7.ª Entrega (agosto de 2019)
Versión del 31/08/2019
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
pseudopelagra s. (1868-)
pseudopelagra, pseudo pelagra, pseudo-pelagra, seudopelagra, seudo-pelagra
Etim. Calco del francés pseudo-pellagre, voz atestiguada en esta lengua al menos desde 1865, en el Traité de la pellagre, d'après des observations recueillies en Italie et en France, suivi d'une enquête dans les asiles d'aliénés de E. Billod (Paris, Masson et fils, p. 38: "Je ne mentionne ici que pour mémoire une visite de M. Costallat [...], il n'existe pas plus de traces d'érythémes pour la vraie que pour la pseudo-pellagre. Rappelons en passant, que pseudo-pellagre veut dire, por M. Costallat, pellagre en tout semblable à la vraie pellagre, et s'en distinguant uniquement parce qu'elle se produit en dehors de l'usage du maïs"); y esta, a su vez, formada con el tema pseud(o)- y pellagre.

Se documenta por primera vez, con la acepción 'enfermedad caracterizada por lesiones de la piel, alteraciones mentales y problemas gastrointestinales', en 1868, en la Traducción del Tratado elemental de patología interna de Edouard Monneret efectuada por J. Gassó y N. Tragó; desde ese momento se registra esporádicamente en obras de tema médico hasta la actualidad.  Los testimonios acopiados muestran que la voz se emplea fundamentalmente para referirse a una dolencia derivada del alcoholismo, así como para aquellas enfermedades parecidas a la pelagra en las que la causa no podía atribuirse a las dietas basadas en el consumo de maíz, que se consideraban un desencadenante de la pelagra. 

  1. ac. etim.
    s. f. Med. Enfermedad caracterizada por lesiones de la piel, alteraciones mentales y problemas gastrointestinales.
    Sinónimo: parapelagra
    docs. (1868-2016) 16 ejemplos:
    • 1868 Gassó, J. / Tragó, N. Trad Patología Monneret, III p. 79 Esp (BD)
      M. Th. Roussel ha reunido posteriormente, en un trabajo importante, el cuadro de estos tipos artificiales que merecen el nombre de pseudo-pelagras: De la pellagre et des pseudo-pellagres, Archivo general de medicina, 1866.
    • 2016 Granados García, M. / Arrieta Rdz, Ó. G. / Hinojosa Gómez, J. Tratamiento del cáncer s. n. Mx (BD)
      Síndrome carcinoide. Se caracteriza por eritema cutáneo, diarrea, broncoespasmo, seudopelagra, telangiectasias […].
    • 1868 Gassó, J. / Tragó, N. Trad Patología Monneret, III p. 79 Esp (BD)
      M. Th. Roussel ha reunido posteriormente, en un trabajo importante, el cuadro de estos tipos artificiales que merecen el nombre de pseudo-pelagras: De la pellagre et des pseudo-pellagres, Archivo general de medicina, 1866.
    • 1871 Olavide, J. E. Dermatología general p. 165 Esp (BD)
      Los trabajos de Rousell y de Balardini tienden á probar: 1.º, que la cusa específica de la pelagra es la alimentacion por el maíz enfermo, así como el ergotismo depende de la alimentacion por el centeno que tiene cornezuelo; y 2.º, que la pelagra de Aragon y las Castillas en donde no se come maíz no es más que una pseudo-pelagra ó una acrodinia, dependientes, segun Bostallat, de la cáries del trigo.
    • 1880 Gregorio Guajardo, A. Monografía mal rosa p. 252 Esp (BD)
      Hace muy poco era en mi ánimo la conviccion de que existía una pseudopelagra, debida al abuso del alcohol, y lo que es lo mismo el vino; hoy estoy plenamente convencido que el alcoholismo es el primer paso para la pelagra al menos en este pais […].
    • 1880 Olavide, J. E. Lecciones pelagra p. 38 Esp (BD)
      Roussell no incluye entre las pelagras á estas dos formas; las considera como pseudo-pelagras; pero conviene que esteis en antecedentes para poder juzgar bien todos los casos.
    • 1894 Laborde Winthuyssen, F. Lecciones higiene p. 405 Esp (BD)
      En algunas ocasiones se han tomado como pelagra, algunos casos esporádicos en los que no podía demostrarse que se hubiera hecho uso del maíz; pero éstos son casos de pseudo-pelagras que pueden observarse en ciertas neuropatías, en los que las lesiones trópicas de la piel se deben á la alteración primitiva del sistema nervioso, alteración que en la enfermedad que nos ocupa se debe á una intoxicación como vamos á ver.
    • 1902 Anónimo "Supuesta pelagra" [01-12-1902] p. 465 Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
      El Dr. Azúa: Presenta varios enfermos y quiere, con el Dr. Valle, sentar su opinión. […] La observación le llevó á convencerse de que estos individuos son tipo de miseria orgánica, con insuficiencia nutritiva, minados por fatigas, disgustos, etc. Cree que aquí y en todas partes es frecuente la pseudo pelagra unida á trastornos orgánicos que inducen á confusión.
    • 1910 Azúa Suárez, J. "Sero-diagnóstico Sífilis" [15-07-1910] Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      Téngase en cuenta que denomino los casos como pseudo-pelagra, aunque es seguro son de los que en España, quizás también en otras partes, se consideran como de pelagra, criterio con el que no estoy conforme y que ahora no discuto, por ser impertinente el hacerlo aquí.
    • 1913 Anónimo "Un caso de pelagra" [20-03-1913] España Médica (Madrid) Esp (HD)
      El Dr. Azúa presenta un caso de pelagra que recae en un niño […]. Estados semejantes á la pelagra, por sus manifestaciones cutáneas y digestivas entran en el capítulo de las seudo-pelagras, siendo muchas veces intoxicados del aparato digestivo, nefríticos, alcohólicos nefríticos, etc., etc.
    • 1937 Anónimo "Bocio. Escorbuto. Esprúo. Pelagra. Raquitismo" [01-05-1937] Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana (Washington) (HD)
      Etiología.-Recapitulando su repaso analítico de las teorías etiológicas de la pelagra, Stannus afirma que el mal tiene una distribución mundial; que existen varios estados, tanto en los climas templados como cálidos, que se parecen a la pelagra, por presentar muchos de los síntomas de ésta, aunque no la triada clásica de "dermatitis, diarrea, demencia" sin las cuales, aunque erróneamente, se suele suponer que no puede hacerse el diagnóstico; que muchos casos fuera de las zonas endémicas pasan sin diagnosticar, porque la semiología no es bien reconocida; que no existen estados separados como los llamados seudopelagra, parapelagra, pelagra alcohólica, pelagra secundaria, pelagroide, etc., tratándose meramente de casos de peIagra; que el maíz no desempeña ningún papel específico en la etiología; que todas las teorias etiológicas que postulan un elemento infeccioso especifico carecen de apoyo; que una deficiencia en proteínas de alta calidad biológica no es en sí la causa de la enfermedad, y no hay pruebas precisas de que la pelagra sea una avitaminosis simple; que un estudio general de la dolencia indica una nueva hipótesis, a saber, que la pelagra es uno de varios estados debidos a insuficiencia en la producción de ciertos “principios,” por la interacción de un “factor extrínseco” contenido en los alimentos con un “factor intrínseco” producido normalmente en el jugo gástrico [...].
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      XI. Eritema pelagroso.– Mencionamos aparte este eritema, debido a la deficiencia en la vitamina P; pero también, a la vez, a otras hipoavitaminosis (pluricarencia). Generalmente, aparece en el dorso de las manos; pero también puede presentarse en la cara o en los tobillos y dorso del piel, en personas que andan descalzas o con sandalias y en el cuello (collarde Casal). Al comienzo es tan parecido al eritema solar que se ha confundido con él (seudopelagra solar). Evidentemente, el estado pelagroso hace a la piel sensible para las causas irritantes externas, como el sol, el roce, el calor, picaduras de insectos, etc. (he visto, por ejemplo, la lesión pelagrosa típica localizarse en zonas de la piel afectadas por el escape de vapor caliente de una máquina, en un obrero).

    • 2016 Granados García, M. / Arrieta Rdz, Ó. G. / Hinojosa Gómez, J. Tratamiento del cáncer s. n. Mx (BD)
      Síndrome carcinoide. Se caracteriza por eritema cutáneo, diarrea, broncoespasmo, seudopelagra, telangiectasias […].
    • 1868 Gassó, J. / Tragó, N. Trad Patología Monneret, III p. 79 Esp (BD)
      M. Th. Roussel ha reunido posteriormente, en un trabajo importante, el cuadro de estos tipos artificiales que merecen el nombre de pseudo-pelagras: De la pellagre et des pseudo-pellagres, Archivo general de medicina, 1866.
    • 1869 Schz Ocaña, E. "Pelagra" p. 150 Anuario Medicina y Cirugía prácticas (1868), V Esp (BD)
      2.º Las personas que abusan de las bebidas alcohólicas, son atacadas á veces de un conjunto de síntomas semejantes á la pelagra; por esta razon la pseudo-pelagra de los alcoholizados debe contarse en el número de los accidentes del alcoholismo crónico.
    • 1871 Olavide, J. E. Dermatología general p. 165 Esp (BD)
      Los trabajos de Rousell y de Balardini tienden á probar: 1.º, que la cusa específica de la pelagra es la alimentacion por el maíz enfermo, así como el ergotismo depende de la alimentacion por el centeno que tiene cornezuelo; y 2.º, que la pelagra de Aragon y las Castillas en donde no se come maíz no es más que una pseudo-pelagra ó una acrodinia, dependientes, segun Bostallat, de la cáries del trigo.
    • 1880 Gregorio Guajardo, A. Monografía mal rosa p. 252 Esp (BD)
      Hace muy poco era en mi ánimo la conviccion de que existía una pseudopelagra, debida al abuso del alcohol, y lo que es lo mismo el vino; hoy estoy plenamente convencido que el alcoholismo es el primer paso para la pelagra al menos en este pais […].
    • 1880 Gregorio Guajardo, A. Monografía mal rosa p. 11 Esp (BD)
      Con demasiada prudencia y mesura un escritor español prueba que en España no se confunde la pelagra con la acrodinia, y que lo que se puede observa y estudiar en tal ó cual territorio español, es la pelagra, se contesta, así, fresquitamente que la enfermedad española conocida con el hombre de pelagra es simplemente una seudopelagra producida por el urédo caries del trigo […].
    • 1880 Olavide, J. E. Lecciones pelagra p. 38 Esp (BD)
      Roussell no incluye entre las pelagras á estas dos formas; las considera como pseudo-pelagras; pero conviene que esteis en antecedentes para poder juzgar bien todos los casos.
    • 1880 Olavide, J. E. Lecciones pelagra p. 41 Esp (BD)
      Pero Roussell que no admite, y con razon, la pelagra de los enajenados, no admite tampoco la pelagra esporádica, y con esto se ve que está influido por la opinión previa que él tiene, de que no puede haber pelagra sin haber comido maíz, de manera que para él siempre la pelagra es endémica y es endémica en aquellos lugares donde se come casi exclusivamente por las clases trabajadoras, esta planta graminea: se presenta en un hospital un caso esporádico, y para él no es pelagra, es pseudo-pelagra.
    • 1889 Miguel Viguri, I. Trad DiccMedicina Eulenburg, IX [1889] p. 594 Esp (BD)
      En efecto, la experiencia demuestra que la pelagra se presenta por una parte esporádicamente en regiones en que se da bien el maíz, y en que aun las clases rurales más pobres no hacen un uso exclusivo de él para su alimentacion. Por otra parte se han comprobado casos de pelagra en puntos en que no se da el maíz, y en que, por tanto, es casi completamente desconocido como medio alimenticio (Landouzy). A la verdad, se ha aplicado á estos casos (Roussel) la denominacion de pseudopelagra. Pero esta latitud del concepto de la pelagra no resuelve las dudas, porque esta denominacion, ó bien corresponde á la verdadera pelagra, y entonces la circunstancia causal es la misma, ó bien se comprende con ella ora forma morbosa, y entónces es cuestionable cómo debe clasificarse esta pseudopelagra.
    • 1894 Laborde Winthuyssen, F. Lecciones higiene p. 405 Esp (BD)
      En algunas ocasiones se han tomado como pelagra, algunos casos esporádicos en los que no podía demostrarse que se hubiera hecho uso del maíz; pero éstos son casos de pseudo-pelagras que pueden observarse en ciertas neuropatías, en los que las lesiones trópicas de la piel se deben á la alteración primitiva del sistema nervioso, alteración que en la enfermedad que nos ocupa se debe á una intoxicación como vamos á ver.
    • 1902 Anónimo "Supuesta pelagra" [01-12-1902] p. 465 Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
      El Dr. Azúa: Presenta varios enfermos y quiere, con el Dr. Valle, sentar su opinión. […] La observación le llevó á convencerse de que estos individuos son tipo de miseria orgánica, con insuficiencia nutritiva, minados por fatigas, disgustos, etc. Cree que aquí y en todas partes es frecuente la pseudo pelagra unida á trastornos orgánicos que inducen á confusión.
    • 1902 Anónimo "Supuesta pelagra" [01-12-1902] Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
      Cree que estos estados de pseudo-pelagra pueden presentarse cuando está muy resentida la nutrición y existen alteraciones digestivas de alguna importancia, sinque por la falta de datos etiológicos sean verdaderas pelagras, estando, por tanto, de acuerdo con los Sres. Azúa y Valle. […] (Acad. Méd.-Quir. Española).
    • 1910 Azúa Suárez, J. "Sero-diagnóstico Sífilis" [15-07-1910] Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      Téngase en cuenta que denomino los casos como pseudo-pelagra, aunque es seguro son de los que en España, quizás también en otras partes, se consideran como de pelagra, criterio con el que no estoy conforme y que ahora no discuto, por ser impertinente el hacerlo aquí.
    • 1913 Anónimo "Un caso de pelagra" [20-03-1913] España Médica (Madrid) Esp (HD)
      El Dr. Azúa presenta un caso de pelagra que recae en un niño […]. Estados semejantes á la pelagra, por sus manifestaciones cutáneas y digestivas entran en el capítulo de las seudo-pelagras, siendo muchas veces intoxicados del aparato digestivo, nefríticos, alcohólicos nefríticos, etc., etc.
    • 1937 Anónimo "Bocio. Escorbuto. Esprúo. Pelagra. Raquitismo" [01-05-1937] Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana (Washington) (HD)
      Etiología.-Recapitulando su repaso analítico de las teorías etiológicas de la pelagra, Stannus afirma que el mal tiene una distribución mundial; que existen varios estados, tanto en los climas templados como cálidos, que se parecen a la pelagra, por presentar muchos de los síntomas de ésta, aunque no la triada clásica de "dermatitis, diarrea, demencia" sin las cuales, aunque erróneamente, se suele suponer que no puede hacerse el diagnóstico; que muchos casos fuera de las zonas endémicas pasan sin diagnosticar, porque la semiología no es bien reconocida; que no existen estados separados como los llamados seudopelagra, parapelagra, pelagra alcohólica, pelagra secundaria, pelagroide, etc., tratándose meramente de casos de peIagra; que el maíz no desempeña ningún papel específico en la etiología; que todas las teorias etiológicas que postulan un elemento infeccioso especifico carecen de apoyo; que una deficiencia en proteínas de alta calidad biológica no es en sí la causa de la enfermedad, y no hay pruebas precisas de que la pelagra sea una avitaminosis simple; que un estudio general de la dolencia indica una nueva hipótesis, a saber, que la pelagra es uno de varios estados debidos a insuficiencia en la producción de ciertos “principios,” por la interacción de un “factor extrínseco” contenido en los alimentos con un “factor intrínseco” producido normalmente en el jugo gástrico [...].
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      XI. Eritema pelagroso.– Mencionamos aparte este eritema, debido a la deficiencia en la vitamina P; pero también, a la vez, a otras hipoavitaminosis (pluricarencia). Generalmente, aparece en el dorso de las manos; pero también puede presentarse en la cara o en los tobillos y dorso del piel, en personas que andan descalzas o con sandalias y en el cuello (collarde Casal). Al comienzo es tan parecido al eritema solar que se ha confundido con él (seudopelagra solar). Evidentemente, el estado pelagroso hace a la piel sensible para las causas irritantes externas, como el sol, el roce, el calor, picaduras de insectos, etc. (he visto, por ejemplo, la lesión pelagrosa típica localizarse en zonas de la piel afectadas por el escape de vapor caliente de una máquina, en un obrero).

    • 2016 Granados García, M. / Arrieta Rdz, Ó. G. / Hinojosa Gómez, J. Tratamiento del cáncer s. n. Mx (BD)
      Síndrome carcinoide. Se caracteriza por eritema cutáneo, diarrea, broncoespasmo, seudopelagra, telangiectasias […].
    1. s. En ocasiones, con el modificador alcohólica.
      docs. (1876-2007) 3 ejemplos:
      • 1876 Giné Partagás, J. Trat freno-patología p. 467 Esp (BD)
        Los síntomas cerebrales correspondientes á las lesiones causadas por la intoxicacion alcohóica constituyen tres variedades nosológicas: 1.º, la locura alcohólica; 2.º, la epilepsia alcohólica; yt 3.º, el alcoholismo crónico, que comprende la parálisis general, la demencia y la pseudo-pelagra alcohólica.
      • 1876 Giné Partagás, J. Trat freno-patología p. 474 Esp (BD)
        Pseudo-pelagra alcohólica.-El estudio de esta afeccion, distinguiéndola de la pelagra verdadera, se debe á los doctores Roussell y Costallat. El doctor Dejeaune, en su excelente tésis inaugural sobre algunas pseudo-pelagras, ha reunido las observaciones de los autores anteriormente citados. En la pseudo-pelagra alcohólica hay tres órdenes de síntomas análogos y al mismo tiempo diferentes de los de la pelagra verdadera.
      • 2007 Cura, M. I. / Huertas, R. Alimentación tiempos hambre p. 161 Esp (BD)
        El mecanismo de acción del alcohol en los pacientes pelagrosos parece obvia: la anorexia y las alteraciones digestivas provocadas por el alcohol coadyuvan a la desnutrición del sujeto y, en particular, los trastornos gastrointestinales, al dificultar la reabsorción de las vitaminas, pueden ocasionar la llamada “pseudopelagra alcohólica” […].

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE