Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

Citas y ejemplos

En la mayoría de los artículos se ilustran los diferentes usos mediante citas, extraídas casi en su totalidad de los bancos de datos de la Real Academia Española, tanto del CREA (Corpus de referencia del español actual) como, en menor medida, del CORDE (Corpus diacrónico del español). Cuando ha sido necesario se han citado textos no incluidos en los corpus académicos, así como publicaciones periódicas editadas en Internet. En algunos artículos temáticos o de especial complejidad gramatical, se han utilizado en ocasiones ejemplos inventados, en lugar de citas textuales, pues en esos casos ha prevalecido el interés de facilitar la comprensión de los usos comentados mediante enunciados sencillos y breves. Las citas aparecen siempre en letra cursiva y entrecomilladas, a diferencia de los ejemplos, que se escriben también en cursiva, pero sin comillas.

Los datos básicos de procedencia de la cita se presentan de modo sintético. Así, el autor es normalmente citado por su primer apellido, excepto cuando se estima conveniente mencionar también el segundo: GaMárquez (por Gabriel García Márquez), MtnGaite (por Carmen Martín Gaite), VLlosa (por Mario Vargas Llosa). Tras la mención del autor sigue —en cursiva— la del título de la obra, que se reduce normalmente a una sola palabra, la primera significativa del título completo: GaMárquez Años (cita de Cien años de soledad). A continuación se indican —entre corchetes— otros datos de interés, como el país de origen del autor —en abreviatura— y el año de composición de la obra: GaMárquez Años[Col. 1967]. Solo se indica la localización del texto —tomo, página, etc.— cuando la cita se ha extraído de alguna obra no incluida en los corpus académicos. Cuando se citan ejemplos de prensa, los datos de localización se consignan del modo siguiente: nombre abreviado de la publicación —en cursiva—, seguido del país de edición —abreviado y entre corchetes— y, por último, los números que indican el ejemplar citado: País [Esp.] 3.5.00 (cita del diario español El País, del día 3 de mayo de 2000). Las citas extraídas de Internet llevan el símbolo @ tras el nombre de la publicación.

En el interior de las citas y ejemplos aparecen a menudo resaltados, en letra versalita, algunos de los elementos de construcción comentados en el artículo:

abarrotar(se). ‘Llenar(se) por completo’. Suele llevar un complemento introducido por de o, más raramente, con: «El sitio se abarrotó de gente» (RPerea Obsesión [P. Rico 1988]); «Se trata de abarrotarlo con mercancías y productos» (Salinas Diseño [Méx. 1992]).

agobiar(se). [...]
2. Por tratarse de un verbo de «afección psíquica», dependiendo de distintos factores (→ LEÍSMO, 4a), el complemento de persona puede interpretarse como directo o como indirecto: «La culpa lo agobiaba» (Verbitsky Vuelo [Arg. 1995]); «Su rostro [de Regina] continuaba reflejando el intenso dolor que le agobiaba» (Velasco Regina [Méx. 1987]).

Uso de los símbolos Marca de incorrección. y * ante citas y ejemplos

El símbolo Marca de incorrección. se antepone a las citas y ejemplos que ilustran usos incorrectos o desaconsejados. Es, pues, una marca de «incorrección», entendida esta como inadecuación a la norma culta: Marca de incorrección.«El ministro de Salud [...] aseguró de que está controlado el brote de cólera» (NHerald [EE. UU.] 17.2.97). La aparición de este símbolo ante una cita extraída de un texto literario no debe interpretarse, en ningún caso, como censura al autor del texto, pues los escritores de ficción (novelistas y autores teatrales) utilizan los distintos niveles y registros del habla como uno de los modos de caracterización de sus personajes; por tanto, reflejan en sus obras el habla de sus personajes, no la suya propia.

• El símbolo *indica «agramaticalidad», esto es, inadecuación al sistema de la lengua: * Alguien desconocida preguntó por ti.

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE