13.ª Entrega (diciembre de 2022)
Versión del 31/12/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
lancetada s. (1435-1904)
lancetada
Etim. Derivado de lanceta y -ada.

Se documenta por primera vez, con la variante lançetada, con verbo de apoyo y en la acepción 'incisión practicada con una lanceta', en 1435, en Poesías, de J. A. de Baena, y se consigna por vez primera en el Tesoro de las dos lenguas francesa y española (1607) de Oudin. Ya en el siglo XIX, se atestigua la acepción metafórica 'sensación de dolor agudo', por primera vez en "Diario de un náufrago", artículo publicado 1853 en La Ilustración (Madrid), y se consigna por vez primera en el Nuevo diccionario etimológico aragonés (1938), de Pardo Asso. A lo largo del siglo XVIII la frecuencia de uso de lancetada decae en gran medida. 

En diversos repertorios lexicográficos se consigna la acepción, restringida a Chile, 'lancetazo (| picada de lanceta)' (1913, Diccionario de chilenismos y de otras voces y locuciones viciosas. Tomo III, de Román).

    Acepción en desuso
  1. >lanceta+–ada
    s. f. Incisión practicada con una lanceta.
    Sinónimo: lancetazo
    docs. (1435-2014) 23 ejemplos:
    • c1521-1526 Madrid, A. Arte servir Dios [1911] 607 Escritores místicos españoles, I Esp (BD)
      Y pues nuestra cobardía no basta para maltratarnos según devemos, deseemos y consintamos con grande amor ser corridos y perseguidos nosotros, porque no es otra cosa la persecución sino una fragua ó martillo con que se quita el orín y escoria de nuestra ánima, ó una lancetada ó botón de fuego dado en el ánima para desemponzoñarla del propio amor, que nos tiene enconados para todo bien; por que, así desenconados, podamos obrar la muy alta obra de Dios, que es su amor.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      lancetada. f. Acción y efecto de herir con la lanceta.
    • c1521-1526 Madrid, A. Arte servir Dios [1911] 607 Escritores místicos españoles, I Esp (BD)
      Y pues nuestra cobardía no basta para maltratarnos según devemos, deseemos y consintamos con grande amor ser corridos y perseguidos nosotros, porque no es otra cosa la persecución sino una fragua ó martillo con que se quita el orín y escoria de nuestra ánima, ó una lancetada ó botón de fuego dado en el ánima para desemponzoñarla del propio amor, que nos tiene enconados para todo bien; por que, así desenconados, podamos obrar la muy alta obra de Dios, que es su amor.
    • c1594 Garibay, E. Memorias [1854] Esp (CDH )
      Este angelito con no tener tres años y medio cabales de su edad, estuvo tan cuerdezito en sus sangrias, que no hizo resistencia alguna, ni lloró, ni llamó á su madre á aquella hora, con hazer ausencia de él por no le ver sangrar, ni á mí me dixo palabra con tenerme presente, ni de las lanzetadas hizo sentimiento, ni se quexó de nada como si tuviera cincuenta años.
    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )
      Saqué la lanceta, y por haber leído, cuando andaba trashojando los libros de mi postrer amo, que para ser buena la sangría era necesario romper bien la vena, adestrado de ciencia y no de esperiencia, la rompí tan bien que más pareció la herida lanzada de moro izquierdo que lancetada de barbero derecho. Al fin salí tan bien della que solamente quedó el doliente manco de aquel brazo y sano del izquierdo, por no haber llegado a él la punta de mi acero, de que Dios libre a todo fiel cristiano.
    • 1717 Santísimo Sacramento, E. Vida F. Tomás Virgen 47 Esp (BD)
      No aviendo bastado en otra ocasion remedios fuertes, y rigurosos con muchas saxaduras, y lancetadas para curar al Venerable Padre unas llagas, que estaban cerca unas de otras en una parte muy delicada, fue preciso darles á todas cauterio de fuego, porque se avian envejecido, y encangrenado.
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      LANCETADA. s. f. El golpe que dá el Sangrador ó Cirujáno con la lanceta, para abrir la vena, apostéma ó tumór. [...]
    • 1764 Anónimo Probanza muerte Antonio Tristán (7003_16v) [07-09-1764] 10v. Esp (CORDEREGRA)
      7ª Si saben que la herida que en dicha noche recivió el defunto Tristán fue tan pequeña que no sintió nada hasta la madrugada del siguiente día, que se empezó a quexar, en la que haviendo ido la justicia con el zirujano, (cuyo nombre y apellido expresarán los testigos), este se defendió y resistió a hacer la cura, expresando no estar examinado, sin embargo de lo cual, y a inctancias de dicha justicia, la executó y practicó contra las reglas quirúrxicas, pues con la turbación que tenía le abrió con la lanceta o tienta tal brecha que le echó las tripas defuera, por haber executado esta operación estando el paciente sentado o em pie, y no tendido como debía; de que resultó que cuando fue otro zirujano (cuyo nombre y apellido también expresarán los testigos), tenía ya benteadas todas las tripas, por habérsele salido con la lanzetada que sin conocimiento le tiró dicho primer [...]
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes Tomo 2 (NTLLE)
      LANCETáDA, LANCETáZO, herida, ó golpe que se dá con la lancéta. [...]
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      LÁNCETADA. s. f. La accion de herir con la lanceta, y la abertura que con ella se hace. Scalpelli ictus.
    • 1825 Anónimo (L. F. D. G.) "Concluye discurso riña puñadas" [18-05-1825] Diario Mercantil Económico Cataluña Esp (HD)
      Esta vez creí fixamente concluido el combate. No pudiendo Tom abrir los ojos, no le juzgaba capaz de defenderse, y mucho menos de embestir á su contrario; y Dick postrado en la arena no me parecía en estado de volver á emprender la pelea; pero aun me equivocaba. [...] Mientras esto pasaba con Dick, no quedaban ociosos los padrinos de Tom. Una lancetada debajo de cada ojo hizo correr la sangre que los obstruia, disminuyó la hinchazon, y le dió la facultad de entreabrirlos.
    • 1873 Biart, L. "Movimiento dramático literario. Philaréte Chasles" [14-09-1873] 410 El Americano (París) Esp (HD)
      Sin duda que al publicarse esos volúmenes, mas de un académico se sentirá escocido en su sillon al recibir las lancetadas dirigidas á su amor propio ó á sus elucubraciones. ¿Eran siempre merecidos los ataques del candidato desengañado? No lo creo, y quisiera que hubiese borrado ó disuelto el colorido algo vigoroso de sus retratos, ó cuando ménos que hubiesen visto la luz en vida de su autor, habiendo yo sostenido esta causa contra él. No era hombre capaz de retroceder ánte el enemigo, ni en las polémicas, y no son de mi gusto las flechas que al huir se lanzan á un cadáver.
    • 1992 RAE DRAE 21.ª ed. (NTLLE)
      lancetada. f. Acción y efecto de herir con la lanceta.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      lancetada. f. Acción y efecto de herir con la lanceta.
    • c1521-1526 Madrid, A. Arte servir Dios [1911] 607 Escritores místicos españoles, I Esp (BD)
      Y pues nuestra cobardía no basta para maltratarnos según devemos, deseemos y consintamos con grande amor ser corridos y perseguidos nosotros, porque no es otra cosa la persecución sino una fragua ó martillo con que se quita el orín y escoria de nuestra ánima, ó una lancetada ó botón de fuego dado en el ánima para desemponzoñarla del propio amor, que nos tiene enconados para todo bien; por que, así desenconados, podamos obrar la muy alta obra de Dios, que es su amor.
    • c1514-1542 Boscán, J. Poesías [1991] Esp (CDH )
      Después de desconcertado / de mi triste fantasía, / luego fuy tan alterado / que, para cualquier sangría, / la sangre se me ha elado. / Pues si siendo mala o buena, / de estar elada no sale / aunque se acierte la vena, / la lancetada qué vale / sino para dar más pena.
    • 1553 Lpz Gómara, F. Crón Indias II [2002] Esp (CDH )
      Quando más se sangrauan estos indios, antes quando nadie quedaua sin sangrías ni lancetadas, era hauiendo eclipse del sol, que de luna no tanto, ca pensauan que se quería morir. Vnos se punçauan la frente, otros las orejas, otros la lengua; quién se jasaua los braços, quién las piernas, quién los pechos: porque tal era la deuoción de cada vno. Aunque también yuan aquellas sangrías según vsança de cada villa, ca vnos se picauan en el pecho y otros en el muslo, y los más en la cara; y entre los mesmos vezinos de vn pueblo era más deuoto el que más señales tenía de hauerse sangrado, y muchos andauan agujeradas las caras como harnero.
    • 1565 Zúñiga Sotomayor, F. LCetrería [1953] 173 Esp (CDH )
      Acaesce algunas veces que, de ser mucho el catarro que desciende de la cabeza a la garganta de las aves, se les hincha debaxo de la lengua, y se les hace una postema mayor que los güérmeces, la cual no les dexa tragar ni cerrar la boca; suelen venir estas tales apostemas a madurarse, y el cazador debe tener cuidado, cuando así viene a su ave, de mirarla; y, si la viere hinchada aquella parte, tome una lanceta bien aguda, y rómpale la tal apostema; y, si materia tuviere, sáquesela y envuelva un poquito de algodón en miel a manera de mechuela, y métaselo por la lancetada que hizo, y así le cure cada día una vez, y podría ser que guaresciese
    • 1568 Salazar, E. Carta a Mondragón Cartas Salazar Esp (CDH )

      La disciplina y órden militar, ni el guardar los bandos y órdenes de sus capitanes no les da mucho gusto; porque como son gente tan belicosa y orgullosa dicen: que eso de órdenes es bueno para obispos que las dan y clérigos que las reciben, y para los religiosos que las profesan: y no para ellos, que ni nacieron para ordenar, ni para ser ordenados. Son diestros, airosos, y muy gallardos; las picas llevan como penitentes que llevan cruces á cuestas; los montantes juegan como yeseros las palancas con que majan las granzas; las rodelas por bajo amparando las braguetas, y las espadas tirando tajos y reveses por alto. Para tirar los arcabuces atiéstanlos hasta las bocas de pólvora; tómanlos por medio del cañon con la mano izquierda, y sacan el brazo al lado cuanto pueden, porque no les toque el fuego (que le temen mucho); y al tiempo del pegar la mecha con la otra mano, vuelven el rostro á la otra parte, como los flacos que aguardan la lancetada del sangrador: y áun al disparar del tiro cierran los ojos, y pierden el color, y tiemblan como casas viejas. Las balas que tiran son balidos, porque van balando por comer; no tiran perdigones al enemigo, que en sus cuerpos los echan cuando los tienen. Son de gentil y cierta puntería, y más con escopetas de vidrio.

    • a1589 Anónimo Romancero Ravena Poesía erótica Esp (CDH )
      / Mi mal terná medio, / y aun después de muerta, / si el barbero acierta / la vena del medio; / y pues no hay remedio / que mejor me cuadre, / que me muero madre; / ¡barbero y comadre! / Sángrenme a mí, cuitada, / que es mi mal muy fuerte, / Será dulce muerte, / si muero sangrada / de una lancetada / donde yo me la quiero.
    • c1594 Garibay, E. Memorias [1854] Esp (CDH )
      Este angelito con no tener tres años y medio cabales de su edad, estuvo tan cuerdezito en sus sangrias, que no hizo resistencia alguna, ni lloró, ni llamó á su madre á aquella hora, con hazer ausencia de él por no le ver sangrar, ni á mí me dixo palabra con tenerme presente, ni de las lanzetadas hizo sentimiento, ni se quexó de nada como si tuviera cincuenta años.
    • 1607 Oudin, C. Tesoro FrancEsp (NTLLE)
      Lancetada, un coup de lancette.
    • 1609 Vittori, G. Tesoro FrancItalEsp Esp (NTLLE)
      Lancetáda, vn coup de lancette; vno colpo di lancetta.
    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )
      Saqué la lanceta, y por haber leído, cuando andaba trashojando los libros de mi postrer amo, que para ser buena la sangría era necesario romper bien la vena, adestrado de ciencia y no de esperiencia, la rompí tan bien que más pareció la herida lanzada de moro izquierdo que lancetada de barbero derecho. Al fin salí tan bien della que solamente quedó el doliente manco de aquel brazo y sano del izquierdo, por no haber llegado a él la punta de mi acero, de que Dios libre a todo fiel cristiano.
    • 1655 Fernández, M. Olla podrida [1655] 147 Esp (CDH )

      Los Señores barberos, inxertos en cirujanos, son medio operatores, saben remedios nunca vistos, ni aun exercitados; se precian i se pican de boticarios, aciendo emplastos de cerrote, de trementina de bete, si se ablanda la postema, i si no, trementina de estate, aplicando ingüentos compuestos o descompuestos de prolongatione temporis; sangrías con rejón o ballestilla, lanceta lança, dando lançada en lugar de lancetada, tan de Moro izquierdo, que es impusible errar la vena.

    • 1717 Santísimo Sacramento, E. Vida F. Tomás Virgen 47 Esp (BD)
      No aviendo bastado en otra ocasion remedios fuertes, y rigurosos con muchas saxaduras, y lancetadas para curar al Venerable Padre unas llagas, que estaban cerca unas de otras en una parte muy delicada, fue preciso darles á todas cauterio de fuego, porque se avian envejecido, y encangrenado.
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      LANCETADA. s. f. El golpe que dá el Sangrador ó Cirujáno con la lanceta, para abrir la vena, apostéma ó tumór. [...]
    • 1764 Anónimo Probanza muerte Antonio Tristán (7003_16v) [07-09-1764] 16v. Esp (CORDEREGRA)
      A la séptima pregunta dijo que, cuando susedió que hirieron a el Antonio Tristán, se hallaba de barbero Francisco Fernandes, él no era sirujano sinos sangrador y que los alcaldes Diego Fornieles y Juan Joseph Sanches le mandaron a el dicho barbero que curase a el herido, y que el espresado Francisco Fernandes se resistió diziendo que él no era siruzano aprobado y, estrechándolo los alcaldes diziéndole lo prondían preso, tembrando, le tiró una lancetada, que a la brecha que le abrió se le saliero las tripas, con cuyo motibo trajo dicha justicia otro sirujano fosratero y le asistió a dicho herido, pero entonses no tubo remedio [...]
    • 1764 Anónimo Probanza muerte Antonio Tristán (7003_16v) [07-09-1764] 10v. Esp (CORDEREGRA)
      7ª Si saben que la herida que en dicha noche recivió el defunto Tristán fue tan pequeña que no sintió nada hasta la madrugada del siguiente día, que se empezó a quexar, en la que haviendo ido la justicia con el zirujano, (cuyo nombre y apellido expresarán los testigos), este se defendió y resistió a hacer la cura, expresando no estar examinado, sin embargo de lo cual, y a inctancias de dicha justicia, la executó y practicó contra las reglas quirúrxicas, pues con la turbación que tenía le abrió con la lanceta o tienta tal brecha que le echó las tripas defuera, por haber executado esta operación estando el paciente sentado o em pie, y no tendido como debía; de que resultó que cuando fue otro zirujano (cuyo nombre y apellido también expresarán los testigos), tenía ya benteadas todas las tripas, por habérsele salido con la lanzetada que sin conocimiento le tiró dicho primer [...]
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes Tomo 2 (NTLLE)
      LANCETáDA, LANCETáZO, herida, ó golpe que se dá con la lancéta. [...]
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      LANCETáDA, LANCETáZO, herida, ó golpe que se dá con la lancéta. [...]
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      LÁNCETADA. s. f. La accion de herir con la lanceta, y la abertura que con ella se hace. Scalpelli ictus.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      LÁNCETADA. s. f. La accion de herir con la lanceta, y la abertura que con ella se hace. Scalpelli ictus.
    • 1825 Anónimo (L. F. D. G.) "Concluye discurso riña puñadas" [18-05-1825] Diario Mercantil Económico Cataluña Esp (HD)
      Esta vez creí fixamente concluido el combate. No pudiendo Tom abrir los ojos, no le juzgaba capaz de defenderse, y mucho menos de embestir á su contrario; y Dick postrado en la arena no me parecía en estado de volver á emprender la pelea; pero aun me equivocaba. [...] Mientras esto pasaba con Dick, no quedaban ociosos los padrinos de Tom. Una lancetada debajo de cada ojo hizo correr la sangre que los obstruia, disminuyó la hinchazon, y le dió la facultad de entreabrirlos.
    • 1873 Biart, L. "Movimiento dramático literario. Philaréte Chasles" [14-09-1873] 410 El Americano (París) Esp (HD)
      Sin duda que al publicarse esos volúmenes, mas de un académico se sentirá escocido en su sillon al recibir las lancetadas dirigidas á su amor propio ó á sus elucubraciones. ¿Eran siempre merecidos los ataques del candidato desengañado? No lo creo, y quisiera que hubiese borrado ó disuelto el colorido algo vigoroso de sus retratos, ó cuando ménos que hubiesen visto la luz en vida de su autor, habiendo yo sostenido esta causa contra él. No era hombre capaz de retroceder ánte el enemigo, ni en las polémicas, y no son de mi gusto las flechas que al huir se lanzan á un cadáver.
    • 1992 RAE DRAE 21.ª ed. (NTLLE)
      lancetada. f. Acción y efecto de herir con la lanceta.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      lancetada. f. Acción y efecto de herir con la lanceta.
    dar lancetada
    docs. (1435-1655) 10 ejemplos:
    • a1435 Baena, J. A. Poesías [1993] 770 Supl Canc Baena Esp (CDH )
      170 La lançeta muy delgada / cría el angel vuestro fijo, * / la qual tiene en condesijo * / con él mesmo bien guardada; / él dará tal lançetada / e fará real sangría / por que torne en alegría / a Castilla sin lançada. /
    • 1655 Fernández, M. Olla podrida [1655] 82 Esp (CDH )
      . Qué diré del carcelero; así como entra el nuevo güesped, le echa una riestra deslabones, i grillos músicos para que le entretengan i recren de día i de noche hasta que se le da luz con que pueda desacer el nudo de la riestra i quitar las lengüetas a los grillos metiéndolos en xaula noturna; i si el dicho guardián güele quel enfermo tiene postema, luego le mete en aposento tapiçado con su cama, con sus sillas de fina madera, con muchas reverencias i sombreradas diciendo tiene orden que en la cárcel no entre comida ni bebida pero que él tiene todo lo necesario para su regalo, i que sabe de buena parte que su negocio será despachado mui presto i faborablemente; que el Señor procurador lo diligenciará i ará que el proceso se vea, i acortará la costa i el tiempo a largando su merced la mano, porque dádivas quebrantan peñas, i que es mui provechoso i venturoso el comprar el tiempo, i más el tener con qué como su merced tiene, de lo qual dé gracias a Dios que se lo a dado mediante lo qual saldrá con la cara descubierta, afrenta de sus enemigos; con estas blanduras emplastos i madurativos le disponen la postema dándole cada fariseo desta pasión su lancetada, i el pobre paciente es necesario que sufra i alargue si quiere ser sano i salvo; purga la postema lo que tiene dentro i después que la a purgado, i que no ai más que chupar, le dice el procurador que no sería malo acer diligencia con el relator para que quando relate su proceso se coma no más de medio ringlón, i que estos bocados se tragan con facilidad siendo dorados o plateados, por engullirse como píldoras.
    • a1435 Baena, J. A. Poesías [1993] 770 Supl Canc Baena Esp (CDH )
      170 La lançeta muy delgada / cría el angel vuestro fijo, * / la qual tiene en condesijo * / con él mesmo bien guardada; / él dará tal lançetada / e fará real sangría / por que torne en alegría / a Castilla sin lançada. /
    • 1570-1579 Horozco, S. LProverbios glosados [1994] Esp (CDH )

      Esto es cosa muy averiguada que por muy honrada y muy honesta que sea la muger no puede dexar de expeler el viento del vientre por el espiradero baxo que es chimenea del vientre. Mas porque en ellas es cosa más fea y desonesta que en los hombres aunque ellas no lo dexan de hazer procuran de la hazer calladamente sin estrépitu y figura de juizio. Y por esta causa tienen siempre unos perrillos de falda a quien echan la culpa quando hiede así que públicamente no se osan peer rezio sino se les suelta como deximos de la otra novia. Y lo mismo diremos de una dama de palaçio a quien el doctor Villalobos, médico del rey, fue a visar estando enferma. Y vista, mandóla sangrar del tobillo. Y quando a la tarde volvió a visitarla halló que no se avía sangrado. Y el doctor enojóse desto diziendo que hiziese lo que él mandaba si quería que la curase. Y assí llamaron al barbero. Y ella rogó al doctor que estuviese presente. Y él hízolo ansí. Y en llegando el barbero a darle la lançetada, ella de miedo soltó un cuexco, la qual de esto confusa y avergonçada dixo al doctor, "Señor doctor, por amor de mí, que esto sea aquí en confisión."Respondió él y dixo, "¡O qué gentil devoçión de dama que haze la confesión con el rabo!"Y así aunque ella procuró encobrir su pedo él fue bien sonado en corte aunque en confisión como ella dezía. De esto no ay necessidad de auctoridad. Pues allá fue así público en la corte. Y sabemos que en fin las mugeres como con su hábito cogen más viento que los hombres y tiene más agujeros por donde entre que en fin lo han despeler. Y así queda verificado el refrán, que por mejor muger que sea etc.

    • 1590 Glz Eslava, F. Coloquio quince II, 186 Coloquios espirituales México (CDH )
      Si quien la cura gobierna / no entiende el mal que se siente / hará la cura en la frente / estando el mal en la pierna. / Tómese el pulso con tiento / y antes de determinarse / con sabios aconsejarse / será sano fundamento. / El pecho siempre se abra / al que más derecho sobra, / y si no fuere con obra / sea con buena palabra. / Al que al vicio se va ciego, / como la mosca a la miel, / este tal curad con hiel / porque cobre vista luego. / Las sanguijuelas hinchadas / de chupar el bien ajeno / sangrarlas será muy bueno / y darles mil lancetadas. / A los que jamás se enmiendan / de los dañosos motivos, / aplicarles defensivos / que tales males defiendan. / De la purga se os encarga / que no la deis a ninguno, / porque a cualquiera importuno / purga será muy amarga. /
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] Esp (CDH )
      Despues de abierta la postema y dada la lancetada, mandó a todos los que alli se hallaron, caualleros, medicos, cirujanos y otros criados, hiziessen gracias a nuestro Señor. Puestos todos de rodillas las hizieron por la merced que a todos nos auia hecho en sacarle de tan peligroso punto. Con esto quedó muy consolado y con gran sossiego, imitando en esto a los santos martyres (que como dize el diuino Bernardo) trasportados en la passion del que murió por redimirlos, aliuiauan sus dolores en medio de los tormentos, haziendole gracias por ellos. No passo de vna vez este tormento, porque cada vez que le curauan, como era necessario traer la materia de muy lexos, geringauan y exprimian la llaga para sacarsela. Salia entre mañana y tarde dos escudillas de podre, ocasion de grauissimos dolores. Aqui filosofan sobre si esta apostema es la misma que la que padecio el santo Rey Ezechias, y sobre la manera de la cura, con la massa de higos que hizo el Profeta Esaias; vnos dizen que fue la cura a preposito y ilegitima, otros que no, sino milagrosa, y que antes era nociuo; no es lugar que pide estas digressiones, y quien supiere algo de la lengua original, y atinare con el hilo de aquella historia, saldra facilmente destas dificultades, que lo demas no es sino adiuinar.
    • 1609 Daça Chacon, D. Pratica teorica cirugia romance latin p. 555 Esp (BD)
      Este remedio de las sangujas es muy mejor, y mas seguro, que el sajarlas ni abrirlas con lanceta, porque de sajarlas, algunas vezes se vienen a hazer llagas muy corrosivas, y de abrirlas con lanceta; lo mas comun es quedar con fistula, y alguna vez es causa de repentina muerte, como acaeció al Serenissimo don Juan de Austria, el qual despues de tantas vitorias (principalmente la Batalla naval, cosa nunca vista ni aun oída en todos los tiempos passados) vino a morir miserablemente a manos de Medicos, y Cirujanos, porque consultaron (y muy mal) darle una lancetada en una almorrana, y proponiendole el caso respondió. Aqui estoy, hazed lo que quisieredes: dieronle la lancetada, sucediole luego un fluxo de sangre tan bravo, que con hazerle todos los remedios possible dentro de quatro horas dió el alma a su criador (cosa digna de llorar, y de gran lastima).
    • 1637 Vega, L. "Mugeres" [1637] p. 95 Vega Parnaso Esp (BD)
      Y como alargó la mano / para tomarle el villano, / con notable ligereza, / convertido el pico en rayo, / tal lancetada le dio / que muchos días lloró / el canto del Papagayo.
    • a1435 Baena, J. A. Poesías [1993] 770 Supl Canc Baena Esp (CDH )
      170 La lançeta muy delgada / cría el angel vuestro fijo, * / la qual tiene en condesijo * / con él mesmo bien guardada; / él dará tal lançetada / e fará real sangría / por que torne en alegría / a Castilla sin lançada. /
    • 1526 Fdz Oviedo, G. Sumario historia Indias [2000] fol.XXXIv Esp (CDH )
      Una d'éstas me picó una india de las que en mi casa me servían en un eredamiento, e fue muy presto socorrida con muchas cosas e, assimismo, con la sangrar o dar lancetadas en un pie en que fue picada y se hizo en ella todo lo que los cirujanos ordenaron pero ninguna cosa aprovechó ni le pudieron sacar gota de sangre sino una agua amarilla e antes del tercero día espiró, que ningún remedio tuvo, y lo mismo acaesció a otras personas.
    • 1521-1543 Guevara, A. Epístolas [1950-1952] I, 361 Esp (CDH )
      ¡Oh, cuánta necesidad ha de tener, y cuánto primero lo ha de mirar el que ha de tomar por la boca una purga, y ha de consentir que en su brazo den una lancetada, porque muchas acontesce que daría el enfermo cuanto tiene por tener la purga fuera, o por tornar la sangre al brazo. No hay en el mundo hombres más sanos que los que son bien regidos, y no curan de andarse tras médicos, porque nuestra naturaleza quiere ella ser bien regida y muy poco medicada.
    • 1570-1579 Horozco, S. LProverbios glosados [1994] Esp (CDH )

      Esto es cosa muy averiguada que por muy honrada y muy honesta que sea la muger no puede dexar de expeler el viento del vientre por el espiradero baxo que es chimenea del vientre. Mas porque en ellas es cosa más fea y desonesta que en los hombres aunque ellas no lo dexan de hazer procuran de la hazer calladamente sin estrépitu y figura de juizio. Y por esta causa tienen siempre unos perrillos de falda a quien echan la culpa quando hiede así que públicamente no se osan peer rezio sino se les suelta como deximos de la otra novia. Y lo mismo diremos de una dama de palaçio a quien el doctor Villalobos, médico del rey, fue a visar estando enferma. Y vista, mandóla sangrar del tobillo. Y quando a la tarde volvió a visitarla halló que no se avía sangrado. Y el doctor enojóse desto diziendo que hiziese lo que él mandaba si quería que la curase. Y assí llamaron al barbero. Y ella rogó al doctor que estuviese presente. Y él hízolo ansí. Y en llegando el barbero a darle la lançetada, ella de miedo soltó un cuexco, la qual de esto confusa y avergonçada dixo al doctor, "Señor doctor, por amor de mí, que esto sea aquí en confisión."Respondió él y dixo, "¡O qué gentil devoçión de dama que haze la confesión con el rabo!"Y así aunque ella procuró encobrir su pedo él fue bien sonado en corte aunque en confisión como ella dezía. De esto no ay necessidad de auctoridad. Pues allá fue así público en la corte. Y sabemos que en fin las mugeres como con su hábito cogen más viento que los hombres y tiene más agujeros por donde entre que en fin lo han despeler. Y así queda verificado el refrán, que por mejor muger que sea etc.

    • 1590 Glz Eslava, F. Coloquio quince II, 186 Coloquios espirituales México (CDH )
      Si quien la cura gobierna / no entiende el mal que se siente / hará la cura en la frente / estando el mal en la pierna. / Tómese el pulso con tiento / y antes de determinarse / con sabios aconsejarse / será sano fundamento. / El pecho siempre se abra / al que más derecho sobra, / y si no fuere con obra / sea con buena palabra. / Al que al vicio se va ciego, / como la mosca a la miel, / este tal curad con hiel / porque cobre vista luego. / Las sanguijuelas hinchadas / de chupar el bien ajeno / sangrarlas será muy bueno / y darles mil lancetadas. / A los que jamás se enmiendan / de los dañosos motivos, / aplicarles defensivos / que tales males defiendan. / De la purga se os encarga / que no la deis a ninguno, / porque a cualquiera importuno / purga será muy amarga. /
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] Esp (CDH )
      Despues de abierta la postema y dada la lancetada, mandó a todos los que alli se hallaron, caualleros, medicos, cirujanos y otros criados, hiziessen gracias a nuestro Señor. Puestos todos de rodillas las hizieron por la merced que a todos nos auia hecho en sacarle de tan peligroso punto. Con esto quedó muy consolado y con gran sossiego, imitando en esto a los santos martyres (que como dize el diuino Bernardo) trasportados en la passion del que murió por redimirlos, aliuiauan sus dolores en medio de los tormentos, haziendole gracias por ellos. No passo de vna vez este tormento, porque cada vez que le curauan, como era necessario traer la materia de muy lexos, geringauan y exprimian la llaga para sacarsela. Salia entre mañana y tarde dos escudillas de podre, ocasion de grauissimos dolores. Aqui filosofan sobre si esta apostema es la misma que la que padecio el santo Rey Ezechias, y sobre la manera de la cura, con la massa de higos que hizo el Profeta Esaias; vnos dizen que fue la cura a preposito y ilegitima, otros que no, sino milagrosa, y que antes era nociuo; no es lugar que pide estas digressiones, y quien supiere algo de la lengua original, y atinare con el hilo de aquella historia, saldra facilmente destas dificultades, que lo demas no es sino adiuinar.
    • 1605 Terrones Caño, F. Instrucción predicadores [1960] 102 Esp (CDH )
      Y en esto convengo de buena gana, que sea el más fuerte argumento el postrero. [...]. Como la postema que primero se ablanda y después se le da la lancetada. Primero jarabes, y a la postre purga; el más bravo toro a la postre; que el postrer surco endereza la tierra, y en la postrera mano del juego ha de ir todo el resto.
    • 1609 Daça Chacon, D. Pratica teorica cirugia romance latin p. 555 Esp (BD)
      Este remedio de las sangujas es muy mejor, y mas seguro, que el sajarlas ni abrirlas con lanceta, porque de sajarlas, algunas vezes se vienen a hazer llagas muy corrosivas, y de abrirlas con lanceta; lo mas comun es quedar con fistula, y alguna vez es causa de repentina muerte, como acaeció al Serenissimo don Juan de Austria, el qual despues de tantas vitorias (principalmente la Batalla naval, cosa nunca vista ni aun oída en todos los tiempos passados) vino a morir miserablemente a manos de Medicos, y Cirujanos, porque consultaron (y muy mal) darle una lancetada en una almorrana, y proponiendole el caso respondió. Aqui estoy, hazed lo que quisieredes: dieronle la lancetada, sucediole luego un fluxo de sangre tan bravo, que con hazerle todos los remedios possible dentro de quatro horas dió el alma a su criador (cosa digna de llorar, y de gran lastima).
    • 1637 Vega, L. "Mugeres" [1637] p. 95 Vega Parnaso Esp (BD)
      Y como alargó la mano / para tomarle el villano, / con notable ligereza, / convertido el pico en rayo, / tal lancetada le dio / que muchos días lloró / el canto del Papagayo.
    • 1655 Fernández, M. Olla podrida [1655] 82 Esp (CDH )
      . Qué diré del carcelero; así como entra el nuevo güesped, le echa una riestra deslabones, i grillos músicos para que le entretengan i recren de día i de noche hasta que se le da luz con que pueda desacer el nudo de la riestra i quitar las lengüetas a los grillos metiéndolos en xaula noturna; i si el dicho guardián güele quel enfermo tiene postema, luego le mete en aposento tapiçado con su cama, con sus sillas de fina madera, con muchas reverencias i sombreradas diciendo tiene orden que en la cárcel no entre comida ni bebida pero que él tiene todo lo necesario para su regalo, i que sabe de buena parte que su negocio será despachado mui presto i faborablemente; que el Señor procurador lo diligenciará i ará que el proceso se vea, i acortará la costa i el tiempo a largando su merced la mano, porque dádivas quebrantan peñas, i que es mui provechoso i venturoso el comprar el tiempo, i más el tener con qué como su merced tiene, de lo qual dé gracias a Dios que se lo a dado mediante lo qual saldrá con la cara descubierta, afrenta de sus enemigos; con estas blanduras emplastos i madurativos le disponen la postema dándole cada fariseo desta pasión su lancetada, i el pobre paciente es necesario que sufra i alargue si quiere ser sano i salvo; purga la postema lo que tiene dentro i después que la a purgado, i que no ai más que chupar, le dice el procurador que no sería malo acer diligencia con el relator para que quando relate su proceso se coma no más de medio ringlón, i que estos bocados se tragan con facilidad siendo dorados o plateados, por engullirse como píldoras.
  2. 1⟶metáfora
    s. f. Sensación de dolor agudo.
    Sinónimo: lancetazo
    docs. (1853-1992) 4 ejemplos:
    • 1853 Anónimo "Diario náufrago" [25-06-1853] La Ilustración (Madrid) Esp (HD)
      Rosa tenia un carácter apacible y dulce, propio para los triunfos fáciles y no para las rudas emociones de la lucha, y debia palpar bien luego esta verdad. En cuanto á mí, aunque mi convicción era mas profunda y mi corazon mas firme, confieso que de vez en cuando me sentia invadido de un amargo desaliento y picado por las lancetadas de una cólera sorda. [...] Mi sangre se rejuvenece y hierve siempre que recuerdo esa catástrofe de mi vida, y el viejo atleta, hallando fuerzas para el sufrimiento, se retuerce como en los primeros días bajo las mordeduras de la pasión, bajo las lancetadas de la desesperación...¡Triste vértigo que agolpa á mi corazon todos los pesares del tiempo pasado!
    • 1904 Baroja, P. Aurora roja cap. VIII Esp (BD)
      Al llegar cerca del nuevo hospital de San Juan de Dios estaba amaneciendo; un amanecer tristón y anubarrado. Don Alonso se encontraba cada vez peor; sentía escalofríos por todo el cuerpo, un dolor de cabeza violento y una lancetada en el pecho.
    • 1938 Pardo Asso, J. NDiccEtimAragonés Esp (FG)
      LANCETADA, f. [...] Sensación de dolor agudo y breve, como de un pinchazo.
    • 1992 Andolz, R. DiccAragonés Esp (NTLLE)
      Lanzetada. sust. fem. (P. A.) = [...] sensación de de dolor agudo y breve, como de un pinchazo.
  3. Acepción lexicográfica
  4. s. f. Ch "Lancetazo (|Picada de lanceta)" (Morales Pettorino / Quiroz Mejías / Peña Álvz, DiccChilenismos-1986).
    Sinónimo: lancetazo
    docs. (1913-1986) 5 ejemplos:
    • 1913 Román, M. A. DiccChilenismos, III Ch (BD)
      LANCETADA, f., y LANCETAZO, m. [...] No se confundan con aguijonazo: punzada de aguijón.
    • 1927 RAE DMILE 1.ª ed. (NTLLE)
      LANCETADA. [...] *Chile. Mal usado por aguijonazo.
    • 1928 Medina, J. T. Chilenismos Ch (BD)
      LANCETADA. f. Mal usado por aguijonazo.
    • 1984 RAE DMILE 3.ª ed. [01-01-1984] (NTLLE)
      lancetada. [...] Chile, aguijonazo.
    • 1986 Morales Pettorino, F. / Quiroz Mejías, Ó. / Peña Álvz, J. J. DiccChilenismos, III Ch (NTLLE)
      lancetada [C] f. fig. p. us. Lancetazo [...]

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE