Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

carbunclo. Del lat. carbunculus (‘carboncillo’, diminutivo de carbo ‘carbón’) derivan en último término tres palabras españolas: carbúnculo, carbunclo y carbunco, todas ellas documentadas desde la Edad Media y vigentes en el uso actual. Las tres se han usado históricamente con los mismos significados, aunque las preferencias por una forma u otra para los distintos sentidos se han ido decantando con el tiempo:

1. La forma carbúnculo, la más cercana al étimo latino, es la menos usada hoy y solo con el sentido de ‘piedra preciosa de color rojo encendido’: «Mi condición de experto me permitió discernir, en el chispear de las gemas, el rojo del carbúnculo» (Mujica Escarabajo [Arg. 1982]).

2. La forma carbunclo se emplea en el español general actual con dos sentidos, a saber:

a) ‘Piedra preciosa de color rojo encendido’, a menudo referido metafóricamente a los ojos: «Un perro chico, de pelaje manchado, [...] ojos parecidos a pequeños carbunclos, me gruñó con furia» (Edwards Anfitrión [Chile 1987]).

b) ‘Enfermedad grave del ganado, transmisible al hombre’: «Se produjo una epidemia de carbunclo y murieron todos los animales» (Jodorowsky Pájaro [Chile 1992]). Con este sentido es mayoritario hoy, y preferible, el uso de carbunco ( 3).

3. La forma carbunco, surgida a fines de la Edad Media como variante de carbunclo, se usa en el español general actual solamente para designar la enfermedad del ganado: «Pasteur descubrió las vacunas de la rabia y del carbunco» (Pelta/Vivas Alergia [Esp. 1995]). También se usa con este sentido, aunque menos, la forma carbunclo ( 2).

4. Finalmente, en algunos países de América, especialmente en Costa Rica, las formas carbunclo y carbunco designan también al cocuyo, insecto coleóptero que emite luz en la oscuridad: «Los carbunclos se escondían en los bordes de los muros» (Chase Pavo [C. Rica 1996]).

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE