11.ª Entrega (octubre de 2021)
Versión del 29/10/2021
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
tuberculinismo s. (1973-)
tuberculinismo
Etim. Calco del inglés tuberculinism, voz atestiguada en esta lengua al menos desde 1912, en el artículo "Tuberculosis in General Practice, with Special Regard to Tuberculin Treatment" de J. A. Gibb y C. M. Aberd, publicado el 16 de noviembre de 1912 en la revista The British Medical Journal (Londres): "In two cases (eye and knee) I gave an excessive dose, with the result that the temperature reached 103º, and there was headache, sickness, loss of appetite, and cough (tuberculinism).". Cf., no obstante, con el francés tuberculinisme, voz atestiguada en esta lengua al menos desde 1938, en la sesión "Réunion Médicale du 18 Novembre 1938. Les applications therapeutiques de syphilinum" donde intervienen varios autores, recogida en el Bulletin scientifique du Centre homéopathique de France (p. 21: "Dans les cas de tuberculose et de syphilis associées, et même dans des cas de tuberculinisme et de séquelles de fluorisme associées, l'action de LUESINUM devient particulièrement digne d'attention").

Se documenta por primera vez, con la acepción 'en homeopatía, enfermedad parecida a la tuberculosis o predisposición a desarrollar esta dolencia', en 1973, en la obra de T. P. Paschero Homeopatía.

  1. ac. etim.
    s. m. En homeopatía, enfermedad parecida a la tuberculosis o predisposición a desarrollar esta dolencia.
    docs. (1973-2016) 14 ejemplos:
    • 1973 Paschero, T. P. Homeopatía [2006] p. 74 Esp (BD)
      Pero lo que determina realmente el sentimiento de inseguridad es la modulación que le imprime a la energía vital, y por ende a la personalidad en cierne, el genio sifilítico con su caracter hipofuncional, anérgico, que decreta la inferioridad orgánica bajo la forma de un deterioro estructural hereditario que configura el cuadro de tuberculinismo.
    • 2016 Rdz García, L. R. et alii "Miasma y homeopatía" [01-12-2016] Medisan (Santiago de Cuba): medisan.sld.cu Cu (HD)
      El terreno influye en la aparición de un cuadro patológico a 2 niveles distintos: provoca susceptibilidad a una determinada noxa (receptividad-resistencia) y favorece un modo peculiar de expresión ante la agresión o el desequilibrio (respuesta hipodestructiva, hiperdestructiva o destructiva). Estos constituyen una forma patológica global de funcionamiento orgánico que puede estar latente o activa, heredada o adquirida durante la vida. Según la escuela francesa del Dr. León de Vannier, existen los tipos de miasmas crónicos siguientes: —Psora: latente y manifiesto. —Psicosis: catarral y neoformación. —Sífilis. —Tuberculinismo. —Cancerinismo.
    • 1973 Paschero, T. P. Homeopatía [2006] p. 74 Esp (BD)
      Pero lo que determina realmente el sentimiento de inseguridad es la modulación que le imprime a la energía vital, y por ende a la personalidad en cierne, el genio sifilítico con su caracter hipofuncional, anérgico, que decreta la inferioridad orgánica bajo la forma de un deterioro estructural hereditario que configura el cuadro de tuberculinismo.
    • 1989 Alcover, A. Trad Radiestesia médica, Gesta p. 29 Esp (BD)
      La tuberculosis, a su vez, mostrará su verdadera cara, ya no en forma de lesión pulmonar con esputos de sangre, fiebre y expectoración de múltiples bacilos de Koch, sintomatología ya conocida y tratada por la antibioterapia, sino en forma de lo que los homeópatas denominan tuberculinismo (pacientes delgados, frioleros, cansados, con rinofaringitis, sinusitis, bronquitis, otitis de repetición, el sistema mental frecuentemente afectado, altemando con ataques colíticos).
    • 1991 Lasprilla, E. E. Medicina y homeopatía [1991] Colombia (CDH )
      Cuando hace lo segundo, diezma igualmente la vitalidad, pero por un camino diferente. En este caso ataca una aparente causa de enfermedad. Un ejemplo: ordenar estreptomicina a un tuberculoso. De esta manera se trata el producto final de un proceso mucho más profundo (el tuberculinismo). / Lo puede liberar de la tuberculosos por ese camino, pero jamás del tuberculinismo. / Cuando hace lo tercero, y esto es lo que frecuentemente hace, se cumple lo dicho en los dos casos anteriores.
    • 1992 Grecco, E. H. / Espeche, B. Flores California [1992] Argentina (CDH )

      El Dr. Hahnemann, fundador de la Homeopatía, discriminó tres miasmas a los cuales luego se les agregaron otros. De modo general, hablamos de cinco grandes patrones miasmáticos: Psora, Sycosis, Lues, Tuberculinismoy Cancerismo.

      Estos patrones no son enfermedades en sí mismas sino esquemas de respuestas.

    • 1998 Sánchez, P. / Caixès, J. M. Trad Dicc homeopatía, Boulet p. 130 Esp (BD)
      Es así como Hahnemann distinguía en el origen de los terrenos crónicos la "miasma" de tres enfermedades: la psora (la sarna), la sífilis y la sicosis (la blenorragia). Los alumnos de Hahnemann desarrollaron su hipótesis y describieron tres, después cuatro diátesis (añadiendo el tuberculinismo), que han sido el punto clave de la doctrina y de la práctica de la homeopatía francesa hasta nuestros días.
    • 2002 Moreno, M. Trad Tratado homeopatía, Benkemoun et alii p. 105 Esp (BD)
      Los factores patógenos pueden ser considerados como factores etiológicos específicos por las diátesis homeopáticas correspondientes, por ejemplo, el BK para el tuberculinismo o el gonococo para la sicosis. Son agentes infecciosos de los cuales hemos visto que los nosodes o bioterápicos tales como Psorinum, Medorrhinum, Tuberculinum o Luesinum se convierten —a diluciones infinitesimales— en resonadores clave de estas formas reaccionales [...].
    • 2009 Lezamiz Aróstegui, I. "Comentando la técnica homeopática" [01-05-2009] Revista Médica de Homeopatía (Madrid) Esp (HD)
      [...] vemos que, históricamente, H. Hahnemann les llamó: — Psora a la evolución hacia la inflamación. — Psicosis cuando la tendencia era hacia la proliferación tisular. — Sífilis si la dirección era hacia la destrucción. Posteriormente, en la escuela francesa, se definió como diátesis el tuberculinismo, que describía la acción de la psora sobre una constitución fosfórica. Y más tarde se configuró el cancerinismo, que es una diátesis secundaria que presenta características de las anteriores, siendo trimiasmática en sus manifestaciones.
    • 2016 Rdz García, L. R. et alii "Miasma y homeopatía" [01-12-2016] Medisan (Santiago de Cuba): medisan.sld.cu Cu (HD)
      El terreno influye en la aparición de un cuadro patológico a 2 niveles distintos: provoca susceptibilidad a una determinada noxa (receptividad-resistencia) y favorece un modo peculiar de expresión ante la agresión o el desequilibrio (respuesta hipodestructiva, hiperdestructiva o destructiva). Estos constituyen una forma patológica global de funcionamiento orgánico que puede estar latente o activa, heredada o adquirida durante la vida. Según la escuela francesa del Dr. León de Vannier, existen los tipos de miasmas crónicos siguientes: —Psora: latente y manifiesto. —Psicosis: catarral y neoformación. —Sífilis. —Tuberculinismo. —Cancerinismo.
    • 1973 Paschero, T. P. Homeopatía [2006] p. 74 Esp (BD)
      Pero lo que determina realmente el sentimiento de inseguridad es la modulación que le imprime a la energía vital, y por ende a la personalidad en cierne, el genio sifilítico con su caracter hipofuncional, anérgico, que decreta la inferioridad orgánica bajo la forma de un deterioro estructural hereditario que configura el cuadro de tuberculinismo.
    • 1973 Paschero, T. P. Homeopatía [2006] p. 75 Esp (BD)
      Detrás del cáncer se halla siempre el tuberculinismo o la tuberculosis, lo saben los patólogos, y detrás del adulto inmaduro, con una hipertrofia de su personalidad que lo mantiene en una actitud autista, reclamando un insaciable afecto y una gratificación de poder ambicioso que jamás satisface, se halla latente el sentimiento de inferioridad y desvalimiento tuberculínico propio de la etapa infantil.
    • 1989 Alcover, A. Trad Radiestesia médica, Gesta p. 29 Esp (BD)
      La tuberculosis, a su vez, mostrará su verdadera cara, ya no en forma de lesión pulmonar con esputos de sangre, fiebre y expectoración de múltiples bacilos de Koch, sintomatología ya conocida y tratada por la antibioterapia, sino en forma de lo que los homeópatas denominan tuberculinismo (pacientes delgados, frioleros, cansados, con rinofaringitis, sinusitis, bronquitis, otitis de repetición, el sistema mental frecuentemente afectado, altemando con ataques colíticos).
    • 1991 Lasprilla, E. E. Medicina y homeopatía [1991] Colombia (CDH )
      Cuando hace lo segundo, diezma igualmente la vitalidad, pero por un camino diferente. En este caso ataca una aparente causa de enfermedad. Un ejemplo: ordenar estreptomicina a un tuberculoso. De esta manera se trata el producto final de un proceso mucho más profundo (el tuberculinismo). / Lo puede liberar de la tuberculosos por ese camino, pero jamás del tuberculinismo. / Cuando hace lo tercero, y esto es lo que frecuentemente hace, se cumple lo dicho en los dos casos anteriores.
    • 1991 Lasprilla, E. E. Medicina y homeopatía [1991] Colombia (CDH )
      De esta manera se trata el producto final de un proceso mucho más profundo (el tuberculinismo). / Lo puede liberar de la tuberculosos por ese camino, pero jamás del tuberculinismo. / Cuando hace lo tercero, y esto es lo que frecuentemente hace, se cumple lo dicho en los dos casos anteriores.
    • 1992 Grecco, E. H. / Espeche, B. Flores California [1992] Argentina (CDH )

      El Dr. Hahnemann, fundador de la Homeopatía, discriminó tres miasmas a los cuales luego se les agregaron otros. De modo general, hablamos de cinco grandes patrones miasmáticos: Psora, Sycosis, Lues, Tuberculinismoy Cancerismo.

      Estos patrones no son enfermedades en sí mismas sino esquemas de respuestas.

    • 1992 Grecco, E. H. / Espeche, B. Flores California [1992] Argentina (CDH )
      Tuberculinismo (pseudosora)

      – Tendencia a infecciones respiratorias recurrentes.

      – Delgadez con buen apetito.

      – Cefaleas, diarreas y otalgias.

      – Irritabilidad e intolerancia, como síntomas psíquicos prevalentes.

      Predominantemente en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Un elemento semiológico importante es la sensibilidad al medio como, por ejemplo, la hiperestesia al frío, la hiperestesia social, etcétera.

    • 1998 Sánchez, P. / Caixès, J. M. Trad Dicc homeopatía, Boulet p. 130 Esp (BD)
      Es así como Hahnemann distinguía en el origen de los terrenos crónicos la "miasma" de tres enfermedades: la psora (la sarna), la sífilis y la sicosis (la blenorragia). Los alumnos de Hahnemann desarrollaron su hipótesis y describieron tres, después cuatro diátesis (añadiendo el tuberculinismo), que han sido el punto clave de la doctrina y de la práctica de la homeopatía francesa hasta nuestros días.
    • 1998 Sánchez, P. / Caixès, J. M. Trad Dicc homeopatía, Boulet p. 130 Esp (BD)
      ¿Cuál era esta doctrina? Esta doctrina, desarrollada y enseñada por Léon Vannier, puede resumirse de la siguiente manera: — las diátesis o terrenos crónicos se deben a una intoxicación o intoxinación (de "toxina") adquirida o hereditaria; se encuentran cuatro: la sífilis, la psora, la sicosis y la tuberculosis. — esta intoxinación innata o adquirida es favorecida por nuestra constitución; así la constitución fosfórica predispone al tuberculinismo, la fluórica a la diátesis sifilítica (o luética), el carbonismo a la psora, pudiendo añadir la sicosis a cada terreno [...].
    • 2002 Moreno, M. Trad Tratado homeopatía, Benkemoun et alii p. 105 Esp (BD)
      Los factores patógenos pueden ser considerados como factores etiológicos específicos por las diátesis homeopáticas correspondientes, por ejemplo, el BK para el tuberculinismo o el gonococo para la sicosis. Son agentes infecciosos de los cuales hemos visto que los nosodes o bioterápicos tales como Psorinum, Medorrhinum, Tuberculinum o Luesinum se convierten —a diluciones infinitesimales— en resonadores clave de estas formas reaccionales [...].
    • 2005 Morel, H. V. Radiestesia: cuestionario integral p. 131 Ar (BD)
      4. La intoxicación tabáquica puede transmitirse por herencia de carácter miasmático, siendo también congénita, y su valor normal es = 0. La denominamos tabaquismo = Tq. 5. Tuberculismo o tuberculinismo: encontramos que es el único miasma de origen genético y herencia ancestral, por lo cual no puede ser curado totalmente, quedando al término de la curación más completa un valor normal = 0,02; denominamos tuberculismo = Tb.
    • 2009 Lezamiz Aróstegui, I. "Comentando la técnica homeopática" [01-05-2009] Revista Médica de Homeopatía (Madrid) Esp (HD)
      [...] vemos que, históricamente, H. Hahnemann les llamó: — Psora a la evolución hacia la inflamación. — Psicosis cuando la tendencia era hacia la proliferación tisular. — Sífilis si la dirección era hacia la destrucción. Posteriormente, en la escuela francesa, se definió como diátesis el tuberculinismo, que describía la acción de la psora sobre una constitución fosfórica. Y más tarde se configuró el cancerinismo, que es una diátesis secundaria que presenta características de las anteriores, siendo trimiasmática en sus manifestaciones.
    • 2013 Guerrero, R. Tratamiento natural alergias p. 116 Esp (BD)
      Posteriormente a estos tres miasmas básicos han surgido dos más, que son fruto de la coexistencia de los anteriores. Hoy día muchas personas presentan síntomas cruzados, lo que ha originado dos nuevas diátesis: Tuberculinismo. Es la suma de la psora y la syphilis, es decir, una debilidad general del organismo que evoluciona hacia una degeneración y posterior destrucción. Los remedios específicos son: Tuberculinum, Aviaire, Sulfur iodatum.
    • 2016 Rdz García, L. R. et alii "Miasma y homeopatía" [01-12-2016] Medisan (Santiago de Cuba): medisan.sld.cu Cu (HD)
      El terreno influye en la aparición de un cuadro patológico a 2 niveles distintos: provoca susceptibilidad a una determinada noxa (receptividad-resistencia) y favorece un modo peculiar de expresión ante la agresión o el desequilibrio (respuesta hipodestructiva, hiperdestructiva o destructiva). Estos constituyen una forma patológica global de funcionamiento orgánico que puede estar latente o activa, heredada o adquirida durante la vida. Según la escuela francesa del Dr. León de Vannier, existen los tipos de miasmas crónicos siguientes: —Psora: latente y manifiesto. —Psicosis: catarral y neoformación. —Sífilis. —Tuberculinismo. —Cancerinismo.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE