13.ª Entrega (diciembre de 2022)
Versión del 31/12/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
sargento, a s. (1300-)
sargento, sagento, sagentu, sargén, sargente, sariante, sarjento
Etim. Alteración de sergente, a.

 

Se documenta por primera vez, con la variante sargent y en la acepción 'persona empleada en el servicio doméstico', hacia 1300, en el manuscrito escurialense I-j-8 de la Biblia. Este sentido, que se mantiene presente en textos hasta el s. XV -aunque la subacepción especializada 'persona encargada de cuidar las armas' pervive un siglo más-, no se consigna en ningún repertorio lexicográfico. Como 'en la antigua Roma, persona encargada de hacer cumplir los decretos del tribunal o una autoridad', se documenta únicamente en traducciones latinas; por primera vez, en el segundo tomo de las Vidas paralelas de Plutarco (1379-1384), por J. Fernández de Heredia. Tras un proceso de restricción de significado, se registra como 'militar de graduación intermedia, generalmente entre la oficialidad y la tropa, y, en particular, el de rango inferior al sargento mayor o sargento primero y superior al cabo, encargado de la instrucción y supervisión de los soldados en cada uno de los diferentes cuerpos del ejército' en 1517, en la Comedia soldadesca de B. de Torres Naharro. Este cargo militar, instaurado por los Reyes Católicos en 1492, se mantiene vigente hasta la actualidad, aunque su situación en la jerarquía del ejército ha cambiado a lo largo de los tiempos, lo cual ha dado lugar a diferentes oficios que, dentro del rango de sargento, cuentan con responsabilidades y posiciones diferentes: sargento mayor, sargento mayor de la plaza, sargento general de batalla, sargento primero, sargento segundo, sargento de guardia, sargento de semana, sargento de cocina o sargento chusquero. Esta acepción se consigna por vez primera en la Recopilación de algunos nombres arábigos (1593) de Guadix. Como 'monja profesa de la Orden de Santiago, exenta de coro, que, al no disponer de dote, se encargaba de realizar las tareas domésticas del convento o monasterio' se atestigua en 1577, en La regla y stablescimientos de la Orden y Cavalleria de Sanctiago del Espada, acepción que, a pesar de disminuir su frecuencia de uso, se puede rastrear en textos de todas las épocas. Con testimonios ocasionales, se documenta sargenta para designar a la 'esposa del sargento' desde 1630, cuando se localiza en La huerta de Juan Fernández de Tirso de Molina (seudónimo de Fray Gabriel Téllez). Como 'persona encargada de ejecutar los castigos en una prisión' solo se documenta en la obra uruguaya Memoria histórica, geográfica, política y económica sobre la provincia de Misiones de indios guaranís de G. de Doblas, en 1785. Tras un proceso de metáfora, se registra como 'mujer de gran tamaño, mal carácter y características físicas semejantes a un hombre' en 1820, en una carta de L. Fernández de Moratín. Este valor se consigna en la decimoquinta edición del diccionario académico, en 1925, con la forma sargenta, aunque otros repertorios lematizan la voz en su forma masculina. Asimismo, este sentido lo presentan tanto sargentón -consignado ya en el Diccionario de autoridades (1739)- como sargentona. La acción de la metáfora también produce la acepción 'miembro de algunos cuerpos de seguridad de categoría intermedia, generalmente inferior al sargento primero y superior al cabo', documentada en 1853, en la traducción anónima de las Causas célebres, criminales y correcionales, de todos los pueblos de Charles Dupressoir. Los cuerpos de seguridad de los Estados fijan su vista en el Ejército para establecer sus propias jerarquías, motivo por el cual también se atestigua sargento primero. Como 'persona que ejerce su autoridad en exceso' se documenta en 1966, en Últimas tardes con Teresa de J. Marsé.

En diversos repertorios lexicográficos se consignan las siguientes acepciones: 'religiosos de media encomienda ó media cruz, que son legos' (Origen y etymología de todos los vocablos originales de la Lengua Castellana de Rosal, 1611), 'alcalde de corte inmediato en antigüedad a los cinco que tenían a su cargo el juzgado de provincia, de quienes era suplente' (Diccionario de autoridades, 1739), 'individuo que en la época de elecciones iba por las tabernas, haciendo propaganda entre la gente baja para que votasen la candidatura de un partido político' (propio de la zona oriental de España, como señala el Vocabulario navarro de Iribarren, 1952) y 'profesor encargado de la disciplina del colegio' (restringido a Colombia según el "Vocabulario de la jerga estudiantil de Bogotá", publicado por Ocampo Marín en el Boletín del Instituto Caro y Cuervo (Bogotá) en 1968).

En Cuba, se documenta sargento de barrio para designar a la 'persona encargada de conseguir votos para un partido político, en ocasiones de manera fraudulenta' desde 1935, en el artículo "Movimiento político. De la oficina de acción republicana liberal" del Diario de la Marina (La Habana). Con la misma acepción, y también en Cuba, se atestigua la forma sargento político desde 1930, cuando se documenta en un artículo del Diario de la Marina (La Habana), titulado "Si Emilio Sardinas renuncia, ocupara su lugar el doctor Armando Chardiet".

En diferentes repertorios lexicográficos se consignan las siguientes unidades pluriverbales: hecho un sargento como 'mandón que quiere imponerse y trata a sus semejantes con necio despotismo' (Habla popular de la Provincia de Vallegrande de Sanabria Fernández, 1965), sargento brigada como el 'encargado de la limpieza del cuartel' (Diccionario militar de Gambetta Bonatti, 1946), sargento de armas para designar a la 'compañía de guardia noble, que servia a pie y a caballo, instituida a principios del siglo XII por Felipe Augusto, con el objeto de hacer el servicio cerca de su Real persona, y acompañarle y guardarle en todas las expediciones, viajes' (Diccionario militar español-francés de Moretti, 1828), sargento de batalla como un 'empleo muy honorífico en los ejércitos franceses, y equivalía a los inspectores actuales' (traducción del Diccionario militar, hecha por Sanz en 1749, sargento de brigada para designar al 'sargento escogido, y de los mas instruidos del batallon, tanto en el manejo de papeles como en el mando de tropas y evoluciones militares. En los regimientos de guardias desempeña casi todas las demas funciones que los abanderados en los demas regimientos del ejercito' (Diccionario militar portátil de Fernández Mancheño, 1822), sargento de caballería como 'mujer corpulenta, hombruna y de dura condición' (Diccionario manual e ilustrado de la lengua española, RAE, en 1985), sargento mayor de brigada como 'sargento más antiguo de los sargentos mayores de los cuerpos que la componían, a cuyo cargo estaba tomar y distribuir las órdenes' y sargento mayor de provincia como 'jefe militar que en Indias mandaba después del gobernador y teniente de rey' (ambas consignadas en el Diccionario de autoridades, 1739) y, por último, ser alguien un sargento por 'tener carácter autoritario' (Diccionario de argot de Oliver, 1987).

 

 

    Acepción en desuso
  1. Alteración de sergente, a
    s. m. y f. Persona empleada en el servicio doméstico.
    Sinónimos: gato, a; marmota
    docs. (1300-1551) 8 ejemplos:
    • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 118v Esp (CDH )
      Quando fue dauid / aydumea & ioab capdiello dela caualleria soterraua / los muertos & mato todos los masclos / en ydumea [16] & moro alli ioab & toda israel. / seys meses fasta que matasen todos los masclos / en ydumea. [17] fuyo adad & honbres de / ydumea sargentes de su padre aegipto. Et / era adad moço chico.
    • 1379-1384 Fdz Heredia, J. Trad Vidas Plutarco III [2002] Esp (CDH )

      Et al dios Posidone dixo: "Yo me lieuo & parto biuo del tu templo; mas de quanto Antipatro & de los macedonios, es condepnado el tu templo".

      & dichas estas paraulas, se leuanto todo tembloso & dixo a los sargantes que lo tomassen. & assi toste como el puso el piet fuera del templo, cayo en tierra & sospirando finio su uida, de la qual subita muert de Demostenjn marauillandose los sargentes, & contando el uno al otro como le auien uisto desligar de un panyo alguna cosa la qual se metio en la boca. & examinando sobre aquesto, su seruicial dixoles que grant tiempo auie que leuaua Demostenin aquel nudo que le auien uisto desligar assi como un bren.

      & de tal muert murio Demostenin segunt que scriue los mas.

    • 1379-1384 Fdz Heredia, J. Trad Vidas Plutarco I [2002] fol 187v Esp (CDH )

      Vn njeto de Mario el qual hauja nombre Gayo Lucio yua en la armada con el et era capitan de vna legion. Esti Lucio en otras cosas no pareçia malo, sino que se dexaua uencer del amor de los jnfantes. En su legion era vn jouen el qual hauja nombre Trebonio, del qual esti se enamoro. & muchas uegadas lo temtaua; mas Trebonio no lo consintia. Finalment, Luçio enuio vna noche vn sargentpor Trebonio.

    • 1400-1425 Anónimo LTesoro [1990] fol. 140r Esp (CDH )
      E alexandre quando el quiso jazer / con su muller el enbio sus sergantes / deuant por que en sus caxas nj / en sus plegas de Ropa no aujes / cuytiello scondido esto fue / maldat de fiarse mas en vn sarjant / que en su muller mas de sariantes / mjenbre al senyor que el fuese / en dignjdat senecha dize / que aquellos que son puyados adaquello / que ellos non sperauan conbiene / souen mal sperança [...].
    • 1465-1466 Anónimo Coplas Provincial [1989] 261 Esp (CDH )
      De vos, doña Catalina, / quiero dar una querella: / ¿por qué andáis como doncella / siendo ya vieja mohína?: / "No tenéis, padre, razón, / pues anda doña Teresa, / que está más para la huesa, / muy puesta de perfeçión". / ¿Quién es la dama afeitada? / A vos digo, fray montero: / "la de nuestro tesorero, / que anda en vida embalsamada". / ¡Válame la Trinidad, / que yo no caía en ella; / esa es la que desuella / a vuestra paternidad! / Una nueva me ha venido, / que doña Isabel Hurtado / encornuda a su marido / con don Pedro, su cuñado, / y a tener las bodas fue / en casa de la sargenta; / no diré lo que más sé, / porque es mucho si se cuenta. /
    • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 118v Esp (CDH )
      Quando fue dauid / aydumea & ioab capdiello dela caualleria soterraua / los muertos & mato todos los masclos / en ydumea [16] & moro alli ioab & toda israel. / seys meses fasta que matasen todos los masclos / en ydumea. [17] fuyo adad & honbres de / ydumea sargentes de su padre aegipto. Et / era adad moço chico.
    • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 180v Esp (CDH )
      [...] fijos de besloth / fijos de meyda fijos de arpha [55] fijos / de bercos fijos de sissara fijos de thema / [56] fijos de nesia fijos de athipha / [57] fijos delos sargentes de salamon fijos / de sothai fijos de sopheret fijos de / ferida [...].
    • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 183r Esp (CDH )
      [...] et / moro cadauno en su heredamiento enla ciubdat / de Israel sacerdotes et leuitas & natineos / & los fijos delos sargentes de salomon / [4] en Jerusalem moraron [...].
    • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 180v Esp (CDH )
      [...] fijos de sathaphia / fijos de athil fijos de foceret que descendiera / de abay fide amon (s) [60] todos los / nathumeos & los fijos delos sargentes / de salamon fueron trezientos & nouanta / & dos [...].
    • 1379-1384 Fdz Heredia, J. Trad Vidas Plutarco III [2002] Esp (CDH )

      Et al dios Posidone dixo: "Yo me lieuo & parto biuo del tu templo; mas de quanto Antipatro & de los macedonios, es condepnado el tu templo".

      & dichas estas paraulas, se leuanto todo tembloso & dixo a los sargantes que lo tomassen. & assi toste como el puso el piet fuera del templo, cayo en tierra & sospirando finio su uida, de la qual subita muert de Demostenjn marauillandose los sargentes, & contando el uno al otro como le auien uisto desligar de un panyo alguna cosa la qual se metio en la boca. & examinando sobre aquesto, su seruicial dixoles que grant tiempo auie que leuaua Demostenin aquel nudo que le auien uisto desligar assi como un bren.

      & de tal muert murio Demostenin segunt que scriue los mas.

    • 1379-1384 Fdz Heredia, J. Trad Vidas Plutarco I [2002] fol 187v Esp (CDH )

      Vn njeto de Mario el qual hauja nombre Gayo Lucio yua en la armada con el et era capitan de vna legion. Esti Lucio en otras cosas no pareçia malo, sino que se dexaua uencer del amor de los jnfantes. En su legion era vn jouen el qual hauja nombre Trebonio, del qual esti se enamoro. & muchas uegadas lo temtaua; mas Trebonio no lo consintia. Finalment, Luçio enuio vna noche vn sargentpor Trebonio.

    • 1400-1425 Anónimo LTesoro [1990] fol. 140r Esp (CDH )
      E alexandre quando el quiso jazer / con su muller el enbio sus sergantes / deuant por que en sus caxas nj / en sus plegas de Ropa no aujes / cuytiello scondido esto fue / maldat de fiarse mas en vn sarjant / que en su muller mas de sariantes / mjenbre al senyor que el fuese / en dignjdat senecha dize / que aquellos que son puyados adaquello / que ellos non sperauan conbiene / souen mal sperança [...].
    • 1465-1466 Anónimo Coplas Provincial [1989] 261 Esp (CDH )
      De vos, doña Catalina, / quiero dar una querella: / ¿por qué andáis como doncella / siendo ya vieja mohína?: / "No tenéis, padre, razón, / pues anda doña Teresa, / que está más para la huesa, / muy puesta de perfeçión". / ¿Quién es la dama afeitada? / A vos digo, fray montero: / "la de nuestro tesorero, / que anda en vida embalsamada". / ¡Válame la Trinidad, / que yo no caía en ella; / esa es la que desuella / a vuestra paternidad! / Una nueva me ha venido, / que doña Isabel Hurtado / encornuda a su marido / con don Pedro, su cuñado, / y a tener las bodas fue / en casa de la sargenta; / no diré lo que más sé, / porque es mucho si se cuenta. /
      Acepción en desuso
    1. s. m. y f. En particular , persona encargada de cuidar las armas.
      docs. (1384-1551) 3 ejemplos:
      • 1377-1393 Fdz Heredia, J. Crónica Morea [2003] fol. 236r Esp (CDH )
        Et huna noche ordeno con algunos de sus escuderos et uinieron a la puerta, et dixieron que querian faular a lur senyor o al cambrero de lur senyor, & uno d'aquellos entro dentro de la puerta, et uidiendo qu'el portero era solo & que el castellan era a su cambra, & que los sariantes eran a sus goardias, saco su espada & mato al portero.
      • c1457 Tafur, P. Andanças [1874] Esp (CDH )

        [...] é allí todos vestidos de su ábito é ceñidas las espadas, que ansí es la costumbre, entraron á la yglesia á fazer la election del Maestre, é dizen que se faze en esta guisa.

        De cada lengua de aquellos que tienen apartamiento toman tres personas, un cavallero, un capellan é un frayle sargente, que es servidor [...].

      • 1551 Beuter, P. A. Corónica Gral Esp 2.ª parte fol. LXVv Esp (BD)
        Tomaron encima de sus habitos negros vna cruz blanca ochauada, el color blanco por la puridad de la fe, las ocho puntas por las ocho beatitudines que el Señor predico, a las quales han de siempre tener ojo con las virtudes Theologales, y Cardenales. Partio toda la orden de primero en caualleros frayles, y capellanes, y en seruidores para las armas que llaman Sargentes, o para los officios que tienen cargo de algun exercicio de la religion.
        Acepción en desuso
      1. s. En ocasiones, con el complemento de armas.
        docs. (1384) Ejemplo:
        • 1379-1384 Fdz Heredia, J. Trad Vidas Plutarco III [2002] Esp (CDH )

          Empero con todo aquesto, aquesti Bruto leuo de la escuela el fillo de Çiçero & fizolo cabo de huest, seyendo Cicero en Athenas.

          & por la manera que dicho auemos, Cicero deuino grant & poderoso tanto que mouio toda la ciudat contra Anthonio, & enuiaron los romanos contra el Yrtio & Pansa. & fizo ordenar por el consello que Cesaro huuiesse en torno de si sargentes d'armas & fues uestido a manera de capitan como ayudador de la ciudat.

  2. Acepción en desuso
  3. Alteración de sergente, a
    s. m. En la antigua Roma, persona encargada de hacer cumplir los decretos del tribunal o una autoridad.
    docs. (1384-1402) 42 ejemplos:
    • 1379-1384 Fdz Heredia, J. Trad Vidas Plutarco II [2002] Esp (CDH )

      Como Pompeyo por jnportunjdat de los suyos, contra su uoluntat, se aparello de combater con Cesar al Farsallo.

      Et quando Pompeo seguja planament a los enemjgos, los suyos mismos lo blasmauan & cridauan contra el diziendo: "El no qujere nj se aquexa de uençer a Cesar, antes agrauja a la patria & al consello por hauer ocasion de seyer siempre senyor & que nunqua çesse su senyoria huujendo maçeros & sargentes& tales hombres quj son dignos de senyorear al mundo".

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

      Ellos aun dixieron: veynte e quatro lictores (que quiere dezir, veynte e quatro sargentes para executar la justicia) el cónsul non cuenta nin tiene ninguna cosa más vil nin más menospreciada que los omes del pueblo; e sy ha alguno que menosprecie obedescer a sus mandamientos, ellos lo ternán por grant cosa e mala e fea.

    • 1379-1384 Fdz Heredia, J. Trad Vidas Plutarco II [2002] Esp (CDH )

      Como Pompeyo por jnportunjdat de los suyos, contra su uoluntat, se aparello de combater con Cesar al Farsallo.

      Et quando Pompeo seguja planament a los enemjgos, los suyos mismos lo blasmauan & cridauan contra el diziendo: "El no qujere nj se aquexa de uençer a Cesar, antes agrauja a la patria & al consello por hauer ocasion de seyer siempre senyor & que nunqua çesse su senyoria huujendo maçeros & sargentes& tales hombres quj son dignos de senyorear al mundo".

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 446 Esp (CDH )

      Estonce los cónsules se tornaron en sus siellas, e fizieron luego citar con grant diligencia nonbradamente a uno que estava presente; el qual como non dixiese nada —e a fin que non fuese forçado una grant conpaña de gentes se llegaron a él— estonce los cónsules enviaron a él un litor (que quiere dezir, un sargén d'armas), el qual sargén fue luego enpuxado e arredrado. E los padres que estavan ally, que eran venidos a ayudar a los cónsules, començaron a dar vozes, deziendo que aquel que mandaron prender era un mal villano, e corrieron todos a ayudar al sargén.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 448 Esp (CDH )
      E por tanto, dixo él, criemos dictador, del qual ninguno non pueda apellar; e vós veredes que toda esta vuelta e viveza que arde luego se apaziguará. 1Estonce, dixo él, veredes quién será aquel que osará enpuxar el sargiente quando él sopiere que del derecho e del poder de su cuerpo e de su vida es cabeça aquél sólo, de quien la majestad él abrá forçado e fecho sin-razón", —(quería dezir, que si alguno baldonase al sargén como fizieron, qu'el dictador que ternía la majestad lo castigaría sin poder el otro apellar d'él).
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 465 Esp (CDH )
      E primeramente provaron si esta cosa podía ser destorvada en apremiando a cada uno del pueblo que non fiziesen consejos nin ayuntamientos apartados e para esto ordenaron sargentes para lo guardar; e después todos los padres fueron en uno a rogar al pueblo, e parescían en ello como gentes condenpnadas e culpables, tanto rogavan e requirían al pueblo humilmente que les diesen un cibdadano e un senador, —e que si así como a innocente non lo quisiesen absolver, a lo menos que lo diesen como a culpable e a innocente— (al dicho Marcius).
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

      Ellos aun dixieron: veynte e quatro lictores (que quiere dezir, veynte e quatro sargentes para executar la justicia) el cónsul non cuenta nin tiene ninguna cosa más vil nin más menospreciada que los omes del pueblo; e sy ha alguno que menosprecie obedescer a sus mandamientos, ellos lo ternán por grant cosa e mala e fea.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 512 Esp (CDH )

      Valerius Publicus avía refusado de ser cavallero sinple yendo en la hueste, por quanto él otra vez avía avido en la hueste oficio de estado e traydo las órdenes (que quiere dezir, las gentes de las batallas); por el qual refús los cónsules le avían enviado a él un sargento por le prender.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 512 Esp (CDH )
      Mas de tanto qu'él dava más vozes e fablava, el sargento le apretava todavía más arebatadamente por lo despojar. Estonce el dicho Valerio, por la ayuda de aquellos a quien él apelló, e otrosí porque él estava más poderoso, echó de sy el sargén e se entró en la priessa en medio de la conpaña, adó avya muy grandes clamores de aquellos que por fecho d'él estavan quexados e enojados; e dixo asy: "Yo provoqué e requirí e supliqué la lealtad del pueblo.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 512 Esp (CDH )
      Estonce el dicho Valerio, por la ayuda de aquellos a quien él apelló, e otrosí porque él estava más poderoso, echó de sy el sargén e se entró en la priessa en medio de la conpaña, adó avya muy grandes clamores de aquellos que por fecho d'él estavan quexados e enojados; e dixo asy: "Yo provoqué e requirí e supliqué la lealtad del pueblo. ¡Ayudatme a mí, cibdadanos, dixo él, ayudatme, conpañeros cavalleros! E non conviene nin punto que vós atendades los tribunos para vos acorrer, que ellos mesmos an menester vuestra ayuda".
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 512 Esp (CDH )
      E assy avino que a esta tenpestad se presentaron los cónsules; mas ellos entendieron muy ligeramente que magestad sin fuerça non puede ser segura: ca los sargentes forçados e las caras quebrantadas (e sus vestidos rompidos) ellos fueron retraydos a fuyr del mercado en la corte, non ciertos a qual fin Valerius suso nonbrado usaría su victoria.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )
      La qual petición de primera vista parescía ser fecha so título non cruel, enpero tirava a los padres el poder de esleer los que ellos quisiesen por ayuda o por requesta de sus sargentes.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 515 Esp (CDH )
      1Mas algunos de los más mancebos de los nobles estavan allí que por cosa non se tiravan de la plaça del sargente del tribuno; por la qual cosa Lectorius mandó prender a uno d'ellos.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )
      En aqueste año (que fue el quarenteno después que los reyes fueron echados de Roma) fueron por los padres e por sus sargentes establescidos e creados cónsules C. Servilius e T. Quincius.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

      E los cónsules fizieron luego citar delante sí a algunas de aquellas conpañas por veer e provar qué farían los tribunos sobr'ellos; mas luego fue la fuerça presta: ca luego qu'el sargente del cónsul prendió un omne, luego los cónsules lo fazían dexar; e non yvan los fechos como por manera de derecho, mas antes convenía a semejança de fuerça que cada uno toviesse en las manos aquello que entendiesse.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 565 Esp (CDH )

      En aquel tienpo de las cosas inclinadas se avivava todo en uno: ca sí grant quexa tenían los tribunos que ellos dezían que ésto non era guerra, mas una ymagen vana de guerra que los padres avyan fecho por descubrir los coraçones del pueblo del cuydado de la ley tarentila; e que ésto era lo porqué el Capitolio era tomado e ocupado; e que los cónsules e los sargentes e los patricianos que ésto an fecho, si ellos oyan que la ley sea establescida e que por nada an fecho este bullicio, ellos se retornarán cada uno a su casa más calladamente que ellos vinieron.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 595 Esp (CDH )
      E cerca aquellos que estavan ordenados a fazer derecho estavan aquel día los doze fasces (que son los doze signos con ornamentos inperieles que eran como doze banderas, que cada uno sargente levava la suya; pero non se dize qué armas avía en ellos nin qué señales, enpero aquel día de la grant solenpnidat los sargentes las solían levar delante el que era estonce señor de aquellos diez omes); e los otros nueve omes le aconpañavan a Claudius.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 595 Esp (CDH )
      E cerca aquellos que estavan ordenados a fazer derecho estavan aquel día los doze fasces (que son los doze signos con ornamentos inperieles que eran como doze banderas, que cada uno sargente levava la suya; pero non se dize qué armas avía en ellos nin qué señales, enpero aquel día de la grant solenpnidat los sargentes las solían levar delante el que era estonce señor de aquellos diez omes); e los otros nueve omes le aconpañavan a Claudius.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 600 Esp (CDH )

      Al començamiento del su oficio nuevo, an fecho notable el primero día del su maestrado por denunciación de un muy grant espanto: ca como los diez omes oviesen esto guardado ca el uno ovo estos fasces (que era como bandera real) e que esta onrra real avía cada uno al torno quando su lugar vinía, assí que por diversas ferias o días ello fuesse por todos sin sospecha (e cada uno oviese su parte en la onrra), aquel día salieron en el mercado cada uno con doze fasces (o doze banderas con doze sargentes), en guisa que fueron ciento e veinte, asy que los sargentes finchieron toda la corte; e trayan con las banderas cuchiellos e segures atados e ninguno non era osado de les tirar las dichas segures e cuchiellos, por quanto todos estos diez avían seydo creados sin contrario alguno.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 600 Esp (CDH )

      Al començamiento del su oficio nuevo, an fecho notable el primero día del su maestrado por denunciación de un muy grant espanto: ca como los diez omes oviesen esto guardado ca el uno ovo estos fasces (que era como bandera real) e que esta onrra real avía cada uno al torno quando su lugar vinía, assí que por diversas ferias o días ello fuesse por todos sin sospecha (e cada uno oviese su parte en la onrra), aquel día salieron en el mercado cada uno con doze fasces (o doze banderas con doze sargentes), en guisa que fueron ciento e veinte, asy que los sargentes finchieron toda la corte; e trayan con las banderas cuchiellos e segures atados e ninguno non era osado de les tirar las dichas segures e cuchiellos, por quanto todos estos diez avían seydo creados sin contrario alguno.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 606 Esp (CDH )
      1E estonce, quando los diez omes vieron que los padres, maguer citados, non venían al senado, enviaron los sus sargentes por sus casas a tomarles prendas, e por saber si ellos fazían esto a sabiendas; e dixieron los sargentes que el senado non estava en la villa e que estava en sus heredades.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 606 Esp (CDH )
      1E estonce, quando los diez omes vieron que los padres, maguer citados, non venían al senado, enviaron los sus sargentes por sus casas a tomarles prendas, e por saber si ellos fazían esto a sabiendas; e dixieron los sargentes que el senado non estava en la villa e que estava en sus heredades.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

      Mas el dicho Valerius respondió que por él non se sufriría él punto de fablar; e el dicho Appius mandó a un sargente que lo prendiese al dicho Valerius.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )
      La qual cosa como el sargente quisiese fazer, e lo oviesse ya traydo fasta el umbral de la puerta, dando vozes al dicho Valerius e llamando acorro de la fe de los cavalleros.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 616 Esp (CDH )

      Esta virgen era ya crescida e de muy grant fermosura; por lo qual el dicho Appius, ardiente en su amor, quísola aver por dones e por ruegos; mas quando vio que todas estas cosas non le aprovechavan contra la vergueña e castidat de la virgen, el tornó su coraçón a orgullo e a crueza e a fuerça, e mandó a un sargente que dezían M. Claudius que dixiesse e afirmase que la dicha virgen era su sierva (e que la demandase delante él por juyzio), e que él non sufriese nin punto por ninguno que lo requiriesse que se procediese en esta cosa segunt la ley de los vendices.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 616 Esp (CDH )
      (Vendices son llamadas las vergas e varas de los sargentes que ponían sobre la cabeça de aquel que dezían que era franco, la qual ley repite la solepnidat que es necessaria a mostrar la libertad).
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 617 Esp (CDH )
      Estonce el sargente que era demandador dixo que aquí non era menester de yr el fecho por muchedunbre del pueblo nin por fuerça, mas solamente por derecho; e así demandó a la donzella que fuesse con él a derecho.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )
      E como paresciesse a la muchedunbre que por la venida dellos, especialmente por el dicho Ytilius, algún bien se devía fazer, el sargente dixo que ésto era demás, ca la sentencia estava dada, e fizo aredrar de allí al dicho ltilius; el qual baladrava e cridava, por quanto aquella cruel injuria avía enflamado su engenio que era muy bueno.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 619 Esp (CDH )
      De aqueste lugar, dixo él, converná que tu me traygas a fierro e a glavios, o tú, Appius, que vees e piensas que so callamiento esta virgen sea corrunpida e forçada, diré mi derecho. Yo, dixo él, la desposé, e la atiendo tomar virgen e non corrunpida. E por ende, dixo él, tú puedes llamar todos los sargentes de tus conpañeros, e fazer que traygan açotes e segures; mas yo te digo que esta donzella non se partirá fuera de la casa de mí, Ytilius, su esposo.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

      La muchedunbre que estava-y fue toda comovida, e estudo cerca de se levantar allí ruydo; los sargentes estavan todos enderredor de ltilius, mas todavía, por todas estas menazas, non le osaron fazer ninguna cosa.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 620 Esp (CDH )

      [...] él denunciava desde estonce a Ytilius e a sus semejantes que su ley es a saber su convenencia de fazer venir allí Virginiusde todo sería tenida, e que firmedunbre para fazer esto non fallescería nin punto al dicho omne; e que en esto non usaría él de los sargentes de sus conpañeros, que los suyos abastavan asaz.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 623 Esp (CDH )
      "Todavía, dixo él, tú, sargente, ¡faz aredrar a essa conpaña d'aquí, que se vayan; e da lugar al demandador de tomar la donzella por sierva!".
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

      Appius (quando vio que el pueblo fuesse assí movido), mandó llamar a Ytilius, (el esposo de la dicha virgen,) e mandólo prender, e que lo levasen aunqu'él non quisiese venir; e a la fin, como la conpaña desdeñase fazer vía a los sus sargentes, el mesmo, con grant conpaña de mancebos patricios, se lançó en la priesa e mandó que ltilius fuesse puesto en fierros.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

      Mas enderredor de Ytilius estavan los príncipes de la muchedunbre, los quales eran Lucius Valerius e M. Oracius; los quales echaron al sargente, e le dixieron que si él quisiese yr por razón o por derecho, ltulius se querría vengar e tirar del poder de Appius que era persona privada ya, ca non era digno de oficio público nin onrrado; e que si por fuerça él lo quería prender, ellos gelo mostrarían ca estonce ellos estavan asaz fuertes.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 625 Esp (CDH )

      E assí espantaron al sargente de Appius Lucius Valerius M. Oracius mas la muchedunbre del pueblo le quebrantó (a Appius) las banderas e las señales reales que él traya.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 625 Esp (CDH )
      Assí que Valerius mandó a un sargente que por el bien del inperio romano él se partió de Appius que era persona privada, (e que non le fiziesen servicio ninguno nin onrra).
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 516 Esp (CDH )
      1El cónsul envió un lictor (esto es un sargente d'armas) al tribuno, llamando que el tribuno era persona privada sin señorío e sin juridición.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 640 Esp (CDH )
      Estonce los sargentes, veyendo esto, lo prendieron; e dixo estonce Appius como de cabo: "Yo apelo". Estonce callaron todos, veyendo que esta voz era de franqueza, comoquier que ella salió de tal boca donde los vendices que era aquella manera que suso avemos dicha contra franqueza avían estado juzgadas non avía mucho tiempo.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 640 Esp (CDH )
      (Las vindices eran llamadas unas vergas que los sargentes trayan, e poníanlas sobre la cabeça de aquel que dezían que era siervo, e él dezía que era franco; e estonce se judgava si era siervo o franco. E estas vergas o vendices non fueran bien juzgadas por Appius contra la virgen Virginea quando la dezían ser sierva).
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )
      Como Rómulus mandó fazer leyes e se quiso vestir de vestiduras presciadas, e como ordenó los doze sargentes, e fazía todo su poder por poblar la cibdat de Roma, e como privillejó los tenplos, e como establesció cient senadores.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

      E assy acaesció que la discordia que avía seydo entre los actores de la paz e aquellos de guerra, á traydo alguna nueva fuerça a los romanos; por quanto Accius Clausius, que después ovo nonbre en Roma Appius Clausius, como aquél que estava entre los sabinos actor de la paz, fuese abaxado e agravado por los turbadores de la dicha paz e non fuese egual nin oviese poder para resistir nin contrariar a ellos e a su malicia, e por ende el cónsul regible eaconpañado de grant conpaña de sargentes fuxo a Roma.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 446 Esp (CDH )

      Estonce los cónsules se tornaron en sus siellas, e fizieron luego citar con grant diligencia nonbradamente a uno que estava presente; el qual como non dixiese nada —e a fin que non fuese forçado una grant conpaña de gentes se llegaron a él— estonce los cónsules enviaron a él un litor (que quiere dezir, un sargén d'armas), el qual sargén fue luego enpuxado e arredrado.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 645 Esp (CDH )

      Claudius, el padre de Appius, que por la malquerencia de los malos-fechos de los diez omes, e que sobre todos los otros avía seydo contrario al orgullo de su fijo, se fue para Regille, que era su vieja tierra, —e estonce era ya de grant edad e muy viejo—, vino a Roma por remediar el peligro de su fijo, del qual él avía fuydo sus tachas e sus males; e vino el buen omne vestido de ropa de duelo con sus sargentes e paresció como sinple omne, e descendió en el mercado, pensando e requiriendo a cada uno que, '(por Dios, a ellos pluguiesse de aver piadat de su fijo, e que) la gente claudiana (donde él venía) non quisiesen mostrar tan injusto fecho que ellos fuesen vistos dignos de cárcel e de fierros'.

    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

      1Otrosí Marcus Claudius, el sargente que fue demandador de la virgen, fue condepnado; mas Virginius le perdonó la pena de la muerte, e fue banido de Roma, e se fue allende del Tibre, desterrado .

      Acepción en desuso
    1. s. En ocasiones, con el complemento de armas.
      docs. (1400) 3 ejemplos:
      • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )

        E los que estavan enderredor del rey allegáronse a él, que lo veyan muy mal ferido; e los sargentes d'armas prendieron aquellos dos pastores que mataron al rey. Las vozes fueron muy grandes e todo el pueblo se allegó ally, a cada uno se maravyllava qué podía ser esto.

      • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 446 Esp (CDH )

        Estonce los cónsules se tornaron en sus siellas, e fizieron luego citar con grant diligencia nonbradamente a uno que estava presente; el qual como non dixiese nada —e a fin que non fuese forçado una grant conpaña de gentes se llegaron a él— estonce los cónsules enviaron a él un litor (que quiere dezir, un sargén d'armas), el qual sargén fue luego enpuxado e arredrado. E los padres que estavan ally, que eran venidos a ayudar a los cónsules, començaron a dar vozes, deziendo que aquel que mandaron prender era un mal villano, e corrieron todos a ayudar al sargén.

      • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] 446 Esp (CDH )
        Mas quexándose el pueblo de la sin-razón que'l avían fecho al sargén d'armas porque non prendiesen al otro, los cónsules se pusieron entre ellos e paziguaron aquel fecho; en el qual fecho sin piedra e sin lança ovo más de yra e de vozes que de injuria, ca non fue nada.
    2. Acepción en desuso
    3. s. En ocasiones, con el complemento de justicia.
      docs. (1402) Ejemplo:
      • 1402 Lpz Ayala, P. Caída príncipes [1995] fol. 64v Esp (CDH )
        [...] con / fuerça vençio a los enemjgos / & despues vio la vatalla vençida / fizo llamar a los albanos / con su Rey meçio el qual / le lisonjaua mucho dizjendo / que le ploguiera por que el oviera / la victoria de la vatalla / enpero el Rey de los Romanos / luego lo mando prender / que ya descobriera era la trayçion / que el hizo & non le dio luego / tienpo por que el penase / & padeçiese en aquella presion / ca fizo lo desnudar de todos / los apostamjentos Reales / & al cuytado & de poca ventura / lo hizo atar a carreras / de cauallos brabos & los sargentes / de la justiçia muy / cruel mente fizjeron espantar / los cauallos con grand / angostura del desaventurado / Rey & avnque dexo de / contar la verguença que so / veyendolo asy padesçer / todas las huestes el mesqujno / cuerpo del en muchas / partidas fue despedaçado [...]. /
  4. 1⟶restricción significado
    s. m. y f. Militar de graduación intermedia, generalmente entre la oficialidad y la tropa, y, en particular, el de rango inferior al sargento mayor o sargento primero y superior al cabo, encargado de la instrucción y supervisión de los soldados en cada uno de los diferentes cuerpos del Ejército.
    docs. (1517-2020) 796 ejemplos:
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] 315 Propaladia Esp (CDH )
      Alférez y Canciller, / los Cabos y el Capellán, / un Sargento y Furrier, / y aun siquiera / diez compaños de vandera, / Pífaro y dos Atambores; / y aun la enseña toda entera / pagaré de mis sudores. /
    • 2020 Rey Rosa, R. Carta ateo guatemalteco Gu (CORPES)
      Por la mañana, después de tomar el café, estaba en las oficinas del edificio para solicitar una revista de las cámaras de vigilancia del administrador. Elel Xoyón Soto, se llamaba. Era de Chimaltenango —sin duda de estirpe kaqchikel— y había obtenido el rango de sargento en el ejército nacional. Chaparro y compacto, usaba todavía el corte de pelo militar.
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] 315 Propaladia Esp (CDH )
      Alférez y Canciller, / los Cabos y el Capellán, / un Sargento y Furrier, / y aun siquiera / diez compaños de vandera, / Pífaro y dos Atambores; / y aun la enseña toda entera / pagaré de mis sudores. /
    • 1586-1587 Castellanos, J. Disc Draque [1921] 83 Colombia (CDH )
      Viendo flaqueza de los instrumentos / los unos y los otros se divierten; / faltaron capitanes y sargentos / que los pongan en orden y conçierten; / y no faltavan mill inçitamentos / que para la huida los despierten, / hijuelos y mujer que los aguardan, / y cosas que los hombres acobardan. /
    • 1598 Rojas, C. Fortificación [2000] Esp (CDH )
      Y hecho este reconocimiento general, se començaran a llamar los soldados, digo los mosqueteros, arcabuzeros biçarros, coseletes, cabos de esquadra, sargentos, alférezes, sargentos mayores, capitanes de infantería, capitanes de cavallos, quartel maestre, maestres de campo, maestre de campo general y de las demás naciones, coroneles y marijales, y por otra parte se llamará los gastadores y cabos d'ellos, capitanes de campaña, y juntamente artilleros con los demás oficios, en efeto, hasta el capitán general, se juntarán todos a trabajar, cada uno en lo que le tocare.
    • 1626 Valencia Guzmán, J. Compendio jornada Brasil [1870] Esp (CDH )

      El capitan Melchor de Fonseca que tenia en guarda la puerta de el Cármen, llegando allí el gobernador, y preguntando por él, dijo el alférez se había ido á poner en cobro; y en la puerta de Santa Lucía, que es la por donde entró el enemigo, se fué otro capitan y dejó la compañia al alférez, y el alférez al sargento, y el sargento se fué despues que vió toda la compañía esparcida, que no halló á quien la encomendar.

    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] 241 Esp (CDH )
      Rebolledo Hagamos aquí alto, pues / justo, hasta que venga, es, / con la orden el sargento, / por si hemos de entrar marchando / o en tropas.
    • 1719 Anónimo Se prohíben las reformas en los presidios de las Indias Cedulario americano Esp (CDH )
      Cuando en nuestros cuerpos españoles, italianos y valones algún soldado se hubiere distinguido por su valor y conducta, queremos y entendemos que se le haga sargento, después segundo teniente y que suba a los demás grados según sus méritos; y que cuando haya sido oficial en pie no se le pueda reformar para llevar la pica quedando siempre oficial en pie [...].
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] 36 Pe (CDH )
      De lo cual no sólo fuimos instruidos en aquella ciudad por algunos sargentos que nos aseguraron que aunque sus compañías pasaban por completas en las revistas, distaban tanto de estarlo que, entre oficiales y soldados, apenas llegaban a 15 hombres, y algunas tenían menos, sino que también lo reconocimos en algunas de las mismas certificaciones de las revistas que se envían a la Caja Real de Quito como descargo del situado que se remite de ella anualmente, en las cuales van siempre completas las compañías.
    • c1754 Delgado, J. J. HGral islas Poniente [1892] Filipinas (CDH )
      Había asimismo un gobernador español de todas las islas que se habían puesto debajo del amparo de las armas españolas, el cual era juntamente alcaide y castellano de las fortalezas y presidios que defendían la tierra, un sargento y varios capitanes y cabos subalternos; y para el cuidado de la real hacienda un contador, un veedor, un factor, un juez y oficial real, y un pagador de la real caja con su escribano y oficiales de cuentas.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      En cada una sonaban cajas y pífanos, y ocupaban el lugar correspondiente los capitanes y sargentos con sus esportones y alabardas, y los alféreces con sus banderas.
    • 1796 Azara, F. Diario guardias fortines BAires [2002] Paraguay (CDH )
      Repartiría entre ellos los terrenos de la frontera, no con la igualdad que Garay, sino mejorando a los oficiales y sargentos, y aun a los soldados de haberes suficientes; incluiría en este reparto a todos los paisanos que se ofreciesen para pobladores, dando a los más infelices lo que al blandengue más pobre, y reputando a los demás como a los oficiales y sargentos, porque la riqueza en el reparto debe equilibrar las graduaciones y los respetos.
    • 1821 Olmedo, J. J. Al Comandante Portoviejo [1960] Epistolario Ec (CDH )
      Los soldados, cabos, sargentos y oficiales están sujetos al fuero ordinario como conciudadanos mientras no se acuartelen, y por ningún caso se mezclará Vd. en sumariar ni corregir ninguna falta de ellos que no sea en el servicio, o de los acuartelados dejando a los Alcaldes el ejercicio de sus funciones.
    • 1824 Quintana, M. J. Carta sexta Cartas a Holland Esp (CDH )
      Una gran parte de oficiales y sargentos, tal vez los mejores del cuerpo, se habian mantenido fieles á sus juramentos y estaban sirviendo en las filas de la libertad; no pocos tambien de los que fueron al Pardo se vieron arrastrados por el espíritu de cuerpo á obrar á pesar suyo contra su carácter y sus principios, y gran parte de los soldados marchaban á disgusto en una empresa que solo interesaba á sus instigadores, y á ellos no les podia producir sino peligros, desastres y afrenta.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      El sargento de la patrulla, con dos soldados, los serenos y yo, que no dejaba el farol de la mano, entramos a la recámara, donde estaba la señora tirada sobre su cama, la cual estaba llena de sangre, y ella sin dar muestras de vida.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      En el ejército era un advenedizo, porque había aparecido como soldado raso en las filas el año de 1862, ascendiendo luego a cabo por su aplicación, después a sargento en las Cumbres de Acultzingo, a subteniente (servía entonces en un cuerpo de infantería), luego a teniente después del 5 de Mayo, y por último a capitán.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      A fuerza de buen comportamiento logró captarse al fin el cariño de sus jefes, y a poco le ascendieron a sargento, con lo cual se le hizo más llevadero el rigor de la campaña, aunque el estado de su espíritu continuaba siendo el mismo.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )

      — Afortunadamente —agregó el bellaco—, el Perú atenderá nuestra iniciativa patriótica: le hemos pedido a la autoridad que nos militarice las cuadrillas, mediante la dirección de oficiales y sargentos, a quienes pagaremos con mano pródiga su permanencia en estos confines, con tal que sirvan a un mismo tiempo de fiscales para la empresa y de vigilantes en las estradas. De esta suerte el gobierno tendrá soldados, los trabajadores garantías innegables y los empresarios estímulo, protección y paz.

    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Como soldado, supo lo que eran las patadas y los arrestos, pero cuando ascendió a cabo pudo repartirlos a su vez y ya de sargento se desquitó con los mismos que lo hicieron sufrir.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Ar (CDH )
      Y cuando el nuevo día amanece reinician la marcha hacia el norte. / El alférez Celedonio Olmos cabalga ahora al lado del sargento Aparicio Sosa, que marcha callado y pensativo. / El alférez lo mira. Durante días se ha venido preguntando.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] 117 Co (CDH )
      Le pareció una exageración que su suegro se hiciera enviar para las elecciones seis soldados armados con fusiles, al mando de un sargento, en un pueblo sin pasiones políticas.
    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] Bolivia (CDH )
      Entonces entró un sargento que había sido de carabineros y habló:

      —Perdone usted, mi coronel. Esta mujer se va a morir ahora mismo. Tomó mi pulso y dijo:

      —Yo tengo un poco de experiencia. Esta mujer se va a morir y no vamos a poder interrogarla. Sería mejor que la ayudemos... ella parece tener retención de placenta.

    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )

      Salí por el portón del cementerio a través de los fuegos fatuos y los ladridos de los perros necrófilos. En el segundo puente del caño vi venir un bulto descomunal que no reconocí hasta que nos cruzamos. Era el sargento en persona, que me habría encontrado en su casa si me hubiera demorado cinco minutos más.

    • 2010 R. Santos, L. Paraíso perversos RD (CORPES)
      -Capitán, consígame un alicate, que tengo que apretarle una tuerca al motor de esta máquina del silencio. Alicate en mano, el coronel Méndez ordenó a un sargento que le bajase los pantalones a Guillermo.
    • 2020 Rey Rosa, R. Carta ateo guatemalteco Gu (CORPES)
      Por la mañana, después de tomar el café, estaba en las oficinas del edificio para solicitar una revista de las cámaras de vigilancia del administrador. Elel Xoyón Soto, se llamaba. Era de Chimaltenango —sin duda de estirpe kaqchikel— y había obtenido el rango de sargento en el ejército nacional. Chaparro y compacto, usaba todavía el corte de pelo militar.
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] 315 Propaladia Esp (CDH )
      Alférez y Canciller, / los Cabos y el Capellán, / un Sargento y Furrier, / y aun siquiera / diez compaños de vandera, / Pífaro y dos Atambores; / y aun la enseña toda entera / pagaré de mis sudores. /
    • 1523 García Cereceda, M. Tratado campañas Carlos V, I [01-01-1523] p. 51 Esp (BD)
      Ansí Cripstóval Arias, que al presente era su sargento y alférez, recoje su gente y toma el cuerpo de su capitan y lo llevan á Milan, llevando dos nobles franceses en prision, de los cuales el Próspero y Fernando de Alarcon fueron informados de las cosas que pasaban en el campo de los franceses.
    • 1528 Mejía, P. Hª Carlos V [1918] Revue hispanique Esp (FG)
      Morgato de Parma, juntandose con otros dos o tres soldados, conçertó de dar entrada a los franceses por cierta parte, matando al sargento que la guardaua.
    • 1538 Anónimo Proceso esclavos [1937] p. 298 "Pleito Buenos Aires" (Revista de la Biblioteca Nacional, n.º 2, pp. 264-298) Ar (BD)
      E despues de lo suso dicho en el dicho puerto de nuestra señora de santa maria de buen ayre ques en la provincia del Rio de la plata a doze días del mes de agosto año del nasçimiento de nuestro salvador jesucristo de mill e quinientos e treynta e ocho años atel señor theniente de governador pareçio el dicho leon pancaldo e dixo que señala e nombra por fiadores a alvaro suarez de caravajal e a mi el escrivano e al sargento martin vençon [...].
    • 1521-1543 Guevara, A. Epístolas [1950-1952] I, 396 Esp (CDH )
      Conforme a lo que vuestra merced envía a mandar, [ fol. 89 ] yo fuí al capitán Cerrato, a rogarle que rescibiese a vuestro sobrino por su sargento, y en la primera y aun en la segunda plática le hallé tan frío y me respondió tan tibio, que no quise a él más rogar, ni a mí afrentar, "quia faciem frigoris eius, quis substinebit". Los amigos generosos y los rostros vergonzosos, ir a rogar a quien no meresce ser rogado, mas lo sienten que lo muestran, porque después al que rogaron alábase que fué rogado, y el que rogó queda del ruego afrentado.
    • 1550 Valdivia, P. A apoderados Cartas descubrimiento Chile Esp (CDH )

      Informar cómo el mariscal Alonso de Alvarado e yo íbamos delante, reconosciendo el campo; y dende a dos días llegamos a vista de los enemigos, e toda aquella noche hice estar en escuadrón toda la gente, y los de caballo con las riendas en las manos, renegando de mí de quien allí me trajo; e otro día por la mañana oímos misa el Mariscal e yo; e dije al Presidente que hiciese bajar el campo cuando se lo hiciésemos saber, y luego eché fuera todos los sargentos y puse en orden todos los escuadrones, para que marchasen así como los dejaba.

    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 230v Pe (CDH )

      Sobrevinieron sus diez compañeros y degolláronlo, con un criado suyo y con otros que loaran la prisión del virrey; pusieron la justicia y vandera por el emperador y hizieron capitán general a Diego Centeno, el qual convocó gente de guerra; diole paga de su hazienda y de la del rey; tomó por maestro de campo a Lope de Mendoça y por sargento a Hernán Núñez de Segura [...].

    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 215 Esp (CDH )
      Aquí supe yo mil avisos y donaires y gentilezas, las cuales aprendí porque otras muchas mugeres que iban en la compañía las trataban y hablaban con el alférez, sargento y caporal, y con otros offiçiales y gentiles hombres delante de mí, pensando que era yo varón.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )

      Yo os lo diré como quien ha pasado por ello. Cada capitán tiene de tener tantos soldados, y para tantos se le da la paga: pongamos por caso 300; él tiene doçientos y para el día de la rreseña busca çiento de otras compañías o de los ofiçiales del pueblo, y dales el quinto como al rrei, y tómales lo demás; al alférez da que pueda hazer esto en tantas plazas, y al sargento en tantas; lo demás para nobis.

    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      Llámase el chauz baxi, un capitán que sirve como de sargento de poner la gente en orden, y tiene debaxo de sí que tengan el mesmo ofiçio treçientos chauzes que van haziendo lugar por donde ha de pasar.
    • 1560 Salazar, E. Carta Hurtado Mendoza 62 Cartas a unos amigos Esp (CDH )

      Holgaria vuestra merced de ver á las mañanas el escuadron tan lucido que hacemos: tanta camisa sucia, tanta ropa raida, tanto sayo grasiento, tanta gorra coronada, tanta almilla de grana, tanto pantufo viejo, tanto guante añejo; ojos que no los limpiáran todos los tafetanes que se tejen en Toledo y Granada; cabellos con más pelusa que se hace en los telares de lienzo de Portugal; barbas que no las deshetráran todos los peines de los cardadores de Segovia y los Cameros. De esta manera vamos tan metidos en ordenanza que no tenemos necesidad de sargentos que nos ordenen; más habriamos menester oficios que nos sustenten.

    • 1568 Londoño, S. Disc disciplina militar [1943] Esp (CDH )
      Los sargentos han de dar a los soldados de sus Compañías las órdenes que de sus capitanes y sargentos mayores recibieren. Especialmente han de tener cuidado que cada soldado sirva con las armas que el capitán le hubiere señalado sin faltarle pieza alguna; que todos vayan a do fuere la bandera en orden.
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 124 Esp (CDH )
      Celebraba con pompa allí el senado / de la justa eleción la fiesta honrosa / y el nuevo capitán, ya con cuidado / de dar principio a alguna grande cosa, / manda a Palta, sargento, que, callado, / de la gente más presta y animosa / ochenta diestros hombres aperciba / y a su cargo apartados los reciba. /
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 143 Esp (CDH )
      La escuadra de Mareande encarnizada / tendía el paso con más atrevimiento; / viéndola así Valdivia adelantada, / no escarmentado, manda a su sargento / que escogiendo la gente más granada / dé sobre ella con recio movimiento; / pero diez españoles solamente / pusieron a la muerte osada frente. /
    • 1562-1569 Timoneda, J. El sobremesa 223 Esp (CDH )

      Navegando en una nave cierta compañía de soldados tomóles tan gran tormenta, que, desconfiados de los remedios humanos, se pusierontodos en oración, suplicando a Dios los librase de tanto mal. Y un soldado, en lugar de hacer lo mismo, fuese al aposento del capitán, y comenzó de comer de lo mejor que allí halló. Maravillado el sargento de ver aquello, díjole:

      —¿Qué determinas, soldado, / agora con tu comer? / Respondió: —Pese a mal grado, / bien es que coma un bocado / quien tanta agua ha de beber.
    • 1573 Anónimo Ordenanzas libro descripciones Documentos Relaciones geográficas Indias Esp (CDH )

      Oficios de mar de la carrera de las Indias, general, almirante, escribano mayor, piloto mayor de la flota, pilotos ordinarios de navios, maestres de navios, capitanes de navios, marineros, lombarderos, grumetes, pajes, oficios de la Armada, para guarda de la carrera de las Indias; general, almirante, tesorero, contador, veedor, piloto, mayor, escribano mayor, pagador, alguacil, capellanes, médico, cirujano, capitanes de navios, alférez, sargentos, cabos de escuadra, pífano alambor, soldados, maestres de navio, contramaestre, despensero, guardián, calafate, carpintero, tonelero, alguacil del agua, escribano de raciones, barbero, condestable de la artillería, artilleros, trompetas, marineros, grumetes, pajes.

    • 1577 Villalba Estaña, B. Pelegrino curioso [1886] Esp (FG)
      De aquí partió para Rabasal, donde topó dos hidalgos portugueses, discretos por el extremo; uno muy leydo, el otro soldado y sargento mayor de tercio, llamado Antonio de Oliveyra.
    • 1582 Anónimo 01/08/1582 Relación armada Sta Cruz Docs Azores Esp (CDH )
      Que en el castillo de proa estuviese Juan Bautista Sansón, caballero milanés, con los sargentos de los capitanes Agustín de Herrera y Gamboa, con 15 arcabuceros y 10 mosqueteros.
    • a1583 Glz Eslava, F. Coloquio sexto Coloquios espirituales México (CDH )
      Jamás se encargue ninguno / de este cargo de sargento, / porque si nos da tormento / poner en concierto a uno / ¡qué será poner a ciento! / Excúsanse por mil vías: / uno, que tiene mujer; / otro, tengo qué hacer; / otro, mis mercaderías / tengo ahora de vender.
    • 1586-1587 Castellanos, J. Disc Draque [1921] 83 Colombia (CDH )
      Viendo flaqueza de los instrumentos / los unos y los otros se divierten; / faltaron capitanes y sargentos / que los pongan en orden y conçierten; / y no faltavan mill inçitamentos / que para la huida los despierten, / hijuelos y mujer que los aguardan, / y cosas que los hombres acobardan. /
    • 1588 Virués, C. HMonserrate [1851] Esp (CDH )
      Por otra parte Oronte y Sinforoso, / Como mandó el sargento, acometieron / Arremetiendo al escuadron furioso / Por el lado más cómodo que vieron; / Y con esto su fuego belicoso / Del tal manera todos encendieron, / Que suben de sus llamas las centellas / Hasta al que las reparte á las estrellas. /
    • 1592 Anónimo Romances Flor IV-V Romancero general Esp (CDH )
      Que en la guerra de españoles / Todo es ira, todo es veras, / Todo vencer rebelados, / Y todo volar trincheras. / Esto contaba mi tio / Que fué sargento en Ravena, / De los de puñal dorado / Y en la gorra pluma y perlas. /
    • 1593 Guadix, D. RecopilNombres arábigos Esp (NTLLE)
      sargento llaman en España aun official de la milicia de grado o dignidad más inferior que la de capitán y alférez. Consta de char, que en arábigo significa 'vezino', y de chenedu, que significa 'sus soldados', assí que todo junto, charchenedu, significa 'el vezino de sus soldados', como si dixésemos, el official de lamilicia questá siempre cerca de sus soldados o propinquo asus soldados, combiene a saber, para regirles y mandarlos en algunas cosas que tocauan ael capitán, y corrompido dizen sargento.
    • 1596 Lpz Pinciano, A. Philosofía [1953] II, 166 Esp (CDH )

      Si a nuestra república española lo queremos aplicar, diremos que el estado patricio es el de la gente más granada y noble, como son títulos, y aun algunas casas que de muchos atrás tienen, sin título, mucho lustre y nobleza; y será el estado plebeyo el mismo que acerca de los romanos y griegos; en el mediano no querría poner exemplo por no ser odioso, mas no seré, que, por poner exemplo de algunos, no pongo ni quito a todos; digo que el estado medio ocupan los hidalgos que viuen de su renta breue, y los ciudadanos y escuderos dichos, y los hombres de letras y armas constituydos en dignidad; digo, en las letras, los grados, y, en las armas, los oficios, como son capitanes, alférez, sargentos, que los maestres de campo ya tocan el estado más alto.

    • 1598 Rojas, C. Fortificación [2000] Esp (CDH )
      Y hecho este reconocimiento general, se començaran a llamar los soldados, digo los mosqueteros, arcabuzeros biçarros, coseletes, cabos de esquadra, sargentos, alférezes, sargentos mayores, capitanes de infantería, capitanes de cavallos, quartel maestre, maestres de campo, maestre de campo general y de las demás naciones, coroneles y marijales, y por otra parte se llamará los gastadores y cabos d'ellos, capitanes de campaña, y juntamente artilleros con los demás oficios, en efeto, hasta el capitán general, se juntarán todos a trabajar, cada uno en lo que le tocare.
    • a1600 Anónimo Entremés Golondrino y amigos [1911] Esp (CDH )

      Sí era; mas no pasó adelante, porque el maestro Trujillo los hizo asentar á ambos, y de allí se empezó á avivar el juego entre otros muchos que jugaron. De los conocidos fueron: Salmerón y Avilés, Zamora y Castillo, el alférez Cruzado y el sargento Quintanilla, Pérez y Tolomeo, Carrasco y Castañeda, que á fe que todos á una mano jugaron bien.

    • 1603 Rojas Villandrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )
      Sale marchando un escuadrón volante, / y un capitán valiente en retaguarda; / marcha tras éste un firme y semejante / al volante que lleva la vanguarda; / un sargento mayor, un ayudante, / que a estos dos escuadrones ponen guarda: / general, capitanes y soldados, / alférez y sargentos reformados. /
    • 1603 Rojas Villandrando, A. Viaje Entretenido [1977] II, 13 Esp (CDH )
      Con aquesta prevención / llegó el general Mandando / y el capitán Obediencia, / que es un soldado gallardo, / el alférez Humildad / con el sargento Cuidado / y el cabo de escuadra Gusto, / que es de mil escuadras cabo. /
    • 1604 Jiménez Patón, B. Elocuencia española [1604] Esp (CDH )

      Pero en esta honra (oh César) que ha poco que alcanzaste no tienes compañero alguno: todo esto cuan grande es (que cierto lo es mucho), todo es tuyo. Después añade particularizando así: Desta alabanza ninguna parte alcanza el alférez, ninguna el sargento, ninguna el soldado, & c. *

    • 1609 Inca Garcilaso Comentarios Reales Incas [1985] I, 239 Pe (CDH )
      Nombraba diversos ministros para la guerra, como generales, maeses de campo, capitanes mayores y menores, alféreces, sargentos y cabos de escuadra.
    • 1609 Vittori, G. Tesoro FrancItalEsp Esp (NTLLE)
      Sargento, Sergent de bande, sargente de soldati.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      SARGENTO, es nombre militar, vocablo Frances, vale siruiente, pero estan vsurpado por vn oficio en la milicia honrado, y el de Sargento mayor lo es mucho.
    • 1613 Cervantes Saavedra, M. Coloquio perros Novelas ejemplares Esp (CDH )

      Por acabarse el distrito de la comisión, se marchaba poco a poco; no había comisario que nos limitase; el capitán era mozo, pero muy buen caballero y gran cristiano; el alférez no hacía muchos meses que había dejado la Corte y el tinelo; el sargento era matrero y sagaz y grande harriero de compañías, desde donde se levantan hasta el embarcadero.

    • 1621 Almansa Mendoza, A. Cartas 1621 [2001] 196 Cartas y relaciones Esp (CDH )
      Pero en cuanto le acusó de la prisión que hizo de Agustín de Ávila, alguacil que fue de esta corte, y del proceso que contra él se formó y de haberle querido matar en la prisión con veneno, últimamente de su muerte, y todo lo que en ella pasó, y haber cometido delito de asesinato y muerte alevosa, habiendo hecho matar a Francisco de Juara por medio del sargento Juan de Guzmán y de otras diferentes personas, y haber pervertido (con la mucha mano que tenía) el juicio de la causa criminal que pendió y se trató en esta corte ante los alcaldes de ella, contra el dicho Pedro Caballero, en razón de la muerte del dicho Francisco de Juara, amenazando y persiguiendo a uno de ellos porque trataba de la averiguación y castigo de este delito, y en haber ganado e impetrado cédulas de su majestad, que haya gloria, de perdón y liberación de sus delitos, con malos medios, dijeron que de la prisión en que está sea sacado, caballero en una mula ensillada y enfrenada, con voz de pregonero que publique su delito, y sea traído por las calles públicas y acostumbradas de esta Villa y llevado a la Plaza Mayor de ella, donde para este efecto esté hecho un cadalso y en él sea degollado por la garganta hasta que muera naturalmente. Más le condenaron en perdimiento de la mitad de sus bienes para la Real Hacienda.
    • 1621 Almansa Mendoza, A. Cartas 1621 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )
      También sentenciaron el mismo día al sargento Juan de Guzmán porque mató alevosamente a Francisco de Juara por mandado del mismo don Rodrigo, y también se le admitió la súplica.
    • 1621 Almansa Mendoza, A. Cartas 1621 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )

      Finalmente, a 9 de julio se le notificaron dos sentencias: la una por las culpas que se le habían causado por el proceso civil y otra por la causa criminal. Por ésta le dieron por libre en lo que el señor fiscal le había acusado: que había sido culpante en la muerte de la reina nuestra señora doña Margarita de Austria, que sea en gloria, en lo que le absolvieron y dieron por libre, por no haberlo probado el señor fiscal, y lo mismo en las muertes de don Alonso de Carvajal, el padre Cristóbal Suárez, de la Compañía de Jesús, Pedro Caballero y Pedro del Camino; pero por la prisión y muerte de Agustín de Ávila, alguacil que fue de esta corte, y todo lo que en ella pasó, y haber cometido delito de asesino y muerte alevosa, haciendo matar a Francisco de Juara por mano del sargento Juan de Guzmán, y todo lo que en ella pasó [...].

    • 1621 Almansa Mendoza, A. Cartas 1621 [2001] 218 Cartas y relaciones Esp (CDH )
      Aquel día hizo una declaración en que libraba al sargento Juan de Guzmán, condenado con él a muerte por la de Francisco de Juara, en que decía que él solo había tenido culpa en aquel delito, porque había dado una cédula firmada de su majestad al sargento para que lo hiciese, la cual él después le había vuelto a pedir y rompídola, dándole la carta que estaba presentada en el proceso.
    • 1621 Almansa Mendoza, A. Cartas 1621 [2001] 218 Cartas y relaciones Esp (CDH )
      Aquel día hizo una declaración en que libraba al sargento Juan de Guzmán, condenado con él a muerte por la de Francisco de Juara, en que decía que él solo había tenido culpa en aquel delito, porque había dado una cédula firmada de su majestad al sargento para que lo hiciese, la cual él después le había vuelto a pedir y rompídola, dándole la carta que estaba presentada en el proceso.
    • 1623 Almansa Mendoza, A. Cartas 1623 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )

      [...] a los cabos de escuadra, a cincuenta; tantos a los cocheros; y a diez a los mozos de coche; y en Madrid se dieron a las guardas, a cada uno de los soldados a veinticinco escudos; a los cabos, a cincuenta; a los sargentos, a setenta y cinco; a los alféreces, a ciento.

    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )

      Avíanos antes contado el viñadero como dos compañías de soldados que passavan al puerto de Cartajena, llegando a Torrejón, por vía de concierto se avían alojado en el cercano exido; adonde no tan solo los regalaron con la cena y comida, mas juntamente con prometerles carruaje, demás del que ellos se buscavan haziendo estorsiones y agravios a muchos pasageros; para este fin dezía que andavan esparcidos por el campo sargentos y oficiales, sobre quien al presente, ignorantes de lo que allí passava, dieron por nuestra dicha los que venían siguiendo nuestro alcance.

    • 1626 Valencia Guzmán, J. Compendio jornada Brasil [1870] Esp (CDH )

      El capitan Melchor de Fonseca que tenia en guarda la puerta de el Cármen, llegando allí el gobernador, y preguntando por él, dijo el alférez se había ido á poner en cobro; y en la puerta de Santa Lucía, que es la por donde entró el enemigo, se fué otro capitan y dejó la compañia al alférez, y el alférez al sargento, y el sargento se fué despues que vió toda la compañía esparcida, que no halló á quien la encomendar.

    • 1639 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1639 [2002] 51 Avisos Esp (CDH )

      En su testamento dexó el Weymar un hijo natural, encomendado al Rey de Francia; doce mil tálleres al General Orn, como Director de la armada; tantos al Conde Guillermo de Nasao; tantos al Sargento General Erlach y tantos al Coronel Roza, y á su Predicador quatro mil, mandando formen un Consejo hasta que entre las Coronas de Francia y Suecia nombren Generalísimo de aquellas armas.

    • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] 230 Avisos Esp (CDH )
      Ganóse la Plaça a 21 de Março, i en ella se prendieron quatro Coroneles, dos Tenientes Coroneles, dos Sargentos Mayores, Diez i ocho Capitanes de Coraças, quatro de Dragones, dos Capitanes-Tenientes, Veinte i quatro Tenientes, Veinte i siete Cornetas o Alféreces con sus Estandartes, Treinta i tres Quartel-Maestres, Sesenta i tres Sargentos, Ochenta i seis Caporales o Cabos de Escuadra.
    • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] Avisos Esp (CDH )
      Salió de su Casa en esta Figura, acompañado de 28 Capitanes, tantos Alféreces i Sargentos, que componen los dos Tercios de a 1500 Infantes cada vno, que están ya armados.
    • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
      Alféreces son los Sargentos Mayores, i Sargentos los Capitanes.
    • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] 361 Avisos Esp (CDH )
      Hase formado el Regimiento del Príncipe Nuestro Señor, de quien es su Alteça Coronel, i Teniente Coronel el Señor Conde Duque. Son 15 Compañías, Capitán teniente de su Alteça el Señor Don Rodrigo Pimentel, Capitán Teniente del Señor Conde Duque el Señor Conde de Molina; i Capitanes, el Señor Don Enrique Felípez de Guzmán, Marqués ya de Mayrena; i los demás son Títulos, y Maestres de Campo; los Alféreces, Capitanes de Coraças, y los Sargentos, Capitanes de Infantería. No hay otra novedad más de que ha salido esa relación de Orán, que remito.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      NuñoMás mira por tu cabeza.Sale el capitán, sargento, y Rebolledo. Mendo[Aparte a Nuño.] Escucharé retirado. / Aquí a esta parte te llega.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Vase el capitán y sargento, y sale Chispa.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Vanse. Sale el capitán, sargento, Chispa, Rebolledo, con guitarras, y soldados.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Salen capitán y sargento.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Sale el capitán, sargento, Rebolledo, Chispa, soldados.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Vanse. Sale el capitán, con banda, como herido, y el sargento.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] 241 Esp (CDH )
      Rebolledo Hagamos aquí alto, pues / justo, hasta que venga, es, / con la orden el sargento, / por si hemos de entrar marchando / o en tropas.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Capitán Señor sargento, ¿ha guardado / las boletas para mí, / que me tocan?
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Capitán Lléveme el sargento antes / a la posada la ropa, / y vuelva luego a avisarme.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Capitán ¿Qué hay, sargento? ¿Has ya visto / a la tal labradora?
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Capitán Sargento, vaya marchando / antes que decline el día / con toda la compañía, / y con prevención que, cuando / se esconda en la espuma fría / del oceano español / ese luciente farol, / en ese monte le espero, / porque hallar mi vida quiero / hoy en la muerte del sol.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Capitán [Al sargento y a Rebolledo.] Salíos de aquí.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      El rey Felipe Segundo. / Don Lope de Figueroa. / Don Álvaro de Ataide, capitán. / Un sargento. / Soldados. / Rebolledo y la Chispa. / Un escribano. /
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Sale el capitán y el sargento.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Vanse todos, y quede el capitán y sargento.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Sale el sargento.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] 266 Esp (CDH )
      Vanse. Sale el capitán y el sargento.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Vase, y sale el sargento.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      Sale el capitán y sargento.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      [Vanse el capitán, sargento, la Chispa, Rebolledo, y soldados.]
    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] I, 220 Esp (CDH )

      Prosiguió tres días con esta disimulada cautela; pero a el cuarto, enfadados todos los soldados que tenía, que éramos cerca de cincuenta, a la pasada de un bosque lo dejamos con sólo la bandera, cajas, alférez y sargento, y con cinco mozas que llevábamos en el bagaje; que mal puede conservar una compañía quien, siendo padre de familia della, trata sólo de adquirir para sí a costa de sudor ajeno, sin advertir que es cosa muy fácil hallar un capitán y muy dificultosa juntar cincuenta soldados.

    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )
      Hallé en un villaje un sargento que estaba levantando gente, el cual me preguntó que si quería ser soldado y servir al Cristianísimo Rey de Francia.
    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )
      Con esto me despedí, y yéndome la vuelta de mi posada a tratar de la convalecencia de mi desgracia encontré con dos soldados de los Países Bajos, que me habían conocido en ellos, el uno alferes y el otro sargento, los cuales habían sido prisioneros en la batalla de Rocroy y se habían huido de la prisión, y estaban aguardando pasaje para volverse a sus compañías; y después de habernos saludado les supliqué se quedasen aquella noche a cenar conmigo, en cuyo convite me contaron su larga prisión y el modo que tuvieron para librarse y llegar a gozar de la amada libertad.
    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )
      Llegó el sargento a mí, y viéndome tan colérico y desbaratado, pues braveaba en tierra ajena y con nación contraria a nuestra fee, y me dijo que callase porque había muchos en aquel reino que sabían hablar español, y que si alguno llegase a entender lo que les decía que me matarían a palos.
    • 1654-1658 Barrionuevo, J. Avisos I, II, III y IV [1892-1893] Esp (CDH )

      Lunes 25 de éste llegó correo de Barcelona con la nueva de una rota grande que le dimos al francés sobre el sitio de Berga, donde habiendo hecho una gran brecha, se avanzó á la plaza y entró en ella, retirándose los nuestros al castillo al tiempo que asomó D. Diego Caballero con 1.500 caballos y otros tantos infantes á las gropas, que entraron siguiéndolos por la misma brecha, dando sobre ellos por una parte, y los del castillo por otra con tanto valor, que los desbarataron en un instante, matándole 436 hombres; prendiendo 606, que enviaron luego á Barcelona, y entre ellos 166 oficiales, cabos de escuadra, sargentos, alférez, capitanes y de otros puestos [...].

    • 1690 Sigüenza Góngora, C. Infortunios Alonso Ramírez [1988] México (CDH )
      Encontrónos en este pueblo de Tixcacal un sargento que remitían los alcaldes para que nos condujesen y, en llegando a la villa y a su presencia, les di carta.
    • c1666-a1695 Juana Inés de la Cruz Poesía. Lírica personal [1951] México (CDH )
      De Alabarda vencedora / un tal Sargento se armó; / mas luego él y ella paró / en lo que contaré ahora: / a ella, una A se desvanece, / porque la Albarda suceda; / a él el Sar, en Sarna queda; / y el Argento no parece.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )

      Discúlpase el proveedor general de no remitir bastimentos. Sigue el capitán Ávalos a los incendiarios. Apresa su sargento tres indias infieles y lo que estas declararon.

    • 1710-1711 Anónimo Diligencias instauradas ante el Gobierno por Antonio de Pineda Ibarra para obtener el que se le continuase el privilegio para la impresión de cartillas que había sido otorgado a su padre Documentos para la historia de la imprenta en Guatemala (1711-1819) Guatemala (CDH )
      En Guatemala, en catorce de enero de mil setecientos once años, el alférez Antonio de Pineda Ibarra, maestro de impresor y vecino de esta dicha ciudad, para la justificación y prueba que tiene ofrecida, presentó por testigo al sargento reformado Tomás de Santa Cruz, español y vecino de esta dicha ciudad, a quien doy fe conozco, y en virtud de lo mandado por decreto de este Superior Gobierno de la foja antes de ésta le recibí juramento, que lo hizo por Dios Nuestro señor y una señal de cruz, en forma de derecho, prometiendo decir verdad en lo que supiere y le fuere preguntado [...].
    • 1719 Anónimo Se prohíben las reformas en los presidios de las Indias Cedulario americano Esp (CDH )
      Cuando en nuestros cuerpos españoles, italianos y valones algún soldado se hubiere distinguido por su valor y conducta, queremos y entendemos que se le haga sargento, después segundo teniente y que suba a los demás grados según sus méritos; y que cuando haya sido oficial en pie no se le pueda reformar para llevar la pica quedando siempre oficial en pie [...].
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 186 Ve (CDH )
      Y esto dígolo en pensar, qué descargo piensan dar essos señores que aý están, que juraron a don Fernando de Guzmán por su rey y se desnaturalizaron de los reynos de España y se amotinaron y alçaron con vn pueblo, y vsurparon la justicia y los desarmaron a ellos y a otros muchos particulares y les robaron las haziendas, y entre los demás Alonso Arias, sargento de don Fernando, y Rodrigo Gutiérrez, su gentilhombre;de essotros señores no ay para qué hazer quenta, porque es chafalonía [...].
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 209 Ve (CDH )
      [...] yo maté al nuevo rey, al capitán de su guardia y theniente general, a quatro capitanes, a su mayordomo, a su capellán, clérigo de missa, a vna muger, a vn comendador de Rodas, a vn almirante, dos alférez y a otros cinco, o seis criados suyos, y con intención de llevar la guerra adelante y morir en ella, por las muchas crueldades que tus ministros vsan con nosotros:de nuevo nombré capitanes y sargentos y me quisieron matar y los ahorqué todos;caminando nuestra derrota, passando todas estas malas venturas, tardamos hasta la boca del río más de onçe meses y medio, y caminamos más de cien jornadas, anduvimos más de mil y quinientas leguas [...].
    • 1728 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, II [2003] Esp (CDH )
      Sucedió, que, durmiéndose los más, llegó un león, y hizo presa en un soldado que estaba junto al fuego, a quien se huviera llevado y comido, si por dicha suya un sargento, que estaba despierto, no huviera derribado a la fiera de un fusilazo.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 196 Pe (CDH )
      Don Antonio de Acosta dice que la determinación de este juez fué con indignación a que le provocaron los mismos padrinos que fueron a la súplica, porque habiéndoles respondido con alguna tibieza y aun enfadoso encarecimiento (como es ordinario en los jueces), se levantaron de sus asientos el sargento Pedro de Lerma y el Capitán Antonio de Melo y le dijeron palabras muy atrevidas, porque siendo de una misma nación y patria se conocían, y amenazándole de muerte si ejecutaba la sentencia se salieron de su presencia muy indignados.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 173 Pe (CDH )
      Y viendo cerca del sargento Villavicencio y sabiendo quién era, se le rindió y le entregó un estoque que traía en el ristre, porque había quebrado la lanza en su misma gente que se le huía.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      SARGENTO. s. m. Oficial inferior en la Milicia, que toma las órdenes del Ayudante, las participa á su Capitan, distribuye las de este á los Subalternos, á los Cabos de Esquadra, y Soldados. Sirve de componer las filas con la alabarda, y apostar las centinelas.
    • 1740 Anónimo Compañía frutos Cuba Cedulario americano Esp (CDH )

      [...] en los navíos de sesenta cañones, doscientas y treinta plazas, con su capitán, teniente y alférez de fragata, escribano, capellán y cirujano, un teniente de capitán de infantería, dos sargentos, un tambor, cinco cabos, y cuarenta y dos soldados, primero y segundo condestable de artillería, cuatro artilleros, un maestre de jarcia, primero y segundo contramaestre, primero y segundo guardián, primero y segundo piloto, primer carpintero, primer calafate, un barbero, un patrón de lancha, otro de bote, un cocinero, treinta y ocho artilleros de mar, sesenta marineros, cincuenta grumetes, y seis pajes [...].

    • 1743 Torres Villarroel, D. Vida I-IV [1972] Vida Esp (CDH )

      No discurría en vereda en que no contemplase mil estorbos, enfados, opresiones y descomodidades; y pareciéndome más libre y más holgona la de soldado, asenté plaza en el regimiento de los ultramarinos, en la compañía de D. Félix de Sousa. Pagáronme razonablemente la entrada; tomó un sargento las señas de mi figura con distinción bastante y menudencia, y le dije que mi nombre era Gabriel Gilberto, y con este fingimiento corrí la temporada que anduve vestido con la librea verde.

    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      Los únicos parajes donde había alguna formalidad era en las puertas, cuyas guardias se componían del oficial a quien pertenecía, un sargento o un cabo, y uno o dos soldados.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] 36 Pe (CDH )
      De lo cual no sólo fuimos instruidos en aquella ciudad por algunos sargentos que nos aseguraron que aunque sus compañías pasaban por completas en las revistas, distaban tanto de estarlo que, entre oficiales y soldados, apenas llegaban a 15 hombres, y algunas tenían menos, sino que también lo reconocimos en algunas de las mismas certificaciones de las revistas que se envían a la Caja Real de Quito como descargo del situado que se remite de ella anualmente, en las cuales van siempre completas las compañías.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] 47 Pe (CDH )
      De tal suerte que, sin haber muerto en Valdivia, son tan cortos los que retornan al remudarse el destacamento que, por lo regular, se reducen a los oficiales, sargentos, cabos y algunos pocos soldados.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Perú (CDH )
      Pero en estos regimientos convendría que los oficiales fuesen españoles hasta los subtenientes inclusives, y los sargentos y cabos de ellos mismos, a fin de que tuviesen mejor disciplina y que se impusiesen en ella.
    • c1754 Delgado, J. J. HGral islas Poniente [1892] Filipinas (CDH )
      Había asimismo un gobernador español de todas las islas que se habían puesto debajo del amparo de las armas españolas, el cual era juntamente alcaide y castellano de las fortalezas y presidios que defendían la tierra, un sargento y varios capitanes y cabos subalternos; y para el cuidado de la real hacienda un contador, un veedor, un factor, un juez y oficial real, y un pagador de la real caja con su escribano y oficiales de cuentas.
    • 1766 Anónimo Usía [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      Viuda. / Yo soy una viuda, / digo, de oficial; / pues sólo éstas gozan / de especialidad. / Se quedó en sargento / mi difunto Juan; / mas nadie me impide / le haga capitán. /
    • c1768-1771 Cadalso, J. Defensa contra Montesquieu [1970] Esp (CDH )
      En nuestras tropas apenas se da un palo, y nunca por mano de un capitán, sino por la de un cabo de escuadra o sargento, gente por lo regular poco cumplimentera. Lo de la Inquisición está puesto para hacer simetría con lo del capitán.
    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Perú (CDH )
      24 compañías de caballería de vecinos, de a 50 hombres, sin oficiales, sargentos y cabos.

      09 dichas de forasteros de infantería, de a 77 hombres, ídem.

    • 1775 Gtz Ríos, C. Diario expedición Argel [2003] Esp (CDH )
      A proporción que las lanchas del pelotón llegaban a la orilla, el oficial o sarxento formaba la tropa de su lancha y marchaba adelante como 60 pasos, siguiendo las primeras lanchadas a los generales que se pusieron a su cabeza para guiarlas y adelantarlas los 60 pasos.
    • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] Ecuador (CDH )

      Como en las más plazas de América hay continuos trabajos de fortificación, astillería o marina, acomodáranse a los oficiales o cadetes de habilidad, de ingenieros voluntarios; a los sargentos de buena conducta de sobre-estantes, y a los soldados de peones; de conformidad que según las nuevas ordenanzas, que previenen el número de tropa que ha de entrar cada día de servicio con proporción a la guarnición, podrían 1631 los gobernadores hacer nombrar de los francos la mitad para el trabajo, y de esta suerte tendrían en cada semana tres días de jornal, dos de servicio de plaza y otros dos para los ejercicios doctrinales y revistas.

    • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] Ecuador (CDH )
      En las obras de Panamá he visto pagar a los sobreestantes hasta 75 pesos cada mes, ¿era acaso poco ascenso éste, y aunque se le diera menos, para un sargento? Se vería con un sueldo mayor que el de capitán, y por él amaría el destino, acostumbrado a los 19 ó 16 pesos que tenía en su cuerpo, y los ingenieros se hallarían mejor con ellos que con los paisanos, por la exactitud y subordinación que observarían en los encargos que les hiciesen, hechos ya a tenerla sin ninguna dispensación en la tropa, y por el espíritu con que harían cumplir con su obligación a los peones, haciéndose respetar como se hacen obedecer de los soldados.
    • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] 117 Ecuador (CDH )
      Para oficiales del Batallón de Blancos, después de ser muy justo mande S. M. los sargentos o cadetes de habilidad y conducta necesarios para tenientes que fortalezcan algo este cuerpo, hay muchos vecinos decentes y algunos españoles establecidos, que debemos confesar aman el servicio de las armas por genio e inclinación: los que serían con brevedad instruidos, pues ordinariamente los que tienen mejor crianza están más aptos para las impresiones de las ciencias; pero estos mismos sienten con razón el ver que no buscan a los beneméritos estos empleos, sino que con ansia los solicitan muchos de los menos dignos, quienes los consiguen sin más trabajo que pretenderlos, para hacer con ellos abusos que nos les permiten los fueros y preeminencias militares. No pueden mirar los nobles con serenidad las distinciones a que son acreedores en manos de los plebeyos, y no es dudable que éstos sirven regularmente más por interés que por honor, cuando no sirven por fuerza o por necesidad.
    • 1775 Anónimo Maja y sargento [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      LA MAJA Y EL SARGENTO
    • 1775 Anónimo Maja y sargento [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      Ella. / A un sargento yo aguardo / muy placentera / que a visitarme viene / desde la guerra. / Aquí tener espero / un grande rato, / porque me gusta mucho / todo soldado. /
    • 1775 Anónimo Maja y sargento [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      Ella. / Mi querido sargento, / yo me he alegrado / de que vengas tan bueno, / aunque chupado.
    • 1775 Anónimo Maja y sargento [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      Los dos. / Todos atiendan / la gran chulada, / como el sargento / cuenta patrañas.
    • 1775 Anónimo Maja y sargento [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      El.Para mí son mil hombres / con trabucos y charpas / lo mismo que un muñeco / pintado en una estampa.Ella. / Ahora verán ustedes / cómo yo mato mandrias. / "¡Que te matan, sargento!"
    • 1785 Doblas, G. Memoria histórica [2003] Uruguay (CDH )

      Estas milicias se procuraría tenerlas bien disciplinadas, de forma que en cualquiera tiempo estuvieran prontas y armadas para lo que se ofreciese o les mandasen; y para socorrer a los soldados en los tiempos de asamblea, que pudiera tenerse una o dos veces al año, y para pagar los oficiales de plana mayor que deberían tener sueldo, y lo que por vía de socorro se diese a los sargentos y cabos, pudiera destinarse uno y medio por ciento de las utilidades de toda la provincia.

    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      En cada una sonaban cajas y pífanos, y ocupaban el lugar correspondiente los capitanes y sargentos con sus esportones y alabardas, y los alféreces con sus banderas.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Era ya entrado el año de 1756 cuando en San Xavier de Yavari, primer pueblo de la corona de Portugal y rayano de San Ignacio de Pevas, se dejó ver un sargento portugués con 40 granaderos, el cual intimó de parte del rey fidelísimo al P. Manuel Santos, misionero de aquella reducción, que sin sacar más que su cama se embarcase con él hasta el Pará en la misma embarcación que traía de aquella ciudad.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Hechas como era costumbre por año nuevo las elecciones de alcaldes y demás oficiales del pueblo, pretendía que le diesen cuatro libras de cera por las confirmaciones y nombramientos que extendía de capitanes, sargentos y alféreces.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Tomó muy á pechos deshacer el entuerto, y para esto llamó á un sargento llamado Xavier, proponiéndole un buen regalo si lograba traerle la gente del monte.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Era el sargento un indio muy ladino; conocía al gobernador muy bien y no le entraba. Haciendo, pues, del celoso, lo prometió todo, y saliendo con toda su familia, en vez de traer á los retirados ó persuadirles la vuelta, se quedó con ellos sin ánimo de volver al pueblo mientras en él estuviese semejante fiera.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 514 Ec (CDH )
      Haciendo, pues, del celoso, lo prometió todo, y saliendo con toda su familia, en vez de traer á los retirados ó persuadirles la vuelta, se quedó con ellos sin ánimo de volver al pueblo mientras en él estuviese semejante fiera. Sintió éste altamente la burla del sargento, y vino luego con la queja al misionero, que le respondió: «Si usted no me cree, todo irá en ruina sin remedio. Ahora tenemos estos menos; paciencia, y disimule.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 586 Ec (CDH )
      De la misma manera se daban en cada pueblo los títulos de capitanes, alférez y sargento, las más veces por escrito.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Dió orden para que en todos los pueblos se formasen milicias, y á este fin comenzó á nombrar capitanes, alféreces y sargentos y otros cabos, dándoles sus títulos correspondientes, y declaró á todos los indios, capaces de tomar las armas, soldados milicianos, concediéndoles las exenciones, honores y gracias que lleva consigo el cargo y el oficio.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Todos los capitanes llevaban en sus pueblos un bastón con puño de plata, los alféreces una lancilla corta con cuchillo del mismo metal y los sargentos y cabos de escuadra sus bastones regulares.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Iba delante el sargento con dos ó tres indios y un soldado con su escopeta.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Luego que las postas descubrían camino más trillado ó algún baño, daban señal al sargento que les seguía más de cerca, y éste se paraba con los suyos y se mantenía como en emboscada, mientras las guardias registraban con atención el contorno hasta divisar alguna casa y volvían á dar noticia de todo.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Ocho días antes empezaba el sargento á dar vuelta por el pueblo, con cajas, clarines y pífanos, repitiendo cada noche este paseo.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Porque además del refresco que habían recibido tan á tiempo antes de llegar al río Negro, habían entendido también de un sargento del Pará que se estaban disponiendo para el hospedaje y recibimiento de los misioneros castellanos las mejores casas de la ciudad.
    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )
      A los Sargentos y Soldados dispersos que anduviesen mendigando ó vagando por los Pueblos sin oficio, ocupacion, bienes ni pariente, que los socorran, se considerarán como Vagos y segun su edad y achaques se les dará detinos con informe de la Justicia y órden del Capitan, ó Comandante General de la Provincia:
    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )
      Tendrá el comisionado á sus órdenes una Partida competente, compuesta del número de Sargentos, Cabos y Soldados que consideren conveniente los Inspectores Generales y la eleccion de esta Tropa la hará en todas las clases el mismo Oficial, escogiendo los mas inteligentes y de mejor conducta y actividad, y los distribuirá en pequeñas partidas con acuerdo del Capitan General ó Intendente en los Pueblos de cada Reyno ó Provincia que sean mas proporcionados para atender á los objetos de su comision.
    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )
      Los Sargentos y Cabos que se hallasen comisionados y repartidos en los Reynos ó Provincias, tendrán obligacion de admitir los Reclutas y Vagos que les entreguen las Justicias de los Pueblos, haciendose cargo de su seguridad y conduccion, si tuviesen á su orden Tropa suficiente, y pagarán á las Justicias ciento y ochenta reales de vellon por cada Recluta Voluntario ó Vago presentado, y noventa reales por cada Vago aprehendido, que sea apto para las armas, sin admitir otro cargo; quedando lo restante hasta doscientos y quarenta reales que deben costar los Reclutas Voluntarios ó Vagos presentados y ciento y veinte reales que se deben dár por los Vagos aprehendidos, para recompensar los gastos de socorros y otros que se ofrezcan en las remesas y conducciones; y si el Comandante de la Partida no tuviese dinero suficiente para el pago, dará á la Justicia un recibo bien circunstanciado, que será bastante instrumento para el abono.
    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] 313 Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )
      El mismo comisionado señalará una corta gratificacion á los Sargentos y Cabos Comandantes de las Partidas que estuviesen repartidos en el Reyno ó Provincia con destino á la Recluta, para los gastos de portes de cartas y otros que se les ofrezcan; y concluída la comision los propondrá para la recompensa á que se huviesen hecho acreedores.
    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )
      Podrá recoger el Oficial comisionado, y los Sargentos y Cabos destinados á su órden todos los hombres sospechosos que hallasen en el Reyno ó Provincia, teniendo la correspondiente seguridad y certeza de ello, para no aventurar su concepto, ni la reputacion de los interesados, y los depositará en los Quarteles, Cuerpos de Guardia ó Carceles, y darán inmediatamente aviso por escrito á las Justicias, las que exâminarán con la mayor brevedad la conducta de los aprehendidos [...].
    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )
      El Oficial comisionado dará á los Sargentos y Cabos que tuviese repartidos por el Reyno ó Provincia, una Instruccion circunstanciada para el modo de reclutar y recoger hombres sospechosos, haciendo particular encargo sobre la atencion y buena correspondencia que han de guardar con las Justicias, y el buen trato que han de dar á los Reclutas y Vagos.
    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )
      Los Sargentos Dispersos, que por Vagos ó Mendígos se destinen á los Regimientos del Exército, Compañias Provinciales de Inválidos, ó Caxas de Inhábiles, harán precisamente el servicio de Soldados; pero si gozasen el premio de veinte y cinco años usarán del distintivo de Sargentos.
    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )

      Los Sargentos Dispersos, que por Vagos ó Mendígos se destinen á los Regimientos del Exército, Compañias Provinciales de Inválidos, ó Caxas de Inhábiles, harán precisamente el servicio de Soldados; pero si gozasen el premio de veinte y cinco años usarán del distintivo de Sargentos.

    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )

      Habrá en cada Compañia de Fusileros del tercero Batallon dos muchachos, baxo las reglas que los tienen las del primero y segundo: este establecimiento y la enseñanza que se les dá en los Cuerpos, producirá buenos Cabos y Sargentos á la Infantería, y se logrará recoger y dar carrera á crecido número de jóvenes perdidos.

    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )
      Para la eleccion de Cabos y Sargentos, saca de Tambores, plazas que deberán formar el pie del tercero Batallon, y demás puntos del gobierno interior y económico, darán sus Instrucciones los Inspectores Generales.
    • 1788 Viedma Narváez, F. Descripción StaCruz Sierra [2002] Bo (CDH )
      En las casas reales se mantiene diariamente una guardia de una compañía de aquellas milicias, con su capitán, oficiales sargentos y cabos, las que alternan semanalmente: bien que por lo regular está incompleta, y las más veces aun no llega a ocho hombres.
    • c1790 Samaniego, F. M. Jardín Venus [2004] Esp (CDH )
      Dieron alojamiento / a un tunante sargento / en la casa de cierta labradora, / viuda, joven, con humos de señora, / cuyo genio intratable / en breve con su huésped se hizo amable, / habiendo reparado / que era rollizo, sano y bien formado; / tanto, que dijo para su capote: / "¡Vaya!, tendrá un bellísimo virote". /
    • c1790 Samaniego, F. M. Jardín Venus [2004] Esp (CDH )
      Al tiempo que cenaron, / mil pullas a los dos se les soltaron; / y después el sargento / dijo: — Patrona mía, lo que siento / es que mi compañía / marcha al romper el día, / por lo cual tendré que irme tempranito, / y quizá no habrá en este lugarcito / un reloj de campana / que se oigan dar las tres por la mañana. /
    • c1790 Samaniego, F. M. Jardín Venus [2004] 200 Esp (CDH )
      — Aunque no haya ninguno, / la viuda respondió, yo tengo uno / en mi corral guardado, / que es más fijo que el sol por lo arreglado: / mi gallo, que no atrasa ni adelanta, / porque a la aurora sin falencia canta. / — Yo también, respondiola prontamente / el sargento, un reloj conmigo tengo / que, cuando está corriente, / todas las horas da que le prevengo [...]. /
    • c1790 Samaniego, F. M. Jardín Venus [2004] 200 Esp (CDH )
      — Yo también, respondiola prontamente / el sargento, un reloj conmigo tengo / que, cuando está corriente, / todas las horas da que le prevengo; / pero para arreglarle / es preciso las péndolas colgarle, / dándolas movimiento / mientras que el minutero toma asiento, / que, en teniéndole a gusto, / apunta bien y da las horas justo; / mas yo, solo y cansado, / no le puedo poner en tal estado. / — Lo hará el señor sargento con mi ayuda, / le dijo la viuda. /
    • c1790 Samaniego, F. M. Jardín Venus [2004] 200 Esp (CDH )
      Y no lo dijo en vano, / que, tomándola luego de la mano, / al lecho la conduce / y, halagándola, pronto la reduce / a que en forma se ponga: / el minutero mete, / las péndolas le cuelgan y arremete / tan firme a la patrona a troche y moche, / que dio todas las horas de la noche. / Gustosa la viuda, aunque cansada, / vino a dormirse hacia la madrugada; / y también el sargento, sin cuidado, / en el gallo fiado, / cogió el sueño, contento / de la repetición del movimiento. /
    • 1791 Cruz, R. Petra [1990] Esp (CDH )
      Moreno / Y si me da / mi camarada el sargento / de Suizos * el tamborón / de la retreta, yo apuesto / a que aturdimos el barrio: / y a que no se da en el reino / otra música como ella / esta noche de san Pedro. / Prevén confites y vino, / para que tome un refresco / la orquesta, y deja a mi cargo / lo demás del lucimiento / de la función. ¡Con qué envidia / oirá la Juana el estruendo! / ¿A qué hora vendrán?
    • 1791 Cruz, R. Petra [1990] Esp (CDH )
      Sastre / Me han contado que ha supuesto / ser mujer de un capitán; / y como ha ya mes y medio / que ustedes viven arriba, / número nueve, y no vemos / entrar oficial alguno / de tropa... ni un mal sargento / siquiera; y es así maja...
    • 1791 Jovellanos, G. M. Diario 1791 [1994] VI, 303 Diario Esp (CDH )

      Comer en La Robla; cuatro leguas; despedir a los cocheros de San Marcos con ochenta reales, y al sargento con cuarenta.

    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      La arenga del cacique al gobernador, fue larga y majestuosa, la interpretó un sargento de Valdivia que desde once años vivía casi siempre entre estos indios; el gobernador les contestó que se hallaba con órdenes de S. M. para conservar con ellos la mayor amistad, y franquearles cuantos auxilios necesitasen [...].
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )

      El gobernador que une en sí la Intendencia goza 660 pesos anuales, y el sargento mayor 480; hay también tres compañías pagadas, una de infantería, otra de dragones con 7 plazas, y la tercera de artillería con 31; el capitán de ésta goza 90 pesos mensuales, el de infantería 50, y el de dragones 51 1/2; las de asamblea 65, los sargentos de ésta 24, los cabos 18, y cada soldado 10.

    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] I, 138 Ur (CDH )
      [...] gratificándolos con algunas cortas alhajas, se mantuvieron muchos días en la isla, en los cuales pudimos saber algunas particularidades de sus costumbres, por medio de un sargento que los acompañaba como intérprete, y contaba ya muchos años de esta comisión.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      Veánse algunas palabras de la arenga que hicieron al gobernador de Chiloé, fielmente repetidas e interpretadas por el sargento que los acompañaba: ti yo un tani gurro compan fachi plaza meu ta cúi fuitañi purro que fuel tain pulaku feíkai tuiyan tañiquin tu hull fuel mi Gobernador tañi apo: me he alegrado muchísimo de haber pisado en esta plaza, en donde antiguamente pisaron nuestros antepasados: también me alegro de haber visto al Sr. Gobernador.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      Se alojaron también en la Magdalena los pintores, pilotines, y la tropa de marina y brigadas de la que iba a bordo cada semana un destacamento de cuatro soldados con el condestable o sargento.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] I, 286 Ur (CDH )

      Inmediatamente se tomaron las más activas providencias en su seguimiento; por parte del jefe de esta plaza salieron partidas a las inmediaciones y cartas circulares a los alcaldes de los pueblos inmediatos y aún hasta la capital, ofreciéndose después diez pesos de gratificación por cada uno que se aprehendiese, sin omitir los mayores esfuerzos por nuestra parte, haciendo salir dos partidas, una al cargo de un oficial y otra a la de un sargento, ambos de la dotación de este buque, pero fueron inútiles, estaban ya bastante adelantados [...].

    • 1796 Azara, F. Diario guardias fortines BAires [2002] Paraguay (CDH )
      Repartiría entre ellos los terrenos de la frontera, no con la igualdad que Garay, sino mejorando a los oficiales y sargentos, y aun a los soldados de haberes suficientes; incluiría en este reparto a todos los paisanos que se ofreciesen para pobladores, dando a los más infelices lo que al blandengue más pobre, y reputando a los demás como a los oficiales y sargentos, porque la riqueza en el reparto debe equilibrar las graduaciones y los respetos.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Isabel. / Don Antonio, Teniente. / Tizón, Sargento. / Un cabo de escuadra. / Lucas, payo. / Un tambor. / Soldados y reclutas de la bandera.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] 281 Esp (CDH )
      Sale el SARGENTO TIZÓN de la casa.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      (Al darle los brazos le da un papel el Sargento a Isabel, y ella lo toma.)
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      (Se Pone Lucas solo a marchar, y da los primeros pasos mal; y, a los tres, le da de palos el Sargento.)
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      (Se va, y lo detiene el Sargento.)
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Salen por el centro del teatro ISABEL y el SARGENTO, que finge ser Oficial.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      (Llévala el Sargento.)
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      (Vase corriendo, y salen el Sargento y soldados con sables; y aclara.)
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Isabel. Adiós, / señor Sargento.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Lucas. ¡Qué gusto, señor Sargento!
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] 287 Esp (CDH )
      Sargento. Usted no tenga cuidado. / Ya este pájaro cayó / en la trampa. ¡Pobre diablo! / Se quedará sin la novia, / sin los cinco mil pesazos, / y hasta el Sargento Tizón / le sacará un buen pedazo.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Isabel. (Saliendo.) ¡Señor Sargento!
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Sargento. La niña / hará lo que la he mandado. / Vea usté el enganchamiento / de Lucas. Ya, ni los diablos / le arrancarán de mis uñas / sin que alargue de contado / los cinco mil, la muchacha / y un par de caramelazos / de oro para su Sargento. / ¿Va bien, mi Teniente?
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Lucas. ¡Qué infamia; jugar conmigo / de esta suerte! Mas no acabo / de comprender este enredo. / ¿Si vendré yo a ser soldado? / Pero aquí viene el Sargento; / veré si descubro algo. / (Sale el Sargento) / ¡Amigo!
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Lucas. ¡Qué infamia; jugar conmigo / de esta suerte! Mas no acabo / de comprender este enredo. / ¿Si vendré yo a ser soldado? / Pero aquí viene el Sargento; / veré si descubro algo. / (Sale el Sargento) / ¡Amigo!
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Cabo. Señor Sargento; el Teniente, / que haga el ejercicio un rato / la tropa.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Lucas. ¿Qué es lo que me está pasando? / Señor Sargento Tizón...
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Antonio. Templaos, / y sabed, amigo Lucas, / que todo esto ha sido un chasco / que os ha jugado el Sargento, / de acuerdo con los soldados. / Sabed también que Isabel / me ha dado palabra y mano / de esposa, y ha de ser mía / aunque no queráis, avaro, / el entregarle su dote.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      SARGENTE. s. m. ant. Lo mismo que SARGENTO.
    • 1803-1806 Mtz Zúñiga, J. Estadismo Filipinas [1893] I, 345 Esp (CDH )
      Un sargento francés que había desertado de los ingleses, servía en nuestro Ejército de capitán. A éste se le encomendó la disposición del acampamento. La casa de la hacienda, que era de cantería, se destinó para los oficiales; la tropa se acomodó en unos camarines que se hicieron provisionalmente de caña y nipa. Se hicieron estacadas, reductos y otras obras de fortificación. Se colocaron en ellas cinco cañoncitos que tenían, y quedó el campo bastante fortificado.
    • 1808 Capmany Montpalau, A. Centinela franceses I [1988] Esp (CDH )
      Quería que besásemos, sin levantar los ojos, ni las cejas, un miserable folleto de 34 hojas en dozavo, que en tan sucinto espacio estaba escrito el destino eterno de las Españas, como si se tratase de enviar un reglamento provisional para una nueva colonia de negros en un islote desierto, o de imprimir el cuadernito de las obligaciones de cabos y sargentos.
    • 1817 RAE DRAE 5.ª ed. (NTLLE)
      SARGENTO. s. m. Oficial inferior en la milicia, que toma las órdenes del ayudante, las participa á su capitan, y con las de este las comunica a los subalternos, y las distribuye á los demas individuos de su compañía. Los hay de primera y segunda clase. Los primeros tienen el encargo de distribuir el prest, ajustar y sentar la cuenta á los demas sargentos, cabos y soldados, bajo la inmediata inspection y responsabilidad del capitan.
    • 1821 Olmedo, J. J. Al Comandante Portoviejo [1960] Epistolario Ec (CDH )
      Los soldados, cabos, sargentos y oficiales están sujetos al fuero ordinario como conciudadanos mientras no se acuartelen, y por ningún caso se mezclará Vd. en sumariar ni corregir ninguna falta de ellos que no sea en el servicio, o de los acuartelados dejando a los Alcaldes el ejercicio de sus funciones.
    • 1821 Olmedo, J. J. Al Gral Sucre [1960] Epistolario Ec (CDH )

      Por comisaría deben pagarse los gastos de espías y los extraordinarios con orden de Vd.

      ¡Qué grosero es el sargento Aymerich! La propuesta que Vd. le ha hecho sobre los prisioneros es muy razonable; y quizá por esto mismo no la admitirá.

    • 1822 Fdz Mancheño, J. DiccMilitar Esp (BD)
      Sargento. Oficial inferior en la milicia, el primero de los que gozan alta paga. Manda partidas desde 8 á 12 hombres; hace guardar silencio y distancia en las filas; tiene una lista de todos los soldados de su compañía por su antigüedad y nombres; les pasa lista por mañana y tarde, y despues de haber tocado la retreta; es de su obligacion visitar las centinelas en los puestos, dando cuenta al que le mandáre de las novedades que ocurrieren.
    • 1824 Quintana, M. J. Carta sexta Cartas a Holland Esp (CDH )
      Una gran parte de oficiales y sargentos, tal vez los mejores del cuerpo, se habian mantenido fieles á sus juramentos y estaban sirviendo en las filas de la libertad; no pocos tambien de los que fueron al Pardo se vieron arrastrados por el espíritu de cuerpo á obrar á pesar suyo contra su carácter y sus principios, y gran parte de los soldados marchaban á disgusto en una empresa que solo interesaba á sus instigadores, y á ellos no les podia producir sino peligros, desastres y afrenta.
    • 1826 Olmedo, J. J. Al Mariscal La Mar [1960] Epistolario Ec (CDH )
      Cualquier sargento que se acerca al Consejo y dice que con cinco hombres conquistará desde Patagonia hasta la Lusiana y Sierra-Verde, es creído, halagado, y no sólo enfría las disposiciones de ajuste, sino enardece las medidas de nuevas expediciones y conquistas morales.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      El sargento de la patrulla, con dos soldados, los serenos y yo, que no dejaba el farol de la mano, entramos a la recámara, donde estaba la señora tirada sobre su cama, la cual estaba llena de sangre, y ella sin dar muestras de vida.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      A poco rato llegaron casi juntos el médico y el confesor, a quienes fue a llamar un soldado por orden del sargento, luego que éste desde la calle oyó los gritos de la muchacha.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Concluida esta diligencia y vuelta en sí del desmayo, llamó el sargento a la criada para que viera lo que faltaba en la casa. Ella la registró toda, y dijo que no faltaba más que el cubierto con que estaba cenando su ama y el hilito de perlas que tenía en el cuello; porque luego que uno de los ladrones cargó con ella para la cama, el otro se embolsó el cubierto; y sin ser bastante o sin advertir a detener a la que daba esta razón, salió al balcón y comenzó a gritar al sereno, a cuyos gritos no hicieron los ladrones más que salirse a la calle corriendo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Preguntóle el sargento si conocía a algunos de los ladrones, y ella respondió: — Sí, señor, conozco a uno, que se llama señor Januario, y le dicen por mal nombre Juan Largo, y no sale de este truquito de aquí a la vuelta, y este señor lo ha de conocer mejor que yo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] 392 Mx (CDH )
      El sargento advirtió mi turbación, y me dijo: — Sí, amigo, la muchacha tiene razón sin duda. Usted se ha inmutado demasiado, y la misma culpa lo está acusando. ¿Usted será quizá el sereno de esta calle? — No, señor, le dije yo; antes cuando la señora salió al balcón a gritar estaba yo chupando un cigarro con el sereno, y nosotros fuimos los primeros que venimos a dar el auxilio.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )

      Entonces el sereno confirmó mi verdad; pero el sargento, en vez de convencerse, prosiguió: — Sí, sí; tan buena maula será usted *como el sereno. ¿Serenos? ¡Ah!, ahorcados los vea yo a todos por alcahuetes de los ladrones; si éstos no tuvieran las espaldas seguras con ustedes, si ustedes no se emborracharan, o se durmieran, o se alejaran de sus distritos, era imposible que hubiera tantos robos.

    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )

      El sereno se apuraba y juraba atestiguando conmigo que no estaba retirado ni durmiendo; pero el sargento no le hizo caso, sino que preguntó a la muchacha: — ¿Y tú, hija, en qué te fundas para asegurar que éste conoce al ladrón? — ¡Ay, señor!, dijo la muchacha; en mucho, en mucho.

    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      El sargento me lo hizo quitar, descosió la bolsita, y dicho y hecho: al pie de la letra estaba todo conforme había declarado la muchacha. No fue menester más averiguación. Al instante me trincaron codo con codo con un portafusil, sin valer mis juramentos ni alegatos, pues a todos ellos contestó el sargento: — Bien, mañana se sabrá cómo está eso.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Al instante me trincaron codo con codo con un portafusil, sin valer mis juramentos ni alegatos, pues a todos ellos contestó el sargento: — Bien, mañana se sabrá cómo está eso.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )

      Con esto, me bajaron la escalera, y la moza bajó también a cerrar la puerta, y viendo que no podía meter la llave, advirtió que el embarazo era la ganzúa que se habían dejado en la chapa. La quitó y se la entregó al sargento. Cerró su puerta y a mí me llevaron al vivac principal.

    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )

      Los preguntones me echaron mil tales, y como que se alegraron de que hubiera yo caído, a modo que fueran ellos muy hombres de bien. Escribieron no sé qué cosa y se marcharon; pero al despedirse dijo el sargento a su compañero: — Tenga usted cuidado con ése, que es reo de consecuencia.

    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      No bien oyó el sargento de la guardia tal recomendación, cuando me mandó poner en el cepo de las dos patas.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      A la voz de un par de cañonazos que sentimos cada uno en el lomo nos apartamos y sosegamos, y el sargento, informado por el indio de la mala obra que le había hecho, y de que lo había provocado dándole una trompada tan furiosa y sin necesidad, me calificó reo en aquel acto; y requiriéndome sobre que pagara cuatro pesos que decía el locero que valía su tienda, dije que yo no tenía un real, y era así porque lo poco que me dieron por las frioleras que vendí ya lo había gastado en el camino.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )

      — Pues no le hace, replicó el sargento; páguele usted con la chupa, que bien vale la mitad, o sino de aquí va a la cárcel. ¿Conque tras de hacerle este daño a este pobre y darle de mojicones, no querer pagarle? Eso no puede ser: o le da usted la chupa o va a la cárcel.

    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      — No, señor, repuso el sargento, no deseo que muera; pero como soy el fiscal debo desvanecer sus defensas, desentenderme de sus excepciones y agravar su delito. Ésta es mi obligación.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      En las tertulias que tenía con los soldados, los oí algunas veces murmurar alegremente de los sargentos.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      En fin, hablaban de los pobres sargentos las tres mil leyes. Yo consideraba que tal vez serían calumnias y temeridades, pero no me atrevía a replicarles, porque como no había estado bajo el dominio de los sargentos el tiempo necesario para experimentarlos, no podía hablar con acierto en la materia.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Yo consideraba que tal vez serían calumnias y temeridades, pero no me atrevía a replicarles, porque como no había estado bajo el dominio de los sargentos el tiempo necesario para experimentarlos, no podía hablar con acierto en la materia.
    • 1833 Larra, M. J. Representación Fonda [2000] Fígaro Esp (CDH )
      Era tiempo de peste en Cádiz, y daba su parte a la autoridad un sargento que estaba de facción en Puerta de Tierra, diciendo en los términos siguientes: «Sin novedad: hoy han salido por esta puerta veinte muertos con sus respectivos cadáveres. Sargento Fulano».
    • 1833 Larra, M. J. Representación Fonda [2000] Fígaro Esp (CDH )
      «Sin novedad: hoy han salido por esta puerta veinte muertos con sus respectivos cadáveres. Sargento Fulano».
    • 1833 Larra, M. J. Representación Fonda [2000] Fígaro Esp (CDH )
      Un sargento prusiano dejó al partir para la guerra, ocho años antes, un barril de aceitunas en depósito a un vecino del pueblo, pero dejó también oculta en el barril una suma de dinero.
    • 1833 Larra, M. J. Cándido Buenafé [2000] 72 Fígaro Esp (CDH )

      Un partidario de este temple es una alhaja impagable para toda especie de gobiernos, mientras haya imprenta; y más si añadimos que cree como en su salvación en los partes de los encuentros y escaramuzas que en los papeles públicos suelen venir consignados, y se extasía de placer cuando se encuentra con aquello de que: «De los enemigos murieron tantos centenares de hombres, y nosotros no hemos tenido más que un contuso y algún sargento desmayado», o cosa semejante.

    • 1836 Larra, M. J. A López [2000] Fígaro Esp (CDH )

      De allí a poco dos cuadrilleros de la Santa Inquisición andan buscando a don Justo para prenderle; viene un sargento del regimiento de Asturias, deja la mochila y se va; enseguida viene un sacristán, y un administrador de un grande y dos del resguardo; el buen don Justo no los entiende, y eso que tiene una hija; pero no le prenden, porque entonces Riego levanta en las Cabezas de San Juan el estandarte de la libertad.

    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] Esp (CDH )
      Vas hecho mar de los ríos / Y de estatura tan alta, / Que un sargento de milicias / Te hará llegar a la marca. / ¡Oh qué cosa tan no vista, / Gigantón por la mañana, / Y a la tarde tamañico, / Que cabes en una taza! /
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      Dicen que el sargento de Utrera reventó de feo. * ¿Cómo es que no te sucede a ti otro tanto? Capaz eres de pegar un susto al miedo. ¿Conque tienes preñado el cachete? Pues parirá un melón y podrás enseñarlo por dinero.
    • 1854 López, V. F. Novia hereje [2003] II, 30 Argentina (CDH )
      No bien lo visteis dueño de la ciudad, vos mismo prendisteis a un ciento de los que juzgasteis enemigos de los Pizarros, y abusando del predominio que vuestras luces os daban sobre aquel torpísimo sargento, hicisteis que los ahorcara a todos en ese mismo instante.
    • 1862 Villamartín, F. Nociones arte militar [1989] Esp (CDH )
      Dentro del mismo ejército esta instrucción se recibiría en escuelas para cabos y sargentos montadas con más latitud que ahora lo están; la asistencia a ella no sería forzosa para los que se prestasen al examen de las mismas materias.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      En el ejército era un advenedizo, porque había aparecido como soldado raso en las filas el año de 1862, ascendiendo luego a cabo por su aplicación, después a sargento en las Cumbres de Acultzingo, a subteniente (servía entonces en un cuerpo de infantería), luego a teniente después del 5 de Mayo, y por último a capitán.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )

      — ¡Paisano!

      — ¡Alto ahí!, le gritó un sargento, y se avanzó a su encuentro.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )

      — No, señor; soy el mozo de una familia que se ha quedado atrás porque el coche en que venía se rompió, y voy a Zacoalco a ver si consigo otro.

      — Llévele este hombre al jefe, dijo el sargento, y para que lo reconozca y le pregunte.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      — Mi comandante, dijo el soldado, el sargento me manda que presente a usted este hombre que acabamos de encontrar y que venía a galope.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      El guía fue a guiar al sargento, jefe de la descubierta, y la columna comenzó a desfilar por la vereda.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      Era un sargento de mi cuerpo, de los favoritos del teniente coronel, y tan luego como me conoció por la voz, me confesó que había ido ya dos veces a la plaza enemiga.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      Recogí el pliego, y pensando qué haría para ocultar a todos aquella presa y evitar que el teniente coronel tuviera conocimiento de que estaba denunciado, discurrí llamar inmediatamente a otro de mis asistentes, hombre de confianza y le previne, lo mismo que al que había estado conmigo, que maniatando al sargento-correo perfectamente y montando uno de mis muchachos a la grupa de su caballo, marchasen sin pérdida de tiempo para Sayula.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      En Zacoalco alcancé a mis dos soldados y al sargento preso, y mientras descansamos hice decirles con mi criado que se adelantasen hasta este pueblo, adonde han llegado hoy antes que nosotros, auxiliados por los jueces de Acordada, a quienes han dicho que era un correo del enemigo que se remitía al cuartel general.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )

      — Comandante, dijo luego dirigiéndose a Valle, ha hecho usted un servicio a la causa de la República con esto, y no tema usted por sus faltas anteriores. Demasiado grave es lo que hace su indigno jefe para que hagamos alto en las irregularidades de la conducta de usted. Ha hecho bien en manejarse con tal reserva. Está usted libre; llame usted a sus soldados y tráigame al sargento.

    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )

      — Acércate, sargento: ¿por qué vienes preso?

      — Mi general, aquí mi comandante le dirá a usted; me encontró en el camino de Guadalajara.

    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )

      — Mi general, dijo el desgraciado sargento afligido... yo no tengo culpa, señor; mi jefe me mandaba y yo obedecía... tengo familia, señor...

    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )

      — Mi general, dijo el desgraciado sargento afligido... yo no tengo culpa, señor; mi jefe me mandaba y yo obedecía... tengo familia, señor...

      — Bien, vete, vete. Que ese sargento permanezca incomunicado, dijo el general a un ayudante.

    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )

      — Bien, vete, vete. Que ese sargento permanezca incomunicado, dijo el general a un ayudante.

      El sargento salió.

      — ¿Qué tal es este sargento, comandante?

    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )

      El sargento salió.

      — ¿Qué tal es este sargento, comandante?

      — Es bueno, mi general, cumplido y subordinado. Estoy seguro de que ha dicho a usted la verdad. Es uno de los que quiere más al teniente coronel; pero el pobre tal vez no cree faltar a sus deberes obedeciendo.

    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      Entretanto, allá en la hacienda de Santa Anita, el teniente coronel Enrique Flores, que había recibido una nueva comunicación de Guadalajara, no sabía cómo explicarse que su sargento no hubiese vuelto aún, ni que le dijesen nada acerca del pliego que había enviado con aquel emisario, cuyo pliego era el más interesante quizá de todos, por contener las instrucciones reservadas que el cuartel general había circulado a todos los jefes de la línea avanzada.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      Por lo demás, tenía conocimiento ya de que Fernando la noche en que había enviado al sargento a Guadalajara, había estado avanzando hasta cuatro leguas más allá de Santa Ana;
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      Sin embargo, la tardanza del sargento le tenía inquieto y agitado por diferentes pensamientos; había mandado tocar ¡a caballo! varias veces, y otras tantas había dado contraorden. No sabía por qué; pero sentía crecer su odio a Fernando cada vez más, y esperaba con impaciencia saber noticias del cuartel general.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      Ni hubiera podido ser de otro modo, denunciado como estaba por el sargento aprehendido por Valle y por varios oficiales de su cuerpo, a quienes había logrado seducir.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      Ascendí a sargento, y luego, cuando triunfamos y fui a México, he visto frecuentemente a mis hermanos en su carruaje pasar junto a mí, dirigiéndome una sonrisa de lástima.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Cancelada la deuda con el sargento, me quedaba por hacer la remisión prometida de los haberes devengados de Gómez a la Esquina.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )

      Nuestra raza es valiente y resuelta; no es el temor de la muerte lo que contiene al gaucho a veces.

      Yo he visto a uno de ellos discurrir como un filósofo en el momento de llevarlo a fusilar.

      Era un sargento: el sacerdote le instaba a confesarse, no quería hacerlo.

    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Entré con el sargento a mi cuarto, que tenía puerta al zaguán y detrás de mí, sin que yo lo viera, entró Rufino.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Tuvimos que resignarnos a recurrir al rancho de un sargento de la gente de Ayala.
    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] Esp (CDH )
      Doña Calixta tiene algunas posesiones en la Montaña, heredadas de su tío, cura párroco que fue de un pueblecito de Trasmiera, y bajo cuyo amparo estaba dicha señora cuando se casó con Guerrilla, que era entonces sargento con grado de oficial.
    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] Esp (CDH )
      O'Donnell le convidaba a café y copa tres veces a la semana, y pasando un día con su regimiento por la Plaza de Palacio, la Reina, que estaba en el balcón, le echó los galones de sargento.
    • 1872 Hernández, J. Martín Fierro [1994] 73 Ar (CDH )
      Daban entonces las armas / pa defender los cantones, / que eran lansas y latones / con ataduras de tiento... / Las de juego no las cuento, / porque no había municiones. / Y chamuscao* un sargento / me contó que las tenían, / pero que ellos las vendían / para cazar avestruces; / y ansí andaban noche y día / déle bala a los ñanduces. /
    • 1872 Hernández, J. Martín Fierro [1994] 85 Ar (CDH )
      Supo todo el comendante / y me llamó al otro dia, / diciéndomé que quería / aviriguar bien las cosas... / que no era el tiempo de Rosas,* / que áura a naides se debía. / Llamó al cabo y al sargento / y empezó la indagación: / si había venido al cantón / en tal tiempo o en tal otro... / y si había venido en potro, / en reyuno o redomón. /
    • 1872 Hernández, J. Martín Fierro [1994] 132 Ar (CDH )
      Colijo que jue para eso / que me llamó el juez un día / y me dijo que quería / hacerme a su lao venir, / pa que dentrase a servir / de soldao de polecía. / Y me largó una ploclama / tratándomé de valiente, / que yo era un hombre decente, / y que dende aquel momento / me nombraba de sargento / pa que mandara la gente. /
    • 1874 Alarcón, P. A. Sombrero [1993] Esp (CDH )
      Pero, en cambio (y es a lo que iba), Usía tiene una cara de muy buen ver.... lo que se llama una bella cara.... mientras que el tío Lucas se parece al sargento Utrera, que reventó de feo.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )
      Los antiguos patriotas chilenos no han olvidado sin duda las proezas del sargento Araya de Granaderos a caballo; porque entre aquellos veteranos la aureola de gloria solía descender hasta el simple soldado.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )
      Contábame el presbítero Meneses, cura que fue de los Andes, que después de la derrota de Cancha Rayada, el sargento Araya iba encaminándose a Mendoza con siete granaderos.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )
      Tratábase de detener al sargento Araya; pero una dificultad ocurría. ¿Quién se le acercaba? Una partida de sesenta hombres de milicias estaba a la mano; pero todos los soldados sabían que el prófugo era el sargento Araya, y habrían preferido mil veces atacar a los españoles, que a este león de los Granaderos.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )

      Tratábase de detener al sargento Araya; pero una dificultad ocurría. ¿Quién se le acercaba? Una partida de sesenta hombres de milicias estaba a la mano; pero todos los soldados sabían que el prófugo era el sargento Araya, y habrían preferido mil veces atacar a los españoles, que a este león de los Granaderos.

    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )
      Este sargento Araya, y un Lorca, también un valiente conocido en Chile, mandaban la fuerza que Aldao había puesto a las órdenes de Facundo.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 304 Ar (CDH )
      «¿Duerme, amigo? le pregunta en voz baja. — ¿Quién ha de dormir, señor, con esta cosa tan horrible? — ¿Con qué, no hay duda? ¡Qué suplicio el mío! — ¡Imagínese, señor, como estaré yo, que tengo que mandar dos postillones, que deben ser muertos también! Esto me mata. Aquí hay un niño que es sobrino del sargento de la partida, y pienso mandarlo; pero el otro... ¡a quién mandaré, a hacerlo morir inocentemente!»
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 305 Ar (CDH )
      ¿Qué muchacho es este? pregunta viendo al niño de la posta, único que queda vivo. Este es un sobrino mío, contesta el sargento de la partida; yo respondo de él con mi vida.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 305 Ar (CDH )
      — Santos Pérez se acerca al sargento, le atraviesa el corazón de un balazo, y en seguida desmontándose, toma de un brazo al niño, lo tiende en el suelo y lo degüella, a pesar de sus gemidos de niño que se ve amenazado de un peligro.
    • 1862-1875 Blest Gana, A. Martín Rivas [1983] Ch (CDH )

      — ¿Y qué, estáis pensando que yo te voy a mantener toda la vida? Las niñas se deben casar.

      — Mira, el oficialito tiene buen sueldo, y el sargento, que es pariente de la criada, me dijo que lo iban a ascender.

      — No todas encuentran marqueses como ésta —repuso Amador, dirigiendo la vista hacia Adelaida.

    • 1862-1875 Blest Gana, A. Martín Rivas [1983] Ch (CDH )

      Allí vino a consternarlos una noticia inesperada: dos sargentos del Valdivia, que había marchado en dos piquetes de este cuerpo a apoderarse del cuartel que ocupaba el batallón número tres de guardia nacional, acababan de insurreccionarse contra los oficiales que mandaron esa fuerza y disparado un tiro de fusil a cada uno de ellos, dejando muerto al uno y herido al otro gravemente, después de lo cual se habían dirigido con los piquetes a engrosar las filas del Gobierno.

    • 1876 Gorriti, J. M. Pozo [2002] Ar (CDH )
      — Qué flaco está el rancho, sargento Contreras —exclamó un mulato salteño, dirigiéndose a cierto hombrón de rostro bronceado y ondulosa cabellera, mientras revolvía un churrasco en las brasas del hogar.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )

      La mayor parte de éstos, especialmente los domingos, se componían de mozos españoles empleados en el comercio de pormenor de la ciudad, en las oficinas del gobierno, en la marina de guerra y en el ejército, pues por su calidad de solteros y por sus ocupaciones no podían usar carruaje y visitar el Prado en vehículo de alquiler; y si algún extranjero lo hacía por ignorancia de la regla o consentimiento del sargento del piquete de dragones que daba allí la guardia, llamaba la atención y excitaba la risa general del público.

    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] 216 Cu (CDH )

      El recreo se reducía a girar en torno de la estatua de Carlos III y la fuente de Neptuno cuando la concurrencia era corta; que cuando era mucha se extendía hasta la de los Leones u otro cualquier punto intermedio, donde el sargento del piquete calculaba que debía plantar uno de sus dragones, a fin de mantener el orden y de que se guardase la debida distancia entre carruaje y carruaje.

    • 1884 Cané, M. Juvenilia [1999] Ur (CDH )
      Cuando una llora más tarde el sargento de la partida osaba llegar a nuestro castillo y presentar sus quejas a las autoridades del colegio, ya éstas habían sido informadas por nosotros de los desafueros que, a causa del proceso pendiente, se habían permitido los seides del juez de paz de Belgrano.
    • 1884 Cané, M. Juvenilia [1999] Ur (CDH )

      Cuando una llora más tarde el sargento de la partida osaba llegar a nuestro castillo y presentar sus quejas a las autoridades del colegio, ya éstas habían sido informadas por nosotros de los desafueros que, a causa del proceso pendiente, se habían permitido los seides del juez de paz de Belgrano. El sargento salía corrido y las hostilidades tomaban un carácter feroz.

    • 1884 Ortega Munilla, J. Cleopatra [1993] Cu (CDH )

      A pesar de que las cartas de Cleo no tenían, por lo mismo, nada de artísticas, el duque conservaba en una preciosa cajita las pocas que le había escrito Cleo: tenía el instinto de la coquetería, que suplía en su alma al talento y la instrucción, y ese instinto le mandaba no prodigar su correspondencia que, a pesar de las elegantes cifras, lujosamente estampadas en los pliegos, y del perfume de violeta que los impregnaba, no parecía provenir de una mujer principal, sino de una fregona que usaba para escribir a un sargento el papel de su señora.

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Algunos de los hombres del comando subalterno, alféreces y sargentos, se habían reunido ya en la tienda, cuando Frutos llegó apresuradamente.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      En el escuadrón volante gozaban de esa fama, y una de ellas había merecido las jinetas de sargento. Esta cruda amazona llamábase Sinforosa.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )

      En este ataque recio que barrió el declive como una ola fragorosa, el teniente Prieto de patricios lleva en sus espaldas un cajón de municiones en defecto de mulas de carga; el sargento Rivadeneira empuja con sus manos las ruedas de una pieza entre las balas con impávido denuedo; los presbíteros Valentín Gómez y Santiago Figueredo con sus negras vestiduras se adelantan por el centro de la línea alentando en medio a la humareda los batallones a la victoria; y los jinetes de las alas precipitan por la ladera a punta de lanza la milicia urbana en desorden.

    • 1889 Rubén Darío Matuschka [1950] Cuentos Ni (CDH )

      Yo no sentía mi dolor: la patria rusa estaba victoriosa. En cuanto a mi hermano Iván, lo recuerdo muy bien. Al borde de un precipicio recibió un proyectil en el pecho, dió un grito espantoso y cayó, soltando el fusil, cuya bayoneta relampagueó en la humareda. Vi morir a otros; al buen sargento Lernoff, a Pablo Tenovitch, que tocaba tan bien el fifrey que alegraba las horas de vivac; ¡a todos mis amigos!

    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Uruguay (CDH )
      El sargento Joaquin hizo trotar á su caballo y al pasar por frente al nido de las Cachirlas, canturreó una vieja coplita, agregándole ecos de picaresca intencion...
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Anfiloquio Pérez, cabo del 2º de caballería, habiendo sorprendido in fraganti delito de adulterio a su mujer y un sargento, mató a éste: diez años.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      A fuerza de buen comportamiento logró captarse al fin el cariño de sus jefes, y a poco le ascendieron a sargento, con lo cual se le hizo más llevadero el rigor de la campaña, aunque el estado de su espíritu continuaba siendo el mismo.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )

      Había veces que se paraba en una esquina, y se quedaba horas enteras contemplando el horizonte, inmóvil, cejijunto, distraído. le soltó esto a quemarropa del modo más cordial:

      — ¡Sargento Felipe, albricias!
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      — Con que, sargento Felipe, vaya usted preparando las albricias —volvió a decirle el padre Vasconcelos con la mayor jovialidad, sobándose las manos y mirándole por encima de las enormes antiparras, que se le iban por la ternilla de la nariz abajo—.
    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (NTLLE)
      Sargento [...] m. Individuo de la clase de tropa, que tiene empleo superior al de cabo, y cuida, bajo la inmediata dependencia de los oficiales, del orden, administración y disciplina de una compañía o parte de ella.
    • 1905 Pz Galdós, B. Aita Tettauen [1905] Esp (CDH )

      Apliquémosla á esta campaña española en Africa: suponte que traemos hembras, á las cuales hay que llamar soldadas, sargentas y oficialas; supón que contra el orden natural sufrimos un revés... nos arrollan los moros, y después de matarnos y de quitarnos las armas, cargan con las señoras... ¡Bonita cosa, Juan!

    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )

      — ¡Apriesa, soldados, apriesa, que se nos ha levantado una galera!

      Sólo encontró en el trayecto una docena de infantes y al sargento Rivera, y con ellos llegó al muelle, saltó en la real y salió del puerto. Estaba la noche oscura, el mar picado y volaba la real con las farolas apagadas al impulso de sus remeros, estimulados por el gran premio ofrecido por Don Juan.

    • 1908 Ramírez F. Fontecha, A. A. Arbitraje Honduras Guatemala [1908] 202 Ho (CDH )
      Certificación de una partida del libro de cuentas de la Intendencia de Comayagua, correspondiente á 1789, en la que los Ministros de Real Hacienda se datan de 1675 pesos pagados á los oficiales, sargentos, tambores, cabos y soldados que sirvieron en el destacamento del cabo de Gracias á Dios, que no le fueron pagados en Trujillo por falta de caudales en la Tesorería subalterna de aquel puerto.
    • 1908 Ramírez F. Fontecha, A. A. Arbitraje Honduras Guatemala [1908] 203 Ho (CDH )
      Partida por 256 pesos entregados á los sargentos de Milicias de San Salvador Toribio Melara y Gregorio Merinos, para entregar al intendente de dicho San Salvador, correspondientes á la testamentaría del mencionado señor Vásquez y Aguilar.
    • 1889-1909 Echeverría, A. J. Poesías [1953] 246 Concherías CR (CDH )
      Recibido el documento / a la una y media pasada, / de las manos de un Sargento / de la segunda Brigada. / Juez me nombrasteis los dos; / no me debisteis nombrar, / quien os pudiera juzgar / es Federico Muñoz. /
    • 1889-1909 Echeverría, A. J. Poesías [1953] Concherías CR (CDH )
      Le dice el sargento Gil, / cuadrándose, al Capitán: / — Tengo arrestado a Fabián / por suciedá en el fusil; / y de la Banda a Sarmiento / porque según he notado, / tiene, por abandonado, / descompuesto el instrumento.
    • 1905-1909 Echeverría, A. J. Concherías [1953] Concherías CR (CDH )
      Muchachos —exclama el cabo— / tienen esta noche franca / pa salir o pa quedase; / pa lo que les dé la gana. / "Eso sí —dice el sargento— / que cuidado como faltan, / a la lista de las cinco, / porque mañana es la marcha. /
    • 1905-1909 Echeverría, A. J. Concherías [1953] Concherías CR (CDH )
      — ¡Viva el sargento Ledesma! / — ¡Que viva el cabo Peralta! / — ¡Viva! / — ¡Viva! / — ¡Viva! / — ¡Viva!... /
    • 1905-1909 Echeverría, A. J. Concherías [1953] 181 Concherías CR (CDH )
      Viendo que l'iba a matar / según a como le arriaba, / jui y yamé la polesía / por ver si lo sosegaban, / y me encontré, por jortuna / con el sargento Quesada / y con otro, uno bajiyo / que tiene un quite en la cara. /
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )

      Varias cosas sorprenden cuando se le trata: la figura marcial, de hombros atléticos y bigotes fornidos. Cuerpo excelente para un labrador o para un sargento de caballería. El doctor os alarga la mano, y tembláis al adivinar el apretón formidable.

    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      No son oradores ni capitalistas ni sargentos lo que nos hace falta, sino médicos, médicos amorosos cuyas manos a un tiempo curen y acaricien.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      Borrachos y todo, no se les borra el tradicional respeto al padre jesuita, luego al delegado del dictador, luego al sargento del mariscal, ahora al patrón y al jefe político, siempre al tirano o tiranuelo, grotesco señor feudal en cuyo blasón no hay más armas que el látigo.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      Recuérdese el caso del sargento cuyo martirio fue denunciado por el mismo órgano que ha sabido revelar todos los detalles del caso Jacks.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      En el escuadrón de seguridad los sargentos matan a los jefes.
    • 1911 Baroja, P. Árbol ciencia [1996] 59 Esp (CDH )

      Entre ellas llamaba la atención una rubia muy guapa, acompañada de su madre. La madre era una chatorrona gorda, con el colmillo retorcido y la mirada de jabalí. Se conocía su historia: después de vivir con un sargento, el padre de la muchacha, se había casado con un relojero alemán, hasta que éste, harto de la golfería de su mujer, la había echado de su casa a puntapiés.

    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )

      Ese año aumentó la concurrencia de muchachas en Regina, que siempre fue la iglesia predilecta; ¡había que ver a Pancho Peynado y a Lucas T. Gibbes, el más largo sargento que haya sido uniformado y con el fusil terciado!

    • 1914 Unamuno, M. Niebla [1995] 174 Esp (CDH )

      Y así rodando de casa en casa fue a dar a la de una venerable patrona, ya entrada en años, mayor que él, que como sabes, más cerca anda de los sesenta que de los cincuenta, y viuda dos veces; la primera, de un carpintero que se suicidó tirándose de un andamio a la calle, y a quien recuerda a menudo como suRogelio, y la segunda, de un sargento de carabineros que le dejó al morir un capitalito que le da una peseta al día.

    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )

      — ¡Maldita sierra! ¡Sólo el diablo no se perdería!

      — Se perdería, mi sargento, si viniera de borracho como tú...

      Uno llevaba galones en los hombros, el otro cintas rojas en las mangas.

    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      — ¡Mira no más qué chapetes, sargento!...
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      — Señora, ¿cómo se llama este ranchito? —preguntó el sargento.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Ya sabes, sargento, si he de irme al infierno, nunca mejor que ahora..., que voy en buen caballo.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Sargento, tráeme una botella de tequila; he decidido pasar la noche en amable compañía con esta morenita... ¿El coronel?... ¿Qué me hablas tú del coronel a estas horas?... ¡Que vaya mucho a...!
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Anda, sargento, dile al cabo que desensille y eche de cenar.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Oye, chatita, deja a mi sargento que fría los blanquillos y caliente las gordas; tú ven acá conmigo.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Sargento, mi botella, mi botella de tequila.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      — ¡Demetrio Macías! —exclamó el sargento despavorido, dando unos pasos atrás.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )

      — Y no sólo los respeto, sino que también los quiero... Aquí tiene la mano de un amigo... Está bueno, Demetrio Macías, usted me desaira... Es porque no me conoce, es porque me ve en este perro y maldito oficio... ¡Qué quiere, amigo!... ¡Es uno pobre, tiene familia numerosa que mantener! Sargento, vámonos; yo respeto siempre la casa de un valiente, de un hombre de veras.

    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      En vano un viejo sargento increpa a los soldados y los injuria, con la esperanza de una reorganización salvadora.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      — ¡No me mates, padrecito! —implora el viejo sargento a los pies de Demetrio, que tiene su mano armada en alto.
    • 1918 Burgos, C. Anticuarios p. 16 Esp (BD)
      De haber muerto antes la madre de Adelina debiera haberle dejado viudedad de capitán a su esposo, porque el verdadero capitán era ella: llamaba a todos los que no pertenecían al ejército paisanos; y exigía el respeto gerárquico de las tenientas, sargentas y cabas, lo mismo que ella sabía tenérselo a las coronelas y generalas.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Hizo una señal al sargento. Este, de antemano ya instruido, casi ebrio con el vino del terrateniente, llamó a dos soldados, y juntos arrastraron por los pies a uno de los que Pantoja señaló como principal cabecilla, le desnudaron por completo y le tendieron sobre el césped chamuscado del patio, cogiéndole cada uno por un brazo, mientras que el sargento cabalgaba en el cuello del peón, manteniendo inmóvil la cabeza bajo el peso de su cuerpo.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Este, de antemano ya instruido, casi ebrio con el vino del terrateniente, llamó a dos soldados, y juntos arrastraron por los pies a uno de los que Pantoja señaló como principal cabecilla, le desnudaron por completo y le tendieron sobre el césped chamuscado del patio, cogiéndole cada uno por un brazo, mientras que el sargento cabalgaba en el cuello del peón, manteniendo inmóvil la cabeza bajo el peso de su cuerpo.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )

      Los soldados, excitados por la promesa de una buena prima y con el alma sorda a los sufrimientos de los indios sus pares, así lo hicieron, y a poco blanquearon los huesos. El paciente no daba señales de vida. Sólo de rato en rato un ronco gemido se escapaba de su pecho.

      — ¿Cuántos van, sargento?

      — Setecientos, teniente.

      — Bueno, basta; ahora a otro.

    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] 216 Esp (CDH )
      Mordí en una llaga viva del corvejón de un mulo, y su brinco derribó al jinete y se le sintió crujir al desnucarse. No se me olvida. Entonces me embistió un sargento viejo gritando: «¡Ya tengo un ciempiés!» Y me desgarró la cara, cosiéndomela con una espiga verde que traía el filo de su lanza.
    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] Esp (CDH )
      Si como yo lo contemplas, puedes conmoverte de felicidad, no siendo dichoso; una felicidad buena y triste en que se sienten muchas cosas sin pensar nada concreto. Pero, principalmente, tú necesitas oficio; oficio por ti, que te mida tu tiempo y tu conciencia; oficio por los hombres, para que no seas sólo un acuchillado por un sargento y para que si todavía has de parecer vestido como un cadáver, que ese cadáver seas tú y no uno de los que amortaja tu madre.
    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] 300 Esp (CDH )
      Vio la lanza del sargento descarnando y vaciando el cráneo de «Cara-rajada». *
    • 1923 Bañados, G. M. Dicc marítimo militar chileno Ch (BD)
      Sargento. Empleo militar inferior a los suboficiales y sobre los cabos. Los hay primeros y segundos.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )

      — Afortunadamente —agregó el bellaco—, el Perú atenderá nuestra iniciativa patriótica: le hemos pedido a la autoridad que nos militarice las cuadrillas, mediante la dirección de oficiales y sargentos, a quienes pagaremos con mano pródiga su permanencia en estos confines, con tal que sirvan a un mismo tiempo de fiscales para la empresa y de vigilantes en las estradas. De esta suerte el gobierno tendrá soldados, los trabajadores garantías innegables y los empresarios estímulo, protección y paz.

    • 1920-1924 Valle-Inclán, R. M. Luces Bohemia [1995] Esp (CDH )

      DORIO DE GADEXPrecisamente ahora está vacante el sillón de Don Benito el Garbancero.

      MAXNombrarán al Sargento Basallo.

    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Ar (CDH )
      Acompañados por un sargento pasamos junto a los hangares cerrados, y en la cuadra nos vestimos con ropa de fajina.
    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Ar (CDH )
      Durante el ejercicio, por intermedio del sargento, había solicitado permiso al capitán Márquez, con objeto de pedirle consejo acerca de un mortero de trinchera que había ideado, para arrojar proyectiles que permitieran destruir mayor cantidad de hombres, que los "shrapnels" con sus explosivos.
    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Ar (CDH )

      — Todos los inviernos carneamos tres chanchos para la casa. Los demás se venden. Así a la tarde cuando hacía frío, entraba y me cortaba un pedazo de pan, después con el Ford me iba a recorrer...

      — Drodman, venga —me gritó el sargento.
    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Ar (CDH )

      Detenido frente a la cuadra me observaba con seriedad inusitada.

      — Ordene, mi sargento.

      — Vístase de particular y entrégueme el uniforme, porque está usted de baja.

    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Ar (CDH )

      — Vístase de particular y entrégueme el uniforme, porque está usted de baja.

      Le miré atento.

      — ¿De baja?

      — Sí, de baja.

      — ¿De baja, mi sargento? —temblaba todo al hablarlo.

      El suboficial me observó apiadado. Era un provinciano de procederes correctos, y hacía pocos días que había recibido el brevet de aviador.

    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Ar (CDH )

      El suboficial me observó apiadado. Era un provinciano de procederes correctos, y hacía pocos días que había recibido el brevet de aviador.

      — Pero si yo no he cometido ninguna falta, mi sargento, usted lo sabe bien.
    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Ar (CDH )

      — Así es, en el detalle me dijeron Silvio Drodman Astier... Aquí no hay otro Drodman Astier que usted, creo, ¿no?, así que es usted, no hay vuelta de hoja.

      — Pero esto es una injusticia, mi sargento.

      El hombre frunció el ceño y en voz baja confidenció:

      — ¿Qué quiere que le haga? Claro que no está bien... creo... no, no lo sé... me parece que el capitán tiene un recomendado... así me han dicho, no sé si es verdad, y como ustedes no han firmado contrato todavía, claro, sacan y ponen al que quieren.

    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Ar (CDH )

      — ¿Qué quiere que le haga? Claro que no está bien... creo... no, no lo sé... me parece que el capitán tiene un recomendado... así me han dicho, no sé si es verdad, y como ustedes no han firmado contrato todavía, claro, sacan y ponen al que quieren. Si hubiera contrato firmado no habría caso, pero como no está firmado, hay que aguantarse.

      Dije suplicante:

      — ¿Y usted, mi sargento, no puede hacer nada?
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Ve (CDH )
      «Destaqué al Sargento Ramón Valero con ocho soldados... conminando a todos ellos con la pena de ser pasados por las armas si no volvían a la formación con las lanzas teñidas en sangre enemiga... Volvían cubiertos de gloria y mostrando orgullosos las lanzas teñidas en la sangre de los enemigos de la patria.»
    • 1933 Arrocha Graell, C. HIndependencia Panamá [1973] Pa (CDH )
      3°. Que los individuos de tropa que guarnecían la plaza quedaban en absoluta libertad de tomar el camino que les conviniera; y en el caso que quisieran volver a España, se les prestaría todos los auxilios necesarios para su transporte hasta la isla de Cuba, y se les guardarían los honores de la guerra para que siguiesen a los puertos de Chagres o Portobelo, luego que los castillos estuvieran en poder del nuevo gobierno, obligándose todos los oficiales, sargentos y soldados, bajo juramento debido, seguir tranquilos, no hacer extorsión ninguna, ni tomar las armas contra los estados independientes de América, durante la guerra. /
    • 1933 Blanco Fombona, R. Camino Imperfección [1991] Ve (CDH )
      Entre la reja y los visitantes, un claro, donde sitúan un banco, y donde inspeccionan cuanto ocurre un sargento y dos números de tropa. Entre la guardia y los visitadores se erige el obstáculo —colocado ese día al efecto— de una baranda. Así pues, los reclusos y sus deudos o amigos no se ponen nunca en contacto, y tienen que hablarse en alta voz.
    • 1933 Blanco Fombona, R. Camino Imperfección [1991] Ve (CDH )
      El sargento de guardia examina los presentes uno a uno; y luego, uno a uno, los entrega, a la vista de todos, a cada destinatario.
    • 1933 Blanco Fombona, R. Camino Imperfección [1991] Ve (CDH )
      ¿Qué se puede esperar, en efecto, de un hombre del calibre moral de éste, de un sargentón ignaro y vil?
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )

      Un piquete de gendarmes azuleó por el caserío. Rosendo los vio llegar pensando que sin duda iban a hacer el espectáculo de buscar al Fiero Vásquez. Eran diez, armados de rifles y comandados por un sargento.

    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )

      Un piquete de gendarmes azuleó por el caserío. Rosendo los vio llegar pensando que sin duda iban a hacer el espectáculo de buscar al Fiero Vásquez. Eran diez, armados de rifles y comandados por un sargento. Se plantaron ante la casa del alcalde y el sargento dijo, sacando un papel:

      — Oye, alcalde, haz llamar inmediatamente a estos doce hombres.

    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )

      Rosendo despachó a su yerno y Juanacha para que llamaran a los buscados. Después de un rato, ellos acudieron seguidos de sus familiares, y el sargento los formó en fila. Espejeaba la angustia en las pupilas.

    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )

      El puente azuleaba de los gendarmes que tenían la consigna de impedir el paso. Los mineros avanzaron resueltamente y el sargento que mandaba el pelotón se adelantó diez pasos, desenvainando el sable:

      — ¡Atrás!

      — Voy a pasar —arguyó Alemparte con voz enérgica—, soy un ciudadano libre, y, además, como Secretario General del Sindicato debo pasar...

    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Como soldado, supo lo que eran las patadas y los arrestos, pero cuando ascendió a cabo pudo repartirlos a su vez y ya de sargento se desquitó con los mismos que lo hicieron sufrir.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] 356 Pe (CDH )
      "Benito es mi hermano y nos parecemos" —explicó el sargento.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      En mi regimiento había un sargento Palomino, muy veterano, que estuvo en el sur, baleando indios sublevados en Huancané.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )

      La mirada del Auditor dividió como un rayo a niña Fedina. Un oficial y un sargento la habían traído casi a la fuerza adonde él vociferaba.

      — ¡Perra!... —le dijo y, sin dejar de mirarla, añadió—: ¡Haremos cantar a ésta! ¡Teniente, tome diez soldados y llévela deprisita adonde corresponde! ¡Incomunicada!, ¿eh?...

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )

      El Auditor ordenó que se catearan las casas vecinas a la del general. Grupos de soldados, al mando de cabos y sargentos, se repartieron por todos lados. Registraban patios, habitaciones, dependencias privadas, tapancos, pilas. Subían a los tejados, removían roperos, camas, tapices, alacenas, barriles, armarios, cofres. Al vecino que tardaba en abrir la puerta se la echaban abajo a culatazos. Los perros ladraban furibundos junto a los amos pálidos.

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )

      — ¡Vaya, señora! Señora, siga su camino; ligerito siga su camino; ¿o no tiene oficio? —le gritó un sargento.

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )

      — ¡Llevo instrucciones confidenciales del Señor Presidente... y usted será responsable!...

      — ¡Sargento, registre al señor!... ¡Vamos a ver quién puede más!

      Un individuo con la cara disimulada en un pañuelo surgió de la sombra, alto como Cara de Ángel, pálido como Cara de Ángel, medio rubio como Cara de Ángel; apropióse de lo que el sargento arrancaba al verdadero Cara de Ángel (pasaporte, cheques, argolla de matrimonio —por un escupitajo resbaló dedo afuera el aro en que estaba grabado el nombre de su esposa—, mancuernas, pañuelos...) y desapareció en seguida.

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )

      Un individuo con la cara disimulada en un pañuelo surgió de la sombra, alto como Cara de Ángel, pálido como Cara de Ángel, medio rubio como Cara de Ángel; apropióse de lo que el sargento arrancaba al verdadero Cara de Ángel (pasaporte, cheques, argolla de matrimonio —por un escupitajo resbaló dedo afuera el aro en que estaba grabado el nombre de su esposa—, mancuernas, pañuelos...) y desapareció en seguida.

    • 1946 Gambetta Bonatti, N. DiccMilitar Pe (FG)
      Sargento.—Abreviación de la clase de sargento segundo entre los individuos de tropa, superior al cabo e inferior al sargento primero.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      Esperaba callado como si un sargento me vigilase por las rendijas, pero sentía una profunda confianza en que desde allí se vencía el peligro con más puntería.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] 91 Ar (CDH )

      Apenas el alma de don Martín ha subido al cielo entre una furiosa trompetería de ángeles, la batalla se hace general y tremenda: el aire se nubla con el polvo que levantan los combatientes, y el sol mismo detiene su carro para mirar. Pero el son de un galope lejano se oye de súbito: ¡es el sargento Pérez, de la Comisaría 21, que acude a la refriega montado en su tordillo! La lucha cesa como por arte de magia: huyen los tirios y troyanos.

    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Ar (CDH )
      ¿Te acordás cuando el sargento de la 21 te serruchó los tacos y te cortó la melena?
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Ar (CDH )
      En cuanto a mis experiencias de lo heroico, se redujeron a una versión antojadiza del Combate de San Lorenzo, en la que yo, actuando como sargento Cabral, me dejaba caer desde la techumbre del gallinero hasta un destripado colchón en desuso, no sin exclamar las históricas palabras: "¡Muero contento, hemos batido al enemigo!"
    • 1949 Ayala, F. Cabeza cordero [1993] Esp (CDH )
      Y me veía a mí mismo llegar, el día en que aparecí con mis galones de sargento, unos galones anchos, dorados, del codo al puño, recién cosidos sobre la manga en el lugar de los rojos galones de cabo que sólo había llevado un par de semanas, y recibir, entre avergonzado y orondo, la ovación humorística con que la peña me acogía.
    • 1949 Ayala, F. Cabeza cordero [1993] Esp (CDH )

      Recordé, incluso, la broma que me gastó Abeledo: «ahora —me dijo— tendré que cuadrarme todos los días delante de ti antes de tomar el café. ¡A la orden, mi sargento!», y se cuadró, payasesco, la mano en la sien, según el reglamento ordena —lo que me pareció un poco tonto y embarazoso, pues estábamos en lugar público, y yo, en realidad, era al final de cuentas un sargento, y él un soldado raso de uniforme.

    • 1949 Ayala, F. Cabeza cordero [1993] Esp (CDH )

      Recordé, incluso, la broma que me gastó Abeledo: «ahora —me dijo— tendré que cuadrarme todos los días delante de ti antes de tomar el café. ¡A la orden, mi sargento!», y se cuadró, payasesco, la mano en la sien, según el reglamento ordena —lo que me pareció un poco tonto y embarazoso, pues estábamos en lugar público, y yo, en realidad, era al final de cuentas un sargento, y él un soldado raso de uniforme.

    • 1949 Ayala, F. Cabeza cordero [1993] Esp (CDH )

      También él estaba cumpliendo el servicio militar; lo hacíamos ambos en el mismo regimiento, aunque pertenecíamos a compañías diferentes; pero a él no le convino ascender a sargento, pues, mal que bien, seguía atendiendo a sus tareas como reportero de La Hoja Compostelana, y el sueldecillo corría; el redactor-jefe, hombre bondadoso, cubría la falta si acaso no llegaba la información de la Casa de Socorro o de la Comisaría, y, por otra parte, en el cuartel su condición de periodista no dejaba de proporcionarle algunas consideraciones especiales y ciertas ventajas, a cambio de envidiejas y zancadillas menudas.

    • 1949 Ayala, F. Cabeza cordero [1993] Esp (CDH )
      Yo sí, me había presentado a examen de sargentos, y ahí estaba, dispuesto para recibir a pecho descubierto el fuego graneado que la tertulia, con su gran zalagarda, me disparaba.
    • 1950 Fdz-Flórez, D. Lola [1950] Esp (CDH )

      Bajó Juan del coche, sorprendido, y entró en la venta, que estaba llena de guardias, a enseñar su documentación. Debió mostrarla muy buena, pues cuando yo entrara tras él vi que un sargento lo saludaba con respeto. Tanto, que nos acompañó él mismo hasta el coche, disculpando la molestia.

    • 1950 Fdz-Flórez, D. Lola [1950] Esp (CDH )

      Entonces Juan le preguntó la causa de todo aquel aparato y el guardia se puso algo misterioso y no quiso declararla. Pero Juan se apartó un poco con él y, a la luz de los faros, le enseñó un papel que sacó de la cartera. El sargento se ablandó y lo soltó todo.

    • 1950 Fdz-Flórez, D. Lola [1950] 423 Esp (CDH )
      Y desde las tres andaban los civiles trajinando la carretera tras la banda de atracadores, que iban muy bien armados, según el sargento.
    • 1950 Fdz-Flórez, D. Lola [1950] Esp (CDH )
      Decidimos seguir, porque, además, el sargento nos dijo que probablemente la banda había huído hacia Cuenca, en el coche que debían tener, y que para Valencia la carretera estaba libre de bandidos.
    • 1950 Fdz-Flórez, D. Lola [1950] Esp (CDH )
      Pero allí no había sargento, Juan no enseñó el papel, sin duda por no sacarlo de su escondite, y nos atendieron mal.
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Ella había atisbado un nuevo cielo a través de los ojos cargados de malicia de uno de los sargentos de la ciudad, un mocetón que parecía tener dormido al diablo en las yemas de sus dedos, cuando se los deslizaba —¡el muy pícaro!— por debajo de la enagua.
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Le parecía sentir los dedos hábiles de su querido sargento haciéndole deliciosas cosquillas.
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Al aproximarse distinguió a su amigo, el sargento, que con varios hombres trataba de lazar algo que medio flotaba en las aguas.
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      El sargento la miraba con los ojos medio turbios y ella sentía entonces que el dolorcillo sordo de los riñones se le convertía en una como cosquilla deseable...
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Sargento Gómez...
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      — ¡Sargento Gómez...
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 130 Cu (CDH )
      Los soldados empezaron a progresar lentamente, tras de las columnas de los soportales, alcanzando el lugar en donde estaba la tienda. Los francotiradores habían abandonado el tejado y las tropas regulares cubrían ahora el tramo de calle que me tocaba atravesar. Haciéndome acompañar por un sargento llegué por fin al hotel.
    • 1953 Rulfo, J. Llano en llamas [1992] Mx (CDH )

      — ¡Diles*que no me maten, Justino! Anda, vete a decirles eso. Que por caridad. Así diles. Diles que lo hagan por caridad.

      — No puedo. Hay allí un sargento que no quiere oír hablar nada de ti.

    • 1953 Rulfo, J. Llano en llamas [1992] Mx (CDH )

      — Anda, Justino. Diles que tengan tantita lástima de mí. Nomás eso diles.

      Justino apretó los dientes y movió la cabeza diciendo:

      — No. *

      Y siguió sacudiendo la cabeza durante mucho rato.

      — Dile al sargento que te deje ver al coronel. Y cuéntale lo viejo que estoy. Lo poco *que valgo. ¿Qué *ganancia sacará con matarme? Ninguna ganancia. Al fin y al cabo *él debe de tener un alma. Dile que lo haga por la bendita salvación de su alma.

    • 1953 Rulfo, J. Llano en llamas [1992] Mx (CDH )

      — Pregúntale que si ha vivido alguna vez en Alima —volvió a decir la voz de allá adentro.

      — ¡Ey, tú! *¿Que si has habitado en Alima? —repitió la pregunta el sargento que estaba frente a él.

    • 1953 Rulfo, J. Llano en llamas [1992] Mx (CDH )
      El de la migración se me arrimó por la tarde. / — ¡Ey, tú!, ¿qué haces aquí? / — Pos estoy cuidando este muertito. / — ¿Tú lo mataste? / — No, mi sargento —le dije. / — Yo no soy ningún sargento. ¿Entonces quién? /
    • 1953 Rulfo, J. Llano en llamas [1992] Mx (CDH )
      El de la migración se me arrimó por la tarde. / — ¡Ey, tú!, ¿qué haces aquí? / — Pos estoy cuidando este muertito. / — ¿Tú lo mataste? / — No, mi sargento —le dije. / — Yo no soy ningún sargento. ¿Entonces quién? /
    • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [1950-1964] (FG)
      sargento [...] Mil. Esta clase de tropa, cuya creación en España data de 1494, se desdobló en 1760 en otras dos denominadas SARGENTO primero y SARGENTO segundo, de los que había uno y tres [...] por compañía.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Ar (CDH )

      Del otro lado de la puerta, Hladík había previsto un laberinto de galerías, escaleras y pabellones. La realidad fue menos rica: bajaron a un traspatio por una sola escalera de fierro. Varios soldados —alguno de uniforme desabrochado— revisaban una motocicleta y la discutían. El sargento miró el reloj: eran las ocho y cuarenta y cuatro minutos. Había que esperar que dieran las nueve.

    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Ar (CDH )
      Varios soldados —alguno de uniforme desabrochado— revisaban una motocicleta y la discutían. El sargento miró el reloj: eran las ocho y cuarenta y cuatro minutos. Había que esperar que dieran las nueve. Hladík, más insignificante que desdichado, se sentó en un montón de leña. Advirtió que los ojos de los soldados rehuían los suyos. Para aliviar la espera, el sargento le entregó un cigarrillo.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Ar (CDH )

      El piquete se formó, se cuadró. Hladík, de pie contra la pared del cuartel, esperó la descarga. Alguien temió que la pared quedara maculada de sangre; entonces le ordenaron al reo que avanzara unos pasos. Hladík, absurdamente, recordó las vacilaciones preliminares de los fotógrafos. Una pesada gota de lluvia rozó una de las sienes de Hladík y rodó lentamente por su mejilla; el sargento vociferó la orden final.

    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Ar (CDH )
      El brazo del sargento eternizaba un ademán inconcluso. En una baldosa del patio una abeja proyectaba una sombra fija. El viento había cesado, como en un cuadro. Hladík ensayó un grito, una sílaba, la torsión de una mano. Comprendió que estaba paralizado. No le llegaba ni el más tenue rumor del impedido mundo.
    • 1955-1956 Guerra Navarro, F. Memorias Pepe Monagas [1958] p. 170 Esp (BD)
      —¡Suculúm!— dijo el jefe, a modo de parte de la victoria. —¿Qué hasemos ahora, mi sagento?— preguntó mi viejo admirado.—No se bote, que ya dispondremos... ¿Quién estaba aquí desde el emprinsipio?
    • 1956 Schz Ferlosio, R. Jarama [1994] Esp (CDH )

      Una tarde con mi tío Javier y con otro sargento, cuando estaba mi tío en Vicálvaro destinado; querían mirar a ver si había perdices. Cógete a mí, si pisas mal. Tú nada más por el surco, por el surco, un pie detrás del otro; ya verás como así no tropiezas.

    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] 58 Esp (CDH )
      De este Romualdo Mistal, pongo por caso, cuento la vida desde que fue a servir al Rey, y de cómo lo enamoraba la mujer de un sargento de tambores, y cómo encontró en la calle dos onzas de oro, que fue con lo que puso en Manzanal la tienda...
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )

      No dispararon mientras los guardias hacían alto en el recodo del camino, donde comienza el trecho plano que desemboca en el puente. El sargento cruzó al galope el camino y el puente; le siguieron los guardias. Subieron al trote la cuesta. Muy arriba, colgando de un molle, encontraron los dos fusiles.

    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      Tengan presente que una de ellas está herida —había ordenado el sargento al guardia más antiguo, a un tal Zamalloa, apodado "El Machete".
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )

      Fui a ver el cuartel. Lo estaban pintando. Diez hombres le echaban pintura con unos hisopos de pellejos amarrados en el extremo de largos palos de maguey. En la puerta hacían guardia dos soldados; un sargento observaba el campo, apoyándose contra la pared, en la sombra.

    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      Un sargento los arreaba, vigilándolos.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      El sargento le dio un puntapié.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      En la esquina de la plaza, el sargento hizo que la tropa se desviara a la izquierda.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      El director tenía dos galones dorados, de sargento; era muy alto; una hermosa barriga le daba solemnidad a su gran estatura.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      Le rogaré al Sargento —me dijo, comprendiendo que yo dudaba.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      ¿Y que un sargento no alcanzaba nunca ese temple, aunque en las guerras se enfurecían más que los coroneles y destripaban a los cristianos con los cuchillos que llevaban en los desfiles a la punta de los máuseres?
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      Muy abajo, me encontré con una tropa de guardias y un sargento.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      — ¡Mire! —me dijo el Sargento.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      — ¡Mire! —repitió el Sargento—.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      — ¿Quién es usted? —me preguntó el Sargento.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      — Yo voy con ellos, Sargento.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      — Sí, Sargento.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      Pero se enfrió al saber, por mí, que los indios avanzaban, que el Sargento trataba de regular la marcha para hacerlos llegar a media noche.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      Esperaremos en el Colegio hasta que llegue el mensajero del Sargento.
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] 259 Mx (CDH )

      [...] la noche de mayo en que la independencia se viste de carnaval para que un sargento imperial y su turba oscura y su gente decente que ilumina las fachadas alumbren al Momo que ha traficado con todas las semillas y todas las hambres y todas las banderas; [...].

    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — ¡Viva el sargento Crisanto Villalba! —gritó Corazón Cabral, para zanjar de algún modo la situación.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — ¡Jho..., sargento Villalba, héroe del glorioso Boquerón! —halagó Eligio Brisueña—.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      ¡Tan siquiera el sargento Crisanto Villalba no salió orejano en la baraja de las condecoraciones!
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )

      Entonces las envolvió de nuevo en el sobado trozo de diario con prolijos dobleces, de modo que no se tocaran entre sí. Alzó la bolsa sobre las rodillas y guardó el paquetito. Escuché otra vez el blando ruido en el fondo y vi de refilón unos bultos oscuros como locotes secos. Todo el desmedrado «requecho»del sargento.

    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — ¡Jho..., sargento Villalba..., héroe de Algodonal y Mandevú-pecuá! —lo vitoreó Corazón.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )

      — Irás a ver en mi nombre al sargento de la jefatura. El te dará ayuda... —se veía que él mismo no estaba muy seguro de lo que decía. Sus palabras se apagaron en un murmullo difuso.

    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Se presentaron como un solo hombre en correcta formación por escuadras a ese valeroso capitán del ejército, tan distinto a los otros, que no había trepidado en salir en defensa de los esquilmados y oprimidos. Díaz los recibió como un hermano, no como un jefe; los ubicó en el plan de acción y confirmó en el mando de sargento de la compañía de ladrilleros al vivaz y enérgico mocetón, que se convirtió en su brazo derecho.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      El abrazo de la selva para retenerlo era tenaz, como tenaz había sido la voluntad del sargento para traerlo hasta allí.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] 185 Py (CDH )
      Allí el sargento Amoité, cada vez más lejano, habría borroneado sus croquis de campaña corrigiéndolos incansablemente.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] 206 Py (CDH )
      Yo pensé que estaba mirando cómo el sargento hacía tornear a su malacara mientras lo llevaba, sin poder decir nada.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Los tres hombres, al mando de un sargento, partieron casi a rastras, pero alegres.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — ¿Por qué tardó en presentarse sargento Aquino?
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Al sargento le costaba expresarse en castellano.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Era mucho más pequeño que el sargento, pero en los movedizos ojos pardos se almacenaba una gran energía y sin duda un implacable sentido del deber.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — Le pido que me deje ir a mí —dijo de repente el sargento.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      El sargento se encaminó hacia el hospital.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      El sargento dio un rodeo por entre el gimiente amontonamiento, y entró.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — Hay apuro —dijo el sargento.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      El sargento estalló en una carcajada.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      ¡Con boleta de ida solamente! —ironizó el sargento, con un visaje.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      El practicante regresó con el jefe del servicios, que se puso a discutir con el sargento.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      El sargento apareció bajando la pendiente.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      El hombre ahorquetado sobre el depósito se volvió algo incrédulo hacia el sargento.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — ¡Silencio! —tronó el sargento, que se había vuelto a mirar de reojo a Jara, mientras se iba alejando por la cuesta.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — ¿Por qué, mi sargento?
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — No, mi comandante —respondió el sargento Aquino impávido—.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — Mediante eso se salvó de recular el Comando... —fanfarroneaba después el sargento Aquino, al referir el episodio.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )

      — Conténtese con eso. Yo buscaré un reemplazo para el sargento Aquino. ¡Es una gran pérdida para nosotros..., justo en estos momentos. ¡Vaya no más! El le ayudará a llegar —dijo señalando un hombre esquelético—. Sargento Mongelós, indíquele el camino de su batallón. ¡Y buena suerte!

    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Sargento Mongelós, indíquele el camino de su batallón.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      ¡El sargento Crisanto Villalba!...
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      — ¡Tres hurras al valiente hijo del pueblo, al invicto sargento Jocó! —volvió a gritar Corazón, entusiasmado con el éxito—.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Cuchuí apresó dos de ellas y las pegó al pecho con saliva sobre las manchitas del mal, mientras el sargento, de rodillas, cargaba su caramañola.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Una tras otra, el sargento arrojó contra la imaginaria posición enemiga las doce bombas de mano que había traído del Chaco como reliquias.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      ¿Y si después de todo lo que el sargento había hecho volar eran los restos de su propia alma?
    • 1961 Caro Baroja, J. Brujas [1966] Esp (CDH )
      Fueron los alcaldes ordinarios Sancho de Ubilla y Domingo de Abadía los que lo comenzaron tomando primero declaración, ante el escribano Domingo de Aramburu a una niña de trece años llamada Isabel García, hija del sargento Diego García y de Magdalena de Lizarraga.
    • 1941-a1961 Guerra Navarro, F. Cuentos Pepe Monagas [1976] Esp (CDH )

      Alcanzó tal grado la pachorra del hombre, que ya no se alzaba ni para saludar y dar la novedad a los sargentos.

      — Asquí rría no pasa naíta este mundu, mi sagentu —decía, bien arrepollinado, sin que ninguno de sus superiores se atreviera a reprocharle los abandonos y descomedimientos.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 342 Ar (CDH )
      Y Frías y Lacasa y Olmos miran a su jefe, temerosos de que haya despertado, pero felizmente sigue soñando, cuidado por su sargento Sosa, el sargento invariable y eterno, inmune a todos los poderes de la tierra y del hombre, estoico y siempre callado. /
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 342 Ar (CDH )
      Y Frías y Lacasa y Olmos miran a su jefe, temerosos de que haya despertado, pero felizmente sigue soñando, cuidado por su sargento Sosa, el sargento invariable y eterno, inmune a todos los poderes de la tierra y del hombre, estoico y siempre callado. /
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Ar (CDH )
      En el zaguán, bañado en sangre, yace el cuerpo del general. Arrodillada a su lado, abrazada a él, llora Damasita Boedo. El sargento Sosa mira aquello como un niño que ha perdido su madre en un terremoto. /
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Ar (CDH )
      Y cuando el nuevo día amanece reinician la marcha hacia el norte. / El alférez Celedonio Olmos cabalga ahora al lado del sargento Aparicio Sosa, que marcha callado y pensativo. / El alférez lo mira. Durante días se ha venido preguntando.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 356 Ar (CDH )
      Ciento setenta y cinco hombres galopando furiosamente durante siete días por un cadáver. / «Nunca Oribe tendrá la cabeza», le ha dicho el sargento Sosa. Así que en medio de la destrucción de aquellas torres el alférez adolescente empezaba a entrever otra; refulgente indestructible.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 360 Ar (CDH )
      Y tú, Aparicio Sosa, que nunca intentaste entender nada, porque simplemente te limitaste a serme fiel, a creer sin razones en lo que yo dijera o hiciese, tú, que me cuidaste desde que fui un cadete mocoso y arrogante; tú, el callado sargento Aparicio Sosa, el negro Sosa, el picado de viruelas Sosa, el que me salvó en Cancha Rayada, el que nada tiene fuera del amor a este pobre general derrotado, fuera de esta bárbara y desgraciada patria: querría que pensaran en ti. /
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 361 Ar (CDH )
      Pero vacilan con el tachito, hasta que Danel lo entrega a Aparicio Sosa, el más desamparado por la muerte de su jefe). / «Sí, compañeros, al sargento Sosa. Porque es como decir a esta tierra, esta tierra bárbara, regada con la sangre de tantos argentinos.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 361 Ar (CDH )
      Sí, sargento Sosa: sos esta tierra, esta quebrada milenaria, esta soledad americana, esta desesperación anónima que nos atormenta en medio de este caos, en esta lucha entre hermanos». /
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Ar (CDH )
      Todos miran hacia el sur. También el sargento Aparicio Sosa, con su tachito, con aquel corazón apretado contra su pecho, mira hacía allá. /
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 175 Mx (CDH )
      Y el sargento que al anochecer salió a caballo, cargando con las cantimploras de todo el destacamento, hacia el riachuelo que se derrumbaba por las rocas y se agotaba al primer contacto con el desierto, no lo encontró.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] Mx (CDH )
      El sargento Robaina, de la vieja tropa santanista, ha encontrado eso que ustedes tanto han buscado, el cadáver del coronel Menchaca, en el cementerio de Campeche.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] Mx (CDH )
      Otro soldado, que vio donde enterraron sin losa a tu padre, se lo dijo al sargento cuando lo mandaron de guarnición al puerto.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] Mx (CDH )
      Y el sargento, burlando a la comandancia, robó de noche los huesos del coronel Menchaca y ahora aprovecha que lo trasladan a Jalisco para pasar por aquí y entregarles los restos.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 298 Mx (CDH )
      Había esa luna roja de la época más calurosa cuando llegamos a caballo al lugar. Allí estaba el sargento Robaina, a quien recordábamos de niños, apoyado contra aquel percherón. Los dientes le brillaban como arroz, igual que los bigotes blancos.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 298 Mx (CDH )
      Atanasio lo abrazó y el sargento se rió como nunca; hasta chifló de risa, y es cuando salieron de la maleza los cuatro hombres, bien brillantes bajo la luna, porque andaban todos de blanco.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 298 Mx (CDH )
      ¡Las ánimas benditas! —gritó con su voz risueña el sargento,— ¡las ánimas benditas pa' los que no se contentan con haber perdido y andan queriendo recobrarlo! y luego cambió de cara y también avanzó hacia Atanasio.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 299 Mx (CDH )
      Y por algo, al mes, el general Porfirio Díaz visitó la nueva casa grande de la región. Ni la burla perdonaron. Con el cadáver mutilado de Atanasio me entregaron unos huesos de vaca, una gran calavera con cuernos: lo que el sargento traía en su mochila. Yo sólo colgué aquella escopeta cargada a la entrada de la casa, ¿quién sabe?, como un acto de homenaje al pobre Atanasio.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )

      Me presentó a los señores, al Balafré, que dirigía la defensa por Enrique II, con el título de teniente general del rey en los Tres Obispados. Francisco de Guisa me impresionó con su energía ágil. Abría trincheras él mismo, junto a la soldadesca, y bebía jarros de vino con los sargentos.

    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )

      — ¿Tienes cigarrillos? —preguntó el Jaguar. Estaba sentado en la cama, apoyaba la espalda en la pared y Alberto podía distinguir claramente la mitad de su rostro, que caía dentro de la superficie de luz que bajaba de la ventana; la otra mitad era sólo una mancha.

      — No —dijo Alberto—. El sargento me traerá uno más tarde.

    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )
      Entró el sargento y preguntó: "¿qué le pasa a éste?". "Se ha caído, mi sargento, le dije. ¿No es verdad que te has caído?" Y el maricón dijo: "no, usted me ha roto la cabeza de un palazo, mi cabo".
    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )

      Entró el sargento y preguntó: "¿qué le pasa a éste?". "Se ha caído, mi sargento, le dije. ¿No es verdad que te has caído?"Y el maricón dijo: "no, usted me ha roto la cabeza de un palazo, mi cabo".

    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )
      El sargento me trajo a la Prevención y mandó al bruto ése a la enfermería. Aquí me tienen hace cuatro días. A pan y agua. Tengo mucha hambre, cadete.
    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )

      — ¿Por qué no has pasado parte?

      — Sí he pasado, mi teniente —dijo—. Treinta y dos camas. Treinta y dos roperos. Sólo que entregué el parte al sargento.

    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )
      Sargento —dijo el oficial—. Póngalo con el cadete que trajeron del calabozo del estadio. Necesito espacio para los soldados castigados por el capitán Bezada. — Se rascó la cabeza—. Esto se está convirtiendo en una cárcel. Ni más ni menos.
    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )

      El sargento, un hombre macizo y achinado, asintió. Abrió la puerta del calabozo y la empujó con el pie.

      — Adentro, cadete —dijo. Y añadió, en voz baja: — Estése tranquilo. Cuando cambie la guardia, le pasaré un fumatélico.

    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Pe (CDH )

      — Hola—dijo el Jaguar.

      No parecía sorprendido al verlo allí. El sargento había cerrado la puerta, el calabozo estaba en la penumbra.

      — Hola —dijo Alberto.

    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] Ar (CDH )
      La estupidez del héroe militar que salta con el polvorín, Cabral soldado heroico cubriéndose de gloria, insinuaban quizá una supervisión, un instantáneo asomarse a algo absoluto, por fuera de toda conciencia (no se le pide eso a un sargento), frente a lo cual la clarividencia ordinaria, la lucidez de gabinete, de tres de la mañana en la cama y en mitad de un cigarrillo, eran menos eficaces que las de un topo.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      — Es un individuo de cuidado —decía el sargento de los civiles—. Ayer noche lo descubrimos a varios kilómetros de aquí, cuando iba a reunirse con los del monte y en el tiroteo hirió a uno de los números.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      La paz del trabajo útil y a todos provechoso parecía haberse instalado para siempre en el valle cuando al atardecer del 28 de mayo, sin conocimiento previo del alcalde de Yeste, diez parejas de la Benemérita con una brigada y un sargento apuntaron por la revuelta del camino y ocuparon militarmente la pedanía de La Graya.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )

      Los insultos llueven sobre ellos. Los de la Gestora se interponen, exhortan a los paisanos a mantener la calma. Bajo su tricornio azabache el sargento transpira abundantemente.

    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      El sargento no cede. Con un pañuelo de cuadros enjuga el sudor que le resbala por la cara. Los vecinos amagan con sus armas rústicas. Falta aún una buena hora de recorrido y, a simple ojo, los asediadores son más de cuatrocientos.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      El sargento observa en silencio la legión cada vez más densa de los que siguen y la masa compacta de los que aguardan.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      El sargento conferencia con ellos y los miembros de la Gestora se acercan a discutir.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      El sargento obedece y, al tiempo que los civiles desatan a los presos, los parientes y amigos de éstos se precipitan a abrazarlos, paisanos y guardias se mezclan y hay un intercambio de injurias que pronto degenera en riña.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )

      — Sí, señor. El animalico ya no está. El año pasado se volvió rabioso y el sargento le despenó de un tiro.

      Se encaminaron al pontón, acompañados de la chiquillería. El muchacho andaba cabizbajo, con las manos hundidas en los bolsillos. Dijo que la víspera, en una sola leva, los hombres habían pescado más de trescientas arrobas de atún.

    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )

      — Ellos vienen acá y nosotros nos vamos a su país. Lo dice el sargento: ninguno está contento con lo que tiene.

    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )

      — ...En Mazarrón hay un amigo mío que tiene una motora en la que podemos embarcarnos los cuatro...

      — ...al mando de un sargento republicano, un tal González Miret...
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] 117 Co (CDH )
      Le pareció una exageración que su suegro se hiciera enviar para las elecciones seis soldados armados con fusiles, al mando de un sargento, en un pueblo sin pasiones políticas.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] 118 Co (CDH )
      Esa noche, mientras jugaba dominó con Aureliano, le ordenó al sargento romper la etiqueta para contar los votos.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] 118 Co (CDH )
      Había casi tantas papeletas rojas como azules, pero el sargento solo dejó diez rojas y completó la diferencia con azules.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Sargento —lo corrigió a Marcelo cerrándose el cuello.

      — ¡Ése sí que es un hombre! —por primera vez Marcelo se removió en su silla—. Yo lo tuve conmigo en la guarnición de Salta —dijo con fervor—. Él estaba a cargo del detalle y salíamos de madrugada por el campo.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Sargento Donofrio, a sus órdenes, mi capitán, matrícula veintisiete veinticuatro once.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 38 Ar (CDH )
      — ¿Vamos a verlos? —terció el sargento Donofrio.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 52 Ar (CDH )
      Hasta el suyo, Hausmann, al que, en realidad, le decían Omar, algunos sargentos pensaban que se lo habían mandado de Estambul (era lo que se corría) porque asombraba a muchos andando a caballo fíjese usted, o lamiendo las bayonetas usadas.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 86 Ar (CDH )

      Después, lo hicieron salir a la calle mientras el policía de la esquina les decía«Vamos, muchachos, no se pongan así»; pero mi hermano se señaló las jinetas de sargento y el policía tuvo que cuadrarse.También trataba de sonreír.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 86 Ar (CDH )
      En la vereda ese tipo, el barman digo, se había arrodillado y les pedía como si rezara «Les hago lo que quieran, mi sargento».
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 86 Ar (CDH )
      Él lo conocía a Marcelo y cuando mi hermano le pegó un puñetazo, ese tipo le dijo «Por favor, mi sargento, no deje que me peguen más, sargento.»
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 86 Ar (CDH )
      Él lo conocía a Marcelo y cuando mi hermano le pegó un puñetazo, ese tipo le dijo «Por favor, mi sargento, no deje que me peguen más, sargento
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Porque aunque el Viejo seguía hablando con ese oficial peruano seguramente pensaba en lo que se demoraba el sargento y en el casco demasiado torcido de ese soldadito y en un fusil que en las filas del fondo acababa de caerse sobre la pista.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      «Vamos, Donofrio, que el Viejo se impacienta», el sargento echaba una última mirada sobre la tropa, parecía aprobar en silencio, de acuerdo, sí, ese Cirulli con sus cosas, vamos, pibe, dio media vuelta sobre sus talones y avanzó hacia donde estaba Emilio:
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      Muero contento, hemos batido al enemigo. ¿Eso era de Sarmiento, no?

      — Del sargento Cabral, Edmundo.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Pero el sargento Cabral no usaba barba.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Qué sé yo —el sargento Kossian no levanta los ojos para hablar.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Pero ésos lo olvidan —los dedos del sargento Kossian parecen ir caminando ávidamente sobre esa pila de billetes; — y en un lugar como éste se pueden hacer los locos creyéndose que todo en el campo es orégano.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — ¿Por qué no se toma algo fresco? —sugiere el sargento Kossian. — La cerveza de aquí no parece mala, le falta un poco de cuerpo, pero si...

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y yo le digo, ella se ríe, claro, lo que pasa es que yo no me hago mala sangre —los dedos del sargento Kossian tienen forma de espátulas y se han posado sobre esa pila de billetes.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Quise leerlos, pero no pude —los dedos del sargento Kossian han vuelto a avanzar sobre el borde de esa pila de billetes.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El sargento Kossian alza la cabeza y aprueba parpadeando:

      — Eso. Cierto: nosotros somos más mezclados.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — El avance —manotea el sargento Kossian y sus dedos pesados se convierten en un ave nocturna.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — ¿Vio a los del seleccionado? —pregunta el sargento Kossian y sus dedos amacan un apila de billetes; los aprieta, los arquea, les pone una faja de papel y los envuelve cuidadosamente con una gomita.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y se lo discuto a cualquiera —los dedos del sargento Kossian vuelven a mojarse en esa esponja.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El sargento Kossian le sonríe fugazmente, como alentándolo y continúa contando sus billetes.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — ¡Eh, eh! —chilla el sargento Kossian y manotea por encima de su mesa mientras los billetes se le vuelan por entre las sillas, al pie de la cama o van rodando hasta los rincones.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 198 Ar (CDH )
      Schindler, Godoy, allá a la derecha Arteche y el sargento Donofrio que tosía haciendo un esfuerzo por apagar esa especie de ruido inoportuno, casi ridículo.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Tragá saliva —también le iba a decir que rezara, pero eso hubiera estado bien para Cabrera que era rubio, su padre había sido hotelero y según decían el sargento Kossian y una tarde el propio Schindler cuando estaba en Buenos Aires, un mozo, un empleado del padre — Mi capitán —se reía Schindler inesperadamente—, el marica de Cabrera —seguía Schindler encarnizadamente— que se ponía talco después de bañarse.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — ¡Cerrar los cerrojos! —ordenó el sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Sí, mi capitán —el sargento Kossian consultó su reloj—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Ahí tiene —señala el sargento Kossian—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      Donofrio se sienta y acomoda pacientemente esa arma: cañón, el trípode; el sargento Kossian se le pasea por delante.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — ¿Yo? —el sargento Kossian se detiene de frente.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y el sargento Kossian tuvo que pagarlos.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El blanco de los ojos del sargento Kossian resulta admirable:

      — Eh, cómo se ve que usted nunca tuvo que pagar treinta pares de borceguíes —exclama alejándose.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Mongo no está en el ejército —Donofrio no se sonríe del todo y la cara del sargento Kossian queda frente a la boca de la ametralladora.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Yo —los labios del sargento Kossian en la línea del guión de la ametralladora.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Usted, no —dice el sargento Kossian después de un silencio—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El sargento Kossian parece perplejo: se acerca parpadeando y medio lo admira a Donofrio; sobre todo cuando lo contempla revisando el mecanismo de una ametralladora para desarmarla: esas diminutas piezas grises sobre el piso.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      En ese momento hay algo que lo tranquiliza en el mundo: los pernos que ajustan, que la espalda de Donofrio se apoye en una pared vertical, que por encima de los sargentos haya oficiales como el capitán Godoy.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 371 Ar (CDH )
      Ya en la Recoleta le ordenó al sargento de los timbales que se adelantase con su caballo y su instrumento y tocara junto al cajón.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — ¡Fuerte el paso! —va exigiendo el sargento Donofrio—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      ¿Quienes están metidos en esto? El sargento Roggia, el cabo Casus y Meneces... — ¿Nadie más? — Nadie, mi coronel.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 402 Ar (CDH )
      Sentir los dedos de uno en el camino que no se acaba nunca en cambio de hacérselo sentir a un caballo y viendo a lo lejos — ¡Fuerte he dicho! —un caballo aguanta, un sargento aguanta y para colmo, tener que repartir mil quinientos pesos —argentinos, eh— a cada uno de los doscientos hombres: cuando los ponga en fila y empiece a dárselos no se le iban a reír en la cara, eso no, pero él iba a sentir que se codeaban murmurando y hasta le harían alguna pregunta maliciosa.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 402 Ar (CDH )
      ¿No quiere ir a cenar con nosotros al Bolívar, mi sargento? ¡Se hernió el sargento Kossian mi sargento! ¡Cómo nos vamos a divertir con tanta plata, mi sargento!
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 402 Ar (CDH )
      ¿No quiere ir a cenar con nosotros al Bolívar, mi sargento? ¡Se hernió el sargento Kossian mi sargento! ¡Cómo nos vamos a divertir con tanta plata, mi sargento!
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 402 Ar (CDH )
      ¿No quiere ir a cenar con nosotros al Bolívar, mi sargento? ¡Se hernió el sargento Kossian mi sargento! ¡Cómo nos vamos a divertir con tanta plata, mi sargento!
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 402 Ar (CDH )
      ¿No quiere ir a cenar con nosotros al Bolívar, mi sargento? ¡Se hernió el sargento Kossian mi sargento! ¡Cómo nos vamos a divertir con tanta plata, mi sargento!
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 403 Ar (CDH )
      Y si todavía te falta algo, en Buenos Aires la arreglamos — ¡Fuerte ese paso! —grita delante del escuadrón el sargento Donofrio—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 408 Ar (CDH )
      — ¡Fuerte ese paso! —iba repitiendo a sus espaldas el sargento Donofrio—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Montero siente el brazo de Cirulli sobre los hombros y mira a los costados por si aparece algún sargento, Kossian, o vaya a saber qué alcahuete que nunca falta.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — ¿Quién sabe escribir a máquina...? ¡Yo, mi sargento!

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      ¡Yo, mi sargento! Y menos mal que el sardo ni bola, sino nos hubiera pisado la cabeza a todos.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — ¿Cómo decís? —se para el sargento Kossian.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Que Durán... que el soldado Durán que estaba arrestado, ya no está más, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — Pero, decíme, imbécil, ¿cómo es posible que vos...? ¿Y el sargento...?

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Te estoy preguntando por el sargento Donofrio.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — Sí; mi sargento —retrocede apenas Alfaro—; el sargento Donofrio salió con licencia como todos. Como todos salió.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — Sí; mi sargento —retrocede apenas Alfaro—; el sargento Donofrio salió con licencia como todos. Como todos salió.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — Seguro que sí, mi sargento; pero como usted es el más antiguo, le decía...

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El sargento Kossian se oprime la frente y va bajando la mano por sobre los ojos, se los palpa apenas, continúa a lo largo de la nariz como conteniendo un resoplido y la responsabilidad que se le cae encima desde algún rincón de esa pieza o de un cielo más oscuro que no tiene tiempo de escudriñar y que si lo consultara, aunque fuese muy de cerca, sería algo parecido a ponerse de rodillas sobre una alfombra negra y buscar, encendiendo unos fósforos húmedos, el único fósforo secó pero que se ha quedado nada más que con la cabecita rosada.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — ¿Vos sabés en qué lío me ha metido ese pelópidas? Si no lo encontramos me... —suspira— Qué va a hacer.

      — Ordene, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — ¿Vos estás seguro que se escapó?

      — Seguro, mi sargento.

      — ¿Por...? Por qué carajo, te pregunto.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — ¿Por...? Por qué carajo, te pregunto.

      — No sé, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Alfaro parpadea como encandilado por los ojos acuosos del sargento Kossian:

      — Debe ser... porque es un muchacho, el soldado Durán digo, es muy orgulloso y debe haberse sentido afectado.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — ¿De arresto...? De arresto tenía hasta la vuelta a Buenos Aires, mi sargento.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — El sargento Donofrio, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — El sargento Donofrio, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Buen... —resopla ya más aliviado el sargento Kossian— ¿Cuánto tiempo te parece que...?
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — No más de quince minutos, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — No, no; ni el reló tenía, mi sargento.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Más bien, no, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Entonces, no macaniés —el sargento Kossian vuelve a mirarlo atentamente a ese Alfaro, trata de recordar algo vergonzoso de él, esas cosas son lo primero que se sabe de la gente ya se trate de un sargento como uno o de cualquier gerente de una empresa aunque sea el mismísimo Harrod's que es de lo más serio de lo que opera en plaza—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Entonces, no macaniés —el sargento Kossian vuelve a mirarlo atentamente a ese Alfaro, trata de recordar algo vergonzoso de él, esas cosas son lo primero que se sabe de la gente ya se trate de un sargento como uno o de cualquier gerente de una empresa aunque sea el mismísimo Harrod's que es de lo más serio de lo que opera en plaza—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Díaz, Cabrera y yo, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — No, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Es que el yip es muy complicado, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      No —el sargento Kossian sacude los dedos contrariado—: todo lo católico que vos quieras. Sí. Pero medio marica. Y entre las garantías de un lado y ese asunto, che, usted me entiende.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Díaz, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y volando —el sargento Kossian ahora sacude los dedos con energía—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      De los negros, ni hablar: ordenanzas, tambores y palafreneros; algún cabo de los tiempos de la Patria vieja y dos o tres sargentos medio alcahuetes y del todo verdugos.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 471 Ar (CDH )
      Él relojea, hay un sargento correntino; lo llama, le da una orden y aunque no lo entienden del todo, lo obedecen.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Si el sargento ése o cualquiera como el apenas si sabe leer.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 473 Ar (CDH )
      Andervud, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 475 Ar (CDH )
      Y, de pronto, lamenta no tener a quien llamar por teléfono, Paternal dosunocinco, los señores vocales, Andervud, mi sargento y Montgomery Clift y sigue caminando hasta detenerse frente a esa vidriera: en unas cacerolas puestas al fuego crepita algo parecido a unas empanadas.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Reírsele en la cara al Viejo cuando dice una de sus frases famosas o cagarle delante, sobre todo cuando anda dé alpargatas, mandar al carajo al sargento Kossian o a cualquiera de ellos cuando no entiende una orden...
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Y, no, mi sargento: fíjese que ya fuimos a todos los bares donde se pudiera haber metido. Y como anda sin un guita, no se puede quedar mucho tiempo en ningún lado.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Sí, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — No, mi sargento: el no es capaz.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Sí, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — ¿Y no te dijo nada? —el sargento Kossian apoya la mano en esa bola negra de la palanca de cambios — ¿Nada? —y la balancea como si le acariciase la cabeza a un perro— Mirá que si de aquí a media hora no lo encontramos, voy a tener que presentarme a la policía...
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Sí, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Mejor seguimos buscando, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Sí, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El único, creo —el perrito de metal que acaricia el sargento Kossian se ha convertido en un bastón clavado en la arena y él trata de hundirlo más— Cría cuervos y te comerán los ojos —medita.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — En nada, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — No, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — No tengo padre, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Mulo decís, Durán está en tal lugar, mi sargento, y ahora no se anima a volver, lo vamos a buscar entre los dos...
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y si él no te contesta, te le vas acercando despacio, con las manos en alto para que no crea que venimos armados y le decís Franchute, soy yo, el negro Díaz, tu mejor amigo, me manda el sargento Kossian que no tiene nada contra vos.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Venga, mi sargento, aquí está el soldado Durán...
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — No, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Si vos supieras lo que yo más quiero... —el sargento Kossian suelta la palanca de los cambios y le tironea de la oreja a Díaz que lo deja hacer—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Entendido, mi sargento —el negro Díaz hace girar la llave y el yip arranca.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 492 Ar (CDH )
      Agregó algo sobre los granaderos y el sargento Cabral.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Todos andan calientes y es cuestión de mojar y ponerse al día, le ha comentado el sargento Kossian.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      En Salta, cuando estaba con el viejo Valeiras, o en el sur, en Comodoro — Catorce ángeles, mi sargento; recién lavaditas...
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 500 Ar (CDH )
      Por eso, solo y pasando por delante del monumento a Manco Capac —le dijeron y leyó— y a lo largo de la Victoria solo. Que era casi lo mismo que ser sargento o, si a usted le parece, suboficial, que son los que estamos en el medio: hacia los ofiches o, si ustedes prefieren los señores oficiales, que entre ellos se arreglan. Porque generalmente en todas estas cosas hay alguien que se ocupa de llamar por teléfono a una serie de minas.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      O, como decía un sargento en Salta Somos los condones de todos: los de arriba nos cagan a gritos y a los de abajo tenemos que bajarles la caña para que anden derechos.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y después que uno presentó esa nota al señor jefe del cuerpo, todos los sargentos de mi propia camada fueron detenidos en el propio casino de suboficiales, metidos en un camión como si fueran ovejas y Casús se cayó del camión, con las nalgas al aire, como dos mejillas, Mi coronel, y yo tuve que agarrarlo empujándolo para que corriera porque el camión ya había empezado a andar —se golpeó los dientes que eran postizos y él se los ajustaba— y fueron llevados a un destino que nunca se supo muy bien si era en el Chaco o en Martín García.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Está el sargento Donofrio, la ciudad y esa pieza donde estuvo encerrado, Cirulli y esa canaleta llena de porquería.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El negro Díaz! —vuelven a gritar desde atrás de esos focos encendidos— Estoy con el sargento Kossian.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      ¿No es cierto, mi sargento?
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — ¡Durán! —empiezan a seguirlo de atrás; ahora es el sargento Kossian el que grita— ¡No sea pavote...! ¡No le va a ganar a nadie corriendo!

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 533 Ar (CDH )
      [...] Marlon, barajando cheques del Chase y Cirullis de Borneo o algunos bisontes de la sucursal en Berna donde hay unos relojes cubiertos de hiedra que dan la hora haciendo aparecer a una serie de sargentos seguidos de gerentes de sucursales de Manhattan y vísceras cubiertas de canela de la Malasia —¡Francés: paráte, te digo, no seas...! [...].
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — Sí francés... Es deserción lo que hiciste; el sargento me lo venía explicando. Es grave. Muy grave. Y vos lo tenés que saber.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Pero, franchute —se adelanta el sargento Kossian—; si el negro lo quiere ayudar... no se ponga así. Si todos lo queremos.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Ellos son oficiales; vos, sargento. Enteráte.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Marcelo estaba en el último año del colegio y era sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      El resto de los cadetes los espiaba con envidia, admiración y recelo.— Ahí va el mayor de los Godoy;el sargento Marcelo Godoy que se pasea del brazo con su novia.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — ¡Sargento! — Ordene, mi capitán.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El sargento Kossian aparece por el fondo de ese corredor:

      — ¡Me dejaron entrar al vestuario! —jadea—. Al principio, el entrenador no quería dejarme pasar, pero yo le dije, cómo no me va a dejar entrar a mí, soy un hincha.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Sí, mi sargento: en el 53 con Platense, al año siguiente con nosotros y después quisieron contratarlo en Colombia.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Sí, mi sargento —interviene Montera—; si el tano lo dice, póngale la firma.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Con el Inter firmó contrato, mi sargento, pero nunca se pusieron de acuerdo con las primas.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El sargento Kossian abre su paquete y se echa varios maníes a la boca:

      — ¿Eso quién lo dice? —mastica.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Cirulli, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Allí nomás está —el sargento Kossian se vuelve apenas tirándose otro maní a la boca—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y me dice cómo le va, sargento; así que vinieron con los muchachos. Sí, le digo. Estamos todos. Y vamos a hinchar como locos, como si estuviera toda la barra de Boca.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — El mejor que tenemos —subraya el sargento Kossian—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Ustedes saben —el sargento Kossian mira en derredor y se echa varios maníes a la boca—, lo que dicen siempre.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Pero Delacra le dice, vamos, pibe, que estamos entre amigos, aquí el señor... y me señaló a mí —el sargento Kossian mete la mano en su paquete, hurga allí dentro y saca la mano cerrada y se la apoya sobre la boca —Kossian, le digo yo, sargento Kossian, para lo que usted guste.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Pero Delacra le dice, vamos, pibe, que estamos entre amigos, aquí el señor... y me señaló a mí —el sargento Kossian mete la mano en su paquete, hurga allí dentro y saca la mano cerrada y se la apoya sobre la boca —Kossian, le digo yo, sargento Kossian, para lo que usted guste.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Eso era el principio, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El sargento Kossian lo mira fijo haciendo crugir las mandíbulas:

      — ¿Y vos qué harías en su lugar?

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Que es chiquito así, mucho más bajo que vos —el sargento Kossian abarquilla su paquete de maníes haciéndole un pico y se lo empina sobre la boca—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      El sargento Kossian intenta ser calmoso, hurga en el fondo de su paquete, saca dos o tres maníes y se los tira a la boca masticando pausadamente.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      No las quieras saber todas —le reprocha el sargento Kossian—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Un manisito, mi sargento.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 603 Ar (CDH )
      La defensa argentina parece desconcertada aunque entró al campo en esta segunda etapa con una seguridad que hacia tiempo no se le notaba en este tipo de competencias internacionales» —y del otro lado, a la derecha de Alfaro, estaba el Viejo que parece distante; apenas si de vez en cuando se toca el bigote y hace algún comentario que el sargento Kossian escucha doblando apenas la cabeza—.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Sí, mi general —dice el sargento Kossian.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — ¡Dale, cabrón! —grita el sargento Kossian.
    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Esp (CDH )

      Julio estuvo varios días pensativo, dándole vueltas a la cosa, y al final, al ver que su padre insistía, se decidió.

      — No; carabinero es muy difícil, para carabinero echan instancia los cabos y los sargentos; yo ya me conformaba con guardia.

    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] 273 Esp (CDH )
      Victorita está muy cansada, en la imprenta está todo el día de pie, a su novio lo encuentra cada día peor, su madre es un sargento de caballería que no hace más que gritar, su padre es un hombre blandengue y medio bebido con el que no se puede contar para nada.
    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Esp (CDH )
      Cantan, como la cigarra, mientras trabajan, y beben sin tino, como sargentos de caballería.
    • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] Pe (CDH )

      EL TENIENTEni siquiera bostezó durante el viaje; estuvo todo el tiempo hablando de la revolución, explicándole al sargento que manejaba el jeep cómo ahora que Odría había subido al poder entrarían en vereda los apristas, y fumando unos cigarrillos que olían a guano.

    • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] Pe (CDH )
      La mujer miraba al sargento, que medía el aceite del jeep. Se había sacado el mandil, el apretado vestido dibujaba su vientre combado, las caderas que se derramaban. Perdóneme por, le dio la mano el Teniente, robármelo a su esposo, pero ella no se rio.
    • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] Pe (CDH )
      El sargento manejaba mordisqueando un cigarrillo y el Teniente tenía hundido el quepí hasta las orejas: ven, se tomarían unas cervecitas, negro. Habían tenido una conversación de amigos, don, me necesita había pensado Ambrosio, y por supuesto se trataba de la Rosa.
    • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] Pe (CDH )
      Sí, al Ministerio de Relaciones Exteriores, sargento, y a toda velocidad.
    • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] Pe (CDH )
      Al Ministerio de Gobierno, sargento.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      Con el sable, un sargento marcó una raya a lo ancho del camino. A Silveira y a Cardoso les habían desatado las muñecas, para que no corrieran trabados. Un espacio de más de cinco varas quedaba entre los dos.
    • 1970 Bryce Echenique, A. Julius [1996] 487 Pe (CDH )
      Ya no lo besaba ni lo acariciaba, ahora más bien se reía cuando él explicaba que con un venérea eres cabo, con dos sargento, con tres no sé qué y podían llegar hasta...
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      – Era un burro, mi sargento –informó el recién llegado.

      Una hilera de risitas recorrió toda la cuadra.

    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )

      Una hilera de risitas recorrió toda la cuadra.

      – ¡Silencio digo! –rugió el sargento.

      Volvieron a oírse tiroteos aislados que iban alejándose.

    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      – ¡Adónde va! –rugió un sargento, abriendo de un tirón la portezuela y encañonando su fusil.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      – Allá nomás, en aquella casa –informó el sargento, desinflado.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )

      Hubo algo así como un proceso: acusaban a un sargento de haberlo derribado de una ráfaga. Se echó tierra al asunto porque desde un punto de vista normal, desde la inteligencia que ayuda a vivir, el sargento cumplió con su deber al sacar del medio a un oficial que se había vuelto loco.

    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Se echó tierra al asunto porque desde un punto de vista normal, desde la inteligencia que ayuda a vivir, el sargento cumplió con su deber al sacar del medio a un oficial que se había vuelto loco.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Ni un reloj, ni un anillo, para no hablar de esas caramañolas siniestras que sargentos borrachos hacían tintinear con dientes de oro arrancados a los muertos.
    • 1971 Aub, M. Gallina ciega [1995] Esp (CDH )
      En la plaza (¿cómo se llamará ahora?) del Coso o de la Independencia, un pelotón de soldados y un sargento (¿sería sargento?) proclamaban el Estado de Guerra.
    • 1971 Aub, M. Gallina ciega [1995] Esp (CDH )
      En la plaza (¿cómo se llamará ahora?) del Coso o de la Independencia, un pelotón de soldados y un sargento (¿sería sargento?) proclamaban el Estado de Guerra.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )

      Tiene una tienda de abacería en la calle del Rostro Mugriento, conforme se entra, a mano izquierda:una tienda muy limpia, en un bajo de dos habitaciones, y, en la que hace de sala, donde está también el mostrador y donde se acumula la mercancía —cestos, limones, quesos de la Illana, barras de pan, ristras de ajos—, preside el retrato de un sargento de las guerras coloniales, que fue su padre y que un pintor ambulante le sacó al carboncillo de una fotografía amarilla y gastada.

    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 140 Esp (CDH )
      Nadie ha dudado jamás que el Arquetipo Quinto, entonces aplicado al Sistema Ascendente, hubiera sido concebido como punto de arranque de todo un Complejo irónico. Tenía, como los otros, diez agujeros: los nueve, colocados en tres series de tres, una encima de la otra y formando ángulo, como los galones de un sargento; el décimo, un poco más arriba y ligeramente desviado de la vertical.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      Estoy escuchando el diálogo entre el soldado ése y un sargento que se ha fijado en él. "Y tú, ¿qué haces ahí?" "¡Ya ve!" "¿Te han dado de comer?" "No, mi sargento. ¡Como van a matarme...!"
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      "No, mi sargento. ¡Como van a matarme...!" El sargento se acerca y examina el cangrejo de fieltro que el soldado lleva cosido al mono encima del pecho. "Te han cazado, ¿eh?" "¡Así parece!"
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      El sargento se acerca y examina el cangrejo de fieltro que el soldado lleva cosido al mono encima del pecho. "Te han cazado, ¿eh?" "¡Así parece!"
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      "Arrancadas están, mi sargento." "¿Y tu fusil?" "En aquel montón." "Ve, coge uno, y di al cabo que te dé una lata de ésas." "Sí, mi sargento."
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      "Sí, mi sargento."
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      El sargento le da una palmada en la espalda. "Yo soy de Sarria y andaba en Madrid al taxi, y como en la mili había llegado a sargento...".»
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      "Yo soy de Sarria y andaba en Madrid al taxi, y como en la mili había llegado a sargento...".» «¿Qué fue del sargento?», le preguntó Balseyro. «¿Qué sabe uno? En la guerra hay momentos de calma en que uno se acuerda de que nació en Sarria y de que andaba en Madrid al taxi.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      «¿Qué fue del sargento?», le preguntó Balseyro. «¿Qué sabe uno? En la guerra hay momentos de calma en que uno se acuerda de que nació en Sarria y de que andaba en Madrid al taxi.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      Las ametralladoras empiezan, los aviones dan pasadas casi rozando el suelo, y hay que esconderse. Entonces, el sargento corre también, se mete debajo de unas peñas, y uno no vuelve a verle.»
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      Entonces, el sargento corre también, se mete debajo de unas peñas, y uno no vuelve a verle.» «En las guerras informes y multitudinarias, suceden esas cosas. Pero, cuando Napoleón andaba por el mundo, todavía un sargento podía escuchar su nombre de labios del Emperador.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 485 Esp (CDH )
      «Pero vuelve a salvarse, ¿no?» «Sí, en efecto.» «¿Otro sargento de Sarria?»
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 493 Esp (CDH )
      [...] y el vendedor de candados garantizados contra el robo, y aquella mujer de un café cantante que se hurgaba en el sexo con un plátano mondo, y el filósofo francés que disertaba sobre la intuición, y un molino de viento, y una montaña rusa, y la puñetera cometa perdida cuando tenía siete años, y la mujercañón, y el sargento de su bandera doblado sobre los picos de la alambrada con un balazo en la frente [...].
    • 1973 Edwards, J. Non grata [1973] Ch (CDH )
      Ante una indicación superior, cuatro sargentos literarios se reunieron para redactar la carta: Roberto Fernández Retamar, Edmundo Desnoes, Lisandro Otero y Ambrosio Fornet. La acusación se basaba en dos hechos «graves», que la carta interpretaría adecuadamente como claudicaciones del poeta: su viaje a Nueva York invitado por el Pen Club y su condecoración en Lima por el régimen de Belaúnde.
    • a1973 Neruda, P. Confieso [1993] Ch (CDH )
      Recuerdo que el Che me contó una vez, delante del sargento Retamar, cómo leyó muchas veces mi Canto general a los primeros, humildes y gloriosos barbudos de Sierra Maestra.
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] Ar (CDH )
      El sargento Sosa, Hortensia Paz, qué sé yo...
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] Ar (CDH )
      — Tengo cierto gusto en conocerlo (señor, señorita, profesor, sargento).
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] Ar (CDH )
      Poco después, el general Ovando transmitía a Valle Grande, esta orden: "Saluden a papá". La orden fue recibida en La Higuera por el coronel Miguel Ayoroa. Se la transmitió el teniente Pérez y éste, a su vez, al suboficial Mario Terán y al sargento Huanca.
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] 380 Ar (CDH )
      El 8 de octubre de 1969, cerca de las 4 de la tarde, un grupo de cien militares, la mayoría sargentos de las tres armas, asistió a una clase dada por el teniente Haylton, quien proyectó fotografías tomadas durante sesiones de torturas, explicando las ventajas de cada método. Después de la exposición teórica, sus auxiliares (cuatro sargentos, dos cabos y un soldado) realizaron demostraciones prácticas con 10 presos políticos.
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] 380 Ar (CDH )

      El 8 de octubre de 1969, cerca de las 4 de la tarde, un grupo de cien militares, la mayoría sargentos de las tres armas, asistió a una clase dada por el teniente Haylton, quien proyectó fotografías tomadas durante sesiones de torturas, explicando las ventajas de cada método. Después de la exposición teórica, sus auxiliares (cuatro sargentos, dos cabos y un soldado) realizaron demostraciones prácticas con 10 presos políticos.

    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      El sargento Totorno entró en el palco, tosió con discreción y viendo que los dos ocupantes no le prestaban atención, tocó en el hombro a Lepprince.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      —Vaya, vaya, sargento.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      De los palcos contiguos llegaban siseos reclamando silencio y el sargento Totorno salió golpeando las sillas con el sable. Max tomó los prismáticos y los dirigió a los pisos superiores.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      —Aficionados —murmuró aludiendo al sargento.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 141 Esp (CDH )
      El sargento Totorno se precipitó desde las gradas superiores hacia el lugar de donde procedía el fogonazo. Una figura se escurría en dirección a la salida. El sargento Totorno le cerró el paso y la figura giró sobre sus talones y saltó por las gradas hacia la baranda desde la cual hizo frente al sargento.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 141 Esp (CDH )
      El sargento Totorno le cerró el paso y la figura giró sobre sus talones y saltó por las gradas hacia la baranda desde la cual hizo frente al sargento.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 141 Esp (CDH )
      El sargento Totorno le cerró el paso y la figura giró sobre sus talones y saltó por las gradas hacia la baranda desde la cual hizo frente al sargento.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 141 Esp (CDH )
      Los terroristas, que no debían de ser menos de cinco, se vieron encerrados entre los revólveres de Max y el fuego del sargento Totorno que, aun herido, seguía repartiendo balazos imprecisos en todas direcciones.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 141 Esp (CDH )
      Los terroristas intentaron abrirse camino hacia la salida de socorro. El policía que había traído la limonada se personó en el palco de Lepprince con una escopeta, accionó el gatillo y barrió el graderío con metralla. El sargento Totorno se despatarró.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 141 Esp (CDH )
      El sargento Totorno se despatarró. Los terroristas que aún se tenían en pie saltaron por encima del cuerpo del sargento y accedieron al pasillo. Allí los remató Max, oculto tras una columna. El balance de aquella noche fue: tres terroristas muertos.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 142 Esp (CDH )
      Con heridas de pronóstico reservado resultó el bravo sargento Totorno, al que la metralla arrancó dos dedos de la mano derecha. En cuanto al espectador herido por una bala perdida en el glúteo derecho, fue dado de alta a los pocos días e indemnizado por Lepprince.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      CARTA DEL SARGENTO TOTORNO AL COMISARIO VÁZQUEZ DE 2-5-1918 EN LA QUE LE INFORMA DE LA SITUACIÓN EN BARCELONA
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Sgto. Totorno
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      CARTA DEL COMISARIO VÁZQUEZ AL SARGENTO TOTORNO DE 8-5-1918 INSTÁNDOLE A SEGUIR EN LA BRECHA
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      CARTA DEL SARGENTO TOTORNO AL COMISARIO VÁZQUEZ DE 21-6-1918 DANDO INFORMACIÓN SOBRE ALGUNOS PERSONAJES CONOCIDOS
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Fdo. Sgto. Totorno
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      CARTA DEL COMISARIO VÁZQUEZ AL SARGENTO TOTORNO DE 31-6-1918 EN LA QUE PIDE SE LE PROPORCIONEN MEDIOS PARA INTERVENIR EN LA VIDA BARCELONESA DESDE SU AISLAMIENTO
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      CARTA DEL SARGENTO TOTORNO AL COMISARIO VÁZQUEZ DE 12-7-1918 EXPLICANDO CÓMO CUMPLIÓ EL ENCARGO QUE ÉSTE LE HIZO
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Fdo.: Sgto. Totorno
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      CARTA DEL SARGENTO TOTORNO AL COMISARIO VÁZQUEZ DE 30-10-1918 EN LA QUE SE DAN NOTICIAS Y RECOMENDACIONES
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Fdo.: Sgto. Totorno.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      CARTA DEL COMISARIO VÁZQUEZ AL SARGENTO TOTORNO DE 10-11-1918 EN RESPUESTA A LA ANTERIOR
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )

      La silueta se volvió y dirigió hacia mí el cono de luz de la linterna. Casi al mismo tiempo un segundo personaje, con el que no había contado, se me vino encima y empezó a darme puñetazos. Retrocedí cubriéndome con los brazos e intentando repeler la agresión. El hombre de la linterna se puso a reír y dijo:

      —Déjelo, sargento, es nuestro viejo amigo Miranda.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Después de tranquilizar a la vieja criada, salimos de la casa el comisario Vázquez, su ayudante, al que Vázquez identificó como sargento Totorno —un tipo escuálido, huraño y cerril, manco del brazo derecho a consecuencia de un disparo recibido años atrás en el atentado que Lucas «el Ciego» perpetrara contra Lepprince en un teatro, y que se disculpó con gruñidos por su comportamiento precipitado, alegando que «mejor era tener que disculparse que recibir una puñalada en el cogote»— y yo.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      El sargento Totorno, que a todas luces no me quería —seguramente por haberse visto obligado a ofrecerme excusas por algo que consideraba perfectamente normal—, se despidió de nosotros y continuó camino de la Jefatura. El comisario y yo entramos en el salón de té, pedimos dos cafés con leche y guardamos un largo silencio viendo caer la lluvia tras la cristalera.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] México (CDH )
      Te contaré, Estefanía, que antes de rasurar a Palinuro, él me recordó que desde muy antiguo, desde los tiempos de Lanfranc el padre de la cirugía francesa y Tomás Vicary sargento cirujano del rey Enrique VIII, antes desde luego de que William Pott se paseara a caballo sobre la nieve de Kent Road, y un poco después de que Rhazes se rompiera la cabeza con el libro donde hablaba de la piedra filosofal, condenado por no haber sabido transformar el plomo en oro, los barberos tenían a mucho orgullo ser cirujanos, y viceversa.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 544 México (CDH )
      'Que no le den ni lápiz ni papel', le dijo el capitán al teniente. 'Que no le den ni lápiz ni papel', le dijo el teniente al sargento. 'Que no le den ni lápiz ni papel', le dijo el sargento al cabo.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 544 México (CDH )
      'Que no le den ni lápiz ni papel', le dijo el capitán al teniente. 'Que no le den ni lápiz ni papel', le dijo el teniente al sargento. 'Que no le den ni lápiz ni papel', le dijo el sargento al cabo.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 545 México (CDH )
      'Mi capitán: dice el gringo que no necesita ni lápiz ni papel para escribir'. '¿Cómo lo sabe usted, teniente?', preguntó el capitán. 'Me lo dijo el sargento'. '¿Cómo lo supo el sargento?' 'Se lo dijo el cabo'.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 545 México (CDH )
      'Mi capitán: dice el gringo que no necesita ni lápiz ni papel para escribir'. '¿Cómo lo sabe usted, teniente?', preguntó el capitán. 'Me lo dijo el sargento'. '¿Cómo lo supo el sargento?' 'Se lo dijo el cabo'.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] México (CDH )
      El sargento Adderson no le tiene miedo a la muerte porque sabe que mientras esté vivo está vivo, y cuando esté muerto estará muerto y no le dolerá, ni sentirá nada. Sabe que la muerte es una ilusión'.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 546 México (CDH )
      'No recuerdo bien, porque esa historia la escribí hace más de veinte años. Pero me parece que el general confederado que está interrogando al sargento, se enfurece y lo manda matar en seguida, sin esperar al día siguiente'.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 547 México (CDH )
      Y yo no me atrevía a preguntarle al fantasma del gringo viejo si le había dado tiempo de volver a escribir su historia, si el sargento Parker Adderson se había portado, al fin, como un valiente. Pasamos por Cerro Prieto.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] México (CDH )

      Señoras y señores, secretarias y sargentos: ¿Quién quiere una nariz de escritor? ¡Vendo chalecos de futbolista!

    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] México (CDH )

      Ven a verte nacer. Ven y ve cómo el doctor Latorre te pesca al fin con su langosta de plata por la aletilla de la nariz o de una oreja helada para sacarte del invierno materno.

      Y avísale al sargento Parker Adderson mientras esté vivo.
    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] 157 Bolivia (CDH )

      Me pusieron en un lugar aislado y allí estuve yo. Por la tarde, vino un sargento y me preguntó:

      —¿Qué se llama usted?

      —Usted debe saber quién soy yo —respondí—. ¿O es que sin saber me han apresado? —fue lo único que se me ocurrió decirle en aquel momento.

    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] Bolivia (CDH )
      Entonces entró un sargento que había sido de carabineros y habló:

      —Perdone usted, mi coronel. Esta mujer se va a morir ahora mismo. Tomó mi pulso y dijo:

      —Yo tengo un poco de experiencia. Esta mujer se va a morir y no vamos a poder interrogarla. Sería mejor que la ayudemos... ella parece tener retención de placenta.

    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] Bolivia (CDH )
      Me observó ese sargento y dijo que no la había botado. Dijo que él se iba a hacer cargo de mí un rato y que después el coronel podía ya interrogarme. Pero que así no podía seguir, porque me iba a morir.
    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] Bolivia (CDH )

      Molesto salió el coronel. Y el sargento ordenó:

      —¡Me van a traer agua tibia! ¡Agua caliente!

    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] Bolivia (CDH )
      Los soldaditos trajeron agua en dos baldes y el sargento me dejo que me lavara. Entonces sí, ya me pude sentar un poco. Me saqué la ropa, me lavé un poco el cabello. El sargento me fajó con una chalina que tenía, me puso una frazada vieja como vestido y con la otra frazada me tapó la cabeza.
    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] 166 Bolivia (CDH )
      El sargento me fajó con una chalina que tenía, me puso una frazada vieja como vestido y con la otra frazada me tapó la cabeza.
    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] Bolivia (CDH )
      —Bueno —me dijo el sargento, hay que tener calma, hay que tener fe... rece más bien usted, usted se ha olvidado de Dios...
    • 1978 Cousté, A. Biografía Diablo [1978] Argentina (CDH )
      Pobre y atareado demonio de segunda categoría, que tiene el grado de sargento en los ejércitos infernales. Es el asistente de Nébiros, poderoso mariscal de campo, quien no vacila en usarlo también como cabalgadura.
    • 1978 Galeano, E. Días [1979] Uruguay (CDH )
      El comandante ranger Andrés Selich había preparado la ejecución del Che. En el 72, Selicho fue muerto a golpes por sus propios funcionarios, los torturadores profesionales del Ministerio del Interior. Mario Terán, sargento, ejecutó la orden. Él disparó la ráfaga contra el cuerpo de Guevara tendido en la escuelita de La Higuera.
    • 1979 Prensa El País, 11/12/1979 [1979] Esp (CDH )
      «¿Qué queréis que os diga? Tengo aprobados los cursos de capacitación para el ascenso a coronel, Dios dirá, aunque no me preocupa demasiado esta cuestión. Pero prefiero ser, fijaos bien, un simple sargento en una Patria con mayúscula que un general en eso, en nada».
    • 1980 Piglia, R. Respiración artificial [1980] 22 Argentina (CDH )
      Después del descubrimiento de América no ha pasado nada en estos lares que merezca la más mínima atención. Nacimientos, necrológicas y desfiles militares: eso es todo. La historia argentina es el monólogo alucinado, interminable, del sargento Cabral en el momento de su muerte, transcripto por Roberto Arlt.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      Su madre se llamaba Altagracia y lo despertó a las siete para comunicarle la muerte del sargento Ramos en el café de la calle contigua. El hecho había ocurrido hacia las dos, según se comentaba, una hora más tarde de que Freddy llegara tambaleándose y se echara en la cama a medio desvestir.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      Estaba preocupado por las repercusiones que tendría en su persona el caso del sargento y no quería que ella lo supiera para que no empezara a atormentarse por algo que tal vez no era más que el producto de su propio miedo.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] 14 República Dominicana (CDH )
      Ahora saldría, ya limpio, le haría tres o cuatro arrumacos a la vieja, se tomaría una buena taza de café, desayunaría con verdaderas ganas (se le había despertado el apetito) y después se largaría a la calle a buscar a Paolo y exponerle sus dudas con respecto al asunto del sargento, tal como había pensado.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] 18 República Dominicana (CDH )
      Ni tiempo tuvo ella de preguntarle a dónde diablos iba tan temprano, porque cuando hizo así, y quiso reaccionar, ya él estaba cruzando la esquina del prostíbulo y mirando las manchas de sangre del sargento (pegada, estrujada, arrastrada contra la pared como secos churretes de pintura) en medio del reducido grupo de muchachos que aún permanecía allí.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      La sangre del sargento acababa de revolverle el cuerpo, le había resucitado el anterior malestar de la resaca, de tal forma que ahora, ya bajando hacia El Conde, había vuelto a sentirse, de repente, mareado, tembloroso.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )

      Temblaba, decía: vómito, ven, acaba de venir, y mientras tanto, como en rápidos flashes, le acudían a la mente el recuerdo de Evelin, la imagen del sargento, la sonrisa de Wilson, Yolanda desnuda, su madre amortajada, el sargento vivo, Paolo en la guerrilla, Yolanda en Nueva York, él con Yolanda en Nueva York, Wilson odiándolo por eso, Evelinda casada con Paolo, su madre en Nueva York, él en la cárcel, él casado con Evelin, él con el cónsul, el cónsul negándole la visa, la policía buscándolo, Paolo burlándose de su miedo, el teniente limpiándose el culo con una foto suya.

    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )

      Temblaba, decía: vómito, ven, acaba de venir, y mientras tanto, como en rápidos flashes, le acudían a la mente el recuerdo de Evelin, la imagen del sargento, la sonrisa de Wilson, Yolanda desnuda, su madre amortajada, el sargento vivo, Paolo en la guerrilla, Yolanda en Nueva York, él con Yolanda en Nueva York, Wilson odiándolo por eso, Evelinda casada con Paolo, su madre en Nueva York, él en la cárcel, él casado con Evelin, él con el cónsul, el cónsul negándole la visa, la policía buscándolo, Paolo burlándose de su miedo, el teniente limpiándose el culo con una foto suya.

    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      Sólo eso le importaba, ya que lo demás, regresar o no regresar a su casa al mediodía, quedarse por ahí hasta que lo del sargento Ramos se aclarara, acudir a la cita con Wilson y Yolanda, dependería de los consejos que le diera Paolo.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )

      —Yo no sé por qué tú le das tanta importancia a una cosa tan simple —dijo ella—. Mataron a un sargento, okey. Y antier mataron a un civil y hace tres días a dos trabajadores y en Santiago a un pobre campesino. ¿ Y qué?

    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )

      —Sí, ya lo sé, ya lo sé —dijo ella como retrocediendo—. Pero ojalá tú vieras cómo dieron la noticia por el radio. Matan sargento en burdel, y de una vez pasaron a otra cosa.

    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )

      —Supongo que ya se te pasó el susto, ¿no? —dijo Wilson inesperadamente. Freddy ya ni se acordaba.

      —¿Qué susto?

      —Lo del sargento.

      —Ah, pero claro. Claro que se me pasó. Eso fue sugestión, y nada más —y luego, descargándose, como si todo lo viera claro de repente—: la sugestión y el ron y la pelea con Evelin y todo lo demás.

    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] 242 República Dominicana (CDH )
      Por eso a las verbenas con gran combo ya no iba porque se fijó bien y se dio cuenta de la clase de gente que estaba en el asunto, muchas sirvientas feas, que eso era lo de menos, guardias rasos, ni siquiera un sargento, ni un puñetero quepis se veía por allí, paleteros, muchachones mal vestidos que privaban en chulos y tú les preguntabas ¿en qué trabajas tú, mi hijo? y ellos te contestaban que si chiripeando, que si en lo que caiga, que si de plomero, que si de albañil.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      ¿No supiste que se lo llevó a un escondite cuando Freddy se metió en miedo con lo del sargento?
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      —¿Qué sargento? —se extrañó Yolanda. Ahora sí que la habían dejado sorprendida.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      —Pues que detrás del sargento se fueron dos más —dijo Wilson—. A uno por noche es que vamos a ir ahora. Ritmo de samba.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      —¿El sargento? El sargento sí —dijo Wilson—. De lo del sargento yo también me alegro, era un hijo de su madre. Pero el de ayer y el de antier dos campesinos viejos, dos muertos de hambre. Dizque por quitarles los revólveres, óiganme esa vaina.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      El sargento sí —dijo Wilson—. De lo del sargento yo también me alegro, era un hijo de su madre. Pero el de ayer y el de antier dos campesinos viejos, dos muertos de hambre. Dizque por quitarles los revólveres, óiganme esa vaina.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      De lo del sargento yo también me alegro, era un hijo de su madre. Pero el de ayer y el de antier dos campesinos viejos, dos muertos de hambre. Dizque por quitarles los revólveres, óiganme esa vaina.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] 306 República Dominicana (CDH )
      Sólo que no vestido de civil, como antes de desaparecer, sino con uniforme y seis resplandecientes rayas en la manga, hecho todo un sargento. El mismo que unos meses después asesinaron saliendo del Tijuana, sin que nadie haya sabido aún quién carajo lo hizo.
    • 1980 Vergés, P. Cenizas [1981] República Dominicana (CDH )
      A Paolo no lo mató ningún uniformado y todavía, como ocurrió en el caso del sargento, no se sabe, ni se sabrá, quién o quiénes lo hicieron. Dicen que por venganza, dicen que si él estuvo, o al menos organizó lo de Ramos y que por eso, dicen que por cuestiones personales, aunque esto último nadie se lo cree.
    • 1981 Alonso Santos, J. L. Estanquera [1990] Esp (CDH )

      Voz Fuera.(Megáfono.)¡Sargento Martínez!

      Tocho.(Gritando hacia afuera.)¡Sargento Martínez!

    • 1981 Alonso Santos, J. L. Estanquera [1990] Esp (CDH )

      Tocho.(Gritando hacia afuera.)¡Sargento Martínez!

      Ángeles.¿Hace mucho que robas?

      Tocho.Y a ti qué te importa.

    • 1981 García Márquez, G. Crón muerte [1981] 97 Colombia (CDH )
      El régimen de tropa, agravado por el miedo de la muerte, le maduró la vocación de mandar y la costumbre de decidir por su hermano. Regresó con una blenorragia de sargento que resistió a los métodos más brutales de la medicina militar, y a las inyecciones de arsénico y las purgaciones de permanganato del doctor Dionisio Iguarán. Sólo en la cárcel lograron sanarlo.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )

      Fueron palabras que los demás escucharon sin comprender... Mimilo, allá en su lecho del Barrero, dio varias vueltas. Hacía sólo unos días había entrado en su aldea el primer militar: un sargento de apellido Beltrán, quien se puso a las órdenes de Mimilo el de Barrero.

    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )

      La muerte era para él algo injustificable. Como dueño de bodega tenía el temor de morir cuando el negocio comenzaba a progresar. Sabiendo que el sargento Beltrán lo «puyaba»para saber sus opiniones sobre el asunto, el bodeguero sólo atendió a responder:

      — Pues mire que yo sí creo que uté tine razone.

    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] 59 República Dominicana (CDH )

      Al ritmo de la gran maquinaria que transporta la caña de azúcar, Remigio reconstruía sus premoniciones, sus miles de premoniciones, ahora comprendía. Hablando con el sargento Beltrán, dijo cierta vez:

      — Me resultaba extraño que por la noche taba yo tranquilo y me movían lo pie. Me jalaban la sábana. Me hacían to tipo e cosa.

    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Fue la primera vez que el sargento Beltrán oyó hablar de un Mimilo antigobiernista. En la zona entre el Barrero y Los Negros, para esa época, sólo había un militar «de puesto», los demás iban y venían en los camiones que llevaban presos al sisal, y recogían cadáveres cada mes y medio o dos meses.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      El sargento Beltrán, cuyo primer hijo había muerto de alferecía cuando vio una sombra con alas en la ventana de su cuartito, dudaba todavía en si denunciar a Mimilo, y a la vez, señalar que el único amigo del gobierno en el sitio era realmente Remigio el gagá, cuyas fuerzas estaban al servicio de los jefes.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      El mismo día en que Remigio el gagá y el sargento Beltrán hablaron, pasó en una mula torpe un hombre entrado en años, mulato, de ojos verdes y bigote gris. Llevaba dentro de las árganas bacinillas y una cantadora con platos galvanizados decorados con flores rojas y azules... En su mirada perdida se notaba que venía de lejos.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Aprendió a defenderse de Remigio el gagá, de quien pudo obtener suficiente información, lo mismo que del sargento Beltrán.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      La voz de Remigio el gagá y la del sargento Beltrán se escuchaban como se escucharon en el juicio. Acusadoras. Tenuemente acusadoras; se veían, por debajo de todas las blancuras, los espíritus que manejados por Barón Samedí salían del cementerio para montarse sobre los cuerpos flácidos del gagá de Remigio el gagá. Le hacían la reverencia a la palma, y Curibamgó, rey del petró, se hacía el pendejo reculando, porque no quería tomar partido por nadie.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Y los nombres rodaron, y fue entonces la primera caída, y la segunda, y la tercera, y ahora la cuarta con el bautismo de Serapio Rendón, y con la voz del sargento Beltrán detrás, y de Mimilo negándome para siempre.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Antonio escupió, y preguntó a Cancalacuá si en el fondo existirían profundas dudas sobre el arribo a un acuerdo con Sombra Castañeda, y sobre los sargentos, alcaldes, y seres de ventrículos represivos. Contesté —tomando para mí la pregunta— que sólo me preocupaban los expoliadores que meterían multifamiliares en las rendijas más sabrosas de la ecología.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Siendo el único civil de la componenda, sólo conocía, entre los demás apresados al sargento Beltrán, —una vez de puesto en el batey Los Negros. Supuso que todo él motivo de su desgracia estribaba en que el coronel de puesto en Azua le había pedido varias veces una fórmula que no tenía, porque más que fórmula, tenía buena fe y deseos de colaborar.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      En Los Negros el sargento Beltrán se había asustado profundamente con la presencia de un nuevo inquilino, y Remigio el gagá había tenido que reportarse al coronel en Azua, para dar un informe completo en el cual Mimilo, transmisor de decisiones, no salía bien parado.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      El sargento y los dos oficiales comprometidos se reían a mandíbula batiente el mismo día de la causa, como si nada hubiera de pasar.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      (Pero corpúsculos de saliva flotante habían invadido la visión del juez luego de su última perorata, mientras que el sargento Perenterio —Pelafustán al servicio— tampoco apreció ni entendió la pregunta, porque jugaba dominó mentalmente y en ese momento terminaba la partida con un tranque a dos cabezas)...
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      (Pero corpúsculos de saliva flotante habían invadido la visión del juez luego de su última perorata, mientras que el sargento Perenterio —Pelafustán al servicio— tampoco apreció ni entendió la pregunta, porque jugaba dominó mentalmente y en ese momento terminaba la partida con un tranque a dos cabezas)... sorprendido por su incapacidad para ganar una mano aun contra sí mismo, y empujado por la ininteligible pregunta eyaculada por el señor Rendón, el sargento Perentorio reventó su fusta pretoriana sobre la cara del reo, como quien aplasta una mariposa cuyo Rubicón está en la mejilla del enemigo.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )

      El podrido idioma del juez se contuvo y Rendón eructó por encima del consuelo y de todos los piedracielismos; se rascó la nalga derecha y comprendió, bajo la mirada indiferente del sargento Beltrán, que había llegado el momento final.

    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      El sargento Beltrán dirigía a los perseguidores. El rey y la reina de los gagases de Remigio mostraban el camino; pero desde allá, Mimilo, con su mano firme, recibía los favores de Curibamgó, quien adoraba la lucha subterránea.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] 125 República Dominicana (CDH )
      Pasamos por debajo de lianas muy bajas, pasamos por telas metálicas de hoyuelos finos en las que Remigio y el sargento Beltrán se detuvieron porque no eran capaces de reducirse. De pronto Ausencia reconoció que la luz de la luna podía indicarnos mejor el camino.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Curibamgó, que era también Don Petró, me miró con esos ojos como de brasa, y dijo que quien deseaba meter la política era el sargento Beltrán, buscando ascensos, y el alcalde Remigio, que no se conformaba con usar los espíritus de los muertos en el sisal y quería ahora tomarle la delantera a Mimilo y robarle el primer enterramiento del Barrero, el más viejo de los Barones del Cementerio de la zona, el más antiguo y poderoso, sólo que con el deseo de iniciar una guerra material que sería realmente el acabóse del Barrero.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Yo no le guardo rencor y sé que él utilizó mis trasponendas para hacerse de mucha fama, incluso salvando brujas que cayeron, o queriendo salvarlas, testigo de lo cual pueden ser Remigio el gagá y el sargento Beltrán susodicho antes y en otra ocasión...
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] 136 República Dominicana (CDH )
      Él nos metió en esto de política, porque nadie conocía los militares en el Barrero, ya que sólo el sargento Beltré visitaba, y la mayoría de las veces lo hacía de civil y buscando consejos en la mantada.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      (Sombra Castañeda, oculto en lo alto de la sierra, comprende que en ese momento el sargento Perentorio, ayudante del general, se levanta de su silla de guano y corre hacia una puerta gris. Allí hay un letrero que dice «clases»; sale luego con la bragueta abierta y el pantalón mojado.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Desde su medallística actitud condonada de brillos, el general miró al sargento Perentorio con el rabo del ojo. Perentorio recibía esas miradas como un boxeador peso ligero que acusa en sus costillares los golpes lanzados, desde medio pie de distancia, por un peso completo.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Cuando preguntó al sargento Perentorio que si había llamadas tempranas y el susodicho y referido sargento le contestó, como en oficio, que se le informa respetuosamente que de arriba llamaron para interesarse nuevamente en lo del señor Rendón, el general se cubrió de miedo infructuoso y galopante.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Cuando preguntó al sargento Perentorio que si había llamadas tempranas y el susodicho y referido sargento le contestó, como en oficio, que se le informa respetuosamente que de arriba llamaron para interesarse nuevamente en lo del señor Rendón, el general se cubrió de miedo infructuoso y galopante.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      No había perros y ahora las voces de Remigio el gagá y el sargento Beltrán se apagaban, reculaban y los espíritus volvían a sus lugares de origen, cuando Ausencia me preguntó, «¿crees que saldremos?»...
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] 175 República Dominicana (CDH )
      Y fue entonces cuando Antonio escupió y preguntó a Cancalacuá si en el fondo existirían profundas dudas sobre el arribo a un acuerdo con Sombra Castañeda, y sobre los sargentos, alcaldes, y seres de ventrículos represivos.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] 194 República Dominicana (CDH )
      Se iba con sus sueños de quesos, sus malditas y alcahuetas narrativas de gendarmes, sargentos, muertes y sombras; porque él era eso, Esculapio era eso, el padre de toda sombra, de todo movimiento, de toda vaina; que al fin y al cabo Mimilo llegó a pensar que Sombra Castañeda no era otra cosa que la imagen misma de Esculapio Ramírez.
    • 1982 Benedetti, M. Primavera [1994] 206 Uruguay (CDH )
      [...] cuando son los cabos o los sargentos los que miran por el agujerito para vigilarnos nunca me despierto no les doy bolilla / sólo me despierto sobresaltado cuando después de las dos son los oficiales los que vichan [...]. /
    • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] Perú (CDH )

      Ustedes deben ir por Lurín, por Vitarte, fuera de la ciudad. Si quieren tener terno de lanilla y zapatos blancos, a sudar, compadres.

      A pesar de esta advertencia, hicieron una nueva tentativa, esta vez por los hospitales y cuarteles, pero nunca pudieron pasar la barrera de los subalternos y toda su oferta se limitó a vanos parlamentos con barchilones y sargentos. En fin, no quedó otro recurso que visitar los colegios, para empezar el colegio Mariano, donde ambos habían hecho toda su instrucción.

    • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] 129 Perú (CDH )
      Toda la clase tenía que ir al Club Revólver para efectuar un ejercicio de tiro con fusil, correspondiente al curso de instrucción militar, curso grotesco en verdad, una ficción estúpida, que obligaba a los universitarios a aprenderse de memoria cómo se armaba una ametralladora o cuáles eran las obligaciones del sargento furriel.
    • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] Perú (CDH )

      — ¿Tú por aquí? Vivo aquí no más.

      Ludo notó que a Daniel le faltaban todos los dientes superiores.

      — La semana pasada me meché con un sargento. El hijo de puta me dio un botellazo en la jeta y se escapó.

      Lo llevó a un cuartito al fondo de un corredor descubierto. Había una mujer sentada en la cama.

    • 1985 Alape, A. La paz, la violencia 70 Colombia (CDH )
      El llegó con su experiencia a mediados del año 51, a la región de Chicalá, al sur del Tolima, cuna de luchas agrarias y comenzó a darle instrucción militar a las primeras guerrillas comunistas. Antonio Pérez había sido sargento en el Ejército, luego se hizo dirigente obrero de los petroleros.
    • 1985 Alape, A. La paz, la violencia Colombia (CDH )
      Ya para entonces a mí me habían pasado a ministro de Guerra, donde estuve también muy poco tiempo, porque vino el disentimiento con el doctor Gómez que quería en síntesis sancionar a los militares a quienes se acusaba de haber torturado al doctor Echavarría, sorprendido en momentos en que le entregaba dinero y una pistola a un sargento del Ejército de nombre Tomás García, que lo había estado engañando haciéndose pasar como partidario de un golpe que se iba a dar; basándose en una invasión a Bogotá por fuerzas guerrilleras, que vendrían de los Llanos.
    • 1985 Alape, A. La paz, la violencia Colombia (CDH )
      Llegamos a Monterrey y salió a recibirnos el comandante del puesto, el sargento Caicedo, el mismo que comandaba el Puesto Militar de Caño Arenoso en la vía San Luis de Gaceno y que los tres grupos de los hermanos Bautista habíamos atacado el 5 de agosto de 1952, con poco éxito para nosotros.
    • 1985 Alape, A. La paz, la violencia Colombia (CDH )

      Aceptaron y yo partí para Monterrey. Pasé el río Túa, en una mata me encontré con una garita de soldados que hacían servicio de vigilancia que ya nos conocían por las conversaciones de paz, nos saludamos y en mi macho seguí para adelante. Llego al centinela del puesto, saludo y le digo: necesito hablar con el sargento Caicedo. Llega el sargento, me saluda de nombre y me pregunta qué se me ofrece.

    • 1985 Alape, A. La paz, la violencia Colombia (CDH )

      Aceptaron y yo partí para Monterrey. Pasé el río Túa, en una mata me encontré con una garita de soldados que hacían servicio de vigilancia que ya nos conocían por las conversaciones de paz, nos saludamos y en mi macho seguí para adelante. Llego al centinela del puesto, saludo y le digo: necesito hablar con el sargento Caicedo. Llega el sargento, me saluda de nombre y me pregunta qué se me ofrece. Yo me desabrocho el cinto y le digo: le quería pedir el favor de que me guardara mi revólver y mis tiros porque entre ustedes no los necesito.

    • 1985 Alape, A. La paz, la violencia Colombia (CDH )
      "Que bien Neira, me comenta el sargento admirado, venga y lo presento al capitán Hernando Sanmiguel que ahora es el nuevo comandante del puesto". El capitán me recibió cordialmente y comunicó por radio al Batallón que había llegado otro: Carlos Neira.
    • 1985 Alape, A. La paz, la violencia Colombia (CDH )
      Al ver diariamente morir a los niños de hambre, pensamos que nos tocaba a las mujeres más responsables, una compañera que le decíamos Eldana, compañera Carmen, esposa de un sargento, teniente, no recuerdo bien, que le decían Zarpazo, con ella habíamos hecho parte de un comité, entonces nos incluyeron en la dirección de las mujeres, que teníamos la obligación de organizar una guardería infantil, donde los niños recibirían mejores cuidados y protección.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] 14 Cuba (CDH )
      Entonces Eloy Santos era sargento de la Marina de Guerra y había propuesto al partido organizar un motín en el barco en que (teóricamente) navegaba, uno de los pocos buques de guerra capaces de hacerse a la mar, aunque nunca la teoría naval se ponía en práctica marinera.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )

      — Rapidez y prevención, señores —gritaba Cirilo Lodares— que ahí arriba amenazan con posta y mostacilla.

      — Salgan zumbando —animaba Turcia— que nos persigue por la retaguardia un sargento de regulares.
    • 1986 Soriano, O. Rendido león [1987] Argentina (CDH )
      Los soldados bajaban las cabezas y los negros retrocedían a pasos cortos, cautelosos. Mister Burnett, inflamado de ira, le gritó al teniente Wilson; éste le gritó a su vez a un sargento de pantalón corto y los soldados corrieron a buscar sus fusiles.
    • 1986 Soriano, O. Rendido león [1987] Argentina (CDH )
      El inglés asintió y ordenó a un sargento que lanzara las bengalas al cielo. En ese momento, desde la radio del jeep, les llegó la voz temblorosa del cónsul Bertoldi que declaraba solemnemente haber puesto a salvo el honor de los argentinos.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] México (CDH )
      El sargento, riéndose y columpiando unas gallinas que llevaba en la mano, trató de caminar hacia la entrada. Mamá Elena levantó la escopeta, se recargó en la pared para no caer al piso por el impulso que iba a recibir, y le disparó a las gallinas. Por todos lados se esparcieron pedazos de carne y olor a plumas quemadas.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] 167 México (CDH )
      En la cocina, Gertrudis no lograba que el sargento Treviño dejara el almíbar como ella deseaba, por más órdenes que le daba. Estaba arrepentida de haber confiado en Treviño para tan importante misión, pero como Gertrudis preguntó a un grupo de rebeldes que quién sabía cuánto era una libra y él rápidamente respondió que una libra correspondía a 460 gramos y un cuartillo a un cuarto de litro, ella creyó que sabía mucho de cocina, y no era así.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] México (CDH )
      En la receta no se explicaba lo que era el punto de bola, así que Gertrudis le ordenó al sargento que buscara la respuesta en un gran libro de cocina que estaba sobre el trastero.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] México (CDH )
      Gertrudis le leyó al sargento las instrucciones, con fluidez y en voz alta.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] México (CDH )
      Gertrudis había logrado por fin reunir toda la información que buscaba ahora sólo le faltaba que el sargento preparara bien el almíbar y podría finalmente comer sus tan ansiadas torrejas.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] México (CDH )
      En cuanto el sargento salió, Tita se recostó nuevamente en la cama, no tenía ningún deseo de moverse de ahí, la inflamación en el vientre no le permitía estar sentada por mucho tiempo.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] 200 México (CDH )
      El color de la piel era la herencia de su abuelo, y los ojos azules la de Mamá Elena. Tenía los ojos idénticos a la abuela. Tras ellos venía el sargento Treviño, quien desde que terminó la revolución había sido contratado como guardaespaldas personal de Gertrudis.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] México (CDH )

      Tratando de no amedrentarse por la dominante y severa mirada que recibía de ella, ordenó que revisaran el rancho. Lo que encontraron no fue gran cosa, un poco de maíz para desgranar y ocho gallinas. Uno de los sargentos, muy molesto, se acercó al capitán y le dijo:

      — Esta vieja ha de tener todo escondido dentro de la casa, ¡déjeme entrar a supervisar!

    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      Miradlo ahí en la piedra. Quiere llegar a coronel. Ha aprendido de mí que sólo el afán nos mantiene vivos y voraces. Estuvo en el servicio y podía haber llegado como mucho a sargento. Y ¿no vale más querer ser coronel que ser sargento?
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      Miradlo ahí en la piedra. Quiere llegar a coronel. Ha aprendido de mí que sólo el afán nos mantiene vivos y voraces. Estuvo en el servicio y podía haber llegado como mucho a sargento. Y ¿no vale más querer ser coronel que ser sargento?
    • 1990 Fajardo, J. M. Epopeya locos [1990] Esp (CDH )

      Los ciudadanos electos confeccionarían listas de todos los ciudadanos de su calle en estado de tomar las armas. Los integrantes de este ejército popular eligirían entre sí a sargentos y cabos, a razón de un sargento y dos cabos por cada veinte hombres.

    • 1990 Vázquez Montalbán, M. Galíndez [1993] 290 Esp (CDH )
      Le golpearon con un madero en la cabeza y entre un policía y un sargento le dieron chalina, es decir, le ataron una soga al cuello y tiraron con todas sus fuerzas. Luego metieron el cadáver en un jeep y lo llevaron hasta la costa, donde solían hacer este tipo de operaciones, frente al matadero municipal.
    • 1991 Fdz Retamar, R. Hija [2000] Aquí Cuba (CDH )
      [...] Y además que cómo era posible que si ella admiraba tanto / a Lawrence el árabe, a Aurans Bey, / Como también lo admiraba Malraux, como también lo admiraba yo, / No comprendiese que Lawrence, desaparecido en / accidente motociclístico / Con el nombre del oscuro sargento Shaw / (¿Un inesperado homenaje suyo a G.B.S.?), / Quizá no hubiera desaparecido del todo, quizá de alguna / forma sobrevivía en alguien nacido precisamente en la / Argentina [...]. /
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )

      Amaría creía que los perros y los caballos venidos del otro lado del mar hablaban español. Amaría ya era «muy vieja», según Amadís. Nadie del llano hubiera cometido ya la crueldad de prolongarle la vida. Pero un sargento llamado Videla la tomó a su servicio, para que lavara ollas y cocinase los pescados de mar (tarea que Amaría había aprendido de mí, de mis gustos).

    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )
      Sabía «que había conocido españoles de los tiempos de Narváez» y no toleraba que usase todavía ese nombre de Amaría, que según el sargento no podía llevar una india, ya que recordaba a la Virgen, nuestra Señora.
    • 1993 Ferré, R. Batalla vírgenes [1993] Puerto Rico (CDH )

      Los Amita tienen un sistema eficiente de recaudación de fondos..Envían a sus Pastores Menores, los sargentos de la organización, a cobrarles a sus fieles un por ciento mensual del sueldo que ganan..Casi todo el mundo paga gustoso;.la mayoría de ellos tienen trabajo gracias a Amita, que es dueña de gran parte de los negocios de Barrio Obrero.

    • 1993 Ferré, R. Batalla vírgenes [1993] Puerto Rico (CDH )
      Empezó a exigirles a los Pastores Menores, que operan como los sargentos de la organización, que le llevaran a sus hijas solteras a visitarlo..
    • 1994 Prensa El Mundo, 18/05/1994 [1995] Esp (CDH )

      Las conversaciones mantenidas por parte del Ministerio con empresas y sindicatos para elaborar los perfiles profesionales a los que debe responder cada titulación demuestran, tal como señala Francisco Asís, que: «en toda organización productiva hay una estructura de recursos humanos y cada uno de ellos tiene diferente competencia y responsabilidad. No tiene sentido que haya más capitanes que sargentos. Muchas cualificaciones, que tienen que ver con las titulaciones que vamos a implantar en la FP, es inútil plantearlas desde una oferta universitaria.

    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] Ecuador (CDH )

      Sólo el entusiasmo de Febres Cordero, que mira las cosas con panorámica continental y les recuerda los progresos de Bolívar por el norte y San Martín por el sur; así como la noticia de que el perseverante Antepara ha convencido al capitán de artillería Nájera, mientras el teniente Álvarez, indio cuzqueño apodado "el Cacique", ha comprometido a dos sargentos del Daule, logra contener el pesimismo y abrigar nuevas esperanzas.

    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] Ecuador (CDH )
      Sus tropas, ya trabajadas por los sargentos Vargas y Pavón, apoyan sin más la causa patriota. Antepara, con un grupo de civiles, y con el Comandante Tirapegui, segundo jefe del Daule, se apoderan de la batería Las Cruces sin hallar resistencia.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] Ecuador (CDH )
      Dos sargentos, Francisco Tejada y José López, encabezaban aquel oleaje de valor temerario. Tras ellos iban los demás, en andanadas sucesivas, obedientes a las voces de estímulo de sus oficiales, entre los que destacaba, pese a su juventud, Abdón Calderón.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] Ecuador (CDH )
      60 fusiles a las órdenes del capitán Francisco Moran, con dos tenientes y cuatro sargentos.
    • 1995 Giardinelli, M. Imposible equilibrio [1995] Argentina (CDH )
      Viajó varias veces a la Capital Federal, munido de gruesas carpetas que contenían una vasta estadística hidrográfica y la más completa bibliografía zoológica, que le fue preparada por Albertito Parodi, acaso el único veterinario del país que algo sabía de hipopótamos por las narraciones de su abuelo, sargento en Abisinia durante la ocupación italiana.
    • 1995 Giardinelli, M. Imposible equilibrio [1995] Argentina (CDH )
      Es el mismo instante en el que, desde cien metros de distancia, Frank ve que en la puerta de la casa almacén donde entraron Pura y Victorio estaciona un viejo Rastrojero de la Policía del Chaco y que de él desciende un sargento gordo, calvo y pachorriento.
    • 1995 Giardinelli, M. Imposible equilibrio [1995] 208 Argentina (CDH )
      Había robado una pistola ametralladora, herido a un sargento, cruzado el patio de la Jefatura balaceando a diestra y siniestra, matado al perro mascota del jefe de Policía, trepado a un patrullero y atravesado la ciudad con rumbo desconocido.
    • 1997 Prensa El Nuevo Herald, 21/04/1997 [1997] Estados Unidos de América (CDH )

      Como tres horas después, a la 1:45 a.m. del jueves, el niño nació muerto. "El niño fue bañado, empolvado y fotografiado como parte del proceso del duelo", dijo Venetia Coffey, sargenta de la policía de North Miami Beach. "La mujer solicitó que se le entregara un memory box con el gorro del bebé, su brazalete de identificación, las huellas de sus pies, un rizo de su pelo y la fotografía".

      Sin embargo, luego de haber sido dada de alta el jueves, nunca regresó a Parkway.

    • 1997 Prensa Clarín, 19/01/1997 [1997] Argentina (CDH )

      El golfo Pérsico fue el primer escenario que vio desempeñarse a las norteamericanas en combate. En medio del desierto, las tropas femeninas dieron un nuevo toque al ambiente militar: un dibujo infantil pegado en la pared de un consultorio médico de campaña, un kit de maquillaje en la mochila de una sargenta, uñas largas, bocas pintadas.

    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )

      Unas horas más tarde se enteró al fin, como el resto del mundo, de la noticia que, desde las derruidas callejas del antiguo burgo medieval, comenzó a propagarse por el mundo como una epidemia: el ReichsmarschallHermann Göring, el prisionero nazi de más alta jerarquía en ser juzgado por el Tribunal Militar Internacional, había sido hallado muerto en su celda unas horas antes de que el sargento John Woods se encargase de ejecutar la sentencia de ahorcamiento a la que había sido condenado.

    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      Era la voz del sargento Gregori Timishin: algo le ocurría a Göring. El capellán corrió hacia la celda sólo para encontrar el cuerpo del otrora rollizo Reichsmarschall en un estado que hacía vano cualquier intento por salvarle la vida.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] 143 México (CDH )
      En febrero de 1945, Goudsmit y Bacon —junto con el sargento Pash, el responsable militar de la misión— cruzaron el Rin al lado de las tropas aliadas. A fines de marzo, habían llegado a la antigua ciudad universitaria de Heidelberg, donde se encargaron de detener a los físicos Hans Bothe y Walter Genter y establecieron su Base de Avanzada Meridional.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      — Fue una casualidad enterarme de que el sargento Johnson se ha dado a la tarea de recopilar el archivo sobre el partido nazi utilizado durante los juicios de Núremberg —Bacon hizo una pausa—. Sargento, le presento al profesor Gustav Links.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )

      — Fue una casualidad enterarme de que el sargento Johnson se ha dado a la tarea de recopilar el archivo sobre el partido nazi utilizado durante los juicios de Núremberg —Bacon hizo una pausa—. Sargento, le presento al profesor Gustav Links.

    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      — Siéntese, sargento —le indicó Frank, y él se colocó al otro lado del escritorio—. Léanos su informe, por favor.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      — Tome aire, sargento —le dije, tratando de aliviar su tensión.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      — Al final —prosiguió el sargento—, el asunto fue decidido por la Corte del Partido en Berlín: fue una especie de empate técnico entre Stark y Wagner.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )

      Según él, se había empeñado en una larga y estéril lucha contra la burocracia nazi y había terminado sucumbiendo ante ella.

      — Gracias, sargento, sus palabras han sido muy valiosas para nosotros.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      Cuando está por terminar, el sargento Werner Vogel se introduce en los lavabos de modo inesperado. Stauffenberg apenas tiene tiempo de poner el maletín en orden con ayuda de Haeften.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      — El mayor Von Freyend me ha enviado a buscarlo —le explica el sargento—. Según parece, tiene una llamada urgente del general Fellgiebel.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      Stauffenberg se dirige a toda prisa, en compañía del sargento Von Freyend, al búnker del Alto Mando. Allí lo espera el general Walther Buhle. En dos ocasiones, Stauffenberg debe rechazar el ofrecimiento de Von Freyend de ayudarlo a llevar su maletín.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      Aunque al principio se cree que ha sido obra de los trabajadores del campamento, el sargento Arthur Adam no tarda en revelar que vio al coronel Stauffenberg huyendo del campamento poco después de la explosión. Martin Bormann, uno de los hombres más cercanos al Führer, confirma esta última hipótesis.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      Después de que un oficial se ha negado a hacerlo, un sargento arrastra el cuerpo agonizante del general Beck a una habitación contigua y le da un tiro en la nuca.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Perú (CDH )
      Él gozó con cada ejercicio de agilidad, arrojo, audacia o resistencia, aun en aquéllos, feroces, para probar la voluntad y la obediencia al superior, zambullirse en lodazales con el equipo de campaña o sobrevivir en el monte bebiendo la propia orina y masticando tallos, yerbas, saltamontes. El sargento Gittleman le puso la más alta calificación: «Irás lejos, Trujillo». Había ido, sí, gracias a esa disciplina despiadada, de héroes y místicos, que te enseñaron los marines.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Perú (CDH )
      El sargento Gittleman le puso la más alta calificación: «Irás lejos, Trujillo». Había ido, sí, gracias a esa disciplina despiadada, de héroes y místicos, que te enseñaron los marines. Pensó con gratitud en el sargento Simon Gittleman. Un gringo leal y desinteresado, en ese país de pijoteros, vampiros y pendejos. ¿Había tenido Estados Unidos un amigo más sincero que él, los últimos treinta y un años?
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Perú (CDH )
      Menuda sorpresa se llevarían aquellos capitanes, mayores, tenientes, sargentos, instructores y profesores. Llegaba a la Academia Militar de Fort Leavenworth a seguir un curso y el pájaro tropical lucía más galones y títulos de los que tuvo nunca Eisenhower.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Perú (CDH )
      El chofer del jeep, un sargento, conducía en silencio, y Román daba hondos copazos de Lucky Strike, sus cigarrillos preferidos. ¿Por qué aceptó plegarse a la conjura? A diferencia de Juan Tomás, caído en desgracia y apartado del Ejército, él sí tenía todo que perder.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Perú (CDH )
      Le pidieron que se quitara el cinturón y los zapatos y los entregara a un sargento. Lo hizo, sin preguntar nada. Lo dejaron solo, y, minutos después, entraron los dos amigos más íntimos de Ramfis, el coronel Luis José León Estevez (Pechito) y Pirulo Sánchez Rubirosa, quienes, sin saludarlo, le dijeron que escribiera todo lo que sabía sobre la conspiración, dando nombres y apellidos de los conjurados.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] 432 Perú (CDH )

      Estuvo un tiempo infinito tratando de comunicarse con su hermano, pero no lo consiguió. Guaro estaba vivo; se movía, quejaba, abría y cerraba los ojos. A veces, prorrumpía en extravagancias y daba órdenes a sus subordinados: «¡Muévame esa mula, sargento!».

    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      sargento [...] com. Mil. Suboficial de graduación inmediatamente superior al cabo mayor e inferior al sargento primero.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      sargento [...] m. Oficial subalterno que en las antiguas compañías de infantería seguía en orden al alférez y tenía el cargo de instruir y alojar a los soldados, velar por la disciplina y llevar la contabilidad.
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Argentina (CDH )

      Yo era un héroe;y los cabos y los sargentos apostaban a mi favor en competencias ilegales entre las diferentes compañías.Competencias de medianoche, luz de linternas, círculos de soldados a mi alrededor.

    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Argentina (CDH )
      Rendido —un sargento más parecido al orgulloso dueño de una lobotomía mal hecha que a lo que se supone debe ser un disciplinado militar— me había conferido semejante honor. Bolsas negras y bolsas verdes. Meterlos adentro y el ¡zzzzzzzzzzzp! de los cierres relámpago y los truenos y las bombas afuera. Identificar los cuerpos de ser posible, claro.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )

      Salí por el portón del cementerio a través de los fuegos fatuos y los ladridos de los perros necrófilos. En el segundo puente del caño vi venir un bulto descomunal que no reconocí hasta que nos cruzamos. Era el sargento en persona, que me habría encontrado en su casa si me hubiera demorado cinco minutos más.

    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      — Dios lo guarde, sargento.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] 319 Co (CDH )

      Una tarde, uno de mis cómplices acababa de robarse La ciudad sin Laura, de Francisco Luis Bernárdez, cuando sentí una garra feroz en mi hombro, y una voz de sargento:

      — ¡Al fin, carajo!

    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] 397 Co (CDH )
      El sargento, asustado, se escondió en su cuarto.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] 397 Co (CDH )
      Sólo se oían en el ámbito de la casa los improperios de Mary que le reprochaba al sargento su falta de huevos.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] 559 Co (CDH )
      El sargento Cantor, que había hecho honor a su apellido cantando y acompañándose con la guitarra en los descansos de la guerra, fue muerto a bala semanas después del regreso.
    • 2003 Skármeta, A. Baile Victoria [2003] Ch (CDH )
      — Pero como sargento fue muy colaborador con las nuevas autoridades.
    • 2010 R. Santos, L. Paraíso perversos RD (CORPES)
      -Capitán, consígame un alicate, que tengo que apretarle una tuerca al motor de esta máquina del silencio. Alicate en mano, el coronel Méndez ordenó a un sargento que le bajase los pantalones a Guillermo.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      sargento [...] m. y. f. Suboficial de graduación inmediatamente superior al cabo mayor e inferior al sargento primero.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      sargento [...] m. Oficial subalterno que en las antiguas compañías de infantería seguía en orden al alférez y tenía el cargo de instruir y alojar a los soldados, velar por la disciplina y llevar la contabilidad.
    • 2020 Rey Rosa, R. Carta ateo guatemalteco Gu (CORPES)
      Por la mañana, después de tomar el café, estaba en las oficinas del edificio para solicitar una revista de las cámaras de vigilancia del administrador. Elel Xoyón Soto, se llamaba. Era de Chimaltenango —sin duda de estirpe kaqchikel— y había obtenido el rango de sargento en el ejército nacional. Chaparro y compacto, usaba todavía el corte de pelo militar.
    1. s. En ocasiones, con el complemento de infantería.
      docs. (1740-2020) 12 ejemplos:
      • 1740 Anónimo Compañía frutos Cuba Cedulario americano Esp (CDH )

        [...] en los de cincuenta cañones, ciento y sesenta plazas, con su capitán y teniente de fragata, escribano, capellán y cirujano, teniente y sargento de infantería, tres cabos y treinta y seis soldados, un segundo condestable, tres artilleros [...].

      • 2020 Pombo, Á. Destino gato común [2020] Esp (CORPES)
        Durante un tiempo pudo sumirse mansamente en su memoria como en un río soleado y tranquilo. Doña Nieves, que se había quedado con el coronel tras la muerte de la esposa, contribuyó con sus maneras bruscas, como el recuerdo de un sargento de infantería transfigurado en doña Nieves, a la estabilidad de la casa, a la consagración de la rutina
      • 1740 Anónimo Compañía frutos Cuba Cedulario americano Esp (CDH )

        [...] en los de cincuenta cañones, ciento y sesenta plazas, con su capitán y teniente de fragata, escribano, capellán y cirujano, teniente y sargento de infantería, tres cabos y treinta y seis soldados, un segundo condestable, tres artilleros [...].

      • 1781 Viedma, A. Diario de 1781 Diario Patagonia Argentina (CDH )
        El 9 murió el sargento de infantería de Buenos Aires José Nadela. El 10 murió en el toldo la mujer de un sobrino de Julián, llamado Ocopan, ella Gatalgeso de edad de unos 15 años y bonita: murió de sobreparto, e inmediatamente ensillaron su caballo, pusieron encima de él toda la ropa y alhajuelas de la difunta; montaron luego en él a una hija de Julián, que dio una vuelta a caballo alrededor del toldo; bajaron después la muchacha, y dos indios echaron un lazo al cuello del caballo, de que, tirando cada cual por su punta, dieron con él en tierra casi ahogado; y otros dos indios con otro lazo, lo acabaron de ahogar, echándoselo al hocico.
      • 1899 Anónimo Sin título El Noticiero Universal. Diario independiente de noticias, avisos y anuncios, 2 de junio de 1899 Esp (CDH )
        Al sargento de infantería Francisco Sancho Jimeno se le ha concedido abono de la gratificación de continuación en filas devengada en los meses de Abril, Mayo y Junio de 1896.
      • 1911 Pz Galdós, B. Cartago [2002] 100 Esp (CDH )
        Emigdio Santamaría, hombre fornido, corto de talla pero de fuerza hercúlea, arrebató su fusil a un sargento de Infantería, en el pasillo circular. Consternado y casi lloroso quedó el pobre sargento, considerándose sin honra por verse inerme e indefenso.
      • 1945 Cela, C. J. Nubes [1945] Esp (CDH )

        Joaquín Bonhome había sido de todo: minero, sargento de infantería, maquillador, viajante de productos farmacéuticos, camelot du roi, empleado de La Banque du Midi, contrabandista, recaudador de contribuciones, guardia municipal en Arcachon...

      • 1951 Barea, A. Forja rebelde [1958] Esp (CDH )
        El sargento de infantería, a cuyo grupo pertenecía el hombre, se enderezó como un gallo:

        — ¿Qué es eso? ¿Que nos van a quitar el tabaco? ¡Ca, no señor! —Se volvió a sus hombres—: ¡A formar! ¡De frente march...!

      • 1976 Laín Entralgo, P. Descargo conciencia [1989] Esp (CDH )

        La vinculación amistosa y operativa entre Marco Merenciano y yo fue haciéndose más y más estrecha a lo largo de 1935 . No contando nuestra honda afección mutua , mutuamente nos sumábamos y nos complementábamos los dos . Procedente de familia modestísima y muy pronto casado , con uniforme de sargento de infantería fui yo padrino de su boda , se vio inmediatamente forzado al ejercicio rural de la Medicina .

      • 1995 Martínez, T. E. StaEvita [1995] Argentina (CDH )
        En una borrosa fotografía del diario Democracia se lo ve pidiendo silencio a las mujeres que rezan por la salud de la Señora a la entrada de la residencia presidencial, bajo la lluvia. Un hombre bajo, envarado, húmedo: el mayordomo fiel que siguió a Evita como una sombra y se eclipsó con ella. Leí que había sido sargento de infantería hasta que Perón lo incorporó a su servicio personal, primero como chofer y después como intendente de palacio.
      • 2001 Glz Leal, N. Porción paraíso Ve (CORPES)
        Porque así se viene despacio, sobre la alabarda colgada en la pared del fondo y toma impulso para arrancarla de un envión, Jimmy que está solo en el cuarto contiguo y sueña. Es sargento de infantería, hombre insignia del pelotón que combate en el rellano de la almohada, mientras él sufre del dolor en la pierna.
      • 2012 Silva, L. Marca del meridiano Esp (CORPES)
        -Mírale -sollozó Consuelo-. Bien plantado hasta el final. Viéndole así, hasta doy por bien pasados todos los disgustos que me dio. Por lo menos, los sufrí por un hombre que todas me envidiaban. A Joaquín, el hijo de Robles y circunspecto sargento de Infantería, le azoró notoriamente oír hablar de aquel modo a su madre.
      • 2020 Pombo, Á. Destino gato común [2020] Esp (CORPES)
        Durante un tiempo pudo sumirse mansamente en su memoria como en un río soleado y tranquilo. Doña Nieves, que se había quedado con el coronel tras la muerte de la esposa, contribuyó con sus maneras bruscas, como el recuerdo de un sargento de infantería transfigurado en doña Nieves, a la estabilidad de la casa, a la consagración de la rutina
      • 1740 Anónimo Compañía frutos Cuba Cedulario americano Esp (CDH )

        [...] en los de cincuenta cañones, ciento y sesenta plazas, con su capitán y teniente de fragata, escribano, capellán y cirujano, teniente y sargento de infantería, tres cabos y treinta y seis soldados, un segundo condestable, tres artilleros [...].

      • 1781 Viedma, A. Diario de 1781 Diario Patagonia Argentina (CDH )
        El 9 murió el sargento de infantería de Buenos Aires José Nadela. El 10 murió en el toldo la mujer de un sobrino de Julián, llamado Ocopan, ella Gatalgeso de edad de unos 15 años y bonita: murió de sobreparto, e inmediatamente ensillaron su caballo, pusieron encima de él toda la ropa y alhajuelas de la difunta; montaron luego en él a una hija de Julián, que dio una vuelta a caballo alrededor del toldo; bajaron después la muchacha, y dos indios echaron un lazo al cuello del caballo, de que, tirando cada cual por su punta, dieron con él en tierra casi ahogado; y otros dos indios con otro lazo, lo acabaron de ahogar, echándoselo al hocico.
      • 1899 Anónimo Sin título El Noticiero Universal. Diario independiente de noticias, avisos y anuncios, 2 de junio de 1899 Esp (CDH )
        Al sargento de infantería Francisco Sancho Jimeno se le ha concedido abono de la gratificación de continuación en filas devengada en los meses de Abril, Mayo y Junio de 1896.
      • 1911 Pz Galdós, B. Cartago [2002] 100 Esp (CDH )
        Emigdio Santamaría, hombre fornido, corto de talla pero de fuerza hercúlea, arrebató su fusil a un sargento de Infantería, en el pasillo circular. Consternado y casi lloroso quedó el pobre sargento, considerándose sin honra por verse inerme e indefenso.
      • 1945 Cela, C. J. Nubes [1945] Esp (CDH )

        Joaquín Bonhome había sido de todo: minero, sargento de infantería, maquillador, viajante de productos farmacéuticos, camelot du roi, empleado de La Banque du Midi, contrabandista, recaudador de contribuciones, guardia municipal en Arcachon...

      • 1951 Barea, A. Forja rebelde [1958] Esp (CDH )
        El sargento de infantería, a cuyo grupo pertenecía el hombre, se enderezó como un gallo:

        — ¿Qué es eso? ¿Que nos van a quitar el tabaco? ¡Ca, no señor! —Se volvió a sus hombres—: ¡A formar! ¡De frente march...!

      • 1976 Laín Entralgo, P. Descargo conciencia [1989] Esp (CDH )

        La vinculación amistosa y operativa entre Marco Merenciano y yo fue haciéndose más y más estrecha a lo largo de 1935 . No contando nuestra honda afección mutua , mutuamente nos sumábamos y nos complementábamos los dos . Procedente de familia modestísima y muy pronto casado , con uniforme de sargento de infantería fui yo padrino de su boda , se vio inmediatamente forzado al ejercicio rural de la Medicina .

      • 1991 García Schz, J. Historia triste [1991] 238 Esp (CDH )
        Ella tuvo que olvidarse de los esfuerzos que Rafa estaba haciendo. Le oía jadear lastimosamente mientras mordía, chupaba, masticaba y lamía ateniéndose a las órdenes precisas que ella, como un sargento de infantería en período de prácticas, le dictaba desde esa idónea atalaya de mando que era la almohada.
      • 1995 Martínez, T. E. StaEvita [1995] Argentina (CDH )
        En una borrosa fotografía del diario Democracia se lo ve pidiendo silencio a las mujeres que rezan por la salud de la Señora a la entrada de la residencia presidencial, bajo la lluvia. Un hombre bajo, envarado, húmedo: el mayordomo fiel que siguió a Evita como una sombra y se eclipsó con ella. Leí que había sido sargento de infantería hasta que Perón lo incorporó a su servicio personal, primero como chofer y después como intendente de palacio.
      • 2001 Glz Leal, N. Porción paraíso Ve (CORPES)
        Porque así se viene despacio, sobre la alabarda colgada en la pared del fondo y toma impulso para arrancarla de un envión, Jimmy que está solo en el cuarto contiguo y sueña. Es sargento de infantería, hombre insignia del pelotón que combate en el rellano de la almohada, mientras él sufre del dolor en la pierna.
      • 2012 Silva, L. Marca del meridiano Esp (CORPES)
        -Mírale -sollozó Consuelo-. Bien plantado hasta el final. Viéndole así, hasta doy por bien pasados todos los disgustos que me dio. Por lo menos, los sufrí por un hombre que todas me envidiaban. A Joaquín, el hijo de Robles y circunspecto sargento de Infantería, le azoró notoriamente oír hablar de aquel modo a su madre.
      • 2020 Pombo, Á. Destino gato común [2020] Esp (CORPES)
        Durante un tiempo pudo sumirse mansamente en su memoria como en un río soleado y tranquilo. Doña Nieves, que se había quedado con el coronel tras la muerte de la esposa, contribuyó con sus maneras bruscas, como el recuerdo de un sargento de infantería transfigurado en doña Nieves, a la estabilidad de la casa, a la consagración de la rutina
    2. s. En ocasiones, con el complemento de caballería.
      docs. (1811-2018) 12 ejemplos:
      • 1811 PRENSA Correo político de Córdoba, 29/12/1811 [1811] 8 Esp (CDH )
        El general Expert elogia igualmente al teniente Giraud, al subteniente Villemotte, al sargento de caballería Lebas, y al dragon Ferrere. El capitan Tabard, comandante en S. Rafael, yendo con 80 hombres por órden del mismo general, en busca de víveres, encontró el mismo dia 9 en Villacastin á las quadrillas reunidas de Puchas y del Cocinero, compuestas de 350 caballos; las atacó y les mató 10 hombres, hiriéndoles mas de 30, y volvió á entrar en S. Rafael sin mas desgracia que haber sido heridos ligeramente 3 soldados, y haber perdido sus caballos en la accion los dos oficiales.
      • 2018 P. Villatoro, M. "Exterminio Curro Jiménez" ABC (Madrid): abc.es Esp (CORPES)
        Al final, los continuos y molestos robos de la partida de Curro Jiménez llevaron a la Guardia Civil a establecer pequeños destacamentos en las localidades de Castilleja de la Cuesta, Sanlúcar la Mayor y Castilleja del Campo (todas ellas, en Sevilla). Los agentes quedaron a las órdenes, en primer término, del teniente de infantería Francisco del Castillo, pero también del sargento de caballería Francisco Lasso (a quien se nombró comandante de puesto en el segundo de los pueblos nombrados).
      • 1811 PRENSA Correo político de Córdoba, 29/12/1811 [1811] 8 Esp (CDH )
        El general Expert elogia igualmente al teniente Giraud, al subteniente Villemotte, al sargento de caballería Lebas, y al dragon Ferrere. El capitan Tabard, comandante en S. Rafael, yendo con 80 hombres por órden del mismo general, en busca de víveres, encontró el mismo dia 9 en Villacastin á las quadrillas reunidas de Puchas y del Cocinero, compuestas de 350 caballos; las atacó y les mató 10 hombres, hiriéndoles mas de 30, y volvió á entrar en S. Rafael sin mas desgracia que haber sido heridos ligeramente 3 soldados, y haber perdido sus caballos en la accion los dos oficiales.
      • 1834 Larra, M. J. Trad. Arte conspirar [2002] Esp (CDH )

        GELER.–(Dando la mano a CAROLINA.)Sí; hoy acompaño a la condesa Estruansé en la magnífica cabalgada que ha dispuesto... Si vierais, Carolina, qué bien se tiene a caballo... ¡con un aire! ¡oh, aquello no es una mujer!

        REINA.–.(A KOLLER.)No; es un sargento de caballería.

      • 1891 Coloma, L. Pequeñeces [1987] Esp (CDH )

        — ¡Ay, no, no —dijo ella con su melodiosa vocecita—; eso es paja!... Dame tú uno más fuerte, Gorito...

        Y mientras Gorito le daba un veguero, capaz de tumbar de espaldas a un sargento de caballería, y lo encendía ella pulcramente con una prosaica cerilla, le dijo la duquesa:

        — ¡Pero vamos, mujer... cuenta, cuenta!...

      • 1899 Fité, V. Desdichas patria [1989] Esp (CDH )

        En 1883 estalla una potente insurrección militar en Badajoz, Seo de Urgel y Santo Domingo de la Calzada, proclamándose la República en las dos primeras ciudades, y repercutiendo el movimiento en varios puntos de la Península con levantamiento de partidas. En aquel entonces, los Tenientes coroneles Asensio Vega y Gutiérrez de los Ríos, cuatro Comandantes, diecinueve Capitanes y treinta y tantos oficiales, logran salvarse pasando la frontera; pero el Teniente Cebrián es asesinado por un soldado, y cuatro sargentos de caballería de Numancia fusilados con horrorosos detalles.

      • 1912 Pz Galdós, B. Cánovas [2002] 97 Esp (CDH )
        Por cierto que una tarde encontramos a María Ruiz, una de las amigas de Leona, paseando del brazo de un gallardo sargento de Caballería. Al poco rato bailaban una mazurca, bien agarrados, al son de los atronadores organillos.
      • 1975 Gala, A. Ulises [1994] Esp (CDH )

        Ulises.—(Ante esa contundencia.)Sí lo supo. Él también se casó por tener una mujer y unos hijos con ella. Pero cuando esa mujer lo tuvo bien seguro se transformó en un censo, en un jefe de administración, en un sargento de caballería.

      • 1988 Cela, C. J. Cristo [1993] 263 Esp (CDH )
        [...] Daphne Harper vivía decentemente en Fort Griffin, Tejas, estaba de cocinera en casa del coronel Hamilton, el novio de Daphne se llamaba Rick Yarnell y era sargento de caballería, Daphne se lo encontró en la cama con Bernice Starks que era una puta hambrienta y los mató a los dos a puñaladas [...].
      • 1990 Somers, A. Retrato Dickens [1990] Uruguay (CDH )

        La vi, de pronto, tomar una botella vacía, buscar una monedas en su bolsillo. Ya completamente segura de todo, intenté retroceder sin dejar de mirarla, decidida a ganar la puerta en cuanto fueran pronunciadas las palabras que me había adelantado tiempo antes. Entonces ella se cuadró como un sargento de caballería y me arrolló con la orden más implacable que yo pudiera haber oído:

        — ¡Pronto, a buscar el vino de la venganza, o te castigo con velarlo la noche entera dejándole un ojo abierto!

      • 1996 Prensa Diario de Yucatán, 01/09/1996 [1996] México (CDH )
        En la garita del kilómetro 26 de la Carretera Nacional, el sargento de caballería Rafael Santoyo Rayo se percató de que el agente José Alejandro Flores Cuautle manejaba una camioneta Ford Aerostar, de modelo reciente, seguido de una vehículo de la PGR.
      • 2006 Amutio, B. Escrito agua Ar (CORPES)
        Con sus oscuros ojillos penetrantes, su paso rápido y saltarín que la asemejaban a un pájaro negro, lustroso, siempre próximo al picoteo feroz sobre cualquiera que se interpusiera en su camino. Actuando como lo haría un sargento de caballería, al tratar de captar cualquier detalle que denotara una mínima desobediencia a sus reglas.
      • 2009 Fernández Díaz, J. Segunda vida flores Ar (CORPES)
        Los empezó a arrear con aires de sargento de caballería que ordena a la tropa. Cuando ya casi se habían marchado todos, y hasta Cecilia había enfundado su guitarra y ya partía para el dúplex de Dorrego con aquel productor babeante, el mozo le avisó a Fernández que había una lectora rezagada.
      • 2018 P. Villatoro, M. "Exterminio Curro Jiménez" ABC (Madrid): abc.es Esp (CORPES)
        Al final, los continuos y molestos robos de la partida de Curro Jiménez llevaron a la Guardia Civil a establecer pequeños destacamentos en las localidades de Castilleja de la Cuesta, Sanlúcar la Mayor y Castilleja del Campo (todas ellas, en Sevilla). Los agentes quedaron a las órdenes, en primer término, del teniente de infantería Francisco del Castillo, pero también del sargento de caballería Francisco Lasso (a quien se nombró comandante de puesto en el segundo de los pueblos nombrados).
    3. s. En ocasiones, con el complemento de artillería.
      docs. (1868-2017) 14 ejemplos:
      • 1868 Pirala, A. HGuerra Civil, VI [1984] Esp (CDH )

        En la tarde del domingo 22 de septiembre de 1839 entró don Carlos en Bourges, y tres coches más que humildes conducían toda su comitiva. Precedíanle seis soldados y un sargento de artillería, y rodeaban el carruaje que ocupaba don Carlos ocho gendarmes a caballo. Inmenso gentío ocupaba el tránsito, y no participando aquellas gentes de la pasión política de nuestros partidos, desconocidos para la generalidad, compadecían la desgracia y se mostraban indiferentes a su origen.

      • 2017 García, P. A. / Wejebe Cobo, J. "Madre Martí" Bohemia (La Habana): bohemia.cu Cu (CORPES)
        Cuentan que aprende a leer y escribir en la adolescencia, a escondidas de sus mayores, pues en la época se evita que las muchachas estudien. A finales de 1843 su padre, sargento de artillería, se traslada a La Habana y es probable que en ese viaje también haya arribado a la Isla junto con sus hermanos Valentín y José.
      • 1868 Pirala, A. HGuerra Civil, VI [1984] Esp (CDH )

        En la tarde del domingo 22 de septiembre de 1839 entró don Carlos en Bourges, y tres coches más que humildes conducían toda su comitiva. Precedíanle seis soldados y un sargento de artillería, y rodeaban el carruaje que ocupaba don Carlos ocho gendarmes a caballo. Inmenso gentío ocupaba el tránsito, y no participando aquellas gentes de la pasión política de nuestros partidos, desconocidos para la generalidad, compadecían la desgracia y se mostraban indiferentes a su origen.

      • 1899 Fité, V. Desdichas patria [1989] 26 Esp (CDH )

        El año 1865 cuenta las abortadas conspiraciones de la Montaña del Príncipe Pío, dos de Valencia, una en Zaragoza y otra en Pamplona; el 66 señala las fracasadas insurrecciones de Villarejo de Salvanés, en la que toman parte dos regimientos de caballería y es fusilado el capitán Espinosa; la de Avila por el General Pierrad y el Coronel Baldrich, con un batallón del regimiento de Almansa, y la sangrienta de Madrid, el 22 de Junio que, creyéndose apoyada por Prim en las Provincias Vascongadas y por Milans del Bosch en Cataluña, estalla en el cuartel de San Gil con la temeraria y criminal audacia de los sargentos de artillería, que sorprenden, hieren ó matan á los Oficiales que se les resisten, sacan treinta y dos piezas de diferentes calibres y, con el capitán Hidalgo á la cabeza pónense á las órdenes de los Generales Pierrad y Contreras, siendo ayudados eficazmente por los Coroneles Moriones y Barbajano, y unos treinta infantes del regimiento del Príncipe.

      • 1899 Pz Galdós, B. Vergara [2002] 6 Esp (CDH )

        En ningún albergue público ni privado de los que en toda población existen para personas y caballerías hallamos hueco, ni aun pidiéndolo del tamaño preciso para alfileres; y ya nos resignábamos a la pobreza de acampar en mitad del camino, como mendigos o gitanos, cuando nos deparó Dios a un sujeto, que no sé si llamar enemigo o amigo, aunque en tal ocasión y circunstancias bien merece este último nombre, el cual, con demostraciones oficiosas y todo lo urbanas que su rudeza le permitía, nos colocó bajo techo, entre cabos y sargentos de artillería montada, con los correspondientes arreos, armones, sacos, cajas y regular número de cuadrúpedos.

      • 1913 Unamuno, M. Sentimiento trágico [1996] Esp (CDH )
        Hegel, gran definidor, pretendió reconstruir el universo con definiciones, como aquel sargento de artillería decía que se construyeran los cañones: tomando un agujero y recubriéndolo de hierro.
      • 1939 Busaniche, J. L. Trad Viaje provs args Mac Cann [2002] Argentina (CDH )

        Habiendo entrado al almacén de un francés para comprar algunos artículos, vino a darnos conversación un inglés; dijo haberse encontrado en la armada de Buenos Aires cuando ésta fue tomada por la flota anglo-francesa; lo habían herido en un brazo, lo que le valió una pensión de cincuenta pesos mensuales, ahora era sargento de artillería y ganaba veintiocho pesos por mes. El soldado raso gana veinte pesos mensuales, aparte la ración de carne y yerba que recibe, pero debe tenerse presente que el peso papel, en estos momentos, no vale más de dos peniques y medio.

      • 1942 Cela, C. J. Pascual Duarte [1995] Esp (CDH )
        En la casa donde vivía, estaba también alojado un sargento de artillería que se ofreció a descifrarme lo que decían los papeles que me dieron en la agencia, y en cuanto me habló del precio y de las condiciones del pago se me cayó el alma a los pies cuando calculé que no tenía ni para la mitad.
      • 1951 Barea, A. Forja rebelde [1958] Esp (CDH )

        — Vamos a ver. Tú, ¿vas a caballería o a infantería, o a dónde?

        — No sé. Me dijeron que iba a ser artillero. Pero yo no sé nada.

        Gritábamos al sargento de artillería:

        — ¡Tú, aquí tienes otro!

      • 1995 Victoria Zepeda, F. Casta divina [1995] México (CDH )

        — Encantado, señor ¿Pedro? —le extendió la mano en señal de bienvenida. Como un acto reflejó, él se cuadró muy firme.

        Sargento de artillería Pedro Ruiz, ¿su excelencia? —saludó cohibido.

        — Nada qué, usted es un héroe señor, salvó a mi ahijada Carmela y eso merece un premio. ¿Cuánto quiere que le dé?

      • 2004 Arteta Dávila, Y. "Duelo atardecer" Crónicas convictos rebeldes Co (CORPES)
        Marco Tulio fue una de las víctimas al recibir un corte en el cuello, ocasionado con el filo de una botella quebrada, además de la sindicación de haber participado, en calidad de coautor, en la muerte del hombre acuchillado. La víctima, resultó ser un sargento de artillería que se encontraba de franquicia.
      • 2004 Anónimo "Cirujanos separaron siamesas" El Universo (Guayaquil): eluniverso.com Ec (CORPES)
        El padre, Kevin, de 34 años, es un sargento de artillería de la Infantería de Marina, y su esposa, Melissa, de 30 años, es maestra de inglés en la escuela secundaria.
      • 2017 García, P. A. / Wejebe Cobo, J. "Madre Martí" Bohemia (La Habana): bohemia.cu Cu (CORPES)
        Cuentan que aprende a leer y escribir en la adolescencia, a escondidas de sus mayores, pues en la época se evita que las muchachas estudien. A finales de 1843 su padre, sargento de artillería, se traslada a La Habana y es probable que en ese viaje también haya arribado a la Isla junto con sus hermanos Valentín y José.
      • 1868 Pirala, A. HGuerra Civil, VI [1984] Esp (CDH )

        En la tarde del domingo 22 de septiembre de 1839 entró don Carlos en Bourges, y tres coches más que humildes conducían toda su comitiva. Precedíanle seis soldados y un sargento de artillería, y rodeaban el carruaje que ocupaba don Carlos ocho gendarmes a caballo. Inmenso gentío ocupaba el tránsito, y no participando aquellas gentes de la pasión política de nuestros partidos, desconocidos para la generalidad, compadecían la desgracia y se mostraban indiferentes a su origen.

      • 1899 Fité, V. Desdichas patria [1989] 26 Esp (CDH )

        El año 1865 cuenta las abortadas conspiraciones de la Montaña del Príncipe Pío, dos de Valencia, una en Zaragoza y otra en Pamplona; el 66 señala las fracasadas insurrecciones de Villarejo de Salvanés, en la que toman parte dos regimientos de caballería y es fusilado el capitán Espinosa; la de Avila por el General Pierrad y el Coronel Baldrich, con un batallón del regimiento de Almansa, y la sangrienta de Madrid, el 22 de Junio que, creyéndose apoyada por Prim en las Provincias Vascongadas y por Milans del Bosch en Cataluña, estalla en el cuartel de San Gil con la temeraria y criminal audacia de los sargentos de artillería, que sorprenden, hieren ó matan á los Oficiales que se les resisten, sacan treinta y dos piezas de diferentes calibres y, con el capitán Hidalgo á la cabeza pónense á las órdenes de los Generales Pierrad y Contreras, siendo ayudados eficazmente por los Coroneles Moriones y Barbajano, y unos treinta infantes del regimiento del Príncipe.

      • 1899 Pz Galdós, B. Vergara [2002] 6 Esp (CDH )

        En ningún albergue público ni privado de los que en toda población existen para personas y caballerías hallamos hueco, ni aun pidiéndolo del tamaño preciso para alfileres; y ya nos resignábamos a la pobreza de acampar en mitad del camino, como mendigos o gitanos, cuando nos deparó Dios a un sujeto, que no sé si llamar enemigo o amigo, aunque en tal ocasión y circunstancias bien merece este último nombre, el cual, con demostraciones oficiosas y todo lo urbanas que su rudeza le permitía, nos colocó bajo techo, entre cabos y sargentos de artillería montada, con los correspondientes arreos, armones, sacos, cajas y regular número de cuadrúpedos.

      • 1902 Unamuno, M. Amor y pedagogía [1995] Esp (CDH )

        Mas esta discrepancia procede de que en la comedia de Molière es la mujer la sabia y en mi novela el sabio es el hombre. Por donde se ve que la materialidad y la formalidad de un matrimonio no la dan la virilidad y la feminidad sino la sabiduría de una de ambas partes.

        Pero debemos dejar, oh paciente lector, estos tiquismiquis metafísicos, ateniéndonos en punto a metafísica a lo que enseñaba aquel sargento de artillería que hegelianizaba sin saberlo como Mr. Jourdain —recuérdese que estoy leyendo a Molière— hablaba en prosa sin saberlo.

      • 1907 Pz Galdós, B. Tristes destinos [2002] Esp (CDH )
        Apenas salieron Isidro y Santiago de la estación, encontraron a otro emigrado, sargento de Artillería, y en el paso por Saint-Esprit a otros dos, uno de ellos sargento del Príncipe. En el puente y en las calles de la vieja ciudad fueron tropezando con españoles que dirigían al Pollero un saludo triste. Con algunos hablaron brevemente: en los vagos coloquios, las añoranzas de la patria distante iban a parar por natural desviación lógica a los rosados ensueños de la ojalatería.
      • 1913 Unamuno, M. Sentimiento trágico [1996] Esp (CDH )
        Hegel, gran definidor, pretendió reconstruir el universo con definiciones, como aquel sargento de artillería decía que se construyeran los cañones: tomando un agujero y recubriéndolo de hierro.
      • 1939 Busaniche, J. L. Trad Viaje provs args Mac Cann [2002] Argentina (CDH )

        Habiendo entrado al almacén de un francés para comprar algunos artículos, vino a darnos conversación un inglés; dijo haberse encontrado en la armada de Buenos Aires cuando ésta fue tomada por la flota anglo-francesa; lo habían herido en un brazo, lo que le valió una pensión de cincuenta pesos mensuales, ahora era sargento de artillería y ganaba veintiocho pesos por mes. El soldado raso gana veinte pesos mensuales, aparte la ración de carne y yerba que recibe, pero debe tenerse presente que el peso papel, en estos momentos, no vale más de dos peniques y medio.

      • 1942 Cela, C. J. Pascual Duarte [1995] Esp (CDH )
        En la casa donde vivía, estaba también alojado un sargento de artillería que se ofreció a descifrarme lo que decían los papeles que me dieron en la agencia, y en cuanto me habló del precio y de las condiciones del pago se me cayó el alma a los pies cuando calculé que no tenía ni para la mitad.
      • 1951 Barea, A. Forja rebelde [1958] Esp (CDH )

        — Vamos a ver. Tú, ¿vas a caballería o a infantería, o a dónde?

        — No sé. Me dijeron que iba a ser artillero. Pero yo no sé nada.

        Gritábamos al sargento de artillería:

        — ¡Tú, aquí tienes otro!

      • 1988 Scorza, M. Tumba relámpago [1988] Perú (CDH )

        — ¡Chinche se ha rebelado de nuevo! —interrumpió el Seminarista—. ¡Marcha a la cabeza de la gente que ocupa la hacienda Pacoyán!

        — ¡Los masacrarán otra vez! Y no pasará nada. Soy ex sargento de artillería. Con el Ejército no se juega. El Ejército se acuartela en el desfiladero de Huariaca. Doctor Ledesma ¿es verdad o es mentira que en la semana ha llegado al cuartel de Huariaca una sección de ametralladoras pesadas?

      • 1995 Victoria Zepeda, F. Casta divina [1995] México (CDH )

        — Encantado, señor ¿Pedro? —le extendió la mano en señal de bienvenida. Como un acto reflejó, él se cuadró muy firme.

        Sargento de artillería Pedro Ruiz, ¿su excelencia? —saludó cohibido.

        — Nada qué, usted es un héroe señor, salvó a mi ahijada Carmela y eso merece un premio. ¿Cuánto quiere que le dé?

      • 2004 Arteta Dávila, Y. "Duelo atardecer" Crónicas convictos rebeldes Co (CORPES)
        Marco Tulio fue una de las víctimas al recibir un corte en el cuello, ocasionado con el filo de una botella quebrada, además de la sindicación de haber participado, en calidad de coautor, en la muerte del hombre acuchillado. La víctima, resultó ser un sargento de artillería que se encontraba de franquicia.
      • 2004 Anónimo "Cirujanos separaron siamesas" El Universo (Guayaquil): eluniverso.com Ec (CORPES)
        El padre, Kevin, de 34 años, es un sargento de artillería de la Infantería de Marina, y su esposa, Melissa, de 30 años, es maestra de inglés en la escuela secundaria.
      • 2017 García, P. A. / Wejebe Cobo, J. "Madre Martí" Bohemia (La Habana): bohemia.cu Cu (CORPES)
        Cuentan que aprende a leer y escribir en la adolescencia, a escondidas de sus mayores, pues en la época se evita que las muchachas estudien. A finales de 1843 su padre, sargento de artillería, se traslada a La Habana y es probable que en ese viaje también haya arribado a la Isla junto con sus hermanos Valentín y José.
    1. s. m. Con el modificador mayor, para referirse al militar de graduación superior al sargento, encargado de la gestión de la economía de la tropa y, fundamentalmente, de la instrucción de los soldados.
      docs. (1528-2019) 131 ejemplos:
      • 1528 García Cereceda, M. Tratado campañas Carlos V, I [01-01-1528] p. 204 Esp (BD)
        Ansí Lautrec camina su camino, y pasando á vista del campo del Príncipe de Orange manda disparar su artillería contra de los escuadrones de los españoles, que no fizo daño alguno, salvo al sargento mayor Cristóbal Arias, que el viento de una pelota le rompió el brazo.
      • 2019 Leiva Leiva, J. M. "Cuerpos élite" La Tribuna (Tegucigalpa): latribuna.hn Ho (CORPES)
        Allí se encuentra el duro y castigador sargento mayor de artillería Hartmann (R. Lee Ermey), quien aplica sus estrictos métodos y sus implacables prácticas a los novatos para convertirlos en soldados fuertes y suficientemente preparados para combatir. Por supuesto, no todos los jóvenes están preparados para soportar sus métodos. Y no sólo hablamos de renunciar, sino también de quitarse la vida.
      • 1528 García Cereceda, M. Tratado campañas Carlos V, I [01-01-1528] p. 204 Esp (BD)
        Ansí Lautrec camina su camino, y pasando á vista del campo del Príncipe de Orange manda disparar su artillería contra de los escuadrones de los españoles, que no fizo daño alguno, salvo al sargento mayor Cristóbal Arias, que el viento de una pelota le rompió el brazo.
      • 1568 Salazar, E. Carta a Mondragón Cartas Salazar Esp (CDH )
        Sargento mayor y menores hay muy diestros, que saben muy bien formar sus escuadrones en cuadro, en punta, en círculo y de otras muchas maneras; saben guarnecerlos y fortificarlos en la avanguardia y la retaguardia; saben sacar sus mangas de arcabucería, aunque algunas veces (si no son todas) la avanguardia va hecha vaga guardia, y la retaguardia ataharre, y las mangas todas rotas.
      • 1592 Collado, L. Artillería [2000] Esp (CDH )
        Y después de haver subido por los grados de la verdadera milicia, que son de soldado a official, sargento mayor y capitán de infantería y después maestre de campo, el Rey nuestro Señor, usando de su real liberalidad y grandeza, me ha hecho merced de el grado de general de artillería de este estado de Milán, Piamonte y Lombardía.
      • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Alféreces son los Sargentos Mayores, i Sargentos los Capitanes. Los de la Junta son el Señor Marqués de Santa-Cruz que preside, i los Señores Don Enrique Felípez i Don Luis Ponce. Secretario, el Don Nicolás Cid, del Consejo de Guerra. Hácense grandes mercedes efetivas a todos.
      • 1685 Fdz Villalobos, G. (Marqués de Varinas) Desagravios de los indios y reglas [1899] Esp (CDH )
        Lo duodécimo, que en los castillos y compañías de campaña que V. M. tiene para defensa de las plazas, el gobernador castellano, sargento mayor y capitanes, tengan siempre la cuarta parte de plazas muertas en ellas, estándolo éstas vivas para las pagas que hace V. M., lo cual se reparte entre todos los que cooperan al fraude, que son los oficiales reales.
      • 1706 Anónimo El rey manda que cuando lleguen galeones y flota se satisfagan por el ministro que nombrare 907670 pesos excusados de plata, que importan los gastos y costos de las dos escuadras que pasan a escoltarlos 200 Cedulario americano Esp (CDH )
        [...] treinta y ocho mil pesos excusados por la gratificación que se ha de dar a los dichos generales y capitanes de estas escuadras y asimismo otros nueve mil pesos por la gratificación de un capitán de bandera, un sargento mayor y un capitán de fragata, por cada escuadra, divididos estos gastos según y en la forma siguiente:

        Por el armamento de los siete navíos destinados para convoyar la flota de Nueva España, trescientos noventa y un mil y veinte y ocho pesos excusados. Por la gratificación del General y capitanes de esta escuadra diez y ocho mil pesos excusados, los cuatro mil para el General, y dos mil a cada uno de los siete capitanes.

      • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Paraguay (CDH )

        Residen en este puerto, fuera del gobernador, un teniente rey que provee su magestad, de pocos años á esta parte, para las ausencias forzosas ó muerte del gobernador: un veedor de la milicia, un comisario general de la caballería, y otro sargento mayor, plazas tan honoríficas como útiles; los jueces y oficiales reales del Paraguay y Rio de la Plata que señalan sus sustitutos en los pueblos de ambos gobiernos para la recaudacion de la real hacienda.

      • c1754 Delgado, J. J. HGral islas Poniente [1892] Filipinas (CDH )
        "Viva la fé y el rey de España;" y encaminándose al palacio, quitaron la vida al tirano y á un hijo suyo, que era sargento mayor, viniendo á caballo desde la fuerza á socorrer á su padre.
      • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
        El sargento mayor iba á la frente vestido de militar, y el último de todos el gobernador, con uniforme lucido, á quien hacían la corte los seis soldados españoles, tres por cada lado, con sus fusiles al hombro.
      • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
        El gobernador que une en sí la Intendencia goza 660 pesos anuales, y el sargento mayor 480; hay también tres compañías pagadas, una de infantería, otra de dragones con 7 plazas, y la tercera de artillería con 31; el capitán de ésta goza 90 pesos mensuales, el de infantería 50, y el de dragones 51 1/2; las de asamblea 65, los sargentos de ésta 24, los cabos 18, y cada soldado 10.
      • 1803-1806 Mtz Zúñiga, J. Estadismo Filipinas [1893] Esp (CDH )

        Cavite es una ciudad pequeña, fea y sucia; tiene un gobernador ó castellano nombrado por el Rey, con 1.000 pesos de sueldo; un sargento mayor, un ayudante y una compañía de malabares. Además de esto, se envía continuamente un destacamento del fijo de Manila para su custodia.

      • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
        El celo por el bien público tiene sus límites, cuya violación le convierte en celo indiscreto e injusto, por lo que es un grande error y una bárbara necedad en algunos creer que el sargento mayor o el ayudante ha de acriminar y agravar al reo en su conclusión cuanto sea posible».
      • 1873 Pz Galdós, B. Trafalgar [1995] Esp (CDH )
        Verdad es que todos los tesoros del rey se emplean en pagar sus sueldos a los señores de la corte, y entre éstos el que más come es el príncipe de la Paz, que reúne cuarenta mil durazos como consejero de Estado, como secretario de Estado, como capitán general y como sargento mayor de guardias...
      • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 149 Ar (CDH )
        Los Ocampos, que obtuvieron el Gobierno en 1820, le dieron el título de Sargento Mayor de las Milicias de los Llanos, con la influencia y autoridad de Comandante de Campaña.
      • 1891 Palma, R. Tradiciones peruanas VIII [1969] Perú (CDH )
        El Jefe Supremo, que con espíritu justiciero castiga todo acto deshonroso para la noble carrera de las armas, sabe también premiar a los militares que la enaltecen por su valor, y en tal concepto, atendiendo al heroico comportamiento del capitán Benites, lo asciende, en nombre de la nación, a sargento mayor efectivo.
      • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
        Caminaba la flota con grandes precauciones para prevenir cualquier sorpresa del Turco, puesta en el orden y formación trazados por Don Juan y comunicados por escrito a todos los maestres de campo, coroneles, capitanes, sargentos mayores y demás oficiales.
      • 1933 Manacorda, T. Fructuoso Rivera [1946] p. 26 Ur (BD)
        Al otro día el comando superior le daba el grado de sargento mayor.
      • 1961 Grosso, A. Zanja [1984] Esp (CDH )
        El sargento mayor descorre las puertas del garaje sobre la arcada del soportal y pulsa el contacto. Linda abre la verja de hierro. El automóvil se desliza por el sendero enarenado y roza con las ruedas delanteras el bordillo de la acera hasta quedar aparcado delante de la casa vecina.
      • 1992 Alberto, E. Eternidad lunes [1994] Cuba (CDH )
        Un sargento mayor montaba todavía en su cabalgadura, preso entre las tiras de los arreos y con la estrella de la espuela hundida en la barriga del animal, descabezados ambos por un proyectil de mortero. Algunos infantes se aferraban a la tabla de salvación de los fusiles, otros flotaban con los brazos en cruz, de cara al sol, arrepentidos.
      • 1999 Guzmán, Y. País estancias [1999] Argentina (CDH )
        Se le reconoció el grado de sargento mayor y fue puesto bajo las órdenes del general San Martín, que en ese momento estaba preparando en Mendoza el cruce de Los Andes. Luchó en la batalla de Chacabuco y en la batalla de Tucumán, junto al general Manuel Belgrano.
      • 2002 Lorandi, A. M. Guerra y sociedad en el virreinato del Perú Pe (CORPES)
        El virrey conde de Santisteban (1661-1666) envió un sargento mayor para que tratase de convencer a los indios que regresaran a sus tareas. Pero ellos no sólo no acataron la orden, sino que atacaron a los enviados y los maltrataron y pocos días después se arrojaron sobre Churín, con el cuerpo cubierto de pinturas de guerra, cabelleras postizas, gritando "guerra, guerra", y echando a los españoles "de nuestra tierra que esta tierra es de nuestro rey inga".
      • 2009 Vargas Linares, M. Mariscal vivió prisa Co (CORPES)
        El abuelo de don Vicente, Carlos Francisco de Sucre Garrido y Pardo, hijo del flamenco marqués de Preux y de la dama española María Buenaventura Pardo, sargento mayor de los Reales Ejércitos en Cádiz, comandante de la ciudad de Barcelona y brigadier general en Cataluña, tras combatir en Italia fue enviado al Caribe por el rey Felipe de Borbón hacia 1709.
      • 2019 Leiva Leiva, J. M. "Cuerpos élite" La Tribuna (Tegucigalpa): latribuna.hn Ho (CORPES)
        Allí se encuentra el duro y castigador sargento mayor de artillería Hartmann (R. Lee Ermey), quien aplica sus estrictos métodos y sus implacables prácticas a los novatos para convertirlos en soldados fuertes y suficientemente preparados para combatir. Por supuesto, no todos los jóvenes están preparados para soportar sus métodos. Y no sólo hablamos de renunciar, sino también de quitarse la vida.
      • 1528 García Cereceda, M. Tratado campañas Carlos V, I [01-01-1528] p. 204 Esp (BD)
        Ansí Lautrec camina su camino, y pasando á vista del campo del Príncipe de Orange manda disparar su artillería contra de los escuadrones de los españoles, que no fizo daño alguno, salvo al sargento mayor Cristóbal Arias, que el viento de una pelota le rompió el brazo.
      • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] Pe (CDH )
        Puso por maestre de campo a Pedro de Valdivia, y por sargento mayor a Antonio de Villalva. Estando en esto, llegaron Gonçalo Piçarro y Alonso de Alvarado y hízolos generales, a su hermano de la infantería y al otro de la cavallería.
      • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 200v Pe (CDH )
        Don Diego caminó hazia los enemigos con la orden que tenía, por no mostrar flaqueza, que assí fue aconsejado de sus capitanes; empero fue contra la de Pero Suárez, sargento mayor, que sabía de guerra más que todos.
      • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 219r Pe (CDH )

        [...] repartió a cada vezino como tenía, hizo y adereçó arcabuzes y otras armas; nombró por capitanes de la infantería a Pablo de Meneses, Martín de Robles, Mateo Ramírez, Manuel Estacio, y a Jerónimo de Aliaga de los cavallos; por maestre de campo, a Antonio de Robles, y a Ventura Beltrán por sargento mayor.

      • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 251v Pe (CDH )
        Embiaron Valdivia y Alvarado por el artillería; baxó luego todo el exército al llano del valle de Xaquixaguana, por detrás de aquella mesma cuesta, y tan agra baxada tuvieron que llevavan los cavallos de rienda; y como abaxavan, se ponían en hilera con sus vanderas, según Diego de Villavicencio, de Xerez de la Frontera, sargento mayor, disponía.
      • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 253r Pe (CDH )
        Quiso rendirse antes que huyr, ca nunca sus enemigos le vieron las espaldas. Viendo cerca a Villavicencio, le preguntó quién era, y como respondió que sargento mayor del campo imperial, dixo: "Pues yo soy el sin ventura Gonçalo Piçarro", y entrególe su estoque
      • 1555 Zárate, A. Hª Perú [1749] - Historiadores Indias Occid. Esp (FG)
        [...] hiço sargento maior de todo el Campo, al Capitan Francisco de Carbajal [...].
      • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )

        E no le bastando esto que el visorrey le dijo, se salió secreto, e tomó consigo los dos capitanes de arcabuceros, e al sargento mayor, e a Olivera *(el soldado que envió Pizarro al visorrey) e a algunos amigos suyos, e llevólos delante dos leguas.

      • 1563 Anónimo Informaciones de méritos y servicios de Pedro Alonso Cano Documentos para la historia de Costa Rica Costa Rica (CDH )

        A la sesta pregunta dixo que la sabe como en ella se contiene: preguntado cómo la sabe dixo que porque este testigo vió que el dicho Pedro Alonso Cano fué é salió desta ciudad del Castillo de Garcimuñozcon el capitán general Juan Vázquez de Coronado y en compañía de otros setenta soldados para la pacificación de las provincias de Queposy Cotosy las demás contenidas en la pregunta, é vió este testigo que el dicho capitán general nombró al dicho Pedro Alonso Cano por caudillo de cierta gente española para hazer la dicha jornada, y esto vió este testigo porque á la sazón que esto pasó era sarjento mayor en el dicho campo é jornada, y así mismo vió este testigo que el dicho Pedro Alonso Cano fué al socorro de los españoles que avían herido los yndios de las provincias de Cotoque estavan fechos fuertes en palenque muy fuerte [...].

      • 1568 Salazar, E. Carta a Mondragón Cartas Salazar Esp (CDH )
        Sargento mayor y menores hay muy diestros, que saben muy bien formar sus escuadrones en cuadro, en punta, en círculo y de otras muchas maneras; saben guarnecerlos y fortificarlos en la avanguardia y la retaguardia; saben sacar sus mangas de arcabucería, aunque algunas veces (si no son todas) la avanguardia va hecha vaga guardia, y la retaguardia ataharre, y las mangas todas rotas.
      • 1569-1573 Hurtado Mendoza, D. Guerra Granada [1948] 72 Esp (CDH )
        Llegó el mesmo día el aviso a Granada, y el conde de Tendilla despachó a don Antonio de Luna con mil infantes y cien caballos y orden, que llegado a Lanjarón, hasta donde era el peligro, dejando la gente en el lugar siguro y orden al sargento mayor para el govierno, tornase a Granada: llegaron a Órgiva dentro de tercero día que el caso aconteció.
      • 1569-1573 Hurtado Mendoza, D. Guerra Granada [1948] 142 Esp (CDH )
        (No se les da otro nombre más de un contraseño de los caminos: que es dejar pasar al que biniese por parte señalada, y a los que biniesen por otra parte detenellos o dar arma; no se acoje la centinela al cuerpo de guardia sino a lo alto y lejos, y dende allí avisa por dónde vienen los enemigos; tienen siempre atalayas de noche y de día por las cumbres; llaman al sargento mayor alguazil de la guardia, que reparte y requiere las centinelas, aloja y haze justicia en el cuerpo de guardia; dentro de casa residen veinte arcabuceros, a que dizen porteros).
      • 1569-1573 Hurtado Mendoza, D. Guerra Granada [1948] Esp (CDH )

        Estavan a la guardia ordinaria sesenta turcos y berberies con Caracajal, que estuvo en Galera, cuatrocientos y sesenta de la tierra, todos arcabuceros; la cabeça era Xohaibe, los capitanes Chohon, Macox, Arrendati, y el Partal por sargento mayor, venidos, según se entendió, sólo por las ganancias de las presas, con la seguridad de la montaña, y mudávanse por meses muchas mugeres, muchachos, viejos, que cada día se recogían de los lugares vezinos, que no querían apartarse de sus casas, proveídos de comida en abundancia: dizen ellos que nunca ubo más gente.

      • 1588 Virués, C. HMonserrate [1851] Esp (CDH )
        No dejó de alterar á nuestra gente / El no esperado acometer furioso, / Aunque Alberto y Almonte osadamente / Mostraron bien su esfuerzo generoso: / El sargento mayor, diestro y prudente, / Al segundo escuadron manda animoso / Que entre el socorro del primero, y manda / Que corte el otro la enemiga banda. /
      • 1592 Collado, L. Artillería [2000] Esp (CDH )
        Y después de haver subido por los grados de la verdadera milicia, que son de soldado a official, sargento mayor y capitán de infantería y después maestre de campo, el Rey nuestro Señor, usando de su real liberalidad y grandeza, me ha hecho merced de el grado de general de artillería de este estado de Milán, Piamonte y Lombardía.
      • 1599 Hornkens, H. RecDictFrEspLat [1599] Esp (NTLLE)
        sargento mayor, vighier; excubiarum praefectus.
      • 1603 Rojas Villandrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )
        Sale marchando un escuadrón volante, / y un capitán valiente en retaguarda; / marcha tras éste un firme y semejante / al volante que lleva la vanguarda; / un sargento mayor, un ayudante, / que a estos dos escuadrones ponen guarda: / general, capitanes y soldados, / alférez y sargentos reformados. /
      • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Pe (CDH )
        Este cuento, y otros muchos de aquellos tiempos y de otros más atrás y más adelante, me contó don Alonso de Vargas, mi tío, que se halló presente a él y sirvió en toda aquella jornada de Alemaña con oficio de sargento mayor con un tercio de españoles, llamándose Francisco de Plasencia, y después fue capitán de cavallos.
      • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Pe (CDH )
        Una de las noches que los españoles estuvieron en este alojamiento, acaesció que el ayudante de sargento mayor, que se llamava Pablos Fernández, natural de Valverde, fue al governador a media noche y le dixo que el tesorero Juan Gaitán, aviéndole apercebido que rondasse a cavallo el cuarto de la modorra, no avía querido hazerlo, escudándose con que era tesorero de Su Magestad.
      • 1619 Arias Saavedra, H. Carta 27/07/1619 [1937-1938] Cartas y memoriales Ar (CDH )
        [...] y para mas prueua de esta paliaçion el dicho Simon baldez dexo en su ofiçio de tesorero a don Juan Perez tamariz hijo de el dicho doctor perez y el dicho gouernador luego como llego nombro por su sargento mayor a un hijo de el dicho Simon de baldez por cuyo pareser y horden se hizieron los nombramientos de tenientes en las çiudades de el gouierno y oy por ausençia de el dicho don Juan tamariz es thesorero el hijo de el dicho simon de baldez.
      • 1623 Almansa Mendoza, A. Cartas 1623 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )

        Nombró también por almirante a Juan Flores Ravanal; y por gobernador del tercio, a don Antonio Sarmiento de Acuña; y por sargento mayor, a Juan de Haro. Dícese que no aceptan estos oficios don Antonio Sarmiento y Juan de Haro.

      • 1623 Almansa Mendoza, A. Cartas 1623 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )
        Salieron de Cádiz dieciséis galeones bien armados, los ocho a cargo del almirante Ribera y los ocho a cargo del sargento mayor Juan de Bitrial, y Jusepe de Mena por cabo de estas dos escuadras, en busca de los bajeles holandeses y de turcos, y a venir en conserva de los galeones de la plata y naves del Perú.
      • c1621-1630 Quevedo Villegas, F. Grandes anales [2005] Esp (CDH )
        Dos días antes que expirase don Rodrigo libró al sargento mayor Guzmán, que estaba condenado a ahorcar por haber muerto a Juara en virtud de una cédula del rey que le dio don Rodrigo, y después con maña se la pidió y rompió; y hasta su postrer sentencia no lo declaró.
      • 1639 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1639 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Entre otra gente que está para embarcarse en Cartagena, va por Maestre de Campo Don Luis Trejo y por su Sargento Mayor Don Alonso de Villamayor y Vivero.
      • 1639 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1639 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Quedaron en la campaña difuntos seis Capitanes y Don Luis de Mieses, Sargento mayor del tercio del Señor Don Josef de Saavedra, Vizconde de Rivas.
      • 1639 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1639 [2002] Avisos Esp (CDH )
        En la toma de Rivas-Altas murieron peleando muchos Caballeros de Madrid, y se señaló grandemente Don Baltasar de Pantoja y Roxas, Sargento mayor del Tercio del Señor Conde de Molina.
      • 1639 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1639 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Murieron de los conocidos Don Juan de Silva, page del Rey, Don Juan de Ocaeta, Don Diego de Mendoza, del hábito de Santiago, Capitán de Infantería, el Sargento mayor Lobo.
      • 1640 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1640 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Bernabé de Borjes, Sargento Mayor del Tercio de Saavedra, Don Miguel de Villaroel, Don Rodrigo Ladrón Castelvy i Don Bartolomé del Río, todos Capitanes suyos, quedaron heridos.
      • 1640 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1640 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Que Don Duarte de Portugal, hermano del Duque de Bragança, que servía en Alemania de Sargento Mayor de Batalla de Su Magestad Cesárea, vino este Verano a Portugal, i bolvió allá; i que ha poco que dio la buelta a Portugal.
      • 1640 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1640 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Havía dos Jurados, vn Bayle, vn Sargento Mayor, el Pagador del Exército i el Barón de Rocaforte.
      • 1640 Requejo Salcedo, J. Relac hist y geogr Panamá [1908] 40 Pa (CDH )
        Tiene un pressidio de 100 soldados pagados, que hazen cuerpo de guardia en la plaza, y otros 100 añadidos de pocos años a esta parte, los quales se reparten á hacer cuerpo de guardia por esquadras en el fuerte de la Natiuidad, que está en el reduto en la puente y entrada desta ciudad, y en las cassas reales para guarda del puerto, con seis piezas de artilleria en cada parte, y en las cassas del pressidente, y tienen vn sargento mayor nombrado por Su Magestad, y dos ayudantes, cuatro compañias de vezinos con sus capitanes, vna de negros y otra de mulatos, de á 100 hombres cada vna.
      • 1640 Requejo Salcedo, J. Relac hist y geogr Panamá [1908] Pa (CDH )
        Yo passé parte de la noche con el prouisor que entonces era, y con el sargento mayor, que hizo poner una caxa de guerra en el suelo de la plaza, y toda la noche se oyó estarse tocando al modo que para reconocer en la guerra, si se minan las murallas o fortalezas, se hace, por donde parece hauer sido vn temblor continuado, porque parecia estar palpitando la tierra y sentirsse en los pies.
      • 1640 Requejo Salcedo, J. Relac hist y geogr Panamá [1908] Pa (CDH )
        Con que las dexamos y el sargento mayor y yo esperamos la creciente del mar, debaxo de los portales y cárcel de la ciudad, en la plaza, hasta la mañana, en vela, sentados, donde esperauamos los temblores que con el ruido de la ressaca del y sus olas venian preuiniendo á modo de trueno que oyamos en la mar quanto nos daua lugar de salir á la plaza, hasta que passaua el temblor, y voluiéndonos á nuestro puesto esperabamos la misma señal del siguiente; estos deuieron de ser a mi parecer mas de sesenta.
      • 1641 Acuña, C. Descubrimiento Amazonas [1891] Ec (CDH )
        ESTOS mismos deseos de el descubrimiento de este Rio, obligaron al Sargento Mayor Vicente de los Reyes Villalobos, Gouernador y Capitan General de los Quixos, jurixdicion de la Prouincia de Quito, para que se ofreciese con buenos partidos, á principiarle por aquellas partes: en cuya conformidad, despachó la Católica persona de nuestro gran Rey Felipe Quarto, que oy vine, y viua felices años, en el de veinte y vno, vna Cédula á la Real Audiencia, y Chancillería de San Francisco de el Quito, para que se capitulasen las condiciones que para el dicho descubrimiento fuesen convenientes, que por acabar en este interin el dicho Gouernador su oficio, no tuvieron efeto.
      • 1641 Acuña, C. Descubrimiento Amazonas [1891] Ec (CDH )
        Por acudir á la obligacion que nos corre, y para descargo nuestro ante la Real persona de su Magestad en nombre suyo, hablando con el acatamiento deuido, requerimos al Capitan Mayor Pedro Texeira, al Coronel Benito Rodriguez de Oliuera, al Sargento Mayor Felipe de Matos, á los Capitanes Pedro de Acosta y Pedro Bayon, y á los demás Oficiales vinos, que al presente se hallan gouernando este exército en la boca deste Rio Negro.
      • 1641 Acuña, C. Descubrimiento Amazonas [1891] Ec (CDH )
        Sargento Mayor, Capitanes y Oficiales vinos que al presente gouiernan este exército, que no dando lugar á dilaciones, que no sean del seruicio de Dios, y de su Magestad, con toda la breuedad se procure que prosigamos nuestro viaje del Pará, para de allí pasar á España, á cumplir con el fin y obligaciones de nuestra legacía, y se pueda acudir con breuedad, teniéndolo así su Magestad por bien, á la saluacion de tantas almas como se han descubierto en este nueuo Mundo, que miserables yacen en la sombras de la muerte.
      • 1641 Acuña, C. Descubrimiento Amazonas [1891] 184 Ec (CDH )
        Y aunque por los mejores medios que pude, la procuré, ya que no impedir, á lo menos suspender hasta que hubiese nueua orden de Su Magestad, el Sargento mayor del Estado, Cabo, y Caudillo de todos, que era Benito Maziel, hijo del Gouernador me dio su palabra de que no proseguiría con su intento, hasta tener auiso de su padre.
      • 1641 Acuña, C. Descubrimiento Amazonas [1891] Ec (CDH )
        La de veinte y vno, despachada á la Real Audiencia y Chancillería de Quito, para que se capitulasen las condiciones que para el dicho descubrimiento fuesen conuenientes, con el Sargento Mayor Vicente de Reyes Villalobos, Gouernador, y Capitan General en aquella sazon de los Quixos, jurisdicion de Quito, que por llegarle sucesor en el gouierno, no tubo efecto.
      • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] Avisos Esp (CDH )

        Murieron dos Sobrinos del Señor Marqués de los Vélez, i el Señor Conde de Tirón, Maestre de Campo de Irlandeses, del Orden de Calatrava, Gentil-Hombre de la Cámara del Rey, Descendientes de los Reyes de Irlanda, i después del Señor Conde de Tirconel, el sucessor de aquella Corona. Murió tanbién el Sargento Mayor Don Diego de Cárdenas i Luçón.

      • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Otrosí, Don Joseph Castrejón, Hijo del Señor de Velamaçán, Don Gonçalo de Çúñiga, Don Pedro de Menesses, Don Diego de Cárdenas i Luçón, Sargento Mayor del Tercio de Oropesa, Martín Muñoz, Capitán de la Armada i Don Francisco Ximénez de Samaniego, Cavalleros de Santiago, Don Fadrique Espatafora, i Don García de Cavanillas, Capitanes de Coraças.
      • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] 230 Avisos Esp (CDH )
        Ganóse la Plaça a 21 de Março, i en ella se prendieron quatro Coroneles, dos Tenientes Coroneles, dos Sargentos Mayores, Diez i ocho Capitanes de Coraças, quatro de Dragones, dos Capitanes-Tenientes, Veinte i quatro Tenientes, Veinte i siete Cornetas o Alféreces con sus Estandartes, Treinta i tres Quartel-Maestres, Sesenta i tres Sargentos, Ochenta i seis Caporales o Cabos de Escuadra.
      • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] 259 Avisos Esp (CDH )
        A Don Fernando de Ribera le fue orden expressa de Su Magestad, para que viniese a Madrid personalmente i que governase su Tercio, que es el Regimiento del Señor Conde Duque, Don Manuel de Aguiar su Sargento Mayor.
      • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Al Sargento Mayor que estava en la Plaça, pusieron en la Cárcel de Corte.
      • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] Avisos Esp (CDH )
        En el Consejo de Guerra de Indias se está viendo vn negocio de Don Melchor de Herrera, Governador de Cartagena, en raçón de haver embiado sin orden del Rey el Año passado al Sargento mayor Don Antonio Maldonado de Tejeda con 700 Hombres en Cinco Navíos a desalojar los Olandeses que estavan Fortificados en la Isla de Santa Catalina, a quien llaman Isla de la Providencia.
      • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] 300 Avisos Esp (CDH )

        Y por la misma raçón dan Licencia para que se venga al Señor Don Joseph de Saavedra, Marqués de Ribas; i su Tercio se le ha dado a Don Antonio de Saavedra i Figueroa, Cavallero de Santiago, que en Milán era Sargento Mayor del Señor Marqués de Távara, i vino por Camarada del Señor Marqués de Leganés.

      • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Y en la dicha Junta se acordó que, a costa de los Condados i sus Vniversidades, se levantassen Veinte Compañías de Infantería de a Cien Hombres cada vna, con sus Capitanes i demás Cabos i vn Maestre de Campo i vn Sargento mayor.
      • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
        De Madrid han salido todos los Sargentos Mayores de los Partidos i conducir la Gente que está alistada (después de haverla vnido) a donde se les ordenare, i también va passando por aquí mucha Gente de Guerra i saliendo alguna Cavallería; i entre ella salió el Viernes vna lucidíssima Compañía de Coraças montada por el Consejo de Italia, i por Capitán Gerónimo Alvarez, que era Teniente del Comisario General Don Felipe Filingher. También a todos los Grandes que el año passado dieron muestra como Capitanes de la Nobleça i batallón de la Guardia de Su Magestad se les ha mandado que se prevengan para quando se les ordene.
      • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Mataron desde el Castillo vn Sargento mayor i vn Capitán que iba a poner vn Petardo a la Puerta, i dos Soldados.
      • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Es su Teniente el Señor Conde Duque, i Sargento mayor el Señor Don Luis Ponce. Capitanes, el Señor Don Enrique Felípez de Guzmán, los Señores Almirante de Aragón, Marqueses de San Román, Salinas i Almenara, i otros Maestres de Campo.
      • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Alféreces son los Sargentos Mayores, i Sargentos los Capitanes. Los de la Junta son el Señor Marqués de Santa-Cruz que preside, i los Señores Don Enrique Felípez i Don Luis Ponce. Secretario, el Don Nicolás Cid, del Consejo de Guerra. Hácense grandes mercedes efetivas a todos.
      • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Tanbién avisan que Clemente Soriano, Sargento Mayor del Señor Marqués de Morata, marcha a Tortosa, que se recelan de nuevo Sitio.
      • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
        El de Molina va a Sigüença i governará las que están en aquellos Contornos, en quanto no va el Señor Don Rodrigo Pimentel, que es Capitán Teniente de Su Alteça, o el Señor Don Luis Ponce, Sargento Mayor.
      • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
        A este gruesso se ha agregado el Regimiento de Su Alteça i va por Sargento mayor dél el Señor Marqués de Viana.
      • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Van en él por Soldados, Coroneles, Maestres de Campo, Sargentos Mayores, Capitanes de Coraças i de Infantería reformados, Alféreces, Governadores, Comisarios Generales, muchos Cavalleros i otros que lo quisieren ser.
      • 1643 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1643 [2002] Avisos Esp (CDH )

        Estava resuelto que estos Cavalleros comiessen aquel día en el Estado con los Gentiles-Hombres de la Cámara; los Cabos Inferiores, como son Comisarios Generales, Capitanes de Coraças, Maestres de Campo, Sargentos Mayores i Capitanes de Infantería, a la Mesa del Señor Conde de Monterey [...].

      • 1643 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1643 [2002] 431 Avisos Esp (CDH )
        Sabiniano de los Ríos, muy buen Soldado, Sargento Mayor de Don Diego de Aguilera; Comisario General de aquella Cavallería es Don Diego Correa; i los Capitanes de Coraças son Don Francisco Cabrero, Don Juan Dávila, don Francisco Selgueiro, Rafael Arias, Antonio Font, Catalán, Pedro de la Lastra, Don N. Francés, Portugués, Don Diego Montagut, Catalán, i los capitanes Hancurt i Montagut, Aragonés. Tienen qué comer para seis Messes.
      • 1643 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1643 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Están por Cabos Don Francisco Gutiérrez de Velasco, Maestre de Campo del Tercio de la Armada, i Don Fernando Galindo, Sargento Mayor del Regimiento del Señor Marqués de la Hinojosa, i Capitanes de Coraças Don Juan de Bustamante, Don Juan de Rubalcaval, Capitán Ibarra i otros dos.
      • 1643 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1643 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Fueron los Tercios de Don Martín de Moxica, el del Señor Conde Duque, que govierna su Sargento Mayor Don Joseph Calderón de la Barca, el de Tito Brancachio de Napolitanos, i Otro; vn Regimiento de Alemanes altos del Coronel N. que fue el que bolvió con la nueva.
      • 1643 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1643 [2002] Avisos Esp (CDH )
        Pues allí dije que fue Voluntaria la Entrega, i acá escriven que no pudieron más i que se defendieron con gran Valor i Lealtad, hasta que mataron de vn Balaço al Sargento Mayor, que no quería rendir el Castillo.
      • 1643 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1643 [2002] Avisos Esp (CDH )

        De Monzón ha venido aviso que se vuelve a poblar de sus antiguos vecinos á toda prisa, y que hay ya más de 500 que reedifican sus casas; y que de guarnación quedó allí el tercio del Príncipe nuestro Señor, con su Sargento mayor por Gobernador.

      • 1644 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1644 [2002] 480 Avisos Esp (CDH )
        — El Teniente Coronel de Crossy. / — El Teniente Coronel i Sargento mayor del Conde de Guiché. /
      • 1644 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1644 [2002] Avisos Esp (CDH )

        Havía Días que se tratava la Causa contra Don Francisco de Luçón i contra Bernardo de Salas, Cavallero de Sant-Iago i Regidores de Madrid, desde que dos años ha levantaron aquí el Tercio de Madrid; el vno como Maestre de Campo i el otro como su Sargento Mayor.

      • 1644 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1644 [2002] Avisos Esp (CDH )

        Poco antes de su llegada hiço Merced a los Soldados de todos sus Exércitos de escusarles de Medias-Annatas: a los que se hallaron en aquel, en esta Ocasión les dio vn Escudo de Ventaja sobre qualquier Sueldo; i ofrecerles que, para Oficiales i Puestos Mayores, no traería soldados de otras Partes, sino que los sacaría de cada Tercio, de forma que, si vacan Maestres de Campo, Sargentos Mayores, Capitanes i Vanderas, se han de nombrar estos Oficios en Soldados del tercio i Regimiento mismo.

      • 1644 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1644 [2002] Avisos Esp (CDH )
        El Señor Don Felipe prendió vn hermano del Mariscal de la Mota, i el Señor Duque de Lorençana a vn Sargento Mayor de Batalla.
      • 1644 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1644 [2002] Avisos Esp (CDH )

        La Plaça del Saxo es muy pequeña, aunque muy fuerte; pero no tiene más de 1200 Hombres, con 900 que metió peleando a otro día que llegó el Enemigo, i a pesar suyo el Sargento mayor Espinosa, Moço muy alentado.

      • 1644 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1644 [2002] Avisos Esp (CDH )
        El Señor Don Luis de Haro está ya en Zaragoza, habiendo dexado alojado el exército por los contornos de Balaguer y puesto en Ager por Gobernador al Sargento mayor Ezcárraga, con buena guarnición, y en Agramunt, que está a tres leguas de Cervera (Plaza de armas del enemigo), a Don Gabriel de Lupián, Caballero Catalán del Hábito de Santiago, con 1200 infantes y la compañía de caballos del Capitán Cosme, con esa y otra.
      • 1644 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1644 [2002] Avisos Esp (CDH )
        i al Sargento Mayor de Batalla Schomberg: prendieron dos Regimientos de Infantería enteros; derrotaron otros seis de Cavallería; i tomaron ocho Estandartes, diez i seis pieças de Artillería, i todo el Vagaje del Regimiento de la Reyna, con prisión de 28 Capitanes i otros muchos oficiales. Siguiendo el alcance fue preso el Marqués de Vitry, Maestre de Campo General, que se quiso reparar cerca de Nortlinguen; i entre Presos, Heridos i muertos dicen fueron 14000. Con esta Vitoria los Nuestros sitiaron a Rotybaylen, Plaça de gran Consequencia en las Fronteras de Francia; i está dentro della el Duque de Wirtemberg.
      • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
        Al Sargento Mayor Don Diego Rosel y Fuenllana. / Hieroglífico en su servicio
      • 1653 Gracián, B. El Criticón 2.ª parte [1939] 180 Esp (CDH )
        No me avía de llevar encomienda quien no fuesse soldado, y de reputación, pues para ellos se instituyeron, y no déstos de las plumicas, sino un sargento mayor Soto, un Monroi y un Pedro Estélez, que se han hallado en cien batallas y en mil sitios. ¡Qué virreyes, qué generales hiziera yo, qué ministros! Todos avían de ser Oñates y Caracenas.
      • 1673 Núñez Pineda Bascuñán, F. Cautiverio feliz [1863] 13 Chile (CDH )

        En este tiempo y ocasion asistia yo en el tercio de San Felipe de Austria, ocupado en una compañía de infantería española, como queda atras manifiesto, adonde tuvimos aquella noche el aviso de lo que el antecedente dia habia sucedido; con el cual se determinó el sarjento mayor y cabo del dicho tercio a salir al encuentro al enemigo, y a esperarle en el paso por adonde era forzoso retirarse, habiendo cojido ántes el rastro de su entrada.

      • 1685 Fdz Villalobos, G. (Marqués de Varinas) Desagravios de los indios y reglas [1899] Esp (CDH )
        Lo duodécimo, que en los castillos y compañías de campaña que V. M. tiene para defensa de las plazas, el gobernador castellano, sargento mayor y capitanes, tengan siempre la cuarta parte de plazas muertas en ellas, estándolo éstas vivas para las pagas que hace V. M., lo cual se reparte entre todos los que cooperan al fraude, que son los oficiales reales.
      • 1706 Anónimo El rey manda que cuando lleguen galeones y flota se satisfagan por el ministro que nombrare 907670 pesos excusados de plata, que importan los gastos y costos de las dos escuadras que pasan a escoltarlos 200 Cedulario americano Esp (CDH )
        [...] treinta y ocho mil pesos excusados por la gratificación que se ha de dar a los dichos generales y capitanes de estas escuadras y asimismo otros nueve mil pesos por la gratificación de un capitán de bandera, un sargento mayor y un capitán de fragata, por cada escuadra, divididos estos gastos según y en la forma siguiente:

        Por el armamento de los siete navíos destinados para convoyar la flota de Nueva España, trescientos noventa y un mil y veinte y ocho pesos excusados. Por la gratificación del General y capitanes de esta escuadra diez y ocho mil pesos excusados, los cuatro mil para el General, y dos mil a cada uno de los siete capitanes.

      • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Ve (CDH )

        [...] y aunque don Diego, acordándose de su sangre y de el empeño en que lo avía metido su fortuna, procuró acreditar su valor en ocasión tan vrgente, anduvo tan desgraciado que tropezando a los primeros lances el cavallo, lo derribó en el suelo; y aunque su sargento mayor Martín de Ayala (que con el mismo empleo avía servido en las guerras de Lombardía y de el Piamonte) acudió luego a socorrerlo, solo sirvió su diligencia para que fuesse mayor su desventura [...].

      • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 169 Pe (CDH )

        Supo el Presidente la rota de Centeno; y si bien la disimuló, sintióla mucho, y comenzó a dar priesa para que se juntase su gente; mandó venir la que había en los Reyes; fué maestro de. campo el mariscal Alonso de Alvarado, y el licenciado Benito de Carbajal alférez general, y Pedro de Villavicencio sargento mayor, y por capitanes de gentes de a caballo D. Pedro de Cabrera y Gómez de Alvarado y Juan de Saavedra, los más leales servidores de S. M.

      • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        SARGENTO MAYOR. El Oficial destinado en cada Regimiento á disciplinar, y mandar el exercício á los Soldados. Modernamente se le han encargado algunos cuidados económicos del Cuerpo. Lat. Primus legionis instructor.
      • a1745 Lozano, P. HConquista Paraguay [1873] Paraguay (CDH )

        Residen en este puerto, fuera del gobernador, un teniente rey que provee su magestad, de pocos años á esta parte, para las ausencias forzosas ó muerte del gobernador: un veedor de la milicia, un comisario general de la caballería, y otro sargento mayor, plazas tan honoríficas como útiles; los jueces y oficiales reales del Paraguay y Rio de la Plata que señalan sus sustitutos en los pueblos de ambos gobiernos para la recaudacion de la real hacienda.

      • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] 104 Pe (CDH )

        Este socorro, aunque no era correspondiente a las fuerzas que ya tenían los sublevados, no fue completo, porque los destacamentos se redujeron entrambos a 60 hombres, los 30 de caballería y los otros 30 de infantería; las providencias que llevaron sólo fueron cinco pabellones o tiendas de campaña cada uno de los destacamentos, y 180 balas y 180 cartuchos de pólvora entre los dos, a razón de tres tiros cada hombre, de cuyos libramientos fui yo testigo ocular por el respectivo al que contenía las 180 balas, y por el mismo sargento mayor de la infantería, a quien se le libraron entrambos, supe ser de la misma cuantía el de los cartuchos de pólvora.

      • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
        Cada ciudad, villa y asiento tiene un maestre de campo, un sargento mayor y capitanes, cuyos títulos se dan por los virreyes y sirven sólo de honor a los que los obtienen, sin que gocen más fueros que los que son comunes a los demás particulares.
      • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )

        [...] y para remunerarlos con cosa que los estimulara, podían asignarse a este fin varios empleos de honor que hay allá, los cuales no son de gravamen al Real Erario, y sí de mucha estimación para aquellas gentes; tales son el de maestre de campo, el de sargento mayor, el de general de caballería, los de capitanes, y otros que pudieran conferírseles de los que hay en España [...].

      • 1747 Anónimo Relac Puerto Rico [1918] PR (CDH )
        El día por la mañana á personado dho. don Benito de Lisle, vn bando por las calles públicas, y acostumbradas de la Ciud. con tal disposicion que vn ofizial era otro Pregonero, y el sargento mor. de la Plaza don Miguel de Baerga hacía el oficio de Ayudante, estando los demás con alabardas de sargtos. y vestidos ridiculamente con una formazión militar, publicaron el Bando siguiente.
      • 1747 Anónimo Relac Puerto Rico [1918] PR (CDH )

        El día, 30 que se contaron los 30 de Mayo se vistieron todos los oficiales de máscara, siendo los primeros el referido sargento mayor, el ingeniero Don Francisco Baldelomar, y otras personas de distinzion, que quisieron hacerle este obsequio [...].

      • c1754 Delgado, J. J. HGral islas Poniente [1892] Filipinas (CDH )
        "Viva la fé y el rey de España;" y encaminándose al palacio, quitaron la vida al tirano y á un hijo suyo, que era sargento mayor, viniendo á caballo desde la fuerza á socorrer á su padre.
      • 1760 Anónimo Real decreto [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )

        Al Capitan General de la Armada, en el parage, ò Capital de Departamento en que resida, deberá llevarle el Santo un Ayudante de la Plaza, por consideracion à su dignidad; pero los demás Comandantes Generales de Departamento, que no tengan tal caracter, recibirán el Santo por medio de su Ayudante respectivo, tomandole éste en rueda con los demás de la Guarnicion, quando el Sargento Mayor le distribuya [...].

      • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
        El sitio de Ampira, hacienda y tierras propias del sargento mayor don Juan Antonio Fernández, tiene varios manantiales de agua perenne, dulce y cristalina, con muchos bosquecillos muy espesos y agradables a la vista, de que es maestro de postas su hijo don Juan José Fernández, con beneplácito de su padre.
      • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
        Al sargento mayor y capitán de forasteros, porque pidieron el orden por escrito de lo que debían ejecutar el día de las elecciones, les borró las plazas sobre la marcha y nombró a otros, sin dar más motivo que el que en sí reservaba, porque con toda esta despotiquez se procede en el Tucumán, provincia que por sí sola mantiene los abogados, procuradores y escribanos de la ciudad de la Plata.
      • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
        De Sinsacate iban los correos antes por San Antonio y San Pedro, pero persuadieron al visitador a que era mejor camino por la Dormida, porque en aquellos sitios sólo había maestres de campo, sargentos mayores y capitanes, con cuyo pretexto se podía excusar a la maestría de postas.
      • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
        He visto mozo de treinta años muy robusto de sargento mayor reformado; por lo que se resolvió seguir el camino de la Dormida, que dista 16 leguas de Sinsacate; y aunque hay antes varios colonos en el Totoral y en el Simbolar con agua perenne, son gente de poca consideración, y la mayor parte gauderios, de quienes no se pueden fiar las postas, por lo que ésta ha sido preciso ponerla con la distancia de 16 leguas, como sucederá siempre que haya el mismo inconveniente.
      • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] 30 Ec (CDH )
        El año de 1767 faltó en Panamá el gobernador y comandante general don José de Orozco, y a un tiempo por haber muerto un poco antes de teniente de Rey, pretendieron el mando de aquella provincia el sargento mayor de la plaza, el teniente coronel del Regimiento de la Reina y el gobernador de Portobelo: el 1º por tener jefe de la plaza, como si por tercer jefe (entonces lo eran por la ordenanza del año de 1732 los sargentos mayores) le correspondiese más que el gobierno de Panamá, pero no la Comandancia General a él anexa.
      • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] 30 Ec (CDH )
        De modo que todos tres pretendieron mal: el último quiso que el cabildo lo recibiera, como si a los ayuntamientos tocara dar posesión de los empleos militares; el segundo puso la ley porque se hallaba mandando la tropa de guarnición, y el sargento mayor hubo de desistir, aunque a su pesar, de la solicitud.
      • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] Ec (CDH )

        Estos cabildos públicos retratan bastante bien las pocas luces con que se manejaban en la ciencia militar, porque supondrían que sabía bastante quien tenía ánimo para presentarse al enemigo, y por esto les parecía un grande desaire y afrenta el verse mandados por otros militares que los patricios destinados a este efecto : por consiguiente, en estas juntas nombraban los corregidos maestres de campo, sargentos mayores, capitanes y oficiales a bulto.

      • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] Ec (CDH )
        Pero ¿cómo debe estar una plaza en que nunca hubo un oficial de artillería? ¿qué absurdos no se habrán cometido en aquélla que jamás vio un ingeniero? ¿cuándo en las que hay bastantes de uno y otro cuerpo no falta qué enmendar? Cuando llegué yo a esta plaza, que soy el primer ingeniero que ha entrado en ella, hallé no obstante todo lo dicho, ingenieros, oficiales de artillería y sargentos mayores, ayudantes mayores de caballería y de infantería.
      • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] 121 Ec (CDH )

        El ingeniero era un mercader francés conocido por tal en este destino; los oficiales de artillería otras personas de la misma profesión, que existen todavía, como también los sargentos mayores y ayudantes mayores, vecinos tan sin luces como los demás milicianos.

      • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] 121 Ec (CDH )
        Si de esta suerte hallara el rey oficiales facultativos y veteranos bien instruidos, podría ahorrar las Reales Academias que mantiene para que se formen los primeros, y excusar el mandar de los segundos para que ejerzan sus empleos e instruyan las milicias como envía a otras panes: con los oficiales de milicias de artillería se puede sacar la misma utilidad para el servicio de este cuerpo que con los habitadores de la Luna: milicias con sargentos mayores y ayudantes también milicianos, son cuerpos sin alma, estatuas mutiladas de manos y de pies, sin fuerzas ni movimiento.
      • <