3.ª Entrega (diciembre de 2015)
Versión del 18/12/2017
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
venablo s. (1250-)
venablo, benablo, uenablo, uenaulo, ueneblo, venable, veneblo
Etim. Del latín venabŭlum 'lanza de caza' y esta, a su vez, de venāri 'cazar'.

Este vocablo se documenta en la primera mitad del siglo XIII, en obras como el Fuero de Zorita de los Canes (1218-c1250) o el Libro de Alexandre (1240-1250), con el valor de 'arma blanca arrojadiza, parecida a una lanza corta, con el hierro en forma de hoja de laurel, que se dispara con la mano', empleada tanto en el dominio militar como en la caza. Aunque su período de máximo vigor se sitúa en la Edad Media, el paso de los siglos no supone la desaparición de la palabra, que permanece como vocablo culto para designar el arma de caza antigua, fundamentalmente, aunque no de modo exclusivo, en obras de ambientación histórica. En 1736 se atestigua con acepción de 'expresión de reprobación, crítica o enojo' en la Historia de Historias de D. de Torres Villarroel; posteriormente, en 1739, en el Diccionario de autoridades, se recoge la combinación echar venablos, que se define del siguiente modo: "Phrase metaphórica, que vale prorrumpir en expressiones de cólera, y enojo". Empleado con este valor, venablo se documenta generalmente en plural y como complemento directo de los verbos arrojar, echar, lanzar, decir o hablar y, en ocasiones, coordinado con otros sustantivos de significado análogo (como pestes, ternos, tacos, espundias, etc.).

  1. ac. etim.
    s. m. Arma blanca arrojadiza, parecida a una lanza corta, con el hierro en forma de hoja de laurel, que se dispara con la mano.
    Holónimo: venablera
    docs. (1250-2017) 206 ejemplos:
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 376 Esp (CDH )
      » / Aventó un venablo que le avié fincado, / asestól' a los dientes, fuele dando de mano, / diól por medio la boca al parlero loçano, / non tragó peor hueso nin moro nin cristiano.
    • 2017 Sucasas Fdz, Á. L. "Primer españo' [08-06-2017] El País (Madrid) Esp (HD)
      «Los caracoles del jardín dieron la voz de alerta. Elevaron las rádulas hacia las estrellas y bramaron al unísono. Y así empezó todo». Lo que viene luego: un samurái castrado se monta en una libélula y emprende el vuelo, venablo en mano, a la caza de una serpiente de sombras con su propio jinete. Por la mente del lector, en esas primeras páginas, brilla, en capitulares de neón lisérgico, una pregunta incontenible: «¿Pero qué coño me he metido?»
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 376 Esp (CDH )
      » / Aventó un venablo que le avié fincado, / asestól' a los dientes, fuele dando de mano, / diól por medio la boca al parlero loçano, / non tragó peor hueso nin moro nin cristiano.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] Esp (CDH )
      E ella fincó aquella ora los ojos en él; e él otrossí cuando la vío d'aquella guisa e que a ninguna part non torcié d'él los ojos espavoreció non sabiendo que se podrié seer aquello, e guardós de llegarse más de cerca a ella, temiendo que nol catava assí por ál si non por matarle, e endereçó su venablo, e en cuant él podié guisávase cómol diesse por los pechos por matarla o llagarla de mala guisa como a ossa de mont.
    • p1335 Juan Manuel LArmas [1981] Esp (CDH )
      Et oy dezir a Martin Martines de Faças, que alcançe yo muy biejo, que fuera montero de mio padre, que el dia que casaron en Calataud, el, bien con otros çient monteros de mio padre, estudiera en deredor de la eglesia con sus venablos, en quanto dixieron la missa, reçelando que vernia alguno de parte don Anrique a dezir commo la infanta et don Anrique eran desposados en vno.
    • a1454 Carrillo Huete, P. Crón halconero [1946] Esp (CDH )
      E venían delante dél dos negros, que trayan sendos lebreles negros; e el vno traya vn venablo, e el otro traya vna lança de Xeréz.
    • 1499 Anónimo HOliveros y Artús [1995] Esp (CDH )
      Y Oliveros los repartió a las salidas del valle y les dixo que estuviessen quedos con sus venablos y esperassen, que los perros sacarían el puerco del valle.
    • 1512 Anónimo Crón Popular Cid [1992] Esp (CDH )
      & después que la villa fue andada en derredor toda, houo el rey de descender en riuera de Duero; &, andando asolazándose, el rey traýa en la mano vn benablo pequeño, dorado, como lo traýan los reyes onde el venía, e diosele a Vellido que ge lo tuuiese, & el rey apartose a solazarse, a fazer lo que los homes non pueden escusar.
    • 1589 Castellanos, J. Elegías varones [1847] 113 Co (CDH )
      / »Estos traen allí cuatro visiones / Que curan y regalan en establos, / Mas sueltos y lijeros que halcones / Con unas largas guaicas ó venablos, / Que traspasan humanos corazones / Y asombraran á todos los dïablos, / Los otros con macanas tan estrañas / Que rompen ansimismo las entrañas.
    • 1603 Rojas Villadrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )
      No la conocía ni imaginaba quién podría ser, por verla fuera de su casa, persiguiendo un fiero y cerdoso jabalí, con su venablo en la mano, cogidos sus hermosos cabellos en una redecita de oro y echado a las espaldas; mas avisado de los que me acompañaban de quién era, apreté las piernas y bordé con el espuela las ijadas de una yegua alazana en que iba y aguardando a la bestia fiera desde un lado, la tiré una media lanza que llevaba en la mano, guiada de tan felice estrella que al punto quedó cosida con el suelo; y no bien se declaró en esto por mía la buena dicha, cuando llegaba la hermosa Camila, volando con sus hermosas plantas más que la antigua Atlanta.
    • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] 932 Esp (CDH )
      Entonces las abejas enjambran en los yelmos y florecen las armas, como floreció en el monte Palatino el venablo de Rómulo arrojado contra un jabalí.
    • 1693 Anónimo Romances Silva Romancero general Esp (CDH )
      / Jugando de escaramuza / Van por una pradería: / Setenta mil de á caballo / Llevan en su compañía: / Los treinta mil son de guardas, / Los veinte mil de albañía, / Los diez mil eran monteros / Con mucha cacequería, / Con lebreles y ventores / Y muy grande redería, / Traíllas y perneadores / Y gente de vocería, / Todos vestidos de monte, / De una tela muy lucida, / Con tornasoles labrada, / Que á toda color volvia; / De ninguna color propia / La tela no parecia, / Con venablos y monteras, / Dardos y halconería, / Y muchas flechas arrecias; / Tambien gran ballestería.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      Traían los dos capitanes sus ginetas con moxarras de pedernal al modo de los nuestros, que solo se diferencian en ser de azero y en el principio de ellas muchas plumas de diversos y hermosos colores, al modo de las cintas que vsan nuestros alférezes en sus venablos, y las moxarras como de vna quarta de largo, de dos cortes y la punta como de daga agudíssima.
    • 1737 Mayans Siscar, G. Orígenes [1984] Esp (CDH )

      Ab augurio, agüero; a bautismo, bateo; dentes collumelares, colmillos; consuere, coser; copula, copla; duodecim, doce; fabulari, hablar; insula, isla; montuosus, montoso; nebula, niebla; regula, regla; sauciare, sajar; saecularis, seglar; tabula, tabla; a venabulo, venablo.

    • 1781-1784 Samaniego, F. M. Fábulas [1988] Esp (CDH )
      Dejo a los unos; que otros, falleciendo, / Pisándose las tripas, van huyendo / En vano de la muerte, / Y a todos venzo de gallarda suerte; / Mas si embebida en este pensamiento, / A un perro ladrar siento, / Escapo más ligera que un venablo, / Y mi victoria se la lleva el diablo."
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] 230 Ec (CDH )
      / No hay selva que no fatigue, / ni soto que no importune, / venablo que no blandee, / ni fiera con quien no luche.
    • 1790-1796 Jovellanos, G. M. Memoria policía [1997] 141 Esp (CDH )
      Lo común era que observasen desde andamios alzados al propósito, las suertes y lances de la caza, sin que fuese raro ver a las más varoniles y arriscadas bajar de sus catafalcos a lanzar los halcones, o tal vez a mezclarse con su venablo en mano entre los cazadores y las fieras.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      acababa de practicarse el último ojeo, y puestos los monteros en acecho, esperaban en las encrucijadas a que asomase por alguna parte el animal para precipitarse sobre él con el venablo aguzado y rendirle en tierra del primer golpe.
    • 1846 Navarro Villoslada, F. Blanca de Navarra [2003] Esp (CDH )
      se coge una ballesta, y con la punta de un venablo se la sorprende en medio de su remontado vuelo.
    • 1850 Coronado, C. Jarilla [2001] Esp (CDH )
      Fue Marinilla a preguntar, y supo por el centinela que la sombra había pasado a un tiro de venablo de la muralla hacia la parte de Occidente.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ec (CDH )
      Silbaban las flechas y venablos; crujían las rodelas golpeadas por las fuertes mazas; traqueaba el frágil maderamen de las chozas que los morenas quisieran derribar, cual batidas por las olas de un aluvión; y el tunduli no dejaba de sonar ni un instante; y había gritos de rabia infernal, denuestos y blasfemias, y quejidos de los que caían, crujidos de dientes, palabras inconexas de moribundos, ayes angustiosos, suspiros postrimeros... La luna, que parecía huir al ocaso por no presenciar tan espantoso cuadro, reflejaba su luz en arroyos de sangre, en lágrimas de despecho y en ojos que se torcían de ira y dolor antes de cerrarse para siempre.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      Disparado como fácil venablo salió el mozo, y se instaló en una banqueta junto a la muchacha, a tiempo que entre esta y D. Jacinto se cruzaba una mirada inteligente.
    • 1907 Rubén Darío Canto errante [1977] Ni (CDH )
      A un cruzado caballero, / garrido y noble garzón, / en el palenque guerrero / le clavaron un acero / tan cerca del corazón, / que el físico al contemplarle, / tras verle y examinarle, / dijo: "Quedará sin vida / si se pretende sacarle / el venablo de la herida".
    • 1938 Gabriela Mistral Tala [1996] Ch (CDH )
      / El mediodía punza / lo mismo que venablo.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 657 Esp (CDH )
      Jacinto Barallobre, la mano en el pecho, bien agarrada al asta de la flecha (quizás fuera un venablo), procuraba no pisarlos, aunque a veces cayera y se manchase en la sangre de las losas.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] 34 Mx (CDH )
      Al final tenían permitido desjarretar al animal con un puñal en forma de media luna, seccionándole los tendones de las patas traseras para dejarle inútil, y luego degollarlo impunemente. O bien le arrojaban venablos o lanzas, o le clavaban en los ijares afilados cuchillos atados al extremo de largos palos.
    • 2003 Iwasaki, F. Neguijón Un milagro informal Pe (CDH )
      Y entró bufando y renqueante, como un jabalí mitológico, erizado de venablos. / Descarnadores, lancetas y punzones. Coloquio breve y compendioso sobre la materia de la dentadura (1557)
    • 2017 Sucasas Fdz, Á. L. "Primer españo' [08-06-2017] El País (Madrid) Esp (HD)
      «Los caracoles del jardín dieron la voz de alerta. Elevaron las rádulas hacia las estrellas y bramaron al unísono. Y así empezó todo». Lo que viene luego: un samurái castrado se monta en una libélula y emprende el vuelo, venablo en mano, a la caza de una serpiente de sombras con su propio jinete. Por la mente del lector, en esas primeras páginas, brilla, en capitulares de neón lisérgico, una pregunta incontenible: «¿Pero qué coño me he metido?»
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 376 Esp (CDH )
      » / Aventó un venablo que le avié fincado, / asestól' a los dientes, fuele dando de mano, / diól por medio la boca al parlero loçano, / non tragó peor hueso nin moro nin cristiano.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 431 Esp (CDH )
      / Omnes de su mesnada fueron luego uviados, / travaron del venablo fierament espantados, / muerto seriá el rey si non fuessen llegados, / porque fuera salieron teniénse por errados.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 477 Esp (CDH )
      / Mientre uno a otro estavan aguardando, / vinieron dos venablos por el aire bolando: / ambos cayeron muertos, fue quedado el vando, / las indïanas gentes non se fueron gabando.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 487 Esp (CDH )
      / Fue Poro cantra Táxilis sañoso e irado, / ca porque lo dexara era su despagado; / remetiól un venablo que le avié fincado, / echólo muerto frío en la yerva del prado.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 431 Esp (CDH )
      / Fue prender un venablo grand e bien amolado, / oviéraslo sin duda por el cuerpo entrado, / mas seyé en la tienda un moçuelo castrado, / dio grandes apellidos, ca fue muy espantado.
    • 1218-c1250 Anónimo FZorita Canes [1911] Esp (CDH )
      Lo que dixiemos de saeta, dezimos de uenablo, et todas otras armas.
    • c1270 Alfonso X Estoria Espanna [2002] fol. 147r Esp (CDH )
      & diz que fazie el cuemo el leon ferido del uenablo que esta sannudo & anda a derredor en su cueua o esta. & no osa salir. ni queda de espantar las uezindades con los roydos de los sus bramidos.
    • c1270 Anónimo HTroyana [1976] Esp (CDH )
      Estonçe aguijo don Hector muy de rrezio contra Menalao, e fueron con el Eneas e Paris de so vno, e començaron de ferir todos tres muy de rrezio en los griegos, mas el rrey Menalao traya vn venablo muy grande e muy tajador que era todo de alfin, e tanto que vio a Paris, aguiio el cauallo contra el, e ouieralo muerto luego o dado ferida de muerte, sy non por Eneas que se metio a so ora enmedio dellos anbos, e rresçebio el golpe en el escudo.
    • c1270 Anónimo HTroyana [1976] Esp (CDH )
      E el rrey Epitrofo que vio a don Hector tan brauo commo vn leon andar por la batalla, faziendo muy grand daño en los griegos, priso su benablo muy agudo e muy tajante a sobre mano o fuelo ferir con grand saña, e diol tan grand ferida que, avnque peso a don Hector, bañose la su siella en sangre; mas de guisa estudo fuerte, que non lo pudo derribar della.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 337v Esp (CDH )
      En tod esto theseo quel firiera daquella uez. metio mano a so uenablo que traye que era grant.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 177v Esp (CDH )
      Aquella serpiente a que yo feri: con el mio ueneblo yl passe el cuerpo todo quando sali de Sidon yl tome los dientes & los sembre por la tierra como nueuas semientes: si non fue santa; & cosa de dios aquella.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 344r Esp (CDH )
      Et caya mucho Puerco montes ferido del to uenablo.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 338r Esp (CDH )
      Et diziendo esto metio mano a so uenablo.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 335v Esp (CDH )
      & metieron mano a los uenablos & a las azconas.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 337r Esp (CDH )
      & las cimas torcieron el uenablo & enbargaron el colpe.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 337r Esp (CDH )
      Et dalli o estaua alançol Piritheo el uenaulo muy de rezio.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 337r Esp (CDH )
      & yua engrameando un grant uenablo que lleuaua /2/ en la su ualiente diestra Et dixol alli Theseo que estaua con ell.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 45r Esp (CDH )
      Et primio aquella ora Cadmo el benablo muy de rezio & passo la cuchiella de guisa que cogio la garganta de la serpient con el Robre.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria I [2002] Esp (CDH )
      E ella fincó aquella ora los ojos en él; e él otrossí cuando la vío d'aquella guisa e que a ninguna part non torcié d'él los ojos espavoreció non sabiendo que se podrié seer aquello, e guardós de llegarse más de cerca a ella, temiendo que nol catava assí por ál si non por matarle, e endereçó su venablo, e en cuant él podié guisávase cómol diesse por los pechos por matarla o llagarla de mala guisa como a ossa de mont.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] fol. 223r Esp (CDH )
      & los caualleros recibienlos en los benablos.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] fol. 224v Esp (CDH )
      & assi como los alcançauan derribauanlos con uenablos.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] fol. 223r Esp (CDH )
      & con aquellos puercos uinien mezclados unos omnes saluages maslos & fembras & auie cadauno dellos seys manos & corrien en uno con los puercos sobre los de la huest & los caualleros recibienlos en los uenablos como a los leones.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] Esp (CDH )
      & llegaronse grand companna de la huest con lanças & azconas & uenablos & espadas & firien en ella. mas non auie y arma que la falsasse.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] Esp (CDH )
      & diziendoles esto. tomo luego un escudo & un uenablo & començo a lidiar con los dragones & con las serpientes que uinien a ellos.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] fol. 221r Esp (CDH )
      & firieronlos muy de rrezio con saetas & con benablos.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] fol. 217v Esp (CDH )
      Los otros lidiauan con uenablos.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] fol. 9r Esp (CDH )
      & siellas doro & de plata & lanças doradas & uenablos.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] fol. 4v Esp (CDH )
      [...] entonçes des que el es parado tal si le feriere el caçador de la lança o le prisiere con el venablo por los pechos & el tanto tiene el coraçon en el caçador que non se mjenbra de la ferida & asegurandose de la llaga non dubda de pasar por el arma quanto mas puede por llegar al caçador.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] fol. 50v Esp (CDH )
      Ca esperando los leones quando yuan ayrados a ellos echauanles los vestidos & mjentra se tenjen los leones en rronper los matauan los ellos con los venablos.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] fol. 76v Esp (CDH )
      [...] esçena quando esto vio alançosse sobre las armas en medio de las conpannas commo se alança en el venablo el leon pardo yrado.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria V [2002] fol. 77r Esp (CDH )
      Et por que tardara de pasar la saeta toda echo el la mano en ella & leuo la adentro & sacola por el ojo & el ojo con ella & dio con ella en tierra & començo la de acoçear a ella & al ojo & rrebolujo se venjendo enderredor commo faze el osso con la grant sanna quando le fieren & le entra el venablo.
    • 1270-1284 Alfonso X Estoria España II [1995] fol. 118v Esp (CDH )
      Los Condes quando / uieron all Jnffante estar en la / Rua fueron pora ell. los uenablos / en las manos pora matar / le. Mas echaron las manos en / el; & leuaron le mal. & desonrrada / mientre fasta el traydor del Conde / Roy uela. que era su padrino / como dixiemos.
    • 1270-1284 Alfonso X Estoria España II [1995] fol. 127v Esp (CDH )
      Et el Rey quel quisiera / matar dentro en aquel santo logar; / fue ferido del nuestro sennor dios. / por un miraglo quel contescio / y. que assi como le el quisiera ferir / con el uenablo; que se le torcio / el braço diestro de guisa quel non / pudo tanner.
    • 1270-1284 Alfonso X Estoria España II [1995] fol. 154r Esp (CDH )
      Et Vellid / adolffo allegosse alla con el / Et quandol uio estar daquella / guisa; lançol aquel Venablo & / diol por las espaldas & saliol a / la otra parte por los pechos.
    • 1251-1285 Anónimo FÚbeda [1979] 381 Esp (CDH )
      Como dezimos de la saeta dezimos del venablo // (f. 49. v. b.) o de qual arma quier.
    • a1296 Anónimo FAlcaraz [1968] Esp (CDH )
      Mas lo q ue dezimos de la saeta, dezimos del uenablo e de qual q uier otro lynage de armas.
    • c1300 Anónimo FTeruel [1950] 353 Esp (CDH )
      Mas lo q ue es dicho d e la sayeta, exo mismo sea iudgado d el uenaulo e de q ual q uiere otro fierro d e las armas.
    • c1300 Anónimo FPlasencia [1984-1985] Esp (CDH )
      Quanto dezimos de saeta dezimos de uenablo e de cada una arma de engennio.
    • 1300 Anónimo FAlarcón [2000] Esp (CDH )
      Aquello mismo dezimos de saeta que dezimos de uenablo e de qual quiere linage de armas.
    • a1325 Anónimo Crón veinte reyes (Esc Y-I-12) [1995] fol. 62r Esp (CDH )
      El jnfante / garçia commo quier que / estudiesse preso en su poder dellos / ouo muy grand pesar por / lo que vio que fazien ala jnfante / & començolos a denostar & / a maltraer. los condes conel / pesar que ouieron por que los / asi denostaua dieron enel grandes / feridas con los venablos / & mataronle.
    • p1335 Juan Manuel LArmas [1981] Esp (CDH )
      Et oy dezir a Martin Martines de Faças, que alcançe yo muy biejo, que fuera montero de mio padre, que el dia que casaron en Calataud, el, bien con otros çient monteros de mio padre, estudiera en deredor de la eglesia con sus venablos, en quanto dixieron la missa, reçelando que vernia alguno de parte don Anrique a dezir commo la infanta et don Anrique eran desposados en vno.
    • 1385 Fdz Heredia, J. Gran Crón Esp I (BNM 10133) [1995] fol. 583v Esp (CDH )
      & pareçie que por comandamiento / del buen angel / el malo / qui leuaua un benablo enla mano.
    • 1420-c1425 Álvz Villasandino, A. Poesías [1993] 738 Supl Canc Baena Esp (CDH )
      / Dezidme agora, por vuestra mesura, / si es verdad lo que me han contado: / qu'el vuestro venablo * es ya quebrantado / e desnerviado por la coyuntura.
    • c1430 Marqués de Santillana Infierno [1993] 242 Canc Palacio Esp (CDH )
      / Levava en su mano diestra / un venablo de montero, / un alano a la siniestra / fermoso et mucho ligero; / bien como cavallero / animoso de coraje, / venía por el buscaje / siguiendo el bestiglo fiero.
    • a1435 Baena, J. A. Poesías [1993] 774 Supl Canc Baena Esp (CDH )
      * / 197 Alto Rey, luego es quitada / toda la umor e flema, * / e la sangre e la postema * / luego es clarificada; / e la red que está armada / con los lazos del diablo, / sin más armas nin venablo / d'ésta será registrada.
    • 1440 Rdz Padrón, J. Siervo [2003] Esp (CDH )
      Passado el sylençio, a la trabajosa vida torçió en sus manos el espantoso venablo, secutor de los saluajes, e vyno por ferir al syn culpa Lamidoras, el qual, muy temeroso y con grand vergüença, los ojos puestos en tierra e las manos plegadas & colgadas del pecho, respondió con grand hummildat.
    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 88 Esp (CDH )
      Y Diana insine, con el arco encorvado, es ya mi deesa; e yo entiendo, asý como servidora suya, servir su juyzio y mandado, pues me plaza de yr a las montañas y parar las rredes a los çiervos, y seguir aquexando los perros * por los collados altos; y me plaza eso mismo de blandir el venablo tembloso con mi flaco braço, * y poner mi cuerpo en el campo matoso. *
    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 90 Esp (CDH )
      E sy tienes el venablo garnido de grandes orejas de fierro, o fases otra cosa cualquier, maravillándome d'ello, fázesme bolver la cara a mirarte, y mis ojos se deleytan mucho en verlo.
    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 95 Esp (CDH )
      Las santidades de los dioses, llamados Satiros, te sean favorables, * y cayga llagado el puerco montés con la adverssydat del tu venablo. *
    • a1454 Carrillo Huete, P. Crón halconero [1946] Esp (CDH )
      E venían delante dél dos negros, que trayan sendos lebreles negros; e el vno traya vn venablo, e el otro traya vna lança de Xeréz.
    • a1454 Carrillo Huete, P. Crón halconero [1946] Esp (CDH )
      E traya el señor Rey vn venablo en el ombro, e vna vozina a las espaldas, e todos los cavalleros que con él yban armados, sus lanças de monte en los ombros e sus vozinas.
    • c1407-1463 Marqués de Santillana Poesía [1987] 211 Canc Estúñiga Esp (CDH )
      / Leuaua en su mano diestra / un uenablo de montera, / un alano a la siniestra, / fermoso, mucho ligero, / e bien como cauallero / animoso, de corage, / uenía por el boscaie, / seguiendo el uestiglo fiero.
    • 1472 Rdz Almela, D. Valerio historias escolásticas [1992] Esp (CDH )
      E en diziendo esto. diole del venable tan grand golpe que nunca mas fablo / & saliose luego del castillo por vn forado que enel muro tenia fecho. fuese para el rey. dixole señor complido he lo que vos prometi.
    • 1472 Rdz Almela, D. Valerio historias escolásticas [1992] Esp (CDH )
      E descaualgo a par dela ribera de duero / & dio vn venable que traya enla mano a vellido.
    • 1467-1475 Escavias, P. Repertorio Príncipes [1972] Esp (CDH )
      E andando vn día el rrey y Vellido solos por derredor de la villa, mirando vn postigo secreto que Vellido dezía que le avía de mostrar por do entrase a Çamora de noche, el rrey don Sancho descavalgó del cavallo por fazer algo de lo que honbre escusar non puede, e dio a Vellido vn venablo que traýa en la mano.
    • 1467-1475 Escavias, P. Repertorio Príncipes [1972] Esp (CDH )
      E sacáronle el venablo e rrogó a todos que demandasen perdón a sus hermanos por él.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E estando ribera del río de Duero, tomó al Rey voluntad de fazer su neçesidad e descabalgó del cavallo e diolo a Vellidos que gelo toviese de la rienda, que se apeó tanbién; e diole un venablo dorado que traía mucho agudo sienpre en su mano.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      Como vio estar al Rey a canpo, diole con el dicho venablo por las espaldas, que le salió a los pechos, e cayó luego en tierra.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E finó, después que confesado, quando le sacaron el venablo.
    • 1490 Palencia, A. VocLatRomance [1967] Esp (NTLLE)
      venabulum, venablo, dizen se los venablos ábiles para montería, o dizen se por que reçiben al puerco que viene.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Y llegando cerca dond'él estava, vieron una forma de diablo de fechura de gigante que tenía las espaldas contra ellos, y estava esgrimiendo un venablo, y lançólo contra Amadís muy rezio, y pasóle por cima de la cabeça, y aquel golpe erró por las grandes bozes que Gandalín dio.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      ¡Tiradvos afuera y dexaldos a este mi venablo que goza la sangre dellos!
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Y yendo assí, vieron venir a Madarque, el bravo gigante que era señor de la ínsola, y venía en un gran cavallo y armado de hojas de muy fuerte azero y loriga de muy gruessa malla, y en lugar de yelmo una capellina * gruessa y limpia y reluziente como espejo, y en su mano un muy fuerte venablo tan pesado, que otro cualquier cavallero o persona que sea apenas y con gran trabajo lo podría levantar, y un escudo muy grande y pesado;
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] I, 791 Esp (CDH )
      Y Beltenebros sacó el venablo del cavallo y metiógelo por la boca, assí que bien un palmo le passó de la otra parte, que entró por el suelo; * y tomó el yelmo de Basagante y púsolo en su cabeça porque le no conoçiessen; y cavalgando en el cavallo de Famongomadán, que Enil le diera, se fue a la carreta.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )

      [...] y fue el encuentro tan fuerte, que topando en los arçones de la silla fizo las cinchas quebrantar, assí que trastornó la silla con él debaxo del cavallo, y al gigante quedó un troço de la lança metido en el cuerpo; pero antes que cayesse le tiró el venablo y diole por el aguja *del cavallo y salióle entre las piernas [...].

    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Cuando esto oyó el gigante, tornó contra él con gran saña que el fumo le salía por el visal * del yelmo y meneava el venablo en la mano que todo lo fazía doblar, y dixo [...].
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] I, 786 Esp (CDH )

      [...] y delante de la carreta venía un gigante tan grande, que muy espantable *cosa era ver encima de un cavallo negro, y armado de unas fojas muy fuertes y un yelmo que mucho reluzía; y traía en su mano un venablo que en el hierro avía una gran braçada [...].

    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Y recordado Amadís, * vio cómo aquel gran diablo le lançó otro venablo, mas él, dando un salto, le hizo perder el golpe; y poniendo mano a su espada, fue para él por lo ferir, mas violo * ir corriendo tan ligeramente, que no avía cosa que lo alcançar pudiesse.
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Venablo de montero. uenabulum. i.
    • 1498 Anónimo Corónica Çid [1995] Esp (CDH )
      Y quando Vellido lo vido assí estar, tiróle el venablo, y diole por las espaldas y salióle por los pechos.
    • 1499 Anónimo HOliveros y Artús [1995] Esp (CDH )
      Y Oliveros los repartió a las salidas del valle y les dixo que estuviessen quedos con sus venablos y esperassen, que los perros sacarían el puerco del valle.
    • 1512 Anónimo Crón Popular Cid [1992] Esp (CDH )
      & después que la villa fue andada en derredor toda, houo el rey de descender en riuera de Duero; &, andando asolazándose, el rey traýa en la mano vn benablo pequeño, dorado, como lo traýan los reyes onde el venía, e diosele a Vellido que ge lo tuuiese, & el rey apartose a solazarse, a fazer lo que los homes non pueden escusar.
    • 1512 Anónimo Crón Popular Cid [1992] fol. 33v Esp (CDH )
      E Vellido Dolfos, quando vio al rey de aquella guisa, tirole el venablo & diole por las espaldas & saliose de la otra parte por los pechos.
    • 1512 Anónimo Crón Popular Cid [1992] Esp (CDH )
      Qüenta la hystoria que los castellanos fueron buscar a su señor e falláronlo ribera de Duero, do yazía muy malferido de muerte, mas aún non hauía perdido la fabla & tenía el venablo en el cuerpo, que le passó de parte en parte, mas non ge lo osauan sacar por miedo que morría luego.
    • 1514 Silva, F. Lisuarte [2002] Esp (CDH )
      El Cavallero de la Espera desvió el cuerpo y el venablo travó en el escudo e quebrando las embraçaduras gelo llevó del cuello.
    • c1525 Schz Badajoz, D. Farsa teologal [1985] Farsas Esp (CDH )
      / ¿Villanos en de bullir / con cosas de mi persona? / Siendo de sangre real / y aviendo hecho hazañas, / que en Italia y las Españas / jamás se me halla igual, / ¿quién nunca pensara tal, / que de burla ni de veras / comigo partieran peras / el grande ni el comunal? * / ¿Qué es de mi esfuerço pujante? / ¡Despecho de los venablos!, / tiemblan de mí los diablos / desde poniente a levante, / ¿y hallo ya quien me espante?; / presto me harán sonajas / si no hago mil migajas / a quantos hallar delante.
    • 1526 Anónimo Polindo [2003] Esp (CDH )
      Y el cavallero caçador tomó el venablo e vino contra don Polindo por lo herir.
    • 1520-1535 Anónimo Crón Adramón [1992] Esp (CDH )
      Ay cyertas veredas por los montes que a las lagunas vyenen por donde los anymales vyenen a bever, porque por otra parte no pueden llegar por la gran espesura de los montes y çarças, en las quales veredas, cabe el agua, están cyertas choças tan metydas debaxo de la tierra y las matas [y] yerva tan alta encyma que vyenen los anymales a bever syn nyngún rreçelo, y él que está dentro en la choça o casa los puede tocar con la mano —¡ved sy los podrá matar con venablo o vallesta!— Esto estava hecho en casy todas las veredas de las dos lagunas en las quales el rrey Máximo syenpre venya a caçar.
    • a1526-a1536 Vega, G. Poesías [1995] 232 Esp (CDH )
      / Climene, llena de destreza y maña, / el oro y las colores matizando, / iba de hayas una gran montaña, / de robles y de peñas varïando; / un puerco entre ellas, de braveza estraña, / estaba los colmillos aguzando / contra un mozo no menos animoso, / con su venablo en mano, que hermoso.
    • 1542 Anónimo Baldo [2002] Esp (CDH )
      Muchos a quien le faltavan se sacavan de sus heridas las lanças o dardos que tenían hincados y con gran crueza despedaçavan sus heridas por sacar los recorbados venablos y tirarlos a los adversarios.
    • 1542 Anónimo Baldo [2002] Esp (CDH )
      Pónense a punto guardando el muro con arcos y ballestas, lanças, dardos, venablos y muchos cantos y grandes ollas de pez ardiente y muchas maneras de armas.
    • 1549 Urrea, J. Trad Orlando Ariosto [1988] 383 Esp (CDH )
      / Después del tercio muerto, va siguiendo: / hiere, rompe, taja, mata, y dando / muertes, le huían todos ya, temiendo: / cuál venablo y cuál ronca va dejando, / otros al bosque, a las cuevas van huyendo / [y cada uno procura ir escapando], / porque Roldán andaba tan esquivo, / que no quería dejar ninguno vivo.
    • 1555 Ortúñez Calahorra, D. Espejo príncipes [1975] II, 218 Caballero Febo Esp (CDH )
      Y alcançando al puerco al tiempo que llegava a atravessar el camino por junto a ellos, la hermosa dama le tiró el venablo con tanta fuerça y destreza que, acertándole por medio de los lomos, lo passó de parte a parte, y el azerado hierro fue lançado en tierra quedando el puerco muerto y enclavado en el suelo y la asta temblando encima dél, que casi no dexava verse.
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 427 Esp (CDH )
      / Como la osa valiente perseguida / cuando le van monteros dando caza / que con rabia, sintiéndose herida, / los ñudosos venablos despedaza, / y furiosa, impaciente, embravecida, / la senda y callejón desembaraza, / que los heridos perros lastimados / le dan ancho lugar escarmentados, / de la misma manera el fiero Andrea / cercado de los bárbaros venía, / pero de tal manera se rodea / que gran camino con la espada abría; / crece el hervor, la grita y la pelea, / tanto que la más gente allí acudía; / he aquí a Rengo también ensangrentado / que llega a la sazón por aquel lado.
    • 1578 Ercilla, A. Araucana II [1993] 719 Esp (CDH )
      / / Jamás de los monteros en ojeo / fue caza tan buscada y perseguida, / cuando con ancho círculo y rodeo / es a término estrecho reducida, / que con impacientísimo deseo / atajados los pasos y huida, / arrojan en las fieras montesinas / lanzas, dardos, venablos, jabalinas, / como los nuestros hasta allí cristianos, / que los términos lícitos pasando, / con crueles armas y actos inhumanos, / iban la gran vitoria deslustrando, / que ni el rendirse, puestas ya las manos, / la obediencia y servicio protestando, / bastaba aquella gente desalmada / a reprimir la furia de la espada.
    • 1580 Sierra, P. Espejo príncipes II [2003] 127r Esp (CDH )
      Allí fue el mayor peligro que el cavallero tuvo, porque los que delante estavan lo herían y maltratavan con las puntas de los venablos, y los que atrás quedavan no hazían menos, por razón que el cavallero no podía en el escalón rodearse como quisiera.
    • 1582 Gálvez Montalvo, L. Pastor Fílida [1907] Esp (CDH )
      andria / Suele en el bosque espesso el animoso / mozo gallardo, que con el agudo / venablo fuerte ha penetrado el crudo / pecho del tigre, del león ó el osso, / Mirarle en tierra muerto, sanguinoso, / y recrearse viendo lo que pudo; / y á las veces, dexándole desnudo, / la piel á cuestas irse victorioso.
    • 1582 Herrera, F. Obras [1985] 447 Poesía Esp (CDH )
      / Con el arco en la blanca i tierna mano / baxa, qu'antes qu'al llano / llegues, atravessado i estendido / de mi venablo, i muerto, la espumosa / cabeça llevarás vitoriösa.
    • 1582 Anónimo 01/08/1582 Relación armada Sta Cruz Docs Azores Esp (CDH )
      Que se pongan en cubierta y en los alcázares todas las picas, venablos y espontones que hay en el galeón.
    • 1588 Virués, C. HMonserrate [1851] 558 Esp (CDH )
      / Espantados los perros, aullando, / Sin abocar la fiera se quedaron; / Confusos los monteros, recelando, / Calados los venablos, se pararon: / Y pláticos la fiera rodeando, / Al Conde y caballeros convocaron, / Con furor esparciendo por el viento / Con los sonantes cuernos el aliento.
    • 1589 Castellanos, J. Elegías varones [1847] 113 Co (CDH )
      / »Estos traen allí cuatro visiones / Que curan y regalan en establos, / Mas sueltos y lijeros que halcones / Con unas largas guaicas ó venablos, / Que traspasan humanos corazones / Y asombraran á todos los dïablos, / Los otros con macanas tan estrañas / Que rompen ansimismo las entrañas.
    • 1591 Percival, R. DSpanEnglLat Esp (NTLLE)
      Venable, a iaueline, Venabulum.
    • 1588-1595 Vega Carpio, L. Ursón y Valentín [1996] Esp (CDH )
      UBERTO ¡Ea pues, Sulplicio y tú, valiente joven, / id presto y convocad la demás gente! / Llamen monteros, sáquense caballos / y salgan los venablos de las fundas, / porque el oro grabado en las cuchillas / y las pendientes borlas de los puños, / venga más fino con la viva sangre / de aqueste monstro ¡Alborotado tengo / el ánimo, por Dios! ¡Oh, si pudiese / hacer un lance que me diese honra, / y del Rey alegrase el rostro triste!
    • 1596 Oña, P. Arauco [1917] 49 Ch (CDH )
      / Ya salen de las tiendas los brocados / Y sedas mil, distintas en colores; / Ya sacan vistosísimas labores, / Vestidos y jaeces recamados; / Por otra parte petos acerados, / Y adargas, ya de cuadros, ya de flores; / Venablos, lanzas, picas y ginetas, * / Mosquetes, arcabuces y escopetas.
    • 1599 Huerta, J. Trad HAnimales Plinio [2004] fol. 149r Esp (CDH )
      Quando la leona parida combate y pelea con los caçadores por sus cachorros, dizen que enclava los ojos en tierra para no temer los venablos que la tiraren.
    • 1603 Rojas Villadrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )
      No la conocía ni imaginaba quién podría ser, por verla fuera de su casa, persiguiendo un fiero y cerdoso jabalí, con su venablo en la mano, cogidos sus hermosos cabellos en una redecita de oro y echado a las espaldas; mas avisado de los que me acompañaban de quién era, apreté las piernas y bordé con el espuela las ijadas de una yegua alazana en que iba y aguardando a la bestia fiera desde un lado, la tiré una media lanza que llevaba en la mano, guiada de tan felice estrella que al punto quedó cosida con el suelo; y no bien se declaró en esto por mía la buena dicha, cuando llegaba la hermosa Camila, volando con sus hermosas plantas más que la antigua Atlanta.
    • 1603 Rojas Villadrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )
      Yo, entonces, volviendo el brazo derecho un poco hacia atrás, invocando al dios de amor, a mi fortuna y a los cielos en mi ayuda, arrojé un venablo que en la mano traía con tan buena dicha y tanta fuerza y pujanza, que, cogiendo en el camino a la fugitiva bestia, la pasó de parte a parte, quedando casi el hierro sepultado en tierra y el oso muerto a los pies de mi hermosa Camila.»
    • 1603 Rojas Villadrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )
      — Camila trae el venablo de la caza del primer jabalí, lo por ver si en estos montes se ofrecía otra ventura, por no decir aventura, semejante a la primera que tuvo.
    • 1603 Rojas Villadrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )
      Yo leí los días pasados que reinando en Castilla don Sancho, que era de Navarra, y yendo a caza por las riberas de Carrión, halló un puerco montés, y siguiéndole con un venablo, se le metió en una cueva, y entrando tras él, le halló echado al pie de un altar, y quiriéndole herir, le fue detenido el brazo.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 702 Esp (CDH )
      / Celauro ardiendo por la Bella en fuego, / al hijo de Zerbín la vista encara, / pero el diestro Rolando en ira ciego / sobre mi venablo un tajo le repara; / alcanzole la punta, y vertió luego / la roja sangre de la negra cara; / entró en la boca, y viendo que la escupe, / no hay pólvora que tanto desocupe.
    • 1605 Góngora Argote, L. Poesías 1605 [2000] Poesías Esp (CDH )
      Pensé, señor, que un rejón / era romperlo en un toro, / quebrar la lanza en un moro, / o un venablo en un león; / pero después que Simón / hace esta caballería, / sepa vuestra señoría / que ya se desembaraza / por baja, el toro, en la plaza, / lo como en la carnicería.
    • 1605 Hidalgo, G. L. Diál entretenimiento [2007] Esp (CDH )
      Que temo vuestros testuces; y ansí iremos con venablos; pero no, que contra diablos mejores son unas cruces.
    • 1608 Mejía, D. Parnaso. Primera parte [2003] fol. 52v Pe (CDH )
      / O el femenino brazo sacudiendo, / Arrojar el venablo por el cielo, / Que va en el aire con furor crujendo.
    • 1610 Villagrá, G. HNueva México [1989] Mx (CDH )
      [...] De que firue el benablo mas tendido, / Las plumas lebantadas y las galas, / Gineta honrrosa y gran baston fornido, / Los pomposos entonos y palabras, / Promesas y brabeza que nos muestran, / Los que al furor indomito le ofrecen, / Si en llegando que llegan a las veras, / Su animo se rinde y acobarda [...]. /
    • 1610 Villagrá, G. HNueva México [1989] 389 Mx (CDH )
      Con impetu furioso fue corriendo, / A campo auierto, por el ancho llano, / Donde Diego Robledo con cuidado, / Vatiendo con priessa los hijares, / De vn ligero cauallo desembuelto, / Al puesto le salio con un benablo, / De temerario hierro bien tendido, / Y vibrando sobre el la fiera diestra, / Tres vezes le mojó con que quedaron, / Por los gruessos costados poderosos, / Seys anchas puertas rojas bien rasgadas, / Por donde el cuerpo y alma desdichada, / El natural diborcio celebraron /
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      IAVALENA, el arma enastada para matar los jaualies, que por vocablo y término más vsado se dize venablo, del verbo venor venaris, por andar a monte o a caça de fieras.
    • 1613 Góngora Argote, L. Soledades I [1994] 185 Esp (CDH )
      / ¡Oh tú que, de venablos impedido, / muros de abeto, almenas de diamante, / bates los montes que, de nieve armados, / gigantes de cristal los teme el cielo, / donde el cuerno, del eco repetido, / fieras te expone que, al teñido suelo, / muertas, pidiendo términos disformes, / espumoso coral le dan al Tormes!: / arrima a un fresno el fresno, cuyo acero, / sangre sudando, en tiempo hará breve / purpurear la nieve, / y, en cuanto da el solícito montero / al duro robre, al pino levantado, / émulos
    • 1617 Minsheu, J. VocHispLatAngl Esp (NTLLE)
      Venáble, vt venáblo.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 55 Esp (CDH )
      / Suele tal vez el valle y monte espeso, / el paso acelerando delicado, / medir vestida con el pie travieso, / de bella piel de lince variado; / no le fatiga del venablo el peso, / ni el pintado carcaj de flecha armado; / muestra, guardando el virginal decoro, / sayuela corta los coturnos de oro.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 104 Esp (CDH )
      / Han turbado así del mar la plata, / huyendo ninfas y siguiendo amantes; / mas, ¿dónde vas, oh musa a Marte ingrata? / ¿amor es justo que entre guerras cantes? / quien tan dura materia sigue y trata / entre espadas, venablos y turbantes, / a amor ofende si su gloria escribe, / que es niño amor y en los regalos vive.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 125 Esp (CDH )
      / Rompió, en efecto, la coyunda el toro; / el preso la cadena; el mar, la nave; / la pihuela, el azor, que no hay decoro / que la sabrosa libertad no acabe; / rompió el cristiano la zahena al moro; / el venablo el espín, la jaula el ave; / el duro lazo, el lobo, el sol, el frío; / la oculta red, el pez; la presa, el río.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 165 Esp (CDH )
      / Pero por no mostrarles cobardía, / ejecutando tajos y reveses, / éste desatinaba, aquél hería, / entre venablos, lanzas y paveses; / "Celaura ingrata ¿dónde estás? —decía—.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 177 Esp (CDH )
      / Honró mi brazo, aunque en Milán labrada / a prueba de venablo, una rodela, / a un arrogante capitán ganada, / cruzado en Rodas, y hasta el pecho alcéla; / llegó soberbia la familia armada / y, si el peligro conocí, esperéla / desvaneciendo aunque llegaron juntas, / infames voces y aceradas puntas.
    • c1618 Castro, G. Mocedades Cid [1996] Esp (CDH )
      DON SANCHO ¿Qué me has dicho? ¿Qué imagino? / ¿Que tú de tirar te alabes / un venablo, y de que sabes / del corazón el camino / por las espaldas?...¡Traidora! / Temo que causa has de ser / tú de mi muerte.
    • c1618 Castro, G. Mocedades Cid [1996] Esp (CDH )
      DON SANCHO ¿Qué siento? / Ese venablo sangriento / revienta sangre en mis ojos.
    • c1618 Castro, G. Mocedades Cid [1996] Esp (CDH )
      URRACA ...este venablo tiré, / con que maté un jabalí / viniendo por el camino / cazando mi madre y yo.
    • c1618 Castro, G. Mocedades Cid [1996] Esp (CDH )
      Sale DOÑA URRACA, y un PAJE, que le saca un venablo tinto en sangre.
    • 1599-1622 Conde de Villamediana Poesías [1990] 645 Esp (CDH )
      Y en cuanto de sus urnas se desata / claro Peneo en líquida huida, / y por flagrantes márgenes dilata / de su undoso esplendor pompa florida, / besos al tronco le dará de plata / alterno labio de orla colorida, / para que siempre verdes tus amores / fruto de honor le den, luto de flores; / "donde como deidad, gloriosamente, / en obsequio feliz queda ofrecido / que el árbol ciña la sagrada frente / majestad uniforme, honor debido; / en diadema que deje floreciente / a sol puesto esplendor establecido; / votivos a su gloria los despojos / que mi venablo y arco hicieron rojos.
    • 1624 Paravicino, H. Oración fúnebre fray Simón [1994] Esp (CDH )
      ¿Queréis ver un espectáculo digno verdaderamente de Dios, que no se ha de deleitar, como aun Séneca atinó, en ver la fiera solicitar su muerte por el venablo, * o en la representación de un teatro profano? Pues veislo aquí vivo, repetido, santo, y repetido quizá por eso, porque no se contentó Dios con ver representar una vez sola tan agradable, tan majestuosa, tan dulcemente horrible tragedia.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] Esp (CDH )
      / Aquel toro de Europa fabuloso / volviera tal garlocha en forma humana; / si tal fuera el venablo de Diana, / ¡quién fuera entonces jabalí cerdoso! / Yo te ofrezco oraciones, desde luego, / si me das, por poeta entre los malos, / con ese palo, Amor, palo de ciego.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] 734 Esp (CDH )
      / El joven de Austria, divo / César de nuestra Palas siempre armada, / a cuyo rayo vivo / tiemblan las fieras de la Scitia helada, / que es poco a su decoro / al Alpe galo y el Atlante moro; / el cazador Apolo, / de quien jamás huyera el alma verde / de aquélla por quien solo / ramas abraza y paralelos pierde, / ya que gasta las llamas, / mate venablos de invencibles ramas.
    • 1639 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1639 [2002] 65 Avisos Esp (CDH )
      Oyó las voces el exército contrario y, agallinados del rigor del agua y temiendo las furias de picas y espadas con que entonces precisamente se había de pelear, por no poderse disparar arma alguna de fuego, sin que de nuestro exército se abanzase un hombre, huyeron todos, con tal prisa y desorden, que á la mañana hallaron los nuestros en su puesto más de dos mil armas de picas, arcabuces, mosquetes, gran cantidad de cebada, sacos de pan, tiendas, y municiones de pólvora y balas, y ginetas de Capitanes, y venablos de Alférez.
    • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] 932 Esp (CDH )
      Entonces las abejas enjambran en los yelmos y florecen las armas, como floreció en el monte Palatino el venablo de Rómulo arrojado contra un jabalí.
    • 1644 Enríquez Gmz, A. Siglo pitagórico [1991] 266 Esp (CDH )
      / ¡Que me tira un venablo! / ¡Ya te conosco, diablo!» / Y diciendo y haciendo mil locuras / (de San Martín * reliquias mal seguras) / se quedaba dormido, / llorando el auditorio de sentido.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      Tú, blasón de los bosques, / erizada amenaza de los cerros, / temeroso escarmiento de los perros, / que con las medias lunas espumosas / de marfil belicoso y delincuente, / más corto, sí, mas no menos valiente, / su latir porfiado despreciabas, / cuando las diligencias del olfato, / que no pudiste desmentir, burlabas, / pues nunca del venablo y del sabueso / el hierro calentaste, / el ladrillo mojaste, / ni fue al lebrel aplauso tu suceso, / y en el cerco de telas / al cáñamo burlaste las cautelas [...]. /
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] II, 205 Esp (CDH )
      * / Él fue torero mortal, / y lo venïal dejó * / a otro, que allí salió, / vagamundo de venablo, / que en este otro anduvo el diablo, * / pero en Cantillana no.
    • c1650 Solís Valenzuela, P. Desierto prodigioso [1977-1985] III, 8 Co (CDH )
      El joven valeroso, nada tímido o cobarde, de vn lijero salto ocupó la tierra y, atando el bruto a las ojosas ramas de vn silvestre leño, enbrazando el bicorte veneblo, al entrar en aquella güeca tumba o rotura de la tierra (propia habitación, al parezer, de algún sátyro o fauno), reparó en vnas letras que, retalladas en vna piedra lisa, parezían fúnebre epitafio de aquella triste sepoltura.
    • c1650 Solís Valenzuela, P. Desierto prodigioso [1977-1985] I, 45 Co (CDH )
      Despidiose devotamente del crucificado Dios y no sin suspiros y lágrimas, y como quien ya no cuydava de preuenciones humanas, se dexó olvidadas las pistolas y venablo; bolvió a salir por la puerta falsa que sólo estaba echa para el cieruo, que adentro se quedó con el sosiego que hasta allí avía estado aguardando a su dueño, y ocupando la silla del impaciente cavallo, desnudó vn corvo alfanje que ceñido llebaba y con él fue cortando a toda prissa leños y ramas, demarcando con esta diligencia el sitio y abriendo passo al bosque, para, por estas señales más fácilmente hallar el escondido tesoro.
    • 1662 Anónimo Comedia disparates rey Alfonso [1998] 149 Esp (CDH )
      / Y él, viendo ocasión tan buena, / con una fuerza de un bruto, / el fuerte venablo arroja: / ¡ojalá diera en un turco! / Pasóle de parte a parte / cual si le tirara un junco, / que el rey era de manteca / y el que le tiraba, zurdo.
    • a1688 Espinosa Medrano, J. Amar muerte [1972] Pe (CDH )
      (Desciende Cineo por el monte, muy galán, con un venablo y plumas.)
    • 1693 Anónimo Romances Silva Romancero general Esp (CDH )
      / Jugando de escaramuza / Van por una pradería: / Setenta mil de á caballo / Llevan en su compañía: / Los treinta mil son de guardas, / Los veinte mil de albañía, / Los diez mil eran monteros / Con mucha cacequería, / Con lebreles y ventores / Y muy grande redería, / Traíllas y perneadores / Y gente de vocería, / Todos vestidos de monte, / De una tela muy lucida, / Con tornasoles labrada, / Que á toda color volvia; / De ninguna color propia / La tela no parecia, / Con venablos y monteras, / Dardos y halconería, / Y muchas flechas arrecias; / Tambien gran ballestería.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      Traían los dos capitanes sus ginetas con moxarras de pedernal al modo de los nuestros, que solo se diferencian en ser de azero y en el principio de ellas muchas plumas de diversos y hermosos colores, al modo de las cintas que vsan nuestros alférezes en sus venablos, y las moxarras como de vna quarta de largo, de dos cortes y la punta como de daga agudíssima.
    • 1737 Mayans Siscar, G. Orígenes [1984] Esp (CDH )

      Ab augurio, agüero; a bautismo, bateo; dentes collumelares, colmillos; consuere, coser; copula, copla; duodecim, doce; fabulari, hablar; insula, isla; montuosus, montoso; nebula, niebla; regula, regla; sauciare, sajar; saecularis, seglar; tabula, tabla; a venabulo, venablo.

    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      VENABLO. s. m. Dardo, ú lanza corta, que se usa en la caza de venados, ú jabalíes.
    • c1754 Delgado, J. J. HGral islas Poniente [1892] Fi (CDH )
      En las guerras y montes, tienen para cazar, sus lanzas, que llaman bancao, y éstas son anchas y fijas en una asta de bejuco fuerte; y otras más estrechas, que llaman budiac, y son las que usan en lugar de venablos para cazar.
    • c1754 Delgado, J. J. HGral islas Poniente [1892] Fi (CDH )
      No hay en esta tierra jabalíes, pero los grandes y viejos son como una especie ínfima de ellos, y tan furiosos y bravos, que si no se defendieran de ellos con sus lanzas, que llaman budia y bancao, (que son al modo de venablos) mataran la gente con sus colmillos; los he visto hasta un palmo de largo, pero retorcidos y gruesos.
    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] Esp (CDH )

      — Ahora sí —respondió el tío Bastián— que su eternidá muy reverenda dio en el punto y se conoce que es tiólogo. Sin serlo yo, he puesto esa enfecultá a muchos padres perdicadores y, en verdá, que no han sabido desenredarse bien d'ella. Las cofradías que se reducen todas a sufragios y a undilgencias sólo sirven para los que están en gracia, mas para ponerse en ella no sirven, sino que sea por muchos arrudeos. Pues, aquí de Dios y del rey, digo yo ahora. ¡Cuánto más valen aquellas cofradías que llaman conjuraciones!

      — Congregacionesquerrá decir, tío Bastián —le interrumpió fray Prudencio.

      — Su usandísima no repare en venablos o en vucablos —prosiguió Bastián Borrego—, que en intindiéndonos, nos entendemos, y cada probe estornuda como Dios le ayuda.

    • 1781-1784 Samaniego, F. M. Fábulas [1988] Esp (CDH )
      Dejo a los unos; que otros, falleciendo, / Pisándose las tripas, van huyendo / En vano de la muerte, / Y a todos venzo de gallarda suerte; / Mas si embebida en este pensamiento, / A un perro ladrar siento, / Escapo más ligera que un venablo, / Y mi victoria se la lleva el diablo."
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] 230 Ec (CDH )
      / No hay selva que no fatigue, / ni soto que no importune, / venablo que no blandee, / ni fiera con quien no luche.
    • 1790-1796 Jovellanos, G. M. Memoria policía [1997] 141 Esp (CDH )
      Lo común era que observasen desde andamios alzados al propósito, las suertes y lances de la caza, sin que fuese raro ver a las más varoniles y arriscadas bajar de sus catafalcos a lanzar los halcones, o tal vez a mezclarse con su venablo en mano entre los cazadores y las fieras.
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] Esp (CDH )
      En este temblador y alarbe suelo, / Para cuya conquista y obediencia / Bastó algun dia un español capelo; / Gastando estamos meses y paciencia / Muchos marinos, muchos batallones, / Y gran copia de usia y de excelencia, / ¿Y aquí me piden versos tus renglones / Cual si viviera en el Parnaso amado? / Pidiéranme venablos ó cañones.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Pero voto a Dios que os despachéis pronto, y nos digáis cuanto antes contra quién he de disparar el venablo, que se me escapa él solo de las manos, y están ya los dientes de Bravonel deseando hacer presa en el animal.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      No bien hubieron tomado la determinación que dejamos referida, echáronse a buscar otra salida, dispuestos siempre a hacer callar con sus venablos a cualquier centinela imprudente que hubiese podido comprometer su existencia.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Por mi venablo que se os entiende de cazar en latín a las mil maravillas.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      — Dios proveerá y mi venablo —repuso Hernando, componiéndose sus hábitos y echando de nuevo su capucha—.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Armado cada uno de un agudo venablo, y llevando en la mano izquierda Hernando, que iba delante, una linterna sorda de metal, diéronse a subir con la mayor confianza en Dios, donde los dejaremos, ora trepando escaleras, ora recorriendo largas y oscuras galerías, ora, en fin, probando llaves en cada puerta que encontraban, todo con el mayor silencio por no dar la alarma en el castillo.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Hecho lo cual, trataron de buscar, por la parte que no habían recorrido aún, la prisión del doncel, dejando para después de encontrarla el determinar la forma de sacarle y salir el mismo Hernando del castillo, cosa que a éste le parecía sencillísima, pues todo se lo parecía cuando era hecho en obsequio de su señor y cuando tenía en la mano su venablo y al lado su fiel Bravonel, el cual los seguía silenciosamente toda la noche, como si estuviera penetrado de lo mucho que convenía el sigilo en aquella peligrosa tentativa.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Haciendo entonces el último esfuerzo, atravesó con el venablo a dos de los que más cerca tenía y abrióse paso por entre los demás, aterrados de la muerte de sus compañeros.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      — ¡Ése es quien va! —respondió Hernando lanzando su venablo, el cual fue recto a clavarse, silbando por el aire, en el pecho del faccionario, que cayó por tierra sin voz y sin aliento.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Inclinándose en seguida sobre el cuerpo del caído, paseíllo un pie en el pecho y sacó de él su venablo ensangrentado con la diestra mano.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      El venablo, al salir del cuerpo, dejó libre el paso a un surtidor de sangre que salpicó a Hernando, y a poco el infeliz había ya expirado.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      A mí me basta un venablo.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Llega y probarás mi venablo.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      No osaba llegar a Hernando ninguno de los del castillo temerosos de que clavase el venablo en su alcaide a la menor contradicción [...].
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      — El medio, Peransúrez, ¡voto va!, es esperar aquí a ese perro de juglar, a esa raposa cobarde y rapaz, y clavarle en tierra con un venablo, como quien bohorda, más bien que como quien caza.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Armado después de mi ballesta y dos aguzados venablos, seguido de mi leal Bravonel, y disfrazado lo mejor que pude, púseme la misma noche en camino.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      ¿Qué hacía yo hasta entonces? Y luego quise más fiar de mi brazo y de mi venablo el logro de mi intento.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )

      — Apeéme del caballo para reconocerle, pero fue imposible; había llovido, y él cayó en el fango; mi venablo le había pasado por la frente, y su cara estaba llena de lodo y de sangre; la oscuridad, además, y mi turbación no me permitieron conocerle.

    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      acababa de practicarse el último ojeo, y puestos los monteros en acecho, esperaban en las encrucijadas a que asomase por alguna parte el animal para precipitarse sobre él con el venablo aguzado y rendirle en tierra del primer golpe.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Yo entraría en el castillo, o quedaríamos en él entrambos encantados, o desencantaríamos con la punta de un venablo al mago y a cuantos magos nos fuesen echando a las barbas...
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Pero en justa compensación, ¡ay del que hiciera resonar una bocina en monte de mi señor! Mi fiel Bravonel, que duerme ahora descansadamente, y la punta de mí venablo, le enseñarían la salida y le sabrían obligar a tañer de sencilla.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      No sabía el tosco montero, poco cortesano, cuán adentro había entrado en el corazón de su señor su última alegoría, más despedazadora que el agudo acero de su mismo venablo.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )

      — Trató de defenderse y trató de hablar; pero mi venablo no le dio todo el espacio que él quisiera. Le disparé y cayó.

    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Algunos arcos y ballestas suspendidas aquí y allí y varios venablos apoyados en los rincones, daban a entender a la primera ojeada el objeto de la expedición que en el campo detenía por aquellos días a su dueño.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      — Más daño debió de hacerle el miedo que vuestro venablo, señor escudero.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Levanta la cabeza y mira, que o yo entiendo poco de rastro o se te viene la res por sí sola a tiro de tu venablo.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Por fin dos hombres, vestido el uno de rica y vistosa seda, de tosco buriel el otro, armado aquél simplemente con una espada, balanceando éste en su diestra mano un agudo venablo, entraron en la pieza inmediata a la del astrólogo.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )

      — Voto va, señor, que yo no tuve nunca más constelación que mi mano derecha; y lo que sé decirte es que siempre está escrito que muera el venado contra el cual disparo mi venablo.

    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      En su vida ha cogido un venablo.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      No sabemos si era su intención favorecer, como favoreció, a su enemigo, pero lo que no se puede dudar es que sin su destreza en herir a los servidores del conde con los venablos arrojadizos de que se había provisto antes de salir del alcázar, acaso se hubiera terminado nuestra historia mucho antes de lo que nosotros mismos deseamos, y de lo que quisiéramos que desearan también nuestros lectores.
    • 1844 Gil Carrasco, E. Sr Bembibre [1989] Esp (CDH )
      Los [sitiados] entonces parecieron reanimarse y se presentaron en la plataforma que dominaba la puerta, arrojando piedras y venablos; pero la granizada de flechas de los montañeses los hizo retirar al punto.
    • 1846 Navarro Villoslada, F. Blanca de Navarra [2003] Esp (CDH )
      se coge una ballesta, y con la punta de un venablo se la sorprende en medio de su remontado vuelo.
    • 1850 Coronado, C. Jarilla [2001] Esp (CDH )
      Fue Marinilla a preguntar, y supo por el centinela que la sombra había pasado a un tiro de venablo de la muralla hacia la parte de Occidente.
    • a1860 Gmz Avellaneda, G. Dama Amboto [1981] Novelas Cu (CDH )
      Al día siguiente fue sacado del abismo el sangriento cadáver, y —¡cosa extraña!—, se vio que el caballo tenía traspasado el pecho por un largo venablo.
    • a1860 Gmz Avellaneda, G. Dama Amboto [1981] Novelas Cu (CDH )
      — Se ha levantado sangriento del fondo del abismo, y corre cabalgando en su corcel negro, cuyo pecho atraviesa de parte a parte el agudo venablo.
    • a1860 Gmz Avellaneda, G. Dama Amboto [1981] Novelas Cu (CDH )
      La tempestad bramaba como en la horrenda noche de la catástrofe; el cielo se deshacía en centellas; pero ella corría sin cesar... corría huyendo del jinete sangriento, cuyo corcel negro, traspasado por un venablo, corría también, persiguiéndola.
    • 1873-1876 Caro, M. A. Trad Eneida Virgilio [1873-1876] Co (CDH )
      Aurora en tanto de la mar salia / Hermosa; y redes ya de claros hilos / La alegre multitud trae á porfía, / Y lonas, y venablos de anchos filos: / Á la vez llegan con sagaz jauría / Á caballo los ágiles Masilos; / Y á Dido, que en la régia alcoba áun tarda, / Legion florida en el umbral aguarda.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ec (CDH )
      Silbaban las flechas y venablos; crujían las rodelas golpeadas por las fuertes mazas; traqueaba el frágil maderamen de las chozas que los morenas quisieran derribar, cual batidas por las olas de un aluvión; y el tunduli no dejaba de sonar ni un instante; y había gritos de rabia infernal, denuestos y blasfemias, y quejidos de los que caían, crujidos de dientes, palabras inconexas de moribundos, ayes angustiosos, suspiros postrimeros... La luna, que parecía huir al ocaso por no presenciar tan espantoso cuadro, reflejaba su luz en arroyos de sangre, en lágrimas de despecho y en ojos que se torcían de ira y dolor antes de cerrarse para siempre.
    • 1885 Rubén Darío Rhin [1950] Cuentos Ni (CDH )
      — ¡Tenéos! —gritó el celoso guardián alzando un venablo y apuntando al caballero.
    • 1886 Puiggarí Llobet, J. Iconografía traje [2002] 18 Esp (CDH )
      El armamento de todas esas naciones antiguas varió poco, reducido a sus piezas defensivas elementales, utilizando para el ataque las armas de todo tiempo: espadas, venablos lanzas, flechas, hondas, etc.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      Disparado como fácil venablo salió el mozo, y se instaló en una banqueta junto a la muchacha, a tiempo que entre esta y D. Jacinto se cruzaba una mirada inteligente.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Arrojábanse casi unos sobre otros, sin temer las alabardas, venablos y arcabuces.
    • 1907 Rubén Darío Canto errante [1977] Ni (CDH )
      A un cruzado caballero, / garrido y noble garzón, / en el palenque guerrero / le clavaron un acero / tan cerca del corazón, / que el físico al contemplarle, / tras verle y examinarle, / dijo: "Quedará sin vida / si se pretende sacarle / el venablo de la herida".
    • 1907 Rubén Darío Canto errante [1977] 343 Ni (CDH )
      / Pues el físico decía / que, en dicho caso, quien / una herida tal tenía, / con el venablo moría, / sin el venablo también.
    • 1912 Leguina, E. Glosario armería [1912] Esp (BD)
      Venablo.- Arma arrojadiza. Varilla de hierro redonda y delgada, de dos codos de largo y un dedo de grueso, que terminaba en un hierro de hoja de laurel de un palmo ó más de largo. Los había para la guerra y la caza: los primeros tenían, cerca del mango, una cruz con puño y pomo á manera de daga. Los que tenían dos puntas y hierro de lanza de cuatro filos se empleaban en la caza, dice equivocadamente Martínez Romero, pues el venablo de caza era el que tenía cruz. [...]
    • 1935 Loynaz, D. M. Jardín [1992] Cu (CDH )
      Sobre ella clavaba el sol sus venablos de oro.
    • 1938 Gabriela Mistral Tala [1996] Ch (CDH )
      / El mediodía punza / lo mismo que venablo.
    • 1947 Yáñez, A. Filo Agua [1992] Mx (CDH )

      [...] estremecidos como el ahora deleitable desvelo de viejos y adolescentes, que nunca oyeron música igual, distinta de la consuetudinaria música eclesiástica; transfixión del desvelo por los venablos melodiosos, que atraviesan los muros más espesos, aciertan al pecho, clavan su dulce ponzoña; venablo metálico del violoncello, venablos vegetales de los violines, quebradizos, disparados sobre las azoteas; venablos de aire, frágiles de la flauta, con escalas para trepar hacia las cruces y caer sobre los corazones; venablos punzantes, en plétora explosiva —tenores, barítonos y bajos—, venablos de las palabras cantadas, que ni una quieren perder los oídos en la noche sonora.

    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] Esp (CDH )
      Pero esta victoria real no es la misma celebrada por Lope: el jabalí de Lope fue muerto con arma de fuego: el de Góngora, con venablo.
    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] Esp (CDH )
      El joven rey, montado en un generoso caballo (se creía que los caballos andaluces eran engendrados por el céfiro), esgrime un venablo en su mano, en espera del jabalí.
    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] Esp (CDH )
      De tal venablo no estaría seguro ni allá en su quinto cielo el mismo Marte (que se transformó por celos en cerdoso jabalí para matar a Adonis).
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Un alma que no era solamente suya, un alma antigua que conocía de mares sin riberas, de montañas colosales, de bosques interminables erizados de tigres y venablos, de llanuras sedientas con retumbos áridos de artillerías, se sentía liberada de la invisible telaraña que tambea al hombre en el mundo, que le impide galopear el horizonte en caballos de espuma.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      / ¡Ay la cabra y la cobra, el venablo y el reno! / ¡Ay la melancolía de las jubilaciones! / Tengamos, pues, sindéresis: la aurora vendrá pronto, / la Justicia y el Orden no son homologables, / y las estrellas se hacen luces a la medida.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      / Mucho más peligroso es el rastro del reno / que ha comido en el bosque la raíz del magnolio, / el canto del venablo en el aire salobre, / la cobra alucinante dormida en los recuerdos.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 657 Esp (CDH )
      Jacinto Barallobre, la mano en el pecho, bien agarrada al asta de la flecha (quizás fuera un venablo), procuraba no pisarlos, aunque a veces cayera y se manchase en la sangre de las losas.
    • 1986 Ferrero, J. Opium [1993] Esp (CDH )
      Cayó al suelo (se despedía así de Yanwo), le dieron fuerte con los venablos (era en su yak; en su propio yak le habían llevado al abismo), y a patadas lo fueron acercando al barranco (adiós, Yanwo, noble amigo).
    • 1991 Quintero, E. Danza jaguar [1991] Ve (CDH )
      Danzo en una pista de lodo / protegido por una capa de ozono y alquitrán. / Invulnerable a los venablos como San Sebastián. /
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cu (CDH )
      Ellas, aunque hambrientas, se los volvieron a tirar, como si fueran carbones encendidos, y les gritaron "que no era ésa el hambre que tenían; que sólo las hartaría noticia de un gallego de piel como trigo espigado, de lengua casta y ojos de venablo".
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] 34 Mx (CDH )
      Al final tenían permitido desjarretar al animal con un puñal en forma de media luna, seccionándole los tendones de las patas traseras para dejarle inútil, y luego degollarlo impunemente. O bien le arrojaban venablos o lanzas, o le clavaban en los ijares afilados cuchillos atados al extremo de largos palos.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] Mx (CDH )
      Y cuando se supo de lo que habían hecho los españoles empezó la gritería: / — ¡Mexicanos, venid acá! ¡Venid todos acá! Que vengan todos los mexicanos armados: con sus insignias, con sus escudos, con sus dardos. ¡Venid acá deprisa, corred! Han muerto nuestros guerreros. Ha muerto mucha gente nuestra. Han sido aniquilados, oh mexicanos. / Entonces se oyó el estruendo, se alzaron gritos, y el ulular de la gente que se golpeaba los labios, que tardaba en creerlo, que finalmente despertaba. Al momento fue el agruparse todos los capitanes mexicanos, cual si hubieran sido citados: traen sus dardos, sus escudos, sus insignias. / Entonces la batalla empieza: atacan con venablos, con saetas, con jabalinas y aun con arpones de cazar aves. Los lanzan apresurados, con una furia que les impide detenerse más. Cual si fuera una capa amarilla, erizada, las cañas sobre los españoles se tienden.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] Mx (CDH )
      Corría veloz pero doblado, con la barbilla clavada en el pecho, presintiendo hipnóticamente que uno de esos dardos, uno de esos venablos, una de esas jabalinas que por momentos silbaban sobre su cabeza —o él sentía que silbaban sobre su cabeza— le estaba destinada, que corría hacia ellos, y que uno de esos cuchillos de pedernal lo aguardaba para poner fin a su fuga desbocada, vergonzante.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      venablo. [...] m. Dardo o lanza corta y arrojadiza.
    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] Bo (CDH )
      Desde el suelo, el brazo de Casiodoro arrojó una lanza que casi hiere a tu padre; pero, salto ágilmente, y el venablo se incrustó en la tierra.
    • 2003 Iwasaki, F. Neguijón Un milagro informal Pe (CDH )
      Y entró bufando y renqueante, como un jabalí mitológico, erizado de venablos. / Descarnadores, lancetas y punzones. Coloquio breve y compendioso sobre la materia de la dentadura (1557)
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      venablo. [...] m. Dardo o lanza corta y arrojadiza.
    • 2017 Sucasas Fdz, Á. L. "Primer españo' [08-06-2017] El País (Madrid) Esp (HD)
      «Los caracoles del jardín dieron la voz de alerta. Elevaron las rádulas hacia las estrellas y bramaron al unísono. Y así empezó todo». Lo que viene luego: un samurái castrado se monta en una libélula y emprende el vuelo, venablo en mano, a la caza de una serpiente de sombras con su propio jinete. Por la mente del lector, en esas primeras páginas, brilla, en capitulares de neón lisérgico, una pregunta incontenible: «¿Pero qué coño me he metido?»
  2. 1⟶metáfora
    s. m. Expresión de reprobación, crítica o enojo [contra alguien o algo].
    Sinónimos: espundia; peste; venablada
    docs. (1823-2015) 15 ejemplos:
    • 1823 Anónimo "Cosas día" [21-02-1823] El Procurador General del Rey (Madrid) Esp (HD)
      Hemos leido la Salud del Pueblo es la ley suprema, ó diálogo entre don Justo Claro, y don Prudencio Bueno que questa tres reales en las librerias de Fuente, Paz y Quirós; papel lleno de venablos y de verdades amargas, que ojalá no lo sean también para su autor.
    • 2015 Robles, F. "Ocaso dioses" [28-06-2015] ABC (Sevilla) Esp (HD)
      Por eso suenan a huecos, a cínicos e hipócritas a un tiempo los venablos que el partido les dirige a quienes hicieron todo lo posible por el nacimiento del Régimen.
    • 1823 Anónimo "Cosas día" [21-02-1823] El Procurador General del Rey (Madrid) Esp (HD)
      Hemos leido la Salud del Pueblo es la ley suprema, ó diálogo entre don Justo Claro, y don Prudencio Bueno que questa tres reales en las librerias de Fuente, Paz y Quirós; papel lleno de venablos y de verdades amargas, que ojalá no lo sean también para su autor.
    • 1922 Insúa, A. Negro alma blanca [1998] Cu (CDH )
      Hubo apartes de aristarcos * y autores, pequeños y efímeros conciliábulos en que se oían el secreteo de Fernández-Monte, el chiste epigramático de don Virginio, alguna expresión rabelesiana de Rafael Melo y los venablos de Pérez-Carrillo.
    • 1977 Semprún, J. Federico Sánchez [1995] Esp (CDH )

      [...] necesitas hablar de Juan y vas a hablar como si él nunca fuera a leer estas líneas: como si en el acto mismo de escribirlas estuvieran esfumándose estas palabras aproximativas: vocablos y venablos hacia Juan [...]. /

    • 1982 Mtz Mediero, M. Bragas [1982] Esp (CDH )
      (El ruido es infernal, y al mismo tiempo que se oyen los venablos orales, salen por los aires trozos de sillas, hierros, etc, etc...)
    • 1997 Prensa ABC Electrónico, 20/04/1997 [1997] Esp (CDH )
      Dice Alcántara que el uso desmedido de tacos, palabrotas y venablos denuncia incapacidad e inopia expresivas.
    • 2000 Monsiváis, C. Aires familia [2006] Mx (CDH )
      Por dondequiera, vendimias, lumbraradas, chirriar de fritos, desmayado olor de frutas, ecos de canciones, fragmentos de discursos, arpegios de guitarra, lloro de criaturas, vagar de carcajadas, siniestro aleteo de juramentos y venablos; el hedor de la muchedumbre, más pronunciado; principio de riñas y final de conciliaciones; ni un solo hueco, una amenazante quietud; el rebaño humano apiñado, magullándose, pateando en un mismo sitio, ansioso de que llegue el instante en que vitorea su independencia...
    • 2015 Robles, F. "Ocaso dioses" [28-06-2015] ABC (Sevilla) Esp (HD)
      Por eso suenan a huecos, a cínicos e hipócritas a un tiempo los venablos que el partido les dirige a quienes hicieron todo lo posible por el nacimiento del Régimen.
    • 1823 Anónimo "Cosas día" [21-02-1823] El Procurador General del Rey (Madrid) Esp (HD)
      Hemos leido la Salud del Pueblo es la ley suprema, ó diálogo entre don Justo Claro, y don Prudencio Bueno que questa tres reales en las librerias de Fuente, Paz y Quirós; papel lleno de venablos y de verdades amargas, que ojalá no lo sean también para su autor.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] 373 Ec (CDH )
      La cosa no era para echada al olvido: y como hubiésemos anteriormente dado á la estampa un escritillo titulado "Capítulo que se le olvidó á Cervantes," el cual fué acogido con aplauso en la América del Sud, quizá porque era un venablo contra el susodicho tiranuelo que harto tenia de Quijote; buscándonos el diablo, describimos la escena; y por aprovecharnos de ciertos estudios que teníamos hechos de la lengua castellana y del Ingenioso hidalgo, pasamos adelante, hasta cuando á la vuelta de seis meses los capítulos hechos y derechos eran sesenta; sí, señores, sesenta! De éstos, los cincuenta serán escoria: como se nos cuajen los diez, y rueden en el crisol en forma de granos y pepitas relucientes, felices nos estimaremos y ricos ademas con tan humildes preseas.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] 399 Ec (CDH )

      Nosotros tambien sufrimos, todo nos lo sufrimos: sufren los indios, sufren los negros; ¿qué mucho que suframos los seudo-europeos, cuasimalayos ó semi-africanos? Cuenta con pago, señores nobles del Pichincha, el Funza, el Rímac y el Plata. No direis por lo ménos que no servis de novillos ó de puertas para este rehilete, ó, si suena mejor, venablo. No hay gusto que se iguale con llamarle vieja á una vieja, negro á un negro, tonto á un tonto, pícaro á un pícaro: si hay satisfaccion comparable con ésta, es la de llamarle vieja á una presumida que las da de jóven; cholo, roto ó léperoá un Capoche por cuyas venas corre sangre de Benavides de Leon ó de Zúñigas de Villamanrique. Tontos, gracias á Dios, muchas veces los hemos llamado á hombres de más talento que nosotros, merced á la vanidad ó á la cólera; mas en cuanto á calificar de bribon á uno de bien, nunca nos ha tentado el diablo, ni ha sido de nuestro gusto.

    • 1922 Insúa, A. Negro alma blanca [1998] Cu (CDH )
      Hubo apartes de aristarcos * y autores, pequeños y efímeros conciliábulos en que se oían el secreteo de Fernández-Monte, el chiste epigramático de don Virginio, alguna expresión rabelesiana de Rafael Melo y los venablos de Pérez-Carrillo.
    • 1940-1961 Diego, G. Ángeles [1985] 164 Esp (CDH )
      / Cosido a silbo y venablo, / solloza el orballo fiel.
    • 1977 Semprún, J. Federico Sánchez [1995] Esp (CDH )

      [...] necesitas hablar de Juan y vas a hablar como si él nunca fuera a leer estas líneas: como si en el acto mismo de escribirlas estuvieran esfumándose estas palabras aproximativas: vocablos y venablos hacia Juan [...]. /

    • 1982 Mtz Mediero, M. Bragas [1982] Esp (CDH )
      (El ruido es infernal, y al mismo tiempo que se oyen los venablos orales, salen por los aires trozos de sillas, hierros, etc, etc...)
    • 1990 Parra, M. A. King Kong [1991] Ch (CDH )
      Boy, si alguien te dejó de lado fue ella primero... Boy, habla por favor, que trato de pensar en nuestra felicidad y sólo me disparas más venablos con tu mudez de piedra.
    • 1992 Ussía, A. Buenas maneras I [1995] 100 Esp (CDH )
      Jamás había salido de su boca un taco, interjección o venablo alguno.
    • 1994 Ussía, A. Buenas maneras II [1994] Esp (CDH )
      De todos los venablos, el más hermoso y espontáneo es «¡coño!», que abarca todas las necesidades y posibilidades expresivas.
    • 1995 Ussía, A. Buenas maneras III [1995] 12 Esp (CDH )
      Lo correcto, en este —insisto— horrible caso, es manifestar al experto el agradecimiento debido con una ristra de venablos.
    • 1997 Prensa ABC Electrónico, 20/04/1997 [1997] Esp (CDH )
      Dice Alcántara que el uso desmedido de tacos, palabrotas y venablos denuncia incapacidad e inopia expresivas.
    • 2000 Monsiváis, C. Aires familia [2006] Mx (CDH )
      Por dondequiera, vendimias, lumbraradas, chirriar de fritos, desmayado olor de frutas, ecos de canciones, fragmentos de discursos, arpegios de guitarra, lloro de criaturas, vagar de carcajadas, siniestro aleteo de juramentos y venablos; el hedor de la muchedumbre, más pronunciado; principio de riñas y final de conciliaciones; ni un solo hueco, una amenazante quietud; el rebaño humano apiñado, magullándose, pateando en un mismo sitio, ansioso de que llegue el instante en que vitorea su independencia...
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      echar alguien venablos [...] loc. verb. Prorrumpir en expresiones de cólera y enojo.
    • 2015 Robles, F. "Ocaso dioses" [28-06-2015] ABC (Sevilla) Esp (HD)
      Por eso suenan a huecos, a cínicos e hipócritas a un tiempo los venablos que el partido les dirige a quienes hicieron todo lo posible por el nacimiento del Régimen.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE