6.ª Entrega (febrero de 2019)
Versión del 31/08/2019 Se incluye un ej. en la antigua acep. 4 y esta se mueve al puesto 2. // 26/03/2019
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
guanaco, a s., adj. (1550-)
guanaco, guanacho, guanacu, guanco, guanaquitos
Etim. Voz tomada del quechua wanaku (DECH, s. v. guanaco; no obstante, Corominas y Pascual apuntan que "wanáko también es voz aimará; ignoramos de cuál de los dos idiomas es originario el vocablo en último término").

Se documenta por primera vez, con la acepción 'mamífero de la familia de los camélidos, salvaje, originario de Sudamérica, de hasta 1,8 metros de altura, cabeza pequeña, cuello largo y orejas puntiagudas, cuerpo esbelto, pelaje de color pardo o rojizo, y patas largas y delgadas con pezuñas anchas; vive en grupo y tiene hábitos diurnos', en la Apologética historia sumaria (1527-1550) de B. de las Casas. Los guanacos lanzan saliva o hierba masticada a sus enemigos para defenderse; además, los machos se escupen en las peleas por una hembra en las épocas de celo. Estos animales pueden alcanzar los 60 km/h en carrera, característica que les sirve para escapar de sus principales depredadores. De estos dos rasgos de comportamiento se explica la aparición, tras la actuación de la metáfora, de las voces guanaco como 'vehículo policial equipado con cañones de agua que se emplea para disolver manifestaciones o disturbios' y guanaquera, 'vehículo todoterreno' (véanse). El vocablo guanaco se consigna, en 1609, en el Tesoro de las tres lenguas francesa, italiana y española de Vittori y se incorpora al DRAE en 1803; en la obra de 1918 Glosario etimológico de nombres de hombres, animales, plantas, ríos, y lugares, y de vocablos incorporados en el lenguaje vulgar, aborígenes de Chile y de algún otro país americano, su autor, P. Armengol Valenzuela, apunta la siguiente etimología: "huanaco, guanaco, auchenia, guanaco, del quichua y aymará huanacu, carnero de la tierra salvaje". De este animal se aprovecha la carne, el cuero y la lana. De esta manera, con el valor de 'piel o lana de guanaco', se atestigua por primera vez en 1792, en un registro de mercancías procedentes de América, publicado en El Correo Mercantil de España y sus Indias (Madrid). Con la acepción 'carne de guanaco' se documenta en 1805, en el Tratado de las enfermedades de la gente de mar en que se exponen sus causas, y los medios para precaverlas de P. M. González. Tras la actuación de la metáfora, se registra por primera vez, con la acepción 'persona del campo que carece de cultura o que tiene poco refinamiento', en 1775, en un documento de Cartago que consigna el Diccionario Histórico de Costa Rica; con este valor apenas se atestigua fundamentalmente en repertorios lexicográficos. El vocablo guanaco, a está estrechamente relacionado con El Salvador; de este modo, como adjetivo y con la acepción 'perteneciente o relativo a El Salvador' se registra por primera vez en 1861, en  un artículo de J. R. Muñoz titulado "La federación americana" y publicado en la Revista de Sud-América. Anales de la Sociedad de Amigos de la Ilustración (Valparaíso)Como 'persona originaria o procedente de El Salvador, Honduras y Nicaragua', se registra, en 1865, en "El guanaco", uno de los capítulos de Cuadros de costumbres guatemaltecas de Salomé Jil (José Millá y Vidaurre); en los testimonios espigados se advierte que, como indica Berendt en 1874, en principio parece que este uso se empleaba en Guatemala para referirse a otros centroamericanos, en ocasiones con un claro matiz despectivo (véase 1898 o el DMILE de 1927). Con la acepción 'persona originaria o procedente de El Salvador', se atestigua en 1882, en las Poesías de J. Batres Montúfar. Algunos estudios apuntan a las siguientes hipótesis para este uso: por un lado, podría deberse a la comparación entre estos animales y los salvadoreños, como personas curiosas, alegres y sociables, que llevaron a cabo los misioneros chilenos en sus visitas a El Salvador; por otro, se explicaría guanaco como una voz relacionada con la etnia indígena de los pipiles (El Salvador) que significaría 'fraternidad' y que se relaciona, a su vez, con el topónimo Guanacaste y el árbol guanacaste. Y una tercera hipótesis, con cierta vinculación con la anterior, mantiene que a los salvadoreños se les llama guanacos a partir de la Campaña Nacional de 1856-1857, conflicto bélico que involucró a Costa Rica, Nicaragua y otros países centroamericanos, por las frecuentes reuniones de su ejército a la sombra de los guanacastes. Por otra parte, como '[persona] que tiene poca inteligencia o poco entendimiento', se documenta en 1874, en Palabras y Modismos de la Lengua Castellana como se habla en Nicaragua, de Berendt; el sustantivo correspondiente ('persona que tiene poca inteligencia o poco entendimiento') se registra en 1901, en una pieza publicada en Caras y Caretas (Buenos Aires). Con la acepción '[baldosa] que despide agua', se atestigua, por primera y única vez, en otro artículo de 1934, también publicado en Caras y Caretas.

Finalmente, este término ofrece otros valores en repertorios lexicográficos americanos. Así, como 'persona que por su continente, ademanes, largo cuello y delgadas piernas, se asemeja algún tanto á los guanacos' se registra en los Vicios del lenguaje y provincialismos de Guatemala de A. Batres Jáuregui (1892) y se consigna también en diccionarios de Chile y Argentina; como 'persona grosera en sus modales, particularmente la mujer', en el Diccionario de regionalismos de Salta de Solá (1947); con el valor de 'hombre muy veloz', en el Diccionario de bolivianismos de Fernández Naranjo y Gómez Fernández (1964) y, como 'miedoso y cobarde', en Toponimias y regionalismos indígenas de Honduras de Aguilar Paz (1968). También se consigna como 'término despectivo con el que el costeño moteja al poblador andino' en el Diccionario de peruanismos de Álvarez Vita (1990) y como 'persona que actúa con deslealtad o maldad', en el Nuevo diccionario de argentinismos de Haensch et alii (1993). El Diccionario de americanismos de la ASALE (2010) ofrece otras tres acepciones de este término de las que tampoco hemos conseguido testimonios léxicos: registra guanaco, a como 'persona arisca, que rehúye el trato social' en Bolivia, como 'hombre ignorante, rústico' en Panamá y, para terminar, con el valor 'relativo a la provincia de Guanacaste, Costa Rica' en Costa Rica y con marca despectivo.

Por otra parte, cocear la guanaca se consigna en el Diccionario de regionalismos de la Provincia de La Rioja de Cáceres Freyre (1961) con el valor 'sufrir los efectos del frío excesivo', en tanto que escupir como el guanaco figura en el Diccionario de frases, adagios, proverbios, modismos, locuciones y frases proverbiales que se emplean en la América Española o se refieren a ella de Vergara y Martín (1929) como 'trabajar en balde'.

Flor de guanaco (véase flor) se registra en el Diccionario ejemplificado de chilenismos y de otros usos diferenciales del español de Chile, IV. Suplemento de Morales Pettorino et alii (1987) como 'maihuén'. Por otra parte, hierba (o yerba) del guanaco (véase hierba) se consigna en el Diccionario ejemplificado de chilenismos y de otros usos diferenciales del español de Chile  de Morales Pettorino et alii (1986) y se documenta en obras y artículos científicos hasta la actualidad con el valor 'planta endémica de Argentina y Chile de la familia de las cactáceas, con flores amarillas, frutos con forma ovoide y semillas negras en su interior'. Monte guanaco (véase monte) se atestigua, como 'arbusto endémico de Argentina de la familia de las leguminosas de hasta 1 metro de altura, de hoja trifoliada, con espinas en el tallo, flores rojas o anaranjadas y fruto con forma de vaina', en 1997, en el Catálogo de nombre vulgares de la flora argentina de Peña. Por su parte, pasto de guanaco (véase pasto), como 'planta endémica de Chile de la familia de las fabáceas con flores amarillas', se consigna en 1986 en el Diccionario ejemplificado de chilenismos y de otros usos diferenciales del español de Chile de Morales Pettorino et alii (1986). Y, finalmente, pata de guanaco (véase pata) se documenta, al menos, desde 1860 en la obra Viage al desierto de Atacama de R. A. Philippi con el valor de 'planta endémica de Chile de la familia de las portulacáceas con flores rosadas' y se espigan ejemplos hasta la actualidad.

  1. ac. etim.
    s. m. y f. Mamífero de la familia de los camélidos, salvaje, originario de Sudamérica, de hasta 1,8 metros de altura, cabeza pequeña, cuello largo y orejas puntiagudas, cuerpo esbelto, pelaje de color pardo o rojizo, y patas largas y delgadas con pezuñas anchas; vive en grupo y tiene hábitos diurnos. Nombre científico: Lama guanicoe .
    Sinónimos: guanaque; huanaco, a; luan
    Holónimo: guanacada
    docs. (1550-2018) 369 ejemplos:
    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] Esp (CDH )
      La segunda especie es la que llamaban guanacos, de la figura de los dichos aunque son mayores algo éstos; andan monteses infinitos dellos, y son tan ligeros, que a saltos corren, que un caballo parece que les pasara apenas.
    • 2018 Miranda, O. "Guanacos Perú" [18-11-2018] La República (Lima) Pe (HD)
      El biólogo Domingo Hoces, uno de los peruanos que mejor conoce la problemática del guanaco, calcula que quedan poco más de 3 mil individuos. Algunos cientos en Arequipa, otros cientos en Pampa Galeras (Ayacucho), unas cuantas decenas en la sierra de Lima, Ica, Huancavelica, Tacna y Puno.
    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] Esp (CDH )
      La segunda especie es la que llamaban guanacos, de la figura de los dichos aunque son mayores algo éstos; andan monteses infinitos dellos, y son tan ligeros, que a saltos corren, que un caballo parece que les pasara apenas.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      En los tiempos pasados, antes que los españoles ganasen este reino, había por todas estas sierras y campañas gran cantidad de ovejas, de las de aquella tierra, y mayor número de guanacos y vicuñas, mas, con la priesa que se han dado en las matar los españoles, han quedado tan pocas, que casi ya no hay ninguna.
    • 1571 Pizarro, P. Rel descubrimiento Perú [1986] Esp (CDH )
      En estos despoblados se criauan gran cantidad de ganados monteses, que ellos llamaban guanacos y vicuñas, semejante al ganado manso.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 525 Ch (CDH )
      llevan galgos y porque no se les despeen, con sus zapatillas, con los cuales cazan venados y guanacos, y son tan diestros en esto, que como lo columbren es cierto le han de cazar; desta carne, que es buena, se sustentan.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] I, 156 Esp (CDH )
      Fuera de estos ganados mansos traídos de España y de los de la tierra, hay mucha caza de guanacos, vicuñas, venados, vizcachas, chinchillas y cuíes.
    • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Py (CDH )
      Si es verdad que de esta yerba se forman las piedras bezares, debe de haber sin duda abundancia de dictamo en esta provincia del Tucuman, porque son innumerables las piedras bezares que se sacan de los guanacos, antas y vicuñas.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      Y así, para los demás indios, se hacían los tejidos con la lana de las llamas y con la de los guanacos, que no es tan fina como la de la vicuña.
    • 1752-1755 Anónimo Viaje "San Martín" al Puerto SJulián, 1752 Col viajes BAires y Patagonia Ar (CDH )
      Animales no hay sino guanacos, zorros, gaviotas, batutues, muchos patos de varias layas, y otros pajaritos chicos muchísimos, como también bastantes avestruces.
    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
      Este nombre quedó de uno de los Incas, que hallándose en aquel sitio recibió un correo con tanta velocidad como si le hubiera conducido un guanaco.
    • 1788 Viedma Narváez, F. Descripción StaCruz Sierra [2002] Bo (CDH )
      56. En dicho monte y serranías se crían osos, tigres, gatos monteses, leopardos, que los del país llaman leones, zorros, jabalíes, antas, puercoespín y otros cuadrúpedos menores, y en la Cordillera, vicuñas, guanacos, alpacas y venados.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] I, 72 Ur (CDH )
      Al despedirse fueron regalados por el Comandante con algunas cintas, abalorios y otras frioleras, presentándole ellos en cambio, dos jóvenes guanacos y un pollito de avestruz.
    • 1818 Mieg, J. Paseo gabinete HNatural Madrid p. 114 Esp (BD)
      Antes del descubrimiento de la América meridional, sus habitantes conocían, ademas de la llama, otros dos animales domésticos bastante semejantes á este, aunque de menor tamaño: el uno llamado vicuña, y el otro guanaco. Hasta hoy reina bastante confusión en la sinonímia de estos animales: varios naturalistas los consideran como simples variedades, llamando guanaco á la llama salvage; pero parece mas probable que son tres especies distintas.
    • 1845 Guevara, T. HCuricó [2003] Ch (CDH )
      El comercio que se hacía en el partido consistía, especialmente, en el cambio que efectuaban los campesinos con los indios chiguillanes de las faldas orientales de los Andes, de mercaderías y telas por animales, pieles de guanaco, sal y plumas de avestruz.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      [...] y sólo porque el corazón me dice que vives, creo que continúas tu peregrinación por este mundo, y no pierdo la esperanza de comer contigo, a la sombra de un viejo y carcomido algarrobo, o entre las pajas al borde de una laguna, o en la costa de un arroyo, un churrasco de guanaco, o de gama, o de yegua, o de gato montés, o picana de avestruz, boleado por mí, que siempre me ha parecido la más sabrosa.
    • 1884 Barros Arana, D. HGral Chile II [2003] Ch (CDH )
      Los habitantes de las islas vecinas, indios pacíficos y hospitalarios, acudieron en sus ágiles piraguas a ofrecer generosa y espontáneamente a los españoles todo lo que podían obsequiar, maíz, frutas de la tierra, pescado y carne de guanaco.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      El gobierno, que les había prometido animales, no se los dio, y para alimentarse tenían que recurrir a la caza de avestruces y guanacos, porque ni la pesca abunda... Los barcos que llegaban vendíanles víveres, pero escasos, y ¡a qué precio!... En una ocasión se vendió en Santa Cruz el quintal de harina a $ 50 oro.
    • 1905 Payró, R. J. Falso Inca [1952] 98 Ar (CDH )
      ¡Ah! pero si somos pastores, si somos agricultores, también sabemos cazar el uturunco (tigre) y el puma (león), sin que la pica tiemble en nuestra mano, ni la flecha se desvíe en su camino, ni los libes caigan antes de alcanzar su presa, ni la piedra de la honda interrumpa su curva mortal, y el guanaco y la vicuña de las cumbres saben bien cuánta es la velocidad de nuestra carrera, lo sigiloso de nuestra marcha, la resistencia de nuestros músculos, semejantes a la cuerda tendida del arco.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] 304 Bo (CDH )
      Los de Omasuyos por ejemplo, región desnuda del yermo y siempre barrida por los vientos de la cordillera que nunca se despoja del fino arminio de su nieve, iban cubiertos con pieles de vicuña y guanacos; los de Chayanta, honda vega de bosques profundos y flores perfumadas, con las de tigre.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Ar (CDH )
      Después de un rato le habló de su infancia, de la caza de pumas y de guanacos, de zorros, de jabalíes.
    • 1992 Fuentes, C. Espejo enterrado [1992] 131 Mx (CDH )
      Y en el altiplano, Perú desarrolló la única cultura ganadera de las Américas, el mundo de la llama, el guanaco y la alpaca, los compañeros constantes del indio del altiplano, casi tan constantes como la música de la quena, la flauta melancólica de los Andes.
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] 32 Ar (CDH )
      En Patagonia aún medran los "zorreros" con sus trampas-cepo buscando la piel del zorro gris chico y el colorado y los "guanaqueadores" o "chulengueadores" que sistemáticamente persiguen las tropillas de guanacos y capturan a sus crías o "chulengos" para confeccionar con sus pieles los populares "quillangos" pagatónicos.
    • 2013 Barreno, J. "La lana de vicuña, la más cara del mundo" [23-05-2013] El Mundo (Madrid) Ch (HD)
      Se estima que en Latinoamérica la población de camélidos sudamericanos es de 7,5 a ocho millones, de los cuales, un 7% correspondería a guanacos, un 2% a vicuñas, un 45% a llamas y un 46% a alpacas. La lana de vicuña es parte del mercado de las fibras finas especiales, junto a las del antílope tibetano (shahtoosh), cabra (mohair y cachemira), camellos (dromedario y bactriano), y los otros camélidos sudamericanos (guanaco, llama y alpaca).
    • 2017 Arias, M. "Critican plan para vender carne de guanaco" [01-12-2017] La Nación (Buenos Aires) Ar (HD)
      Después de la autorización del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación para la comercialización federal de carne de guanaco en esta provincia, ambientalistas advierten sobre los peligros que traería la decisión para los animales y cuestionan los monitoreos que muestran el crecimiento sostenido de la especie en la última década. Desde la provincia afirman que los datos cuentan con el suficiente rigor científico.
    • 2018 Miranda, O. "Guanacos Perú" [18-11-2018] La República (Lima) Pe (HD)
      El biólogo Domingo Hoces, uno de los peruanos que mejor conoce la problemática del guanaco, calcula que quedan poco más de 3 mil individuos. Algunos cientos en Arequipa, otros cientos en Pampa Galeras (Ayacucho), unas cuantas decenas en la sierra de Lima, Ica, Huancavelica, Tacna y Puno.
    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] Esp (CDH )
      La segunda especie es la que llamaban guanacos, de la figura de los dichos aunque son mayores algo éstos; andan monteses infinitos dellos, y son tan ligeros, que a saltos corren, que un caballo parece que les pasara apenas.
    • 1527-1550 Casas, B. Apologética historia [1992] Esp (CDH )
      La tercera especie hay que llamaron vicunias, y son más que otro ligeras y menores que los guanacos; también son monteses; y puesto que la lana de todos los de arriba es muy buena, pero la déstas sin comparación es mejor y más fina.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      En los tiempos pasados, antes que los españoles ganasen este reino, había por todas estas sierras y campañas gran cantidad de ovejas, de las de aquella tierra, y mayor número de guanacos y vicuñas, mas, con la priesa que se han dado en las matar los españoles, han quedado tan pocas, que casi ya no hay ninguna.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      La carne destas vicuñas y guanacos tira el sabor della a carne de monte, mas es buena.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      Hay muchos guanacos y vicuñas, que son de la forma de sus ovejas, y muchas perdices: unas poco menores que gallinas y otras mayores que tórtolas.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] 136 Pe (CDH )
      Del linaje destas hay unos cóndores grandísimos, que casi parecen grifos; algunos acometen a los corderos y guanacos pequeños de los campos.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      Y en la ciudad de la Paz comí yo en la posada del capitán Alonso de Mendoza cecina de uno destos guanacos gordos, y me pareció la mejor que había comido en mi vida.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      [...] y como hay tan gran cantidad de ganado detenido y entre ellos tantos de los guanacos, que son algunos mayores que pequeños asnillos, largos de pescuezos, como camellos, procuran la salida echando por la boca la roña que tienen, en los rostros de los hombres, y con hender por donde pueden con grandes saltos.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      Sin éstos, hay asimismo otra suerte destas ovejas o llamas a quien llaman vicuñas; éstas son más ligeras que los guanacos, aunque más pequeñas; andan por los despoblados, comiendo de la yerba que en ellos cría Dios.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] 123 Pe (CDH )
      Del pueblo de Chicuana, que es desta provincia de los Canas, hasta el de Ayavire habrá quince leguas, en el cual término hay algunos pueblos destos canas, y muchos llanos, y grandes vegas bien aparejadas para criar ganados, aunque, el ser fría esta región demasiadamente, lo estorba; y la muchedumbre de yerba que en ella se cría no da provecho sino es a los guanacos y vicuñas.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] Pe (CDH )
      Y cuando el Inca quería hacer alguna caza real mandaba juntar tres mil o cuatro mil indios, o diez mil o veinte mil o los que él era servido que fuesen; y éstos cercaban una gran parte del campo de tal manera, que poco a poco y con buena orden se venían a juntar tanto, que se asían de las manos; y en los que ellos mismos habían cercado estaba la caza recogida; donde es gran pasatiempo ver los guanacos los saltos que dan [...].
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] 107 Pe (CDH )
      Había, antes que los españoles entrasen en este reino en la comarca desta provincia de Guamachuco, gran número de ganado de ovejas, y por los altos y despoblados andaban otra mayor cantidad del ganado campestre y salvaje, llamado guanacos y vicuñas, que son del talle y manera del manso y doméstico.
    • 1553 Cieza León, P. Crón Perú [1984] 164 Pe (CDH )
      Y así, con esta orden, eran muchos los depósitos que por todas partes había llenos de ropa, así para la gente de guerra, como para los demás naturales; y la más de esta ropa se hacía de la lana del ganado de los guanacos y vicuñas.
    • 1571 Pizarro, P. Rel descubrimiento Perú [1986] Esp (CDH )
      En estos despoblados se criauan gran cantidad de ganados monteses, que ellos llamaban guanacos y vicuñas, semejante al ganado manso.
    • 1571 Pizarro, P. Rel descubrimiento Perú [1986] Esp (CDH )
      Los guanacos son ganado grande y rraso, de poca lana, y las vicuñas son pequeñas y tienen mucha /66v lana y muy fina, de que hazían rropa para los señores.
    • 1571 Pizarro, P. Rel descubrimiento Perú [1986] Esp (CDH )
      Cada año hazían çercos en que tomauan destas vicuñas y guanacos y las tresquilauan para la lana para hazer rropa para los señores, y las rreses que morían hazíanlas çeçina muy delgada, secándola al sol sin sal, para los señores, y las biuas soltauan.
    • 1575 Anónimo Ordenanzas indios distrito de la Paz Disposiciones virreinato del Perú Pe (CDH )
      Item, ordeno que de aquí adelante sin mi licencia no puedan hacer chacos generales de vicuñas y guanacos porque de haberlos hecho se ha apocado mucho este ganado y no pueden aprovecharse del en particular para la lana y charqui que hacen de la carne.
    • c1553-a1584 Cieza León, P. Guerras civiles peruanas [1985] Esp (CDH )
      El bastimento había tanto, que sin trabajo eran bien proveídos; gallinas más había que en tierra de Campos, e bien gordas, e mucha cantidad de patos; e guanacos no hay pocos en aquellas provincias.
    • c1553-a1584 Cieza León, P. Guerras civiles peruanas [1985] Esp (CDH )
      Sus comidas es maíz e carne de los guanacos e ovejas que tienen; son grandes hechiceros e que el demonio con ellos siempre habla: no tienen creencia ni piensan más de que han de nacer y morir.
    • c1553-a1584 Cieza León, P. Guerras civiles peruanas [1985] 447 Esp (CDH )
      Algunos quieren decir que viendo Centeno y los suyos en el espacioso campo ciertos guanacos silvestres, que ya otras veces tengo dicho qué es, y el lector que quisiere lo podrá ver en el primer libro que yo hago de «fundaciones» de ciudades y costumbres índicas, creyendo que eran los enemigos se dieron gran prisa en huir. *
    • c1553-a1584 Cieza León, P. Guerras civiles peruanas [1985] Esp (CDH )
      Centeno con los veinte de caballo que con él estaban les fueron dando alcance con la mayor presteza que podían e los siguieron por un desierto llano, poblado de las yerbas del campo y de los guanacos y vicuñas que en él se crían, y de un aire furioso y frigidísimo; tomaron todo el fardaje que llevaban los que iban huyendo.
    • 1590 Acosta, J. HNatural Indias [1987] Esp (CDH )
      De los pacos y guanacos, y carneros del Pirú
    • 1590 Acosta, J. HNatural Indias [1987] 202 Esp (CDH )
      Críanse también los que llaman guanacos y pacos, que son los carneros, y juntamente los jumentos de aquella tierra, de que se tratará a su tiempo.
    • 1590 Acosta, J. HNatural Indias [1987] Esp (CDH )
      Digo por ejemplo, si los carneros del Pirú, y los que llaman pacos y guanacos, no se hallan en otra región del mundo, ¿quién los llevó al Pirú o cómo fueron, pues no quedó rastro de ellos en todo el mundo? y si no fueron de otra región, ¿cómo se formaron y produjeron allí? ¿Por ventura hizo Dios nueva formación de animales? Lo que digo de estos guanacos y pacos, diré de mil diferencias de pájaros y aves, y animales del monte que jamás han sido conocidas ni de nombre ni de figura, ni hay memoria de ellos en latinos ni griegos, ni en naciones ningunas de este mundo de acá.
    • 1590 Acosta, J. HNatural Indias [1987] 116 Esp (CDH )
      De perdices no me acuerdo haber visto ni sabido que las tengan como las hay en el Pirú, y mucho menos los que en el Pirú llaman guanacos * y vicuñas, * que son como cabras monteses, ligerísimas, en cuyos buches se hallan las piedras bezaares, * que precian algunos y son a veces mayores que un huevo de gallina, tanto y medio.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 525 Ch (CDH )
      llevan galgos y porque no se les despeen, con sus zapatillas, con los cuales cazan venados y guanacos, y son tan diestros en esto, que como lo columbren es cierto le han de cazar; desta carne, que es buena, se sustentan.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 555 Ch (CDH )
      El camino era tan cursado como agora, en el cual encontraban ganado silvestre, llamado guanacos y vicuñas; son de la misma figura que el ganado doméstico, sino que la color es bermeja de los guanacos y el hocico que tira á negro.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 555 Ch (CDH )
      El camino era tan cursado como agora, en el cual encontraban ganado silvestre, llamado guanacos y vicuñas; son de la misma figura que el ganado doméstico, sino que la color es bermeja de los guanacos y el hocico que tira á negro.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 555 Ch (CDH )
      Pues como todo el camino desde la ciudad de La Plata fuese despoblado hasta Porco, algunos indios y españoles llevaban galgos para si saliese algún guanaco, ó vicuña, cazarlo.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 555 Ch (CDH )
      Sucedió así que yendo ó viniendo algunos indios yanaconas deste fulano de Zúñiga y de otro compañero suyo, y pasando por las faldas de Potosí (va por aquí el camino), salió un guanaco; échanle los perros; el guanaco tira el cerro arriba, y los perros; siguen los indios á los perros y guanaco, él cual subiendo al cerro arriba hizo fuerza con los pies en una veta en la superficie de la tierra, y derrumbó un poco de metal.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] Ch (CDH )
      Críanse en ellos todas las sabandijas que habemos dicho arriba, con muchos venados, vicuñas y guanacos, perdices y otros pájaros y avestruces.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 555 Ch (CDH )
      Sucedió así que yendo ó viniendo algunos indios yanaconas deste fulano de Zúñiga y de otro compañero suyo, y pasando por las faldas de Potosí (va por aquí el camino), salió un guanaco; échanle los perros; el guanaco tira el cerro arriba, y los perros; siguen los indios á los perros y guanaco, él cual subiendo al cerro arriba hizo fuerza con los pies en una veta en la superficie de la tierra, y derrumbó un poco de metal.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 555 Ch (CDH )
      Sucedió así que yendo ó viniendo algunos indios yanaconas deste fulano de Zúñiga y de otro compañero suyo, y pasando por las faldas de Potosí (va por aquí el camino), salió un guanaco; échanle los perros; el guanaco tira el cerro arriba, y los perros; siguen los indios á los perros y guanaco, él cual subiendo al cerro arriba hizo fuerza con los pies en una veta en la superficie de la tierra, y derrumbó un poco de metal.
    • 1605 Lizárraga, R. Descripción Perú [1909] 555 Ch (CDH )
      Los yanaconas que le seguian, como quien conocia el metal, viéndolo dejan de seguir el guanaco; tomándolo é conociéndolo, en su lengua comienzan á decir: caimí mamacolqui, caimí mamacolqui; que quiere decir: esta piedra es de plata, ó madre de plata.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      Mucha caza de palomas, tórtolas, patos de cresta, muy grandes; muchas perdices de tres maneras, y tan bobas que las van cogiendo los caminantes desde los caballos con unos lazos que ponen en una caña, y son tan bobas que aguardan a que se los echen al cuello: muchos guanacos, que son como carneros de la tierra, de cuello largo, como camello.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      Toda es tierra limpia y abundante de caza, en particular guanacos, que son como carneros de cuellos largos.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] 151 Pe (CDH )
      Mucha caza por aquellas pampas, de avestruces, de quirquinchos, que son como puercos pequeños, y algunos guanacos y liebres y muchas perdices y francolines, pero diferentes de los de España en el color y en lo demás, que son como gallinas.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      Una es, que se llaman los charrúas, que cuando cautivan a algunos españoles, los llevan a sus casas; y estos indios son muy feroces y valientes; y pelean con unas bolas atadas en unas cuerdas de nervios de guanacos y de avestruz, que dan con un caballo en tierra; y estas bolas son de piedra.
    • 1608 Anónimo Descrip villa Santiago de la Frontera de Tomina Descrip lugares Indias Bo (CDH )
      Hay puercos del monte, de los de ombligo en el lomo; hay muchos tigres fieros, leones de poca fortaleza, corços y unas que llaman sanguayas, á manera de lobos; hay algunos guanacos, hay monos de cola larga, bischacas, gericos y unos osos que no tienen boca, sino un agujerito por donde sacan la lengua, muy larga y redonda, con que solo comen hormigas, y por esto se llaman hormigueros, y hay las que llaman chachaques, que son como zorras, y tienen una bolsa en la falda, donde meten los hijos cuando huyen.
    • 1609 Vittori, G. Tesoro FrancItalEsp Esp (NTLLE)
      Guanáco sorte d'animal des Indes Occidentales, semblable à un grand belier et qui engendre la pierre de bezuard; uno animale delle Indie occidentale, simile ad uno ariete, o montone, che genera la pietra belzuina.
    • a1613 Murúa, M. HGral Perú [1961] Pe (CDH )
      [...] fué amiga de plaçeres y recreaciones, para lo qual tenía leones, tigres pardos, benados, monos y gatos guanacos, bicuñas, toda la qual diuersidad de animales como desde chiquitos los hauía criado, estavan mansos y domésticos; ansí mismo tenía mucha bolatería de diuersos géneros, especialmente papagayos; tenía salamandrias, que en mordiendo matauan y de noche cacarean como pollos; tenía guacamayos, ruiseñores, tordos, silgueros, alcones, perdices y de otros mil géneros de páxaros; [...].
    • a1613 Murúa, M. HGral Perú [1961] Pe (CDH )
      Sin esto, casan venados que ay muchos en la sierra, y bicuñas y guanacos, de donde se sacan las famosas y celebradas, contra todo jénero de ponzoña, piedras vezares, las quales se hallan en el buche destos animales, muchas o pocas comforme la hedad que tienen.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      Otras se traen del Pirú, de vicuñas, especie de carneros de aquella tierra, que no tienen que ver con las de los guanacos, antes hay quien diga que no tienen virtud alguna, y otras se traen contrahechas, de las cuales son tenidas por buenas las que son compuestas de pítimas e antídotos contra venenos, aunque ¿qué certidumbre puede haber de que lleven tal mixtura, puesto que, según he entendido, son indios los que las contrahacen y venden, y se puede creer que las han de adulterar y engañar con ellas? En los guanacos mas viejos se hallan las piedras mayores.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      La cual cordillera tengo para mí es de las mayores y más estériles que se hallan en el mundo, así de yerba como de árboles y aves, pues solo abunda de guanacos.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      Algunos dicen que les proviene, de que los guanacos pacen el díctamo, yerba de singulares virtudes.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      Otras se traen del Pirú, de vicuñas, especie de carneros de aquella tierra, que no tienen que ver con las de los guanacos, antes hay quien diga que no tienen virtud alguna, y otras se traen contrahechas, de las cuales son tenidas por buenas las que son compuestas de pítimas e antídotos contra venenos, aunque ¿qué certidumbre puede haber de que lleven tal mixtura, puesto que, según he entendido, son indios los que las contrahacen y venden, y se puede creer que las han de adulterar y engañar con ellas? En los guanacos mas viejos se hallan las piedras mayores.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      Las mas finas y perfectas son las de estos guanacos de la Cordillera de Chile, que hacen ventaja a las orientales.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      De caza gruesa de montería sólo hay guanacos, que habitan las faldas de la Cordillera Nevada.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      Es toda aquella tierra abundante de caza, especialmente de avestruces y guanacos, los que crian las piedras bezares, como declaro adelante.
    • 1614 Glz Nájera, A. Desengaño guerra Chile [1889] Ch (CDH )
      Son estos guanacos los que crian las verdaderas piedras bezares, las cuales tienen en el buche, y no en la cabeza ni otra parte del cuerpo, como algunos escriben.
    • c1595-1615 Poma Ayala, F. G. Primer nueva corónica [1987] Pe (CDH )

      De cómo tenían bastimento de comida y rregalos de mays, zara, says maneras y de papas, turmas de la tierra de tres maneras, oca, *rabanillos; ulluco, *mastuerzos; año, * masua, *ráuano falso; quinua, *comida de palomas; tauri, *altramusas; chuno, caui, caya tamos; *carnero, guacay, *y paco, * guanaco, uicuna, luycho, * taruga; * cuui, conejo; nunoma, pato; yuto, perdís; chichi, *mosquitos de los rríos; callanpa, concha, paco, *hongos.

    • c1595-1615 Poma Ayala, F. G. Primer nueva corónica [1987] Pe (CDH )
      Que los yndios tengan halcones, gauilanes que ellos llaman guaman y críen muy buenos perros casadores perdigueros y casadores de uenados y uicunas, guanacos, carneros del monte, y perros casadores y galgos pastores, ycho, * los perros de los Yngas lo maten y lo acauen.
    • c1595-1615 Poma Ayala, F. G. Primer nueva corónica [1987] Pe (CDH )
      En este mes comiensa a parrir los carneros del monte, guanaco, bicuna * y ganados, ay en todo.
    • 1624 Vega Carpio, F. L. Circe [2003] 667 Esp (CDH )
      La sierra con mil selvas lleva en fruto, / por montes asperísimos y opacos, / (cual es el principal, tal el tributo) / gran copia de vicuñas y guanacos, / cuya caza es mejor que de otras fieras, / con otras aves y animales flacos. / Mas nunca en montes, bosques y riberas / vemos andar quien de los libros trata: / que no son burlas para tantas veras. /
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      [...] por el sur confina con la prouincia de los Carangas, por lesueste con las prouincias de paria, Valle de Cochabamba, y otros, toda es de temple frio como las pasadas, y demas del Ganado manso, ay grandes manadas por los elados desiertos de Guanacos, Vicuñas, y abestruzes, viscachas, y otros animales y aues, El mais, y frutos traen de los valles Calientes y de los llanos, la prouincia es muy rica, ay en ella grandes sepulturas de los antiguos como las referidas, donde por ser de ordinario la tierra de vn temple fria, y los vientos subtiles y limpios se conseruan los cuerpos sin corrupcion.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      Auia mucho Ganado de serda; siluestre, Gamos, venados, Guanacos, vicuñas, Tarugas, abestruzes, y otros muchos de diferentes Especies.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      [...] hazese algun vino, y se coge en abundancia mais trigo, y otras frutas, y semillas, ay muchas perdices, guanacos, corços, hardillas, de marauilloso pelo para aforros, Con otras de valor, y estima, está este valle del Guasco en 29. grados largos.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] 644 Esp (CDH )
      A las seis leguas ay vn Rio llamado de Lujan, y tres adelante el de los arrasifes, y en todas las 120 leguas no ay otro Rio ni fuente, beben los Caminantes de pozos hechos a mano de Jornada a Jornada, y algunas lagunas para el Ganado, ay algunas estancias, y reduciones cerca de las ciudades, y todo lo demas del Camino es despoblado, aunque todas aquellas llanadas estan cubiertas de yeguas, y Cauallos simarrones en tanta Cantidad, que quando pasan a alguna parte paresen de lejos montes, y lo mismo es en partes las vacas, ay inumerables venados, Guanacos, perdises codornises abestruzes, por que como todas aquellas llanadas son de tan grandes pastos, y buen temple se crian todos, y aumentan mucho, y vaste lo referido del distrito de buenos ayres por tratar de Chile.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      1764. todo el Camino referido, desde Potosi, es toda tierra doblada de mucha serrania llenos los campos de vicuñas, guanacos, venados, viscachas, tortugas grandes como varreños, y otra mucha caca hasta el pueblo de Laquiaca , que es el primero del Obispado, y Gouierno del Tucuman, desde donde se va al valle de Omaguaca , hasta donde ay 90 leguas, desde Potosi: Omaguaca es pueblo de indios, el valle es fértil, y abundante de trigo, mais, papas con otras raices y frutas de españa, y de la tierra todo está poblado de pueblos pequeños de indios, y estancias de españoles hasta el volcan que está de Omaguaca 6. leguas el qual es muy grande, y despues que rebentó a echado, y aroja gran cantidad de piedra, ayre, lodo negro muy hediondo.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      1760. toda esta prouincia como tiene tan grandes despoblados, está llena, y cubierta de ganados siluestres, como son guanacos, vicuñas, venados, viscachas, y otros animales de que tambien se sustentan los indios, esta es la ultima prouincia del Piru, por la sierra hazia Chile; confina por la costa, como está dicho con la prouincia de Atacama, y por el Oesnorueste con los valles de Pica y Tarapaca del Obispado de Arequipa, por el oriente con la prouincia de los Chichas, y pueblos de la Quiaca , y Omaguaca del Reyno del Tucuman.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      Las diferencias de animales que ay son venados pequeños, yen las sierras de Caracara que son peladas, y frias ay vicuñas, y Guanacos animales peregrinos en el mundo por que no se sabe que los aya en otra parte, que en las tierras ciadas, y frias del Piru: ay Gatos montes espardos del tamaño de perros medianos, llamanles los indios Oscollos, son grandes ladrones, y caladores de gallinas y otras aues, ay otros algo menores que los indios llaman Caraviuchaque de noche casan gallinas, las hembras tienen vna volsa donde despues de auer parido traen sus hijuelos en ella hasta que son grandes, y aunque la maten no abre la volsa, sino es para dar de comer a sus hijos, ay sorras que los indios llaman anatuia la qual quando la siguen con solo orinarse estan pestilencial su hedor que obliga a que la dexen y no la sigan.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      El temple es frio, la tierra llana con algunos serros; por ella demas de ganado manso de Carneros de la tierra, y de Castilla, ay grande Cantidad de ganado siluestre, y simarron, que son Guanacos, y vicuñas, viscachas, como conejos, Abestruzes, perdices, Ánsares, con otras especies y diferencias de aues.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      1635. Las casas de esta prouincia y todas las mas de este Reyno que están en la sierra, y tierra fria de los pueblos de los indios, son redondas de hechura de media naranja por causa del frio, como escrebi de la prouincia de Chinchacocha en todas sus llanadas demas del ganado manso, ay Cantidad de siluestre como son Guanacos, Vicuñas, Abestruzes y otros, ay muchas torresillas, que son los sepulcros de los antiguos, como en otras partes tengo referido.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      [...] ay minas de plata, y de todo es fertilissima ay por todas aquellas llanadas, y pampas muchos Gauallos, y yeguas simarrones, guanacos, y venados en tanta Cantidad que cubren la tierra, Los quales tienen muy buenas piedras vezares, muchos auestruzes, perdices, codornises, palomas, tortolas, quirquinchus y otros animales, y aues que fuera proceder en infinito el referirlos.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      [...] está entre dos sierras, al oriente tiene la sierra Neuada, o Cordillera, que atrauiesa, o corre todo aquel Reyno, y de la Nieue que se derrite, y fuentes, que ay en sus faldas, corren arroios de aguas Cristalinas, con que riegan la Chacras del valle, donde se coge cantidad de mais, trigo, con otras semillas, ay grandes, y hermosos cañauerales, y ingenios, en que se haze cantidad de açucar blanco, y muy bueno, muchas guertas, y arboledas con todos los frutales de España, y de la tierra, y se cria muy buena ortaliza, ay en el muy buenas viñas, del medio de la sierra auaxo, es de grandes arboledas, y montanas, y las faldas cerca del valle de muy buenos pastos en que se apascientan muchos ganados, ay sieruos, Guanacos y otros animales.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )

      Por junto al estrecho de Magallanes està la tierra que llaman del Fuego, aun no bien conocida y descubierta, y por otras muchas partes se pudo comunicar la tierra del Nueuo mundo con la del viejo, ò por lo menos estar tan vezinas y cercanas, que pudieron passar no solo las gentes que poblaron el Nueuo mundo, sino las diferencias de animales que ai en èl; muchos de los conocidos en la Europa, y otras partes, y otros raros y peregrinos en el mundo, como son los Carneros del Piru, Guanacos, Vicuñas y Tarugas.

    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      En que se diferenciaban de las demas y eran conocidas: tenia el templo para su Magestad y grandeza vn jardin con todo lo que puede tener el mas curioso, y abundante del mundo, de yerbas, plantas, y flores de diferentes maneras, todas contrahechas de oro, y plata, con grande primor, como las que auia en todas las Casas Reales de los ingas, los arboles llenos de fruta, contrahecha de oro; auia animales grandes, y pequeños, culebras, lagartos, tigres, leones, guanacos, vicunas, y otros muchos animales, y sauandijas, figuras de hombres que guardaban y cultibaban el jardin, el qual parecia vna selua con tanta diuersidad de animales [...].
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] 444 Esp (CDH )
      Por la vanda del Norte camino de Tarama , cerca del valle ay otro pequeño que tendra dos leguas de largo, y vn quarto de legua de ancho en el ay algunas estancias de ganado mayor, de serda, y muchos carneros de la tierra, y de los nuestros merinos, este valle pequeño corre Leste Oeste ay por aqui cerca mucho ganado de la tierra simarron, o siluestre, que son guanacos, como los mismos carneros de la tierra aunque el hosico lo tienen mas negro y mojino, estos relinchan casi como cauallos [...].
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      [...] en estos frios desiertos solo ay miches, que son como Cauañas de pastores, donde guardan grandes crias de ganado de la tierra, por aquellas punas inumerable cantidad de ganado siluestre que llaman simarron, que son vicuñas, y guanacos; padeci en estos desiertos muchos trauajos, en procurar el remedio de los indios que estan por ellos viuiendo como brutos irracionales sin conocimiento de la fe y muchos en sus idolatrias.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      37. Los Guanacos son de la misma especie que los carneros domesticos y mansos, saluo que son siluestres.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      En las estancias de Crias de ganado maior, y menor se daban de multiplico cada año 18,000 caueças, Ay crias de mulas, y cauallos Gallinas Codornises, Vicuñas, Guanacos, Venados, y tarugas que son otra especie de Venados mas cortos, y anchos, y sus piedras vezares son las mejores.
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      [...] desde la qual para ir a los llanos hazia el poniente se pasan mas de 30 leguas de despoblado de puna fria, y inhabitable, donde solo ay Vicuñas, y Guanacos, este despoblado se llama de Guallaripa, que es vna Riquissima sierra de minerales de oro y plata [...].
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      [...] tiene mas de 20 leguas de largo y 15. de ancho, y en su distrito mas de 30 pueblos, de esta prouincia está al poniente la de los Ayrnaraes obra de 15. Leguas de despoblado, puna tierra fria, y inhabitable, que solo ay en ella algunas cauañas, que llaman Miches, donde están los indios pastores Guardando su ganado que es de la tierra, tambien al presente ay grande cantidad del de Castilla, carneros merinos de lana muy fina ay Guanacos, Vicuñas, algunos abestruzes, Viscachas, que son, como conejos del tamaño, y color, saluo que tienen colas grandes, las quales andan con mucha subtileza y ligereza entre las peñas [...].
    • 1629 Vázquez Espinosa, A. Compendio Indias Occidentales [1948] Esp (CDH )
      [...] el pueblo principal es Chirirqui La qual es muy poblada y rica de Ganados de la tierra, y al presente tienen grandes Crias del nuestro de Castilla Confinan sus terminos con los de los de la prouincia Aymara, y con otras muchas, en esta prouincia pone el Virrey vn corregidor para su buen Gouierno, por el oriente confina con los depoblados y desiertos de la sierra y puna fria, solo habitada de vicuñas Guanacos, y otros animales siluestres y adelante la prouincia de Yanaguara. por el Sur con los Collaguas y Condesuios.
    • 1631 Anello Oliva, J. Historia del Perú [1895] Pe (CDH )
      En la siera ay muchos pastos y seluas, donde pascen infinidad de vicuñas y guanacos, animales que no ay en Europa, tan grandes como cabras monteses y tan veloces en el correr, como si fueran paxaros en el volar.
    • 1631 Anello Oliva, J. Historia del Perú [1895] Pe (CDH )
      Entraban despues otros Caçiques prinçipales y cogian a mano los Venados, Guanacos, Vicuñas y otras caças para el regalo y sustento de sus cassas y tras destos entraba la gente comun y se entregaba de lo restante, en esto se entretuuo de ordinario Sinchi Roca.
    • 1646 Ovalle, A. Historica relacion Chile p. 13 Ch (BD)
      [...] ay muchos guanacos, y carneros, que llaman de la tierra, que son a manera de camellos poco menores, de cuya lana se hazen los cumbes, que se texen en el Perú, y se estiman mas, que si fuessen de seda, por la finéza de sus colores, y suavidad de su tacto.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] Esp (CDH )
      También estaban amojonados los cazaderos y cotos del ganado bravo y silvestre, como eran Guanacos, Vicuñas y Venados, que en lo demás que suele ser dañoso no había prohibición; salvo que no se dividían estos cazaderos en partes, como se hacía en las tierras y ganado manso, sino los de cada provincia de por sí, para que los moradores de las unas no entrasen á cazar en los términos de las otras.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] Esp (CDH )
      Los animales que tomaban en estos Chacos eran Vicuñas , Guanacos y Venados; si bien, á vueltas destos, se recogían algunas fieras y animales nocivos, los cuales mataban; y trasquilando las Vicuñas para la lana, las soltaban, y de las que se habían muerto en el rodeo hacían cecina.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] IV, 156 Esp (CDH )
      Á los pájaros pequeños llaman Pisco, por su delicado y sutil canto; á la Perdíz, remedando su voz, Yutu; á la Bandurria, Caquingora, por la misma razón; al Guanaco lo llaman así por un relincho que tiene, con que parece dice su nombre; y así mismo al Cuy y á otros muchos animales.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] Esp (CDH )
      Los Carneros pardos de color de Guanacos se ofrecían al Viracocha; los blancos al Sol, y déstos le ofrecían los rasos para unos fines y con diferentes ceremonias, y los lanudos con otros, para que alumbrase y criase.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] Esp (CDH )
      Como no tenían más que dos especies de animales mansos, conviene á saber, Llamas, que nosotros llamamos Ovejas y Carneros de la tierra, y Guanacos ó Cuies, que todo es uno, así los sacrificios todos de animales se resumían en estas dos suertes dellos.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] IV, 66 Esp (CDH )
      Llamóse Tiaguanaco, por la razón que ahora diré: cuentan sus moradores, que hallándose aquí el Inca, le llegó un correo del Cuzco con extraordinaria brevedad, al cual (sabida por el Inca la brevedad con que había corrido la posta), en llegando, le dijo: Tiay, guanacu, que en su lengua quiere decir «siéntate y descansa, guanaco.» Dióle nombre de Guanaco, que es un animal desta tierra muy ligero, por la brevedad con que había llegado, y ese nombre se le quedó al pueblo desde entonces, el cual pronunciamos nosotros mudadas algunas letras.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] Esp (CDH )
      Porque no sólo las crían los Gatos, Perros, Ratones y Guanacos caseros, sino también las Ratas y Cuies monteses; y aun de la abundancia que destos procede, se acrecientan las nacidas en poblado.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] III, 75 Esp (CDH )
      No quiero hacer mención de las Vicuñas, especie de animales propios deste reino del Perú, los cuales jamás decienden de las sierras altas y páramos frigidísimos á donde se crían; callo los animales de tierras yuncas, como los monos y otros, que nunca los vemos salir de sus montañas calientes y pasar al temple frío de la Sierra; dejo los que son naturales de la Nueva España, como son los Coyotes, Lobos, vacas de Cíbola, y otros, que con ser aquella tierra continuada con la de este reino, no han pasado acá animales de aquellos géneros; como ni desta tierra han ido allá las Vicuñas, Guanacos, y otros de que carece aquella región; lo cual también experimentamos en muchos linajes de aves, y baste por ejemplo los Cuervos, que con estar llena dellos la América Setentrional, nunca pasan á esta Austral ni se ven en todo el Perú; y aunque llegan hasta la provincia de Nicaragua, no traspasan los términos délla; como ni tampoco los Avestruces y Cóndores del Perú pasan á la Nueva España.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] Esp (CDH )
      Estas tres suertes de Llamas, que á mi juicio no difieren en especie, crían Piedras bezares; cómese su carne y es la mejor la de los Pacos, y luego la de los Guanacos, y la menos delicada la de los Carneros rasos.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] II, 321 Esp (CDH )
      Suélense venir algunos Guanacos á las manadas del ganado manso, mas, en viendo gente, huyen.
    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] Esp (CDH )

      Tres son las diferencias que hay de Llamas, unas mansas y otras monteses; á éstas llaman los naturales del Perú Guanacos; los cuales en todo son semejantes á las Llamasmansas y domésticas, salvo que todos son pardos y nunca se amansan y domestican; y su lana es más corta y áspera; pero también la aprovechan los indios para su vestir.

    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] Esp (CDH )

      Según el camino que traemos bajando de lo alto á lo bajo de la Sierra, se sigue el tercero andén y grado della, á la tierra del cual llamamos absolutamente de labor, porque desde aquí hasta el cabo y sexto temple de la Sierra es toda tierra de pan llevar, donde se siembra y coge mucho trigo y todas las demás semillas, legumbres y hortalizas y las raíces que en el segundo temple y otras muchas más, como son maiz, garbanzos, habas, frísoles, lino, alfalfa; las hortalizas llegan á granar perfectamente; las flores de España duran todo el año sin agostarse, señaladamente las rosas, clavellinas, retama y alhelíes; críanse todos los animales y aves que en el primero y segundo temple, sacando las vicuñasy guanacos, que no decienden de aquellas frías punas, que tienen por patria.

    • 1653 Cobo, B. HNuevo Mundo [1890-1893] I, 156 Esp (CDH )
      Fuera de estos ganados mansos traídos de España y de los de la tierra, hay mucha caza de guanacos, vicuñas, venados, vizcachas, chinchillas y cuíes.
    • 1705 Sobrino, F. DiccNEspFranc Esp (NTLLE)
      Guanáco, m. animal de las Indias grande como un carnero, Animal des Indes Occidentales semblable à un grand Belier, et qui engendre et qui produit la pierre bezouard.
    • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Py (CDH )

      Para sembrar observaban solicitos el curso de algunas estrellas á que hacian reverencia cuando aparecian, porque con su vista les parecia rendirian sus campos fruto copioso; al apuntar las mieses, celebraban un género de sacrificio, intitulado en su idioma pilla-jacica, y era salir á caza; y del primer guanaco ó liebre que cogiesen, guardar la sangre, con la cual rociaban los frutos primeros, que colgados de algun algarrobo, ú otro árbol, los consagraban al demonio, que se dejaba ver á veces de los hechiceros, para traer engañados por su medio, á los demas.

    • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Py (CDH )
      En viéndose cogido el guanaco, ó cuando tal vez los amansan, se defienden contra los que se les acercan con la espuma ó saliva que les arrojan de la boca, sin tener otra arma defensiva, pero esta la reputan por tan dañosa, que creen causa sarna si toca á la carne, como tambien lo dicen de la que dispara el carnero de la tierra.
    • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Py (CDH )
      Gusta de temperatura fríjida, y asi, juzgo probarán bien en Inglaterra, á donde desde el año 1725, los han trasladado los misioneros ingleses del asiento de Buenos Aires, dándoles el nombre de wanocka, que es alterado algo el suyo propio de guanaco.
    • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Py (CDH )
      El guanaco es animal tambien propio de estos países; críase en los parajes frígidos de las serranías de esta provincia del Tucuman, y rara vez los domestican.
    • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Py (CDH )
      Pero aun allí se observa que no se encuentran en los guanacos de poca edad, sino en los mas viejos, y debe de ser la causa porque en aquellos es mas vigoroso el calor natural para digerir totalmente dichas yerbas; pero debilitado ya con la edad el de estos no pueden convertir en sustancia todo el humor de ellas, y de las partes supérfluas se va congelando la piedra en aquel seno que con sabia y amante providencia preparó el Autor de la naturaleza para que sirva á los hombres, para los mismos saludables efectos que á aquellos brutos.
    • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Py (CDH )
      Si es verdad que de esta yerba se forman las piedras bezares, debe de haber sin duda abundancia de dictamo en esta provincia del Tucuman, porque son innumerables las piedras bezares que se sacan de los guanacos, antas y vicuñas.
    • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Py (CDH )
      La materia de que se forman dichas piedras, son yerbas de gran virtud, que por instinto natural buscan ó para curarse, ó para preservarse de sus achaques, ó para impedir que llegue al corazon la ponzoña de víboras, ó arañas venenosas que les pican, y es cosa esperimentada que en los países donde abundan mas los animales ponzoñosos, es tambien mayor la copia de piedras bezares, como se ve que en los guanacos de Chile, reyno muy límpio de sabandijas, se encuentran muy raras, pero de esta parte de la cordillera, como es mucho el número de vivientes nocivos, se hallan las bezares con mucha abundancia.
    • 1740-1746 Ulloa, B. Restablecimiento fábricas [1992] Esp (CDH )
      pero ¡oh infelicidad de nuestro descuido y tardanza de nuestras providencias, que milagrosamente no hemos visto el fin de este provechoso ganado y sido causa de que carezca el mundo de tan precioso material, por los bastardos modos de proceder en sus tratos los vendedores de esta lana, mezclándola con la de los guanacos y llamas que son otras dos especies de animales de más inferior lana, difícil de conocer la mezcla, y para evadirse los compradores del engaño se han abstenido de comprar la lana separada de la piel, y los vendedores se han convenido a desollar el contribuyente que debían conservar esquilando!
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      108. Aunque se vive en España en la inteligencia de que se sacan de las vicuñas los bezoares, es con equivocación, por la que causa la semejanza de los guanacos, que son los que los crían.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      109. Los guanacos y las llamas tienen lana, como las vicuñas, mas no tan finas y más largas.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      Estos guanacos son los que crían las piedras bezoares, y aunque las llamas y las vicuñas las críen también, no es tan común como en aquéllos, y así es lo regular buscarlas en los guanacos y no en las otras dos especies.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      La diferencia que hay de un animal al otro sólo consiste en el tamaño, porque el guanaco es mayor que la vicuña, y en lo demás son totalmente parecidos.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      Estos guanacos son de un gran servicio en el Perú, porque en ellos se acarrean los metales, desde los minerales en donde se sacan hasta los ingenios en donde se benefician, y no pudiera hacerse en otra especie de animal por lo escabroso y áspero de las montañas por donde se hacen estos acarreos, tan malos y difíciles que sólo los guanacos y las llamas pueden andar por ello con seguridad, saltando como los corzos o cabras de unas peñas a otras, sin que ellos ni la carga peligren.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      Pero, para que no hubiese maldad en la lana mezclando la de vicuña con la de guanacos y llamas, se debería nombrar un reconocedor de lanas en cada ciudad de aquellas en donde hay tráfico de ellas, hombre inteligente, el cual las debería examinar todas, y de encontrar alguna mezclada, debería dar parte al gobernador y justicias del paraje para que castigasen al dueño con la mayor severidad que fuese dable, como a falsario, mediante que el ejecutar la mezcla con las lanas es faltar a la fe pública y contravenir a las leyes de la razón y de la justicia.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      Así, después de haber matado y quitado el pellejo a las vicuñas, las trasquilan y ponen su lana en sacos, en cuya forma baja después a venderse en la feria de galeones, pero no con la total seguridad de que no tenga mezcla de las otras de guanaco o llama; siendo éstas equivocables a los poco inteligentes, y pareciéndoles toda de vicuña, sólo podrá distinguir que aquella saca que tuviera más mezcla de la de llama o guanaco no es de tanta calidad como la que tuviere menos, y no sucede con éstas lo que con la de las ovejas, que quedando los vellones casi separados aún después de lavada, se distingue con facilidad la más fina de la que no es tanto.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      Dicen, pues, los que compran esta lana en aquellas ciudades para trabajarla allí, que no siendo en pellejo, esto es, con pellejo y todo, hay engaño, porque la mezclan los vendedores con la de los guanacos y llamas, en cuya forma es imposible el separarlas.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      96. Nace en gran parte el motivo que tienen aquellas gentes, en los tiempos presentes, para matar las vicuñas, de que este animal es tan parecido en todo a los guanacos y a las llamas que se equivocan las lanas de unos y otros en el color, aunque no en lo largo, en que hay mucha diferencia, como también en el tamaño del cuerpo.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      Y así, para los demás indios, se hacían los tejidos con la lana de las llamas y con la de los guanacos, que no es tan fina como la de la vicuña.
    • 1748 Ulloa, A. Viaje Perú [1990] Pe (CDH )
      1009 Otros dos animales hay en las provincias meridionales del Perú, esto es, en el Cuzco, la Paz, la Plata y por aquellas partes muy semejantes á este, que son la vicuña y el guanaco, diferenciandose solo en que la vicuña es algo menor que la llama, su lana, mas pequeña y mas fina, de color musca en todo el cuerpo á excepcion del vientre, donde es blanquizca; y el guanaco, por el contrario, mayor, y mas áspera y larga su lana; pero en toda la figura, uno y otro, muy parecidos.
    • 1748 Ulloa, A. Viaje Perú [1990] Pe (CDH )
      El temperamento del país, por la mayor parte, es tan frio que no se producen en él frutos algunos, pero, en correspondencia, es abundante de ganados, y hay muchos de los que son propios de la tierra, vicuñas, guanacos y llamas. Hay allí mucha abundancia de minas de oro y de plata; las primeras, aunque descubiertas desde el tiempo de los ingas, se han trabajado muy poco; las de plata han sido y son tan famosas que toda la provincia se ha hecho bien conocida por la riqueza que de ellas se ha sacado; al presente, tienen alguna decadencia y no corta porque muchas han dado en agua sin haver aprovechado, para ponerlas corrientes, todas las diligencias de varios mineros que han intentado desaguarlas; y assi, las que al presente se trabajan con mas provecho son las de Popó, cerros que distan como 12 leguas de la villa.
    • 1748 Ulloa, A. Viaje Perú [1990] II, 186 Pe (CDH )
      En los parages que gozan temples frios, se mantiene mucho ganado mayor y menor y hay tambien de los silvestres del país, como vicuñas, guanacos y de las demás especies.
    • 1748 Ulloa, A. Viaje Perú [1990] II, 188 Pe (CDH )
      En la parte que tiene de montaña, se crian muchos arboles de maderas buenas, y entre los bosques que estos forman se encuentran ossos, tigres, leopardos, venados, y en los páramos, guanacos, vicuñas y llamas; en estos pastean, assimismo, muchos ganados de los que se han llevado de Europa, como se irá viendo por las noticias particulares de este corregimiento.
    • 1752-1755 Anónimo Viaje "San Martín" al Puerto SJulián, 1752 Col viajes BAires y Patagonia Ar (CDH )
      Animales no hay sino guanacos, zorros, gaviotas, batutues, muchos patos de varias layas, y otros pajaritos chicos muchísimos, como también bastantes avestruces.
    • 1752-1755 Anónimo Viaje "San Martín" al Puerto SJulián, 1752 Col viajes BAires y Patagonia Ar (CDH )

      A pocos días después, en las expresadas lagunas hallaron más de 1400 indios e indias, con sus hijos, y les recibieron con la misma paz y cariño que antecedentemente, y dicen son de grande estatura, tanto hombres como mujeres, y que entre ellos habría como 600 hombres de pelear, y tienen tres caciques, uno de ellos españolado; que tenían sus tolderías de cueros de guanacos, de cuyas pieles hacen mantas para taparse, y cojinillos para andar a caballo en recados o albardones de cuero de caballo [...].

    • 1752-1755 Anónimo Viaje "San Martín" al Puerto SJulián, 1752 Col viajes BAires y Patagonia Ar (CDH )
      También entre dichos cerros hay un charco o laguna bastantemente grande, de agua llovediza buena, adonde vienen a beber los guanacos, avestruces y demás pájaros que antecedentemente expreso, y discurrimos que se mantenga en dicha laguna agua todo el año, y que en dicha sierra haya agua de manantiales, que por no tener tiempo no pudimos reconocer, y alrededor de dicha laguna había vestigios de muchos fogones adonde hacían fuego, y al lado de ellos bastantes huesos de guanacos y de avestruces, como también cáscaras de huevo de avestruz, y se conoce por esto que no hacía mucho tiempo que había andado gente en dicho paraje.
    • 1752-1755 Anónimo Viaje "San Martín" al Puerto SJulián, 1752 Col viajes BAires y Patagonia Ar (CDH )
      [...] y a los tres días encontró una laguna pequeña rodeada de porción de guanacos que habían consumido toda el agua, dejando sólo la humedad entre el lodo, y llegó tan fatigado que se consolaba con poner la boca sobre aquella humedad, que no obstante le sirvió de algún corto alivio.
    • 1770 Hernández, J. A. Diario Provincias del Río de la Plata Colección de viajes y expediciones Ar (CDH )
      Alcaluan, guanaco macho.
    • 1772 Anónimo "Historia del Perú" [29-10-1772] Diario curioso, histórico, erudito, comercial, civil y económico (Barcelona) Esp (HD)
      Las Piedras Vezares, que en el vientre crian las Vicuñas, y Guanacos, que son Animales Montaraces de lana vermeja, y pechos blancos, mayores que Terneros, aunque no son fornidos son ligerisimos, y de Tierras frias, donde los hay à millares, y se dividen en rebaños; crian las Piedras Vezares en unas bolsillas, en las quales se hallan en unas diez, en otras quince, en otras veinte colocadas en casquitos como los granos de la Granada [...]
    • 1772 Ulloa, A. Noticias [2003] Esp (CDH )
      Las Alpacas son en la especie semejantes á los Guanacos, y la mayor diferiencia consiste en la lana, que la de este ultimo es tosca, de color pardo, y de poco uso, lo que no sucede con la de las Alpacas.
    • 1772 Ulloa, A. Noticias [2003] Esp (CDH )
      Las Alpacas, y los Guanacos son de las tres especies la mayor, y conservando una semejanza á la Vicuña, son feas: su pescuezo largo y grueso, pero no en figura de S como la Vicuña, sino quasi derecho, levantado arriba, perpendicular á las espaldillas: la cabeza y parte alta del cuello poblada de lanas largas y espesas, lo que no sucede á la Vicuña; y el resto de las lanas tambien es largo, particularmente en los brazuelos, y ácia el vientre.
    • 1772 Ulloa, A. Noticias [2003] Esp (CDH )
      Se domestícan como las Llacmas y la Alpaca: sirve para cargar, pudiendo llevar á proporcion del cuerpo mayor peso que ellas, pero el Guanaco no.
    • 1772 Ulloa, A. Noticias [2003] Esp (CDH )
      La lana es basta respecto de las Vicuñas y Alpacas, y la aplican á ciertos usos, en que no se requiere fina: tienen variedad en los colores, porque hay algunas manchadas de blanco y acaneladas: otras de blanco y negro, sucediendo á los Guanacos lo mismo; pero lo mas regular es el color de canela, menos subido que el de las Vicuñas.
    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
      Este nombre quedó de uno de los Incas, que hallándose en aquel sitio recibió un correo con tanta velocidad como si le hubiera conducido un guanaco.
    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] Ar (CDH )
      Corresponde al marido hacer las provisiones de caballos, avestruces, guanacos, liebres, jabalíes, armadillos, antas, etc., o lo que el país produce.
    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] Ar (CDH )

      Las viudas están obligadas al llanto, y al ayuno, por todo un año después de la muerte de sus maridos, reduciéndose a estar encerradas en sus tiendas, sin comunicación con persona alguna, a no salir de ellas sino para lo necesario de la vida, a no lavarse las manos ni la cara ennegrecidas con el hollín, y abstenerse de carnes de caballo y vaca: y tierra adentro, donde no hay abundancia de las de avestruz y guanacos, aunque pueden comer cualquiera otra cosa.

    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] Ar (CDH )
      Unos le hacen de la raza de los tigres, algunos del león, otros del guanaco, y otros del avestruz etc. Imaginan que estas deidades tienen sus moradas separadas debajo de alguna laguna, montaña, etc., y cuando algún indio muere, va su alma a vivir con aquella deidad, que preside sobre su particular familia, y que goza la dicha de estar enteramente borracho.
    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] Ar (CDH )
      Viven principalmente del pescado que cogen, ya zambulléndose, o echándole dardos: son muy ligeros y atrapan guanacos y avestruces con sus bolas.
    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] Ar (CDH )
      Esta nación no siembra ni planta, siendo su principal alimento los guanacos, liebres y avestruces, de que abunda esta tierra; y la carne de yeguas, cuando la pueden lograr.
    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] 729 Ar (CDH )
      Pichua, en lengua de tehuel, es el nombre del guanaco, pero no tiene semejanza con luchan o huan, de la de los moluches, ni yapig, agua con coni yagui, aguaducho; con cohue, ni cani, gente, con che o hel.
    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] Ar (CDH )
      Este país abunda en todo género de caza menor, como liebres, armadillos, avestruces, etc.; produce pocos o ningún guanaco.
    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] 710 Ar (CDH )
      Encuéntrase igualmente gran cantidad de bezoar occidental, no sólo en los estómagos de los guanacos y vicuñas, sino también en los del anta, aunque el de éste es más ordinario y común.
    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] Ar (CDH )
      Hay muchos guanacos, de cuya piel hacen en algunas partes sus tiendas, y no menor número de antas, cuyas pieles venden los tehuelches a los puelches para armarse con ellas.
    • p1775 Machón, M. Trad Descrip Patagonia Falkner [1969] Ar (CDH )
      Toda la costa, por cosa de 20 leguas al sur del segundo Desaguadero, es un país seco, estéril, con muy poco pasto, e inhabitado por hombres ni bestias, excepto algunos guanacos que bajan de cuando en cuando de las montañas vecinas al poniente.
    • 1780 Clavijero, F. J. HAntigua México [1991] Mx (CDH )
      chillihueque, cuadrúpedo grande de Chile, semejante al guanaco, pero distinto.
    • 1780 Viedma, A. Diario de 1780 Diario viaje Patagonia Ar (CDH )
      Los indios nos surtían de carne de guanaco, a cambio de bizcocho, tabaco y otras frioleras.
    • 1780 Viedma, A. Diario de 1780 Diario viaje Patagonia Ar (CDH )
      [...] pero el viento contrario nos obligó a arribar a la Isla de Pagranos, que está sobre la banda del S, y tendrá como 3 leguas de circunferencia, con mucha leña, liebres y algunos guanacos.
    • 1780 Viedma, A. Diario de 1780 Diario viaje Patagonia Ar (CDH )
      A 5 leguas de la boca del puerto desembarqué a la banda del S., y fui tierra adentro como media legua; después seguí como legua y media, playa arriba, pasando muchas cañadas, donde vi bastante leña y muchos guanacos, pero ninguna agua.
    • 1780 Viedma, A. Diario de 1780 Diario viaje Patagonia Ar (CDH )
      En la segunda isla vimos un guanaco, que en marea baja había pasado de la tierra firme; desembarcamos, y lo mató el piloto Stafford de un escopetazo.
    • 1780 Viedma, A. Diario de 1780 Diario viaje Patagonia Ar (CDH )
      Todos estos indios visten de cueros de guanacos y zorrillos; tienen algunos ponchos y algunos abalorios.
    • 1780 Viedma, A. Diario de 1780 Diario viaje Patagonia Ar (CDH )
      A un cuarto de legua más llegamos a la toldería de los indios, donde procuré registrar si tenían armas, y no vi más que lazos y bolas, y una especie de puñales en forma de corazón, sin cabo, con los cuales desuellan los guanacos.
    • 1780 Viedma, A. Diario de 1780 Diario viaje Patagonia Ar (CDH )
      Vimos guanacos, liebres y perdices; hizo este día mucho calor; nos bebimos los dos barriles de agua que iban por tierra.
    • 1780 Viedma, A. Diario de 1780 Diario viaje Patagonia Ar (CDH )
      Vi muchas liebres, guanacos y avestruces, y sólo un venado.
    • 1780 Viedma, A. Diario de 1780 Diario viaje Patagonia Ar (CDH )
      Retirándome al ponerse el sol, hallé que asimismo los indios ya se retiraban; pero encontré que llegaban el cabo y Goycochea, quienes me informaron que Julián Gordo los había tratado muy bien, que les dio de cenar carne de guanaco, que les hizo cama de cueros en su mismo toldo, y que les enseñó el nacimiento del agua, que les parecía distante de la playa de 2 1/2 a 3 leguas: pero que era muy buena y permanente, y que la tierra era de mejor calidad, fuego que se apartaban de la playa como 3/4 de legua.
    • 1781 Viedma, A. Diario de 1781 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Habiendo quedado pocos guanacos por aquella inmediación, me dijo Julián que iba con su gente a carnear por unos cinco días, que le cuidase la toldería y gentes que en ella quedaban; (y me llevó a que los viese) que no permitiese hacerles daño alguno, y que les diese de comer hasta su regreso (serían como 30 entre viejos, niños y mujeres).
    • 1781 Viedma, A. Diario de 1781 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Trajo carne de guanaco y una mula para la carretilla, y se retiró a la tarde llevándose otra mula que estaba flaca para engordarla.
    • 1781 Viedma, A. Diario de 1781 44 Diario Patagonia Ar (CDH )
      El 27 me avisó un indio, que Julián estaba muy malo, de resulta de una caída del caballo, corriendo unos guanacos.
    • 1781 Viedma, A. Diario de 1781 Diario Patagonia Ar (CDH )
      El 6 regresaron los indios y Julián con carne de guanaco, pero ni hallaron los toros ni el ganado vacuno que habían visto.
    • 1781 Viedma, A. Diario de 1781 Diario Patagonia Ar (CDH )
      El 4 volvió el cacique y su gente cargados de carne de guanaco.
    • 1781 Viedma, A. Diario de 1781 Diario Patagonia Ar (CDH )
      El marido, presente a todo este funeral, fue el primero que arrojó a las llamas cuanto tenía, quedándose en cueros, y un pariente suyo inmediatamente le cubrió con una piel de guanaco.
    • 1782 Viedma, A. Diario de 1782 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Hízolo así, y encontró a Julián en un paraje que ellos llaman Quilion, desde adonde me envió tres indios nadadores, y provisto de cueros y palos para formar una pelota, los cuales llegaron a donde yo estaba al ponerse el sol, y trajeron carne de guanaco para que comiésemos.
    • 1782 Viedma, A. Diario de 1782 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Nos pusimos en marcha a las 8 de la mañana, quedándose Julián con su indiada por aquel campo a seguir la matanza de los guanacos, y dándonle los indios chili y chalic para que nos sirviesen de guía hasta el establecimiento, adonde me dijo Julián que se restituiría el día 8.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 Diario Patagonia Ar (CDH )
      En los pies se atan con unas correíllas unos cueros de buey, si le tienen, o de caballo o del cuero de los guanacos grandes, formando a manera de sandalias.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Además de esto ha de coser el toldo, que es siempre de cuero de guanaco grande, y también ha de coser todos los demás cueros de cama y vestidos, que regularmente se componen de cueros de liebre, zorrillo y guanacos nonatos, o recién nacidos, de los que hacen prevención y cosecha en la primavera, para con los sobrantes comerciar con los indios del Río Negro, por caballos, ropas, frenos abalorios y dagas, que aquellos adquieren del comercio, e invasiones que hacen en las fronteras de Buenos Aires; porque los indios, de que aquí se va hablando, jamás han tratado españoles hasta ahora, ni han visto ninguna de sus poblaciones, ni estas costas tienen fierro, metal, latón, herramientas ni armas; todas estas piezas y géneros las adquieren mediante dicho comercio.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 Diario Patagonia Ar (CDH )
      El aparejo de montar es a manera de un albardón, sin pretal ni grupa, hecho también de cuero de guanaco grande, rehenchidos los bastos de paja fuerte.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Para andar a caballo usan de botas que hacen de los garrones o piernas de los mismos caballos o guanacos grandes; y las espuelas, son de madera, que labran ellos con bastante primor.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 72 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Los hombres, luego que las mujeres empiezan la marcha, se van apostando en el campo para cercar los guanacos y bolearlos a la travesía; porque son tan violentos en la carrera, que ningún caballo ni perro les puede alcanzar; cuando están con las bolas enredados, les sirven los perros para acabarlos de rendir.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 Diario Patagonia Ar (CDH )
      El vestido de los hombres es un cuero de guanaco, zorrillo o liebre, de dos varas en cuadro, el pelo para adentro, y la tez pintada de colorado, verde o amarillo: éste los cubre desde el cuello a los pies con tal arte y manejo, que raramente se les vio parte alguna de su cuerpo, excepto los brazos, y estos, cuando usan de ellos para algo.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 68 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Estos hacen a pie la caza de guanacos, y como hay muchos de estos animales, pueden mantenerse bien en este paraje.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 68 Diario Patagonia Ar (CDH )
      En éste hay bastantes arroyuelos de las mismas nieves y abundancia de leña, y buenos pastos para una infinidad de guanacos que aquí viven.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 Diario Patagonia Ar (CDH )
      La caza es la misma que en los otros puertos: hay infinidad de leones y de lobos marinos, y abunda mucho esta tierra en guanacos.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 Diario Patagonia Ar (CDH )
      Abunda este terreno de liebres, que son a semejanza de unos pequeños corzos, de muy buena carne para comer: quirquinchos, también de buena carne, cuya concha sirve a los indios de tortera o plato; leones pardos, cuya carne también es muy regalada, jugosa y tierna, y se asemeja asada a la pechuga del pavo; hay asimismo algunos guanacos, algunas perdices y muchos avestruces.
    • 1783 Viedma, A. Diario de 1783 Diario Patagonia Ar (CDH )

      Este mes, por causa de no haber venido embarcación de Buenos Aires como nos debíamos prometer, pues nuestros víveres se debían suponer consumidos en todo el anterior setiembre, y se nos debían enviar para subsistir desde octubre, mandé a los indios se retirasen del establecimiento, haciéndoles ver que no tenía ya nada que poderles dar por entonces; y ellos lo ejecutaron sin violencia ni disgustos situándose a unas 6 leguas, desde adonde de cuando en cuando nos socorrían con carne de guanaco.

    • 1782-1783 Villarino, B. Reconocimiento río Negro Patagonia [2002] Ar (CDH )

      Salí al salir el sol a la sirga, y navegué al NO 4 1/2 millas, habiendo hecho alto a las 4 de la tarde para aguardar la caballada y tener los peones a la vista: pues esta mañana a las 9 1/2, habiendo mandado los peones a registrar el campo, hallaron un indio que andaba corriendo guanacos, el que no quiso venir a bordo.

    • 1782-1783 Villarino, B. Reconocimiento río Negro Patagonia [2002] Ar (CDH )
      No pareciendo el marinero Nicolás Baltazar, hice registrar su petate, y se halló un poncho, una fresada, un cuero de caballo, una chaqueta de cuero, un cuero de guanaco, dos saleas, unos calzones de poncho y otros de cuero, un chaleco viejo azul y una chupita de ídem, un chaleco de cuero, un pañuelo nuevo, una talega vieja y en ella dos camisas, unos calzoncillos casi nuevos, otros ídem viejos, una camiseta de crudo, un pañuelo viejo, unas medias de lana viejas, un chaleco de pañete forrado en bayeta, unos calzones de pañete azul usados, un gorro de pisón usado, dos ligas, un aparejo de pescar, dos dados y un rempujo, una bolsita de brin con dedal, alfiletero y tijeras, una barrena y un rosario, un cuchillo viejo, un talegoncito con una chupa y dentro tres duros, vara y media de tabaco negro, y confesó el marinero Miguel Núñez, que le tenía 11 pesos 2 reales que le había dado a guardar, y estaba pronto a entregarlos.
    • 1782-1783 Villarino, B. Reconocimiento río Negro Patagonia [2002] Ar (CDH )

      Después de pasado el Diamante no se halla caza alguna, sólo algunos patos y avutardas, (aunque estas ya desaparecieron): no hay guanacos, liebres ni gamas, hay tal cual paloma y tal cual perdiz chiquita, pero esto anda uno 4 ó 5 días sin que se pueda ver una.

    • 1782-1783 Villarino, B. Reconocimiento río Negro Patagonia [2002] Ar (CDH )
      Al salir el sol proseguí a la sirga con viento O, y entré en la serranía, que ya aquí no son barrancas sino cerros de los albardones que salen de la cordillera, y en uno de ellos he visto hoy el primer guanaco que se vio este viaje.
    • 1782-1783 Villarino, B. Reconocimiento río Negro Patagonia [2002] Ar (CDH )
      Hoy se vieron 3 guanacos, y por las sierras vecinas, a donde subí para reconocer y divisar, hallé bastante pisoteo de ellos, por lo que se conoce que habrá en estas sierras abundancia de dichos animales: y causa bastante admiración el ver cómo suben por estos peñascos de tan extraordinaria altura, y, casi perpendiculares al centro, pues es mucho mayor su altura que la base.
    • 1782-1783 Villarino, B. Reconocimiento río Negro Patagonia [2002] Ar (CDH )
      Me dijo que la laguna de Huechum-lauquen distaba de aquí una jornada: que el cerro de la Imperial quedaba a la parte del N de ella: que el Huechu-huechuen era chico: que la tierra de los cristianos estaba cerca, pero que él no había estado en la plaza; sí solo había estado en una guardia, cuyo comandante se nombraba Manuel, pero que los aucaces se hallaban poseyendo el intermedio de aquí a Valdivia, a los cuales compraban ellos pellejos de guanaco, trigo, maíz, habas, porotos, piñones y aun las manzanas, pero que llevando diez cristianos que le acompañasen, se determinaba a pasar la cordillera para Valdivia: le dije que se informase bien de los aucaces, y hallaríamos en llegando a los toldos conocidos, chinas de las que seguían los toldos del cacique Francisco.
    • 1782-1783 Villarino, B. Reconocimiento río Negro Patagonia [2002] Ar (CDH )
      A mediodía llegaron dos: estos traían algunas piedras de guanaco para vender, y una chiquita bolsa de piñones, lo que no se les compró, así porque esto no es lo más importante, como porque querían mucho por ello; y lo más, porque hallándome ya casi destituido de las bujerías que traje para regalarlos, y de bastantes cosas mías propias, con que obsequié a unos y otros, algún resto que queda le voy resguardando hasta ver si hallo algún indio que quiera ir a Valdivia, en cuyo caso será indispensable regalarle bien.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      GUANACO, animal de América, de la figura de un camello, aunque más pequeño, la cerviz larga, la cabeza pequeña, y las orejas derechas como una liebre: es animal montaráz; pero si se domestica, como se ejecuta frecuentemente, es tan cariñoso que molesta á puro agasajo. Lleva una especie de lana, ó pelos, que se tienen por vicuña bastarda, y se mezcla con la fina para sus usos [...]
    • 1788 Viedma Narváez, F. Descripción StaCruz Sierra [2002] Bo (CDH )
      56. En dicho monte y serranías se crían osos, tigres, gatos monteses, leopardos, que los del país llaman leones, zorros, jabalíes, antas, puercoespín y otros cuadrúpedos menores, y en la Cordillera, vicuñas, guanacos, alpacas y venados.
    • 1791 Proust, L. Anales Laboratorio Química I [1791] Esp (CDH )
      La mayor parte de los animales rumiantes del Perú como los Guanacos, los Llamas, que son á un mismo tiempo carneros, y bestias de carga, las Vicuñas, y otras especies domésticas y salvages, están sujetas al mal de piedra.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] I, 72 Ur (CDH )
      Al despedirse fueron regalados por el Comandante con algunas cintas, abalorios y otras frioleras, presentándole ellos en cambio, dos jóvenes guanacos y un pollito de avestruz.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )

      En la tarde fueron algunos oficiales a la costa del S. y corriendo las playas inmediatas donde abundan extraordinariamente las gaviotas, patos de varias especies, zarapicos, aves frías y rabijuncos; vieron una tropa de cuarenta a cincuenta guanacos, pero jamás lograron ponerse a tiro [...].

    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      Un guanaco que mató nuestro guardia marina, conducido a bordo, pesó entero 195 libras; su carne es de un gusto agradable, especialmente asada, pero muy inferior a la de nuestras terneras; se han muerto también dos liebres cuyo peso fue de 29 1/2 libras.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      Su vestido se reduce a una manta cuadrada de pieles de guanaco cosida con hilo de nervios que sujetan a la cintura por el medio con una correa; la parte inferior llega a las pantorrillas, la superior cubre los hombros y pechos; para abrigarse la recogen con las manos sobre éstos, pero no pudiendo entonces manejar los brazos ocupados en sostenerlas, las sueltan frecuentemente quedándoles entonces, medio cuerpo descubierto.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      [...] por consiguiente, no pueden aprovechar la multitud de pescados y mariscos que producen sus costas, y como por otra parte carecen de toda idea de agricultura, sin duda perecerían si aquella benéfica mano, no hubiera cubierto las llanuras de esta porción de América, de guanacos, leopardos, zorros, liebres y avestruces, que hacen su único alimento, sin otras armas que dos piedras redondas forradas en cuero, y unidas por una correa de dos varas de la misma materia; persiguen a caballo aquellos animales, los alcanzan a la carrera, los cercan y es tan grande su destreza en el manejo de las piedras, a que dan el nombre de "bolas" en Buenos Aires, que es rarísimo el que evita el primer golpe.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )

      Esta situación de los patagones, hace pensar que sus trasmigraciones en el invierno por pequeños trozos a lo largo de la costa de su nombre, son más efecto de la necesidad que de capricho u otra causa extraña; sabemos que los guanacos muchos más abundantes que las otras especies y cuya carne es más gustosa y nutritiva, son su comida favorita y casi universal.

    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] I, 83 Ur (CDH )
      [...] a primera vista se advierte cuán difícil sería esta operación y cuán contraria al carácter humano y bondadoso de aquéllos, especialmente no resultándole algún beneficio, antes por el contrario muchos perjuicios, entre ellos el de no poder tomar antes del verano las proximidades del estrecho, exponiéndose a perecer en las llanuras intermedias, enteramente desprovistas con la retirada de los guanacos hacia aquel sitio.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      Los arreos de los caballos, armas y demás prendas que vieron, o eran el fruto de sus servicios a los colonos, con los que conservan siempre la mayor armonía, o las adquirieron después de las tripulaciones de las zumacas del rey, Carmen y Rosario, y del bergantín Belén, en sus viajes a estos puertos, cambiándolos por pieles de guanaco y de leopardo.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      Aunque todos los viajeros decanten la excesiva precaución de los guanacos, la dificultad que por esta razón cuesta matarlos, y aunque también nosotros hayamos probado la verdad de uno y otro, es no obstante positivo, que cualquier embarcación que entre en el puerto sin necesidad de aprovechar como nosotros los instantes, podrá proveerse de estos animales sin gran trabajo, a lo menos para el gasto diario, persiguiéndolos en las islas interiores donde pasan en tropas numerosas a mar baja, y quedan cerrados, luego que sale la marea, como la mayor parte de éstas son pequeñas, y sin bosques, es entonces facilísimo matarlos aún con menos que medianos tiradores.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] I, 187 Ur (CDH )
      Como el viento nos manifestaba permanecer en aquel estado, navegamos en la noche próximos a la costa proporcionando amanecer a la vista del puerto más N. marcado en la tarde, lo que con efecto conseguimos viéndose también a la misma hora el morro de Arica, con corta diferencia como a ocho leguas, a cuya distancia se manifiesta como isla, siendo bastantemente remarcable por estar cubierto de excremento de los pájaros y guanacos.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      GUANACO. s.m. Animal de la América Meridional, parecido al camello, aunque muy menor y sin corcova: su color es roxo de un rubio aburelado claro: son ligerísimos en el correr, á causa de tener muy largas las zancas. No se domestican, sino andan siempre por el campo discurriendo de una parte á otra. Animal indicum camelo simile.
    • 1818 Mieg, J. Paseo gabinete HNatural Madrid p. 114 Esp (BD)
      Antes del descubrimiento de la América meridional, sus habitantes conocían, ademas de la llama, otros dos animales domésticos bastante semejantes á este, aunque de menor tamaño: el uno llamado vicuña, y el otro guanaco. Hasta hoy reina bastante confusión en la sinonímia de estos animales: varios naturalistas los consideran como simples variedades, llamando guanaco á la llama salvage; pero parece mas probable que son tres especies distintas.
    • a1828 Cruz, L. Descrip naturaleza Andes [2002] Ch (CDH )
      No tienen siembra alguna, ni se mantienen sino de carnes de caballo, vaca, oveja, guanaco, marra, avestruces, etc., y viven a modo de los salvajes.
    • a1828 Cruz, L. Descrip naturaleza Andes [2002] Ch (CDH )
      Viscachas hay por todos los campos, venados o pudas, infinidad de guanacos y marras, que son liebres, y en los montes algunos guemules.
    • 1832 Peña Valle, V. Tratado carnes [1832] Esp (CDH )
      Críanse en estas costas tortugas y vacas marinas, cuyas carnes comen aquellos indios por gran regalo, como tambien el ave clancon, el runa ú oveja indiana, la vicuña, el guanaco semejante al runa, y el muca, especie carnívora.
    • 1835 Anónimo "El bisonte" [01-03-1835] El Instructor o Repertorio de Historia, Bellas Letras y Artes (Londres) Esp (HD)
      El origen de los bisontes en el Norte de América es tan difícil de trazar, como el de las cuatro especies de Llama, guanaco, vicuña y alpaca en el Perú, ó de la danta del Paraguay, no habiendo mas cuadrúpedos de pasturage en uno y otro hemisferio del Nuevo Mundo. Buffon, Pallas y otros naturalistas distinguidos fueron de opinion que el bisonte de América era de la misma especie que el uro de Asia y el buey doméstico de Europa, y que la diferencia era producida por el clima y la domestiquez.
    • a1837 Anónimo Expedición descubrimiento de la Bahía sin Fondo 76 Colección de viajes y expediciones Ar (CDH )
      Encontraron liebres, guanacos, lobos y perdices, cochinilla silvestre, yeso, ocre y carichalagua.
    • a1837 Anónimo Expedición descubrimiento de la Bahía sin Fondo Colección de viajes y expediciones Ar (CDH )

      Hasta el día 25 continuaron los indios a venir a bordo, y en éste vinieron los indios con una cautiva que era india pampa y hablaba el español regularmente; la cual dijo que estos indios no tienen adoración, sólo un poco veneran al Sol, comen guanacos, avestruces y carne de caballo; que sacan de bajo de la tierra unas batatillas muy chicas, que comen, ya crudas, ya cocidas, y raíces, que tostadas hacen de ellas harina con que componen sus poleadas, y asimismo de una semilla muy chica que parece mostaza, también la muelen entre dos piedras y hacen poleadas.

    • 1839 Angelis, P. Introd Diario viaje Patagonia de Viedma [2002] Ar (CDH )
      El guanaco, el tigre o nahuel, el león o pagi, el aguará, el zorrino o chingue, el armadillo o covur en todas sus variedades, el avestruz o huanque , y un enjambre de perros, pueblan estos desiertos, y sirven de compañeros, o alimento a sus moradores.
    • 1845 Guevara, T. HCuricó [2003] Ch (CDH )
      El comercio que se hacía en el partido consistía, especialmente, en el cambio que efectuaban los campesinos con los indios chiguillanes de las faldas orientales de los Andes, de mercaderías y telas por animales, pieles de guanaco, sal y plumas de avestruz.
    • 1846 Royo, J. M. Nueva jeografía universal [1873] pp. 193-194 Co (BD)
      PATAGONIA [...] Descripción jeneral. Todo el territorio esplorado ofrece por el norte magníficas florestas ricas en maderas de construccion; pero al este de los Andes se estienden vastas llanuras salubres cubiertas de yerbas i de brozo, en donde vagan numerosas manadas de caballos, ganado vacuno, vicuñas, guanacas, especies de gamos sin cuernos con una jiba en el lomo, i nandus o avestruces americanos.
    • 1851 Anónimo (Alf. Picplu) "Historia de las misiones. Oceanía" [01-10-1851] Revista Católica (Barcelona) Esp (HD)
      Los funerales de los muertos, los hacen con grandes ceremonias: entierran con ellos sus armas, sus vestidos, sus pieles de avestruz y de guanaco, é inmolan caballos sobre la tumba, y hasta sacerdotes cuando el entierro es de algún gran jefe. La mujer que queda viuda tiene que permanecer un año encerrada sin lavarse, pintada de negro y puesta con mucho desaliño.
    • 1854 March Labores, J. Hist Marina Real Española, II p. 21 Esp (BD)
      Su fealdad, su cuerpo descomunal, su rara y desaliñada vestidura de una pelleja de guanaco, el descompuesto cerco de plumas de avestruz que cenia su greñuda cabeza, sus grandes é informes abarcas; todo este conjunto presentaba una figura tan singular, tan risible y espantosa al mismo tiempo, que al verle además armado de un grande y tosco arco, mas bien que el Polifemo de la Odisea, parecia uno de los monstruos ó demonios creados por la asombrosa fantasía de Dante y de Ariosto.
    • 1860 Lorente, S. Historia antigua Perú p. 44 Esp (BD)
      El Perú es el único país del Nuevo Mundo que de tiempo inmemorial poseyera bestias de carga. La llama es el camello de sus cordilleras; y tambien se crian en ellas otras tres especies del mismo género, el atrevido guanaco de tosco pelo, la tímida y elegante vicuña y la alpaca de larguísimo vellon. Los dos últimos son para el Perú una fuente de riqueza, que ningun otro país le disputará; y hoy se aproxima el valor de estas lanas esportadas anualmente á un millon de pesos fuertes.
    • 1869 RAE DRAE 11.ª ed. (NTLLE)
      GUANACO. m. Cuadrúpedo rumiante, LLAMA doméstico de las cordilleras de la América del Sur. Es animal de carga, de color vario, desde el negruzco que es el habitual, al gris, al amarillento y aun al blanco que es el más raro. Tiene un metro y setenta centímetros de alzada desde el suelo á la cruz, la cola levantada y el pelo fino. Diferénciase del camello, con el cual le han confundido algunos, en estos caracteres, en que no tiene jorobas, y en que es animal á propósito para correr y saltar por las montañas, miéntras que el camello lo es para los arenales.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      — ¡Cuidado con las tropillas! —grité, y haciendo alto las rodeamos, porque la masa de guanacos podía arrebatarlas.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )

      Es cosa que pasma verlos desde chiquitos cruzar los campos solos, a toda hora del día y de la noche, en un mancarrón o picando una carreta; alejarse de las casas o de las poblaciones a bolear avestruces, guanacos o gamas, a peludearo quirquinchar, dormir entre las pajas, desafiar las intemperies, casi desnudos, con el caballo de la rienda, y precaverse contra todas eventualidades, de los indios, de los cuatreros, de los ladrones.

    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Los unos iban en potros bravos, los otros en mansos caballos, éstos en guanacos, aquéllos en avestruces, muchos a pie, varios montados en cañas, infinitos en alados cóndores.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      La tierra se estremecía como cuando la sacude el trueno, oíanse alaridos en todas direcciones, sentíase un ruido sordo..., la masa enorme de guanacos, rompiendo la resistencia del aire, pasó como un torbellino, dejándonos envueltos en tinieblas de arena.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )

      El indio fijó sus ojos en el espacio, recorrió rápidamente el horizonte y luego me contestó:

      — Boleando guanacos.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Efectivamente, la nube que por tanto tiempo había preocupado nuestra atención, estaba ya casi encima de nosotros envolviendo en sus entrañas una masa enorme de guanacos que estrechada poco a poco por los boleadores, venía a llevarnos por delante.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Yendo uno bien montado, se tiene todo; porque jamás faltan bichos que bolear, avestruces, gamas, guanacos, liebres, gatos monteses, o peludos, o mulitas, o piches o matacos que cazar.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      [...] y sólo porque el corazón me dice que vives, creo que continúas tu peregrinación por este mundo, y no pierdo la esperanza de comer contigo, a la sombra de un viejo y carcomido algarrobo, o entre las pajas al borde de una laguna, o en la costa de un arroyo, un churrasco de guanaco, o de gama, o de yegua, o de gato montés, o picana de avestruz, boleado por mí, que siempre me ha parecido la más sabrosa.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      No tiene bichos o aves, como le llaman los paisanos a los venados, peludos, mulitas, guanacos, etc.
    • 1872 Hernández, J. Martín Fierro [1994] 85 Ar (CDH )
      Y todo era alborotar / al ñudo*, y hacer papel: / conocí que era pastel / pa engordar con mi guayaca;* / mas si voy al coronel / me hacen bramar en la estaca. / ¡Ah hijos de una!... ¡La codicia / ojala les ruempa el saco! / Ni un pedazo de tabaco / le dan al pobre soldao, / y lo tienen, de delgao, / más ligero que un guanaco. / Pero qué iba a hacerles yo, / charabón* en el desierto; / más bien me daba por muerto / pa no verme más fundido / y me les hacía el dormido / aunque soy medio dispierto.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )

      El Baqueano anuncia también la proximidad del enemigo; esto es, diez leguas, y el rumbo por donde se acerca, por medio del movimiento de los avestruces, los gamos y guanacos, que huyen en cierta dirección.

    • 1882 Pz Rosales, V. Recuerdos (1814-1860) [1993] 244 Ch (CDH )
      Con la vuelta del día, y con la seguridad de hallarse libre, no tardó este hombre singular en recobrar la totalidad de los bríos que las emociones de la noche y la pasada tormenta le habían quitado, y prosiguiendo el descenso unas veces por las orillas del río y otras traslomando puntillas, tuvo la suerte de ser encontrado y protegido por algunos cazadores de guanacos que recorrían aquellos contornos, y la de ser llevado en seguida, hasta dejarle bueno y sano, a Chilecito de Mendoza.
    • 1882 Pz Rosales, V. Recuerdos (1814-1860) [1993] Ch (CDH )
      Manadas de ciervos se acercaban como lo hacen nuestros guanacos, a reconocernos, y huían de estampía al menor de nuestros movimientos, para detenerse de repente y volver otra vez.
    • 1882 Pz Rosales, V. Recuerdos (1814-1860) [1993] Ch (CDH )
      Chilecito de Mendoza fue, pues, el lugar en donde los compasivos cazadores de guanacos dejaron al pobre perseguido.
    • 1882 Pz Rosales, V. Recuerdos (1814-1860) [1993] Ch (CDH )
      Sin embargo, sobre esta muda pero rica naturaleza sigue pasando hasta ahora como un celaje, en pos del avestruz o del guanaco, el caballo del diestro cazador de las montañas, sin que sospeche siquiera, el que lo guía, los tesoros que pisa y deja atrás.
    • 1882 Pz Rosales, V. Recuerdos (1814-1860) [1993] Ch (CDH )
      Quedábanos, pues, por todo equipaje lo encapillado, el caballo y la montura de Campos, y por todo alimento un cuarto de guanaco que yo había cazado dos días antes y que por fortuna no había corrido la suerte de lo demás.
    • 1882 Pz Rosales, V. Recuerdos (1814-1860) [1993] 211 Ch (CDH )
      No hay morada, por pobre que ella parezca, donde no se encuentren con frecuencia, suspendidos al lado de su entrada, gordos cuartos de vaca o de guanaco que están a disposición del vecino o del viajero.
    • 1882 Pz Rosales, V. Recuerdos (1814-1860) [1993] Ch (CDH )
      El guanaco se entrega a fuerza de ser novedoso; la vizcacha y la perdiz se cogen a palos; el mataco y el sabroso peludo, indefensos tatús que pueblan aquellos campos, no imponen al viajero más trabajo para ser cogidos que el alzarlos del suelo, ni necesitan, para ser cocinados, de más cazuela que las que forman las pequeñas escamas que los cubren.
    • 1884 Barros Arana, D. HGral Chile II [2003] Ch (CDH )
      Sus habitantes, indios pacíficos que cultivaban la tierra y que criaban algunos ganados, entraron en relaciones con los expedicionarios, y en cambio de varias bagatelas, dieron a éstos dos guanacos gordos y algunas otras provisiones.
    • 1884 Barros Arana, D. HGral Chile II [2003] Ch (CDH )
      Los habitantes de las islas vecinas, indios pacíficos y hospitalarios, acudieron en sus ágiles piraguas a ofrecer generosa y espontáneamente a los españoles todo lo que podían obsequiar, maíz, frutas de la tierra, pescado y carne de guanaco.
    • 1885 Barros Arana, D. HGral Chile IV [2003] 281 Ch (CDH )
      En una de ellas hicieron los holandeses una abundante provisión de ovejas y guanacos para el mantenimiento de sus tropas.
    • 1885 Barros Arana, D. HGral Chile IV [2003] Ch (CDH )
      Comenzaron éstos por dar muerte a algunas ovejas de la tierra (guanacos); y arrancándoles el corazón, rociaron con la sangre una rama de canelo, drymis chilensis, como símbolo de paz, y enseguida se sentaron aparatosamente en torno de las ovejas muertas.
    • 1889 Briseño, R. Repertorio de antigüedades chilenas p. 544 Ch (BD)
      BEZOAR, piedra llamada también bezar por los españoles, la cual es una concreción calculosa que se encuentra en los intestinos, en el estómago i en las vías urinarias de ciertos animales, i sobre todo de los rumiantes. Hai de dos especies, el bezoar oriental, que se encuentra en la gacela de las Indias, la cabra montés i el puerco-espin; i el bezoar occidental, que se halla en la llama, la vicuña i el guanaco.
    • 1892 Obligado, R. Poesías Ar (CDH )
      Iba un anciano trepando / En ágil mula la sierra, / Desde el sombrero a la barba / Suelto el barbijo de seda; / Poncho de agreste vicuña / Con franjas, flecos y hojuelas, / Ha medio siglo bordado / Por su finada la prenda; / Llevaba usutas (sandalias / No he de decir en mi tierra), / Que así le guardan los pies / Como le sirven de espuelas; / Un guardamonte de cuero / Con que se cubre las piernas, / A cuyo empuje se inclinan / Arbustos, cardos, malezas; / Y huyen guanacos y cabras / Cuando, al trotar de la bestia, / Con resonantes crujidos / Sobre sus flancos golpea.
    • 1894 Barberena, S. I. Quicheísmos p. 132 Esp (BD)
      Hacen venir algunos la palabra guanaco de huanaco, nombre quichua de la auchenia guanaco, cuadrúpedo sud-americano [...] En mi concepto la voz guanaco no tiene en su origen significación ninguna despectiva; fue mucho tiempo después de haberse creado y usado esa palabra, cuando un localismo ciego y errado dio á dicha voz la significación que actualmente tiene.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      »En el trayecto no habíamos encontrado una sola pieza de caza, a no ser un guanaco, sobre el que había hecho fuego Villoc, sin darse cuenta de que estaba fuera de tiro, con el ansia de cazarlo.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      El roedor fue su sostén, le enseñó a comer yerbas, le abrigó en su nido de lana de guanaco, le hizo conocer los senderos de la montaña.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Da caza a los guanacos, vigila en la noche.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Volvimos la cabeza, y en lo alto de la colina vimos destacarse la figura de tres indios envueltos en quillangos, de zorro el del medio y de guanaco los otros.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Dice la leyenda que «cuantos más guanacos maten, más habrá», de modo que no puede detenerlos en la matanza el temor o la previsión del día siguiente.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      3. El señor Onelli, miembro de una de las comisiones de límites de Chile, que conoce a fondo gran parte de la Patagonia, que hace poco ha regresado de una exploración y que inmediatamente emprende otra en busca de la subcomisión 9ª, que se cree perdida, me suministra datos interesantes acerca de la matanza de guanacos por los indios tehuelches.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Estos indios, que actualmente se han refugiado al noroeste del territorio, abandonando sus antiguos paraderos (aiken), hacen grandes cacerías de guanacos, en la forma de acorralamiento que ha descrito Darwin (Voyage d'un naturaliste, pág. 178) o empujándolos hacia alguna quebrada sin salida.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Pero los tehuelches tienen una tradición según la cual es el guanaco su verdadero cuerno de Amaltea.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      «Sus grandes capas de guanaco (de los tehuelches), sus largos y flotantes cabellos, su aspecto general, les hacen parecer más grandes de lo que realmente son.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Y como en las quebradas inaccesibles hay todavía millones de guanacos no perseguidos, claro está que considerarán verdadera la leyenda por muchos años aún.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Los indios los cosen con tientos, o fibras del mismo guanaco, y muestran en ese trabajo mucha habilidad; hechos así, los quillangos son de larga duración, doble o triple de la que alcanzan los de otra factura menos prolija y con materiales distintos.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Ross es al mismo tiempo herrero, carpintero, mecánico, maquinista... y hoy alquila su caballo Tucu-Tucu, a tanta costa obtenido, por botellas de coñac o ginebra, nunca por dinero... Como él hay otros, y los antiguos colonos que vinieron del viejo mundo sin saber palabra de la nueva vida en que iban a iniciarse, se han convertido en camperos, jinetes y cazadores que corren el avestruz y el guanaco cual si hubiesen nacido en plena pampa, y se han avezado de tal modo a las necesidades de aquella existencia solitaria, que hoy se bastan a sí mismos, y pocas veces tienen que recurrir a extraño auxilio.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      La caza del guanaco es de más peligro que la del avestruz, porque aquél, como la gamuza europea, trepa montañas y salta precipicios y grietas, poniendo en duro trance al jinete que lo persigue.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      ¡Qué diablos! no siempre se halla en las estepas patagónicas un cadáver de guanaco en qué cebar el pico: aunque sea más ayunador que Tanner y que Succhi, también el cóndor ha de ser aficionado a comer todos los días.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      El gobierno, que les había prometido animales, no se los dio, y para alimentarse tenían que recurrir a la caza de avestruces y guanacos, porque ni la pesca abunda... Los barcos que llegaban vendíanles víveres, pero escasos, y ¡a qué precio!... En una ocasión se vendió en Santa Cruz el quintal de harina a $ 50 oro.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Gran jinete, infatigable cazador de guanacos y avestruces, ha corrido por aquellas colinas pedregosas y abruptas, arriba y abajo, con riesgo de la vida, y eso durante años enteros.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      El guanaco, tan desconfiado como su vecino patagónico, y al mismo tiempo tan curioso como él, se caza en la misma forma, y son los perros los que hacen el mayor gasto en las partidas cinegéticas.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      A los comunes que todos conocen, han sucedido otros hechos con ciertas partes especiales de la piel, como por ejemplo, la pequeña mancha color torcaz en la frente del guanaco, o las salpicaduras blancas del cuerpo y el pecho; este producto tiene que ser caro, pues cada quillango se compone de piezas cosidas entre sí, que no alcanzan a un decímetro cuadrado cada una.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      El señor Onelli me afirma que los indios han sacrificado este año y sólo en campos del Chubut, sesenta mil guanaquitos de la última parición, cifra que a muchos parecerá extraordinaria, si no excesiva.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      El guanaco sirve para comer cuando no está muy cansado; la fatiga hace desmerecer mucho su carne, que en ese caso se acepta sólo por necesidad.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Más al centro el huemul, el ciervo chileno, que cerca de la cordillera no teme todavía al hombre, o lo observa con la misma curiosidad del guanaco y del avestruz, pero más ingenua y confiadamente.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Con la piel del zorro se hacen quillangos, no tan estimados como los de guanaco y avestruz, y pues se necesitan muchos para hacer uno solo de esos curiosos tapices, esparcidos hoy por el mundo entero, no vale la pena de matar caballos y de cansar perros en su busca.
    • 1900 Villar, E. "Desarrollo económico Rep Argentina" [30-12-1900] El Álbum Ibero Americano (Madrid) Esp (HD)
      Salvo la zona ribereña de Paraná, donde tribus guaraníes obtenían algunas cosechas de maíz ó yuca, recorían (sic) la región pampeana cazadores nómadas que sacaban del ñandú y del guanaco alimento y abrigo. Los españoles introdujeron en aquellas praderas sin fin el ganado europeo, hoy su principal riqueza, y más aún, transformaron la Pampa misma, enriqueciendo su flora con numerosísimas especies [...]
    • 1905 Payró, R. J. Falso Inca [1952] 98 Ar (CDH )
      ¡Ah! pero si somos pastores, si somos agricultores, también sabemos cazar el uturunco (tigre) y el puma (león), sin que la pica tiemble en nuestra mano, ni la flecha se desvíe en su camino, ni los libes caigan antes de alcanzar su presa, ni la piedra de la honda interrumpa su curva mortal, y el guanaco y la vicuña de las cumbres saben bien cuánta es la velocidad de nuestra carrera, lo sigiloso de nuestra marcha, la resistencia de nuestros músculos, semejantes a la cuerda tendida del arco.
    • 1905 Payró, R. J. Falso Inca [1952] Ar (CDH )
      En las chozuelas consagradas a templos de los dioses del trueno y del rayo, había siempre centenares de flechas clavadas en el suelo, formando cerco, que rociaban con sangre de guanaco, y luego se llevaban, seguros de haberles comunicado mágico y terrible poder.
    • 1906 Pz Galdós, B. Vuelta mundo Numancia [2002] 114 Esp (CDH )
      Cubrían parte de su cuerpo con pieles viejas y astrosas de un animal que llaman guanaco.
    • 1906 Pz Galdós, B. Vuelta mundo Numancia [2002] Esp (CDH )
      Irían en llamas, en guanacos... o sabe Dios cómo irían.
    • 1912 Delfino, V. "Biología" [01-09-1912] Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Ar (HD)
      Allá por el año 1895, en el Jardín Zoológico de Buenos Aires, á cargo del Dr. Holmberg, se cruzó la alpaca macho (Auchenia-paco) con el guanaco hembra (Auchenia-huanacus), de cuya cruza nació un híbrido (Auchenia-paco-huanacus), lo que haría creer que se trata de diversas razas de una misma especie. A base de estos experimentos, intentóse aplicar la cruza á otras especies del mismo género (guanaco con vicuña, vicuña con alpaca, etcétera), para beneficiarse de la lana del producto.
    • 1916 Barrionuevo, L. A. "Parlamentarismo indígena" [29-04-1916] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Al clarear el día, mate amargo y churrasco; y en seguida, juntos con los capitanejos a corretear y bolear guanachos y avestruces. Después, puchero de caldo con gordura y, como digestivo, una siesta que terminaba con la invariable llegada de Catriel como visitante.
    • 1918 Armengol Valenzuela, P. Glos etimológico Chile p. 337 Ch (BD)
      huanaco, guanaco, auchenia, guanaco, del quichua y aymará huanacu, carnero de la tierra salvaje.
    • 1918 Blasco Ibáñez, V. Mare nostrum [1998] Esp (CDH )

      Entraron en un salón amueblado a toda prisa, con el arte especial y fácil de los que están acostumbrados a viajar y tienen que improvisarse una vivienda: divanes con indianas vistosas y baratas, pieles de guanaco americano, tapices chillones de un falso orientalismo, y en las paredes láminas de periódicos entre varillas doradas.

    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] 304 Bo (CDH )
      Los de Omasuyos por ejemplo, región desnuda del yermo y siempre barrida por los vientos de la cordillera que nunca se despoja del fino arminio de su nieve, iban cubiertos con pieles de vicuña y guanacos; los de Chayanta, honda vega de bosques profundos y flores perfumadas, con las de tigre.
    • 1921 Ortega Munilla, J. Tres sorianos [2003] Cu (CDH )
      Luego cruzaron en ronda frenética los guanacos, especie de burros del desierto, peludos, lanudos, de anchas pezuñas, velocísimos en su galope.
    • 1927 Valle-Inclán, R. M. Tirano [1993] Esp (CDH )

      — ¡Patroncito, dimanante de las ferias, es una pura farra toda Santa Fe! Pues no más aquel macaneador, tal como íbamos platicando, da una espantada y se mete por una puerta. Merito merito *la abría un encamisado *. Y en el atolondro, yo metí detrás las orejas como un guanaco *.

    • 1935 Carrizo, C. "La Rioja" [06-07-1935] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Pero es una lástima que las vicuñas y guanacos vayan menguando día a día, aniquilados por el plomo de los cazadores. ¿Se acaban las manadas o bien se refugian en los reinos inaccesibles del Llastay? Vaya uno a saberlo. Pero lo importante sería domesticar estas especies lanares de la Cordillera como hicieron las razas aborígenes.
    • 1937 Molins, J. "Un tipo pintoresco" [22-05-1937] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Pues bien: sucedió un día que Fonseca, el carrero, cazó en uno de sus viajes a Pino Hachado, en el deslinde con Chile, un guanaquito de pocos días. Rápidamente creció el mamoncillo, y con tal mansedumbre, que cuando fué adulto seguía como perro fiel la caravana de carros a través de los ásperos caminos.
    • 1939 Busaniche, J. L. Trad Viaje provs args Mac Cann [2002] 71 Ar (CDH )
      «Esta montaña, la sierra de la Ventana, puede verse desde que se echa el ancla en Bahía Blanca. El capitán Fitzroy calcula su altura en 3.500 pies, elevación ésta digna de notarse, tratándose de la parte oriental del continente. No sé de ningún extranjero que haya subido a ella antes que yo. En realidad, muy pocos eran los soldados de Bahía Blanca que la conocían medianamente. Sin embargo, lejos del lugar yo había oído hablar de yacimientos de carbón, de minas de oro y plata, de cavernas y selvas: todo esto me había despertado mucha curiosidad que se convirtió muy luego en desengaño. Al llegar al pie de la sierra principal se nos hizo dificultoso encontrar agua, aunque después encontramos un poco, buscándola mejor entre la montaña. No creo que la naturaleza haya dispuesto nunca un hacinamiento de rocas tan solitario y desolado. La sierra es escarpada, fragosa y áspera. Se halla tan desprovista de árboles y arbustos que no pudimos procurarnos un asador para poner la carne sobre el fuego que habíamos hecho con tallos de cardo. El raro aspecto de esta montaña contrasta con la llanura que la circunda, semejante a un mar que batiera contra los acantilados de roca, separando las colinas paralelas. La uniformidad del colorido comunica al paisaje una extrema quietud: el gris blanquecino de la roca de cuarzo y el amarillo claro del pasto en la llanura, no son mitigados por ningún otro color más brillante. El rocío, que por la noche había mojado mucho los recados de montar que utilizamos para dormir, se había convertido en escarcha por la mañana, porque el frío era muy crudo. Creí que estábamos a una considerable altura, aunque para la vista la llanura aparecía al mismo nivel. En la mañana del 9 de septiembre, el guía me dijo que ya podíamos subir a la sierra más próxima, desde donde, según creía, estaríamos en condiciones de llegar a los cuatro picos que remataban la cima. Se hacía fatigoso trepar por esas rocas tan ásperas: las pendientes, dentadas al extremo, hacían difícil el avance y lo que se ganaba en cinco minutos de ascenso, se perdía fácilmente en los cinco siguientes. Cuando llegamos a la cumbre, fue grande mi desilusión, al comprobar que la montaña se precipitaba formando un valle, cuyo fondo llegaba al nivel de la llanura, y que este valle me separaba de los cuatro puntos que me proponía alcanzar. El valle es muy angosto, pero de fondo plano. Después de llegar a la cumbre del segundo pico, venciendo muchas dificultades, cuando ya eran las dos de la tarde me vi obligado a renunciar al proyecto de escalar los picos mayores, a causa de la extrema fatiga en que me encontraba. En rigor, esta ascensión me había decepcionado: hasta el panorama que se me presentaba era insignificante; una llanura que parecía un mar, pero sin sus bellos colores y sus contornos definidos. La escena, con todo, era novedosa y un pequeño peligro, como la sal en la comida, hace más sabroso cualquier espectáculo. En el camino vimos numerosos venados y cerca de la montaña un guanaco. La llanura que se extiende al pie de la sierra, está atravesada por zanjas muy curiosas, una de las cuales tenía como veinte pies de ancho y por lo menos treinta de profundidad. Esta zanja nos obligó a efectuar un largo rodeo antes de encontrar un paso conveniente".
    • 1939 Busaniche, J. L. Trad Viaje provs args Mac Cann [2002] Ar (CDH )
      Desde entonces, los venados y guanacos, más afortunados que los hombres, se han posesionado del suelo.
    • 1939 Busaniche, J. L. Trad Viaje provs args Mac Cann [2002] 192 Ar (CDH )
      Pudimos ver una sola tropa de estos guanacos.
    • 1941 Mallea, E. Todo verdor perecerá [1969] Ar (CDH )
      Lejos, solitaria, sarcástica, helada, la imagen del guanaco coronaba el galpón de apearse, en el que, para beber una copa, bajaban los viajeros que iban hacia el sur.
    • 1943 Fdz Wallace, F. Trad viaje Río de la Plata [2001] 59 Esp (CDH )
      La región está suficientemente dotada de aves silvestres, venados, trigo, centeno, cebada y frutas tales como higos, duraznos, manzanas, peras, ciruelas, cerezas, uvas, etc. Abundan los tigres, que son muy feroces y voraces; leones que son muy mansos y guanacos grandes como caballos, con el cuello muy largo y cabeza pequeña y cola muy corta; en el estómago de estos animales se encuentra la piedra bezoar.
    • 1948 Montsant, O. "Bichos colorados" [20-03-1948] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      ¿A que no habían oído ustedes hablar nunca de los bichos colorados? Pues los bichos colorados son a la idiosincrasia animal, a la fauna peculiar de la Argentina, lo que representan el pejerrey, el guanaco, el tero o el hornero entre la tipicidad animal de estas tierras.
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] Ch (CDH )
      Lautaroera una flecha delgada. / Elástico y azul fue nuestro padre. / Fue su primera edad sólo silencio. / Su juventud fue un viento dirigido. / Se preparó como una larga lanza. / Acostumbró los pies en las cascadas. / Educó la cabeza en las espinas. / Ejecutó las pruebas del guanaco. / Vivió en las madrigueras de la nieve. / Acechó la comida de las águilas. / Arañó los secretos del peñasco. / Entretuvo los pétalos del fuego. / Se amamantó de primavera fría. / Se quemó en las gargantas infernales. / Fue cazador entre las aves crueles. / Se tiñeron sus manos de victorias. / Leyó las agresiones de la noche. / Sostuvo los derrumbes del azufre. /
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] Ch (CDH )
      / Mírame desde el fondo de la tierra, / labrador, tejedor, pastor callado: / domador de guanacos tutelares: / albañil del andamio desafiado: / aguador de las lágrimas andinas: / joyero de los dedos machacados: / agricultor temblando en la semilla: / alfarero en tu greda derramado: / traed a la copa de esta nueva vida / vuestros viejos dolores enterrados.
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] Ch (CDH )
      / Desde la arcoirisada crestería / su lengua como un dardo / se hundía en la verdura, / el hormiguero monacal pisaba / con melodioso pie la selva, / el guanaco fino como el oxígeno / en las anchas alturas pardas / iba calzando botas de oro, / mientras la llama abría cándidos / ojos en la delicadeza / del mundo lleno de rocío.
    • 1946-1952 Ballesteros Gaibrois, M. HAmérica [1952] Esp (CDH )
      En la parte meridional de Sudamérica el guanaco es la base de la economía indígena.
    • 1946-1952 Ballesteros Gaibrois, M. HAmérica [1952] Esp (CDH )
      El bisonte y el guanaco son en dos puntos de América fuentes de toda la economía.
    • 1946-1952 Ballesteros Gaibrois, M. HAmérica [1952] Esp (CDH )
      Entre los recientes cabe distinguir a los de Patagonia, como los que merecieron el nombre de patagones (Tehuelches) y los Onas, que viven esencialmente del guanaco, y los Fueguinos, como Yaganes, Alacalufes , que figuran entre los más miserables del globo.
    • 1946-1952 Ballesteros Gaibrois, M. HAmérica [1952] Esp (CDH )
      Wissler ha efectuado, como hemos visto para otros aspectos de la vida primitiva, un mapa de las áreas económicas americanas, en orden a los productos o bases de la sustentación, y distingue: a), área del caribú (Canadá); b), áreas del salmón (noroeste norteamericano); c), área del bisonte (grandes praderas al oeste del Mississipí); d), área de los frutos silvestres (norte de California y California); e), área oriental del maíz (al este del Mississipí); f), área de la agricultura intensiva (zona de las altas culturas y de los semibárbaros); g), área de la mandioca (desde las Antillas hasta el Plata), y h), área del guanaco (desde el Plata al sur).
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] 180 Ar (CDH )
      Por otra boca de la cueva apareció el ratoncito, se convirtió en un guanaco veloz y se cortó por esos campos... Salió también el quirquincho, trocó su figura por la de un yalguarás de largas patas y se estiró detrás del guanaco.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] Ar (CDH )
      Se proveyó de tres pares de donosas ojotas, cazo unos choiques, con lo que se aprovisionó de challa, y con unos guanacos que logró matar, se hizo del charqui suficiente para el viaje.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] Ar (CDH )
      "Y ahora, le dijo el volador; cómase un buen asado y lleve charqui para el viaje, que en las alturas da más hambre que otro poco..." Al momento, el caminante se hizo asar un lomo de guanaco y se lo comió, y el Rey de los Pájaros le apartó un poco de charqui para el camino.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] Ar (CDH )
      En seguimiento de una tropilla de guanacos iba un día el viejo cuando vido arderse tres pajuelas sobre una piedra.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] Ar (CDH )
      Guiso de lomo de guanaco y perdiz martineta en vinagre, con cebollitas y alises en escabeche.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] Ar (CDH )
      Y se hicieron mocitos y tan jinetes que boliaban guanacos y ñanduces como al descuido, y sus caballos eran tan fieles y de buena rienda que daba encanto el mirarlos.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] Ar (CDH )
      El mocito retornó al lado de su amoroso padre y, juntos, comieron el gordo asado de guanaco.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] 180 Ar (CDH )
      Por otra boca de la cueva apareció el ratoncito, se convirtió en un guanaco veloz y se cortó por esos campos... Salió también el quirquincho, trocó su figura por la de un yalguarás de largas patas y se estiró detrás del guanaco.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] 180 Ar (CDH )
      El yalguarás acortaba la distancia, y cuando ya amagaba el salto para cazar al guanaco veloz, se deshizo el perseguido en ligero paloma que remontó los aires... El yalguarás se paró en seco y se trocó en gavilán de la sierra, y fué surcar el cielo en alocada carrera, sin paz ni tregua por esos aires.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] 98 Ar (CDH )
      Y era el negro Juan de la Verdad quien lo paseaba por la calle real, con un bozalillo de la más fina hechura, de cuero de guanaco en trenza de dieciséis tientos, y canutillos de plata; y el toro se regodeaba, dichoso, entre tanta gente mirona que se asomaba de las pulperías, o ya salía del Cabildo, o ya atravesaba la Plaza de Armas tan solamente para curiosearlo y quedarse hablando horas y horas del lindo antojo de un pudiente consentido.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] Ar (CDH )
      Volvió el mocito donde descansaba su querido padre, y viéndolo más reanimado, hizo un fueguito para tener brasas, y ya ensartó los lomos gordos de un guanaco para hacer un rico asado.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] Ar (CDH )
      Otro día que se apartó en busca de sal, vido que sobre una apacheta lloraba un niño recién nacido, envuelto en unas lanitas de guanaco.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] Ar (CDH )
      Como buen criollo, su rendido padre le hizo traer una monturita chapeada de Chile, ¡y era de verlo al gauchito y huaso, jinete en un guanaco mansito, con botitas de potro y espuelitas!... Y el criollito mimado le decía a su cabalgadura: " Amos, naco! ¡Amos, nacos!... " ¡Uhs! El padre se moría de gusto y encanto; pero, de repente, en lo mejor de su gusto, se estremecía mirando la culebra que vagaba por su casa, a la que todos se habían acostumbrado a fuerza de verla y ser mansita.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Ar (CDH )
      Después de un rato le habló de su infancia, de la caza de pumas y de guanacos, de zorros, de jabalíes.
    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] 251 Esp (CDH )
      América del Sur tiene sus especies propias, como la llama, la alpaca, la vicuña y el guanaco.
    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] Esp (CDH )
      Lo mismo que la llama, la vicuña y la alpaca, el guanaco es de la familia de los camellos.
    • 1963 Faus, A. DiccMontaña [1963] Esp (CDH )
      Se supone que la llama, el famoso animal que tan grandes servicios presta a los indios de los Andes, no es más que el guanaco domesticado y transformado.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      Han hablado un largo rato de la carne: Montero aseguró que allí no la saben cortar, que por eso resulta tan correosa; Cirulli dijo que no es cuestión de cortar, o no cortar, sino que la única carne decente es la argentina y que allí comen carne de caballo o de esos bichos que andan con paquetes por las montañas.

      — ¿Cómo se llaman? —no recuerda Cirulli.

      Guanacos, tano.

      — Ma qué guanacos. Llamas.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 100 Ar (CDH )

      Se les sometía, la aprobaban.Y yo me sentía caminando a lo largo de uno de esos templos al borde del Nilo:los guanacos azules, mis abuelos galopaban los arenales arreando dromedarios;mi madre se convertía en una Nefertiti que estimulaba a sus vasallos y yo debía serle grato, seducirla quizá.

    • a1969 Arguedas, J. M. Zorro arriba [1990] 156 Pe (CDH )
      «¡Vas a morir, de repente, como el rayo mata en la jalca * al guanaco u si no, vas hinchar como venenado», vociferaba con aliento fuerte la señora.
    • 1971 Castro Bastos, L. Paisajes Perú [1971] Pe (CDH )
      Algunos afirman que el nombre de Huánuco está vinculado al del guanaco, auquénido peruano; otros aseveran que el nombre de Huánuco deviene del vocablo quechua huanucu, que significa "me muero".
    • 1971 Castro Bastos, L. Paisajes Perú [1971] 20 Pe (CDH )
      La llama, la alpaca y el guanaco, auquénidos originarios del Perú, dan donosura y señorío al ambiente andino.
    • 1971 Castro Bastos, L. Paisajes Perú [1971] Pe (CDH )
      En todas las faldas de los complejos montañosos hay pueblos y caseríos dispersos, pastizales naturales en que trashuman los pastores de carneros, chivatos, vacas, llamas, alpacas, guanacos.
    • a1972 More, E. Trad Viaje Perú Gerstäcker [1972] Pe (CDH )
      El guanaco salvaje tiene un color determinado, como casi siempre todo animal salvaje; en cambio, la llama domesticada tiene varios colores, negro, blanco, café, gris, manchado, y hasta atigrado, no habiendo nada tan multicolor en el mundo como una tropa de estos lindos cuellilargos, peludos animales, los cuales levantan la hermosa cabeza, no medrosamente, sino con asombro, apenas aparece por sus silenciosos páramos un aislado viajero.
    • a1972 More, E. Trad Viaje Perú Gerstäcker [1972] Pe (CDH )
      Parece que hubo antes, guanacos, cuya patria es en realidad la Patagonia, hasta los 30 grados de longitud, pero éstos han sido exterminados o empujados hacia el sur, donde se les encuentra en tropas siempre numerosas.
    • a1972 More, E. Trad Viaje Perú Gerstäcker [1972] 58 Pe (CDH )
      Mas, cuando uno o varios guanacos se encontraban en la misma tropa, cosa que según parece ocurría con frecuencia, la cacería quedaba malograda, pues los guanacos saltaban por encima de las plumas, y en cuanto uno de estos animales estaba afuera, las vicuñas no se quedaban quietas, sino que seguían el ejemplo.
    • a1972 More, E. Trad Viaje Perú Gerstäcker [1972] 58 Pe (CDH )
      Los indios se cuidaban mucho por eso, de no rodear una tropa en la que barruntaban la presencia de los prudentes guanacos.
    • 1957-1974 Alvarado, S. Ciencias Naturales (5.º Bachillerato) [1974] Esp (CDH )
      En América del Sur viven las llamas, alpacas, vicuñas y guanacos, pequeños camélidos de los Andes peruanos, desprovistos de gibas.
    • 1957-1974 Alvarado, S. Ciencias Naturales (5.º Bachillerato) [1974] Esp (CDH )
      En este caso están: 1.º, la fuerza muscular de las bestias de labranza, de carga y tiro —caballo, asno, mulo, buey. camello, elefante, perro de los esquimales, guanacos—; 2.º, la fiereza del toro de lidia, de los gallos de pelea, de los perros de guarda y de los gatos; 3.º, el valor estético de sus formas, colores o cantos, como ocurre con tantas razas de gato, perros, palomas, aves de jaula y peces de acuario.
    • a1974 Anónimo Canc picaresco [1992] Ar (CDH )
      / Lancero es una vizcacha, / un guanaco es artillero, / porque es animal ligero / para romper esta marcha.
    • a1974 Anónimo Canc picaresco [1992] 111 Ar (CDH )
      / Como asado hay un guanaco / que fue asado en este hornillo; / de postre, cien cucarachas / y de pulgas, bocadillos.
    • 1975 Gasulla, L. Culminación [1979] Ar (CDH )
      Algún guanaco siguiendo el rastro de su manada, erguido el cuello interrogante.
    • 1975 Gasulla, L. Culminación [1979] Ar (CDH )

      En el invierno patagónico la mañana tarda en desperezarse, se va estirando muy lentamente; desde el lejano Atlántico empuja sin prisa y sin pausa a las estrellas rezagadas; se deja acariciar perezosamente por la niebla de los cañadones; engaña a la nieve y al viento; desvanece los flotantes copos de fino algodón abandonados en el océano celeste, y cuando ya nadie la espera se cuela cautelosamente entre los rebaños, engancha jirones de su luz entre las orejas temblorosas de los guanacos, platea las largas y desfallecidas plumas de los avestruces que recorren las mesetas, inunda al impasible peón de los primeros puestos y juguetonamente, como una mariposa tonta, se queda prendida en los cerros de la cordillera, sin que la nieve se deje intimidar por su presencia.

    • 1979 Guido, B. Invitación [1982] Ar (CDH )
      Se cubre con una piel blanca de guanaco.
    • 1980 Canto, E. Ronda [1980] Ar (CDH )
      Hizo traer al parque de la estancia animales, algunos ciervos, llamas y guanacos, y los cazaba con el mismo entusiasmo que si él fuera un oficial de los SS, y los animales, judíos.
    • 1981 Castro, R. / Handel, M. / Rivolta, G. B. Actualizaciones Biología [1999] Ar (CDH )
      También son frecuentes los camélidos sudamericanos como las llamas, vicuñas y guanacos.
    • 1981 Castro, R. / Handel, M. / Rivolta, G. B. Actualizaciones Biología [1999] Ar (CDH )
      Aves rapaces, ñandúes, roedores, lagomorfos, antílopes, guanacos, zorros.
    • 1981 Castro, R. / Handel, M. / Rivolta, G. B. Actualizaciones Biología [1999] Ar (CDH )

      La fauna autóctona comprende: algunos murciélagos característicos, zorros gris y colorado, buroncitos patagónicos, pumas, vizcachas australes, tuco-tucos, maras, guanacos, llamas, huemules, pudús.

    • 1986 Aguilar, A. Voces San Juan Ar (FG)
      Guanaca. Hembra del guanaco.
    • 1986 VV. AA. Palabra campesina [1986] Ch (CDH )
      Por ejemplo, Río Negro en los meses de febrero y marzo está lleno de peces, ¿cómo llegan hasta allí? sólo Dios lo sabe; y las manadas de guanacos, ¿cómo resisten esas bajas temperaturas? tampoco se.
    • 1987 Prensa Clarín, 21/12/1987 [1987] Ar (CDH )
      Al mismo tiempo reclamaron la sanción de una ley, suficientemente severa, y la creación de efectivos instrumentos de control para poner freno a las depredaciones que están diezmando especies, prácticamente en extinción, como guanacos, nutrias, zorros, cisnes cuello negro y flamencos.
    • 1987 Prensa Clarín, 21/12/1987 [1987] Ar (CDH )
      Indicaron que, también en ese mismo sector, se produjeron incendios intencionados atribuidos en principio a los cazadores que persiguen a los guanacos y que, mediante ese artilugio, logran que los atribulados animales busquen refugio lejos del fuego, donde son rodeados para extraerles la lana, sin descartar que maten a muchos de ellos por el valor del cuero.
    • 1989 Aparicio, J. P. Retratos [1989] Esp (CDH )
      ¿No recordáis? Un indio dormía, tirado en un rincón del bar, al lado de dos perros negros que le lamían las pieles de guanaco con que envolvía sus pies enormes.
    • 1989 Aparicio, J. P. Retratos [1989] 79 Esp (CDH )
      Dos perros negros lamían las pieles de guanaco de un indio dormido.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      La madre dijo que, de tanto andar entre guanacos, el primogénito se les había convertido en un bicho del monte.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Pensó en los guanacos que corrían en zigzag, estirándose y agachándose para esquivar los golpes.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Un chulengo —la blanda, indefensa cría de los guanacos— se les cruzó en el camino.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] 79 Ar (CDH )
      El viento los favorecía, trayéndoles el olor a herrumbe de los guanacos.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Y aun suponiendo que los guanacos nada maliciarían, era preciso tomar en cuenta que, cuando huyeran al galope, no habría caballo que pudiese alcanzarlos.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Sentía impaciencia por salir, sorprendiendo a los guanacos y por ir volteándolos con un talerazo seco.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Habrían andado poco menos de una legua cuando, al cruzar una hondonada, Alberto presintió la cercanía de una tropa de guanacos.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Aunque Juan era muy hábil en la caza de guanacos, debía admitir que Alberto lo superaba.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Se internaba en los zanjones e irrumpía por sorpresa en la planicie, atacando desde atrás a las cuadrillas, o bien las atropellaba desde los flancos, donde solía ser más lábil la vigilancia del guanaco jefe.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Cuando veía acercarse a un jinete, el guanaco jefe relinchaba, para prevenir a las hembras y a las crías, y aceptaba complacido un duelo de astucia con el cazador.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Los guanacos pastaban en las barrancas y las faldas de los cerros, con el cuerpo esfumado entre los matorrales ocres.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Su mayor pasión era cazar guanacos.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Mi padre era severo en todo lo que se relacionaba con nuestra crianza. Aprovechaba cualquier cosa para darnos una lección. Y no por eso sentíamos menos su cariño. Salíamos juntos a cazar avestruces y guanacos.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Días enteros al acecho de los guanacos...
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )
      Anduvo en mula desde La Quiaca hasta San Antonio de los Cobres por unos desiertos lechosos cuyos habitantes vestían pieles de guanaco y hablaban en un idioma de gárgaras y mocos entreverados.
    • 1992 Bojorge, R. Aventura submarina [1992] Ar (CDH )
      El viento, presencia constante, era la cortina musical de un paisaje donde solíamos cruzarnos con apacibles familias de guanacos y ñandúes que observaban impávidos nuestro paso en medio de una densa nube de polvo.
    • 1992 Fuentes, C. Espejo enterrado [1992] 131 Mx (CDH )
      Y en el altiplano, Perú desarrolló la única cultura ganadera de las Américas, el mundo de la llama, el guanaco y la alpaca, los compañeros constantes del indio del altiplano, casi tan constantes como la música de la quena, la flauta melancólica de los Andes.
    • 1992 Fuentes, C. Espejo enterrado [1992] 219 Mx (CDH )
      Ahora, aparecieron encaramados en las alturas de los Andes: vicuñas y guanacos, mientras les sobrevolaban aves jamás vistas por ojos europeos: el cóndor, fuerte y ligero, y buitres de ala veloz y mirada certera, limpiando las ciudades y las calles, descendiendo en picada sobre toda clase de cadáveres.
    • 1992 Jodorowsky, A. Canta pájaro [1994] Ch (CDH )
      — Como el tigre miraste, abriendo a medias los ojos, pero escogiendo los guanacos más gordos.
    • 1992 Jodorowsky, A. Canta pájaro [1994] Ch (CDH )
      Un tropel de guanacos encandilados atravesó el camino pisoteando la carne sanguinolenta... El Rebe, cumplida su misión, volvió al Entremundo y yo a mi escondrijo genital.
    • 1992 Vattuone, L. F. Biología I [1992] Ar (CDH )
      Las extensas planicies con pastos bajos permiten distinguir fácilmente los animales a gran distancia; por eso existen dos tipos de consumidores, como en la pradera: los corredores, representados por ñandúes, perdices, alpacas, vicuñas, llamas, guanacos, gatos monteses, pumas, roedores (ratón, chinchilla, vizcacha); y los cavadores, como los tucutucos (armadillos del altiplano), cuises y zorrinos.
    • 1992 Vattuone, L. F. Biología I [1992] 235 Ar (CDH )
      La atmósfera es muy seca y soplan fuertes vientos, lo que determina una gran adaptación en los organismos vivientes que habitan esta zona: disminución del follaje en las plantas para evitar la traspiración, período de sueño invernal en algunos animales (batracios, zorrinos, insectos), desarrollo de pelaje para evitar la pérdida de calor en otros (vizcacha, alpaca, llama, vicuña, guanaco) o migraciones hacia zonas más bajas y templadas.
    • 1992 Vattuone, L. F. Biología I [1992] 236 Ar (CDH )
      Entre los consumidores de primer orden hay ñandúes, roedores (liebre, vizcacha, rata, cuis), perdices, llamas, guanacos, mulitas, tucutucos, teros, flamencos, garzas, patos e insectos, así como bovinos, equinos, ovinos, introducidos por el hombre.
    • 1992 Vattuone, L. F. Biología I [1992] Ar (CDH )
      Fauna: guanaco, avestruz, patos, en la zona de las mesetas; huemul, zorro, gato montés, cóndor, águila, aves, peces, en la zona cordillerana.
    • 1992 Vattuone, L. F. Biología I [1992] Ar (CDH )
      Fauna: zorros grises y colorados, nutria, huemul, guanaco, ñandú petiso, chingolo austral, perdiz de Santa Cruz, cóndor, yarará, culebras, peces y liebre patagónica.
    • 1992 Vattuone, L. F. Biología I [1992] Ar (CDH )
      Fauna: zorro colorado, guanaco, castor, conejo y numerosas aves.
    • 1992 Vattuone, L. F. Biología I [1992] Ar (CDH )

      Fauna: armadillos, guanacos, liebre, vizcacha, cuis, ratón, puma, gato montés, gato de los pajonales, zorro, zorrino, comadreja, murciélago, ñandú, perdiz, pájaros, rapaces y numerosos insectos.

    • 1993 Monetta, A. Ischigualasto [1993] Ar (CDH )
      ¿Este extraño personaje no habrá sabido de su existencia por parte del único sobreviviente de los ladrones y se alzó con los cogotes de guanaco?
    • 1993 Monetta, A. Ischigualasto [1993] Ar (CDH )
      Eran los cogotes de guanaco.
    • 1993 Monetta, A. Ischigualasto [1993] Ar (CDH )
      Siete cogotes de guanaco llenos de mineral puro son sacados furtivamente y de inmediato comienza la fuga hacia el Sur, hacia San Juan.
    • 1993 Monetta, A. Ischigualasto [1993] Ar (CDH )
      Esta zona es una de las predilectas por el puma, ya que en ellas habitan numerosas tropillas de guanacos y vizcachas de la sierra.
    • 1993 Monetta, A. Ischigualasto [1993] Ar (CDH )
      Son practicados por zorros, guanacos, roedores, etc., en busca de agua.
    • 1993 Monetta, A. Ischigualasto [1993] Ar (CDH )
      En la fauna actual de Ischigualasto se pueden ver, incluso en grandes cantidades, guanacos, liebres criollas, liebres patagónicas, vizcacha de la sierra, zorro colorado, puma, quirquincho y varios tipos de roedores entre los mamíferos más destacados.
    • 1993 Monetta, A. Ischigualasto [1993] Ar (CDH )
      Guanaco – Lama guanicoe
    • 1993 Velásquez, D. Recursos faunísticos Perú Recursos naturales Pe (CDH )
      En cuanto a las técnicas de manejo, especies como las aves acuáticas, la vicuña, el guanaco y los monos demandan del acondicionamiento del hábitat; los lobos marinos, las tortugas y los cocodrilos urgen del manejo de su reproducción; esas mismas especies y otras necesitan que se controlen a sus depredadores; las especies de caza requieren ser protegidas de la explotación irracional del hombre aplicando vedas estacionales o rígidas, tal es el caso de las aves guaneras, lobos marinos, el venado gris, palomas y perdices, la vicuña, las aves acuáticas, el oso de anteojos y los lagartos; estas mismas especies pueden ser cosechadas estableciendo las cuotas de saca, repoblamientos o traslados.
    • 1997 Prensa La Nueva Provincia, 11/02/1997 [1997] Ar (CDH )
      Entre aquellos desaparecidos especímenes estaba el milodonte, "especie de perezoso gigante que habitaba esta parte del continente americano y una de guanaco, similar a la vicuña, denominada Lamma gracilis".
    • 1997 Prensa Clarín, 12/01/1997 [1997] Ar (CDH )
      Allí se prepararon para salir tras los jabalíes, ciervos y guanacos que habitan la estancia "Lolem".
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] Ar (CDH )
      "Huiccuña" o "huik'una" (quichua), "sayrakha saalla", "wari sairaka" o "huari" (aymará), guanaco (o).
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] Ar (CDH )
      El proceso de alteración de las comunidades vegetales de la región chaqueña traducible en la pérdida de los pastizales y zonas abiertas, conocidas localmente como "pampas" por invasión de elementos leñosos gracias a la expansión ganadera pueden haberlo privado en una inmensa área del hábitat apropiado al igual que a otro rumiante autóctono, el guanaco (Lama guanicoe).
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] Ar (CDH )
      Es el más grande de los ciervos sudamericanos y el mamífero de mayor porte de este continente junto con el guanaco (Lania guanicoe).
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] Ar (CDH )
      Para diferenciarla del guanaco (Lama guanicoe), el otro camélido silvestre de Sudamérica con el que a veces convive, la vicuña es distinguible por su tamaño menor, la cara y el pelaje más pálido y la ausencia de callosidades en los lados internos de las patas delanteras.
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] Ar (CDH )
      Su hábitat principal son los llanos y quebradas donde pastorean asociados con las vicuñas (Vicugna vicugna) y guanacos (Lama guanicoe) tal como lo hacía en la llanura pampeana el ñandú común con el ciervo de las pampas (Ozotoceros bezoarticus).
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] Ar (CDH )
      Así se destacan en el primer grupo los gatos manchados, los zorros, los zorrinos, los lobitos de río, la vicuña, el guanaco, los pecaríes, la nutria o coipo, las chinchillas, el carpincho, los suris o ñandúes, los yacarés, las boas, las iguanas o lagartos overos entre los más notables y presionados.
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] Ar (CDH )
      Es curioso que esta especie pueda cruzarse dando híbridos fecundos con los otros camélidos americanos: la llama (Lama glama), la alpaca (Lama pacos) y el guanaco (Lama guanicoe).
    • 1999 Chebez, J. C. Especies peligro [1999] 32 Ar (CDH )
      En Patagonia aún medran los "zorreros" con sus trampas-cepo buscando la piel del zorro gris chico y el colorado y los "guanaqueadores" o "chulengueadores" que sistemáticamente persiguen las tropillas de guanacos y capturan a sus crías o "chulengos" para confeccionar con sus pieles los populares "quillangos" pagatónicos.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      guanaco [...] m. Mamífero rumiante de unos trece decímetros de altura hasta la cruz, y poco más de longitud desde el pecho hasta el extremo de la grupa. Tiene cabeza pequeña con orejas largas y puntiagudas, ojos negros y brillantes, boca con el labio superior hendido, cuello largo, erguido, curvo y cubierto, como todo el cuerpo, de abundante pelo largo y lustroso, de color generalmente pardo oscuro, a veces gris, rojo amarillento y hasta blanco; cola corta, alta y adornada de cerdas finas, patas delgadas y largas, con pies de dos dedos bien separados y con fuertes uñas. Tiene en el pecho y en las rodillas callosidades como los camellos. Es animal salvaje que habita en los Andes meridionales.
    • 2005 Jayme, J. "Tesoros de la biodiversidad" [09-09-2005] ABC (Sevilla) Esp (HD)
      Una buena muestra de los ecosistemas andinos se halla a la vista en el P. N. Los Glaciares, en la Patagonia Argentina, y en el P. N. Torres del Paine, en la chilena. Sobre sus cielos planea el majestuoso cóndor, acechando en tierra al guanaco, al ñandú de Darwin y al huemul, mientras junto a sus numerosos lagos anidan el cisne de cuello negro, el caiquén (ganso) común y el pato zambullidor.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco [...] m. Ec, Pe, Bo, Ch, Ar. Camélido sudamericano, de cerca de 1,5 m de altura hasta la cruz y poco más desde el pecho a la grupa, cabeza pequeña, orejas largas y puntiagudas, cuello largo y erguido y cuerpo cubierto de pelo largo y lustroso, de color pardo oscuro. (Camelidae; Lama guanicoe).
    • 2013 Barreno, J. "La lana de vicuña, la más cara del mundo" [23-05-2013] El Mundo (Madrid) Ch (HD)
      Se estima que en Latinoamérica la población de camélidos sudamericanos es de 7,5 a ocho millones, de los cuales, un 7% correspondería a guanacos, un 2% a vicuñas, un 45% a llamas y un 46% a alpacas. La lana de vicuña es parte del mercado de las fibras finas especiales, junto a las del antílope tibetano (shahtoosh), cabra (mohair y cachemira), camellos (dromedario y bactriano), y los otros camélidos sudamericanos (guanaco, llama y alpaca).
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      guanaco, ca [...] m. y f. Mamífero camélido, propio de los Andes, muy parecido a la llama, de la cual se diferencia en ser algo mayor. U. en m. ref. a la especie.
    • 2015 Glz Isla, C. "Proyecto de conservación del guanaco" [30-11-2015] La Tercera (Santiago de Chile) Ch (HD)
      Si bien el corazón del proyecto es el guanaco, WCS también trabajará en los conflictos que existen entre la ganadería y otras especies nativas, como el puma andino, los zorros y el cóndor. Los guanacos son perseguidos debido a la competencia por comida con ovejas y cabras de pastoreo; mientras pumas, zorros culpeos, gatos andinos y cóndores andinos son perseguidos por las amenazas reales o percibidas que suponen para el ganado mediante sus ataques.
    • 2017 Arias, M. "Critican plan para vender carne de guanaco" [01-12-2017] La Nación (Buenos Aires) Ar (HD)
      Después de la autorización del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación para la comercialización federal de carne de guanaco en esta provincia, ambientalistas advierten sobre los peligros que traería la decisión para los animales y cuestionan los monitoreos que muestran el crecimiento sostenido de la especie en la última década. Desde la provincia afirman que los datos cuentan con el suficiente rigor científico.
    • 2018 Miranda, O. "Guanacos Perú" [18-11-2018] La República (Lima) Pe (HD)
      El biólogo Domingo Hoces, uno de los peruanos que mejor conoce la problemática del guanaco, calcula que quedan poco más de 3 mil individuos. Algunos cientos en Arequipa, otros cientos en Pampa Galeras (Ayacucho), unas cuantas decenas en la sierra de Lima, Ica, Huancavelica, Tacna y Puno.
  2. s. m. y f. Ho Ni Gu Pa desp. Persona del campo que carece de cultura o que tiene poco refinamiento.
    docs. (1775-2014) 14 ejemplos:
    • 1775 Anónimo Documento Cartago fo. 53 Archivo Nacional de Costa Rica CR (DH Costa Rica)
      [...] ya el guanaco havía cortado dos ojitas de los primeros arbolitos q[u]e halló en el patio de el mesón, hizo que las sacaua de un calabacito que tenía dentro de una volza o chuspa, como llaman q[u]e traía colgada al cuello.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      guanaco, ca [...] m. y f. Hond. y Nic. páparo (‖ aldeano).
    • 1775 Anónimo Documento Cartago fo. 53 Archivo Nacional de Costa Rica CR (DH Costa Rica)
      [...] ya el guanaco havía cortado dos ojitas de los primeros arbolitos q[u]e halló en el patio de el mesón, hizo que las sacaua de un calabacito que tenía dentro de una volza o chuspa, como llaman q[u]e traía colgada al cuello.
    • 1859 Rossignon, J. Manual cultivo del añil y del nopal p. 86 Gu (BD)
      Los comerciantes están instalados en unas especies de tiendas provisionalmente armadas en medio de la plaza, donde desplegan sus mercaderías á los ojos atónitos de los pobres aldeanos ó guanacos como ellos los llaman. Entonces empieza en toda la línea la venta del índigo, y Dios sabe cuántas maniobras mas ó menos lícitas se emplean para arrancar á los pobres productores el índigo al precio mas bajo.
    • 1907 Padilla, R. "Un sueño" p. 24 Leonor. Drama en dos actos y en prosa Esp (BD)
      [...] y dando pellizcos — de doble sentido — á la criada, gruesa y crinuda china, que en su natural ignorancia se había tomado la libertad de presentarse en medio del salón, oflador en mano, y decir á doña Pascuala á voz en cuello: «Señora, el chivo la voltiao á la olla con opí.» A tan inocente chuscada la concurrencia saludó con fuertes carcajadas. Doña Pascuala se irguió amenazadora, y extendiendo su gorda manaza fulminó, cual terrible anatema, un «¡salite guanaca sotreta!» que hizo temblar á la china y disparar más veloz que una flecha.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      GUANACO [...] fig. Amér. En Guatemala y Honduras, campesino rústico.
    • 1980 Arias Cruz, M. Á. Americanismos (FG)
      GUANACO n. m. (Amér.). Campesino, payo, rústico.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      guanaco, ca [...] m. y f. Hond. y Nic. páparo (‖ aldeano).
    • 1775 Anónimo Documento Cartago fo. 53 Archivo Nacional de Costa Rica CR (DH Costa Rica)
      [...] ya el guanaco havía cortado dos ojitas de los primeros arbolitos q[u]e halló en el patio de el mesón, hizo que las sacaua de un calabacito que tenía dentro de una volza o chuspa, como llaman q[u]e traía colgada al cuello.
    • 1859 Rossignon, J. Manual cultivo del añil y del nopal p. 86 Gu (BD)
      Los comerciantes están instalados en unas especies de tiendas provisionalmente armadas en medio de la plaza, donde desplegan sus mercaderías á los ojos atónitos de los pobres aldeanos ó guanacos como ellos los llaman. Entonces empieza en toda la línea la venta del índigo, y Dios sabe cuántas maniobras mas ó menos lícitas se emplean para arrancar á los pobres productores el índigo al precio mas bajo.
    • 1907 Padilla, R. "Un sueño" p. 24 Leonor. Drama en dos actos y en prosa Esp (BD)
      [...] y dando pellizcos — de doble sentido — á la criada, gruesa y crinuda china, que en su natural ignorancia se había tomado la libertad de presentarse en medio del salón, oflador en mano, y decir á doña Pascuala á voz en cuello: «Señora, el chivo la voltiao á la olla con opí.» A tan inocente chuscada la concurrencia saludó con fuertes carcajadas. Doña Pascuala se irguió amenazadora, y extendiendo su gorda manaza fulminó, cual terrible anatema, un «¡salite guanaca sotreta!» que hizo temblar á la china y disparar más veloz que una flecha.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      GUANACO [...] fig. Amér. En Guatemala y Honduras, campesino rústico.
    • 1925 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      GUANACO, CA. [...] Hond. y Guatem. Campesino, rústico.
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      GUANACO [...] fig. Amér. Páparo, payo.
    • 1936 Malaret, A. Errores DiccMadrid (FG)
      GUANACO. Amér. Central y Merid. Payo, rústico.
    • 1941 Sandoval, L. DiccGuatemaltequismos Gu (NTLLE)
      GUANCO, CA = Inculto, ta. Estúpido, da. Aplícase casi siempre a los campesinos y poblanos. Síncopa de "Guanaco, ca". Chagra, en el Ecuador.
    • 1946 Malaret, A. DiccAmericanismos (NTLLE)
      GUANCO. m. [...] Guat. Campesino inculto. Úsase también el fem. guanca. (Síncopa de guanaco, guanaca).
    • 1980 Arias Cruz, M. Á. Americanismos (FG)
      GUANACO n. m. (Amér.). Campesino, payo, rústico.
    • 1992 RAE DRAE 21.ª ed. (NTLLE)
      guanaco [...] fig. Amér. Central. páparo, aldeano.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      guanaco [...] m. Am. Cen. páparo (‖ aldeano).
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco [...] m. Pa. Hombre ignorante, rústico.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      guanaco, ca [...] m. y f. Hond. y Nic. páparo (‖ aldeano).
  3. 1⟶sinécdoque
    s. m. Piel o lana de guanaco.
    Sinónimo: huanaco, a
    docs. (1792-2011) 35 ejemplos:
    • 1792 Anónimo "Real Orden Ministerio de Hacienda, 16 Marzo 1792" [19-11-1792] p. 123 El Correo Mercantil de España y sus Indias (Madrid) Esp (HD)
      BARCELONA = Desde 26 hasta 29 de Octubre han entrado en este Puerto procedentes de los de América, el bergantin nuestra Señora del Carmen, y la polacra nuestra Señora del Rosario, de Montevideo, y conducen 300014 pesos fuertes; 583 cueros al pelo, y de otros animales; 127 arrobas y 19 libras de lana ordinaria y Guanaco.
    • 2011 Toledo, N. Patagonia y Antártica p. 113 Ch (BD)
      Julio Popper [...] El 6 de junio de 1893 por la mañana, Julio Popper, a quien se le conoce como "el dictador fueguino", fue encontrado muerto en su casa de Tucumán 373, en Buenos Aires, a los 36 años de edad. El cadáver yacía en el suelo en medio de la pieza, sobre una capa de guanaco que estaba tendida a modo de alfombra. El lecho apareció abierto pero intacto.
    • 1792 Anónimo "Real Orden Ministerio de Hacienda, 16 Marzo 1792" [19-11-1792] p. 123 El Correo Mercantil de España y sus Indias (Madrid) Esp (HD)
      BARCELONA = Desde 26 hasta 29 de Octubre han entrado en este Puerto procedentes de los de América, el bergantin nuestra Señora del Carmen, y la polacra nuestra Señora del Rosario, de Montevideo, y conducen 300014 pesos fuertes; 583 cueros al pelo, y de otros animales; 127 arrobas y 19 libras de lana ordinaria y Guanaco.
    • 1793 Anónimo "Real Orden Ministerio de Hacienda, 5 Febrero 1793" [21-02-1793] El Correo Mercantil de España y sus Indias (Madrid) Esp (HD)
      CORUÑA = En 5 de Febrero entró en este Puerto, procedente del de Maldonado, con registro de Montevideo la Goleta nombrada la Ballena, perteneciente á la compañía marítima, y conduce 210763 cueros de lobo salados: 534 vergas de grasa de Ballena; 20417 barbas de idem en bruto, y 14 mantas de guanaco.
    • a1828 Cruz, L. Descrip naturaleza Andes [2002] Ch (CDH )
      Sus colchones son dos o tres pieles de ganado lanar, sus cubiertas lloycas de guanaco, chinques, zorros, marros, vizcachas, etc., y cada cosa de éstas brota grasa de caballo por todas partes y una fetidez insufrible.
    • 1835 Anónimo "Viage Luis de la Cruz" p. 50 Colección obras y documentos Río de la Plata Ar (BD)
      Al poco rato nos pusimos á comer, en cuyo tiempo llegaron tres indios al toldo de Manquel, y el uno de ellos cubierto de una lloyca de guanacos, cuya noticia en su idioma, se la comunicaron con bastante susto entre cinco, ó seis mocetones, que á la puerta de mi carga estaban tendidos: pero es imponderable la suspension de ánimo que Manquel padeció al oir de que venia con pieles vestido.
    • 1872 Ascasubi, H. Santos Vega [1955] 562 Ar (CDH )
      / Pues bien, ansí consiguió / tan de una vez contentarlos, / que luego en puntas los indios / apenas se firmó el pato / de la paz, confiadamente / con sus chinas principiaron / a venirse de sus toldos / con mancarrones cargados / con jergas y ponchos pampas, / quillapices de guanacos, / plumas de avestruces, chuspas, / cuero de gama y venado, / carga de sal en zurrones, / vendiendo o cambalachando / todo eso, hasta en Buenos Aires, / adonde, muy sosegados, / venían a sus trajines, / que hacían con los cristianos / en esa paz que duró / felizmente un tiempo largo; / y por eso las estancias / en el sur se repoblaron, / y algunas se establecieron / al otro lao del Salado.
    • 1881 Montserrat Archs, J. "Los pueblos de las pampas" [01-01-1881] El Mundo Ilustrado (Barcelona) Esp (HD)
      La ocupación principal de las mujeres cuando la tribu no viaja, consiste en la confección de capas de guanaco para los individuos varones de la familia. Los hombres desdichados que no tienen ninguna compañía femenina, entregan doble cantidad de pieles á una mujer que trabaja para otros [...]
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Además de los quillangos de guanaco y de zorro, los hay —y pueden encontrarse en el comercio— de piel de avestruz, con sus plumas, naturalmente, siendo los más estimados, más hermosos, y de más alto precio, los hechos con las plumas más blandas y blancas, sobre todo los llamados de «avestruz de huevo», que se hacen sólo con pichones, a costa de mucho trabajo y sobre todo de paciencia.
    • 1902 Anónimo "Una raza" [09-08-1902] La Correspondencia Militar (Madrid) Esp (HD)
      Cualquiera que sus faltas sean, ante el hombre blanco tiene por lo menos el «ona» la virtud de la virilidad. Su ideal lo es de robustez y energía corporal. Lo mismo en invierno que en verano, vésele desnudo, salvo en lo que cubre su capa de guanaco, que desecha á la primera ocasión cuando se bate ó cuando caza.
    • 1913 Anónimo "Son nuestra especialidad" (Anuncio) [17-05-1913] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Las confecciones en general para hombres, para jóvenes, para señoras, para jovencitas, para niñas, para niños y para bebés. La sastrería sobre medida para hombres y jóvenes, para señoras, niños y niñas. Los impermeables para hombres, señoras, niños y niñas. Las capas españolas y universitarias. Los ponchos de lana, de vicuña, de guanaco, de paño e impermeables.
    • 1964 Campos Menéndez, E. Solo el viento... p. 53 Ch (BD)
      El viento amainaba. El frío caía vertical como si mil espinas taladraran su capa de guanaco. Estaba obligado a caminar sin detenerse; si se cansaba o lo atrapaba el sueño, jamás despertaría.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y si esos tábanos de fierro le caen encima y no se los espanta, va dejando leguas por delante o por detrás (según se mire), caballos muertos o pataleando en las rastrilladas y siempre con olor desde lejos, matras de guanaco, varias cacerolas de marca inglesa pero entradas por el lado de Chile, bastante abolladas y con un resto de yerba en el fondo, y un chiquilín gimiendo y recién nacido en medio de un fachinal y con esa tripa que todavía le cuelga del ombligo (que no lo es del todo).
    • 1979 Anónimo "Navidad: qué regalar" (Anuncio) [05-12-1979] Blanco y Negro (Madrid) Esp (HD)
      NAVIDAD: QUÉ REGALAR. Desde unos caramelos a una manta de guanaco. La Navidad está a la vuelta de la esquina, y quien más y quien menos todo el mundo tiene que empezar a pensar en los regalos.
    • 2005 Loza, C. Revés de lágrimas [2011] Ar (CORPES)
      No preguntan qué pasa, la suerte está echada y son los elegidos, los responsables de la memoria, para que nadie olvide. Los caballos están prontos, una mula con víveres, dos abrigos blandos y suaves de guanaco su alforja con el oro, que quizá compre un pedazo de felicidad del otro lado de la Cordillera.
    • 2011 Toledo, N. Patagonia y Antártica p. 113 Ch (BD)
      Julio Popper [...] El 6 de junio de 1893 por la mañana, Julio Popper, a quien se le conoce como "el dictador fueguino", fue encontrado muerto en su casa de Tucumán 373, en Buenos Aires, a los 36 años de edad. El cadáver yacía en el suelo en medio de la pieza, sobre una capa de guanaco que estaba tendida a modo de alfombra. El lecho apareció abierto pero intacto.
    • 1792 Anónimo "Real Orden Ministerio de Hacienda, 16 Marzo 1792" [19-11-1792] p. 123 El Correo Mercantil de España y sus Indias (Madrid) Esp (HD)
      BARCELONA = Desde 26 hasta 29 de Octubre han entrado en este Puerto procedentes de los de América, el bergantin nuestra Señora del Carmen, y la polacra nuestra Señora del Rosario, de Montevideo, y conducen 300014 pesos fuertes; 583 cueros al pelo, y de otros animales; 127 arrobas y 19 libras de lana ordinaria y Guanaco.
    • 1793 Anónimo "Real Orden Ministerio de Hacienda, 5 Febrero 1793" [21-02-1793] El Correo Mercantil de España y sus Indias (Madrid) Esp (HD)
      CORUÑA = En 5 de Febrero entró en este Puerto, procedente del de Maldonado, con registro de Montevideo la Goleta nombrada la Ballena, perteneciente á la compañía marítima, y conduce 210763 cueros de lobo salados: 534 vergas de grasa de Ballena; 20417 barbas de idem en bruto, y 14 mantas de guanaco.
    • a1828 Cruz, L. Descrip naturaleza Andes [2002] Ch (CDH )
      Sus colchones son dos o tres pieles de ganado lanar, sus cubiertas lloycas de guanaco, chinques, zorros, marros, vizcachas, etc., y cada cosa de éstas brota grasa de caballo por todas partes y una fetidez insufrible.
    • 1835 Anónimo "Viage Luis de la Cruz" p. 50 Colección obras y documentos Río de la Plata Ar (BD)
      Al poco rato nos pusimos á comer, en cuyo tiempo llegaron tres indios al toldo de Manquel, y el uno de ellos cubierto de una lloyca de guanacos, cuya noticia en su idioma, se la comunicaron con bastante susto entre cinco, ó seis mocetones, que á la puerta de mi carga estaban tendidos: pero es imponderable la suspension de ánimo que Manquel padeció al oir de que venia con pieles vestido.
    • 1870 Anónimo "Buenos mozos" [23-06-1870] El Eco de las Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
      Las mujeres casi alcanzan igual estatura, lo que ciertamente las hará muy buenas mozas. Usan vestidos rozagantes de guanaco, los que parece aumentan su talla. Son aficionadas al rom, del que dice el capitan Mayne regaló algunas botellas al jefe de la tribu, que hablaba en castellano y tenia por nombre Casimiro.
    • 1872 Ascasubi, H. Santos Vega [1955] 562 Ar (CDH )
      / Pues bien, ansí consiguió / tan de una vez contentarlos, / que luego en puntas los indios / apenas se firmó el pato / de la paz, confiadamente / con sus chinas principiaron / a venirse de sus toldos / con mancarrones cargados / con jergas y ponchos pampas, / quillapices de guanacos, / plumas de avestruces, chuspas, / cuero de gama y venado, / carga de sal en zurrones, / vendiendo o cambalachando / todo eso, hasta en Buenos Aires, / adonde, muy sosegados, / venían a sus trajines, / que hacían con los cristianos / en esa paz que duró / felizmente un tiempo largo; / y por eso las estancias / en el sur se repoblaron, / y algunas se establecieron / al otro lao del Salado.
    • 1881 Montserrat Archs, J. "Los pueblos de las pampas" [01-01-1881] El Mundo Ilustrado (Barcelona) Esp (HD)
      La ocupación principal de las mujeres cuando la tribu no viaja, consiste en la confección de capas de guanaco para los individuos varones de la familia. Los hombres desdichados que no tienen ninguna compañía femenina, entregan doble cantidad de pieles á una mujer que trabaja para otros [...]
    • 1883 Sanpere Miquel, S. La emancipación del hombre, I p. 27 Esp (BD)
      (Nota 2) En verdad, no había visto jamas criaturas más abyectas y más miserables, En la costa oriental los indígenas llevan capas de guanaca, en la occidental se cubren con pieles de foca. En las tribus centrales los hombres no tienen ó no llevan más que una piel de nutria ó un pedazo de piel cualquiera, grande poco más ó menos como un pañuelo de bolsillo, y apenas suficiente á cubrirles las espaldas hasta los riñones.
    • 1889 Giner Ríos, H. Trad Turín, Londres y París, De Amicis pp. 181-182 Esp (BD)
      Hay allí un laberinto de galerías y salas, que os conducen del Perú al Uruguay, del Uruguay á Venezuela, á Nicaragua, á Méjico, á San Salvador, á Haiti y á Bolivia, pasando por entre los muebles de Buenos Aires y los trajes de las limeñas, los sombreros de jipijapa, las telas de pelo de alpaca y los tapices de guanaco; en medio de cañas de azúcar, bambúes, lianas, escamas de cocodrilo, ídolos informes y recuerdos de los primeros conquistadores [...]
    • 1898 Anónimo (Puck) "¿Cleopatra?" [21-01-1898] Juan Rana (Madrid) Esp (HD)
      ¿Y á ese público que tolera tan ridículas pretensiones en autor y actores se le llama poco menos que bárbaro? ¿Y aquella manta de guanaco? ¿Y aquel piano que suena vergonzoso entre bastidores? Sí, una prueba grande de barbaridad ha dado el público; tolerar que se le insulte, cuando si de algo peca es de considerado.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Además de los quillangos de guanaco y de zorro, los hay —y pueden encontrarse en el comercio— de piel de avestruz, con sus plumas, naturalmente, siendo los más estimados, más hermosos, y de más alto precio, los hechos con las plumas más blandas y blancas, sobre todo los llamados de «avestruz de huevo», que se hacen sólo con pichones, a costa de mucho trabajo y sobre todo de paciencia.
    • 1902 Anónimo "Una raza" [09-08-1902] La Correspondencia Militar (Madrid) Esp (HD)
      Cualquiera que sus faltas sean, ante el hombre blanco tiene por lo menos el «ona» la virtud de la virilidad. Su ideal lo es de robustez y energía corporal. Lo mismo en invierno que en verano, vésele desnudo, salvo en lo que cubre su capa de guanaco, que desecha á la primera ocasión cuando se bate ó cuando caza.
    • 1906 Álvarez, B. "Traful" [05-05-1906] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      —Que vayan en seguida los capitanejos al toldo del lenguaraz. —El cacique quedóse pensativo. Su gran figura envuelta en blanco poncho de guanaco, en medio de la noche clara parecía la estatua de un atleta de las primeras edades.
    • 1907 Anónimo "Mantas de vicuña" (Anuncio) [15-06-1907] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      LA CASA TACUARI, 118, ES la única que recibe directamente de los indios y vende más barato los afamados ponchos de vicuña, guanaco, llama, chinchilla, mantas de viaje, trazadas de lana, etc.
    • 1913 Anónimo "Son nuestra especialidad" (Anuncio) [17-05-1913] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Las confecciones en general para hombres, para jóvenes, para señoras, para jovencitas, para niñas, para niños y para bebés. La sastrería sobre medida para hombres y jóvenes, para señoras, niños y niñas. Los impermeables para hombres, señoras, niños y niñas. Las capas españolas y universitarias. Los ponchos de lana, de vicuña, de guanaco, de paño e impermeables.
    • 1913 Medina, J. T. El descubrimiento del Océano Pacífico [1920] p. 229 Ch (BD)
      [Nota 33] Pigafetta señalaba la estatura del primero de los indígenas que se vieron allí, diciendo que un español apenas le llegaba a la cintura, de donde el llamarlos gigantes. Tal afirmación resulta por extremo exagerada, bien lo sabemos hoy. Ya Darwin en su Voyage of the Beagle declaró que la estatura de los patagones debía estimarse, por término medio, en seis pies, pero que parece mayor de lo que es en realidad por las amplias mantas de guanaco de que se visten, «por sus largos cabellos flotantes y su aspecto en general.»
    • 1915 Miró, G. El abuelo del rey p. 242 Esp (BD)
      —¡Onas! Esos: ¡los onas!— gritaron los hijos. —Pues los onas suelen ser de natural blando, pero cuando se enfurecen son todo lo contrario! Traen vestidos de guanaco... —¡Esos son, papá! Y salen a decirlo. Desde las rejas del comedor se lo gritan al señor Arcipreste, que viene de celebrar en Santa María.
    • 1922 Torres Lpz, C. "Las belichas" [14-10-1922] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      — No se engañe, doña. Más barata, una chalina como ésta, no va hallar, de purita vicuña, nada de urdimbre de guanaco, y todo el hilo bien retorcido, para que no lo embrome la polilla. ¡Fíjese bien! ¡Examínela despacio! ¡Vea que yo misma la he hecho!
    • 1928 Anónimo "Peletería Solsona" (Anuncio) [04-11-1928] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      Peletería SOLSONA Hoy, domingo, Fantástica Exposición en el interior de sus amplios locales. ENTRADA LIBRE ABRIGOS RENARDS PIELES SUELTAS Todas las clases Todos los precios Extensa y variada colección de MANTAS DE VICUÑA, DE GUANACO Y DE ALPACA BLANCA para cama y coche, legítimas del Perú y Bolivia ENTRADA LIBRE
    • 1928 Payró, R. J. Alegría [1936] Ar (BD)
      UN ROTO: Traje viejo de lienzo crudo, cinturón de lana, pañuelo al cuello, sombrero de panza de burro SAJIOLPI: Taparrabos, vincha. Un quillango de guanaco. Polo largo, cerdoso. ALITOL: Un pedazo de pollera de zaraza, corta. Pelo largo, crinudo. El quillango.
    • 1931 Carrizo, C. "El alma de la montonera" [14-11-1931] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Y a modo de gritos de clarín, se escucha el alarido de los gauchos, que, agazapados a lo largo del caballo —a la usanza india,— entran y salen del campo español con las lanzas bermejas de sangre. Entran y salen, en revuelo los ponchos rojos, las mantas de guanaco y los jergones que flamean como banderas.
    • 1933 Anónimo "Peletería" (Anuncio) [21-09-1933] Luz (Madrid) Esp (HD)
      PELETERÍA: Guanacos primera, napa grande, 40, 45 y 50 pesetas. Guanaquitos extra, napa grande, 22,50 pesetas. Guanaquitos segunda, napa grande, 13 pesetas. Renardinas, inmenso surtido todos los colores, 6,50 piel. La Dalia. Fuencarral, 52.
    • 1937 Carrizo, C. "Romance de peñas arriba" [13-02-1937] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Las mozas, en tanto, cuidaban los majuelos, binaban los barbechos, deshojaban las viñas y sembraban en la huerta las hortalizas, la albahaca y el toronjil. ¿Y los viejos? Ninguno como los viejos para hacer el castizo vino, y trasegarlo y guardarlo en odres de guanaco o de león; y extraer ese aguardiente de la sierra, que teniendo un color de topacio, es sin embargo bravio y llameante.
    • 1942 Anónimo "Ocasión abrigo" (Anuncio) [05-12-1942] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      OCASION abrigo astrakán mate, gran renard argenté, capa guanaco blanca, baul armario y otros. Todo extra. T. 14402.
    • 1964 Campos Menéndez, E. Solo el viento... p. 53 Ch (BD)
      El viento amainaba. El frío caía vertical como si mil espinas taladraran su capa de guanaco. Estaba obligado a caminar sin detenerse; si se cansaba o lo atrapaba el sueño, jamás despertaría.
    • 1964 Campos Menéndez, E. Solo el viento... p. 55 Ch (BD)
      Cogió un poco de nieve que se derritió entre sus manos; sació la sed y se refrescó la cara. Estaba dolorido. Tomó su arco y su aljaba y recogió los restos de su hermosa capa de guanaco. Se puso en pie. Miró hacia el cielo. Grandes nubes blancas corrían entre profundos huecos azules.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y si esos tábanos de fierro le caen encima y no se los espanta, va dejando leguas por delante o por detrás (según se mire), caballos muertos o pataleando en las rastrilladas y siempre con olor desde lejos, matras de guanaco, varias cacerolas de marca inglesa pero entradas por el lado de Chile, bastante abolladas y con un resto de yerba en el fondo, y un chiquilín gimiendo y recién nacido en medio de un fachinal y con esa tripa que todavía le cuelga del ombligo (que no lo es del todo).
    • 1971 Coloane, F. El Chilote Otey y otros relatos p. 116 Ch (BD)
      Habían caído cuatro o cinco bajo las balas de su carabina. Uno de ellos era una niña; recordaba su hermoso cuerpo desnudo, porque en la huida se le había caído la capa de guanaco; pero no así su rostro, que no se atrevió a mirar cuando le cortó las orejas...
    • 1977 Anónimo "Vendo abrigo" (Anuncio) [06-12-1977] ABC (Madrid) Esp (HD)
      VENDO abrigo gato lince americano y manta guanaco. 4014286-2623725. VENDESE muebles antiguos. 2253573.
    • 1979 Anónimo "Navidad: qué regalar" (Anuncio) [05-12-1979] Blanco y Negro (Madrid) Esp (HD)
      NAVIDAD: QUÉ REGALAR. Desde unos caramelos a una manta de guanaco. La Navidad está a la vuelta de la esquina, y quien más y quien menos todo el mundo tiene que empezar a pensar en los regalos.
    • 1980 Coloane, F. El guanaco blanco [1999] p. 48 Ch (BD)
      Se amarró fuertemente la tira de cuero sobado que sostenía la capa de guanaco a sus espaldas. Echó furtivas miradas a los cadáveres carancheados por las aves de rapiña, después de la profanación de los cazadores, en dirección contraria a la que habían tomado al partir los primeros al galope y luego al trote de su violador, camino de la sección La Despedida.
    • 2005 Loza, C. Revés de lágrimas [2011] Ar (CORPES)
      No preguntan qué pasa, la suerte está echada y son los elegidos, los responsables de la memoria, para que nadie olvide. Los caballos están prontos, una mula con víveres, dos abrigos blandos y suaves de guanaco su alforja con el oro, que quizá compre un pedazo de felicidad del otro lado de la Cordillera.
    • 2009 Oyarzún Díaz, P. Barragán p. 173 Ch (BD)
      Kurel indicó a sus muchachos dónde sentarse. Después se acercó a Barragán. Cuando ya estaban de pie frente a él, de pronto volteó la cabeza. Tras un instante llegó Tlolk, cubierto por una capa de guanaco que se le veía enorme. El cuerpo del muchacho parecía nadar en ella.
    • 2010 Rodríguez, M. E. De la extinción a la autoafirmación: comunidad Tehuelche p. 417 Ar (BD)
      Recientemente, uno de los familiares de Ramona Lista narró una historia similar: una persona que durante años estuvo encargada de uno de los museos de la provincia les había solicitado en préstamo quillangos (capas de guanacos), matras y otros objetos hacía casi veinte años. Luego de reiterados pedidos de devolución, aceptaron mi sugerencia de plantearlo una vez más, advirtiéndole que le enviarían una carta documento. Ésta no fue necesaria, aunque sólo parte de los objetos fueron reintegrados.
    • 2011 Toledo, N. Patagonia y Antártica p. 113 Ch (BD)
      Julio Popper [...] El 6 de junio de 1893 por la mañana, Julio Popper, a quien se le conoce como "el dictador fueguino", fue encontrado muerto en su casa de Tucumán 373, en Buenos Aires, a los 36 años de edad. El cadáver yacía en el suelo en medio de la pieza, sobre una capa de guanaco que estaba tendida a modo de alfombra. El lecho apareció abierto pero intacto.
  4. 1⟶sinécdoque
    s. m. Carne de guanaco.
    docs. (1805-2018) 12 ejemplos:
    • 1805 González, P. M. Trat Enfermedades Gente Mar p. 481 Esp (BD)
      [Nota 1] La costumbre extiende también su imperio sobre este punto hasta los pueblos salvages. Los indios patagones, que se mantienen de guanacos y otras carnes de monte, llevan consigo un pedazo de sal en piedra, y quando comen lo lamen repetidas veces; siendo este el único medio con que sazonan sus comidas de toda especie.
    • 2018 Mucientes, E. "Venganza en MasterChef" [15-10-2018] El Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Carmen se libró porque siempre cae de pie, pero si hubiera estado allí abajo la venganza de Antonia hubiera sido redonda. Repartió las carnes y lo hizo como sólo ella podía hacerlo: cada ingrediente llevaba veneno. A Santiago le dio el canguro, el más facilito, porque, según ella, Santiago Segura es experto en saltar obstáculos. A Paz le dio el guanaco porque si le caes bien es una sonrisa y si no te escupe (las explicaciones de Antonia las entiende ella y nadie más). A María le dio el cocodrilo.
    • 1805 González, P. M. Trat Enfermedades Gente Mar p. 481 Esp (BD)
      [Nota 1] La costumbre extiende también su imperio sobre este punto hasta los pueblos salvages. Los indios patagones, que se mantienen de guanacos y otras carnes de monte, llevan consigo un pedazo de sal en piedra, y quando comen lo lamen repetidas veces; siendo este el único medio con que sazonan sus comidas de toda especie.
    • 1880 Anónimo "Trad Montevideo Charny (Continuación)" [30-06-1880] El Viagero ilustrado hispano-americano (Barcelona) Esp (HD)
      Nuestro amigo chileno no puede soportar un silencio tan prolongado; la cuestión de la cena le ofrece un interesante asunto para entablar conversación, y á una señal, la mujer alta se acerca. —Sólo tenemos, dice, un poco de guanaco, y tal vez no os agrade. Todos protestan, diciendo que en viaje cualquier cosa es buena. En cuanto á mí, agrádame la idea de probar aquel nuevo alimento. Nos darán, pues, un poco de puchero, ó cocido, y un asado; y en vez de pan tendremos galleta; pero ¿qué importa? Es la costumbre de la localidad, y no se puede pedir más.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] 196 Ar (CDH )
      Su tatita le procuró los bastimentos y él se hizo de charqui de guanaco, harinilla, maíz tostado, yerba y azúcar.
    • 2011 Hanglin, R. "Roca, Lula y Dilma Rousseff" El señor González y otros fachos Ar (CORPES)
      Los malones indios arrean miles de vacunos, que no comen sino comercian, pues su alimento básico es la carne de yegua, de sabor semejante al guanaco ancestral. Muchos blancos exiliados por las guerras civiles, tehuelches dispersos, mestizos de la precordillera y los llanos, se integran a estos ejércitos. Que, en ocasiones, se parecen más bien a partidas de salteadores.
    • 2017 Anónimo "Orígenes patagónicos" [21-11-2017] Tiempo Sur (Río Gallegos): tiemposur.com.ar Ar (HD)
      En la jornada de ayer, indicaron: “La idea de la actividad surgió por tener contacto permanentemente entre las comunidades. Tenemos una fecha en Santa Cruz que es el 20 de noviembre; del nuevo Mashen y significa el inicio de la chulengueada. Ancestralmente se iniciaba un periodo de caza para aprovechar la piel y la carne; por ello se nos ocurrió esta actividad en conjunto. La verdad es que hubo buena convocatoria. Se hicieron milanesas y empanadas de guanaco y música para los presentes”.
    • 2018 Puga, J. M. "Guanaco con puré de calabaza" [01-02-2018] El Comercio (Gijón) Esp (HD)
      Ingredientes: 200 gramos de guanaco. Ocho tomates cherry. 500 gramos de calabaza. Una zanahoria, una patata y media cebolleta. Tres cucharadas de aceite de oliva. 100 ml. de caldo de ave. 50 ml. de nata líquida y sal.
    • 1805 González, P. M. Trat Enfermedades Gente Mar p. 481 Esp (BD)
      [Nota 1] La costumbre extiende también su imperio sobre este punto hasta los pueblos salvages. Los indios patagones, que se mantienen de guanacos y otras carnes de monte, llevan consigo un pedazo de sal en piedra, y quando comen lo lamen repetidas veces; siendo este el único medio con que sazonan sus comidas de toda especie.
    • 1880 Anónimo "Trad Montevideo Charny (Continuación)" [30-06-1880] El Viagero ilustrado hispano-americano (Barcelona) Esp (HD)
      Nuestro amigo chileno no puede soportar un silencio tan prolongado; la cuestión de la cena le ofrece un interesante asunto para entablar conversación, y á una señal, la mujer alta se acerca. —Sólo tenemos, dice, un poco de guanaco, y tal vez no os agrade. Todos protestan, diciendo que en viaje cualquier cosa es buena. En cuanto á mí, agrádame la idea de probar aquel nuevo alimento. Nos darán, pues, un poco de puchero, ó cocido, y un asado; y en vez de pan tendremos galleta; pero ¿qué importa? Es la costumbre de la localidad, y no se puede pedir más.
    • 1880 Anónimo "Trad Montevideo Charny (Continuación)" [30-06-1880] El Viagero ilustrado hispano-americano (Barcelona) Esp (HD)
      Veamos, buen hombre, dice al italiano, ¿quereis que hagamos un trato? —¿Qué trato? —Ya veis que obsequiosos son los habitantes del rancho: he ahí buenas camas, un magnífico brasero; y en esta mesa humeará muy pronto una sopa de guanaco y un asado de exquisito perfume: de todo eso podreis participar con nosotros, si os place. —Pero ¿á qué precio? —Poca cosa: se os exige sólo una serenata á los dueños del local.
    • 1880 Charny, D. "De Montevideo á Santa Rosa de Chile. (Continuación)" [15-07-1880] El Viagero ilustrado hispano-americano (Barcelona) Esp (HD)
      [...] Parece que á vos y vuestros amigos no os desagrada la caza; el tiempo no puede ser más favorable para ir en busca del guanaco, y si quereis, organizaremos una excursión. — ¿Y los maleteros y las mulas? — ¡Ah! estas últimas hallarán siempre yerba que arrancar en los alrededores. En casa tenemos charqui, guanaco y harina, y con esto no se muere nadie de hambre.
    • 1953 Draghi Lucero, J. Noches argentinas [1953] 196 Ar (CDH )
      Su tatita le procuró los bastimentos y él se hizo de charqui de guanaco, harinilla, maíz tostado, yerba y azúcar.
    • 2011 Hanglin, R. "Roca, Lula y Dilma Rousseff" El señor González y otros fachos Ar (CORPES)
      Los malones indios arrean miles de vacunos, que no comen sino comercian, pues su alimento básico es la carne de yegua, de sabor semejante al guanaco ancestral. Muchos blancos exiliados por las guerras civiles, tehuelches dispersos, mestizos de la precordillera y los llanos, se integran a estos ejércitos. Que, en ocasiones, se parecen más bien a partidas de salteadores.
    • 2011 Toledo, N. Patagonia y Antártica p. 77 Ch (BD)
      Martín Gusinde [...] Entre los años 1918 y 1924 realizó cuatro viajes de investigación a las tribus australes, viajes fatigosos donde su vida transcurrió igual que la de los aborígenes, debió dormir en el suelo, comer guanaco semicrudo y no escapó a los piojos... De este modo el sacerdote Gusinde se ganó la confianza de los indígenas fueguinos, de los que aún quedaban algunos miles en esos años.
    • 2015 Gmz Urzaiz, B. "Entrevista a Xoel López" [15-05-2015] El País (Madrid) Esp (HD)
      —¿Qué ruta hicieron? Hicimos tanto la parte argentina como la chilena. Empezamos en Puerto Madryn, viendo pingüinos. Ahí todavía hacía calor y hasta se podía ir a la playa. Se suele ir a ver ballenas, pero en ese momento no había. Lo que sí conocimos fueron los guanacos. Un día nos ofrecieron comer guanaco y no pude. Me daba demasiada pena después de haberlos conocido.
    • 2017 Anónimo "Orígenes patagónicos" [21-11-2017] Tiempo Sur (Río Gallegos): tiemposur.com.ar Ar (HD)
      En la jornada de ayer, indicaron: “La idea de la actividad surgió por tener contacto permanentemente entre las comunidades. Tenemos una fecha en Santa Cruz que es el 20 de noviembre; del nuevo Mashen y significa el inicio de la chulengueada. Ancestralmente se iniciaba un periodo de caza para aprovechar la piel y la carne; por ello se nos ocurrió esta actividad en conjunto. La verdad es que hubo buena convocatoria. Se hicieron milanesas y empanadas de guanaco y música para los presentes”.
    • 2018 Puga, J. M. "Guanaco con puré de calabaza" [01-02-2018] El Comercio (Gijón) Esp (HD)
      Ingredientes: 200 gramos de guanaco. Ocho tomates cherry. 500 gramos de calabaza. Una zanahoria, una patata y media cebolleta. Tres cucharadas de aceite de oliva. 100 ml. de caldo de ave. 50 ml. de nata líquida y sal.
    • 2018 Mucientes, E. "Venganza en MasterChef" [15-10-2018] El Mundo (Madrid) Esp (HD)
      La prueba de eliminación consistía en preparar una serie de proteínas (guanaco, canguro, oreja de cerdo, serpiente y cocodrilo) de la mejor manera posible teniendo en cuenta que ni siquiera el jurado sabía los puntos de cocción ni el resultado que podría salir utilizando como ingrediente principal carnes que casi ninguno había probado.
    • 2018 Mucientes, E. "Venganza en MasterChef" [15-10-2018] El Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Carmen se libró porque siempre cae de pie, pero si hubiera estado allí abajo la venganza de Antonia hubiera sido redonda. Repartió las carnes y lo hizo como sólo ella podía hacerlo: cada ingrediente llevaba veneno. A Santiago le dio el canguro, el más facilito, porque, según ella, Santiago Segura es experto en saltar obstáculos. A Paz le dio el guanaco porque si le caes bien es una sonrisa y si no te escupe (las explicaciones de Antonia las entiende ella y nadie más). A María le dio el cocodrilo.
  5. adj. Gu ES Perteneciente o relativo a El Salvador.
    docs. (1861-2017) 13 ejemplos:
    • 1861 Muñoz, J. R. "La federación americana" [01-01-1861] p. 182 Revista de Sud-América. Anales de la Sociedad de Amigos de la Ilustración (Valparaíso) Ch (HD)
      (Nota 1) Podía proponer una sola república; pero no desconozco que se despertarían los antiguos celos contra Guatemala, lo que vendría a ser una perturbacion peligrosa; por eso hablo de dos repúblicas, una guanaca y otra chapina para que queden anonadadas las antiguas odiosidades.
    • 2017 Anónimo (Redacción) "Jorge Rodríguez, DT del Alianza" [16-08-2017] Diario Deportivo Diez (Tegucigalpa) Ho (HD)
      Sobre las virtudes de su equipo, el técnico guanaco asegura que: "Nosotros tenemos fortalezas, cuento con jugadores creativos, pero nos falta tener mayor claridad. Hay que analizar para ver que el equipo pueda rendir y sacar un triunfo contra el Olimpia". El Alianza de El Salvador viene de eliminar al Platense de Puerto Cortés en la primera fase de la Concacaf League, donde también quedó al margen el Honduras Progreso.
    • 1861 Muñoz, J. R. "La federación americana" [01-01-1861] p. 182 Revista de Sud-América. Anales de la Sociedad de Amigos de la Ilustración (Valparaíso) Ch (HD)
      (Nota 1) Podía proponer una sola república; pero no desconozco que se despertarían los antiguos celos contra Guatemala, lo que vendría a ser una perturbacion peligrosa; por eso hablo de dos repúblicas, una guanaca y otra chapina para que queden anonadadas las antiguas odiosidades.
    • 1863 Anónimo La situación de Centro-América p. 11 Gu (BD)
      Quería que Guatemala se apoderase de una parte de Honduras y el Salvador de otra parte de aquel Estado y del de Nicaragua. Inútil seria preguntar quien habia de ser el Presidente de esa República guanaca, que debia absorver un Estado hoy independiente, y fraccionar otro.
    • 1872 Vicuña Mackenna, B. "Las Repúblicas de la América Central" p. 165 Miscelánea, II Ch (BD)
      Hubo un tiempo en que el Presidente Barrios llegó a lisonjearse con que su círculo de Guatemala secundaria sus miras. «Las miras de Barrios, dice la Gaceta de Nicaragua del 21 de marzo último, eran constituir de Centro América dos repúblicas distintas con los nombres, decia él, de Chapina i Guanaca, gobernando la primera el jeneral Carrera i la segunda el jénio de tan peregrina ambicion.»
    • 2004 Urías, T. "Manyula nos cuenta su historia" [10-10-2004] El Diario de Hoy. Hablemos on line Esp (CORPES)
      Sin embargo, hacía falta una estrella como yo, alguien que diera la bienvenida a los visitantes con mi majestuoso cuerpo de seis mil libras y mi atrayente personalidad. Fue así como el 29 de junio de 1955 llegué por fin a tierras guanacas, procedente de Hamburgo, Alemania, a la tierna edad de cinco años. No vine sola; conmigo viajaron 17 animales más, adquiridos por el Ministerio de Cultura (ya desaparecido) por la cantidad de 50,000 colones (más de cinco mil dólares).
    • 2013 Murphy, R. M. "Salvadoreños fiesta en Long Island" [02-08-2013] El Diario NY (Nueva York): eldiariony.com EU (HD)
      Asimismo, la presencia “guanaca” en Hempstead conmemora la fundación de San Salvador, establecida el 6 de agosto de 1525 y lleva a cabo las fiestas patronales en honor al “Divino Salvador del Mundo”, que se realiza anualmente los días 5 y 6 de agosto, en el país centroamericano. “Es una gran celebración que nos ayuda a mantener viva nuestras tradiciones. Es un festival cultural educativo y la idea es celebrar a la vez que abogamos por una reforma integral migratoria”, dijo Linares.
    • 2017 Anónimo (Redacción) "Jorge Rodríguez, DT del Alianza" [16-08-2017] Diario Deportivo Diez (Tegucigalpa) Ho (HD)
      Sobre las virtudes de su equipo, el técnico guanaco asegura que: "Nosotros tenemos fortalezas, cuento con jugadores creativos, pero nos falta tener mayor claridad. Hay que analizar para ver que el equipo pueda rendir y sacar un triunfo contra el Olimpia". El Alianza de El Salvador viene de eliminar al Platense de Puerto Cortés en la primera fase de la Concacaf League, donde también quedó al margen el Honduras Progreso.
    • 1861 Muñoz, J. R. "La federación americana" [01-01-1861] p. 182 Revista de Sud-América. Anales de la Sociedad de Amigos de la Ilustración (Valparaíso) Ch (HD)
      (Nota 1) Podía proponer una sola república; pero no desconozco que se despertarían los antiguos celos contra Guatemala, lo que vendría a ser una perturbacion peligrosa; por eso hablo de dos repúblicas, una guanaca y otra chapina para que queden anonadadas las antiguas odiosidades.
    • 1863 Anónimo La situación de Centro-América p. 11 Gu (BD)
      Quería que Guatemala se apoderase de una parte de Honduras y el Salvador de otra parte de aquel Estado y del de Nicaragua. Inútil seria preguntar quien habia de ser el Presidente de esa República guanaca, que debia absorver un Estado hoy independiente, y fraccionar otro.
    • 1872 Vicuña Mackenna, B. "Las Repúblicas de la América Central" p. 165 Miscelánea, II Ch (BD)
      Hubo un tiempo en que el Presidente Barrios llegó a lisonjearse con que su círculo de Guatemala secundaria sus miras. «Las miras de Barrios, dice la Gaceta de Nicaragua del 21 de marzo último, eran constituir de Centro América dos repúblicas distintas con los nombres, decia él, de Chapina i Guanaca, gobernando la primera el jeneral Carrera i la segunda el jénio de tan peregrina ambicion.»
    • 2004 Urías, T. "Manyula nos cuenta su historia" [10-10-2004] El Diario de Hoy. Hablemos on line Esp (CORPES)
      Sin embargo, hacía falta una estrella como yo, alguien que diera la bienvenida a los visitantes con mi majestuoso cuerpo de seis mil libras y mi atrayente personalidad. Fue así como el 29 de junio de 1955 llegué por fin a tierras guanacas, procedente de Hamburgo, Alemania, a la tierna edad de cinco años. No vine sola; conmigo viajaron 17 animales más, adquiridos por el Ministerio de Cultura (ya desaparecido) por la cantidad de 50,000 colones (más de cinco mil dólares).
    • 2004 Rojas, M. "El coloso fue territorio de amantes del metal" DiarioCoLatino Esp (CORPES)
      Una mentira más, Justicia ciega, Centro América en pie y Condenados a muerte, fueron parte de las interpretaciones de Aborígenes y de las más apoyadas y coreadas por toda la raza. La antesala de lo que vendría no pudo ser mejor, la agrupación "guanaca" cumplió su cometido, en 40 minutos lograron encender y mantener prendidos los ánimos de rockeros, sobre todo hombres, que ansiaban ver a Sepultura.
    • 2006 Salazar Candel, R. "Aunque ud. no lo crea... desde Chile" DiarioCoLatino.com Esp (CORPES)
      Pero, desde la distancia, lo que sí resulta más deprimente es que nadie denuncia estos bochornosos atropellos a la institucionalidad: la máxima autoridad del país, elegida por el pueblo para que (El) lo represente, vive viajando con su designado, delega pero no delega en los "suplentes" [...] Es abominable el estado de podredumbre alcanzado por El Estado guanaco. Y todos, absolutamente todos, somos responsables, unos más, otros menos, y las excepciones que confirman la regla.
    • 2008 Mendoza Alberto, R. Con un pie aquí y el otro allá Esp (CORPES)
      Espacio donde acaricié la soledad de navidades sin busca ni guas, sin tamales de gallina, sin pan con chumpe. Aislado en mi cuarto de insomnios, observaba a través de los vidrios empañados por el frío, sus reuniones familiares tan diferentes a las nuestras.(Pausa) (Melancólico) (Se abriga nuevamente con la sábana) ¡Ah! ¡Navidades! Sin abrazos guanacos de medianoche, sin esperanza de regresar a mi país el próximo año. Abandonado de besos universitarios, celebrando clandestinamente, mientras escribíamos panfletos para las marchas venideras.
    • 2008 Trejo, C. "Lolitas en jaque" Laprensagráfica.com Esp (CORPES)
      Encontramos varias lolitas salvadoreñas, en total cuatro jóvenes que incursionaron en el universo de la cultura japonesa desde el año 2005. Desde ese entonces, Massiel Rivas, Evelyn Alvarenga, Lorena López y Gracia Cisneros se han dedicado a propagar ese curioso estilo de vida entre la juventud guanaca. [...] Hablan de Japón, de su cultura y su moda, pero F5 quiso saber cuánto conocen estas cuatro jóvenes acerca de El Salvador y sus raíces. Es por eso que las pusimos en jaque con una serie de preguntas de cultura general para ver si daban el ancho en cultura popular guanaca.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco, a [...] adj. Gu, Ho, ES, Ni. Relativo a la República de El Salvador.
    • 2013 Murphy, R. M. "Salvadoreños fiesta en Long Island" [02-08-2013] El Diario NY (Nueva York): eldiariony.com EU (HD)
      Asimismo, la presencia “guanaca” en Hempstead conmemora la fundación de San Salvador, establecida el 6 de agosto de 1525 y lleva a cabo las fiestas patronales en honor al “Divino Salvador del Mundo”, que se realiza anualmente los días 5 y 6 de agosto, en el país centroamericano. “Es una gran celebración que nos ayuda a mantener viva nuestras tradiciones. Es un festival cultural educativo y la idea es celebrar a la vez que abogamos por una reforma integral migratoria”, dijo Linares.
    • 2014 García, L. "Tragedia en un pueblo de Honduras" [28-04-2014] La Prensa (San Pedro Sula) Ho (HD)
      Fueron socorridos por pobladores del cantón de Santa Ana en El Salvador y por la Policía Civil de ese país. Sacaron los cuerpos de las muertas en hamacas y las pasaron a suelo hondureño para evitarse el papeleo y el gasto si se las llevaban a una morgue guanaca. Los heridos fueron trasladados a hospitales y centros de salud salvadoreños. Allá todavía hay una herida que responde al nombre de Antonia Yánez que se debate entre la vida y la muerte en un hospital de San Miguel.
    • 2016 Agencia AFP "Toque de queda en Mapulaca" [09-07-2016] El Heraldo (Tegucigalpa) Ho (HD)
      Tanto la Policía y el Ejército guanaco mantienen un combate frontal con las violentas pandillas que delinquen y que tienen unos 70.000 miembros, de los cuales 13.000 están encarcelados. Desde marzo pasado, el gobierno salvadoreño impulsa medidas extraordinarias de seguridad que incluye, el estado de emergencia en seis centros penales donde están recluídos los antisociales y puso en la lista de los más buscados a cien cabecillas de esas asociaciones delictivas.
    • 2017 Anónimo (Redacción) "Jorge Rodríguez, DT del Alianza" [16-08-2017] Diario Deportivo Diez (Tegucigalpa) Ho (HD)
      Sobre las virtudes de su equipo, el técnico guanaco asegura que: "Nosotros tenemos fortalezas, cuento con jugadores creativos, pero nos falta tener mayor claridad. Hay que analizar para ver que el equipo pueda rendir y sacar un triunfo contra el Olimpia". El Alianza de El Salvador viene de eliminar al Platense de Puerto Cortés en la primera fase de la Concacaf League, donde también quedó al margen el Honduras Progreso.
  6. s. m. y f. Ho Gu Ni Persona originaria o procedente de El Salvador, Honduras y Nicaragua.
    docs. (1865-1997) 14 ejemplos:
    • 1865 Salomé Jil (José Millá y Vidaurre) "El guanaco" p. 41 Cuadros de costumbres guatemaltecas, I Gu (BD)
      Llamamos guanaco, no solamente al que ha nacido en los Estados de Centro-América que no son el de Guatemala, sino á los naturales de los pueblos mismos de la República. [...] Por lo demas y dejando aparte esa mania extravagante, creo seria bueno proponer en los diarios, en forma de charada ó acertijo, la significacion de la palabra guanaco, en el sentido que entre nosotros tiene; pues francamente hablando, no sé qué pueda haber de comun entre el cuadrúpedo rumiante que en la historia natural sé conoce con ese nombre, y el bípedo, mas ó menos racional, que nace fuera de nuestras garitas.
    • 1997 Prensa El Salvador Hoy, 30/01/1997 [1997] Esp (CDH )

      Samuel Stago, estadounidense. Es un enamorado del país de los guanacos. Y, especialmente, de las personas que desde el primer día que arribó le tendieron una mano, "cuando llegué no conocía el idioma y nadie se burló de mí, todo lo contrario, me dieron afecto y ayuda", recuerda don Samuel. "Me gusta el país y la gente, porque es muy amigable. Es muy fácil llevarse con ellos y son trabajadores".

      Al preguntarle sobre lo malo de la personalidad de los salvadoreños, don Samuel duda en contestar, "no puedo pensar en algo especial, yo no creo que cierta nacionalidad tenga algo de malo, hay personas que pueden cultivar sus facultades y aquí se destacan por lo bueno". El tomó una decisión: quedarse en El Salvador toda la vida.

    • 1865 Salomé Jil (José Millá y Vidaurre) "El guanaco" p. 41 Cuadros de costumbres guatemaltecas, I Gu (BD)
      Llamamos guanaco, no solamente al que ha nacido en los Estados de Centro-América que no son el de Guatemala, sino á los naturales de los pueblos mismos de la República. [...] Por lo demas y dejando aparte esa mania extravagante, creo seria bueno proponer en los diarios, en forma de charada ó acertijo, la significacion de la palabra guanaco, en el sentido que entre nosotros tiene; pues francamente hablando, no sé qué pueda haber de comun entre el cuadrúpedo rumiante que en la historia natural sé conoce con ese nombre, y el bípedo, mas ó menos racional, que nace fuera de nuestras garitas.
    • 1874 Berendt, C. H. Palabras Nicaragua Ni (FG)
      GUANACO [...] Apodo dado por los de Guatemala a la gente de Nicaragua y de las otras repúblicas centroamericanas. […] Se dice que deriva no del animal del mismo nombre, sino de guana, una reina cazica que gobernaba en Honduras y El Salvador.
    • 1895 Membreño, A. Hondureñismos, 1.ª ed. Ho (FG)
      Guanaco. Es para el chapín todo centroamericano que no ha nacido en la ciudad de Guatemala. —Garrobo (Veáse esta palabra).
    • 1898 Montúfar, L. Memorias autobiográficas [1988] Gu (CDH )

      El doctor Piñol es uno de aquellos guatemaltecos que creen que en Centroamérica nadie piensa más que ellos; nadie sabe nada ni vale nada en ningún concepto más que ellos. Piñol pertenece al círculo que desprecia todo lo que en Centroamérica existe fuera de las garitas de la ciudad de Guatemala o mejor dicho, fuera de las principales manzanas que rodean la plaza de la capital. Esta no es exageración. Ellos llaman guanaco no sólo a lo que está en Centroamérica fuera de la República de Guatemala sino a todo lo que está fuera de la misma ciudad.

    • 1912 Gay, V. "La enfermedad de Centro América, Mendienta" (Reseña) [01-06-1912] p. 168 La España Moderna (Madrid) Esp (HD)
      De él me ocuparé, dando ahora un resumen del vocabulario de centro-americanismos que inserta el autor al final del libro. He aquí lo más sustancioso: [...] Gallera: Cancha de gallos. Giro: Color amarillento pajizo. Guanaco: El originario de El Salvador, Honduras ó Nicaragua.
    • 1927 RAE DMILE 1.ª ed. (NTLLE)
      GUANACO, CA [...] Guat. Voz despect. con que se designa al nacido en América Central fuera de Guatemala.
    • 1939 Castellón, H. A. DiccNicaraguanismos Ni (NTLLE)
      Guanaco [...] Despectivamente en Guatemala se llama así a los salvadoreños, hondureños y nicaragüenses.
    • 1946 Malaret, A. DiccAmericanismos (NTLLE)
      GUANACO, CA. [...] Guat. Apodo que dan los guatemaltecos a los demás centroamericanos.
    • 1989 RAE DMILE 4.ª ed. (NTLLE)
      guanaco. [...] Guat. Voz despect. con que se designa al nacido en América Central fuera de Guatemala.
    • 1997 Prensa El Salvador Hoy, 30/01/1997 [1997] Esp (CDH )

      Samuel Stago, estadounidense. Es un enamorado del país de los guanacos. Y, especialmente, de las personas que desde el primer día que arribó le tendieron una mano, "cuando llegué no conocía el idioma y nadie se burló de mí, todo lo contrario, me dieron afecto y ayuda", recuerda don Samuel. "Me gusta el país y la gente, porque es muy amigable. Es muy fácil llevarse con ellos y son trabajadores".

      Al preguntarle sobre lo malo de la personalidad de los salvadoreños, don Samuel duda en contestar, "no puedo pensar en algo especial, yo no creo que cierta nacionalidad tenga algo de malo, hay personas que pueden cultivar sus facultades y aquí se destacan por lo bueno". El tomó una decisión: quedarse en El Salvador toda la vida.

    • 1865 Salomé Jil (José Millá y Vidaurre) "El guanaco" p. 41 Cuadros de costumbres guatemaltecas, I Gu (BD)
      Llamamos guanaco, no solamente al que ha nacido en los Estados de Centro-América que no son el de Guatemala, sino á los naturales de los pueblos mismos de la República. [...] Por lo demas y dejando aparte esa mania extravagante, creo seria bueno proponer en los diarios, en forma de charada ó acertijo, la significacion de la palabra guanaco, en el sentido que entre nosotros tiene; pues francamente hablando, no sé qué pueda haber de comun entre el cuadrúpedo rumiante que en la historia natural sé conoce con ese nombre, y el bípedo, mas ó menos racional, que nace fuera de nuestras garitas.
    • 1865 Salomé Jil (José Millá y Vidaurre) "El guanaco" p. 42 Cuadros de costumbres guatemaltecas, I Gu (BD)
      Verdad es que con el aumento de la civilizacion va desapareciendo, por fortuna, el espíritu de localismo; los chapines nos hemos vuelto mas tolerantes; y los guanacos por su parte, al menos en las poblaciones principales, han adelantado con el trato, mas y mas frecuente cada dia, con los extranjeros.
    • 1874 Berendt, C. H. Palabras Nicaragua Ni (FG)
      GUANACO [...] Apodo dado por los de Guatemala a la gente de Nicaragua y de las otras repúblicas centroamericanas. […] Se dice que deriva no del animal del mismo nombre, sino de guana, una reina cazica que gobernaba en Honduras y El Salvador.
    • 1895 Membreño, A. Hondureñismos, 1.ª ed. Ho (FG)
      Guanaco. Es para el chapín todo centroamericano que no ha nacido en la ciudad de Guatemala. —Garrobo (Veáse esta palabra).
    • 1898 Montúfar, L. Memorias autobiográficas [1988] Gu (CDH )

      El doctor Piñol es uno de aquellos guatemaltecos que creen que en Centroamérica nadie piensa más que ellos; nadie sabe nada ni vale nada en ningún concepto más que ellos. Piñol pertenece al círculo que desprecia todo lo que en Centroamérica existe fuera de las garitas de la ciudad de Guatemala o mejor dicho, fuera de las principales manzanas que rodean la plaza de la capital. Esta no es exageración. Ellos llaman guanaco no sólo a lo que está en Centroamérica fuera de la República de Guatemala sino a todo lo que está fuera de la misma ciudad.

    • 1912 Gay, V. "La enfermedad de Centro América, Mendienta" (Reseña) [01-06-1912] p. 168 La España Moderna (Madrid) Esp (HD)
      De él me ocuparé, dando ahora un resumen del vocabulario de centro-americanismos que inserta el autor al final del libro. He aquí lo más sustancioso: [...] Gallera: Cancha de gallos. Giro: Color amarillento pajizo. Guanaco: El originario de El Salvador, Honduras ó Nicaragua.
    • 1927 RAE DMILE 1.ª ed. (NTLLE)
      GUANACO, CA [...] Guat. Voz despect. con que se designa al nacido en América Central fuera de Guatemala.
    • 1939 Castellón, H. A. DiccNicaraguanismos Ni (NTLLE)
      Guanaco [...] Despectivamente en Guatemala se llama así a los salvadoreños, hondureños y nicaragüenses.
    • 1946 Malaret, A. DiccAmericanismos (NTLLE)
      GUANACO, CA. [...] Guat. Apodo que dan los guatemaltecos a los demás centroamericanos.
    • 1980 Arias Cruz, M. Á. Americanismos (FG)
      GUANACO. [...] n. m. (Guat.). Apodo que emplean los guatemaltecas para referirse a los demás centroamericanos.
    • 1989 RAE DMILE 4.ª ed. (NTLLE)
      guanaco. [...] Guat. Voz despect. con que se designa al nacido en América Central fuera de Guatemala.
    • 1997 Prensa El Salvador Hoy, 30/01/1997 [1997] Esp (CDH )
      Para los latinos y, en particular para los guanacos, la violencia es una respuesta primitiva característica de una personalidad inmadura.
    • 1997 Prensa El Salvador Hoy, 30/01/1997 [1997] Esp (CDH )
      "El no prevenir las situaciones no responde a incapacidad para ello; por el contrario, el guanaco es capaz de eso y de mucho más. Es simplemente que prevenir supone pensar en algo negativo que puede suceder, y eso, por lo expuesto anteriormente, nos incomoda y preferimos evitarlo. Resulta más dulce confiar al destino que todo va a salir bien, especialmente, si alguien con un poco de labia nos lo sugiere a la vez que nos menciona alguna de esas cosas que nos tocan el corazón. Los resultados de la irresponsabilidad y la falta de previsión no se sienten tan trascendentes como el verse mezclado a corto plazo en un conflicto, o el asumir las consecuencias".
    • 1997 Prensa El Salvador Hoy, 30/01/1997 [1997] Esp (CDH )

      Samuel Stago, estadounidense. Es un enamorado del país de los guanacos. Y, especialmente, de las personas que desde el primer día que arribó le tendieron una mano, "cuando llegué no conocía el idioma y nadie se burló de mí, todo lo contrario, me dieron afecto y ayuda", recuerda don Samuel. "Me gusta el país y la gente, porque es muy amigable. Es muy fácil llevarse con ellos y son trabajadores".

      Al preguntarle sobre lo malo de la personalidad de los salvadoreños, don Samuel duda en contestar, "no puedo pensar en algo especial, yo no creo que cierta nacionalidad tenga algo de malo, hay personas que pueden cultivar sus facultades y aquí se destacan por lo bueno". El tomó una decisión: quedarse en El Salvador toda la vida.

  7. 1⟶metáfora
    adj. Ár. centroamer. y mex. Ar Ch [Persona] Que tiene poca inteligencia o poco entendimiento.
    docs. (1874-2018) 19 ejemplos:
    • 1874 Berendt, C. H. Palabras Nicaragua Ni (FG)
      GUANACO [...] Adj. Tonto, necio. *Se dice que se deriva no del animal del mismo nombre, sino de guana, una reina cazica que gobernaba en Honduras y El Salvador.
    • 2018 Anónimo "Tremendo cruce" [15-04-2018] Diario Popular (Buenos Aires) Ar (HD)
      Álvaro Zicarelli, fue director de Asuntos Globales del Estado en la actual gestión, pero fue echado por la vicepresidente Gabriela Michetti tras revelarse un video en el que insulta a Cristina Kirchner en una manifestación en Plaza de Mayo. El ex funcionario gubernamental, que se fue envuelto en polémica por su sueldo y labor, se lo ve en el video con fuertes palabras para con la ex presidenta, como "guanaca, víbora, arpía", al tiempo que la acusó de estar relacionado su patrimonio con la dictadura.
    • 1874 Berendt, C. H. Palabras Nicaragua Ni (FG)
      GUANACO [...] Adj. Tonto, necio. *Se dice que se deriva no del animal del mismo nombre, sino de guana, una reina cazica que gobernaba en Honduras y El Salvador.
    • 1894 Barberena, S. I. Quicheísmos pp. 131-132 Esp (BD)
      Guanacos llaman en Guatemala á los hijos de las otras cuatro secciones de Centro América, y aun á los nacidos en los pueblos de aquella República, fuera de la capital, y en particular llaman así á los salvadoreños. Hoy se da al vocablo guanaco la acepción de "tonto, simplón, bayunco, &. &., y de él se forman aguanacado, por "atontado", y guanacada por "bobada, acción ridicula."
    • 1899 Lorente, S. "Oro molido que fuera" [12-08-1899] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Sus columnas se pasaban de endebles para sostener el edificio de la curiosidad pública sobre el cimiento de las impresiones novedosas: salvo los casos en que le llamaba "guanaco" al intendente, ó cuando allá, á las cansadas, conseguía rastrear un concreto municipal descubierto en la mesa de guías, nadie le llevaba el apunte, como no fuese la imprenta que lo munía de erratas indescifrables y deudas medio trabajosas de chancelar.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      GUANACO [...] fig. y fam. Amér. En Costa Rica, Salvador y Chile, simple, bobalicón, tonto.
    • 1939 Alegría, C. Perros hambrientos [1996] Pe (CDH )
      — Manejen bien, guanacos... * —regañaba Chumpi, de momento en momento, volviendo la cara hacia sus subordinados.
    • 1959 Santamaría, F. J. DiccMejicanismos Mx (NTLLE)
      Guanaco, ca. fig. y fam. Simple, bobalicón, tonto. Lo mismo en Costa Rica, Salvador y Chile.
    • 1991 Campmany, J. "La desleal opinión" [25-04-1991] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Lo más chocante de todo es lo que se podría escribir de Martín Toval, que es Gobierno en el Congreso, oposición en la calle, y papandujo, guanaco y marmolillo en cualquier parte. [...] Total, que nuestros sociatas se quedan con el Gobierno, con la oposición y con la bisagra.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco, -a. [...] sust/adj. Mx, Gu, ES, Ni, CR, Py, Ar; Ch, p.u; Pe, juv. Persona tonta o simple. pop + cult → espon.
    • 2018 Anónimo "Tremendo cruce" [15-04-2018] Diario Popular (Buenos Aires) Ar (HD)
      Álvaro Zicarelli, fue director de Asuntos Globales del Estado en la actual gestión, pero fue echado por la vicepresidente Gabriela Michetti tras revelarse un video en el que insulta a Cristina Kirchner en una manifestación en Plaza de Mayo. El ex funcionario gubernamental, que se fue envuelto en polémica por su sueldo y labor, se lo ve en el video con fuertes palabras para con la ex presidenta, como "guanaca, víbora, arpía", al tiempo que la acusó de estar relacionado su patrimonio con la dictadura.
    • 1874 Berendt, C. H. Palabras Nicaragua Ni (FG)
      GUANACO [...] Adj. Tonto, necio. *Se dice que se deriva no del animal del mismo nombre, sino de guana, una reina cazica que gobernaba en Honduras y El Salvador.
    • 1894 Barberena, S. I. Quicheísmos pp. 131-132 Esp (BD)
      Guanacos llaman en Guatemala á los hijos de las otras cuatro secciones de Centro América, y aun á los nacidos en los pueblos de aquella República, fuera de la capital, y en particular llaman así á los salvadoreños. Hoy se da al vocablo guanaco la acepción de "tonto, simplón, bayunco, &. &., y de él se forman aguanacado, por "atontado", y guanacada por "bobada, acción ridicula."
    • 1899 Lorente, S. "Oro molido que fuera" [12-08-1899] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Sus columnas se pasaban de endebles para sostener el edificio de la curiosidad pública sobre el cimiento de las impresiones novedosas: salvo los casos en que le llamaba "guanaco" al intendente, ó cuando allá, á las cansadas, conseguía rastrear un concreto municipal descubierto en la mesa de guías, nadie le llevaba el apunte, como no fuese la imprenta que lo munía de erratas indescifrables y deudas medio trabajosas de chancelar.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      GUANACO [...] fig. y fam. Amér. En Costa Rica, Salvador y Chile, simple, bobalicón, tonto.
    • 1919 Gagini, C. DiccCostarriqueñismos CR (NTLLE)
      Guanaco.— Tonto, necio, bobo, torpe.
    • 1925 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      GUANACO, CA. adj. Argent. y Chile. Torpe, estúpido, tonto.
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      GUANACO [...] fig. Amér. Centr. y Merid. Tonto, simple.
    • 1939 Alegría, C. Perros hambrientos [1996] Pe (CDH )
      — Manejen bien, guanacos... * —regañaba Chumpi, de momento en momento, volviendo la cara hacia sus subordinados.
    • 1939 Castellón, H. A. DiccNicaraguanismos Ni (NTLLE)
      Guanaco. m. Tonto, dundo, bobo, necio.
    • 1948 Valle, A. DiccNicaragüense Ni (NTLLE)
      Guanaco. [...] Tonto, majadero, idiota, ignorante.
    • 1959 Santamaría, F. J. DiccMejicanismos Mx (NTLLE)
      Guanaco, ca. fig. y fam. Simple, bobalicón, tonto. Lo mismo en Costa Rica, Salvador y Chile.
    • 1961 Grosso, A. Zanja [1984] Esp (CDH )

      — No puede ser. No es posible. Ayer tan derechito —se seca también una lágrima formada en un instante—. ¡Cual te dilataste en el recado! ¡Anda y vola a darle el consentimiento! ¡Ahorita despierto al esposo! ¡Ahorita el «carro»está listo para bajar a la señora! Díselo. Dile también que paso a echarme una ropilla y marcho en seguida a consolarle la desgracia. ¡Gafo, Señor, guanaca muerte! ¡Andele no más!

    • 1978 AcChilena DiccHablaChilena Ch (NTLLE)
      guanaco. m. fig. Persona de poca inteligencia.
    • 1990 Álvz Vita, J. DiccPeruanismos Pe (NTLLE)
      guanaco [...] fig. Amér. Central y Merid. Tonto, simple.
    • 1991 Campmany, J. "La desleal opinión" [25-04-1991] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Lo más chocante de todo es lo que se podría escribir de Martín Toval, que es Gobierno en el Congreso, oposición en la calle, y papandujo, guanaco y marmolillo en cualquier parte. [...] Total, que nuestros sociatas se quedan con el Gobierno, con la oposición y con la bisagra.
    • 2010 Academia Mexicana de la Lengua DiccMexicanismos [2010] Mx (BD)
      guanaco, ca. [...] Referido a alguien, tonto o simple. U. t. c. sust.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco, -a. [...] sust/adj. Mx, Gu, ES, Ni, CR, Py, Ar; Ch, p.u; Pe, juv. Persona tonta o simple. pop + cult → espon.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco, ca [...] adj. CR. Referido a persona, poco inteligente y simplona.
    • 2018 Anónimo "Tremendo cruce" [15-04-2018] Diario Popular (Buenos Aires) Ar (HD)
      Álvaro Zicarelli, fue director de Asuntos Globales del Estado en la actual gestión, pero fue echado por la vicepresidente Gabriela Michetti tras revelarse un video en el que insulta a Cristina Kirchner en una manifestación en Plaza de Mayo. El ex funcionario gubernamental, que se fue envuelto en polémica por su sueldo y labor, se lo ve en el video con fuertes palabras para con la ex presidenta, como "guanaca, víbora, arpía", al tiempo que la acusó de estar relacionado su patrimonio con la dictadura.
  8. s. m. y f. ES Gu Ho Ni Persona originaria o procedente de El Salvador.
    docs. (1882-2014) 19 ejemplos:
    • 1882 Batres Montúfar, J. Poesías p. 29 Gu (BD)
      Don Alejo Veraguas era el dueño, / Que aunque había nacido en Comayagua, / Se decia Asturiano ó Estremeño / Porque su tio Don Martin Veragua, / A Portugal se lo llevo pequeño, / Y después á Gijon — á lengua de agua — / Y allí se estuvo hasta que muerto el tio / Por la Habana se vino en un navio. / Por lo cual á pesar de ser guanaco, / En su modo de hablar era europeo, / Y ademas, tan galán, tan currutaco, / Que nadie le igualaba en un paseo [...]
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      guanaco, ca [...] m. y f. El Salv., Guat., Hond. y Nic. salvadoreño (‖ natural de El Salvador). U. t. c. adj.
    • 1882 Batres Montúfar, J. Poesías p. 29 Gu (BD)
      Don Alejo Veraguas era el dueño, / Que aunque había nacido en Comayagua, / Se decia Asturiano ó Estremeño / Porque su tio Don Martin Veragua, / A Portugal se lo llevo pequeño, / Y después á Gijon — á lengua de agua — / Y allí se estuvo hasta que muerto el tio / Por la Habana se vino en un navio. / Por lo cual á pesar de ser guanaco, / En su modo de hablar era europeo, / Y ademas, tan galán, tan currutaco, / Que nadie le igualaba en un paseo [...]
    • 1894 Barberena, S. I. Quicheísmos pp. 131-132 Esp (BD)
      Guanacos llaman en Guatemala á los hijos de las otras cuatro secciones de Centro América, y aun á los nacidos en los pueblos de aquella República, fuera de la capital, y en particular llaman así á los salvadoreños. Hoy se da al vocablo guanaco la acepción de "tonto, simplón, bayunco, &. &., y de él se forman aguanacado, por "atontado", y guanacada por "bobada, acción ridicula."
    • 1898 Salazar, R. A. Conflictos p. 127 Gu (BD)
      —Por eso hizo bien Sotero Carrera, cuando en el año de 40 fusiló más de cien salvadoreños, frente á esa misma fachada; acción que uno de mis amigos llamó "cosecha de pícaros." La Marquesa continuaba en sus lamentos [...] —A mi casa la asaltaron, gritaba doña Manuela, robándose el dinero y las alahajas que habíamos enterrado, y cuyo escondite descubrió un criado infiel que estaba en el secreto —Guanacos brutos, bramaba don Trascíbulo. Era la primera vez que veían el oro y no conociendo su valor andaban por las calles cambiándolo por plata á la par.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] 103 Gu (CDH )
      Y apostara mi cabeza que ésas son cosas de algún guanaco salado y sin vergüenza, de esos que vienen a la ciudad con las mañas del monte.»
    • 1963 Anónimo "Integración centroamericana" [24-03-1963] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Pese a la rivalidad indudable entre "guanacos", "chapines", "pinoleros" o "nicas" y "ticos", el ideal centroamericanista ha sido y es una constante aspiración que va materializándose, en el curso de estos últimos años, impulsada por las exigencias de las relaciones económicas y de las ventajas ofrecidas por la ampliación de una base de mercado [...]
    • 1993 Rovinski, S. Herencia sombras [1993] CR (CDH )
      Solía decirnos que el odio de los pobres nace cuando los ricos se vuelven ostentosos y prepotentes, como les sucede a los guanacos y los chapines, que están en eterna guerra por eso.
    • 1996 Mtz Peñate, Ó. El Salvador: democracia y autoritarismo [2013] p. 36 Esp (BD)
      Estos extranjeros constituyeron la oligarquía y es su descendencia la que sigue condenando a la población cada día a la miseria, mientras que ellos cada día se hacen más millonarios. Sólo el guanaco podía permitirlo. No obstante, es saludable recordar a los salvadoreños que lucharon heroicamente para que este pueblo dejara de ser oprimido.
    • 2001 Quezada, R. Los potros del recuerdo Gu (CORPES)
      Quiero imaginarme de nuevo, creyendo todavía en un mundo carente de miserias, pensando que no nos han pasado los años. Quiero cerrar los ojos y adivinar de nuevo aquel grupo feliz y sin preocupaciones. ¿Me estás oyendo, Rolando? El amigo-hermano que se desapareció en México. Tus ojos picaros mientras le robabas el maíz a aquella guanaca confiada en la tiendecita de la Avenida San José. La que nos daba crédito por los dulces que nos comíamos y se hacía la desentendida mientras le saceabamos granitos de maíz para tirarle a la gente que pasaba por la calle.
    • 2007 Arellano Oviedo, F. Diccionario del Español de Nicaragua Ni (BD)
      guanaco, ca [...] Apodo afectivo que en Centroamerica se les da a los salvadoreños.
    • 2014 Mosquera Aguilar, A. "Catrachos y guanacos" [24-11-2014] Prensa Libre (Ciudad de Guatemala) Gu (HD)
      Los hondureños recibieron su gracioso apodo gentilicio por parte de los guatemaltecos durante la guerra centroamericana contra los filibusteros, de 1856 a 1857. [...] De la misma manera, en la camaradería formada en esa guerra, también se bautizó a los salvadoreños con el hipocorístico de guanaco. [...] Los salvadoreños llamaban a reuniones de coordinación entre los diversos contingentes del ejército centroamericano a la sombra de los guanacastes. De donde cuando se acercaban a la tropa guatemalteca, se sabía que seguramente convocaban a una junta bajo el albergue refrescante de aquel árbol. En consecuencia, los guatemaltecos los llamaron guanacos, porque vivían a la sombra del guanacaste.
    • 1882 Batres Montúfar, J. Poesías p. 29 Gu (BD)
      Don Alejo Veraguas era el dueño, / Que aunque había nacido en Comayagua, / Se decia Asturiano ó Estremeño / Porque su tio Don Martin Veragua, / A Portugal se lo llevo pequeño, / Y después á Gijon — á lengua de agua — / Y allí se estuvo hasta que muerto el tio / Por la Habana se vino en un navio. / Por lo cual á pesar de ser guanaco, / En su modo de hablar era europeo, / Y ademas, tan galán, tan currutaco, / Que nadie le igualaba en un paseo [...]
    • 1894 Barberena, S. I. Quicheísmos pp. 131-132 Esp (BD)
      Guanacos llaman en Guatemala á los hijos de las otras cuatro secciones de Centro América, y aun á los nacidos en los pueblos de aquella República, fuera de la capital, y en particular llaman así á los salvadoreños. Hoy se da al vocablo guanaco la acepción de "tonto, simplón, bayunco, &. &., y de él se forman aguanacado, por "atontado", y guanacada por "bobada, acción ridicula."
    • 1898 Salazar, R. A. Conflictos p. 127 Gu (BD)
      —Por eso hizo bien Sotero Carrera, cuando en el año de 40 fusiló más de cien salvadoreños, frente á esa misma fachada; acción que uno de mis amigos llamó "cosecha de pícaros." La Marquesa continuaba en sus lamentos [...] —A mi casa la asaltaron, gritaba doña Manuela, robándose el dinero y las alahajas que habíamos enterrado, y cuyo escondite descubrió un criado infiel que estaba en el secreto —Guanacos brutos, bramaba don Trascíbulo. Era la primera vez que veían el oro y no conociendo su valor andaban por las calles cambiándolo por plata á la par.
    • 1935 Quer Boule, L. "Costa Rica, Suiza de América" [31-12-1935] Revista de las Españas (Madrid) Esp (HD)
      [Nota número 15] A los nacidos en Costa Rica se les llama ticos, que son las dos sílabas terminales del diminutivo característico en Aragón, tan extendido en Costa Rica (Vicentico, momentico, chiquitico). A los nacidos en Guatemala se les conoce por chapines: a los de El Salvador, guanacos; a los de Honduras, catrachos, y a los de Nicaragua, nicas.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] 103 Gu (CDH )
      Y apostara mi cabeza que ésas son cosas de algún guanaco salado y sin vergüenza, de esos que vienen a la ciudad con las mañas del monte.»
    • 1963 Anónimo "Integración centroamericana" [24-03-1963] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Pese a la rivalidad indudable entre "guanacos", "chapines", "pinoleros" o "nicas" y "ticos", el ideal centroamericanista ha sido y es una constante aspiración que va materializándose, en el curso de estos últimos años, impulsada por las exigencias de las relaciones económicas y de las ventajas ofrecidas por la ampliación de una base de mercado [...]
    • 1993 Rovinski, S. Herencia sombras [1993] CR (CDH )
      Solía decirnos que el odio de los pobres nace cuando los ricos se vuelven ostentosos y prepotentes, como les sucede a los guanacos y los chapines, que están en eterna guerra por eso.
    • 1994 Romero Coto, M. Cédulas ficheros RAE Esp (FG)
      Guanaco. - Apodo de los salvadoreños.
    • 1996 Mtz Peñate, Ó. El Salvador: democracia y autoritarismo [2013] p. 36 Esp (BD)
      Estos extranjeros constituyeron la oligarquía y es su descendencia la que sigue condenando a la población cada día a la miseria, mientras que ellos cada día se hacen más millonarios. Sólo el guanaco podía permitirlo. No obstante, es saludable recordar a los salvadoreños que lucharon heroicamente para que este pueblo dejara de ser oprimido.
    • 2001 Quezada, R. Los potros del recuerdo Gu (CORPES)
      Quiero imaginarme de nuevo, creyendo todavía en un mundo carente de miserias, pensando que no nos han pasado los años. Quiero cerrar los ojos y adivinar de nuevo aquel grupo feliz y sin preocupaciones. ¿Me estás oyendo, Rolando? El amigo-hermano que se desapareció en México. Tus ojos picaros mientras le robabas el maíz a aquella guanaca confiada en la tiendecita de la Avenida San José. La que nos daba crédito por los dulces que nos comíamos y se hacía la desentendida mientras le saceabamos granitos de maíz para tirarle a la gente que pasaba por la calle.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      guanaco [...] m. El Salv., Hond. y Nic. salvadoreño (‖ persona natural de El Salvador).
    • 2004 Tobías, G. N. "Dos almas guanacas" [14-01-2004] El Salvador (San Salvador): elsalvador.com Esp (HD)
      Ambas son guanacas hasta el tuétano, con raíces santanecas por el padre y sonsonatecas por el lado de su madre. [...] Como todo salvadoreño, hacen un desmesurado esfuerzo por ser puntuales en sus compromisos, pero en la mayoría de casos resulta difícil, esto es un “guanaquismo” sin duda. Les gusta el pan dulce, toman café por las mañanas y, en una tarde de muchas ganas, complacen el paladar con un par de nuégados.
    • 2005 Anónimo "Al chilazo" La Tribuna Ho (CORPES)
      Y es que cuando se fallaron los goles muchos se reían como si el partido fuese de mentiritas, lo que no gustó en el palco de Ferrari ni en la gradería de sol. Está un poco raro eso de Tyson en El Salvador. No me informa el cable quién era el cuarto árbitro, porque si era guanaco entraría en sospechas de dolo. De todas maneras ha sido meritoria la victoria del Firpo. Temprano para hacer balances porque esos no se hacen... ¡AL CHILAZO!
    • 2006 Grijalva, W. L. Torola Esp (CORPES)
      —Jorge, Eric planea hacer una visita a El Salvador. Una organización Internacional le ha invitado; va a estar por allá un par de días, y quiso ponerse a nuestras órdenes por si necesitamos algo de allá. —¿Nuestras, Miguel? —Bueno, yo sé que el salvadoreño eres tú, pero yo casi me siento guanaco también. Además, somos un equipo. —Bueno, muchas gracias Eric. Te lo agradezco.
    • 2007 Arellano Oviedo, F. Diccionario del Español de Nicaragua Ni (BD)
      guanaco, ca [...] Apodo afectivo que en Centroamerica se les da a los salvadoreños.
    • 2011 Mendoza Alberto, R. Roque Dalton entre el exilio y la muerte Esp (CORPES)
      [...] los que murieron de paludismo / o de las picadas del escorpión o la Barba Amarilla / en el infierno de las bananeras, / los que lloraron borrachos por el Himno Nacional / bajo el ciclón de pacífico o la nieve del norte, / los arrimados, los mendigos, los mariguaneros, / los guanacos hijos de la gran puta, / los que apenitas pudieron regresar, / los que tuvieron un poquito más de suerte, / los eternos indocumentados, / los hácelo todo, los véndelo todo, los cómelo todo, / los primeros en sacar el cuchillo / los tristes más tristes del mundo, / mis compatriotas, / mis hermanos.
    • 2012 Anónimo "En la Sub-23 no se peca de triunfalismo" La Tribuna Ho (CORPES)
      Mientras la afición hondureña celebró sin reparos la clasificación de El Salvador, los dirigidos por Luis Fernando Suárez no cometen el error de confiarse y saben que el sábado será un partido complicado ante los guanacos. La palabra y actitud triunfalista está vetada en el plantel hondureño, respetando al rival que demostró en fase de grupos ser un equipo técnicamente bien dotado, así como una dinámica que lo convierte en una selección de cuidado.
    • 2014 Mosquera Aguilar, A. "Catrachos y guanacos" [24-11-2014] Prensa Libre (Ciudad de Guatemala) Gu (HD)
      Los hondureños recibieron su gracioso apodo gentilicio por parte de los guatemaltecos durante la guerra centroamericana contra los filibusteros, de 1856 a 1857. [...] De la misma manera, en la camaradería formada en esa guerra, también se bautizó a los salvadoreños con el hipocorístico de guanaco. [...] Los salvadoreños llamaban a reuniones de coordinación entre los diversos contingentes del ejército centroamericano a la sombra de los guanacastes. De donde cuando se acercaban a la tropa guatemalteca, se sabía que seguramente convocaban a una junta bajo el albergue refrescante de aquel árbol. En consecuencia, los guatemaltecos los llamaron guanacos, porque vivían a la sombra del guanacaste.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      guanaco, ca [...] m. y f. El Salv., Guat., Hond. y Nic. salvadoreño (‖ natural de El Salvador). U. t. c. adj.
  9. 7⟶conversión
    s. m. y f. Ár. centroamer. y mex. RD Pe Ár. chil Ár. rioplat. Persona que tiene poca inteligencia o poco entendimiento.
    docs. (1901-2014) 5 ejemplos:
    • 1901 Franceschi, P. "Una instrucción de reclutas" [09-11-1901] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Esta es la voz de alerta, no debe moverse nadie... ¡Yer! Por hileras á la derecha!... paso-blado! ¡Qué barbaridad!... Todavía está ese guanaco haciendo posturas con el fusil. Sargento: seis horas de plantón á Nicoliche por falta de atención á lo que se le manda... ¡Mar! Un-dos-un-dos-un. ¡Barleta, cambie el paso! un-dos, un-dos- ¡cambie el paso, Barleta! dos-un ¡Barleta! ¡Barleta!
    • 1986 Cohen, M. Insomnio [1986] Ar (CDH )
      Y sin embargo, ¿quiero salir? ¿Quiero salir, mercachifles, cafishios del progreso económico, guanacos de la planificación social, fantoches, malparidos? He buscado la humildad, no pretendí otra cosa que no transar con la opulencia, me abracé a la sombra tierna del limonero en el fondo de la casa. Yo amé a Horacio, cuyo dulce cántaro nunca fue inclinado y creí creer que un dios prudente envolvía con la noche los sucesos del tiempo venidero, riéndose, el decrépito, y como Horacio quise ser dueño de mí mismo, o algún día en todo caso cruzar el Egeo en frágil botecito de dos remos. No era mala política. Pero mi Dios, no el mío, ése al que le debo el nombre, nunca fue prudente: tiene pueblos elegidos, y el que está entre los que él selecciona contrae deudas. Qué locura para un judío imitar a Horacio. A pesar de todo la humildad no era mala política.
    • 1988 Cuzzani, A. Disparen zorro [1988] 423 Ar (CDH )

      CALISANOLa que rebalsa la copa sos vos, vieja curda. ¿Cómo te acostaste anoche? Llenaste la botella de agua caliente con gin y se volcó sobre la sábana. ¡Curda! ¡Ya me extrañaba la bolsa en pleno verano!

      MAGDALENACallate, ¡pellizcador de mucamas!

      CALISANO¡Guanaca hedionda!

      GLORIA(emergiendo del sillón.)A ver si dejan dormir y no dicen más palabrotas. Estamos en horario de protección al menor. ¿Qué pensaría mi camionero si los oyese?

      CALISANO¿Cómo?

    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      guanaco [...] m. Am. Persona tonta, simple.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      guanaco, ca [...] m. y f. Arg., Chile, C. Rica, Guat., Hond., Méx., Nic., Par., Perú, R. Dom. y Ur. Persona tonta, simple.
  10. 1⟶metáfora
    adj. Ar [Baldosa] Que despide agua.
    docs. (1934) Ejemplo:
    • 1934 Anónimo "A orillas del Nilo" [24-03-1934] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Así nos decía vez pasada un radioescucha mientras, accionando el dial, saltaba de una estación a otra, como quien salta esas baldositas guanacas después de abundante lluvia. Y era que nuestro radioescucha sintonizaba durante esa hora fatal en que todas las cancionistas se ponen de acuerdo para ejecutar tangos llorones.
  11. Acepción lexicográfica
  12. s. m. y f. Ch Ar "Persona alta y desgarbada, como el guanaco" (Morales Pettorino / Quiroz Mejías / Peña Álvz, DiccChilenismos-1986).
    docs. (1875-1986) 7 ejemplos:
    • 1875 Rdz Benavides, Z. DiccChilenismos Ch (BD)
      Guanaco, a. […] Aunque el guanaco […] es el mas corpulento de los cuadrúpedos indíjenas de Chile, no habríamos hecho figurar su nombre en este Diccionario, si no fuese por el sentido metafórico en que usamos de su nombre tanto en la terminacion masculina como en la femenina. En este sentido indica la persona que por su continente, ademanes, largo cuello i delgadas piernas se asemeja algun tanto a los guanacos.
    • 1986 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, III Ch (NTLLE)
      guanaco [...] desus. Persona alta y desgarbada, como el guanaco.
    • 1875 Rdz Benavides, Z. DiccChilenismos Ch (BD)
      Guanaco, a. […] Aunque el guanaco […] es el mas corpulento de los cuadrúpedos indíjenas de Chile, no habríamos hecho figurar su nombre en este Diccionario, si no fuese por el sentido metafórico en que usamos de su nombre tanto en la terminacion masculina como en la femenina. En este sentido indica la persona que por su continente, ademanes, largo cuello i delgadas piernas se asemeja algun tanto a los guanacos.
    • 1892 Batres Jáuregui, A. Vicios lenguaje Guatemala Gu (BD)
      Guanaco [...] y metafóricamente dicen allí [en Chile] guanaco, tanto en la terminación masculina como en la femenina, de la persona que por su continente, ademanes, largo cuello y delgadas piernas, se asemeja algún tanto á los guanacos, según explica el autor del Diccionario de chilenismos.
    • 1893 Gagini, C. DiccProvincialismos Costa Rica (BD)
      Guanaco [...] nombre de un cuadrúpedo originario de la América del Sur; pero se usa también metafóricamente en aquellas comarcas, para designar á las personas que por su continente se parecen á los guanacos.
    • 1911 Segovia, L. DiccArgentinismos Ar (BD)
      Guanaco [...] Fig. Persona que por su continente, ademanes, largo cuello y delgadas piernas se asemeja algún tanto al guanaco.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      GUANACO [...] fig. Amér. En Chile, individuo alto de cuerpo, huesudo y desmañado.
    • 1925 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      GUANACO, CA. adj. [...] Chile. Persona de piernas delgadas y cuello largo.
    • 1986 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, III Ch (NTLLE)
      guanaco [...] desus. Persona alta y desgarbada, como el guanaco.
  13. Acepción lexicográfica
  14. s. m. y f. Ch coloq. "Persona que escupe mucho al hablar" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    Sinónimo: huanaco, a
    docs. (1917-2010) 7 ejemplos:
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      GUANACO [...] fig. Amér. En Chile, individuo que escupe a otro por injuria, como lo hace el guanaco con los que se le acercan.
    • 1951 Malaret, A. Correcciones Dicc americanismos PR (FG)
      GUANACO, CA. m. y f. Chile. El que acostumbra escupir a otro.
    • 1986 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, III Ch (NTLLE)
      guanaco [...] fig. fam. Persona que acostumbra a escupir.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco, a [...] sust/adj. Ch. metáf. Persona que escupe mucho al hablar. pop ^ desp
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      GUANACO [...] fig. Amér. En Chile, individuo que escupe a otro por injuria, como lo hace el guanaco con los que se le acercan.
    • 1945 Yrarrázabal Larráin, J. M. Chilenismos Ch (FG)
      Guanaco. Niño o persona que acostumbra escupir a otras.
    • 1951 Malaret, A. Correcciones Dicc americanismos PR (FG)
      GUANACO, CA. m. y f. Chile. El que acostumbra escupir a otro.
    • 1961 Villafuerte, C. Voces Catamarca Ar (FG)
      Guanaco [...] Dícese de la persona torpe, sucia, que escupe al hablar.
    • 1977 Sala, M. / Munteanu, D. / Neagu, V. / Sandru-Olteanu, T. LéxIndígena español americano Mx (FG)
      guanaco [...] Chile [...] "persona que escupe a otro por injuria".
    • 1986 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, III Ch (NTLLE)
      guanaco [...] fig. fam. Persona que acostumbra a escupir.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco, a [...] sust/adj. Ch. metáf. Persona que escupe mucho al hablar. pop ^ desp
  15. Acepción lexicográfica
  16. adj. Ar "Persona grosera en sus modales, particularmente la mujer" (Solá, DiccRegionalismosSalta-1947).
    docs. (1947) Ejemplo:
    • 1947 Solá, J. V. DiccRegionalismosSalta Ar (FG)
      Guanaco, ca. adj. Persona grosera en sus modales, particularmente la mujer.
  17. Acepción lexicográfica
  18. s. m. y f. Bo "Hombre muy veloz" (Fdz Naranjo / Gmz Fdz, DiccBolivianismos-1964).
    docs. (1964) Ejemplo:
    • 1964 Fdz Naranjo, N. / Gómez Fdz, D. DiccBolivianismos Bo (NTLLE)
      GUANACO [...] Fig. Hombre muy veloz.
  19. Acepción lexicográfica
  20. adj. Ho "Miedoso y cobarde" (Aguilar Paz, Top y region Hond-1968).
    docs. (1968) Ejemplo:
    • 1968 Aguilar Paz, J. Top y region Hond [1970] Ho (FG)
      GUANACO [...] En Honduras Guanaco es sinónimo de miedoso y cobarde.
  21. Acepción lexicográfica
  22. s. m. y f. Pe desp. "Término despectivo con el que el costeño moteja al poblador andino" (Álvz Vita, DiccPeruanismos-1990).
    docs. (1990) Ejemplo:
    • 1990 Álvz Vita, J. DiccPeruanismos Pe (NTLLE)
      guanaco [...] Perú. Término despectivo con el que el costeño moteja al poblador andino.
  23. Acepción lexicográfica
  24. s. m. y f. Ar coloq. desp. "Persona que actúa con deslealtad o maldad" (Haensch / Werner (dirs.), NDiccArgentinismos-1993).
    docs. (1993) Ejemplo:
    • 1993 Haensch, G. / Werner, R. (dirs.) NDiccArgentinismos Ar (NTLLE)
      guanaco, -a sust/adj [...] coloq. desp. Persona que actúa con deslealtad o maldad.
  25. Acepción lexicográfica
  26. adj. CR desp. "Relativo a la provincia de Guanacaste, Costa Rica" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco, a [...] adj. CR. Relativo a la provincia de Guanacaste, Costa Rica. desp.
  27. Acepción lexicográfica
  28. s. m. y f. Bo "Persona arisca, que rehúye el trato social" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco, -a. [...] sust./adj. Bo. Persona arisca, que rehúye el trato social.
cocear la guanaca
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. Ar "Sufrir los efectos del frío excesivo" (Cáceres Freyre, DiccRegionalismosRioja-1961).
    docs. (1961) Ejemplo:
    • 1961 Cáceres Freyre, J. Diccionario regionalismos Rioja (Argentina) Ar (FG)
      Cocear la guanaca. Con esta frase se quiere significar que se sufren los efectos del frío excesivo. "Anoche nos coceó la guanaca".
escupir como el guanaco
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. Ar "Trabajar en balde" (Vergara Martín, DiccFrases-1929).
    docs. (1929) Ejemplo:
    • 1929 Vergara Martín, G. M. Dicc frases Amér esp (FG)
      GUANACO. Escupir como el guanaco. Fr. fig. Argentina. Trabajar en balde.
flor de guanaco
    Acepción lexicográfica
  • s. f. Ch Bot. "Maihuén" (Morales Pettorino / Quiroz Mejías / Copello Cruz, DiccChilenismos (S)-1987).
hierba (o yerba) del guanaco
  • s. f. Ch Ar Bot. Planta endémica de Argentina y Chile de la familia de las cactáceas, con flores amarillas, frutos con forma ovoide y semillas negras en su interior. Nombre científico: Maihuenia poeppigii.
monte guanaco
  • s. m. Ar Arbusto endémico de Argentina de la familia de las leguminosas de hasta 1 metro de altura, de hoja trifoliada, con espinas en el tallo, flores rojas o anaranjadas y fruto con forma de vaina. Nombre científico: Anarthrophyllum rigidum.
    Sinónimo: mataguanaco
pasto de guanaco
  • s. m. Ch Bot. Planta endémica de Chile de la familia de las fabáceas con flores amarillas. Nombre científico: Adesmia longipes.
pata de guanaco
  • s. f. Ch Bot. Planta endémica de Chile de la familia de las portulacáceas con flores rosadas. Nombre científico: Cistanthe grandiflora.
6.ª Entrega (febrero de 2019)
Versión del 15/02/2019
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
Etim. De guanaco, a1.

Se documenta por primera vez, como 'abrigo o poncho de lana', en 1948, en el segundo volumen de Espigueo, de A. Andrade Chiborga, uso que recoge Malaret en sus Correcciones al Diccionario de americanismos y al Lexicón de fauna y flora. Como 'vehículo policial equipado con cañones de agua que se emplea para disolver manifestaciones o disturbios', se atestigua en 1963, en un artículo de L. Calvo titulado "Santiago de Chile. Las olitas (huelgas) se encrespan y provocan una grave crisis política", publicado en el diario ABC (Madrid). Es una palabra propia de Chile, coloquial, que en muchos ejemplos aparece entrecomillada; en ocasiones, además, se confunde su significado con el de "zorrillo" (véase, por ejemplo, el artículo de 1987 de S. Palacios). Con la acepción 'billete con valor de 20 pesos argentinos', se registra por primera vez en 2018, en el artículo "Convertibilidad" de T. Lubet publicado en Página 12 (Buenos Aires). Este significado es de reciente aparición, puesto que los billetes con la imagen de un guanaco se pusieron en circulación, en Argentina, el 4 de octubre de 2017.

  1. >guanaco
    s. m. Ec Abrigo o poncho de lana de guanaco.
    Sinónimo: huanaco
    docs. (1948-1953) 3 ejemplos:
    • 1948 Andrade Chiborga, A. Espigueo vol. 2, p. Ec (BD)
      Con el zamarro de piel de oveja / y las ozhotas de cuero crudo; / con una anda.da cotona vieja / bajo el guanaco rojo y peludo, / tal como en ese día lejano / que de mi pena fuera testigo [...]
    • 1951 Malaret, A. Correcciones Dicc americanismos PR (FG)
      GUANACO, CA [...] Ecuador. Abrigo o poncho de lana.“…bajo el guanaco rojo y peludo. Alfonso Andrade Ch. (ecuatoriano): Espigueo (Cuenca, Ecuador, 1948).
    • 1952-1953 Malaret, A. Americanismos LengLiterario (FG)
      Guanaco [...] 2. Ecuad. Abrigo o poncho de lana.“…bajo el guanaco rojo y peludo. Alfonso Andrade Ch. (ecuatoriano): Espigueo (Cuenca, Ecuador, 1948) […].
  2. >guanaco
    s. m. Ch coloq. Vehículo policial equipado con cañones de agua que se emplea para disolver manifestaciones o disturbios.
    Sinónimo: huanaco
    docs. (1963-2018) 26 ejemplos:
    • 1963 Calvo, L. "Santiago de Chile grave crisis política" [22-09-1963] ABC (Madrid) Esp (HD)
      [...] entró en la liza el aparejo policíaco (de "carabineros", se dice), con sus mangas de riego y sus bombas lacrimógenas; se entrometieron gentes extrañas y asalariadas; hubo heridos, heridos de un lado y de otro, y, por último, hubo que... las ruedas traseras, ruedas dobles, de un "guanaco" (camión de "carabineros", camión cisterna), queriendo bravamente huir de los chicas y chicas excitados, queriendo escapar de las "olitas", yendo marcha atrás, arrolló y destrozó, lentamente, sin darse cuenta de nada, el cuerpo joven de uno de los huelguistas.
    • 2018 Agencia Efe "Chile represión policial en protestas estudiantiles" [21-05-2018] El Comercio (Quito) Ec (HD)
      Una de las quejas más generalizadas, detalló Matus, tiene relación directa con el actuar de los carabineros de forma previa al final de la manifestación, incluso antes de que haya disturbios, con el uso de los "guanacos" (carros lanza aguas) y el gas lacrimógeno.
    • 1963 Calvo, L. "Santiago de Chile grave crisis política" [22-09-1963] ABC (Madrid) Esp (HD)
      [...] entró en la liza el aparejo policíaco (de "carabineros", se dice), con sus mangas de riego y sus bombas lacrimógenas; se entrometieron gentes extrañas y asalariadas; hubo heridos, heridos de un lado y de otro, y, por último, hubo que... las ruedas traseras, ruedas dobles, de un "guanaco" (camión de "carabineros", camión cisterna), queriendo bravamente huir de los chicas y chicas excitados, queriendo escapar de las "olitas", yendo marcha atrás, arrolló y destrozó, lentamente, sin darse cuenta de nada, el cuerpo joven de uno de los huelguistas.
    • 1968 Lira Massi, E. Cámara p. 63 Ch (BD)
      Parece que todo lo entusiasma. Si se trata de hacer la tradicional colecta para el partido en una concentración, habla más que un charlatán y ni el carabinero de la puerta se queda sin entregar su aporte al partido. Si se trata de una marcha, la encabeza. Se pone delante del guanaco para que lo moje y sigue gritando. Es una sorpresa este comunista con cara de actor yanqui.
    • 1986 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, III Ch (NTLLE)
      guanaco m. fig. fam. Vehículo policial usado para disolver manifestaciones públicas mediante potentes chorros de agua.
    • 1988 Anónimo (J. A. V.) "Guanacos, zorrillos y guascas" [09-10-1988] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Así, por ejemplo, los carabineros —la fuerza destinada este tiempo a reprimir cualquier brote de protesta— son los "pacos" en este singular argot. Sus vehículos también reciben nombres especiales. Están, por ejemplo, los "guanacos", esos camiones mastodónticos dotados de una torreta con mangueras que despiden "aguas hervidas o cochinas", según lamentan sus víctimas, utilizados en las contramanifestaciones.
    • 1995 Donoso, J. Morir elefantes [1995] Ch (CDH )
      Era un follaje diferente de aquellos remotos túneles de plátanos adonde arrastró una tarde a Nina, empapada y vestida de rojo —«¿por qué se te ocurrió justo hoy vestirte de colorado, si vas a una manifestación política?, ¿no ves que eso te marca?»—, después de que los guanacos de Pinochet disolvieran una manifestación de mujeres contra el dictador.
    • 1997 Prensa Revista Hoy, 28/07-03/08/1997 [1997] Ch (CDH )
      — ¿Tirar piedras a los guanacos, a los carabineros, barricadas?
    • 2003 Martínez, I. Las orillas del océano Ur (CORPES)
      Las fuerzas militares se pusieron en formación semicircular y aguardaron. Por el centro de la calle apareció un camión escupiendo aguapara todos lados [...] Otros dos muchachos treparon el "ropero" escupidor y una vez en su parte más alta tomaron los caños por donde salía el agua y comenzaron a doblarlos hacia arriba en un despliegue de fuerza, indignación y valentía. En pocos segundos el inmenso rodado, apodado por la gente "el guanaco", quedó escupiendo tímidos chorlitos para arriba, sobre sí mismo, con si fuera una pequeña fuente de plaza, perdiendo toda efectividad y ganando el ridículo y las carcajadas del gentío que aplaudió con toda el alma a los osados manifestantes [...]
    • 2018 Agencia Efe "Chile represión policial en protestas estudiantiles" [21-05-2018] El Comercio (Quito) Ec (HD)
      Una de las quejas más generalizadas, detalló Matus, tiene relación directa con el actuar de los carabineros de forma previa al final de la manifestación, incluso antes de que haya disturbios, con el uso de los "guanacos" (carros lanza aguas) y el gas lacrimógeno.
    • 1963 Calvo, L. "Santiago de Chile grave crisis política" [22-09-1963] ABC (Madrid) Esp (HD)
      [...] entró en la liza el aparejo policíaco (de "carabineros", se dice), con sus mangas de riego y sus bombas lacrimógenas; se entrometieron gentes extrañas y asalariadas; hubo heridos, heridos de un lado y de otro, y, por último, hubo que... las ruedas traseras, ruedas dobles, de un "guanaco" (camión de "carabineros", camión cisterna), queriendo bravamente huir de los chicas y chicas excitados, queriendo escapar de las "olitas", yendo marcha atrás, arrolló y destrozó, lentamente, sin darse cuenta de nada, el cuerpo joven de uno de los huelguistas.
    • 1968 Lira Massi, E. Cámara p. 63 Ch (BD)
      Parece que todo lo entusiasma. Si se trata de hacer la tradicional colecta para el partido en una concentración, habla más que un charlatán y ni el carabinero de la puerta se queda sin entregar su aporte al partido. Si se trata de una marcha, la encabeza. Se pone delante del guanaco para que lo moje y sigue gritando. Es una sorpresa este comunista con cara de actor yanqui.
    • 1968 Lira Massi, E. Cámara p. 126 Ch (BD)
      Siempre muy compuesta, siempre muy arreglada, pero capaz de cualquier cosa. En su citroneta es más peligrosa que un alemán dentro de un pánzer. Una vez acorraló a un "guanaco". Se le cruzó por delante y lo dejó contra una muralla sin posibilidad de maniobra.
    • 1977 Sala, M. / Munteanu, D. / Neagu, V. / Sandru-Olteanu, T. LéxIndígena español americano Mx (FG)
      guanaco [...] Chile [...] "carro policial".
    • 1983 Prensa Revista Hoy, 28/12/1983-03/01/1984 [1983] Ch (CDH )
      Junto con las marchas y protestas, en marzo debutaron los carros lanza agua —"guanacos"—, para disolver la denominada "marcha del hambre".
    • 1986 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, III Ch (NTLLE)
      guanaco m. fig. fam. Vehículo policial usado para disolver manifestaciones públicas mediante potentes chorros de agua.
    • 1987 Palacios, S. "Incidentes ante Su Santidad en Santiago" [04-04-1987] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      Las fuerzas de seguridad recurrieron a los camiones con de agua a presión, y los llamados “guanacos”, unos pequeños vehículos de fácil desplazamiento que arrojan gases de potentísimo contenido tóxico. El enfrentamiento se tornó entonces durísimo. Los manifestantes atacaron los “guanacos” que, contrariando órdenes superiores, comenzaron a arrojar el gas tóxico, provocando mareos y desmayos en mucha gente.
    • 1987 Sartor, M. "Argentinismos, neologismos y extranjerismos" AIL, 13 Ar (FG)
      GUANACO m. Además de designar al conocido animal, en Chile se aplica a un camión hidrante que la policía emplea a veces para arrojar agua contra las personas que realizan manifestaciones políticas. La comparación se debe a la costumbre de escupir, frente al peligro, que tiene el guanaco.
    • 1988 Anónimo (J. A. V.) "Guanacos, zorrillos y guascas" [09-10-1988] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Así, por ejemplo, los carabineros —la fuerza destinada este tiempo a reprimir cualquier brote de protesta— son los "pacos" en este singular argot. Sus vehículos también reciben nombres especiales. Están, por ejemplo, los "guanacos", esos camiones mastodónticos dotados de una torreta con mangueras que despiden "aguas hervidas o cochinas", según lamentan sus víctimas, utilizados en las contramanifestaciones.
    • 1990 Steel, B. DiccAmericanismos (FG)
      guanaco [...] fam. Ch. camión policial con cañón de agua.
    • 1995 Donoso, J. Morir elefantes [1995] Ch (CDH )
      Era un follaje diferente de aquellos remotos túneles de plátanos adonde arrastró una tarde a Nina, empapada y vestida de rojo —«¿por qué se te ocurrió justo hoy vestirte de colorado, si vas a una manifestación política?, ¿no ves que eso te marca?»—, después de que los guanacos de Pinochet disolvieran una manifestación de mujeres contra el dictador.
    • 1996 Prensa Revista Hoy, 07-13/07/1997 [1996] Ch (CDH )
      Fueron los primeros sit in: todos sentados en el suelo a lo Gandhi y llegaron los guanacos y los pacos al Campus Oriente.
    • 1997 Prensa Revista Hoy, 30/12/1996-05/01/1997 [1997] Ch (CDH )
      16 Germán Quintana hace entrega de 20 nuevos guanacos a Carabineros de Chile.
    • 1997 Prensa El Salvador Hoy, 17/04/1997 [1997] Esp (CDH )
      Los organizadores se preguntaban cuándo llegarían los guanacos, pues no tenían ninguna información.
    • 1997 Prensa Revista Hoy, 28/07-03/08/1997 [1997] Ch (CDH )
      — ¿Tirar piedras a los guanacos, a los carabineros, barricadas?
    • 2003 Martínez, I. Las orillas del océano Ur (CORPES)
      Las fuerzas militares se pusieron en formación semicircular y aguardaron. Por el centro de la calle apareció un camión escupiendo aguapara todos lados [...] Otros dos muchachos treparon el "ropero" escupidor y una vez en su parte más alta tomaron los caños por donde salía el agua y comenzaron a doblarlos hacia arriba en un despliegue de fuerza, indignación y valentía. En pocos segundos el inmenso rodado, apodado por la gente "el guanaco", quedó escupiendo tímidos chorlitos para arriba, sobre sí mismo, con si fuera una pequeña fuente de plaza, perdiendo toda efectividad y ganando el ridículo y las carcajadas del gentío que aplaudió con toda el alma a los osados manifestantes [...]
    • 2006 Jaramillo, B. "Soltando amarres" La Nación.cl Ch (CORPES)
      Pasaron de ser los malos de la película a ser la vanguardia a un nuevo trato de los conflictos. Y, en gran medida, por la habilidad extraordinaria que mostraron los alumnos de los liceos públicos de salir de la calle y encerrarse en sus establecimientos, sin dar posibilidad alguna a guanacos, lumazos y gases. Y el debate quedó servido en la mesa.
    • 2007 Banda Zúñiga, H. Los Bezanilla de arriba y los de abajo Ch (CORPES)
      La protesta marcha que fue denominada "marcha de las cacerolas", tomó un cariz serio cuando jóvenes de derecha que marchaban a la cabeza para defenderlas y abrirles paso con la intención de llegar hasta la Moneda, fueron interceptados por manifestantes de las brigadas de la Unidad Popular, provocándose una seria escaramuza que obligó a la policía disolver la manifestación utilizando los carros lanza agua, conocidos por la población como "guanacos".
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      guanaco [...] m. Ch. metáf. Vehículo policial blindado de grandes dimensiones equipado con mangueras de agua en la parte superior que se emplea para disolver manifestaciones o disturbios.
    • 2010 Salinas Santelices, O. "Historias de mujeres feas" Historias de mujeres feas Ch (CORPES)
      Estimado profesor... hoy no voy a poder ir a clases porque estamos en movilización pingüina... así que... ¡Viva la jota y el glorioso Partido Comunista! Vamos a tirar piedras a los pacos y a arrancar del guanaco... ¡Métanse la LOSE por la raja! Y el gobierno vale hongo profesor, la oposición vale callampa, profesor, y va a quedar la cagada...
    • 2011 Anónimo "Imágenes alternativas de la marcha en Santiago" Soychile.cl Ch (CORPES)
      En la masiva marcha de los estudiantes se pudo ver distintas expresiones para manifestar su descontento con las autoridades, desde guanacos que acompañaron la marcha a las ya característica marionetas. La masiva marcha convocada por los estudiantes en una nueva jornada de movilizaciones ha reunido al menos más de 80 mil personas. En las redes sociales las fotos que confirman la gran convocatoria se han repetido.
    • 2012 Henríquez, T. "Las tentaciones de San Antonio" XIV y XV Muestra de Dramaturgia Nacional Ch (CORPES)
      Manzana: Esos viejos sí que son zorros. Si hasta los pacos les tienen miedo. Cuando hay protesta llenan el puerto de guanacos, zorrillos y cuanta mierda con ruedas tienen. Despejan la carretera, pero los viejos se vuelven a meter. Si no son tarros, son neumáticos. Si no son planchas de zinc hasta lanchas queman pa' que los empresarios paren la mano... Esos viejos si que son bravos. Deberían aprender de ellos.
    • 2013 Anónimo (El Corresponsal) "Marcha de estudiantes chilenos" [28-05-2013] Agencia Télam (Buenos Aires) Ar (HD)
      En esta línea, Isabel Salgado [...] recalcó que no iban a seguir soportando los abusos de la Intendencia Metropolitana, por lo que no estaban dispuestos a aceptar el recorrido que "al Gobierno se le ocurra". En el mismo contexto, Salgado destacó también que "vemos que ni la lluvia ni la supensión de clases ha influido, vemos también como la represión se hace presente donde está un zorrillo (carros lanza gases), un guanaco (carros lanza agua) y millones de Fuerzas Especiales".
    • 2015 Agencia BBC "Rodrigo Avilés, movilizaciones en Chile" [29-05-2015] El Mostrador (Santiago de Chile) Ch (HD)
      A pesar de que, según testigos, el grupo marchaba pacíficamente, Carabineros —la policía chilena—, desplegó su unidad de Fuerzas Especiales, encargada de dispersar a los manifestantes y de evitar saqueos. Varios efectivos y dos carros lanzaaguas (conocidos localmente como "guanacos") llegaron al lugar. Allí, uno de los carros le disparó a Rodrigo a quemarropa.
    • 2017 Tupper, P. "Taxistas en contra de Uber y Cabify" [07-11-2017] La Nación (Santiago de Chile) Ch (HD)
      Posteriormente llegaron al palacio de gobierno para entregar su reclamo y manifestar su malestar a las autoridades, lugar donde se encontraron con el “guanaco” de carabineros disolviendo la manifestación anterior generada por el bautizado “Bus del Odio”. De todos modos, los choferes lograron entregar su petitorio a las autoridades de gobierno.
    • 2018 Agencia Efe "Chile represión policial en protestas estudiantiles" [21-05-2018] El Comercio (Quito) Ec (HD)
      Una de las quejas más generalizadas, detalló Matus, tiene relación directa con el actuar de los carabineros de forma previa al final de la manifestación, incluso antes de que haya disturbios, con el uso de los "guanacos" (carros lanza aguas) y el gas lacrimógeno.
  3. >guanaco
    s. m. Ar coloq. Billete con valor de 20 pesos argentinos.
    docs. (2018) Ejemplo:
    • 2018 Lubet, T. "Convertibilidad" [13-01-2018] Página 12 (Buenos Aires) Ar (HD)
      Pero lo que me alegró de verdad, al regresar, fue enterarme de la nueva convertibilidad. Eso sí, la de ahora es mucho mejor que la anterior, es muy superior, así que usted no vaya asustarse o, mejor dicho, no vaya a sumarse a la campaña del miedo porque mejor es la campaña del desierto. Es que como dijo alguno, las campañas son de nosotros, los miedos son ajenos. Vamos amigo, no me diga que no se dio cuenta. Ahora, un dólar es igual a un guanaco. Y ni se le ocurra llamar “20 pé” al guanaco, porque para eso pusieron al animalito. Así es, usted tiene un guanaco y listo, es poseedor de un Washington. O sea, usted escupe y tiene un verde, pero no es cuestión de andar con groserías.
6.ª Entrega (febrero de 2019)
Versión del 15/02/2019
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
Etim. Voz de origen desconocido.

Se documenta por primera vez, como adjetivo y con la acepción '[persona] que es de la etnia indígena de los guanacas', en 1877, en el Vocabulario páez-castellano. Catecismo, menciones gramaticales i dos pláticas de E. Castillo Orozco. Como sustantivo, con la acepción 'miembro de la etnia indígena de los guanacas', se registra en la misma obra. Como 'perteneciente o relativo a los guanacas' se registra en 2014, en un artículo publicado en Ciencia Política (Bogotá). Es un vocablo poco frecuente y restringido, como puede observarse, a obras de orientación histórica y etnográfica.

  1. adj. [Persona] Que es de la etnia indígena de los guanacas.
    docs. (1877-2014) 4 ejemplos:
    • 1877 Castillo Orozco, E. Vocabulario páez-castellano p. 8 (BD)
      El P. Rodríguez [...] dice que «su habitacion es en la cumbre y laderas y vertientes de la Cordillera de Guánacas, sierra muy fria que llaman el Páramo de las Papas, por el cual era entónces el camino [de Quito a Cartajena] cogiéndole desde el pueblo de la Cruz sin llegar a Popayan sino a otro lugar llamado Timaná;» pero eso no me parece exacto, pues el Guanácas está más al sur de los páeces, i en él habitaban los indios guanacos, de lengua i costumbres diferentes, como lo apunto en las palabras Móguexs i Paisquigue.
    • 1877 Castillo Orozco, E. Vocabulario páez-castellano pp. 68-69 (BD)
      Paisquigue, la provincia de Páez. Los curatos que hai en ella son tres, éste de Tálaga [...], más afuera el de la Caldera [...], más afuera el de Toboima, en el camino real que se trafica de Cartejena de este Reino de Santa Fé para el de Perú. El de los indios guanacos está en diversa provincia i allí se habla diferente idioma [...].
    • 2002 Camacho, I. "O Laeken, o Génova" [11-03-2002] ABC (Madrid) Esp (HD)
      La antiglobalización es un movimiento heterogéneo, abierto y plural en el que lo mismo caben voluntarios de Caritas o Médicos sin Fronteras que portavoces de los indios guanacos, activistas contra el trasvase el Ebro o estudiantes asustados ante la reválida. Todos tienen en común una cierta dosis de rebeldía contra el sistema y el pensamiento dominante y una abierta y pacífica inexperiencia en la complicada táctica del activismo callejero.
    • 2014 Peña Echevarría, G. "Imágenes religiosas" [01-01-2014] n.º 17, p. 215 Ciencia Política (Bogotá) Co (HD)
      Este imaginario se revela en los relatos de los representantes de las comunidades religiosas que venían comprometidas con el proyecto de salvar e incorporar almas al poder espiritual de la Iglesia, durante el proceso de adoctrinamiento de los indios guanacos y paeces durante los siglos XVI, XVII y XVIII en la región de Tierradentro, que incluye el municipio de Inzá.
  2. s. m. pl. Miembro de la etnia indígena de los guanacas.
    docs. (1877-2014) 3 ejemplos:
    • 1877 Castillo Orozco, E. Vocabulario páez-castellano p. 49 (BD)
      Espíritu santo, se pronuncia como en nuestro castellano vulgar porque no hai voz que lo signifique en esta lengua páez, ni en otra de este Obispado de Popayan, porque los Incas, Guanacos, Puracées, Guambianos, Chocóes i Andaquíes todos pronuncian Dios de un mismo modo.
    • 1911 Fabo Campos, P. "Affinités des langues, Beuchat et Rivet" (Reseña) [01-12-1911] p. 271 España y América (Madrid) Esp (HD)
      Tres agrupaciones lingüísticas sobresalen en sus páginas: la primera, que comprende á los canapos, colimas, panipas, muzos, nauras, paeces, panches, paniquitas, paptoros y pijaos; la segunda, á los coconucos, guanacos, guambíanos, moguejos, pubenanos, mosqueras, polindaras y totoros, y la tercera, á los barbacoas, cayapas, colorados, cuaiqueres, iscuandés, manivís y telembís.
    • 2014 Peña Echevarría, G. "Imágenes religiosas" [01-01-2014] n.º 17, p. Ciencia Política (Bogotá) Co (HD)
      Muy a pesar de esta visión sobre el carácter apacible de los guanacos, encontramos testimonios que afirman que en realidad el proceso de confinamiento y cristianización de los mismos, si bien no requirió de una guerra tan cruenta y prolongada como la llevada a cabo al norte del rio Ullucos con los Nasa, si afrontó una porfiada resistencia cultural de parte de los guanacos.
  3. adj. Co Perteneciente o relativo a los guanacas.
    docs. (2014) 2 ejemplos:
    • 2014 Peña Echevarría, G. "Imágenes religiosas" [01-01-2014] n.º 17, p. 211 Ciencia Política (Bogotá) Co (HD)
      El proceso de cristianización se inicia como se dijo, en 1613 con la misión jesuita, siendo los primeros misioneros los sacerdotes Ignacio Navarro, Gaspar Cujía, Pedro de Cáceres y Francisco de Orta, empresa que inicialmente, no arroja muy buenos resultados en el territorio guanaco a juzgar por los testimonios de los propios misioneros que dan cuenta de las infinitas dificultades que vivieron viviendo en terrenos inhóspitos, entre gente que describían como huraña y salvaje.
    • 2014 Peña Echevarría, G. "Imágenes religiosas" [01-01-2014] n.º 17, p. 214 Ciencia Política (Bogotá) Co (HD)
      La comunidad guanaca, a expensas del adoctrinamiento del que fueron objeto y del desmembramiento social que implicó la implementación de la encomienda, la mita4 y la guerra, sufre un proceso de reducción de la población al tiempo que, de manera paradójica, se reapropian una serie de instituciones y símbolos impuestos por la colonia, tales como el resguardo, el cabildo y las imágenes religiosas.
6.ª Entrega (febrero de 2019)
Versión del 15/02/2019
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
Etim. Voz de origen desconocido.

Se documenta por primera vez, con la acepción 'iguánido de hasta 1,3 metros de longitud, originario de México y Centroamérica, con cuerpo de color gris o negruzco, cresta dorsal, patas cortas y cola anillada y con escamas espinosas', en 1832, en la Traducción de Vida y viajes de Cristóbal Colón, por Washington Irving; en 1897 se consigna en los Hondureñismos de Membreño. Como resultado de la sinécdoque, se registra también en 1832 (en la obra ya citada: Traducción de Vida y viajes de Cristóbal Colón, por Washington Irving), con la acepción 'carne de guanaco'.

Finalmente, en 1906 se consigna en el Vocabulario de provincialismos argentinos y bolivianos de Bayo, como voz propia de Bolivia, con la acepción 'parásito arador cuya picadura produce tumores malignos'.

    Acepción en desuso
  1. s. m. Ho Iguánido de hasta 1,3 metros de longitud, originario de México y Centroamérica, con cuerpo de color gris o negruzco, cresta dorsal, patas cortas y cola anillada y con escamas espinosas. Nombre científico: Ctenosauria similis .
    docs. (1832-1970) 7 ejemplos:
    • 1832 Anónimo Trad Vida Colón Irving p. 38 Esp (BD)
      No habia en estas islas otros animales que lagartos, perros mudos, cierta especie de conejos, llamados utia por los indios, y guanacos. El último le miraban los españoles con horror y asco, suponiendo que fuese alguna fiera y nociva serpiente; pero luego conocieron su mansedumbre y supieron que la estimaban como un manjar esquisito los indios.
    • 1897 Membreño, A. Hondureñismos, 2.ª ed. Ho (BD)
      Garrobo ó guanaco.- (Lacerta horrida). Saurio de fuerte piel escamosa.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      GUANACO [...] Amér. En Honduras, garrobo, 2ª acep. ( || reptil nauseabundo y de aspecto repulsivo, que vive en la América Central).
    • 1951 Izaguirre, C. "Hondureñismos" [01-01-1951] Boletín de la Academia Hondureña (Tegucigalpa) Ho (HD)
      GUANACO, CA. (de guanco) m. y f. Garrobo, y por extensión, y en sentido figurado, campesino rústico.
    • 1970 Malaret, A. Lexicón fauna flora (NTLLE)
      GUANACO, CA. [...] Hond. Garrobo, reptil.
    • 1832 Anónimo Trad Vida Colón Irving p. 38 Esp (BD)
      No habia en estas islas otros animales que lagartos, perros mudos, cierta especie de conejos, llamados utia por los indios, y guanacos. El último le miraban los españoles con horror y asco, suponiendo que fuese alguna fiera y nociva serpiente; pero luego conocieron su mansedumbre y supieron que la estimaban como un manjar esquisito los indios.
    • 1832 Anónimo Trad Vida Colón Irving p. 89 Esp (BD)
      Habia muchos peces utias y guanacos, unos colgados de los árboles, y otros asándose al fuego.
    • 1897 Membreño, A. Hondureñismos, 2.ª ed. Ho (BD)
      Garrobo ó guanaco.- (Lacerta horrida). Saurio de fuerte piel escamosa.
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      GUANACO [...] Amér. En Honduras, garrobo, 2ª acep. ( || reptil nauseabundo y de aspecto repulsivo, que vive en la América Central).
    • 1931 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      Guanaco [...] Hond. Garrobo, reptil.
    • 1951 Izaguirre, C. "Hondureñismos" [01-01-1951] Boletín de la Academia Hondureña (Tegucigalpa) Ho (HD)
      GUANACO, CA. (de guanco) m. y f. Garrobo, y por extensión, y en sentido figurado, campesino rústico.
    • 1970 Malaret, A. Lexicón fauna flora (NTLLE)
      GUANACO, CA. [...] Hond. Garrobo, reptil.
  2. Acepción en desuso
  3. 1⟶sinécdoque
    s. m. Carne de guanaco.
    docs. (1832-1858) 3 ejemplos:
    • 1832 Anónimo Trad Vida Colón Irving p. 128 Esp (BD)
      Fueron conducidos el Adelantado y sus oficiales á la casa de Behechio, donde se les sirvió un banquete de útias, mucha variedad de pescado de mar y rio, con las raices y gustosas frutas que formaban el principal alimento de los indios. Allí vencieron los españoles por primera vez su repugnancia al guanaco, plato favorito de los indios, y mirado por los blancos con la mayor aversion. El Adelantado, deseando acostumbrarse á los usos del pais, fue el primero que gustó este animal, habiéndole Ancaona invitado amablmente á ello. Sus compañeros imitaron el ejemplo, y le hallaron gustosísimo y delicado; y desde entónces gozó el guanaco de alta reputacion entre los epicúreos españoles.
    • 1858 Orellana, F. J. Cristóbal Colón, historia popular p. 533 Esp (BD)
      Pero con gran sentimiento de Mattinao y de su hermana, don Juan no quiso probar un plato, que se le presentó como el manjar mas delicioso, y al cual daban ellos el nombre de guanaco: era compuesto de la carne de unos reptiles, como lagartos, llamados iguanas, que naturalmente debieron producir al joven aventurero una invencible repugnancia.
    • 1858 Orellana, F. J. Cristóbal Colón, historia popular p. 533 Esp (BD)
      [Nota 1] Algunos años despues, el Adelantado, hermano de Colon, fué el primero que se aventuró á probar el guanaco, y lo encontró esquisito; desde entonces no tuvieron reparo los españoles en regalarse con él.
  4. Acepción lexicográfica
  5. s. m. Bo "Parásito arador cuya picadura produce tumores malignos" (Malaret, Lexicón fauna flora-1970).
    docs. (1894-1977) 6 ejemplos:
    • 1894 Bayo, C. VocProvincialismos argentinos y bolivianos [1894] (FG)
      GUANACO [...] Parásito arador cuya picadura produce tumores malignos.
    • 1970 Malaret, A. Lexicón fauna flora (NTLLE)
      GUANACO, CA. [...] m. Bol. Parásito arador cuya picadura produce tumores malignos.
    • 1975 Sanabria Fdz, H. Habla popular Sta Cruz Bo (FG)
      GUANACO. Cierto insecto que vive entre la yerba rastrera y el pasto. Su picadura es ponzoñosa.
    • 1977 Sala, M. / Munteanu, D. / Neagu, V. / Sandru-Olteanu, T. LéxIndígena español americano Mx (FG)
      guanaco [...] Bol. parásito arador.
    • 1894 Bayo, C. VocProvincialismos argentinos y bolivianos [1894] (FG)
      GUANACO [...] Parásito arador cuya picadura produce tumores malignos.
    • 1931 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      Guanaco [...] m. Bol. Parásito arador cuya picadura produce tumores malignos.
    • 1942 F.J. Santamaría. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      GUANACO, CA. [...] En Bolivia, parásito arador cuyo piquete produce tumores malignos.
    • 1970 Malaret, A. Lexicón fauna flora (NTLLE)
      GUANACO, CA. [...] m. Bol. Parásito arador cuya picadura produce tumores malignos.
    • 1975 Sanabria Fdz, H. Habla popular Sta Cruz Bo (FG)
      GUANACO. Cierto insecto que vive entre la yerba rastrera y el pasto. Su picadura es ponzoñosa.
    • 1977 Sala, M. / Munteanu, D. / Neagu, V. / Sandru-Olteanu, T. LéxIndígena español americano Mx (FG)
      guanaco [...] Bol. parásito arador.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE