8.ª Entrega (marzo de 2020)
Versión del 31 de marzo de 2020
Familia Ver familia de palabras
giligaitas s., adj. (1907-)
giligaitas
Etim. Acuñación léxica de Pedro de Répide, probablemente con intención eufemística (cf. la palabra malsonante gilipollas).

Se documenta por primera vez, como sustantivo y con la acepción 'persona que es tonta y necia', en 1907, en la crónica firmada por Pedro de Répide titulada "El fin de los reyes" y publicada en El Liberal (Madrid); como adjetivo y con el valor '[persona] que es tonta y necia' se registra, en 1910, en otra obra de P. Répide titulada Los cohetes de la verbena. Esta voz, coloquial y eufemística, se localiza fundamentalmente en textos literarios y en artículos de opinión.

  1. s. m. y f. coloq. eufem. Persona tonta y necia.
    Sinónimo: giliflautas
    docs. (1907-2003) 10 ejemplos:
    • 1907 Répide, P. "El fin de los Reyes" [06-01-1907] El Liberal (Madrid) Es (HD)
      En la plaza de Lavapiés se rieron del negro en sus reales narices. Gaspar, su compañero, se enfadó y le llamaron primo y giligaitas y otras adulaciones cortesanas. El, entonces, no pudo reprimirse y dió á conocer su alto carácter.
    • 1986 Montero Gabarrón, A. "Declaraciones Antonio Díaz" [16-01-1986] La Voz de Lanzarote (Lanzarote) Es (HD)
      También tuvieron la feliz idea, todo ha que decirlo, de traer a un compositor inglés para que se inspirara en Lanzarote, con todos los gastos pagos, durante 15 días, apenas 600.000 pesetas, con lo que este habrá pensado que los conejeros somos unos giligaitas, por aquello de la música; menos mal que lo habrá pensado en inglés.
    • 1989 Prensa ABC, 04/06/1989 [1989] Es (CDH )
      Mire su merced, señor, Felipe, que llegaba usted al poder y al palacio de la Moncloa con aquella manía de la ética, y sin saber, del capital ni de la misa la media, y válgame Dios qué pronto ha aprendido su merced a meter la mano en la colecta y a repartir las contribuciones, el tesoro público y el botín de la Hacienda, hala, a darle aire a don Dinero, como si estuviese aventando en la era el trigo de la cosecha, lo que yo digo, señor Felipe, que han dado gorriones en el trigo, y entre los argelinos y los caribeños, los nicaragüenses y los habaneros nos están dejando la caja de caudales como para meter en ella a don Alfonso Guerra, que es lo más brillante de lo que tenemos en el Gobierno, y eso que ahora le ha dado por hacer de orador de aguachirle, retórico de borrajas, giliflautas, giligaitas, gilichisclos, giliberrido y tiplisonante.
    • 1996 Campmany, J. "Salario de los padres" [15-06-1996] ABC (Sevilla) Es (HD)
      Cuando el Estado te llama a su servicio, se produce inevitablemente una de esta situaciones: 1) Le dan el cargo a un parado o a un inútil. 2) Le complementan los ingresos oficiales con una pingüe mamandurria. 3) Le dejan meter la mano en el cajón del dinero público. 4) Buscan un sabio de espíritu franciscano que esté dispuesto a abrazar la pobreza. 5) El nombrado es un giliflautas, gilimursi, gilipitos, giligaitas y gilipollas.
    • 2003 Campmany, J. "El abanico de la Pantoja" [15-08-2003] ABC (Madrid) Es (HD)
      Aquí sale toda la trouppe, la ecuyère vocalista que cabalga de pie sobre el caballo de alcaldesa, haciendo equilibrios da la vuelta al salón, los trapecistas del PSOE que, naturalmente trabajan con red, por más que invisible, Búfalo Bill con bigote, que dispara a dar con las dos manos y que esta vez se engancha a la ganancia de los comancheros, los del gil, que ya los encuentras de varios pelajes, gilimursis, giligaitas, gilipitos, giliflautas y glilipollas, pero que todos ponen la mano, y los andalucistas, a ver lo que queda para ellos, coño, nadie tema a la justicia que ya lo dijo Perico Pacheco, "la justicia es un cachondeo".
    • 1907 Répide, P. "El fin de los Reyes" [06-01-1907] El Liberal (Madrid) Es (HD)
      En la plaza de Lavapiés se rieron del negro en sus reales narices. Gaspar, su compañero, se enfadó y le llamaron primo y giligaitas y otras adulaciones cortesanas. El, entonces, no pudo reprimirse y dió á conocer su alto carácter.
    • 1986 Montero Gabarrón, A. "Declaraciones Antonio Díaz" [16-01-1986] La Voz de Lanzarote (Lanzarote) Es (HD)
      También tuvieron la feliz idea, todo ha que decirlo, de traer a un compositor inglés para que se inspirara en Lanzarote, con todos los gastos pagos, durante 15 días, apenas 600.000 pesetas, con lo que este habrá pensado que los conejeros somos unos giligaitas, por aquello de la música; menos mal que lo habrá pensado en inglés.
    • 1989 O'Shanahan, A. "Soplapollas, insulto grosero" [05-10-1989] Diario de Las Palmas (Las Palmas de Gran Canaria) Es (HD)
      Debe ser verdad que algo tengo que tener (como me han llegado a decir algunos que todavía no creen que yo le esté haciendo campaña a nadie...) de moralista, pues me he quedado atónito al enterarme de que al vicepresidente del Gobierno de la nación le han llamado "soplapollas", término poco ortodoxo donde los haya. Todavía lo de gilipollas podía ser de recibo, pues que se asemeja al sentido del giliflautas o giligaitas, con lo que mayormente se designaba al tonto del pueblo que tenía por oficio principal el de llenarle de aire los instrumentos a los gaiteros. De ellos se deriva a soplagaitas o soplaflautas, vocablo este que no ha llegado a arraigar...
    • 1989 Prensa ABC, 04/06/1989 [1989] Es (CDH )
      Mire su merced, señor, Felipe, que llegaba usted al poder y al palacio de la Moncloa con aquella manía de la ética, y sin saber, del capital ni de la misa la media, y válgame Dios qué pronto ha aprendido su merced a meter la mano en la colecta y a repartir las contribuciones, el tesoro público y el botín de la Hacienda, hala, a darle aire a don Dinero, como si estuviese aventando en la era el trigo de la cosecha, lo que yo digo, señor Felipe, que han dado gorriones en el trigo, y entre los argelinos y los caribeños, los nicaragüenses y los habaneros nos están dejando la caja de caudales como para meter en ella a don Alfonso Guerra, que es lo más brillante de lo que tenemos en el Gobierno, y eso que ahora le ha dado por hacer de orador de aguachirle, retórico de borrajas, giliflautas, giligaitas, gilichisclos, giliberrido y tiplisonante.
    • 1991 Barrios, M "La Sevilla de ayer" [07-09-1991] ABC (Sevilla) Es (HD)
      Dice el chascarrillo que Franco, al conocer esta expresión de fervor popular, quiso comprobarlo por sí mismo. Así una tarde, vestido de paisano, con gafas oscuras y un sombrero encasquetado hasta las cejas para no ser conocido, entró en un cine y esperó el momento crítico. Al llegar este, todo el público, en efecto, se pone en pie y saluda a la romana, excepto Franco que permanece sentado por no saludarse a sí mismo. Entonces el espectador de la butaca contigua se dirige a él y le dice: "Déjate de tonterías y saluda, porque tú no vas a ser más rojo que yo y, sin embargo, aquí me tienes, saludando como un giligaitas"...
    • 1992 Campmany, J. "Gilipollas" [03-10-1992] ABC (Sevilla) Es (HD)
      Sin embago, también de nuestro gili puede traerse "gilipollas", con el ñoñismo "gilipuertas" y el florero semántico del "giliflautas" o el "giligaitas". De Gil-Robles, para gastarle una coña al viejo don José María, saqué yo "gilrrobleces", como de Gil y Gil podría obtenerse "gilgileces", o sea, la acción propia del gil, pero del gil repetido y de doblete.
    • 1993 Salgado, A. "El Tenorio, siglo y medio" [27-03-1993] Diario de Burgos (Burgos) Es (HD)
      Si ha habido algún ejemplo antifeminista, que termina siendo conquistado por sus víctimas (como todos los malandrines-bellacos, chulillos, fanfarrones y giligaitas en una sola pieza), ése se llama Don Juan.
    • 1996 Capmany, J. "Romance don Camilo" [11-05-1996] ABC (Madrid) Es (HD)
      Y si se trata de tontos, badulaques y cretinos, mastuerzos y papanatas, alcornoques y andarríos, correlindes, majagranzas, babasfrías, marmolillos, hay que recaer en Cela que tiene lleno el archivo, y más necios que en Quevedo he encontrado yo en sus títulos. Se ha especializado en giles, que son tontos argentinos, y en sus libros, además de los propiamente dichos, salen varios giligaitas, giliflautas, gilipitos, gilimursis, gilibertos, gilipuertas y gilitos. Por las páginas de Cela desfilan tontos del pito, tontos del culo o de baba, tontos de jardín, del higo, tontos de nación, de pueblo, tontos de ventano o libro, y aquel tonto que va a treinta en un chevrolet antiguo.
    • 1996 Campmany, J. "Salario de los padres" [15-06-1996] ABC (Sevilla) Es (HD)
      Cuando el Estado te llama a su servicio, se produce inevitablemente una de esta situaciones: 1) Le dan el cargo a un parado o a un inútil. 2) Le complementan los ingresos oficiales con una pingüe mamandurria. 3) Le dejan meter la mano en el cajón del dinero público. 4) Buscan un sabio de espíritu franciscano que esté dispuesto a abrazar la pobreza. 5) El nombrado es un giliflautas, gilimursi, gilipitos, giligaitas y gilipollas.
    • 2003 Campmany, J. "El abanico de la Pantoja" [15-08-2003] ABC (Madrid) Es (HD)
      Aquí sale toda la trouppe, la ecuyère vocalista que cabalga de pie sobre el caballo de alcaldesa, haciendo equilibrios da la vuelta al salón, los trapecistas del PSOE que, naturalmente trabajan con red, por más que invisible, Búfalo Bill con bigote, que dispara a dar con las dos manos y que esta vez se engancha a la ganancia de los comancheros, los del gil, que ya los encuentras de varios pelajes, gilimursis, giligaitas, gilipitos, giliflautas y glilipollas, pero que todos ponen la mano, y los andalucistas, a ver lo que queda para ellos, coño, nadie tema a la justicia que ya lo dijo Perico Pacheco, "la justicia es un cachondeo".
  2. adj. coloq. eufem. [Persona] Que es tonta y necia.
    Sinónimo: giliflautas
    docs. (1910-1992) 8 ejemplos:
    • 1910 Répide, P. Los cohetes de la verbena [1917] cap. XVII Es (BD)
      -¡Pues eras tú buena para haberte criao como se ha criao tu madre, en la tabla de tu abuelo, allí, en la plaza de San Miguel, con todo el frío de las madrugás y a vueltas con el cuchillo y con el tajo. Si es que estas niñas de ahora sois una menflis giligaitas que no sé de dónde habéis salido.
    • 1983 Almodóvar Mtz, L. "Una exhibición improvisada" [01-12-1983] Revista de Aeronáutica y Astronáutica (Madrid) Es (HD)
      Pero en uno de los silencios de Hernández, recordé una cosa que hizo sintiera un escalofrío, como un latigazo a lo largo de mi columna vertebral; ¡el combustible que llevaba mi avión no era JP-4 sino gasolina de 100! Ahora podría ocurrir cualquier cosa porque las ajustadas cuentas, hechas con las tablas del "Sabre", teniendo como base el combustible JP-4, variarían con toda seguridad. La gasolina de 100 podría utilizarse en los "Sabre" de forma excepcional, pero daba menos empuje que el JP-4, por lo tanto, para obtener el mismo rendimiento, había que consumir más. Mis pensamientos se agolpaban. Pero bueno,... seré "giligaitas"..., ¡mira que haber tenido en cuenta todo y olvidarme que llevaba gasolina de 100 cargada en Salamanca por no haber podido llevar allí cisternas del otro combustible! [...].
    • 1992 Cela, C. J. "Los subinsultos" [03-10-1992] La Voz de Lanzarote (Lanzarote) Es (HD)
      Sería hermoso poder hablar de viceinsultos y no solo de subinsultos de no ser por la obligación léxica de que el elemento compositivo "vice" haya de referirse siempre, deba aludir siempre a las personas y no a ninguna otra noción distinta [...]. No es más grave, aunque sí más heridor al oído, y quizá también más peligroso para la propia libertad si se sientan a uno en el banquillo de los acusados, llamar hijoputa, o cabrón, o maricón, o ladrón, o estafador, o sinvergüenza, o depredador o lo que fuere a quien fuere, que motejarle, mucho más modesta y despectivamente, de botarate, chisgarabís, piernas, cantamañanas, vivalavirgen, robaperas, pinchaúvas, pelagatos, marmolillo, zampatortas, zampabollos, zampabodigos, badulaque, mamacallos, pavitonto, pavisoso, panoli, tuturutu, sansirolé, gilipollas, giliflautas, giligaitas, gilipitos, gilipuertas o cualquier otro derivado o pariente de gilí.
    • 1910 Répide, P. Los cohetes de la verbena [1917] cap. XVII Es (BD)
      -¡Pues eras tú buena para haberte criao como se ha criao tu madre, en la tabla de tu abuelo, allí, en la plaza de San Miguel, con todo el frío de las madrugás y a vueltas con el cuchillo y con el tajo. Si es que estas niñas de ahora sois una menflis giligaitas que no sé de dónde habéis salido.
    • 1976 Glz Ruano, J. L. "Cela y algún malentendido" [10-08-1976] La Provincia: Diario de la Mañana (Las Palmas de Gran Canaria) Es (HD)
      Amigo Burón (espero acepte la amistad): no sólo he leído ese artículo (que le convendría ojear si no lo ha escrito todavía) sino varios otros del escritor en diversas revistas nacionales (sus críticas en "Cambio 16" las pongo como ejemplo) y de verdad, caballero, si Vd. cree que las expresiones "ir a tomar por culo", "puñetas (ir a hacerlas)", "giligaitas", etc., son color y calor idiomático, llenas de vida, ó que son voces y vocablos que poco a poco se van perdiendo en el lenguaje hablado por no hablarse con frecuencia y por no leer a escritores como Camilo José Cela, es que habita Vd. en un mundo en el que el único pasaje agradable a la vista son las cuatro paredes de una habitación y no vive Vd. entre ese pueblo, a su entender, tan bullicioso.
    • 1983 Campany, J. "Políticos y periodistas" [16-06-1983] ABC (Madrid) Es (HD)
      Y encima don Julio Feo. El señor Feo, que cuida la imagen de don Felipe González, ha calificado a un periodista de "gilipollas". Ni siquiera ha usado el ingenio para buscar alguna palabra más ocurrente en la familia de los "giles", no sé, giliflautas o giligaitas, sino así, a lo bestia. Estos personajillos creen que los periodistas estamos ahí para que ellos nos paguen, nos insulten y nos adoctrinen. Quizá es lo único que se les ocurre para convertirse en noticia.
    • 1983 Almodóvar Mtz, L. "Una exhibición improvisada" [01-12-1983] Revista de Aeronáutica y Astronáutica (Madrid) Es (HD)
      Pero en uno de los silencios de Hernández, recordé una cosa que hizo sintiera un escalofrío, como un latigazo a lo largo de mi columna vertebral; ¡el combustible que llevaba mi avión no era JP-4 sino gasolina de 100! Ahora podría ocurrir cualquier cosa porque las ajustadas cuentas, hechas con las tablas del "Sabre", teniendo como base el combustible JP-4, variarían con toda seguridad. La gasolina de 100 podría utilizarse en los "Sabre" de forma excepcional, pero daba menos empuje que el JP-4, por lo tanto, para obtener el mismo rendimiento, había que consumir más. Mis pensamientos se agolpaban. Pero bueno,... seré "giligaitas"..., ¡mira que haber tenido en cuenta todo y olvidarme que llevaba gasolina de 100 cargada en Salamanca por no haber podido llevar allí cisternas del otro combustible! [...].
    • 1984 Cela, C. J. Enciclopedia del erotismo, 3 Obra completa, t. XVI Es (BD)
      giligaitas. De gilí y gaita, pene. Gilipollas. // Con intención léxica y fónica menos violenta y, en consecuencia, con matiz no tan hiriente; es inusual pero posible. // "Es medio giligaitas, no se entera nunca de nada". // Quizá origine algún derivado, en todo caso artificioso.
    • 1988 Gortari, E. Silabario de palabrejas Mx (BD)
      gilipollas. Significa majadero, impotente, cobarde, inexperto. De manera jocosa, se dice que la verga es una gilipollas. Variantes: giliflautas, giligaitas, gilipichas, gilipijas, gilipitos.
    • 1989 Salgado, A. "Nochebuena" [24-12-1989] Diario de Burgos (Burgos) Es (HD)
      El hombre que se considere definitivamente bueno, puedo darse por acabado, ya que él mismo clausuró el cursillo de perfeccionamiento que debe ser la vida total. Y el hombre que se dé a sí mismo la calificación de malo total, pues eso: que lo encierren por loco o, lo que es peor, que lo marginen no por malo, sino por giligaitas, que nunca hubo peor estupidez que la de recrearse con la maldad.
    • 1992 Cela, C. J. "Los subinsultos" [03-10-1992] La Voz de Lanzarote (Lanzarote) Es (HD)
      Sería hermoso poder hablar de viceinsultos y no solo de subinsultos de no ser por la obligación léxica de que el elemento compositivo "vice" haya de referirse siempre, deba aludir siempre a las personas y no a ninguna otra noción distinta [...]. No es más grave, aunque sí más heridor al oído, y quizá también más peligroso para la propia libertad si se sientan a uno en el banquillo de los acusados, llamar hijoputa, o cabrón, o maricón, o ladrón, o estafador, o sinvergüenza, o depredador o lo que fuere a quien fuere, que motejarle, mucho más modesta y despectivamente, de botarate, chisgarabís, piernas, cantamañanas, vivalavirgen, robaperas, pinchaúvas, pelagatos, marmolillo, zampatortas, zampabollos, zampabodigos, badulaque, mamacallos, pavitonto, pavisoso, panoli, tuturutu, sansirolé, gilipollas, giliflautas, giligaitas, gilipitos, gilipuertas o cualquier otro derivado o pariente de gilí.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE