Real Academia Española

Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

Uso de corchetes en las definiciones

En las definiciones de verbos y adjetivos se utilizan los corchetes con dos fines:

• Para encerrar, cuando se menciona, el elemento que funciona como complemento directo en los verbos transitivos. Debe tenerse en cuenta que los corchetes indican cuál es el complemento directo del verbo definido, no del verbo empleado en la definición:

infundir. ‘Dotar a alguien [de una cualidad, un sentimiento o una idea]’. El complemento de persona puede ser indirecto o ir introducido por la preposición en: «Me impulsaba a ir el deseo de infundir ánimo a Plutarco» (Araya Luna [Chile 1982]); «Procuró infundir en sus discípulos las nociones de obediencia y templanza» (Hernández Naturaleza [Esp. 1989]).

Si la definición incluye en un mismo enunciado la acepción transitiva y la pronominal, no se encierra entre corchetes el complemento directo del uso transitivo, pues ese mismo elemento funciona como sujeto en el uso pronominal:

anteponer(se). ‘Poner(se) una persona o cosa delante o por delante de otra’. Verbo irregular: se conjuga como poner (→APÉNDICE 1, n.º 47). El imperativo singular es antepón (tú) y anteponé (vos), y no Marca de incorrección.antepone.

Tampoco se usan estos corchetes en las definiciones que corresponden a acepciones en las que el verbo admite varias construcciones, pues, en esos casos, el elemento que funciona como complemento directo en una de las construcciones posibles, desempeña, en la otra, una función distinta:

contagiar(se). 1. Se acentúa como anunciar (→ APÉNDICE 1, n.º 4).
2. Es transitivo cuando significa ‘transmitir por contagio una enfermedad o un estado de ánimo’, y puede construirse de dos formas:
a) Lo contagiado se expresa mediante el complemento directo y la persona a la que afecta el contagio, mediante el indirecto: «Sostiene que ella lo engañaba [...] y que le contagió una enfermedad venérea» (Martínez Vuelo [Arg. 2002]).
b) La persona contagiada se expresa mediante el complemento directo y lo que se contagia, mediante un complemento de régimen introducido por de: «Quise que un amigo [...] me contagiara de hepatitis» (Alatriste Vivir [Méx. 1985]).

necesitar. ‘Tener necesidad de alguien o algo’. Se construye normalmente con complemento directo: «Vamos a necesitar tres coches» (Mastretta Vida [Méx. 1990]); aunque también es correcta la construcción intransitiva, con un complemento introducido por de: «Don Raimondo necesitaba de la soledad para concentrarse» (Mujica Escarabajo [Arg. 1982]). Cuando lo necesitado se expresa mediante un infinitivo o una oración subordinada, solo es posible la construcción transitiva: «Necesitaba pensar en otros para olvidarse de sí mismo» (Souza Mentira [Perú 1998]); «Necesito que me respondas ahora» (Contreras Nadador[Chile 1995]).

• Para encerrar, en ocasiones, el tipo de sustantivo al que se aplica normalmente un adjetivo. Este sistema simplifica la definición y permite dar cuenta en el mismo enunciado definitorio del uso frecuentemente sustantivo de muchos adjetivos:

hexágono -na. ‘[Polígono] de seis ángulos y seis lados’: «Las esbeltas torres hexágonas aragonesas» (JRJiménez Españoles [Esp. 1942-58]). Se utiliza casi siempre como sustantivo masculino: «Las abejas hacen hoy los mismos hexágonos que ya hacían cuando no existían los mamíferos» (Ricard Diseño [Esp. 1982]). El uso culto mayoritario mantiene hoy la h- etimológica (→ hexa-), por lo que se desaconseja el empleo de la grafía Marca de incorrección.exágono [...].

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el patrocinio de

Diccionario panhispánico de dudas

Esta versión electrónica permite acceder al contenido de la primera edición impresa (2005), actualmente en proceso de adaptación a la Nueva gramática de la lengua española (2009) y a la Ortografía de la lengua española (2010).

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.

Consultas lingüísticas

El Departamento de «Español al día» resuelve aquí las dudas de los hablantes sobre el uso correcto del español.

Con el patrocinio de

Formulario de búsqueda