Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

distinto -ta. 1. Adjetivo que significa ‘que no es igual’. Forma estructuras de sentido comparativo o contrastivo, en las que el término de comparación se introduce unas veces con las preposiciones a y de, y otras con la conjunción que.

a) Se usan indistintamente las preposiciones a y de cuando el segundo término es un nombre, un pronombre o un grupo nominal, incluidos los que integran una oración de relativo: «Yo no fui distinta de mi madre» (Castellanos Femenino [Méx. 1975]); «Era algo muy distinto de eso lo que recordaba Thérèse» (Cano Abismo [Col. 1991]); «Es el lugar y el momento de hacer algo distinto de lo que se hizo» (Cormillot/Lombardini Beber [Arg. 1994]); «Marcela era muy distinta a aquellas chicas» (Andrade Dios [Arg. 1993]); «Por eso me duele que tú seas tan distinta a mí» (Marsillach Aniversario [Esp. 1992]); «Lo que sentía por ella era distinto a lo que sentía por mi padre» (Asenjo Días [Esp. 1982]). En estos casos no debe emplearse la conjunción que. Ahora bien, si el primer término es toda una oración, el sustantivo que aparece como segundo término se introduce únicamente mediante la conjunción que: Es distinto beber cerveza que vino (no a o de vino); Me siento distinta llevando falda que pantalón (no a pantalón); en estos casos se sobreentiende en el segundo término el mismo verbo que aparece en el primero: Es distinto beber cerveza que [beber] vino; Me siento distinta llevando falda que [llevando] pantalón. Cuando el segundo término es un número solo se usa de: «Los cuerpos reales tienen dimensiones distintas de cero» (Fierro Mundos [Méx. 1997]).

b) Si el segundo término es una oración subordinada con verbo en infinitivo, lo normal es que vaya introducido por la conjunción que, aunque también puede usarse para ello la preposición a: «Es distinto construir puentes o carreteras que hablar del Hacedor en tres minutos» (GaBadell Funeral [Esp. 1975]); «Comer en la huerta de Valencia es distinto a hacerlo en la de Murcia» (Vergara Comer [Esp. 1981]). Pero si el segundo término es una oración subordinada con verbo en forma personal, aunque no es gramaticalmente incorrecto usar que, se prefiere el empleo de la preposición a para evitar la cacofonía que produciría la confluencia del que comparativo con el que introductor de la oración subordinada: Es distinto que bailes conmigo a que bailes con tu novio (mejor que Es distinto que bailes conmigo que que bailes con tu novio, aunque esta última fórmula no es gramaticalmente incorrecta).

c) Si el segundo término es un complemento preposicional o una expresión adverbial, solo es válido el uso de la conjunción que: «Es distinto en Guipúzcoa que en Vizcaya» (Cambio 16 [Esp.] 24.12.90); En el norte de la provincia hace un tiempo distinto que aquí.

2. La forma distinto puede funcionar también como adverbio, caso en el que significa ‘de manera distinta’: «He creído oír el ascensor, que ahora suena distinto, más metálico, desde que suprimieron la cabina aquella de caoba y cristales esmerilados» (MtnGaite Nubosidad [Esp. 1992]).

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE