Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

creer(se). 1. Se conjuga como leer ( apéndice 1, n.º 39). Hoy no es propio de la lengua culta intercalar una -y- entre las dos vocales iguales cuando el acento recae en la primera de ellas: creye, creyen, creyemos, etc.

2. Cuando significa ‘tener por cierta la existencia de algo o de alguien’ y ‘tener confianza en algo o en alguien’, es intransitivo y se construye con un complemento precedido de en: «Yo también creo en los Reyes Magos, ¿sabes?» (Diosdado Trescientos [Esp. 1991]); «Yo no creo en las huelgas» (Shand Sastre [Arg. 1982]).

3. Cuando significa ‘tomar por cierto [lo que alguien dice]’, es transitivo y puede usarse en forma no pronominal (No creo tu versión de los hechos) o pronominal (No me creo tu versión de los hechos). Normalmente se construye con un complemento directo que expresa lo que se toma por cierto: «Le dije que Frou-Frou era la mujer que me había acabado de criar cuando murió mi madre. Blanche lo creyó» (Montero [Cuba 1995]); además, puede aparecer un complemento indirecto, que expresa la persona que dice lo que se toma por cierto: «Ninguno de los delegados le creyó una palabra» (Teitelboim País [Chile 1988]). Cuando aparece únicamente el complemento de persona, este puede interpretarse de dos modos: como indirecto, suponiendo una omisión del complemento directo por consabido: «La rubia más alta respondió “sí” [...]. Nadie le creyó» (Clarín [Arg.] 3.2.97); o como directo: «Lo dijo con tanta seriedad que todo el mundo la creyó» (Ocampo Cornelia [Arg. 1988]). Esta última construcción, perfectamente correcta, admite sin problemas la pasiva: «En sus ojos brillaba la necesidad de ser creída» (Mendoza Verdad [Esp. 1975]).

4. Cuando significa ‘opinar o pensar [algo]’ y ‘tener la impresión o la sospecha [de algo]’, es también transitivo: «Creo que ha llegado el momento de que nos conozcamos mejor» (Moncada Hombre [Esp. 1990]); «Creo que eso nos lo contó Susie» (Derbez Usos [Méx. 1988]). Es, pues, incorrecto anteponer de al complemento directo ( dequeísmo, 1b): Creo de que ha llegado el momento... Es propio del habla popular, y no recomendable en el habla culta, usar este verbo, en estos casos, en forma pronominal: Me creo que ha llegado el momento...; Me creo que eso nos lo contó Susie.

5. Cuando significa ‘considerar que [alguien o algo] es o está de una determinada manera, o estar convencido de ello’ se construye con un complemento directo y un complemento predicativo o adverbial: «No la creo capaz de una maquinación así» (Contreras Nadador [Chile 1995]); «Si lo desea, puede nombrar uno [un defensor]. Pero lo creo innecesario» (Arrau Digo [Chile 1981]); «Se cree un seductor» (AMillán Oportunidad [Esp. 1991]); «Ella me cree con mi padre ahora mismo» (Marías Corazón [Esp. 1992]).

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE