5.ª Entrega (enero de 2018)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
lazarillo, a s., adj. (1605-)
lazarillo
Etim. Del diminutivo de Lázaro (formado con el sufijo -illo, a), por alusión al nombre del personaje protagonista de la obra El Lazarillo de Tormes (a1554).

Se documenta por primera vez, en la acepción de 'persona o animal que acompaña y guía a alguien, especialmente un invidente' en 1605, en La pícara Justina de F. López de Úbeda. Este valor está inspirado directamente en el nombre del protagonista de la obra El Lazarillo de Tormes (a1554) y pervive en la actualidad; si bien al principio se asociaba este papel a un muchacho que servía a un ciego, con el tiempo se extiende a cualquier persona que ayuda a otra, desde principios del siglo XX, se emplea habitualmente para referirse a perros que guían a invidentes. Como adjetivo relacional apenas se registra en un artículo titulado "Los pícaros" escrito por F. Umbral y publicado en el diario ABC (Madrid) en 1976.

En los repertorios lexicográficos se consignan, además, los significados de 'muchachos que se curan la tiña en los hospitales de San Lázaro' (Diccionario de Autoridades, 1734) y, restringido a Argentina, como 'niño o joven vivaz e inquieto' (Santamaría, Diccionario general de Americanismos, 1942).

  1. s. m. y f. Persona o animal que acompaña y guía a alguien, especialmente a un invidente.
    docs. (1605-2014) 144 ejemplos:
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )

      Veníamoscantando yo y mi lazarillo —que el cantar alivia el cansancio—, y aun la burra roznó su poquito bien, viendo echar el bajo a un burro que la salió a recebir, el cual para medir lienzo no le faltaba todo.

    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      lazarillo [...] m. Persona o animal que guía o acompaña a otra necesitada de ayuda.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )

      Veníamoscantando yo y mi lazarillo —que el cantar alivia el cansancio—, y aun la burra roznó su poquito bien, viendo echar el bajo a un burro que la salió a recebir, el cual para medir lienzo no le faltaba todo.

    • 1727-1728 Torres Villarroel, D. Visiones [1991] Esp (CDH )

      — Pues ¿cómo va esto? ¿No me guías tú? —me dijo el difunto, a quien respondí:

      — Tú no necesitas lazarillo que te lleve el cabestro; entra, pues lo puedes hacer como por tu casa, que aquí aguardo.

    • 1739 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, VIII [2003] Esp (CDH )

      42. Siendo yo muchacho, un religioso ciego de cierta orden hacía caxas de madera para tabaco, cubiertas con trocitos de paja, teñidos de diferentes colores, con el mismo orden y buena disposición que les dan los artífices que tienen perfecto el uso de la vista. Muchos de la plebe se inclinaban a que tenía diablo. Pero todos se confirmaron en ello, sucediendo después, que este religioso, movido de cierto despecho, salió de noche fugitivo, montado en una mula del convento, abriendo diferentes puertas; añadida la circunstancia de que no se tuvo después noticia de él, a lo menos por mucho tiempo. Pongo este exemplo porque puede servir para muchos casos y aun para todos aquellos en que qualquiera habilidad extraordinaria passa por cosa diabólica. Y sin duda que si el ciego de que hablamos quisiesse fingirse energúmeno o persuadir que tenía pacto con el demonio, de todos sería creído.

      43. Pero empezando por la fuga (y aun prescindiendo de lo que el tino, industria y sagacidad del ciego podrían por sí mismas, pues no se encuentra, ni en la entidad ni en las circunstancias de el hecho, cosa que no pudiessen executar algunos ciegos), ¿quién no ve que para todo podía suplir un lazarillo? Llamo lazarillo qualquiera hombre de vista que estuviesse de concierto con el ciego. Este pudo buscarle llaves, abrir las puertas, guiarle después que salió de casa, ocultarle en algún sitio poco distante, para conducirle quando ya desistiessen de buscarle a otro mui remoto.

    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
      Los viajeros (aquí entro yo), respecto de los historiadores, son lo mismo que los lazarillos, en comparación de los ciegos.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 505 Ec (CDH )
      No hacía caso de las razones del padre, y éste lo toleraba por amor de la paz y con la esperanza de ganarle, disimulando saber, como sabía muy bien, que aquel grande Inga, que pretendía la adoración del pueblo, escapado de su casa en el reino de Galicia y enderezado á Madrid á probar fortuna, había servido en la corte de lazarillo de un ciego.
    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] Esp (CDH )
      ¿Qué sintiera y dixera aquel ilustre ciego si supiese que aquel Damasio que espontáneamente le servía de lazarillo era aquel mismo Maximio a quien él procuró sacar de la cárcel en que le hizo poner Antonina, y el digno y fiel amante de Eudoxia, cuyo casamiento prefería al de Basílides el mismo Belisario después que supo el afecto que Eudoxia le tenía?
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Luego que concluyó su tácita retractación, prosiguió el eclesiástico: — Me llevo a mi sobrino porque él es un ciego por su edad, y usted otro ciego por su ignorancia; y si un ciego es el lazarillo de otro ciego, ya usted habrá oído decir que los dos van a dar al precipicio.
    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] Esp (CDH )
      Canta la fregona al ir a la fuente y en el fregadero, y canta el peón cuando trabaja y cuando deja de trabajar, y el aprendiz de zapatero cuando va de «entrega», y el vago que se cansa de serlo, y el motil o grumetillo que vuelve a bordo, y el oficial de sastre y todos los jornaleros de todos los géneros y categorías en cuanto se echan a la calle... y no te incluyo en esta música, que es de pura afición, a los artistas de profesión, como los indígenas ciegos de vihuela, y los de gaita y lazarillo con panderetas, exóticos, de la provincia, que en ciertos días de la semana, como el sábado, aturden la población.
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      Y a un extremo de la sala y al calor del brasero, veíase una muchacha que ejercía a la vez los oficios de cantora y lazarillo de un pobre ciego de gitanesca estampa.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] 191 Ec (CDH )
      Unas veces se aproximaban al canal, que brillaba tranquilo como un prolongado trozo del cielo caído en medio del bosque con su luna, estrellas y nubecillas; otras veces se internaban en la espesura, y los cercaba sombra tan densa, que la india servía de lazarillo a su amante y le guiaba de la mano para que no cayese o no se extraviase.
    • 1899 Pz Galdós, B. Vergara [2002] 214 Esp (CDH )
      ¡Oh vida, oh naturaleza!... ¡Y nosotros, enfatuados con la idea de buscar la solución en nuestras pasiones, en el juicio nuestro, cuando nuestro juicio no es más que un pobre ciego sin lazarillo!...
    • 1905 Glz. Prada, M. El intelectual y el obrero Horas de lucha Pe (CDH )

      Los intelectuales sirven de luz; pero no deben hacer de lazarillos, sobre todo en las tremendas crisis sociales donde el brazo ejecuta lo pensado por la cabeza.

    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Su marcha por los cañones era ahora la marcha de un ciego sin lazarillo; se sentía ya la amargura del éxodo.
    • 1973 Gorodischer, A. Jubeas [1973] 101 Ar (CDH )

      Estábamos extenuados cuando llegamos al pie de la ciudad, esa denominación inevitable, estábamos extenuados por la distancia, por el aire frío y porque l'Hostave había insistido en que por turno le hiciéramos de lazarillo, algo que nunca había necesitado. Yo había tratado de erigir un leve argumento apuntando a su altanería, pero había fracasado: tendría que haber sabido que en lo concerniente a su mutilación, la vergüenza podía convertirse en orgullo cuando se trataba de utilizarla en contra nuestro.

    • 1988 Mutis, Á. Ilona [1988] Co (CDH )
      Primero, si es ciego, vendrá con alguien que le sirve de lazarillo; esto puede arreglarse porque lo hacemos esperar en la sala y las muchachas se encargan del effendi anatolio.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] 164 Ar (CDH )
      Extraña sabiduría destila ese ciego que tiene un esclavo contrahecho que alternativamente escribe lo que el poeta le dicta, pues es letrado y además cumple la misión de todo lazarillo, de guiarlo entre la inmundicia de las calles de Sevilla, y controlar que le sirvan la comida sin embaucarlo.
    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] Bo (CDH )

      — Gracias joven. Por tu voz conozco la limpieza de tu corazón. Toma esta vasija; que tu amigo lleve a mi lazarillo al río y luego traiga agua para mí. También sé, por el olor, que hay un nogal por aquí; por favor, tráeme unas cuantas nueces. Te lo voy a agradecer. Hemos caminado bastante.

      Calixto hizo una seña a Eladio para que recibiera la escudilla y él fue a la huerta de Noelín Guereca donde, efectivamente, había nogales muy próximos al cerco que daba al camino.

    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      lazarillo [...] m. Persona o animal que guía o acompaña a otra necesitada de ayuda.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )

      Veníamoscantando yo y mi lazarillo —que el cantar alivia el cansancio—, y aun la burra roznó su poquito bien, viendo echar el bajo a un burro que la salió a recebir, el cual para medir lienzo no le faltaba todo.

    • 1678 Anónimo Villancicos maytines nacimiento p. 2 (BD)
      Vn Ciego, y su Lazarillo, / En noche de tanto aplauso, / Para celebrarla juntos, / Se vienen dadndo la mano.
    • 1727-1728 Torres Villarroel, D. Visiones [1991] Esp (CDH )

      — Pues ¿cómo va esto? ¿No me guías tú? —me dijo el difunto, a quien respondí:

      — Tú no necesitas lazarillo que te lleve el cabestro; entra, pues lo puedes hacer como por tu casa, que aquí aguardo.

    • 1727-1728 Torres Villarroel, D. Visiones [1991] Esp (CDH )
      Otro traía arrebañados los calzones porque se le huyó la abujeta; * otro, tan humilde de casaca, que venía besando el santo suelo con los cuadriles; los más, con los sombreros machucados de copas, sorbidos de candiles, * y no por eso faltos de aceite; a otros les sonaban los trebejos de los espadines como sonajas de lazarillo de gaitero.
    • 1739 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, VIII [2003] Esp (CDH )

      42. Siendo yo muchacho, un religioso ciego de cierta orden hacía caxas de madera para tabaco, cubiertas con trocitos de paja, teñidos de diferentes colores, con el mismo orden y buena disposición que les dan los artífices que tienen perfecto el uso de la vista. Muchos de la plebe se inclinaban a que tenía diablo. Pero todos se confirmaron en ello, sucediendo después, que este religioso, movido de cierto despecho, salió de noche fugitivo, montado en una mula del convento, abriendo diferentes puertas; añadida la circunstancia de que no se tuvo después noticia de él, a lo menos por mucho tiempo. Pongo este exemplo porque puede servir para muchos casos y aun para todos aquellos en que qualquiera habilidad extraordinaria passa por cosa diabólica. Y sin duda que si el ciego de que hablamos quisiesse fingirse energúmeno o persuadir que tenía pacto con el demonio, de todos sería creído.

      43. Pero empezando por la fuga (y aun prescindiendo de lo que el tino, industria y sagacidad del ciego podrían por sí mismas, pues no se encuentra, ni en la entidad ni en las circunstancias de el hecho, cosa que no pudiessen executar algunos ciegos), ¿quién no ve que para todo podía suplir un lazarillo? Llamo lazarillo qualquiera hombre de vista que estuviesse de concierto con el ciego. Este pudo buscarle llaves, abrir las puertas, guiarle después que salió de casa, ocultarle en algún sitio poco distante, para conducirle quando ya desistiessen de buscarle a otro mui remoto.

    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] 456 Esp (CDH )

      »En cuanto al artificio retórico, ni uno solo se señalará de sus sermones que no esté dispuesto con el más perfecto, con el más vivo, con el más natural y, al mismo tiempo, con el más disimulado, si es que efectivamente hay otro artificio retórico que un entendimiento bien lleno de su asunto, una imaginación fecunda, viva, espiritosa y animada con una facundia natural, pronta, abundante y expresiva. El que estuviere dotado de estas prendas, como lo estaba el padre Vieyra en superlativo grado, hará sin pretenderlo, y aun sin advertirlo, unas composiciones tan retóricas que el mismo Tulio las admiraría, y colarán naturalísimamente de su boca y de su pluma, no sólo aquellos tropos y figuras que hizo advertir la observación, sino otras muchas que no se habían observado y que quizá son más enérgicas que las ya sabidas. Quien no descubriere este artificio en cualquiera de los sermones del padre Vieyra no entre a leer los libros sin lazarillo.

    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
      Los viajeros (aquí entro yo), respecto de los historiadores, son lo mismo que los lazarillos, en comparación de los ciegos.
    • 1781-1784 Samaniego, F. M. Fábulas [1988] 67 Esp (CDH )
      Allí le hacen servir de centinela / Y que pase la noche toda en vela, / Acá de lazarillo y de danzante, / Allá dentro de un tomo, a cada instante, / Asa la carne que comer no espera. /
    • 1781-1784 Samaniego, F. M. Fábulas [1988] 171 Esp (CDH )
      De la asamblea, dijo: / "Ordeno a la Locura, / Desde este instante mismo, / Que eternamente sea / De Amor el lazarillo."
    • 1785 Anónimo Pepín [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      / De noche encontró la ronda / un ciego y su lazarillo, / y en la gaita les hallaron / a Martínez y Garrido.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 505 Ec (CDH )
      No hacía caso de las razones del padre, y éste lo toleraba por amor de la paz y con la esperanza de ganarle, disimulando saber, como sabía muy bien, que aquel grande Inga, que pretendía la adoración del pueblo, escapado de su casa en el reino de Galicia y enderezado á Madrid á probar fortuna, había servido en la corte de lazarillo de un ciego.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      LAZARILLO DE CIEGO, el que le guía.
    • 1791 Cruz, R. Petra [1990] Esp (CDH )
      Que también / vendrá su vecino el ciego / con la gaita zamorana, / el lazarillo y el perro.
    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] Esp (CDH )
      ¿Qué sintiera y dixera aquel ilustre ciego si supiese que aquel Damasio que espontáneamente le servía de lazarillo era aquel mismo Maximio a quien él procuró sacar de la cárcel en que le hizo poner Antonina, y el digno y fiel amante de Eudoxia, cuyo casamiento prefería al de Basílides el mismo Belisario después que supo el afecto que Eudoxia le tenía?
    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] 157 Esp (CDH )
      ¡Quién pudiera poner los ojos en tan triste espectáculo, viendo al conductor de victoriosos exércitos, y cuyo nombre hacía temblar las naciones, conducido ahora él mismo por un roto lazarillo para mendigar su sustento, sin contemplar con los ojos del alma la instabilidad de la humana grandeza, juguete de los antojos de la fortuna!
    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] Esp (CDH )
      "Aquel pobre que me servía de lazarillo quando llegué a vuestra casa".
    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] Esp (CDH )
      ¿No me dixisteis, Belisario, que la queríais casar con aquel mendigo que os servía de lazarillo?"
    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] Esp (CDH )
      Él quedó pasmado quando supo que era yo aquel mismo mendigo que servía de lazarillo a Belisario, y se maravilló mucho más al oír que era hijo de Septimio y marido vuestro".
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] Esp (CDH )
      ¿Con qué indecible sorpresa / Escucho vuestra atencion! / Brindais por mi corazon / Brindando por mi Teresa: / Tambien á mí me interesa / Ansiar por su robustez; / Con la esperanza tal vez / De que, con amor sencillo, / De báculo y lazarillo / Me servirá en mi vejez.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Luego que concluyó su tácita retractación, prosiguió el eclesiástico: — Me llevo a mi sobrino porque él es un ciego por su edad, y usted otro ciego por su ignorancia; y si un ciego es el lazarillo de otro ciego, ya usted habrá oído decir que los dos van a dar al precipicio.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )

      Esto es lo de menos, dijo el caballero; yo que deseo socorrerlo hermano, nada perderé en servirle de lazarillo. Venga usted.

    • a1828 Fdz Moratín, L. Orígenes teatro esp [1830] Esp (CDH )
      Un ciego acompañado de su lazarillo va pregonando coplas y oraciones: quéjase de que nadie le da limosna, ensaya la voz para las coplas que se propone cantar, y sobreviene un pobre cuyas plegarias le incomodan mucho, conociendo que con ellas atraerá la gente y él se quedará sin que nadie le dé limosna: repúntanse de palabras el ciego y el pobre, se insultan á cual mas puede, y el diálogo se concluye á palos.
    • a1828 Fdz Moratín, L. Orígenes teatro esp [1830] Esp (CDH )
      Palillos, mozo travieso y apicarado, desearía aplicarse á algun oficio, para lo cual refiere al auditorio sus buenas cualidades, y entre ellas cuenta haber robado ciertos dineros á un ciego de quien habia sido lazarillo: Martin Álvarez ciego sale por un lado pregonando sus oraciones, y por otro Pedro Gomez ciego tambien sale anunciando las suyas: salúdanse entrambos, y creyendo que están solos hablan con entera confianza: Álvarez cuenta al otro que su lazarillo le robó seis ducados que tenia escondidos, y escapó con ellos: Gomez le aconseja que en adelante lleve el dinero encima de sí, como él lo hace, y en prueba de ello le dice que lleva cosidos alrededor del bonete los ducados que va recogiendo, y asi está seguro de que nadie se los quite: esto dicho, Palillos que todo lo ha estado oyendo, le arrebata el bonete de la cabeza y echa á correr [...].
    • 1850 Ayguals Izco, W. Bruja Madrid [1969] Esp (CDH )
      Con el auxilio del incógnito apeóse don Eduardo del carruaje, y asido del brazo de su misterioso lazarillo pasó el dintel de la gran puerta, que volvió a rechinar al cerrarse con estrépito.
    • 1850 Ayguals Izco, W. Bruja Madrid [1969] Esp (CDH )
      A fuerza de ruegos y protestas alcanzó por fin que se entibiara paulatinamente la desgarradora amabilidad de aquellas vírgenes, y una de ellas, tuvo la condescendencia de servirle de lazarillo hasta la cocina, donde estaba junto a la lumbre la tía Pelona hilando, mientras las judías de un gran puchero se iban cociendo con majestuosa calma, gracias a la escasez del elemento abrasador.
    • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
      LAZARILLO: adj. s.: [...] Por estensión se llama así familiarmente al que acompaña siempre a otro.
    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] Esp (CDH )
      Canta la fregona al ir a la fuente y en el fregadero, y canta el peón cuando trabaja y cuando deja de trabajar, y el aprendiz de zapatero cuando va de «entrega», y el vago que se cansa de serlo, y el motil o grumetillo que vuelve a bordo, y el oficial de sastre y todos los jornaleros de todos los géneros y categorías en cuanto se echan a la calle... y no te incluyo en esta música, que es de pura afición, a los artistas de profesión, como los indígenas ciegos de vihuela, y los de gaita y lazarillo con panderetas, exóticos, de la provincia, que en ciertos días de la semana, como el sábado, aturden la población.
    • 1872 Fuentes Ponte, J. Murcia que se fue [1872] 212 Esp (CDH )
      En el quicio la puerta del Rosario habia un hermano vendiendo rosarios ya benditos, como escapularios y evangelios de monjas; y bajo del balcon de la iglesia, donde hay de piedra hecho un San Vicente Ferrer en memoria de cuando este santo predicó en tal sitio mision en el año del Señor mil cuatrocientos y once, habia un ciego con lazarillo y perro, que cantaba al son de una guitarra con más parches que veterano flamenco, un horroroso caso y estupendo milagro que la Vírgen hizo; teniendo en tanto el tal zagalote una caña con bandera, que pintada tenia á la Virgen en lo alto, y bajo ella un hombre que echaba fuego, y al que agarraban dos demonios con uñas, cuernos y rabo largo; el cual triste caso enternecia corazones y bolsillos de grande corro de gente.
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      Y a un extremo de la sala y al calor del brasero, veíase una muchacha que ejercía a la vez los oficios de cantora y lazarillo de un pobre ciego de gitanesca estampa.
    • 1875 Pz Galdós, B. Memorias cortesano 1815 [2002] 71 Esp (CDH )
      A pesar de tan supinos talentos, Ugarte no salía de su pobreza, que entonces acompañaba, como el lazarillo al ciego, a las más nobles artes de la cabeza o de los pies.
    • 1876-1877 Pz Galdós, B. Gloria [2002] Esp (CDH )

      — Adelante; no te detengas —dijo Esther guiándole como un lazarillo un ciego—. Ya estamos en salvo.

    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] 191 Ec (CDH )
      Unas veces se aproximaban al canal, que brillaba tranquilo como un prolongado trozo del cielo caído en medio del bosque con su luna, estrellas y nubecillas; otras veces se internaban en la espesura, y los cercaba sombra tan densa, que la india servía de lazarillo a su amante y le guiaba de la mano para que no cayese o no se extraviase.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] 345 Ec (CDH )
      Ni un perro le guia al infelice, porque es ciego tan desgraciado que el lazarillo fuera en él boato reprensible.
    • 1880-1882 Montalvo, J. Catilinarias [1985] Ec (CDH )
      ¡Pobre don Antonio! su amigo leal, su firme apoyo, su comisionista, su administrador, su diácono, su ayudante de misa y olla, su Pólux, su lazarillo, sus andaderas, sus anteojos, Urbina, José María Urbina, ¡le ha botado! Cuando los liberales del Guayas hubieron urdido su primera revolución, contaron con Urbina, el enemigo mortal de las leyes de García Moreno: el hombre de dos caras y ni un corazón, al embarcarse para Lima, le tomó aparte a Eloy Alfaro y le dijo: Entiéndete con Teresa para todo.
    • 1890 Picón, J. O. Honrada [2000] Esp (CDH )
      Hubiera él querido debérselo absolutamente todo a sí propio, mas no le pesó la gratitud: sabía que mérito sin protección es ciego sin lazarillo.
    • 1893 Clarín Señor [1997] Esp (CDH )
      Pasó el tiempo, en efecto, que es el lazarillo de ciegos y de linces, y va delante de todos abriéndoles camino.
    • 1893 Pz Galdós, B. Torquemada [2002] 223 Esp (CDH )

      Era Melchorito de lo más despabilado que podría encontrarse a su edad, no superior a dieciocho años, tan corto de estatura como largo de entendimiento; vivaracho, cariñoso y con toda la paciencia y gracia del mundo para entretener al ciego durante largas horas sin aburrirle ni aburrirse. Estudiaba pintura en la Academia de San Fernando, y no se contentaba con llegar a ser menos que un Rosales o un Fortuny. Al dedillo conocía el Museo del Prado; como que había copiado multitud de Vírgenes de Murillo, que bien o mal vendidas le daban para botas y un terno de verano; y como estudio de las sumas perfecciones del arte, se había metidocon Velázquez, copiando la cabeza del Esopo, y el pescuezo de la Hilandera. La descripción del Museo y el recuento de todas las maravillas que atesora, servíanle para tener embelesado a Rafael, que recordando lo que años atrás había visto, lo veía nuevamente con ajenos ojos. Y de todo aquel Olimpo de la pintura, el ciego prefería los retratos, donde se admiraba tanto la naturaleza como el arte, porque en ellos revivían las personas efectivas, no imaginadas, de antaño. Por ver y examinar retratos, revolvía todas las salas del Museo con su inteligente lazarillo, el cual le prestaba sus ojos, como pueden prestarse unos lentes, y uno y otro se embelesaban ante aquellas nobles figuras, personalidades vivas eternizadas en el arte por Velázquez, Rafael, Antonio Moro, Goya o Van Dyck.

    • 1895 Pz Galdós, B. Torquemada SPedro [2002] Esp (CDH )

      — Ya hemos hablado de mí más de lo que yo merezco. Hablemos ahora de usted, que es lo más importante por ahora. Me pide mi opinión, y yo se la doy como se la he dado siempre, con absoluta franqueza, si me lo permite, con la autoridad un tanto arrogante, que usted llamaba despotismo, y que era tan sólo el convencimiento de poseer la verdad en todo lo concerniente a los intereses de la familia. Antes miré por su dignidad, por su elevación, por ponerle en condiciones de acrecentar su fortuna. Ahora, en estos días de desengaño y tristeza, miro por la salvación de su alma. Antes, me empeñé en guiarle a las alturas sociales, sirviéndole de lazarillo; ahora, todo mi afán es conducirle a la mansión de los justos...

    • 1895 Valera, J. Juanita la Larga [1985] Esp (CDH )
      Y conviniendo yo en esto, con mi entusiasta amigo el diputado novel, afirmo que, si todos los caciques fueran como don Andrés, sería gran ventura que cada pueblo tuviese su cacique: todo en cada pueblo estaría bien aseado y mejor cuidado; daría gusto andar por sus paseos y por sus caminos, el maestro de escuela no se moriría de hambre, y se gozaría de tan ordenada libertad que el boticario podría ser impunemente, como don Policarpo, brujo y ateo, sin que por eso se suprimiesen ni dejasen de ser celebradas con devoción, entusiasmo y regocijo, hasta las más candorosas procesiones, aunque hubiese en ellas judíos, soldados romanos, Longinos * con lanza y lazarillo, después de quedarse ciego, paso de Abraham y apóstoles y profetas.
    • 1895 Valera, J. Juanita la Larga [1985] Esp (CDH )
      Prometía la cena del miércoles ser muy divertida, amenizándola con sus chistes un criado muy gracioso que tenía don Andrés y que hacía en todas las procesiones el papel de Longino, soldado fanfarrón y galante antes de dar la sacrílega lanzada, y ciego después, que persigue al lazarillo, el cual se le escapa y le hace en las procesiones mil burlas y perrerías.
    • 1899 Pz Galdós, B. Vergara [2002] 214 Esp (CDH )
      ¡Oh vida, oh naturaleza!... ¡Y nosotros, enfatuados con la idea de buscar la solución en nuestras pasiones, en el juicio nuestro, cuando nuestro juicio no es más que un pobre ciego sin lazarillo!...
    • 1905 Glz. Prada, M. El intelectual y el obrero Horas de lucha Pe (CDH )

      Los intelectuales sirven de luz; pero no deben hacer de lazarillos, sobre todo en las tremendas crisis sociales donde el brazo ejecuta lo pensado por la cabeza.

    • 1905 Glz. Prada, M. El intelectual y el obrero Horas de lucha Pe (CDH )
      Cuando preconizamos la unión o alianza de la inteligencia con el trabajo no pretendemos que a título de una jerarquía ilusoria, el intelectual se erija en tutor o lazarillo del obrero.
    • 1911 Pz Galdós, B. Cartago [2002] Esp (CDH )
      En la cavidad obscura del templo, Silvestra me guiaba como lazarillo, pues mis ojos deslumbrados por la luz solar nada veían.
    • 1912 Azorín Castilla [1972] 158 Esp (CDH )
      Por el puente pasa la vida, pintoresca y varia: el carro de unos cómicos, la carreta cubierta de paramentos negros en que traen el cuerpo muerto de un señor, unos leñadores con sus borricos cargados de hornija, un hato de ganado merchaniego, que viene al mercado, un ciego con su lazarillo, una romería que va al lejano santuario, un tropel de soldados.
    • a1912 Blanco, E. Tradiciones épicas [1912] 302 Ve (CDH )
      Y sin ver nada, asido de la túnica de Claudia, como ciego á merced de un lazarillo, discurro conturbado por el fúnebre laberinto de estrechas calles de sepulcros, hasta dar, cuando menos lo preveo, en lo profundo de una huesa, abrazado de Claudia, y sintiendo en mis labios el beso frío, agotador, eterno, de sus labios de hielo...
    • 1913 Unamuno, M. Sentimiento trágico [1996] Esp (CDH )
      Un ciego solo, sin lazarillo, no podría vivir mucho tiempo.
    • 1914 Alcalde Río, H. Escenas cántabras [1914] Esp (CDH )
      Aquí se acerca la ciega del violín, con su lazarilla.
    • 1914 Unamuno, M. Niebla [1995] Esp (CDH )

      Pues el caso es que había en un pueblo portugués un pirotécnico o fogueteiroque tenía una mujer hermosísima, que era su consuelo, su encanto y su orgullo. Estaba locamente enamorado de ella, pero aún más era orgullo. Complacíase en dar dentera, por así decirlo, a los demás mortales, y la paseaba consigo como diciéndoles: ¿veis esta mujer? ¿os gusta? ¿sí, eh?, ¡pues es la mía, mía sola! ¡y fastidiarse! *No hacía sino ponderar las excelencias de la hermosura de su mujer y hasta pretendía que era la inspiradora de sus más bellas producciones pirotécnicas, la musa de sus fuegos artificiales. Y hete que una vez, preparando unos de éstos, mientras estaba, como de costumbre, su hermosa mujer a su lado para inspirarle, se le prende fuego la pólvora, hay una explosión y tienen que sacar a marido y mujer desvanecidos y con gravísimas quemaduras. A la mujer se le quemó buena parte de la cara y del busto, de tal manera que se quedó horriblemente desfigurada, pero él, el fogueteiro, tuvo la fortuna de quedarse ciego y no ver el desfiguramiento de su mujer. Y después de esto seguía orgulloso de la hermosura de su mujer y ponderándola a todos y caminando al lado de ella, convertida ahora en su lazarilla, con el mismo aire y talle de arrogante desafío que antes.

    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Su marcha por los cañones era ahora la marcha de un ciego sin lazarillo; se sentía ya la amargura del éxodo.
    • 1918 Blasco Ibáñez, V. Mare nostrum [1998] Esp (CDH )
      El notario, que llevaba largos años de amistad con Labarta, pretendía dirigirle con su espíritu práctico, siendo el lazarillo de un genio ciego.
    • 1923 Valle-Inclán, R. M. Cara Plata [1997] Esp (CDH )
      Bajo grandes parasoles, tienen el tabanque tunos buhoneros que el barato y la suerte pregonan, y con arte gitana engañan a los maravillados aldeanos. Ciegos y lazarillos cantan sus romances.
    • 1926 Maeztu, R. Quijote [1981] 149 Esp (CDH )
      Y lo más probable es que llegará un día en que se sentirán huérfanos de cielo y perdidos en el bosque del mundo, sin otro lazarillo que sus propias pasiones.
    • 1927 Noel, E. Siete cucas [1992] 206 Esp (CDH )
      El guardia Procopio, el alguacil Burro —que no es calificativo, sino así se apellidaba, aunque este apellido no venga en el Estudio etimológico, histórico y fílológico, sobre los apellidos castellanos , por Godoy—, don Práxedes el policía y otras autoridades, allí de estantiguas habían de permanecer en la compañía de Pascuilla, que sin perder su importante cargo de lazarillo del tío Colás —también de pasmarote bajo la parra— ascendió a recadero de la casa embrujada.
    • 1928 Insúa, A. / Hnz Catá, A. En familia Lecturas [11/1928] Esp (CDH )
      Yo, tío, soy de esos ciegos raros que se guían mejor solos que con lazarillo...
    • 1930 Unamuno, M. Bernardo Velarde Epistolario inédito Esp (CDH )
      Ay, España, monasterio / de ciegos y lazarillos; / tus leones en castillos / nos mataron el misterio.
    • 1934 Hernández, M. Quién te ha visto [1993] Esp (CDH )
      / No levantan polvareda / tus pisadas al venir / seguro, al seguro ir / lazarillo de tu pie: / con ella conduceté / y déjate conducir.
    • 1943 Fdz Flórez, W. Bosque animado [1997] 202 Esp (CDH )
      — Madre —continuó—, desde que abandoné mi zarzal para venir a implorarte se han secado y vuelto a nacer varias veces las hojas de los árboles, y en todo ese tiempo me he dejado guiar como de un lazarillo por mi buen corazón.
    • 1944 Casona, A. Dama [1996] Esp (CDH )
      Ahora toca la guitarra y pide limosna en las romerías con su lazarillo y su plato de estaño.
    • 1917-1945 Fdz Flórez, W. Volvoreta [1989] Esp (CDH )
      Como un lazarillo a un ciego, su corazón íbalo guiando hacia la casa de Volvoreta.
    • 1945 Sarabia, R. Pedagogía familiar [1945] Esp (CDH )
      Dicen que el niño es ciego desventurado que no conoce el camino de la virtud y la senda del cielo, que por eso alarga lloroso sus manos vacilantes en busca de un lazarillo que lo guíe sin peligro.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      Se van acostumbrando nuestros ojos a la oscuridad, y vamos viendo algo en una vuelta que damos a la sala, sirviéndonos nuestra memoria de lazarillo.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      La mujer es en realidad el lazarillo del hombre y el hombre el lazarillo de la mujer en la noche inhospitalaria del mundo.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      El lazarillo que lleva uno al lado es ciego, y precisamente él nos debe dirigir, porque nuestra vista es la que nos equivoca.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      En la calle preparada para la soledad, como en despedida de su abandono, un ciego tocaba el arpa acompañado de una lazarilla.
    • 1951 Rojas, M. Hijo ladrón [2001] 206 Ch (CDH )

      No anduve mucho: en la estación, tiritando, los ojos rojos, la piel quemada por el viento cordillerano, la ropa y los zapatos destrozados, los pies llenos de heridas, hambriento y sucio, estaba Ipinza. Lo metí en la carpa del capataz, como quien mete un cadáver en un ataúd, y estuve allí quince días cuidándolo: una bronquitis horrorosa. Se mejoró por fin y seguimos viaje a Chile, yo sirviéndole de lazarillo, aunque sin hablarle, detestándolo desde el fondo de mi alma, pero incapaz de abandonarlo, sobre todo sabiéndolo tan cobardón.

    • 1951 Rojas, M. Hijo ladrón [2001] 323 Ch (CDH )
      Comprenderás que no se puede ser ladrón y tener problemas de esta índole: tampoco un ladrón nocturno puede andar con lazarillo.
    • 1953 Rodríguez, C. Don de la ebriedad [1998] 101 Esp (CDH )
      / Seguir oyendo el ruido de mis pasos / con la fruición de un pobre lazarillo.
    • 1954 Calvo-Sotelo, J. La muralla [1959] Esp (CDH )
      (La busca como un ciego a su lazarillo.)
    • 1923-a1959 Altolaguirre, M. Poesías [1992] Esp (CDH )
      De ojos que ya nada ven / brotan lágrimas tan negras / que se olvidan de su oficio / de ser en la noche estrellas. / Dolor sin luz. Hoy el alma / se hunde más en sus tinieblas / porque la vida y la noche / —un mismo mar— hacen que ella / por su propio peso caiga / en oscuridad completa. / Ya su desnudo en la noche / nadie lo ve, que atraviesa / profundidades que sólo / a Dios, su centro, la acercan. / Hace tiempo que no miro / sino hacia adentro. Me llevan / por las calles lazarillos / que me toman y me dejan. /
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] Cu (CDH )
      Pasó luego a la autobiografía de Villarroel, muy divertido por aquella picaresca que por sinuosos caminos llevara al poeta a ser lazarillo de ermitaños, estudiante y torero, curandero y bailarín, albacea y matemático, soldado en Oporto y catedrático universitario, antes de dar con los huesos en el descanso de un hábito religioso.
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 171 Esp (CDH )
      ¿Robal? ¿Rubal? Su mujer —lo recuerdo muy bien— también se llamaba Adela, la camarada Adela; era pequeña, robusta y tras una incipiente obesidad escondía una violencia contenida; es posible que la costumbre de servir de lazarillo a su marido le hubiera inoculado un estado de permanente alarma y un afán de vigilancia respecto a todo lo que les rodeaba.
    • 1967 Zamora Vicente, A. Discurso recepción RAE, Luces Bohemia [1967] Esp (CDH )
      El escueto Quería matarse , de la carta de Valle Inclán, se agiganta, se reitera en el "regeneramos en un vuelo", frase con que Max invita a su lazarillo a tirarse por el Viaducto de la calle de Segovia.
    • 1969 Asturias, M. Á. Malandrón [1969] Gu (CDH )

      Más tenéis vos, quien lo dijera, con esas ardillas que son cosa viva, que participan de vuestro existir y del recuerdo de la ramera que te sirvió de lazarillo en Génova.

    • 1969 Revueltas, J. Sinfonía pastoral 142 El apando y otros relatos Mx (CDH )
      El sacerdote camina dando tumbos en las hondonadas de nieve, transido por la especie de revelación sobrenatural que cree advertir en aquello: el milagro de la niña ciega, del lazarillo ciego, que puede, no obstante, conducir desde las tinieblas de su ceguera al hombre que se cree superior porque puede mirar, al hombre que tiene ojos para ver, pero que no ha visto nada todavía.
    • 1969 Mindán Manero, M. HFilosofía y Ciencias [1969] Esp (CDH )
      El órgano emocional que nos pone en contacto con los valores se estructura en tres fases: un sentir o intuir el valor, descubriendo su materia o contenido propio, sigue después un preferir, en lo que se descubre la jerarquía de los valores, a los cuales antecede y acompaña el amor, que es como el lazarillo que nos guía al encuentro y estima de los valores positivos o su opuesto el odio o antipatía que nos hace resaltar los valores negativos.
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 21 Esp (CDH )
      [...] el anciano ciego apoyado en el hombro de su lazarillo, zigzagueando de una acera a otra, a todas las horas del día, por todos los barrios de la ciudad [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 81 Esp (CDH )

      [...] su severa mirada se pierde en las fugitivas siluetas que atraviesan el callejón: albornoces, chilabas, mujeres con velo: ciego escoltado por un lazarillo, vendedores de avellanas, almendras y cacahuetes [...].

    • 1967-1971 Arias Schz, Ó. Grupos presión CRica [1971] CR (CDH )

      En busca de su máxima ganancia, al individuo, creía Adam Smith, le guía una «mano invisible»que le lleva a cooperar en una finalidad ajena a su objetivo inicial. Sin embargo, como lo ha demostrado la experiencia, esta mano invisible no siempre es un buen lazarillo.

    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      Sin creer que tal ejemplar se me ofreciese de lazarillo, boté del diván y nos trasladamos al pretil, aunque en la rectangular zona luminosa, lo que convertía el tête-á-tête en una entrevista familiar.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      Merceditas me halló entre los escombros del cuarto de baño, me desenterró y —guiándome a la ducha del servicio, recibió, en premio a sus desvelos de lazarillo, un nalgazo desprovisto de lujuria y motivado por los restos de mi euforia, caricia —si así quiso entender ella— que aún agradecía, cuando se presentó en el dormitorio a lo que se me ofreciese y a mí, desorientado, chorreante y, por fin, inmóvil, cualquier valerme para saber qué hacía yo allí.
    • 1973 Gorodischer, A. Jubeas [1973] 101 Ar (CDH )

      Estábamos extenuados cuando llegamos al pie de la ciudad, esa denominación inevitable, estábamos extenuados por la distancia, por el aire frío y porque l'Hostave había insistido en que por turno le hiciéramos de lazarillo, algo que nunca había necesitado. Yo había tratado de erigir un leve argumento apuntando a su altanería, pero había fracasado: tendría que haber sabido que en lo concerniente a su mutilación, la vergüenza podía convertirse en orgullo cuando se trataba de utilizarla en contra nuestro.

    • 1973 Gorodischer, A. Jubeas [1973] Ar (CDH )

      — ¿Qué es esto? ¿Una sesión de análisis?

      Dije que no y él se adelantó unos pasos. Sin lazarillo.

    • 1973 Gorodischer, A. Jubeas [1973] Ar (CDH )
      No he olvidado a l'Hostave: sin lazarillo pero exagerando su desamparo, sonreía y hablaba con la más suave de sus voces a todos los que se le acercaban: les preguntaba sus nombres, les pasaba las yemas de los dedos por las caras, irradiaba una indefensa ternura.
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] 245 Ar (CDH )
      Su bastón blanco suscita un generalizado sentimiento de simpatía, facilitado por un gran perro amaestrado que hace de lazarillo y por los comentarios de Pipo Mancera que subraya el sacrificio que significa para un hombre como Borges, en sus condiciones, acudir a un programa de televisión.
    • 1976 Riaza, L. Retrato dama [1976] Esp (CDH )
      (DAMA se levanta de su silla y, siempre conducida por A.A. como por un lazarillo, sube al espacio acordonado de la "planta noble". A.A. quita las últimas fundas a una especie de tocador con espejo, y a un asiento que se encuentra delante de aquél. Pone sobre dicho tocador la sombrerera última y una lamparita igual a las de los veladores. La enciende. Da una luz lívida y espectral —también podría utilizarse un candelabro con muchos cirios—. DAMA se sienta. A.A. le tapa la cabeza con el paño "ensangrentado". FCA recoge todos los pañuelos que le han ido echando y comienza a lavarlos en la tina. DAMA habla por debajo del trapo)
    • 1977 Vargas Llosa, M. Tía Julia [1996] Pe (CDH )
      Le gustaba ver llorar a esos vendedores que se acercaban a ofrecerle la suerte y sorpresivamente recibían un bofetón, y se excitaba como en los toros cuando el lazarillo de una ciega que lo había abordado, platillo de latón que tintinea en la mañana, caía al suelo sobándose la canilla que acababa de alojar su puntapié.
    • 1979 Longares, M. Novela corsé [1988] 76 Esp (CDH )

      Será apestado el que oficia de lazarillo entre la noche y el día, este novelista erótico que afloja los lazos opresivos engrasando las correas que nos trasladan a la ilusión.

    • 1979 Longares, M. Novela corsé [1988] 93 Esp (CDH )
      El lazarillo erótico por tanto, a ejemplo de los indios de Hollywood cuando rodean la caravana circular de los caballeros del Oeste, no alumbra como el magnesio, es su lengua enroscada serpiente galanteadora que acaricia contornos, espiral de esa hipérbole cuyos ígneos aros súbitamente enfocan afinidades.
    • 1979 Longares, M. Novela corsé [1988] 218 Esp (CDH )
      Por la fuerza del amor, vence Matilde el peso de la norma y se embebe en el adulterio, éste será el único atisbo de su personalidad, lo demás lo anega la torrencial impetuosidad de Claudio que la maneja como lazarillo de su visión.
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] Cu (CDH )
      Iba yo de lazarillo del conde de Gijón que, por supuesto, no sabía francés (ni siquiera muy bien el español), y se asombraba ante cualquier tontería que en América estaba ya cansado de ver.
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] Cu (CDH )
      Pero pronto me cansé de hacerle el papel de lazarillo a aquel perulero desfachatado: yo —que bien sabía cómo tratan de pelar los europeos a un americano en cuanto llega— no cesaba de aconsejarle y de sujetarle las manos al conde, aun cuando gastase en mi persona.
    • 1981 Bryce Echenique, A. Martín Romaña [1995] Pe (CDH )
      Todo esto es normal, no me quejo, en ninguna ciudad del mundo habría sido diferente, tampoco, puesto que ya no me cabe la menor duda de que mi carácter ha tenido mucho más que ver en mi destino que los astros, las cartas o el I Ching. Y por ello mismo me he negado, desde hace algún tiempo, a tener un perro o un gato en una ciudad en que perros y gatos se convierten a menudo en lazarillos de malvados de galopante maldad.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] 362 Ar (CDH )
      Ahora, perdido Cagliostro, a quien consideraba un maestro y un lazarillo en las comarcas ignotas, se confesaba perdida ella también.
    • 1984 Olmo, L. Pablo Iglesias [1986] Esp (CDH )
      (Se hace un oscuro. Con la escena vacía, aparecen en primer término del escenario y en el lateral izquierdo según el espectador, un ciego y su lazarillo. El primero, que porta una guitarra —preferiblemente una zanfona— rompe a recitar, al mismo tiempo que cae sobre ellos la luz, el siguiente romance aparecido en «La Flaca» el 1-11-1872 con el título de «Amadis de Jaula»:)
    • 1984 RAE DRAE 20.ª ed. (NTLLE)
      lazarillo [...] m. [...] fig. Persona o animal que guía y acompaña a otra necesitada de alguna ayuda.
    • 1984 Wolff, E. Balsa Medusa [1990] Ch (CDH )

      CINTIA—(Con vivacidad)Bueno! Encabezo la expedición!? Quién me acompaña? Los invito a explorar el Amazonas! (Arrastra a Sergetti de la mano, que la sigue dócilmente. Carla la alcanza, la enlaza de la cintura)

      CARLA—Sí, vamos! Yo les sirvo de lazarillo!

    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] Gu (CDH )

      En la capital vivíamos con mi madre en una casa de huéspedes, a dos calles del Parque de la Concordia. Mi madre no podía dar un paso sin mí: le servía de lazarillo por sus ojos recién operados de cataratas.

    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      Y en ese momento, antes de tantear los peldaños y el pasamanos, tuvo don Florín la sensación de verse comprometido en una de esas reatas de ciegos, en las que el más ciego de todos avanza de lazarillo capitaneando a los más ilusos.
    • 1986 Moix, T. No digas [1993] Esp (CDH )
      Sosígenes, su preceptor de ayer, su consejero de siempre, era hoy el báculo que la sostenía, el lazarillo que orientaba sus pasos tambaleantes.
    • 1986 Prensa ABC, 14/10/1986 [1986] Esp (CDH )

      Aún transcurrirá algún tiempo antes de que los robots domésticos puedan asumir, a pleno rendimiento, todas las funciones a las que serán adaptados en las casas electrónicas.

      Hoy por hoy, difícilmente podrían los pequeños androides servir de «lazarillos». Su escasa visión es el más grave defecto que tienen que subsanar sus diseñadores.

    • 1986 Sastre, A. Jenofa Juncal [1992] 46 Esp (CDH )
      Por eso puse este negocio contra el género masculino... Porque me acordaba de mi padre ciego y de que yo era su lazarillo, y de que... los hombres son una mierda, hijo mío.
    • 1987 Agromayor, L. Fiestas [1987] 236 Esp (CDH )
      Como la perspectiva que puede atisbar a través de los dos agujeritos practicados es mínima, lleva una especie de «lazarillo» que le ayuda como buenamente puede.
    • 1987 Orozco, F. Mejora animal 143 HGenética Esp (CDH )
      Por otra parte, cuando nos enfrentamos con los cruzamientos, es casi como si estuviésemos ciegos [la no-aditividad es grande y fundamental]; no podemos ver [evaluar reproductores o predecir resultados]; pero por la experiencia del tacto, el ciego va conociendo su entorno y termina casi dominándolo [experimentación de esquemas de mejora al cruce] . Ahora bien, si al ciego se le pone un lazarillo, [conocimiento de la genética del cruce], podrá acertar y caminar con más seguridad.
    • 1987 Tagarano, R. El SBernardo [1987] Ar (CDH )

      Es inadmisible y cruel sacrificar un animal sordo o ciego. Todo lo contrario, yo diría que hay que quererlo aún más si es posible, transformarse uno en su lazarillo.

    • 1987 Zurro, A. Farsas [1987] Esp (CDH )

      CRISPINSeñor, quisiera decirle que le he visto progresar mucho en sus vuelos. En cualquier momento saldrá volando por los aires, como lo hacen las águilas, por eso y para que no tenga ningún percance por su estado debe, señor, dejarse guiar por mi voz.

      VEJETEDe acuerdo Crispín, serás mi lazarillo en la tierra y yo seguiré tus órdenes desde el cielo.

    • 1988 Mutis, Á. Ilona [1988] Co (CDH )
      Primero, si es ciego, vendrá con alguien que le sirve de lazarillo; esto puede arreglarse porque lo hacemos esperar en la sala y las muchachas se encargan del effendi anatolio.
    • 1988 Prensa ABC, 26/04/1988 [1988] Esp (CDH )
      Cita en una confitería del barrio Norte, en Buenos Aires, con la mujer que fue su lazarillo
    • 1988 Prensa ABC, 26/04/1988 [1988] Esp (CDH )
      Trae con ella, además de un último libro de Borges —editado por el Banco de Boston—, el resplandor de Borges, y yo se lo digo y ella, la geisha de Borges, el lazarillo de Borges, la mujer que veía por Borges, hace un gesto tímido y divertido a la vez:
    • 1988 Prensa ABC, 26/04/1988 [1988] Esp (CDH )
      O sea, que es Borges ahora el lazarillo de María.
    • 1989 Assad, J. Cenizas [1992] Co (CDH )
      Dios lo envía para que nos dé la mano y resulta que ahora nos toca a nosotros servirle de lazarillos.
    • 1989 Martínez, T. E. Perón [1989] Ar (CDH )

      Se había equivocado en Santo Domingo, cuando le dijo a su lazarillo Américo Barrios: «Memorias, no: les tengo alergia. Si las escribo, pensaría que ya he dejado de estar vivo.

    • 1990 Parra, M. A. King Kong [1991] 81 Ch (CDH )
      ¿Jane? ¿Habló contigo Mandrake? ¿Me has vuelto a querer? ¿A perdonar tanto como para ser mi lazarillo, la compañera de un ciego, así de humilde te has puesto, así de tierna y solidaria? ¿Jane? No, tú no eres Jane.
    • 1990 Piñera, V. Viaje [1990] Cu (CDH )

      ISABEL(lo interrumpe)Capitán, se equivoca; me siento muy feliz en el Almirante. (pausa)¿Qué mejor lugar para una ciega que la proa de un barco? Las horas que paso en ella son las únicas que cuentan para mí. El Almirante es mi lazarillo y yo lo soy de él.

    • 1990 Prensa El Tiempo, 01/06/1990 [1990] Co (CDH )

      Ojalá el resultado no nos vaya a hacer exclamar como el paralítico, que para implorar por su salud iba camino del Señor de Montserrate, pero por un descuido de su lazarillo se vino loma abajo: ¡Señor, haz que quede como estaba!

    • 1991 García Barreno, P. Medicina HCiencias Esp (CDH )
      Pero un clínico entrenado, experto, utiliza herramientas de medida de manera característica, no objetiva, de la misma manera que una persona ciega utiliza su lazarillo; la modulación macroscópica de la señal canalizada por el aparato no se utiliza para crear una premisa de razonamiento —tal como procede el experimentalista— sino que llega a ser parte integral del cuerpo subjetivo del clínico como una nueva estructura trascendente o una nueva forma de conocimiento tácito.
    • 1991 Sastre, A. Revelaciones [1991] Esp (CDH )
      (Deuteronomio: 32, 1 y 2. Ahora ya Moisés, siempre velado y siniestro, acompañado de Rajab, que ha surgido entre las sombras y lo lleva como lazarillo —o como la pequeña Antígona a su padre ciego, Edipo—, ha llegado al primerísimo término del escenario y sigue su solemne discurso al pueblo de Israel que es, por estas cosas del teatro, el público de la sala. Aquí sigue diciendo los versículos 3 y 4 del mismo famoso Cántico:)
    • 1991 Sastre, A Hombres y sombras [1991] Esp (CDH )

      Antígona.—Mi padre tambien era un gran señor. Era minero. Murió escupiendo sangre, de silicosis; pero fue él quien me dijo: tú tienes que estudiar. Al final de su vida, pensaba que este mundo era horrible, que no merecía la pena verlo, y en un ataque de locura se hirió los ojos, y se quedó ciego. Durante sus últimos años yo fui su lazarillo.

    • 1992 Alberto, E. Eternidad lunes [1994] 55 Cu (CDH )
      Con anterioridad a esta canallada, fue monaguillo en la catedral de Tlaxcala sólo para profanar en cuaresma las hostias de las ceremonias litúrgicas; fue lazarillo de ciegos en Recife, capital de Pernambuco, sólo para aprender a robar a los infelices sin dejar huellas comprometedoras; y fue payaso de circo sólo para demostrar que los extremos de la bondad y de la maldad estaban tan cerca que pocos escogidos eran capaces de establecer a conciencia dónde terminaba el reino de la virtud y comenzaba el imperio de la vileza.
    • 1992 Alberto, E. Eternidad lunes [1994] Cu (CDH )
      Dámaso le servía de lazarillo.
    • 1992 Alberto, E. Eternidad lunes [1994] Cu (CDH )
      Bebé cerró los ojos, y se dejó acariciar sin importarle de quién fueran esas manos delicadas que la enloquecían, que la debilitaban y al mismo tiempo la fortalecían, ni de quién fueran esos dedos lánguidos, de falanges femeninas, que jugueteaban con sus dedos al conducirla, como un lazarillo, por los oscuros pasadizos de la taberna.
    • 1992 Ducoudray, L. A. Ojos arrecife [1992] 151 CR (CDH )

      Bañado en sangre, sentado en las baldosas —cual esclavo a quien hubieran dado de azotes— con los ojos abiertos y la mirada perdida, embebido en una afición que por desconocida lo atraía, sujetándolos de las orejas en la entrada de la torre, con las llaves del museo, Jorge III le sacaba los ojos a cuanto conejo se le acercara. Los mozos en roscaderos cargaban los cadáveres y los ojos. Convertido en lazarillo, el paje de cámara a la plaza de armas lo llevaba, cuando elMonarca de nuevo se le ocurría que en la vida no existen vocaciones, y si se cree en éstas es por un inconfeso temor de renunciar a una falaz imagen.

    • 1992 Díez Rdz, L. M. Expediente náufrago [1992] Esp (CDH )
      La pista de Beruelo se había extinguido en los bares habituales, donde le habían visto pasar hacía un rato o no controlaban su llegada, y poco a poco aquel camino nos metía en la noche con el placer alargado de las copas, que se iban cobrando su adecuada exaltación, como si Eloína mantuviera su voluntad de extraviado lazarillo y yo le rogase que no la abandonara, contagiados por las ocasionales confidencias que afianzaban la complicidad.
    • 1992 Jodorowsky, A. Canta pájaro [1994] Ch (CDH )

      Lola se puso a estudiar guitarra con la ciega del cuarto 28. Esa anciana conocía un sinnúmero de canciones y pasaba por los bares ofreciendo su cascada voz. Los clientes, ebrios, agobiados por penas del corazón, le pedían melodías que les recordaban a la mujer traicionera y ella siempre se las sabía... Una memoria asombrosa... Lola, tarde en la noche, convertida en lazarillo, acompañaba a la vieja, de cantina en cantina, cantando a dúo con ella.

    • 1992 Maqua, J. Invierno [1992] Esp (CDH )

      — ¿Sabes lo que vamos a hacer? Tú envuelves el bastón en unos periódicos y yo me lo llevo hecho un paquete. Así se va secando por el camino. Porque yo no salgo de casa dando porrazos con el palitroque como si fuera una ciega, qué vergüenza.

      Mientras Eusebio envuelve el palo lazarillo, Lucía saca unas monedas de real del calcetín de doña Luz.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] 164 Ar (CDH )
      Extraña sabiduría destila ese ciego que tiene un esclavo contrahecho que alternativamente escribe lo que el poeta le dicta, pues es letrado y además cumple la misión de todo lazarillo, de guiarlo entre la inmundicia de las calles de Sevilla, y controlar que le sirvan la comida sin embaucarlo.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] 164 Ar (CDH )

      El poeta lo trata con toda dureza. Lo suele avivar con un sólido golpe del bastón de fresno en las costillas flacas. De vez en cuando le arroja un boquerón, dádiva escasa de poeta pobre, que el lazarillo come con avidez perruna.

    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )

      Tomé mi daga, ya que Acevedo no veía y el lazarillo yacía tendido entre las patas de la mesa como un galgo soñoliento.

    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Ar (CDH )

      Acevedo salió de su aparente somnolencia. Pegó un golpe seco con el bastón que resonó en el costillar del dormido lazarillo y ordenó:

      — ¡Vamos! ¡Levántate y anda, perro boreal con tus ojos de lince!

    • 1995 Leguineche, M. Camino corto [1996] Esp (CDH )
      Los ciegos, sin lazarillos, con sus rosarios de ámbar por delante, caen en las zanjas y gritan lastimeramente «Aga jan, aga jan», señor, señor.
    • 1995 Martínez, T. E. StaEvita [1995] Ar (CDH )

      Con abnegación, con tenacidad, Cifuentes fue el lazarillo del Coronel hasta la víspera misma de su muerte, en 1970.

    • 1995 Prensa El Mundo, 20/02/1995 [1995] Esp (CDH )

      Pero González se tomó a chufla la oferta de Aznar, creyó que había ganado el debate —antes de que saltará la denuncia de Pérez Mariño— y volvió a despreciar todo y a todos los que le quieren forzar, o animar, a salir del poder donde cada vez se enquista más y va a peor. Y además de la mano del no menos ciego de ambición Jordi Pujol, el «lazarillo»catalán que está declarando por su cuenta la independencia idiomática de Catalúña y violando la Constitución.

    • 1995 Vargas, R. Prólogo Comida criolla Pe (CDH )
      Eso explicaría que en la medida que la necesidad de afirmarse como peruanos acucia y muerde —en tiempos de globalización y pérdida de valores propios—, el interés por la gastronomía sobrepasa los códigos del goce goloso para devenir en brújula de desorientados, lazarillo de ciegos, enseña de patrioteros.
    • 1996 Prensa ABC, 21/06/1986 [1996] Esp (CDH )
      Entre libros y sueños discurrió su infancia, sin amigos ni juegos, paladeando palabras. Conoció luego a Borges. Aventó su penumbra y se instaló en su laberinto. Fue su alumna, compañera, amanuense y lazarillo. Y al final, en dos meses, esposa y viuda. Borges le dedicó un libro y un poema. Ella, veinte años de su vida.
    • 1996 Prensa Diario de Yucatán, 06/11/1996 [1996] Mx (CDH )
      Lo que es claro es que los ciudadanos interesados y, en general, la opinión pública, como ciegos sin lazarillo, no podrán saber nunca si el andar va por este buen camino, ni podrán enriquecer el proceso con sus apreciaciones si las autoridades involucradas en la organización no les dan la oportunidad de conocer las diversas propuestas a la fecha, los trabajos seleccionados de entre ellos, las cualidades y limitaciones en esta primera etapa y, con ellas, razones, criterios y principios para definir el rumbo hacia la última meta: un nuevo lugar espacial, social y culturalmente significativo que se constituya en parte de los valores patrimoniales ciudadanos.
    • 1996 Sánchez, D. Cita injusticia [1996] PR (CDH )

      Mi lazarillo logró desprenderse de mí, amablemente, y me tocó por la espalda en señal de que continuara caminando sola. Dí unos cuantos pasos hacia el frente cuando la voz de otro hombre detrás de mí pidió que me detuviera. Se acercó para quitarme la venda.

    • 1996 Sánchez, D. Cita injusticia [1996] PR (CDH )
      Taparon nuevamente mis ojos con la venda y uno de los encapuchados se acercó para servirme de lazarillo.
    • 1997 Prensa El País, 24/09/1997 [1997] Esp (CDH )
      El cineasta busca en un habitual compinche de Laboa, el escritor Bernardo Atxaga, el lazarillo que comente y valore el papel único y vanguardista del cantor en el contexto de la cultura vasca contemporánea; y de su esfuerzo resulta un fascinante, vivísimo retrato de artista inclasificable.
    • 1997 Prensa Clarín, 03/02/1997 [1997] Ar (CDH )
      Armado de paciencia, Eduardo Elztain, de Irsa, ofició de lazarillo del financista George Soros con el nuevo equipo económico argentino.
    • 1997 Prensa La Época, 11/07/1997 [1997] Ch (CDH )
      También dijo que "Maradona será el lazarillo de un equipo ciego. Y Boca padecerá la dependencia, aunque dada su realidad será un mal infinitamente menor a todo el cuadro crítico que (el equipo) padece".
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      lazarillo [...] m. Persona o animal que guía o acompaña a otra necesitada de ayuda.
    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] Bo (CDH )

      — Gracias joven. Por tu voz conozco la limpieza de tu corazón. Toma esta vasija; que tu amigo lleve a mi lazarillo al río y luego traiga agua para mí. También sé, por el olor, que hay un nogal por aquí; por favor, tráeme unas cuantas nueces. Te lo voy a agradecer. Hemos caminado bastante.

      Calixto hizo una seña a Eladio para que recibiera la escudilla y él fue a la huerta de Noelín Guereca donde, efectivamente, había nogales muy próximos al cerco que daba al camino.

    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] 60 Bo (CDH )
      Tocó unos cuantos compases; después, se paró y guiado por su lazarillo se perdió en dirección del pueblo.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      lazarillo [...] m. Persona o animal que guía o acompaña a otra necesitada de ayuda.
    1. s. Frecuentemente en aposición al sustantivo perro.
      docs. (1909-2012) 12 ejemplos:
      • 1909 Lugones, L. Lunario sentimental [1988] Ar (CDH )
        Con sórdida chuleta, / Su perro lazarillo le regala un festín.
      • 2012 Agencia Efe "La ceguera y los perros-guía" [08-10-2012] El País (Madrid) Esp (HD)
        La novela, en clave semiautobiográfica, narra las vicisitudes de David, un joven que se queda ciego a consecuencia de un accidente automovilístico, y Blanca, la adiestradora del perro lazarillo que guiará al muchacho en su nueva vida de invidente. Tanto Enríquez, como coordinador del Departamento de perros-guía de la Fundación ONCE en España como Ana Galán, criadora de perros lazarillo para la organización "Guiding Eyes for the Blind" en Nueva York, aseveran que sus personajes en la ficción son totalmente inventados.
      • 1909 Lugones, L. Lunario sentimental [1988] Ar (CDH )
        Con sórdida chuleta, / Su perro lazarillo le regala un festín.
      • 1922 Anónimo (Mínimo Español) "Ciegos, perros y niños" [17-09-1922] Blanco y Negro (Madrid) Esp (HD)
        En Alemania, la Cruz Roja ha comenzado a realizar en esta orientación una obra muy interesante: la de educar y preparar perros para auxiliares de sus obras benéficas. El perro-lazarillo—después de la guerra, en que tantos pobres soldados quedaron ciegos—ha llegado a ser una institución social.
      • 1959 Pz Ayala, R. "Hermano perro" [28-05-1959] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Otro tipo admirado de perro callejero era el perro lazarillo de ciego, pero sin las mañas, trapisondas, y raterías del lazarillo clásico.
      • 1972 Summers, F. "Perros en ciudad" [18-06-1972] ABC (Madrid) Esp (HD)
        El perro ha demostrado siempre su amor y fidelidad al hombre. Y es por ello justo que el hombre se preocupe de él, pero no de la forma en que lo hacía en otro tiempo, sino adaptándole a la vida actual, donde sus numerosos servicios —entre los cuales quizá el más espectacular en los últimos años haya sido el adiestramiento de los perro-lazarillo— sean nuevamente apreciados y reconocidos pro todos.
      • 2001 Anónimo "Omar Rivera, invidente, bajó 71 pisos" [15-09-2001] ABC (Madrid) (HD)
        Rivera salvó su vida gracias a su jefa, Ann, y a su fiel perro lazarillo "Tops", un labrador retriever dorado, ejemplar que, según los expertos y por instinto, da la vida por su amo.
      • 2012 Agencia Efe "La ceguera y los perros-guía" [08-10-2012] El País (Madrid) Esp (HD)
        La novela, en clave semiautobiográfica, narra las vicisitudes de David, un joven que se queda ciego a consecuencia de un accidente automovilístico, y Blanca, la adiestradora del perro lazarillo que guiará al muchacho en su nueva vida de invidente. Tanto Enríquez, como coordinador del Departamento de perros-guía de la Fundación ONCE en España como Ana Galán, criadora de perros lazarillo para la organización "Guiding Eyes for the Blind" en Nueva York, aseveran que sus personajes en la ficción son totalmente inventados.
      • 1909 Lugones, L. Lunario sentimental [1988] Ar (CDH )
        Con sórdida chuleta, / Su perro lazarillo le regala un festín.
      • 1922 Anónimo (Mínimo Español) "Ciegos, perros y niños" [17-09-1922] Blanco y Negro (Madrid) Esp (HD)
        En Alemania, la Cruz Roja ha comenzado a realizar en esta orientación una obra muy interesante: la de educar y preparar perros para auxiliares de sus obras benéficas. El perro-lazarillo—después de la guerra, en que tantos pobres soldados quedaron ciegos—ha llegado a ser una institución social.
      • 1959 Pz Ayala, R. "Hermano perro" [28-05-1959] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Otro tipo admirado de perro callejero era el perro lazarillo de ciego, pero sin las mañas, trapisondas, y raterías del lazarillo clásico.
      • 1972 Summers, F. "Perros en ciudad" [18-06-1972] ABC (Madrid) Esp (HD)
        El perro ha demostrado siempre su amor y fidelidad al hombre. Y es por ello justo que el hombre se preocupe de él, pero no de la forma en que lo hacía en otro tiempo, sino adaptándole a la vida actual, donde sus numerosos servicios —entre los cuales quizá el más espectacular en los últimos años haya sido el adiestramiento de los perro-lazarillo— sean nuevamente apreciados y reconocidos pro todos.
      • 1992 Maqua, J. Invierno [1992] Esp (CDH )
        Un saco de pulgas vegetaba a sus pies, el perro lazarillo... Parsimoniosamente, con voz de cazalla, el bululú iba vaticinando al sexo débil una retahíla de fatalidades sin cuento, reforzándolas con un rosario de advertencias, tan gruesas y exageradas, que hacían sonreír al sabio y acoquinaban al necio. / ¿Qué importa que de hermosura / el Cielo a una niña llene / si apenas llega a los años / en que brotan sus claveles / y ya su rostro y su talle fuertes / pasiones encienden? / Enjambre de aduladores acuden a / su aliciente a tributarle homenajes / y recibir rosicleses. / Las más dulces expresiones, / los cariños más corteses, / en concetos estremados, / las ciegan muy prontamente. / ¡Ay, necias, que esas palabras, / ese almíbar y esas mieles, / veneno son con que os matan, / lazos y redes que os tienden! / ¡Cuántas por este mal pago / se dieron locas la muerte dando luto a sus / familias y trastorno a sus parientes! / ¡Cuántas, viéndose infelices y sin remedio evidente, / cometieron crimen vil contra el fruto / de su vientre!
      • 1992 Maqua, J. Invierno [1992] Esp (CDH )
        Vigilando a la parejita debería de haber estado Remedios, la hermana mayor de Lucía, que hacía de carabina; pero las admoniciones rimadas del mendigo la tenían turulata y había olvidado sus obligaciones: los novios sufrían y musitaban, disimulados entre la multitud, sin que ella se diera por enterada; y Eusebio, el hermanito pequeño, se había aproximado sigilosa y aviesamente al perro lazarillo, saboreando un cucurucho de tutti-frutti.
      • 1992 Maqua, J. Invierno [1992] Esp (CDH )
        Entretanto, el chucho lazarillo dormitaba, y Eusebito, libre de la vigilancia de la hermana, zangolotineaba a su alrededor pendiente de una mosca que sobrevolaba sus legañas. / Asilo de perdularias, / de vientres como tambor, / de muchachas pecadoras, / ¡el hogar «la Valetón»!
      • 1992 Maqua, J. Invierno [1992] 25 Esp (CDH )
        El perro lazarillo ladró asustado.
      • 1992 Maqua, J. Invierno [1992] Esp (CDH )
        De la noche a la mañana las tornas habían cambiado y Lucía, que no olvidaba la deuda impagable que había contraído con su lazarillo, redobló sus afectos y cuidados, erigiéndose en su guía y protectora.
      • 1994 Prensa La Vanguardia (Barcelona), 01/06/1994 [1994] Esp (CDH )
        El patricio laborista por lo menos ha cumplido ingresando su can lazarillo en una perrera lujosa y no dejarlo doliente por puertas.
      • 2001 Anónimo "Omar Rivera, invidente, bajó 71 pisos" [15-09-2001] ABC (Madrid) (HD)
        Rivera salvó su vida gracias a su jefa, Ann, y a su fiel perro lazarillo "Tops", un labrador retriever dorado, ejemplar que, según los expertos y por instinto, da la vida por su amo.
      • 2012 Agencia Efe "La ceguera y los perros-guía" [08-10-2012] El País (Madrid) Esp (HD)
        La novela, en clave semiautobiográfica, narra las vicisitudes de David, un joven que se queda ciego a consecuencia de un accidente automovilístico, y Blanca, la adiestradora del perro lazarillo que guiará al muchacho en su nueva vida de invidente. Tanto Enríquez, como coordinador del Departamento de perros-guía de la Fundación ONCE en España como Ana Galán, criadora de perros lazarillo para la organización "Guiding Eyes for the Blind" en Nueva York, aseveran que sus personajes en la ficción son totalmente inventados.
    1. s. m. En particular, niño o muchacho que guía a un invidente.
      docs. (1624-2014) 35 ejemplos:
      • 1624 Alcalá Yáñez Ribera, J. Donado hablador I [1946] Esp (CDH )
        Oyó las partes el juez, y arrimándose á la voluntad de los contrarios, desterró del pueblo al fingido Longinos, el cual saliendo á cumplir la sentencia, llamando á su Lazarillo, y consolándose con él, le dijo: Anda acá, niño, no se te dé un cuarto; que yo espero en Dios que ántes de un año tengo de estar muy ciego, para vengarme de mis enemigos.
      • 2014 Real Academia Española Diccionario de la lengua española (NTLLE)
        lazarillo [...] m. Muchacho que guía y dirige a un ciego.
      • 1624 Alcalá Yáñez Ribera, J. Donado hablador I [1946] Esp (CDH )
        Oyó las partes el juez, y arrimándose á la voluntad de los contrarios, desterró del pueblo al fingido Longinos, el cual saliendo á cumplir la sentencia, llamando á su Lazarillo, y consolándose con él, le dijo: Anda acá, niño, no se te dé un cuarto; que yo espero en Dios que ántes de un año tengo de estar muy ciego, para vengarme de mis enemigos.
      • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] Esp (CDH )
        Volvió hecho mozo de ciego y lazarillo, adestrando a la Fortuna que, con un bordón en la mano, venía tentando y, de la otra, tiraba de la cuerda que servía de freno a un perrillo.
      • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        LAZARILLO. s. m. El muchacho que guía y dirige al ciego. Llámase también Lázaro, y se tomó del nombre del célebre Lazarillo de Tormes.
      • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 509 Ec (CDH )
        No tenía estos respetos el que había sido lazarillo de un ciego, y lo confirmó abundantísimamente con el modo puerquísimo y escandaloso que intentó para vengarse del fraile.
      • 1878 Pz Galdós, B. Marianela [1997] Esp (CDH )
        El palo que uso me impide tropezar, y Choto me acompaña, cuando no lo hace la Nela, que es mi lazarillo.
      • 1876-1880 Zugasti Sáenz, J. Bandolerismo [1983] Esp (CDH )
        En ella se refiere la historia de un expósito, que después de la muerte del compasivo matrimonio que le había recogido en un portal, comienza sus aventuras sirviendo de lazarillo a un ciego.
      • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )

        [...] el Malagueño; la niña que le servía de lazarillo era hija suya y se llamaba Mercedes, y ambos formaban una pareja muy atractiva.

      • 1919-c1923 Casares, J. Crítica efímera [1962] Esp (CDH )
        Marianela, su lazarillo, es un prodigio de bondad, de candor, de gracia infantil y de abnegación femenina, pero es fea.
      • 1932-1952 Amorim, E. Carreta [1988] Ur (CDH )
        Arreció la lluvia cuando el ciego salió de su pocilga, llevado de la mano por su lazarillo, un adolescente tuerto, que solamente servía para acompañarlo hasta el camino y dejarlo allí, al paso de los viandantes.
      • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
        Los recogió el lazarillo que me clavó los ojos inocentes, y el anciano, quitándose el gorro, me agradeció tan espléndida fortuna.
      • 1993 Hayen, J. E. Calle anhelos [1993] Mx (CDH )
        Wences y su hermano Lucino, los del cuatro (que no son hermanos pero como si lo fueran porque el segundo desde antes que el primero naciera es el lazarillo de su padre), y Cosme el del once sostienen un duelo de yo—yo.
      • 1996 Lpz Navarro, J. Clásicos cine [1996] Ch (CDH )
        Cuando Alfredo queda ciego en un incendio que se inicia en la cabina, Totó se convierte en su lazarillo, asumiendo paulatinamente la función de operador.
      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        lazarillo [...] m. Muchacho que guía y dirige a un ciego.
      • 2014 Real Academia Española Diccionario de la lengua española (NTLLE)
        lazarillo [...] m. Muchacho que guía y dirige a un ciego.
      • 1624 Alcalá Yáñez Ribera, J. Donado hablador I [1946] Esp (CDH )
        Oyó las partes el juez, y arrimándose á la voluntad de los contrarios, desterró del pueblo al fingido Longinos, el cual saliendo á cumplir la sentencia, llamando á su Lazarillo, y consolándose con él, le dijo: Anda acá, niño, no se te dé un cuarto; que yo espero en Dios que ántes de un año tengo de estar muy ciego, para vengarme de mis enemigos.
      • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] Esp (CDH )
        Volvió hecho mozo de ciego y lazarillo, adestrando a la Fortuna que, con un bordón en la mano, venía tentando y, de la otra, tiraba de la cuerda que servía de freno a un perrillo.
      • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        LAZARILLO. s. m. El muchacho que guía y dirige al ciego. Llámase también Lázaro, y se tomó del nombre del célebre Lazarillo de Tormes.
      • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 509 Ec (CDH )
        No tenía estos respetos el que había sido lazarillo de un ciego, y lo confirmó abundantísimamente con el modo puerquísimo y escandaloso que intentó para vengarse del fraile.
      • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
        LAZARILLO: adj. s.: el muchacho que acompaña y dirije al ciego.
      • 1878 Pz Galdós, B. Marianela [1997] Esp (CDH )
        El palo que uso me impide tropezar, y Choto me acompaña, cuando no lo hace la Nela, que es mi lazarillo.
      • 1878 Pz Galdós, B. Marianela [1997] Esp (CDH )
        — La Nela es una muchacha que me acompaña, es mi lazarillo.
      • 1878 Pz Galdós, B. Marianela [1997] Esp (CDH )
        Yo soy su lazarillo desde hace año y medio.
      • 1878 Pz Galdós, B. Marianela [1997] Esp (CDH )
        Pablo y Marianela salieron al campo, precedidos de Choto, que iba y volvía gozoso y saltón, moviendo la cola y repartiendo por igual sus caricias entre su amo y el lazarillo de su amo.
      • 1878 Pz Galdós, B. Marianela [1997] Esp (CDH )
        Bien lo conozco; no veo lo de fuera, pero veo lo de dentro, y todas las maravillas de tu alma se me han revelado desde que eres mi lazarillo... ¡Hace año y medio! Parece que fue ayer cuando empezaron nuestros paseos... No, hace miles de años que te conozco.
      • 1878 Pz Galdós, B. Marianela [1997] Esp (CDH )
        — Que estoy en el mundo para ser tu lazarillo, y que mis ojos no servirían para nada si no sirvieran para guiarte y decirte cómo son todas las hermosuras de la Tierra.
      • 1878 Pz Galdós, B. Marianela [1997] Esp (CDH )
        ¿No dices tú que ella ha sido tu mejor compañera, tu lazarillo, tu guía en las tinieblas? ¿No dices que has visto con sus ojos y has andado con sus pasos? Pues la Nela me pertenece; yo me entiendo con ella.
      • 1878 Pz Galdós, B. Marianela [1997] Esp (CDH )
        Dijéronle que su lazarillo no aparecía por la casa, ni podían ellos ocuparse en buscarla, lo que le causó profundísima pena.
      • 1876-1880 Zugasti Sáenz, J. Bandolerismo [1983] Esp (CDH )
        En ella se refiere la historia de un expósito, que después de la muerte del compasivo matrimonio que le había recogido en un portal, comienza sus aventuras sirviendo de lazarillo a un ciego.
      • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )

        [...] el Malagueño; la niña que le servía de lazarillo era hija suya y se llamaba Mercedes, y ambos formaban una pareja muy atractiva.

      • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )
        Cuando su hija fue demasiado crecida para servir de lazarillo iba Juanico solo, llevando un perrillo atado de una cuerda.
      • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] 400 Esp (CDH )
        Quizá lo más notable que ha hecho usted en su vida ha sido servir de lazarillo a su padre; y si de algo se debe de avergonzar es de verse como se ve, y más aún querer continuar en esta vida después que yo, como amigo, le ofrezco mi apoyo para que salga de ella.
      • 1919-c1923 Casares, J. Crítica efímera [1962] Esp (CDH )
        Marianela, su lazarillo, es un prodigio de bondad, de candor, de gracia infantil y de abnegación femenina, pero es fea.
      • 1919-c1923 Casares, J. Crítica efímera [1962] Esp (CDH )
        Pablo se hubiera visto en un conflicto doloroso si las personas de su alrededor le hubiesen dicho que su novia era fea; pero ya en este plano, admitida la presión del ambiente y la actuación de los prejuicios sociales, ¿cómo no procuró saber el ciego la condición social de su divino lazarillo?
      • 1919-c1923 Casares, J. Crítica efímera [1962] Esp (CDH )
        La ingratitud de Pablo nació en su espíritu antes de haber visto a la desventurada niña; la traición, hablando claramente, existió desde que el mozo, de acuerdo con su primita guapa, a quien había ocultado la solemne promesa de matrimonio hecha a la Nela, se disponía a proteger al humilde lazarillo como a una pobre cualquiera.
      • 1932-1952 Amorim, E. Carreta [1988] Ur (CDH )
        Arreció la lluvia cuando el ciego salió de su pocilga, llevado de la mano por su lazarillo, un adolescente tuerto, que solamente servía para acompañarlo hasta el camino y dejarlo allí, al paso de los viandantes.
      • 1953 Casas, B. Antoñita [1953] Esp (CDH )
        — Si yo fuera ciego algún día, tú serías mi lazarillo, ¿verdad, chiquilla?... —había dicho Fernando con voz cariñosa y conmovida...
      • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
        Los recogió el lazarillo que me clavó los ojos inocentes, y el anciano, quitándose el gorro, me agradeció tan espléndida fortuna.
      • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
        — ¿Qué sucede? —preguntaba el ciego, y el lazarillo no acertaba a explicárselo.
      • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
        De cualquier manera, no puedo condenarla, pues sería como condenar al aire que uno respira, que eso fue mi abuela para mí: el aire que respiré y que me mantuvo hasta que, desaparecida ella, debí valerme solo, sin lazarillo, sin nadie, en un mundo extraño y adverso.
      • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
        El íreme agitaba su itón, contorsionándose como si estuviera ebrio, mientras el lazarillo lo conducía al fambá.
      • 1984 Leyva, D. Piñata [1984] 170 Mx (CDH )
        [...] edipo se nos saca los ojos y abandona tebas guiado por su hija antígona quien es hija de edipo y yocasta y nieta de yocasta y layo y media hermana de su padre con quien se va como lazarillo [...].
      • 1984 RAE DRAE 20.ª ed. (NTLLE)
        lazarillo [...] m. Muchacho que guía y dirige a un ciego.
      • 1993 Hayen, J. E. Calle anhelos [1993] Mx (CDH )
        Wences y su hermano Lucino, los del cuatro (que no son hermanos pero como si lo fueran porque el segundo desde antes que el primero naciera es el lazarillo de su padre), y Cosme el del once sostienen un duelo de yo—yo.
      • 1993 Hayen, J. E. Calle anhelos [1993] Mx (CDH )

        Sintió respeto por el ciego aquel, ganándose la vida. Que mandaba a su lazarillo a la escuela ocupándolo nomás para que lo trajera en las mañanas tempranito al puesto.

      • 1994 Miranda, J. E. Palabras imágenes [1994] Ve (CDH )

        Cuadros, de Andrés Agustí, hacía desfilar a un ciego «de ficción», guiado por un niño, atravesando la ciudad realmente llena de propaganda electoral y sacudida por los mítines. Ser ciego era, desde luego, la única manera de permanecer imperturbable, aunque hubiera hecho falta ser también sordo. El cineasta, por su cuenta, somete el «ruido»partidista a una manipulación adecuada: encaja unas cuñas en otras y las acelera hasta el ridículo. El fragmento de una obra teatral montada en aquellos días por el grupo Triángulo («Búfalo Bill en Credulilandia») muestra a un demagogo guiñolesco perorando desde lo alto de una escalera y prometiendo al pueblo prácticamente todo. Al final, el ciego y su lazarillo se instalan frente al televisor, con las imágenes deformadas de los candidatos y el conteo de los votos alternado con una carrera de caballos.

      • 1996 Lpz Navarro, J. Clásicos cine [1996] Ch (CDH )
        Cuando Alfredo queda ciego en un incendio que se inicia en la cabina, Totó se convierte en su lazarillo, asumiendo paulatinamente la función de operador.
      • 1996 Prensa ABC Cultural, 21/06/1996 [1996] Esp (CDH )
        Cesare es el lazarillo, prestado por el Asilo del Divino Celo, un huérfano de diecisiete años que lo pasea, le instala los aparatos, le describe las caras, los paisajes, los encuadres posibles, le especifica la calidad de las sombras, de las luces.
      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        lazarillo [...] m. Muchacho que guía y dirige a un ciego.
      • 2014 Real Academia Española Diccionario de la lengua española (NTLLE)
        lazarillo [...] m. Muchacho que guía y dirige a un ciego.
    2. s. m. En particular, perro que guía a un invidente.
      docs. (1888-1994) 9 ejemplos:
      • 1888 Rubén Darío Perro [1950] Cuentos Ni (CDH )
        Se le daba pan; en la cocina se le llenaba su escudilla, y nunca faltaba un hueso para el buen lazarillo de cuatro patas que tenía por nombre León.
      • 1927-1931 Valle-Inclán, R. M. Corte milagros [1997] Esp (CDH )
        El lanudo lazarillo, luciendo sus habilidades, levantado en dos patas, iniciaba un paso de baile.
      • 1994 Prensa La Vanguardia (Barcelona), 01/06/1994 [1994] Esp (CDH )
        El invidente diputado laborista David Blunket acudía a la Cámara de los Comunes con su lazarillo.
      • 1888 Rubén Darío Perro [1950] Cuentos Ni (CDH )
        Se le daba pan; en la cocina se le llenaba su escudilla, y nunca faltaba un hueso para el buen lazarillo de cuatro patas que tenía por nombre León.
      • 1888 Rubén Darío Perro [1950] 100 Cuentos Ni (CDH )
        Podría encontrar otro; pero habría que enseñarle a servir de lazarillo, y de todas maneras no sería lo mismo.
      • 1888 Rubén Darío Perro [1950] Cuentos Ni (CDH )
        Al salir del colegio todavía estaba allí el viejo gimiendo por su lazarillo muerto.
      • 1888-1923 Pascual Sanjuán, P. Flora [1923] Esp (CDH )
        »Jacinto rogaba a su cariñosa madre que le buscase un perro, el cual podría acompañarle sirviéndole de lazarillo; juntos recorrerían la población, saldrían a la carretera, y ella podría ganar su jornal, o permanecer tranquila en casa arreglando sus vestidos y los del muchacho.
      • 1888-1923 Pascual Sanjuán, P. Flora [1923] Esp (CDH )

        »Levantábase nuestro héroe al despuntar el alba, *peinaba sus cabellos, ponía algunas provisiones en su morral, que tenía colgado en un clavo detrás de la puerta, se lo colgaba al cuello, cogía su palo, y saliendo de casa, dejaba entornada la puerta y se dirigía al vecino prado. Palomo le seguía brincando alegremente, porque para todo esto no tenía el cielo necesidad de lazarillo; luego llegando a un arroyo, se lavaba en sus puras aguas; allí de rodillas sobre el césped rezaba sus oraciones cotidianas, y después sacando una cuerda del bolsillo la ataba por un extremo a su muñeca y por otro al collar que llevaba el perro, y éste entonces emprendía la ruta que tenía por conveniente.

      • 1927-1931 Valle-Inclán, R. M. Corte milagros [1997] Esp (CDH )
        El lanudo lazarillo, luciendo sus habilidades, levantado en dos patas, iniciaba un paso de baile.
      • 1967 Zamora Vicente, A. Discurso recepción RAE, Luces Bohemia [1967] 39 Esp (CDH )
        El que, lejos de la sabiduría verlainiana, engaña a quien puede y vive del sablazo ocasional; el que es de Hispalis (Alejandro Sawa no nació en Málaga, como se creía, sino en Sevilla); el que vivió en París de la Editorial Garnier (como Zamacois ha recordado en sus memorias); el hombre que andaba y andaba por las calles de Madrid con un perro, ese perro que Sawa empleaba para llamar la atención, que usaba seguramente no por afición canina, sino por elemental necesidad de lazarillo, y que Sawa literatizaba equiparándose a sí mismo con Alfonso Karr, el escritor francés a quien quería parecerse y quien también andaba siempre con un perro.
      • 1992 Maqua, J. Invierno [1992] Esp (CDH )
        Cuando Lucía aparecía en el umbral de su hogar, el perro se incorporaba de la siesta, corría, se pegaba a las negras faldas de su dueña, dejaba que ésta le engarzara la larga cadena, escuchaba lo que le decía al oído y enseguida tiraba de ella sorteando fosas y evitando terrones y rastrojales como un auténtico lazarillo.
      • 1994 Prensa La Vanguardia (Barcelona), 01/06/1994 [1994] Esp (CDH )
        El invidente diputado laborista David Blunket acudía a la Cámara de los Comunes con su lazarillo.
  2. adj. Perteneciente o relativo al lazarillo.
    docs. (1976) Ejemplo:
    • 1976 Umbral, F. "Los pícaros" [23-06-1976] El País (Madrid) Esp (HD)
      Los eternos descontentos dicen que Emilio Romero ha sido el pícaro del régimen, así como Chicote, al que ahora le han quitado el bar de las Cortes, era el barman del franquismo. Yo, que soy un descontento, pero no eterno, niego asimismo que Emilio Romero fuese tal. Y conste que no tengo en demérito, sino todo lo contrario, la figura entrañable y lazarilla del pícaro.
  3. Acepción lexicográfica
  4. s. m. pl. "Los muchachos que se curan la tiña en los hospitales de San Lázaro" (RAE, DiccAutoridades-1734).
    docs. (1734-1895) 4 ejemplos:
    • 1734 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      LAZARILLOS. Se llaman también los muchachos que se curan la tiña en los hospitales de San Lázaro.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      LAZARILLO, llaman en los hospitales de San Lázaro al muchacho tiñoso. V.
    • 1791 RAE DRAE 3.ª ed. (NTLLE)
      LAZARILLO. s. [...] p. Los muchachos que se curan la tiña en los hospitales de S. Lázaro.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      LAZARILLO [...] pl. Muchachos que se curaban la tiña en los hospitales de San Lázaro.
  5. Acepción lexicográfica
  6. s. m. y f. Ar "Niño o joven vivaz e inquieto" (Santamaría, DiccGralAmericanismos-1942).
    docs. (1911-1942) 2 ejemplos:
    • 1911 Avellaneda, F. F. Palabras Catamarca [1927] Tesoro de Catamarqueñismos Ar (FG)
      Lazarillo-a. Niño o joven vivaz e inquieto. Si se trata de persona mayor, lazarillo indica que esa persona tiene malas cualidades; si se aplica a una mujer, puede valor lo que provocativa.
    • 1942 F.J. Santamaría. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      LAZARILLO, LLA. m. y. f. En Argentina, niño o joven vivaz e inquieto. 2. "Si se trata de persona mayor, indica que ésta tiene malas facultades". 2. "Si se aplica a una mujer, puede valer lo que provocativa".

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE