10.ª Entrega (marzo de 2021)
Versión del 31/03/2021
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
pleural adj. (1806-)
pleural
Etim. Derivado de pleura y -al. Cf., no obstante, latín científico pleuralis, adjetivo atestiguado al menos desde 1780 (véase OED, s. v. pleural).

Se documenta por primera vez, con la acepción 'perteneciente o relativo a la pleura', en 1806, en la traducción, hecha por J. V. Carrasco, del tercer tomo de los Principios de fisiología de Dumas. Desde entonces se atestigua con frecuencia en textos de anatomía o medicina y se consigna en los repertorios lexicográficos desde 1855, en el Diccionario enciclopédico de la lengua española de la editorial Gaspar y Roig. Y en la rama de la zoología, concretamente en el ámbito de la entomología, este adjetivo se registra a partir de 1892 como 'perteneciente o relativo a la pleura (| membrana del cefalotórax de algunos insectos)', en el décimo tomo del Diccionario enciclopédico hispano-americano de literatura, ciencia y artes, de Pagés (dir.).

  1. >pleura+–al
    adj. Anat. Med. Perteneciente o relativo a la pleura. ⇨ Membrana que cubre las paredes de...
    Sinónimo: pléurico, a
    docs. (1806-2020) 106 ejemplos:
    • 1806 Carrasco, J. V. Trad Principios fisiología Dumas, III p. 6 Esp (BD)
      Finalmente el músculo triangular ó externo-costal, situado entre los bordes de la cara pleural ó interna del esternon y de las costillas, acaba de completar las paredes movibles de la cavidad torácica [...].
    • 2020 Anónimo "Consultas pediátricas" [14-06-2020] La Prensa (Buenos Aires) Ar (CORPES)
      Una especial preocupación de los especialistas es la demora en consultas que son de urgencia: "Observamos una tardanza exagerada y muy peligrosa de consultas ante cuadros con síntomas claros; estamos viendo internaciones por complicaciones que podrían haberse evitado con una consulta más precoz, como neumonías con derrame pleural y apendicitis con peritonitis, entre otras", insistió Nakab.
    • 1806 Carrasco, J. V. Trad Principios fisiología Dumas, III p. 6 Esp (BD)
      Finalmente el músculo triangular ó externo-costal, situado entre los bordes de la cara pleural ó interna del esternon y de las costillas, acaba de completar las paredes movibles de la cavidad torácica [...].
    • 1822 Lanuza, C. Trad Principios Medicina Broussais p. 100 Esp (BD)
      Tambien trata de los derrames espontaneos de sangre en las cavidades pleurales, cuyos ejemplos he encontrado y publicado hace mucho tiempo; pero en él nada ilustra la fisiología de estas especies de alteraciones.
    • 1833 Casas Mendoza, N. Anatomia patológica veterinaria p. 171 Esp (BD)
      La turgencia es tal en algunos casos, que se hace una trasudación mayor ó menor de un líquido sero-sanguinolento en el saco pleural correspondiente al pulmón hinchado, al través de la porción de pleura que le cubre [...].
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] 57 Esp (CDH )

      La muerte puede suceder por un exceso de reaccion, y esto lo vemos claramente en las inflamaciones: en tal caso un exceso de temperatura (de 42º arriba) va seguido de la muerte, porque un tan exagerado grado de calor indica una combustion orgánica incompatible con la existencia; en la pleurítis con un derrame excesivo y que se haga rápidamente, la vida no es posible, pues la enorme compresion que el pulmon sufre, sin dar tiempo al otro á que se prepare á compensarla falta, acarrea la asfixia: y no es porque la pleurítis por sí sola sea capaz de ocasionar la muerte, puesto que si por medio de una operacion ó de la aplicacion de una cantárida logramos extraer gran cantidad del líquido derramado en la cavidad pleural, la vida del paciente está asegurada en el acto y la enfermedad es posible.

    • 1870-1901 Calleja Schz, J. Anatomía descriptiva, II [1901] Esp (CDH )
      El cuerpo se relaciona por la cara anterior con el lóbulo mediano del hígado, el diafragma, el seno pleural costo-diafragmático izquierdo y los espacios y cartílagos costales izquierdos del quinto al décimo, y además directamente con la parte más elevada de la pared abdominal en el espacio triangular de Labbé, circunscripto, abajo por una línea horizontal que rasara el borde inferior de la costilla novena, á la izquierda por el reborde condral y á la derecha por el borde cortante del hígado; se une al reborde anterior en la unión del octavo y noveno cartílagos costales.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 39 Esp (CDH )
      1. En las lesiones agudas del sistema broncopulmonar puede haber cianosis (neumonía, bronconeumonía, tuberculosis miliar aguda, neumonías caseosas extensas, bronquitis capilar, atelectasia aguda, derrames pleurales, neumotórax espontáneo).
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Sus consecuencias en el primer caso son: la aparición de una mediastinitis supurada, absceso mediastínico, empiema pleural, pioneumotorax, absceso de pulmón y pericarditis entre otras.
    • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
      Una pleuritis o inflamación pleural es la causante de tal dolor.
    • 1986 Valbuena Briones, A. Toxicomanías [1993] Esp (CDH )
      La enfermedad se manifiesta con la sintomatología típica: fiebre, escalofríos, tos productiva purulenta y dolor pleural.
    • 1988 Cotte, C. Sida [1988] 83 Ve (CDH )
      En los casos en los cuales se presenta la neumonía parasitaria, el paciente presenta cuadros de tos, dificultad para respirar (disnea), anorexia y dolor pleural.
    • 2003 Thirión Icaza, J. Aedes aegypti Mx (CORPES)
      Los hallazgos anatomopatológicos más frecuentes del dengue hemorrágico son ascitis, derrame pleural, hemorragias en tubo digestivo, petequias y sangrados en corazón y otras vísceras.
    • 2009 Gamboa, S. Necrópolis [2009] Co (CORPES)
      Acababa de salir de una larga enfermedad que me apartó de la vida que había llevado hasta entonces, la de un escritor activo y más o menos presente en el mundillo de las letras. ¿Qué ocurrió? Mis pulmones se poblaron de un maligno virus, el hanta, que llenó de líquido los alvéolos pleurales y licuó los capilares generando charcas de brutal infección, infestadas de glóbulos blancos.
    • 2020 Anónimo "Consultas pediátricas" [14-06-2020] La Prensa (Buenos Aires) Ar (CORPES)
      Una especial preocupación de los especialistas es la demora en consultas que son de urgencia: "Observamos una tardanza exagerada y muy peligrosa de consultas ante cuadros con síntomas claros; estamos viendo internaciones por complicaciones que podrían haberse evitado con una consulta más precoz, como neumonías con derrame pleural y apendicitis con peritonitis, entre otras", insistió Nakab.
    • 1806 Carrasco, J. V. Trad Principios fisiología Dumas, III p. 6 Esp (BD)
      Finalmente el músculo triangular ó externo-costal, situado entre los bordes de la cara pleural ó interna del esternon y de las costillas, acaba de completar las paredes movibles de la cavidad torácica [...].
    • 1822 Lanuza, C. Trad Principios Medicina Broussais p. 100 Esp (BD)
      Tambien trata de los derrames espontaneos de sangre en las cavidades pleurales, cuyos ejemplos he encontrado y publicado hace mucho tiempo; pero en él nada ilustra la fisiología de estas especies de alteraciones.
    • 1833 Casas Mendoza, N. Anatomia patológica veterinaria p. 171 Esp (BD)
      La turgencia es tal en algunos casos, que se hace una trasudación mayor ó menor de un líquido sero-sanguinolento en el saco pleural correspondiente al pulmón hinchado, al través de la porción de pleura que le cubre [...].
    • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
      PLEURAL: adj. Med.: relativo a la pleura.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] 57 Esp (CDH )

      La muerte puede suceder por un exceso de reaccion, y esto lo vemos claramente en las inflamaciones: en tal caso un exceso de temperatura (de 42º arriba) va seguido de la muerte, porque un tan exagerado grado de calor indica una combustion orgánica incompatible con la existencia; en la pleurítis con un derrame excesivo y que se haga rápidamente, la vida no es posible, pues la enorme compresion que el pulmon sufre, sin dar tiempo al otro á que se prepare á compensarla falta, acarrea la asfixia: y no es porque la pleurítis por sí sola sea capaz de ocasionar la muerte, puesto que si por medio de una operacion ó de la aplicacion de una cantárida logramos extraer gran cantidad del líquido derramado en la cavidad pleural, la vida del paciente está asegurada en el acto y la enfermedad es posible.

    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      PLEURAL. adj. Med. Que se refiere á las pleuras.
    • 1870-1901 Calleja Schz, J. Anatomía descriptiva, II [1901] Esp (CDH )
      El cuerpo se relaciona por la cara anterior con el lóbulo mediano del hígado, el diafragma, el seno pleural costo-diafragmático izquierdo y los espacios y cartílagos costales izquierdos del quinto al décimo, y además directamente con la parte más elevada de la pared abdominal en el espacio triangular de Labbé, circunscripto, abajo por una línea horizontal que rasara el borde inferior de la costilla novena, á la izquierda por el reborde condral y á la derecha por el borde cortante del hígado; se une al reborde anterior en la unión del octavo y noveno cartílagos costales.
    • 1870-1901 Calleja Schz, J. Anatomía descriptiva, II [1901] Esp (CDH )
      La cara posterior con el cuadrado de los lomos y la abertura diafragmática por donde sale éste, con el ligamento cimbrado, con la costilla duodécima y con un intersticio de las fibras del diafragma señalado por Farabeuf, detrás del cual existe el fondo de saco pleural costo-diafragmático.
    • 1870-1901 Calleja Schz, J. Anatomía descriptiva, II [1901] 1023 Esp (CDH )
      [...] por detrás con el diafragma y el seno pleural costo-diafragmático, hacia abajo y afuera con el riñón.
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      PLEURAL. adj. Pleurítico, 2ª acep. (|Zool. Perteneciente a la pleura).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      [...] estrechez mitral, insuficiencia tricúspide (muy marcada la cianosis), coronaritis derecha, lesiones pulmonares crónicas con repercusión cardíaca secundaria (enfisema, bronquitis y bronquiectasia, neumotórax, grandes derrames pleurales, escoliosis).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 39 Esp (CDH )
      1. En las lesiones agudas del sistema broncopulmonar puede haber cianosis (neumonía, bronconeumonía, tuberculosis miliar aguda, neumonías caseosas extensas, bronquitis capilar, atelectasia aguda, derrames pleurales, neumotórax espontáneo).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Algunas colecciones líquidas (derrames pleurales, ascitis, a gran tensión, quistes ováricos) pueden transmitir las pulsaciones de la aorta subyacente; pero la sensación de renitencia líquida y los demás síntomas de la enfermedad alejan toda posible confusión.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      B) Traumatismos operatorios, como la traqueotomía o la punción pleural recayendo sobre un trozo de pulmón adherido a la pared.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Es menos frecuente la pleural o costal, que se abre en la pared torácica.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      La punción pleural puede bastar para desencadenar un acceso epileptiforme.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      [...] por ejemplo, durante una punción pleural, o un neumotórax artificial; durante una amigdalectomía (caso mío), etc. Es, desde luego, probable que algunas amaurosis o ambliopías llamadas histéricas (véase pág. 786) tengan este mecanismo.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      La tensión pleural disminuye (signo de Jacobeus).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      B) Son especialmente frecuentes en el curso de operaciones sobre las adherencias pleurales o en simples punciones pleurales; algunos de los accidentes descritos en la punción pleural (dispnea súbita, ahogo, etc.) son atelectasias.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      B) Son especialmente frecuentes en el curso de operaciones sobre las adherencias pleurales o en simples punciones pleurales; algunos de los accidentes descritos en la punción pleural (dispnea súbita, ahogo, etc.) son atelectasias.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      [...] algunos de los accidentes descritos en la punción pleural (dispnea súbita, ahogo, etc.) son atelectasias.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      e) Las lesiones pleurales secas, adherentes, se acompañan casi siempre de bronquitis crónicas (v. pág. 919).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      No obstante, los antecedentes pueden ser vagos y los signos de exploración equívocos; por ejemplo, no es raro que el absceso subfrénico se manifieste sólo por leves signos dispépticos (también frecuentes en muchos pleuríticos) y, en cambio, por signos pleurales claros (debidos a la frecuente propagación de la infección a través del diafragma) y por larga fiebre y mal estado general; todo lo cual induce a pensar en un empiema; hasta el punto de que el error sólo se deshace, en ocasiones, al operar.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      El paso del aire pulmonar a la cavidad pleural constituye el neumotórax médico, que comentaremos aquí.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Puede haber hemorragia pleural (neumohemotórax).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Unas veces, queda abierta la fístula de comunicación pleuropulmonar, en cuyo caso el pulmón se retrae sobre el híleo; otras veces, la abertura de comunicación está valvulada; si esta válvula impide la entrada del aire en la pleura, pero permite la salida del aire pleural durante la espiración, el neumotórax se va reabsorbiendo de una manera progresiva; si, por el contrario, la válvula impide la salida del aire pleural, pero permite la entrada en la pleural del pulmonar, durante la inspiración, el neumotórax se hace cada vez más intenso y la tensión pleural, creciente, desvía al máximo el mediastino.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      El síndrome pleural se presenta en clínica bajo dos aspectos: la pleuritis seca y la pleuritis con derrame.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Se caracteriza por la macidez a la percusión; la disminución o abolición de las vibraciones vocales; y, a la auscultación, la supresión de los ruidos respiratorios, y, en muchos casos, la percepción del soplo pleural, parecido al tubárico, pero más lejano y velado; a menos que haya una cantidad enorme de líquido, y, sobre todo, líquido espeso (purulento, o hemático), en cuyo caso se deja de percibir el soplo; frecuentemente, estos caracteres pleurales del soplo, que son sólo matices acústicos, son menos típicos en la parte superior del derrame, en el que se oye un soplo tubárico intenso, como el de las hepatizaciones pulmonares, en ocasiones casi anfórico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 920 Esp (CDH )
      Los médicos poco prácticos se engañan, a veces, por este soplo, diagnosticando, en lugar de un derrame, una neumonía extensa, una esplenoneumonía (v. pág. 914) o bien, a la inversa, interpretando un soplo neumónico como pleural.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 922 Esp (CDH )
      Sólo conducen al buen diagnóstico la observación prolongada, el hallazgo de células cancerosas en el líquido extraído y la persistencia de una sombra pleural a la radiografía, cuando se evacua el líquido.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Es, en suma, un edema pleural que puede existir como derrame único, sin anasarca o formando parte de éste.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      B) Soplo pleural.– Aparece en los derrames no muy abundantes.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 935 Esp (CDH )
      Este parecido entre el soplo neumónico y el pleural es la causa de la dificultad de hacer muchas veces el diagnóstico diferencial entre un derrame pleurítico y una neumonía masiva (v. pág. 914).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Hay una afección no pleural en la que se percibe también la egofonía, aunque con menos claridad que en los derrames: en la esplenoneumonía (v. pág. 913); una razón más para hacer difícil el diagnóstico diferencial entre ella y el derrame pleurítico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      2. En las pleuresías secas, con grandes adherencias y aumento del espesor pleural; y en los derrames pleuríticos no masivos; en estos derrames discretos, el borde superior de la submacidez describe una curva parabólica (Damoiseau), que el examen radioscópico confirma: estando el individuo en pie, ese límite superior de la submacidez empieza bastante bajo, a nivel de la columna vertebral; se eleva hacia la axila, logrando en ella su máxima altura, y desciende por delante, con menos oblicuidad que por detrás, terminando en el esternón, poco más o menos a la altura del punto inicial; se acompaña la submacidez pleurítica de soplo pleurítico y disminución o abolición de las vibraciones vocales a la palpación y auscultación.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      1. En los grandes derrames pleurales; en ellos, el límite superior pierde su dibujo parabólico y se hace horizontal; con ausencia completa de ruidos auscultatorios y pérdida de vibraciones vocales.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      [...] y la tos baja, bronquial, pulmonar, pleural. profunda, con expectoración, por lo común abundante (salvo la pleural, que es seca), sin carraspeo.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      J) Tos pleural.– La tos en las pleuritis suele estar muy influída por los cambios de postura; es seca; a veces, dolorosa.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      I. La causa más frecuente de la vómica es la apertura, en los bronquios, de una colección purulenta pleural, ya un empiema total (la vómica, es entonces, abundantísima, a no ser que se haga muy fraccionada), ya una pleuresía localizada, casi siempre cisural (v. pág. 922).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Todas las posibles supuraciones pulmonares (v. pág. 939), bronquiales y pleurales.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      [...] ictericia hemolítica, intoxicaciones hemolíticas, reabsorción de hemorragias peritoneales, pleurales, etc.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Sus consecuencias en el primer caso son: la aparición de una mediastinitis supurada, absceso mediastínico, empiema pleural, pioneumotorax, absceso de pulmón y pericarditis entre otras.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Más rara vez, incluso puede situarse debajo del diafragma y conducir a la aparición de un empiema en la cavidad pleural derecha.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Otras veces puede conducir, por el mismo motivo, a la aparición de un absceso subdiafragmático, y a partir de éste, cuando la colección de pus es grande y no se interviene a un empiema en la cavidad pleural derecha.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Los linfáticos, más abundantes en el peritoneo diafragmático, abocan al conducto torácico y existen anastomosis entre los linfáticos peritoneales y los pleurales (Küttner).
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      La propagación al peritoneo de un proceso infectivo pleural o pericárdico es eventualidad poco frecuente, desde luego menos que lo contrario, dada la corriente linfática ascendente desde el peritoneo al tórax.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Así, es corriente, que veamos salir por la aguja de punción primero un líquido seroso y al profundizar más, sale el líquido purulento (el primero es serosidad pleural, el segundo el pus del absceso), es el signo de Scheurlein.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      El absceso subfrénico puede resolverse con el tratamiento médico o el quirúrgico, puede abrirse a la cavidad abdominal o en alguna de las vísceras abdominales o emigrar hacia el tórax y hasta resolverse por una vómica o motivar un empiema pleural o una pericarditis.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Efectuada una nueva comprobación manométrica de la presión portal, se reconstruyen los planos y se cierra la toracotomía con drenaje pleural.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Algunos autores, como Williams, consideran para su producción la existencia de comunicaciones entre la cavidad peritoneal y la pleural derecha, apoyado en la disminución de la ascitis tras la toracocentesis, y en el rápido paso de colorantes de una a otra.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      La punción pleural da salida a un líquido claro, como agua de roca, en el que hay scolex, ganchos, etc. Eventualidad posible es que el quiste se abra en un bronquio y su contenido sea expulsado por vómica.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Grupo ya menos frecuente lo constituyen los abscesos hepáticos secundarios a hemorroides infectadas, diverticulitis, úlceras y tumores digestivos, siendo excepcionales los casos consecutivos a empiema pleural con invasión secundaria del hígado a través del diafragma.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      No es raro encontrar un pequeño derrame pleural.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      La inyección en el absceso de lipiodol o de dióxido de torio, con posterior examen radiográfico, han permitido el estudio perfecto del absceso hepático en cuanto a localización y tamaño se refiere, pero no está exento de complicaciones pleurales y peritoneales.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      El absceso hepático puede abrirse en las celdas subfrénicas, motivando un absceso subfrénico; puede penetrar a través del diafragma, motivando complicaciones pleuropulmonares (empiema pleural, absceso de pulmón).
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Ya hemos hecho referencia a las pulmonares, las cuales, además de disnea y de esputos con sangre, pueden originar dolor torácico o derrame pleural, por lo general en lado derecho.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Como en todo proceso pleural o inflamatorio pulmonar del lado derecho suele haber dolor en la zona de colecisto (lo que se llama botón diafragmático de Guéneau de Mussy), puede plantearse el diagnóstico con ellos, así como con enfermedades radiculares o musculares de tal localización.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      El exudado peritoneal puede difundir hacia la cavidad pleural izquierda, ocasionando pleuritis secundarías.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      En el tórax se observan exudados pleurales —más fácilmente en el hemitórax izquierdo—, así como focos de esteatonecrosis en la grasa subpleural y subpericárdica y en el mediastino.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Posteriormente podrán demostrarse manifestaciones evidentes de un derrame pleural izquierdo o, más infrecuentemente, derecho.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )
      Entre los primeros está la producción de abscesos, de localización varia, como son los abscesos perinefríticos, subdiafragmáticos y de localización abdominal izquierda, e incluso la de empiemas pleurales (Gambill y Gross).
    • 1970 RAE DRAE 19.ª ed. (NTLLE)
      pleural. adj. Perteneciente a la pleura.
    • 1981 Vega, H. Así sufrieron [1981] 39 Co (CDH )
      Y la del soplo pleural, que tiene como un acento poético «Doux, voilé, lointain, expiratoire», pero de una gran precisión clínica.
    • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
      Una pleuritis o inflamación pleural es la causante de tal dolor.
    • 1983 Pz Manga, G. Cáncer mama [1983] Esp (CDH )

      La radiografía de tórax es útil para descartar patología asociada. En relación con el cáncer de mama pueden encontrarse las siguientes alteraciones:

      1. Adenopatía de la cadena mamaria interna.

      2. Metástasis nodulares pulmonares.

      3. Metástasis linfagíticas.

      4. Componente metastásico mixto linfagítico-nodular.

      5. Derrame pleural unilateral o bilateral.

      6. Nódulos pleurales.

      7. Derrame pleural y nódulos.

    • 1983 Pz Manga, G. Cáncer mama [1983] 44 Esp (CDH )
      El estudio citológico del líquido pleural, ascítico y cefalorraquídeo permite afirmar la presencia de metástasis pleurales, peritoneales o meníngeas.
    • 1983 Pz Manga, G. Cáncer mama [1983] Esp (CDH )
      La invasión pleural se presenta más pronto o más tarde en todos los casos de invasión pulmonar.
    • 1983 Pz Manga, G. Cáncer mama [1983] Esp (CDH )
      El mecanismo por el cual se produce la afectación pleural a partir de la pulmonar es por colonización de la red linfática superficial del pulmón que corre por debajo de la pleura.
    • 1983 Pz Manga, G. Cáncer mama [1983] Esp (CDH )
      La invasión de esta red es previa a la de la pleura visceral y la colonización posterior entre ambas hojas pleurales.
    • 1983 Pz Manga, G. Cáncer mama [1983] Esp (CDH )
      Responden bien las localizaciones dermicoganglionares, seguidas de las óseas, pleurales, peritoneales y pulmonares.
    • 1983 Pz Manga, G. Cáncer mama [1983] Esp (CDH )
      Responden mejor las enfermas premenopáusicas y las postmenopáusicas de más de cinco años, así como las localizaciones dérmicas seguidas de las óseas, pulmonares y pleurales, las hepáticas y peritoneales responden mal.
    • 1984 Benítez, J. J. Caballo Troya I [1994] Esp (CDH )
      El pulmón izquierdo se hallaba casi colapsado, a causa de un derrame pleural.
    • 1984 Benítez, J. J. Caballo Troya I [1994] Esp (CDH )
      Los latigazos y sucesivos golpes y patadas en los costados —y concretamente en el izquierdo— habían originado, sin duda, la acumulación de líquido en la parte inferior del «saco» pleural que envuelve al pulmón.
    • 1986 Valbuena Briones, A. Toxicomanías [1993] Esp (CDH )
      La enfermedad se manifiesta con la sintomatología típica: fiebre, escalofríos, tos productiva purulenta y dolor pleural.
    • 1988 Cotte, C. Sida [1988] 83 Ve (CDH )
      En los casos en los cuales se presenta la neumonía parasitaria, el paciente presenta cuadros de tos, dificultad para respirar (disnea), anorexia y dolor pleural.
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )
      Pueden tener limitación a la ventilación enfermos sometidos a cirugía cardíaca o abdominal, o aquellos cuyo foco infeccioso esté próximo a la musculatura respiratoria, como ocurre en las peritonitis y/o empiemas pleurales.
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )
      [...] a) hallazgos físicos típicos de neumonía a la exploración física o infiltrado pulmonar en la radiografía de tórax, y b) presencia de tos, fiebre y dolor pleural.
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )

      Sangre y líquido pleural. Hasta en un tercio de pacientes con neumonía nosocomial el hemocultivo puede ser positivo. En nuestra experiencia, esto ocurre cerca del 10 % de los casos.

    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )
      La presencia de empiema concomitante brinda la oportunidad de establecer el diagnóstico etiológico de la neumonía por punción, examen y cultivo del exudado pleural.
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )
      En la experiencia de Dorca (J. Dorca, comunicación personal), sobre 251 punciones transtorácicas con aguja fina, en el 5,2 % se presentó neumotórax parcial, y sólo un paciente requirió la colocación de un tubo pleural.
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )
      En el paciente con sospecha clínica de neumonía nosocomial no grave, tras la recogida obligada de hemocultivos y esputo o líquido pleural, si ello es posible, y tomando en consideración los datos epidemiológicos y clínicos que nos permitirán decidir los patógenos probablemente involucrados en el proceso, se elegirá el tratamiento empírico antibiótico más ajustado a la situación.
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )
      Dentro del capítulo de las complicaciones pulmonares, las más frecuentes son la sobreinfección respiratoria y el SDRA y, de menor gravedad e incidencia, la atelectasia pulmonar y el derrame pleural.
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )
      No suele aparecer derrame pleural, y su constatación obliga a descartar otras patologías, especialmente el sarcoma de Kaposi con afectación pulmonar.
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )
      La presencia de derrame pleural hemático sugiere afectación pulmonar por sarcoma de Kaposi, pero en su ausencia el cuadro puede ser indistinguible de las infecciones oportunistas pulmonares.
    • 1988 Net Castel, A. / Quintana Tort-Martorell, E. / Benito Vales, S. Infección paciente [1988] Esp (CDH )
      En general, las concentraciones alcanzadas por las cefalosporinas de tercera generación en los tejidos superan ampliamente las de la gran mayoría de los patógenos sensibles; en general, se obtienen concentraciones elevadas en orina, bilis, líquidos intersticial, pleural y peritoneal, sistema linfático y músculos.
    • 1988 Osmar Ciró, R. Primeros auxilios [1988] Ar (CDH )
      También se pueden observar hematomas, contusiones y deformaciones torácicas, y además heridas que soplan, lo cual revela la existencia de lesión pleural o pulmonar.
    • 1988 Osmar Ciró, R. Primeros auxilios [1988] Ar (CDH )
      Heridas de tórax. En este lugar una herida es grave si es penetrante o perforante, es decir, si llega a la cavidad pleural o alcanza a perforar el pulmón, pues debido a la presión negativa de la cavidad pleural, puede penetrar aire en ella y producir un neumotórax capaz de colapsar el pulmón y provocar una grave insuficiencia respiratoria.
    • 1989 Climent Peris, S.; Bascuas Asta, J.A. Cuadernos de anatomía y embriología veterinaria. Tomo II (CDH )
      Se denomina arco lumbocostal y en este punto, las cavidades torácica y abdominal están separadas únicamente por las serosas pleural y peritoneal y cierta cantidad de tejido conjuntivo areolar.
    • 1989 Dexeus, S. / Carrera, J. M. Riesgo nacer [1989] Esp (CDH )
      Además de las anomalías cardíacas descritas, mediante ecografía se pueden detectar diversas anomalías pulmonares, por ejemplo, la agenesia (ausencia) o hipoplasia pulmonar de un lado o de ambos, la enfermedad pulmonar quística congénita (quistes únicos o múltiples en el espesor del pulmón), masas pulmonares (tumores, pulmones accesorios, etc.) y pleurales (derrames, etc.) y mediastínicas (linfangiomas, tumores, etc.).
    • 1989 Prensa ABC, 15/04/1989 [1989] Esp (CDH )
      Miguel Muñoz, ex seleccionador nacional de fútbol, recibió el alta médica al cumplirse dos semanas de su ingreso en una clínica madrileña por un derrame pleural.
    • 1990 Sandner, O. Sida [1990] Ve (CDH )
      [...] en el tejido conjuntivo: histiocitos / en los ganglios linfáticos y en el bazo: células foliculares dendríticas / en el tejido óseo: macrófagos / en el hígado: células estrelladas de Kupffer / en los pulmones: macrófagos alveolares / en las cavidades serosas: macrófagos peritoneales y pleurales / en las sinovias articulares: células tipo A / en el sistema nervioso: microglias / en otros órganos y tejidos: macrófagos tisulares / en la piel y mucosas: células de Langerhans [...].
    • 1992 Llorens, M. R. Hidrocarburos Intoxicaciones pediatría Ar (CDH )
      – Derrame pleural: por acción química o sobreinfección.
    • 1992 Llorens, M. R. Hidrocarburos Intoxicaciones pediatría Ar (CDH )
      También se puede encontrar atelectasias, enfisema obstructivo (atrapamiento aéreo), derrames pleurales, neumatoceles, neumotórax, neumomediastino y enfisema subcutáneo.
    • 1994 Paredes M., R. Manifestaciones pulmonares 108 Sida Ch (CDH )
      [...] el derrame pleural solo, es raro en neumonías por Pneumocystis siendo sugerente de otras infecciones; y 3) el compromiso hiliar es raro y generalmente significa infección por micobacterias u hongos.
    • 1994 Paredes M., R. Manifestaciones pulmonares Sida Ch (CDH )
      El derrame pleural puede ser uni o bilateral y en la mayoría de los casos aparece como exudado, pero también puede ser serohemático o discretamente hemorrágico.
    • 1994 Wu P., E. Infección niños 208 Sida Ch (CDH )
      Las radiografías muestran infiltrados bilaterales difusos, con aspecto de vidrio esmerilado, que son muy sugerentes de neumocistosis, pero también se describen zonas de condensación, cavernas, hiperinsuflación y derrame pleural.
    • 1995 Berges Mtz, M. T. et alii Biología Geología [1995] Esp (CDH )
      Los pulmones se deslizan dentro de la cavidad pleural mientras se dilatan y contraen durante la respiración normal.
    • 1995 Prensa El Mundo, 01/06/1995 [1995] Esp (CDH )
      La Avicidina también parece eliminar la ascitis y los derrames pleurales (líquidos que contienen células tumorales y que se acumulan, respectivamente, en el abdomen y en el tórax).
    • 1995 Prensa El Mundo, 13/04/1995 [1995] Esp (CDH )
      Según Edwards, quizás el agua descrita por Juan era fluido pericárdico y pleural y precedió a la sangre.
    • 1995 Prensa El Mundo, 13/04/1995 [1995] Esp (CDH )
      Y quizás, en el estado de hipovolemia y de inminente fallo cardíaco en el que se encontraba, se desarrollaron estas efusiones pleurales y pericárdicas y formaron este líquido parecido al agua.
    • 1997 Prensa ABC Color, 06/01/1997 [1997] Py (CDH )
      Otro de los profesionales que atienden al Dr. Laíno es el médico Ramón Guggiari, quien ayer refirió que las tres costillas al fracturarse hirieron el pulmón que sangró y permitió la entrada de sangre y aire en la cavidad pleural.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      pleural. [...] adj. Perteneciente o relativo a la pleura.
    • 2003 Thirión Icaza, J. Aedes aegypti Mx (CORPES)
      Los hallazgos anatomopatológicos más frecuentes del dengue hemorrágico son ascitis, derrame pleural, hemorragias en tubo digestivo, petequias y sangrados en corazón y otras vísceras.
    • 2009 Gamboa, S. Necrópolis [2009] Co (CORPES)
      Acababa de salir de una larga enfermedad que me apartó de la vida que había llevado hasta entonces, la de un escritor activo y más o menos presente en el mundillo de las letras. ¿Qué ocurrió? Mis pulmones se poblaron de un maligno virus, el hanta, que llenó de líquido los alvéolos pleurales y licuó los capilares generando charcas de brutal infección, infestadas de glóbulos blancos.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      pleural. [...] adj. Anat. Perteneciente o relativo a la pleura.
    • 2020 Anónimo "Consultas pediátricas" [14-06-2020] La Prensa (Buenos Aires) Ar (CORPES)
      Una especial preocupación de los especialistas es la demora en consultas que son de urgencia: "Observamos una tardanza exagerada y muy peligrosa de consultas ante cuadros con síntomas claros; estamos viendo internaciones por complicaciones que podrían haberse evitado con una consulta más precoz, como neumonías con derrame pleural y apendicitis con peritonitis, entre otras", insistió Nakab.
  2. >pleura+–al
    adj. Zool. Perteneciente o relativo a la pleura. ⇨ Membrana del cefalotórax de algunos insectos....
    docs. (1926-1996) 13 ejemplos:
    • 1926 Bolívar Pieltain, C. Insectos HNatural Esp (CDH )
      Los tres semianillos dorsales llevan los nombres de pronoto , mesonoto y metanoto ; los ventrales los de prosternón , mesosternón y metasternón; las porciones pleurales están formadas típicamente por dos piezas, el episternón y el epímero, piezas que contribuyen a constituir la cavidad cotiloidea o sea en la que se aloja la cadera.
    • 1950 Meléndez Meléndez, B. Paleontología II p. 218 Esp (FG)
      El sistema nervioso está constituído por numerosos pares de ganglios relacionados por cordones nerviosos, exixtiendo tres pares de ganglios cerebroides, pedios, pleurales, que forman collar esofágico [...] y varios pares de ganglios viscerales.
    • 1957-1974 Alvarado, S. Ciencias Naturales (5.º Bachillerato) [1974] Esp (CDH )
      Se distinguen: los ganglios cerebroides, para la cabeza; los pedios, para el pie; los pleurales, para el manto, y los viscerales, para las vísceras.
    • 1982 Alvarado Ballester, R. (dir.) HNatural Alvarado, II p. 151b Esp (FG)
      Los restantes Moluscos son dineurios, con ganglios y nervios bien individualizados. Los principales son los tres pares de ganglios cerebroides, pedios y pleurales, unidos por conectivos y comisuras.
    • 1996 Cabezas Melara, F. A. Entomología [1996] Mx (CDH )
      Cada segmento abdominal consiste típicamente de dos escleritos, un tergum dorsal y un esternum ventral; éstos están conectados lateralmente por un área membranosa, llamada membrana pleural y sucesivamente terga y esterna, son conectados por la membrana intersegmental (Borror et al., 1989).
    • 1926 Bolívar Pieltain, C. Insectos HNatural Esp (CDH )
      Los tres semianillos dorsales llevan los nombres de pronoto , mesonoto y metanoto ; los ventrales los de prosternón , mesosternón y metasternón; las porciones pleurales están formadas típicamente por dos piezas, el episternón y el epímero, piezas que contribuyen a constituir la cavidad cotiloidea o sea en la que se aloja la cadera.
    • 1926 Ceballos, G. Hemípteros HNatural Esp (CDH )
      A primera vista se observa en la unión del tórax y el abdomen dos opérculos dependientes del metatórax, opérculos que una vez levantados dejan ver a cada lado del cuerpo tres membranas, una lateral (pleural hablando científicamente) llamada timbal, y dos ventrales, una llamada membrana especular o espejo y la otra membrana estriada: se cree que el sonido principal es producido por el timbal, el cual por medio de un potente músculo entra en rápida vibración: este sonido principal es modificado por la resonancia en las otras membranas y por la mayor o menor apertura de los opérculos.
    • 1950 Meléndez Meléndez, B. Paleontología II p. 218 Esp (FG)
      El sistema nervioso está constituído por numerosos pares de ganglios relacionados por cordones nerviosos, exixtiendo tres pares de ganglios cerebroides, pedios, pleurales, que forman collar esofágico [...] y varios pares de ganglios viscerales.
    • 1950 Meléndez Meléndez, B. Paleontología II p. 100 Esp (FG)
      A cada lado del raquis se encuentran las pleuras, separadas de aquél por dos surcos laterales, las cuales se prolongan hacia atrás en las puntas pleurales [...].
    • 1957-1974 Alvarado, S. Ciencias Naturales (5.º Bachillerato) [1974] Esp (CDH )
      Se distinguen: los ganglios cerebroides, para la cabeza; los pedios, para el pie; los pleurales, para el manto, y los viscerales, para las vísceras.
    • 1982 Alvarado Ballester, R. (dir.) HNatural Alvarado, II p. 151b Esp (FG)
      Los restantes Moluscos son dineurios, con ganglios y nervios bien individualizados. Los principales son los tres pares de ganglios cerebroides, pedios y pleurales, unidos por conectivos y comisuras.
    • 1996 Cabezas Melara, F. A. Entomología [1996] Mx (CDH )
      Cada segmento abdominal consiste típicamente de dos escleritos, un tergum dorsal y un esternum ventral; éstos están conectados lateralmente por un área membranosa, llamada membrana pleural y sucesivamente terga y esterna, son conectados por la membrana intersegmental (Borror et al., 1989).
    • 1996 Cabezas Melara, F. A. Entomología [1996] Mx (CDH )
      Cada pleurón está típicamente dividido en dos escleritos por una sutura pleural, la cual corre dorsoventralmente entre la base de la pata y la base del ala; el esclerito anterior es el episternum y el esclerito posterior es el epímeron.
    • 1996 Cabezas Melara, F. A. Entomología [1996] Mx (CDH )
      [...] las regiones pleurales son membranosas y rara vez contienen áreas esclerotizadas.
    • 1996 Cabezas Melara, F. A. Entomología [1996] Mx (CDH )
      Fig. 2.9. Estructura general de un insecto. c, cabeza, t, tórax; a, abdomen; o, ojo compuesto; ant, antena; md, mandíbula; mx, maxila; lbm, labium, b, partes bucales; pls, sutura pleural; eps, episternum, stn, esternum; epm, epímeron; pt, protórax; ms, mesotórax; mt, metatárax; nl., nota; t, terga; spr, espiráculos; ept, epiprocto; cr, cercos, ppt, paraproctos; ovt, ovipositor (modificado de Snodgrass, según Borror).
    • 1996 Cabezas Melara, F. A. Entomología [1996] Mx (CDH )
      Fig. 3.12. Tórax de una mosca escorpión, Panorpa. a) Vista lateral. AN, alinotum; cus, esclerito cervical; cvx, cérvix; cx, coxa; epm, epímeron; epp, epipleuritos; eps, episternum; hd, cabeza; nl, pronotum; pls, sutura pleural; PN, post notum; pup, proceso alado-pleural; scl, escutelum; sct, escutum; spr, espiráculo; stn, esternum abdominal; t, tergum abdominal; wb, base del ala (redibujado de Ferris y Rees, según Borror). b) Esquema de un segmento alado típico (redibujado de Snodgrass, según Ross).
    • 1996 Cabezas Melara, F. A. Entomología [1996] Mx (CDH )
      Esquemas de los músculos alares de un insecto. a) Vista lateral; b) sección transversal de un segmento alado. am, músculos axilares; AN, alinotum; axS2 y axS3, segundo y tercer escleritos axilares; ba, basalar; bms, músculos basalares; cx, coxa; dim, músculos longitudinales dorsales, ph, fragma; pl, pleurón; pls, sutura pleural, PN, post notum; pwp, proceso pleural del ala; sb, subalar; sbm, músculos subalares; tsm, músculos tergosternales; x, y x2 conexiones entre epipleuritos (basalar y sublar) y la base del ala (redibujado de Snodgrass, según Borror).
    • 1996 Cabezas Melara, F. A. Entomología [1996] Mx (CDH )
      Fig. 4.4. Músculos y movimientos necesarios para el vuelo de los insectos. j, inserción del ala al notum; p, proceso pleural que actúa como un punto pivotante para el "balanceo" del ala, a) y b) Son secciones transversas que muestran solamente los músculos esternotales; cuando estos músculos se contraen, como en b el notum es empujado hacia abajo, y provoca el descenso del extremo alar, que gira en p, empujando hacia arriba la porción principal del ala. c) y d) Son secciones longitudinales del mesonoto que muestran los músculos longitudinales dorsales; cuando éstos se contraen, como en d, "arquean" el notum, determinando la elevación del centro. El resultado de esto se muestra en la sección transversal e; los bordes elevados del notum en j arrastran hacia arriba los extremos del ala, que gira de nuevo en p, y esto fuerza hacia abajo la expansión alar (según Ross).

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE