
    • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] Esp (CDH )
      «Laura en seguida me lo nota. Has estado de servicio. Y es que no lo aguanto, se me hunden los ojos y tardo tres días en reponerme. Tomaré otra píldora. Gracias a que sé tomar las píldoras sin agua y no como esos que se atragantan. A lo mejor es que tienen la garganta atrofiada. Y ya me está viniendo el latigazo a la cabeza. Tengo que convencerla de que en Alicante, tomando el sol en la tripa. »
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 15 Cu (CDH )
      Un olor a azufre apretó la garganta de Esteban, congestionándole los ojos y haciéndole estornudar.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 32 Cu (CDH )
      Pero algo asombroso ocurría al enfermo: de largos y agudos, los silbidos que le llenaban la garganta pasaban a ser intermitentes, cortándose a veces durante unos segundos.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 113 Ar (CDH )
      Algo se me anudó en la garganta: nubláronseme los ojos, y el rey Baltasar desapareció de la cúspide de la pirámide, como desaparecieron sus acompañantes y toda la gimnástica arquitectura que poblaba al cortile de trémulas construcciones.
    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] Ar (CDH )
      Pero si no los buscara, ¿qué es esto? Oh mi amor, te extraño, me dolés en la piel, en la garganta, cada vez que respiro es como si el vacío me entrara en el pecho donde ya no estás.
    • 1965 Elizondo, S. Farabeuf [2000] 131 Mx (CDH )
      Hubiera yo gritado, tal vez, si la presencia mutilada de aquel recuerdo, de aquel ser presentido, no hubiera ahogado el espanto en mi garganta con sólo su mirada.
    • 1965 Mutis, Á. Trabajos [1992] 93 Maqroll Co (CDH )
      / Tiendes tus manos al seco vacío del mundo, / rasgas la piel de tu garganta, / saltan tus dulces ojos de otros días / y por última vez tu pecho se alza / en un violento esfuerzo por librarse / del peso de la losa que te espera.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Después de aquella gritería forzosa, el candidato se puso de pie, repechado, miró a su rededor con altivez, llevó sus manos a la cintura, se rascó la garganta con un remedo de tos y comenzó a hablar:
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Amarú le recibió con rencor, casi agresivo, como a un enemigo; pero supo guardarse la palabra insultante que quiso explotar en su garganta.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Todos lo miraban con envidia, y mientras Juan hincaba sus dientes fuertes en las carnes blancas y blandas, a ellos se les anudaban los frijoles negándose a pasar por sus gargantas.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      Esperaba oír su nombre para responder presente y el grito se estranguló en su garganta.
    • 1962-1966 Plá, J. Espejo [2003] Espejo y canasto Py (CDH )
      Eso pasó, sin embargo; el nudo de la garganta se cortó un día de primavera, y Berta y Celia cantaron, otra vez.
    • 1962-1966 Plá, J. Espejo [2003] Espejo y canasto Py (CDH )
      Cómo puede en un cuerpo muerto haber tanta amargura desbordando la garganta, oxidando la lengua? Se oye otra vez la motocicleta: un coche detrás: luego, como si un cuerpo enorme se introdujese en la casa desquiciando sin rumor puertas y descuajando tabiques.
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 28 Esp (CDH )
      Al intruso sólo lo vio una vez más; demacrado y sin afeitar, sentado en el taburete de la cocina sostenía con la mano la punta de la persiana para espiar la calle; jadeaba con mucha violencia y en cada expiración salía de su garganta un silbido ridículo y monótono.
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] 179 Cu (CDH )
      Traté de hacerle entender que el bastón era mío, por señas, pero no lograba más que hacer unos ruidos extraños con su garganta por toda respuesta.
    • 1967 Ruiz Iriarte, V. Muchacha [1968] 319 Esp (CDH )
      Ahora me estoy muriendo de vergüenza, y si pudiera me daría de bofetadas... (Escapa. Llega hasta el mirador.) Por cierto, ¿dónde está ella? ¿Dónde has dejado a Belén? ¿En el hotel? (Poco a poco, otra vez la garganta se le va inundando de lágrimas.)
    • 1967 Ruiz Iriarte, V. Muchacha [1968] Esp (CDH )
      (Leonor, que en este momento está rodeada por las tres chicas, las mira en silencio de una en una con los ojos muy abiertos. Es una mirada infinita, angustiosa... Y de pronto, un sollozo le brota en la garganta.)
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      El timbre volvió a sonar; algo le raspaba la garganta, Emilio tosió y le tendió la mano:

      — Hasta la vuelta, Marcelo —le sonreía.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      Emilio alzó el vaso y contempló el líquido al trasluz: era algo aceitoso y podría dejarlo correr sobre esa cosa áspera que sentía en la garganta.

    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] 156 Esp (CDH )
      Entonces hablaría como la prima Emilita —gua, gua—, que la tienen que operar de la garganta.
    • 1969 Monterroso, A. Oveja negra [1969] Gu (CDH )
      Allá en tiempos muy remotos, un día de los más calurosos del invierno el Director de la Escuela entró sorpresivamente al aula en que el Grillo daba a los Grillitos su clase sobre el arte de cantar, precisamente en el momento de la exposición en que les explicaba que la voz del Grillo era la mejor y la más bella entre todas las voces, pues se producía mediante el adecuado frotamiento de las alas contra los costados, en tanto que los Pájaros cantaban tan mal porque se empeñaban en hacerlo con la garganta, evidentemente el órgano del cuerpo humano menos indicado para emitir sonidos dulces y armoniosos.
    • a1969 Pellicer, C. Cosillas [2002] 357 Antología Mx (CDH )
      / Hay palabras y estrellas / en su garganta.
    • a1969 Pellicer, C. Virgen Soledad [2002] Antología Mx (CDH )
      / Tu soledad sin horizonte alcanza / la original potencia elemental, / y el pálido perfil que perece en tu manto / me seca la garganta con el llanto olvidado / en la mitad del desierto.
    • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] Pe (CDH )
      No puedo, decía él, estoy enfermo, y ella ¿de qué estás enfermo? Trinidad se metía el dedo a la garganta hasta que le venían arcadas y vomitaba: cómo iba a buscar trabajo si estaba enfermo.
    • 1970 Bryce Echenique, A. Julius [1996] Pe (CDH )
      La Selvática, que andaba por ahí, hizo un ruido con la garganta y se retiró, a Vilma se le derramó un poco de café.
    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] Ch (CDH )
      [...] Jerónimo y entonces, sólo entonces, él se olvidará de mí y me dejará regresar al montón de basura a que pertenezco, porque mi mirada es lo único que le interesa, prescindió siempre de todo lo demás pero no de mi mirada, dolorida, nostálgica, envidiosa, lo demás de mi persona no le importaba nada, nada, nada, esa palabra delatora que se me había escapado iba quemándome la garganta.
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 38 Esp (CDH )

      [...] : reteniendo apenas la saliva cuando depositas el macizo cadáver de un tábano y zas!: consummatum est: roto el impecable endecasílabo, emborronado el rotundo terceto!: ahogando en la garganta el grito de Tarzán: [...].

    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] Esp (CDH )

      [...] agarrándole de la cabeza con una mano y levantándose la falda con la otra: obligado (él?) a penetrar en el virgiliano antro: dejando atrás monte de Venus, labios, himen, clítoris y orificio vaginal para internarse en la oblicua garganta abierta en la excavación pelviana y recorrer minuciosamente las caras anterior y posterior y sus dos bordes y extremidades: antes de cruzar el istmo del útero y adentrarse en una dilatada cavidad en forma de pera, con la base hacia arriba y la parte delgada hacia abajo, colarse en las trompas de Falopio y sus meandros interiormente tapizados de un mullido epitelio vibrátil, avanzar por el tubo visceral que progresivamente se ensancha hasta formar el pabellón de la trompa: [...].

    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Al darse cuenta de que era observado, sonrió pegando los labios a la cara peluda, erizando bigotes de cucaracha, y dejando escapar una suerte de soplido que le salía de la garganta.
    • 1971 Aub, M. Gallina ciega [1995] Esp (CDH )
      ¿Qué nudo en la garganta, como dicen?
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      Loca —denegué, y Mary continuó, anudada la garganta de lágrimas—, loca, como nos ponemos locas las mujeres que no somos locas y que nunca hemos hecho locuras.
    • 1972 Puig, M. Boquitas [1994] 67 Ar (CDH )
      Una hora después sintió picor en la garganta, reprimió la tos y buscó con la mirada al mozo: el segundo pocillo de café no llegaba.
    • 1972 Puig, M. Boquitas [1994] 67 Ar (CDH )
      El picor de la garganta recrudeció.
    • 1972 Shimose, P. Quiero escribir [1988] Bo (CDH )
      / Bolivia, / se me hace un nudo en la garganta, / se me hielan las manos de señalar el alba.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 316 Esp (CDH )
      Cuando entraron, el dueño comentaba con La Tabla Redonda la muerte súbita de Pepe, el camarero, que la había palmado sin previo aviso la noche antes, nada más que llegar a casa y meterse en cama: le diera una cosa en la garganta, que le ahogaba, le ahogaba, y le ahogó.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] Ec (CDH )
      Sonrió garganta adentro.
    • 1973 Edwards, J. Non grata [1973] 284 Ch (CDH )
      Las palabras del bautismo, cuyo sentido comprendí por primera vez, me produjeron una emoción extraña, que me formó un nudo en la garganta.
    • 1974 Saiz, G. Princesa [1974] 228 Mx (CDH )
      Yo me aclaré la garganta con una tosecita y después con dos tragos de té de manzanilla y comencé...
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] Ar (CDH )
      Pero sólo pudo contemplarlo en silencio, con la garganta dolorida, a través del ruido y la gente.
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] Ar (CDH )
      Así que en seguida constituyó la cancer kelvinator inc., a iniciativa de H. B. Needham, presidente del directorio de la South-Kelvinator de East Hartford, Connecticut, con la cooperación del señor William W. Sebeson, ex presidente de la Majestic Television Co., de New Jersey (cáncer de hígado) y de Sam Kaplan, gerente de comercialización de la Movies Co. de Los Ángeles, California (cáncer de garganta).
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 47 Esp (CDH )
      Cada vez que la veía girar y voltear en el vacío, a punto de caer y estrellarse contra la sucia pista de aquel desangelado cabaret, un gemido se ahogaba en mi garganta y maldije los turbios senderos que la llevaron a desempeñar aquella peligrosa y marginada profesión de saltimbanqui en un local obsceno y viciado por todo lo bajo y malo de este mundo.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 78 Esp (CDH )
      Que el aire enrarecido por emanaciones viciosas me corroía la garganta.
    • 1975 Umbral, F. Mortal y rosa [1995] Esp (CDH )
      Cualquier postura es buena, y el dormir le sorprende siempre yendo a hacer algo, en ademán de tirarle a la luz de su túnica o apresar el agua por la garganta.
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] Ar (CDH )
      — Es lo único de él que me puedo guardar, adentro mío, en la garganta lo tengo, y me lo guardo para mí.
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] Ar (CDH )

      — Adentro del pecho, y en la garganta... ¿Por qué será que la tristeza se siente siempre ahí?

      — Es verdad.

    • 1976 Revilla, B. Guatemala: Terremoto pobres [1976] Gu (CDH )
      Cualquier caso que se presentara con síntomas de fiebre, tos, dificultades para respirar, dolor en el pecho, garganta, cabeza, etc., debía reportarse cuanto antes a los centros de salud más próximos.
    • 1976 Revilla, B. Guatemala: Terremoto pobres [1976] 166 Gu (CDH )
      O, también, porque se ahogaba y la tierra le estaba entrando ya por la garganta y su lengua no daba abasto para escupirla.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Ve (CDH )
      Sintió seca la garganta.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 28 Mx (CDH )
      Y luego vendría el azul, tendiéndose de rama en rama: un azul de turbión, espumoso como un pastel, que al diluirse con el rosa de las rosas, daba un violeta de genciana del que echaba mano la tía Luisa para darnos toques en la garganta y colorearnos las amígdalas en su jugo de estafilococos.
    • 1977 Vargas Llosa, M. Tía Julia [1996] Pe (CDH )
      Un ruido que no parecía únicamente de la garganta sino también de la barriga, el corazón, el alma.
    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] Bo (CDH )

      Cuando me desperté como de un sueño, había estado tragándome un pedazo de mi diente. Lo sentí aquí en la garganta. Entonces noté que el tipo me había roto seis dientes.

    • 1978 Fdz Santos, J. Extramuros [1994] Esp (CDH )
      Un nuevo mal, hijo de aquel que nos atormentaba, vino a diezmarnos tan recio y apretado que comer era dolor harto grande y aun el agua del pozo, poca y escasa, era preciso templarla para que no abrasara la garganta.
    • 1978 Fdz Santos, J. Extramuros [1994] Esp (CDH )
      Su imagen, su memoria, su voz que a veces resuena en el claustro, charlando, dialogando con las otras, me deja seca la garganta, las rodillas vacías y las manos tan yertas que es imposible volverlas a juntar, sobre mi pobre cuerpo castigado.
    • 1978 Galeano, E. Días [1979] Ur (CDH )
      Antes de que el mal se le subiera a la garganta, Milton me habló unas cuantas veces del reportaje que le había hecho.
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      GALGANTA "garganta" [Lo 602] [Na 502, 501]
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] Cu (CDH )
      Yo dudé y entonces Borunda abrió más la boca y metió toda mi cabeza dentro de ella, y así pude ver su campanilla rodeada de murciélagos que volaban desde el velo del paladar hasta la lengua, se posaban sobre los dientes dando chillidos suaves y luego se perdían, alojándose en lo más oscuro de la garganta, donde se colgaban a las paredes del paladar y se quedaban dormidos al son del resuello del dueño de la vivienda, resuello que algunas veces era tan fuerte que los balanceaba y los despedía hacia afuera por las ventanas de la nariz.
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] Cu (CDH )
      En fin, que me quedé siempre con el manuscrito bajo el brazo... Además —dijo, y ahora su voz sonaba como si chocase con las piedras y se hiciese pedazos antes de salir de la garganta—, la maldad abunda tanto como los ignorantes, y la envidia, que siempre está en lo más alto, echa abajo a todo el que ha logrado conquistar lo que ella no pudo.
    • 1955-1980 Rulfo, J. Pedro Páramo [1992] Mx (CDH )

      — Trago saliva espumosa; mastico terrones plagados de gusanos que se me anudan en la garganta y raspan la pared del paladar... Mi boca se hunde, retorciéndose en muecas, perforada por los dientes que la taladran y devoran.

    • 1981 Bryce Echenique, A. Martín Romaña [1995] Pe (CDH )
      Recién entradito a la plaza principal y ya me estoy topando con tres Hemingways igualitos al que había muerto de un tiro a la garganta.
    • 1981 Bryce Echenique, A. Martín Romaña [1995] 179 Pe (CDH )
      No se podía vivir sin tener nada que hacer y recibiendo mensualmente un cheque de su mamá en la oficina del Banco de Bilbao, con el pretexto de haber estudiado medicina varios años, y de tener un bultito peligroso en la garganta.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] RD (CDH )
      Fue entonces cuando Rendón, preteritado por un minúsculo componente X alojado en el cuello, regurgitó platerescamente, sacando de su garganta vieja y cancalapiedrosa, un resuello, porque habíase escuchado un timbre de teléfono, confundible, para el juez, con el timbre de su reloj despertador.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      El médico de la familia, el gordo y afable doctor Cuevas, intentó curarle el silencio con píldoras de su invención, con vitaminas en jarabe y tocaciones de miel de bórax en la garganta, pero sin ningún resultado aparente.
    • 1982 Benedetti, M. Primavera [1994] 107 Ur (CDH )
      Algunos días nos contagiábamos de esa congoja provisional, pero a veces se convertía imprevistamente en la sal de la jornada, sencillamente porque no teníamos motivos personales para la hipocondría, y entonces, aunque a vos a veces se te humedecieran los ojos verdes y a mí se me formara un nudo en la garganta, siempre éramos conscientes de que no había causas concretas para la tristeza, salvo las congénitas, las que vienen adscriptas al mero hecho de vivir y morir.
    • 1982 Benedetti, M. Primavera [1994] 125 Ur (CDH )
      Sí, por cálculo. Siempre observé que mientras lo negás todo, si te obstinas en decir que no y que no con la cabeza, con las manos, con los labios, con los ojos, con la garganta, los tipos igual te dan como en bolsa, claro, pero a veces notas que en el fondo sospechan que les estás diciendo la verdad, o sea que no sabes nada de nada; ah pero en cambio si flaqueas y decís una cosa mínima, una pavada que acaso no les sirva para nada y con la que no jodés a nadie, entonces la actitud cambia, porque a partir de ese momento creen que sabés muchísimo más, y ahí sí que te amasijan, se ensañan con vos.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )
      ¿Y los de ámbar no preservan de los dolores de garganta y de los sortilegios? Aunque no... para eso, para contrarrestar los hechizos, estamos los escarabajos, sin diferencias materiales; también los de turquesa, los de cornalina; los de cuarzo, los de basalto, los de obsidiana, los de rojo y sardónice y cristal y marfil y cerámica, todos, todos los escarabajos, patrocinados por Ptah, dios de los artesanos, y por Hathor, diosa de los orfebres y de los mineros, y superando a la escarabea estirpe, el Escarabajo de lapislázuli, el egregio, azul como el famoso mar.
    • 1982 Pitol, S. Juegos florales [1985] Mx (CDH )
      De tarde en tarde lo abatía alguna racha de depresión; un mínimo dolor de garganta, una jaqueca o una carga bronquial lo tendían varios días en la cama, sin levantarse más que para comer algún bocado y prepararse innumerables tazas de café.
    • 1982 Pitol, S. Juegos florales [1985] 126 Mx (CDH )
      Una mañana el pequeño despertó muy agitado, temblaba como una hoja, no podía hablar, se señalaba la garganta; tenía la mirada fija ya en otra parte.
    • 1983 Pombo, Á. Héroe Mansardas [1990] 105 Esp (CDH )
      Y contar la verdad, recordó Kus-Kús, ahora, al tiempo que una repentina oleada de amargura le agarrotaba la garganta, contar la verdad, según tía Eugenia, era de mal gusto, de muy mal gusto, en Bariloche.
    • 1985 Alatriste, S. Por vivir [1985] Mx (CDH )
      A mí se me hizo un nudo en la garganta, ¿qué o quién, nos volvería a hacer creer que todo seguía intacto? Fidencio se acercó hasta el Peneque, lo abrazó y mirando hacia la tumba, dijo que siempre guardaríamos en la memoria la felicidad contagiosa de la que hoy se nos iba, y que Doroteo, declamador oficial de la familia, desde entonces recitaría solamente por ella.
    • 1985 Borges, J. L. Conjurados [1985] Ar (CDH )
      Furtivo y gris en la penumbra última, / va dejando sus rastros en la margen / de este río sin nombre que ha saciado / la sed de su garganta y cuyas aguas / no repiten estrellas.
    • 1985 Borges, J. L. Conjurados [1985] Ar (CDH )
      La frescura / del agua elemental en la garganta.
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] Gu (CDH )
      Escucho los pasos de la luz y la sangre haciéndose palabra o nudo de anhelo en la garganta.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] Co (CDH )
      El joven médico bajó por la pasarela vestido de alpaca perfecta, con chaleco y guardapolvos, con una barba de Pasteur juvenil y el cabello dividido por una raya neta y pálida, y con dominio bastante para disimular el nudo de la garganta que no era de tristeza sino de terror.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] 155 Co (CDH )
      Le tomó el pulso desde el exterior de la ventana, le hizo sacar la lengua, le examinó la garganta con una espátula de aluminio, le miró por dentro el párpado inferior, y cada vez hizo un gesto aprobatorio.
    • 1985 Sampedro, J. L. Sonrisa etrusca [1995] Esp (CDH )
      Le apetece, sobre todo, un largo, largo trago de vino, pero del tinto de allá, recio y áspero, para gargantas de hombre;
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      Mi padre no decía nada sino que, entre los silencios de la pregunta repetida de mi madre, carraspeaba limpiándose de la garganta imaginarios gargajos de embarazo y Franqui sonreía su sonrisa sabia; él sabía dónde yo estaba.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] 280 Cu (CDH )
      Probé, pero mi lengua se ha hecho para hablar y, aparte de la excesiva salida, al instante tuve un pelo, apropiadamente llamado pendejo, largo, entre los labios, dentro de la boca, atravesado en la garganta como una espina suave obligándome a hacer ruidos odiosos, groseros en sociedad, y retiré mi cara de su máscara para ver, enormes a mis ojos miopes, los grandes labios y el clítoris, y recité: «Señora, hay dos leopardos pardos debajo de un junípero», antes de ponerme la barba de nuevo.
    • 1986 García Ramis, M. Felices días [1995] PR (CDH )
      Al otro día le dije a Mami que me sentía mal de la garganta, que no podía ir a la escuela, que tenía fiebre.
    • 1986 Skármeta, A. Cartero Neruda [1996] 59 Ch (CDH )
      Una semana anduvo Mario con las metáforas atragantadas en la garganta.
    • 1986 Soriano, O. Rendido león [1987] 25 Ar (CDH )
      Salió de la oficina erguido, sudando, con la garganta seca, pero colmado de orgullo.
    • 1986 Soriano, O. Rendido león [1987] Ar (CDH )
      Varias veces miró su nombre en la etiqueta de la valija y lo repitió con la garganta apretada.
    • 1988 Aguilera Malta, D. Pelota [1988] Ec (CDH )

      Juan Ángel le respondió mecánicamente. Dio media vuelta. Empezó a caminar como un zombie. Algo le apretaba la garganta.

    • 1975-1988 Istarú, A. Estación Fiebre [1991] 109 CR (CDH )
      [...] lo miraba tristísima afligida / es la aflicción más tonta / rellena como estaba con su savia / quise rodar / morder las sábanas cobrarle / al plácido colchón esa aspereza / en fin no hubo convenio / todo mi amor como una sopa fría / traté de hacer maletas / de decirle cubriéndome los pechos / —mas no puede— / mi ramito de clavos en la boca / y antes de irme / de arrojarme de cabeza al desconsuelo / el hombre dijo sería tan bueno repetible / volvamos a esta cita(el gato frente al trozo suculento) / completamente chic sonrientemente / y yo y el toro escalando mi garganta / furiosa intermitente pequeñita / pensando / cuán pésima gerencia de mi afecto / y antes de dar a probar la flor del muslo / mirar si posterior fatal posible / la horrible maquinita de los hielos / interpuesta [...]. /
    • 1988 Millás, J. J. Desorden [1994] Esp (CDH )
      Sin embargo, mientras se afeitaba con una lentitud que no correspondía a día laborable, detectó en la garganta y en el pecho dos focos de dolor desde los que la enfermedad se expandía por el resto del cuerpo, haciendo estragos en todo su sistema muscular.
    • 1988 Millás, J. J. Desorden [1994] Esp (CDH )
      Entre tanto, tragaba saliva una y otra vez para calcular el estado de su garganta.
    • 1988 Mutis, Á. Ilona [1988] Co (CDH )
      Al entrar al camarote nos recibió un intenso olor a pólvora que picaba en la garganta.
    • 1988 Mutis, Á. Ilona [1988] 34 Co (CDH )
      Luego, se limitó a comentar: «Claro, ya lo entiendo, vamos a Cristóbal porque a Panamá no hay que pensarlo. No debe tener dinero para pagar los derechos del Canal. A Panamá iremos en tren y por nuestra cuenta.» Una risa desmayada trató de abrirse paso por su garganta pedregosa de empecinado fumador de tabacos anónimos y execrables.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] Mx (CDH )
      Ella sentía que el esófago se le cerraba fuerte, muy fuerte, incapaz de poder deglutir alimento alguno, hasta que su madre le propinaba un coscorrón que tenía el efecto milagroso de desbaratarle el nudo en la garganta, por la que entonces se deslizaba el huevo sin ningún problema.
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      Cuando ella se acercaba (no necesitaba verla, porque su cercanía era anunciada por un súbito dolor de muelas que le bajaba al estómago, en tanto que el estómago se le venía a la garganta y el corazón se le iba por la boca), encendía tabaco y se escondía detrás de un libro.
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      Gregorio se emocionó de verdad y sintió en la garganta las tenazas de la culpa.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      El aguardiente de caña le quemó la garganta y devolvió la botella con una mueca.
    • 1990 Vázquez Montalbán, M. Galíndez [1993] Esp (CDH )
      Y todos se ríen porque te ha salido la palabra cojones más desgarrada de lo que es, como si al pronunciar la jota te hubiera arrancado la piel de la garganta.
    • 1991 Peri Rossi, C. Babel Bárbara [2005] Ur (CDH )
      Tu placer es lento y duro / viene de lejos / retumba en las entrañas / como las sordas / sacudidas de un volcán / dormido hace siglos bajo la tierra / y sonámbulo todavía / Como las lentas evoluciones de una esfera / en perpetuo e imperceptible movimiento / Ruge al despertar / despide espuma / arranca a los animales de sus cuevas / arrastra un lodo antiguo / y sacude las raíces / Tu placer / lentamente asciende / envuelto en el vaho del magma primigenio / y hay plumas de pájaros rotos en tu pelo / y muge la garganta de un terrón / extraído del fondo / como una piedra.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      Sintió el humo del tabaco caminando por la garganta.
    • 1993 Fdz Retamar, R. Encanecer [2000] Aquí Cu (CDH )
      / Y alivia penas, siembra certidumbres tan imprescindibles / como imposibles, / Porque al cabo La Sin Ojos puede más y nos arrastra / hueco abajo, / Detiene corazones de verdad, inflama riñones, desgarra / El estómago, el hígado, la garganta, el pulmón, / Pulveriza columnas y castillos, confunde / A la pobre jactanciosa ave a la cual rompe la brújula que / señala entonces los cuatro puntos cardinales a la vez / Y no puede impedir que irrumpan pensamientos no / pensados, / Ruidos fétidos en la cinta de la sonata cristalina.
    • 1993 Ferré, R. Batalla vírgenes [1993] PR (CDH )
      El recuerdo le hizo sentir de pronto un nudo en la garganta y se le hizo difícil mirar de lleno a su madre.
    • 1993 Fuentes, C. Naranjo [1993] Mx (CDH )
      Libro el paso al sofoco de mis pulmones, a la ceguera de mi mirada, al ahogo de mi garganta y al zumbido de aves agoreras que se estrellan en mis tímpanos como las águilas contra la sierra durante la campaña de invierno de Escipión mi abuelo.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cu (CDH )
      Como a todo general en trance difícil, a éste se le paralizó la digestión (langosta Thermidor, el plato preferido de la armada), se le hizo un nudo en la garganta y otro en el bajo vientre y apenas si pudo proferir el consabido "Ayúdame, Dios mío".
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cu (CDH )
      Me debato entre calzoncillos y camisetas en remojo, pero he tomado el té de las mil gotas rojas en la garganta y el vino de polen de cien rosas, savia de mil plantas, médula de unicornio y leche de fénix.
    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] Mx (CDH )
      Veo cómo una vena, en un gesto excepcional, bebe del agua a tragos, como si fuera la garganta sedienta de un polluelo.
    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] Mx (CDH )
      Pedro de Ocejo me había dejado en la noche agua para beber, frutas, una rebanada de queso que encontró intactas en la noche, excepto el agua, de la que sí había dado buena cuenta, pues me quema la sed en la garganta hasta en sueños.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] Mx (CDH )
      Las palabras se le confundían, las olvidaba, se le hacían bolita en la garganta.
    • 1995 Adoum, J. E. Ciudad sin ángel [1995] 49 Ec (CDH )
      Y él sin poder decir eso que se le formaba en la garganta y bajo el vientre cuando la veía de cerca, sin poder decirle nada, "Nada, señorita", dijo.
    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] 98 Pa (CDH )
      Entre nubes de incienso y cánticos melodiosos transcurrió la ceremonia casi como un sueño, mientras que Helena, emocionada, trataba de ahogar un sollozo en el fondo de su garganta.
    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] 204 Pa (CDH )
      Rebusqué palabras y argumentos, sin mencionar situaciones específicas, pero siempre quedaba el sabor amargo de mi resentimiento prendido a la garganta. /
    • 1995 Contreras, G. Nadador [1995] 69 Ch (CDH )
      Se abrió la puerta, se oyó el perfecto tosido de quien se aclara la garganta luego de haber guardado silencio durante mucho rato, y acto seguido una mujer de una edad y un tipo semejantes al de su propia mujer salió del gabinete.
    • 1995 Contreras, G. Nadador [1995] Ch (CDH )
      Un ajuste de cuentas final y punto —replicó Max, echándose luego un gran sorbo a la garganta—.
    • 1995 Donoso, J. Morir elefantes [1995] Ch (CDH )
      La emoción trepó con un górgoro por la garganta de Gustavo: lo conmovía considerar las posibles aventuras de la Ruby y su tetera.
    • 1995 Montero, M. Tú Oscuridad [1995] Cu (CDH )
      Más tarde volvió a quejarse, y de vez en cuando, desde la garganta, le salía aquel hervor podrido de burbuja, algo medio parecido al canto de la rana.
    • 1995 Montero, M. Tú Oscuridad [1995] Cu (CDH )
      Se me hizo un nudo en la garganta para explicarle que lo de las hormigas debajo de la piel era señal de que él había tomado el que llevaba sapo.
    • 1995 Villena, L. A. Burdel Byron [1995] Esp (CDH )
      Esa ejecución —diría Byron— me dio sudores fríos y me secó la garganta, y me vino un temblor que casi me impedía sostener los gemelos... Dios debía de ser entonces un carnicero que, en el mercado, en un tenderete sucio, exhibe piernas sanguinolentas, desolladas... Quizá pasé por alto y no le dije lo que cautivó a Byron la historia del dogo Marino Faliero, que fue decapitado —tras una vida de prestigio— cuando tenía ochenta años.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      — Yo más bien un whisky para matar las bacterias de la garganta —dijo Cristina.
    • 1996 Santiago, E. Sueño América [1996] PR (CDH )
      Ver a su madre desde arriba, pequeña y vulnerable, hace palpitar su corazón más rápido de lo que debe y se le forma un nudo en la garganta que amenaza estrangularla.
    • 1996 Santiago, E. Sueño América [1996] PR (CDH )
      Ester expresa su desaprobación haciendo ruidos con la garganta.
    • 1998 Gamboa, S. Páginas vuelta [1998] Co (CDH )
      Coge la botella y sube corriendo a su cuarto, se tira en la cama dando sorbos larguísimos que le queman la garganta.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] Mx (CDH )
      Von Sievers trató de aclararse la garganta.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] Mx (CDH )
      Bien —Von Neumann se aclaró la garganta con un trago de whisky—, según entiendo, existen dos tipos de juegos: los de «suma cero» y los que no lo son.
    • 2000 Quesada, R. Big Banana [2000] Ho (CDH )
      — Sí, siento la garganta reseca.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] 21 Pe (CDH )
      Llegado el glorioso instante, en la gran casa rosada de Mamá Julia, aturdida por los militares, señoras, ayudantes, delegaciones que atestaban jardines, cuartos, pasillos, sobrecogida de emoción, ternura, al dar un paso adelante, apenas a un metro de la anciana que le sonreía con benevolencia desde su mecedora, con el ramo de rosas que acababa de entregarle la superiora, se le cerró la garganta y su mente quedó en blanco.
    • 2001 Cercas, J. Soldados Salamina [2002] Esp (CDH )
      Recuerdo que en aquel momento pensé en mi padre, y que el hecho me extrañó, porque hacía mucho tiempo que no pensaba en él; sin saber por qué, sentí un peso en la garganta, como una sombra de culpa.
    • 2001 Cercas, J. Soldados Salamina [2002] 102 Esp (CDH )
      Porque imagina con razón que sus perseguidores le imaginan alejándose cuanto le sea posible de ellos, decide guarecerse allí, relativamente cerca del claro, encogido, jadeante, empapado y con el corazón latiéndole en la garganta, tapándose como puede con hojas y barro y ramas de pino, oyendo los tiros de gracia sobre sus desdichados compañeros de grupo y luego los ladridos acuciantes de los perros y los gritos de los carabineros apremiando a los soldados a dar con el fugitivo o los fugitivos (porque Sánchez Mazas aún ignora que, contagiado por su impulso irracional de huida, también Pascual ha logrado escapar a la matanza).
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] 179 CR (CDH )
      Solo yo vi el cogote de mi tía moverse cuando el pedazo le bajó por la garganta.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] CR (CDH )
      El Gran Astrólogo se puso de pie limpiándose a la vez la garganta.
    • 2002 Aira, C. Varamo [2002] 44 Ar (CDH )
      Pero no le resultaba fácil hablar: el hedor le cerraba la garganta, y le hacia arder los ojos, de los que empezó a manar un río de lágrimas.
    • 2002 Bryce Echenique, A. Huerto Amada [2002] Pe (CDH )
      ¿Y por qué? —le preguntaban, una y otra vez, los mellizos, con unas gargantas operadísimas de algo atroz en las cuerdas vocales, para que ellas no se fueran a enterar, no vaya a ser...
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] 162 Ar (CDH )
      Prefiero —más allá de súbitas tentaciones que de vez en cuando me golpean como esos imprevisibles huracanes del Caribe— esta plácida cadena perpetua que me obliga a subir a un escenario, aclarar mi garganta una vez más, oír mi propia voz como si fuera la de otro diciendo una y otra vez, hasta el fin de los tiempos, «Benjamín Federov ha muerto».
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] 90 Co (CDH )
      Asustada, levantó las manos, pero el grito se le quedó en la garganta cuando reconoció la letra del sobre.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Lo había sorprendido un malestar en la garganta que fue diagnosticado como un cáncer terminal, y apenas si tuvieron tiempo de llevarlo a Santa Marta para morir.
    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] Bo (CDH )
      Cuando los guardias dieron parte del hallazgo al oficial; las gargantas de los detenidos se abrieron en gritos: "¡Viva el pueblo libre!" Y otros.
    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] Bo (CDH )

      Volvían en silencio luego de haber gozado de la cascada; estaban cansados, se sentaron sobre una piedra, las palabras también reposaban en sus gargantas, el viento y las aves callaron por un instante, en el que brilló la sobrecogedora presencia del silencio.

    • 2002 Paz Soldán. E. Materia deseo [2002] Bo (CDH )
      Dicen que papá también intimidaba con su voz, ronca como la de un fumador sempiterno o alguien con cascajo en la garganta.
    • 2003 Mastretta, Á. Cielo leones [2006] Mx (CDH )
      Con semejante miedo en la garganta, sé que será más fácil caminar por enero bendiciéndolo.
    • 2003 Skármeta, A. Baile Victoria [2003] Ch (CDH )
      Hoy pesa en mí una súbita mudez, como la de quien se viera atragantado por una piedra en la garganta.
    • 2010 Sabadell, M. Á. "Narices, mocos" [07-07-2010] masabadell.wordpress.com Esp (CORPES)
      Quienes ven en semejante plato gastronómico algo bastante asqueroso no deben olvidar que, en promedio, un ser humano traga algo menos de un litro de moco durante el día: recordemos que nariz y garganta está [sic] bien conectadas...
    • 2015 Ospina, W. Verano Co (CORPES)
      Sentí un pequeño dolor en la garganta: tal vez el frío de la noche me había afectado un poco. Volví a examinar en el mapa la ruta que pensaba seguir después del desembarco.
    • 2021 García, I. "Salud, felicidad" [22-01-2021] Femenina Gu (CORPES)
      Evita el tabaco: no se trata solo del riesgo de cáncer, se trata de la salud de tu corazón, huesos, fertilidad, pulmones, circulación, estómago, piel, boca y garganta.
  3. s. f. Sonido producido por la vibración de las cuerdas vocales durante el canto o la fonación.
    docs. (1250-2019) 74 ejemplos:
    • c1250 Anónimo LBuenos Proverbios [1971] Esp (CDH )
      Non entiendas el engaño de la muger en los labrios de la punta son tales como el panar de miel que destella, y su garganta es lesne como olio, la postrimeria della es asy amarga como axenxio, y su lengua aguda como cuchillo que taja de amas partes, sus pies desçienden en la muerte y sus andamientos pasan a los ynfiernos.
    • 2019 Corazón Rural, Á. "Francia, Cantona" Jot Down (Sevilla) Esp (CORPES)
      Desde 1967 el Manchester no ganaba la liga. Setenta mil gargantas cantaron en Old Trafford La Marsellesa en honor a Cantona. Eso era historia del fútbol y muy seria.
    • c1250 Anónimo LBuenos Proverbios [1971] Esp (CDH )
      Non entiendas el engaño de la muger en los labrios de la punta son tales como el panar de miel que destella, y su garganta es lesne como olio, la postrimeria della es asy amarga como axenxio, y su lengua aguda como cuchillo que taja de amas partes, sus pies desçienden en la muerte y sus andamientos pasan a los ynfiernos.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] fol. 18r Esp (CDH )
      Pueblos tornad en mj & a mj enbayd con vuestras armas que me trabajo en balde de defender las leyes & la franqueza & los vanos derechos de rroma & esta mj garganta dara paz & cabo de los lazerios a las gentes de ytalia.
    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba II [1920-1922] Esp (CDH )
      Pregona con tu garganta; non çesses; asy como buzina alça la tu boz, e renunçia al mi pueblo los sus yerros, e a la casa de Iacob los sus pecados.
    • c1439 Mena, J. Comentario Coronación [1989] Esp (CDH )
      Otrosí dezía que era fijo de Calíope, musa que cantava muy bien, por esto podemos entender que el onbre de buen entendimiento ha dulçe garganta e aplazible a todos de escuchar, así como fazía Orfeo.
    • c1445-1519 Anónimo Canc burlas [1841-1843] 220 Esp (CDH )
      / Sé cantár con mil primores, / tiples, contras, y tenores, / que mas de veinte cantores / me cobdícian la garganta.
    • 1521 Padilla, J. Los doce triunfos de los doze apóstoles p. 104 Esp (BD)
      Este, su cara corvada levanta, Con un sollozo de lastima grande, Habla te ruego por bien que yo ande, Me dijo de presto, su ronca garganta [...]
    • c1540 Villalón, C. Scholástico [1997] Esp (CDH )
      De Cómodo Calçedonense y de Sexto Cheronense, sobrino de Plutarcho, aprendió la philosophía, y el derecho çevil aprendió de Bolusio, y la pintura de Diogeneto, y la nigromançia de Apolonio, y de Junio Rústico y Çina Catulo aprendió la cosmographía en la çiudad de Argeleta, y en Daçia aprendió la música de Gemino Cómodo, hombre de muy conçertada mano en el tañer y de muy dulce garganta en el cantar.
    • 1602 Carvallo, L. A. Cisne Apolo [1997] Esp (CDH )
      El Cisne es ave a Febo consagrada; / amigo de agua, dulce es su garganta; / anda y vuela, también con esto nada, / y tienen hermandad entre sí tanta, / que suelen, cuando vuelan en manada, / ayudarse.
    • 1628-1630 Quiñones Benavente, L. Loa Figueroa II [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Bezón Quédese la loa aquí; / salgan los músicos luego, / y con gargantas sonoras / de racionales silgueros, / suplan aqueste descuido, / y el tal Roque estése quedo, / que merece, mientras cantan, / que a la vergüenza esté puesto, / y aun salir por el lugar / con los músicos al cuello.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] 699 Esp (CDH )
      / Sólo Marramaquiz, gato furioso, / lamentaba celoso / sus penas y cuidados / por altos caballetes de tejados, / en que su voz resuena / cual suele por las selvas Filomena, / que ha perdido su dulce compañía / con triste melodía / esparcir los acentos de su pena, / trinando la dulcísima garganta, / que a un tiempo llora y canta; / o como perro braco / que ha perdido su dueño, / o flamenco o polaco, / que ni se rinde al sueño / ni el natural sustento solicita, / aunque en cantar no imita / el ruiseñor suave, / que una cosa es el perro y otra el ave, / y a cada cual su propio oficio cuadra, / porque si canta el ave, el perro ladra.
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      GARGANTA. Figuradamente vale facilidad y destreza en el cantar, haciendo quiebros y rodéos de la voz: y assi se dice, Tiene linda garganta, por decir que canta bien.
    • 1795 Sáez Parayuelo, F. Poesías p. 194 Esp (BD)
      ¡Oh! ¡dichoso mil veces este Prado, pues tu garganta dulce en él ensaya la cadencia mas blanda, y peregrina!
    • 1814 Meléndez Valdés, J. Poesías 1814 363 Poesías Esp (CDH )
      ¿allí entre flores y aromas / al rayar riente el alba / con deliciosos motetes / darle grato la alborada? / ¿allí, de tu gusto dueño, / cantar con libre garganta / y querer con libre pecho / y volar con libres alas / y en pos de tu alegre amiga, / que en tus suspiros se inflama, / del valle al plácido nido / esposo feliz llevarla? /
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] Esp (CDH )
      No es solo la dulcísona garganta / Del ruiseñor melodioso y vario, / En las nocturnas horas, quien quebranta / El silencia del bosque solitario: / Que bajo el campo azul de las estrellas / Tambien Amor ausente, ó sin fortuna, / Une con las del ave sus querellas, / Y á los dormidos ecos importuna.
    • 1844 Anónimo "Concierto Vílló" [05-12-1844] El Clamor Público (Madrid) Esp (HD)
      En el aria de Roberto el Diablo hizo alarde que siguió á la señora Villó de la flexibilidad de su garganta y del mucho estudio que de ella ha hecho, arrobándonos sobre todo en las entonaciones aflautadas que tiene dicha pieza en el final, y donde recibió muy repetidas pruebas de aprobación por parte de los espectadores.
    • 1886 Matheu Aybar, J. M. La ilustre figuranta p. 112 Esp (BD)
      Una mujer sencilla, sin pretensiones, sin altanería, y con aquella garganta de oro que hubiera hecho delirar al mismísimo Bellini. Aquello era cantar, y aquello era arte, y aquello era buena escuela ...
    • 1888 Rubén Darío País [1950] 69 Cuentos Ni (CDH )
      Están en dos ramas distintas y Céfiro lleva la música trémula de sus gargantas.
    • 1898-1907 Machado, A. Soledades [1988] Esp (CDH )
      Señor, me cansa la vida, / tengo la garganta ronca / de gritar sobre los mares, / la voz de la mar me asorda.
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )
      El pronunciamiento culmina en una Junta Gubernativa, uno de cuyos miembros perteneció al Ejecutivo derrocado, y el grupo se disuelve, roncas las gargantas, desmayados los brazos, los unos a montar guardia en la Gobernación – es necesario estar alerta, los caídos pueden reaccionar –los otros, a relatar los hechos, a repartir desde ya la parte que a cada cual corresponde, en el Casino o en el en el Club Unión, en donde el ministro de Relaciones Exteriores entretiene un corro con su charla amena.
    • 1941 Diego, G. Alondra [1985] Esp (CDH )
      Alondra de verdad, alondra mía, / ¿quién te nivela altísima y te instala / en tu hamaca de música, ala y ala / múltiples, locas en la aurora fría? / Tu ebria garganta canta, desafía, / charla líquido oro, abre una escala / de jubiloso azul, tu Guatemala * / deshecha a borbotones de poesía.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cu (CDH )
      Con esas loras, lorísimas, no podía un antiguo colegial de Alcalá hablar de las mil cosas que había visto y aprendido en sus andanzas por el mundo, pues todo lo que sabían ellas era aporrear sus bárbaros tambores y cantar unas coplas tan extravagantes y repetidas que cuando las empezaban, a manera de un responso, sacudiendo unas sonajas, y coreando lo que Golomón guiaba a la comodidad de la garganta, Juan el Estudiante se iba al monte con los perros, en muestra de su disgusto.
    • 1980 Prensa El País, 25/10/1980 [1980] Esp (CDH )
      La gente, que paga para oír, está al menos tan silenciosa como esa otra, bien distinta, que en los días de semana está escuchando a Betti Rogers, una rubia menudísima que canta las canciones de Tommy Wolfe, subida a un taburete, sentada, con un micrófono verdaderamente micro en la mano, y esa garganta prodigiosa, porque lo que canta es música a caballo entre el clásico music-hall americano y la música atonal, y lo hace muy bien.
    • 1997 Prensa Diario de las Américas, 08/05/1997 [1997] Estados Unidos de América (CDH )

      Entre las tantas muertes de que está hecha la vida, hay una que es irremediablemente injusta: la del silencio profundo, inevitable, cruel, de una garganta lírica que deja de cantar para siempre.

    • 2004 Edwards, J. Inútil familia Ch (CORPES)
      A los pocos minutos estaba semidesnuda, con los ojos entrecerrados. Yo metía una mano debajo de los calzones de encajes portugueses y le tocaba el sexo húmedo. Se lo tocaba con infinita suavidad y ella gemía, mientras cantaban pájaros con gargantas de saxofones tenores, pero los calzones no se los sacaba, de eso no había la menor esperanza. Eran, esos calzones, un cinturón de castidad de materiales delicados, aunque no menos firmes que los armazones de hierro de la Edad Media.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      garganta [...] f. voz de un cantante.
    • 2015 Eurowon, F. "Cream" [25-08-2015] Musimales Esp (CORPES)
      La canción en sí misma es una mezcla brillante del blues-rock característico del grupo con un toque del pop psicodélico que empezaba a estar de moda. Nunca tres instrumentos dieron para tanto, porque todo lo que suena en la canción es una batería, un bajo, una guitarra y tres gargantas.
    • c1250 Anónimo LBuenos Proverbios [1971] Esp (CDH )
      Non entiendas el engaño de la muger en los labrios de la punta son tales como el panar de miel que destella, y su garganta es lesne como olio, la postrimeria della es asy amarga como axenxio, y su lengua aguda como cuchillo que taja de amas partes, sus pies desçienden en la muerte y sus andamientos pasan a los ynfiernos.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] fol. 18r Esp (CDH )
      Pueblos tornad en mj & a mj enbayd con vuestras armas que me trabajo en balde de defender las leyes & la franqueza & los vanos derechos de rroma & esta mj garganta dara paz & cabo de los lazerios a las gentes de ytalia.
    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba II [1920-1922] Esp (CDH )
      Pregona con tu garganta; non çesses; asy como buzina alça la tu boz, e renunçia al mi pueblo los sus yerros, e a la casa de Iacob los sus pecados.
    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba II [1920-1922] Esp (CDH )
      Pregona con tu garganta, etc.
    • c1439 Mena, J. Comentario Coronación [1989] Esp (CDH )
      Otrosí dezía que era fijo de Calíope, musa que cantava muy bien, por esto podemos entender que el onbre de buen entendimiento ha dulçe garganta e aplazible a todos de escuchar, así como fazía Orfeo.
    • 1444 Mena, J. Laberinto [1989] Esp (CDH )
      Con ronca garganta ya dize: «Conjuro, / Plutón, a ti, triste, e a ti, Proserpina, * / que me enbiedes entranbos aína * / un tal espíritu, sotil e puro, / que en este mal cuerpo me fable seguro / e de la pregunta que le fuera puesta / me satisfaga de cierta respuesta, / segund es el caso que tanto procuro.
    • c1445-1519 Anónimo Canc burlas [1841-1843] 220 Esp (CDH )
      / Sé cantár con mil primores, / tiples, contras, y tenores, / que mas de veinte cantores / me cobdícian la garganta.
    • a1424-1520 Anónimo Canc Fdz Íxar [1956] Esp (CDH )
      / Qual en subsequente relato escritura, / osaureo poeta, apolino con canto, / que laudes de eroycos señores por canto, / con pletro muy lindo, con lira muy pura, / de negro vestida con grand amargura, / preçiante con soga, donsella gentil, / con languida lengua e garganta sotil, / tal cante lamento con triste mesura.
    • 1521 Padilla, J. Los doce triunfos de los doze apóstoles p. 104 Esp (BD)
      Este, su cara corvada levanta, Con un sollozo de lastima grande, Habla te ruego por bien que yo ande, Me dijo de presto, su ronca garganta [...]
    • 1529-1531 Guevara, A. Reloj príncipes [1994] Esp (CDH )
      Y porque no me quedasse ninguna cosa por deprender de las que la flaqueza humana puede alcançar, estando en la guerra de Dacia dime a la música, y hallé que tenía habilidad para ella, y fue mi maestro uno que se llamava Gémino Cómodo, hombre sobre todos los que yo vi en el Imperio Romano, de muy concertada mano en el tañer y de muy dulce garganta en el cantar.
    • a1526-a1536 Vega, G. Poesías [1995] 136 Esp (CDH )
      / Cual suele'l ruiseñor con triste canto / quejarse, entre las hojas escondido, / del duro labrador que cautamente / le despojó su caro y dulce nido / de los tiernos hijuelos entretanto / que del amado ramo estaba ausente, / y aquel dolor que siente, / con diferencia tanta / por la dulce garganta, / despide, que a su canto el aire suena, / y la callada noche no refrena / su lamentable oficio y sus querellas, / trayendo de su pena / el cielo por testigo y las estrellas, / desta manera suelto yo la rienda / a mi dolor y ansí me quejo en vano / de la dureza de la muerte airada; / ella en mi corazón metió la mano / y d'allí me llevó mi dulce prenda, / que aquél era su nido y su morada.
    • c1540 Villalón, C. Scholástico [1997] Esp (CDH )
      De Cómodo Calçedonense y de Sexto Cheronense, sobrino de Plutarcho, aprendió la philosophía, y el derecho çevil aprendió de Bolusio, y la pintura de Diogeneto, y la nigromançia de Apolonio, y de Junio Rústico y Çina Catulo aprendió la cosmographía en la çiudad de Argeleta, y en Daçia aprendió la música de Gemino Cómodo, hombre de muy conçertada mano en el tañer y de muy dulce garganta en el cantar.
    • 1544 Anónimo Obras Boscan, Garcilasso p. 253 (BD)
      Qual suele el ruyseñor con triste canto quexarse entre las hojas escondido del duro labrador que cautamente le despojo su caro y dulce nido de los tiernos hijuelos entre tanto que del amado ramo estaua ausente y aquel dolor que siente con differencia tanta por la dulce garganta despide ya su canto el ayre suena y la callada noche no refrena su lamentable officio y sus querellas trayendo de su pena el cielo por testigo y las estrellas.
    • c1558-1580 Luis de León Poesía original [1990] Poesías Esp (CDH )
      / —Todo esto el coro canta / de Jóvenes electos; y en respuesta, / con líquida garganta / el Virginal contesta: / el cielo aplaude entero y suena en fiesta.
    • a1536-1585 Figueroa, F. Poemas Cartapacio Morán Esp (CDH )
      / Y así, con ravia del amor, levanta / su delicada voz, puesta en el zielo / con dejos muy suabes, la garganta; / la causa de su llanto y triste duelo / dibuja al natural, con que se espanta / el que esparçe sus rayos en el suelo, / que oyendo el dulçe canto atento estuvo, / y en el punto que estava se detubo.
    • 1583-a1591 Luis de León Nombres Cristo [1984] Esp (CDH )
      ¿Qué dize la Esposa? Su garganta suavíssima, y amable todo él y todas sus cosas.
    • 1602 Carvallo, L. A. Cisne Apolo [1997] Esp (CDH )
      El Cisne es ave a Febo consagrada; / amigo de agua, dulce es su garganta; / anda y vuela, también con esto nada, / y tienen hermandad entre sí tanta, / que suelen, cuando vuelan en manada, / ayudarse.
    • 1604 Jiménez Patón, B. Elocuencia española [1604] 276 Esp (CDH )
      El canto encantador de la sirena / que enamorado dulcemente encanta; / la lira que en las obras que levanta / el mar, dio a Arión, * quien le sacó a la arena, / el plectro que al tebano muro * ordena, / de grúa sirviendo al cisne que en él canta; / la suavidad de la sutil garganta / que a Euridice * libró de la cadena.
    • 1609 Eslava, A. Noches invierno [1986] 69 Esp (CDH )
      Y así, sus ojos hechos fuentes, su dulce garganta ronca y los dorados cabellos deshechos y revueltos, con las nevadas manos juntas, se postró a los pies del capitán Torcato, rogándole con humildes y tiernísimas palabras no tratase tan mal a su querido Fileno.
    • 1621 Vega Carpio, F. L. Filomena [2003] Esp (CDH )
      / Estando Filomena agradecida / al cielo, que le dio dulce garganta / para contar la historia que, advertida, / no menos que su voz al mundo espanta, / soberbio un Tordo, negra piel vestida, / las alas viles a intentar levanta / ser Faetón de su Sol en desafío: / vos juzgaréis, Leonor, su desvarío; / que puesto que contiene su contienda / lo que suelen llamar filosofía, / y de mi dulce musa se pretenda / clara, distinta y fácil armonía, / que ingenio tan feliz la comprehenda, / será disculpa del amor y mía: / quien no la tenga no me escuche, en tanto que / a más heroico fin la voz levanto.
    • 1621 Vega Carpio, F. L. Filomena [2003] 58 Esp (CDH )
      / Estaba en este tiempo Filomena / en una selva amena / trinando la garganta / con tan suaves puntos y redobles, / que la escuchaban álamos y robles, / y el alma de la más ingrata planta; / ya con la lidiamista entristecía / del valle los pastores, / ya con dórica voz los componía, / y el aire hallaba sueño entre las flores / bastante a sosegar el agua estigia; / ya con música frigia, / como a Alejandro el dulce Timoteo, / más que el bronce animado, / y el parche a pausas en el centro herido, / intrépido furor daba al oído, / y a las armas el plectro delicado.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      Aún no estava olvidado de lo que dize dellas el mismo Salomón: «Panal de miel —escrive— que trae en los labios la muger deshonesta, y su garganta más blanda y más suave que el deleznable aceite, y que con los que ceva es más rígido y agrio que el amargoso acívar; y su tajante lengua, cuchillo de dos filos; como, por consiguiente, sus miserables passos, tristes caminos y veredas confusas por donde al fin al fin nos guían y precipitan a la infelice muerte.»
    • 1628-1630 Quiñones Benavente, L. Loa Figueroa II [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Bezón Quédese la loa aquí; / salgan los músicos luego, / y con gargantas sonoras / de racionales silgueros, / suplan aqueste descuido, / y el tal Roque estése quedo, / que merece, mientras cantan, / que a la vergüenza esté puesto, / y aun salir por el lugar / con los músicos al cuello.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] 699 Esp (CDH )
      / Sólo Marramaquiz, gato furioso, / lamentaba celoso / sus penas y cuidados / por altos caballetes de tejados, / en que su voz resuena / cual suele por las selvas Filomena, / que ha perdido su dulce compañía / con triste melodía / esparcir los acentos de su pena, / trinando la dulcísima garganta, / que a un tiempo llora y canta; / o como perro braco / que ha perdido su dueño, / o flamenco o polaco, / que ni se rinde al sueño / ni el natural sustento solicita, / aunque en cantar no imita / el ruiseñor suave, / que una cosa es el perro y otra el ave, / y a cada cual su propio oficio cuadra, / porque si canta el ave, el perro ladra.
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      GARGANTA. Figuradamente vale facilidad y destreza en el cantar, haciendo quiebros y rodéos de la voz: y assi se dice, Tiene linda garganta, por decir que canta bien.
    • 1795 Sáez Parayuelo, F. Poesías p. 194 Esp (BD)
      ¡Oh! ¡dichoso mil veces este Prado, pues tu garganta dulce en él ensaya la cadencia mas blanda, y peregrina!
    • 1814 Meléndez Valdés, J. Poesías 1814 363 Poesías Esp (CDH )
      ¿allí entre flores y aromas / al rayar riente el alba / con deliciosos motetes / darle grato la alborada? / ¿allí, de tu gusto dueño, / cantar con libre garganta / y querer con libre pecho / y volar con libres alas / y en pos de tu alegre amiga, / que en tus suspiros se inflama, / del valle al plácido nido / esposo feliz llevarla? /
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] Esp (CDH )
      No es solo la dulcísona garganta / Del ruiseñor melodioso y vario, / En las nocturnas horas, quien quebranta / El silencia del bosque solitario: / Que bajo el campo azul de las estrellas / Tambien Amor ausente, ó sin fortuna, / Une con las del ave sus querellas, / Y á los dormidos ecos importuna.
    • 1844 Anónimo "Concierto Vílló" [05-12-1844] El Clamor Público (Madrid) Esp (HD)
      En el aria de Roberto el Diablo hizo alarde que siguió á la señora Villó de la flexibilidad de su garganta y del mucho estudio que de ella ha hecho, arrobándonos sobre todo en las entonaciones aflautadas que tiene dicha pieza en el final, y donde recibió muy repetidas pruebas de aprobación por parte de los espectadores.
    • 1886 Matheu Aybar, J. M. La ilustre figuranta p. 112 Esp (BD)
      Una mujer sencilla, sin pretensiones, sin altanería, y con aquella garganta de oro que hubiera hecho delirar al mismísimo Bellini. Aquello era cantar, y aquello era arte, y aquello era buena escuela ...
    • 1888 Rubén Darío Sátiro [1950] Cuentos Ni (CDH )
      Él, pacienzudo, si le picaban las moscas, las espantaba con el rabo, daba coces de cuando en cuando y lanzaba bajo la bóveda del bosque el acorde extraño de su garganta.
    • 1888 Rubén Darío País [1950] 69 Cuentos Ni (CDH )
      Están en dos ramas distintas y Céfiro lleva la música trémula de sus gargantas.
    • 1893 Rubén Darío Horacio [1950] Cuentos Ni (CDH )
      Y no eran superados sino por la de Albio Tíbulo que, comentando un sucedido, pregonaba a plena garganta la veleidad de la mujer romana.
    • 1897 Rubén Darío Jeannette [1950] Cuentos Ni (CDH )
      Era la hora del crepúsculo y el ruiseñor cantaba en la ventana de Vespertina a plena garganta: Princesa Vespertina, en un país remoto está el príncipe Azur, que ha de traer a tus labios y a tu corazón las más gratas mieles.
    • 1903 Hnqz Ureña, P. Ensayo I [1905] 8 Ensayos críticos RD (CDH )
      Allí, cuando en el esplendor de la aurora, ó en el cálido reposo de la tarde, ó á la salida de la Luna, Pan toca su siringa, acuden y forman un concierto alondras y calandrias, mirlos, jilgueros y pechirrojos, sobre cuyas juveniles voces domina, como la soprano de coloratura de una antigua ópera italiana, la infatigable garganta de Filomela, en una gloriosa cadentza, descrita por D'Annunzio en una página memorable; los faunos y las ninfas escuchan deleiteados, el Centauro en asombro detiene su carrera, y en el mar lejano las sirenas mismas acallan su canto embrujador.
    • 1898-1907 Machado, A. Soledades [1988] Esp (CDH )
      Señor, me cansa la vida, / tengo la garganta ronca / de gritar sobre los mares, / la voz de la mar me asorda.
    • 1913 Magón Mozotillo [1947] 117 Cuentos CR (CDH )
      Y cantó sin descanso, recorriendo la escala de su canto toda la gama de su vieja garganta, con infinita ternura, con trémula melodía, con arpegios de ruego, con fugas de súplicas; como canta el indio colombiano las nostalgias de su raza al són del gracioso tiple, como el goajiro canta al pie de las palmeras sus inimitables "quebrantos", como el árabe andaluz arranca de su garganta los "jondos quejíos de sus soleaes".
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )
      El pronunciamiento culmina en una Junta Gubernativa, uno de cuyos miembros perteneció al Ejecutivo derrocado, y el grupo se disuelve, roncas las gargantas, desmayados los brazos, los unos a montar guardia en la Gobernación – es necesario estar alerta, los caídos pueden reaccionar –los otros, a relatar los hechos, a repartir desde ya la parte que a cada cual corresponde, en el Casino o en el en el Club Unión, en donde el ministro de Relaciones Exteriores entretiene un corro con su charla amena.
    • c1916 Blasco Ibáñez, V. Trad Mil noches [2003] Esp (CDH )

      [...] que ha dado a los sedientos los manantiales de hermosas aguas, a los borrachos la sombra de las viñas, a las mujeres su hermosura, a la primavera las rosas, a las rosas la sonrisa, y para celebrar a las rosas, la garganta cantarina del ruiseñor; que ha puesto a la mujer ante los ojos del hombre, y el deseo en el corazón del hombre, joyel en medio de la piedra!; [...].

    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Las aves, por bandadas, revoloteaban en torno a sus madrigueras, gorjeando a plena garganta.
    • 1919 Magón Negligencia [1947] Cuentos CR (CDH )

      Muchose esforzaron mis padres (q. de D. g.) en prepararme ampliamente para la difícil lucha por la vida: mucho hicieron por desarrollar y robustecer las dotes naturales que en mi niñez acertaron a despuntar y grandes y continuados fueron sus sacrificios para que nada faltara a mi armadura intelectual, pero aún no me explico la ceguera que les impidió apreciar el inmenso caudal que mi garganta encerraba y que pugnaba por mostrarse cuando apenas contaba yo nueve años de edad.

    • 1924 Pellicer, C. Cielo [2002] 271 Antología Mx (CDH )
      / Porque está en mi cabeza y en mi garganta / el elogio habitual de las marinas.
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      GARGANTA. [...] Voz del cantante.
    • 1938 Mistral, G. Tala [1996] Ch (CDH )
      A alguno que rehuía en la conversación su confesión o su anécdota, se le cedió filialmente la garganta.
    • 1941 Diego, G. Alondra [1985] Esp (CDH )
      Alondra de verdad, alondra mía, / ¿quién te nivela altísima y te instala / en tu hamaca de música, ala y ala / múltiples, locas en la aurora fría? / Tu ebria garganta canta, desafía, / charla líquido oro, abre una escala / de jubiloso azul, tu Guatemala * / deshecha a borbotones de poesía.
    • 1924-1945 Mistral, G. Ternura [1996] Ch (CDH )
      El versolari o payador de los chiquitos, el chantre de su catedral enana y el ayo de sus gargantas no se hace, llega lentamente con ruta astronómica que nadie puede poner al galope.
    • 1924-1945 Mistral, G. Ternura [1996] Ch (CDH )
      / Y giramos alrededor / y sin romper el resplandor... / Ya es silencio el corro, / ya ninguno canta: / se oye el corazón / en vez de garganta.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Ar (CDH )
      ¡No! ¿Cómo? Era el instante de terror en que el poeta descubre a la musa trágica, ¡y ella lo decía con aquel tono vulgar de feria, sin expresión alguna, como si le pidiese al carnicero: "¡déme treinta centavos de cuadril!" Recobrando su pose, carraspeó brevemente para entonarse la garganta.
    • 1949-1950 Ayala, F. Usurpadores [1992] Esp (CDH )
      Con los labios exangües, y un tono de severidad que nunca hubiera sospechado en su garganta, me dijo: — Sabed, don Felipe, que si esos proyectos se llegan a cumplir no seré jamás mujer vuestra. —Y luego, anhelante, añadió: — Corred, corred, por Dios, a impedir la infamia.
    • c1928-a1952 Fernández, M. Museo Eterna [1993] Ar (CDH )
      [...] teatro —final ruinoso como el de los artistas de la música en la tonelada musical de una «ópera», castigándose con estas clamorosas denuncias de su poca fe, de no haber sido siempre artistas conscientes en artes tan poderosas en su pureza instrumental como la Prosa y la Sonata, con su modesta y descolorida letra de imprenta o con sus parcas octavas que están en todas los gargantas— [...].
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cu (CDH )
      Con esas loras, lorísimas, no podía un antiguo colegial de Alcalá hablar de las mil cosas que había visto y aprendido en sus andanzas por el mundo, pues todo lo que sabían ellas era aporrear sus bárbaros tambores y cantar unas coplas tan extravagantes y repetidas que cuando las empezaban, a manera de un responso, sacudiendo unas sonajas, y coreando lo que Golomón guiaba a la comodidad de la garganta, Juan el Estudiante se iba al monte con los perros, en muestra de su disgusto.
    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )
      Sucesivos, ametrallados por una garganta colectiva, los insultos no son, sin embargo, precisos: apuntan a blancos abstractos como Dios, el oficial y la madre y los cadetes parecen recurrir a ellos más por su música que su significado.
    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )
      "Tú te crees que no, pero te he visto dar codazos como un varón para sentarte a mi lado; te crees que no pero cuando Vallano dijo quién sirve y todos gritaron el Esclavo y yo dije por qué no sus madres, a ver por qué, y ellos cantaron ay, ay, ay, vi que bajaste una mano y casi me tocas la rodilla." Ocho gargantas aflautadas siguen entonando ayes femeninos; algunos excitados unen el pulgar y el índice y avanzan las roscas hacia Alberto.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      «El público, puesto en pie, con la garganta ronca de tanto gritar y las manos doloridas de aplaudir, consagró el arte maravilloso de nuestro torero número uno. El perfume de sus verónicas permanecerá adherido para siempre a la arena de la plaza».
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] 163 Cu (CDH )
      Pero no hay nada más solidario que un amigo cubano y alguien gritó mi nombre por el cajón de aire de la cocina y del baño, tarea nada difícil si uno conoce el edificio, tiene la disposición física de un trapecista, la garganta de un tenor operático y la adhesión del esparadrapo con las amistades y saca peligrosamente la cabeza por la ventana del pasillo.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Ahora sí estaba seguro de que un ánima se agazapaba en la habitación como un grito sin garganta.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 151 Esp (CDH )
      Pero sólo los muy próximos pudieron oírle. Fuera, alguien había gritado: «¡Viva don Torcuato del Río! ¡Vivan el Rey Artús y La Tabla Redonda!», e inmediatamente se escuchó, cantada por mil gargantas conmovidas, la primera estrofa del Himno de Riego: [...].
    • 1980 Prensa El País, 25/10/1980 [1980] Esp (CDH )
      La gente, que paga para oír, está al menos tan silenciosa como esa otra, bien distinta, que en los días de semana está escuchando a Betti Rogers, una rubia menudísima que canta las canciones de Tommy Wolfe, subida a un taburete, sentada, con un micrófono verdaderamente micro en la mano, y esa garganta prodigiosa, porque lo que canta es música a caballo entre el clásico music-hall americano y la música atonal, y lo hace muy bien.
    • 1982 Alviz Arroyo, J. Son danza [1982] Esp (CDH )
      Eso nos mandan, pero que resulta difícil de acatar cuando después de recorrer toda Castilla, no te cansas de oír tanta garganta enronquecida gritando: [...].
    • 1986 Skármeta, A. Cartero Neruda [1996] 79 Ch (CDH )
      En ese preciso instante, Beatriz emitió un grito nutrido de jadeo, de sollozo, de derroche, de garganta, de música, de fiebre, que se prolongó unos segundos, en que su cuerpo entero tembló hasta desvanecerse.
    • 1987 Fuentes, C. Cristóbal Nonato [1988] México (CDH )
      La música de las gargantas de la tribu se había quedado suspendida en un risco sonoro de las montañas, mucho tiempo después de que el silencio regresó a la tierra, interrumdido sólo por la puntuación del llanto infantil. Miró. El gesto de las manos avaras de sol permaneció esculpido en el aire un instante más que la carne. El silencio era más fuerte, más persistente el goteo del llanto infantil; pero más poderosa aún era la imagen que él empezó a liberar de todas las similitudes entre este lugar y otros.
    • 1987 Velasco Piña, A. Regina [1992] Mx (CDH )
      Quienes le acompañaban aportaron sus gargantas en un coro que repetía ambas letras alargando su pronunciación:
    • 1989 Prensa ABC, 05/05/1989 [1989] Esp (CDH )
      Apoyado en un armazón para vigorizar su frágil columna vertebral... sacó del pozo del alma de la soprano —ha escrito Santiago Arauz de Robles—, a través de su prodigiosa garganta el más bello Agnus Dei que jamás se haya escuchado.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )

      — Soy amigo de Jesús Mohamed.

      La mujer se esmeró para llamarlo. Gritó y su voz encontró eco en innúmeras gargantas.

      ¡Omar Mohamed, Omar, Omar!

      Se veía que el Jesús era el nombre diurno y administrativo, nombre de conversión obligatoria, que por las noches era reemplazado por el legítimo y moro Omar.

    • 1994 Álape, A. Manuel Marulanda [2000] 203 Co (CDH )
      Ya no sólo eran los gritos, las consignas coreadas y las canciones; ya no eran los brazos que se levantaban al aire con las pancartas; ya no eran las gargantas desgañitadas que continuaban con el vocinglerío.
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 19/01/1996 [1996] Esp (CDH )
      Es imprescindible elegir bien el repertorio. No hay ninguna ópera perfecta. La garganta tiene que acomodarse a las partituras, y encontrar aquellas en las que puede desarrollar mejor su voz"
    • 1996 Prensa El Mundo, 03/03/1996 [1996] Esp (CDH )
      Una vez educadas, bajo la dirección musical de Peter Marschik, las gargantas de oro de los Niños Cantores de Viena son capaces de interpretar, con la impronta característica de sus coros de «voces mixtas», las más difíciles melodías compuestas en la historia de la música, desde el Renacimiento hasta el Romanticismo. Su envidiable calidad musical es todavía una de las pocas cosas de Augarten que, a estas alturas, nadie en Austria ha osado cuestionar.
    • 1997 Prensa Diario de las Américas, 08/05/1997 [1997] Estados Unidos de América (CDH )

      Entre las tantas muertes de que está hecha la vida, hay una que es irremediablemente injusta: la del silencio profundo, inevitable, cruel, de una garganta lírica que deja de cantar para siempre.

    • 2000 Quesada, R. Big Banana [2000] 113 Ho (CDH )
      La masa humana siguió por la avenida principal, consignas, cantos, y, más tarde —llegada la noche—, antorchas que habían aparecido como de la nada y ya tenían una para cada mil, y, casi como una situación diabólica o divina, las antorchas ardían tanto que fueron hirviendo los, ya de por sí calientes, cuerpos humanifestados, lo que provocó que las gargantas con los gritos de «muerte a los invasores» se hicieran cada vez más fuertes, [...].
    • 2004 Edwards, J. Inútil familia Ch (CORPES)
      A los pocos minutos estaba semidesnuda, con los ojos entrecerrados. Yo metía una mano debajo de los calzones de encajes portugueses y le tocaba el sexo húmedo. Se lo tocaba con infinita suavidad y ella gemía, mientras cantaban pájaros con gargantas de saxofones tenores, pero los calzones no se los sacaba, de eso no había la menor esperanza. Eran, esos calzones, un cinturón de castidad de materiales delicados, aunque no menos firmes que los armazones de hierro de la Edad Media.
    • 2009 Santos, J. J. Abrazos y zancadillas. Memorias deportivas Esp (CORPES)
      El partido fue malo de solemnidad. Mucho temor a perder en ambos equipos. Hasta que Helguera, con un maravilloso cabezazo, rompió la defensa coreana. ¡Gol! Nos estábamos dejando la garganta cantando la jugada cuando el colegiado egipcio Al Ghandour anula la jugada.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      garganta [...] f. voz de un cantante.
    • 2015 Eurowon, F. "Cream" [25-08-2015] Musimales Esp (CORPES)
      La canción en sí misma es una mezcla brillante del blues-rock característico del grupo con un toque del pop psicodélico que empezaba a estar de moda. Nunca tres instrumentos dieron para tanto, porque todo lo que suena en la canción es una batería, un bajo, una guitarra y tres gargantas.
    • 2019 Corazón Rural, Á. "Francia, Cantona" Jot Down (Sevilla) Esp (CORPES)
      Desde 1967 el Manchester no ganaba la liga. Setenta mil gargantas cantaron en Old Trafford La Marsellesa en honor a Cantona. Eso era historia del fútbol y muy seria.
  4. 2⟶sinécdoque
    s. f. Parte del cuerpo que une la cabeza con el tronco.
    docs. (1250-2021) 271 ejemplos:
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 375 Esp (CDH )
      / De la parte de Dario, entr' essa gente tanta, / avié un filisteo —el escripto lo canta—, / fijo de padre negro e de una giganta, / bien avié treinta cobdos del pie a la garganta.
    • 2021 Anónimo "Presidente, aborto" [22-01-2021] Diario Roatán Ho (CORPES)
      “Acaso hay diferencia en quitarle la vida a un ser humano pequeñito ya concebido, la chispa de la vida, contrastado con pegarle un tiro a alguien, apuñalarlo, cortarle la garganta, matar a alguien, no hay diferencia, es quitar una vida, pero lo más importante, la palabra de Dios es clara y para que los que tienen duda frente a esto, vayan a la Biblia, al libro originario donde encontramos la respuesta a todas las dudas que nos pueden embargar”, acotó.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 375 Esp (CDH )
      / De la parte de Dario, entr' essa gente tanta, / avié un filisteo —el escripto lo canta—, / fijo de padre negro e de una giganta, / bien avié treinta cobdos del pie a la garganta.
    • c1320-1322 Juan Manuel Crónica abreviada [1983] 764 Esp (CDH )
      E fue ferido el Çid sobre esta presa que trayan de vna lança por la garganta, de que cuydaron que morrie.
    • 1344 Anónimo Crónica de 1344 [1992] fol. 40r Esp (CDH )
      tomo vna tabla que fallo Açerca / desi para le dar conella Ca de espada non lo qujso / cometer en(n)la iglesia & vjdjmjro Commo era omen / de flaco Coraçon con mjedo del golpe dexose Caher / en tierra & el godo Corrio ael & pusole el pie / en(n)la garganta & tomole la espada & prendiolo & / fueron otrosi presos los otros Capitanes que quedaron / en guarda dela çibdat de narbona & despues quela / ouo en su poder & bien basteçida delo que le era menester / fue sobre las çibdades Rodes & agjde / & fueron luego tomadas & presos los quelas guardauan / /.
    • a1409 Imperial, F. Poesías [1993] Canc Baena Esp (CDH )
      / 2 Los pechos alvos, * la garganta alçada, / la vide venir escontra * el río / con buen continente e graçioso brío.
    • c1495 Lucena, L. Repetición amores [1954] Esp (CDH )
      La boca muy convenible y los labios de color de coral muy aptíssimos para morder; los dientes chicos y en orden puestos, que parescían de cristal, por los quales la lengua discurriendo, os paresciera la pronunciación della antes una dulce armonía que razones que acá todos comúnmente hablamos.¿Qué diré de la lindeza de su barba o de la blancura de su garganta? Por cierto no hay cosa en todo su cuerpo que no sea digna de lohar, como el juyzio de lo de fuera sea figura de lo de dentro.
    • 1513 Encina, J. Égloga Plácida [1991] 315 Esp (CDH )
      / ¡O, qué rostro y qué raciones, / qué garganta, boca y ojos! / ¡Y qué pechos / tan perfetos, tan bien hechos / que me ponen mill antojos! / ¡O, qué glorioso mirar, / qué lindeza en el reír, / qué gentil aire en andar, / qué discreta en el hablar! / ¡Y quán prima en el vestir, / quán humana, / quán generosa y quán llana, / no ay quien lo pueda dezir! / Dentro en mí contemplo en ella, / siempre con ella me sueño, / no puedo partirme della.
    • 1585 Pz Moya, J. Philosofía [1995] Esp (CDH )
      El Cancerbero era un bravísimo perro de tres gargantas o cabezas, de quien atestigua Vergilio * y Horacio * ser guarda de los infiernos, que estaba en una cueva ante las casas de Plutón, que todos los que entraban en ella recibía con mucho halago, y a ninguno dejaba salir, porque con grandes ladridos los espantaba.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] 264 Esp (CDH )
      Venía diferentemente atado que los demás, porque traía una cadena al pie, tan grande, que se la liaba por todo el cuerpo, y dos argollas a la garganta, la una en la cadena y la otra de las que llaman guardaamigo o pie de amigo, de la cual decendían dos hierros que llegaban a la cintura, en los cuales se asían dos esposas, donde llevaba las manos, cerradas con un grueso candado, de manera que ni con las manos podía llegar a la boca ni podía bajar la cabeza a llegar a las manos.
    • 1653 Zabaleta, J. Errores [1972] Esp (CDH )
      Lo mejor que hay en un cuerpo humano es la cabeza y, si la naturaleza se la pusiera al cuerpo debajo de un brazo, estuviera ridícula. La garganta es su asiento. Ponerla en otro lugar fuera hacer monstruosidades. Monstruos cría el que pone fuera de su lugar las cosas.
    • 1698 San Agustín, G. Conquistas Filipinas [1975] Esp (CDH )
      Confortado con estas razones, el dichoso Hermano ofreció denodado la garganta al cuchillo. Estaba prevenido el verdugo, que antes de herirle le volvió a requerir de parte del Duque en la forma que otras veces; pero el Hermano no dio otra respuesta que ofrecer la cabeza al golpe. Y luego se la cortaron delante del Padre Fray Nicolás. El cual comenzó a derramar lágrimas, parte de emulación santa y parte de alegría, considerando la gracia divina, que por tan varios caminos había traído a aquel dichoso japón de las tinieblas de su gentilismo a la corona del martirio.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Ve (CDH )
      Causa, para que algunos de sus soldados, conociendo la poca seguridad con que vivían, pues a la más leve ocasión tenían expuestas las gargantas al cuchillo, determinassen abandonar su compañía, aunque fuesse aventurando la vida a la incertidumbre del sucesso; y resueltos a seguir este dictamen Francisco Vázquez, Gonçalo de Zúñiga, Juan de Villatoro y Luis Sánchez de el Castillo, en lo más silencioso de la noche, se huyeron de la ciudad, con ánimo de ocultarse entre los montes, buscando abrigo en las fieras, por no lidiar con vn monstruo.
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      GARGANTA. s. f. Rigurosamente significa [...]; pero freqüentemente se toma por la parte exterior, y anterior del cuello: y assi se suele decir de las mugéres que tienen buena garganta.
    • 1772-1778 García Huerta, V. Raquel [1982] Esp (CDH )
      / Mas si es traidor Hernando, su garganta / el filo probará de mi cuchilla, / contra alientos y espíritus aleves * / centella de las nubes desprendida.
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] 242 Ec (CDH )
      / Tribútanle con desvelo / entre singulares modos / la tierra sus frutos todos, / sus influencias el cielo; / hasta el mar que con anhelo / soberbiamente levanta / su cristalina garganta / para tragarse esta perla, / deponiendo su ira al verla, / la besa humilde la planta.
    • c1790 Samaniego, F. M. Jardín Venus [2004] 328 Esp (CDH )
      / Con un fuego lascivo, / diestramente nadando, / se acercan a la orilla / y muestran sus gargantas de alabastro.
    • 1808 Blanco White, J. M. Oda Junta Central [1994] 248 Poesías Esp (CDH )
      >» / «Pueblos, jurad, —alzada está allí el ara— / Que execración al universo sea / Del oro o del poder el alma avara; / Y el que encendiese la funesta tea / De la discordia en tan gloriosos días / No encuentre asilo en el paterno suelo; / Con pasos temerosos / Y en eterno desvelo / Esquive, agonizando, sus hogares / Y al querer reposar entre sus lares, / De la justicia santa / Sienta siempre el cuchillo en su garganta.
    • 1815 Quintana, M. J. A Dafne [1969] 340 Poesías Esp (CDH )
      / Verás andar los amores / como traviesos enjambres, / ya trepando por sus brazos, / ya escondiéndose en su talle, / ya subiendo a su garganta / para de allí despeñarse / a los orbes deliciosos / de su seno palpitante.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Habíase quedado con sólo un vestido blanco; cubríale éste desde la garganta hasta los pies, que, desnudos, parecían dos carámbanos de apretada nieve; su cabello, tendido cuan largo era, velaba sus hombros, su seno, su talle y por algunas partes su cuerpo entero; una mano pendía del lecho, y la opaca claridad de la luna que penetraba por entre las nubes, no muy densas, y sus ventanas, entreabiertas por el calor de la estación, la hacía aparecer un verdadero ser fantástico, como la hubiera soñado un amante deseoso de una ocasión.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 262 Ar (CDH )
      El terror entre nosotros es una invención gubernativa para ahogar toda conciencia, todo espíritu de ciudad, y forzar al fin a los hombres a reconocer como cabeza pensadora el pie que les oprime la garganta; es un despique que toma el hombre inepto armado del puñal para vengarse del desprecio que sabe que su nulidad inspira a un público que les es infinitamente superior.
    • 1885 Martí, J. Lucía Jerez [1994] Cu (CDH )
      Las manos corrían parejas con los pies, tanto que algunas veces las niñas se las pedían y acariciaban; llevaba una simple saya de listado, y un camisolín de muselina transparente, que le ceñía los hombros y le dejaba desnudos los hermosos brazos y la alta garganta.
    • 1907 Lillo, B. Sub Sole [2001] Ch (CDH )
      La lucha concluyó en un segundo; Plutón, rápido como el rayo, asió por la garganta a su enemigo y lo sacudió en el aire como un pingajo.
    • 1920-1924 Valle-Inclán, R. M. Luces Bohemia [1995] Esp (CDH )
      Máximo Estrella, con tacto de ciego, le pasa la mano por el óvalo del rostro, la garganta y los hombros. La pindonga ríe con dejo sensual de cosquillas. Quítase del moño un peinecillo gitano, y con él peinando los tufos, redobla la risa y se desmadeja.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] 43 Ar (CDH )
      En mitad de mi odio y de mi terror (ahora no me importa hablar de terror: ahora que he burlado a Richard Madden, ahora que mi garganta anhela la cuerda) pensé que ese guerrero tumultuoso y sin duda feliz no sospechaba que yo poseía el Secreto.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Descendía las escalinatas, en Bomarzo, acompañada por las mujeres que la servían, en el opulento crujir de sus largos ropajes que rememoraban las modas arcaicas de Lorenzo el Magnífico, trémulas en la garganta las perlas familiares, y era como si Diana Artemisa, la de los ademanes seguros y el firme andar —una Diana muy vieja y muy joven— se aprestara a partir para una cacería entre sus ninfas asombradas.
    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] Ch (CDH )
      Salí despavorido, tapándome la boca con una mano y agarrándome la garganta con la otra, por las calles que mi voz zanjó en un abismo entre las caras de esas personas que eran todas don Jerónimo, [...].
    • 2012 Pastor Heras, J. Carroll Esp (CORPES)
      CHARLES tiene un ejemplar de Silvia y Bruno entre sus manos. Tose con fuerza y se toca la garganta. Después de un rato vuelve a centrar su atención en el libro.
    • 2021 Anónimo "Presidente, aborto" [22-01-2021] Diario Roatán Ho (CORPES)
      “Acaso hay diferencia en quitarle la vida a un ser humano pequeñito ya concebido, la chispa de la vida, contrastado con pegarle un tiro a alguien, apuñalarlo, cortarle la garganta, matar a alguien, no hay diferencia, es quitar una vida, pero lo más importante, la palabra de Dios es clara y para que los que tienen duda frente a esto, vayan a la Biblia, al libro originario donde encontramos la respuesta a todas las dudas que nos pueden embargar”, acotó.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 375 Esp (CDH )
      / De la parte de Dario, entr' essa gente tanta, / avié un filisteo —el escripto lo canta—, / fijo de padre negro e de una giganta, / bien avié treinta cobdos del pie a la garganta.
    • 1246-1252 Berceo, G. Milagros Nuestra Señora [1971] 49 Esp (CDH )
      / Pero qe ampla era la sancta vestidura, / issióli a Sïagrio angosta sin mesura; / prísoli la garganta como cadena dura, / fue luego enfogado por la su grand locura.
    • a1260 Anónimo SMateo (Esc. I-j-6) [1962] Esp (CDH )
      El echo los dineros en el templo, e fuesse e colgo se de la garganta.
    • c1252-1270 Alfonso X Setenario [1945] Esp (CDH )
      E la manera en commo deue ser fecha es yendo en rromería luenne de su tierra; o andando desnuyos en pannos menores, e non trayendo sobre sy otra cosa vestida nin cubierta; o que aduga palo codal, que se entiende por de codo en luengo, o açote con que se fiera con qualquiera destos que traxiere en cada iglesia que entre, teniendo los ynoios fincados, deziendo el salmo de Miserere mey, Deus e otra oraçión qual les mandaren; o trayendo fierro çinto al cuerpo o al derredor de la garganta o en los braços o en alguna vestidura áspera a carona de la carne; o faziéndolos estar ençerrados en algunt monesterio o en otro lugar apartado, dándoles mal a comer e a beuer por tienpo sennalado o en toda su vida, segunt los pecados que ouiere fechos.
    • c1270 Alfonso X Estoria Espanna [2002] Esp (CDH )
      E mesurar deuemos como no es uençudo de buena guisa qui con la garganta parada uiene a ssannar a so enemigo & ua a el de la guisa que estos uienen a nos.
    • a1280 Alfonso X Gral Estoria III [1994] Esp (CDH )

      Las piernas d'él pilares de mármol que son fundados sobre bases de oro. La fermosura d'él tal como la del Líbano, escollecho como los cedros muy altos.

      La su garganta muy suave e muy buena, e todo él de dessear: tal es el mio amado, e ésse es el mio amigo, ¡oh vós, fijas de Jerusalem!

    • 1283 Alfonso X LAjedrez [2003] Esp (CDH )
      & esta aue es muy fremosa. ca los pechos & la garganta reluzenle todos como si fuessen dorados. & las cuestas & las alas ha ialdes. E los pies & los oios & el pico ha uermeios como ell escarlata. & ha las unnas muy negras. & ha en la cabeça una corona rededonda de pennolas assi como diadema.
    • 1292-1293 Anónimo Castigos [2001] 165 Esp (CDH )
      La dezena cosa, que non prometas nin des cosa por que de ti mismo que eres sennor ouieses a fazer sennorío e fizieses sennor de ti a aquel a quien pusieses el su pie sobre la tu garganta por que sienpre ouieses a beuir en su premia e en su voluntad.
    • a1300 Anónimo Caballero Cisne [1979] 272 Esp (CDH )
      (E dígovos que havía aý muchos a quien pesó muy de coraçón , porque entendieron que no podía ser que no se fuesse.) E el Emperador mesmo se paró a las ventanas, e vió el cisne que estava con el batel; e tenía un collar de oro a la garganta, con una cadena de plata, e era tan fermosa cosa de veer, que era maravilla; e todos quantos lo veyan fablavan dél mucho e teníanlo a muy gran cosa.
    • 1250-1300 Anónimo FGral Navarra. BNM 17653 [2004] Esp (CDH )
      & enboluiosse en so garganta dest ome & quiso lo. matar.
    • c1320-1322 Juan Manuel Crónica abreviada [1983] 764 Esp (CDH )
      E fue ferido el Çid sobre esta presa que trayan de vna lança por la garganta, de que cuydaron que morrie.
    • a1325 Anónimo Crón veinte reyes (Esc Y-I-12) [1995] fol. 37v Esp (CDH )
      gonçalo gonçales / el menor quando vio los / hermanos muertos ante / ssy con la grand cueyta que / ouo en su coraçon dexose yr / a aquel moro que los descabeçaua / & diole vna tan gran / puñada enla garganta que / luego cayo muerto en tierra. / desi sacole mucho ayna la / espada dela mano & mato / conella mas de veynte moros / de aquellos que estauan / aderredor del los moros / çercaron le alli todos & prisieronle / & descabeçaron le / luego.
    • c1300-1325 Anónimo Cuento Otas Roma [1976] Esp (CDH )
      — Señor, por Dios, merçet —dixo la infante—, ante me mandat tajar la garganta, ca este casamiento es muy descomunal.
    • c1300-1325 Anónimo Cuento Otas Roma [1976] Esp (CDH )
      E dixo una palabra, pero que gela non entendieron, que ante él querría aver la garganta tajada ca ssu hermano cobrar ende tan grant sseñorío.
    • c1300-1325 Anónimo Cuento Otas Roma [1976] Esp (CDH )
      Desý levóla por delante las forcas donde tenía Clarenbart la soga ala garganta.
    • 1300-1330 Anónimo FNavarra (BNM ms. 248) [2004] Esp (CDH )
      & enlazo se en su garganta deste omne et quiso lo matar. Este omne dixo a esta serpient non me mates que grant bien te fecho. Respondio la serpient si me criest assi me matest mi padre & mi madre. & mis hermanos. & mis hermanas. et los mis parientes & io deuo te matar. Sobre estas razones uinieron ante el alcalde.
    • 1325-1335 Juan Manuel Lucanor [1994] Esp (CDH )
      Et a cabo de algunos días, tornó a ella et díxol que avía fallado un omne muy sabidor et quel dixiera que si oviesse unos pocos de cabellos de la barba de su marido, de los que están en la garganta, que faría con ellos una maestría que perdiesse el marido toda la saña que avía della et que vivrían en buena vida como solían o por aventura mejor, et que a la ora que viniesse, que guisasse que se echasse a dormir en su ragaço.
    • 1325-1335 Juan Manuel Lucanor [1994] Esp (CDH )
      Cuando el marido le vio la navaja en la mano cerca de la su garganta, teniendo que era verdat lo que la falsa beguina le dixiera, sacól la navaja de las manos et degollóla con ella.
    • 1344 Anónimo Crónica de 1344 [1992] fol. 40r Esp (CDH )
      tomo vna tabla que fallo Açerca / desi para le dar conella Ca de espada non lo qujso / cometer en(n)la iglesia & vjdjmjro Commo era omen / de flaco Coraçon con mjedo del golpe dexose Caher / en tierra & el godo Corrio ael & pusole el pie / en(n)la garganta & tomole la espada & prendiolo & / fueron otrosi presos los otros Capitanes que quedaron / en guarda dela çibdat de narbona & despues quela / ouo en su poder & bien basteçida delo que le era menester / fue sobre las çibdades Rodes & agjde / & fueron luego tomadas & presos los quelas guardauan / /.
    • 1385 Fdz Heredia, J. Gran Crón Esp I (BNM 10133) [1995] fol. 64v Esp (CDH )
      mas ercules como hombre / sin miedo entro enla cueua / & echole las manos ala garganta / & estrenyolo por tal manera / que lo afogo & saco los bueyes / & las uacas que Cayo hauie / furtado & dexolo assy estar enla / cueua .
    • 1376-a1391 Fdz Heredia, J. Grán Crón Esp III (BNM 10134) [2003] fol. 213v Esp (CDH )
      Et porque en el desbarato de aquellos reales eran seydos tomados muy grandes cuantias de doblas, que fueron falladas en el alfareque del Rey et en las tiendas de los otros moros que eran alli, que en cada huna d'ellas auia tanto oro como çient doblas moriscas, et fueron hi tomadas muytas uigas de oro de que obrauan aquellas doblas, et muytas alcollas de oro et de plata que traian las moras en las gargantas et a las monyecas et a los piedes, et muyto aliofar et muytas piedras preciosas que fue fallado en el alfareque del rey Albohacen.
    • 1376-1396 Fdz Heredia, J. Trad HPaganos Orosio [2003] fol. 155r Esp (CDH )
      Et la hora los enemigos prendieron las dobles castras que tenian los romanos con muyt grant preda, et por vna nueua et non acostumbrada maldicion aborrescible de crueldat, todas las cosas que tomaron pisandolas et calcigandolas las destruyeron diuso de sus piedes, et las vestiduras despedaçadas todas et talladas por pieças echaron daca et dalla, et el oro et argent echaron en el rio, et las lorigas de los hombres todas fueron rotas et talladas, et los ornamentes et coberturas de los cauallos semblantment rotos et sparzidos por diuersas partidas, et los cauallos fueron echados en el rio et affogados, et los honbres puesta a cada vno vna cuerda a la garganta fueron enforcados de los arboles, en tal manera que el vencedor non obtuuo nin conoscio ninguna preda, nin el vencido ninguna misericordia; por la qual cosa, la hora en Roma non solament huuo muyt grant planto et ploro, mas encara muyt grant temor que los kimbros de continent non passassen las Alpes et destruyessen Ytalia.
    • 1397 Anónimo Cuaderno ordenanzas Colección AM Hondarribia Esp (CDH )
      e si los tales moços o mancebas no fuesen, los tales acotado no podrian aber biandas ni bibir en la tierra y por ende proueyendo el gran mal, qualquier moço de acotado o manceba de acotado que fuere tomado de aqui adelante, sauiendo que el moco es de algun acotado o la manceba es de algun acotado y esta por el, que por la primera bez que el tal moço o la tal manceba que sean traydos publicamente desnudos como nacieron sin camisa ni sin otro paño ninguno con una soga a la garganta y las manos atadas atras por la villa mas cercana donde esto acaeciere y les plegue una de las orejas a raiz del casco en la puerta de la tal villa y este asi plegado desde ora de prima fasta ora de bisperas, y si castigar no se quisiere que por la segunda bez que aliaren que sirben e andan y estan por suyos que corten ambas las orejas a raiz del casco; y por la tercera bez que muera por ello.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 299 Esp (CDH )
      E luego estonce se tornó contra el tercero de los hermanos, que non podía sostener punto sus armas (por las razones que dicho avemos), e dióle con la lança por medio de la garganta e matólo, e despojólo de sus armas.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 301 Esp (CDH )
      E dixo uno de los juezes asy: "Orate, yo te judgo a parduellion"; e el carnecero le ató las manos, e lo tenía ya para lo atar de hun lazo a la garganta.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Crón Pedro y Enrique [1994-1997] Esp (CDH )
      E el dicho don Lope Sanchez comendador le mostro commo tenia vna cadena a la garganta, la qual le fiziera poner el maestre don Fadrique, su maestre e su señor, fiandose del e andando con el, e le tomara el castillo e se apoderara del, por lo qual el non era en su poder libre para lo acoger en el dicho castillo segund le auia fecho omenaje nin lo podia conplir.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Crón Pedro y Enrique [1994-1997] Esp (CDH )
      E otro escudero que dizian Alfonso Ferrandez de Castrillo llego a Ruy Gonçalez de Castañeda e diole con vn cuchillo por la garganta e derribolo e matolo.
    • c1400 Anónimo Miraglos Santiago [1990] 78 Esp (CDH )
      El mercador levantóse e vío que las cadenas que le cayeron de la garganta e las cormas de los pies, e vío la cárçel abierta e fuese en pos Santyago con sus cadenas e con sus fierros e que non quiso dexar porque se yva ya.
    • a1409 Imperial, F. Poesías [1993] Canc Baena Esp (CDH )
      / 2 Los pechos alvos, * la garganta alçada, / la vide venir escontra * el río / con buen continente e graçioso brío.
    • 1406-1411 Anónimo Crón Juan II [1982] Esp (CDH )
      E tanto que llegó fué ferido de tres viratones, vno en cada pierna, e otro en la garganta, e fueron ay feridos otros dos, e vn paje.
    • 1406-1411 Anónimo Crón Juan II [1982] Esp (CDH )
      E ovo de salir a la pelea el dicho Diego Pérez, e fué ferido en la garganta, de vna lança.
    • 1437 El Tostado LParadojas [2000] Esp (CDH )
      Primeramente es de exponer en quanto era onbre & en esta manera fue preso ca, saliendo de la çena, fue el jueves en la noche al huerto allende del arroyo de Cedron & alli oro grande espaçio & despues los jodios & gentiles enbiados de los prinçipes de los saçerdotes venieron & prendieron a Cristo & ataronle a la garganta una soga trayendolo a casa de Anas, el juez, & de ende lo troxieron a casa de Caiphas, el qual era el mayor saçerdote en aquel anno, & despues lo levaron preso a casa de Pilato & despues a casa de Herodes & otra vez a casa de Pilato lo tornaron.
    • 1437 El Tostado LParadojas [2000] Esp (CDH )
      Et porque la tierra de Çiçilia muchas vezes padesçe terremoto en aquellos montes, dixeron los poetas que esto fazia Triphes gigante, el qual stava debaxo quando se bolvia de lado; de esto pone Ovidio en el 14 Libro de Methamorphoseos, en el primero verso: iamque gigantes iniecta faucibus ethnam liquerat, que quiere dezir: ya avia passado Ulixes el monte Gibel assentado sobre la garganta del gigante.
    • 1438 Mtz Toledo, A. Corbacho [1990] 329 Esp (CDH )
      E estando asý la Fortuna en tierra como muerta, syn sentido alguno, entanto que todo el estómago se le rrebolvió e decaesçió por tornar lo que en él tenía, la Pobreza luego saltóle ençima e púsole el un pie en la garganta, que la quería afogar, diziendo [...].
    • 1429-1440 Marqués de Santillana Serranillas [1988] Poesías Esp (CDH )
      / Fruentes claras e luzientes, / las çejas en arco alçadas, / las narizes afiladas, / chica boca e blancos dientes; / ojos prietos e rientes, / las mexillas commo rosas, / gargantas maravillosas, / altas, lindas, al mi grado.
    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 127 Esp (CDH )
      No callaste cómo Anteo, pesada carga, muy gravemente apretada su garganta, estudo colgado entre tu costado ysquierdo y tu braço derecho; ni callaste la forma de los cavallos çentauros, de dos miembros, que conflavan de sus pies, los quales tú lançaste de las montañas de Thesalia.
    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 158 Esp (CDH )
      E después, costreñida por los amonestamientos y mandamientos de mi padre, quité otra vez el guchillo que me avía dado mi padre de tu garganta.
    • 1313-1469 Anónimo Estoria Merlín [1924] 60 Esp (CDH )
      E entonçe fue a su mugier e fizola sobir sobre un archa en el çellero. E echo una soga a su garganta. E derribose del arca e enforcose. E quando el omne bueno sopo que perdiera su mugier e su fijo en tal guysa, cayo en el una grand enfermedat onde morio.
    • 1467-1475 Escavias, P. Repertorio Príncipes [1972] Esp (CDH )
      E falláronlo e atáronle las manos detrás, e hecháronle vna soga a la garganta e pusiéronle vna espada de punta debaxo la barva porque no escondiese la cara, e así lo troxieron por la çibdad.
    • 1467-1475 Escavias, P. Repertorio Príncipes [1972] Esp (CDH )
      E quando el traydor de Paulo bido al rrey Banba, deçiñóse la çinta que traýa çeñida e hechóla a su garganta e atóse él mesmo con sus manos con ella, e dexóse caer en tierra ante los pies del rrey su señor.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )

      E tomando el cuchillo de su vaina para lo degollar e bolviendo el niño la cara risueña contra él e mobido el cuchillo para correr por la garganta, trabóle el ángel de Dios d'él e díxole:

      — Abrahán, bisto ha el Señor la tu obedençia e fidelidad; por ende, non tangas tu fijo.

    • 1469-1479 Manrique, J. Combite [1993] Poesías Esp (CDH )
      Y una saya de sayal / forrada en peña tajada, / y una pescada cicial / de la garganta colgada, / y un balandrán rocegante / hecho de nueva manera: / las haldas todas delante, / las nalgas todas defuera.
    • c1445-1480 Montoro, A. Cancionero [1991] 253 Esp (CDH )
      Tal fama se face que las tristes dueñas, / después que se vieron con sonbras atantas, / cubriendo, temiendo mostrar sus vergüeñas, / al fierro mostraban sus alvas gargantas; / ¡o dueñas, varonas, princesas, infantas, / pugnad por do limpio guardés vuestro lecho; / catad que en tal caso non salba el derecho, / nin pecho, nin ruego de santos nin santas. /
    • a1485 San Pedro, D. Pasión trobada [1973] Esp (CDH )
      Quando los judios vieron / cavie judas sennalado / contenpla commo le asieron / y en los golpes que le dieron / en su cuerpo delicado; / contenpla commo lecharon / gruesa soga ala garganta / y commo della tyraron / y tirando le arrastraron / aquella su carrne santa.
    • a1485 San Pedro, D. Pasión trobada [1973] Esp (CDH )
      Y mando luego callar / las bozes de gente tanta / y mandole desatar / las manos y deslazar / la soga dela garganta; / y dixole dime amigo / eres tu aquien busco / mi padre commo a enemigo / y a fin de topar contigo / los tantos ninnos mato.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Al gigante fueron las nuevas, y no tardó mucho que luego salió en un cavallo, y él parescía sobre él tan gran cosa que no ay hombre en el mundo que mirarlo osasse, y traía unas fojas de fierro * tan grandes, que desde la garganta fasta la silla le cobrían y un yelmo grande además muy claro y una gran maça de fierro muy pesada con que fería.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Galaor dio del pie a la puerta y, derribándola, entró dentro y falló una hermosa dueña que tenía a la garganta una cadena gruessa, y díxole ella:

      — Señor, ¿qué es del señor del castillo y de la otra gente?

    • c1495 Lucena, L. Repetición amores [1954] Esp (CDH )
      La boca muy convenible y los labios de color de coral muy aptíssimos para morder; los dientes chicos y en orden puestos, que parescían de cristal, por los quales la lengua discurriendo, os paresciera la pronunciación della antes una dulce armonía que razones que acá todos comúnmente hablamos.¿Qué diré de la lindeza de su barba o de la blancura de su garganta? Por cierto no hay cosa en todo su cuerpo que no sea digna de lohar, como el juyzio de lo de fuera sea figura de lo de dentro.
    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] fol.4v Esp (CDH )
      E púsose un cordel a la garganta e atole a una viga de la techumbre de la casa e púsose sobre una arca e dexose caer abaxo; e así murió, que no uvo quien la acorriese.
    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] Esp (CDH )
      E el cavallero lo firió tan de rezio, que el yelmo non le aprovechó ni le pudieron guarir, que todo le abrió fasta la garganta e cayó muerto en tierra.
    • 1486-1499 Campo, A. Auto Pasión [1977] 172 Esp (CDH )
      / ¡Ay dolor! / Soga a la garganta atada / commo a ladrón vos echaron, / e muy fuerte apretada / a las manos vos ataron, / y con muchas bofetadas / vuestra cara demudaron.
    • 1512 Anónimo Crón Popular Cid [1992] Esp (CDH )
      & dDe cómo peleó el Cid con vnos caualleros estando sobre la villa de Aluarrazín, donde fue el Cid herido en la garganta.
    • 1512 Anónimo Crón Popular Cid [1992] Esp (CDH )
      & de cómo peleo el Cid con vnos caualleros estando sobre la villa de Albarazín, donde fue el Cid herido malamente en la garganta.
    • 1513 Encina, J. Égloga Plácida [1991] 315 Esp (CDH )
      / ¡O, qué rostro y qué raciones, / qué garganta, boca y ojos! / ¡Y qué pechos / tan perfetos, tan bien hechos / que me ponen mill antojos! / ¡O, qué glorioso mirar, / qué lindeza en el reír, / qué gentil aire en andar, / qué discreta en el hablar! / ¡Y quán prima en el vestir, / quán humana, / quán generosa y quán llana, / no ay quien lo pueda dezir! / Dentro en mí contemplo en ella, / siempre con ella me sueño, / no puedo partirme della.
    • 1528 Delicado, F. Lozana [1994] 500 Esp (CDH )
      [...] y sus dientes tan menudos / y encías de un carmesí / se le tornen grandes y agudos, / parezcan de jabalí; / su garganta y su manera, / talle, color y blancura, / se tornen de tan mal aire / como toda su figura; / y sus pechos tan apuestos / testigos de cuanto digo, / tornen secos y deshechos, / con tetas hasta el ombligo [...]. /
    • 1529-1531 Guevara, A. Reloj príncipes [1994] Esp (CDH )
      Plutharco, en el libro De gestis mulierum, cuenta esta historia y, para agraviar más la vanidad y liviandad de Nero, dize que aquella muger Pompeya tenía el cuerpo mediano, los dedos largos, la boca pequeña, las cejas delgadas, las pestañas espessas, las narizes aguileñas, los dientes menudos, los labrios colorados, la garganta blanca, la frente ancha; finalmente tenía los ojos grandes y salidos, y los pechos altos y bien proporcionados.
    • 1529-1531 Guevara, A. Reloj príncipes [1994] Esp (CDH )
      Preguntado este Dionisio por qué no fiava de algún barbero su barba, respondió: "Porque yo soy cierto que le darán al barbero más porque me quite la vida, que no le daré yo porque me raya la barba." Plinio, en el vii libro, dize que el gran Scipión Africano y el Emperador Augusto fueron los primeros que se afeytaron en Roma, y pienso que fue el fin de dezir esto Plinio para engrandecer aquellos dos príncipes, los quales uvieron menester tanto ánimo para dexar llegar las navajas a la garganta como para pelear el uno con Aníbal en África y el otro con Sexto Pompeyo en Sicilia.
    • a1526-a1536 Vega, G. Poesías [1995] Esp (CDH )
      SALICIO ¿Yo? Dejalle, / si desenclavijalle yo acabase / la mano, a que escapase mi garganta.
    • 1540-c1550 Mejía, P. Silva [1989-1990] I, 212 Esp (CDH )
      Muy sabido es el otro cuento del otro barvero que afeytava a Dionisio, tirano de Sicilia; que, como en su botica tienda se estuviesse hablando de que estava muy apoderado y seguro el tirano en la tierra, dixo él, burlándose: — «¿Qué seguridad halláys vosotros en quien le traygo yo la navaja por la garganta?».
    • 1554 Cieza León, P. Crón Perú Esp (CDH )
      Los indios se cubren con una manta asimismo larga, que tendrá tres o cuatro varas, con la cual se dan una vuelta por la cintura y otra por la garganta, y echan el ramal que sobre por encima de la cabeza, y en las partes deshonestas traen maures pequeños.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] Pe (CDH )
      Hizo algunas entradas con los que llevó, conquistó muchos indios y al fin murió de un flechazo con yerva que le dieron los caribes por la garganta, y los suyos vinieron a tanta hambre que comieron perros y tres indios.
    • a1554 Anónimo Lazarillo [1994] 41 Esp (CDH )
      Sacáronme de entre sus manos, dejándoselas llenas de aquellos pocos cabellos que tenía, arañada la cara y rascuñado el pescuezo y la garganta.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      A los capitanes y ofiçiales de las galeras hecharon las cadenas por las gargantas, y con la música de trompetas y atambores que nosotros nos llebábamos en las galeras, que es cosa de que ellos mucho se rríen porque no usan sino clarines, nos llebaron con nuestras banderas arrastrando a pasar por el zerraje del Gran Turco, que es su palaçio, de donde ya iban señalados los que habían de ser para él, que le cabían de su quinto, y entr'ellos principalmente los capitanes de las galeras; y éstos llebaron a Gálata a la torre del Gran Señor, donde están aquellos dos mill que arriba dixe, para sus obras y para rremar al tiempo.
    • 1563 Denis, M. Trad Pintura antigua Holanda [1921] Esp (CDH )
      y la otra es, no la encajar en la forma del pescuezo o garganta de la figura; porque aquí los eminentes pintores ponen todo su primor muy disimulado y secreto, y aquí los ignorantes e indoctos muestran muy al descubierto su falta arrancando las orejas (de la persona que contrahacen) muchas veces, y poniéndolas más arriba o más abajo de lo que debían de estar, lo cual es cosa muy reprehendida.
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 115 Esp (CDH )
      No me pesa de ver la lozanía / de vuestro corazón, antes me esfuerza, / mas temo que esta vuestra valentía / por mal gobierno el buen camino tuerza; / que, vuelta entre nosotros la porfía, / degolláis vuestra patria con su fuerza; / cortad, pues, si ha de ser desa manera, / esta vieja garganta la primera. /
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 256 Esp (CDH )
      / Pero de un bando y de otro contemplada / la diferencia en número de gentes, / la ciudad sin reparos descercada, / con otra infinidad de inconvenientes, / y el ver puestas al filo de la espada / las gargantas de tantos inocentes, / niños, mujeres, vírgines sin culpa, / será bastante y lícita disculpa.
    • c1573 Hermosilla, D. Diál pajes [2003] Esp (CDH )
      Y, de los infinitos que entonces había, uno que estaba en el agua hasta la garganta le dijo: «Senor, por vida vuestra, que me soltéis y saquéis de aquí, que yo estoy bueno y libre de toda enfermedad, que ninguna tengo fuera de hambre y flaqueza».
    • 1569-1573 Hurtado Mendoza, D. Guerra Granada [1948] 139 Esp (CDH )
      Ahogáronle dos hombres, uno tirándole de una parte y otro de otra de la cuerda que le enlaçaron en la garganta: él mismo se dió la vuelta como le hiciesen menos mal; concertó la ropa, cubrióse el rostro.
    • 1574 Sta Cruz Dueñas, M. Floresta [1997] Esp (CDH )
      El capitán le puso el espada a la garganta, diciéndole que se rindiese: si no, que le cortaría la cabeza.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 15 Esp (CDH )
      [...] y al piloto Alaminos le dieron una mala herida en la garganta; y arremetimos a ellos, el agua más que a la cinta, y a estocadas les hicimos soltar el batel, y quedaron tendidos y muertos en la costa y en el agua veinte y dos dellos, y tres prendimos, que estaban heridos poca cosa, que se murieron en los navíos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 63 Esp (CDH )
      Estuvimos en esta batalla sobre una hora, que no les pudimos hacer perder punto de buenos guerreros, hasta que vinieron los de a caballo, como he dicho; y prendimos cinco indios, e los dos dellos capitanes; y como era tarde y hartos de pelear, e no habíamos comido, nos volvimos al real, y luego enterramos dos soldados que, iban heridos por las gargantas e por el oído, y quemamos las heridas a los demás e a los caballos con el unto del indio, y pusimos buenas velas y escuchas, y cenamos y reposamos.
    • c1558-1580 Luis de León Poesía original [1990] Poesías Esp (CDH )
      Agora con la aurora se levanta / mi Luz; agora coge en rico nudo / el hermoso cabello; agora el crudo / pecho ciñe con oro, y la garganta; / agora buelta al cielo, pura y santa, / las manos y ojos bellos alza, y pudo / dolerse agora de mi mal agudo; / agora incomparable tañe y canta.
    • 1585 Pz Moya, J. Philosofía [1995] Esp (CDH )
      El Cancerbero era un bravísimo perro de tres gargantas o cabezas, de quien atestigua Vergilio * y Horacio * ser guarda de los infiernos, que estaba en una cueva ante las casas de Plutón, que todos los que entraban en ella recibía con mucho halago, y a ninguno dejaba salir, porque con grandes ladridos los espantaba.
    • 1587 Mena, F. Trad HEtiópica [1954] 151 Esp (CDH )
      Mas ella, como si viera la cabeza de Medusa o otra cosa más monstruosa y espantable, dando grandes gritos, volvió los ojos y el cuerpo, apartándose a un rincón del aposento, y enlazándose las manos a la garganta, amenazaba, y con muchos juramentos afirmaba, que se ahogaría ella misma, si luego no nos salíamos de allí.
    • 1587 Mena, F. Trad HEtiópica [1954] 352 Esp (CDH )
      Tiene sus mangas, y llega desde la garganta hasta la rodilla, y solamente por entre los muslos está suelta y abierta, porque así es menester por causa del subir y estar sobre el caballo.
    • 1588 Malón Chaide, P. Conversión Magdalena [1930] II, 225 Esp (CDH )
      [...] los viejos ancianos, reservados por algún hado cruel para ver tan desastrados casos, * iban atadas las sagradas gargantas, ahogados del dolor, dando mortales suspiros; quedaban degollados los más valientes y toda la flor y fuerza de su ejército, y los sacerdotes muertos, porque en medio de las sagradas víctimas que ofrecían a Dios en su santo templo, llegando a deshora el bárbaro enemigo, no respetando al cielo, ni a las venerables canas [...].
    • 1593 Gracián Dantisco, L. Galateo [1968] Esp (CDH )
      O por el consiguiente le pareciera mal a este Perlado ver en sus criados la demasía de polideza y atavío que algunos usan, apretándose tanto la garganta, y de suerte que si han de bolver la cabeça a un lado, no pueden, sino con todo el cuerpo, y en los avanillos y guarniciones, no se diferencian de los que traen las mugeres que se precian de bizarras.
    • 1589-1594 Ercilla, A. Araucana III [1993] 824 Esp (CDH )
      / Si en ley de guerra es pérfido el que ofende / debajo de seguro al enemigo, / ¿qué será aquel que al enemigo vende / la libertad y sangre del amigo, / y el que con rostro de leal pretende / ser traidor a su patria, como digo, / poniéndole con odio y rabia tanta / el agudo cuchillo a la garganta? / Guardarse puede el sabio recatado / del público enemigo conocido, / del perverso, insolente, del malvado, / pero no del traidor nunca ofendido / que en hábito de amigo disfrazado / el desnudo puñal lleva escondido: / no hay contra el desleal seguro puerto / ni enemigo mayor que el encubierto.
    • 1589-1594 Ercilla, A. Araucana III [1993] 831 Esp (CDH )
      / »Que a darte la vitoria yo me obligo, / no por el galardón que dello espero, / que la virtud la paga trae consigo / y ella misma es el premio verdadero; / basta lo que en servirte yo consigo, / y así graciosamente me prefiero / de ponerte sin pérdida en la mano / la desnuda garganta del tirano.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 664 Esp (CDH )
      / Era el vestido largo hasta la planta, / al brazo justo, de cintura estrecho, / y el escotado cuello la garganta / blanca mostraba, y el nevado pecho; / de un raso azul de cielo color santa, / y un manto blanco de diamantes hecho, / que quitaran la vista como el sueño, / a no verse los ojos de su dueño.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] 264 Esp (CDH )
      Venía diferentemente atado que los demás, porque traía una cadena al pie, tan grande, que se la liaba por todo el cuerpo, y dos argollas a la garganta, la una en la cadena y la otra de las que llaman guardaamigo o pie de amigo, de la cual decendían dos hierros que llegaban a la cintura, en los cuales se asían dos esposas, donde llevaba las manos, cerradas con un grueso candado, de manera que ni con las manos podía llegar a la boca ni podía bajar la cabeza a llegar a las manos.
    • 1605 Hidalgo, G. L. Diál entretenimiento [2007] Esp (CDH )
      Sin cabeza como la hidria, sin ojos como Argos, sin nariz como elefante, sin garganta como cigüeña, sin boca como rana, sin barba como tudesco, sin hombros como ganapán, sin barriga como preñada de nueve meses, sin brazos y piernas como araña.
    • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Pe (CDH )
      Y si no merecemos perdón, ves aquí nuestras gargantas.
    • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Pe (CDH )
      El indio embaxador, que, como dezíamos, sacava sus flechas una a una del aljava, casi en las últimas sacó una que tenía una casquilla de pedernal hecho como punta y cuchilla de daga de una sesma * en largo, con la cual, viendo que los castellanos estavan descuidados y embevecidos en mirar sus flechas, se hirió en la garganta de tal suerte que se degolló y cayó luego muerto.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      Por esta causa, y por no verme más corrida, me apeé y lavé mi rostro y garganta en una de agua, que iba mansamente murmurando de mi sencillez y de mis enemigas por entre unos amenos y deleitosos sauces.
    • c1550-a1606 Alcázar, B. Obra poética [2001] 229 Esp (CDH )
      / Mas aquí de los ojos inhumanos / rehúye, por no verme, él mismo: ¡a tanta / lástima muevo! Así paso contento: / porque gozo del oro, en el tormento, / del cabello, el marfil de la garganta / y el cristal, que me hiere, de las manos.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      GARGANTA, es lo mesmo que el cuello [...]
    • 1600-1612 Ledesma, A. Conceptos espirituales I [1969] Esp (CDH )
      / No os amedrenta, ni espanta / ser el enemigo fuerte, / ni el ver al ojo la muerte, / ni el cuchillo a la garganta.
    • 1612 Mira Amescua, A. Esclavo demonio [1984] Esp (CDH )
      (Entra Don Gil con un saco de penitencia, una soga a la garganta, y Don Diego y DOMINGO.)
    • 1612 Quevedo Villegas, F. Mundo dentro [2003] 382 Sueños y discursos Esp (CDH )
      ¿Viste esa visión que acostándose fea se hizo esta mañana hermosa ella misma y haces extremos grandes? Pues sábete que las mujeres lo primero que se visten en despertándose es una cara, una garganta y unas manos y luego las sayas.
    • c1579-a1613 Argensola, L. Rimas [1950] Esp (CDH )
      De David en el trono el gran tyrano, / que profanó la ley entonzes santa / por adular a un príncipe romano, / cortar quiso furioso la garganta / del verdadero justo, Dios y hombre.
    • c1579-a1613 Argensola, L. Rimas [1950] 166 Esp (CDH )
      / Tú puedes ser, Ottón, dello testigo, / Ottón, del sacro imperio descendiente, / en quien executavan su odio antigo; / pues que tu misma sangre fieramente humedeció tu boca i tu garganta, / siendo ministro tu rabioso diente; / pues cuando la ciñeron con la santa / cadena, luego huyeron las arpías, / que primero tuvieron fuerza tanta; / i tú, primero Augusto, que tenías / en tu honor las kalendas del mes sexto, / cediste al gran Apóstol estos días, / de Herodes en oprobrio i Nero Sexto.
    • a1613 Murúa, M. HGral Perú [1961] Pe (CDH )
      Para ello mouidos por esta ynfernal india los capitanes que allí estaban, especial Guandopa Macora Sotic Palloc, como gente inhumana y sin razón ni discurso, no advirtiendo que el bendicto Padre no auía entrado en cassa del Inga, ni estado con él quando le dió la enfermedad para podelle dar ponçoña, con otros muchos fueron luego a la casa del Padre dando vozes, y le echaron mano y en un instante le pusieron vna soga a la gargante y con la otra le ataron las manos y los molledos de los brazos acia atrás, y con tanta fuerça y violencia le apretaron, que le hicieron salir los güessos del pecho acia fuera y desencaxarse de su lugar.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      Sucedió, pues, en la rebelión general de los indios, que con otros españoles descuidados cautivaron un capitán llamado Escalante, y habiéndolo llevado al sitio de la dicha ciudad, después de haberla destruido, lo desnudaron en carnes, y le ataron fuertemente el cuello o garganta con las rodillas, y las manos con los pies, y hecho de tal manera una bola, le echaron un lazo por la misma garganta con una soga muy larga, y desde una barranca alta que estaba sobre un hondo rio, lo arrojaban dentro dél, y entre muchos tiraban a muy gran prisa de la soga diciendo en español: «¡Oh, qué hermosa trucha! Tiremos a prisa no se nos vaya.»
    • 1614 Vega Carpio, F. L. Rimas sacras [2003] 358 Esp (CDH )
      / »La garganta, Señor, también miraba, / que el más cándido mármol excedía, / y la mano bellísima, que daba / con cualquier movimiento luz al día; / mas como del cabello me preciaba, / pensaba yo que hermoso le tenía: / en él puse mejor los tiernos ojos, / y allá se me quedaron por despojos.
    • 1614 Vega Carpio, F. L. Rimas sacras [2003] 361 Esp (CDH )
      / Esto decía Madalena santa / cuando llegando al monte el Verbo eterno, / tirado del cordel por la garganta, / tienden sobre la cruz su cuerpo tierno.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Laberinto amor [1995] 635 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / De verde lauro una corona hermosa / al diestro lado ha de llevar un niño, / para que del suceso que resulte, / alegre o triste, o ya el cuchillo corra / por tu bella garganta, o ya tus sienes / del vitorioso lauro veas ceñidas.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Baños Argel [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Juanico Deja de echar esos lazos, / que otros de más embarazos / esperan nuestras gargantas.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Salen dos Sátiros que traen a Angélica como arrastrando, con un cordel a la garganta.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 28 Esp (CDH )
      / ¿Qué ya me queda?, repetí, cansando / con dobles voces la funesta playa, / ¡Ay sola prenda que te vas, dejando / al que en tu muerte, por morir, se ensaya! / ¿Dónde la fama llegará volando, / que presa del dolor mostrando vaya / la acerva imagen del fracaso mío, / que no enternezca el corazón más frío? / Besé mil veces la amarilla frente, / con turbado gemir cual suele en vano, / sobre el hijuelo a quien herido siente; / roja leona en el masilio llano, / mas ¿para qué te canso en voz doliente, / si ya desierto de remedios humano, / el hierro viene a mi garganta justo? / Dále a tu brazo con mi sangre gusto.
    • c1619-1620 Ruiz Alarcón, J. Verdad sospechosa [1999] 68 Mx (CDH )
      / ¡Bien hubiese el inventor / deste holandesco follaje! / Con un cuello apanalado, / ¿qué fealdad no se enmendó? / Yo sé una dama a quien dio / cierto amigo gran cuidado / mientras con cuello le vía, / y una vez que llegó a verle / sin él la obligó a perderle / cuanta afición le tenía, / porque ciertos costurones / en la garganta cetrina / publicaban la ruina / de pasados lamparones.
    • 1621 Almansa Mendoza, A. Cartas 1621 [2001] 196 Cartas y relaciones Esp (CDH )
      [...] , y sea traído por las calles públicas y acostumbradas de esta Villa y llevado a la Plaza Mayor de ella, donde para este efecto esté hecho un cadalso y en él sea degollado por la garganta hasta que muera naturalmente.
    • 1621 Almansa Mendoza, A. Cartas 1621 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )
      [...] , y con voz de pregonero que publicase sus delitos fuese traído por las calles acostumbradas de esta Villa y llevado a la Plaza Mayor de ella, donde para aquel efecto estuviese hecho un cadalso, y que en él fuese degollado por la garganta hasta que muriese naturalmente
    • 1621 Vega Carpio, F. L. Filomena [2003] 111 Esp (CDH )
      Tomole las manos y, viéndoselas tan frías como blancas, porque tuviesen todas las calidades de la nieve; mirola al rostro y viendo tanta belleza y hermosura en tan mortal desmayo, púsole la cabeza sobre sus faldas, desviándole los cabellos que, ya sin orden, discurrían por él hasta la garganta como libres de quien los ataba y prendía en otro dichoso tiempo: venganza de los ojos a quien habían puesto en su prisión y cárcel.
    • 1624 Vega Carpio, F. L. Circe [2003] Esp (CDH )
      Entonces se le atrevieron cuatro de ellos y, echándole una soga a la garganta le ahogaron.
    • 1626 Almansa Mendoza, A. Relaciones 1626 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )
      Ceniza, sermones y disciplina. Después de este suceso sangriento entrará por España el rey don Ramiro, con su ejército bien armado, y debajo agradable recibimiento morirá la mayor parte por fuerzas superiores, y, viéndose desvalidos, darán al cuchillo sus gargantas muchos inocentes, y, derramadas sus entrañas sobre el más ínfimo elemento, el superior consumirá la mayor parte de sus cuerpos:
    • 1626 Caro, R. Días geniales [1978] II, 138 Esp (CDH )
      Estos se llaman también circulatores, porque andan haciendo gente de rueda en rueda y de ciudad en ciudad; y algunos de ellos traen culebras grandes en el seno que se les enlazan por la garganta y por los brazos, y les llegan a la boca, con lo cual admiran y emboban a la gente del vulgo, y asombran tal vez los muchachos y las mujeres fáciles, y les ocasionan olviden lo que llevan para tomárselo.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] I, 72 Esp (CDH )
      Tenía gallardíssimo cuerpo, rubios cabellos como madexas de oro, frente espaciosa y lissa, zejas en arco perfiladas, vivos, resplandecientes y atractivos los ojos; labios, garganta y dientes, de coral, de marfil y de alabastro; algo encendido el rostro, mas su círculo oval templado blandamente de una blanca frescura, que más le hazía perfecto; tal era su retrato, acompañado de un espíritu noble, gallardo ingenio, despejo y gentileza; ved si su agrado minora el rendimiento de aquel incauto y descuydado moço.
    • 1629 Ruiz Alarcón, H. Trat supersticiones [2003] Mx (CDH )
      Aqui pondre enhiesto vn palo clauandolo en la garganta, en la barriga y en los costados, a mi madre la de la saya como piedras preciosas (la tierra por las flores); aqui esperare a mis tios los genios que se descuelgan, distilando deslizan al suelo.
    • a1630 Mogrovejo Cerda, J. Endiablada [1999] 170 Pe (CDH )
      El uno, sin morirse, con la candela en la mano por ser de aquellos de tan mal gusto que no se reducen siquiera por no esperar, y el otro con el azote a las espaldas y casi la soga a la garganta sin cumplir años por gran maestre de poner hábitos en las caras.
    • 1631 Quiñones Benavente, L. Loa Lorenzo Hurtado [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      LinaresEn la garganta.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] Esp (CDH )
      / Mejor luce el jazmín, mejor la rosa / por el revuelto pelo en la nevada / columna de marfil, garganta hermosa.
    • 1627-1635 Quiñones Benavente, L. Loa corte Figueroa [2001] 325 Jocoseria Esp (CDH )
      / Madrid, ya estoy en mi centro, / que en esta ausencia tan larga / ¡qué trabajos no he pasado / en la bolsa y en la fama, / hasta venir a deciros / (¡Dios guarde, amén, mi garganta!) / que me habían ahorcado! / Y ahora cuantos me hablan / dicen que les debo llantos, / responsos y misas de alma, / pésames, avemarías, / oraciones y plegarias.
    • 1634-1635 Quiñones Benavente, L. Soldado [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Cosme Vuestra ligereza / se ve hasta en las galas: / corchos en los pies, / en el cuerpo paja, / en los hombros humo, / vidro en las gargantas.
    • c1638 Rojas Zorrilla, F. Entre bobos [1995] Esp (CDH )
      PEDRO Estrene el cuchillo ya / en mi garganta.
    • 1639 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1639 [2002] Avisos Esp (CDH )
      Pasaron de las razones á las espadas, y de la pendencia resultó quedar el Señor Conde de Oropesa herido de una bien dichosa estocada en la garganta, que ha sido más de espanto que de peligro.
    • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] 265 Avisos Esp (CDH )
      El Obispo de Lamego i vn Teatino en Roma, el Montero Mayor de Portugal en París, Don Antón de Almado en Anglaterra, Francisco de Sousa Coutiño en Danemarca i Ciudades Anseáticas, Dionisio Mascareñas, Teatino en Venecia, vn Frayle Dominico en Florencia, Ignacio Mascareñas, Teatino, el que fue a Barcelona, en Génova, donde ha tenido el Cuchillo a la Garganta por los servidores del Rey, i se escapó.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] I, 239 Esp (CDH )
      / Floris, mejor con la templanza puedes / adornar tu garganta, que con rara / perdición rica que del Ponto heredes.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      * / ¡Que a disfamar los cálices te atrevas, / que vinieron del templo peregrinos, / juntando a ceremonias desatinos, / y a ancianos ritos tus blasfemias nuevas! * / Después de haber, sacrílego, bebido / toda la edad a Baco en urna santa, / mojado el seso y húmedo el sentido, * / ¿ver una mano en la pared te espanta, / habiendo tu garganta merecido, / no que escriba, que corte tu garganta?
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      La templanza, adorno para la garganta, más precioso que las perlas de mayor valor
    • 1651 Gracián, B. Criticón 1.ª parte [1993] Esp (CDH )
      Éste al caer se clavó un cuchillo por la garganta, escribiendo con su sangre el escarmiento sin segundo.
    • 1653 Zabaleta, J. Errores [1972] Esp (CDH )
      Lo mejor que hay en un cuerpo humano es la cabeza y, si la naturaleza se la pusiera al cuerpo debajo de un brazo, estuviera ridícula. La garganta es su asiento. Ponerla en otro lugar fuera hacer monstruosidades. Monstruos cría el que pone fuera de su lugar las cosas.
    • 1654 Moreto, A. Desdén [1978] Esp (CDH )
      / Lo segundo es que el casarme, / señor, ha de ser lo mesmo * / que dar la garganta a un lazo / y el corazón a un veneno.
    • 1657 Torres, B. Crón Agustina [1974] Perú (CDH )
      . Esta la llevava uno de nuestros Religiosos Sacerdotes en las manos, descalço de pie y pierna, cubierta la cabeça de ceniça con una soga gruesa a la garganta, sin capilla, y tapados los ojos con una esterilla como venda, espectáculo que movía a ternura y compunción a los presentes; tras él se seguían nuestros Religiosos en procesión, después el Cabildo secular, y los Prelados de las Religiones, y luego su Ilustríssima con su Clero, por este orden fueron todos al lugar señalado [...].
    • 1654-1658 Barrionuevo, J. Avisos I, II, III y IV [1892-1893] Esp (CDH )
      Metiéronle luego en la plaza, sin llevarle por las calles, subiéndole tan aprisa al cadalso, que unos á otros se atropellaban, turbándose el verdugo de suerte que dieron lugar, aunque muy limitado, á que llegasen un Obispo de anillo, fraile francisco, en un coche, y cosa de 20 clérigos que, saltando en el tablado, le quitaron el argolla de hierro de la garganta, que es un instrumento ingenioso con que, á dos vueltas de un tornillo, en un abrir y cerrar de ojos está en la otra vida.
    • a1678 Sánchez, V. Lira poética 141 Lira poética VS Esp (CDH )
      / La garganta a esta niña / le corten luego, / que será gran castigo / quedar sin Cuello . / La que se sigue es la Pérez, / mujer de tal sutileza / que alambicar las virtudes / es la arte que profesa.
    • 1693 Anónimo Romances Silva II, 62 Romancero general Esp (CDH )
      / Tras esto le dió á besar / Un buen fraile un crucifijo, / Y por la tierna garganta / Le pasó el verdugo el filo.
    • 1698 San Agustín, G. Conquistas Filipinas [1975] Esp (CDH )
      Confortado con estas razones, el dichoso Hermano ofreció denodado la garganta al cuchillo. Estaba prevenido el verdugo, que antes de herirle le volvió a requerir de parte del Duque en la forma que otras veces; pero el Hermano no dio otra respuesta que ofrecer la cabeza al golpe. Y luego se la cortaron delante del Padre Fray Nicolás. El cual comenzó a derramar lágrimas, parte de emulación santa y parte de alegría, considerando la gracia divina, que por tan varios caminos había traído a aquel dichoso japón de las tinieblas de su gentilismo a la corona del martirio.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Ve (CDH )
      Causa, para que algunos de sus soldados, conociendo la poca seguridad con que vivían, pues a la más leve ocasión tenían expuestas las gargantas al cuchillo, determinassen abandonar su compañía, aunque fuesse aventurando la vida a la incertidumbre del sucesso; y resueltos a seguir este dictamen Francisco Vázquez, Gonçalo de Zúñiga, Juan de Villatoro y Luis Sánchez de el Castillo, en lo más silencioso de la noche, se huyeron de la ciudad, con ánimo de ocultarse entre los montes, buscando abrigo en las fieras, por no lidiar con vn monstruo.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 192 Venezuela (CDH )
      mas viendo que no moría con el inhumano rigor de tal tormento, le baxó el cordel a la garganta, apretando hasta quitarle la vida, para que passasse a coronarse por mártyr en premio de aver sabido cumplir con la obligación de confessor.
    • 1733 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, V [2003] Esp (CDH )
      Supónese que a ninguno de dichos ahorcados se havía quebrantado la que llaman nuez de la garganta.
    • 1733 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, V [2003] Esp (CDH )
      Hablo por testimonio de Sinapio, el qual refiere que muchos perros, a quienes para examinar la verdad de el aphorismo se apretó la garganta tan fuertemente que arrojaron espuma a la boca, se recobraron y vivieron.
    • 1734 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, VI [2003] Esp (CDH )
      Premedita la indecible aflicción del delinquente al oír la sentencia, contémplale caminando al lugar del suplicio confuso, aturdido, medio muerto, sigue con la imaginación sus passos al montar los escalones, parécele que está viendo ajustar el cordel a la garganta, ya tiembla todo, y al representársele el despeño de el executor y reo de la horca, se le cae la pluma de la mano.
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      GARGANTA. s. f. Rigurosamente significa [...]; pero freqüentemente se toma por la parte exterior, y anterior del cuello: y assi se suele decir de las mugéres que tienen buena garganta.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] 103 Esp (CDH )
      La otra era una niña rabona de rotundos, a quien su desuello había sentenciado a horca; pues tenía los ribetes a la garganta, mantilla delinqüente, presa a trechos de colonia pajiza; era gananciosa de apetitos, que en su xerga se dicen chocantes; más ayrosa que el Febrero; más linda que el Mayo, y más trabajada que el Agosto; ojos negros dormidos, vigilante de guiñaduras, y una boca en donde encerraba perlas como piñones y libertades como puños.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] 304 Esp (CDH )
      Un Tullido que estaba apoyado sobre dos muletas, con un casquete de pez en la cabeza, y un collar de lamparones a la garganta, salió a la sazón, y dixo, idea famosa puede Vmd. sacar de este Quartel; la habilidad será ponerla en estilo gustoso.
    • 1766 Cruz, R. Pradera San Isidro [1915] Esp (CDH )
      Mariq . Disparar yo mi garganta / y cantar, como que acaso / de que duerme descuidada / estuve.
    • 1772-1778 García Huerta, V. Raquel [1982] Esp (CDH )
      / Mas si es traidor Hernando, su garganta / el filo probará de mi cuchilla, / contra alientos y espíritus aleves * / centella de las nubes desprendida.
    • 1784 Arroyal, L. Epigramas [1784] Esp (CDH )
      Con pies, piernas, talle, manos, / pecho, garganta, ojos, boca, / y con tus adornos vanos / dices, Ines, que eres loca.
    • 1784 Arroyal, L. Epigramas [1784] 188 Esp (CDH )
      Ser Brigadier Don Rodrigo / quiere sin ir á campaña, / sin oir un cañonazo, / y sin sentir una bala; / bien que su mérito tiene / patente en seis cuchilladas: / tres en los paises bajos, / tres arriba en la garganta.
    • 1781-1784 Samaniego, F. M. Fábulas [1988] 88 Esp (CDH )
      Dícele callandito un cortesano: / "Escuche, buen hermano; / Su frescura me espanta: / A cáñamo me huele su garganta.— / No temáis, señor mío, / Respondió el Charlatán, pues yo me río. / ¿En diez años de plazo que tenemos, / El Rey, el asno o yo no moriremos?"
    • 1781-1784 Samaniego, F. M. Fábulas [1988] Esp (CDH )
      Las sencillas palomas consintieron; / Aclamándole por rey, Viva, dijeron, / Nuestro rey el Milano. Sin esperar a más, este tirano / Sobre un vasallo mísero se planta; / Déjalo con el viva en la garganta; / Y continuando así sus tiranías, / Acabó con el reino en cuatro días. / Quien al poder se acoja de un malvado / Será, en vez de feliz, un desdichado.
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] 242 Ec (CDH )
      / Tribútanle con desvelo / entre singulares modos / la tierra sus frutos todos, / sus influencias el cielo; / hasta el mar que con anhelo / soberbiamente levanta / su cristalina garganta / para tragarse esta perla, / deponiendo su ira al verla, / la besa humilde la planta.
    • 1787 Quintana, M. J. A Filena [1969] Poesías Esp (CDH )
      / ¡Ah! ¿Quién a gracia tanta, / aunque fuera de mármol, resistiera? / ¿Y la triste garganta / al yugo no rindiera, / si vuestras prendas con cuidado viera? / / Yo quedé enajenado / al enredar la vista en el cabello, / para mi mal rizado, / y al mirar aquel cuello / que suspende y encanta en sólo vello.
    • 1787 Quintana, M. J. A garganta [1969] Poesías Esp (CDH )
      A ti mi vista se dirige ahora, / garganta encantadora. / Yo atónito en ti veo / un no sé qué de gracia y hermosura, / que enciende mi deseo. / ¿Quién es el que en ti puso / para mi mal la celestial blancura, / que junto al encarnado de la rosa, / al amante suspende que te mira? / Tú eres principio del nevado seno, / de ese nevado seno, donde unida / la honestidad con la virtud se anida. /
    • 1788 Viedma Narváez, F. Descripción StaCruz Sierra [2002] Bo (CDH )
      El agua es muy mala, y bebiéndola continuadamente hace criar unos grandes cotos en la garganta, de que pocos se libertan.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] 201 Py (CDH )
      [...] , y llegamos al Pueblo de San Joaquín ya descrito, donde dicho Señor Gobernador estuvo un poco enfermo, y yo tuve dolores cólicos y puxos sucediendo lo mismo á otros varios de la comitiva, lo que se atribuyó según costumbre á las aguas, lo mismo que algunos cotos ó tumores císticos que se advertían en algunas gargantas del pueblo; pero como la mayor parte de estos indios son oriundos de Sta. María de Fee donde se padece esta deformidad es creible que es más bien heredada que adquirida.
    • c1790 Samaniego, F. M. Jardín Venus [2004] 328 Esp (CDH )
      / Con un fuego lascivo, / diestramente nadando, / se acercan a la orilla / y muestran sus gargantas de alabastro.
    • c1788-c1796 Forner, J. P. Exequias Leng cast [2000] Esp (CDH )
      / Los miembros allí alteran / su primitiva forma; agudo crece / el semblante y reptil; desaparece / la garganta, atraída la cabeza / a la ya verde espalda, en quien unida / sin división, desde ella se dilata / de la humana grandeza / la columna gentil; la pierna grave / en zanca resumida, / frágil y enjuta al salto se acomoda, / movimiento a su especie destinado.
    • 1800 Quintana, M. J. A negrita [1969] Poesías Esp (CDH )
      En vano, inocente niña, / cuando viniste a la tierra / tu tierno cutis la noche / vistió de sus sombras negras, / y en vez del cabello ondeado / que sobre la nieve ostentan / de su garganta y sus hombros / las graciosas Europeas, / a ti de crespas vedijas / ensortijó la cabeza, / que el ébano de tu cuello / a coronar jamás llegan.
    • 1808 Blanco White, J. M. Oda Junta Central [1994] 248 Poesías Esp (CDH )
      >» / «Pueblos, jurad, —alzada está allí el ara— / Que execración al universo sea / Del oro o del poder el alma avara; / Y el que encendiese la funesta tea / De la discordia en tan gloriosos días / No encuentre asilo en el paterno suelo; / Con pasos temerosos / Y en eterno desvelo / Esquive, agonizando, sus hogares / Y al querer reposar entre sus lares, / De la justicia santa / Sienta siempre el cuchillo en su garganta.
    • c1798-1809 Álvz Cienfuegos, N. Poesías [1980] 59 Esp (CDH )
      Ya enredaré, jugando, / sus trenzas ondeadas; / Ya besaré, al descuido, / sus mejillas de nácar. / Ora en eternos giros, / cercando su garganta, / en sus hibleos labios / empaparé mis alas. /
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] Esp (CDH )
      ¡Qué linda que parece / La rústica doncella / Con la saya de palio, / Mantílla de bayeta, / Un sombrero de pala / Cubriendo su cabeza, / Y á su redondo pecho / Un pañuelo de seda; / Su anchurosa garganta / Rodeada de perlas, / Y muchos relicarios / Que con gracia le cuelgan; / Sus cabellos, cogidos / Con una gran peineta / De, plata, y una cinta / De colores diversas; / La camisa más blanca / Que la nieve, y en ella / Mil flores, mil dibujos, / Formados con destreza! / De esta suerte adornada, / Y llena de modestia, / Que A veces su semblante / Se enciende y colorea / Porque alguno la mira / Más de lo que debiera, / O porque ante las gentes / Sin rubor la requiebran, / Es mejor á mis ojos / Que todas las bellezas
    • 1815 Quintana, M. J. A Dafne [1969] 340 Poesías Esp (CDH )
      / Verás andar los amores / como traviesos enjambres, / ya trepando por sus brazos, / ya escondiéndose en su talle, / ya subiendo a su garganta / para de allí despeñarse / a los orbes deliciosos / de su seno palpitante.
    • c1790-a1820 Arjona, M. M. Poesías [1871] Poesías Esp (CDH )
      » / Ella, más admirada que amorosa, / La vista en él fijó, cuando Cupido / Un beso imprime en la garganta hermosa, / Que de ligero fuego va embebido; / Torna al labia el carmin, la leve rosa / A las mustias mejillas; ya encendido / Se le dilata el pecho, y son ya estrellas / Las dos ántes nublosas luces bellas.
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] I, 1ª, 60 Esp (CDH )
      / De gracia y magestad á un tiempo llena, / Amor á un tiempo y sumision infunde; / Albo color de leche en la serena / Frente y garganta bella se difunde; / En su rostro el candor de la azucena / Al carmin de la rosa se confunde; / Mas la boca, mansion de amable risa, / Sola en ella la rosa se divisa.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Tez blanca y más suave a la vista que la misma seda, estatura ni alta ni pequeña, pie proporcionado a sus dimensiones, garganta disculpa del atrevimiento y fisonomía llena de alma y de expresión.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Habíase quedado con sólo un vestido blanco; cubríale éste desde la garganta hasta los pies, que, desnudos, parecían dos carámbanos de apretada nieve; su cabello, tendido cuan largo era, velaba sus hombros, su seno, su talle y por algunas partes su cuerpo entero; una mano pendía del lecho, y la opaca claridad de la luna que penetraba por entre las nubes, no muy densas, y sus ventanas, entreabiertas por el calor de la estación, la hacía aparecer un verdadero ser fantástico, como la hubiera soñado un amante deseoso de una ocasión.
    • c1840 Echeverría, E. Matadero [1995] Ar (CDH )
      Matasiete se tiró al punto del caballo, cortóle el garrón de una cuchillada y gambeteando * en torno de él con su enorme daga en mano, se la hundió al cabo hasta el puño en la garganta, mostrándola enseguida humeante y roja a los espectadores.
    • c1840 Echeverría, E. Matadero [1995] 110 Ar (CDH )
      Matasiete, dando un salto le salió al encuentro, y con fornido brazo asiéndolo de la corbata lo tendió en el suelo tirando al mismo tiempo la daga de la cintura y llevándola a su garganta.
    • 1851 Gmz Avellaneda, G. Montaña [1981] Novelas Cu (CDH )
      A la rojiza luz que levantan los leños de la chimenea, se ilumina con reflejos siniestros aquella cara descarnada y amarilla; aquellos cabellos grises, que —escapándose de la cofia— se extienden empapados por las hundidas mejillas y la arrugada garganta; y se ven centellear —bajo dos cejas contraídas por la indignación— los negros ojos de aquella mujer ultrajada y escarnecida, que se ha enderezado, al fin, vigorosa y terrible, con toda la energía de la desesperación; con toda la potestad sagrada de la maternidad.
    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )
      [...] elegante nudo recogido a la garganta, gracioso rodete a la parte baja de la cabeza, a semejanza de la Venus de Médicis; dos primorosos bucles tras de la oreja, otro par de rizos pegados en la sonrosada mejilla, y diestramente combinados con unos lazos azules que hubieran puesto envidia al mismo sol: tal es el espectáculo delicioso que ha asomado en aquel balcón.
    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] 299 Esp (CDH )
      [...] una levitilla de menguada faldamenta, y abrochada tenazmente hasta la nuez de la garganta; un pañuelo negro descuidadamente anudado en torno de ésta, y un sombrero de misteriosa forma, fuertemente introducido hasta la ceja izquierda.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      Lynch, Maisson, Oliden, rodando por el suelo, ensangrentados y aturdidos bajo las herraduras de los caballos, se sienten pronto asir por los cabellos, y que el filo del cuchillo busca la garganta de cada uno, al influjo de una voz aguda e imperante que blasfemaba, insultaba y ordenaba allí; los infelices se revuelcan, forcejean, gritan; llevan sus manos hechas pedazos ya a su garganta para defenderla... ¡Todo es en vano!... El cuchillo mutila las manos, los dedos caen, el cuello es abierto a grandes tajos; y en los borbollones de la sangre se escapa el alma de las víctimas a pedir a Dios la justicia debida a su martirio.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Una joven de ojos expresivos y rasgados, de pelo negro, corto y muy crespo, de camisa muy sencilla y un pañuelo anudado a la garganta en forma de manto de las damas muiscas, era la que presidía esta fortaleza tan singular.
    • 1859 Castelar, E. Discurso 05/05/1859 [1861] 225 Discursos Esp (CDH )
      Yo creo que la libertad sin la igualdad no puede existir, porque esa libertad es una espada mas larga en manos del fuerte, y un yugo mas duro sobre la garganta del débil; yo creo que la desigualdad trae consigo un elemento esterior para valuar el derecho, y que este elemento ha de ser el censo, y el censo convierte los comicios en mercados (Bien, bien).
    • 1860 Cisneros, L. B. Julia [2003] Pe (CDH )
      El vestido negro de la joven, cerrado hasta la garganta y guarnecido sólo por un cuello blanco, en un día de riguroso verano, me llamó la atención.
    • 1860 Cisneros, L. B. Julia [2003] Pe (CDH )
      Pepa se echó sobre Julia, y enlazando su garganta con los brazos, quedó suspendida de ella con el rostro sumergido entre su cuello y su hombro.
    • 1851-1860 Gmz Avellaneda, G. Dolores [1981] Novelas Cu (CDH )
      — ¡Silencio, o me obligaréis a que os ahogue! dijo Isabel asiéndola por la garganta.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] 57 Co (CDH )
      Vestía un traje de muselina ligera, casi azul, del cual sólo se descubría parte del corpiño y la falda, pues un pañolón de algodón fino color de púrpura, le ocultaba el seno hasta la base de su garganta de blancura mate.
    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] Esp (CDH )
      Doña Escolástica y su hija llevaban vestidos de percal rayado, pañoletas de espumilla a la garganta y pañuelos de seda cruda con grandes lunares sobre la cabeza y anudados bajo la barbilla.
    • 1872 Hernández, J. Martín Fierro [1994] 78 Ar (CDH )
      / Áhi no más me tiré al suelo / y lo pisé en las paletas; / empezó a hacer morisquetas / y a mezquinar* la garganta... / pero yo hice la obra santa / de hacerlo estirar la jeta.
    • 1874 Alarcón, P. A. Sombrero [1993] Esp (CDH )
      Vestía con más sencillez, desenfado y elegancia que ellas, lavaba más sus carnes, * y permitía al sol y al aire acariciar sus arremangados brazos y su descubierta garganta.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )
      Los cuchillos están a dos dedos de su garganta: «Soy Simón Pereyra», exclama.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 262 Ar (CDH )
      El terror entre nosotros es una invención gubernativa para ahogar toda conciencia, todo espíritu de ciudad, y forzar al fin a los hombres a reconocer como cabeza pensadora el pie que les oprime la garganta; es un despique que toma el hombre inepto armado del puñal para vengarse del desprecio que sabe que su nulidad inspira a un público que les es infinitamente superior.
    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Esp (CDH )
      Ya los hoyuelos de su mejillas cuando sonríe, ya la blancura sonrosada de la tez, ya la forma recta de la nariz, ya la pequeñez de la oreja, ya la suavidad de contornos y admirable modelado de la garganta.
    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Esp (CDH )
      Soñando con ella, sueño que me divide la garganta, como Judit al capitán de los asirios, o que me atraviesa las sienes con un clavo, como Jael a Sisara; * pero, a su lado, me parece la esposa del Cantar de los Cantares, y la llamo con voz interior, y la bendigo, y la juzgo fuente sellada, huerto cerrado, flor del valle, lirio de los campos, paloma mía y hermana. *
    • 1862-1875 Blest Gana, A. Martín Rivas [1983] Ch (CDH )
      El corpiño, que hacía un pequeño ángulo de descote, dejaba ver una garganta de puros contornos y hacía sospechar la majestuosa perfección de su seno.
    • 1862-1875 Blest Gana, A. Martín Rivas [1983] Ch (CDH )
      Su cuello vuelto contrastaba con la rigidez de los que llevaban los demás, y su corbata negra, anudada con descuido, dejaba ver una garganta cuyos suaves lineamientos traían a la memoria la que los escultores han dado al busto de Byron.
    • 1876 Gorriti, J. M. Pozo [2002] Ar (CDH )
      [...] asía por la garganta a la más bella de sus compañeras de disolución, estrechábala en sus brazos hasta ahogarla y ensangrentaba sus labios con rabiosos besos.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] Ec (CDH )
      Su espada silba en el aire, su brazo se retrae, y la punta de ese acero mortífero se abre paso por la garganta del que encuentra, y sale por la nuca un palmo.
    • 1884 Ortega Munilla, J. Cleopatra [1993] Cu (CDH )
      Aprovechando un momento en que nadie transitaba por la calle de la Colegiata, desciñóse el mantón y lo dobló en cuatro dobleces: una oleada de viento frío envolvió a Cleopatra, sintió correr por sus espaldas y temblar en su garganta estremecimientos nerviosos.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Garganta. [...] f. Parte anterior del cuello.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Doña Camila cogió a Anita por la garganta y por poco la ahoga.
    • 1885 Martí, J. Lucía Jerez [1994] Cu (CDH )
      Las manos corrían parejas con los pies, tanto que algunas veces las niñas se las pedían y acariciaban; llevaba una simple saya de listado, y un camisolín de muselina transparente, que le ceñía los hombros y le dejaba desnudos los hermosos brazos y la alta garganta.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 169 Esp (CDH )
      Era imponente la fealdad de la bruja: tenía las cejas canas, y, de perfil, le sobresalían, como también las cerdas de un lunar; el fuego hacía resaltar la blancura del pelo, el color atezado del rostro, y el enorme bocio o papera que deformaba su garganta del modo más repulsivo.
    • 1894 Zeno Gandía, M. Charca [2002] PR (CDH )
      Su tesoro estaba en el monte; pero ¿quién podía responder de que, asida por la garganta, no la obligaran a descubrir el escondite?
    • 1895 Dicenta, J. Juan José [1992] 154 Esp (CDH )
      Este. (Doblando el pañuelo y anudándoselo a la garganta.)
    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] Esp (CDH )
      —Mañana está muy lejos, y yo necesito el duro hoy, y pronto, Almudena, pronto. Cada minuto que pasa es una mano que me aprieta más el dogal que tengo en la garganta. /
    • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )
      Y no hay mujer enmascarada que no parezca hermosísima al mirarla a través del disfraz, al adivinar los ojos llenos de fuego y la boca encendida, y al ver asomar la garganta, que es bella en todas las mujeres.
    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )
      ¡Es tan delicioso el frío del cuchillo a la garganta!
    • 1907 Lillo, B. Sub Sole [2001] Ch (CDH )
      La lucha concluyó en un segundo; Plutón, rápido como el rayo, asió por la garganta a su enemigo y lo sacudió en el aire como un pingajo.
    • a1914 Agustini, D. Eros [1993] Poesías Ur (CDH )
      / Amor de burla y frío / Mármol que el tedio barnizó de fuego / O lirio que el rubor vistió de rosa, / Siempre lo dé, Dios mío... / O rosario fecundo, / Collar vivo que encierra / La garganta del mundo.
    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Esp (CDH )
      Cierto perfume señoril que de la ropa trasciende, la finura del semblante, el pie lindo y curvado, la garganta mórbida y dócil, sugieren la idea de una más noble calidad.
    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Esp (CDH )
      [...] así quedó desnuda su garganta, carne fina y trigueña, dorada y dulce como fruto en sazón.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] 114 Esp (CDH )
      Y se estremeció Melchor, sintió que la sangre se le helaba; llegado a un velo de ramaje, tras el cual aparecía alumbrada por la luna una glorieta, la sombra de otros árboles, enfrente, ofrecíale de improviso la confusión de un cuadro horrendo: era, sobre la hierba, como dos personas caídas una sobre otra en lucha sorda de gemidos y mordiscos; la de encima, rugiendo de rabia como un tigre, y cuyas piernas negras veíanse agitadas al borde de la luz, con las uñas quizá en la garganta, estaría acabando de estrangular a un infeliz, que sólo lanzaba ya estertores sofocados... Clavados los pies, erizado el pelo y con la inútil navaja en la mano, el pobre Melchor sufría temblando el terror de la macabra y espectral escena de asesinos.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] 116 Esp (CDH )

      Por dos veces sus manos, agarrotadas contra el suelo, cual si fuese en la garganta de «su Petra», ¡la zorra!..., habían arrancado dos pequeños haces del rastrojo...; y esto estaba sugiriéndole ideas a su impaciencia...

    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      Platero, granas de ocaso sus ojos negros, se va, manso, a un charquero de aguas de carmín, de rosa, de violeta; hunde suavemente su boca en los espejos, que parece que se hacen líquidos al tocarlos él; y hay por su enorme garganta como un pasar profuso de umbrías aguas de sangre.
    • 1916 Lynch, B. Caranchos [1984] Ar (CDH )
      Pero, en cuanto quiso pasar la mano cautelosa por debajo de la garganta del tobiano, éste se tendió de lado bruscamente, y fué a mezclarse entre el remolino de la tropilla asustada.
    • 1917 Reyes, A. Anáhuac [1984] Mx (CDH )
      Tiemblan en la oreja o la nariz las arracadas pesadas, y en las gargantas los collaretes de ocho hilos, piedras de colores, cascabeles y pinjantes de oro.
    • 1917 Reyes, A. Anáhuac [1984] 107 Mx (CDH )
      Hay, en la cintura de las tinajas, unos vivos de negro y oro que recuerdan el collar ceñido a su garganta.
    • 1918 Quiroga, H. Cuentos Amor [1993] Ur (CDH )
      Y Lidia... Al verla otra vez había sentido un brusco golpe de deseo por la mujer actual de garganta llena y ya estremecida.
    • 1918 Quiroga, H. Cuentos Amor [1993] Ur (CDH )
      ¡Tú eres el ladrón, miserable! ¡Me has robado mi vida, ladrón, ladrón! ¡Y creías que no me iba a desquitar... cornudo! ¡Ajá! Mírame... No se te ha ocurrido nunca, ¿eh? ¡Ah! —y se llevó las dos manos a la garganta ahogada.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Manuno hizo un fajo con los billetes, envolvió el fajo en un trapo, el trapo en un pañuelo y añudóse el pañuelo a la garganta con cuatro apretados nudos.
    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] 154 Esp (CDH )
      Ternas de franciscos, de capuchinos, de jesuitas, de carmelitas; todo el claustro del Seminario; el comandante del puesto de la Guardia civil, un teniente viejo, con el tricornio desfelpado y la medalla de Beneficencia casi en la garganta; dos caballeros santiaguistas, de manto de blancura de marfil y la cauda * fastuosamente recogida por un codo inmóvil; niños-ángeles, rubios, de mejillas pintadas y una poesía entre sus dedos de polvos de arroz y de tinta de escuela; el clero, de roquete y muceta; los gonfalones * parroquiales; y el cabildo catedral de capa, descollando don Cruz con dos redondeles de carmín en los pómulos, y los párpados caídos y trémulos bajo la obstinación de la mirada de la muchedumbre, porque todo pudo haber sido en honra suya.
    • 1924 Lugones, L. Ojos [1988] Cuentos Ar (CDH )
      Palpitaban en su garganta, con centelleo multicolor, los siete collares; y sobre su frente, erguíase como en el aire, al estar retenido por invisible diadema, el áspid de esmalte verde cuyos ojillos eran dos chispas de diamante.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      El dueño del hato apresó al chicuelo, liándole garganta y brazos con un mecate, * y mandó dos hombres a que lo mataran ese mismo día, abajo de las resacas del Yaguarapo.
    • 1920-1924 Valle-Inclán, R. M. Luces Bohemia [1995] Esp (CDH )
      Máximo Estrella, con tacto de ciego, le pasa la mano por el óvalo del rostro, la garganta y los hombros. La pindonga ríe con dejo sensual de cosquillas. Quítase del moño un peinecillo gitano, y con él peinando los tufos, redobla la risa y se desmadeja.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] 293 Ve (CDH )
      Cierra los ojos y deja caer el arma. Un contacto frío, como de hielo, en la garganta, y un golpe de caída, pero como si cayera otro cuerpo. Va a hablar. Una bocanada de sangre le ahoga las palabras. Tres hombres a caballo pasan sobre el cadáver.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Y dispués este collar pa' la que me pone el corasón como garganta 'e sapo.
    • 1934 Storni, A. Mundo [1990] 309 Ar (CDH )
      / Salta su garganta / hacia fuera / pidiendo / la navaja lunada / de aguas filosas.
    • 1937 Palés Matos, L. Tuntún [1978] 159 PR (CDH )
      / Tu bravo puño de hierro / me ha quemado la garganta.
    • 1940 Jardiel Poncela, E. Eloísa [1997] Esp (CDH )
      Que el Señor nos tenga de su mano. (Llevándose una mano a la garganta.)
    • 1943 Pellicer, C. Cedro [2002] 301 Antología Mx (CDH )
      / Cedro y caoba, / ¡pareja sola! / En mi garganta, / collar recuerdos / junta sus perlas para cerrarla.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )
      Y a fuerza de repetir así, con la voz aguda, cada vez más aguda, parecía cambiar la noche en pandereta negra con sonajas de oro, estrechar en el viento manos de amigos invisibles y traer al titiritero del Portal con los personajes de sus pantomimas a enzoguillarle la garganta de cosquillas para que se carcajeara.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      El globo cada vez más feo, como una cabeza de guillotinado con la garganta muy plegada y atada con el hilo para que no se le saliese la última sangre y la última vida, hubo un momento —el momento álgido de la fiebre— en que se convirtió en la cabeza de Fidel, el pobre desastrado de la plazoleta, el merodeador desgalichado de aquella casa de mi infancia.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Ar (CDH )
      "Sus dientes blancos, iguales y húmedos de savia: dientes de loba, prontos a morder. La curva de su garganta cubierta, como los membrillos, de una pelusita de oro. Y ese cobre hilado de su pelo."
    • 1950 Fdz-Flórez, D. Lola [1950] Esp (CDH )
      Y si, en otro momento oportuno, hago que la cascada de mi pelo se derrame por mis hombros desnudos, rodeando una carita llena de mimo o un rostro enardecido por la pasión, ¡qué alboroto!, ¡qué entusiasmo se despierta en ellos!, ¡cómo pierden su máscara de hombres de presa, su pedantería de sabihondos, y, tras sus mandíbulas de dominadores, cómo muestran unas gargantas cobardes, corrompidas por la cobardía, por la vileza de su vida!
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] Ch (CDH )
      Balboa, muerte y garra / llevaste a los rincones de la dulce / tierra central, y entre los perros / cazadores, el tuyo era tu alma: / Leoncico de belfo sangriento / recogió al esclavo que huía, / hundió colmillos españoles / en las gargantas palpitantes, / y de las uñas de los perros / salía la carne al martirio / y la alhaja caía en la bolsa.
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] 153 Ar (CDH )
      En mi cinto estaba la daga con empuñadura de plata; la desnudé y le atravesé la garganta.
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Ar (CDH )
      El perro infiel oyó la sentencia, y el cuchillo se cebó en su garganta.
    • 1953 Mutis, Á. Elementos desastre [1992] Maqroll Co (CDH )
      / Ojos rapaces y pálida garganta.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] 131 Ar (CDH )
      Las piernas algo pesadas del potrillo se alargaron; la mejilla perdió su delicada redondez infantil, ahondándose un poco bajo el pómulo saliente; el tórax henchido de aire del joven corredor asumió las curvas lisas y pulidas de una garganta de bacante.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] 43 Ar (CDH )
      En mitad de mi odio y de mi terror (ahora no me importa hablar de terror: ahora que he burlado a Richard Madden, ahora que mi garganta anhela la cuerda) pensé que ese guerrero tumultuoso y sin duda feliz no sospechaba que yo poseía el Secreto.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] 82 Esp (CDH )
      — Dormía yo —contó Alsir a mi señor Merlín—, bien descuidado y como dicen a pierna suelta, que venía cansado de feriar en Tilsit, y hasta me durmiera alegre, medio ensoñando brincos con doña Ofelia, que es cuanto hay que ver en condesitas de quince, con aquella blanca garganta... Dormía cuando me despertaron grandes gritos, y me vino a llamar para delante de la señora condesa la su ama mayor, que aunque venía media vestida, y con los hierros de rizar montados en los cuatro pelos que le quedan, traía el pajecillo portacolas recogiéndole el entredós del camisón.
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] 32 Mx (CDH )
      ¡Oh último de los Vampa! ¡Estoy tan fatigada, tan aburrida de todo! — Charlotte acariciaba su garganta como un encantador de serpientes.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Yo le puse un pie sobre la garganta, mientras los demás lo sujetaban.
    • 1961 Caro Baroja, J. Brujas [1966] Esp (CDH )
      A veces eran varios diablos los que la llevaban a la noria del convento y la «sumergían en el poco, hasta la garganta y la tenían assi toda la noche» o la maltrataban de otros mil modos.
    • 1961 Onetti, J. C. Astillero [1995] 229 Ur (CDH )
      Alargó la mano, rozó con el dorso la garganta de la mujer y después la dejó quieta y pesada sobre un hombro.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Ar (CDH )
      «Mejor habría sido que me mataran en Quebracho Herrado» piensa el coronel Bonifacio Acevedo mientras huye hacia el norte, pero por otra razón, por razones que cree horribles (esa marcha desesperada, esa desesperanza, esa miseria, esa derrota total) pero que son infinitamente menos horribles que las que podía tener doce años después, en el momento de sentir el cuchillo sobre la garganta, frente a su casa.
    • 1962 Cortázar, J. Cronopios [2003] Ar (CDH )
      Entre las lajas andan; loba, ¿qué carrera de piedras preciosas te secciona la garganta? Por algún lado salen las aguas de las fuentes, las pizarras vivas, los camafeos temblorosos que en plena noche mascullan la historia, las dinastías y las conmemoraciones.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] Mx (CDH )

      ¿Pues dónde había pasado los últimos quince años? Lo adormecía la voz, gorda como la carne, susurrante y aterrada como una culebra: una garganta de anillos contráctiles, lubricada por el alcohol y los habanos: —¿No gustas?

    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Descendía las escalinatas, en Bomarzo, acompañada por las mujeres que la servían, en el opulento crujir de sus largos ropajes que rememoraban las modas arcaicas de Lorenzo el Magnífico, trémulas en la garganta las perlas familiares, y era como si Diana Artemisa, la de los ademanes seguros y el firme andar —una Diana muy vieja y muy joven— se aprestara a partir para una cacería entre sus ninfas asombradas.
    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] Ar (CDH )
      O mucho antes, en Europa, alguna noche de vagancia por las zonas francas, los baldíos donde una lata vieja podía servir para tajear una garganta por poco que las dos pusieran buena voluntad.
    • 1945-1964 Cortázar, J. Final juego [1995] 33 Ar (CDH )
      La sábana te cubre a medias, mis dedos empiezan a bajar por el terso dibujo de tu garganta, inclinándome respiro tu aliento que huele a noche y a jarabe, no sé cómo mis brazos te han enlazado, oigo una queja mientras arqueas la cintura negándote, pero los dos conocemos demasiado ese juego para creer en él, es preciso que me abandones la boca que jadea palabras sueltas, de nada sirve que tu cuerpo amodorrado y vencido luche por evadirse, somos a tal punto una misma cosa en ese enredo de ovillo donde la lana blanca y la lana negra luchan como arañas en un bocal.
    • 1965 Elizondo, S. Farabeuf [2000] Mx (CDH )
      [...] ¿quién hubiera transformado la banalidad de un acontecimiento, de un encuentro imprevisto semejante, en una imagen borrosa, en una presencia irrealizada que todo lo llenaba de sangre? ¿quién hubiera puesto en tu mano, enfundada en un terso guante de hule color de ámbar, esa cuchilla afiladísima que entonces apuntabas hacia mi garganta? [...].
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Rígidos y agarrotados los dedos; un ojo extraviado y el otro muy abierto como queriendo meter un estilete agudo y frío en los ojos de los demás; el rostro afilado y la nariz brillante y friísima, así estaba don Brígido, con las huellas amoratadas de una especie de dedos humanos en su blanca garganta.
    • 1966 Marsé, J. Teresa [1996] Esp (CDH )
      El delicado y laborioso vendaje y los caramelos debían ser, tal vez, la expresión tímida y callada de algún secreto sentimiento: la sensación de que la Jeringa tramaba algo se hacía particularmente aguda cuando sentía su mirada de ceniza clavada en la garganta.
    • 1966 Marsé, J. Teresa [1996] Esp (CDH )
      Manolo no le prestaba la menor atención (veía en escorzo la garganta desnuda de Teresa y la delicada sombra que oscilaba, como la cola de un pececillo azul, entre sus pechos), ni a él ni a su Araquistain, cuyo nombre le resultaba un enigma total.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] 32 Co (CDH )
      La lanza de José Arcadio Buendía, arrojada con la fuerza de un toro y con la misma dirección certera con que el primer Aureliano Buendía exterminó a los tigres de la región, le atravesó la garganta.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Co (CDH )
      Estaba lívido, con una expresión muy triste, tratando de cegar con un tapón de esparto el hueco de su garganta.
    • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] 26 Pe (CDH )
      Hay canas entre sus pelos crespos, lleva sobre el overol un saco que debió ser también azul y tener botones, y una camisa de cuello alto que se enrosca en su garganta como una cuerda.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      De las gargantas brotó el chorro de sangre; los hombres dieron unos pasos y cayeron de bruces.
    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] Ch (CDH )
      Salí despavorido, tapándome la boca con una mano y agarrándome la garganta con la otra, por las calles que mi voz zanjó en un abismo entre las caras de esas personas que eran todas don Jerónimo, [...].
    • a1973 Neruda, P. Confieso [1993] Ch (CDH )
      «El Extrangulador de Calcuta» se arrojó sobre Vignole y en un dos por tres lo dejó convertido en un nudo indefenso, y le colocó, además, como signo de humillación, un pie sobre su garganta de toro literario, entre la tremenda rechifla de un público feroz que exigía la continuación del combate.
    • 1975 Umbral, F. Mortal y rosa [1995] Esp (CDH )
      La guerra y el crimen no son sino un volver a lavarse las manos en la sangre primera de las destrucciones prehistóricas, en la garganta caliente y roja del hermano o del carnero.
    • 1980 Piglia, R. Respiración artificial [1980] 30 Ar (CDH )
      El loco temblaba como un endemoniado y le puso la navaja en la garganta y en un momento dado lo obligó a arrodillarse y a rezar el padrenuestro.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] 40 Ch (CDH )
      En la cocina quedó Rosa en manos del ayudante, que la lavó con una esponja, quitándole las manchas de sangre, le colocó su camisa bordada para tapar el costurón que tenía desde la garganta hasta el sexo y le acomodó el cabello.
    • 1985 Merino, J. M. Orilla oscura [1995] Esp (CDH )
      El animal, inmóvil, estaba junto a unos matorrales, con la cresta abatida sobre el lomo verde y la garganta estremecida por sucesivas palpitaciones.
    • 1985 Merino, J. M. Orilla oscura [1995] Esp (CDH )
      El se agachó, alargó una mano, tendió los dedos como para acariciar aquella garganta dorada que latía suavemente y se quedó también quieto.
    • 1985 Rossi, A. C. María noche [1985] CR (CDH )
      ¿Por qué el cuello, precisamente? Estoy seguro de que iba a eso, a apretarle la garganta.
    • 1985 Rossi, A. C. María noche [1985] CR (CDH )
      Mariestela tiene miedo de que yo desate esa seda que lleva en la garganta.
    • 1985 Sampedro, J. L. Sonrisa etrusca [1995] Esp (CDH )
      «Si ese tío me lo desgracia se la clavo aquí mismo», sentencia contemplando a ese verdugo que, con el índice izquierdo, tantea la vena en la vulnerable garganta.
    • 1987 Edwards, J. Anfitrión [1987] Ch (CDH )
      Cavila sobre las terribles hambres atrasadas, disimuladas, cuyos colmillos los habían mordido en la garganta, a todos ellos, sin soltar la presa, y que de repente podían volcarse, con fauces abiertas, sobre un Dinámico del Portal Fernández Concha, una combinación bárbara de ingredientes, para una mirada que ahora llegaba de Europa, pero, ¡qué importa!, lo único que importa es que algo, a través de los desastres, haya podido sobrevivir, y eso, en último término, significa mucho más que algo, puesto que todo se pierde y todo, al mismo tiempo, se salva.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] 84 Esp (CDH )
      . Casi en el mismo movimiento, levantó la punta abotonada y la detuvo frente a la garganta de Adela de Otero.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Esp (CDH )
      ¿Ve qué simple? Si se ejecuta bien el movimiento, podemos alcanzar con facilidad al adversario en la base del cuello, junto a la clavícula derecha... O bien, puestos a zanjar la cuestión, en mitad de la garganta.
    • 1988 Rojo, J. A. Hotel Madrid [1988] Bo (CDH )
      ¿Qué cosa sería aquella que les amarraba la garganta que recibían con tanto alboroto a los extranjeros?
    • 1989 RAE DMILE 4.ª ed. (NTLLE)
      garganta. f. En el cuerpo humano, parte anterior del cuello.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      A bordo se mecía el cuerpo de un individuo con la garganta destrozada y los brazos desgarrados. Las manos, asomadas a los costados de la embarcación, mostraban los dedos mordisqueados por los peces, y no tenía ojos
    • 1992 Roa Bastos, A. Vigilia Almirante [1992] 178 Py (CDH )

      Mostró a Las Casas una herida de labios aún abiertos junto a la nuez de Adán. En el golfo de Guinea —contó— su barco había tenido un combate con el de unos piratas turcos. Alguien le clavó una azagaya en la garganta. Estuvo varios días sin poder emitir sonido alguno. Recuperó la voz y no volvió a sufrir molestia alguna en las vías respiratorias.

    • 1993 Fuentes, C. Naranjo [1993] 72 Mx (CDH )
      Allí la hallaron las criadas al día siguiente, muerta, con cardenales en la garganta y la cama orinada.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] Mx (CDH )
      Le colocaron una argolla de madera en la garganta y le detuvieron pies y brazos mientras el sacerdote principal levantaba un cuchillo de pedernal.
    • 1995 Adoum, J. E. Ciudad sin ángel [1995] Ec (CDH )
      Aquí, con humor también latino, el "corte Bonaparte", abriendo de un machetazo el pecho del muerto y metiéndole la mano por la abertura; y el "corte corbata", abriéndole la garganta y sacándole por allí la lengua.
    • 1995 Donoso, J. Morir elefantes [1995] Ch (CDH )
      Dondequiera que alguien se encontrara, se decía con orgullo —dictando una clase, escribiendo un memorando, haciendo cola para entrar en un cine al atardecer—, podía oír algo semejante a un rumor de hojas, y no era imposible observar reverberos verdes en las gargantas y los escotes de la juventud.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      El estrangulado tosía, se cogía la garganta.
    • 2000 Fdz Retamar, R. Otro poema conjetural [2000] 92 Aquí Cu (CDH )
      / Hubiera preferido muchas veces la bala en el pecho o el / íntimo cuchillo en la garganta / Antes que el espanto que contemplé en mí / Mientras pude contemplar.
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Ar (CDH )
      El tiempo suficiente para que el hombre se arranque la careta con un ademán histriónico y hunda sus dientes en la garganta de mi madre.
    • 2007 Ruy Schz, A. Mano fuego [2008] Mx (CORPES)
      Comenzó a desvestirse y a mostrarnos y pedirnos que tocáramos en su garganta la cicatriz de la traqueotomía que le hicieron al nacer. Poco a poco fue orientando nuestras manos por cerca de treinta cicatrices que aquí y allá se ocultaban en su cuerpo mientras nos contaba emocionada y con palabras contadas, como en un poema, cada historia que la había marcado, literalmente.
    • 2012 Pastor Heras, J. Carroll Esp (CORPES)
      CHARLES tiene un ejemplar de Silvia y Bruno entre sus manos. Tose con fuerza y se toca la garganta. Después de un rato vuelve a centrar su atención en el libro.
    • 2019 Franco, J. Cielo [2019] Co (CORPES)
      No había nadie, ni siquiera curiosos, eso sí, la tumba sigue llena de flores, algunos arreglos tienen el nombre de quien los mandó. Eso parece una montaña de flores que ustedes no se imaginan, uno se sobrecoge, se me hizo un taco aquí. —Se tocó la garganta—. Pero no pude hacer nada —concluyó.
    • 2021 Anónimo "Presidente, aborto" [22-01-2021] Diario Roatán Ho (CORPES)
      “Acaso hay diferencia en quitarle la vida a un ser humano pequeñito ya concebido, la chispa de la vida, contrastado con pegarle un tiro a alguien, apuñalarlo, cortarle la garganta, matar a alguien, no hay diferencia, es quitar una vida, pero lo más importante, la palabra de Dios es clara y para que los que tienen duda frente a esto, vayan a la Biblia, al libro originario donde encontramos la respuesta a todas las dudas que nos pueden embargar”, acotó.
  5. s. f. Órgano del aparato respiratorio de los vertebrados superiores, tubular y cartilaginoso, que se sitúa en la cavidad glótica y en el que se produce la fonación.
    Sinónimos: gaznate; laringe
    docs. (1270-2000) 69 ejemplos:
    • c1252-1270 Alfonso X Setenario [1945] Esp (CDH )
      Estrumento es logar en que sse conpone la uoz naturalmiente, así commo en los pechos o en la garganta o en la boca del omne, o en otras cosas artiffiçialmiente en que rremedan a los omnes, contraffaziendo aquel sson que ellos ffazen.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Pe (CDH )
      Le bastó entrar al despacho, chocar los tacos y anunciarse con la voz más marcial que pudo sacar de su garganta —«¡Teniente segundo García Guerrero, a la orden, Excelencia!»— para sentirse electrizado.
    • c1252-1270 Alfonso X Setenario [1945] Esp (CDH )
      Estrumento es logar en que sse conpone la uoz naturalmiente, así commo en los pechos o en la garganta o en la boca del omne, o en otras cosas artiffiçialmiente en que rremedan a los omnes, contraffaziendo aquel sson que ellos ffazen.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] Esp (CDH )
      E pongamos que vengan e quieran entrar en aquellas imágenes de los ídolos, e aun que entren, lo que non es, ca serié contra natura non viniendo por mandado de Dios, o la garganta o el pulmón o los otros estrumentos e miembros /2/ que fueron fechos pora ello, con que él pueda ý fablar.
    • 1535-1536 Valdés, J. Diál Lengua [1990] 148 Esp (CDH )
      De los vocablos latinos enteros no es menester daros regla, pues sin ella vosotros los conoceréis, como también atinaréis en los corrompidos poniendo en ello un poco de diligencia y trabajo; pero advertid que, assí como en los vocablos arávigos no sta bien al castellano aquel pronunciar con la garganta que los moros hazen, assí tampoco en los vocablos latinos no conviene pronunciar algunas cosas tan curiosamente como las pronunciáis los latinos; esto digo por la superstición con que algunos de vosotros hablando castellano, pronunciáis la s.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 137 Esp (CDH )
      Y súbitamente corrió por tus huesos, venas y niervos un yelo mortal que dexó en tu garganta helada la voz, que por gran pieza no podiste hablar.
    • 1575-1588 Huarte San Juan, J. Examen ingenios [1989] Esp (CDH )
      También los muchachos que tienen buena voz y gorjean mucho de garganta son ineptísimos para todas las ciencias; y es la razón que son fríos y húmidos, las cuales dos calidades, estando juntas, dijimos atrás que echan a perder la parte racional.
    • 1612 Mira Amescua, A. Esclavo demonio [1984] 86 Esp (CDH )
      Helada tengo, y asida / al suelo la débil planta, / a un grave dolor la vida / y la voz a la garganta.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )
      ¿Hay cosa más cruel que veros desmayadas, haciendo más ruido con la garganta que un pavo cuando se eriza, el ver la confusión de las criadas, la solicitud de las vecinas, las plumas de perdiz quemadas, y el andar buscando ruda, y más si es a medianoche?
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )
      Un sudor frío baña sus agazapados miembros y la voz se le anuda a la garganta sin poder llamar a su maestro, aunque se esforzaba.
    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] Esp (CDH )
      El mismo Maximio, sumamente enternecido al oír esto, se esforzó en decir, con voz casi anudada a la garganta:

      "¿Quién es, Belisario, ese mozo Maximio, a quien manifestáis apreciar tanto?

    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Baronesa Joux [1981] Novelas Cu (CDH )

      Berta, trémula, quiso en balde articular alguna frase; el acento se ahogó en su garganta, y se dejó caer en un sillón, sintiendo que sus rodillas la flaqueaban.

    • 1857 Gmz Avellaneda, G. Velada helecho [1981] Novelas Cu (CDH )
      Todas las miradas se fijaron con ardiente curiosidad en el semblante del ilustre joven, quien —echando de ver que se esperaba con ansiedad la relación del suceso que acababa de indicar—, atizó la leña, tosió por dos veces, para desembarazar su garganta y aclarar su voz, y se expresó como verán a continuación nuestros lectores benévolos.
    • 1880-1881 Mesonero Romanos, R. Memorias setentón [1994] 96 Esp (CDH )
      Mas como todo concluye en este mundo, cesó también aquella función, y a eso de las diez de la noche, roncas las gargantas de chillar y agotadas las fuerzas, el hambre y el sueño consiguieron aplacarnos, y despachada que fue la frugal cena, compuesta de la consabida ensalada, el guisado de vaca y huevo pasado por agua, nos entregamos con la mayor voluntad en brazos de Morfeo, y por mi parte perfectamente tranquilo, supuesto que el motín no rezaba para nada con mi amado Peña el choricero.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )
      Y no dijo más, porque la emoción le ahogó la voz en la garganta.
    • 1885-1888 Pereda, J. M. Sotileza [1991] Esp (CDH )
      Entonces, como si se hubieran puesto instantáneamente de acuerdo los ocho personajes que le rodeaban, gritaron unísonos y con cuanta voz les cabía en la garganta: [...].
    • 1902-1903 Agustini, D. Alborada [1993] Poesías Ur (CDH )
      Cuando abriendo tu boca perfumada, / La voz dulce y perlada / De tu bella garganta haces brotar, / En voces de sirenas ideales, / Y en arpas de sonidos celestiales, / A mí me haces pensar.
    • 1929 Gallegos, R. Doña Bárbara [1997] Ve (CDH )
      Ella sólo recordaba que había caído de bruces, derribada por una conmoción subitánea y lanzando un grito que le desgarró la garganta.
    • 1943 Fdz Flórez, W. Bosque animado [1997] Esp (CDH )
      Alguna vez, en la penumbra de una arboleda, os habrá sorprendido el son de un aguacero que, distante al principio, va acercándose hasta pasar sobre vuestra cabeza; miráis al cielo por los intersticios del verdor, y está limpio y azul: ni una gota desciende a humedecer la tierra, pero el sonido continúa y se aleja y vuelve... Si entonces observáis las ramas, veréis hojas estremecidas como la garganta de un cantor.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] Mx (CDH )
      Tita, por su parte, intentó gritarle a Pedro que la esperara, que se la llevara lejos, a donde los dejaran amarse, a donde aún no hubieran inventado reglas que seguir y respetar, a donde no estuviera su madre, pero su garganta no emitió ningún sonido.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Pe (CDH )
      Le bastó entrar al despacho, chocar los tacos y anunciarse con la voz más marcial que pudo sacar de su garganta —«¡Teniente segundo García Guerrero, a la orden, Excelencia!»— para sentirse electrizado.
    • c1252-1270 Alfonso X Setenario [1945] Esp (CDH )
      Estrumento es logar en que sse conpone la uoz naturalmiente, así commo en los pechos o en la garganta o en la boca del omne, o en otras cosas artiffiçialmiente en que rremedan a los omnes, contraffaziendo aquel sson que ellos ffazen.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] Esp (CDH )
      E pongamos que vengan e quieran entrar en aquellas imágenes de los ídolos, e aun que entren, lo que non es, ca serié contra natura non viniendo por mandado de Dios, o la garganta o el pulmón o los otros estrumentos e miembros /2/ que fueron fechos pora ello, con que él pueda ý fablar.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 17r Esp (CDH )
      Et saldran aquellas uozes por la garganta del toro arriba.
    • 1535-1536 Valdés, J. Diál Lengua [1990] 148 Esp (CDH )
      De los vocablos latinos enteros no es menester daros regla, pues sin ella vosotros los conoceréis, como también atinaréis en los corrompidos poniendo en ello un poco de diligencia y trabajo; pero advertid que, assí como en los vocablos arávigos no sta bien al castellano aquel pronunciar con la garganta que los moros hazen, assí tampoco en los vocablos latinos no conviene pronunciar algunas cosas tan curiosamente como las pronunciáis los latinos; esto digo por la superstición con que algunos de vosotros hablando castellano, pronunciáis la s.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 137 Esp (CDH )
      Y súbitamente corrió por tus huesos, venas y niervos un yelo mortal que dexó en tu garganta helada la voz, que por gran pieza no podiste hablar.
    • 1575-1588 Huarte San Juan, J. Examen ingenios [1989] Esp (CDH )
      También los muchachos que tienen buena voz y gorjean mucho de garganta son ineptísimos para todas las ciencias; y es la razón que son fríos y húmidos, las cuales dos calidades, estando juntas, dijimos atrás que echan a perder la parte racional.
    • 1588 Malón Chaide, P. Conversión Magdalena [1930] Esp (CDH )
      Después, cuando ya le quieren admitir, llega temblando y tragando saliva, y añúdansele las palabras en la garganta, que de miedo no las puede sacar del pecho, y no osa levantar los ojos a mirar al confesor.
    • 1612 Mira Amescua, A. Esclavo demonio [1984] 86 Esp (CDH )
      Helada tengo, y asida / al suelo la débil planta, / a un grave dolor la vida / y la voz a la garganta.
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      Agora quiero barrer la garganta primero y quitarle ciertos estorvos a la voz que la embaraçavan el passo.
    • 1617 Cascales, F. Tablas poéticas [1975] Esp (CDH )
      El poeta dize: el escudo de Bacco, por la copa, y la copa de Marte por el escudo; los cristales, los mármoles, los espejos de mar, por el agua; salió Phebo de lavar sus cavallos en el Océano, por salió el sol; el silencio de la luna, por la luna menguante; dexó la Aurora el lecho de Titón, por rompió el alba; ceñido las sienes de laure, por ceñidas las sienes de laurel; habla benigno, ríe dulce, huele suave, mira cruel, por dulcemente, suavemente, cruelmente; dar palabras al viento, por hablar en vano; soltó la voz de la garganta, por habló; y otros infinitos términos regalados en la poesía y no admitidos en la oración soluta.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 35 Esp (CDH )
      / Cual suele el ruiseñor con triste acento / lamentarse, en el árbol escondido, / del duro labrador que arroja al viento / de los hijuelos el sabroso nido, / y aquel vivo dolor y sentimiento / del bien guardado, por su mal perdido, / por la dulce garganta esparce en vano, / formando quejas de la injusta mano, / Conociendo el lloroso desvarío, / la escuadra tosca del cruel Adrasto, / prestándole el dolor, aliento y brío, / buscándola atraviesa el monte vasto; / mas todos, presos de un confuso y frío / temor, afirman que el sabroso pasto / gozó en Milena el animal que pudo / hallarla sola en el silencio mudo.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )
      ¿Hay cosa más cruel que veros desmayadas, haciendo más ruido con la garganta que un pavo cuando se eriza, el ver la confusión de las criadas, la solicitud de las vecinas, las plumas de perdiz quemadas, y el andar buscando ruda, y más si es a medianoche?
    • 1627-1635 Quiñones Benavente, L. Loa corte Figueroa [2001] 321 Jocoseria Esp (CDH )
      / ¿No es Herrera este que viene, / músico nuevo en las tablas, / mas tan diestro, que se duda / quién más la letra declara, / o en la garganta la voz, / o la mano en la guitarra? / Sale Juan López.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )
      Un sudor frío baña sus agazapados miembros y la voz se le anuda a la garganta sin poder llamar a su maestro, aunque se esforzaba.
    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] Esp (CDH )
      El mismo Maximio, sumamente enternecido al oír esto, se esforzó en decir, con voz casi anudada a la garganta:

      "¿Quién es, Belisario, ese mozo Maximio, a quien manifestáis apreciar tanto?

    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Baronesa Joux [1981] Novelas Cu (CDH )

      Berta, trémula, quiso en balde articular alguna frase; el acento se ahogó en su garganta, y se dejó caer en un sillón, sintiendo que sus rodillas la flaqueaban.

    • 1854 Castelar, E. Disc Jurado [1861] 44 Discursos Esp (CDH )
      Las relaciones de amistad y de compañerismo, decía Cámara, que nos unen á don Emilio Castelar, nos impiden tributarle bien merecidos elogios; ahogan en nuestra garganta nobles acentos de admiracion y generoso entusiasmo.
    • 1857 Gmz Avellaneda, G. Velada helecho [1981] Novelas Cu (CDH )
      Todas las miradas se fijaron con ardiente curiosidad en el semblante del ilustre joven, quien —echando de ver que se esperaba con ansiedad la relación del suceso que acababa de indicar—, atizó la leña, tosió por dos veces, para desembarazar su garganta y aclarar su voz, y se expresó como verán a continuación nuestros lectores benévolos.
    • 1880-1881 Mesonero Romanos, R. Memorias setentón [1994] 96 Esp (CDH )
      Mas como todo concluye en este mundo, cesó también aquella función, y a eso de las diez de la noche, roncas las gargantas de chillar y agotadas las fuerzas, el hambre y el sueño consiguieron aplacarnos, y despachada que fue la frugal cena, compuesta de la consabida ensalada, el guisado de vaca y huevo pasado por agua, nos entregamos con la mayor voluntad en brazos de Morfeo, y por mi parte perfectamente tranquilo, supuesto que el motín no rezaba para nada con mi amado Peña el choricero.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )
      Y no dijo más, porque la emoción le ahogó la voz en la garganta.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      ¡Cuántas veces en el púlpito, ceñido al robusto y airoso cuerpo el roquete, cándido y rizado, bajo la señoril muceta, viendo allá abajo, en el rostro de todos los fieles la admiración y el encanto, había tenido que suspender el vuelo de su elocuencia, porque le ahogaba el placer, y le cortaba la voz en la garganta!
    • 1885-1888 Pereda, J. M. Sotileza [1991] Esp (CDH )
      Entonces, como si se hubieran puesto instantáneamente de acuerdo los ocho personajes que le rodeaban, gritaron unísonos y con cuanta voz les cabía en la garganta: [...].
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Pe (CDH )

      Don Fernando y Lucía palidecieron como sacudidos por una sola corriente eléctrica; la sorpresa anudó la palabra en la garganta de ambos, y reinó un silencio absoluto por algunos momentos, silencio que rompió Lucía exclamando:

      — ¡Dios mío...! —y las coyunturas de sus manos entrelazadas crujieron bajo la forma con que la emoción las unió.

    • 1902-1903 Agustini, D. Alborada [1993] Poesías Ur (CDH )
      Cuando abriendo tu boca perfumada, / La voz dulce y perlada / De tu bella garganta haces brotar, / En voces de sirenas ideales, / Y en arpas de sonidos celestiales, / A mí me haces pensar.
    • 1904 Blest Gana, A. Transplantados [1904] Ch (CDH )
      Esta vez la voz de la muchacha había tomado una acentuación grave, casi el temblor de una emoción que estrecha la garganta.
    • 1903-1905 Echeverría, A. J. Romances [1953] 65 Concherías CR (CDH )
      / ¡Oh, jóvenes, alcemos / alegres nuestras copas! / ¡Hosanna a los que ríen! / ¡Hosanna a los que gozan! / ¡A ti va nuestro brindis, / la Venus tentadora; / a ti que das las mieles / a las fragantes pomas, / y cuajas los racimos / en las parras hojosas; / prestas alas al céfiro / que columpia las rosas / y proteges sus besos / y presides sus bodas; / y en la garganta pones / de las aves canoras, / las notas delicadas / de flautas misteriosas! / ¡A ti va nuestro brindis, / oh Venus voluptuosa, / que alegras los festines, / los amantes acoplas / y las danzas incitas / de las bacantes locas! / ¡A ti madre del gozo, / fuente de donde brota / el deleite embriagante, / la caricia ahogadora; / a ti, la de albo seno, / gallarda y primorosa / que entreabres las cortinas / de las blancas alcobas, / aleteando en el lecho / do tranquilas reposan / las púdicas doncellas / de cabelleras blondas, / y finges en su mente
    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )
      ¡Cómo se te anudaban en la garganta las frases! Con decisión de operador, al fin fuiste penetrando en los tejidos, cortando y resecando lo que te parecía que me dañaba.
    • 1907 Agustini, D. LBlanco [1993] 89 Poesías Ur (CDH )
      Las palabras sonaron en los oídos suavemente, menudas, cristalinas, como si apenas las tocara para decirlas, como si en su garganta de virgencita hubieran gorjeos en vez de vocablos, ecos de vibraciones en vez de músicas de sonidos.
    • 1913 Magón Mozotillo [1947] 117 Cuentos CR (CDH )
      Y cantó sin descanso, recorriendo la escala de su canto toda la gama de su vieja garganta, con infinita ternura, con trémula melodía, con arpegios de ruego, con fugas de súplicas; como canta el indio colombiano las nostalgias de su raza al són del gracioso tiple, como el goajiro canta al pie de las palmeras sus inimitables "quebrantos", como el árabe andaluz arranca de su garganta los "jondos quejíos de sus soleaes".
    • 1914 Ortega Gasset, J. Meditaciones Quijote [1990] 107 Esp (CDH )
      La oropéndola da un denso grito de su garganta, tan musical que parece una esquirla arrancada al canto del ruiseñor, un son breve y súbito que un instante llena por completo el volumen perceptible del bosque.
    • 1914 Ortega Gasset, J. Meditaciones Quijote [1990] Esp (CDH )
      Las voces de los pájaros yacían dormidas en sus menudas gargantas.
    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] 51 ES (CDH )
      Los pies se fatigaban de despachurrar; los brazos, de esgrimir los garrotes; las gargantas, de gritar.
    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] ES (CDH )
      Los gritos, se habían apagado en las gargantas resecas, agrietadas.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      — ¡Mátalos! —exclamó la mujer con la garganta seca.
    • 1924 Pellicer, C. Estrofa [2002] Antología Mx (CDH )
      / De la garganta de los pájaros / sacas tu música libre, / y te la bebes tan pura como agua / que en jarro ondulante bebiste.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      En mi garganta se ahogaba, seca, la voz.
    • 1929 Gallegos, R. Doña Bárbara [1997] Ve (CDH )
      Ella sólo recordaba que había caído de bruces, derribada por una conmoción subitánea y lanzando un grito que le desgarró la garganta.
    • 1929 Gallegos, R. Doña Bárbara [1997] Ve (CDH )
      La belleza no está en ella solamente; está en todas partes: en el trino que trae en la garganta la paraulata llanera, en la charca y su orla de hierba tierna, en el palmar profundo y diáfano, en la sabana inmensa y en la tarde que cae dulcemente, dorada y silenciosa.
    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] Ar (CDH )
      Y a su alrededor nada se ha tranquilizado ni asentado; hay más casas y más personas; las viejas fuerzas impalpables empujan desde afuera con la lluvia y el viento, caen sobre los techos, golpean dulcemente en las paredes, enmudecen las gargantas y afilan las miradas, susurrando en los oídos consejos de una vasta, incorporal rebeldía.
    • 1935 Loynaz, D. M. Jardín [1992] Cu (CDH )
      Sería el enano más bien, que los tíos no hablaron nunca, no tenían palabras en la garganta ni en el corazón.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      El juez leyó, con voz solemne y todo lo clara que le permitía su garganta irritada por el viaje, una larga y farragosa acta.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] 281 Pe (CDH )
      Un grito de pánico se ahogó en la garganta de Rosa Estela.
    • 1941 Mallea, E. Todo verdor perecerá [1969] 35 Ar (CDH )
      Fue a murmurar algo y la voz se le quebró en la garganta, como si antes de salir supiera ya que era inútil.
    • 1943 Fdz Flórez, W. Bosque animado [1997] Esp (CDH )
      Alguna vez, en la penumbra de una arboleda, os habrá sorprendido el son de un aguacero que, distante al principio, va acercándose hasta pasar sobre vuestra cabeza; miráis al cielo por los intersticios del verdor, y está limpio y azul: ni una gota desciende a humedecer la tierra, pero el sonido continúa y se aleja y vuelve... Si entonces observáis las ramas, veréis hojas estremecidas como la garganta de un cantor.
    • 1947-1952 Mutis, Á. Primeros poemas [1992] Maqroll Co (CDH )
      Un grito que se ahoga en la garganta dejando un sabor amargo en la boca muy semejante al de la ira o el intenso deseo.
    • 1955 Mutis, Á. Reseña hospitales [1992] Maqroll Co (CDH )
      El miedo se fue apoderando del Gaviero y de su garganta fluía un chillido agudo y contenido, que bien pudiera haberse atribuido al insecto preso en la fresca nada donde caían las aguas interminablemente.
    • 1955 Mutis, Á. Reseña hospitales [1992] Maqroll Co (CDH )
      Su voz salía por entre las flemas de la hinchada y fofa garganta en donde las palabras perdían toda entonación y sentido.
    • 1957 Laín Entralgo, P. Espera [1984] Esp (CDH )
      Esa espera de la esperanza se tiñe entonces de desesperación, y el canto que proclama la resuelta voluntad de esperar, pese a todo, se enronquece en la garganta del poeta: [...].
    • 1957 Pellicer, C. A Gabriela [2002] Antología Mx (CDH )
      / Y un pájaro en un mar de soledades / canta por la garganta de algún viaje.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      No grité; pude sofrenar el grito en mi garganta; pero me apoyé en el catre y luché con gran esfuerzo contra la terrible ansia que sentía de llamar a grandes voces.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cu (CDH )
      Andaba de un lugar a otro, fisgoneando, sacándose de la garganta un largo monólogo de frases incomprensibles.
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] Mx (CDH )
      La avenida Mixcoac se iba abriendo paso, lenta y chata, custodiada por ultramarinos y tendajones mixtos y cines populares, entre el zumbido de aplanadoras y picas y alquitrán: nada entraba hasta el cuarto sellado de Rosenda Pola, siempre dormida en su vigilia delirante, presa de una espantosa lucidez final que no lograba hacer viva en las palabras que se amasaban sin salida en su garganta nerviosa y floja.
    • 1962 Cortázar, J. Cronopios [2003] Ar (CDH )
      Qué maravillosa ocupación entrar en un café y pedir azúcar, otra vez azúcar, tres o cuatro veces azúcar, e ir formando un montón en el centro de la mesa, mientras crece la ira en los mostradores y debajo de los delantales blancos, y exactamente en medio del montón de azúcar escupir suavemente, y seguir el descenso del pequeño glaciar de saliva, oír el ruido de piedras rotas que lo acompaña y que nace en las gargantas contraídas de cinco parroquianos y del patrón, hombre honesto a sus horas.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 42 Mx (CDH )
      ¡Qué golpe!, ¿no es cierto? Trataré de poner buen semblante, para ver si ustedes se aprovechan y olvidan esos gestos de afecto forzado y se vacían el pecho por última vez de los argumentos e insultos que traen atorados en la garganta, en los ojos, en esa humanidad sin atractivos en que las dos se han convertido.
    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Esp (CDH )
      Las palabras, al salir de la garganta de doña Rosa, suenan como el latón.
    • 1969 Monterroso, A. Oveja negra [1969] Gu (CDH )
      A la mañana siguiente, armado de valor y aclarando una y otra vez la garganta, durante más de una hora expuso al León con largas y elaboradas razones la teoría de que de acuerdo con la lógica más elemental los papeles debían cambiarse, pues para cualquiera con dos dedos de frente era fácil ver cómo lo aventajaba en descendencia y, por supuesto, en sabiduría.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] Mx (CDH )
      ¡Porque no te imaginas qué borrachera aquélla, la que nos pusimos! Caminamos abrazados como dos escolares, con la garganta inundada de palabrotas y la cabeza llena de pensamientos anaranjados.
    • 1977 Vargas Llosa, M. Tía Julia [1996] Pe (CDH )
      ¡Quieto o estás muerto, zambo! —rugió Lituma, tan fuerte que le dolió la garganta, mientras, agachado, manoteaba buscando la linterna.
    • 1978 Galeano, E. Días [1979] Ur (CDH )
      Para hablar, tuve que obligar a la garganta.
    • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] Pe (CDH )
      Y además, ¿qué cantaban esos zambos? ¿Qué hacían con sus poderosas gargantas sino lanzar ayes lastimeros? El techo de la picantería era de estera, como el bar del cementerio.
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] Gu (CDH )
      Esta voz realmente, que es de Satanás, afligido de que su culto y honra se destruye, y es voz que sale de las avarientas gargantas de los cristianos, cuya codicia es tanta que, por poder hartar su sed, quieren porfiar que las criaturas racionales hechas a imagen de Dios, son bestias y jumentos, no a otro fin los que las tienen a cargo, no tengan cuidado de librarlas de las rabiosas manos de la codicia, sino que se las dejen usar en su servicio, conforme a su antojo.
    • 1988 Aguilera Malta, D. Pelota [1988] 108 Ec (CDH )
      Eres divino, Locutor. Adoro tus voces y tus gestos. Y, sobre todo, la manera de expresarte. Por favor, no te calles. Haz funcionar tu garganta bendita.
    • 1975-1988 Istarú, A. Estación Fiebre [1991] CR (CDH )
      / Voy a gritar / mi garganta llena de ascuas / hasta hacer un solo grito húmedo / con mi cuerpo.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] Mx (CDH )
      Tita, por su parte, intentó gritarle a Pedro que la esperara, que se la llevara lejos, a donde los dejaran amarse, a donde aún no hubieran inventado reglas que seguir y respetar, a donde no estuviera su madre, pero su garganta no emitió ningún sonido.
    • 1991 Peri Rossi, C. Babel Bárbara [2005] Ur (CDH )
      Babel maldice en lenguas bárbaras / como si la ira hiciera salir de su garganta / un coro de voces báquicas / enervadas por el alcohol / por los excesos del tacto / y del sudor.
    • 1992 Roa Bastos, A. Vigilia Almirante [1992] Py (CDH )
      Este fuego de la sangre férvida, la vibración de los cuerpos de junco, el taconeo de los pies como enajenados sobre el cuero de un inmenso atambor, el habla más dulce y chispeante que haya ocupado con su sabor y melodía la garganta humana, los ojos como brasas, son el emblema de sus mujeres, de la misma Sevilla, de lo mejor de Andalucía que dio a luz un mundo entre sus muslos.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] 147 Ec (CDH )
      Las palabras le salen entrecortadas de la trémula garganta.
    • 1998 Gamboa, S. Páginas vuelta [1998] Co (CDH )
      Sintió las mejillas ardiendo, la voz congelada en la garganta.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Pe (CDH )
      Le bastó entrar al despacho, chocar los tacos y anunciarse con la voz más marcial que pudo sacar de su garganta —«¡Teniente segundo García Guerrero, a la orden, Excelencia!»— para sentirse electrizado.
  6. Acepción en desuso
  7. 2⟶sinécdoque
    s. f. Cavidad del tubo digestivo, situada en la cabeza y limitada por los labios y el istmo de las fauces, en la cual se sitúan la lengua y los dientes. Frecuentemente, asociado a seres peligrosos.
    Sinónimo: fauces
    docs. (1275-1792) 26 ejemplos:
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] Esp (CDH )
      [...] , e la pássara gózase mucho con él cuandol vee, e tanto más le ceva e él otrossí tanto más crece, assí que viene a días que nol abonda el cevo de la pássara, e aviendo grand fambre tórnase a sus hermanos e cómelos, e pues que á comidos a éstos nol abonda otrossí el cevo que la madre le aduze, maguer que es solo; e cuando viene ella por cevarle abre él la garganta cuanto puede, e fázesele muy grand, e la madre por meterle el cevo por ella cuanto más adentro puede mete la su cabeça toda en la boca d'él, e él en logar de comer el cevo toma a la madre por la cabeça e apriétala, e tanto la tiene allí fasta que la mata, e desí cómela.
    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] Mx (CDH )
      Estos monstruos infernales, que salieron de los más hondos senos del abismo para engendrar a la Muerte e introducirla en el mundo, es tanta su malicia y fealdad, que aunque para ponderarla han empleado los profetas sus amenazas, los Santos Padres todo el calor de su espíritu, los predicadores toda su actividad, zelo, y toda su industria de eficaces inventivas, no han podido dar alcance a formar una imagen cabal de sus horrores, porque toda humana ponderación y quanto se puede exagerar de esta mala bestia, es un obscuro bosquejo de este ídolo abominable de la culpa, que vomita por su garganta tanta ponzoña y veneno, que la menor mancha que dexa es capaz de obscurecer al más hermoso lucero.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] Esp (CDH )
      [...] , e la pássara gózase mucho con él cuandol vee, e tanto más le ceva e él otrossí tanto más crece, assí que viene a días que nol abonda el cevo de la pássara, e aviendo grand fambre tórnase a sus hermanos e cómelos, e pues que á comidos a éstos nol abonda otrossí el cevo que la madre le aduze, maguer que es solo; e cuando viene ella por cevarle abre él la garganta cuanto puede, e fázesele muy grand, e la madre por meterle el cevo por ella cuanto más adentro puede mete la su cabeça toda en la boca d'él, e él en logar de comer el cevo toma a la madre por la cabeça e apriétala, e tanto la tiene allí fasta que la mata, e desí cómela.
    • 1292-1293 Anónimo Castigos [2001] Esp (CDH )
      Otrosí el pescado con glotonía de comer traga el anzuelo e non lo siente fasta que le traua en la garganta e está preso que non puede foýr e tomal el pescador e sacal fuera del agua.
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 19v Esp (CDH )
      Et estaua mas ala puerta de dentro / del santuario vn dragon que nunca / dormja & quando alguno entraua / ally con entençion de tomar alguna / cosa de ally echaua fuego el dragon / por la garganta de gujsa que todo / lo tornaua en çenjza & este dragon / dizen los actores que era aspido & / avn dize vergilio que del otro cabo / estaua otro dragon que era el basalisco /
    • 1386 Lpz Ayala, P. Libro caça aves (BL Add. 16392) [1995] fol. 43v Esp (CDH )
      E desque vjeres que tu falcon comjença de auer / fanbre & abre la garganta com tragon dale / algunos dias dela vaca lauada enel agua. tibia / fech(n)a pedaços pequeñjos & apurada dela grosura / & nerujos.
    • a1490 Anónimo Crónica Troyana [1993] fol. 10r Esp (CDH )
      E quando alguno entraua alli / con intencion de tomar alguna cosa de / alli el dragon echaua fuego por la garganta / de guisa que todo lo tornaua en / ceniza.
    • a1504 Rdz Montalvo, G. Sergas Esplandián [2004] Esp (CDH )
      Pues yo, espantado de la ver, no passando mucho espacio de tiempo, pareció venir por ella una tan gran serpiente, qual nunca los nacidos en ninguna sazón ver pudieron, la qual traía la garganta abierta, lançando por ella y por las narizes y ojos muy grandes llamas de fuego, que toda la cueva alumbravan.
    • 1574 Luis de Granada Adics Memorial Vida Cristiana [1907] 416 Esp (CDH )
      Ésta es aquella soledad á donde huyó la mujer del Apocalipsi, cuando el furioso dragón abiertas sus gargantas acometió á tragarla, para darnos á entender que uno de los mayores remedios que tenemos contra las tentaciones del enemigo, es recorrer en este tiempo á la soledad y silencio de la oración, como el mismo Señor lo significó aquí á sus discípulos, cuando después de haberles dicho que Satanás andaba muy solícito por aventarlos como á trigo en la era, les proveyó deste linaje de remedio, diciendo: Velad y orad, porque no entréis en tentación.
    • 1589 Pineda, J. Diálogos Agricultura cristiana [1963-1964] Esp (CDH )
      [...] y ansí el Cerbero es notado de Virgilio de grandísima voz, que atronaba los infiernos, y él y los demás le notan de tragón por maravilla, que no se dejaba pasar a ninguno, si no le echaba un pedazo de pan, y la Sibila se le echó, que fuera poco tragarla a ella, si la hallara cerca de sí, tales tres gargantas abrió para recoger el pan.
    • 1628 Quevedo Villegas, F. Disc Diablos [2003] 533 Esp (CDH )
      ¿Con qué me pagarán que a la niña que trae el cuarto de mondongo la embarace la garganta con el Naqueracuza y no con una morcilla?
    • 1651 Gracián, B. Criticón 1.ª parte [1993] 61 Esp (CDH )
      Íbanlos buscando con gran solicitud aquellas hermosísimas doncellas y aun sacaron muchos de las oscuras cuevas y de las mismas gargantas de los monstruos, recogiendo y amparando cuantos pudieron.
    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] Mx (CDH )
      Estos monstruos infernales, que salieron de los más hondos senos del abismo para engendrar a la Muerte e introducirla en el mundo, es tanta su malicia y fealdad, que aunque para ponderarla han empleado los profetas sus amenazas, los Santos Padres todo el calor de su espíritu, los predicadores toda su actividad, zelo, y toda su industria de eficaces inventivas, no han podido dar alcance a formar una imagen cabal de sus horrores, porque toda humana ponderación y quanto se puede exagerar de esta mala bestia, es un obscuro bosquejo de este ídolo abominable de la culpa, que vomita por su garganta tanta ponzoña y veneno, que la menor mancha que dexa es capaz de obscurecer al más hermoso lucero.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] Esp (CDH )
      [...] , e la pássara gózase mucho con él cuandol vee, e tanto más le ceva e él otrossí tanto más crece, assí que viene a días que nol abonda el cevo de la pássara, e aviendo grand fambre tórnase a sus hermanos e cómelos, e pues que á comidos a éstos nol abonda otrossí el cevo que la madre le aduze, maguer que es solo; e cuando viene ella por cevarle abre él la garganta cuanto puede, e fázesele muy grand, e la madre por meterle el cevo por ella cuanto más adentro puede mete la su cabeça toda en la boca d'él, e él en logar de comer el cevo toma a la madre por la cabeça e apriétala, e tanto la tiene allí fasta que la mata, e desí cómela.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] fol. 19r Esp (CDH )

      & ell aspio desque es cansada para se. boca abierta. ell hicgneumon estal catando & assechando. & quandol uee ques para assi. ca aquello es lo que el espera; Dal salto dentro en la garganta como dardo.

    • a1284 Alfonso X Gral Estoria VI [2002] Esp (CDH )
      Et desi hecharon todos suertes por saber por que se perdie asi, et cayó la suert á Jonás, et hecharonlo en la mar, et recibiolo en la garganta un grant pescado que há nombre cere, et trociolo et andó dentro en ella III. dias, et III noches, et oró allá dentro á Dios et salio della por la virtud de Dios, et dalli adelante comensó á prophetisar.
    • 1292-1293 Anónimo Castigos [2001] Esp (CDH )
      Otrosí el pescado con glotonía de comer traga el anzuelo e non lo siente fasta que le traua en la garganta e está preso que non puede foýr e tomal el pescador e sacal fuera del agua.
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 19v Esp (CDH )
      Et estaua mas ala puerta de dentro / del santuario vn dragon que nunca / dormja & quando alguno entraua / ally con entençion de tomar alguna / cosa de ally echaua fuego el dragon / por la garganta de gujsa que todo / lo tornaua en çenjza & este dragon / dizen los actores que era aspido & / avn dize vergilio que del otro cabo / estaua otro dragon que era el basalisco /
    • 1386 Lpz Ayala, P. Libro caça aves (BL Add. 16392) [1995] fol. 43v Esp (CDH )
      E desque vjeres que tu falcon comjença de auer / fanbre & abre la garganta com tragon dale / algunos dias dela vaca lauada enel agua. tibia / fech(n)a pedaços pequeñjos & apurada dela grosura / & nerujos.
    • a1400 Anónimo Trad Soberano Bien [1991] 41 Esp (CDH )
      E si rrastrando fuere por el desierto y topare con el leon, a su culpa se torne, ca el mesmo se puso en la garganta d'el.
    • c1400 Anónimo Barlaam (ms. S) [1979] Esp (CDH )
      Ca oy falaga la garganta dellos con manjares deletables; cras echalos todos a tragar a los enemigos; oy establesçe algun rrey, e cras sometelo al juego de servidunbre; e oy fazelo abastoso de muchos bienes; cras tornalo mendigo; fazelo amable a todos al que despues faze aborresçible; oy alegria, cras atormenta por lloros.
    • 1411-1412 Ferrer, V. Sermones [1994] Esp (CDH )
      E guardar que por la garganta omne non quebrante algúnd ayuno mandado por la madre santa Ygleia.
    • 1433 Villena, E. Arte Trovar [1994] Esp (CDH )
      Venir un diptongo en pos de otro, sin medio de otra dición, faze mal son e abrir mucho la garganta, como quien dize: Pues que soy yunque sufriré.
    • 1440 Rdz Padrón, J. Siervo [2003] Esp (CDH )
      El muy lastymado rrey no pudo durar que no fuese en la busca, e después de los grandes affanes que no se suelen asconder a los viandantes, pasados luengos días, meses, cuento de annos que andaua en su demanda, quiso Ventura que, vyniendo de passo de la antiga çibdat de Venera, quanto vna legua del secreto palaçio, vio venir los tres canes ladrando por la angosta senda, las gargantas abiertas, llenas de sangre, encarnados de vn fiero dayne, que su hijo Ardanlier essas horas muerto avía, que sólo quedaua en el monte adereçando por lo traer detrás de sý en la rropa del brioso cauallo que dubdaua de lo consentyr.