Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

alerta. 1. Voz procedente de la locución interjectiva italiana all’erta, con la que se instaba a los soldados a ponerse en guardia ante un ataque. Con valor interjectivo se usa también en español, como voz de aviso o alarma: «“¡Alerta!”, se oye en la plaza, y léperos y guerrilleros corren al ver que se acerca la escuadra de guardas nocturnos» (Aridjis Adiós [Méx. 1989]). Cuando la interjección se sustantiva, lo hace en masculino: «Por la alta reja [...] entraban [...] los “alertas” de los centinelas» (DzFernández Venus [Esp. 1929]).

2. Como sustantivo, con los sentidos de ‘aviso o llamada de atención para prevenirse ante un posible riesgo o daño’ y ‘situación de vigilancia o atención, especialmente en prevención de un posible riesgo o daño’, se usa en ambos géneros, con predominio del femenino: «Aunque sea yo el único que denuncie lo que está pasando, tengo que dar el alerta a los cubanos» (Matos Noche [Cuba 2002]); «Muchas voces [...] han dado la alerta pidiendo reducir el despilfarro mundial de energía» (Butteler Ecología [Perú 1996]); «El campo murciano y las tierras aledañas viven una vez más la zozobra de una alerta extrema y el peligro de nuevas inundaciones» (Abc [Esp.] 14.10.86).

3. Se usa también como adjetivo de una sola terminación, con el significado de ‘vigilante y atento’ y, como corresponde a los adjetivos, lo normal es que concuerde en número con el sustantivo al que acompaña: «Un soplo de aire frío de tormenta movía los espíritus alertas» (UPietri Oficio [Ven. 1976]). No obstante, también se usa como adjetivo invariable en número: «Don Mario, los hombros encogidos, dobladas las rodillas, los ojos alerta, miraba al cielo» (Delibes Madera [Esp. 1987]). En épocas pasadas se usó como adjetivo de dos terminaciones (alerto, -ta), pero la forma alerto para el masculino resulta hoy anticuada: «El hombre va confiado, pero alerto» (Asturias Burgos [Guat. 1929]).

4. Cuando funciona como complemento verbal, la forma alerta, sin variación de número, puede ser considerada un adverbio, con el sentido de ‘en actitud de atenta vigilancia’. Se usa normalmente con verbos como estar, poner, vivir, mantener, continuar, permanecer, etc.: «Los colombianos deberían estar alerta» (Tiempo [Col.] 12.6.97); «Los hombres permanecen alerta en sus puestos de combate» (Bojorge Aventura [Arg. 1992]). Puesto que la mayoría de estos verbos admiten como complemento un adjetivo en función de predicativo (estar/vivir/mantener/continuar/permanecer, etc., despierto), también es posible interpretar en estos casos la forma alerta como adjetivo invariable, según el uso comentado antes ( 3). Precisamente porque estos verbos admiten como complemento predicativos adjetivos, es igualmente válido en estos casos utilizar el adjetivo alerta con variación de número: «Los mexicanos debemos estar alertas frente a las disputas de poder» (Excélsior [Méx.] 19.6.96); «A Juan lo desconcertó que en ese páramo donde los bichos vivían alertas al peligro, las ovejas siguieran pastando, indiferentes a todo» (Martínez Perón [Arg. 1989]).

alerto -ta. alerta, 3.

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE