3.ª Entrega (diciembre de 2015)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
neumotifus s. (1869-)
neumotifus, pneumotifus, neumo-tifus, pneumo-tifus
Etim. Voz tomada probablemente del alemán Pneumotyphus, sustantivo atestiguado en esta lengua alrededor de 1803 (véase OED, s. v. pneumotyphus); cf. francés pneumotyphus (1842) e inglés pneumotyphus (1846).

Se documenta por primera vez, con la acepción de 'fiebre tifoidea acompañada de una neumonía inicial o de otras afecciones broncopulmonares', en 1869, en un artículo de S. Casas titulado "Clínica médica de la fiebre y del estado llamado tifoideos" publicado en El Pabellón Médico (Madrid). En los textos alternan las variantes con pn- y n- inicial, con predominio de la segunda grafía: en una misma obra pueden registrarse ambas variantes gráficas o incluso, como se puede apreciar en los testimonios fechados en 1910, en artículos tomados de una misma fuente. Los textos muestran que el vocablo se va abandonando en el ámbito de la medicina, hasta tal punto que en 1974, en la lista de enfermedades recogida en el Boletín Oficial del Ministerio del Aire (Madrid) para los modelos de certificados médicos, se advierte: "Neumotifus. Indíquese si es un caso de fiebre tifoidea o paratifoidea. En ese sentido, el testimonio de D. Méndez de 1957 muestra previamente la necesidad de superar esta terminología, pues, como advierte en un artículo publicado en la Gaceta Médica de México (Ciudad de México), las denominaciones de "pleurotifus, neumotifus, nefrotifus" deben proscribirse, dado que no corresponden a "entidades nosológicas" sino a "síndromes". Evítese este término". Se consigna, en 1917, en el Diccionario de la lengua española de Alemany Bolufer.

  1. s. m. Med. Fiebre tifoidea acompañada de una neumonía inicial o de otras afecciones broncopulmonares.
    docs. (1869-2008) 21 ejemplos:
    • 1869 Casas, S. “Clínica Médica Fiebre” [07-07-1869] El Pabellón Médico (Madrid) Esp (HD)
      Esta última puede presentarse en algunos casos de fiebre tifoidea, pero solo como complicacion; mientras que la congestion pulmonar es una consecuencia no solo muy frecuentes [sic] sino muy natural de esta enfermedad. Otro tanto diremos de la pretendida bronquitis tifoidea que, á ménos de complicacion, no es nunca otra cosa que una hiperemia más ó menos intensa. Estas dos variedades de la forma pectoral constituyen el pneumotifus y el bronchotyphus de algunos autores.
    • 2008 Lpz Espinosa, J. A. "Pedacito Historia" [09-06-2008] Periódico Express de Nayarit (Ciudad de México) Mx (HD)
      Rokitansky realizó gran número de estudios técnicos, varios de los cuales se convirtieron en clásicos. Uno de ellos fue su trabajo sobre el aspecto anatómico y patológico de la atrofia amarilla aguda del hígado, en el que le dio el nombre con el que se conoce actualmente esa enfermedad. También describió y definió complicaciones bronquiales y pulmonares, propias de la fiebre tifoidea, como el broncotifus y el neumotifus, y sostuvo largos años una teoría, según la cual los estados químicos de la sustancia son susceptibles a contraer enfermedades, lo que fue enérgicamente rebatido por Virchow.
    • 1869 Casas, S. “Clínica Médica Fiebre” [07-07-1869] El Pabellón Médico (Madrid) Esp (HD)
      Esta última puede presentarse en algunos casos de fiebre tifoidea, pero solo como complicacion; mientras que la congestion pulmonar es una consecuencia no solo muy frecuentes [sic] sino muy natural de esta enfermedad. Otro tanto diremos de la pretendida bronquitis tifoidea que, á ménos de complicacion, no es nunca otra cosa que una hiperemia más ó menos intensa. Estas dos variedades de la forma pectoral constituyen el pneumotifus y el bronchotyphus de algunos autores.
    • 1870 Simancas Larsé, E. Trad Trat Patología, Niemeyer, IV p. 338 Esp (BD)
      Cuando los fenómenos intestinales faltan completamente ó son rudimentarios, mientras que la bronquitis es muy violenta y se complica desde un principio de un colapso pulmonar y de fenómenos hipostáticos ó de síntomas pneumónicos bien pronunciados, resulta un cuadro, que se define con el nombre de pneumo-tifus ó de bronco-tifus, sobre todo en los casos en que despues de la muerte ha podido reconocerse en la autopsia, la infiltracion medular de los ganglios bronquiales.
    • 1870 Schz Bustamante, A. Trad Patología interna Niemeyer, III p. 308 Esp (BD)
      Cuando los fenómenos intestinales faltan por completo ó solo existen en estado rudimentario, á la vez que es violentísima la bronquitis y se complica pronto con un colapso pulmonar y con fenómenos hipostáticos ó síntomas neumónicos muy pronunciados, resulta un cuadro que ha sido designado con el nombre de neumo-tifus ó bronco-tifus; sobre todo cuando la autopsia ha hecho ver la infiltracion medular de los ganglios bronquiales.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      Cualquiera fiebre esencial al complicarse con la malignidad es ya un tífus y habría que admitir no solo el ileo-tífus, sino que el gastro-tífus, el colo-tífus, el hepato-tífus, el bronco-tífus, el pneumo-tífus, el cerebro-tífus y, en fin, tantos cuantas son las sinocales que se complicaran.
    • 1900 Anónimo "XIII Congreso Medicina París" [23-09-1900] Revista de Ciencias Médicas de Barcelona (Barcelona) Esp (HD)
      Tortoulis-bey, del Cairo, ha observado en el curso de una pneumonía aguda, franca, en octavo día, una abundante hemorragia intestinal cuyo origen no ha podido explicarse. No se trataba de un neumotifus, pues no había síntoma alguno de tifoidea.
    • 1902 Codina Castellví, J. Fiebre tifoidea p. 14 Discursos RAM Esp (BD)
      Esta identidad entre el padecimiento espontáneo y el provocado, demuestra de un modo irrefutable que el agente vivo causal de la fiebre tifoidea es el bacilo de Eberth y que puede penetrar por distintas vías para provocar la enfermedad, sobre todo si se tiene en cuenta, además de lo expuesto anteriormente, que la inyección de un cultivo de dicho bacilo en la tráquea del perro, le provoca accidentes que recuerdan los del neumotifus (Lépine y Lyonnet).
    • c1914 Pi Suñer, A. Trad Trat Fisiopatología Grasset, II t. II, p. 335 Esp (BD)
      De estas influencias combinadas resultan las enfermedades complejas como debía ser la neumonía biliosa de Stoll (neumococia con localización digestiva ó hepática) y como lo es el neumotifus (bacilo de Eberth con localizaciones respiratorias).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      3. Algunos autores, sobre todo de la escuela francesa, describen el neumotifus, esto es, la fiebre tifoidea de comienzo bronconeumónico.
    • 1957 Méndez, D. "Salmonelosis humanas" [01-05-1957] t. 87, n.º 5, p. 327 Gaceta Médica de México (Ciudad de México) Mx (HD)
      Cada vez resulta más impropio el término de tifoidea y paratifoidea para designar padecimientos en los que predomina la fiebre, los trastornos digestivos subagudos o las manifestaciones de localización producidas por diversas Salmonellae entre ellas las typhi y paratyphi. En la clasificación que propuso Enríquez [...] se encuentran formas designadas por él como, pleurotifus, neumotifus, nefrotifus, etc. y que ya no deben recibir ese nombre como si se tratara de entidades nosológicas, cuando en realidad corresponden a síndromes.
    • 1974 Romay Beccaria, J. M. "Modelos Certificados Médicos" [11-04-1974] Boletín Oficial del Ministerio del Aire (Madrid) Esp (HD)
      Neumotifus.— Indíquese si es un caso de fiebre tifoidea o paratifoidea. Evítese este término.
    • 2008 Lpz Espinosa, J. A. "Pedacito Historia" [09-06-2008] Periódico Express de Nayarit (Ciudad de México) Mx (HD)
      Rokitansky realizó gran número de estudios técnicos, varios de los cuales se convirtieron en clásicos. Uno de ellos fue su trabajo sobre el aspecto anatómico y patológico de la atrofia amarilla aguda del hígado, en el que le dio el nombre con el que se conoce actualmente esa enfermedad. También describió y definió complicaciones bronquiales y pulmonares, propias de la fiebre tifoidea, como el broncotifus y el neumotifus, y sostuvo largos años una teoría, según la cual los estados químicos de la sustancia son susceptibles a contraer enfermedades, lo que fue enérgicamente rebatido por Virchow.
    • 1869 Casas, S. “Clínica Médica Fiebre” [07-07-1869] El Pabellón Médico (Madrid) Esp (HD)
      Esta última puede presentarse en algunos casos de fiebre tifoidea, pero solo como complicacion; mientras que la congestion pulmonar es una consecuencia no solo muy frecuentes [sic] sino muy natural de esta enfermedad. Otro tanto diremos de la pretendida bronquitis tifoidea que, á ménos de complicacion, no es nunca otra cosa que una hiperemia más ó menos intensa. Estas dos variedades de la forma pectoral constituyen el pneumotifus y el bronchotyphus de algunos autores.
    • 1870 Simancas Larsé, E. Trad Trat Patología, Niemeyer, IV p. 338 Esp (BD)
      Cuando los fenómenos intestinales faltan completamente ó son rudimentarios, mientras que la bronquitis es muy violenta y se complica desde un principio de un colapso pulmonar y de fenómenos hipostáticos ó de síntomas pneumónicos bien pronunciados, resulta un cuadro, que se define con el nombre de pneumo-tifus ó de bronco-tifus, sobre todo en los casos en que despues de la muerte ha podido reconocerse en la autopsia, la infiltracion medular de los ganglios bronquiales.
    • 1870 Schz Bustamante, A. Trad Patología interna Niemeyer, III p. 308 Esp (BD)
      Cuando los fenómenos intestinales faltan por completo ó solo existen en estado rudimentario, á la vez que es violentísima la bronquitis y se complica pronto con un colapso pulmonar y con fenómenos hipostáticos ó síntomas neumónicos muy pronunciados, resulta un cuadro que ha sido designado con el nombre de neumo-tifus ó bronco-tifus; sobre todo cuando la autopsia ha hecho ver la infiltracion medular de los ganglios bronquiales.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      Cualquiera fiebre esencial al complicarse con la malignidad es ya un tífus y habría que admitir no solo el ileo-tífus, sino que el gastro-tífus, el colo-tífus, el hepato-tífus, el bronco-tífus, el pneumo-tífus, el cerebro-tífus y, en fin, tantos cuantas son las sinocales que se complicaran.
    • 1887 Anónimo "Revista Medicina" [20-02-1887] El Jurado Médico-Farmacéutico (Madrid) Esp (HD)
      En una nota publicada en el Gior. della R. Accademia de Medicina de torino, los Sres.Foá y Bordoni-Uffreduzzi exponen un hecho de observación que parece demostrar la posibilidad del verdadero neumotifus, de una neumonía lobular de carácter crupal, producida por el mismo bacilo que ocasiona el ileotifus.
    • 1892 Aragón Obejero, E. / Cuesta Armiño, F. Voc Medicina, Cuesta Ckerner, III s. v. Esp (BD)
      Neumo-tifus. ― Fiebre tifoidea en la que se presentan con gran intensidad los síntomas de una neumonía concomitante.
    • 1892 Aragón Obejero, E. / Cuesta Armiño, F. Voc Medicina, Cuesta Ckerner, III s. v. Esp (BD)
      Pneumotifus.― Tifus acompañado de fenómenos morbosos pulmonares.
    • 1896 Anónimo "Estado sanitario" [14-11-1896] La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
      El Boletin Oficial del Colegio de Médicos de Madrid inserta en su último número el siguiente suelto, por demás interesante: "Durante el mes de octubre han sido frecuentes los padecimientos palúdicos en sus diversas formas y manifestacionse; abundaron bastante los casos de pneumonías infecciosas y pneumotifus, y las manifestaciones articulares y musculares del reumatismo [...]."
    • 1900 Anónimo "XIII Congreso Medicina París" [23-09-1900] Revista de Ciencias Médicas de Barcelona (Barcelona) Esp (HD)
      Tortoulis-bey, del Cairo, ha observado en el curso de una pneumonía aguda, franca, en octavo día, una abundante hemorragia intestinal cuyo origen no ha podido explicarse. No se trataba de un neumotifus, pues no había síntoma alguno de tifoidea.
    • 1900 Oliver Mulet, G. "Congreso Internacional de Medicina " [30-10-1900] Revista Balear de Ciencias Médicas (Palma de Mallorca) Esp (HD)
      E. Dr. Tortoulis-bey, del Cairo, ha observado en el curso de una pneumonía franca aguda, el octavo día una abundante hemorragia intestinal, cuyo origen no tenía explicación. No se trataba de un pneumotifus, pues no había ningún signo tifódico.
    • 1902 Codina Castellví, J. Fiebre tifoidea p. 14 Discursos RAM Esp (BD)
      Esta identidad entre el padecimiento espontáneo y el provocado, demuestra de un modo irrefutable que el agente vivo causal de la fiebre tifoidea es el bacilo de Eberth y que puede penetrar por distintas vías para provocar la enfermedad, sobre todo si se tiene en cuenta, además de lo expuesto anteriormente, que la inyección de un cultivo de dicho bacilo en la tráquea del perro, le provoca accidentes que recuerdan los del neumotifus (Lépine y Lyonnet).
    • c1914 Pi Suñer, A. Trad Trat Fisiopatología Grasset, II t. II, p. 259 Esp (BD)
      La psittacosis es una enfermedad infecciosa transmitida por las psittáceas (cotorras, loros) al hombre. [...] es un baclo muy afine al bacilo de Eberth. Produce en el hombre una enfermedad infecciosa general de forma tifódica, durante cuyo curso se presentan rápidamente complicaciones pulmonares, por lo común graves; especie de pneumotifus ó de neumonía con fenómenos infecciosos generalizados.
    • c1914 Pi Suñer, A. Trad Trat Fisiopatología Grasset, II t. II, p. 335 Esp (BD)
      De estas influencias combinadas resultan las enfermedades complejas como debía ser la neumonía biliosa de Stoll (neumococia con localización digestiva ó hepática) y como lo es el neumotifus (bacilo de Eberth con localizaciones respiratorias).
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      NEUMOTIFUS. [...] m. Patol. Enfermedad producida por el neumococo, la cual empieza por una neumonía y luego presenta los síntomas ordinarios de la fiebre tifoidea.
    • 1919 Asensio, M. "Sociedad española de especialistas del pecho" [01-04-1919] España Médica (Madrid) Esp (HD)
      En la bronconeumonía, algun expectorante y tónicos cardíacos, y en el neumotifus, reconoce la poca eficacia medicamentosa.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      3. Algunos autores, sobre todo de la escuela francesa, describen el neumotifus, esto es, la fiebre tifoidea de comienzo bronconeumónico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Probablemente se trata casi siempre de casos mal diagnosticados; lo prueba el que actualmente el neumotifus es rarísimo; yo sólo he visto dos casos, pero en época en que había mucha neumonía, pudiendo pensarse en una coincidencia de ambas infecciones.
    • 1946 Tapia Sanz, J. "Síndromes tifoides" [15-03-1946] Revista Clínica Española (Madrid) Esp (HD)
      Más difícil se hace el diagnóstico cuando una verdadera tifoidea se complica con una bronconeumonía y aun con focos confluentes de la misma o con una neumonía; el llamado neumotifus supone un grave escollo diagnóstico. No vamos a detenernos en consideraciones diagnósticas sobre el impropiamente llamado neumotifus; anatómicamente se trata de focos bronconeumónicos, diseminados o confluentes o de verdaderas neumonías; patogénicamente puede tratarse de lesiones propagadas desde los bronquios o quizá de focos hematógenos (Stahelin); etiológicamente se encuentran en los focos bacilos tíficos o gérmenes de asociación o ambos tipos; clínicamente los clásicos reservan el término de neumotifus para aquellos casos en que es marcado el predominio del cuadro pulmonar. Pero surge la impropiedad de la denominación en un síndrome cuyos límites son inseguros; de tal manera, que los clásicos han incluído frecuentemente bajo este epígrafe procesos que realmente son neumonías de etiología no tífica que evolucionan con un cuadro general de aspecto tífico (Schottmüller). Según Stahelin, el nombre de neumotifus solamente resultaría apropiado a las formas de neumonías primarias eberthianas, caso que no se ha dado nunca en la clínica, según el propio Schottmüller.
    • 1957 Méndez, D. "Salmonelosis humanas" [01-05-1957] t. 87, n.º 5, p. 327 Gaceta Médica de México (Ciudad de México) Mx (HD)
      Cada vez resulta más impropio el término de tifoidea y paratifoidea para designar padecimientos en los que predomina la fiebre, los trastornos digestivos subagudos o las manifestaciones de localización producidas por diversas Salmonellae entre ellas las typhi y paratyphi. En la clasificación que propuso Enríquez [...] se encuentran formas designadas por él como, pleurotifus, neumotifus, nefrotifus, etc. y que ya no deben recibir ese nombre como si se tratara de entidades nosológicas, cuando en realidad corresponden a síndromes.
    • 1974 Romay Beccaria, J. M. "Modelos Certificados Médicos" [11-04-1974] Boletín Oficial del Ministerio del Aire (Madrid) Esp (HD)
      Neumotifus.— Indíquese si es un caso de fiebre tifoidea o paratifoidea. Evítese este término.
    • 2008 Lpz Espinosa, J. A. "Pedacito Historia" [09-06-2008] Periódico Express de Nayarit (Ciudad de México) Mx (HD)
      Rokitansky realizó gran número de estudios técnicos, varios de los cuales se convirtieron en clásicos. Uno de ellos fue su trabajo sobre el aspecto anatómico y patológico de la atrofia amarilla aguda del hígado, en el que le dio el nombre con el que se conoce actualmente esa enfermedad. También describió y definió complicaciones bronquiales y pulmonares, propias de la fiebre tifoidea, como el broncotifus y el neumotifus, y sostuvo largos años una teoría, según la cual los estados químicos de la sustancia son susceptibles a contraer enfermedades, lo que fue enérgicamente rebatido por Virchow.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE