5.ª Entrega (enero de 2018)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
onagro s. (1275-)
onagro, honagro, onagre
Etim. Voz tomada del latín onagrus, -ī, y esta, a su vez, del griego ónagros (cf. DECH, s. v.).

Se documenta por primera vez, en la acepción de 'asno salvaje de hasta 1,30 metros de altura en la cruz, con el pelaje fino, frecuentemente de color leonado; vive en pequeños grupos en Asia central', en la Primera parte de la General Estoria (c1275) de Alfonso X; su uso, aunque limitado, es constante a lo largo del tiempo, especialmente a partir del siglo XX, cuando se emplea en distintos textos para referirse a este asno salvaje de origen asiático. Los casos esporádicos de la variante onagre pueden explicarse como un error tipográfico (este es el caso del DRAE-1914) o como muestra del influjo de otras lenguas, como en el Tratado de Re Militari (1536) de Salazar, donde la presencia de onagre podría deberse a la influencia del italiano (donde se atestiguan onagre y onagro; véase TLIO, s. v.). Como 'máquina bélica de asedio, parecida a la catapulta, consistente en una base de madera, un brazo con una honda en el extremo, una barra o un marco trasversal para detener el movimiento del brazo y un mecanismo de torsión, usada para lanzar piedras u otros proyectiles', se registra en 1459, en la traducción de La perfeçión del triunfo militar de Palencia y, en la misma época, en el Libro de Vegecio de la caballería de A. de San Cristóbal (1454-a1500); a partir del siglo XIX la palabra, con este valor, queda relegada a obras lexicográficas y obras de carácter histórico.

Piedra de onagro (véase piedra) se atestigua en 1629, en el tomo I en la Traducción de la Historia natural de Plinio efectuada por J. de Huerta; a partir de ese momento, con la acepción 'concreción que se forma en el cuerpo de algunos mamíferos a la que se atribuyen propiedades curativas', se registra esporádicamente (en especial, en diferentes repertorios lexicográficos).

En 1831 Balzac publicó una novela titulada en francés La peau de chagrin, que se tradujo en español como La piel de zapa o La piel de onagro; desde entonces, en francés, por alusión a esta novela en la que el protagonista tiene una piel de onagro mágica que cumple los deseos que se le formulan a cambio de ir agotando las fuerzas vitales de su dueño, adquirió el valor de 'objeto que disminuye de tamaño progresivamente hasta su desaparición'. Con este significado se emplea precisamente piel de onagro (véase piel) en algunas novelas y artículos periodísticos, desde 1953, como muestra un artículo publicado en el diario ABC (Madrid).

  1. ac. etim.
    s. m. Asno salvaje de hasta 1,30 metros de altura en la cruz, con el pelaje fino, frecuentemente de color leonado; vive en pequeños grupos en Asia central. Nombre científico: Equus hemionus.
    docs. (1275-2015) 53 ejemplos:
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] fol. 61v Esp (CDH )

      E dize Jerónimo e maestre Pedro que le llaman en el ebraico fara, e faraquier dezir tanto en el nuestro latín como onager; e onagerdezimos nós /2/ que es en la nuestra lengua por asno montés o por enzebro. E sobr'esto dize Metodio que es dicho esto: los asnos monteses o enzebros e las corças que vernán del desierto sobrarán con la su crueleza a la crueleza de las otras bestias todas, e esto es que la crueleza d'éstos será mayor que la de las otras yentes, e serán quebrantados d'ellos las animalias mansas. E departe sobr'esto maestre Pedro que esto dize Metodio de los fijos de Israel, porque dize que verná tiempo aún que saldrán estas yentes una vez e toda la tierra conquirirán, e ganar la an, e tener la an en su poder seis semanas de años, fascas tantos años como días á en VII semanas, e vienen ý cuarenta e nueve años. E que la carrera d'aquellas yentes será llamada carrera de angostura. Ca a Ismael padre d'ellos llamó Dios onagro, e dicho vos avemos qué es. E matarán estas yentes por las tierras a los sacerdotes, e farán establías de los santuarios, e dormirán éstos ý con las mugieres, e atarán de los cabestros las bestias a los luziellos de los santos, e esto verná por la maldad e la nemiga de los cristianos que serán estonces de quien es profetado, e serán en los postrimeros días los omnes amadores de sí mismos.

    • 2015 Anónimo "Intervenciones onagros de Jandía" [28-07-2015] Canarias7 (Las Palmas de Gran Canaria) Esp (HD)
      La Guardia Civil en Fuerteventura, en el marco de las competencias de conservación de la naturaleza y el medio ambiente recogidas en la Ley Orgánica 2/1986 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ha colaborado en sendas intervenciones con los onagros semisalvajes del Parque Natural de Jandía, en la isla de Fuerteventura.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] fol. 61v Esp (CDH )

      E dize Jerónimo e maestre Pedro que le llaman en el ebraico fara, e faraquier dezir tanto en el nuestro latín como onager; e onagerdezimos nós /2/ que es en la nuestra lengua por asno montés o por enzebro. E sobr'esto dize Metodio que es dicho esto: los asnos monteses o enzebros e las corças que vernán del desierto sobrarán con la su crueleza a la crueleza de las otras bestias todas, e esto es que la crueleza d'éstos será mayor que la de las otras yentes, e serán quebrantados d'ellos las animalias mansas. E departe sobr'esto maestre Pedro que esto dize Metodio de los fijos de Israel, porque dize que verná tiempo aún que saldrán estas yentes una vez e toda la tierra conquirirán, e ganar la an, e tener la an en su poder seis semanas de años, fascas tantos años como días á en VII semanas, e vienen ý cuarenta e nueve años. E que la carrera d'aquellas yentes será llamada carrera de angostura. Ca a Ismael padre d'ellos llamó Dios onagro, e dicho vos avemos qué es. E matarán estas yentes por las tierras a los sacerdotes, e farán establías de los santuarios, e dormirán éstos ý con las mugieres, e atarán de los cabestros las bestias a los luziellos de los santos, e esto verná por la maldad e la nemiga de los cristianos que serán estonces de quien es profetado, e serán en los postrimeros días los omnes amadores de sí mismos.

    • 1422-1425 Villena, E. Tratado fascinación [1994] Esp (CDH )
      Otros buscaron remedio por las virtudes de las piedras e de las yervas e de los miembros de los animales, así como poner fojas de albahaca en las orejas, e traer uñas de asno montés que dizen onagro, e traer sortija de uña de asno doméstico, e verga e colmillos de lobo, e piedra diamante en el dedo, e oler isopo e lilium convalium, e tener lana de náquera en la mano.
    • 1490 Palencia, A. VocLatRomance [1967] Esp (NTLLE)
      onager, es asno saluático; assí mesmo es vn linaie de pertrecho, como mandrón, con que los combatidos defienden los muros lançando grandes piedras, las quales arroia a manera de trueno o de rayo. Son onagri, asnos saluaies et nunca dos dellos andan enla manada delas fembras, saluo vno en cada manada; onagri, los asnos saluaies con çelo cortan los compañones alos otros, por esto las madres esconden los machos en logares apartados. Et el onagro tantas vezes rebuzna, entre día et noche, quantas horas hay.
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] Esp (CDH )
      En Africa ha muchas maneras de hiennas & de onagros salvajes & de otras bestias salvajes como dize Plinio.
    • 1562 Granada, L. Trad Escala espiritual S. Juan Clímaco [1906] 405 Esp (CDH )
      El que hubiere llegado á la hermosura de la perfecta oración, éste huirá de la gente como el onagro (que es el asno salvaje) porque ¿quién sino esta virtud libertó este piadoso animal y lo apartó de la compañía de los hombres? El que cercado de pasiones mora en el desierto, con grande atención mira cómo y de qué manera les haya de resistir.
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] 830 Esp (CDH )
      Y assí dize Joan Saxo que un rey de Suecia llamado Hotero tuvo noticia de que en un valle que estava entre estas montañas habitava un sátiro, llamado Memingo, el qual tenía grandíssimas riquezas; y que este rey encima de estos animales y de otros llamados onagros domésticos, llevando gente consigo, le fue a buscar; y aviéndole hallado, bolvió cargado de grandes despojos, y tan rico que se tuvo por bienaventurado.
    • 1588 Pineda, J. Monarchia Ecclesiastica 1.ª parte, I fol. 45r Esp (BD)
      Dos cauallos monteses, dos lipardos, dos cauallos del agua llamados Hipopotamos, dos asnos domesticos y dos monteses llamados Onagros, dos asnos cornutos Indicos, dos ossos, dos puercos domesticos, dos puercos monteses.
    • 1599 Huerta, J. Trad HAnimales Plinio [2004] Esp (CDH )
      El asno silvestres es llamado de los griegos onagro, y este mesmo nombre le dan entre los latinos.
    • 1614 Aldrete, B. Varias antiguedades España, Africa p. 424 Esp (BD)
      Con el fresco de las lluuias el ardor de la arena se tiempla, i ella queda más tiessa, i impide menos el hollarla y passar por ella. Salen los Garamantes a caça de diuersos animales, onagros, auestruzes, i elephantes, i otras bestias saluaginas, que andan libremente discurriendo por aquellos espaciosissimos desiertos.
    • 1737 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      onagro. s. m. El asno sylvestre y montaráz.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      onagro, asno silvestre.
    • 1795 Anónimo (J. Fdz Rojas) Ensayo Currutacos, Pirracas y Madamitas p. 39 Esp (BD)
      Estúpidos y groseros naturalistas, que clasificais por semejanzas accidentales, ¿qué hay de comun entre un hombre y un Currutaco; entre una muger y una Dama de nuevo Cuño? Un hombre es un Artesano, es un Comerciante, es un Artista, es un Literato. Trabaja. ¡A! Trabaja. ¿Y confundís con él al Pirracas, al Currutaco? Tanto valdria que en vuestras insípidas nomenclaturas me juntaseis en una misma clase al Castor y al Onagro, al Caballo y al Mono.
    • 1809 Anónimo "Noticia Isla Boriguen" [08-07-1809] Diario de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      En el reino animal cria caballos silvestres, onagros, mulas, gallinas, pavos, patos pintados, palomas torcaces, cotorras, garzas, cuervos, alcatraces […].
    • 1833 Risueño, C. DiccVeterinaria, IV Esp (BD)
      ONAGRO de onagros asno salvage. En los desiertos mas allá de Jaík, del Yempa y de Sarason, y en las cercanías del lago Aral, hay una especie de asno que los kamulcos llaman Kulán, el cual parece ser el Onagro de los antiguos. Su pelo es de un hermoso gris, á veces con un viso azulado, y otras con algo de rojo; en el lomo tienen una lista negra, y otra del mismo color atraviesa la cruz y baja á las espaldas; su cola es perfectamente semejante á la del asno, pero las orejas mas cortas y menos anchas. Corre con increible ligereza; nunca se ha conseguido domar ninguno de ellos, y andan juntos en manadas de muchos millares.
    • 1844 Casas Mendoza, N. Trat Economía rural, Parte I p. 192 Esp (BD)
      Así sucede particularmente en la especie del asno, en la que se ve esta doble degeneracion. Parece increible que el triste cuadrúpedo que camina bajo la vara de un arriero pertenezca á la especie del fiero y robusto onagro del desierto (asno salvaje) á aquella de las razas asnales de ciertos continentes asiáticos, aproximándose mucho al caballo de Oriente, por la alzada, elegancia de sus formas, finura del pelo, colocacion de la cabeza, vivacidad de los ojos, nobleza y aun fiereza de las actitudes, prontitud y lijereza de las marchas, que caminando al trote dias enteros en compañia de los nobles corredores, se les educa para la guerra.
    • 1856 Sampedro Guzmán, F. HNatural veterinaria Esp (BD)
      El asno se cree que desciende del onagro, especie que vive salvaje en los desiertos del Arabia, y que se aproxima mas al caballo que él en alzada, viveza y otras cualidades.
    • 1847-1857 Valera, J. Correspondencia [1913] Esp (CDH )

      Los mamuths son mayúsculos de veras, y no hay elefante que no sea al lado de ellos un gorgojo. Algunos conservan la piel y los pelos; porque también en tener pelos se diferenciaban de los elefantes.

      Las aves y los cuadrúpedos de especies vivas están muy mal disecados, por lo común; pero hay de ellos grande copia. Allí ví el onagro ó asno selvático y el djiggetaide la Mongolia, primer bosquejo que hizo la naturaleza, antes de producir el caballo. Allí el bisonte de Lithuania, el auroch del Cáucaso, el argalí, y otra infinidad de cabras, y linces, y osos, y rengíferos y ciervos y dantas. De los animales que principalmente se crían en Siberia, y que dan las hermosísimas pieles con que se cubren y abrigan las damas y elegantes caballeros, vi allí los más preciosos; la marta cibelina, el armiño y el zorro negro.

    • 1873 Caro, M. A. Trad Geórgicas Virgilio [1897] 167 Esp (CDH )
      / Con perros, si te place, / Los tímidos onagros á carrera / Te es dado perseguir; con perros puedes / Liebres cazar y fugitivos gamos; / O bien con sus ladridos / Harás salir al jabalí espumante / De agreste madriguera; / Ó ya clamando por los altos montes, / A algun ciervo arrogante / Aventarás á do la red le espera.
    • 1882 Pardo Bazán, E. Francisco Asís [1903] Esp (CDH )
      Un solitario acaricia a un búfalo, que se deja halagar como un perro; otro ordena a los onagros silvestres que no dañen su huerto, y es obedecido; aquél se apodera de la caverna de un oso, y la fiera se la cede; éste se interpone entre la cierva acosada y los lobos que le van a los alcances.
    • 1906 Anónimo "Rarezas zoológicas" [01-01-1906] Hojas selectas (Barcelona) Esp (HD)
      Pero dejemos que los filósofos naturalistas indaguen el motivo que la naturaleza tiene para transgredir irónicamente las leyes de la morfología orgánica, y concluyamos estas digresiones zoológicas con la observación de un ejemplar rarísimo y sorprendente del onagro de los antiguos, esto es, del asno, pollino, jumento ó borrico.
    • c1916 Blasco Ibáñez, V. Trad Mil noches [2003] Esp (CDH )

      Y Tohfa, conmovida al ver el efecto producido en los genn por aquellos cantos y aquellos poemas, les dijo: "¡Por Alah, ¡oh señores míos y señoras mías! que si no estuviera fatigada, aún os hubiera dicho otros cantos y otros versos concernientes a las demás flores olorosas, hierbas y aves, especialmente los cantos del Ruiseñor, de la Codorniz, del Estornino, del Canario, de la Tórtola, de la Paloma, de la Zorita, del Jilguero, del Pavo Real, del Faisán, de la Perdiz, del Milano, del Buitre, del Aguila y del Avestruz; y os hubiera dicho los cantos de algunos animales, como el Perro, el Camello, el Caballo, el Onagro, el Asno, la Jirafa, la Gacela, la Hormiga, el Carnero, el Zorro, la Cabra, el Lobo, el León y muchos otros más. [...].

    • 1959 Arreola, J. J. Bestiario [1972] Mx (CDH )
      Con el onagro y el cuaga, la cebra se complace invalidando la posesión humana del orden de los equinos.
    • 1960 Cañedo, J. "Jaquetón" [05-06-1960] ABC (Madrid) Esp (HD)
      En el paleolítico superior es donde aparece el antecesor de nuestro toro actual: el uro o gran toro salvaje. Lo hace con una compañía de proporciones menos aparatosas. El bisonte, el caballo, el onagro, el ciervo…
    • 1968 Arias, A. Viajero papel [1968] Ec (CDH )
      Si hay los que por gusto de toques originales caen en otras repeticiones de oposición, como la de quien dibuja al salvaje Onagro frente al dulce Platero de Jiménez, el triunfo más durable es el del escritor en el que se da la consecuencia de que de la palabra salga un hombre digno de tenerla o de callarla; de que de líneas aparentemente opacas que caminan sobre las negras patitas de la tinta, surjan emociones coloridas, con el propio tono de la sangre, el apagado del duelo, el azul de algunos sueños, el amatista, el verde de los jardines húmedos.
    • 2015 Anónimo "Intervenciones onagros de Jandía" [28-07-2015] Canarias7 (Las Palmas de Gran Canaria) Esp (HD)
      La Guardia Civil en Fuerteventura, en el marco de las competencias de conservación de la naturaleza y el medio ambiente recogidas en la Ley Orgánica 2/1986 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ha colaborado en sendas intervenciones con los onagros semisalvajes del Parque Natural de Jandía, en la isla de Fuerteventura.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] fol. 61v Esp (CDH )

      E dize Jerónimo e maestre Pedro que le llaman en el ebraico fara, e faraquier dezir tanto en el nuestro latín como onager; e onagerdezimos nós /2/ que es en la nuestra lengua por asno montés o por enzebro. E sobr'esto dize Metodio que es dicho esto: los asnos monteses o enzebros e las corças que vernán del desierto sobrarán con la su crueleza a la crueleza de las otras bestias todas, e esto es que la crueleza d'éstos será mayor que la de las otras yentes, e serán quebrantados d'ellos las animalias mansas. E departe sobr'esto maestre Pedro que esto dize Metodio de los fijos de Israel, porque dize que verná tiempo aún que saldrán estas yentes una vez e toda la tierra conquirirán, e ganar la an, e tener la an en su poder seis semanas de años, fascas tantos años como días á en VII semanas, e vienen ý cuarenta e nueve años. E que la carrera d'aquellas yentes será llamada carrera de angostura. Ca a Ismael padre d'ellos llamó Dios onagro, e dicho vos avemos qué es. E matarán estas yentes por las tierras a los sacerdotes, e farán establías de los santuarios, e dormirán éstos ý con las mugieres, e atarán de los cabestros las bestias a los luziellos de los santos, e esto verná por la maldad e la nemiga de los cristianos que serán estonces de quien es profetado, e serán en los postrimeros días los omnes amadores de sí mismos.

    • 1422-1425 Villena, E. Tratado fascinación [1994] Esp (CDH )
      Otros buscaron remedio por las virtudes de las piedras e de las yervas e de los miembros de los animales, así como poner fojas de albahaca en las orejas, e traer uñas de asno montés que dizen onagro, e traer sortija de uña de asno doméstico, e verga e colmillos de lobo, e piedra diamante en el dedo, e oler isopo e lilium convalium, e tener lana de náquera en la mano.
    • 1490 Palencia, A. VocLatRomance [1967] Esp (NTLLE)
      onager, es asno saluático; assí mesmo es vn linaie de pertrecho, como mandrón, con que los combatidos defienden los muros lançando grandes piedras, las quales arroia a manera de trueno o de rayo. Son onagri, asnos saluaies et nunca dos dellos andan enla manada delas fembras, saluo vno en cada manada; onagri, los asnos saluaies con çelo cortan los compañones alos otros, por esto las madres esconden los machos en logares apartados. Et el onagro tantas vezes rebuzna, entre día et noche, quantas horas hay.
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] Esp (CDH )
      En Africa ha muchas maneras de hiennas & de onagros salvajes & de otras bestias salvajes como dize Plinio.
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] Esp (CDH )
      & aun de aqui viene que algunos animales comunmente aman la compañia & aun sienpre juntos como los & ccedil;iervos e honagros & camellos & otros que naturalmente fuyen a compañia & aman soledad como algunas aves salvages & bestias que biven de caça.
    • 1513 Álvz Toledo, A. TradMorales SGregorio [1527] fol. ccxxxvii Esp (BD)
      Onagro es vn animal que se llama asno campesino. E conuinientemente son eneste lugar comparados todos los hereges alos onagros. Porque sueltos en sus deleytes: son agenos delos acatamientos dela fe y dela razon [...].
    • 1562 Granada, L. Trad Escala espiritual S. Juan Clímaco [1906] 405 Esp (CDH )
      El que hubiere llegado á la hermosura de la perfecta oración, éste huirá de la gente como el onagro (que es el asno salvaje) porque ¿quién sino esta virtud libertó este piadoso animal y lo apartó de la compañía de los hombres? El que cercado de pasiones mora en el desierto, con grande atención mira cómo y de qué manera les haya de resistir.
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] 830 Esp (CDH )
      Y assí dize Joan Saxo que un rey de Suecia llamado Hotero tuvo noticia de que en un valle que estava entre estas montañas habitava un sátiro, llamado Memingo, el qual tenía grandíssimas riquezas; y que este rey encima de estos animales y de otros llamados onagros domésticos, llevando gente consigo, le fue a buscar; y aviéndole hallado, bolvió cargado de grandes despojos, y tan rico que se tuvo por bienaventurado.
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] Esp (CDH )
      Otro animal ay también en estas partes, llamado onagro, casi semejante a los rangíferos, aunque no tiene más de dos cuernos, como los ciervos, y dizen que su ligereza es tanta que caminan sobre la nieve de tal manera que apenas dexan señal donde ponen los pies; y déstos se solían aprovechar para llevar los coches o artificios con que andan sobre los yelos o nieves eladas, y por edito público de los reyes y señores, está vedado que no se críen domésticos; y las causas que los autores refieren para ello no son sufficientes, y assí, no las digo.
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] 866 Esp (CDH )

      Una cosa maravillosa affirman todos ellos deste animal, y es que sufre tanto la hambre y la sed que caminará cinqüenta y sesenta leguas sin comer y bever, o a lo menos, con muy poco mantenimiento. Déstos ay muy gran abundancia en los montes y bosques, y tienen continua guerra con los lobos, que assimesmo son muchos, y si los onagros aciertan a dar alguna herida al lobo con las uñas, a la ora le matan, por pequeña que sea; y porque con todo esto son perseguidos de los lobos, el mayor refugio que tienen es meterse en los yelos si los hallan, donde les hazen muy gran ventaja, porque éstos tiene las uñas de manera que están firmes en él, y las de los lobos resbalan.

    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] Esp (CDH )

      También estos onagros los ay en África, según lo dize Solino, hablando de diversos animales differentes de los de otras partes que se hallan en ella, y sus palabras son éstas: «Esta provincia tiene los animales llamados onagros, en cuyo género cada uno manda y govierna un rebaño de hembras; temen a los émulos de su luxuria; y de aquí procede que guardan las hembras preñadas para que, si parieren machos, les quiten con un bocado la esperança de poder engendrar, y las hembras, con este temor, procuran encubrirlos las vezes que pueden».

    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] Esp (CDH )
      Por ventura, essos onagros, y los que ay en estas provincias del Septentrión, no serán todos unos, pues los unos parece que naturalmente se crían con los grandes fríos, y a los otros les es natural el mucho calor.
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] 867 Esp (CDH )
      Y lo más cierto será aver dos maneras de animales differentes encontrados en el nombre; porque ni de los onagros que refiere Solino dize propriedades que conformen con los del Septentrión, ni destos otros leemos cosa ninguna, ni lo dizen los autores para que sean conformes con ellos.
    • 1588 Pineda, J. Monarchia Ecclesiastica 1.ª parte, I fol. 45r Esp (BD)
      Dos cauallos monteses, dos lipardos, dos cauallos del agua llamados Hipopotamos, dos asnos domesticos y dos monteses llamados Onagros, dos asnos cornutos Indicos, dos ossos, dos puercos domesticos, dos puercos monteses.
    • 1599 Huerta, J. Trad HAnimales Plinio [2004] Esp (CDH )
      El asno silvestres es llamado de los griegos onagro, y este mesmo nombre le dan entre los latinos.
    • 1599 Huerta, J. Trad HAnimales Plinio [2004] fol. 261v Esp (CDH )

      Es el asno un animal muy común por ser más acomodado que ninguno otro para el servicio de casa. Es manso y tratable, bive con poco regalo, sufre mucho trabajo, padece pocas enfermedades y susténtase a poca costa. Es este animal, según escrive Aristóteles, de naturaleza frío, y assí no se cría en las regiones del setentrión. Tiene el coraçón grandíssimo en proporción del cuerpo. Su sangre es muy negra y gruessa, carece de hiel, muda los dientes como el cavallo, aunque los quatro primeros los muda a los treinta meses y los otros de seis a seis. Es este animal el más simple y más ignorante de quantos ay en la tierra, y assí los Egipcios, queriendo sinificar un hombre torpe y grossero, siempre pintavan un asno, y lo mesmo han sinificado muchos autores por él. Cicerón, hablando contra Pisón, dixo: "Si tú eres un asno, ¿cómo tengo de enseñarte letras? Para ti no ay necessidad de palabras sino de palos".Y Scipión, haziendo burla de Cayo Metelo y de sus tres hermanos, dixo: "Si pariera quinto su madre, no podía dexar de ser asno".Por la mesma causa, cuenta Platón que era costumbre llamar asno al muchacho que quedava vencido en las contiendas de letras, y llamavan rey al que salía vencedor. A Ulisses le pareció que todos los animales usavan de alguna razón excepto el asno, y por esta causa tuvieron por adagio común los antiguos, queriendo sinificar un hombre inhábil para una cosa, dezir: Asinus ad lyram. Y Ovidio fingió averle nacido orejas de asno al rey Midas, porque juzgó que hazía ventaja la canción del rustico Pan a la del discreto y cortesano Apolo; aunque otros afirman no aver sido ésta la causa de fingir que tenía orejas de asno, sino ser de agudíssimo oído, en el qual dizen que, fuera del ratón, excede el asno a todos los demás animales. Es también este animal hieroglífico de la desvergüença, porque no basta para refrenar su apetito el molerle a palos y castigarle cruelmente, antes todo lo tiene en poco por el fin de su voluntad; y assí por esta razón, como por su simplicidad y vario color —tenido por malo para los sacrificios— fue muy aborrecido de los egipcios, y de aquí tomaron por adagio los antiguos, queriendo sinificar una cosa baxa y tenida en poco, dezir: Asinus aegyptius. En otras partes fueron tenidos en tanto que no estimavan ningunas riquezas en más, aunque no los estimavan tanto por lo que ellos son como por la generación que resulta d'ellos y de los cavallos; que aunque es verdad, como avemos dicho, que es el asno grande sufridor del trabajo y le ocupamos en infinidad de cosas, con todo esso no es suficiente para alexarse con él ni para caminar por tierras y provincias agenas, y por esta causa fue hieroglífico de la pereza, y assí la Escritura Divinacomparó a Isachar al asno, diziendo: "Isachar, asno fuerte que nunca sale de entre sus términos".Aunque Xenofón escrive de otros, que se hallaron cerca del río Eúfrates, que vencían a los cavallos en velocidad, pero sin duda eran muy diferentes d'éstos. En algunas partes se sustentan de la carne d'estos animales quando ya son viejos y ineptos para el trabajo, pero engendra malíssimo xugo y es dificultosa de cozer y muy dañosa al estómago, y al gusto muy insuave. Es su leche muy serosa y delgada y en el vientre se quaxa menos que ninguna otra y passa con grandíssima facilidad a todas las partes del cuerpo, y assí es grande remedio para los éticos y consumidos, porque en poco tiempo alimenta y humedece mucho. Gargarizando con ella aprovecha para las llagas de las fauces, encarna las encías y quita el dolor de los dientes. Bevido refrena la fuerça de los venenos, y también, lavándose con ello, las damas curiosas deshazen las rugas del rostro y dexa hermosa tez, y aun tienen por cierto que le blanquea, y assí se cuenta de Popea, muger de Domicio Nerón, que tenía quinientas burras paridas en cuya leche se vañava todo el cuerpo para que le quedasse el cuero blanco, delgado y liso. El hígado d'este animal, comido en ayunas, dizen ser remedio contra la alferezía, y para lo mesmo aprovechan sus uñas quemadas y hechas polvos; mezclados éstos con azeyte deshazen los lamparones y echados sobre los savañones abiertos los sanan. Sus huessos quebrantados y cozidos y después pulverizados se dan contra el veneno de la liebre marina. Pero todas estas partes son mucho más eficaces siendo de asnos silvestres, a los quales llamamos onagros.

    • 1614 Aldrete, B. Varias antiguedades España, Africa p. 424 Esp (BD)
      Con el fresco de las lluuias el ardor de la arena se tiempla, i ella queda más tiessa, i impide menos el hollarla y passar por ella. Salen los Garamantes a caça de diuersos animales, onagros, auestruzes, i elephantes, i otras bestias saluaginas, que andan libremente discurriendo por aquellos espaciosissimos desiertos.
    • 1737 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      onagro. s. m. El asno sylvestre y montaráz.
    • 1787 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      onagro, asno silvestre.
    • 1795 Anónimo (J. Fdz Rojas) Ensayo Currutacos, Pirracas y Madamitas p. 39 Esp (BD)
      Estúpidos y groseros naturalistas, que clasificais por semejanzas accidentales, ¿qué hay de comun entre un hombre y un Currutaco; entre una muger y una Dama de nuevo Cuño? Un hombre es un Artesano, es un Comerciante, es un Artista, es un Literato. Trabaja. ¡A! Trabaja. ¿Y confundís con él al Pirracas, al Currutaco? Tanto valdria que en vuestras insípidas nomenclaturas me juntaseis en una misma clase al Castor y al Onagro, al Caballo y al Mono.
    • 1809 Anónimo "Noticia Isla Boriguen" [08-07-1809] Diario de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      En el reino animal cria caballos silvestres, onagros, mulas, gallinas, pavos, patos pintados, palomas torcaces, cotorras, garzas, cuervos, alcatraces […].
    • c1821 García Goyena, R. Poesías Gu (FG)
      De nuestra ínclita parte americana / allí miro al Cebú, oigo al Coyote / aullar en la junta soberana, / el Huanaco, el Espín, el Ocelote, / el Babirusa, el Llama y el Zorrillo, / el tardo Armado, el Corzo y el Pizote; / el bravo Jabalí de cruel colmillo, el gordo Tepescuinte, grato al gusto; / el Onagro también y el Huroncillo, / todos a consultar el común susto / se congregan de ambos continentes, / y forman el congreso más augusto.
    • 1833 Risueño, C. DiccVeterinaria, IV Esp (BD)
      ONAGRO de onagros asno salvage. En los desiertos mas allá de Jaík, del Yempa y de Sarason, y en las cercanías del lago Aral, hay una especie de asno que los kamulcos llaman Kulán, el cual parece ser el Onagro de los antiguos. Su pelo es de un hermoso gris, á veces con un viso azulado, y otras con algo de rojo; en el lomo tienen una lista negra, y otra del mismo color atraviesa la cruz y baja á las espaldas; su cola es perfectamente semejante á la del asno, pero las orejas mas cortas y menos anchas. Corre con increible ligereza; nunca se ha conseguido domar ninguno de ellos, y andan juntos en manadas de muchos millares.
    • 1844 Casas Mendoza, N. Trat Economía rural, Parte I p. 192 Esp (BD)
      Así sucede particularmente en la especie del asno, en la que se ve esta doble degeneracion. Parece increible que el triste cuadrúpedo que camina bajo la vara de un arriero pertenezca á la especie del fiero y robusto onagro del desierto (asno salvaje) á aquella de las razas asnales de ciertos continentes asiáticos, aproximándose mucho al caballo de Oriente, por la alzada, elegancia de sus formas, finura del pelo, colocacion de la cabeza, vivacidad de los ojos, nobleza y aun fiereza de las actitudes, prontitud y lijereza de las marchas, que caminando al trote dias enteros en compañia de los nobles corredores, se les educa para la guerra.
    • 1847 Domínguez, R. J. DiccNacional (2.ª ed.) Esp (BD)
      onagro, s. m. Mam. Asno silvestre, animal indígena del Asia y del África, muy veloz en la carrera, de color pardo, amarillento algunas vesce, con orejas no tan largas como las del asno doméstico, y de mayor talla.
    • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
      onagro: s. m. Zool. V. Asno.
    • 1856 Sampedro Guzmán, F. HNatural veterinaria Esp (BD)
      El asno se cree que desciende del onagro, especie que vive salvaje en los desiertos del Arabia, y que se aproxima mas al caballo que él en alzada, viveza y otras cualidades.
    • 1847-1857 Valera, J. Correspondencia [1913] Esp (CDH )

      Los mamuths son mayúsculos de veras, y no hay elefante que no sea al lado de ellos un gorgojo. Algunos conservan la piel y los pelos; porque también en tener pelos se diferenciaban de los elefantes.

      Las aves y los cuadrúpedos de especies vivas están muy mal disecados, por lo común; pero hay de ellos grande copia. Allí ví el onagro ó asno selvático y el djiggetaide la Mongolia, primer bosquejo que hizo la naturaleza, antes de producir el caballo. Allí el bisonte de Lithuania, el auroch del Cáucaso, el argalí, y otra infinidad de cabras, y linces, y osos, y rengíferos y ciervos y dantas. De los animales que principalmente se crían en Siberia, y que dan las hermosísimas pieles con que se cubren y abrigan las damas y elegantes caballeros, vi allí los más preciosos; la marta cibelina, el armiño y el zorro negro.

    • 1871 Pascual, A. "Palabras índole germánica (2)" [01-03-1871] Revista de España (Madrid) Esp (HD)
      Si sse llegase á probar que de los clásicos fué conocida la cebra africana, hecho, que hoy aparece muy dudoso, ó que la confundieron al ménos con la variedad Onagro, Equus asinus onager de los naturalistas, entónces el movimiento de las acepciones correria en órden inverso esto es: de Oriente á Occidente y podria discutirse la etimologia arábida de Zard ó Çard, á que se muestran algo inclinados los buenos diccionarios del portugues; pero aún así, ¿por qué el texto latino del Fuero de Cuenca vierte Encebro por Onager, Onagrus? Habia entonces asnos silvestres en los bosques españoles?
    • 1873 Caro, M. A. Trad Geórgicas Virgilio [1897] 167 Esp (CDH )
      / Con perros, si te place, / Los tímidos onagros á carrera / Te es dado perseguir; con perros puedes / Liebres cazar y fugitivos gamos; / O bien con sus ladridos / Harás salir al jabalí espumante / De agreste madriguera; / Ó ya clamando por los altos montes, / A algun ciervo arrogante / Aventarás á do la red le espera.
    • 1882 Pardo Bazán, E. Francisco Asís [1903] Esp (CDH )
      Un solitario acaricia a un búfalo, que se deja halagar como un perro; otro ordena a los onagros silvestres que no dañen su huerto, y es obedecido; aquél se apodera de la caverna de un oso, y la fiera se la cede; éste se interpone entre la cierva acosada y los lobos que le van a los alcances.
    • 1893 Pardo Bazán, E. La paloma negra [1894] p. 170 Cuentos nuevos Esp (BD)
      Los solitarios [...], rodean ahora al santo monge del monasterio de Tabenas, su director espiritual, el que vino á instruirles en vida penitente y meritoria á los ojos de Dios. De él han aprendido á dormir sobre guijarros, á levantarse con el alba, á castigar la gula con el ayuno, á sustentarse de un puñado de hierbas sazonadas con ceniza, á usar el áspero cilicio, á disciplinarse con correas de piel de onagro, y á permanecer horas enteras inmóviles sobre la estela de granito, con los brazos en cruz y todo el peso del cuerpo gravitando sobre una pierna.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      onagro [...] m. 1. Asno silvestre.
    • 1896 Rubén Darío Los raros [01-01-1896] p. 81 Obras completas, VI Ni (BD)
      Hay que advertir que León Bloy es católico, apostólico, romano intransigente—, acerado y diamantino. Es indomable e inrayable: y en su vida íntima no se le conoce la más ligera mancha ni sombra. Por tanto, repito, estaba en la obscuridad, a pesar de sus polémicas. No había nacido ni nacería el onagro con cuya piel pudiera hacer sonar su bombo en honor del autor honrado, el periodismo prostituido.
    • 1896 Rubén Darío Los raros [01-01-1896] p. 164 Obras completas, VI Ni (BD)
      Guías sobrenaturales, milagrosos senderos, hallazgos portentosos; todo eso hay en la vida del anciano. También él, perdido en el monte, tuvo por compañero a un onagro maravilloso, después de ser conducido por el arcángel Rafael; muéstrale el sendero que debe seguir luego un ciervo desmesurado; frente a frente con un dragón, el dragón le llama por su nombre y le conduce a su vez, mas ya transformado en un bellísimo joven.
    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (NTLLE)
      onagro [...] m. Asno silvestre.
    • 1906 Anónimo "Rarezas zoológicas" [01-01-1906] Hojas selectas (Barcelona) Esp (HD)
      Pero dejemos que los filósofos naturalistas indaguen el motivo que la naturaleza tiene para transgredir irónicamente las leyes de la morfología orgánica, y concluyamos estas digresiones zoológicas con la observación de un ejemplar rarísimo y sorprendente del onagro de los antiguos, esto es, del asno, pollino, jumento ó borrico.
    • 1911 Anónimo "Cabalgaduras" [25-02-1911] Caras y Caretas (Buenos Aires) Esp (HD)
      Excelentes sustitutos del caballo son la llama, el onagro, el camello, el cebú y el dromedario. La llama se emplea como animal de carga y presta grandísimos servicios, pudiendo transportar hasta ciento sesenta libras de peso. Como cabalgadura, su amaestramiento ofrece pocas dificultades y, lo mismo que el onagro, lleva la silla como si hubiese nacido con ella.
    • 1914 RAE DRAE 14.ª ed. (NTLLE)
      onagre [...] m. Asno silvestre.
    • c1916 Blasco Ibáñez, V. Trad Mil noches [2003] Esp (CDH )

      Y Tohfa, conmovida al ver el efecto producido en los genn por aquellos cantos y aquellos poemas, les dijo: "¡Por Alah, ¡oh señores míos y señoras mías! que si no estuviera fatigada, aún os hubiera dicho otros cantos y otros versos concernientes a las demás flores olorosas, hierbas y aves, especialmente los cantos del Ruiseñor, de la Codorniz, del Estornino, del Canario, de la Tórtola, de la Paloma, de la Zorita, del Jilguero, del Pavo Real, del Faisán, de la Perdiz, del Milano, del Buitre, del Aguila y del Avestruz; y os hubiera dicho los cantos de algunos animales, como el Perro, el Camello, el Caballo, el Onagro, el Asno, la Jirafa, la Gacela, la Hormiga, el Carnero, el Zorro, la Cabra, el Lobo, el León y muchos otros más. [...].

    • 1916 Miró, G. Figuras pasión I [1916] 168 Esp (CDH )
      En sus orillas se maceran y meditan los Esenios de ojos sin mirada, ojos ahondados en las desolaciones del infinito... Y de los peñascos y escombras y de los vados someros, suben las siluetas de melancólica monstruosidad de los pelicanos que, de cuando en cuando, asierran el silencio con su croar de rebuzno de onagro.
    • 1932 Cabrera Latorre, Á. "Parásitos" [10-09-1932] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Un caso parecido es el de los equinos. Los caballos, los burros, las cebras africanas y los onagros asiáticos tienen los mismos parásitos.
    • 1958 Luna, J. C. De veraneo ABC, 09/07/1958 Esp (CDH )

      Nunca he visto un aduar de beduínos; pero puede asegurarse que la cuadrilla de gitanos más pobres y rudimentarios, que acampan donde pueden, si los dejan, es modelo de orden, honestidad, limpieza y decoro si se la compara con cualquiera de esos... cabañales "sintéticos"en que se agrupan diez o doce familias ciudadanas correctas, sencillas, discretas y honorables, menos en las vacaciones de verano, que las disfrutan como onagros y tejones.

    • 1959 Arreola, J. J. Bestiario [1972] Mx (CDH )
      Con el onagro y el cuaga, la cebra se complace invalidando la posesión humana del orden de los equinos.
    • 1960 Cañedo, J. "Jaquetón" [05-06-1960] ABC (Madrid) Esp (HD)
      En el paleolítico superior es donde aparece el antecesor de nuestro toro actual: el uro o gran toro salvaje. Lo hace con una compañía de proporciones menos aparatosas. El bisonte, el caballo, el onagro, el ciervo…
    • 1961 Tobar Donoso, J. Lenguaje rural [1961] Ec (FG)
      Onagro. Asno silvestre. En el interior del país se ha olvidado el vocablo; mas no en Galápagos, según me dice Francisco Tobar García.
    • 1968 Arias, A. Viajero papel [1968] Ec (CDH )
      Si hay los que por gusto de toques originales caen en otras repeticiones de oposición, como la de quien dibuja al salvaje Onagro frente al dulce Platero de Jiménez, el triunfo más durable es el del escritor en el que se da la consecuencia de que de la palabra salga un hombre digno de tenerla o de callarla; de que de líneas aparentemente opacas que caminan sobre las negras patitas de la tinta, surjan emociones coloridas, con el propio tono de la sangre, el apagado del duelo, el azul de algunos sueños, el amatista, el verde de los jardines húmedos.
    • 1987 García Hortelano, J. Mucho cuento [1987] Esp (CDH )

      Noche feliz aquélla, si no hubiese sido porque, en lo más dulce de sus profundos sueños, dos feroces rebuznos dejaron a Hernando sentado en la cama, sudoroso y temblón, gritando:

      — ¡El onagro, el onagro...!
    • 1988 Cela, C. J. Cristo [1993] 261 Esp (CDH )
      [...] W. H. Harris otro de los pistoleros de Boothill reencarnó en un macho de ciervo mula y según dicen vaga por la meseta de Coconino asustando solteras y escapando de los cazadores, también hay cabras monteses, onagros forasteros y mil pájaros distintos, [...].
    • 1994 Prensa La Vanguardia, 17/12/1994 [1994] Esp (CDH )
      "Santo" era un Casanova de asnas, las gozaba y abandonaba hasta que se le asignó jerarquía de macho con oficio de padrear, y su noble misión desvió sus afanes de onagro feroz y errante hacia la paternidad de borriquillos calpenses.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      onagro [..] Asno salvaje o silvestre.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      onagro [...] m. Asno salvaje o silvestre.
    • 2015 Anónimo "Intervenciones onagros de Jandía" [28-07-2015] Canarias7 (Las Palmas de Gran Canaria) Esp (HD)
      La Guardia Civil en Fuerteventura, en el marco de las competencias de conservación de la naturaleza y el medio ambiente recogidas en la Ley Orgánica 2/1986 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ha colaborado en sendas intervenciones con los onagros semisalvajes del Parque Natural de Jandía, en la isla de Fuerteventura.
  2. ac. etim.
    s. m. Máquina bélica de asedio, parecida a la catapulta, consistente en una base de madera, un brazo con una honda en el extremo, una barra o un marco trasversal para detener el movimiento del brazo y un mecanismo de torsión, usada para lanzar piedras u otros proyectiles.
    docs. (1459-2016) 25 ejemplos:
    • 1459 Palencia, A. Trad Triunfo militar [1996] Esp (CDH )
      Assimesmo a mis familiares solos obedesçen la sambuga, la escala, la exostra, el altibaxo, la vallesta, el onagro y el escorpión.
    • 2004 Sáez Abad, R. Poliorcética [2004] p. 341 Esp (BD)
      Vegecio señala que los onagros se transportaban montados en carros, listos para entrar en acción en muy poco tiempo. Pero, a pesar de esta información no hay ninguna evidencia de que esto fuera así y parece que el autor confunde esta máquina con la carroballista que sí iba montada sobre un carro. Además, si tenemos en cuenta el enorme retroceso que producía esta máquina al lanzar los proyectiles, nunca podría estar montada sobre un carro de madera pues lo destrozaría al efectuar el primer disparo.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      onagro [...] m. Máquina antigua de guerra, parecida a la ballesta, pero con el extremo de la palanca donde se ponía la piedra arrojadiza bastante cóncavo y con forma parecida a la de una oreja de asno.
    • 1459 Palencia, A. Trad Triunfo militar [1996] Esp (CDH )
      Assimesmo a mis familiares solos obedesçen la sambuga, la escala, la exostra, el altibaxo, la vallesta, el onagro y el escorpión.
    • 1454-a1500 San Cristóbal, A. Trad Vegecio [2000] fol. 58v Esp (CDH )
      Onde es de saber que en una legion suelen estar çinquenta & çinco carrobalistas & mas diez onagros, uno en cada corte, & traianlos armados en carros por que, si viniesen los enemigos a pelear, la hueste se pudiese defender bien con palenque & con saetas & con piedras.
    • 1454-a1500 San Cristóbal, A. Trad Vegecio [2000] fol. 59v Esp (CDH )
      & destos instrumentos & engennos tales traian los romanos çinquenta & çinco a las vezes para se defender, a las vezes los adversarios en el canpo otrosi traian mas diez onagros.
    • 1454-a1500 San Cristóbal, A. Trad Vegecio [2000] fol. 59v Esp (CDH )
      Onagro nonbre es de otro instrumento para se defender & conbatir los enemigos.
    • 1454-a1500 San Cristóbal, A. Trad Vegecio [2000] Esp (CDH )
      Cogen otrosi con grand cura de los guijarros redondos, son mejores para los que los bien lançan, & estos finchen los muros & las torres & los menores destos lançanlos con fondas, & con fonda fustes & con las manos, & los mayores lançan con instrumentos que llaman onagros, para que, lançando estas piedras, non solamente vençer & fieran los enemigos que entran por deyuso mas aun quiebran los inistrumentos del conbate.
    • 1454-a1500 San Cristóbal, A. Trad Vegecio [2000] Esp (CDH )
      Contra todas estas cosas sobredichas suelen defender a los çercados las vallestas, onagros, escorpiones, vallestas de arcos & funda fuste & sagetarios & hondas.
    • 1454-a1500 San Cristóbal, A. Trad Vegecio [2000] Esp (CDH )
      El onagro lança piedras de peso segund tiene los nervios en grueso, ca quanto mayor fuere tanto mayor piedra lança; a manera de rayo del çielo, non se falla manera de inistrumentos mas fuertes que estos dos.
    • 1454-a1500 San Cristóbal, A. Trad Vegecio [2000] fol. 113r Esp (CDH )
      Las piedras que se lançan tan pesadas con el onagro non solamente menuzan los cavallos mas aun quebrantan los inistrumentos de los enemigos que tienen para conbatir.
    • 1454-a1500 San Cristóbal, A. Trad Vegecio [2000] fol. 115v Esp (CDH )
      E los onagros, si con muy grant diligençia fueren tenplados por los que lo saben fazer, a todas cosas van adelante, porque non a virtud nin armaduras que destas dos cosas pueden defender a los peleadores; en qualquier cosa que fueren la pasan & la destruyen a manera de rayo del çielo.
    • 1536 Salazar, D. Trat Re Militari [2003] fol. LXIv Esp (CDH )
      Las armas con que los antiguos defendían los pueblos eran muchas, como balistas, onagres, escorpiones, arcubalistas fustibales, hondas, catapultas: y muchos eran también los instrumentos con que combatían de fuera, como arrietes, torres, músculas, plúteos, vieas, falces, testúdines: en lugar de todo esto tenemos oy el artillería, la qual sirve a quien offende, y a quien defiende.
    • 1583-1596 Mosquera Figueroa, C. Comentario disciplina militar [2000] Esp (CDH )
      Y no están tan fuera d'él los arietes, testúdines, onagros, lupos y otras máquinas que en las guerras de Italia, Francia y Alemania no las ayan usado nuestros españoles en tiempo del invictíssimo Emperador don Carlos Quinto.
    • 1599 Minsheu, J. DictSpanEng [1599] Esp (NTLLE)
      onagre, a kinde of weapon of warre vsed in old time.
    • 1607 Rojas, C. Sumario milicia [2003] fol. 45v Esp (CDH )
      Es necesario tener aparejados fuegos artifiçiales para quemar las máquinas de los enemigos, como es betún, açufre, pez liquida, azeyte de alquitrán y para haçer las armas hierro, azero, carbón, todo de respeto, y muchas piedras recogidas y amontonadas para tirar con las hondas, y unas ruedas de madera aunque sea verde y cilindros de palos gruesos para echar a rodar, los quales lleban por delante no sólo los soldados mas los caballos, y asimismo es necesario recojer gran copia de nierbos con mucha diligencia para los onagros o ballestones, los quales son buenos de las cerdas y clines de cavallos y bueyes y otros animales semejantes, y aún a falta los cavellos de las mugeres son buenos, y esto se prueba por la necesidad que en tiempo los romanos tubieron quando estava cercado el capitolio y las máquinas que dentro estavan heran ya desbaratadas con el poco huso y faltando los nierbos para su redificaçión las matronas dieron de buena gana sus cabellos a los maridos para socorro de la defensa.
    • 1856 Muñoz Gaviria, J. "Armas. Catapultas. Cervatanas" [13-07-1856] Semanario Pintoresco Español (Madrid) Esp (HD)
      La catapulta se llamaba también onagre (onager), porque dicen que el asno salvaje que lleva este nombte tira piedras con los pies traseros. A la catapulta remplazó después el caón, imperfecto como todas las invenciones de su origen.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      onagro [...] 2. + Balista.
    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (NTLLE)
      onagro [...] Máquina antigua de guerra, parecida á la ballesta, pero con el extremo de la palanca donde se ponía la piedra arrojadiza bastante cóncavo y con figura parecida á la de una oreja de asno.
    • 1903 Marvá Mayer, J. "Tormentaria y Poliorcética" [01-06-1903] Revista Técnica de Infantería y Caballería (Madrid) Esp (HD)
      Máquinas de contrapeso ó de movimiento parabólico.— Con estos nombres se distinguen las máquinas de tiro curvo, en las que el proyectil (que por punto general era una piedra gruesa), se proyectaba con una larga honda. Pertenecían al mismo género que el onagro, sin más diferencia con este que la de ser distinta la causa del movimiento de la honda, el cual en lugar de tener su causa en el esfuerzo tensor y en la reacción de las fibras retorcidas alrededor de la palanca impulsora, se producía, como ya se indicó, por la acción de un contrapeso, del cual tomaron estas máquinas su nombre genérico, así como la curva descrita por el proyectil dió lugar al nombre de movimiento parabólico con que también se las conoce.
    • 1907 Anónimo "Máquinas guerra antiguas" [11-09-1907] Alrededor del Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Las legiones romanas solían ir siempre acompañadas de algunas de estas máquinas, generalmente 10 onagros y 33 balistas por legión. El ejército cuidaba de aquellos toscos aparatos con la misma escrupolosidad con que nuestros artilleros cuidan de sus cañones.
    • 1914 RAE DRAE 14.ª ed. (NTLLE)
      onagre [...] Máquina antigua de guerra, parecida a la ballesta, pero con el extremo de la palanca donde se ponía la piedra arrojadiza bastante cóncavo y con figura parecida a la de una oreja de asno.
    • 1920 Torralba Beci, E. "TradSecreto cadalso, Villiers" [06-03-1920] El Fígaro (Madrid) Esp (HD)
      Después, escoltando el aparato rodante de las máquinas de sitio y los envarados sin número, de los que tiraban robustos onagros, y en los que, sobre literas de hojas, yacían los heridos, más tropas de a pie, con las jabalinas o la gran honda a la cincintura [sic]; finalmente, las carretas de víveres.
    • 1970 Fatás, G. / Borrás, G. M. VocTérmArte (FG)
      Onagro. Variedad de la ballista romana.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      onagro [...] m. Máquina antigua de guerra, parecida a la ballesta, pero con el extremo de la palanca donde se ponía la piedra arrojadiza bastante cóncavo y con forma parecida a la de una oreja de asno.
    • 2004 Sáez Abad, R. Poliorcética [2004] p. 341 Esp (BD)
      Vegecio señala que los onagros se transportaban montados en carros, listos para entrar en acción en muy poco tiempo. Pero, a pesar de esta información no hay ninguna evidencia de que esto fuera así y parece que el autor confunde esta máquina con la carroballista que sí iba montada sobre un carro. Además, si tenemos en cuenta el enorme retroceso que producía esta máquina al lanzar los proyectiles, nunca podría estar montada sobre un carro de madera pues lo destrozaría al efectuar el primer disparo.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      onagro [...] m. Máquina antigua de guerra, parecida a la ballesta, pero con el extremo de la palanca donde se ponía la piedra arrojadiza bastante cóncavo y con forma parecida a la de una oreja de asno.
    • 2016 Casado Rabanal, D. Resistencias numantinas Esp (BD)
      Según los textos que nos han dejado Polibio, Tito Livio o Apiano de Alejandría, tras completar el bloqueo naval de Saguntum, los cartagineses rodearon por tierra la ciudad con unos veinte mil efectivos, que consiguieron reunir con ayuda de sus aliados locales. Asegurándose que los sitiados no pudieran recibir ningún socorro por el mar, Aníbal planeó su ofensiva actuando simultáneamente en los tres flancos amurallados que conforman las defensas urbanas: la Acrópolis con su fortaleza, el perímetro que corre paralelo al cauce del río, y su extremo más occidental. Este último, es el espacio más llamo que mira hacia el valle y el que mejor permite el empleo de sus máquinas de asalto y vineas, que se arriman contra los muros para abrir boquetes a base de golpearlos con fuertes arietes. El despliegue de estos medios se completa con el bombardeo de las grandes piedras que lanzan los onagros (catapultas) y la amplia mortandad que siembran los escorpiones (enormes ballestas), unos ingenios bélicos (artillería de torsión y de tensión) que los púnicos copiaron de los helenos y que van a emplear en la Península por primera vez, habida cuenta del enorme cerco que deben abatir.
piedra de onagro
  • s. f. Miner. Concreción que se forma en el cuerpo de algunos mamíferos a la que se atribuyen propiedades curativas.
piel de onagro
  • s. f. Objeto que disminuye su tamaño progresivamente hasta su desaparición.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE