9.ª Entrega (septiembre de 2020)
Versión del 30/09/2020
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
Etim. Préstamo del francés kangourou, voz atestiguada en esta lengua al menos desde 1774; y esta, a su vez, del inglés kangaroo, registrada al menos desde 1773 y, con la variante kanguroo, desde 1774 (véase TLF, s. v. kangourou y OED, s. v. kangaroo).

Se documenta por vez primera, con la acepción 'mamífero marsupial herbívoro de la familia de los macropódidos, originario de Oceanía, de hasta 3 metros de longitud, con la cabeza pequeña y dos grandes incisivos centrales en ambas mandíbulas, las extremidades anteriores cortas y las posteriores fuertes y poderosas, al igual que la cola, que les sirve para mantener el equilibrio cuando se encuentran en posición vertical; se desplaza dando saltos y tiene hábitos nocturnos', en 1797, en una traducción del extracto del Viage en busca de la Peyrouse del autor francés d'Entrecasteaux, publicado en el Memorial Literario Instructivo y Curioso de la Corte de Madrid. A partir de este momento se registra ocasionalmente en la prensa durante el siglo XVIII. En la acepción 'piel de canguro' se atestigua únicamente en 1923, en un artículo que describe las tendencias de moda del momento. 

    Acepción en desuso
  1. s. m. Mamífero marsupial herbívoro de la familia de los macropódidos, originario de Oceanía, de hasta 3 metros de longitud, con la cabeza pequeña y dos grandes incisivos centrales en ambas mandíbulas, las extremidades anteriores cortas y las posteriores fuertes y poderosas, al igual que la cola, que les sirve para mantener el equilibrio cuando se encuentran en posición vertical; se desplaza dando saltos y tiene hábitos nocturnos. Nombre científico: Macropus (género).
    docs. (1797-1882) 4 ejemplos:
    • 1797 Anónimo "Trad Viage en busca Peyrouse d'Entrecasteaux" [01-07-1797] Memorial Literario Instructivo y Curioso de la Corte de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      Apenas habiamos dado algunos pasos en su busca, quando se nos presentaron en número de 42. Los ademanes amistosos con que nos recibiéron desterráron bien pronto el temor de que tuviesen intenciones hostiles [...] Aunque baxo un cielo bastante frío, en 44º de latitud Sud, no sentian estos hombres la necesidad de vestirse. Dos mugeres tenian una piel de kangourou tendida sobre sus hombros, que alcanzaba hasta los riñones. Las jóvenes no llevaban ningun ornamento: un mozo de 14 á 15 años era el único que tenia la cabeza rodeada de caracoles pequeños de mar (trompetillas) agujerados por medio, y ensartados en una cuerda. Reconocí que hacian sus cuerdas de la corteza de un arbusto del género passerina.
    • 1867 Anónimo "Misiones Australia" [01-07-1867] Revista Católica (Barcelona) Esp (HD)
      Pensaron despues en estudiar la lengua, el carácter y las costumbres de los salvajes; pero al punto comprendieron que la mayor dificultad consistiria en sujetar á una enseñanza regular á un pueblo esencialmente nómada. Despues de un primer coloquio, el salvaje se alejaria por algunos meses, por años, para siempre quizás. ¿Cómo hacerlo? ¿Será preciso que el misionero siga á sus neófitos en la espesura de las selvas y la inmensidad de los llanos? Y entonces, ¿cómo podrá alimentarse, cómo abrigarse por la noche, quién le proporcionará vestido y calzado? Y si cae enfermo, ¿quién vendrá en socorro suyo? Y esta experiencia, sin embargo, un misionero quiso tentarla. Partió en compañia de dos salvajes. Por el dia se comia lo que se encontraba, kangourous, serpientes, lagartos, raíces; por la noche se dormia en el santo suelo, á la luna de Valencia, á merced de todas las intemperies.
    • 1880 Anónimo "Nueva Nursia" [18-05-1880] El Siglo Futuro (Madrid) Esp (HD)
      Los Agustin de Canterbery, los Willibrod de Utrecht, los Bonifacio de Maguncia, los Anachario, los Adalberto, los Oton y todos los grandes monjes-apóstoles empezaban por fundar un monasterio, un centro de accion religiosa y civilizadora, desde donde partian para todas las comarcas vecinas. Nuestros dos benedictinos decidieron seguir los ejemplos de sus antecesores. La necesidad, por otra parte, iba á obligarles á ello, pues sus provisiones se habian nuevamente agotado, y hasta sus vestidos caían hechos girones. [...] El vestido que los ingleses llaman «indispensable» estaba en tan mal estado, que nos vimos precisados á remendarlo con pedazos de piel de kangourou.
    • 1882 Anónimo (J. E.) "Trad Dick Tarleton Smith" [31-01-1882] La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
      En esto se oyó un ruido especial en los matorrales que estaban detras de la tienda. El jóven colono cogió su rifle y se lanzó en la espesura creyendo seria un cangourú ó algun otro animal.
  2. s. m. Piel de canguro.
    docs. (1923) Ejemplo:
    • 1923 Anónimo "Nuevas orientaciones" [01-06-1923] Elegancias (Madrid) Esp (HD)
      Dícese también que el «Kangourou», tibio y cómodo, cederá pronto su puesto a la capa de terciopelo flexible, brillante como la seda y tan adherente que se pega á las formas, intensificando sus curvas.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas